Está en la página 1de 6

FUNDAMENTOS DE EQUIPO

El equipo
Aunque no existen esquemas rígidos para la constitución
de un equipo por lo que se refiere a las funciones de sus
componentes, éstas pueden clasificarse en cuatro grandes
categorías : los bases, los escoltas, los aleros y los pivots.

- El base
En un deporte en que la altura de los jugadores es muy
alta, el base representa la excepción. Tienen como media
185 cm de altura.
Su principal tarea es dirigir el equipo y aplicar en la
cancha las
directrices del entrenador. No suele luchar por los rebotes.
Además, tiene una importante faceta anotadora desde el
perímetro de 6,25m.
Debe intuir e imprimir al equipo la velocidad adecuada,
teniendo
en cuenta la rapidez y frescura física de sus compañeros,
sin olvidar
la estructura táctica del equipo contrario.
Lo que le distingue de los demás jugadores es el bote.
Solamente con un bote seguro y natural puede dedicarse a
la construcción del juego. La velocidad representa otro
factor diferenciador, que se emplea para limitar los efectos
negativos de la menor estatura.
Con gran frecuencia son los líderes y capitanes del
equipo, y no sólo porque dirigen el juego. La confianza
puesta en el base no debe ser defraudada ; la certeza de
aplicar la mejor táctica posible en cualquier situación
proporciona seguridad al resto del equipo.

- El escolta
Tal vez es el papel más híbrido, porque los límites entre
un
escolta y un base, y entre un escolta y un alero, no están
muy definidos. Algunas veces, su distinción es puramente
teórica y se basa sobre todo en la estatura.
El bote del escolta no puede ser inferior, por lo que a
seguridad se refiere, al del base, pero debe ir unido
también a un gran sentido del enceste, dado que con
frecuencia el escolta se ve en la necesidad de anotar cerca
de la canasta incluso en presencia de adversarios mucho
más altos.
En la cancha ayuda al base en la construcción del
juego, marca al adversario más peligroso y contribuye,
muchas veces de forma determinante, a la puntuación de
su equipo.
La capacidad de interpretar el partido o ver el juego y
la habilidad en el bote deben ser similares a las del base.
En cambio, el juego sin balón es una habilidad propia del
escolta, que debe estar listo para recibir el pase en el
momento adecuado.
Simplificando, el escolta es el jugador del equipo que
sabe hacer de todo de forma suficiente y que, por lo tanto,
puede servir de aglutinador táctico para su equipo.

- El alero
Este papel, en el que la estatura comienza a ser
necesariamente alta, representa la conexión entre los
llamados bajos (base y escolta) y los altos (los pivots),
tanto en términos de juego como tácticos. Son jugadores
que unen a unas dotes físicas impresionantes una técnica
excelente.
La importancia táctica del alero puede cambiar de un
encuentro a otro, puesto que es un papel más fácil de
transformar de ofensivo a defensivo. En efecto, si es
marcado por un jugador más bajo o más lento, se convierte
en la mejor opción de las acciones ofensivas, pero si tiene
frente a él a un jugador más fuerte, resulta la clave
defensiva del encuentro. Los aleros, junto con los escoltas,
son las armas más naturales de las acciones ofensivas
aunque, a diferencia
de estos últimos, suelen ayudar a los pivots en la lucha por
rebotes.

- El pivot
Constituye, junto con el base, el eje de un equipo de
baloncesto.
Aparte de las dotes ofensivas, el pivot (también llamado
centro) tiene la función de proteger la canasta de los tiros
de corta distancia efectuados por el equipo contrario y la
obligación de recoger todos los rebotes defensivos. La
lucha por la protección de la canasta recae a menudo en el
plano físico y por este motivo se emplean los jugadores de
mayor corpulencia.
La rapidez de movimientos y la coordinación son
cualidades poco frecuentes en los pivots.
Los fundamentos individuales determinantes para el
pivot son el pase, el tiro, el rebote y los tapones, mientras
que el bote reviste menor importancia. De hecho, el bote
es para el pivot un movimiento poco frecuente y a menudo
torpe. Las posibilidades de éxito de un bote son escasas
dado que la distancia entre la mano, el suelo y el retorno a
menudo permite la intervención de los jugadores más
rápidos. Por ello, es importante aprender a moverse dentro
del reglamento, pero sin utilizar el bote.
Al contrario que los demás jugadores del equipo, a
menudo juega de espaldas a la canasta. Se adopta esta
posición para poder mantener alejado al adversario
directo. Contra la defensa zonal, el pivot se convierte en el
jugador que suministra todos los balones y es utilizado
como apoyo por sus compañeros. En ataque desempeña
una función importante si juega en las proximidades de la
canasta ; de lo contrario, resulta casi perjudicial para la
economía del juego.

