Está en la página 1de 1

MARTES 2-8-94 OPINIÓN ABC / 1 7

Escenas políticas

DE CAÍN través de la lengua de todos, codifi-


cada a través del tejido moral de la
patria común. Ese tejido se des-
EL HOMO SAPIENS
res españoles más modestos. truye, prolijamente, cuando la diplo-
Aquella realidad, oculta en la logo- macia empeña el destino de algu- E STÁN buscando al homo
sapiens por aquí, escar-
bando en los muros de la pa-
de Cabezo Gordo, a mí no me
cabría la menor duda de que
se trata de don Andrés Her-
maquia política e ideológica per- nos, a través de la mentira y la mal- tria mía, y un día lo encuen- nández Ros, reproducido en
manente, aflora a la superficie más versación de la lengua. En el 85, los tran en Granada, facsímil, primer pre-
dramática, cuando caen los precios pescadores fueron parte de la otro en Burgos y sidente fósil de la
nacionales e internacionales de las carne de cañón que se entregó a otro en Murcia, y Comunidad mur-
especies más codiciadas, cada cambio de un acuerdo retórico que los granadinos de ciana, antecesor de
temporada, provocando estallidos continúa cojeando, arrastrando, a Orce, los burgale- don Carlos Collado,
ses de Atapuerca y que ya empezó a
de cólera y desesperación. sus espaldas, el ataúd de las pro- presentar algunas
los murcianos de
La tragedia del agua ilustra los mesas incumplidas, el fraude por Cabezo Gordo es- características del
desastres de la ideología pueble- omisión. tán ya peleándose hombre de Cro-
rina, y la destrucción, terrorista, de El imperio de la publicidad de Es- por el homo s a - Magnon.
una lengua común. La misma len- tado pretende sepultar esos proble- piens y se sacuden Ya podemos los
con la quijada de celtíberos despojar-
gua que debiera tramar el tejido es- mas en la nadería industrial de la burro. O sea, que
piritual de una misma patria sur- ideología. Se trata de un comporta- .' nos de a l g u n o s
estamos en la Re- complejos de infe-
cada por el río único del mismo Ro- miento de pirómano que prende conquista desde rioridad. Podía pen-
mancero. Pero se entrega a la fuego al monte y huye, aterrado. hace más de un mi- sarse que el primer
construcción de castillos y fortale- Don Antonio Machado ya mentaba llón de años. Discuten los pa- homo sapiens de Europa sería
zas feudales, enarbolando los cres- a esos personajes nuestros, ha- leontólogos cuál de esos homo encontrado a cuatro palmos
sapiens es más antiguo y llegó del Sena, con la Enciclopedia
pones de las banderías. blando, del «hombre de estos cam- primero a Europa. Para mí, los
La tragedia de la pesca ilustra los pos que incendia los pinares y su bajo el brazo, o debajo de la
paleontólogos son seres míti- puerta de Brandeburgo, con
desastres de la más vacía retórica despojo aguarda como botín de cos de relato fantástico, y no Wagner en el loro, o al pie del
europeista, la inexistencia de una guerra». Evocando, inerme, la co- me cabe en la cabeza que Mont Blanc, con el reloj en la
diplomacia moral y espiritual. Algu- secha sembrada en unos pedrega- puedan precisar si un diente muñeca, o en Víena, a un tiro
de Jon Idígoras, pongo por
nos historiadores de la retórica les «por donde cruza errante la ejemplo de homo sapiens,
de piedra del Danubio Azul,
(Marc Fumaroli) definen como «di- sombra de Caín». • los niños cantores formando
data de hace un millón de un yacimiento, y ya ven uste-
plomacia del espíritu» el trabajo de años o de un millón doscientos des, resulta que podemos te-
unificación moral de un pueblo, a Juan Pedro QUIÑONERO mil. Claro está que también se nerlo en un cabezo del su-
equivocan mucho los paleontó- reste, a cuatro pasos del mor-
logos, porque he leído que du* disco m u r c i a n o y con la
rante varios años han estado panocha en la boca. No, si al-
creyendo que el homo sapiens guna vez se darán cuenta por
de Orce era un équido, o sea, allá, por arriba de los Pirineos,
ZIGZAG que Jon Idígoras era Babieca. de que a Europa la hemos
Antes había más gente con fundado nosotros. ¡Toma Eu-
cara de caballo, Buster Kea- ropa! Europa empezó en Ca-
Las coaliciones contra-natura ton, sin ir más lejos. Ahora bezo Gordo, un poco antes
casi nadie tiene cara de caba- que la Torre Eiffel, el Moulin
