Está en la página 1de 56

Modalidad de Atención Educativa a Población Indígena

Taller de la
Palabra

23ve i n t i t r é s

Dirección de Educación Comunitaria


Subdirección de Educación Intercultural Bilingüe
Taller de la Palabra

El Consejo Nacional de Fomento Educativo agradece a los Instructores Comunitarios Indíge-


nas de todas las Delegaciones del CONAFE que atiende el MAEPI, por los materiales aportados
para la elaboración de esta guía, así como por el entusiasmo y la entrega demostrada en su
trabajo comunitario.

Reyes S. Tamez Guerra


Secretario de Educación Pública

Roberto Moreira Flores


Director General del Consejo Nacional de Fomento Educativo

Rosalinda Morales Garza


Directora de Educación Comunitaria

Rocío M. Casariego Vázquez


Subdirectora de Educación Intercultural Bilingüe

Texto: Elisa Ramírez Castañeda / Rocío Casariego

Fotografía: Jesús Quintanar


Realización gráfica: Glenn Hideki Ogawa Matuda
Diseño y formación: Arquetipo Diseño y Comunicación, S.A. de C.V.
Corrección de Estilo: Juan Cristóbal Álvarez / Lorena Marín Maceda

Edición, Febrero 2006

D.R. © CONSEJO NACIONAL DE FOMENTO EDUCATIVO


Río Elba 20, col. Cuauhtémoc
C.P. 06500, México, D.F.

IMPRESO EN MÉXICO

ISBN de la colección “Guías de apoyo a la formación docente en MAEPI”: 970-740-067-6


ISBN de “Taller de la Palabra”: 970-740-097-8
Taller de la Palabra

ÎNDICE

Taller de la palabra 5

Para comenzar 7

Español y lengua indígena, oralidad y escritura 11

Uso de la grabadora 17

Comunidad - aula 27

Alfabetización 33
Evaluación 40
Calificación 40

Anexo 43

Escenificando la realidad 45
Introducción 45
Objetivos generales 46
Componentes metodológicos 46

La oralidad y la cultura como punto de partida


para la creación escénica en comunidades indígenas 49
Objetivos específicos 50

Proyecto General 53

3
Talleres de la palabra

Taller de la palabra

Los Centros de Educación Comunitaria en el Medio Indígena (CECMI) de Conafe


reunen en su proyecto educativo desde la Educación Inicial hasta la secundaria. La
tarea de MAEPI es brindar atención educativa integral a la población indígena, es su
responsabilidad atender a la comunidad entera, en todas estas fases.

Con los Talleres de la Palabra se inicia la alfabetización de adultos en Lengua Indí-


gena y en español que están incorporados dentro de los CECMI a la primaria extrae-
dad.

Los talleres de la palabra suponen una metodología y un trabajo común en todos


los niveles educativos, independientemente de la edad o competencias de los parti-
cipantes: un solo Instructor puede hacerse cargo de coordinar el taller con la partici-
pación de estudiantes de todos los niveles al mismo tiempo, con una programación
común, a un ritmo que se ajuste a las necesidades de todos los participantes.

Los talleres echarán mano de esta guía y la guía num. 21 “Cómo alfabetizar Adul-
tos” de la biblioteca comunitaria, de la experiencia de los Instructores Comunitarios,
Capacitadores y, en esta fase de tres recursos didácticos específicos: el archivo oral, el
taller y la representación escénica, como estrategia de extensión a la comunidad.

El propósito, en todos los niveles, sigue siendo el mismo: utilizar conocimientos ya


existentes en la comunidad y alternarlos con información extracomunitaria y adqui-
sición de habilidades nuevas. Se trabaja aprovechando lo que ya se sabe a través del
desarrollo activo de competencias varias expresadas de forma oral y escrita, simultá-
neamente, de allí su nombre: Talleres de la Palabra.

Tanto los adultos como los niños harán uso de sus facultades: narrar, escuchar, docu-
mentar, grabar y archivar cintas o grabaciones digitales; trabajar versiones escritas
y traducciones en libros únicos y manuales; utilizan la imprenta para ejercitar lo
aprendido y para dar mayor circulación de la información. A través de la represen-
tación escénica se fomenta el desarrollo de habilidades constructivas, creativas y lin-
güísticas tales como, la comunicación, la lectura y se arraiga la costumbre del relato,
la discución y exposición ante los demás.

5
El Taller de la Palabra

Se utilizarán en los talleres la tradición oral, la gráfica (pintura, dibujo, diseño) y la


dramatización para la producción de materiales impresos, hablados, representacio-
nes escénicas y recreaciones. Palabras, plástica y escenificación unidos, ya se dan en
la fiesta comunitaria, en la ceremonia, en el ritual y, ahora, nos sirven como retroali-
mentación de la enseñanza. Oralidad, escritura, gráfica, impresión y representación
son consideradas partes diferentes de un mismo proceso.

La oralidad del adulto en lengua indígena servirá como fuente para la alfabetiza-
ción en la propia lengua; la lectura servirá para el reforzamiento y aprendizaje del
español; la representación fortalecerá la oralidad, la escritura y la participación más
estrecha en la vida comunitaria.

El resultado de estos talleres es una producción, en la que los autores son colectivos, los
materiales pertenecen a las comunidades y sirven para la comunidad en la enseñanza.

Se intenta, sobre todo, reforzar la vinculación aula-comunidad pues los adultos se


harán partícipes directos en la enseñanza en aula, a la vez que adquieren otras
herramientas para un mejor conocimiento y vinculación de las diferentes culturas
donde transcurre su vida.

6
Para comenzar

Para comenzar

¿Qué es la comunidad? ¿Qué se sabe? ¿Qué se desea saber, qué se necesita saber?
¿Por qué nos piden los adultos que se les enseñe a leer y escribir?

Además de los viejos conocimientos y tradiciones, a través del trabajo con adultos
surgirá interés por nuevos temas y problemas que no se habían planteado antes en
aula. Un buen diagnóstico y utilización de lo anterior permitirá que la enseñanza
sea productiva.

El acercamiento primero a las comunidades y sus necesidades implica, ante todo,


una evaluación y un acuerdo con la comunidad. ¿Qué les gustaría escribir? ¿Qué
necesitan escribir? ¿Qué los distingue como comunidad, qué los hace iguales a otras
comunidades? ¿Cuáles son los conflictos internos de la comunidad y cómo podrían
participar todos en estos talleres? ¿Por qué quieren aprender? ¿Con quiénes desean
compartir los productos derivados de estos talleres?
Aprender español, ¿Para qué? Aprender, ¿Cuál español?

La escritura y el español se olvidan cuando no se convierten en herramientas útiles


para la comunidad, la alfabetización que no está vinculada a la vida no es tal.

El primer paso es detectar en cuáles comunidades existen adultos con el deseo de


aprender a leer y escribir, dispuestos a trabajar para retroalimentar el aula donde
estudian sus hijos. Se hará un listado de personas interesadas y se propone a la zona,
tras discutirlo en la microregional y con el Capacitador Tutor. Entre IC y CT indagarán
cuáles son las necesidades e intereses de los adultos para conseguir los materiales
bibliográficos o audiovisuales externos de apoyo que servirán para la alfabetización
en ambas lenguas.

Conservar la cultura de la comunidad en archivos orales, que puedan ser utilizados


en cualquier momento, permite el acercamiento constante con narradores y con-
tadores. Resumen y concentran la información para aumentar los acervos para la
enseñanza que tengan las figuras docentes. La vinculación de IC y CT con la comuni-
dad y la inclusión de nuevos temas, así como las programaciones únicas, facilitarán
su trabajo y mejorarán sustancialmente su relación de las figuras de CONAFE con la
comunidad, lo cual mejora siempre el trabajo de todos.

7
El Taller de la Palabra

Es importante considerar los ciclos agrícolas y las cargas de trabajo de los adultos, te-
ner una programación flexible y seguir el ritmo de trabajo de quienes asisten, acep-
tando a quienes han abandonado temporalmente los cursos, o a quienes decidan
incorporarse posteriormente. Conviene avanzar tanto como sea posible ajustándose
a los tiempos y calendarios de la comunidad.

Si existen conflictos en la comunidad, se harán horarios alternos, para incluir en es-


tos talleres al mayor número posible de adultos de la comunidad.

