Está en la página 1de 9

Tema 10.

- La España del siglo XVIII

10.1 LA GUERRA DE SUCESIÓN Y EL SISTEMA DE UTRECHT.

El problema de la sucesión al trono español fue el acontecimiento más


importante del reinado de Carlos II, muerto sin hijos en 1700.
Las potencias europeas intrigaban en la corte española a favor de sus candidatos:
1. El Archiduque Carlos de Austria o de Habsburgo, hijo del emperador de
Alemania y pariente lejano del último Austria español.
2. Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y bisnieto de Felipe IV, que fue
nombrado heredero.

La elección como heredero de Felipe de Anjou no fue aceptada por algunos ni


dentro ni fuera de España y desencadenó la Guerra de Sucesión entre (1700-1713). El
Imperio Alemán, Inglaterra, Holanda, Portugal y Saboya formaron una alianza porque
temía la unión de España y de Francia y apoyaron al Archiduque Carlos de Austria;
mientras que la Francia de Luis XIV, el rey Sol, apoyó a Felipe de Anjou.
En Europa fue una guerra con fuerzas bastante equilibradas por lo que no hubo
vencedor claro. Se detuvo porque al morir el emperador de Austria en 1711, ascendió al
trono el Archiduque Carlos, el otro candidato a la corona española, por lo que si se le
seguía apoyando también sería rey de España y esa unión tampoco interesaba ni a
Inglaterra ni a Holanda.
En España fue una guerra civil que enfrentó a:
o Cataluña, Aragón, Baleares y Valencia (la Corona de Aragón) que apoyaban al
Archiduque Carlos pues pensaban que les respetaría su organización política
descentralizada (sus fueros).
o El resto de España que apoyaba a Felipe de Anjou que defendía el centralismo
que se aplicaba ya en Francia.
En España la guerra fue favorable a Felipe de Anjou. La resistencia de los
reinos de la Corona de Aragón fue sofocada sucesivamente entre 1706 y 1710. En
1713, cuando se firmó el Tratado de Utrecht, únicamente resistían Barcelona, algunas
otras ciudades de Cataluña y Baleares. Las Cortes catalanas, reunidas en Barcelona,
decidieron luchar frente a los ejércitos borbónicos, que sitiaron durante meses la
ciudad. El 11 de septiembre de 1714, las tropas de Felipe V tomaron Barcelona, y en
1715 ocuparon Mallorca.

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 1
La paz o Tratado de Utrecht de 1713 y el de Rastadt de 1714 puso fin a la
guerra con el siguiente resultado:
1.- Felipe de Anjou, ya con el nombre de Felipe V, es aceptado como rey de
España por todas las potencias pero debe renunciar a heredar la corona francesa. Se
instaura pues la nueva dinastía francesa de los Borbones en España.
2.- España debe renunciar a muchos territorios pasando a ser solo una potencia
colonial por sus posesiones americanas. Francia toma el relevo de la hegemonía en
Europa:
. A Inglaterra cederá Gibraltar y Menorca. Gran Bretaña tendrá además
derecho a vender esclavos en las colonias españolas de América y comerciar una
vez al año con un gran navío (navío de permiso). Se inicia la hegemonía británica
en los mares.
. Al Imperio Austriaco le cederá los Países Bajos católicos (Flandes), Milán,
el reino de Nápoles y la isla de Cerdeña.
. A Saboya le cederá la isla de Sicilia.

10.2 CAMBIO DINÁSTICO. LOS PRIMEROS BORBONES

Al instalarse los Borbones en el trono español, a principios del siglo XVIII, impusieron el
modelo de absolutismo implantado en Francia con Luis XIV durante el siglo anterior. La
monarquía autoritaria de los Austrias ya había iniciado, en el siglo XVII, un proceso de
concentración de poder en Castilla. Sus Cortes no se reunían desde 1665 y, sólo lo habían
hecho para aprobar impuestos. En cambio, en la Corona de Aragón y también en Navarra y el
País Vasco, se habían conservado instituciones propias (Cortes) y un cierto grado de soberanía
respecto al poder central.

