Está en la página 1de 80

El método de la Ciencia Política Empírica. Sus precursores.

El nacimiento de la
disciplina. Rasgos comunes a sus exponentes originarios.

Texto: JAMES BURHAM, Los Maquiavelistas.

El método de Maquiavelo es el método de la ciencia aplicado a la


política. En aquellos días, el método sistemático tal cual lo conocemos sólo
estaba en sus comienzos. La tarea a la cual se abocaba Maquivelo presentaba
grandes dificultades. Recién entonces comenzaba a hacerse el estudio crítico de
los textos y de las fuentes históricas. En general se acepta su conocimiento como
científico:
1. Se expresa en forma cognoscitiva y científica, que excepto en aquellos
casos en que hace un llamado a sus lectores para que se apresten a la
acción, emplea las palabras, no con el propósito de expresar sus
emociones, sino de manera que el significado de esas palabras pueda ser
sometido a prueba.
2. Describe con suficiente claridad el campo de la política. Maquiavelo
entiende que la política es el estudio de las luchas por el poder entre los
hombres, es algo existente y no las fantasías forjadas por la imaginación de
un idealista. Parte de los hechos aportados por la historia y la experiencia,
que no aspita naturalmente a la paz o la armonía. Los hombres luchan
entre ellos por conseguir aumentos relativos en poderío y privilegio.
3. Maquiavelo agrupó, hasta cierto punto sistemáticamente, un gran número
de hechos. En cualquier terreno, excepto el de la política, ese
procedimiento parecería natural. Pero al escribir sobre política se sigue en
general el método de Dante, que no parte de hechos observados sino de
principios generales que se supone gobiernan la naturaleza del hombre, la
sociedad y el universo. Según Maquiavelo, los hechos ocupan el primer
lugar. Cuando los hechos son los que deciden hay que olvidarse de los
principios.
4. Maquiavelo trata siempre de establecer correlaciones entre series de
sucesos que permitan hacer generalizaciones o establecer leyes. Cree
posible hacer generalizaciones aproximadas sobre muchas clases de
sucesos políticos. A Maquiavelo no le interesa el caso aislado.
Generalmente cita ejemplos tomados de diferentes períodos de la historia,
para no confundir un tipo de comportamiento característico de un período
determinado con una ley histórica general.
5. Aún cuando esto en rigor no constituye una parte de la lógica del método
científico, sentimos que en él la nota dominante es su amor a la verdad.
Aunque pueda tener otros intereses y objetivos, éstos están subordinados a
esa exigencia. No hay ningún significado ni propósito oculto.

Apuntes de clase.
Tres ejes de la ciencia política empírica:
1. La ciencia política empírica se funda en el conocimiento histórico. Esos
datos históricos son el material sobre el que trabajan los politólogos, aportado
por historiadores cuya preocupación era describir hechos o personajes
particulares.
2. De la masa de datos históricos el sociólogo político trata de realizar un trabajo
de inducción. Lo particular son los hechos históricos, a partir de los cuales se
ve si se puede inducir ciertas reglas constantes, regularidades. No son leyes
absolutas porque el hombre es libre; son cuasi leyes o leyes probabilísticas,
constantes o regularidades.
3. Saber descriptivo no valorativo. La sociología política por ejemplo puede
describir las etapas que siguen las revoluciones, pero no nos dice si son
buenas o malas.
Tiene como ciencias auxiliares a la historia (principalmente), y hay otras
cuyos conocimientos contribuyen:
 Psicología social: estudia las motivaciones del comportamiento del hombre en
sociedad.
 Etología: estudia la conducta animal (es una ciencia del siglo XX). Autores:
Lorena, Artly. Por ejemplo: el fenómeno del liderazgo (individuos alfa).
Esta forma de conocimiento existió siempre. Tucídides y Platón (s V a.C.),
el primero sociológico, el último filosófico. Aristóteles también (en el libro VII habla
sobre las revoluciones). Después hay una especie de eclipse hasta que reaparece
con Maquiavelo.
Con la aparición de Montesquieu también hay algunas observaciones que
pueden ser calificadas como sociológicas. Alexis de Toqueville es el último gran
precursor de la sociología política. Después de él sólo cabe fundar una ciencia
nueva que se desarrolle tan sistemáticamente como lo había hecho la clásica o el
derecho político.
Esta ciencia nació fundamentalmente hacia fines del siglo XIX en Italia con tres
autores destacados: Mosca, Pareto y Michels. Burham los llama “los
neomaquiavelistas”, sosteniendo que han rescatado esa nueva forma de abordar
la política.

Afinidades en su pensamiento:
 Actitud respecto de la comprensión de la historia. En el siglo XIX estaba de
moda el monismo histórico. Representan un pluralismo causal.
 Relativismo formal. Siempre se había tratado de hacer clasificaciones (por
ejemplo de las formas de gobierno). Pero para ellos es irrelevante.
 La realidad está en la existencia de una estructura política permanente e
invariable, que consiste en que siempre unos pocos gobiernan sobre los
muchos.
Dinámica de las oligarquías. El concepto de MOSCA. La fórmula política.
Principios y tendencias en la formación de la clase gobernante. PARETO.
Residuos y derivaciones. La élite y sus tipos. La circulación de las élites.
MICHELS. La “ley de hierro de las oligarquías”.

Texto: JAMES BURHAM, Los Maquiavelistas.

El maquiavelismo presenta ventajas positivas sobre la obra de


Maquiavelo1 en sí. Sus herederos cuentan con 400 años de tradición científica y
un conocimiento claro del método científico. Maquiavelo mezcló el arte y la
ciencia de la política. Los maquiavelistas modernos tienen plena conciencia de lo
que hacen, y de las distinciones que deben hacerse entre el arte y la ciencia.
Además tienen la ventaja de poder aprovechar ese “gran tesoro de hechos
históricos que las pacientes investigaciones de los estudiosos post-renacentistas
han puesto a nuestra disposición”.

Texto: GAETANO MOSCA, La Clase Política.