Por ejemplo, nos informan:

En la comunidad de Plan de Pierna se había llevado un registro de avan-


ce de los adultos hasta cierta fecha de febrero (del 2001) cuando defi-
nitivamente dejaron de asistir por problemas y cuestiones políticas. Al
principio todo marchaba normal, pero poco a poco se fueron alejando
de las actividades hasta que un día dejaron todos. Insistimos en conven-
cerlos para seguir trabajando, pero todo fue inútil porque no logramos
nada. Una de ellas, decidimos realizar actividades y establecer dos hora-
rios, matutino y vespertino. En los primeros días asistieron, pero después
de nuevo se fueron alejando y nosotros de nuevo empezamos a hacer
visitas domiciliarias. Se negaron a todo definitivamente, dijeron que no,
ponían mucho pretexto: que sembrar maíz, no tienen tiempo, estaban
cansados. Pero no nos dimos por vencidos, seguimos intentando pero lo
único que logramos fue que a nosotros también nos levantaran falsos.

Los adultos llevaban un buen avance porque aprendieron por lo menos


su propia firma, rutina, impresión, manejo de mallas y conocieron los
materiales necesarios para la impresión. Estos conocimientos los adqui-
rieron durante los pocos meses que asistieron a las actividades.

Ejercicio

Se harán fichas comunitarias e individuales con las necesidades y temas.


¿Quién tiene una habilidad particular, un recuerdo relevante? Se consi-
deran las necesidades y deseos de los participantes.

8
Para comenzar

Se deben detectar los posibles temas que les interese conocer a través de manua-
les, folletos e información del exterior. Cómo hacer trámites, cómo vacunar pollos
y otros animales, qué fertilizantes utilizar para una siembra y cuáles son las pla-
gas más comunes, cuáles son los derechos, programas y recursos para campesinos
e indígenas, cómo promocionar las artesanías, tener información sobre mercados y
redes comerciales, cómo atender enfermedades comunes, cómo solicitar servicios,
qué sucede en otras comunidades de la región o del resto del país o el mundo, cómo
defenderse de los planes que los incluyen sin consultarlos, etc.

Por ejemplo, en el caso piloteado en Xochixtlahuaca, Guerrero, en la


región amuzga las personas pidieron información acerca de la elabora-
ción de morrales y canastas, comales y artesanías y el telar de cintura;
sobre el mejoramiento del cultivo del cacahuate, jamaica, sandía, algo-
dón coyuchi y ajonjolí, chilares y maíz; clases de corte y confección.

Una vez que se detecta dónde y para qué se requiere el español, se hará una investi-
gación para saber cuáles textos escritos existen en lengua indígena, cómo y a quién
solicitarlos. Si bien en muchos casos existen pocos escritos, en algunas regiones hay
muchos materiales impresos en lenguas indígenas.

Los IC y CT explicarán claramente qué deben esperar los adultos de estos talleres,
cuál será su metodología y las responsabilidades que adquieren tanto CONAFE como
los participantes.

Es indispensable hacer un diagnóstico lingüístico minucioso de la comunidad y de


sus intereses antes de comenzar. Cada adulto tendrá su propio expediente para con-
siderar sus avances en cada momento, tal y como lo tienen los niños, con los datos
que se apuntan en las guías respectivas.

Se hace una evaluación de posibles asistentes a los talleres: Quiénes no saben leer ni
escribir y no conocen el español. Quiénes son bilingües pero no saben leer ni escri-
bir. Quiénes saben leer y escribir en español y desean aprender a escribir en lengua.
Quiénes ya saben leer y escribir y desean mayor información o un mejoramiento de
sus competencias. O bien, quiénes desean resguardar sus conocimientos a través de
archivos orales o están dispuesto a ayudar participando en la educación de los niños,
a brindar información a pesar de no estar interesados en leer y escribir, su informa-
ción es invaluable.

9
El Taller de la Palabra

Por ejemplo, la IC Elsy López Añorve anota en su diario de campo:

Cerro Ceniza, Mpio. de Xochixtlahuaca, a 14 de enero de 2002.


Hoy en la mañana el delegado de mi comunidad vino a decirnos si no
queríamos hacer el favor de ir con él a Xochixtlahuaca porque la presi-
denta del DIF iba a entregar unos formatos, por familia y todos los datos
generales. Qué debíamos anotar en cada una, qué no sobre ninguna
familia.

Entre esas familias encontramos a un señor de nombre Pedro García


Gómez, que es el señor más viejo que existe en la comunidad, tiene 106
años de edad.

Yo y mi compañera nos sorprendimos al saber que existe un señor que


ha vivido más de un siglo de vida, así que mandamos traer al viejito.
Diez minutos después llegó el viejito y estuvimos platicando con él un
buen rato, interrogamos muchas cosas y él contestaba lo que se acuer-
da todavía. Nos contó su historia, pero lo más importante fue sobre la
Revolución Mexicana que él alcanzó a ver, sobre el eclipse, nos contó
también unos cuentos. Días después invitamos al viejito para que fuera
a la escuela a contar cuentos a los niños.

Así fue como supimos que existe este señor en Cerro Ceniza.

10
Español y lengua indígena, oralidad y escritura

Español y lengua indígena, oralidad y escritura

Una cultura está conformada por los hombres que pertenecen a ella, su lengua, sus
conocimientos, tradiciones y creencias; una cultura es una forma de hacer, decir, me-
morizar y enseñar dentro de la comunidad pero también es una forma de establecer
relaciones fuera de ella.

Qué se memoriza, qué se cuenta, qué se repite, qué se desea expresar son determi-
nados por la cultura misma. El espacio del español y el de la lengua indígena y los
espacios que compartirán la oralidad y la escritura también son dictados por la cul-
tura misma. Lo que se dice, lo que se considera valioso en dos culturas, dos lenguas,
dos maneras de pensar distintas.

Alfabetizar es poner ambas culturas en contacto. Existen casi en todas las comu-
nidades valoraciones sobre lo oral y lo escrito, la lengua indígena y el español, el
conocimiento propio y el externo. Aquí no se les valora, no se les considera mejores
ni peores, sólo diferentes.

El español tiene siglos de escritura. En lenguas indígenas, en cambio, estamos casi


siempre ante la primera generación que escribe su propia lengua. El proceso me-
diante el cual la escritura permite expresar lo que se desea es largo; siempre será
más eficiente después de una práctica sostenida de lectura y escritura y nunca alcan-
zará, entre adultos de culturas indígenas tardíamente alfabetizados, la riqueza de
la oralidad.

Se relata, se graba, se escribe y se aprende a escribir en lengua indígena para fijar un


conocimiento, para resguardar lo amenazado, para apoyar a los hijos en la escuela,
para revalorar lo propio. Se aprende a leer y escribir en español para relacionarse
con el exterior, que habla otra lengua y para ganar eficacia ante el otro y para es-
tablecer vínculos con otros indígenas. Las comunidades indígenas viven problemas
semejantes en lenguas diferentes. La comunicación entre ellas es en español, ya que
casi todos hablan, cuando menos, un poco de español o tienen cerca a alguien que
puede traducirles, puesto que es la lengua oficial de México. La unidad indígena se
logrará a través del español, servirá para hacer nuevos vínculos y alianzas.

Qué se aprende en lengua indígena y qué se aprende en español, qué se traduce y


qué no, cómo se valora un conocimiento es algo que sólo los participantes pueden

11
El Taller de la Palabra

decidir. Divertir y defenderse, aprender y enseñar, preguntarse qué son, qué los dis-
tingue como comunidad, qué quieren, qué los enriquece son los puntos de partida.
Al tratar en aula problemas cotidianos de la comunidad los niños se familiarizan
desde un principio con ellos y, al adquirir la capacidad necesaria, tendrán respuestas
nuevas a viejos conflictos. Tendrán el español que se requiere para la defensa de sus
propias culturas.

Los textos escritos en lengua indígena son escasos y poco leídos. Los textos orales
en español, en cambio, rara vez se memorizan, pues no son parte de la tradición de
las comunidades. Radio, TV, cuenta-cuentos grabados son diferentes de los textos
orales en lengua materna. La expresión oral en español no sólo es diferente, la más
difundida suele ser la más deficiente.

La escritura y la oralidad ocupan distintos espacios; se trata de diferentes modalida-


des de la palabra que, por lo tanto, tienen distintos comportamientos. Ninguna de
ambas formas es mejor, menos frágil, o implica menos conocimiento. Se trata aquí
de dar mejor uso de ambas formas de la palabra.

La oralidad jamás se escribirá completamente, vuelve naturalmente a la oralidad y


así vemos cómo un escrito leído en voz alta se relata de manera más espontánea sin
tener el texto ante los ojos. Diferentes culturas y diferentes modalidades de la pa-
labra corresponden a diferente memoria, diferentes procesos mentales y se ejercen
en diferentes lugares.