Los monarcas borbones del siglo XVIII fueron: Felipe


V (1700-1724; 1724-1746), y sus hijos: Luis I (muerto en
1724), Fernando VI (1746-1759), Carlos III (1759-
1788) y el hijo de éste y nieto de Felipe V, Carlos IV
(1788-1808).

1.FELIPE V (1700-1746) al principio, empleó


ministros extranjeros, pero tras sus fracasos en política
exterior los sustituyó por una burocracia española, entre
cuyos miembros cabe destacar a Melchor de Macanaz y
a José Patiño, que formaron la primera generación de
funcionarios reformistas que reorganizaron el Ejército, la
Hacienda y la Marina. En enero de 1724 Felipe V
renunció al trono porque se dio la posibilidad de heredar
la corona francesa, cosa que expresamente se prohibía en
el Tratado de Utrecht. Felipe no consiguió el trono
francés y pudo volver a reinar en España en agosto de ese
año porque su hijo Luis, al que dejó el trono, murió
repentinamente sin descendencia.

2. FERNANDO VI (1746-1759), hijo de Felipe V, sucedió a


éste. Fue un rey culto, inteligente y pacífico, pero de salud
quebradiza. Su objetivo fundamental fue la modernización
del Estado. Dejó actuar a la siguiente generación de funcionarios reformistas y absolutistas: José
de Carvajal y, sobre todo, el marqués de la Ensenada, el político español más importante de
la primera mitad del siglo XVIII. Éstos reorganizaron el reino y dejaron bien asentadas las bases
para el gobierno de su hermanastro Carlos III, al morir Fernando sin descendencia.

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 2
Estos políticos procedían, por lo general, de la baja nobleza y dependían totalmente del
favor del monarca. Sus reformas tuvieron como finalidad (ver punto 10.3):
1. Consolidar el poder absoluto de la monarquía a través de una política
centralizadora y uniformizadora.
2. El control de la Iglesia y el intervensionismo en la economía.

3. CARLOS III (1759-1788). Fue el rey más importante del siglo por su labor
reformadora. Era rey de Nápoles y al morir Fernando VI tiene que dejar Nápoles para ser
rey de España en 1759 en virtud de las cláusulas del tratado de Utrecht, contaba por tanto
con experiencia como gobernante. Con él España se integra en Europa, participa
activamente en la política continental. En la primera etapa de su reinado cuenta con
ministros que se ha traído de Nápoles: Esquilache y Grimaldi, que llevaron a cabo un
amplio programa de reformas, sin embargo, contra los cuales se alzaron los sectores más
conservadores. En una segunda etapa cuenta con ministros españoles: Aranda,
Floridablanca y Campomanes que emprendieron reformas más moderadas y aumentaron
la autoridad real.

4. CARLOS IV (1788-1808). Rey débil y sin carácter que no estuvo a la altura de las
necesidades que requería el país en una etapa tan delicada. Durante su reinado se desarrolla la
Revolución Francesa y el ascenso de Napoleón. Después de gobernar unos años con los
ministros de su padre dejó el poder en manos de Godoy, su favorito (y el de la reina), y la
ambición de éste hace que la política española se someta a la francesa, esto conlleva la
ocupación napoleónica y la Guerra de la Independencia.

