Está en la página 1de 46

Tema 2:

Preparación de Proyectos
Introducción
Borrador
Estudios Preliminares
Primera Aproximación
Estudio de Viabilidad
Anteproyecto
Objetivos
Desarrollo del Anteproyecto
Informe Final
El Proyecto
Objetivos
Etapas
Documentación del Proyecto
Álvaro Álvarez Vázquez Organización del proyecto
Universidad de Cantabria La Memoria
Los Planos
Apuntes de la asignatura de
Proyectos (3º ITTSE / 5º IT) El Pliego de Condiciones
El Presupuesto

Introducción
En la preparación de todo proyecto hemos de llevar a cabo una serie de pasos que nos
permitan establecer claramente todos los componentes necesarios para su realización
posterior, y que nos permitan abordar de una forma clara y concisa los objetivos del
mismo. Todos estos pasos se encuentran englobadas dentro de lo que hemos definido
como fase de estudio, viabilidad y definición, que son las que permiten la
transformación de las ideas y soluciones planteadas en un proyecto definido.
Esta fase concentra todas aquellas actividades desarrolladas por el proyectista,
necesarias para buscar, analizar y concretar una solución viable, capaces de satisfacer
los objetivos del proyecto, y por tanto tienen una marcada dependencia del ingeniero.
Aunque pequeña, el cliente y tanto los subcontratistas y proveedores tienen también
cierta influencia sobre la preparación de la propuesta, en tanto y cuanto de ellos
dependen de un lado los requisitos mínimos a cumplir y las tecnologías disponibles.

- 25 -
Tal y como se explico en el tema anterior, el proceso de preparación de todo proyecto
comienza con un planteamiento muy generalista, de forma que solo se plantean las
líneas de actuación que se deben definir y las partes fundamentales, a partir de las
cuales, ir definiendo y completando hasta obtener una solución lo suficientemente
detallada. Este proceso ya habíamos adelantado que se realizaría a través de 4 etapas
fundamentales (que si bien no tiene porque darse todas en todos los proyectos, si que
nos dan una idea general del proceso). Estas etapas son:
1) Borrador: Boceto, esqueleto de la propuesta.
2) Estudios Preliminares: Planteamiento de alternativas en términos de ordenes
de magnitud, viabilidad de las soluciones…
3) Anteproyecto: Primer diseño básico y selección de solución.
4) Documento Final: Propuesta final, incluyendo el diseño detallado y completo
de la solución escogida.
Conforme se va avanzando en cada una de estas tareas, de una parte se incrementan los
costes del proyecto, por lo que si se ve claramente que un proyecto no es viable desde
etapas tempranas, a la empresa puede rentabilizarle mas cerrarlo que continuar en su
desarrollo. Otros factores que también varían conforme se avanza en la preparación, son
por el ejemplo, el grado de precisión en las soluciones planteadas, que parten de meros
ordenes de magnitud en las primeras fases (con errores admisibles de casi hasta el 50
%), a cálculos detallados, con márgenes de error realistas para la propuesta final, ó el
numero de alternativas disponibles, que va reduciendose sustancialmente
principalmente en la primera etapa, hasta estabilizarse en 3-4 en el anteproyecto, y una
para la propuesta final. El consumo de recursos humanos también se modifica, aunque
sin una tendencia clara, ya que existen determinados momentos en los que resulta clave
la participación de un equipo de proyectos, como son la primera fase de estudio, y la de
la redacción final.
Para una mejor comprensión y entendimiento hemos representado todos estos
parámetros en la siguiente gráfica:

€ %

tiempo tiempo
(a) Coste vs. Tiempo (b) Precisión vs. tiempo

N RRHH

tiempo tiempo

(a) Núm de altnernativas vs. Tiempo (b) RRHH vs. tiempo

- 26 -
Como se puede apreciar en las graficas, el proyecto empieza con planteamientos
generales y abriendo un amplio abanico de posibilidades, que se van concretando
conforme se avanza en su desarrollo, consumiendo mayores recursos, hasta que se
adopta una solución definitiva. Llegado este momento, el proyecto se remite al cliente
quien en un determinado plazo de tiempo debiera de emitir su opinión sobre el mismo,
requerir información adicional si lo considera necesario, y proceder a la adjudicación
definitiva del proyecto.

Borrador
En general, a la hora de prepararse para la redacción de un proyecto, es muy
recomendable comenzar armando un borrador a forma de esquema inicial y sumario de
los puntos fundamentales a tratar, a partir del cual, ir introduciendo la información
detallada y dando forma a los documentos definitivos. No obstante, hay que tener en
cuenta que en la redacción definitiva el sumario puede influir sobre la información
detallada y viceversa.
A su vez, una buena estrategia consiste en según se van redactando las diferentes
secciones del proyecto, ir haciendo un borrador de las partes referentes a la introducción
y conclusiones y resultados, recogiendo todas las ideas fundamentales que vayan
surgiendo, dejando para el momento final proceder a la redacción definitiva.

Estudios Preliminares
El fin último de cualquier proyecto es siempre el mismo, cumplir con los objetivos y
obtener unos resultados, pero la forma en la cual se pueden satisfacer estos objetivos
puede ser muy variada, dando lugar a su vez a resultados de muy diversa naturaleza. El
primero de los procesos que debemos plantearnos, es, dados unos objetivos a cumplir,
plantear todas las soluciones que los satisfagan. Estos son conocidos como Estudios
Preliminares.
Otro de los propósitos de los estudios preliminares es concretar el alcance del proyecto,
estableciendo sus límites, es decir, fijando claramente cuales son además las entradas
(inputs ó variables independientes) y los resultados o salidas (outputs ó variables
dependientes), realizando además si es posible una primera estimación de los recursos y
tecnología necesarios. Esta primera aproximación se realiza en términos generales, y las
cantidades son expresadas meramente en ordenes de magnitud aproximadas.

Primera Aproximación
Al comienzo de todo proyecto, es necesario formular un primer planteamiento del
mismo. Este proceso conlleva una dificultad variable según las características y
necesidades del propio proyecto, ya que los más sencillos suelen quedar planteados casi
de inmediato, mientras que los más complejos y sofisticados, requieren un
planteamiento más completo y abierto a múltiples soluciones y alternativas. En este
caso, resultaría casi imposible abarcar con detalle todas las opciones posibles, por lo que
se procede a realizar una Primera Aproximación del problema a resolver:
Esta Primera Aproximación tiene por objetivos:
• Establecer un orden de la envergadura del problema.
• Establecer los límites de desarrollo y ejecución

- 27 -
• Encontrar los posibles planteamientos válidos y viables que cumplan los
objetivos marcados.
• Permitir la eliminación de ideas impracticables, fuera de los límites definidos ó
inviables.
En esta Primera aproximación tiene una gran influencia el conocimiento sobre el
mercado y la tecnología del proyectista, ya que un conociendo profundo de estos
permiten una formulación rápida y fiable de los planteamientos iniciales, ahorrando
mucho tiempo y esfuerzos en el establecimiento de los limites de desarrollo,
envergadura real del problema, y viabilidad tecnológica y económica de las soluciones
planteadas. Estas estimaciones están basadas en lo que se conoce como ratios del
mercado. Así se obtiene un primer planteamiento muy general del proyecto.
Cabe destacar que la Primera Aproximación puede ser desarrollada en algunas
ocasiones por el mismo cliente o promotor como paso previo a la oferta de un proyecto,
para conocer de primera mano una estimación inicial y propia de los costes que puede
implicar un proyecto determinado, la viabilidad tecnológica del mismo, y los posibles
plazos de desarrollo.
Debido a que esta fase prácticamente solo se emplean recursos humanos, se celebran los
denominados Brain Stormings, ó reuniones de equipo para planteamiento de soluciones,
que no suelen implicar un coste muy elevado, y sin embargo, sus resultados pueden
significar el planteamiento de opciones mucho menos costosas, más avanzadas y
viables, por lo que estos procesos suele ser muy rentable en todos los términos, lo que
permite concluir que es muy aconsejable llevarlos a cabo siempre que sea posible.

Brain Stormings
El objetivo de estas reuniones, que podíamos llamar de semi-informales, es la de
convocar a un conjunto de personas (a poder ser, especialistas en diversas áreas), para
proceder a un primer planteamiento del proyecto, identificar claramente los objetivos a
cumplir, estimar los resultados, plantear los problemas que van surgiendo y exponer las
alternativas posibles para la resolución de todos estos problemas.
De este proceso se obtiene como resultado:
1. Un planteamiento aproximado del objetivo/s del proyecto
2. Una primera estimación del tamaño del proyecto.
3. Limites tecnológicos aplicables al desarrollo del proyecto. Un conocimiento del
estado del arte en las distintas facetas de las posibles soluciones, ya que el
conocimiento técnico tiene gran influencia en las estimaciones de costes y
tiempos.
4. Establecimiento y definición de las fuentes de información para las fases
posteriores, considerando costes y tiempos de adquisición.
5. Información básica para hacer una estimación inicial económica y técnica.
6. Estimación aproximada de las necesidades de inversión y cuenta de explotación
a partir de los ratios industriales disponibles (proveniente de la experiencia de
los participantes, datos obtenidos de proyectos anteriores, ó de índices
publicados).
7. Estimación inicial de recursos humanos y materiales.

- 28 -
8. Programación de fases posteriores, planteamiento a seguir en los Estudio
Preliminares y de Viabilidad.
Como continuación a esta fase de Primera Aproximación, los Estudio Preliminares y de
Viabilidad propiamente dichos se encargarán del análisis de las distintas alternativas
posibles desde todos los puntos de vista que se deben de tener en cuenta en la
formulación de las soluciones:
• Técnicos, tecnológicos,
• Recursos humanos y materiales,
• Económicos, financieros,
• Necesidad de subcontratas
• …

Estudio de Viabilidad
El núcleo central de los Estudio Preliminares de todo proyecto lo constituye el conocido
como Estudio de Viabilidad, que tiene por objeto realizar un planteamiento del proyecto
en su conjunto, proponer las distintas soluciones o alternativas que cumplan los
objetivos definidos en el planteamiento inicial, y tratar de establecer la posibilidad de
desarrollo, ejecución y éxito (viabilidad) de cada una de estas soluciones en términos
técnicos, físicos, legales, económicos, de recursos, sociales, y financieros.
De esta manera, a partir del Estudio de Viabilidad es posible clasificar los proyectos en
dos grupos:
Proyecto No Viable: Esto quiere decir que de acuerdo con los planteamiento y
objetivos inicialmente marcados, el proyecto no tiene ninguna solución o las que si son
posibles, no resultan viables en los términos definidos anteriormente (generalmente por
motivos técnicos o de costes). En estos casos la recomendación es siempre la de
rechazar la inversión, ó en el caso que sea posible, proponer modificaciones al
planteamiento y los objetivos iniciales, de tal manera que el proyecto sea factible con
esas nuevas condiciones.
Proyecto Viable: Es decir, que al menos una de las soluciones planteadas se puede
realizar en los términos adecuados. Dentro de esta categoría encontramos dos casos
diferenciados, la primera posibilidad es que exista una única solución válida al proyecto,
(ó que habiendo varias, una de ellas resulta marcadamente superior en todos los
términos a las demás, quedando las restantes desechadas). En este caso las actuaciones
van encaminadas a continuar con el estudio y desarrollo de esta solución, admitiéndose
en su caso, ligeras modificaciones a los planteamientos y objetivos, de forma que se
alivien los requisitos, y ampliar así el número de alternativas, permitiendo de esta
manera un mayor grado seguridad a la hora de cumplir los objetivos iniciales. La
segunda posibilidad, es la que ocurre más frecuentemente, y es en la que nos
encontramos con varias soluciones y alternativas al proyecto, todas ellas viables. En
esto casos, procederemos a dejar abiertas todas las opciones, un análisis más detallado
de las mismas, y el establecimiento de un criterio de selección que nos permita escoger
la mejor de las opciones planteadas. Todos estos procesos se llevaran a cabo y quedaran
recogidos en la etapa del Anteproyecto.
Como habíamos señalado anteriormente para los Brain Stormings, también los costes de
los Estudios de Viabilidad representan una mínima parte del coste de la preparación del

- 29 -
proyecto (inferior al 10 %), y casi ínfimos en comparación con los costes de las
restantes fases del proyecto (alrededor del 2 %0).
El Estudio de Viabilidad es la primera actividad en la que se desarrolla un análisis
técnico del proyecto, desde sus aspectos tecnológicos ó científicos, pero puede incluso
abarcar aspectos de planificación industrial ó expansión comercial de los productos, de
localización de instalaciones e impacto ambiental, aparte de todos los estudios
económicos y financieros de la inversión.
En el desarrollo de todo Estudio de Viabilidad se deben de desarrollar las siguientes
tareas:
1. Estudio de la viabilidad técnica: Tratando temas relativos al tamaño del
proyecto, ingeniería y organización, evaluación y selección del proceso
industrial, localización y emplazamiento, impacto ambiental, etc.
2. Estudio de la viabilidad económica-financiera: Realizando una estimación del
balance de beneficios (ingresos – costes), tasación de la inversión total necesaria
y estudio de financiación posible.
3. Estudio del mercado: Desarrollando una investigación de proyectos similares
finalizados o en desarrollo, búsqueda de antecedentes.
4. Planificación del Anteproyecto: (etapa siguiente) Preparando la redacción del
informe del Estudio de Viabilidad final, incluyendo si es necesario
reconsideraciones sobre los objetivos iniciales
Para poder realizar estos estudios es necesario mantener unos conocimientos muy
amplios sobre la situación de los mercados, además de estar al día de las innovaciones y
alternativas tecnológicas. Se requiere a su vez disponer de una buena plantilla de
personal cualificado, capaz de evaluar correctamente las alternativas propuestas, con
una gran preparación y experiencia, y por ello es muy frecuente que las empresas u
organismos recurran a consultorías de Ingeniería, siempre bajo la supervisión directa y
mantenida del cliente final o promotor del proyecto.
A modo de resumen, se puede decir que los estudios de Viabilidad son parte
fundamental en el desarrollo de todo proyecto, en la cual partir de las primeras
aproximaciones al problema, se exponen las soluciones iniciales que resultan viables de
desde un punto de vista técnicos, legales, económicos, humanos y materiales.

