Está en la página 1de 2

Deformidades craneales en bebés

sls | 13 de abril de 2010Categorías: Salud

La deformidad craneal es una alteración en el crecimiento de la cabeza del bebé, debido a


presiones externas la textura del cráneo y su rápido crecimiento, las deformidades
craneales adquiridas pueden evitarse mediante la prevención y el manejo de la postura del
lactante en la cama o con cojines especialmente diseñados a tal fin.

Por intentar evitar la muerte súbita del lactante se recomienda a las madres que no pongan a
dormir al niño boca abajo lo que ha provocado un aumento de las deformidades craneales,
afectando a un 12 % de la población infantil. Desde luego, lo que ha quedado demostrado
ya como un hecho es que han aumentado las consultas pediátricas por este motivo.

Al nacer, los huesos del cráneo del bebé no están cerrados del todo, se encuentran unidos
por suturas entre las que hay unos huecos llamados fontanelas. Durante los primeros meses
de vida la simetría del cráneo puede verse afectada por deformidades posicionales o por la
craneosinostosis (el cierre precoz de todas o algunas de las suturas) provocando así las
deformidades craneales del bebé. En ocasiones el instrumental médico a la hora de sacar
al niño puede provocar deformidades que se corrigen sólas con el tiempo. A partir de estas
enfermedades craneales hay un sin fín de variedades producto de la mezcla de ellas en
grados variables.

Las principales deformidades craneales son la plagiocefalia con un 85% de incidencias, la


braquicefalia, la escafocefalia y la craneosinostosis anteriormente mencionada.

La plagiocefalia es una enfermedad más frecuente de lo que imaginamos, tiene un


diagnostico visual sencillo, una deformidad que afecta el nivel occipital de la cabeza por su
aplastamiento al dormir siempre del mismo lado, con un lado de la frente más prominente
que el otro, las orejas no están alineadas, la cara del niño pierde la simetría. Además de los
problemas estéticos presenta otros problemas como los visuales que no vea con los ojos al
mismo plano o alteraciones de oído entre otras alteraciones.

La braquicefalia es otra de las deformidades craneales, se da en los casos en los que el


niño duerme siempre boca arriba, consiste en la cabeza corta, ancha y aplanada a nivel
occipital, afecta más a niños grandes y que duermen mucho. Se considera que padece
braquicefalia aquel bebé cuya cabeza supera el ancho de oreja a oreja en un 81% del largo
frente-nuca.

La escafocefalia otra de las deformidades craneales que podemos encontrar, aparece


durante los primeros meses de vida y consiste en una cabeza alargada y estrecha que se
produce cuando el bebé duerme mucho de lado y plano, es una enfermedad que afecta sobre
todo a los bebés prematuros.

Por último volvemos a mencionar la craneosinostosis, la soldadura precoz de las suturas de


la cabeza de los bebés, se produce en uno de cada mil recién nacidos, siendo la
escafocefalia la más frecuente, mientras que la plagiocefalia posterior es muy rara uno de
cada 300.000 bebés.