10.3 LAS REFORMAS DEL ESTADO Y CENTRALISMO.

La dinastía de los Borbones, con Felipe V, primer rey de la misma, introduce nuevas
fórmulas políticas, administrativas e institucionales respecto a la monarquía anterior de
los Austrias.
La monarquía absoluta.
La nueva dinastía reinante en España era francesa, así consecuencia, se impuso en
España el modelo político que regía en Francia: el absolutismo. El monarca absoluto
constituía la encarnación misma del Estado: a él pertenecía el territorio y de él emanaban
las instituciones y la soberanía. El rey debía concentrar todos los poderes del Estado
(ejecutivo, judicial y legislativo). El rey no debía dar cuentas de sus actos. Su poder era
prácticamente ilimitado pues era fuente de ley, autoridad máxima del gobierno y cabeza de
la justicia. Su legitimidad venía de una supuesta elección divina (origen divino) sobre su
persona para dirigir el país. Con esta nueva concepción, los monarcas secundados por
consejeros fieles y competentes, elegidos por ellos, combatieron las pocas limitaciones que
aún actuaban sobre las prerrogativas de la Corona. Se convertían en déspotas, pero
buscando un bien común (despotismo ilustrado).
Felipe V se titula, por primera vez, rey de España al suprimir muchos privilegios
forales. Se introduce la ley sálica (exclusión de las mujeres del poder).
Centralización y uniformización del Estado.
Los Borbones introdujeron en España los modelos administrativos franceses, esto
significaba que la administración tendería a ser más racional, eficaz y centralista. Este
último aspecto era el más polémico, pues chocaba con la tradición de los Austrias donde
pervivían múltiples administraciones y leyes heredadas desde la Edad Media.
La Corona de Aragón, que apoyó al Archiduque Carlos, perdió sus instituciones propias
(fueros y privilegios), mediante los Decretos de Nueva Planta (1706-1716). Navarra y las
provincias vascas, fieles al rey, mantuvieron en cambio sus fueros. El Gobierno impuso las
leyes de Castilla, el reino más extenso y poblado, sobre los territorios que hasta ese momento
habían mantenido su peculiaridad. Se suprimieron privilegios fiscales y se implantaron nuevos
impuestos. Se anularon privilegios militares (catalanes y aragoneses no estaban obligados a
combatir fuera de sus territorios). Fueron abolidas las Cortes propias y la Generalitat. Las
Cortes de Castilla se convirtieron en Cortes de España, al enviar allí sus diputados las cortes de

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 3
Aragón, aunque las Cortes pierden atribuciones en una monarquía absoluta, se reúnen solo a
petición del monarca para jurar al heredero.
La administración central
Fue reorganizada. Se sustituyeron los Consejos, a excepción del de Castilla, por
Secretarias de Despacho (futuros ministerios): Hacienda, Marina, Guerra, Justicia, Indias y
Estado (política exterior). Los ministros o secretarios eran nombrados por el rey, ejercían el
gobierno por delegación suya. Fueron los artífices de las reformas emprendidas en este siglo.
Administración provincial
Los antiguos virreinatos desaparecen y el territorio se dividió el territorio en
provincias, (los virreinatos se mantienen en América). Esta división provincial es la base
de la actual. Su gobierno recaía en un capitán general con autoridad política, militar y
judicial y una Audiencia (tribunal de justicia, presidida por el capitán general). El
intendente controlaba y vigilaba a las autoridades locales, así como los intereses de la
monarquía y el desarrollo económico y social de las provincias, recaudaban impuestos y
llevaban la dinamización económica del país. Para el gobierno de las principales ciudades
se generalizó la institución castellana de los corregidores. El rey siempre imponía las
normas a seguir.
Reforma de la Hacienda
Aunque con oposición de los estamentos privilegiados. Se creó un fondo común que reunía
los fondos del Estado, era dirigido por el Ministro de Hacienda. Fue Ensenada quién elaboró
un catastro para inventariar las propiedades y riquezas del país, así cada español pagaría a
Hacienda según su riqueza, incluyendo a la nobleza y al clero. Esta iniciativa halló tantas
resistencias en los privilegiados que solo se aplicó en Cataluña. El éxito se evidenció pronto: se
recaudaba más y el sistema era más ágil y menos gravoso para el conjunto de la población.
Además, el Estado se reservaba una serie de monopolios: tabaco, naipes y sal.
Reformas culturales
Se crearon las Reales Academias Españolas, nuevas instituciones oficiales, que fueron
el motor de la renovación cultural, permitieron la difusión de las nuevas ideas y el control
estatal sobre las actividades artísticas y literarias.

