Está en la página 1de 15

 

Programa de Bachillerato 
Universidad de Santiago de Chile 
 
 

Material preparado para uso exclusivo de la cátedra Inducción Vocacional II. 

AUTORREALIZACIÓN 

  La convicción de que la criatura humana es un ser inacabado y se halla, en consecuencia, 
por hacer y, aún más, que en si misma anida la necesidad y la posibilidad de alcanzar el techo de 
sus  capacidades,  impregna  las  disciplinas  que  se  ocupan  del  ser  humano:  la  biología,  la 
antropología, la psicología, etc.     
  Si  para  el  biólogo  el  hombre  es  un  ser  esencialmente  abierto  al  mundo  (Von  Uexkull), 
inacabado (Bolk) y desvalido (Portmann) la idea que tiene de él el filósofo repite la misma fórmula. 
Con  una  machaconería  casi  fastidiosa  los  pensadores  de  todas  las  épocas  repiten  la  idea  ya 
explícita en un poeta: “Llegar a ser lo que eres” (Píndaro). 
  El ser humano, en tanto inacabado y abierto, es perfectible. En la medida que todavía no 
es, puede llegar a ser. Por eso decía Ortega (1932): “El ser humano no es sino que se hace (…), se 
encuentra  siempre  forzado  a  elegir.  Entre  los  muchos  quehaceres  posibles,  el  sujeto  tiene  que 
acertar con el suyo propio y resolverse certero, entre lo que se puede hacer por lo que hay que 
hacer (…) Somos, últimamente, nuestro quehacer”. 
  Desde el punto de vista psicológico, esta concepción del hombre explícita en la biología y 
en  el  pensamiento  filosófico  ha  sido  defendida  especialmente  por  el  enfoque  humanista.  De 
acuerdo con éste (Goldstein, Allport, Maslow, C. Buhler, Fromm, Rogers, etc.) la autorrealización 
constituye la necesidad básica del ser humano. La diferencia entre otros seres vivientes reside en 
que, mientras éstos tienden exclusivamente a realizarse, el ser humano asume personalmente la 
tarea  de  autorrealizarse.  Es  cierto  que  “la  bellota  apremia  hacia  su  conversión  en  encina” 
(Maslow,  1968)  pero  no  de  la  misma  manera,  por  supuesto,  que  al  ser  humano  le  incumbe  la 
responsabilidad  de  “realizar  el  proceso  de  convertirse  en  persona”  de  acuerdo  con  la  expresión 
que ha popularizado Rogers (1961). El enfoque experimental en psicología dista mucho de aceptar 
la noción de auto rrealización, la cual es considerada como un supuesto empíricamente insoluble. 
No  obstante,  algunas  investigaciones  procedentes  de  este  campo  (Mc  Clelland  y  Atkinson)  han 
verificado la hipótesis de la motivación de logro definida como un afán de superación de acuerdo 
con  una  norma  de  excelencia  unida  a  la  esperanza  de  lograrla.  Si  bien  esta  noción  comprende 
parcialmente el concepto de autorrealización, se halla vinculada a él al menos en cuanto al sentido 
que aquí más nos preocupa, a saber, la autorrealización vocacional.            
 

   


 
 

VOCACIÓN.‐ 

Cuando  se  habla  de  vocación  se  invoca  siempre  su  etimología.  El  vocablo  proviene  del 
infinitivo latino “vocari” (ser llamado) que tiene su correspondencia en el sustantivo ”vox” (voz). 
Su  etimología  alude,  pues,  al  doble  sentido  con  que  puede  emplearse  la  palabra:  en  su  primera 
acepción, la más tradicional, la vocación puede ser entendida como una llamada por algo que se 
halla fuera del sujeto, un presunto destino personal por el que, de alguna manera, cada hombre se 
siente  atraído.  En  su  segundo  sentido,  la  vocación  podría  comprenderse  como  una  voz  interior, 
una tendencia o inclinación que emana de la propia persona y le impulsa  hacia la realización de 
determinada actividad. 

a) Vocación, motivación y autorrealización: 

En  la  noción  vocacional  se  advierte,  pues,  una  doble  dimensión,  como  fuerza  interior  que 
empuja y como incentivo exterior que atrae. Impulsión y atracción no intervienen como vectores 
independientes, sino como factores que interactúan en una misma dinámica. La vocación estaría 
determinada  por  el  mutuo  juego  entre  los  impulsos  procedentes  del  sujeto  y  las  atracciones 
despertadas  por  los  objetos  existentes  en  el  medio  ambiente.  La  conducta  humana  es  siempre 
ambas  cosas:  tendencia  indiferenciada  hacia  una  actividad  (impulso)  y  estimación  específica  de 
fines  o  metas  (valores)  que  satisfagan  aquella  necesidad.  Cuando  se  toman  en  cuenta  sólo  los 
impulsos,  es  fácil  caer  en  la  tentación  del  determinismo  psicológico.  Conforme  se  consideran 
también ciertos valores, cabe admitir sucesivos grados de libertad en la conducta. El individuo no 
se  siente  dueño  de  poseer  determinadas  necesidades  y  de  sentir  ciertos  impulsos  emanados  de 
ellas.  Tampoco  se  considera  responsable  de  haber  recibido  determinada  jerarquía  de  valores 
comunes  al  medio  cultural  que  le  acoge,  pero  se  siente  mucho  más  libre  de  escoger  entre  el 
repertorio  de  conductas  que  se  le  ofrecen  y  que  le  permiten  alcanzar  estos  valores  y  satisfacer 
aquellas  necesidades.  El  conjunto  de  este  repertorio  de  conductas  a  lo  largo  del  tiempo  que 
conforman la vida de acuerdo con un estilo propio, es lo que llamamos personalidad. El proyecto 
que  dirige  este  repertorio  de  conductas  es  la  vocación.  Cuando  se  concreta  en  un  plan  de 
actividades que configuran una carrera, recibe el nombre de vocación profesional. 

b) Vocación, proyecto y carrera 

La vida, decía Ortega (1932), no le es dada al hombre como algo definitivamente hecho, sino 
como  algo  por  hacer,  como  “quehacer”.  En  la  medida  en  que  la  vida  no  se  halla  hecha,  es  a  la 
persona a quien corresponde determinar lo que va a hacer con esa vida, es decir, lo que va a ser. 
En este sentido puede decirse que la persona es mero “proyecto”.  La realización del propio ser de 
cada cual comporta una doble tarea: el quehacer de “proyectarlo”, primero y en segundo lugar, el 
quehacer de “ejecutarlo”. La realización de ese proyecto constituye, precisamente, la tarea de la 
vocación del ser humano. 

En  estas  palabras,  destaca  Ortega  la  doble  dimensión  de  la  vocación:  la  indagación  de  ese 
quehacer personal (la madurez vocacional) y la realización del propio proyecto de vida (la decisión 
vocacional). Por eso puede decirse que la vocación no es sólo llamada o voz interior sino que es 


 
 

también decisión. No puede decirse, en efecto, que exista una auténtica vocación mientras no ha 
sido  realizada.  En  la  supuesta  vocación  aún  no  ejecutada  falta  siempre  la  prueba  de  su 
autenticidad, que sólo el contraste con la realidad le otorga. 
 
El  vocablo  “carrera”  empleado  en  sentido  ocupacional  se  halla  firmemente  arraigado  en  el 
lenguaje  tradicional.  Carrera  significa  en  castellano,  entre  otras  cosas  (Casares,  1942):  “Camino 
real, carretera” y también “Pugna de velocidad entre personas” y, en sentido figurado: “Camino o 
método que sigue uno en sus acciones”. El uso de la expresión “carrera profesional” alude, pues, a 
esta  triple  acepción  como  la  adopción  de  un  proyecto  de  vida  profesional  a  lo  largo  de  un 
determinado itinerario en competencia, habitualmente, con oros individuos. 
 
c) Vocación, ansiedad e información 
 
Existe  una  cierta  oposición  entre  seguridad  y  libertad.  El  mayor  grado  de  información  y 
organización alcanzado por el hombre, si bien supone, por un lado, mayor capacidad de objetivar 
la  realidad,  introduce,  por  otro,  más  cantidad  de  incertidumbre  respecto  a  la  decisión  de  su 
comportamiento. El hombre es libre o se cree libre, que desde un punto de vista operativo es lo 
mismo. La libertad comporta incertidumbre y ansiedad. La decisión, en la medida en que limita la 
libertad, disuelve la angustia y genera seguridad. El ser humano, al nacer, tiene ante si un ilimitado 
repertorio  de  oportunidades.  Son,  entonces,  por  ello,  muy  reducidas  las  posibilidades  de 
predicción  de  su  futuro  individual.  Durante  el  curso  de  su  desarrollo,  cada  decisión  supone 
seleccionar una sola entre las múltiples opciones que se le ofrecen y dejar de lado, por lo mismo, 
las  restantes.  Cada  elección  va  conformando,  así,  el  destino  personal,  pero  también  lo  va 
limitando.  La  limitación,  conforme  resta  posibilidades,  otorga  seguridad.  La  total  posibilidad,  la 
incertidumbre  absoluta,  constituye  la  angustia  existencial.  La  angustia  es  la  inflación  de  la 
posibilidad  o,  como  decía  Kirkegaard  (1844):  “La  ansiedad  es  el  vértigo  de  la  libertad  como 
posibilidad”, Sartre (1943) insistía en la misma idea: “El ser humano toma conciencia de su libertad 
en la angustia”. Kirkegaard añadió que “cuanto más original es el ser humano más profunda es su 
ansiedad”.  De  esto  se  desprende  que  “los  individuos  difieren  en  cuanto  a  la  proporción  de 
ansiedad que pueden sobrellevar” (Goldstein, 1940). 
La  asunción  del  compromiso  vocacional  supone  siempre  el  enfrentamiento  con  situaciones 
nuevas como son las tareas de indagación y de decisión. En la fase de indagación hay una inflación 
de la posibilidad generadora de angustia, en el momento de la decisión se disuelve en cuanto que 
las posibilidades se limitan. 
La  capacidad  de  soportar  la  ansiedad  constituye  una  variable  personal.  Cuanto  mayor  sea 
aquella,  tanto  más  disposición  mostrará  el  individuo  para  afrontar  abiertamente  sus  tareas 
vocacionales y tanto más información estará dispuesto a recabar antes de la toma de su decisión. 
La intolerancia a la ansiedad conlleva el riesgo, por el contrario, de desencadenar mecanismos de 
defensa disolventes de la angustia. El individuo motivado es aquel que se muestra capaz de asumir 
tanta  angustia  como  sea  necesaria  para  mantener  el  impulso  que  le  conduzca  a  la  toma  de  una 
certera  decisión.  El  sujeto  vocacionalmente  inmaduro  es  aquel  que,  por  el  contrario,  se  siente 
incapaz de soportar la ansiedad provocada por la incertidumbre frente a su futuro vocacional. El 
mecanismo  de  defensa  empleado  consiste,  habitualmente,  en  eludir  el  compromiso  durante  el 
mayor  tiempo  posible  ocupándose  en  actividades  que  le  proporcionan  satisfacciones  inmediatas 


 
 

(pasatiempos,  distracciones,  etc.).  Cuando  finalmente  la  situación  se  hace  inaplazable  se  toman 
decisiones precipitadas en las que la probabilidad del fortuismo prevalece sobre la certidumbre. 
Podemos,  en  suma,  definir  el  concepto  de  desarrollo  vocacional  como  “el  proceso  de 
adquisición de información por parte del individuo de modo que logre incorporar el mayor grado 
de  orden  a  su  sistema  y  se  reduzca,  así,  el  fortuismo  de  su  decisión”.  En  la  medida  que  la 
información  vocacional  no  puede  dar  siempre  respuesta  a  las  necesidades  de  la  persona,  ésta 
debe ser capaz de tomar conciencia y de soportar la ansiedad de su propia incertidumbre. En este 
sentido  es  en  el  que  debe  interpretarse  la  necesidad  que  señalaba  Kirkegaard  de  soportar 
situaciones generadoras de ansiedad, como son las que preceden a toda decisión trascendente. 
   

