Diego Uvence La sombra del caudillo. Ensayo.

“La película maldita del cine mexicano”. Desconozco el origen de este polémico y por demás protagónico sobrenombre. Sin embargo, me pude explicar la naturaleza del mismo después de haber visto tan revelador largometraje. La sombra del caudillo, expone con ironía y veracidad numerosas facetas de los orígenes de un sistema político que hasta nuestros días hace presencia en nuestra vida social, económica y por supuesto, política. Es característica siempre fascinante en todo trabajo artístico digno de llamarse así, la facultad de trasladar al contemplador del arte, en el vivo entorno de la obra. Esta película logra introducir al espectador en el ambiente político de la época, un ambiente particularmente tenso, violento y de importantísima transición en más de un aspecto. Las actuaciones son en su mayor parte buenas, ratificándose en especial Ignacio López Tarso, como un maestro de la actuación. La calidad de la cinta la encontré un tanto mediocre, pero la dirección y la fotografía son admirables. De todos los posibles temas que pudiesen ser estudiados de un tema tan extenso y complejo como el del México posrevolucionario y el del caudillismo político-militar de ese particular periodo, a mí me llamó sobrada atención la naturaleza y estructura del ambiente político en su conjunto; su anatomía, sus formas, sus variables. Fue especialmente impactante para mí la manera en que la película expone la personalidad del político, su natura y artificios: el doble discurso, la cuidadosa hipocresía, el estratégico juego en el cambio de bandos y la intriga, en un violento ambiente políticoelectoral que Hans Ernest Tobler narra de ...”acompañadas por violentos enfrentamientos, a veces armados, ...intimidaciones en las urnas...”, conspiraciones y asesinatos1. Mi impresión no se debió por una especie de descubrimiento del ejemplar del político mexicano, ni mucho menos; el impacto llegó cuando caí en la cuenta de que esos patrones siguen modelando a los políticos de nuestros días; caí en la cuenta de que, la clase política mexicana, está formada en esa escuela y que sus raíces se encuentran en ese periodo determinado. La película retrata la época de los grandes y últimos caudillos revolucionarios, los caudillos previos a -uno de ellos padre de- la institucionalización del poder político mexicano. El hablar de los “últimos caudillos revolucionarios” nos remite a un asunto que explica la particularidad de ese periodo y nos revela en gran parte el resultado político de esa intensa transición histórica. Obregón, Calles, y De la Huerta (personificados en el filme como “El Caudillo”, Jiménez y Aguirre, respectivamente) fueron “hijos” de la Revolución, vivieron y sobrevivieron a ella. Formaron parte del gran parteaguas que resultó de la transición revolución armada - poder político estable y posteriormente institucionalizado; citando de nuevo a Tobler: “...fue sustituida por una nueva clase dirigente revolucionaria, las dos décadas siguientes, de 1920 a 1940, se caracterizaron por una transformación institucional más profunda del Estado, así como
1 Hans Werner Tobler, “La revolución Mexicana, Transformación social y cambio político, 1876-1940”. (México: Alianza editorial, 1994), 375.

incluso los menos atentos observan el paso sigiloso de un PRI fortalecido y rejuvenecido. Durante este periodo se fundaron los cimientos de aquel México posrevolucionario que –al menos entre 1940 y 1970 aproximadamente– destacó por su notable estabilidad política. da voz a una frase que a mí me pareció de medular importancia en este particular estudio: “En política nada se agradece puesto que nada se da y un político. observamos todos. sus vidas y lo que en ellas orbitaba y transcurría. 3 “La sombra del caudillo”. la enorme sombra de un fantasma del pasado. Su importancia es sin duda. repleto de espejismos. perduran hasta nuestros días. por su increíble semejanza. nunca muere”. con sus respectivas variantes y deformaciones. Julio Bracho. se convirtió en un fructífero semillero de prácticas y tradiciones políticas que como mencioné anteriormente. de lo que sería la hegemonía de un sistema político ya tantas veces citado en mi ensayo.ciertos sectores de la economía y la sociedad. de un PRI hijo de un PRM alemanista y de un PNR callista. nunca va en contra de su interés”. conscientemente. Drama político. falso. vislumbramos la influencia directa e indirecta y. México. líder del “Partido Radical Progresista”. 129 min. El personaje de Emilio Olivier Fernández. En vísperas de las elecciones del 2012 y en un país víctima de una crisis como pocas otras. el germen del mismo. en el grupo de la “hegemonía sonorense” que sentó las bases del México posrevolucionario. por supuesto. 2 Cada una de las acciones de estos caudillos. no es difícil encontrar. 1960. En un sistema político intrincado. Invaluable la sabiduría popular que bien dice: “Yerba mala. A través de los procesos políticos y sociales en ella expuestos. La sombra del caudillo es un fiel retrato de un proceso que marcó la vida del México político de principios del siglo XX. Minuto: 20 . interpretado por Carlos López Moctezuma.. la revelación que ésta hace de la gestación de un sistema de gobierno que definiría la vida de un país entero. pantallas y que es complejo como pocos otros en el mundo. p. STPC de la RM. acompañada por un alto crecimiento económico: “el milagro mexicano”. 2 Ibid. 405. 3 Esta frase es sin duda una fiel radiografía de la práctica política en general y aún más de la mexicana. de un PRI de más de siete décadas de ejercer el subyugo. laberíntico.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful