Está en la página 1de 3

Necesitamos un líder

Dios necesita a alguien en cada familia que le crea, que tome la


autoridad y pelee por la bendición. El desierto es temporal, y
cuando salimos de él, nuestro carácter ha sido formado. Seamos
esos líderes!

¿Cómo es que Dios nos saca del desierto?

En mi familia nos llevó varios años aprender esta lección; la


misma historia que nos llevó al desierto.

¿Cómo vivir en escasez? Tiene que reconocer que hay un


propósito para que nos lleven ahí, porque para todos los que aman
al Señor, todas las cosas ayudan a bien. Eso sí, después que pase
el desierto, su vida no será la misma.

El primer punto que vamos a ver hoy es la preparación.

Deuteronomio 8:1-3. Todos hemos pasado adversidad en la vida,


y ahí se demuestra qué es lo que llevas dentro. Porque el Señor
quiere saber qué hay en tu corazón. Lo malo es quedarse en esa
etapa. Si usted ya permitió que el Señor trabaje en su corazón,
entonces ya está preparado para recibir las bendiciones. Nunca se
le olvide poner por obra los estatutos y todo lo que Dios mandó,
porque echamos a perder la tierra de la promesas, y si la echas a
perder, sólo tienes corazones que no saben para qué es.

Deuteronomio 6:1-7. Había un propósito; nos dimos cuenta que


cambió nuestra vida.

El también quiere que tengamos comunicación con nuestra


familia.

Nos dimos cuenta en la situación en que estábamos y supimos


que no era sólo responsabilidad de mis papás, sino que era de
todos, y yo espero que los hijos sean aquellos que mejor se
comporten en el desierto.
“Actitud”; hay actitud de comodidad, de derrota o de creerle a
Dios.

Estar preparados para que ese tiempo cambie. Mis hermanos y


padres, esta época va a terminar, el desierto es temporal.

Estamos aprendiendo cómo vivir en escasez, cómo vivir en la


abundancia. Lo importante es que en la familia haya un líder que
le crea a Dios y le siga, porque ahí es donde la familia va a ver a
Dios actuar.

Josué 1:7-9. Di: “Yo soy el líder”. ¿No le ha pasado en su casa


que sólo usted le está creyendo, jalando e intercediendo? Porque
siempre tiene que haber uno, y el día que ese uno cae, retroceden
todos.

Di: “emprender”. El líder debe ser emprendedor, tiene que hacer


cosas nuevas, pero debe esforzarse, no debe permitir que en la
familia haya un hijo haragán, porque el Señor dice “esfuérzate”.

Di: “hablar palabra”. Adonde usted vaya, el Señor va con usted,


porque está haciendo bien las cosas, y va a llegar un momento que
la gente se dará cuenta que usted es diferente.

Josué 3:5. El líder se santifica, vive conforme a los


mandamientos de Dios. Uno debe aprender a vivir en la tierra de
las promesas sin estar en ella, porque entonces cuando entremos
en ella, sólo se va a evidenciar el carácter.

Josué 6:1 -5. ¿Para qué gritar? Porque le tiene que salir de las
entrañas, porque cuando Dios le dijo que El va hacer algo
sobrenatural sobre su vida, es el momento que Dios se manifiesta
sobrenaturalmente, ya no hay nada qué hacer, sólo esperar que le
dé su parte.

Josué 10:12-14. Al comienzo, Josué dirigía al pueblo, pero


entendí que este hombre reconoció la autoridad que detenía en su
boca. En la historia hubo días más largos, porque hubo un hombre
que reconoció la autoridad para poder arrebatar la tierra.

El desierto se pasa todos juntos en su casa. ¡Saque el milagro que


lleva en su boca!

Es el momento de quitar los estorbos, que usted se convierta en


Josué para que no se detengan sus hijos, sus nietos, y usted pueda
arrebatar las promesas que Dios tiene para su vida.

Pastor Hugo López

También podría gustarte