Orientación en Elección Profesional. 
 
La  elección  profesional  es  determinante  dentro  del  proyecto  de  vida,  para  lo  cual  se 
requiere acompañamiento debido a que es un proceso tenso, que trae consigo inseguridad, miedo 
a  equivocarse  e  incertidumbres  propias  de  un  momento  de  transición  y  cambios  en  el  que  es 
fundamental la toma de decisiones con autonomía. 
Lamentablemente  en  muchas  ocasiones  los  jóvenes  terminan  eligiendo,  llevados  por 
presiones externas de sus pares, grupo familiar u ofertas del medio, desconociendo sus intereses, 
destrezas  y  competencias,  lo  que  ocasiona  sentimientos  de  frustración,  fracasos  académicos  y 
deserción. 
“La  elección  profesional  debe  ser  el  fruto  de  un  proceso  de  reflexión  y  de  información” 
(Cano,J.  2005),  basado  en  tres  pilares:  primero,  la  elección  profesional  es  propia  y  no  una 
influencia  de  los  familiares  o  la  presión  del  medio;  segundo,  se  debe  tener  un  adecuado 
conocimiento  de  sí  mismo  para  descubrir  la  vocación  y  en  tercer  lugar,  es  necesario  informarse 
sobre  el  mercado  en  cuanto  a  instituciones  educativas  y  todo  lo  que  ellas  ofertan:  estudios  y 
profesiones, carreras técnicas, duración, en qué consisten, posibilidades de inserción laboral, entre 
otros. 
De  este  modo,  la  Orientación  Vocacional  adquiere  importancia  en  la  medida  que  se 
convierta en un espacio de asesoramiento que le brinde a los estudiantes un acompañamiento en 
la  responsable  labor  de  tomar  decisiones,  encontrando  criterios  e  información  académica 
profesional, para el desarrollo de su propia vocación. (Cano, J. 2005). 
El asesoramiento vocacional debe partir del conocimiento de las propias características y 
potencialidades  de  los  jóvenes,  además  de  la  aceptación  de  la  propia  realidad  para  fortalecer  la 
autonomía.  Todo  ello  enfocado  al  desarrollo  integral  de  su  personalidad  y  a  una  contribución 
eficaz a la sociedad en la que vive. 
La  orientación  académico‐profesional  debe  dar  una  información  rigurosa,  exhaustiva, 
objetiva y neutral de las condiciones y consecuencias de cada una de las opciones. Pero no sólo es 
una  labor  informativa.  Asesorar  es  algo  más  que  informar.  Se  asesora  cuando  se  contrasta  la 
realidad  objetiva  con  la  realidad  subjetiva,  cuando  se  analizan  los  “pros”  y  los  “contras”  que 
conllevan  una  decisión.  “La  información  es  más  aséptica,  el  asesoramiento  añade  a  ésta  la 
adecuación  o  no  de  esa  información  a  las  características  del  joven  desde  un  enfoque 
personalizado”. (Cano, J. 2005). 
 
 
Sentido y Proyecto de Vida. 
 
El ser humano no es sólo biopsicosocial, también tiene una parte trascendente que no se 


 
 

puede  desconocer  cuando  se  parte  de  un  enfoque  de  formación  integral.  En  este  enfoque,  el 
término trascendente hace referencia a la posibilidad que los sujetos tienen para preguntarse por 
su ser, yendo más allá de su materialidad biológica. 
La trascendencia es una dimensión que abarca el ser humano integralmente y le imprime 
una esencial manera de ser y de vivir, para que cada cual responda al sentido de su existencia y 
encuentre en él una forma particular de asumir la vida, dando respuesta desde su interioridad a 
los problemas de la cotidianidad. 
Pensar un programa de Orientación Vocacional en el que se fomente el sentido de vida, 
necesariamente introduce una variación metodológica, ya que se trata de implementar estrategias 
vivenciales, que se orienten a la valoración de la propia persona y la interiorización e introspección 
frente a las propias prácticas, decisiones, proyecciones y metas, así como frente a los modos de 
relación consigo mismo, con los otros y con el entorno. 
 