Anteproyecto
El Anteproyecto es el primer documento que nos expone claramente un diseño básico
de las soluciones contempladas para el desarrollo de un proyecto. La etapa de
anteproyecto es fundamentalmente una etapa de síntesis y definición en la que se
detallan todas las alternativas viables, y en la que se abordan y tratan por vez primera
todos los elementos básicos del proyecto, aunque sin llegar a un grado de detalle
exhaustivo.
Esta claro además, que a diferencia de la etapa de Estudios Preliminares, en el
Anteproyecto hace falta realizar un análisis cuantitativo y cualitativo mucho más
particularizado de las alternativas consideradas, partiendo de los aspectos técnicos y
tecnológicos, a los económicos y financieros. Por esta razón los ratios industriales
utilizados anteriormente, ya no resultan fiables y es necesario tomar datos muchos más

- 30 -
exactos de valores de mercado, realizando un estudio más profundo de las tecnologías
disponibles comercialmente.
Así pues, en el Anteproyecto, algunas partes pueden quedar prácticamente completadas,
mientras que la mayor parte de los cálculos exactos y descripción de las metodologías se
dejan simplemente enunciados, pero con los datos y parámetros especificados. En esta
etapa se tienen que incluir una descripción de todos los problemas planteados en
referencia al sistema, subsistemas, componentes y participantes. Esto incluye todos los
datos de partida, y condiciones iniciales, a partir de los cuales el equipo de diseño puede
proceder a cálculos detallados y con el mayor grado de exactitud posible en la etapa de
descripción técnica posterior (Etapa de Diseño de Detalle). A su vez el anteproyecto
debe de contener los análisis y datos necesarios que permitan al cliente final decidir
sobre la continuidad o no del proyecto, de acuerdo con sus intereses.
El documento generado en esta etapa suele ser considerado el primer documento de
gestión de todo el proyecto, ya que en proyectos de clara intencionalidad industrial,
orientados a la producción, se suele presentar ante organismos oficiales para solicitud de
ayudas económicas o fiscales. También es necesario para la solicitud de ofertas a
subcontratas y proveedores, ó para la licitación de permisos y licencias en proyectos de
infraestructuras y edificación.

Objetivos
A modo de resumen, se podría establecer que los objetivos principales que busca todo
anteproyecto son los siguientes:
• Analizar más detalladamente todas las soluciones viables del proyecto
• Establecer un criterio de selección de la solución más apropiada
• Seleccionar la solución más conveniente entre las opciones recogidas del
Estudio Preliminares.
• Desarrollarla y definirla en los aspectos básicos.
• Mejorar los diseños previos.
• Conocer la rentabilidad del proyecto.

Desarrollo del Anteproyecto


La etapa de preparación del Anteproyecto es considerada como la más creativa e
imaginativa, y por tanto, en muchas ocasiones la que más personal cualificado consume.
También es la etapa más difícil afrontar por parte del equipo de ingenieros, cuya
experiencia previa y conocimiento de las técnicas representan un factor crítico.
Todo esto hace que con mucha frecuencia, el coste total del desarrollo de un
anteproyecto pueda superar el 20% del coste total de las fases previas a la ejecución,
aunque este valor puede verse claramente sobrepasado en proyectos con alto grado de
innovación, como aquellos que hacen uso de tecnologías poco maduras (como suele
pasar a menudo en el campo de la electrónica y las telecomunicaciones).
Para el desarrollo del Anteproyecto, partimos de los resultados obtenidos de los
Estudios Preliminares, principalmente de las soluciones propuestas en el Estudio de
Viabilidad, que suelen contemplar un estudio técnico inicial, un estudio de mercado,
algún estudio específico del proceso, y un estudio básico económico-financiero. A partir
de estos documentos, se realiza un análisis en profundidad del sistema completo, se

- 31 -
procede a su división en distintos subsistemas y componentes, y se establecen los datos
y bases de procedimientos para cálculos pormenorizados a realizar en etapas
sucesivas…
Todo ello se puede resumir en la siguiente gráfica:

Estudios Preliminares

Estudio de las
soluciones
Criterio de selección
Anteproyecto

Selección de una
solución

Modelado, Análisis e
Informe

Proyecto

Estudio de las Soluciones


Como hemos señalado, el primero de los procesos a realizar es recoger las solución/es y
alternativa/s viable/s de la etapa anterior, y realizar un análisis y estudio en un grado
más de profundidad. En el caso de haber seleccionado ya desde el principio una única
alternativa, se llega al Anteproyecto con un planteamiento bien definido, y los procesos
se centraran en documentar y completar los estudios preliminares realizados.
En el caso de que se reportaran como viables más de una solución, además de completar
e investigar en mayor detalle las diferentes alternativas, es necesario establecer las
principales características (en todos los términos, tanto técnicos como económicos),
ventajas y desventajas de cada una de ellas, a fin de facilitar el proceso de evaluación y
clasificación que permita la selección de la opción óptima.
Las alternativas obtenidas de los Estudios Preliminares se basan en primeras
aproximaciones al problema a tratar, son estimaciones de orden de magnitud en todos
los aspectos tratados, basadas en ratios industriales y comerciales, sin datos concretos y
particularizados… Sin embargo, en el Anteproyecto se desarrollan también estudios y
análisis de mercado que permiten profundizar en el desarrollo y caracterizar las
diferentes propuestas, examinando los procesos, envergadura, sistemas y subsistemas y
también las necesidades de inversión.

- 32 -
Los objetivos de este estudio son:
• Profundizar en la descripción de las soluciones.
• Obtener mayor conocimiento sobre las opciones técnicas, físicas, de recursos y
económicas de las soluciones.
• Realizar una primera división sistemática de las diferentes alternativas.
• Establecer los elementos de juicio apropiados para la definición y descripción de
las soluciones.
• Caracterizar cada una de las soluciones, marcando claramente sus factores más
representativos, así como sus principales ventajas y desventajas.

Selección de una solución


A no ser que las diferencias entre todas las soluciones sean claros condicionantes, y una
de ellas resulte ser evidentemente mejor que las restantes, es necesario establecer un
proceso de evaluación comparativa entre ellas, proceso que en muchas ocasiones puede
tener cierto grado de dificultad. Es por ello que lo primero que ha de realizarse es
establecer un criterio de selección, objetivo y acordado preferiblemente con el cliente ó
promotor, de forma que a partir de la evaluación de una serie de parámetros y valores,
se pueda puntuar de alguna manera cada una de las soluciones y así determinar cual es
la alternativa óptima.
En líneas generales en el proceso de selección se debe:
• Establecer un criterio de selección objetivo y claro.
• Señalar las características o factores que han de influir en la selección de la
solución.
• Fijar las ventajas e inconvenientes de cada solución respecto a estos factores.
• Evaluar las prestaciones de cada solución con respecto a los parámetros del
criterio.
• Determinar las posibilidades que cada solución tiene de llevarse a la práctica.
• Analizar y ponderar la influencia de cada una de las soluciones con el resto de
los objetivos del proyecto.
• Justificar que la solución que se adopta es la mejor del conjunto, es decir, la
solución óptima.
Aún con este criterio definido y establecido, es necesario también recurrir a la
experiencia para poder realizar una selección lo más objetiva posible.

Análisis y Modelado
Una vez analizadas todas las alternativas, y seleccionada una solución como la óptima
para el desarrollo del proyecto, es necesario proceder a un desarrollo todavía más
detallado, que nos permita cerciorarnos lo antes posible que la opción escogida es valida
y sus planteamientos correctos. Un error en la selección de la solución óptima, puede ser
dramático para todo el proyecto si no se corrige a tiempo, llegando a provocar, si este se
detecta en fases demasiado avanzadas, el fracaso total del mismo. Si por el contrario,
este error se corrige en una etapa temprana, se puede cambiar a tiempo a otra de las
alternativas, sin provocar graves trastornos.

- 33 -
Para poder corroborar que la elección realizada es la correcta, los ingenieros deseamos
disponer de métodos, métodos que nos permitan caracterizar de la forma más realista, y
detalladamente posible la problemática técnica de las soluciones, antes de la ejecución
de las mismas. Para resolver esta necesidad surgen las herramientas de simulación,
que permiten a partir de modelos (representaciones físicas y matemáticas de los
procesos y componentes reales), recrear las actuaciones de los sistemas propuestos, y
evaluar evitando riesgos y costes de ejecución reales, que la solución escogida es
realmente la óptima. Es más, la experiencia demuestra, que las conclusiones y
resultados obtenidos de estos procesos, suelen modificar sustancialmente los enunciados
iniciales de la solución, optimizándola y facilitando su planificación.
Tradicionalmente se establecen tres tipos fundamentales de modelos:
Icónicos: Los modelos icónicos son aquellos que contribuyen al planteamiento,
resolución del problema, y a la planificación de las soluciones, por medio de
representaciones gráficas. Son modelos que constituyen un lenguaje técnico-visual de
transmisión de información, establecen jerarquías, asociaciones de componentes, y a su
vez, relaciones tanto entre los componentes básicos, como los sub-sistemas en que se
asocian. Estas relaciones pueden ser de varios tipos, como de formas, problemas
geométricos, proporciones, lenguajes simbólicos, ó curvas de comportamiento.
Podemos por tanto concluir, que los modelos icónicos presentan un nivel bajo de
abstracción.
Los autores han identificado como modelos icónicos más representativos:
• Modelos a escala
• Tablas de especificaciones
• Gráficas y curvas
• Visualización y síntesis
• Determinación de dimensiones
• Métodos gráficos de cálculo
Analógicos: Se denominan modelos analógicos aquellos que tratan de simular lo más
fielmente posible el comportamiento de los componentes y sistemas. En muchos casos,
nos encontramos con que el estudio directo de estos sistemas puede ser altamente
complejo, pero que sin embargo, es posible desarrollar otro sistema en algunos aspectos
simplificado, pero que puede reproducir las características principales del primero en
condiciones mucho más relajadas. En estos casos, los modelos analógicos exigen ya un
cierto grado de abstracción y capacidad de síntesis sobre el problema a tratar.
Ejemplos de estos modelos son:
• Piscina de mareas, Túnel de Viento
• Maquetas, resolución de modelos mecánicos, térmicos, hidráulicos, eléctricos…
• Software de simulación por ordenador
Podemos comprobar, que el empleo de modelos analógicos implica el desarrollo de
unos equipos y herramientas de desarrollo especifico, que aunque todavía pueden
implicar cierta complejidad, son muchísimo más simples que los sistemas reales que
representan, permiten la experimentación y el cambio de variables y parámetros de una
forma mucho más relajada que en un medio real.

- 34 -
Simbólicos. Los modelos simbólicos son aquellos que hacen uso de representaciones
matemáticas y algorítmicas para el planteamiento de los problemas a resolver. Como
resultado de estos modelos, se obtienen resultados numéricos, los cuales han de ser
interpretados por el ingeniero. Como podemos apreciar, los modelos simbólicos son los
que implican el mayor grado de abstracción, ya que tanto para su generación y
especificaciones, como los resultados, son abstracciones numéricas de las situaciones
reales. A su vez representan el exponente de la máxima generalización del problema, ya
que pueden ser utilizados en multitud de sistemas y aplicaciones, pero a su vez, los
valores obtenidos deben ser interpretados meticulosamente, para evitar errores que
pueden resultar catastróficos para el desarrollo del proyecto. Siempre hay que tener en
cuenta los supuestos de aplicación concretos.
Existen dos claros condicionantes en el empleo de estas utilidades, el primero, el grado
de conocimiento y habilidad matemática del ingeniero, que debe ser capaz de abstraer
los modelos de los sistemas y componentes reales, e interpretarlos adecuadamente. El
segundo condicionante lo marcan las propias capacidades de resolución matemática de
la que dispongamos (ordenadores, mainframes, workstations…).
El siguiente paso, una vez establecidos los modelos de los subsistemas y componentes
de nuestro anteproyecto, consiste en desarrollarlos y caracterizarlos en profundidad,
definiendo y asignando valores a las diferentes variables, parámetros y condiciones que
encontremos. Para ello disponemos de unas herramientas de nos permiten resolver más
fácilmente estos procesos de caracterización, como son:
Análisis de Estabilidad: Consiste en un estudio del comportamiento completo del
sistema (incluyendo los subsistemas y componentes) ante posibles perturbaciones de las
condiciones iniciales de funcionamiento. Para ello es necesario identificar las posibles
causas de la inestabilidad y a que componentes afecta, proponiendo si es posible, las
soluciones necesarias.
Análisis de Compatibilidad: Cosiste en un estudio sobre la interoperabilidad y
compatibilidad del funcionamiento de los diferentes subsistemas y componentes
propuestos, tanto en el proceso de ensamblado, como de funcionamiento (interfaces,
compatibilidad energética, de seguridad, de entradas y salidas en asociaciones serie…)
Análisis de Sensibilidad: Consiste en un estudio de los modelos, que busca determinar
aquellos parámetros y factores críticos de sistema, es decir, aquellos cuya influencia es
fundamental, donde las pequeñas variaciones provocan grandes divergencias en su
respuesta.
Tanto el desarrollo de los modelos como los análisis realizados, permiten un progresivo
y mejor conocimiento de la solución seleccionada, lo cual permite confirmar la
idoneidad ó no de la elección. A partir de este momento, es posible continuar con los
procesos de optimización y testeo de la solución. Por una parte el proceso de
optimización permite determinar cuales son los parámetros y variables idóneas dentro
del sistema propuesto. A continuación los test y pruebas permiten verificar que el
comportamiento de la solución es el esperado, antes de desarrollarlo completamente.
En los proyectos industriales, donde el resultado es un producto, la realización de
pruebas y experimentos es casi obligado, lo cual nos permite detectar fallos o defectos
de un proyecto antes de pasar definitivamente a la fase de diseño de detalle. Esto es
especialmente recomendable cuando se constata una cierta inseguridad en los resultados
del estudio. Los test y pruebas experimentales se realizan, generalmente, sobre un
subsistema determinado o bien sobre componentes independientes, y ocasionalmente,

- 35 -
sobre todo el sistema. Algunas de las pruebas que pueden utilizarse en un anteproyecto
pueden ser:
• Ensayos de resistencia o fatiga, de corrosión, de correcto ensamblaje de un
elemento, conjunto de elementos o material.
• Pruebas de comportamiento frente a situaciones limites
• Medida del funcionamiento del sistema en laboratorio
• ...