10.4 LA PRÁCTICA DEL DESPOTISMO ILUSTRADO: CARLOS III

Cuando Carlos III (1759-1788) accedió al trono español ya había gobernado en el reino
de Nápoles entre 1734 y1759. Allí había entrado en contacto con las ideas ilustradas. Al
iniciar su reinado en España se mostró partidario de seguir las ideas de progreso y
racionalización ilustradas. Se iniciaba así la etapa del despotismo ilustrado en nuestro país.
Para llevar adelante su programa Carlos III contó con una serie de ministros y
colaboradores españoles que auxiliaron al monarca, y fueron, en realidad, los
responsables de la política reformista. Entre ellos cabe destacar a Pedro Rodríguez
Campomanes, al conde de Floridablanca, al conde de Aranda. Junto a ellos otros
ilustrados como Pablo de Olavide, Francisco Cabarrús y Gaspar Melchor de Jovellanos,
estudiaron, informaron y propusieron una serie de medidas tendentes a la modernización y
racionalización del Estado.
El despotismo ilustrado une la monarquía absoluta a los principios de la Ilustración.
Supone un compromiso entre tradición y reforma. El rey es depositario exclusivo del poder,
pero debe ejercerlo en beneficio de sus súbditos. Así, pues, se fomentan las reformas
económicas y sociales, pero no las políticas o de participación del común. En el lema
“Todo para el pueblo, pero sin el pueblo” se resume el ideal del déspota ilustrado.

Campos de actuación del despotismo ilustrado de Carlos III:

1. Comercio y transporte. Construye la primera red adecuada de carreteras de


tipo radial, con centro en Madrid. Se termina con el monopolio del comercio con
América de la Casa de la Contratación de Cádiz. A partir de ahora, los diversos puertos

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 4
pueden comerciar libremente. Se crean las compañías de navegación. Se establece la
libertad en el comercio de cereales.
2. Desarrollo de la industria. Se ayuda especialmente al desarrollo de la industria
privada (textil castellana y catalana). Se da La Carta de Hidalguía, no se pierde el
rango de nobleza con el trabajo. La Corona, además, creó las Reales Fábricas, con su
propio presupuesto y a veces junto a los palacios, para suministrar artículos de lujo a
los palacios: vidrios (La Granja), porcelana (Buen Retiro), tapices (Buen Retiro),
tabacos...
3. Creación de las Sociedades Económicas de Amigos del País. Con el objetivo
de fomentar la agricultura, el comercio y la industria, traducir y publicar libros
extranjeros e impulsar la difusión de las ideas fisiocráticas y liberales.
4. Hacienda. El Estado creó otros medios para ingresar nuevos fondos al Erario
Común como: el sorteo de la Lotería Nacional o la emisión de “vales reales”, primeros
títulos de Deuda Pública. También se creó el Banco de San Carlos, antecedente del
Banco de España.
4. En educación: se inició una reforma de los estudios universitarios y de las
enseñanzas medias. Pero muy especialmente se fundaron escuelas de artes y oficios,
ligadas a conocimientos prácticos y se impulsó la educación primaria.
5. Medidas de saneamiento y orden público tomadas por el ministro Esquilache:
limpieza urbana, alcantarillado, empedrado, alumbrado, numeración de las casas y
prohibición de los juegos de azar y del uso de armas, así como de utilizar sombreros
chambergos y capas largas. El tópico de llamar a Carlos III “el mejor alcalde de
Madrid” fue por estas medidas aplicadas en la ciudad.
6. Política agraria : como consecuencia de la fisiocracia (teoría que valoraba la
agricultura frente al comercio e industria) se empieza a atacar el mayorazgo y la
concentración de la propiedad; se dan los primeros intentos desamortizadores. Se
aumentaron las superficies de cultivo con la Colonización de Sierra Morena, donde se
asentaron 13000 colonos (La Carolina, Jaén). Se introdujeron importantes obras de
regadío (canal imperial de Aragón, de Castilla, del Júcar). Además se introducen
nuevas plantas, entre otras el maíz o la patata. Se suprimen los privilegios de la Mesta
para favorecer a la agricultura. Pero estas reformas de los problemas del campo no
fueron todo lo eficaces que debieron ya que la nobleza y la Iglesia se opusieron a las
reformas. Por ello, fracasaron los intentos de Jovellanos (Expediente sobre la ley
agraria) de realizar una reforma agraria que desamortizara una gran cantidad de tierra
de“mano muerta”, es decir, en manos de los mayorazgos (nobleza), iglesia, y
municipios (bienes de propios y comunales).