 
Sentido de vida y trascendencia 
 
El  sentido  de  la  vida  es  la  percepción  afectiva‐cognitiva  de  valores  que  mueven  a  la 
persona  a  actuar  de  un  modo  u  otro  ante  situaciones  específicas  o  la  vida  en  general,  dando 
coherencia  e  identidad  propia,  por  ello,  el  fomento  del  sentido  de  la  vida  va  de  la  mano  con  la 
identidad, la coherencia y los valores. 
Estudios  investigativos  justifican  la  importancia  preventiva  de  los  valores  pro  sociales,  la 
pertenencia  a  grupos  y  organizaciones  positivas,  la  religiosidad  como  factores  resilientes  y 
protectores. 
Es allí, en donde los valores, como estructura del sentido de la vida, se convierten en algo 
que  se  puede  llamar  un  macro  factor  protector,  en  contraposición  a  la  carencia  de  claras 
motivaciones de vida, la falta de puntos de referencia y la ausencia de valores y el sin sentido que 
empuja a la búsqueda de soluciones desesperadas. (FUNLAM, 2001) 
Un programa de Orientación Vocacional debe apoyar a las personas en la clarificación de 
sus valores, como parte del proceso de planificación de la vida, estableciendo congruencias en el 
pensar,  en  el  sentir  y  en  el  hacer,  para  reconocerse  a  sí  mismo  y  enfrentar  la  propia  realidad, 
pretendiendo una relación entre los objetivos individuales, familiares, académicos y/o laborales y 
los valores personales. 
La trascendencia implica que el sujeto se reconozca a sí mismo, cuando es capaz de 
reconocerse a sí mismo, es capaz de reconocer al otro, a partir de ese momento viene la relación 
con lo trascendente, llámese Dios, energía positiva, energía del amor, un poder superior, un mayor 
potencial, una sabiduría excepcional. 
En el acto de trascender se busca la autorrealización, definido como el deseo de llegar a 
ser  todo  aquello  de  lo  que  uno  es  capaz,  logrando  el  auto  respeto,  la  confianza,  la  libertad,  la 
autonomía, la valoración mutua con los demás.  
Cuando el sujeto se encuentra consigo mismo mantiene un equilibrio dinámico y armónico 
en la vida, lo cual facilita transformaciones de estados patológicos a estados saludables, mediante 
la  generación  de  toma  de  conciencia  en  las  decisiones  y  acciones  cotidianas.  Ser  trascendente 
también depende de la capacidad para estar en contacto con las propias emociones, sentimientos 
y pensamientos de la toma de conciencia de sus orígenes y sus efectos sobre sí mismo, mejorando 
la percepción del propio ser. 
 
 
   


 
 

Proyecto de vida 
 
El ser humano no sólo está llamado a vivir, sino también a existir, esto significa que por ser 
un ser vivo tiene necesidades biológicas como cualquier especie, pero que se diferencia del animal 
en que tiene una serie de sueños, expectativas y potencialidades para desarrollar. 
El  proyecto  de  vida  es  la  materialización  de  esos  sueños,  expectativas  y  potencialidades 
que redundan en el crecimiento como persona y como sujeto de relaciones sociales. (Agudelo, L. 
2001). 
 La  vida  es  un  proceso  continuo,  el  proyecto  de  vida  también  lo  es,  eso  significa  que  los 
proyectos de vida no son acabados e inmodificables en el tiempo. Por el contrario, pensarlos como 
proceso  implica  promover  una  actitud  favorable  para  asumir  los  cambios,  las  pérdidas  y  las 
transformaciones que la existencia misma nos plantea. 
Para realizar un proyecto de vida es necesario reconocer la historia personal, lo que hemos 
sido, lo que nos ha sucedido y lo que hemos realizado, estas experiencias positivas y negativas, así 
como los logros pasados, las pérdidas  y ganancias, nos permiten hacer un balance  del  presente; 
ese recorrido por la historia personal, habilita a la persona para proyectar cambios a futuro. 
 
El proyecto de vida se constituye entonces en un plan de autoformación y superación de acuerdo 
con  las  propias  necesidades  y  expectativas  pero  sobre  todo  estimula  la  autonomía  e  imprime 
razones que justifican la existencia. Un elemento fundamental para plantearse el proyecto de vida 
es el auto conocimiento, ya que de allí se parte para plantear metas reales y objetivas, en principio 
se  trata  de  reconocer  que  el  proyecto  vital  es  intransferible,  nadie  puede  vivir  la  vida  de  otra 
persona, por eso es importante responsabilizarse de decisiones y acciones. Otro elemento a tener 
en  cuenta  es  que  el  ser  humano  es  un  ser  en  conflicto,  con  fuerzas  opuestas  que  pugnan 
permanentemente entre sí, lo cual incide en la consecución de metas y en aspectos relacionales y 
sociales. 
 
 
Algunos de los elementos para el planteamiento de un proyecto de vida (FUNLAM, 2001) son: 
 
• La visión personal: Es la imagen del futuro deseado, proyectar lo que se quiere ser, hacer, 
tener y saber. 
• La  misión  personal:  es  un  propósito  que  describe  los  principios  y  prioridades  de  una 
persona  guiando  el  logro  de  sus  metas,  es  la  respuesta  a  preguntas  como:  ¿Quién  soy?, 
¿Cuáles son los principios y creencias?, ¿Cuáles son mis fortalezas y debilidades? ¿Cómo 
me relaciono con los demás? 
• Las  metas  personales:  Se  formulan  para  cambiar,  mejorar  o  fortalecer  aspectos  que 
apunten a la misión y visión personal. 
• Diagnóstico de debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas. 
• Estrategias:  Conjunto  de  medios  para  lograr  los  objetivos,  deben  ser  ordenadas  y 
sistemáticas.   
 

   


 
 

TEORÍAS VOCACIONALES: MODELO TIPOLÓGICO DE HOLLAND 

   
Para Holland (1975), la vocación acompaña gran parte de nuestra vida sino acaso toda ella. 
Es  una  reflexión  constante  sobre  nuestros  deseos,  aspiraciones  y  las  capacidades  y  recursos  con 
los que contamos para cumplir con nuestras metas. Generalmente la vocación puede entenderse 
como oficio o profesión. Sin embargo, la vocación define nuestra opción de vida, su sentido y lo 
que estamos dispuestos a enfrentar para desarrollarnos. 
   
Concretamente,  según  Holland,  la  vocación  sería  la  sintonía  entre  las  habilidades  y  los  intereses 
personales, que tienen congruencia con un medio estimulante característico. En última instancia, 
la vocación sería una expresión de la personalidad. 
  