Gaetano Mosca, lo mismo que todos los maquiavelistas, rechaza el criterio


monista de la historia. Mosca examina a tres de ellas en detalle: la “teoría
climática”, la “teoría racial” y la “teoría económico-materialista”. Mosca rechaza
todas esas teorías porque esas teorías no concuerdan con los hechos 2.
Mosca sostiene lo que a veces se llama teoría de la causalidad histórica
“interdependiente”: el cambio histórico está determinado por un gran número de
factores sin que ninguno de ellos pueda considerarse por sí solo decisivo, de que
entre ellos se ejerce una acción recíproca y que, por lo tanto, los cambios que
sobrevienen en un sector provocan otros cambios en otros sectores. Cree que
acercándose a los hechos de la vida política con métodos históricos y
comparativos es posible crear una ciencia de la política.

La clase gobernante. Siguiendo el procedimiento antiformal, Mosca nota


como hecho social básico y universal la existencia de dos “clases políticas”, una
clase gobernante, siempre una minoría, y la clase de los gobernados. De que las
dos clases continuarán existiendo se deduce de la experiencia inequívoca el
pasado. Más puede demostrarse de otra forma.

1
Maquiavelo vivió y escribió en una época en que se llevaba a cabo una gran revolución social: el paso de la
sociedad feudal a la sociedad capitalista. La crisis de la sociedad capitalista quedó evidenciada por la primera
guerra mundial. Ya en 1883 Gaetano Mosca había formulado muchas de sus ideas. Por su parte Sorel,
Michels y Pareto escribían sus obras más importantes cuando empezó la guerra. En una transición
revolucionaria, la lucha por el poder se revela en forma imperiosa. El maquiaelismo se interesa en la política,
esto es, en la lucha por el poder. Parece por lo tanto natural que su primera aparición así como su primer
renacimiento guarde estrecha relación con la revolución social.
2
Tanto las teorías raciales como las climáticas estaban muy difundidas cuando Mosca comenzó a escribir en
los últimos años del siglo XIX. La crítica de esos puntos de vista monistas no significa que Mosca desee
reemplazarlos por un criterio similar propio o, por otra parte, negar que ciertos factores como el clima, la raza
y el modo de producción ejerzan influencias causales en la historia.
Mosca refuta dos errores muy extendidos. El primero consiste en creer que
la sociedad puede ser gobernada por un solo individuo. El hombre que está al
frente del Estado no podría gobernar si no contara con el apoyo de una clase
numerosa. El otro error es creer que las masas pueden gobernarse a sí
mismas.
Cuanto más grande es la comunidad política, tanto más reducida será la
proporción de la minoría gobernante con respecto a la mayoría gobernada, y tanto
más difícil le resultará a la mayoría organizarse para reaccionar contra la minoría 3.
Dentro de la clase gobernante es posible distinguir dos estragos: un
grupo muy pequeño de “dirigentes máximos” y un grupo mucho más numeroso
de figuras secundarias, que vienen a ser los directores activos de la vida de la
comunidad día por día. Tiene una importancia más decisiva que la minoría
gobernante que figura en el lugar más destacado.

Una sociedad es la sociedad de su clase gobernante. La fuerza o la


debilidad de una nación, su cultura, su capacidad de perdurar, su prosperidad y su
decadencia dependen, en primer lugar, de la calidad de su clase gobernante. La
historia política y la ciencia política son en forma predominante la historia y la
ciencia de la clase gobernante.
En sus escritos el significado de las palabras “clase gobernante” parece
oscilar entre un concepto estrecho de la “clase gobernante” y el concepto más
general de una “elite social”. Empero esta ambigüedad no afecta
fundamentalmente el concepto de Mosca. Sus investigaciones en el dominio de la
política lo llevaron al campo más dilatado de la acción social. La idea de la clase
política se dilató y se fundió con la idea de la elite social.
Al formular la teoría de la clase gobernante Mosca no abre un juicio de
orden moral. Mosca cree que la estratificación de la sociedad en gobernantes y
gobernados es universal y permanente, y que es una forma general de vida
política. Considerada como tal sería absurdo llamarla buena o mala.

Composición y carácter de la clase gobernante. Mosca rechaza las


múltiples teorías que han pretendido aplicar directamente la teoría de la evolución
de Darwin a la vida social. Descubre, empero, la existencia de una tendencia
social que guarda una semejanza indirecta con el proceso de la evolución
biológica. “La lucha por la existencia ha sido confundida con la lucha por la
preeminencia; la que es un fenómeno constante que se manifiesta en todas las
sociedades humanas”. El resultado de esa “lucha por la preeminencia” es la
decisión de quiénes serán miembros de la clase gobernante.
Quienes hablan en nombre de las clases gobernantes esgrimen muchos
argumentos para explicar que una moralidad superior, o la inteligencia, o la
sangre, o la herencia racial son los requisitos indispensables para ingresar en la
clase gobernante. Pero Mosca busca la explicación fuera del plano verbal.

