Está en la página 1de 13

Orografía: Como acercarse a la disciplina desde un enfoque menos especializado

Guadalupe Moran, S. Villafuerte Carbajal, R. García, N. Ccaico, F. Lopez, J.

RESUMEN
Este artículo busca analizar diferentes aspectos académicos del campo de la Orografía como la formación de
montañas, actividad de las placas tectónicas y orogénesis, partiendo desde preguntarse de qué formas se podría
explicar la disciplina a públicos no especializados en las ciencias de la Tierra. Como la actividad de las placas y la
orografía de las regiones son capaces de alterar el clima y funcionamiento de estas, es de suma importancia entender
cómo es que temas tan especializados pueden ser acercados a las comunidades humanas que más podrían utilizar
esta información. La hipótesis que motivó a la investigación sostiene que, simplificando el lenguaje y removiendo
los datos poco necesarios para una explicación conceptual, la orografía podría convertirse en un campo mucho más
accesible. Para lograr esto, se necesitará aproximar a la materia desde conceptos a los que ya estén familiarizados las
personas comunes por lo menos en lo mínimo, como la existencia de volcanes, montañas y cordilleras.

Palabras clave: orografía, orogénesis, vulcanismo, relieve, montaña

ABSTRACT
This article looks to analyze different academic aspects of the field of Orography like the formation of mountains,
the activity of the tectonic plaques and orogeny, starting by asking in which ways this discipline could be explained
to not specialized people in sciences of the Earth. Since plaque activity and the orography of regions is capable of
altering the climate and functions of these, understanding how specialized topics like these can be taught to the
human groups that could use them is of utmost importance. The hypothesis that motivated the following
investigating holds that, simplifying language and removing unnecessary data for a precise conceptual explanation,
orography could become a much more accessible field. To do so, it will be needed to approach the matter from
concepts that regular people are at least slightly familiar with, like the existence of volcanoes, mountains and
cordilleras.

Keywords: orography, orogeny, volcanism, mountain

1. Introducción y metodología:

1
Un problema que se encuentra cualquier materia especializada es la dificultad de escapar
de su propio círculo académico. La complejidad de los temas discutidos en las comunidades
científicas unidas junto al bajo presupuesto de la Ciencia y Tecnología en países como el Perú
crean una desconexión latente entre tipos de conocimiento. Kennedy (2007) citado en Brownell,
Price & Steinman, (2013), comentó que “mientras los científicos avanzan en sus carreras
académicas (…) estos se vuelven más y más especializados en su disciplina o sub-disciplina
elegida. Estas subdisciplinas son crecientemente diferentes, requiriendo que los científicos se
vuelvan mejores comunicadores” Los aspectos problemáticos de esta situación es que delimita
con fuerza entre la información científica y la información que las masas reciben de su entorno.

La disciplina conocida como la Orografía no se escapa de estas dificultades. Los temas


relacionados a esta materia podrían ser de significativa relevancia para aquellos viviendo o
visitando zonas relacionadas. La interacción de las placas lleva a cambios en la ubicación de los
continentes, lo que influye en patrones de circulación atmosférica y oceánica y termina afectando
a los climas globales (Wicander & Monroe, 2000). Su importancia se ve hasta en países de
menor población como Grecia, determinando que sus periodos secos aumentaban y la
precipitación bajaba cuando se removía a la orografía como factor influyente del clima
(Oikonomou, Flocas, Katavoutas, Asimakopoulos & Zerefos, 2010). Como se podrá notar, el
problema son las dificultades para acceder a su información y entender el lenguaje utilizado en
los artículos relacionados podrían llevar a confusión y falta de interés. Tomando esto en cuenta,
se llega a la pregunta: ¿Cómo podemos explicar la Orografía a grupos no-especializados en el
tema?

Para poder llegar a las conclusiones construidas sobre la materia en cuestión, se han
revisado tanto libros de texto de Geografía y Geología como material en bases de datos
especializadas. Así, la discusión comenzará con las definiciones de los términos más importantes
para entender la Orografía, como orogénesis, relieve, y la orografía en sí misma. Esto se hará con
el objetivo de tener el vocabulario preparado para poder comprender la siguiente información.