TIPOS DE PERSONALIDAD: 

  Hasta  cierto  punto,  los  tipos  producen  tipos.  Aunque  las  actitudes  de  los  padres 
desempeñan un papel menor y complejo en el desarrollo de los intereses del niño (Roe, 1956), se 
supone que cada tipo de padre proporciona gran cantidad de oportunidades ambientales, al igual 
que  ciertas  insuficiencias,  que  se  extienden  más  allá  de  sus  actitudes.  EJ:  los  padres  artistas  se  
ocupan  de  actividades  artísticas  dentro  y  fuera  del  hogar,  se  rodean  de  equipos,  materiales, 
instrumentos  y  eligen  amigos  y  vecinos  artistas.  Al  mismo  tiempo,  probablemente  tienden  a 
rechazar actividades de tipo convencional.  En suma, los padres crean medios característicos que 
comprenden actitudes, al igual que una variedad de experiencias ambientales obvias. 
   
Además,  los  niños  crean  su  propio  medio,  hasta  cierto  punto,  mediante  exigencias  a  sus 
padres  y  la  manera  en  que  éstos  reaccionan  ante  aquellos  y  se  ven  influidos  por  los  pequeños  
(Bell,  1958).  Supuestamente,  mientras  más  se  parezca  el  niño  a  sus  padres,  mayores  serán  las 
recompensas que habrá de recibir, de manera que en las relaciones entre padres e hijos, al igual 
que en las demás relaciones personales, puede demostrarse que los tipos similares se atraen entre 
sí. 
   
La herencia y experiencia especiales del niño producen primeramente preferencias por cierto tipo 
de actividades y aversiones a otras. Más tarde estas preferencias se convierten en intereses bien 
definidos, a partir de los cuales la persona obtiene satisfacción y recompensa de otras personas.  
 
Más  tarde,  el  empeño  por  satisfacer  estos  intereses  lleva  al  desarrollo  de  capacidades  más 
especializadas,  así  como  a  preferir  otras  capacidades  en  potencia.  Al  mismo  tiempo,  la 
diferenciación de los intereses de la persona que va ocurriendo a medida que va creciendo, se ve 
acompañada  por  la  cristalización  de  valores  correspondientes.  Estos  acontecimientos  –  la 
creciente diferenciación de las actividades, intereses, capacidades y valores preferidos‐ crean una 
disposición  característica  o  tipo  de  personalidad,  que  está  predispuesto  a  mostrar  una  conducta 
característica y a desarrollar rasgos de la personalidad característica. Éstos son:  
   


 
 

1. Autoconcepto 
2. Percepción de uno mismo y del mundo  
3. Valores 
4. Susceptibilidad a las influencias ambientales 
5. Rasgos de la personalidad 
 
 
DESCRIPCIÓN DE LOS TIPOS DE PERSONALIDAD: 
 
1.‐ Tipo Realista:  
La herencia y experiencias propias de la persona realista la llevan a preferir actividades que tengan 
que  ver  con  el  manejo  explícito,  ordenado  o  sistemático  de  objetos,  instrumentos,  máquinas, 
animales y a evitar actividades educativas o terapéuticas. Estas tendencias conductuales, a su vez, 
conducen a la persona a adquirir habilidades manuales, mecánicas, agrícolas, eléctricas y técnicas, 
y  a  padecer  una  insuficiencia  de  habilidades  sociales  y  educativas.  Es  una  persona  tímida, 
conformista, “masculina”, estable. 
 
2.‐Tipo Científico:  
La  herencia  y  experiencias  propias  de  la  persona  científica  la  llevan  a  preferir  actividades  que 
tengan que ver con la investigación fundada en la observación simbólica, sistemática y creativa de 
los fenómenos físicos, biológicos y culturales, para comprenderlos y controlarlos, y a un rechazo 
de  las  actividades  persuasivas,  sociales  o  rutinarias.  Estas  tendencias  conductuales,  los  lleva  a 
adquirir  habilidades  científicas  y  matemáticas  y  a  la  insuficiencia  en  cuanto  a  habilidades 
persuasivas. Es analítico, crítico, curioso, introvertido, metódica. Racional. 
 
3.‐Tipo Artístico: 
La  herencias  y  experiencia  peculiares  de  la  persona  artística  le  hacen  preferir  actividades 
ambiguas, libres, desorganizadas, vinculadas al manejo de materiales físicos, verbales o humanos, 
para crea formas o productos artísticos, y a despertarle un rechazo por las actividades explícitas, 
sistemáticas  y  ordenadas.  Estas  tendencias  conductuales  llevan  a  su  vez,  a  una  adquisición  de 
habilidades artísticas – lenguaje, arte, música, teatro, literatura – y a una insuficiencia relativa a las 
habilidades de empleado o de las requeridas en los negocios. 
 
4.‐Tipo Social:  
La herencia y experiencias propias de la persona social la llevan a preferir actividades que tengan 
que ver con el manejo de otras personas a las que pueda informar, educar, formar, curar o servir 
de guía, y a sentir rechazo por actividades explícitas, ordenadas y sistemáticas relacionadas con el 
uso  de  materiales,  instrumentos  o  máquinas.  Estas  tendencias  conductuales,  conducen  a  una 
adquisición de habilidades sociales (tales como las capacidades interpersonales y educativas) y a 
una  insuficiencia  en  cuanto  a  las  capacidades  manuales  y  técnicas.  Es  influyente,  cooperativa, 
amistosa, responsable, comprensiva, idealista. 
 