Informe Final
Como último paso de la preparación del Anteproyecto, debe de prepararse un Informe
Final (documento conocido como Anteproyecto) en el cual se describan y resuman por
una parte las alternativas contempladas en la fase inicial, se detalle el criterio de
selección, se exponga la solución escogida, se razonen los motivos para la elección, y
por ultimo se presenten los modelos y resultados preliminares procedentes de los
modelos y simulaciones previas.
Este documento recoge todos los procesos y conclusiones de esta etapa. Como se ha
señalado anteriormente, esta etapa es la más imaginativa y creativa, y por tanto, donde
la experiencia y buen hacer del ingeniero y los equipos se hace notar mas claramente.
Para la redacción final conviene seguir un orden acorde a la evolución de los estudios
realizados, capaz de sintetizar todos aquellos aspectos que han sido tratados y
analizados a lo largo del Anteproyecto. Una guía de preparación puede ser:
Organización del Anteproyecto: Incluyendo la planificación de las actividades
realizadas, identificando los miembros de los equipos de trabajo y sus
responsabilidades, plazos de ejecución y presupuestos.
Recopilación de antecedentes y revisión de la información: Es necesario recopilar
toda la información precisa generada para el proyecto hasta el momento. Esta
información provienen en su mayoría de la fase anterior, Estudio Preliminar, aunque
puede completarse con otros estudios actualizados, de tipo técnico, mercantil,
económico-financiero, etc. En cualquier caso, la información formará un “dossier” que
debe ser ordenado.

Capítulos:
Abstract y Resumen: Pequeña y resumida introducción a los contenidos del
anteproyecto, incluyendo una visión general del problema abordado, introduciendo las
soluciones escogidas, y presentando la selección realizada.
Objeto y justificación: Presentación de los argumentos que justifican el desarrollo de
soluciones a fin de abordar el problema planteado, exponiendo claramente las ventajas
de su resolución y beneficios de su aplicación.
Descripción técnica: Núcleo del Ante-proyecto, presentado las soluciones viables para
el desarrollo del proyecto, haciendo una descripción general pero evaluable,
introduciendo parámetros y valores generales, pero que permitan clasificarlas y
evaluarlas
Criterio de selección: Estableciendo claramente cuales serán los parámetros a evaluar,
y su peso dentro del proceso de selección.

- 36 -
Selección de la solución: Se presentara una evaluación de cada una de las soluciones, o
en su caso, una tabla comparativa, que nos permita justificar cual es la solución
escogida, y argumentar los motivos para efectuar dicha selección.
Diseño Básico: Una vez realizada la selección, es preciso, describir con algo más de
detalle, la arquitectura del sistema de la solución escogida, estableciendo los parámetros
básicos, y especificar los datos y valores necesarios para las fases restantes. Esta
descripción también se centrara en el diseño y desarrollo de un prototipo que permita
evaluar la viabilidad real de la solución escogida, y las prestaciones del producto a
desarrollar. El contenido habitual de este documento es:
a) Planos generales, recopilación de borradores, bocetos, planos y esquemas de
todo el sistema, tanto aquellos relativos al diseño mecánico, electrónico, o de
otro tipo empleados en el prototipo, así como todas aquellas notas y referencias
de modificaciones y mejoras.
b) Justificación del prototipo, es decir, argumentar la necesidad y similitudes del
prototipo a desarrollar con respecto al producto final ideado. Justificar que
realmente el prototipo contemplado en el anteproyecto supone una valiosa
herramienta para evaluar la viabilidad técnica de la solución escogida.
c) Plan inicial de pruebas, para el prototipo, definiendo los ensayos básicos, ya que
la experimentación sobre el prototipo permite la detección de fallos y el rápido
establecimiento de acciones correctoras necesarias. Por otro lado, es necesario
seleccionar y homologar aquellos materiales que se adecuen a las restricciones
del proyecto. Finalmente, a la luz de los resultados, se establecen los protocolos
de calidad pertinentes.
d) Consideraciones estéticas y de otro tipo. En el mercado, además de los aspectos
meramente técnicos, hay que considerar otros muchos aspectos que influyen en
éxito comercial de un producto, y en concreto, el diseño estético puede ser un
factor fundamental.
e) Evaluación por comité de expertos, ya que resulta muy aconsejable someter el
Anteproyecto al juicio y evaluación de un comité multidisciplinar de expertos,
internos y/o externos a la propia empresa (para asegurar la objetividad en los
juicios).
Finalmente conviene también incluir en este capitulo una programación de la fase de
Proyecto, ó Diseño de Detalle, proponiendo posibles planificaciones de actividades,
duración y recursos necesarios. También hay que prever que en fases posteriores se
reduce el margen de error admisible para las planificaciones y cálculos.
Estudio de mercado: Resumen sobre la situación actual del mercado, que facilite el
conocimiento sobre la evolución de los productos de similares características al
desarrollado en el proyecto, y más específicamente, pronosticar las posibles reacciones
y tendencias de las empresas de la competencia en ese área.
El grado de definición del Anteproyecto debe de permitir elaborar un estudio exhaustivo
sobre las ventas del producto en desarrollo y su impacto esperado en los mercados.
Estudio de producción: El equipo de Ingeniería de Producción debe estudiar las
modificaciones e innovaciones en los procesos productivos, y justificar las inversiones
requeridas para posibilitar la explotación del proyecto.

- 37 -
Dentro de este apartado, deben de analizarse:
1. Estudio del producto, con objeto de confirmar la arquitectura y composición
final del sistema planteado por la solución escogida, y facilitar así la definición
de subsistemas y componentes, así como de sus interrelaciones.
2. Selección de productos, ya que conviene revisar y actualizar el catalogo de
productos, aplicando métodos de evaluación y selección a fin de optimizar los
recursos disponibles.
3. Organización de la producción, estudio del volumen y mecanismos de
producción disponibles, ya que un análisis de los medios disponibles, puede
obligar a revisar las expectativas referentes al volumen de producción. Además
resulta también imprescindible, realizar una previsión de proveedores,
especificando listas de materiales y concretar los sistemas de fabricación.
4. Análisis y Diseño del prototipo, mediante una evaluación del sistema,
permitiendo sentar una bases para la futura construcción de un prototipo.
5. Propiedad industrial, también este es un aspecto a tener muy en cuenta, ya que
es necesario proteger las soluciones estudiadas y desarrolladas, para obtener los
derechos que permitan asegurar futuras explotaciones comerciales, sin entrar en
conflictos de patentes ó protecciones industriales.
Estudio económico-financiero: Incluyendo todos los informes referentes a
presupuestos de inversión y de explotación, estimando los beneficios, es decir, ingresos
menos costes, y planificando métodos de calculo más exactos y detallados que los
utilizados en fases anteriores. Por otra parte también es necesario planificar la
financiación del proyecto, buscando todas aquellas posibles fuentes de inversión, líneas
de crédito, ayudas y subvenciones, etc…
Programación de recursos: Desde su planificación inicial, con la solicitud de ofertas y
de informes técnicos, hasta la organización temporal de los mismos. En este punto, se
procederá a solicitar las distintas ofertas económicas e información sobre plazos de
entrega a los proveedores, o de ejecución de subcontratas, especificando características
técnicas, calidades y acabados, y consumo anual.
Honorarios: Capitulo destinado a la presentación de los costes de preparación,
desarrollo y redacción del propio anteproyecto
Otras evaluaciones: En determinadas situaciones o proyectos, puede ser interesante
evaluar aspectos de tipo social, medioambiental, etc.
En todo caso para la preparación de esto capítulos, y la redacción del documento es
necesario un proceso de reuniones y discusiones técnicas y administrativas. Será
necesario celebrar una reunión con todos grupos humanos participantes del
Anteproyecto (por ejemplo Ingeniería, Gerencia, I+D, Producción, Marketing, etc…). A
continuación, deberá recopilarse y ordenarse toda la información generada. El
documento resultante puede tener carácter interno o externo, pero siempre siguiendo
una estructura determinada. También resulta conveniente establecer puntos de revisión,
que permitan a la vista del resultado obtenido en la fase del Anteproyecto, decidir entre
la continuidad o la paralización del proyecto.

- 38 -
El Proyecto
Como su propio nombre indica, se trata de la fase principal en la preparación de todo
proyecto, y es la etapa en la cual deben de definirse completa y detalladamente todo el
sistema ideado para la solución seleccionada en el Anteproyecto. En esta fase se diseña
el sistema completo, especificando pormenorizadamente todos los subsistemas,
componentes y partes individuales, se genera la documentación necesaria para su
desarrollo practico, y se dan las indicaciones necesarias para su ejecución, como los
listados detallados de materiales y proveedores, planes de ejecución, calendario
completo de consumo de recursos… de tal manera que las fases posteriores puedan ser
conducidas bajo la dirección de los mismos proyectistas, por el cliente o promotor ó por
otro equipo de ingeniería distinto.

Objetivos
Los objetivos principales que debe satisfacer todo proyecto son:
• Corroborar las soluciones y sistemas planteados en el Anteproyecto, comprobar
y confirmar las hipótesis y aproximaciones efectuadas en las fases previas, y en
caso necesario, modificar y reformular las soluciones adoptadas.
• Definir y completar detalladamente los diseños presentados en el Anteproyecto,
y/o prototipos desarrollados.
• Especificar detalladamente todos los procesos y actividades, así como
suministrar toda la información técnica, económica y legal al cliente ó promotor.
• Proveer la guía y los pasos necesarios para la implementación definitiva de la
solución, resolviendo todas aquellas lagunas o aproximaciones parciales, y
completando la definición de los procesos
• Suministrar los datos técnicos, detalles constructivos y condiciones en que debe
desarrollarse el proyecto.
• Establecer la planificación de gestión necesaria para la ejecución del proyecto
(completando si es necesario la prevista en el Anteproyecto), incluyendo los
documentos legales necesarios para la concesión definitiva de las licencias de
actividades son los propios del Proyecto o forman parte de él.

Etapas
Esta fase denominada de Proyecto o de Diseño en Detalle, se desarrolla a partir de la
información que aportan los estudios de las fases precedentes y los conocimientos
tecnológicos existentes que posee el proyectista, y esta orientada fundamentalmente al
diseño definitivo de la solución escogida, incluyendo todos los cálculos técnicos y de
diseño necesarios para su ejecución. Es en este momento cuando la correcta preparación
del Anteproyecto entra en juego, pudiendo facilitar en gran manera el desarrollo de todo
el proyecto, y contribuyendo así a un rápido y exitoso resultado final.
En el desarrollo de proyectos nos encontramos 2 grandes grupos generales, de una parte
los proyectos de ámbito específico, que normalmente tienen los objetivos muy
claramente definidos desde su inicio, con un grado de complejidad reducida. En estos
casos el proyectista, el equipo de proyectos o él cliente y promotor, suele prescindir de
la preparación de un estudio preliminar y Anteproyecto, pasando directamente a la fase
de preparación y redacción del proyecto. El segundo grupo corresponde a los proyectos

- 39 -
más complejos, de mayor tamaño, o con unos objetivos muy abiertos y con múltiples
alternativas de desarrollo serán imprescindibles las etapas previas. En estos casos, el
proyectista siempre deberá mantener en mente una división en etapas de la preparación,
siguiendo lo que podríamos llamar una “metodología proyectual”, estructurando el
trabajo en fases, y siguiendo las etapas y ciclos de vida tal y como se expone en los
capítulos anteriores.
Dentro del propio proyecto se pueden identificar las siguientes etapas:

Anteproyecto

Verificación del Diseño


Básico

Diseño y Definición del


Sistema
Proyecto

Integración del
Sistema

Verificación y Pruebas Diseño en


Detalle

Documentación e
Informes

Ejecución

Verificación del Diseño Básico


La primera de las etapas o tareas consistirá en la validación y verificación de los diseños
básicos desarrollados en el Anteproyecto. Esta etapa incluye la comprobación de las
diferentes especificaciones de los subsistemas y componentes, una revisión completa de
todos los estudios precedentes, con los consiguientes ajustes a la situación, momento y
circunstancias en que se va a proceder a la realización final del Proyecto.
Todo este proceso suele resultar imprescindible, ya que durante el tiempo transcurrido
entre el Anteproyecto y el Proyecto, pueden haber cambiado las condiciones del
entorno, tanto en lo referente a la técnica y tecnología, a los recursos planificados, ó a