3
Ocurre asimismo en el sistema representativo. En las elecciones populares, esa libertad de elección es
necesariamente nula. Si cada votante diera su voto al candidato de su corazón, el único resultado sería una
dispersión de votos. Cada votante se ve obligado a limitar su elección a un campo muy reducido: aquellos
cuyas candidaturas son auspiciadas por grupos y por comités, es decir, por minorías organizadas.
“Para ascender en la escala asocial, el requisito fundamental es la facultad
de poder trabajar intensamente; pero el que le sigue en importancia es la
ambición”. “Para gobernar a los hombres, más útiles que el sentido de la justicia y
otros similares, son la perspicacia, la intuición rápida de la psicología individual y
la de las masas, la fuerza de voluntas y, sobre todo, la confianza en sí mismo”.
El mejor medio para ingresar en la clase gobernante es haber nacido en
ella. Además, Mosca al igual que Maquiavelo, concede cierta importancia a la
“fortuna”.
Las diversas secciones de la clase gobernante representan lo que Mosca
llama “fuerzas sociales”, que son cualquier actividad humana que tiene una
influencia social y política significativa. En las sociedades primitivas las
fuerzas principales generalmente son la guerra y la religión. “A medida que la
civilización se desarrolla aumenta el número de influencias morales y materiales
susceptibles de convertirse en fuerzas sociales”. Una clase gobernante gobierna
porque es capaz de mantener bajo su dominio las principales fuerzas activas
de esa sociedad.
Una clase gobernante expresa el papel que desempeña y revela su
posición mediante lo que Mosca llama una fórmula política. Esta fórmula explica
y justifica su dominio así como la estructura de la sociedad que gobierna. La
fórmula puede ser un “mito racial”, un “derecho divino”, la “voluntad del pueblo”,
etc.
De acuerdo con el nivel de civilización de los pueblos, las diversas
fórmulas políticas pueden basarse sobre creencias sobrenaturales o sobre
conceptos que parecen, cuando menos, racionales. En ninguno de los dos casos
diremos que corresponden a verdades científicas.
“Esto no significa que las fórmulas políticas sean simples artimañas para
cometer a las masas. Responden a una legítima necesidad de la naturaleza
social del hombre; y esta necesidad, de gobernar y saber que uno es gobernado
sobre la base de un principio moral, tienen fuera de toda duda una importancia
práctica y real”.
La fórmula política empelada dentro de una nación a menudo se relaciona
con mitos generales. Notables entre esos mitos generales son las grandes
religiones (que a diferencia de las religiones más primitivas aún existentes, como
el shintoismo japonés, no están específicamente ligadas a una nación o pueblo), el
mito que se apoya sobre ideas tales como la innata bondad del hombre, la
voluntad del pueblo, el humanitarismo y el progreso.
La integridad de la fórmula política es esencial para la supervivencia de
toda estructura social, e indispensable para mantener unida oda la estructura
social.
Tendencias de la clase gobernante. En todas las clases gobernantes es
posible distinguir dos “principios”, y dos “tendencias”, los cuales puede decirse
que son las leyes que gobiernan el desarrollo de las clases gobernantes.
El principio “autocrático” puede distinguirse del principio “liberal”. Esos
dos principios regulan el método mediante el cual se eligen los funcionarios. “En
toda forma de organización política, la autoridad es o bien transmitida desde arriba
hacia abajo en la escala política o social (el principio autocrático) o desde abajo
hacia arriba (el principio liberal). Generalmente están mezclados, pero uno
predomina sobre el otro.
La mayor parte de la burocracia y de la administración de la justicia es una
expresión del principio autocrático, pero el presidente, así como los miembros del
Congreso son elegidos de acuerdo con el principio liberal 4. La autocracia es, con
mucho, el más común de los principios, porque implica una justificación del poder
que es simple, clara y fácilmente compresible para todos. Comparada con el
principio liberal, parece impartir mayor estabilidad y alargar la vida de las
sociedades en las que opera. En compensación, la autocracia parece incapaz de
permitir un libre y completo desarrollo de todas las actividades y fuerzas sociales.
El principio liberal estimula, mas de lo que lo hace el aristocrático, el
desarrollo de las distintas potencialidades sociales. De ninguna manera evita la
formación de círculos cerrados entre los dirigentes. “Si se quiere alcanzar una
posición alta en un sistema autocrático basta contar con el apoyo de una o más
personas. En los sistemas liberales es necesario encauzar las inclinaciones del
segundo estrato de la clase gobernante”.
La distinción que hace Mosca entre las tendencias “aristocráticas” y las
“democráticas” es independiente. Se refieren a los orígenes de los nuevos
miembros de las clases gobernantes. “El término ‘democrático’ parece más
apropiado para la tendencia que trata de incorporar en la clase gobernante
elementos derivados de las clases inferiores. Aristocrática es la tendencia
opuesta, que trata de estabilizar el control social y el poder político confiándolos a
los descendientes de la clase que se posesionó de ese poder en un momento
histórico determinado”.
La Iglesia católica es un ejemplo de principio autocrático y tendencia
democrática5.
Mientras la familia perdure la tendencia aristocrática siempre se conservará;
también concuerda con ciertos rasgos humanos imposibles de extirpar y con el
hecho de que el hombre, dado que no puede ayudar a todos los demás hombres
en igual medida, y dado que no todos pueden prosperar igualmente, preferirá que
sean favorecidos aquellos hacia los cuales siente especial inclinación. Un
movimiento revolucionario generalmente proclama la supresión de todos los
privilegios de casta, pero afirmado en el poder la tendencia aristocrática vuelve
con un nuevo grupo.
Ambas tendencias resultan igualmente operantes en todas las sociedades.
La predominancia marcada de una de ellas generalmente da como resultado un
período social de cambio rápido y con frecuencia revolucionario.

Apuntes de clase.
 Gaetano Mosca: práctico y estudioso. Viceministro y luego senador del
Reino de Italia hasta que en 1924 Mussolini pide al senado los plenos
poderes, él se retira y dedica sus últimos años a la actividad académica.
Pero en 1884 ya había publicado “Teoría de los Gobiernos y Gobiernos

4
Está hablando de EU.
5
(De clase) Por su parte el parlamentarismo inglés se rige por un principio liberal y una tendencia
aristocrática (hasta mediados del siglo XIX).
Parlamentarios”. Estas ideas son profundizadas en 1895 en “Elementos de
Ciencia Política6”.

Texto: VILFREDO PARETO, Forma y Equilibrio Sociales7.