5.‐Tipo Emprendedor: 


 
 

Preferencia  por  actividades  vinculadas  con  el  manejo  de  otras  personas,  para  lograr  fines 
organizativos  o  beneficios  económicos,  así  como  tener  un  rechazo  por  las  actividades  de 
observación,  simbólicas  y  sistemáticas.  Estas  tendencias  conductuales  la  conducen  a  adquirir 
habilidades de líder, interpersonales y persuasivas, lo mismo que a una insuficiencia por cuanto a 
las  habilidades  científicas.  Persona  persuasiva,  aventurera,  ambiciosa,  discutidora,  confiable, 
dominante, hedonista. 
 
6.‐Tipo convencional: 
Preferencia por actividades vinculadas con el manejo explícito, ordenado, sistemático de los datos, 
tales  como  llevar  archivos,  tomar  notas,  reproducir  materiales,  organizar  datos  escritos  y 
numéricos conforme a un plan prescrito, operar maquinarias de las empresas y de procesamiento 
de  datos  para  fines  de  organización  económicos,  y  a  rechazar  las  actividades  ambiguas,  libres, 
exploratorias o poco sistemáticas. Estas tendencias los llevan a adquirir un sistema de capacidades 
propias de los empleados, inteligencia para el cálculo y de negocio, y a padecer una deficiencia en 
cuanto a las habilidades artísticas. 
 
 
LOS MODELOS AMBIENTALES: 
 
Como  la  conducta  humana  depende  tanto  de  la  personalidad  del  individuo  como  del 
medio  en que vive, para estudiar los tipos de personalidad necesitamos, además, la información 
relativa  al  medio.  Para  realizar  esta  tarea,  se  han  propuesto  seis  ambientes  modelos  que 
caracterizan  los  medios  comunes  sociables  y  físicos  de  nuestra  cultura.  Los  ambientes  modelo 
corresponden a los tipos de personalidad. El modelo ambiental puede definirse como la situación 
o  atmósfera  que  crea  la  gente  que  predomina  en  un  ambiente  dado;  por  ejemplo,  un  ambiente 
social sería aquel en el cual predominarán tipos sociales. 
Podemos pronosticar lo que sucederá cuando una persona en particular sea colocada en 
un  cierto  medio,  definiendo  a  la  persona  y  a  su  medio  en  función  de  los  tipos  y  modelos  y 
repasando  las  formulaciones  adecuadas,  para  descubrir  las  congruencias  e  incongruencias  que 
sugieren los modelos. Ej: la interacción de tipo convencional y el medio correspondiente habrá de 
producir  cierto  número  de  resultados  positivos,  tales  como  la  satisfacción  en  el  trabajo,  logro  y 
estabilidad vocacional. 
 
 
CONSTRUCCIÓN DE LOS MODELOS: 
 
La construcción de los medios modelos se apoya en la sugerencia de Linton (1945) y otros, 
respecto a que la mayor parte de nuestro medio se transmite por otras personas. Esto supone que 
el  carácter  de  un  medio  se  transmite  por  otras  personas.  Esto  presupone  que  el  carácter  de  un 
medio  refleja  la  naturaleza  de  sus  miembros  y  que  las  características  dominantes  del  mismo 
reflejan las características típicas de sus miembros. Si sabemos qué tipo de personas constituyen 
un grupo, podemos inferir el clima creado por dicho grupo; por ejemplo, una oficina de ingenieros 
tendrá supuestamente una atmósfera diferente de la de una oficina de contadores. Una reunión 


 
 

informal  de  agentes  de  venta  diferirá  en  cuanto  a  su  atmósfera  de  una  reunión  informal  de 
ministros. 
 
 
DESCRICIONES:  
   
Las  descripciones  de  los  medios  modelos  son  similares  a  las    que  se  dan  en  los  tipos  de 
personalidad: ambos se centran en las actividades, habilidades, percepciones y valores. 
  
El medio realista: 
 
Predominio  de  exigencias  y  oportunidades  ambientales  vinculadas  a  la  manipulación  explícita, 
ordenada o sistemática de objetos, instrumentos, máquinas y animales, y por una población en la 
que predominan los tipos realistas. La atmósfera realista funciona de la siguiente manera: 
1.‐ Estimula a las personas a que se desempeñen manipulando máquinas y herramientas 
2.‐ Alienta habilidades y logros técnicos 
3.‐  Se  estimulan  habilidades  mecánicas.  Sin  habilidad  para  relaciones  humanas.  Impulsa  a  ver  la 
vida en sus aspectos sencillos, tangibles y tradicionales. 
4.‐ Recompensa a las personas por demostrar valores convencionales, dinero, poder y posesiones. 
 
Las personas adquieren los siguientes rasgos o se les refuerza por poseerlos: 
Conformista,  franco,  genuino,  masculino,  materialista,  normal,  persistente,  práctico,  retraído, 
tímido, estable, ahorrativo, falto de perspicacia, no complicado. 
 
 
El medio científico: 
Predominio de exigencias y oportunidades ambientales destinadas a la observación e investigación 
simbólica,  sistemática  y  creativa  de  los  fenómenos  físicos,  biológicos  o  culturales,  y  por  una 
población en que predominan los tipos científicos. La atmósfera funciona de la siguiente manera: 
 
1. Estimula a la investigación 
2. Alienta los logros científicos    
3. Alienta  a  considerarse  erudito,  con  habilidad  matemática  y  científica    sin  capacidad  de 
líder;  los  estimula  a  ver  el  mundo  de  maneras  complejas,  abstractas,  independientes  y 
originales. 
4. Recompensa a las personas por mostrar valores científicos. 
 
Las personas se tornan: 
Analíticas,  cuidadosas,  críticas,  curiosas,  independientes,  intelectuales,  introspectivas, 
introvertidas,  metódicas,  pasivas,  pesimistas,  precisas,  racionales,  reservadas,  modestas, 
impopulares. 
 