- 40 -
los medios de financiación. Es necesario actualizar todos estos parámetros, y comprobar
su vigencia. En caso contrario el proyectista debe ajustar los valores estimados en el
Anteproyecto a la nueva situación.
Además, los diferentes estudios previos realizados y el Anteproyecto suelen realizarse
por distintos técnicos de una misma ingeniería, ó incluso por diferentes ingenierías y
consultorías. En estos casos también es imprescindible verificar la concordancia y la
compatibilidad entre los diferentes subsistemas y componentes del sistema presentado,
ya que pueden existir incongruencias ó deficiencias. En estos casos, resulta conveniente
realizar una síntesis de las hipótesis y datos válidos antes de iniciar el Diseño de
Detalle.
Otro de los aspectos que pueden provocar un replanteamiento del desarrollo posterior,
son aquellos que afectan a la planificación económica y financiera del proyecto, y los
relativos a los aspectos legales, que pueden suponer una profunda revisión de los
contenidos y planes del Anteproyecto.
A su vez, una de las situaciones que se da con bastante frecuencia, es que una vez
presentado el Anteproyecto, con la planificación que el proyectista o su equipo
considero conveniente de acuerdo factores iniciales, resulte que el cliente o promotor
decida realizar un redefinición de la planificación (por motivos que al cliente le resulten
más atractivos), incluso dividiendo el proyecto en nuevas y separadas fases. En estos
casos el proyectista deberá preparar el Diseño en Detalle atendiendo a esta nueva
propuesta. Manteniendo dentro de lo posible el planteamiento presentado en el
Anteproyecto, estudiará la nueva distribución escalonada de cada una de fases
propuestas, considerando las ampliaciones previstas, de forma que se minimicen los
costes y tiempos de las transformaciones y ajustes de cada ampliación. A su vez, tendrá
que tener en cuenta la nueva división en el diseño, cálculo y planificación de las
estructuras, instalaciones, equipos, recursos y servicios necesarios. Además convendrá
tener en cuenta que si la inversión se escalona en periodos de tiempo dilatados, (por
ejemplo anualmente), la planificación final deberá ser flexible, pues es muy probable
que las condiciones iniciales se modifiquen durante estos periodos.
A modo de resumen, se puede concluir que durante esta primera etapa se aborda:
• La verificación del sistema propuesto en el Anteproyecto,
• La validación de los diseños básicos referentes a la división del sistema en
distintos subsistemas, componentes y partes individuales
• La comprobación de los aspectos económicos, financieros, de plazos y
disponibilidad de recursos planteados en el Anteproyecto

Diseño y Definición del Sistema


En esta etapa, se procede a la definición completa y detallada del sistema, identificando
claramente todas las partes que lo componen, desarrollando y especificando cada
componente, y estableciendo los procedimientos a ejecutar en fases posteriores.
También es necesario realizar los cálculos necesarios, y exponer los resultados
obtenidos en compañía de los diseños planteados.
Cada sistema a desarrollar se divide en subsistemas, y estos a su vez en componentes.
Las partes en que se divide cada componente deben quedar definidas de tal manera que
en la fase de ejecución no quede ningún aspecto referente a la ejecución sin definir.

- 41 -
Todo detalle no resuelto en la fase de diseño puede implicar importantes deficiencias y
retrasos en fases posteriores.
Un error comúnmente extendido, es el hecho de que los proyectistas muchas veces
delegan sus responsabilidades sobre proveedores y subcontratas, dejando en sus manos
la especificación de muchos aspectos considerados erróneamente como de detalle. Es
evidente que estas actuaciones implica unos riesgos que pueden truncar el buen
desarrollo de todo el proyecto, puesto que ni los fabricantes ni los proveedores tienen el
grado de conocimiento del sistema completo que posee el proyectista, y por otra parte,
buscaran siempre su máximo beneficio, que no tiene porque coincidir con la solución ni
desarrollo óptimo, ni con los intereses del proyectista ó del cliente ó promotor.
Durante esta etapa se trata la:
• Identificación de la arquitectura final del sistema
• Diseño y caracterización de subsistemas y componentes en todos sus términos
(estructura, forma, características fundamentales, materiales…).
• Fijación de las hipótesis de cálculo a considerar.
• Definición de las parámetros de cada componente, modelización y definición de
las herramientas de cálculo.
• Identificación de los datos definitivos de los parámetros.
• Cálculo y el dimensionado de cada elemento.
• La optimización del sistema en conjunto, optimizando los interfaces y
compatibilidades entre los componentes que forman los subsistemas

Integración del Sistema


Una vez diseñando todos y cada uno de los componentes que conforman el sistema, solo
resta combinarlos para obtener los diferentes subsistemas, y finalmente la primera
solución del diseño completo del conjunto. Esta etapa comprende las siguientes tareas:
• Planificar y especificar las instrucciones de ensamblaje, incluyendo dibujos y
planos de los diferentes componentes, subsistemas y el sistema completo
• Calculo de los elementos no diseñados hasta esta etapa, principalmente uniones
e interfaces.
• Ensamblaje de las distintas partes de los componentes, éstos, en subsistemas, y
éstos en el sistema final

Verificación
Cuando se han establecido todos los diseños, con sus parámetros calculados, los
interfaces definidos, y establecidas sus dimensiones finales, es preciso contrastar y
verificar que el diseño final cumple con la legislación vigente, es decir, que los
resultados obtenidos cumplan con las normas, leyes y reglamentos establecidos. Esta
verificación es necesaria porque, aunque durante la fase de diseño y en Anteproyecto se
han tenido en cuenta, la resolución de los cálculos y dibujos puede implicar cambios en
las presunciones y condiciones iniciales, y porque parte de la reglamentación no afecta
directamente a los cálculos. También es necesario tener cumplimentados y resueltos
todos los permisos requeridos, así como la inclusión en los planos y demás documentos,
todas aquellas condiciones que sean de obligada presencia según las leyes.

- 42 -
Documentación e Informes
La última de las tareas comprende la recopilación y redacción de todos los diseños,
cálculos, planificaciones, planos, bocetos, descripciones… ya que dado que esta etapa
del Proyecto es en si la etapa definitiva de preparación, justo anterior a la fase de
ejecución, la documentación debe de ser completa y autosuficiente, es decir, sin
necesidad de referencias externas, ó datos y cálculos adicionales. Esta documentación se
divide en 5 grandes bloques, que conforman en si el Proyecto propiamente dicho:
La Memoria es el documento principal en el que se describe el proyecto, desde las
motivaciones, inicios y objetivos del mismo, hasta el estudio profundo y detallado de la
solución implementada. Por tanto, incluye todos los parámetros, factores y variables de
todo orden definidos y calculados, que se deben de tener en cuenta para su ejecución y
desarrollo. Suele realizarse al final de todos los estudios, ya que contiene todas las
incidencias producidas en la elaboración del proyecto, a fin de dar una visión completa,
y una perspectiva pormenorizada de la investigación y desarrollo realizado.
Suele estar dividida en dos partes:
• La Memoria Técnica Descriptiva, que incluye la mayoría de los apartados
referentes al diseño, desarrollo, planificación y programación a ejecutar en el
proyecto.
• Anexos y Apéndices, con toda aquella información complementaria, que siendo
relevante, se centran más en las metodologías aplicadas y normas, que a los
resultados y diseños.
Los Planos son el conjunto de todas las guías gráficas del proyecto, que permiten la
descripción detallada e identificación inmediata de todas sus partes. Son de gran ayuda,
y además contienen las medidas, cálculos y cotas que permiten el desarrollo de las obras
y/o productos resultantes. En todo proyecto existen planos de sistema completo ó de
conjunto, y planos que se centran en cada parte individual ó componente, permitiendo la
descripción en detalle de los mismos. Por ello, han de ser completos, suficientes y
concisos, pero sin aportar información innecesaria o irrelevante.
El Pliego de Condiciones (Técnicas y Facultativas) que se encarga de la descripción de
todos los elementos materiales que componen el proyecto, además de regular los
procesos necesarios para su ejecución. Es por tanto el documento más importante desde
el punto de vista contractual. Suele dividirse en distintos capítulos, entre los cuales es
usual encontrar:
• Condiciones Generales (legales y administrativas),
• Condiciones de Materiales y Equipos,
• Condiciones de Ejecución,
• Condiciones Económicas.
El Presupuesto, fruto de los estudios económicos y financieros realizados, especifica
los costes del proyecto, tanto desde un punto de vista global, como de distintos
apartados o fases en particular. Además, debe incluir indicaciones referentes a los costes
unitarios, mediciones estimadas, y demás detalles precisos para la valoración final.
Atendiendo al presupuesto, los proyectos por norma general se pueden clasificar en dos
categorías, de medición cerrada, con presupuesto fijado desde la firma del contrato, ó de
medición abierta, con el presupuesto en función de los resultados obtenidos, donde solo
aparece especificado el precio unitario. De todas maneras hay que tener en cuenta, que

- 43 -
en la mayoría de los proyectos el presupuesto en si es un documento meramente
orientativo, es decir, no establece ningún compromiso legal, ni en cuanto a la precisión,
ni a las mediciones. Se podría decir, que es un mero indicativo para realizar
estimaciones a posteriori de la calidad del proyectista, garantizando al cliente un coste
más o menos exacto.
Todos estos documentos son los habituales cuando el proyecto es realizado para un
cliente externo, como suele ser el caso de aquellos realizados por Oficinas Técnicas o
Consultorías, y es el formato obligatorio si necesitamos que el proyecto sea visado por
Colegio Oficial correspondiente.
Para proyectos de carácter interno se admite un mayor grado de libertad, tanto en el
orden, como en el formato y capítulos a incluir, que suelen estar descritos en las guías
de procedimiento de diseño y desarrollo, redactadas por la propia empresa promotora.
En el siguiente apartado describimos con mayor detalle la documentación requerida en
la redacción de un proyecto.

Documentación del Proyecto


Como se ha visto en el capítulo anterior, el proceso de resolución técnica del proyecto
comienza con planteamientos muy generales, que van concretándose conforme
transcurren las distintas etapas hasta obtener una solución completamente definida. Una
vez planteado, desarrollado y resuelto el problema a abordar, el ingeniero ha de ser
capaz de transmitir el conjunto de ideas y soluciones adoptadas de forma que el
conjunto sea legible y coherente.
Es por ello que la documentación que acompaña la descripción del proyecto, debe
establecer los procesos, y definir la fase de ejecución de tal manera que cualquier otro
ingeniero, distinto del autor, pueda coordinar y dirigir el mismo, simplemente siguiendo
los pasos indicados en la documentación. Por tanto, resulta evidente la importancia de la
documentación como resultado inmediato de la labor de la ingeniería de proyectos. Esto
es todavía más relevante en los casos en que el proyecto haya sido realizado por una
ingeniería externa, en los cuales el promotor se apoya fundamentalmente en dicha
documentación para contratar la ejecución posterior.
Quizás el caso más extremo puede resultar el de los proyectos presentados a la
administraciones publicas, donde una documentación incompleta o mal organizada,
puede suponer la descalificación del proyecto presentado por “defectos de forma”,
suponiendo en muchos casos grandes perdidas para las empresas por errores no técnicos
sino administrativos y de presentación. Por el contrario, una documentación completa,
organizada, estructurada y ordenada adecuadamente, facilita su lectura, interpretación,
entendimiento, minimiza los tiempos de búsqueda y de consulta de datos, por lo que
puede aún no siendo la mejor solución técnica, puede resultar más atractiva por su
facilidad de compresión e interpretación. En este campo entran en juego lo que
podríamos llamar, técnicas de marketing de proyectos.
A la hora de clasificar los tipos de organización y presentación de documentación, casi
podría decirse que existen tantos tipos, como clases de proyectos nos encontramos,
desde proyectos orientados a infraestructuras, a la producción industrial, a los servicios
de ingeniería, de investigación y desarrollo, a productos específicos… Un ejemplo claro
de las diferentes estructuras que puede seguir un proyecto nos lo puede dar los
proyectos relacionados con las labores de investigación dentro de la Universidad, como
son los Proyectos Fin de Carrera, Tesinas de Licenciatura o Tesis Doctorales, con una

- 44 -
estructura completamente diferente a la empleada en un proyecto de ICT, por poner un
ejemplo, ó un proyecto de infraestructura, donde el formato viene definido e impuesto
por el colegio profesional, y además se exige la un visado para autorizar la ejecución del
proyecto. En otras ocasiones nos encontramos que para proyectos internos, cada
empresa tiene establecido su propio formato de presentación de los proyectos, pudiendo
variar de unas a otras.
Asumiendo la diversidad de presentaciones y esquemas organizativos que puede
requerir un proyecto, este capitulo tratará de definir y establecer los documentos básicos
e imprescindibles que debe de reunir todo proyecto, que podrán ser modificados y
adaptados para cada caso particular.

Organización del proyecto


Tal y como fueron presentados en el capitulo anterior, los documentos básicos que
constituyen todo proyecto suelen ser, por regla general:
• La Memoria,
• Los Planos,
• El Pliego de Condiciones
• El Presupuesto.
Existen además algunos casos específicos, normalmente aquellos en los que la
redacción es realizada justo antes de la ejecución, ó a la conclusión del mismo (p.e. para
la Administración Pública), donde aparece un quinto documento, denominado Programa
o Planificación, describiendo la programación del mismo en costes como en tiempos.

Real Decreto Legislativo 2/2000, de 16 de junio, por el que se aprueba el


texto refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas:
Los proyectos de obras deberán comprender, al menos:
a) Una memoria en la que se describa el objeto de las obras, que recogerá los
antecedentes y situación previa a las mismas, las necesidades a satisfacer y la
justificación de la solución adoptada, detallándose los factores de todo orden
a tener en cuenta.
b) Los planos de conjunto y de detalle necesarios para que la obra quede
perfectamente definida, así como los que delimiten la ocupación de terrenos
y la restitución de servidumbres y demás derechos reales, en su caso, y
servicios afectados por su ejecución.
c) El pliego de prescripciones técnicas particulares donde se hará la descripción
de las obras y se regulará su ejecución, con expresión de la forma en que ésta
se llevará a cabo, de la medición de las unidades ejecutadas y el control de
calidad y de las obligaciones de orden técnico que correspondan al
contratista.
d) Un presupuesto, integrado o no por varios parciales, con expresión de los
precios unitarios y de los descompuestos, en su caso, estado de mediciones y
los detalles precisos para su valoración.
e) Un programa de desarrollo de los trabajos o plan de obra de carácter
indicativo, con previsión, en su caso, del tiempo y coste.