La nobleza junto al clero veían cómo las reformas ilustradas reducían su poder e influencia
por ello siempre que pudieron se pusieron en contra, a veces frontalmente y otras
indirectamente. El caso más claro fue la instigación que hicieron sobre el pueblo de Madrid,
descontento por la subida de precios de los productos de primera necesidad, cuando el Ministro
Esquilache quiso imponer una nueva moda que recortaba las capas y los sombreros para evitar

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 5
los embozados que atemorizaban a la población. La revuelta, llamada Motín de Esquilache
(1766), fue popular, pero detrás también estuvo el dinero de la nobleza y el clero que pagó a los
alborotadores.
Las relaciones con la Iglesia fueron tan tensas que en 1767 la Corona decretó la expulsión
de los Jesuitas de España y de las Indias y confiscó todos sus bienes.

10. 5 LA EVOLUCIÓN DE LA POLÍTICA EXTERIOR ESPAÑOLA EN


EUROPA DURANTE EL SIGLO XVIII

La política exterior de los Borbones se basó:


1. En la alianza y amistad con Francia (Pactos de Familia).
2. En la constante rivalidad con Inglaterra (que deseaba controlar América)

Felipe V (1700-1746): No aceptará de buen grado las pérdidas españolas en el tratado


de Utrecht-Rastadt e, impulsado por su segunda esposa Isabel de Farnesio, intentará
recupera la influencia en Italia. Para ello buscará la alianza con Francia (dos primeros
Pactos de Familia) e intervendrá en varias guerras europeas con el objetivo de recuperar
los territorios perdidos en Italia, pero no para la corona española, sino para colocar en ellos
a los hijos de Isabel, que en principio parecía difícil reinaran en España. Así conseguirá el
reino de Nápoles, para su hijo Carlos (futuro Carlos III) en 1734 y los ducados de Parma,
Plasencia y Guastalla para el infante Felipe.
Fernando VI (1746-1759): Su reinado supuso una época de neutralidad en política
exterior. Triunfaron las ideas pacifistas. Neutralidad no significaba debilidad. Fernando VI
construyó una poderosa flota de guerra (conjuntamente con el ejército) para proteger los
intereses españoles en América, cuya administración se mejoró, lo mismo que las
comunicaciones.
Carlos III (1759-1788): La alianza con Francia y la rivalidad con Inglaterra dominan
su reinado. Firma el tercer pacto de Familia con Francia que nos obliga a participar en
la guerra de los Siete Años (1756-1763), para proteger los intereses españoles en América
contra Inglaterra y Portugal. La paz de París (1763) supuso para España la pérdida de la
península de La Florida y la colonia de Sacramento y para Francia la de todos sus
territorios en América. La guerra de independencia de las Trece Colonias inglesas en
Norteamérica años después tiene a España y Francia a su lado. Inglaterra perderá, pero no
olvidará lo hecho por España y le devolverá la moneda años después. Por la paz de París
(1783) se reconoció la independencia de Estados Unidos y España recuperó La Florida y
Menorca, pero no Gibraltar.
Carlos IV (1788-1808) : Llega al trono un año después de estallar la revolución
francesa. Su reinado se caracteriza por las dudas y vacilaciones, sobre todo en política
exterior. Tras ser decapitado Luis XVI, su primo, rompe el pacto con la Francia
revolucionaria y junto a Inglaterra y otros países europeos participa en la guerra de La
Convención (1793-95). Posteriormente, la eterna rivalidad con Inglaterra, obliga a Godoy,
a rehacer la alianza con Francia. Esta alianza conduce a la derrota de la armada hispano
francesa frente a la británica en Trafalgar (1805), y permite la entrada y ocupación de
España por las tropas napoleónicas en 1808.

10. 6 LA POLÍTICA BORBÓNICA EN AMÉRICA EN EL SIGLO XVIII

En un principio, la nueva dinastía Borbón no implicó ningún cambio importante en las


colonias. La administración continuó sin cambios; el monopolio comercial (pese al creciente
contrabando británico); los envíos de plata a cambio de los productos peninsulares y el papel
preponderante del puerto de Cádiz (que había sustituido a Sevilla). A partir de mediados de
siglo se inicia un cambio en la política de los Borbones hacia América. El gobierno de Madrid
decidió incrementar la explotación colonial para que las colonias fueran más rentables. Para
ello se adoptaron diversas medidas.