   

10 
 
 

El medio artístico: 
Predominio de exigencias y oportunidades ambientales vinculadas a habilidades ambiguas, libres, 
no sistematizadas, para crear productos artísticos, y porque en el ambiente predominan los tipos 
artísticos. La atmósfera se caracteriza por: 
 
1. Estimula a las personas a que desarrollen actividades artísticas 
2. Alienta habilidades y logros artísticos    
3. Alienta  a  las  personas  a  considerarse  expresivas,  originales,  intuitivas,  femeninas,  no 
conformistas, independientes y con habilidades artísticas (para la actuación, la literatura, 
la  oratoria)  y  los  alienta  a  ver  el  mundo  de  una  manera  compleja,  independiente,  poco 
convencional y flexible.  
4. Recompensa a las personas por mostrar valores artísticos. 
 
Las personas adquieren los siguientes rasgos: 
Complicado,  desordenado,  emocional,  “femenino”,  idealista,  imaginativo,  impráctico,  impulsivo, 
independiente, introspectivo, intuitivo, no conformista, original. 
 
El medio social: 
 
Predominio  de  exigencias  y  oportunidades  ambientales  vinculadas  a  la  manipulación  de  otras 
personas a las que pueda informar, educar, formar, curar o servir de guía, y por una población en 
que predominan los tipos sociales. Estas exigencias, oportunidades y personas sociales producen 
una atmósfera con las siguientes características: 
 
1. Estimula a las personas a que desempeñen actividades sociales. 
2. Fomenta las  habilidades sociales.    
3. Alienta a las personas a considerarse a sí mismas, como prontas a ayudar a los demás y a 
entenderlos, a ser cooperativas y sociales y a ver el mundo de una manera flexible. 
4. Recompensa a las personas por mostrar valores sociales. 
 
Las personas adquieren los siguientes rasgos: 
Predominante,  cooperativo,  “femenino”,  amistoso,  generoso,  servicial,  idealista,  perspicaz, 
amable, persuasivo, responsable, social, discreto, comprensivo. 
 
El medio emprendedor: 
 
Exigencias  y  oportunidades  ambientales  vinculadas  al  manejo  de  otras  personas  para  conseguir 
fines  organizativos  o  de  su  propio  interés,  y  por  el  predominio  de  los  equipos  emprendedores. 
Estas características crean una ambiente como el siguiente: 
 
1. Estimula a las personas a que desempeñen actividades emprendedoras, dirigir a los demás 
o vender. 
2. Fomenta las  habilidades y éxitos relativos al carácter emprendedor.    

11 
 
 

3. Alienta  a  las  personas  a  considerarse  agresivas,  populares,  con  confianza  en  sí  mismas, 
sociables y con capacidad de liderazgo y oratoria. Hace que las personas tiendan a ver el 
mundo  por  lo  que  tiene  de  poder,  de  nivel  social  y  de  responsabilidad,  de  una  manera 
estereotipada, restringida, dependiente y sencilla. 
4. Recompensa a las personas por mostrar valores y objetivos emprendedores: dinero, poder 
y nivel social o económico. 
 
Las personas adquieren los siguientes rasgos o son reforzadas por tenerlos: 
Adquisitivo,  aventurero,  ambicioso,  discutidor,  dependiente,  enérgico,  exhibicionista,  engreído, 
impulsivo, amigo de los placeres, confiado en si mismo, sociable. 
 
El medio convencional: 
 
Predominio  de  exigencias  y  oportunidades  ambientales  vinculadas  con  el  manejo  explícito, 
ordenado  y  sistemático  de  los  datos,  como  llevar  documentos,  archivar,  reproducir  materiales, 
organizar datos escritos y numéricos conforme a planes prescritos, operar máquinas procesadoras 
de  los  datos  de  la  empresas,  y  por  una  población  en  que  predominan  los  tipos  convencionales. 
Estas características crean una atmósfera que produce los siguientes objetivos y resultados: 
 
1. Estimula  a  las  personas  a  que  desempeñen  actividades  convencionales,  como  tomar  y 
organizar datos y registros. 
2. Fomenta habilidades y logros convencionales.    
3. Alienta  a  las  personas  a  considerarse  a  sí  mismas,  como  conformistas,  ordenadas  no 
artísticas  y  con  habilidades  propias  de  los  empleados;  las  alienta  a  ver  el  mundo  de 
maneras convencionales, estereotipadas, estrechas, sencillas y dependientes. 
4. Recompensa a las personas por mostrar valores convencionales, aprecio por el dinero, la 
responsabilidad y la conformidad. 
 
Las personas adquieren los siguientes rasgos o son reforzadas por tenerlos: 
Conformista,  concienzudo,  defensivo,  eficiente,  inflexible,  inhibido,  obediente,  ordenado, 
constante, práctico, mojigato, autocontrolado, falto de imaginación. 
 
 
MODELO HEXAGONAL: 
 
Desarrollar  un  tipo  vocacional,  generalmente  consiste  en  pertenecer  a  una  tríada  de  tipos  de 
personalidad. EJ. La triada Social‐Artístico‐Emprendedor. 
 
El modelo hexagonal sirve para definir los parecidos psicológicos entre los tipos de personalidad y 
los  medios  modelos  y  sus  interacciones.  Mientras  más  pequeña  sea  la  distancia  entre  los  tipos, 
mayor será su similitud o parecido psicológico, ej: los tipos realista e investigador están próximos 
en la figura que se encuentra a continuación, por tanto, se parecen entre sí. Al contrario, los tipos 
investigador y emprendedor están muy alejados, así son muy diferentes. Los tipos investigador y 
social están en un grado intermedio de parecido. 