- 45 -
f) Las referencias de todo tipo en que se fundamentará el replanteo de la obra.
g) Cuanta documentación venga prevista en normas de carácter legal o
reglamentario.
h) El estudio de seguridad y salud o, en su caso, el estudio básico de seguridad
y salud, en los términos previstos en las normas de seguridad y salud en las
obras.

La Memoria
Es el documento principal del proyecto, suele estar dividido en dos partes diferenciadas:
• La Memoria Técnica Descriptiva, donde se incluyen aquellas partes referentes
al diseño y desarrollo, planificación y programación de la fase de ejecución, y
descripción detallada de los cálculos y aproximaciones…
• Anexos complementarios, con apartados específicos.

La Memoria Técnica Descriptiva


Como hemos anticipado, se trata de la parte de la memoria donde se abordan todos los
temas referentes al estudio, diseño y planificación del proyecto. Es por tanto un
documento informativo, que describe y justifica detalladamente la solución final
adoptada para el proyecto, y esta organizada en tantos apartados como divisiones y
subdivisiones se hayan escogido para su realización y desarrollo. Los temas principales
que deben de abordarse en toda memoria de un proyecto hacen referencia a:
9 Antecedentes y Orígenes
9 Definiciones y Consideraciones previas.
9 Objeto, Justificación y Alcance.
9 Planteamiento,
9 Especificaciones básicas,
9 Generalidades,
9 Descripción general del proceso técnico.
9 Balance de materias y energía. Esquemas.
9 Personal y RRHH. Esquema de organización.
9 Planificación económica.
9 Situación geográfica. Descripción y estudio.
9 Aspectos de diseño. Optimización y Consideraciones estéticas.
9 Viabilidad del Producto. Estudio de mercados.
9 Aspectos comerciales: compras, ventas, precios.
9 Aspectos administrativos: constitución, tramitación, sindicación, cupos,
patentes, etc.
9 Aspectos económicos: Capital, financiación, costos, beneficios
9 Programación de la fase de construcción

- 46 -
9 Resumen
9 Conclusiones
En esta recopilación de aspectos a cubrir, se puede observar que la memoria no esta
limitada a los aspectos meramente técnicos, sino que también se abordan todos aquellos
referentes a la planificación económica, de recursos, comerciales, productivos…
La memoria deberá de contener una descripción clara y concisa de la idea desarrollada
en el proyecto, para lo cual es necesario partir de los orígenes y motivaciones que
provocaron el desarrollo del proyecto propiamente dicho, la justificación y criterios que
llevaron a la adopción de una solución determinada, la definición de los parámetros,
variables y los protagonistas del proyecto, la planificación y organización del mismo, el
montante económico que conlleva, tanto en ejecución como por consecuencia de los
resultados, y todos aquellos aspectos relativos a la evaluación y seguimiento del mismo.
Por tanto, se puede afirmar que la Memoria constituye la guía fundamental o eje central
del posterior desarrollo y ejecución de las acciones contenidas en el proyecto, con lo
que debe de reflejar un claro orden temporal, de forma que la consecución de las
acciones estén correctamente planificadas, a la vez que contener referencias directas y
pormenorizadas al resto de la documentación aportadas, como planos, anexos y
presupuestos, que nos indican gráficamente los procesos, a la vez que justifican los
esfuerzos realizados, y los procedimientos para su ejecución.
La extensión de este capitulo deberá ser el suficiente que pueda permitir una lectura e
interpretación clara, concisa, directa y completa, exponiendo en todo momento la línea
conductora del proyecto, pero sin incurrir en redacciones excesivamente cargadas, que
resulten contraproducentes para la comprensión inmediata del mismo, o que puedan
llevar a situaciones de lectura superficial. Para la descripción de los aspectos más
detallados y pormenorizados del proyecto, se podrá disponer de Anexos o podrán ser
incluidos en los Planos
A la hora de su presentación, es recomendable hacer uso de las indicaciones de la
normativa existente, en el caso de España, lo habitual es hacerlo en DIN-A4 (297 x 210
mm, tal y como lo recogen las normas U.N.E.), y cuando el espacio no sea suficiente,
podrán usarse otros tamaños, plegándolos de la manera indicada por la misma norma.
Como en todo trabajo administrativo, resulta más que recomendable cuidar la
presentación, evitando erratas, errores, faltas ortográficas o gramaticales, y a poder ser,
revisando varias veces los documentos, de forma que las versiones finales contengan el
menor número de errores posibles. En este punto, conviene recordar que toda la
responsabilidad del proyecto recaerá sobre su autor, y todo lo que ello pueda conllevar.
En cuanto a la estructura, la memoria constará de todos los capítulos como sean
necesarios, de forma que se pueda realizar una descripción completa, y bien dirigida, de
todos los aspectos a cubrir en el proyecto. Una técnica comúnmente empleada, consiste
en plantear un primer índice y borrador, a partir del cuan basarnos para el desarrollo
posterior de cada capítulo.
A modo de ejemplo, en esta, y páginas siguientes, se exponen varios ejemplos de índice
correspondientes a distintos tipos de Memoria. El proyectista es en todo momento el
encargado de seleccionar un modelo y deberá modificarlo de acuerdo con las
características propias de cada caso particular.
En la primera hoja irá el índice que con la numeración decimal, indicará cada una de las
partes que comprende la memoria y que puede seguir las siguientes estructuras:

- 47 -
Ejemplo: Proyectos orientados a productos
En aquellos proyectos donde el resultado final es un producto, maquina, equipo, o un
sistema específico… la propia organización de la documentación suele venir definida ya
en la propia fase de diseño, ya que nos facilitarían también las fases previas a la
redacción. Un esquema orientativo podría ser:
• Capítulo 1. Introducción
• Capítulo 2. Objetivo del proyecto
Exposición del alcance y definición de los requerimientos básicos
• Capítulo 3. Estudios preliminares
o Estudio de viabilidad
o Estudio de mercado
• Capítulo 4. Descripción del producto
Justificación técnica y estética. Ordenación legal y de seguridad sobre el
uso del producto
o Características de diseño (Tipos de componentes, formas, calidades, etc.)
o Materias primas (Justificación de los materiales empleados)
• Capítulo 5. Proceso de fabricación
Planificación de las operaciones y procesos necesario, así como
planteamiento de las soluciones adoptadas para la optimización de la
fabricación
• Capítulo 6. Equipamiento industrial
Descripción de instalaciones y maquinarias precisas para elaborar el
producto
• Capítulo 7. Desarrollo de Prototipos
Número de prototipos a desarrollar, plazos y costes, recursos de
fabricación empleados, plan de pruebas y ensayos precisos
• Capítulo 8. Estudio económico
• Capítulo 9. Conclusiones
• Capítulo 10. Bibliografía

Ejemplo: Proyectos de investigación y desarrollo


Los proyectos de investigación y desarrollo, así como los proyectos académicos, como
pueden ser las Tesis Doctorales, suelen tener una estructura caracterizada por partir de
unas asunciones iniciales, que trataran de demostrar a lo largo de la memoria, por medio
de la exposición de teorías y experimentos que las confirmen. Un ejemplo de un índice
de una tesis Doctoral es:
• Prólogo y Abstract
• Capítulo 1. Introducción
Objetivos. Planteamiento. Justificación. Metodología

- 48 -
• Capítulo 2. Antecedentes
Revisión histórica.
• Capítulo 3. Exposición de la hipótesis
Enunciado y desarrollo.
• Capítulo 4. Verificación experimental
Definición y descripción del experimento: método experimental,
montajes, condiciones de contorno, etc.
• Capítulo 5. Exposición e interpretación de resultados
• Capítulo 6. Conclusiones y Líneas futuras de trabajo
Recapitulación. Futuras líneas y actuaciones de la investigación.
• Glosario de términos
• Índice de términos
• Bibliografía

Ejemplo: Proyecto de Infraestructura Común de Telecomunicaciones


Æ Ver Tema referente a ICTs

Anexos (ó Anejos) complementarios


Los anexos complementarios tienen por función el exponer con un alto grado de detalle
aquellos aspectos que tienen una influencia fundamental en la descripción incluida en la
memoria, pero que a fin de evitar una carga excesiva de esta, se especifican en un
capitulo aparte. En ellos se describen desde las hipótesis y los métodos empleados para
la resolución técnica del proyecto, como las fórmulas y cálculos intermedios, que sirven
de base para la comprobación de la validez de las soluciones aportadas, hasta los
aspectos legislativos que pueden afectar al desarrollo posterior de la obra.
Así pues, se pueden especificar los siguientes puntos, como capítulos característicos de
esta sección:
• Métodos y cálculos numéricos:
Hipótesis o bases de partida para el cálculo
Metodología empleada
Herramientas matemáticas o software empelado
• Desarrollos y Procedimientos
El desarrollo completo que conduce a las soluciones adoptadas
Las simplificaciones planteadas
Cálculos desarrollados
Programas y software desarrollado, especificaciones, entradas-salidas,
código fuente, etc.
Hojas de cálculo empleadas
• Normas y reglamentos

- 49 -
Las normas técnicas que rigen los desarrollos
Los reglamentos utilizados
La bibliografía consultada
• Informes administrativos y legislativos
Bases del Concurso del proyecto
Legislación general que afecta al proyecto
Currícula del personal que participa en el proyecto
Experiencia de la empresa
• Planificación “pormenorizada” de la fase de ejecución
Productos y desarrollo
Optimización de procesos
Planificación, programación y control
Estudios sobre el terreno
• Otros Aspectos (que completen y complementen los contenidos de la Memoria)
Los anexos más habituales dentro de un proyecto son:
1. Anexo I – Cálculos Justificativos
2. Anexo II – Estudio de Impacto Ambiental
3. Anexo III - Estudio de Seguridad y Salud
4. Anexo IV – Manual de Calidad
5. Anejo V – Estudios Geotécnicos
6. Anejo VI - Tablas

Los Planos
Los planos son la representación gráfica y exhaustiva de todos los elementos que
plantea un proyecto. Estos documentos nos muestran la geometría plana de las obras
proyectadas de forma que queden completamente definidas en sus tres dimensiones.
Los planos contienen las formas geométricas, las cotas, y las dimensiones lineales
superficiales y volumétricas de todas construcciones y desarrollos que están incluidos
en los trabajos del proyectista, y que definen las obras que han de ser acometidas por el
Contratista.
Por otra parte, junto con el Pliego de Condiciones, conforma el conjunto de documentos
con carácter vinculante, ya que pasan a formar parte del Contrato de Ejecución si el
proyecto se aprueba. Son además, el documento del proyecto más utilizado a pie de obra
y durante la ejecución de los trabajos de taller y montaje.
Por regla general, la preparación de los planos es un proceso relativamente lento, que
parte al comienzo del proyecto, con la realización de bocetos y croquis sobre los que se
basan los trabajos de definición, estudio y cálculo. Estos primeros borradores permiten
establecer una primera acotación del sistema y de cada uno de sus componentes, y
progresivamente los bocetos iniciales van dando paso a los planos finales, completando
la definición del conjunto. Este procedimiento permitirá, que en algunas ocasiones, los

- 50 -
gráficos realizados nos permitan encontrar posibles fallos de diseño, y en otras, será el
propio dibujo y las técnicas gráficas las que resolverán gran parte de los de detalles
constructivos difícilmente resolubles por el cálculo.
Cuando se trabaja en una ingeniería, los planos y dibujos definitivos suele estar a cargo
de una equipo de delineantes, pero sin olvidar de que es el proyectista quien debe de dar
su aprobación al diseño final, ya que es él el último responsable de toda la
documentación. Un error en un plano puede implicar graves fallos en la ejecución
posterior, que pueden llevar desde correcciones sobre la marcha costosas en tiempo y
dinero a incluso implicaciones penales.
Una parte fundamental en la preparación de los planos es el respetar los formatos y
escalas normalizadas, requeridas para el diseño de las instalaciones, máquinas y
elementos a desarrollar en el proyecto. Estos deberán de estar adecuados al grado de
detalle que exige su correcta interpretación y ejecución, conteniendo además la máxima
información útil.
Para todo ello, hoy en día sirven de gran ayuda, así como ahorro de tiempo y problemas,
las diferentes técnicas de Diseño Asistido por Computador (CAD), y el software
disponible. Actualmente podemos obtener casi de forma inmediata la representación de
objetos en dos y tres dimensiones, realizar desplazamientos, giros, redimensionarlos,
casi realizar cualquier modificación que queramos, simplemente modificando unas
variables y parámetros de un programa, sin tener que redibujar todas las figuras.

Procedimiento y Normas de Ejecución


Los planos son los documentos más utilizados de los que constituyen el proyecto y por
ello han de ser completos, suficientes y concisos, es decir, incluir toda la información
necesaria para poder ejecutar la obra objeto del proyecto en la forma más concreta
posible y sin dar información inútil o innecesaria.
Los planos han de contener todos los detalles necesarios para la completa y eficaz
representación de las obras. Los planos deben ser lo suficiente descriptivos para la
exacta realización de las obras, a cuyos efectos deberán poder deducirse de ellos los
planos auxiliares de obra o taller y las mediciones que sirvan de base para las
valoraciones pertinentes.
Las dimensiones en todos los planos, generalmente, se acotarán en metros y con dos
cifras decimales. Como excepción, los diámetros de armaduras, tuberías, etc. se
expresarán en milímetros, colocando detrás del símbolo la cifra que corresponda.
En los planos de taller, mobiliario, maquinaria, etc. las dimensiones se suelen acotar en
mm. Deberá poder efectuarse, salvo en casos especiales, las mediciones de todos los
elementos sin utilizar más dimensiones que las acotadas.
En particular, de no incluirse despiece detallado, deberá poderse deducir directamente
de los planos, todas las dimensiones geométricas de los mismos, mediante las oportunas
notas o especificaciones complementarias que las definan inequívocamente.
En cuanto a las estructuras se refiere, contendrán, en su caso: Detalles de los
dispositivos especiales, tales como apoyo o de enlace. Igualmente se harán indicaciones
sobre las contra flechas que convenga establecer en los encofrados y procesos de
ejecución. En cada plano deberá figurar en la zona inferior derecha del mismo, un
cuadro con las características resistentes del hormigón, y de los aceros empleados en los
elementos que este plano define, así como los niveles de control previstos

- 51 -
Técnicas de Representación
Las técnicas de representación, y en particular el Dibujo Técnico es un medio de
expresión indispensable y universal para cualquier técnico, ya que permite transmitir, a
todos aquellos involucrados en el proyecto, una idea gráfica, clara y concisa, de aquello
que representa. Por esto, este lenguaje convencional está sometido a reglas que no
deben permitir ningún error de interpretación y son definidas por las Normas y
Reglamentos.
La norma DIN199 especifica la definición y denominación de los diversos tipos de
dibujos técnicos más empleados en un proyecto, como son:
• Croquis: Es la representación predominantemente realizada a mano alzada, es
un documento que sirve de base para desarrollar dibujos o planos, pudiendo
servir también como documento de fabricación.
• Dibujo o plano: Es la representación a escala con las vistas, cortes, acotación y
demás datos necesarios en cada caso.