Actualmente, las comunidades indígenas pierden lugares y espacios dónde narrar;


siempre ha existido contacto entre culturas diferentes —hay influencias, préstamos,
imposiciones, relaciones hace siglos— lo que ha cambiado es el ritmo y la velocidad
de estos contactos.

Los archivos orales son el instrumento para resguardar y conservar textos y conoci-
mientos transmitidos a través de la voz. Las palabras dichas son valoradas en varias
formas por la comunidad: qué contaban y cómo contaban los antepasados puede
ser sagrado, hay también palabras que ni siquiera pueden decirse delante de otros,
en cambio otras más que carecen de importancia. Los archivos orales responden a
las urgencias de la comunidad por resguardar o fijar su cultura. También pueden ser
orgullo de la comunidad, para valorar aquello que los hace ser como son. En estos
talleres no se enseña nada nuevo, se propicia otra forma de ver lo ya conocido.

12
Español y lengua indígena, oralidad y escritura

Ejercicio

Leer y contar, ¿Es lo mismo? ¿En qué se distinguen? ¿Es lo mismo una
plática entre familiares que un rezo? ¿Es lo mismo una historia en la que
participó alguien que la narra y otra, que sólo se ha escuchado o leído?

La voz guarda una memoria de siglos, abarca tiempos muy prolongados; la pala-
bra escrita recorre distancias más grandes, alcanza a más personas. Esos son apenas
algunos de los valores de la escritura y de la voz. La palabra escrita, al leerla, nos
permite regresar líneas atrás, andar a nuestro ritmo sobre las páginas; la oralidad,
en cambio, nos conmueve, evoca, llama pero sólo nos permite andar al ritmo de la
voz de otro.

Los textos orales son distintos entre sí, no todos tienen el mismo peso o importancia,
no todos están en peligro de perderse.

Hay una tercera clase de textos que, además de escucharse son vistos: representa-
ción y fiesta, celebración, textos soñados o imaginados.

No todo se dice, se escribe, se representa. No todo lo que se dice se puede escribir,


ni a la inversa. Las formas que adopta la palabra se complementan. Archivo oral e
impresos comunitarios servirán como biblioteca sonora y como cúmulo de conoci-
mientos en la enseñanza y, si así se desea, para que en otros lugares se conozca cómo
son los habitantes de la comunidad.

La oralidad y la escritura, el español y la lengua indígena tienen esferas y espacios


propios, determinar cuáles son nos permitirá usarlas sin mezclarlas. Nadie maldice,
sueña, canta ni enamora en lengua que no es la suya, pero muchas otras necesidades
—trámites oficiales, acreditaciones— requieren exclusivamente del español.

La oralidad servirá para enseñar la escritura y el español; la escritura, para fijar la


oralidad de la lengua indígena. La escritura en la propia lengua establece también
puentes nuevos con otras comunidades que la hablan.

Grabar es fijar la voz, es una primera forma de escritura al congelar o conservar


los textos orales. Las grabaciones guardan textos que las comunidades desean con-

13
El Taller de la Palabra

servar. Se graba por distintas razones: porque se considera que puede perderse un
texto, pues quienes los conocen son viejos, o porque a los jóvenes no les interesan
en este momento. Hay otros que se fijan por el puro placer, o por el orgullo de su
antigüedad, su belleza, su urgencia política, su carga o fuerza como palabra, por la
destreza particular del narrador. Hay múltiples textos que también son representa-
ción: se dice y se hace, se acompaña de música y de movimiento.

También se grabarán en los archivos orales problemas comunitarios, vida cotidia-


na, necesidades inmediatas que nos permiten introducir al aula materiales antes
considerados sólo lateralmente. Estos textos nos hacen detectar dónde y para qué
se requiere el español como medio de comunicación necesaria con el exterior. Las
relaciones con el otro no se determinan dentro de la comunidad; sin embargo, una
mejor preparación permitirá a la gente mayor participación al decidirlas.

Si actualmente hay una separación del aprendizaje en aula y la vida comunitaria,


estos cursos los harán más cercanos: los adultos participarán con conocimientos que
involucren a los niños en la vida comunitaria; los alumnos como gestores, secretarios
o escribanos darán un servicio inmediato a la comunidad; los Instructores serán los
intermediarios en este intercambio.

El aprendizaje se convierte así en un servicio comunitario.


La escritura nunca será la forma de expresión natural de los adultos, sino más bien
una herramienta. Los niños siempre escribirán mejor, los adultos siempre sabrán
más. Se crea un puente de utilización máxima del conocimiento común.

La tarea hecha en aula es ya la solución de una necesidad.


Lo indispensable se conservará y reforzará la idea de educación comunitaria. El tra-
bajo conjunto de adultos y niños facilita las relaciones en aula, da temas de investi-
gación, afianza el apoyo de los padres a la escuela y merma el prejuicio de que no
se puede escribir en las lenguas indígenas. La eficacia de los talleres radica en el uso
inmediato de cuanto aprenden. De allí la necesidad constante de preguntarse: ¿Qué
necesitan, qué les sirve, dónde les sirve?

14
Español y lengua indígena, oralidad y escritura

Ejercicio con adultos

Se realizan entrevistas con los siguientes temas: ¿Para qué escribir y ha-
blar en español? ¿En lengua indígena? Si yo escribiera diría… Si yo leye-
ra, me gustaría leer…. Comparación con lo que contestan los niños a la
misma pregunta. Discusión.

En Guerrero, los adultos expresaron:

¿Para qué sirve escribir en lengua indígena?

- Escribir en lengua indígena sirve para hacer una carta. (SM)


- Es bueno para que no se pierda la costumbre y para el buen conoci-
miento de los niños de la comunidad. Cuando te dicen algo en lengua
indígena lo puedes apuntar. (PP)
- Ya sé hablar en la lengua, quiero escribirla. (Z)
- Para mejorar la lengua indígena. (PCG)
- Ya sé un poco pero me gustaría saber más, porque asisto a la Iglesia
Presbiteriana. (SM)
- Hablar es fácil, pero escribir nuestra lengua además de hablar es nece-
sario. (JAB)
- Me gustaría hacer cartas para mis hijos que están fuera de la casa. (Z)

¿Para qué sirve leer y escribir en español?

- Para hacer una solicitud a un presidente Municipal. (SM)


- Me gustaría aprender a escribir en español porque una persona que no
sabe escribir y mucho menos leer no vale nada, es como un ciego. (SM)
- Es importante para que cada miembro de la comunidad le sirva de co-
municación. También es deber de los ciudadanos leer y escribir. (PP)
- Escribir un texto más importante, un recado, carta, recibo, historia de la
comunidad. (JAB)
- Es bueno que te puedas superar tanto en ti como en la sociedad. (PCG)
- Para que uno aprenda el español. (PCG)
- En cualquier lado se puede leer un papel. (PCG)

15
El Taller de la Palabra

Si supieras leer, ¿qué te gustaría leer?

- Todos los libros, anuncios, cuentos y otros más. (PP)


- Noticias, cuentos, cualquier otra narración. (JAB)
- Me gustaría leer todos los libros y anuncios de las calles y las casas.
(PCG)
- Me gustaría leer periódicos. (PCG)

Si supieras escribir, ¿qué te gustaría escribir?

- Todo lo que encuentro en la sociedad, en las dos lenguas. (PP)


- Me gustaría hacer un recado o una carta para mandado. (Z)
- Para escribir alguna solicitud, para solicitar algún apoyo. (Z)
- Saber cómo se escribe mi propio nombre. (Z)
- Me gustaría primero escribir mi propio nombre y después escribir lo que
yo quisiera. (PCG)
(San Marcos, Plan de Pierna, Pie de Cerro Gordo, Zapotales, Junta de
Arroyo Blanquillo)

Comunidad y aula son parte de lo mismo. ¿Cómo integrarlo?

El archivo oral será la base de enseñanza, acervo de la comunidad, inicio del pro-
ceso de aprendizaje, materia prima de aula, revaloración y difusión de las culturas
indígenas pues hay una constante transformación de lo que se relata. Se trata de la
primera manera de fijar un texto oral. Todos los pasos del trabajo de archivos orales
se hacen con todos los participantes de todos los niveles.

Un archivo oral no debe ser la mera acumulación de cintas grabadas; debe ser utili-
zable, comprensible y esto requiere trabajo de adultos, alumnos y figuras docentes
de CONAFE.