Conducta lógica y conducta no-lógica. La conducta de un hombre es


“lógica” cuando su acción es motivada por un propósito o fin deliberadamente
determinado, cuando ese objetivo puede alcanzarse, cuando los pasos que da o
las medidas que toma son apropiadas para alcanzar ese fin.
La conducta lógica es común en las artes, en los oficios y en las ciencias y,
asimismo, es frecuente en la actividad económica (el carpintero, el científico, un
trabajador, el hombre de negocios).
Más si llega a faltar una o más de las condiciones requeridas para que la
conducta sea lógica, entonces las acciones son no-lógicas. Puede haber, por
ejemplo, acciones que no tienen una motivación deliberada (como en los tabúes y
otros actos supersticiosos, también muchos rituales, deportes y cortesías). No
cabe sino aceptar que los seres humanos hacen cosas sin propósito alguno; es
natural para ellos ser activos, independientemente de que intervenga o no un fin
consciente.
También se ven con mucha frecuencia casos en que el propósito u objetivo
no tiene ninguna probabilidad de realizarse. Por ejemplo cuando el objetivo es el
cielo o el nirvana. Pero aún cuando el objetivo es desde el punto de vista
estrictamente lógico realizable puede ser irrealizable como fin práctico, dando por
sentada la naturaleza real del mundo.
Una acción es no lógica cuando los medios empleados para alcanzar el
objetivo o resultan apropiados. Si el electorado diese por sentado que al votar por
otro partido obtendría la garantía de una prosperidad eterna.
Todos saben que en parte la conducta humana es no-lógica. Pareto hace
resaltar las proyecciones extraordinarias que tiene lo no-lógico. No sólo muestra
que la conducta no-lógica es la que predomina, sino que además es está la que
más influye en la estructura social y política, lo que él llama el “equilibrio social”.
Hasta donde el desarrollo social está determinado por ciertos factores, está
motivado por lo no-lógico.
Si la conducta que ejerce influencia en el cambio social es lógica, entonces
estas constituciones, declaraciones y cartas junto con las actividades humanas
asociadas a ellas, resistirán con éxito las pruebas con que se determina si la
conducta es lógica. Pero los objetivos que figuran son demasiado ambiguos
(libertad, igualdad, fraternidad, “ley y orden”, “el nuevo orden”, etc.). No se trata de
determinar si esos slogans, ideales, programas y declaraciones ejercen o no
influencia en la acción, sino que no son ni pueden formar parte de la acción lógica
o racional.
La creencia deliberada y consciente no determina, pues, en general, lo que
va a suceder en la sociedad; el hombre social no es, como ha sido definido
6
En algunas traducciones aparece como “La Clase Gobernante”.
7
De su “Tratado de Sociología General” de 1915.
durante muchos siglos “un animal racional”. Cuando los reformadores nos dicen
que puede hacerse progresar a la sociedad mediante la educación están
equivocados.

Residuos y derivaciones. A continuación circunscribe su examen a


aquellas acciones no-lógicas que incluyen o están asociadas con las palabras 8.
En este tipo de conductas existen dos fases. Por un lado, un pequeño número de
factores relativamente constantes que cambian poco o nada en el tránsito de una
cultura a otra. Llama “residuos9” a esos factores constantes. Junto con éstos hay
otros de carácter variables en distintas épocas o naciones; las llama
“derivaciones” (sin los intentos de la mente de explicar las conductas no lógicas).
Ver las subclases de residuos en los apuntes de clase.
Las derivaciones10, son divididas por Pareto en cuatro clases principales:
1. La aserción. Son las mas simples y directas y a menudo las más efectivas,
son simples asertos dogmáticos. Con frecuencia toman la forma de máximas y
de aforismos. El tono y el sentimiento con que esos simples asertos se
formulan y se aceptan, especialmente cuando se los repite constantemente,
puede darles un gran valor persuasivo.
2. Autoridad. Refuerza sus pretensiones apelando a alguna autoridad: la de un
individuo o grupo, la de seres divinos o personificaciones, o bien la de la
tradición y la costumbre.
3. Acuerdos con el sentimiento o con los principios. Con la ayuda de los
residuos de la clase II los hombres convierten los sentimientos en
abstracciones, en realidades persistentes y en principios eternos. El poder de
esas entidades se deriva de los sentimientos que expresan, no de su supuesto
rigorismo lógico o científico.
4. Pruebas verbales. Son éstas las familiares derivaciones que dependen de
confesiones y falacias verbales, de términos ambiguos, de la intrusión de
expresiones emotivas, de las metáforas y alegorías.
Pareto cree que las derivaciones tienen poco efecto en la determinación de
los cambios sociales. El factor perdurable son los residuos. Pareto analiza en
especial una derivación que se ha extendido por todo el mundo en la actualidad: el
humanitarismo.

Utilidad social. Las disputas respecto a la mejor forma de gobierno y


sociedad pueden ser interpretadas en función de la noción de la “utilidad social”.
Para comenzar, se observa que una comunidad es heterogénea, tiene diversos
grupos, y ante todo, gobernantes y gobernados. Es de esperar, que una propuesta
determinada ha de ser útil para algunos subgrupos de la comunidad y perjudicial
para otros. Los que hablan en nombre de los distintos grupos nunca plantean las
cosas de manera definida: recurren a las derivaciones y se presentan con un
8
Casi todos aceptan que la conducta no verbal es asimismo no-lógica.
9
El término “residuo” sólo significa el elemento estable y común que podemos descubrir en las acciones
sociales, el núcleo que subsiste cuando se despoja a las acciones de sus elementos variables.
10
“ (…) que incluyen a todas o casi todas las doctrinas, creencias y teorías que figuran en las luchas sociales,
en los principios de las democracias, en los de la ley, en los de la autoridad, en los de los sistemas morales y
teológicos.”
programa que promete ser bueno para todos 11. Se hace necesario entonces
distinguir entre la utilidad de una comunidad, que es el valor de supervivencia de
la comunidad, su fuerza y poder de resistencia contra otras comunidades, y la
utilidad para una comunidad, que significa su bienestar interno, la felicidad y la
satisfacción de sus miembros. La primera puede ser estudiada objetivamente. La
segunda, empero, es puramente subjetiva o relativa (depende de lo que deseen
los miembros de la comunidad). Esas dos utilidades, la interna y la externa, raras
veces coinciden.
En todas las comunidades existen normas imperantes de conducta
incorporadas en las costumbres, en los códigos, en las leyes, en las filosofías de
la moral y en las religiones. A los hombres no les basta que la conformidad reine
entre ellos. Necesitan una teoría que explique por qué el individuo debe
conformarse, es decir, debe intervenir una derivación.
Pareto demuestra que los razonamientos de los filósofos moralistas casi sin
excepción son derivaciones que se basan en los procedimientos no-científicos.
Algunas veces el individuo logra asegurar mejor su felicidad aceptando las
normas del grupo, y otras veces pasando por alto o violando esas normas. Todo
depende del individuo en cuestión y de las circunstancias. Pero acarrearía
grandes perjuicios a la sociedad el que esta verdad fuese conocida. Es
conveniente y contribuye al bienestar social hacer que la gente crea que su
felicidad individual esta ligada a la aceptación de las normas de la comunidad.
Algunas veces la verdad ayuda a la sociedad. Pero a menudo un gran
conociendo de la verdad puede debilitar o destruir los sentimientos, los hábitos y
las actitudes de las cuales puede depender la integridad de la vida social. No es
posible formular una conclusión de índole general. Nada nos autoriza a decir que,
invariablemente, es “perjudicial” que los hombres crean en derivaciones, en
ideologías, en mitos y en fórmulas, ya que son un ingrediente necesario de la vida
social12.