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 6
Cambios en el plano político administrativo.
- El Consejo de Indias pierde competencias a favor del organismo creado por los
Borbones: la Secretaría de Indias.
- La Casa de la Contratación se disolvió en 1790 una vez que desapareció el
monopolio comercial de un solo puerto español centralizando todo el comercio con
América (primero Sevilla y después Cádiz).
- A los virreinatos ya existentes de Nueva España y del Perú, que se mantuvieron,
se añadieron otros. Del de Perú se segregaron el de Nueva Granada (actuales
Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador), con capital en Bogotá. Otro fue el del Río
de la Plata (actuales Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina), con capital en
Buenos Aires.
- Establecimiento de las Intendencias para fomentar el desarrollo económico de
las provincias. Sustituyeron a las gobernaciones y a los corregimientos.
- También se crearon los visitadores (especie de inspectores reales) y los “juicios
de residencia” para los virreyes una vez cumplido su mandato, por los que aquellas
personas que pudieran haber sido lesionadas en sus intereses podían demandar justicia.
- Se creóe un ejército regular americano con destacamentos en enclaves
estratégicos.
Cambios en el plano económico-comercial
El comercio siempre fue una de las actividades económicas que más atrajo el
interés de la Corona. En América se llevaba a cabo una explotación económica de tipo
colonial: era exportadora de materias primas, azúcar, tabaco, cacao, café... y metales
(plata, oro); e importadora de productos manufacturados.
El libre comercio directo de los puertos peninsulares con los americanos no llegó
hasta 1778, cuando se suprimió definitivamente el monopolio de Cádiz. Esto significó
un gran impulso al comercio y a la industria de Cataluña y de los puertos cantábricos.
En general el comercio aumentó pero América era un mercado excesivo para la
escasa capacidad productiva española y en consecuencia se practicó un enorme
volumen de contrabando que excedía el volumen del comercio español legal.

Esta nueva política borbónica, enfocada sobre todo al beneficio de la metrópoli,


engendró movimientos de protesta de los criollos (nacidos en América de padres
españoles), apartados de los cargos administrativos, y de la explotada mano de obra
indígena. En 1780-1781 se inició una revuelta en Perú iniciada por los criollos pero que
pronto se convirtió en una rebelión indígena (Tupac Amaru). La revuelta fue duramente
reprimida.

10.7 LA ILUSTRACIÓN EN ESPAÑA

Hasta fines del siglo XVII la religión había sido la base del pensamiento; a partir de
eso momento se imponen el racionalismo (Descartes) y el método científico (Newton)
como teorías predominantes. Estas nuevas formas de entender el mundo constituyen los
fundamentos de la Ilustración, filosofía que se desarrolla durante el siglo XVIII,
llamado también siglo de las “luces o de la razón”. Las ideas principales de la
Ilustración son las siguientes:
�La
 razón es la base del conocimiento y por ello se someten a crítica todos los
valores aceptados simplemente por tradición.
�El hombre debe aspirar a la felicidad, que se alcanza por le bienestar material
y la libertad.
�La sociedad debe encaminarse hacia el progreso indefinido, fruto de la
educación y el desarrollo económico.
�El pensamiento ilustrado se manifiesta en teorías económicas y políticas:

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 7
1. El pensamiento fisiocrático. Reacción frente al mercantilismo. La tierra
única fuente de riqueza. Potenciación de la agricultura y libertad de
comercio de sus bienes (Quesnay).
2. Liberalismo político. Basado en los pensadores Montesquieu (El
espíritu de las leyes: Separación de poderes), Voltaire (libertad
religiosa) y Rousseau (El contrato social: El Estado es un libre acuerdo
de los ciudadanos para la protección de los derechos inalienables. La
ley debe ser la voluntad de la mayoría).
3. Liberalismo económico o librecambismo. Inspirado en la obra de
Adam Smith (“La riqueza de las naciones” la riqueza está en el trabajo
especializado; la producción se rige por la ley de la oferta y la
demanda; el poder político no debe intervenir en la economía).
4. El despotismo ilustrado.