16
Uso de la grabadora

Uso de la grabadora

Siempre se deberá grabar con el consentimiento de quien está narrando. Nunca


debe hacerse a hurtadillas. El primer paso es familiarizarse con la grabadora. Se
debe ensayar, probar, permitir su uso a niños y adultos. Antes de grabar se deben
correr cintas. Hay que conocer las partes de la grabadora, colocarla donde no se
mueva o sostenerla firmemente y con el menor movimiento, para evitar ruido. Si
participan varias personas, debe ponerse en pause antes de pasarla a otro, que de
ser posible dirá su nombre, para poder seguir una reunión o discusión y que queden
identificados los participantes. Esto no siempre es posible, en cuyo caso, se anotará
en el cuaderno de notas el orden de intervenciones.

Es importante estar atento a los controles de la grabadora para no borrar acciden-


talmente fragmentos de la cinta y no volver a grabar sobre una cinta que ya está
grabada. Se debe verificar siempre cuál cara se ha utilizado.

Ejercicio

Grabar pruebas hasta manejar perfectamente la grabadora. Grabar músi-


ca, cantos, asambleas, narraciones. Tratar de evitar ruidos.

Todo material irrepetible, independientemente de la calidad de la grabación (una


asamblea, un festejo), será considerado como definitivo si la comunidad desea con-
servarlo. Un texto que siempre se dice igual, con forma y contenidos determinados
(un rezo, una curación, un canto), también se consideran definitivos. Un buen narra-
dor, una versión de un buen cuentero, una discusión relevante también lo son.

Las versiones cortas de cuentos o relatos que se sabe son más largos, los textos in-
completos, aquellas que se han enriquecido tras su trabajo en aula podrán conside-
rarse temporales. Cualquier cinta nos brinda información. Todas contienen alguna
riqueza. Narrar ante una grabadora no es fácil al principio, al avanzar en el relato, la
grabadora se olvida. Es importante estar atento y quien graba nunca debe olvidarla,
para no perder fragmentos del relato; atender en el contador la numeración para
saber que ya se aproxima el final y cambiar la cinta sin interrumpir el relato.

17
El Taller de la Palabra

Tras la grabación se debe marcar en la cinta misma fecha, lugar y nombre del infor-
mante. Todas las cintas definitivas deben copiarse antes de iniciar cualquier trabajo,
en otras cintas que volverán a usarse. Luego, se deben cancelar las cintas definitivas;
para cancelar las cintas se quita la pestaña que se encuentra en la parte superior de
la cinta.

Ejercicio

¿Qué se puede grabar, cómo, cuándo? ¿Qué les gustaría grabar? Deci-
dir si se puede mejorar la versión y en tal caso obtener más material y
utilizar la primera cinta sólo como información. Es una cinta temporal
que se puede usar nuevamente una vez trabajada. Se considera si un
texto quedará tal cual en el archivo: por su importancia, la calidad de
la narración, la destreza del narrador. Decidir si la cinta es temporal o
definitiva.

Expediente de los textos orales. Contienen fichas, cédulas y carpetas, además de la


cinta misma.

Ficha: Tiene los mismos datos que se anotaron en la cinta: fecha, lugar, lengua, nú-
mero de cinta y lado (si lo hay), nombre del informante o informantes, edad, sexo,
cargo u oficio, nombre del recopilador o recopiladores, otros datos que se conside-
ren importantes. Si se utiliza una cinta para varios textos, se debe especificar en esta
ficha que el texto en cuestión los fragmentos que abarca: del número 66 al 127 del
contador, en el lado B de la cinta 28, por ejemplo. Si el texto ocupa más de una cinta,
se dice que la cinta 28 es 1 de 2 ó 1 de 3, en qué lado comienza y dónde termina,
de acuerdo a la numeración del contador, cinta 28, lado A-B y 29, lado A, 00 hasta
165.

Por ejemplo:
Cuento del zorro, 11 de febrero de 2002. Comunidad de Zapotales, mu-
nicipio de Ometepec, Guerrero. Lengua: amuzgo. Cinta 1, lado A, núms.
00 al 29; narrado por José Lorenzo Pablo, recopilado por IC Rodolfo
Benítez López.

18
Uso de la grabadora

Las cédulas contienen:


1) Resumen del contenido de la cinta en unos cuantos renglones, dependiendo
del tamaño del texto grabado. Equivale al mapa conceptual. Permite identificar
el contenido. De aquí se parte al análisis de personajes y acciones de la cinta, de
la cual deriva la actividad de representación, que se amplía con notas e índice.

Por ejemplo:
Historia del Eclipse
El cielo oscureció cuando el señor chaponaba, chocan el sol y la luna,
salen las culebras, se escucha a la cascabel.
O bien:
Eclipse a principios del siglo XX, relación con las culebras, testimonio
personal de alguien que lo presenció.

2) Notas: Dónde, cómo, por qué, ante quién, con quiénes se hizo la grabación.
Como no se puede ver al narrador en la cinta, las notas son auxiliares para en-
tender el texto. Una cinta donde se relata es un ejercicio de la oralidad entre
pares incluye, sin que se oiga, lo sabido, las emociones, el recuerdo compartido
que incluye al que escucha; es casi una representación. Gestos, tonos, entorno o
indicaciones de gestos deben de constar en notas. Se incluye todo aquello que es
necesario para entender la cinta. Es como diario de campo. Debe decir si es ma-
terial provocado (preguntamos cómo se cura y nos cuentan) o tal y como sucede
(estaban curando a alguien cuando grabamos). Anota las circunstancias paralelas,
qué sucede alrededor (había una fiesta, era una asamblea, entró otro participan-
te). Se escriben a partir de apuntes que se toman en el sitio de grabación.

Por ejemplo:
Se grabó video en la comunidad de San Marcos el domingo 16 de julio.
El señor Vidalio Álvarez, que había contado el cuento a los niños, vio la
representación que preparó el IC con sus alumnos. Los alumnos son, caso
notable, nueve niñas y dos niños, no todos estaban en el ensayo, porque
algunos se encontraban en la Iglesia. Se filmó en la parte exterior de
la escuela para aprovechar la luz vespertina. Se hizo la grabación del
ensayo, los participantes de los Talleres y Figuras Docentes del CONAFE,
así como quienes viven junto a la escuela fueron el público, aunque no
aparecen en el video. Aún si vemos el video, no podemos explicar todos
estos detalles. Lo mismo sucede cuando grabamos cintas.

19
El Taller de la Palabra

Ejercicio

Escuchar en aula o con otro grupo y plantear dudas en el texto: qué no


se entiende, qué sí se entiende, qué hay que añadir como notas. Quien
habla es invisible, ya no cuenta delante de nosotros. ¿Qué no queda cla-
ro? Escuchar. Tratar de reproducir los gestos de quien habla, si se grabó
personalmente, como primer trabajo para la escenificación. Determinar
espacios y personajes. ¿Se pueden representar por igual todo tipo de
textos?

3) Índice: Se identifica mediante el contador, quién habla, si hay cambio de inter-


locutor. Se anotan, con el número incluido en el contador de la grabadora, todas
las ideas clave, palabras o frases significativas; van entrecomilladas si son las mis-
mas que usa quien habla. Se anotan todos los cambios de tema.

Conviene trabajar en equipo. Mientras uno graba, otro toma notas y otro hace
apuntes que luego se convierten en apoyo al realizar el índice aunque se añaden
ideas pasadas por alto. Siempre debe escucharse la cinta nuevamente para hacer
el índice, se eliminan repeticiones e indica el número de contador delante de cada
una de las ideas apuntadas.

Por ejemplo: estas notas tomadas mientras se realizaba la entrevista con


el señor Pedro García Gómez pueden pasar a ser parte del índice:

- Nació en enero, no sabe qué día, va a cumplir 106 años. Perdió su acta
de nacimiento.
- Nació y creció en Cerro Cajones.
- Se casó a los 25 años.
- La revolución comenzó en Cozoapan, contra los de Xochixtlahuaca.
- Los soldados vinieron a sacarlos, les robaron todas las pistolas a los
revolucionarios.
- Ellos fueron comisionados para avisar a todos los habitantes del muni-
cipio.
- Clases de armas.
- Es campesino. Cómo trabajaban antes: panela y trapiche.

20
Uso de la grabadora

- Carrancistas malos, violadores, hablaban español. La gente de Zapata


es la buena.
- Antes, los productos se vendían por medidas, no por kilo. El valor del
peso era como de millones.

De los índices se toman las frases que se utilizarán para las rutinas de
lectura y los ejes para la representación y escenificación.