Apuntes de clase
 Wilfredo Pareto: italiano, nacido en 1848, de formación matemática (es
ingeniero) que nunca desempeñó funciones de gobierno. Empieza a
trabajar en los ferrocarriles, y se interesa en la economía. Llegó a ser uno
de los economistas más importantes de su época, siendo autodidacta.
Profundizando estos conocimientos, se convence del acierto de los
principios del libre comercio, que los sujetos económicos deben operar
con la mayor libertad posible, cuya intención es lograr el mayor equilibrio y
prosperidad. Cree que llega para él la hora de hacer política, para llevar
adelante sus ideas económicas liberales (hacia 1880), pero el gobierno de
Italia tenía un gobierno claramente proteccionista. Se lanza a una elección
parlamentaria (no había partidos propiamente dichos), pero fracasa. Su
campaña estaba basada en criterios económico-matemáticos, sin apelación
a nada emotivo.

11
Por ejemplo en una guerra o durante un período inflacionario hay grupos que se benefician.
12
Para el tema de circulación de las elites, ver abajo los apuntes de clase.
Comienza sus estudios de sociología, cuyo nudo es estudiar los
móviles de las conductas humanas, la voluntad, etc. en la vida social y
política: “el hombre puede desarrollar conductas lógicas y no lógicas; en
las primeras su propósito mueve la acción y se ponen los medios
adecuados al fin”.
Tener un fin deliberado, consciente.

Conducta lógica Ese fin debe ser realizable, viable.

El actor debe usar los medios adecuados.

Si le falta cualquiera de esos requisitos, es no lógica:


1. Hay cosas que hacemos por instinto. Hay un fin pero no es consciente. O hay
acciones que por cotidianas dejan de ser deliberadas.
2. Puedo buscar un fin, pero que sea imposible.
3. Puedo fallar en los medios que dispongo.
Las acciones lógicas se pueden detectar en ciertos actores sociales (por
ejemplo los científicos, los inversionistas económicos, un artesano, etcétera), en
ciertas actividades humanas.
Pero la gran mayoría de los actos socio-políticos, de los que hacen la
historia, son comportamientos no lógicos.
No lógico no es malo ni inútil. Puede que sean socialmente útiles.
Entonces, ¿cuáles son los móviles de las personas? Se explican por los
residuos y las derivaciones. Toda la humanidad, todo hombre, tiene ciertas
predisposiciones, tendencias, pulsiones no conscientes para el hombre común.
Estos son los residuos. En todos están presentes todos los residuos, porque es lo
que queda si borramos todo lo adquirido en función de la época. Y también hay
elementos conscientes, pero son variables. Los residuos están igualmente
impregnados por el otro elemento. Intenta hacer un catálogo de los residuos.

Hay 6 grandes clases:


1. Instinto de las combinaciones: es el residuo que dispara cierto tipo
de conductas. Todas las que tienen que ver con innovación,
curiosidad, experimentación. Por eso está detrás de las ciencias, la
filosofía, el comercio, el salir del mundo. Es un residuo
individualista, de gente que tiende a salir de sus tradiciones y sale a
descubrir el mundo. Enfrenta al hombre a situaciones nuevas.
2. Persistencia de los agregados (o de los grupos) 13: genera
conductas que marcan su pertenencia al grupo, incluso su
disposición a sacrificarse por un grupo (familia, Estado, causa
política o religiosa). Postergan lo individual en aras de algo
mayor. Es un residuo comunitario y conservador (de lo existente).14

13
Los dos primeros son los más poderosos en la vida política. Pero todos tienen una influencia en ella.
3. Necesidad de exteriorizar lo que el hombre tiene internamente:
expresar las cosas mediante actos externos. Implica por un lado el
activismo. El residuo me impele a hacer algo. La persona necesita
manifestar su exterioridad. Explicita la importancia de los
símbolos en política.
4. Residuos vinculados a la sociabilidad: tendencia a conformar
grupos (un filósofo diría que es por la sociabilidad natural del
hombre). Dice Pareto que el hombre para integrar grupos muchas
veces se “mimetiza” (no usa esa palabra). La moda se explica por
este residuo. El otro aspecto de esta categoría es el de aceptación
de la autoridad, en cualquier grupo social del que participa, lo cual
no implica que le guste el líder actual.
5. Conservación del individuo y sus pertenencias: se refiere en
primer lugar a la realidad del instinto de conservación o
supervivencia (lo que hacemos para permanecer en la vida).
También la pertenencia. Cada individuo o familia busca proyectar
sobre un espacio físico que sea propio, que cumple la función de
proteger al hombre frente a la naturaleza y asegurarse cierta
primacía. Es por esta búsqueda que el hombre tiende a apropiarse.
Pareto apunta a las pertenencias del hombre sobre las que se
proyecta: la propiedad (espacio físico elemental) es instintiva. El
hombre defiende el orden social del que forma parte.
6. Residuo sexual: no se refiere al instinto biológico, sino en tanto y en
cuanto es verbalizado (legislación, ideas, arte, etc.). incluso las
conductas particularmente represoras de la sexualidad.

