Está en la página 1de 3

Bogotá D. C.

, 4 de mayo de 2010 
 
Señor doctor 
JOSÉ DARÍO URIBE ESCOBAR 
Gerente General 
Banco de la República 
Ciudad. 
juribees@banrep.gov.co 
 
  Ref.: Derecho de petición 
 
Asunto: Pensión legal 
 
Estimado doctor: 
 
No  deja  de  sorprenderme  el  señor  Bohórquez,  Director  del  Departamento  de  Recursos 
Humanos  con  la  carta  que  suscribió  con  fecha  de  ayer,  llegada  hoy  a  mi  buzón  de  correo 
electrónico  procedente  del  correspondiente  a  la  Subdirectora  de  Asuntos  laborales  y 
Pensionales  de  su  misma  dependencia,  adjunta,  la  cual  hace  referencia  a  anteriores 
comunicaciones mías, donde en forma incorrecta se refiere a una situación puesta de presente 
en  una  de  estas  y  la  asocia  con  otra  también  citada  en  oficios  de  mi  autoría  en  fechas  más 
antiguas. 
 
Pienso que el señor director se halla confundido o mal asesorado para decir tales cosas, o en el 
peor  de  los    casos  busca  confundirme  y  ganar  tiempo  sin  saber  yo  a  ciencia  cierta  cuál  es  el 
motivo [ 1 ]; es lo único que se puede deducir al analizar las cosas; me explico: 
 
El  suscrito,  en  efecto,  demandó  al  Banco  de  la  República  buscando  que  mi  pensión  tuviera  el 
tratamiento no gravable correspondiente a todas las reconocidas en el marco del plan de retiro 
voluntario  del  Emisor,  dado  que  no  se  trata  de  una  pensión  indemnizatoria  (de  carácter 
temporal)  sino  vitalicia,  y  transada  mediante  un  acto  de  conciliación  laboral,  de  conformidad 
con  la  Constitución  Política  y  con  la  Ley  31  de  1992,  un  acuerdo  válidamente  celebrado  de 
conformidad  con  la  sentencia  C‐1261/05,  Corte  Constitucional,  M.  P.:  Manuel  José  Cepeda 
Espinosa.  Tal situación de inmediato enmarca tal pensión en la misma Ley 100 de 1993, y por 
consiguiente,  de  acuerdo  con  la  Ley  223  de  1995,  modificadora  del  Estatuto  Tributario,  es  
exenta  desde  el  momento  mismo  en  que  tuvo  origen  hasta  la  fecha;  esto  es,  desde  el  2  de 
febrero de 1998. 
 
Desafortunadamente  el  Banco  de  la  República  se  sostiene  en  su  posición  de  mantener  el 
gravamen sobre la misma, no obstante que en un proceso Emisor vs. DIAN [ 2 ], fallado a favor 
                                                       
1
 Cumplo mis 60 años de vida el próximo 22 de  los corrientes y por ello empezaré a gozar de una pensión de vejez 
compartida entre el Banco de la República y el ISS, por supuesto exenta; ¿será este el motivo? 
2
  Proceso  250002327000200800079  –  01,  Sentencia  del  Tribunal  Administrativo  de  Cundinamarca,  SECCIÓN 
CUARTA, Subsección “A”, M. P.: Dra. Luz Mary Cárdenas Velandia, de octubre dieciséis (16) de dos mil ocho (2008). 

 
del primero, manifestó lo contrario; es decir que esas pensiones no son indemnizatorias y que 
además se hallan enmarcadas por la Ley 100 de 1993, entre otras cosas. 
 
Eso es en sí un resumen de la demanda que gané en primera instancia y que el Banco ganó en 
segunda en un fallo sui generis, donde no se le reconoció a la entidad que los conceptos de la 
DIAN fueran de obligatorio cumplimiento ni que no fueran de índole laboral, como lo pretendió. 
Además  el  fallador  de  segunda  confundió  dos  cosas  ciertamente  distintas:  un  salario  y  una 
pensión. Fue por eso que tuvo lugar el recurso de casación ante la Corte Suprema de Justicia. 
 