Ejemplo de índice:

001-009. Título del cuento


009-012. Introducción del cuento
012-024. Entrevista con el rey
024-040. El rey da un día de plazo al hombre para que consiga una mo-
neda de oro. La consigue
040-045. Segunda entrevista con el rey
046-055. El rey encarcela al hombre, quien deberá entregar 48 maquilas
de maíz para salir.
055-061. Tercera entrevista con el rey
061-177. El hombre tendrá relación con la hija del rey y al día siguiente
debe entregarle un bebé
077-082. Cuarta entrevista con el rey
082-095. El hombre es encarcelado en el mar.
095-107. Adivinanzas del rey
107-114. El hombre recibe todos los bienes del rey
(Comunidad Cerro Ceniza, Municipio de Xochixtlahuaca, Guerrero, in-
formante, Simón Santiago López, alumno de posprimaria, recopilación
de Elsy López Añorve).

21
El Taller de la Palabra

También se harán índices, resúmenes y listas de personajes por medio de dibujos.


Ilustración

Ejercicio

Pensar un cuento la noche anterior. Narrar, grabar. Hacer notas sobre


el contexto y lo que no se ve en la cinta y tomar apuntes de las ideas
esenciales mientras se narra. Escuchar nuevamente la grabación. Iden-
tificar personajes, entorno, acontecimientos, resumir, hacer un mapa
conceptual y un índice, comparar las distintas versiones de los equipos
o alumnos.

22
Uso de la grabadora

Las carpetas contienen:


1) Transcripción textual. Se escribe, palabra por palabra, todo lo que se dice en la
cinta (lo cual es un proceso muy largo y abrumante, se debe escribir exactamente
lo que se dice; luego debe corregirlo volviéndolo a escuchar un tercero, que co-
rrobore que cuanto se transcribió es correcto); se hace solamente cuando se está
seguro de su utilidad, con cintas definitivas.

Nos cuenta el autor de esta transcripción: Yo, como Instructor Comunitario empecé
a transcribir este cuento a las 3:45 PM y terminé hasta las 4:30 PM. Tardé un buen
tiempo porque primero hice un borrador y luego lo pasé a hoja blanca, en total me
llevó 45 minutos. El tiempo que tardé en revisión y corrección fue de 25 minutos
más. Mateo López de Jesús).

23
El Taller de la Palabra

La versión incluye todo lo dicho, con algunas correcciones que faciliten la lectura (se
quitan repeticiones que no son intencionales, titubeos, correcciones, preguntas del
entrevistador si se desea). Sin cambiar ni cortar el sentido de lo dicho, se redacta de
manera que pueda leerse con más facilidad.

Los antepasados contaban que en la comunidad de Cochoapa pasaba un río, enme-


dio de la comunidad. Todas las personas que pasaban de otras comunidades pasa-
ban por allí y a todos les gustaba mucho el río.

De la comunidad de Nixtepec bajaban los tricuates, que les decían, y como vieron el
río tan bonito, decidieron llevarse la culebra a su comunidad de Zacatepec.

Y dicen que cuando se llevaron la culebra el río comenzó a secarse y desde entonces
el agua escasea en la comunidad de Cochoapa. (Narración recopilada por IC Aber-
tano Morales)

La traducción, viene a ser más o menos como la versión, pero en otra lengua, pues
las traducciones textuales, palabra a palabra, no son recomendables.

Ejercicio

Un participante hará una versión escrita de memoria o a partir de apuntes,


otro hará una transcripción exacta de la cinta. Comparar las dos versiones.

En el caso de que se quiera conservar la forma en que fue narrado un texto, se debe
transcribir. En todos los textos fijos debe hacerse (rezo, canción, asamblea, plega-
ria, canción). En caso de que se requiera sólo la información, la transcripción no es
necesaria.

Por ejemplo:
Versión tomada de apuntes:
Cuando fue el eclipse de sol, fui a chaponear y la tierra se oscureció.
Salieron unas culebritas. Hacia el cielo chocó la luna con el sol. Después,
como que amaneció de nuevo y en el monte se escuchó el silbido de una
cascabel.

24
Uso de la grabadora

Traducción de la transcripción completa:


Cuando pelearon la luna, el sol y las estrellas se oscureció el cielo, porque la luna
tapó la cara del sol y se empezó a escuchar un ruido hacia el sol, y los señores pensa-
ron que se había muerto una víbora de cascabel, por eso se oscureció y empezaron
a escucharse ruidos de víboras por todos lados. Y cuando llegaron donde estaba una
mujer y le dijo, se espantó, y puso una cubeta de agua para ver qué pasa. Y vio que
la luna con el sol y las estrellas estaban peleando. Sólo se oscureció dos horas nada
más y amaneció otra vez. Si se oscureciera más tiempo, entonces van a salir más
animales venenosos.

Con todo esto se hace un expediente donde se incluye ficha, cédulas y carpetas, que
incluyen ficha, resumen o mapa conceptual, notas, índice, transcripción, versión y
traducción. Aquí se anexan los dibujos que son resúmenes y notas gráficas. Se archi-
van por tema, fecha o informante. Las cintas deben estar perfectamente resguarda-
das del calor y la humedad en bolsas o recipientes de plástico. Si se desea se envían
copias del material para que se difunda a otras comunidades, a través de programas
de radio o para conservarse en los archivos de PIRTOP/MAEPI.

En el trabajo con niños y adultos, de manera oral y escrita, se enlazan los temas, se
crean referencias cruzadas y se encuentran nuevas estrategias y opciones para su
uso en aula.

25
Comunidad - aula

Comunidad-aula

La separación de los temas o métodos del aprendizaje en aula y los que utiliza la
vida comunitaria disminuyen el aprovechamiento de los alumnos y hacen más difícil
las tareas del docente.

Los talleres de la palabra permiten el uso inmediato de la oralidad que brindan los
adultos y la utilización directa de cuanto aprenden; los alumnos actúan como secre-
tarios y escribanos al analizar el material oral de los adultos y utilizarlo en aula. El
aprendizaje de ambos se convierte también en un servicio comunitario. El trabajo
conjunto con adultos y niños facilita las relaciones entre escuela y comunidad, da te-
mas de investigación y establece nuevos vínculos de cooperación. Se logra afianzar
así el apoyo de los padres a la escuela.

El señor Hidalgo Álvarez Espíritu, de San Marcos, municipio de Tlacuachixtlahuaca,


cuenta:

Él es pobre, vendía ollas hasta que se enfermó de los pies y los brazos. No tiene estu-
dios, sólo el primero y segundo, pero tiene interés en aprender a escribir su nombre.
Está contento con el proyecto, quiere escribir su nombre y está contento de apoyar
a los niños con cuentos y leyendas. Da gracias a Dios porque vive, pero siente que
pronto va a morir, porque es muy viejo, tiene 86 años.

Está contento con sus compañeros porque lo apoyan e intercambian ideas. Ahora
que está vivo quiere aprender algo. Se siente contento porque parece niño, como
vive cerca de la escuela viene a cada rato. Está contento con el muestrario que hicie-
ron (de textiles). Le gusta cómo salió el pajarito, fueron a buscar el muestrario casa
por casa.

En San Marcos y en Cerro Ceniza las mujeres son tejedoras. Los niños investigan y
dibujan algunos bordados.

Como pensamos que se facilitaría la escritura partiendo de los dibujos, utilizamos


papel milimétrico, que permite a los niños y adultos imaginar el telar. Así, con dibu-
jos de los niños, adultos e IC, se hicieron estos muestrarios de diseños tejidos de las
comunidades.

27
El Taller de la Palabra

28
Comunidad - aula

Las cintas se utilizan como materia prima para comenzar la alfabetización de los
adultos y como material de trabajo en aula. Los niños hacen ilustraciones, mapas
conceptuales, resúmenes, exposiciones y el trabajo usual usándolas como tema de
investigación, para libros únicos, impresiones, dibujos, maquetas, etc.

Las investigaciones en aula, a partir de ahora, se harán considerando en planos de


igualdad la biblioteca, la información obtenida por los niños y el archivo oral. Los
temas asignados para trabajo en clase serán los solicitados por los padres. Los libros
temáticos de investigación serán expuestos oralmente por los niños ante los adultos,
y se graban para trabajarlos como si fueran textos orales —entrevistas, grabaciones
de campo. Los materiales bibliográficos solicitados serán trabajados con los niños,
quienes los expondrán, traducirán e ilustrarán ante los adultos, en calidad de secre-
tarios e intérpretes, con ayuda del IC y utilizando el recurso de la imprenta. Las nue-
vas discusiones y cintas derivadas del trabajo de niños y adultos y nuevos libros úni-
cos enriquecidos se harán circular regionalmente en las microregionales y zonas.