En la historia política los residuos están disfrazados en las derivaciones (es


la forma en que se explican en distintos momentos de una sociedad) para dar
forma lógica a algo que no lo tiene (la derivación es expresión del residuo de clase
I).

Elites. El criterio para formas parte de la elite es un criterio de desempeño


(no es un criterio moral; son los mejores en lo suyo). Su existencia es un hecho
sociológico; la sociedad reconoce su éxito. Es necesario diferenciar la elite
gobernante (los que se dedican a la política y los que influyen indirectamente) y la
elite no gobernante. Al centrarse Pareto en la gobernante, ve cómo se relaciona
con los residuos (sobre todo con los dos primeros).
Hay una elite gobernante que está instalada: es la elite de posición. Ésta
en muchos casos llegó a su puesto por tener muchos residuos II (capacidad de
trabajar duro, de combatir). Pero el poder desgasta, y sobre todo a este tipo de
residuos15. Ellos mismos se vuelven escépticos sobre su posición de poder.
14
Todos los hombres tienen todos los residuos, pero en distintas combinaciones. Además hay épocas
históricas cuando puede primar un tipo sobre otro. El que tiene mas de la primera tiene a actuar con astucia, el
que tiene más de la segunda tiende a actuar con fuerza. En Atenas primó el primero, mientras que en Esparta
el segundo. Hoy podría decirse que en Europa prima el primero, y en todo el mundo islámico el segundo.
15
Porque los que están en el poder por mucho tiempo o porque lo heredan sin esfuerzo, empiezan a mirar del
poder sobre todo los beneficios.
Mientras la sociedad está permanentemente generando nuevos dirigentes,
que tienen mucho más residuo II. Allí está la elite de mérito (tiene condiciones
pero todavía no llega). La de arriba se desintegrará probablemente, a menos que
“compre tiempo en el poder”, renovándose a sí misma. Necesita cooptar a algunos
de los nuevos e incorporarlos para que no sean más opositores, echando a la vez
a los más insalvables de sus miembros (es necesario que algo cambie para que
todo siga igual). Para eso necesita residuos clase I (tiene que ver menos con la
fuerza y más con la astucia). Esto es la circulación de las elites. Si no poseen
esa capacidad se cierran sobre sí mismos, impidiéndole ascender, los bloquea;
hasta que en algún momento este sistema colapse, y la revolución arrasa con la
elite de posición. La circulación es gradual, controlada.
Analiza Pareto esto en Inglaterra y Francia entre los siglos XVII y XIX. En
la primera una elite gobernante conformada por la nobleza propietaria debe
integrar a una burguesía (que se había hecho fuerte por el comercio marítimo).
Los integran casando a sus hijos o asociándose en la actividad económica. Para
fines del siglo XVIII es imposible distinguirlos. Con la revolución industrial la
creación de una gran masa de obreros que tienden a organizarse en sindicatos
para su defensa trae un nuevo problema. Se reproducen en el siglo XIX y para
fines de éste deciden que además quieren entrar en el parlamento. Crean un
partido (el laborista) y compiten en las elecciones. Frente a esto, la vieja elite les
abre camino, y hasta de vez en cuando a un dirigente le dan un título nobiliario.
Para Pareto es por eso que desde 1688 no ha habido revolución en Inglaterra. En
Francia también hacia el siglo XVII había una elite gobernante de nobleza
territorial. También en el siglo XVIII se industrializa. Pero esta elite se cierra
sobre sí. Esto es lo que lleva a que en 1780 Luis XVI dicte una norma por la cual
sólo con 4 abuelos nobles se llega a ser oficial del ejército. Esto implica un
rechazo de la nobleza a todos los nuevos dirigentes. Esto colapsa en 1789, y se
repetirá 15 veces hasta 1978.
Nosotros podemos también tomar como ejemplo los Pactos de La
Moncloa (lugar donde se firmaron los acuerdos que posibilitaron la transición del
régimen de Franco a una democracia). Pero la decisión la tuvo la misma elite
gobernante; no fue una revolución, los partidos de oposición aceptaron la
existencia misma de la monarquía (incluso los comunistas). A su vez la elite
aceptó legalizar la existencia de este partido, ambos abandonando las causas que
otrora los llevaron a conflictos armados. Esta transición (así la llaman los
españoles) es un ejemplo de cómo un régimen puede abrirse sin suicidarse.
Otros son de algunos regímenes militares de Sudamérica. A comienzos
de los 80’ casi toda Sudamérica estaba gobernada por éstos. En algunos casos la
transición se dio a modo de ruptura (Argentina) pero la mayoría fue de la forma de
España (Brasil, Chile16, Uruguay).
Pero muchas veces esta circulación no es exitosa. La elite debe renovarse
son desaparecer. Pero esto no todos saben y pueden hacerlo 17. Las reformas
16
Incluso Pinochet siguió siendo senador.
17
En Argentina a principios del siglo XX muchos de los dirigentes de la generación del 80’ percibieron la
inestabilidad de la situación política (Pellegrini, Roque Saenz Peña, etc.). Forman el ala más innovadora del
régimen, que al asumir Roque se proponen una reforma a las elecciones que permita incorporar al radicalismo
para que no siga en la insurrección. Esto es un intento de circulación de las elites de parte del partido
oportunistas tienen un tiempo en que pueden ser lanzadas, sino se corre un gran
riesgo de que se descontrole (como sucedió en los últimos años de la URSS 18).

Texto ROBERT MICHELS, Los Partidos Políticos.

