Está en la página 1de 4

ÉRASE DOS VECES – Blancanieves

(por Belén Gaudes y Pablo Macías)


Erase dos veces una joven princesa que se llamaba Blancanieves. Su nombre provenía del
tono de su piel, que al nacer era tan blanco como la nieve. Aunque, según fue creciendo, ya no
era tan claro, porque le encantaba dar largos paseos por el bosque y disfrutar de los rayos del
sol de la mañana.
Su padre se había casado por segunda vez con una mujer que se convirtió en la madrasta de
Blancanieves. Como todas las madrastras que aparecen en los cuentos, era egoísta, envidiosa
y bastante superficial. Algo que en la vida real no sucede… también era hermosa, o al menos
eso creía ella.
Blancanieves había nacido princesa. No hizo nada para merecerlo, simplemente le vino dado
por ser la hija del rey y la reina. Ella nunca se había encontrado cómoda con ese título.
Además, era una princesa algo atípica. Odiaba los tacones, las coronas y los vestidos
elegantes. Y, en general, todo lo que pincha, corta, daña y molesta. Le gustaba vestir cómoda,
prescindir de los corsés y usar zapato ancho y plano.
La madrastra, sin embargo, no era como Blancanieves. Ella prefería ir siempre arreglada,
impecable y perfecta. Le preocupaba mucho la belleza, aunque tuviera que pagar un alto precio
por ella. Pasaba horas y horas peinando su largo cabello, se aplicaba todo tipo de cremas
antiarrugas, se metía dentro de vestidos estrechos que no le dejaban moverse libremente y se
calzaba tacones altos que destrozaban sus pies y le hacían caminar con andares de pato.
Lloraba con cada nueva arruguita que veía en su rostro y con cada cana que estrenaba en su
cabeza. Estaba tan obsesionada con su apariencia que cada día se miraba al espejo y
preguntaba en voz alta: <<espejito, espejito… ¿quién es la más bella del reino?>>
Su espejo, de tanto escuchar esa pregunta, había desarrollado una especie de poder mágico
que le permitía hablar. Su objetivo era conseguir que la reina no perdiese tanto tiempo frente a
él cuando había tareas mucho más importantes que llevar a cabo en el reino.
Por eso, cada vez que ella preguntaba <<espejito, espejito… ¿quién es la más bella del
reino?>>, él contestaba rápidamente: <<tu, reina, eres la más bella y hermosa del reino… pero,
por favor, deja ya de mirarte y haz algo de provecho>>.
Por más que se lo repetía el espejo, la reina no cesaba en su insistencia y, día tras día,
después de volver a examinarse de arriba abajo, repetía la dichosa pregunta.
Un día, el espejo, muy cansado de escuchar siempre lo mismo, decidió cambiar de estrategia y
contestó: <<Blancanieves es la más bella del reino>>. No intuyó ni por un momento las
consecuencias de sus palabras. De hecho, Blancanieves no era ni la más bella, ni la más fea,
era simplemente Blancanieves. Su belleza, como toda belleza, era subjetiva, dependía de
quién opinara sobre ella. Había quien la veía muy guapa, había quien la considerara
simplemente linda y algunos ni siquiera le encontraban el atractivo.
La maniobra del espejo se convirtió en una fatalidad. La reina, lejos de cesar su obsesión, se
enfadó muchísimo. No soportaba no ser la más hermosa y decidió concebir un plan para
acabar con la supuesta belleza de Blancanieves.
Pensó y pensó… pero no se le ocurrió nada porque no estaba muy acostumbrada a tener
ideas. Entonces, eligió la opción más sencilla: echaría a Blancanieves del reino.
A la mañana siguiente, ordeno que se llevaran a la princesa fuera de los dominios de su reino.
A pie, a caballo o como fuese, pero tenía que irse de allí. Siguiendo los deseos de la reina, dos
de sus súbditos fueron a buscar a Blancanieves y la acompañaron a través del bosque durante
al menos cuatro horas. Caminaron y caminaron, pero no se veía el final del reino por ninguna
parte. Siguieron caminando por dos horas más… pero nada. Tanto anduvieron que ya les
quemaba los pies, estaban rendidos y empezaba a dolerles todo el cuerpo. Así que le dijeron a
Blancanieves:
- La reina quiere que te llevemos fuera de las fronteras del reino, pero eso está muy lejos
aún y estamos rendidos, así que te vamos a dejar por aquí. Pero con una condición: no
puedes volver nunca al palacio. Si no se enfadará muchísimo con nosotros y contigo.