Ejercicio

¿Qué conocimientos se pueden intercambiar entre comunidades? ¿En-


tre Docentes y Figuras de CONAFE? ¿Entre asociaciones y organizacio-
nes locales? ¿Cuáles temas coincide y cuáles son distintos? ¿Cómo hacer
vínculos y puentes entre la comunidad y el aula? ¿Cómo integrar los
trabajos con otras comunidades de la misma lengua?

La programación del trabajo con adultos, primaria y preescolar se hace a partir de la


información de una cinta.

29
El Taller de la Palabra

CONAFE
Consejo Nacional de Fomento Educativo, Delegación Guerrero
Programación Semanal de Actividades
Ciclo Escolar 2001-2002

Comunidad: San Marcos I.C. Salvador Santiago Vázquez


Mpio. Tlacoachistlahuaca Lengua: Amuzga
Sede: Ometepec Programa: C.C. MAEPI
Zona: 07 San José Ejido Fecha: 03-A-07 de Diciembre del 01

Preescolar Primaria Adultos


DÍAS
Actividad Producto Actividad Producto Actividad Producto

Explicar a los Hablarán sobre


alumnos sobre cómo piensan
cómo se va a de los adultos y
LUNES trabajar con Ilustraciones que aceptaron Cassette
los adultos y Plásticas ir a la escuela. grabado
que dibujen un
dibujo sacado
de ellos.

Sabrán cómo Sabrán sobre Se presentan


hacer un cómo se hará ante sus
resumen en Los trabajos la comparación Los ejemplos de compañeros,
MARTES forma gráfica gráficos de los de lo oral y lo comparación de y luego Cassette
que los papás alumnos. escrito. los alumnos sabrán sobre grabado
irán hablando cómo se va a
en proceso. trabajar con
las actividades
desarrolladas.

Harán el Sabrán sobre


resumen en Resumen cómo hacer
forma gráfica gráfico del un resumen Resúmenes
MIERCOLES del cassette cassette a través del escritos
grabado a (presentación cassette
través de de los adultos) grabado de los
dibujos. adultos.

Harán una Harán y Preparan su Con la ayuda


actividad Preparación prepararán Preparación y tema sobre del I.C.
JUEVES escénica junto de los trabajos algún tema de ensayo de lo lo que ellos Preparación de
con los alumnos escénicos. los saberes de escénico quieren los temas por
del nivel. la comunidad. guardar en el individual.
(Preparación) archivo.

Preparan Dar
nuevamente información
los temas con Preparación y (I.C.) de cómo Información de
VIERNES la ayuda del ensayo de los se prepararon la preparación
I.C. de acuerdo temas. los adultos para de los adultos
a los temas la presentación
preparados. de temas.

30
Comunidad - aula

Se utilizarán a la vez otros nichos de la cultura comunitaria para afianzar los cono-
cimientos adquiridos: artesanías, expresiones plásticas, ceremonias, canto y música,
sesiones de relatos y se ampliarán los textos de narrativa, historia, conflictos cotidia-
nos, conocimientos. La proximidad o distancia entre ambas lenguas permitirá ana-
lizar las dificultades y posibilidades de la traducción y permitirá el enriquecimiento
simultáneo —no mezclado— de ambas lenguas.

Como se ve todos estos mecanismos existen ya en la comunidad, el Instructor lo fa-


vorece y lo utiliza. Comparar, relacionar cintas entre sí, utilizar material de trabajo
en otras comunidades o con otros Instructores enriquece las fuentes, las posibilida-
des de consulta. Se trata de diferentes maneras de mostrar una cultura y de apro-
piarse de lo ya sabido, de crear herramientas para expresarlo de otra manera. Se da
eficacia a lo ya sabido.

El propósito y meta de los talleres de la palabra son la alfabetización de los adultos


pero, sobre todo, la vinculación entre el trabajo que se hace con los niños y la co-
munidad; es decir, la participación directa de la comunidad en el proceso de ense-
ñanza para beneficio de todos. La comunidad tiene conocimientos compartidos en
diferentes grados; intentamos ahora un acercamiento entre las competencias de la
comunidad como un todo.

31
Alfabetización

Alfabetización

Se utilizan por igual la versión oral, escrita, gráfica, escénica de los relatos y conoci-
mientos. Se ponen en juego todas las competencias existentes de quienes están por
aprender a leer y escribir.

La comunidad solicita un saber externo en español: esto permite la traducción y para


ello se ha de explicar, investigar, resumir, exponer, valorar, experimentar.

La meta es producir materiales didácticos, fichas, alfabetos, libros únicos. Los talleres
de la palabra son formativos e informativos, responden a una necesidad y tienen
una utilidad inmediata, tal y como se explica en las guías recomendadas, con la mis-
ma metodología.

Grabación, ficha, cédula, mapas, índices son materiales para leer y escribir. Los adul-
tos deciden qué guardar y traducir según sus deseos y necesidades. Igual con el uso
del español. Para cumplir sus expectativas, deben usarse y apropiarse de la herra-
mienta de la escritura inmediatamente; si no se hace así, no sirve, se olvida.

Se parte, para escribir, lo que ha sido necesario alguna vez, del diagnóstico mismo
de la comunidad. Qué necesitan, qué les gusta, cuáles son sus habilidades y riqueza.
Con los ficheros de temas propuestos se comienza la programación de acuerdo a sus
intereses.

Ejemplo: Ficha comunitaria de una comunidad recientemente incorporada:

Comunidad Zapotales, Municipio de Ometepec, Guerrero, Lengua


Amuzgo, IC Rodolfo Benito López.

Yo como Instructor Comunitario empecé a trabajar en Zapotales para alfabetizar a


los adultos. Empecé primero a atender a los alumnos de preescolar. Después de una
semana de clases me dijeron los señores de la comunidad que también ellos tienen
ganas de estudiar y yo les dije que estoy dispuesto a trabajar con ellos. Los adultos
comenzaron a asistir a clases con los niños. Ellos entran a clases a las 9 y salen a la 1
de la tarde. Entonces empiezan a alfabetizarse los adultos junto con los niños.

33
El Taller de la Palabra

Yo cuento con tres alumnos y cuatro adultos: dos mujeres y dos hombres. Los adultos
me han apoyado mucho con los alumnos y aprovecho este momento para realizar
actividades con todos. Cuando llegaron el primer día a clases, los alumnos se pusie-
ron nerviosos al participar, porque los adultos están junto a ellos. Como los adultos
asistían diario a clases, poco a poco los alumnos fueron perdiendo los nervios que
tenían y ahora participan juntos los niños y ellos, trabajan juntos.

Los adultos participan con algunos cuentos para que los alumnos se emocionen un
poco y más les gusta que el Instructor los esté grabando en caset la voz que lo está
contando. Y también los niños dibujan los personajes del cuento y escriben algunas
palabras más interesantes del mismo cuento en su propia lengua y en español y en-
tre todos participan para leerlo en voz alta delante del grupo.

A los adultos les gusta participar y entre ellos mismos se apoyan para escribir y para
leer y aprenden a imprimir sus propios trabajos que ellos hacen.

El aula dará servicio a la comunidad. La comunidad dará al aula temas, investiga-


ciones, conocimientos, para que lo que se aprendió sirva siempre a la comunidad
y no se pierda cuando se termine el curso. La educación continúa aún tras haberse
terminado los talleres de la palabra porque se ha convertido en una responsabilidad
comunitaria.

Cada uno de los adultos tiene el mismo expediente que los niños.

Perfil lingüístico:

Comunidad: San Marcos, Municipio de Tlacuachixtlahuaca


IC: Salvador Santiago
Nombre del Adulto: Hidalgo Espíritu

A este señor le gusta contar cuentos y ayuda mucho en las grabaciones en el aula,
cuando los niños están enfadados.

La intención de este señor no es aprender a escribir y tampoco aprender algo nuevo.


Lo que hace él es guardar las cosas que sabe, ya que dice que quiere que los niños
aprendan de lo pasado y dar solución a todas las cosas, enfrentarse a la realidad,
porque la realidad sí existe.

34
Alfabetización

Cada uno de los adultos tiene el mismo expediente que los niños.

José Morales Petronilo

A este señor le gusta la participación. Le interesa aportar algo, lo trae siempre ya


que investigó o inventó un cuento y ayuda mucho en el aprendizaje de los niños.
Cuando llegó al aula no sabía nada de la escritura.