Michels se propone descubrir las leyes generales, o tendencias, de la


organización, en particular aquellas que se relacionan con la democracia. Dedica
especial atención a las grandes organizaciones europeas de la clase obrera, y
entre ellas, a la del partido alemán socialdemócrata y a la de los gremios
obreros alemanes más importantes. Acepta que otros han demostrado que el
estado moderno capitalista-parlamentario y los partidos políticos conservadores
no son genuinamente democráticos (hoy es más que nada “un adorno ético”).
Hoy todos los representantes de la vida pública hablan y lucha en nombre
del pueblo y de la comunidad en general. Su objetivo es saber si, y hasta qué
punto, dentro del orden social contemporáneo y entre los elementos que tratan de
sustituir ese orden por otro, pueden existir energías que tienden a aproximarse a
la democracia ideal. Entre esos elementos están en primer lugar los partidos
socialistas marxistas y las grandes uniones sindicalistas. Entre ellos el partido
alemán socialdemócrata y los gremios obreros alemanes son los más
desarrollados.

El hecho de la dirección. La teoría democrática se basa sobre el principio


de la “autonomía”. Es posible imaginar grupos sociales sen los cuales esta teoría
se realiza por completo. Pero en cuanto el grupo crece en número es necesario
introducir reglas arbitrarias que no están totalmente de acuerdo con la teoría
democrática. En primer lugar, habría que hacer una nueva circunscripción del
“grupo” (que excluya a ciertos individuos, los cuales igualmente quedarán sujetos
a sus decisiones). En segundo lugar, es necesario aceptar la decisión de una
mayoría.
Tanto la restricción de grupo como la decisión mayoritaria contradicen la
teoría democrática en su sentido estricto. Sin embargo, los aceptaremos como una
enmienda legítima de la teoría democrática.
Por otra parte, la democracia estricta o “directa” es un imposible por
razones mecánicas y técnicas. Además, la psicología de las multitudes nos
muestra que las decisiones votadas por una gran multitud rara vez reflejan las

conservador, pero pierden las elecciones. Es un desplazamiento masivo de la elite gobernante.


18
En 1985 llega a la jefatura Gorvachov (hombre de la KGB). Previamente la KGB hace una investigación
del nivel económico-tecnológico de la URSS y sus implicancias militares. Los resultados demostraban que
nunca alcanzaría a EU y se seguiría acentuando su retrazo. La economía soviética estaba agobiada por el peso
de sus actividades militares. Se toma la decisión de que hay que aliviar a la economía de URSS del peso de
los gastos militares (se quiere ir retirándola de toda Europa central). Aspira a invertir recursos y hasta obtener
inversiones extranjeras por su actitud. Pone en marcha la Glasnot (transparencia, cierto grado de libertad de
opinión y prensa, debate de asuntos públicos) y Perestroika (reorganización, tendía a descentralizar,
aumentar el poder de los dirigentes de las empresas estatales). Las dos eran una manera de abrir el sistema de
las elites para renovar el comunismo. Su fin era una regeneración y no una destrucción del sistema
comunista. pero las naciones quisieron separase, las fuerzas políticas no comunistas reclamaron su
legalización, la demanda insatisfecha reaccionó. La URSS dio su lugar a 15 nuevos Estados. Es otro intento
mal logrado de circulación de las elites.
opiniones auténticas de los miembros que la constituyen. Las elecciones deben
quedar limitadas a unas pocas alternativas. Las sociedades son demasiado
grandes o están diseminados en una superficie demasiado grande como para que
se les pueda reunir en un lugar y en determinada ocasión. No existen medios
técnicos para determinar directamente la voluntad del grupo. Incluso muchas de
las decisiones del grupo deben ser tomadas rápidamente, pues de lo contrario el
grupo organizado se debilitaría en forma alarmante o sería destruido. Deben
tenerse en cuenta innumerables detalles burocráticos si se quiere que la
organización siga viviendo. No todos poseen as cualidades especiales en
cuestión. Por todo esto, la organización sólo podrá seguir existiendo mediante la
división del trabajo y la especialización.
Resulta por tanto evidente que la dirección es una consecuencia de la
organización. Ésta siempre estará constituida por una minoría. La organización
sólo puede mantenerse viva y activa gracias a sus conductores.
La teoría democrática debe adaptarse al hecho de la dirección. Estro lo
consigue mediante la teoría de la “representación”.
El principio de sea teoría sólo consiste en un escamoteo verbal. Al tomar
una decisión, nadie puede representar al soberano, porque ser soberano significa
tomar sus propias decisiones.19
Existen profundas causas psicológicas que determinan no sólo la
existencia de la dirección (que en primer lugar depende de causas mecánicas y
técnicas), sino también la consolidación de la dirección en un grupo de
personas en gran parte independizado del control de la mayoría. En casi
todas se acepta un derecho consuetudinario para el desempeño de los cargos. El
derecho conferido por la costumbre para el desempeño de cargos permite emplear
la renuncia20.
Hay una necesidad psicológica de las masas de contar con una dirección.
La mayoría de una gran organización toma una actitud pasiva frente a sus
actividades. Esta necesidad hace que los jefes de los grandes partidos políticos, o
el estado, siempre estén sumamente activos.
Las masas tienen un profundo sentimiento de gratitud política hacia
aquellos que hablan y escriben a favor de ellas, y que en determinadas ocasiones
son o han sido perseguidos o desterrados en aras de sus ideas. Esta gratitud se
expresa en la reelección para sus cargos. El talento oratorio y el prestigio de la
celebridad, la fuerza de voluntad que reduce a la obediencia a las voluntades
menos fuertes, una suma mayor de conocimiento, una fuerza de convicción
catoniana, la confianza en sí mismo, y en casos excepcionales, la bondad y el
desinterés, son en ese orden, cualidades específicas que se encuentran en los
líderes.
Cuando se trata de las grandes organizaciones que desempeñan
actividades importantes, la masa no es competente para desarrollar actividades
políticas. Esto se debe no sólo a las razones psicológicas mencionadas, sino
también a la falta de conocimientos, de habilidad y de preparación necesarias.
19
En este sentido, Juan Jacobo Rousseau puede ser considerado como el fundador de este aspecto de la crítica
de la democracia.
20
Usada cuando se cree que se perderá una elección. En general no es aceptada, y termina siendo una forma
de imponer la voluntad al grupo.
Los dirigentes son indispensables para toda organización importante. Su
posición les permite dirigir los destinos de las masas y no ser dirigidos por ellas,
con lo que, como es natural, la democracia sucumbe.

