Está en la página 1de 2

Su palabra, mi palabra

Obedece al Señor para desatar la cadena de bendición que Él ha preparado. Tu palabra debe ser
una con Su palabra.

Obedece al Señor para desatar la cadena de bendición que Él ha preparado. Tu palabra debe ser
una con Su palabra y la de tus pastores.

En 1Reyes 17:1-16 encontramos la historia de Elías quien había recibido del Señor el poder para
que lloviera cuando él lo dijera. Este profeta obedeció cuando recibió la orden de ir al arroyo y
quedarse allí donde los cuervos le llevaban pan y carne. Luego de algunos días, Dios le ordenó
que fuera a Sarepta donde encontraría a una mujer viuda que lo sustentaría. Elías llegó y le pidió
que le diera de comer pero la viuda le dijo que solamente tenía un poco de harina y aceite para
ella y su hijo quienes comerían y luego se dejarían morir. Entonces, Elías le dijo que no tuviera
miedo porque nada le faltaría y así fue.

Las palabras son poderosas. Esta historia habla de un proceso de obediencia que Elías inició. En
el ambiente hay muchas palabras, las tuyas, las del mundo, las de Dios y las de quienes te
rodean y te hacen bien, como tus Pastores. En esta historia se cumplieron tres palabras. Las de
Dios porque la harina y el aceite abundaron, se cumplieron las de Elías porque dejó de llover y
luego llovió de nuevo. Además, las palabras de muerte de la viuda también se cumplieron
porque luego podemos leer en 1 Reyes 17:17-20 que su hijo enfermó y murió.

Nuestra palabra debe ser de bien y no de maldición. La viuda realmente creía que iban a morir
a pesar de ser testigo de las maravillas de Dios que le abundó el alimento. Hay mucho a tu
alrededor que muere por tu palabra, así que tu boca de hablar bendiciones. Escucha prédicas de
día y de noche, ponlas en práctica para que la Palabra del Señor y la tuya sean una y ya no se
cumpla todo el mal que has hablado. Profetiza tu futuro de éxito porque nada te faltará si Dios
está contigo.

No faltes un solo domingo a la iglesia para que el Señor renueve tus fuerzas y ponga palabras de
bien en tu boca. Tus Pastores tienen Palabra para ti. No la desperdicies ya que debe estar
alineada con la que recibes del Señor y la tuya. Las tres son poderosas y desatan bendición,
deben ser una porque en esa unidad verás el poder de Dios fluyendo en tu vida.

Desencadenar la obediencia de la Palabra

Si Elías no obedece, todos pierden la bendición de servir a Dios. El cielo, los cuervos, la viuda,
incluso la harina y el aceite ya tenían sus órdenes. Cuando obedeces, desatas la obediencia de
otras personas. La palabra “ordenar” en el originar significa “cargar” como una pistola que está
lista para disparar. La obediencia es un detonante que desencadena la bendición a través de
otros a quienes Dios ya ha ordenado que te ayuden.

La cadena es escuchar Palabra y proclamarla con tu boca, obedecer al Señor y provocar la


respuesta de aquellos que ya están listos para darte cosecha de lo sembraste. Corrige tu forma de
hablar y obedece para que la cadena que active y las bendiciones se derramen sobre todos.
Nadie es bendecido por sí mismo sino a través de otros. Ya verás que cuando inicies la cadena,
te sorprenderás de las inesperadas bendiciones que vienen. Cuando llegues a una agencia a ver
un carro nuevo, el vendedor te dirá: “Justo en este momento tenemos un descuento especial”.
Tal vez él mismo no comprenda y piense: “¿Por qué se lo dije a este cliente y no al anterior?” Y
es porque Dios abre las puertas de los cielos para ti.

Prepara tu corazón y obedece al Señor en todo lo que te has propuesto o la cadena de bendición
no se activará. Dile a Dios que le obedecerás, darás pasos de fe y lograrás desencadenar las
bendiciones que Sus manos han preparado para ti. Dale gracias por Su Palabra y la de tus
Pastores que desde ahora serán las tuyas, llenas de optimismo y fe en el futuro.

También podría gustarte