Está en la página 1de 2

CONCLUSIONES ARQUITECTURA FUNCIONALISTA

Teniendo en cuenta que el funcionalismo hace parte tajante de nuestra


cotidianidad es importante reconocer que su origen no está en un idealismo
romántico sino en la respuesta obvia a problemas básicos con los adecuados
espacios para determinadas y específicas funciones.

Base primordial del racionalismo sería pensar en realidad sobre la lógica de


esas funciones, de su secuencia de realización y de las necesidades
específicas de cada actividad así como de los que la realizan. Por esa razón
la arquitectura funcionalista responde a las necesidades para la que fue
diseñada. Sería como decir “Cada cosa en su lugar”, un orden específico.
Más bien el racionalismo como la simplificación de las formas para suplir las
necesidades con el máximo aprovechamiento de los recursos y del espacio.

Inicialmente el funcionalismo fue promovido por la industrialización y posterior


necesidad de las ciudades de responder como adaptación a esa nueva
situación que promovió cambios a nivel económico (capitalismo), social
(burguesía), físico (crecimiento de las ciudades), etc.. La industrialización,
entendida como la estandarización de los procesos para proporcionar
productos en el menor tiempo posible, a más bajo costo y con la calidad
adecuada, fue aplicada a todo nivel dentro de la sociedad, tanto así que la
arquitectura también llegó a ser influencia con ella, trayendo consigo nuevas
tecnologías de construcción que proporcionaron la oportunidad de generar
más y mejores técnicas que así como en la economía, permitieran el acceso
a ella de muchas personas, con “productos” alta calidad y que suplieran las
necesidades básicas de sus habitantes sean estos de una casa o una ciudad,
ya que es responsabilidad del arquitecto diseñar para incluir a la sociedad en
la ciudad, en su funcionamiento y en su avance.

Le Corbusier como arquitecto y proyectista urbano, siendo racionalista y


según sus análisis de la ciudad como “máquina”, pensaba que el sistema de
movilidad (vehicular y peatonal) es el eje central de la productividad de la
ciudad y por ello de su prosperidad. Junto a esto también implementó
principios urbanísticos de orden como la agrupación por actividad ya sea esta
de trabajo, habitación, recreación, producción y comercio, todo ello
acompañado por la jerarquización de las mismas relacionadas con el sistema
de movilidad igualmente tratado.

Siendo el racionalismo la simplificación de las formas, éste eliminó de su


expresión la estética llegando a formas puras (geométricas) y proporcionales,
que según Le Corbusier, la proporción perfecta es la medida del hombre, por
ello todas sus obras manejan el sistema modulor como método de
estandarización de la arquitectura. Formas puras geométricas las básicas sin
“adornos”, proporcionadas y moduladas; usadas no solamente en la
arquitectura sino en todo arte de la época ya que como medio de expresión
del momento mostraba fielmente el cambio de pensamiento de la sociedad y
su propia visión.

Gropius también racionalista, promulgaba una sociedad democrática


(formada a partir de su propia interacción sin tener en cuenta clasismos o
jerarquías) a través de su escuela (Bauhaus) ya que la educación es el
método de formar a la sociedad para que sea democrática.

Siendo también racionalista pensaba que el edificio es consecuencia del


dinamismo de la función, de sus actividades realizadas con un fin, un
propósito. Aplicando esta teoría en el diseño urbano, se denota la ciudad
como sistema de comunicación entre actividades, funciones que son
primordiales para el avance de la ciudad y de esta forma sus habitantes al
tener una calidad de vida optima se sienten parte de su entorno, sintiéndose
ciudadanos.

Observando un poco más atrás en el tiempo, hacia los años 1850, la ciudad
de Chicago se constituyó como gran punto de comercio, lo cual impulsó a la
ciudad a mejorar sus edificaciones y a convertirlos en verdaderos centros de
negocios, poli-funcionales y pues teniendo en cuenta que el terreno era
demasiado costoso, surgió la idea de edificar en altura, con lo que se
desarrollaron nuevas técnicas y tecnologías, una nueva escuela respecto a
como la función sigue la forma, el inicio del racionalismo.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE COLOMBIA


FACULTAD DE ARQUITECTURA
TEORIA E HISTORIA IV

NOMBRE: Luis Andrade Sánchez CODIGO: 1100252