El contraataque
Es el súbito cambio de frente que, como consecuencia de
un balón robado o de un rebote conquistado, permite pasar de
defender a atacar. En la mayoría de las ocasiones, el desarrollo
es espontáneo. Para impedir una rápida recuperación del equipo
contrario, la conclusión con un tiro debe producirse en el menor
tiempo posible.

La defensa
- La defensa al hombre
A cada jugador de la cancha se le confía un adversario
al que
marcar. Cuando un adversario supera a su marcador se
pone en marcha el llamado mecanismo de ayuda.
Aparte de las aptitudes de cada jugador, el equipo
puede defender al hombre, entre otras, de las siguientes
formas :
1. Agresiva. El objetivo fundamental es asediar al
equipo contrario hasta el punto de cometer errores. Los
jugadores marcarán a sus adversarios en anticipación. Es
una defensa muy sacrificada y costosa, que requiere una
gran forma física.
2. Pressing. Se trata de la defensa agresiva llevada al
extremo. Al contrario de ésta, se realiza en toda la pista y
comienza cuando acaba una acción de ataque. No puede
mantenerse durante largos períodos del encuentro dado el
coste de energías necesarias.

- La defensa zonal
Se diferencia de la defensa al hombre en que los
jugadores protegen una zona de la cancha en vez de
marcar a un adversario directo.
La ventaja de la defensa zonal se centra en la
compensación ;
además, se protege mejor la parte del área más cercana a
la cesta. Sin embargo, muy a menudo abre el camino para
que los adversarios efectúen el tiro a larga distancia.
También en este caso existen varios tipos de defensa
en función de la disposición de la cancha ; los más
comunes son :

- Defensa zonal 2-3 : el la clásica defensa


zonal, en la que 2 y 3 representan la disposi-
ción de la defensa frente al ataque adversario.
En general, los jugadores más bajos forman
el 2, mientras los más altos se sitúan en el 3
para permitir una buena protección de la
canasta. Se utiliza contra equipos en buenas
condiciones físicas y no demasiado precisos
en el tiro a larga distancia.

- Defensa zonal 2-1-2 : muy similar a la


2-3. Se emplea cuando el equipo contrario
cuenta entre sus filas con un pivot fuerte que
requiere un control especial.
- Defensa zonal 3-2 : al contrario que la
anterior, este tipo de defensa centra su aten-
ción en los tiradores, disminuyendo la protec-
ción bajo la canasta. Los puntos débiles son
los ángulos de la pista, que, inevitablemente,
quedan menos controlados.

- Defensa zonal 1-3-1 : se basa en la agre-


sividad de los defensores y en la presión psi-
cológica, que se impone a los adversarios.
- La defensa match-up
Está a medio camino entre la defensa al hombre y la
defensa zonal.
Los jugadores defienden al hombre dentro de la zona que
les han asignado. Como es lógico, las zonas son puramente
teóricas y varían en función de la disposición de los
adversarios en la pista.

El ataque de equipo
La disposición ofensiva de un equipo no es otra cosa que la
integración de las potencialidades individuales de cada jugador
en un módulo único.
Mientras que existen estereotipos de módulos defensivos,
el ataque es fruto de la capacidad del entrenador de adaptar el
juego ofensivo a las características de los jugadores.
El entrenador proporciona al equipo esquemas básicos que
indican a los jugadores las trayectorias de los movimientos en el
área de juego. El esquema debe suponer una referencia
puramente orientativa, un croquis en el que luego cada jugador
expresa su propia intuición. En efecto, resultaría muy fácil para
una defensa protegerse de un ataque que se mueve
rígidamente sobre sus propios esquemas.
Otro elemento fundamental del ataque es la armonía y
cohesión entre los jugadores, que aprenden a conocerse en la
cancha y a adecuarse a sus mutuos movimientos.
Por lo general, cada equipo tiene una serie de ataques
contra la defensa zonal, una serie contra la defensa al hombre y
un par de esquemas para situaciones especiales ( los saques de
banda, por ejmplo).
Los principios fundamentales del ataque del equipo son :
- Los esquemas deben ser lo bastante flexibles para
adaptarse a todo
tipo de defensa.
- Deben potenciar las características positivas de los
componentes del equipo.