Se continuará a través de la exploración de varios casos de la disciplina en diferentes


momentos de la historia humana, ya que esto permitirá llevar los conceptos abstractos a un caso
específico y ayudará a que la siguiente información tenga ejemplos sobre los cuales apoyarse.
Con estas bases ya establecidas, se introducirán las características esenciales sobre la Teoría
Tectónica de Placas, debido a que su importancia dentro de la materia es quizás mayor que
cualquier otra teoría. Tener claro los elementos relacionados a la Tectónica es un primer paso
para acercarse a la formación de montañas, cordilleras y volcanes. Al mismo tiempo, la aparición
de estas formaciones a lo largo de millones de años es el siguiente tema para desarrollar, así
llegando a la explicación de cómo los espacios geofísicos cambian con el tiempo. Después, se
aplicará la definición de orogénesis, relacionándolo con lo estudiado sobre la formación de
montañas y explorando las diferentes teorías orogénicas.

Finalmente, se concluirá por medio de unificar la información más valiosa discutida a lo


largo del artículo para entender cuales son los elementos fundamentales y necesarios para dar a
cualquier persona una explicación no muy compleja de que es la Orografía.
2. Resultados y discusión:

2
2.1. Definiciones

Por esto, se definirán los siguientes cinco términos: Orografía, orogénesis, relieve,
montaña y vulcanismo, ya que serán útiles en la siguiente parte de la investigación.

La orografía, en su definición más sencilla, es “la parte de la geografía que trata de la


descripción de montañas” (Centeno, 2011, p54). La ciencia de la orografía es aquella que estudia
el relieve, especialmente de las montañas (Collins, 2019). Es esta abertura la que permite que se
hagan estudios orográficos sobre diferentes factores que tienen influencia sobre las montañas,
como, por ejemplo, el hecho de que esta pueda alterar la distribución de la lluvia (Bames, Ehlers,
Insel, McQuarrie, Poulsen, 2012). Al mismo tiempo, esta simple definición no significa que no
juegue un rol importante en procesos atmosféricos, al “influenciar la circulación atmosférica a
través de un amplio rango de procesos y una variedad de escalas especiales y temporales”
(Sandu, Niekerk, Shepherd, Vosper, Zadra, Bacmeister, Beljaars, Brown, Dörnbrack, McFarlane,
Pithan, Svensson, 2019). En general, la orografía tiene un papel importante en la destrucción y
descripción de formaciones físicas, tanto montañas como cordilleras o volcanes.

Por otra parte, la orogénesis u orogenia es definida como el proceso de formación de


cordilleras (Becerra & Véliz, 2013) y montañas (Bertin, 1965). La discusión respecto a cuanto
abarca el término ha sucedido anteriormente entre sus investigadores, con Alegría (2005)
afirmando “Generalmente, se designa con el nombre de orogénesis (…) el nacimiento de una
cordillera de plegamiento; pero este término ha sido criticado, ya que etimológicamente significa
nacimiento de una montaña, sea del tipo que sea” (p.49). La causa de estas formaciones y su
clasificación según consistencias serán temas abordados más adelante.

En cuanto al relieve, una definición apropiada (por más de que pueda ser demasiado
general) es “irregularidades y desniveles que se forman en la corteza terrestre continental y
oceánica debido a los procesos geológicos que constantemente ocurren en la Tierra” (Tipos de
relieve, 2013-2019, parr.1). Elementos como los tipos de relieve y los factores que causan sus
modelos serán abordados en la discusión de la información investigada.

Otro de los términos importantes es montaña, que al mismo tiempo es uno de los más
difíciles de delimitar con seguridad. Como comenta Carcavilla, “No existe una definición formal
de montaña (…) Las variaciones son tantas y, a veces tan complejas, que no existe una definición
universalmente aceptada que cubra todos los casos” (2018, p.11) Tomando esto en cuenta, la
forma más cómoda y sencilla de definir “montaña” es (por mayores errores que pueda tener)
clasificarla como “elevaciones naturales de terreno que ocupan casi una cuarta parte de la
superficie del Planeta Tierra” (EcuRed, 2015, parr.1).

Finalmente, se encuentra el vulcanismo, uno de los temas principales de un subcapítulo


más adelante. Este es un “proceso por el cual las rocas ígneas se desplazan en el interior de la
corteza o son transportadas hacía el exterior” (Viers, 1974, p. 341). En otras palabras, es la
acción de un volcán (o montaña) mediante la cual expulsa rocas ígneas y también emite gases a
la atmósfera (EcuRed, 2019, parr.1).

