Está en la página 1de 3

1.

Violencia de género en pandemia

Como advierte Naciones Unidas: “Las medidas restrictivas adoptadas en todo


el mundo para luchar contra la COVID-19 intensifican el riesgo de violencia
doméstica y aumentan la carga de trabajo en el hogar. A

La pandemia ha forzado a miles de mujeres a convivir las 24 horas del día


con sus agresores, lo que ha aumentado los gritos de auxilio a las líneas
púrpuras oficiales, pero la dificultad para salir y denunciar apunta a ser la
causa de la caída de las denuncias, según explicó a Efe Selene Soto, abogada
de la organización no gubernamental Women’s Link WorldWide
“El incremento de las violencias contra las mujeres antes de la cuarentena tenía mayor
incidencia los fines de semana, porque es el momento en que la familia está en la casa
y se da la convivencia. Ahora estamos permanentemente en esa situación”, sostiene
Martínez.

2. Información

Martínez diferencia dos momentos de la cuarentena: “A partir de un punto, que

puede ser el 11 de abril, empezó un crecimiento sistemático, en la línea 123 Mujer,

principalmente; y en mayo, a partir del 9, hemos tenido un repunte que nos hace

llamar la atención”, afirma.

Las cifras que revela no mienten. En 2019, la línea contestó, entre el 20 de marzo y el

17 de mayo, 3.348 llamadas, y en el mismo periodo de este año la línea ha

respondido a 4.666 llamadas. Pero el aumento más fuerte se refleja en el número de

incidentes reportados: 2.392, entre el 20 de marzo y el 17 de mayo del 2019. Y en

este año, en el mismo periodo: 8.099.

“Y en relación con los casos en los que efectivamente se logra contacto con la

víctima o la mujer recibe apoyo (eventos), este año, en ese lapso, hemos atendido
979 casos. El año anterior, del 20 de marzo al 17 de mayo, habíamos atendido 911”,

revela.

Los agresores en el hogar siguen siendo las parejas y las exparejas y en el escalafón

de formas de violencia, la física ocupa el primer lugar con 672 casos, seguida de la

psicológica, con 204. En tercer lugar está la violencia sexual, con 46 casos, y le sigue

la violencia sociopolítica, con 40.

Del 20 de marzo al 26 de abril, la línea 123 Mujer había recibido 2.444 llamadas, de las cuales
583 han sido eventos, de ellos 404 han sido de violencia física, 146 de violencia sicológica, 17 de
violencia sociopolica y 16 de violencia sexual. “Una vez entendimos la llegada del COVID-19, se
activó un plan de emergencia para esta contingencia que permitiera dar continuidad a la atención
a las mujeres”, explicó la secretaria Martínez.

3. un hecho local (ciudad de Medellín) y tiene que ver con lo social.


4. Causas y relación entre hombres y mujeres : Según los datos de la Secretaría de la
Mujer, los principales responsables de los ataques contra las mujeres son las parejas o las
ex parejas. Según Juliana Martínez, las cifras de llamadas al 123 Mujer disminuyeron
la primera semana del aislamiento, sin embargo, empezaron a subir a partir de la
segunda semana. “La convivencia, mezclada muchas veces con el abuso de alcohol y de
sustancias sicoactivas son un caldo de cultivo”, explica Marta Restrepo.
5. La consecuencia, señala, es que las mujeres se quedan sin momentos de escape y las
tensiones familiares se agravan por la disminución de los ingresos. “Una olla a
presión que se está materializando”, dice.
Otro factor que hace aumentar la violencia en el hogar en este periodo es la situación
económica pues muchas mujeres han perdido su empleo lo que al mismo tiempo puede
significar una falta de independencia económica de sus parejas. Además, se suma que en
el hogar las cargas de cuidado de los hijos y de la casa caen, en la mayoría de las veces,
en la figura femenina.
6. La violencia de género es estructural. Asistimos a un mundo en el que siempre estamos en
desventaja.
7. Transformaciones
Ante situaciones como esta, la Secretaría de las Mujeres activó tres mecanismos de atención. Se
trata de la línea 123 Mujer, la atención psicojurídica (APJ) telefónica, vía mail y a través de
dos líneas WhatsApp y los albergues para mujeres en situación de riesgo. Según la Juliana
Martínez, secretaria de las Mujeres de Medellín, “estas herramientas se han monitoreado durante
la cuarentena y se han ido actualizando”.

Sin embargo, para Marta Restrepo de la Red Feminista, es necesario ampliar esos mecanismos.
“Todo pasó en un momento crítico pues la nueva administración apenas está empezando, aún no
hay Plan de Desarrollo y no ha habido tiempo para conocer muy bien la realidad, por eso es muy
difícil tomar medidas extraordinarias que sean realmente efectivas”.

8. Reflexiones propias

También podría gustarte