Está en la página 1de 3

Bogotá D.C.

, 23 de marzo de2011

Doctor
IVAN MORENO ROJAS
Senador de la República
Ciudad.

Señor Senador:

Como es conocido por la opinión pública la doctora Luz Stella Mosquera de


Meneses quien fue designada por usted como su apoderada de confianza
en el proceso disciplinario que adelanta el señor Procurador General de la
Nación en contra suya, presentó renuncia del poder por considerar que no
existían garantías para adelantarlo conforme a lo previsto por el artículo 29
de la Constitución Política y el artículo 8 de la Convención Americana de
Derechos Humanos, decisión que dio origen a que se ordenara compulsar
copias ante el Consejo Superior de la Judicatura para que ella sea
investigada disciplinariamente.

Me ha honrado usted con la solicitud de que asuma entonces yo su


defensa en el proceso disciplinario aludido. Sin embargo, las
características mismas que en las circunstancias actuales reviste ese
proceso y la necesidad de evitar la violación al derecho de defensa, me
imposibilitan para aceptar ser su apoderado, dada la existencia de otros
compromisos de carácter profesional.

Cordial saludo,

.C. 17.160.362 de Bogotá


T.P. 14.629 del C. S. de la J.
~ ( CVl 2; l O 2 LJ í- Z6 2i:J
Bogotá, marzo 24 de 2011

Doctor

IVÁN MORENO ROJAS

Senador de la Republica

Bogotá

Apreciado doctor:

Es para mí un inmerecido honor el que mi nombre se hubiere seleccionado para representarlo


en el proceso disciplinario que adelanta la Procuraduría General de la Nación.

Sin embargo, la manera en que el jefe de esa entidad investigadora ha procedido no solo contra
usted, sino en algunos de los tan publicitados y promocionados juicios disciplinarios, me hacen
recapacitar que las garantías procesales tan indispensables en esta clase de actuaciones, brillan
por su ausencia. Respeto y respaldo la posesión de su anterior abogada, profesional intachable
en su actuar y cenida siempre a las reglas del estricto cumplimiento en las diligencias. Por ello
es un exabrupto endilgarle a tan distinguida jurista actitudes dilatorias.

Es de público conocimiento que el rector de tan importante ente estatal, se caracteriza por su
pensamiento dogmático y confesional, el que, seguramente, regirá sus decisiones, en
tratándose de contradictores de su ideario religioso y político.

Es una lástima no poderle prestar mis servicios profesionales en esta oportunidad, pero no
deseo correr la misma suerte de la doctora Mosquera.

Con sentimientos de consideración y aprecio,

,-
~-
. --
JAII'JIE MORENO GARCIA

r
LVIS C;4(R.¡:'OS (jJ01VILU (](ICO
'EX 511)1. qISTCJUl. CDO JI V XILIJl (](SJIU CJYE CJLSJICJÓJ{ PEJ{)lL
CCYI(TfF, SV~ CJYE JVSTICIJl

Bogotá D.C., 23 de marzo de 2011

Doctor
NÉSTOR IVÁN MORENO ROJAS
Honorable Senador de la República
Ciudad.

Respetado Senador MORENO ROJAS:

Agradeciendo su deferencia al haber tenido en cuenta mi nombre para asumir su defensa dentro del proceso
disciplinario que en su contra adelanta el señor Procurador General de la Nación, con todo respeto me
permito manifestarle que no acepto la honrosa designación toda vez que a partir del conocimiento que tengo
de la actuación al haber aceptado promover en su nombre una acción de tutela en defensa de sus derechos
fundamentales, me he percatado de que en el referido proceso al que me invita a participar como su defensor
de confianza se percibe una ausencia de imparcialidad en la investigación y juzgamiento frente a su nombre.

Desde esa perspectiva, dada mi formación democrática y defensor de los derechos humanos veo que es una
tarea imposible de cumplir en el marco del debido proceso y las demás garantías judiciales a que tiene usted
derecho.

Por lo anterior, quedo altamente agradecido por la distinción que me ha conferido y le reitero mi
inquebrantable compromiso para que los derechos humanos sean respetados en todas las instancias del
Estado, especialmente, en los organismos facultados para ejercer el ius puniendis.

Cordialmente,

C.C. 14.218.155 de Ibagué


T.P. 51.308 C.S. de la J.