3
2.2. Casos históricos: Desarrollo de la Geomorfología

Es lógico que toda investigación profesional debe partir de una evaluación histórica que,
de hecho, sirve como base para las definiciones actuales; tal como lo explica William D.
Thornbury : “establecer lazos históricos es de indudable utilidad para el estudiante, pues le
permite introducirse en el método científico (lógica inductiva)” (1960, pp.2). Esto significa
mantenerse abierto a conceptos nuevos ya que lo investigado no puede ser determinante o
concluyente. Tomando todo esto en cuenta, hay que retornar a uno de los orígenes de conceptos
como Geomorfología, que sería de fundamental importancia para el eventual desarrollo de la
Orografía.

En el mundo antiguo, básicamente griegos y romanos, se tomaron en cuenta cuatro


personajes importantes: Heródoto, Aristóteles, Estrabón y Séneca. Aquí es fundamental, en
principio, el aporte de la filosofía como pensamiento distinto a la acción divina. Heródoto
consideraba que los terremotos eran producidos por la separación de montañas y que no eran
producidas por la ira de los dioses (Thornbury, 1960). Aristóteles creía en una mezcla de aire
húmedo y seco dentro de la tierra como culpable de los movimientos telúricos (Thornbury,
1960). Estrabón observó ejemplos de hundimiento y ascenso local de la tierra firme. El Valle del
templo lo consideró como el resultado de terremotos y la naturaleza de la cúspide del vesubio, de
manera correcta, de origen volcánico; a pesar de que no estuvo activo durante su vida. Séneca
reconoce el carácter local de los terremotos. Ninguno de estos se aproxima a una verdad
científica o a un hecho empírico pero si se logra iniciar un cuestionamiento que permitiría el
desarrollo de disciplinas directamente relacionadas a estas preguntas.

Durante muchos años, luego de la declinación del imperio romano de occidente, pareció
que el avance científico se paralizó en occidente; sin embargo, en oriente no fue así. Avicena
sostenía opiniones sobre la formación de las montañas: por elevación del terreno como
consecuencia de los terremotos y los que resultan por el efecto del agua. Durante los próximos
siglos, las formas de la corteza terrestre eran explicadas en términos de catastrofismo, esto es,
por el resultado de cataclismos violentos (Thornbury, 1960).

Los siguientes pasos para la Geomorfología se dan por medio de Jaime Hutton pero acá
es cuando la Orografía comienza a crear con mayor fuerza su propia identidad como disciplina.
Otros desarrollos geomorfológicos continuaron el desarrollo de micha materia pero la Orografía
comenzaría a enfrentarse con sus propios estragos y complicaciones. Alguna vez unida a la
Geomorfología, el siglo XX representó una separación fuerte entre Geomorfo y Oro en cuanto a
marco teórico y temas investigados.

De cierta manera, esto representa el desarrollo por el que la Orografía tuvo que pasar
antes de encontrarse en la problemática con la que se enfrenta ahora. Este campo no fue ni el
primero ni el último en recorrer esta línea de desarrollo, lo que muestra que no es muy distinta a
otras ciencias que, por una que otra razón, terminan siendo mucho más conocidas. De la Antigua
Grecia hasta el parálisis cultural de la Edad Edad Media hasta los futuros desarrollos de Hutton.

2.3. Teoría de Placas Tectónicas.

4
Para la sorpresa de cualquiera alejado del tema, la Teoría de la Tectónica de Placas tiene un
profundo efecto en la vida de los seres humanos (Read & Watson, 1973). Desde su desarrollo
durante la segunda mitad del Siglo XX, esta ha permitido estudiar mejor los mismos y
erupciones, dándoles una razón de ser más complicada y legítima que razones religiosas o
especulativas. Al mismo tiempo, esta teoría permite entender la distribución y de muchos
recursos naturales, relacionados a los límites de las placas tectónicas.

En cuanto a su contenido en si, esta teoría consiste en que existen una serie de placas rígidas
en la superficie total de la Tierra, relativamente delgadas (100-150 km)...la mayor parte de la
superficie actual de la Tierra está casi totalmente ocupada por media docena de grandes placas.
(Gass, Smith & Wilson, 1975). Todo lo que la Teoría Tectónica cubre le ha llevado a recibir
comentarios positivos dentro de la comunidad científica, aceptando sus aportes como la legítima
llegada de un nuevo paradigma. Como dijeron Alfaro, Chaves, Fernández, & Gutiérrez, “Aunque
a esta teoría le quedan muchas preguntas por responder, también ofrece infinidad de respuestas”.
(2013, pp.180). De esta forma, la tectónica (en este momento) sigue contando con notable
credibilidad dentro de los círculos de Geografía y Geología.

