Está en la página 1de 3

15 jul. 2021 - 6:21 p.

 m

Tipología textual: texto argumentativo – columna de opinión


 Se trata de un tipo de texto es que explota la subjetividad y las opiniones del
escritor.
La única característica indispensable ha de ser la brevedad. Si se
llama columna ha de ser justamente porque ocupa el espacio de la columna de
un periódico.

La estructura puede ser muy variada. Eso sí, se recomienda que tenga


una introducción al tema y una conclusión, y varios párrafos separados. (Tres
orientativamente: introducción, desarrollo y conclusión, aunque los autores
después lo realizan de modo más libre con la práctica.

El tema a tratar puede ser de interés general (denuncia de algún aspecto social o


político) o de interés personal (relato de alguna anécdota sorprendente o de la
que se pueden extraer conclusiones.)

Los aspectos lingüísticos son la manifestación del estilo de su autor. Se pueden


usar recursos variados: exageraciones, ironía, juegos de palabras...
Eso sí, lo fundamental es llamar la atención del lector en el primer párrafo del
texto.
("Tipología textual: el texto argumentativo: Características de la columna de opinión", 2021)

15-jul. 2021 – 6:21 p. m


‘’Salir del conflicto’’
Juan Felipe Carrillo Gáfaro

Columnista del periódico El espectador

Dice la teoría en construcción de paz que los conflictos son importantes en una
sociedad. Sin ellos, no habría intercambio de ideas, diferentes puntos de vista,
capacidad para buscar soluciones conjuntas, resultados holísticos… entre muchos
otros aspectos positivos. La idea de base es confiar en el proceso de aprender a
transformar los conflictos sin una pizca de violencia.
Sin embargo, como suele suceder, la teoría suena muy bien, se adapta con
facilidad a cualquier situación y logra salir bien librada de excepciones y posibles
confusiones. Desde la teoría, siempre hay una salida para todo y si no se
encuentra con facilidad siempre se le puede echar el agua a la práctica con
fórmulas trilladas y aburridas como el consabido “ah no, en ese caso hay que
tener en cuenta el contexto”.
15 jul. 2021 - 6:21 p. m

El problema es que una vez en ese contexto, una vez que ha llegado el momento
de la práctica, la teoría puede desplomarse como un castillo de naipes y todo lo
que predica puede perder sentido, contradecirse, no tener salida. Y es que una
cosa es intentar transformar un conflicto entre amigos y hasta familiares (aunque
muchas veces no dé resultado), y otra es hacerlo cuando de antemano existe una
estructura jerárquica o de poder entre los actores. Esa estructura puede ser de
diferente orden y ese poder se puede ejercer desde diferentes tipos de violencia.
Cuando están asentados sobre una base desigual, es más difícil pensar en lo que
dice la teoría sobre lo importantes que son los conflictos para la sociedad. En esos
momentos, la sensación de injusticia y frustración se puede acrecentar en las
personas oprimidas por esas estructuras, mientras la violencia subrepticia está al
acecho. Lo único que queda en muchos casos es evaluar las posibilidades que se
tienen para evitar que las cosas empeoren y, en la medida de lo posible, salir bien
librado de ellas.
Una gran mayoría de conflictos tienen esta característica y es importante aprender
a manejarlos con un mínimo de razón. No obstante, lo que sí debería prevalecer,
es la tendencia de no temerle al conflicto si se trata de defender una postura justa.
Para ello es clave que se tenga claro que el objetivo último de esa decisión es el
deseo profundo de buscar un cambio positivo y, sobre todo, pacífico. Es posible
que muchas veces no funcione, pero esa intención puede dejar las bases de una
manera de actuar que permite trascender la violencia.
Hay que aprender a salir de esa pelea con la pareja, de ese jefe cuyo deporte
favorito es el abuso laboral, de ese profesor socarrón que cree sabérselas todas e
intimida a sus alumnos con estupideces. Hay que aprender a saber manifestarse y
no dejarse llevar por el miedo de los que están del otro lado del poder y creen que
por eso todo vale. Ese tipo de rebeldía, de desobediencia civil, de resistencia
pacífica nos puede ayudar a sentirnos mejor con nosotros mismos, a demostrar
que no todo es tan importante como muchas veces nos lo quieren hacer creer.
Mi invitación es a buscarle una salida a esos conflictos que tenemos rondando por
ahí, a no dejar que nos quiten el sueño y mucho menos nuestra capacidad de vivir
la vida desde una perspectiva crítica y reflexiva encaminada a buscar el bien
común.
(Espectador, 2021)

Este texto esta formado con la estructura de la tipología textual argumentativa


periodística de opinión ya que tiene título, autor, editorial, y el texto (cuerpo) este
está estructurado por:
- Presentación del tema – Opinión u apreciación del tema- Conclusión, hablando
en primera persona con léxico valorativo subjetivo.
15 jul. 2021 - 6:21 p. m

Bibliografía

Tipología textual: el texto argumentativo: Características de la columna de opinión.


Educaciodigital.cat. (2021). Retrieved 16 July 2021, from
https://educaciodigital.cat/cfaconcordia/moodle/mod/book/view.php?
id=20772&chapterid=691.

Espectador, E. (2021). Salir del conflicto. ELESPECTADOR.COM. Retrieved 16


July 2021, from https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/juan-felipe-
carrillo-gafaro/salir-del-conflicto/.

Conclusión
Como activos lectores, tener el conocimiento sobre las tipologías textuales de los
artículos periodísticos facilitando así la comprensión e interpretación de la lectura
ayudando al aprendizaje de este.

También podría gustarte