Uno de los rasgos que carac- de sus escaños. Consciente de llo, ni siquiera mi devoto Ca- Rouge y el Gran Ducado de
terizan las coaliciones contra-na- su poder, Umberto Bossi se dis- milo José Cela, que empezó Luxemburgo, y en cuanto se
tura es permitir a los socios mi- pone a jugar el papel de «presi- siendo un magnífico caballo de entere de esto Jacques San-
noritarios erigirse en arbitros. Lo dente en la sombra» y denunciar rejón y paseo, caballo de esta- ter, agarra la torrija.
que ocurre en Italia entre Berlus- todas aquellas decisiones de Sil- tua ecuestre para llevar en-
coni y Bossi ilustra meridiana- vio Berlusconi que no se atengan cima al propio Camilo. Yo tuve España tendría que con-
mente esta anomalía y advierte a sus intereses. No hay que ser un compañero de pensión, allá vertir en símbolo celtíbero al
de los riesgos. Así, el principal Pitágoras para recordar que pa- por los años de mi soltería, homo sapiens de Cabezo
socio de Berlusconi en la coali- recidas coaliciones se dan ac- que tenía toda la cara del ca- Gordo, y hacer estatuas con
ción gubernamental, Bossi, se tualmente en España, con un pri- ballo de don Baldomero Espar- él, lo mismo que los france-
ha convertido en el eje sobre el mer ministro a merced de la opi- tero, que era su tío, el caballo,
ses hacen imágenes de La
no don Baldomero, hasta el Marianne con Brigitte Bardot
que gira la gobernabilidad. Las nión y conveniencia de Pujol. De punto de que la gente le sa-
necesidades de Berlusconi por lo que pasa en Italia bueno será o con Inés de la Fressange.
caba el parentesco por la La última Marianne la han
encontrar socios estables le han tomar cumplida nota. El secues- pinta. Hay parecidos extraños.
otorgado al dirigente de la fede- tro de la mayoría por una minoría hecho los franceses con Inés
Por ejemplo, mi suegra se em- de la Fressange, pero como
ralista Liga Norte una responsa- regional. peña en decir que la Dama de la señora se encuentra mu-
bilidad decisoria muy por encima OVIDIO Baza es una tía abuela suya cho más delgada y seca de
que era dé la parte de Guadix, carnes que el homo sapiens
y Alejandro Armesto está em- de Cabezo Gordo, le han re-
perrado en que yo tengo la llenado un poco las domin-
mismísima cara que un so- gas, o sea, como a Ana Gar-
brino de Alvaro Cunqueiro. • cía Obregón. Hay que encar-
PUNTOS DE VENTA D E A 1 C E N NORUEGA garle a Antonio Mingóte que
Mejor es que discutan los fabrique una figura nacional
paleontólogos que los políti- con el homo sapiens de Ca-
OSLO: Narvesen Butikken, Stovner Senter; Narvesen kios- cos, porque los políticos dispu- bezo Gordo, y que lo saque
ken, Sentralhallen (Aeropuerto); Narvesen, Continental; tan sobre nuestras quijadas y siempre en sus viñetas de pi-
Narvesen kiosken, Bygdoy Alie; Narvesen kiosken, Ho- nuestros bocados, pero los de capiedras, y mi suegra se
mansbyen; Narvesen Butikken, Vika Varehus Inng Munke- hoy, no los del homo sapiens, dedicará a sacarle parecidos,
y siempre se equivocan. Nos según caigan las pesas ese
damsvn; Narvesen kiosken, Aschehoug S. Plass; Narve- prometen el paraíso para ma- día, Belloch, Arzalluz, Serra,
sen kiosken, Grand Hotell; Narvesen Butikken, Eogstad- ñana, y tardan un millón seis- Atienza. Bueno, Atienza no.
veien 30; Narvesen kiosken, Ostbanen; Narvesen, cientos mil años, y para enton- Atienza es anterior a todo
Stortingsgt 2; Narvesen Butikken, CC Colosseum. FRE- ces, claro, todos calvos. En eso. Ya lo han dicho los pa-
DRIKSTAD: Narvesen, Det Glade Hjorne. MOSS: Narve- cambio, al homo sapiens, o leontólogos.
sen kiosk, Moss JB St. BERGEN: Bergens kiosk, Torgal- sea, al équido, que le echen la
cebada al rabo. Si el homo sa-
menningen;,Bergens kiosk, Butikken Olav Kyrresgate; Ber- piens fuese murciano, fuese el Jaime CAMPMANY
gens kiosk, NedreTorget. V

ABC.es Hemeroteca.
Copyright (c) DIARIO ABC S.L, Madrid, 2009. Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los
contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición
como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa, a salvo del uso de los
productos que se contrate de acuerdo con las condiciones existentes.