Sixta Leyva
A esta señora le gusta escribir ya que cuenta con un poco de estudio. Asiste solamen-
te para saber cómo son las letras, sus significados, el hablar el español. Lo intenta,
lee mucho y sabe mucho.

Lo que aprendió estos días fue a escribir más bien y cómo fueron los tiempos pasa-
dos. Aunque participa mucho, cuando llegó al aula era tímida y tenía mucho miedo
de participar.

Ahora ya no, es muy participativa y habla mucho.

Comunidad: Cerro Ceniza, Municipio de Xochixtlahuaca, Lengua Amuzgo.

El señor Rodrigo Sóstenes es muy inteligente, luego aprendió a escribir en amuzgo


y su escritura es muy bonita, y dibuja las cosas de las que quiere aprender el nombre
y cómo se escribe en su lengua y así aprende a leer.

Y este señor ya puede escribir solo, y cuando vienen sus compañeros se pone conten-
to porque le gusta mucho apoyar a sus compañeros.

Comunidad Pie de Cerro Grande, Municipio de Ometepec, IC Abertano Morales


Benito.

35
El Taller de la Palabra

El señor Francisco Demetrio ha asistido a clase diariamente, pero en estos últimos


meses dejó de asistir porque es campesino y se dedica al cultivo. Hasta hoy me ha
caído muy bien y aprendió muy poco el español y también el amuzgo.

Las programaciones son únicas, enlazando y vinculando la enseñanza: se usan si-


multáneamente la imprenta, la rutina, otros recursos tomando en cuenta que los
adultos son distintos de los niños, no acuden diariamente a clase, están cansados y
deben ver resultados inmediatos para no abandonar los cursos.

36
Alfabetización

Para la alfabetización se utiliza la misma rutina que se utiliza con los niños y que se
indica en las guías.

La rutina se hace diariamente usando diferentes frases cada día, el ritmo depende
de los adultos.

37
El Taller de la Palabra

Algunas opciones para obtener destreza en la escritura han sido propuestas en


aula:

38
Alfabetización

La materia prima para la alfabetización son los textos orales (archivo sonoro), escri-
tos —libros únicos, temáticos, folletos, anuncios, periódicos, pintas y mantas, Inter-
net. La vuelta a lo oral nos permite usar anuncios sonoros, utilización de la radio y
video. Todo está interrelacionado. Participan también la plástica y la gráfica. La di-
fusión, mediante el uso de la imprenta, será mucho más amplia y beneficiará a otras
comunidades. Ver el Manual de Imprenta para ahondar en el proceso de impresión
con mallas y esténcil.

La representación escénica de la información que tenemos hasta ahora nos permite


comparar los resultados, contrastar los textos en lengua indígena y español, del niño
y el adulto, lo oral y lo escrito en diferentes niveles. ¿En qué se parecen, en qué son
distintos? Ver el anexo Escenificación de la realidad para incluir el taller de repre-
sentación escénica.

39
El Taller de la Palabra

Evaluación

• Niveles de competencia en la lectura y escritura


• Reconocen las dos lenguas (20%)
• Reconocen letras (40%)
• Arman palabras (60%)
• Arman frases (80%)
• Expresan ideas, a pesar de errores o de lentitud (100%)

Calificación
Si asignamos puntos a las principales actividades de alfabetización que realiza el I.C.,
tenemos que:

• Rutina en dos lenguas (2)


• Relaciones adultos niños. Vinculación (2)
• Archivo oral (1)
• Ficha resúmenes, índices (1)
• Textos e impresiones (2)
• Dramatización (2)

40
Alfabetización
Anexo

Oral Escrito Escénico

Informantes Biblioteca

Grabación
Definitiva Temas elegidos y de apoyo
Temporal a las grabaciones
Archivo oral

• Información Exposición oral


• Ejemplos y
ejercicios Marcar y
• Versiones cancelar cinta
incompletas
• Traducciones Hacer copias
orales de trabajo
• Exposiciones
de aula
Ficha
Datos Ficha comunitaria
Resumen Mapa conceptual

Escuchar la cinta

Cédula Diario de campo Análisis de personajes


Notas y contexto de
Índice Frases para rutina con adultos escenificaciones

Escribir la cinta

Carpetas Textos e imágenes

Transcripción Taller de impresión, Decidir y escribir


versiones traducciones libros únicos, parlamentos, ensayar
otros escritos

Gráfica, plástica, diseño Escenografía, máscaras

Archivar clasificar

Notas para relacionar Representación


con temas semejantes

Propuesta de nuevas Grabación


grabaciones Video

Medios Medios Medios

Difusión de la cinta / Comunidad y fuera de la comunidad

41
Anexo

Anexo

• Escenificando la Realidad.
• Guía Alfabetización Bilingüe (fotocopias)
• Guía Cómo Alfabetizar Adultos, núm. 21 como base para
la alfabetización de adultos .
• Guía de la Imprenta Escolar.
• Escuela y Comunidades Originarias.

43
Escenificando la realidad

Escenificando la realidad

El teatro y la danza como herramientas en el proceso enseñanza / aprendizaje de


poblaciones originarias.
Proyecto para Capacitores Tutores, Instructores Comunitarios Indígenas y población
infantil indígena atendida por el Conafe.

Escenificar, aprender a atráves de cuerpo, la cultura y la oralidad

Introducción

Entendemos como escenificación a todo aquello que es susceptible de actuarse, el


drama es igual a representar una acción, o dicho de otra manera es hacer como
que...

El teatro y la danza son lenguajes y son arte, el arte tiene que ver con la vida, con los
sueños, con aquello en que creemos, aquello que añoramos, lo que nos hace falta y
lo que podemos dar.

El entorno es un conjunto de historia, de fiesta, creencia, ritual, trabajo, de belleza,


baile, canto y música, de pensamiento, emoción e intelectualidad, así pues, este lu-
gar culturalmente definido nos crea y nos da forma.

El cuerpo guarda, cataliza y crea nuevas historias, indivual y colectivamente, el cuer-


po dice, habla, el cuerpo representa, el cuerpo es acción y la acción es drama.

Nuestra cultura nos brinda una formación vital, nuestros lugares de origen y resi-
dencia se ven reflejados en la manera en que nos desenvolvemos, la forma en que
nuestro cuerpo se conforma, al igual que nuestros trabajos u oficios, y en general
toda nuestra vida se escribe en esa hoja de papel que es nuestro cuerpo.

Nuestro cuerpo es nuestra vida y nuestro saber, por lo tanto no podemos separar
nuestro saber de nuestro cuerpo. Nuestras necesidades así como sus satisfaciones se
relacionan y resuelven en el cuerpo; podemos descubrir de donde somos y muchas
de las cosas que hemos vivido y aprendido con sólo ver la expresión, postura y mo-
vimiento de nuestro cuerpo.

45
El Taller de la Palabra

Tenemos que aprender a leer lo que dice nuestro cuerpo y a escribir con él, para
mostrar en códigos nuevos el saber y experiencias que guardamos en nuestra piel,
músculos y tendones.

La escenificación y la danza son formas de representar la realidad, formas de trans-


portar a un escenario lo que vemos, oímos, decimos, sabemos, vivimos e incluso
aquello que soñamos. Es a su vez una llave que abre la puerta a lo mágico y a la
imaginación. Es el lugar donde se toma a la realidad para hacer de ella poesía.

Objetivos generales

1. Crear vínculos, nuevos puentes de comunicación para la transmisión de conoci-


mientos y saberes ancestrales, la retroalimentación de lo propio de manera dis-
tinta, la utilización de lo ajeno como herramienta útil.

2. Incorporar en el proceso educativo de comunidades indígenas herramientas de


extracción escénica, novedosas y atractivas, para que sean éstas las encargadas
de establecer condiciones de interrelación directas entre escuela y comunidad
utilizando recursos escénicos (teatrales y dancísticos) para divertir, para garanti-
zar que los trabajos educativos transcurran de forma ágil y disfrutable en todo
momento.

3. Utilizar la innovación y el factor sorpresa característicos del recurso escénico son


apuntaladores en el proceso de transmisión y obtención de conocimientos.

4. Recuperar la oralidad y la cultura comunitaria en general como materia prima


para la creación escénica.

Componentes Metodológicos

Juegos escénicos
Apoyamos el proceso educativo con herramientas de extracción escénica, en especi-
fico la danza y el movimiento, el uso de la máscara, la palabra y la incorporación de
“disciplinas lúdicas” en el aula.