Sin embargo, la Tectónica de Placas ha tardado décadas en establecerse como parte esencial
de los estudios orográficos. Como describe Anguita:
la Nueva Tectónica Global, como pomposamente se la denominó, se ha transformado de
hipótesis geofísica en una teoría general que afecta a (y explica) casi todos los fenómenos y
objetos geológicos (…) Esto significa que la tectónica de placas se ha convertido en una teoría de
la Tierra (1995, pp. 137).

El poder que tienen las placas tectónicas en su interacción cuenta con mucha mayor extensión
de lo que podría parecer. Desde su interacción, las placas configuran la ubicación de los
continentes, las cuencas oceánicas y los sistemas montañosos del mundo. Esto no es todo, ya que
su interconexión luego lleva a una reconfiguración significativa de los patrones de circulación
atmosférica y atómica, lo que acaba jugando un papel sobre los climas locales y globales (Read
& Wilson, 1973)

Al discutir sus características principales, destaca el hecho de que las placas tectónicas
cuentan con tres tipos límites, las cuales alteran la distribución y movimiento de estas. Los
primeros son los límites divergentes, que llevan a separación de placas por medio de la
separación y fragmentación de la corteza mientras que el magma asciende a la superficie, se
cuela a las fracturas y fluye en el suelo marino (Wicander & Monroe, 2000). Este magma se
enfría y luego solidifica, configurando nueva corteza oceánica. Tras esto, el magma brota por
debajo mientras la corteza se eleva, estira y adelgaza, es así que se forman fracturas rift.

Este proceso continúa hasta que la corteza continental se rompe pero el magma no para de
brotar y las placas de siguen separando. Aquí es que entran los Límites convergentes, que
destruyen la antigua corteza (para que la nueva pueda seguir expandiéndose) por medio de
choques en los que una placa se inserta debajo de la otra (Wicander & Monroe, 2000). Son estos
choques los que llevan a fenómenos como: el Vulcanismo, la formación de montañas, la
actividad sísmica, entre otros.

5
El último de estos límites son los límites transformantes, que consiste en placas que se
deslizan una al lado de otra, formando una zona de roca fracturada entre ambas (conocida como
falla transformante) que es capaz de sufrir múltiples sismos. Esto cambia la posición de una
placa con otra y, en su mayoría, presentan dos segmentos dorsales oceánicos, ya que la mayoría
se presenta en la corteza oceánica (Wicander & Monroe. 2000)
Para finalizar, quizás se mantenga la duda de la importancia de esta teoría pero, si logran
darse cuenta por medio de varios hechos, entenderán que esta le dio una forma y estructura a
varias ideas relacionadas a los campos de la Geografía y Geología. No había un solo marco
teórico que permita ordenar datos e información con esta comodidad, lo que permitió una era de
investigaciones y trabajos que tomaron a las placas tectónicas para sus propias hipótesis.
Como dice Jrank:
Las placas tectónicas revolucionaron la forma en la que los geólogos ven a la Tierra. Este nuevo
paradigma juntó casi todas las divisiones del estudio geográfico. Como la teoría de la evolución
en la Biología, las placas tectónicas son el concepto unificador de la Geología. Su apelativo
inicial y veloz resultó de su habilidad de proveer con respuestas a muchas preguntas fastidiosas
sobre una variedad de fenómenos aparentemente no relacionados. (...) las placas tectónicas
explican casi todos los elementos y actividades de la superficie terrestre. (2019, parr.1)
2.4. Formaciones geográficas: Montañas y Volcanes

Dos de los resultados de las placas tectónicas y de la Orografía son la formación de Montañas
y volcanes. Ambos de estos fenómenos serán parte del siguiente análisis y descripción.

2.4.1. Volcanes

En cuanto a su presentación superficial, los volcanes son estructuras que se forman por la
acumulación de material ígneo que asciende desde las profundidades hasta la superficie a
través de una fractura. Acá es donde recibe el nombre de “lava”, solidificándose en sus
proximidades y desarrollando una forma de colina o montaña con características particulares
(Viers, 1974).