• Representación gráfica: Es la ilustración por líneas y superficies de tamaño,


valores, etc., de variables (procesos de movimientos, de funcionamiento, planos
de fuerza, esquemas de organización, etc.
En general, los planos son una representación reducida o ampliada en dos dimensiones
del conjunto de elementos tridimensionales que componen una instalación, obra o
producto. Normalmente cada uno de estos elementos precisará de más de una vista para
quedar completamente definido

Tipos de planos y sus características


Los planos pueden ser generales y de detallé tanto para la ejecución de obra en campo
como de los equipos en taller. Su número no debe prefijarse y habrá que realizar tantos

- 52 -
planos como sean necesarios, teniendo en cuenta su uso casi exclusivo en la obra y a
todos los niveles. Los planos deben normalizarse de acuerdo con las normas UNE
huyendo de los formatos grandes y poco manejables. Los planos se confeccionan
teniendo en cuenta la normalización relativa al efecto. El formato de menor tamaño
utilizado es el A4 UNE 1011, los formatos superiores a él se doblan según norma UNE
1027, para su correcto encarpetado.
Normalmente los planos originales se depositan en el archivo de la Oficina Técnica,
empleándose copia de los mismos, tanto para la tramitación legal del proyecto como
para su ejecución.

Planos de Situación y Emplazamiento


Los planos de situación y emplazamiento son aquellos planos que muestran la ubicación
de las obras que define el proyecto en relación con su entorno a escala altamente
reducida.
Aunque en ocasiones es difícil diferenciar entre los conceptos de situación y
emplazamiento, se ha acordado denominar plano de situación al de ubicación puntual de
las obras del proyecto y emplazamiento al plano de escala algo mayor donde se sitúan
las obras de forma apreciable y en él queda constancia de su orientación y distribución
general. En el plano de situación se ha de mostrar con claridad la situación de las obras
dentro de una población, municipio, provincia o incluso nación. En los planos de
situación debe quedar constancia del cercano y lejano entorno con los accesos por
carretera, los municipios próximos, las ciudades distantes más importantes, puertos,
aeropuertos, fábricas, y demás temas de posible interés a efectos de proyecto y de obra.
En los planos de emplazamiento se esquematizarán los límites de la zona del proyecto
de forma que se distingan en planta sus formas e interrelaciones locales con su entorno
próximo.

Planos Topográficos y de Replanteo


El Instituto Geográfico Español tiene distribuida una malla de puntos fijos a lo largo de
toda la nación con expresión de su cota en valor absoluto. Partiendo de varios de estos
puntos debidamente comprobados se podrá establecer la topografía del terreno"
requerida para cada proyecto. En la mayoría de los casos va ser innecesario el efectuar
el cierre con estos puntos, pudiendo el proyectista establecer puntos fijos que estime
adecuados para su uso exclusivo, para ello se puede ayudar de la existencia en el
mercado de planos topográficos que le pueden ser de gran utilidad.
Los puntos básicos para el replanteo serán fijados de forma física y su inmovilidad será
comprobable mediante construcciones existentes en los alrededores que no planteen
dudas al respecto.

Geología y Geotecnia
Para el cálculo de una estructura de cimentación precisamos conocer la capacidad
resistente del terreno, para ello se han de realizar los sondeos, ensayos y pruebas
necesarios, que se incluirán en el proyecto en un anejo especifico.
En obras de poca importancia, por sus magnitudes o características, no es necesario
recurrir a los sondeos y tomamos como capacidad resistente del terreno una cifra
estimada por experiencias próximas, que habremos de corregir en los cálculos si varia,
una vez realizadas las excavaciones y comprobaciones oportunas.

- 53 -
Planos Generales
Los planos de ejecución son el conjunto de dibujos elaborados para llevar a cabo el
proyecto. Se dibujan a escala y deben contener todos los detalles necesarios para poder
ejecutar los trabajos. Pueden ser, a su vez, planos generales y planos de componentes.

Planos de ejecución
Los planos generales dan una visión de conjunto del proyecto y reciben denominaciones
especiales según la función de definición que realizan. Por ejemplo, es frecuente hablar
de planos de situación, de emplazamiento, de distribución, etc.

Planos de componentes
Los planos de componentes realizan el despiece permitiendo ver con detalle cada una de
las partes de la obra. Se clasifican en planos de serie y de detalle. Los primeros indican
las dimensiones básicas, los sistemas de referencia y las características de un grupo de
elementos. Los segundos presentan las indicaciones necesarias para la fabricación y
puesta en obra de los elementos que lo componen.

Planos de Planta General


En el plano de planta general se indican a escala reducida todos los elementos del
proyecto que nos permiten situar sus partes dentro de un todo. La planta general viene a
ser una vista aérea del conjunto.
Las escalas a utilizar para la planta general varían en función de las magnitudes de la
obra proyectada.

Planos de Planta
La planta, como proyección vertical, es indispensable para la definición geométrica de
las obras proyectadas, o dicho de otra manera, es la representación de la sección
horizontal de un edificio, a una altura determinada. También se llama planta a la vista
horizontal de un terreno, obra u objeto.
El número de planos de planta de un proyecto puede ser numeroso y será tal que permita
conocer con precisión y exactitud todo aquello que pretendemos ejecutar. En un
proyecto de edificación las distintas plantas a dibujar serían, por ejemplo:
• Plano de excavación.
• Plano de cimentación.
• Plano de planta 1º.
• Plano de planta 2º.
• Plano de cubierta.
En los planos de planta deben situarse los servicios complementarios (agua,
electricidad, gas, teléfono, desagües, etc), no obstante cuando la inclusión de estos
servicios pueda confundir o complicar un plano de planta se repetirá su dibujo solo para
aquellos cometidos, apareciendo de esta forma los planos que denominamos, planos de
instalaciones.

Vistas

- 54 -
Se llama vista a la proyección sobre un plano de lo que ve un observador, situado en el
infinito y mirando en dirección perpendicular a este plano, de un objeto. Plano es, pues,
la representación de una vista. Se conoce como sección a la vista de las partes
contenidas en una superficie secante, más la vista de las partes situadas detrás.

Alzados
Los alzados de una figura geométrica representan la proyección o vista horizontal de esa
figura en sentido normal a sus distintos ejes.
El número de planos de alzado será función de las caras de la figura y de sus ejes de
simetría. En una edificación, por ejemplo, habrá que dibujar tantos alzados como
fachadas disponga. La escala a utilizar para los alzados debe ser análoga a las utilizadas
para las plantas.

Secciones
Las secciones tanto longitudinales como transversales son indispensables para conocer
el interior de las piezas diseñadas y por tanto poder ejecutarlas. Las plantas y alzados
por si solas no pueden definir un volumen irregular, para la dimensión tridimensional de
una figura geométrica es preciso recurrir a las secciones.
Las escalas a utilizar en las secciones serán análogas a las utilizadas en las plantas y en
éstas además se debe indicar el lugar por donde se secciona.

Esquemas
En la mayoría de los proyectos es necesario desarrollar esquemas de las diferentes redes
de distribución interior (electricidad, agua, gas, aire comprimido, etc.) para el dibujo de
estos esquemas no se utiliza escala alguna. Los esquemas nos sirven también para
representar procesos químicos, cadena de producción de una distribución en planta,
etc… Un esquema es un dibujo que proporciona una visión simplificada de los procesos
e instalaciones, así como de su funcionamiento.
Para las redes de distribución interior en las edificaciones podemos utilizar el código de
colores normalizado según UNE 1063. Es conveniente siempre utilizar en los esquemas
la simbología normalizada, o en su defecto, la adoptada por las firmas especializadas.

Definiciones Geométricas
En algunos proyectos habrá formas en las que no serán suficientes las plantas, los
alzados y secciones para su completo conocimiento y definición. En estos casos será
preciso recurrir a las teorías de la geometría y a los sistemas de representación para
establecer de forma idónea tanto la definición del dimensionado como los métodos
constructivos a emplear en las futuras obras a ejecutar.
Hemos de recurrir a estas definiciones geométricas, por ejemplo, para dibujar una
cubierta en forma de hiperboloide o paraboloide.

Detalles
En un proyecto no debe quedar ningún elemento por definir. Los detalles los podemos
dibujar en el propio plano donde aparece el elemento a detallar o en un conjunto de
planos que denominaremos planos de detalles, o bien combinando ambas soluciones.
Son numerosos los elementos a definir en estos planos: detalle de forjado, detalle de
arqueta, detalle de sumidero, detalle toma de tierra, etc. Todos estos detalles pueden ir

- 55 -
incluidos en los planos de planta, sección o alzado. No obstante es preciso en ocasiones
realizar planos concretos de detalle, tales como: detalles de carpintería: puertas y
ventanas… Las escalas utilizadas en los detalles son altas y varían entre 1:50 y 1:2

Perspectivas y Maquetas
En los proyectos de edificación es costumbre dibujar una perspectiva del conjunto de las
obras proyectadas, plano éste que sólo tiene carácter informativo.
Las maquetas, como representación tridimensional de las obras proyectadas, pueden ser
útiles no solamente a efectos informativos sino que pueden también resolver algún
problema planteado en el proyecto o descubrir que algunas de las soluciones aportadas
no son viables. Es aconsejable elaborar maquetas en proyectos de gran envergadura y
cuando se plantean en base a un concurso público ya que no siempre el Tribunal
encargado de su selección está compuesto en su totalidad por especialistas.
Para las maquetas se deben escoger aquellas escalas que permitan visualizar las obras
proyectadas de forma satisfactoria.

Formatos y Escalas
Los formatos y escalas a utilizar para la elaboración de los planos serán los indicados en
la Norma UNE 1026. El formato mínimo será el señalado en la UNE 1011 serie Á4
(210 x 297 mm)

Relación de Formatos y Medidas


• A4 210 x 297
• A3 297 x 420
• A2 420 x 594
• A1 594 x 841
• A0 841 x 1.189
• 2 A0 1.189 x 1.682
• 4 A0 1.682 x 2.378

- 56 -
Las hojas podrán utilizarse verticales o apaisadas. En los formatos pequeños podrá
adoptarse como norma la disposición vertical. Excepcionalmente podrán realizarse
formatos alargados.

Escalas
Escala es la relación entre la longitud del segmento dibujado y la longitud por él
representada. La escala de un plano es la proporción entre la dimensión que toma un
elemento en el plano y la dimensión que tienen en la realidad.
En el supuesto de querer representar un objeto real, es posible que las dimensiones del
objeto permitan, por un lado, distinguir sus detalles, y por otro, representarlo
completamente en el papel. Sin embargo, lo más habitual es que, o bien el objeto es
demasiado pequeño para apreciar sus detalles y dimensiones, o bien es tan grande que
no su representación en papel no es posible. La solución a estos casos se basa en el
empleo de escalas, que permiten en el dibujo de objetos con las medidas apropiadas
para su representación, pero conservando las proporciones definidas por el objeto real.
Las reglas que hacen referencia a las posibles escalas, están recogidas en las normas
UNE 1026-83, ISO 5455-79, y DIN 823.
Reducciones
Las escalas que normalmente se utilizarán para las reducciones, son las indicadas en la
norma y se deducen todas a partir de:
• 1:1
• 1:2
• 1:2,5
• 1:5
Ampliaciones
Para las ampliaciones se utilizarán normalmente las escalas indicadas en la norma:
• 2:1
• 5:1
• 10:1
Tamaño natural es la escala 1:1. Todas las escalas empleadas se indicarán en la carátula
del plano, destacando la principal con caracteres de mayor tamaño. Las escalas
secundarias se indicarán también en las partes correspondiente del dibujo. En general,
todo será dibujado a escala, Las cotas de las partes fuera de escala serán subrayadas.

Anotaciones y Leyendas
Un Dibujo Técnico consta de dos partes: el dibujo propiamente dicho y las indicaciones
escritas, materializados por medio de las letras, números y símbolos. Toda anotación
debe de ser legible, homogénea y ser apta para su reproducción fotográfica u otros
procedimientos de reproducción reprográfica, tal y como se define según las normas
UNE 1034-75, ISO 3098/1(1974), y las DIN16 y DIN17.
Es importante destacar que existen dos tipos de escritura: la vertical, que se utiliza en
construcción y en esquemas eléctricos y/o electrónicos, y la cursiva, inclinada 15º hacia
la derecha. La altura mínima admitida en la rotulación es de 2,5 mm.