- Me parece un trato excelente- contestó.

Y es que la princesa vio una oportunidad en la adversidad. Para ser sinceros, Blancanieves
estaba ya algo harta de vivir en el palacio. De hecho, llevaba tiempo pensando en mudarse y
empezar una nueva vida. Aunque esta no era la forma ideal de independizarse, era una joven
valiente y no le vio mayor problema. <<Algo encontraré>>, pensó. E inició su propio camino.
Cuando estaba atardeciendo, la joven divisó una bonita casa con un cartel que decía
<<habitación disponible>>. Blancanieves se acercó y la inspeccionó minuciosamente desde el
exterior.
Le gustó. Tenía espacio suficiente. Era amplia y luminosa. La construcción se veía resistente.
Tenía un huerto en el jardín y lo que la cautivó definitivamente fue la terraza del piso de arriba.
Tenía unas vistas preciosas: las vistas de su nueva vida. Llamo para hablar con los inquilinos,
pero no había nadie. La puerta estaba abierta, así que decidió entrar para descansar un rato
mientras esperaba a que volviesen. Estaba tan agotada que se quedó dormida.
Cuando regresó, encontró a siete chicos jóvenes que la miraban con una mezcla de curiosidad
y sorpresa. Se presentó y ellos hicieron lo propio. Eran simpáticos y cercanos. Charlaron un
buen rato; los chicos contaron a Blancanieves como era su vida y ella compartió con ellos sus
idas y venidas con la reina. A Blancanieves le sorprendió que todos eran bastante bajitos. Le
explicaron que todos trabajaban en una mina y su estatura era ideal para adentrarse en los
huecos más estrechos y sinuosos. Así que, lo que para otros hubiera sido una desventaja, para
ellos era una oportunidad. En esta forma de ver la vida coincidían con ella totalmente. Intuyo
que iban a llevarse bien.
A pesar de que pasaban todo el día fuera de casa trabajando, los chicos se organizaban bien y
tenían la casa limpia y ordenada. Los platos fregados, el suelo reluciente y la despensa llena de
comida. Habían creado un sistema de turnos mediante el cual cada día se encargaba de la
casa cada uno de ellos. Y funcionaba. No necesitaban a nadie que les cuidara ni atendiera, se
las arreglaban perfectamente.
Era ya tarde y Blancanieves estaba hambrienta después de haber pasado todo el dia
caminando por el bosque sin probar bocado, así que los chicos se ofrecieron a prepararle algo
de cenar.
- ¿Qué prefieres, carne o pescado?- le preguntaron.
- Pues preferiría una ensalada con productos de temporada, si puede ser.
- Claro, tenemos de todo en el huerto. Enseguida la preparamos.
Tras la deliciosa cena, Blancanieves les propuso alquilar la habitación. Ellos estuvieron
debatiendo durante unos minutos, hablaron de distribución de tareas y precios, y aceptaron a
Blancanieves como compañera de piso.
Mientras todo esto sucedía, esa noche en el palacio la reina dormía plácidamente, convencida
de que se había librado para siempre de la belleza de Blancanieves.
A la mañana siguiente, fue a su espejo y le preguntó, con una sonrisa difícil de disimular:
- Espejito, espejito… ¿Quién es la más bella del reino?
- Blancanieves – contestó el espejo.
- ¿Cómo es posible? ¡Ella ya no está aquí!
- Si esta. Se aloja en una pequeña casita en mitad del bosque, con siete jóvenes
muchachos.
- ¡Maldición! – gritó la reina.
Y acto seguido, se fue con paso ligero hacia su habitación. Al cabo de unos minutos, salió