En un volcán hay que distinguir las siguientes partes. La primera es la Cámara magmática,
región situada en la profundidad de la litosfera donde se acumula y deposita el magma. Luego
está el Cráter, depresión u orificio externo, generalmente en forma de embudo, con paredes casi
verticales, y por el que son arrojados los materiales volcánicos. En los casos en los que dicha
depresión alcanza varios kilómetros de diámetro (y en forma circular), se le conoce como caldera
(Viers, 1974). También está la Chimenea, conductos de salida al exterior de las lavas y de los
productos sólidos y gaseosos que suelen ser fracturas que se comunican con la cámara
magmática, los cuales se van ensanchando como resultado de la erupción. Otro factor es el Cono
volcánico, elevación formada alrededor de la chimenea, originada por la acumulación de
materiales provenientes de las erupciones. Los volcanes también cuentan con cráteres secundario
en las laderas del cono principal, llegando ocasionalmente a ser numerosos y dando lugar a una
estructura muy compleja (Viers, 1974). Su velocidad al formarse muchas veces rápida y algunas
veces asombrosa, un cono una vez surgió en la sola noche, comenzó con una grieta, luego humo
y el siguiente día era un cono de treinta metros de altura (Derrau, 2001).

6
¿Cuál es la importancia de toda esta información sobre volcanes? El conocimiento sobre estos
cuerpos, además de permitir un entendimiento mayor sobre sus elementos y composiciones,
puede producir información fundamental para aquellos que visitan o viven cerca a un volcán.
Como afirma Granados, “La vulcanología es así una ciencia compleja, que tienen por fin tanto el
conocimiento en sí de esta manifestación telúrica, como el de una ciencia aplicada -
aprovechamiento energético de su termicidad, y sobre todo la predicción de sus erupciones con
el propósito de evitar catástrofes o atenuarlas” (2006, pp.50).

2.4.2. Montañas

A pesar de que sea extremadamente difícil darse cuenta, las montañas están en constante
destrucción y cuentan con diferentes estados de destrucción, lo que explica cómo los Alpes
majestuosos pueden ser tan distintos a un macizo central (Bertín, 1965). Esto se determina por su
vejez, que pueden ser Cadenas hercinianas (250 millones de años de existencia) y Cadenas
alpinas (70 millones de años). (Bertín, 1965). Al mismo tiempo, las montañas también cuentan
con varios tipos de rocas: Eruptivas (suben de la tierra profunda), Sedimentarias y Metamórficas
(depositadas en el agua).

Un concepto fundamental para entender el aspecto formativo de las montañas es lo


“geosinclinal”, lo cual se refieren a fosas donde nacen y se forman las montañas. ¿De qué
manera? Las orillas se acercan y el geosinclinal se ahonda, transformándose en escasas lagunas.
Los sedimentos se quedan enterrados y, cuando ya no caben en el geosinclinal, estos emergen
hacia el exterior, formando la montaña (Bertín, 1965).

Por supuesto, las montañas no serían lo que son sin diferentes movimientos que configuran su
estructura. Entre los movimientos horizontales se encuentran los acarreos, accidentes orogénicos
que pueden alterar la fisonomía y corrimientos (objetos que “corren” y terminan en una región o
lugar totalmente diferente). En cuanto a los movimientos verticales, con el principal siendo las
fallas, las cuales son fisuras o grietas acompañadas de la desnivelación del suelo entre sus dos
bordes, uno se levanta y otro se hunde (Bertín, 1965).

Si la desnivelación sobresale los sistemas de fallas, está área se vuelve un pilar. Si se hunde
entre los sistemas, se trata de una fosa. Al mismo tiempo, las montañas cuentan con diferentes
tipos de pliegues, los cuales son curvaturas en los terrenos como resultado de esfuerzos
distensivos. (Bertín, 1965) Pueden ser sencillos, oblicuos (es de inclinación recta), acostado
(flancos horizontales) e invertido (acostado más allá de lo horizontal).
2.5. Teorías orogénicas y relieve

Las teorías orogénicas pueden dividirse en dos grupos: fijistas y movilistas. Las primeras,
también denominadas verticalistas, proponen una elevación del terreno como causa inicial de las
orogénesis. Las segundas admiten grandes movimientos horizontales de los continentes, los
cuales son los causantes de la elevación de las montañas, por lo que también se las conoce como
teorías horizontalistas (Muñoz, 2000).