46
Escenificando la realidad

Danza y movimiento

La danza contemporánea es un medio de expresión y comunicación cuyo medio


principal es el cuerpo humano. El cuerpo sin separarlo de la mente, por el contrario
se concibe al cuerpo como el espacio vital contenedor de pensamientos, sentimien-
tos y emociones. La danza y el movimiento son un vehículo para tener un mejor
conocimiento de nuestro cuerpo y por tanto de nosotros mismos, lo que permite
a su ejecutor y aquellos que los observan, mejorar y preservar la salud, liberarse de
tensiones y preocupaciones cotidianas y dar salida a aquellas inquietudes para las
que no encuentran las palabras adecuadas, sin necesidad de elegir un idioma.

La máscara: juguete de creación

La máscara otorga al que la porta una desinhibición natural, es decir, nos lleva de la
mano al discurso corporal y a la mimetización, al mismo tiempo que la creación y la
transformación de éstas, nos da la oportunidad de ejercitar la imaginación aportan-
do habilidades nuevas, y por otro lado resignifica y arraiga el uso de una herramien-
ta de mucha tradición y uso en las culturas vernáculas.

La palabra: instrumento de transmisión de conocimiento

• La palabra crea, obliga, preserva, recupera, vive, se escribe, se escenifica, se tra-


baja, se habla, traduce e interpreta, habla incluso cuando no se dice, la palabra
es música, la música se llena de color a través de matices y cambios de ritmo, en
la música como en la palabra los silencios también hablan...

• Las palabras son vida, realidad, juego, canto, pesar, defensa, herencia y ex-
periencia, la palabra se escribe, la palabra se habla, se transgrede el paso del
tiempo a través de la preservación de nuestras historias en letras y se hace más
fuerte mientras más se dice en cualquiera de sus formas, hablada, escrita o
representada.

Disciplinas lúdicas o cómo jugar con reglas

Después de un análisis del proceso de enseñanza y aprendizaje planteado por el


Programa de Atención Educativa a Población Indígena se llega a la conclusión de
que hace falta además generar tanto en los Instructores Comunitarios como en los

47
El Taller de la Palabra

niños y las niñas que atienden la “desempolvación” de la imaginación y la activación


de sus patrones culturales naturales íntegros como son el trabajo y la fiesta que en
el contexto escolar tradujimos como oficio académico y juego, donde el juego se
ve como un elemento cultural y socializador por excelencia, donde estos cumplen
con una doble función: por un lado apoyarlos en el proceso educativo tomando
en cuenta su entorno y su historia original vinculándolo con elementos artísticos
enfocados a la revaloración de la identidad y por el otro el trabajo de iniciación y
sensibilización al arte, donde el arte no es visto como fin sino solo un modo de llegar
a la expresión libre de ideas de una manera divertida.

48
La oralidad y la cultura

La oralidad y la cultura
Como punto de partida para la creación escénica en comunidades indígenas

No apartemos del proceso educativo a la población, por el contrario, hay que con-
vertir a la comunidad en aula, hacer cómplices a los habitantes desde un inicio, ¿Qué
se escenifica? ¿Para qué se escenifica? Mostrar la riqueza de las culturas originales
de nuestro país a través de la danza y el teatro, devolver a la palabra en lenguas
indígenas lo que se puede hacer con la información que se posee y la importancia
de mostrar y compartir aquellos conocimientos que de manera ancestral se han pa-
seado a través del tiempo y que en estos días tienen la misma vigencia que hace
quinientos años y que han jugado un papel fundamental en la consolidación, desa-
rrollo y resistencia de los pueblos indios y por otro lado mostrar esto que es de las
comunidades un proceso de regreso, es decir, mostrarle lo suyo de manera distinta:
su palabra, saber, risa, miedo, llanto, canto, rito, juego, trabajo y fiesta a través del
espacio escénico, la magia del cuerpo, el teatro y la danza como posibilidd de comu-
nicación con la sensibilidad del hombre.

49
El Taller de la Palabra

Objetivos específicos
Para los docentes indígenas

1. Propiciar una desestructuración lúdica en la forma de impartir una clase, vincu-


lándola con medios alternos a la palabra o discurso (Danza, teatro, expresión
corporal, utilización de máscaras y el juego como actividad “disiplinas lúdicas”)

2. Propiciar un encuentro más cordial entre el Instructor Comunitario y el estudian-


te indígena a través del juego, generando así un ambiente de confianza.

3. Que el Instructor Comunitario desarrolle el sentido de la percepción mediante la


ejecución, observación y la introspección generada por atividades dancísticas y
teatrales.

4. Desarrollar la creatividad y la sensibilidad por medio de la danza y el teatro para


integrarlas a su método de trabajo y desarrollarlas en los estudiantes sin olvidarse
del factor lúdico y de su entorno vital (Comunidades indígenas monolingües)

5. Reforzar en el Instructor Comunitario la valoración d su origen: lengua, tradición,


y valor cultural, así como la apreciación de su identidad diferente y única.

6. Dotar al Instructor Comunitario de recursos de comunicación distintos donde se


involucre el ser humano en su conjunto, entendiendo a éste como un cúmulo de
capacidades: creencia, vivencialidad, imaginación, emotividad, generosidad, de
reflexión y ejecución.

7. Desarrollar en los docentes la capacidad de la observación de la realidad, para


hacerlos conscientes y partícipes de la historia y transformación de su medio.

50
La oralidad y la cultura

Para los estudiantes indígenas

1. Crear conciencia de ser entes sociales a partir del juego; el juego como una serie
de reglas como disciplina, la disciplina como integradora y organizadora de un
conjunto de personas entendiendo el conjunto como unidad y oportunidad.

2. Desarrollar la confianza y la seguridad a partir del conocimiento y manejo de su


cuerpo, de su entorno, la valoración de su origen, así como la responsabilidad de
vivir.

3. Desarrollar aspectos como la imaginación, la creatividad, la sensorialidad y la


observación activa a través de “disciplinas lúdicas” específicas de vértigo, compe-
tencia, azar e imitación.

4. Ofrecer condiciones de acceso a la escenificación y la danza para reconocer como


espectadores y actuantes, entendiendo que éstas son un conjunto de signos cul-
turales, lingüisticos y emocionales que se construyen con el cuerpo y los senti-
dos.

5. Desarrollar la sensibilidad y el respeto por su cuerpo y el cuerpo del otro para


reconocer que es un conjunto de símbolos y realidades donde se agrupan capaci-
dades afectivas, emotivas, intelectuales, de credo, de diversión y reflexivas.

6. Desarrollar en los estudiantes, a través del proceso de creación, la comprensión


de que existen formas distintas de obtención y divulgación de los conocimientos
tanto innatos como adquiridos.

51
Proyecto general

Proyecto general
Contenidos básicos

1. Concientización corporal.
2. Introducción a la danza.
3. Creación de ritmos con recursos corporales.
4. Coordinación de movimientos a partir de música.
5. Apreciación de los silencios y su utilización.
6. Ejercicios de fuerza, equilibrio, coordinación y relajación.
7. Creación de personajes primarios a partir de movimientos simples.
8. Imitación de movimientos animales.
9. Creación, transformación y utilización de máscaras.
10. Movimientos sugeridos a partir de la máscara.
11. Creación de personajes definidos.
12. Juegos vocales: trabalenguas y creación de onomatopeyas.
13. Canciones, poesía y juegos verbales.
14. Investigación de cuentos, mitos, leyendas o acontecimientos reales.
15. Diseño de proyectos escénicos, diálogos, guiones, vestuario, escenografías y objetos
escénicos.

53
El Taller de la Palabra

Actividades de capacitación y acompañamiento de los docentes

1. Realización de actividades de formación y sensibilización de los docentes durante


las reuniones de tutoría y Microregionales mensuales.

2. Apoyo a los docentes y equipos técnicos en la programación de actividades del


proyecto.

3. Acompañamiento en aula de las actividades del docente con los estudiantes, pa-
dres de familia y miembros de la comunidad que incluyen:

• Juegos escénicos.- sensibilización y actividades demostrativas, puestas en


escena.
• Teatro y danza.- organización, ensayos y realización demostrativa, evalua-
ción y recuperación de propuestas de los estudiantes y la comunidad.

Actividades con los estudiantes

1. Visitas periódicas a las aulas para el trabajo directo con los estudiantes, en los que
el docente observe de manera participativa el trabajo y pueda reproducirlo.

2. Coordinación de los proyectos de puesta en escena y apoyo en los ensayos y


realización.

3. Coordinación de actividades de apreciación del arte para los niños y los docentes,
asistencia comentada y guiada a eventos gratuitos.

54