Eso  es  en  cuanto  a  la  demanda  que  existe  de  mi  parte  contra  el  Banco,  y  frente  a  la  cual  he 
limitado el alcance del poder que le di al abogado Maya Morales, en el sentido de que vaya a 
efectuar  cualquier  transacción  sin  mi  autorización  particular  debidamente  autenticada,  dado 
que desde hace tres (3) o cuatro (4) meses me viene esquivando en forma sistemática.  Es por 
ello que le solicité al mismo Instituto Emisor que tuviera en cuenta tal limitación en el poder: 
para  lo  que  tuviera  que  ver  con  cualquier  negociación  con  éste  frente  a  mi  demanda,  la  cual 
entre  otras cosas fue sustanciada por mí en su mayor parte. 
 
No sé si me expresé mal en mis anteriores comunicaciones que valdría la pena revisar como ya 
lo hicieron personas de mi confianza que sin ser abogadas entendieron cabalmente lo que quise 
decir.  No se entienda con ello más de lo que expresé, en el sentido de que estuviera interesado 
en desistir de ese proceso de casación; ya lo dije: en él voy hasta las últimas consecuencias y 
estoy  dispuesto  incluso  a  correr  todos  los  riesgos  que  llegaren  a  suscitarse  contra  mi  propia 
integridad personal, como ya sucedió en 2005 en este mismo asunto. 
 
El  segundo  caso  que  en  forma  por  demás  inexplicable  para  mí,  y  para  las  personas  que  me 
rodean,  confunde  el  señor  Bohórquez  o  quien  le redactó  su  carta,  con  el  anterior  caso,  y  que 
asume que yo traté en un simple correo electrónico del día 24 del mes pasado y no en una carta 
formal  que le dirigí al señor Gerente General, se refiere al régimen de transición de la Ley 100 
de  1993,  al  cual  corresponde  el  estado  del  suscrito,    lo  cual  fue  explicado  y  reclamado  en  mi 
carta de fecha  de ayer; sobre esto aún no he demandado a nadie. 
 
No  es  lo  mismo  haber  demandado  por  la  legalidad  de  la  exención  tributaria  de  una  pensión 
atada  a  un  programa  de  retiro,  “anticipada”  como  ya  le  dice  el  Emisor  acatando  la 
interpretación  de  la  DIAN,  que  haber  reclamado  con  base  en  una  pensión  de  naturaleza 
estrictamente  legal  como  lo  es  una  del  citado  régimen  de  transición,  de  todas  formas  no 
concurrentes por ley; lo único que faltó fue que con el ánimo de confundirme se me contestara 
esto último, cosa que de ninguna manera estoy solicitando.  En otras palabras, mi solicitud, para 
que  no  haya  equívoco  más  adelante,  no  consiste  en  que  el  Banco  Emisor  me  pague  dos 
pensiones  sino  que  me  pague  la  del  régimen  de  transición,  régimen  que  es  un  derecho 
adquirido por mí, y en consecuencia no negociable, tal y como lo solicité en mi carta de ayer, de 
conformidad  con  la  sentencia  C‐754  del  10  de  agosto  del  2004,  Corte  Constitucional;  la  Corte 
determinó  que  existe  un  derecho  al  régimen  de  transición  de  las  personas  cobijadas  por  el 
mismo: 
 

 
“Una vez entra en vigencia la disposición que consagra el régimen de transición, los trabajadores 
que cumplan con los requisitos exigidos para el mismo consolidan una situación concreta que no 
se les puede menoscabar”. 
 
Pienso  que  no  sobra  manifestarle  que  frente  a  este  segundo  caso  no  tiene  incumbencia  el 
abogado Carlos Maya Morales, identificado ya ante el Banco, dado que el poder que le conferí 
se refiere sólo al proceso, de indudable interés, más general que particular, que en la actualidad 
se encuentra en casación. 
 
Por  último considero, doctor Uribe, que la carta que anuncia el señor Bohórquez a manera de 
contestación de mi oficio de fecha del pasado 24 de abril  ‐ esto es, la SGA‐06542 del 15 de abril 
de  2010  ‐,  no  guarda  congruencia  alguna  con  mis  últimas  solicitudes  referidas  a  una  pensión 
legal del régimen de transición de la Ley 100 de 1993. 
 
Sin otro particular me suscribo de usted, 
 
 
Cordialmente, 
 

 
CARLOS ALBERTO RAMÍREZ DOMÍNGUEZ 
C. C. núm. 8.315.023 de Medellín 
Pensionado del Banco de la República