disfrazada de inocente viejecita. Llevaba una cesta en la mano, repleta de jugosas manzanas
rojas. Pero estaban hechizadas para robar la belleza a quien le diera un bocado.
Salió del palacio y atravesó todo el bosque en busca del lugar donde se alojaba Blancanieves.
Cuando por fin lo encontró, llamó a la puerta: toc, toc, toc. Blancanieves abrió. Los chicos
habían salido temprano a trabajar y estaba sola en casa pensando en cómo reorientar su
nueva vida.
-Hola- dijo Blancanieves -. ¿Puedo ayudarla en algo?
- Hola, hijita. Verás, me he perdido. No sé dónde estoy. Intento llegar al pueblo más cercano.
- No se preocupe, yo le puedo indicar. Esta zona me la conozco bien.
- Muchas gracias hijita. Toma una de estas ricas manzanas como muestra de mi
agradecimiento.
La manzana tenía un aspecto muy apetecible, así que no se lo pensó dos veces. La cogió y le
dio un buen mordisco. Al instante, la joven cayó desmayada. En pocas horas, el encantamiento
empezaría a hacer su efecto.
La reina quiso reír con una carcajada malvada, pero no lo hizo porque pensó que este gesto le
podría provocar arrugas en la comisura de los labios. No sabía la cantidad de cosas buenas
que se estaba perdiendo por no sonreír más.
Cuando regresaron los siete compañeros de piso de Blancanieves, la encontraron tendida en el
suelo. A su lado, un príncipe que casualmente pasaba por allí se disponía a besarla, creyendo
que un beso de amor romántico la salvaría de todos los males. Los chicos reaccionaron
rápidamente y dijeron casi a la vez:
- ¿Un beso?
- ¿Crees que un beso es lo más indicado en esta situación?
- ¿No sería mejor llevarla al médico?
- ¿No te parece poco apropiado darle un beso a una persona que está desmayada?
- Menuda ocurrencia…
- ¿Acaso le has tomado el pulso?
- Estos príncipes…
Los siete invitaron a su alteza real a dejarse de besos y a seguir paseando por el bosque. Sin
perder tiempo, la llevaron a casa de una sabia anciana que era célebre por sanar todo tipo de
males. Tras hacerle una revisión exhaustiva, le puso un tratamiento de hierbas y raíces para
contrarrestar el efecto de la manzana hechizada.
En pocos días, Blancanieves se encontraba totalmente recuperada, llena de energía y
dispuesta a iniciar su nueva vida. Esa que siempre había deseado tener. Independiente, libre,
sin tener que dar explicaciones a nadie. Una vida llena de plenitud. Sin príncipes, princesas ni
reinas alrededor, y con poder de decisión.
Pronto empezó a trabajar en la misma mina que sus siete compañeros de piso. Cambio su
corona por un casco que, sinceramente, le sentaba mucho mejor. Y así consiguió ser
autosuficiente económicamente.
El espejo de la reina, hastiado de tantas preguntas, decidió romperse y le trajo así siete años
de mala suerte. En esos siete larguísimos años, tuvo tiempo para replantear su superficial vida
y se convirtió en una mujer más responsable y menos preocupada por cosas banales.
Blancanieves conoció a un chico que trabajaba en una ONG en defensa de los animales del
bosque. Empezaron a quedar para recoger setas, avistar aves o simplemente para charlar. Y
así, poco a poco, se fueron enamorando. Cuando se conocieron bien, decidieron irse a vivir
juntos y comenzar una vida en común.
Fueron felices y comieron muchos bocadillos de tortilla de patata, que a los dos le encantaba.
Y colorín colorado, esta nueva versión del cuento se ha acabado.