- 57 -
Líneas y Acotaciones
Los diferentes tipos de línea y su empleo en los planos de un proyecto, se recogen en la
norma UNE 1032-82 y su equivalente ISO128-82. En algunos casos particulares,
cuando las líneas definidas por estas normas se utilicen en otras aplicaciones diferentes,
como por ejemplo en esquemas eléctricos o de fontanería, los convenios elegidos deben
estar recogidos en otras normas internacionales, o bien deben citarse explícitamente en
una leyenda o apéndice en el propio dibujo.
A su vez, las acotaciones son el conjunto de todas aquellas líneas y cifras o caracteres q
que determinan la forma y dimensiones de las piezas u objetos representados, y son
cruciales a la hora de definir completamente la gráfica, por lo que se debe evitar
cualquier error ú omisión. Las reglas para la acotación de dibujos vienen recogidas en
las normas UNE 1039-75, ISO R/129 y DIN 406. Las acotaciones deben de ser claras y
seguir una lógica en sus procedimientos, siguiendo los órdenes de los procesos de
fabricación, y garantizadnos siempre una fácil compresión. Una cota mal anotada causar
la inutilidad de la pieza, con la consiguiente pérdida de tiempo y dinero.
Las cotas están clasificadas en:
• Cotas funcionales. Son aquellas que poseen una valía esencial en el mecanizado
y empleo de la pieza y que expresan directamente las condiciones a satisfacer.
• Cotas no funcionales. Son las que constituyen la total definición de la pieza,
pero no tienen importancia para su normal funcionamiento, por ejemplo, la
profundidad de los agujeros roscados, diámetros de arandelas, espesores de
tuberías…
La norma UNE 1039-75 establece los siguientes principios para proceder a la acotación
de los dibujos:
1. No ser redundantes, cada cota sólo debe figurar una única vez en una única
posición sola vez en un solo lugar. No figurarán mas cotas que las necesarias.
2. Ser coherentes, todas las cotas se expresarán en la misma unidad.
3. Sobre el dibujo se pondrán todas las cotas, signos, tolerancias, indicaciones, toda
información necesaria para definir un elemento.

El Pliego de Condiciones
El Pliego de Condiciones es el documento en el cual se recopilan todas las exigencias de
tipo legal y técnico que rige la ejecución del proyecto, por lo que es de fundamental
importancia en los proyectos externos. En conjunto con los planos, este documento
tiene carácter vinculante entre el cliente y el ejecutor del proyecto, ya que se añade al
contrato que se establece entre ambos para la realización de la obra.
Por su carácter legal, el Pliego de Condiciones no debe contradecir las leyes, normas y
ordenanzas de carácter local, provincial ó estatal, sino complementarlas en los aspectos
definidos en el proyecto, y además, debe contemplar todas las exigencias referentes a
situaciones imprevistas, como pueden ser la aparición de unidades de obra no
contempladas en el proyecto, las penalizaciones por retraso en la ejecución…
Por otra parte, es habitual incluir una introducción que describa el alcance y objeto del
Pliego, así como una relación de las leyes y normas que se han tenido en cuenta para su
redacción. Cualquier omisión del Pliego puede generar conflictos o dificultades para la
ejecución del proyecto, por lo que es siempre preferible repetir un concepto en capítulos

- 58 -
distintos que el omitirlo allí donde sea necesario. Dicho esto, cabe recordar que la
claridad y concisión en la exposición del Pliego es más importante que en ningún otro
documento.
Para facilitar la redacción y preparación de este documento, es normal revisar la
redacción de los Pliegos de otros proyectos, pero sin olvidarnos nunca de las
peculiaridades de cada uno, y en algunos casos, también puede resultar conveniente
consultar a profesionales del Derecho, cuando las características y condiciones
especiales del proyecto así lo aconsejen.
En la redacción de un Pliego de Condiciones, como en los demás documentos del
proyecto, es recomendable estructurar la información partiendo de lo general a lo
particular, por fases de ejecución y por unidades de obra. Generalmente suele dividirse
en tres apartados o capítulos:
• Descripción de la obra o proyecto
• Condiciones generales
• Condiciones particulares

- 59 -
Ejemplo: Pliego de Condiciones de un Proyecto de planta industrial
En las siguientes páginas se muestra como ejemplo el guión de un Pliego de
Condiciones de un proyecto de planta industrial, que se podría adaptar
convenientemente a otros supuestos.
1. Introducción y Descripción de la obra o proyecto
Este capítulo se inicia con una definición del alcance y ámbito de aplicación del Pliego,
siendo practica habitual, incluir en un apartado todas las normas, reglamentos y
ordenanzas que afectan a los materiales a emplear y a las obras a ejecutar. Además
también se incorporan en apartados separados cada una de las unidades constructivas así
como una relación de las máquinas, equipos e instalaciones principales que la
componen, quedando de esta manera perfectamente definido el proyecto en términos de
construcción y ejecución.
Otro aspecto importante, es que el Pliego debe estructurarse en tantos documentos
independientes como contratistas principales vayan a intervenir en la fase ejecutiva del
proyecto.
2. Condiciones generales
En este capítulo se especifican con claridad las condiciones de índole facultativa,
económica y legal que regirán en el desarrollo de las obras. Se pueden considerar los
siguientes apartados:
2.1. Condiciones generales facultativas
Describe y regula las relaciones entre la Contrata y la Dirección Facultativa
derivada de la ejecución técnica de las obras.
2.1.1. Obligaciones y derechos del Contratista
Entre las obligaciones destacan entre otras:
• Conocimiento de la legislación vigente y aplicable.
• Conocimiento completo del proyecto y ámbito de aplicación.
• Cumplimiento de las indicaciones de la dirección de obra.
• Disposición de los medios necesarios para la ejecución.
Y entre los derechos destacan:
• Disposición del proyecto completo
• Recepción en fecha, plazo y condiciones operativas de los
compromisos tomados por la propiedad (materiales ó medios).
• Disposición soluciones viables para contingencias y/o problemas
técnicos no cubiertos inicialmente en el proyecto, y que no sean cause
de una incorrecta ejecución.
2.1.2. Facultades de la Dirección de Obras
El Director de Obra puede y debe decidir acerca de:
• El comienzo, ritmo y calidad de los trabajos
• Cumplimiento de las condiciones pactadas en el proyecto y contrato

- 60 -
• Supervisar la seguridad del personal trabajando en el proyecto.
2.1.3. Libro de órdenes
Se establece la existencia de un Libro de Ordenes e incidencias, visado
por el Colegios Profesionales pertinente, en el cual sean recogidas todas
y cada una de las órdenes y modificaciones del proyecto decididas en
cada momento
2.1.4. Replanteo y preparación
Deben definirse las cotas de referencia, a la vez que proceder a la
limpieza y preparación del terreno. Suele firmarse un Acta de Replanteo
entre la Propiedad, Contrata y Dirección de Obras que se toma como
fecha oficial de comienzo de las obras.
2.1.5. Comienzo, ritmo, plazos y condiciones generales de la ejecución
de los trabajos
Especificando claramente todos estos aspectos, tan determinantes en la
ejecución del proyecto.
2.1.6. Controles de calidad y ensayos
Descripción completa y detallada de todos los ensayos, pruebas y
controles ha realizar, definición de las condiciones, periodicidad y
cantidades, así como las normas que las regulan.
2.1.7. Obras defectuosas y modificaciones por causa de fuerza mayor
Definición de las responsabilidades del Contratista en caso de que
Dirección Facultativa considere que las actuaciones llevadas a cabo no
están correctamente ejecutadas.
2.1.8. Partidas alzadas que figuran en el Presupuesto
Partidas alzadas son aquellas que en su momento el proyectista no pudo
medir o valorar exactamente pero de las que se tenía constancia que
harían su aparición durante la fase de ejecución.
2.1.9. Recepción provisional de las obras e instalaciones
Una vez finalizadas la obra, la Dirección Facultativa realizará una
inspección, y señalará los defectos que en su caso se encontrasen,
marcando los arreglos a ejecutar y plazos de reparación. Trascurrido este
plazo, y subsanadas estas faltas, la obra se da por recibida
provisionalmente, comenzando el plazo de garantía o prueba.
2.1.10. Periodo de prueba
Plazo de garantía al que tiene derecho la Propiedad para comprobar el
correcto funcionamiento de las obras realizadas. Oscila entre los 6 y los
12 meses en plantas industriales, y actualmente en muchos proyectos de
productos, se extiende hasta los 2 años. Puede llevar implícita una
retención económica o fianza.
2.1.11. Recepción definitiva
Transcurrido el periodo de prueba, se realiza una nueva inspección de las
obras e instalaciones. Si se han reparado los posibles defectos surgidos en

- 61 -
ese periodo, se procede a la firma de la recepción definitiva,
descontándose de la fianza los gastos de reparación habidos.
2.2. Condiciones generales económicas
Este aparatado contiene la descripción completa de condiciones económicas
acordadas entre la Propiedad y la Contrata, así como regula las funciones de
control económico asignadas a la Dirección Facultativa.
2.2.1. Garantía ó Fianza. Concepto y Condiciones de devolución
La Fianza es una cantidad monetaria, generalmente un porcentaje sobre
del montante global, que debe depositar la Contrata en el momento de la
firma del contrato, en concepto de garantía. En caso necesario, se
cargarían a esta fianza:
• Toda penalización por fallo ó demora
• Toda reparación que por causa de la ejecución, tenga que abonar la
Propiedad, y sean con cargo a la Contrata.
• La finalización unilateral (abandono) de la ejecución por el
Contratista.
Un valor estándar del porcentaje sobre el total, que se asigna al concepto
de fianza, es del 4%, y en general se establece por medio de avales
bancarios. Es práctica habitual, incluir retenciones sobre las consecuentes
certificaciones ó hitos del proyecto, de forma que las retenciones se van
librando consecuentemente con la ejecución del proyecto. La devolución
final y completa de todas las retenciones y de la fianza se realiza tras la
firma del Acta de Entrega de Obra ó de la auditoria de finalización de
proyecto final.
2.2.2. Precios unitarios de ejecución material y por Contrata
En este apartado se especifican los criterios de composición de los
precios de cada partida a partir de unos precios unitarios, así como se
determinan los diferentes porcentajes los costes de los medios auxiliares,
gastos generales, impuestos y beneficio industrial…
2.2.3. Precios contradictorios
Son aquellos precios de las partidas no presupuestadas en el proyecto
original y que aparecen durante la ejecución de las obras. Se indica la
necesidad de su aprobación por la Dirección Facultativa para que dichos
precios se puedan ejecutar.
2.2.4. Mejoras y Modificados de obra, instalaciones y maquinaria
En este apartado se ordena el sistema de valoración de las mejoras o
modificaciones que van surgiendo y que se produzcan por deseo de la
Propiedad, sugerencia de la Dirección (y aprobado por la propiedad) ó
por necesidad constructiva. Se especifica además que las mejoras
propuestas por la Contrata no generan un aumento del importe de las
obras o instalaciones.
2.2.5. Revisión de precios y fórmula polinómica

- 62 -
La revisión de precios se acepta en los Pliegos de obras cuya realización
puede ser prolongada y por lo tanto se esperan modificaciones en el coste
de materiales y mano de obra que la Contrata va aportando. Se realiza en
base a la aplicación de una determinada fórmula polinómica que
corresponde a alguna de las propuestas en la ley de Contratos del Estado.
La cláusula de revisión de precios se aplica, normalmente, en cada
certificación mensual, tomando los índices de coste iniciales
correspondientes a la fecha de licitación y los índices de coste finales de
la fecha de certificación. Los índices de coste de la mano de obra y de los
materiales se publican mensualmente en el B.O.E.
2.2.6. Valoración, medición y abono de los trabajos
En general se suele especificar:
• la valoración, es decir, qué precios se han de aplicar a cada una de las
partidas, y qué porcentajes lleva incluidos y cuáles se deben añadir.
Se supone siempre que el precio de una partida es completo y que,
por tanto, incluye los materiales, mano de obra, maquinaria, medios
auxiliares y la parte de mano de obra indirecta que se precisan para
realizarla. Cuando se suma la certificación, se indican los porcentajes
de Gastos Generales y Beneficio Industrial pactados para el proyecto.
• cómo realizar la medición.
• quién ha de realizar la medición. Suele realizarse una medición
conjunta entre Dirección Facultativa y Contrata para evitar
reclamaciones.
• cuándo se realiza la medición, de que tiempo dispone la Dirección
Facultativa para revisar la Certificación y dar su visto bueno, y en qué
plazo abonará la Propiedad su importe a la Contrata.
2.2.7. Penalizaciones
Suelen estipularse dos tipos de penalizaciones:
• Penalización por demora en los tiempos de ejecución. En ese caso, se
especifica la cuantía por día de retraso, teniendo en cuenta la mayor o
menor gravedad en los legítimos intereses de la propiedad. No se
computan los días perdidos por causa de fuerza mayor. En algunos
casos se pueden pactar bonificaciones por adelanto en la finalización
de las obras.
• Penalización por incumplimiento de contrato, ya sea por mala
ejecución de los trabajos o por incumplimiento de algún requisito
legal o laboral.
2.2.8. Seguros y conservación de la obra, maquinaria e instalaciones
Se obliga a la Contrata a suscribir los seguros necesarios para garantizar
los posibles daños en las obras, maquinaria e instalaciones que se
produjeran por causa de las propias obras. En concreto, se exige a la
Contrata la suscripción de un Seguro de Responsabilidad Civil.
Asimismo, se exige a la Contrata que establezca los medios precisos para
evitar los robos o daños producidos por terceras personas.