12 
 
 

                                                       
 

El modelo hexagonal desempeña tres funciones en la teoría a) define el grado de consistencia en 
la  configuración  de  la  personalidad  del  individuo.  Las  configuraciones  de  perfil  compuestas  por 
tipos  adyacentes  en  el  hexágono  son  más  consistentes  (EJ:  realista‐investigador;  investigador‐
artístico,  y  así  sucesivamente);  las  configuraciones  de  perfil  compuestas  por  tipos  opuestos  del 
hexágono  son  menos  consistentes  (realista‐social;  investigador‐emprendedor  y  artístico‐
convencional), y las configuraciones de perfil compuestas por tipos alternos del hexágono forman 
un nivel intermedio de consistencia (realista‐artístico; investigador‐social; artístico‐emprendedor).  
b)  El  hexágono  define  la  consistencia  ambiental  de  la  misma  manera.      c)  El  hexágono  define 
grados  de  congruencia  entre  una  persona  y  su  medio.  La  situación  más  congruente  para  una 
persona social sería estar en un medio social. La situación más incongruente de una persona social 
sería  hallarse  en  un  medio  realista.  Empleando  el  hexágono  pueden  definirse  varios  grados 
intermedios de congruencia.   

PERFIL VOCACIONAL:                        

CONGRUENCIA:  El  ambiente  donde  se  desarrolla  el  individuo  le  proporciona  oportunidades  y 
recompensas en concordancia con sus capacidades y preferencias. 

CONSISTENCIA:  Está  dada  por  la  cercanía  de  las  características  que  definen  a  los  tipos 
vocacionales.  A  mayor  cercanía,  en  el  hexágono,  mayor  consistencia.  Para  la  persona,  una 
configuración de personalidad más consistente representa la integración de intereses, habilidades, 
valores, rasgos y percepciones similares. Presumiblemente muchas personas son más predecibles 
y  resistentes  a  la  influencia.  Para  el  medio,  una  configuración  más  consistente  representará  la 
integración  de  exigencias  y  recompensas  similares;  por  tanto,  un  medio  más  consistente  por  lo 
general ejerce presión para que se den conductas similares. 

13 
 
 

Las  personas  inconsistentes  son  menos  pronosticables,  debido  a  que  en  ellas  se  combinan 
intereses, habilidades, valores y percepciones más diversas; en consecuencia tienen un repertorio 
más  amplio  de  conductas  posibles.  Los  medios  inconsistentes  ejercen  menor  influencia,  por 
proporcionar una mayor variedad de exigencias y recompensas 

DIFERENCIACIÓN: Está dada por la definición clara de un tipo por sobre la elección de otros. 

CONCLUSIONES: 

 Importancia de la historia personal en el desarrollo de la vocación 
 La vocación se encuentra en un contexto  de aprendizaje y de experimentación continua. 
 El  ambiente  y  las  relaciones  interpersonales  pueden  proporcionar  oportunidades  o 
limitaciones en el desarrollo vocacional. 

PROFESIÓN: 

  La  palabra  profesión  proviene  del  latín  professio,  ‐onis,  que  significa  acción  y  efecto  de 
profesar. El uso común del concepto tiene diferentes acepciones, entre ellas, empleo, facultad u 
oficio  que  cada  uno  tiene  y  ejerce  públicamente;  protestación  o  confesión  pública  de  algo  (la 
profesión de fe, de un ideario político, etc). En este sentido, profesión puede definirse como una 
actividad  permanente  que  sirve  de  medio  de  vida  y  que  determina  el  ingreso  a  un  grupo 
profesional determinado. En términos generales, se ha definido la profesión como una ocupación 
que  monopoliza  una  serie  de  actividades  privadas  sobre  la  base  de  un  gran  acervo  de 
conocimientos  abstractos,  que  permiten  a  quien  la  desempeña,  una  considerable  libertad  de 
acción  y  que  tiene  importantes  consecuencias  sociales.  En  este  sentido,  Dingwall  (1966)  señala 
que las profesiones, tal como son ahora, sólo tienen con el pasado la continuidad simbólica con el 
grupo ocupacional de referencia de la Edad Media. En este contexto, y ante las condiciones que los 
nuevos  ordenamientos  del  mercado  de  trabajo  han  venido  estableciendo,  actualmente  la 
profesión  es  definida  como  un  grupo  de  individuos  de  una  disciplina  quienes  se  adhieren  a 
patrones  éticos  establecidos  por  ellos  mismos,  que  son  aceptados  por  la  sociedad  como  los 
poseedores de un conocimiento y habilidades especiales obtenidos en un proceso de aprendizaje 
muy reconocido y derivado de la investigación, educación y entrenamiento de alto nivel, y están 
preparados para ejercer este conocimiento y habilidades en el interés hacia otros individuos. 

  En  forma  inseparable  a  la  definición  actual  de  una  profesión,  se  encuentra  un  código  de 
ética que dirige las actividades de cada profesión. Este código requiere de una conducta y práctica 
más allá de las obligaciones morales personales de un individuo. Quienes practican una profesión 
definen  y  demandan  parámetros  elevados  de  comportamiento  con  respecto  a  los  servicios 
proporcionados  al  público  y  en  el  trato  con  los  colegios  profesionales.  Asimismo,  estos  códigos 
impuestos por la profesión, son reconocidos y aceptados por la comunidad. 

14 
 
 

REFERENCIAS 
Castaño, C. (1983). Psicología y Orientación Vocacional (un enfoque interactivo). Madrid: Ed. Marovas. 
(Cap.1 Vocación y Autorrealización”, págs. 13 a 14 y 38 a 40). 
 
Holland, J.L. (1999). La elección vocacional, teoría de las carreras. Argentina: Ed. Trillas. (Caps. 1, 2 y 3).  
 
 
 
 
                                                         Recopilación y transcripción: Equipo Inducción Vocacional, 2105. 
 

15 
 

También podría gustarte