Las dos verticalistas más conocidas son las siguientes: La teoría de los geosinclinales
consiste en que toda zona de la corteza terrestre cuyo fondo se hunde progresivamente y en la

7
que se va acumulando una masa de sedimentos que puede alcanzar considerable magnitud.
Según esta, la formación de montañas son procesos largos y no catastróficos. La teoría de
geosinclinales explicó la formación de montañas a partir de fuerzas verticales (fijistas). Por otra
parte, la teoría de las undaciones explica que una cadena de montañas se forma en dos fases: en
la primera se genera un abombamiento en la corteza y en la segunda se produzcan
resbalamientos en las laderas del geotumor (Viers, 1974).

En cuanto al relieve, existen relieves que abarcan un proceso de cambio de millones de


años y principalmente se utilizan dos tipos de relieves para poder describirlos con mayor
comodidad. Uno es el Relieve continental, el cual puede ser encontrado en las zonas emergidas,
abarcando alrededor de 30% de la corteza terrestre y presenta irregularidades como consecuencia
de varios fenómenos, incluyendo: erosión, lluvias y terremotos. Este grupos se encuentra
conformado por montañas, colinas, valles, llanuras, entre otros (Significados, 2013- 2019).

El otro tipo de relieve es el Relieve oceánico o sumergido; formado por el suelo de los
océanos y se caracteriza por ser menos irregular en comparación con el continental. Dicha
diferencia se da gracias a la protección del agua, que permite no estar en contacto con agentes
erosivos. De esta forma, el relieve oceánico ocupa aproximadamente 70% de la superficie
terrestre. Algunos de estos son: la fase oceánica, plataforma continental, talud continental y fosa
abisal. (Significados, 2013- 2019).

3. Conclusiones:

En primer lugar, se han encontrado más defensas de su importancia, como las razones
detrás del estudio de los volcanes o como las diferencias en relieves podrían afectar las vidas de
las personas. De esta forma, el valor práctico de esta materia ha probado mantenerse consistente
a la hipótesis.

Principalmente, se han encontrado formas de destilar la información de la Orografía para


hacerla más accesible a las personas que podrían usarla más. Si se aborda su Historia
enfocándose en Occidente, si se aterriza con efectividad sobre la importancia de la tectónica, si
se describe cómo entender las montañas puede ayudar más adelante, toda la materia se hace más
sencilla de enseñar. El factor diferencial en estas situaciones parecen ser el poder vincularlo con
la actualidad y el poder plantear su influencia en otros factores que las personas puedan entender.
4. Referencias Bibliográficas:

Alfaro, P., Chaves, F., Fernández, C. & Gutiérrez, G. (2013). La tectónica de placas, teoría
integradora sobre el funcionamiento del planeta. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 21(2),
168-180.

Anguita, F. (1995). La evolución de la tectónica de placas: el nuevo interior de la tierra.


Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 3(3), 137-148.

8
Barnes, J.B., Ehlers, T.A., Insel, Nadja., McQuarrie, N. & Poulsen, C.J. (2012). Linking
orography, climate and exhumation across the central Andes. GEOLOGY, 40 (12), 1135-
1138. doi: 10.1130/G33229.1

Becerra, C. & Véliz, J. (2013) Compendio Geografía. Lima, Perú: Editorial Lumbreras

Bertin, L.. (1965). La Tierra Nuestro Planeta. Barcelona, España: Editorial Labor.

Brownell, S.E., Price, J.V. & Steiman, L. (2013).Science Communication to the General Public:
Why We Need to Teach Undergraduate and Graduate Students this Skill as Part of Their
Formal Scientific Training. Environmental Research Letters, 12 (1), E6-E10. Recuperado de
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3852879/pdf/june-12-e6.pdf

Centeno, O. (2011). Terminología de Geografía General. Lima: San Marcos.

Derrau M. (2001) Geomorfología. México: Ariel

EcuRed. (2015). Montaña. Cuba. Recuperado de https://www.ecured.cu/Monta%C3%B1a

EcuRed. (2019). Vulcanismo. Cuba. Recuperado de https://www.ecured.cu/Vulcanismo

Granados, J. (2006). Geomorfología estructural. Barcelona: Ariel.

JRank (2019). Place Tectonics. Los Angeles, Estados Unidos. Recuperado de:
https://science.jrank.org/pages/5337/Plate-Tectonics-Importance-plate-tectonics.html

Oikonomou, C., Flocas, H.A., Katavoutas, G., Hatzaki, M., Asimakopoulos, D.N. & Zerefos,
C. (2010). On the relationship of orography with extreme dry spells in Greece. Advances in
Geosciences, 1 (25), 161-166. doi: 10.5194/adgeo-25-161-2010

Read, H. Watson, J. (1973). Introducción a la Geología. Londres: Alhambra.