- 63 -
2.2.9. Condiciones de pago
El abono de las cantidades a pagar por maquinaria, equipos e
instalaciones se rige de forma diferente al que se pacta para la
construcción, en especial cuando se contrata con otros suministradores
directamente. Una posible forma de pago puede ser:
• un 10% a la firma del contrato.
• uno o varios abonos para la entrega de los materiales o equipos en
obra y para las distintas fases de montaje.
• un 10-20% a la puesta en marcha.
• un 10% a los 6 o 12 meses de la puesta en marcha (periodo de
garantía)
Si la intención de la Propiedad es la contratar la maquinaria y equipos
mediante operaciones especiales, como el leasing, es conveniente hacer
referencia a ello.
2.3. Condiciones generales legales
Fija las condiciones de tipo legal que ha de cumplir el contratista y el tipo de
contrato y de adjudicación que han de regir.
2.3.1 Contratista
Especifica la categoría y características que debe reunir el Contratista. Si
la obra es por encargo de la Administración Pública, la categoría del
Contratista viene definida en la Ley de Contratos del Estado.
2.3.2 Contrato
Se pueden definir varios tipos de contrato. Los mas habituales son:
• Contrato a precio alzado: se estipula una cantidad determinada para
las obras que no se modificará por motivo alguno.
• Contrato por unidades de obra: es el mas utilizado.
• Contrato por administración: consiste en una valoración de las obras
sin partir de un presupuesto y de unas mediciones previas. A medida
que se van realizando las obras se van anotando jornales, materiales y
consumos y medios auxiliares.
2.3.3 Adjudicación
Se emplean las siguientes formas de adjudicación:
• Subasta
• Concurso
• Adjudicación directa.
En la Administración Pública, el tipo de licitación se realiza con
frecuencia a la baja sobre el precio de partida fijado. En el caso de
entidades privadas, la selección responde a diversos aspectos, como
pueden ser la solvencia de la Contrata, los plazos de ejecución, etc.
2.3.4. Arbitraje y jurisdicción competente

- 64 -
Se fijan las instancias a las que se ha de recurrir por las partes en caso de
litigio o desavenencia.
2.3.5. Responsabilidades del Contratista
Se definen las responsabilidades que ha de asumir el Contratista durante
la vigencia del contrato: pago de materiales, jornales y demás gastos,
calidad de ejecución, situación legal y laboral del personal, etc.
2.3.6 Subcontratas
Se regula la posible cesión de trabajos a otros suministradores o
subcontratistas, y se establece una cláusula por la que el Contratista sigue
siendo el único responsable del cumplimiento de todas las condiciones
facultativas, económicas y legales del Pliego de Condiciones.
2.3.7 Impuestos
Se exige a la Contrata el cumplimiento del pago de impuestos
especificándose cuáles, de los derivados de las obras, son a su cargo.
2.3.8 Seguridad en el trabajo
Se exige el cumplimiento de la Ordenación de Higiene y Seguridad en el
Trabajo, y de todas aquellas órdenes que regulan la ejecución de las
obras, incluyendo el uso de prendas adecuadas, botiquín, etc.
2.3.9 Daños a terceros
El contratista es el responsable de los posibles daños a terceros que se
puedan producir, teniendo la obligación de abonar todos los gastos que
estos produzcan.
2.3.10 Causas de rescisión del contrato
Se desarrollan los motivos por los que la Propiedad puede rescindir el
Contrato y en qué casos tendrá derecho el Contratista a la devolución de
la fianza y al cobro de las obras realizadas hasta el momento de la
rescisión.
Las principales causas son:
• Un retraso excesivo en la ejecución de las obras.
• Por abandono de las obras sin causa justificada.
• Por fallecimiento del Contratista.
• Por causas administrativas.
3. Condiciones particulares
En este capítulo se dan las normas que han de cumplir los materiales, maquinaria y
equipos que intervienen en las obras y cómo se realizan. En la mayoría de los casos
existen normas legales que regulan el empleo de los materiales y su ejecución.
La aplicación y referencia a las normas reduce y simplifica la redacción de este capítulo
del Pliego, puesto que es suficiente con elegir un material de los especificados en la
norma correspondiente e indicar que ese material la ha de cumplir. En caso de no existir
una norma española, se puede hacer uso de una extranjera, previamente traducida y
adaptada a las medidas y unidades normalizadas en España.

- 65 -
Para facilitar su lectura, este capítulo se estructura en muchas ocasiones siguiendo el
mismo orden contenido en el documento de Presupuesto. Si se organiza así, se incluyen
generalmente en cada apartado las condiciones de los materiales que intervienen en él.

El Presupuesto
El último de los documentos que aparece en este capitulo, es el Presupuesto. Este
documento recoge los costes de la realización y ejecución del proyecto, e incluye la
parte del capital fijo de las nuevas unidades de producción creadas al realizar el
proyecto, pero no recoge todos los costes asociados a los gastos de explotación que
generará los resultados una vez ejecutado. Estos estudios deberán de recogerse en los
estudios económicos y financieros de la memoria.
A la hora de preparar el presupuesto de todo proyecto, hay que tomar en consideración
dos partes fundamentales:
1) El establecimiento del precio/coste de cada unidad de obra y/o ejecución
2) Las mediciones de cada una de las distintas unidades que lo componen
De forma que por medio de la combinación de ambos factores, obtengamos el coste
total del proyecto, y aunque parece fundamental la correcta estimación del presupuesto
de un proyecto, en la vida real y laboral, son muchos los casos de errores que en algunas
ocasiones pueden poner en peligro el desarrollo del mismo. Hay que tener en cuenta,
que en primer lugar, se pueden cometer fallos en las mediciones, bien por defecto o por
omisión de las medidas tomadas, y en segundo lugar, las estimaciones de los precios
unitarios pueden ser también erróneas, muchas veces debido a la falta de actualización
de los costes de mano de obra y de los materiales.
A fin de evitar estos errores, es conveniente seguir el siguiente protocolo a la hora de
proceder a la estimación y determinación del presupuesto de un proyecto:
1. Definición de todas las unidades que componen el proyecto.
2. Preparación de tantos presupuestos parciales como unidad de obra o
ejecutivas disponga el conjunto del proyecto.
3. Actualización de los precios de la mano de obra y materiales a utilizar en la
ejecución.
La preparación de un presupuesto correcto no es gratuito, y suele suponer una gran
cantidad de tiempo dedicado a la búsqueda de información y precios, así como se
necesita una buena experiencia en las mediciones y estimaciones a realizar. Es por este
motivo, por el que están surgiendo cada vez más y mejores programas de gestión de
presupuestos por ordenador, capaces de reducir el trabajo a la toma de medidas y
actualización de los precios de materiales y mano de obra. Entre otros, se pueden
destacar:
• Presto
• Menfis
• Syspre (Arquímedes)

Cuadros y Mediciones
A la hora de calcular el presupuesto final de un proyecto, es necesario establecer y
definir claramente los siguientes apartados:

- 66 -
Unidades de obra:
Se define por unidad de obra, cada una de las distintas entidades “medibles” en las que
puede dividirse la obra y/o ejecución de un proyecto. Por tanto cada unidad de obra
englobará de manera general:
1. Materiales para su constitución
2. Mano de obra para su realización
3. Maquinaría, herramientas y utensilios para su elaboración.
A su vez, es conveniente a la hora de planificar las unidades de obra, tener en cuenta
bien otros presupuestos anteriores, revistas y publicaciones especializadas, así como
catálogos de proveedores y suministradores.

Cuadro de precios de la Mano de Obra


Este apartado contiene los costes correspondientes a los sueldo de cada empleado de la
obra, es decir todos los operarios y/o cuadrillas que participan en las unidades de obra.
A su vez hay que cuantificar también los costes indirectos de la mano de obra, que
incluyen los encargados y dirección, que se ocupan de la supervisión y coordinación de
los equipos de trabajo (suele representar un 10-15 % de los costes directos). Estos
salarios se podrán obtener a partir de la categoría de cada empleado, y de lo
especificado en el convenio colectivo de su grupo, en la provincia o comunidad
autónoma de la obra.

Cuadro de precios de los Materiales


En este cuadro se recogen los costes de todos los materiales a emplear en la obra,
incluyendo costes de almacenamiento, transporte, carga y descarga, y pérdidas o
mermas. Esta información se obtiene a partir de las ofertas recibidas de los distintos
distribuidores, proveedores y almacenistas, así como de los catálogos de productos.

Cuadro de Precios Unitarios


En este capítulo, se especifican, en letra y cifra, los precios totales de cada una de las
unidades que haya en la obra, sin detallar su descomposición.

Mediciones:
La medición es el proceso de determinación de las dimensiones de cada unidad de obra,
es decir, la cuantificación de las unidades de obra.
Por otra parte, podemos definir el estado de las mediciones como el conjunto de
operaciones que se realiza sobre cada unidad de obra para obtener su cantidad, y la
cubicación como el cálculo del volumen de cada unidad de obra, aunque es frecuente
extender este término a la determinación de las cantidades de cada unidad de obra,
aunque muchas de ellas no puedan determinarse por volúmenes, sino por otros
parámetros.
Cuando se procede a las mediciones de un proyecto, siempre que sea posible, esta debe
de ser realizada sobre los planos definitivos y acotados, evitando el uso de escalímetros
que puedan dar lugar a errores de precisión. A su vez, las mediciones suelen dividirse en
distintos apartados, de forma que cada entidad dentro de un mismo apartado guarde
coherencia con el resto de las mediciones de ese apartado. El orden en que se
estructuran sigue el mismo criterio que en los demás documentos del proyecto, es decir,
de acuerdo con la planificación de los trabajos del proyecto, siguiendo una clasificación

- 67 -
decimal, y respetando la numeración de cada unidad de obra en el resto de los capítulos
de los que consta el Presupuesto.
En ocasiones, podemos encontrarnos con unidades de obra difícilmente medibles en
fase de proyecto, sobre las que no se puede establecer con toda exactitud a priori una
valoración exacta. Para estimar estas unidades de obra, se establecen en el presupuesto
un conjunto de Partidas Alzadas a Justificar, cuyo objetivo es el de dejar constancia de
una serie de gastos a ejecutarse durante la obra, pero que no pueden determinarse con
exactitud en el Presupuesto del proyecto. Estas partidas deben de ser evitadas en la
medida de lo posible, y en caso de que nos veamos forzadas a incluirlas, deberemos
recopilar toda la información a nuestro alcance, para establecer el coste de la manera
más real posible, de forma que durante la ejecución no se desajuste el Presupuesto
planeado.

Cuadro de Precios descompuestos


Obtenido a partir del cuadro de precios unitarios, cada concepto se desglosa indicando
el coste detallado en material y el coste derivado de los tiempos empleados en
maquinaria y mano de obra. Por otra parte, este documento carece de carácter legal.

Cálculo del Presupuesto


El Presupuesto final de un proyecto, es en si la valoración económica de su ejecución, y
por tanto en él figurarán, las unidades de obra, sus mediciones, y el precio que les
corresponden de acuerdo con el Cuadro de Precios Unitarios, aunque en ocasiones, para
proyectos internos se omitan los apartados de precios unitarios y descompuestos del
mismo.

- 68 -
A la hora de calcular el presupuesto de un proyecto, podemos distinguir:

Presupuesto de Ejecución Material


Es la suma de las distintas partidas de costes de un proyecto

Presupuesto de Ejecución por Contrata


Es el Presupuesto de Ejecución Material incrementado en un porcentaje en concepto de
Gastos Generales y Beneficio Industrial Este tanto por ciento viene definido por el
artículo 68 del reglamento general de contratación del Estado
El presupuesto de ejecución por contrata de las obras del Estado y de sus
Organismos Autónomos se obtendrá incrementando el de ejecución material en
los gastos generales de estructura que inciden sobre el contrato, cifrados en los
siguientes porcentajes:
-Del 16 al 20%, a fijar por cada Departamento ministerial, a la vista de las
circunstancias concurrentes, en concepto de gastos generales de la Empresa,
gastos financieros, cargas fiscales, tasas de la Administración legalmente
establecidas que inciden sobre el costo de las obras y demás derivados de las
obligaciones del contrato.
- El 6% en concepto de Beneficio Industrial del Contratista.
A este respecto, y dentro de los limites establecidos en el apartado anterior se
fijaron por algunos Departamentos Ministeriales los porcentajes
correspondientes:
-Presidencia del Gobierno (Orden 30.10.69) 16%
-Ministerio de la Gobernación (Orden 29.07.70) 16%
-Ministerio de Educación (Orden 15.10.73) 16%
-Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (O. 21.05.79) 20%
-Ministerio de Agricultura y Pesca Obras del IRYDA (Orden 07.07.83) 19%

Presupuesto de Licitación
El Presupuesto de Licitación es el que define el importe por el cual la Empresa que licita
la obra, se compromete a realizarla.
No debemos confundir el Presupuesto de Ejecución por Contrata, con el Presupuesto de
Licitación. El importe del Presupuesto de Ejecución por Contrata lo define el técnico
autor del proyecto, después de realizar los cálculos convenientes, y es a su juicio el
presupuesto necesario para que un Contratista pueda realizar las obras.
Por lo general las Empresas licitarán siempre a la baja, es decir con presupuestos
inferiores al estipulado por el autor del proyecto, a fin de conseguir una mejor
valoración económica del proyecto, y así tener más opciones para la selección, pero
siempre dentro de unos límites, ya que cuando las bajas son espectaculares aparece el
concepto de "baja temeraria", que puntúa negativamente, ya que resta credibilidad al
planteamiento adoptado por la empresa.

Presentación del Presupuesto


En la redacción final del presupuesto, deben incluirse:

- 69 -
1. Unidades de obra
2. Mediciones.
3. Precios Unitarios.
4. Precios Descompuestos.
5. Presupuesto.
Manteniendo un orden lógico, que nos permita localizar con facilidad una unidad de
obra, conocer su medición, cual es su precio unitario, cual es su precio descompuesto, nº
de unidades y presupuesto de ejecución material.
Por lo general el criterio que se mantiene para establecer un orden es el propio de la
ejecución de la obra en el tiempo, ordenando las unidades por capítulos. Por tanto, los
primeros capítulos deben ser: demolición (si fuese preciso), movimiento de tierras,
saneamiento, etc.
En la última hoja del Documento Presupuesto se realizará un resumen por capítulos, se
efectuará la suma de todos ellos, dando como resultado el Presupuesto de Ejecución
Material, al que sumaremos los Gastos Generales y el Beneficio Industrial para obtener
el Presupuesto de Ejecución por Contrata.
Al igual que en el resto de los documentos se estampará también en esta página la fecha
y firma del técnico autor del proyecto.

- 70 -