La Ilustración en España

La introducción y difusión de las nuevas ideas ilustradas en España fue lenta y


difícil. La ausencia de amplios grupos burgueses, el anquilosamiento y
conservadurismo de los medios intelectuales universitarios y el enorme peso de la
Iglesia y el temor a la Inquisición obstaculizaron la difusión hasta la segunda mitad del
siglo XVIII.
Los ilustrados no formaban un grupo homogéneo, pero coincidían en el interés por
la ciencia, el espíritu crítico y la idea de progreso. Aunque también tuvieron interés
por las nuevas ideas políticas liberales, en su mayor parte, no apoyaron planteamientos
revolucionarios. Su afán reformista les llevó a chocar con la Iglesia y la mayor parte de
la aristocracia. Pese a los afanes ilustrados, la mayoría del país siguió apegada a los
valores tradicionales.

La preocupación básica de los ilustrados era encontrar soluciones a la decadencia


española. Para ello propugnaban:
Una reforma del sistema educativo, primando el estudio de las ciencias, para
lograr un progreso técnico y científico. Eje sobre el que debía sustentarse el cambio
social. Para conseguir ese objetivo los ilustrados se enfrentaron a los estamentos
privilegiados y defendieron la necesidad de una enseñanza útil y práctica, obligatoria
para todos los niveles, común a los dos sexos, impregnada por los nuevos
conocimientos y relacionada con el extranjero.
Un segundo objetivo: la economía. Preocupación básica. Todos ellos eran
conscientes del atraso del país que provenía de la gran cantidad de tierras amortizadas
en manos de la nobleza y el clero y del desconocimiento de las nuevas técnicas e
inventos, aplicados ya en Inglaterra y en Holanda para desarrollar la industria.
Una crítica a los estamentos privilegiados, por considerarlos clases
improductivas, que paralizaban la modernización de España
Un desarrollo de las actividades económicas fomentado por las “Sociedades
económicas de amigos del País”.

Podemos distinguir varias etapas:


A) En la primera mitad de siglo destacan Feijóo, cuya obra se centro en la divulgación
de la ciencia de Newton y en la crítica a los prejuicios tradicionales y las supersticiones
(Teatro Crítico, 1726) y Mayáns.
Durante este período se crearon las principales Academias, instrumento de difusión de
las luces, Se establecieron la Real Academia de la Lengua, Medicina, Historia, Bellas Artes
de San Fernando, y, junto a ellas, el Jardín Botánico y Gabinete de Historia Natural.
B) Tras el impulso reformista del reinado de Fernando VI, la ilustración llega a su
apogeo en el reinado de Carlos III. Los ministros de este monarca, con espíritu renovador,
trataron de elevar el nivel económico y cultural del país.

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 8
- Los escritos de Campomanes, Jovellanos, Capmany o Cabarrús muestran la
asimilación de las teorías económicas de la fisiocracia y del liberalismo económico. Fruto
de ese interés por los asuntos económicos y sociales fue la creación de las Reales
Sociedades Económicas de Amigos del País, preocupadas por la difusión de las “ciencias
útiles” y el desarrollo económico.
- El interés por la educación y el progreso científico se concretó en la creación de
nuevas instituciones de enseñanza secundaria (Reales Estudios de San Isidro), de enseñanza
superior (Colegio de Cirugía, Escuela de Mineralogía, Escuela de Ingenieros de Caminos) y
en la reforma de las Universidades y de los Colegios Mayores.
- El desarrollo de las ciencias experimentales fue importante: Mutis y Cavanilles en
biología, Ulloa y Jorge Juan en Astronomía y Cartografía, Piquer en Medicina.
- También se desarrolló la literatura didáctica y crítica (Feijóo, Jovellanos, Cadalso y
Moratín con su célebre El sí de las niñas, y se desarrolló la prensa y las revistas literarias y
científicas.

http://algargoshistoria.lacoctelera.net/ 9