Sandu, I., Niekerk, A.V., Shepherd, T.G., Bosper, S.B., Zadra, A., Bacmeister, J., Baljaars, A.,
Brown, A.R., Dörnbrack, A., McFarlane, N., Pithan, F., Svensson, G. (2019). Impacts of
orography on large-scale atmospheric circulation. npj Climate and Atmospheric Science, 10 (2).
doi: 10.1038/s41612-019-0065-9

Significados. (2013-2019). Tipos de Relieve. Recuperado de:


https://www.significados.com/tipos-de-relieve/?
fbclid=IwAR1uECRD7yFLHgJF28nQOt53uYk0DDrRH9A_54iRBjDWatJE4qHO8XxKXt8

Thombury, W. (1960). Principios de Geomorfología. Buenos Aires: Kapelusz.

Wicander, R. & Monroe, J.S. (2000). Fundamentos de geología. D.F, México: International
Thomson Editores.

9
5. Bibliografía:

Aguilera A. J. (2009) Geografía General I. Madrid, España: Printed in Spain.

Alegría A. M (2005) Antártida y la historia antártica del Perú. Lima, Perú: Publiluz

Anguita, F. (1995). La evolución de la tectónica de placas: el nuevo interior de la tierra.


Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 3(3), 137-148.

Alfaro, P., Chaves, F., Fernández, C. & Gutiérrez, G. (2013). La tectónica de placas, teoría
integradora sobre el funcionamiento del planeta. Enseñanza de las Ciencias de la Tierra, 21(2),
168-180.

Antúnez, S. (1990). Perfil Antropogeográfico del departamento de Ayacucho. Lima: Sociedad


Geográfica de Lima.

Antúnez, S. (1990). Perfil Antropogeográfico del departamento de Puno. Lima: Sociedad


Geográfica de Lima.

Arthbur. N. Strahler (2005). Geografía física. Madrid, España: Omega.


Barnes, J.B., Ehlers, T.A., Insel, Nadja., McQuarrie, N. & Poulsen, C.J. (2012). Linking
orography, climate and exhumation across the central Andes. GEOLOGY, 40 (12), 1135-
1138. doi: 10.1130/G33229.1

Bastida, F. (2005). Geología: Una visión moderna de la ciencia de la tierra. Asturias: Trea.

Beaudet, G., Gabert, P., Phillip, H. & Usselmann, P. (2012). Geomorfología de los Andes
centrales sudamericanos. Lima: Sociedad Geográfica de Lima.

Becerra, C. & Véliz, J. (2013) Compendio Geografía. Lima, Perú: Editorial Lumbreras

Benavides, J. A. (1970) Mi nueva geografía 2. Lima, Perú: Editorial Universo S.A.


Bertin, L.. (1965). La Tierra Nuestro Planeta. Barcelona, España: Editorial Labor.

Bülow K. V. (2000) Geología para todos. Barcelona, España: Labor, S.A.


Brownell, S.E., Price, J.V. & Steiman, L. (2013).Science Communication to the General
Public: Why We Need to Teach Undergraduate and Graduate Students this Skill as Part of
Their Formal Scientific Training. Environmental Research Letters, 12 (1), E6-E10.
Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3852879/pdf/june-12-e6.pdf

Carcavilla, L. (2018). Ideas-clave para entender la formación de las montañas. Enseñanza de las
Ciencias de la Tierra, 26 (1). 11-22. Recuperado de
https://www.researchgate.net/publication/323906298_Ideas-
clave_para_entender_la_formacion_de_las_montanas-Key-
ideas_to_understand_mountain_building

10
Centeno, O. (2011). Terminología de Geografía General. Lima: San Marcos.

Costa V. L. (1969). Diccionario de geografía. Lima, Perú:---

Domènech, J. (2015). Una secuencia didáctica de modelización, indagación y creación del


conocimiento científico en torno a la deriva continental y la tectónica de placas. Revista Eureka
sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias 12(1), 186-197.

Derrau M. (2001) Geomorfología. México: Ariel

Duque, G. (2017). Montañas y teorías orogénicas. Manual de geología para ingenieros, 14, 361-
382.

Gass, I.G., Smith, P.J. & Wilson, R.C.L. (1975). Introducción a las ciencias de la tierra. Lima:
San Marcos.

Gispert, C. (2012). Atlas geográfico universal. Madrid: Océano.

Granados, J. (2006). Geomorfología estructural. Barcelona: Ariel.

Iriondo, H. (2009). Introducción a la Geología. Córdoba: Brujas.

JRank (2019). Place Tectonics. Los Angeles, Estados Unidos. Recuperado de:
https://science.jrank.org/pages/5337/Plate-Tectonics-Importance-plate-tectonics.html

Junquas, C., Li, L., Le Treut, H. & Takahashi, K. (2015). Influence of South America
orography on summertime precipitation in Southeastern South America. Springer, 46 (11-12),
3941-3963. doi: 10.1007/s00382-015-2814-8

Kuroiwa, J. (2002). Reducción de desastres. Lima: Quebecor World Perú.

Llacta, M. (1990). Influencia de la orografía y de la inestabilidad convectiva en la distribución


espacial de lluvias extremas en Cataluña. Barcelona.

Llasat, M. C. (1990). Influencia de la orografía y de la inestabilidad convectiva en la distribución


espacial de lluvias extremas en Cataluña. Acta geológica hispánica, 25 (3), 197-208

Marín, M. (1977). Geografía universal. Barcelona: Marín.

Melendez, B., Fuster, J. (1973). Geología. Madrid: Paraninfo.

Ministerio E. (2007) Geografia mundial contemporánea. Buenos Aires, Argentina:---

Muñoz, J. (2000). Geomorfología General. Madrid: Síntesis.

11
Oikonomou, C., Flocas, H.A., Katavoutas, G., Hatzaki, M., Asimakopoulos, D.N. & Zerefos,
C. (2010). On the relationship of orography with extreme dry spells in Greece. Advances in
Geosciences, 1 (25), 161-166. doi: 10.5194/adgeo-25-161-2010

Olivar, J. (Dir). (2002). Atlas y geografía del mundo. Barcelona: Lexus.

Prats, J.M. (Dir). (2002). El Mundo. Madrid: Océano.

Quereda, J. (1989). Efectos orográficos y friccionales en el clima del Levante español. "Revista
de Geografía", 23, 61-7.

Rapela, C. W., Casquet, C, Baldo, E., Dahlquist, J., Pankhurst, R. J., Galindo, C. & Saavedra, J.
(2001). Las Orogénesis del Paleozoico Inferior en el margen proto-andino de América del Sur,
Sierras Pampeanas, Argentina. Journal of Iberian Geology, 27, 23-41

Read, H. Watson, J. (1973). Introducción a la Geología. Londres: Alhambra.

Rivera, H. (2017). Geología general. Lima: Megabyte.

Salinas L. A. (2009) Geografía enfoque basado en competencias. Arequipa, Perú: Pearson

Sandu, I., Niekerk, A.V., Shepherd, T.G., Bosper, S.B., Zadra, A., Bacmeister, J., Baljaars, A.,
Brown, A.R., Dörnbrack, A., McFarlane, N., Pithan, F., Svensson, G. (2019). Impacts of
orography on large-scale atmospheric circulation. npj Climate and Atmospheric Science, 10 (2).
doi: 10.1038/s41612-019-0065-9

Sempere, T. & Jacay, J. (2006). Estructura tectónica del sur del Perú (antearco, arco, y altiplano
suroccidental). XIII Congreso Peruano de Geología, Extended abstracts, 324-327.

Strahler, A. (2005) Geología Física. Madrid, España: Omega.

Strahler, A. (1989). Geología Física.Madrid, España: Omega.

Sobolev, S.V., Babeyko, A.Y. (2005). What drives orogeny in the Andes?. GEOLOGY, 33
(8), 617-620. doi: 10.1130/G21557.1

Thombury, W. (1960). Principios de Geomorfología. Buenos Aires: Kapelusz.

Valdeón, J., Gonzalez, I., Mañero, M. Sánchez, J. (1984). Geografía e historia de España.

Viers G. (1974) Geomorfología. Barcelona, España: Oikos-tau, s. a.

Walzer, U., Hendel, R., Köstler, C., Kley, J. (2009). Andean Orogeny and Plate Generation. doi:
10.1007/978-3-540-88303-6_39.

12
Wicander, R. & Monroe, J.S. (2000). Fundamentos de geología. D.F, México: International
Thomson Editores.

13

También podría gustarte