La autocracia de la dirección. Los dirigentes están en situación de


fiscalizar y dominar las masas:
1. Ejercen un control efectivo sobre las finanzas de la organización.
2. Al colaborar con el control financiero, “la prensa constituye un poderoso
instrumento para la conservación, la conquista y la consolidación del
poder por parte de los dirigentes”. La defensa de los dirigentes y de sus
cursos de acción puede constituir, y a menudo constituye, la principal
función de la propaganda de la organización, y al mismo tiempo es el
instrumento más eficaz para socavar la reputación de los oponentes.
3. Los dirigentes poseen además otro instrumento de control, ya que
administran, en parte o del todo, el mecanismo disciplinario de la
organización.
La argumentación ha demostrado que en las organizaciones establecidas el
gobierno no se lleva a cabo por el pueblo, sino que los gobernantes tienen bajo su
control al pueblo. Los defensores de la democracia sostienen que esta es la mejor
solución “para el pueblo”, y que además el pueblo tiene medios para controlar a
sus dirigentes. Pero en la práctica, el ejercicio de este derecho teórico está
trabado por la acción de toda una serie de tendencias conservadoras. En un
conflicto entre los dirigentes y las masas, los primeros siempre resultan
victoriosos, a condición de permanecer unidos.

De esta forma, la dirección existente sólo puede ser derrocada mediante


la intervención de dos circunstancias:
1. Si se produce una división entre los dirigentes, una sección o ambas se
ven en la necesidad de pedir ayuda a la masa de los miembros.
2. Pueden surgir de las masas nuevos dirigentes, y al parecer surgen
espontáneamente.
En realidad lo único que sucede es la substitución de la antigua
dirección por la nueva. La dirección sigue siempre conservando el control; el
“autogobierno” es tan remoto ahora como antes. La oposición, mientras sigue
siendo oposición, está obligada, hasta cierto punto, a apoyarse en una base
democrática y a defender prácticas democráticas. La oposición es el freno más
seguro, y el único, para las tendencias autocráticas de los dirigentes.
Existen ciertas tendencias en la dirección que no son desarrolladas al
máximo en todas las organizaciones sociales. Sin embargo, son importantes para
la democracia.
Entre los dirigentes consolidados en la dirección hay una “metamorfosis
psicológica”. Cuando empieza su carrera, el dirigente está sinceramente
convencido de la excelencia de los principios que defiende. Pero esas cualidades
no resisten mucho tiempo al hábito del poder. Sus condiciones personales y de la
necesidad de dirección que sienten las masas hacen nacer en el dirigente el
reconocimiento de su propia superioridad. Aquel que ha logrado ejercer el poder
casi siempre tratará de consolidarlo y de externuelo, y tratará asimismo de eludir el
control de las masas.
En una fase típica de esa metamorfosis psicológica, el dirigente se identifica
con el grupo-partido, nación, o el que fuere. Toda crítica objetiva del partido o de la
nación será considerada por el dirigente como una afrenta personal. “(…) Si el
dirigente es atacado personalmente, la primera medida que tomará consistirá en
demostrar que el ataque ha sido dirigido contra el partido (o la nación)”.
Esos cambios psicológicos Michels y otros los llaman “bonapartismo”21. El
líder bonapartista pretende ser la encarnación más perfecta de la voluntad del
grupo, el pueblo. Todo, por tanto, le es permitido. “Una vez electo, nada, en
adelante, podrá oponerse al elegido del pueblo. Personifica la mayoría, y toda
resistencia a su voluntad es considerada antidemocrática.” Se nos segura que
son los electores quienes piden al elegido que aplique medidas de represión
severas, que emplee la fueraza y que concentre toda la autoridad en sus propias
manos. Una vez aceptado el principio de la representación, el bonapartismo puede
ser considerado como la culminación lógica de la democracia.
El bonapartismo no es una simple dictadura militar; no es el despotismo
tradicional hereditario o por derecho divino; tampoco es el gobierno oligárquico de
una casta hereditaria determinada. El bonapartismo maduro es un despotismo
popular y democrático fundado en la doctrina democrática. Si el bonapartismo,
en los hechos más bien que en la teoría niega la democracia, lo hace llevándola a
su último término.

La ley de hierro de la oligarquía. Los demócratas propusieron una serie


de medidas con objeto de frustrar esas tendencias antidemocráticas y proteger la
democracia. Michels analiza las principales: el plebiscito, la “renunciación”, el
sindicalismo y el anarquismo.
El procedimiento del plebiscito sirve teóricamente para someter las
decisiones de orden político a todos los miembros del grupo. Generalmente sólo
un porcentaje reducido de los miembros participa. Las dos objeciones principales
son la incompetencia de las masas y la falta de tiempo (al igual que todas las
medidas de democracia directa). Así, resulta impracticable precisamente en las
cuestiones que requieren una pronta solución. El recurso del plebiscito ha sido
llevado a la práctica en su forma más notable en el plebiscito bonapartista (Hitler y
Stalin han seguido a los dos Napoleones).
Por renunciación se entiende un abandono voluntario de los privilegios del
dirigente (se sostiene que esas tendencias desaparecerán si los privilegios llegan
a ser inaccesibles). Falla en la práctica porque experto en organizaciones
pequeñas o perseguidas, los dirigentes jamás renuncian a sus privilegios.
Además la renunciación no produce auténticos demócratas, sino fanáticos a
menudo más tiránicos que los que no renuncian.
La política sindicalista trata de defender la democracia. Tanto los
sindicatos como las cooperativas no están libres de las tendencias autocráticas de
otras organizaciones. La supresión de los partidos políticos de ninguna manera

21
Tanto por Napoleón I como por Napoleón III.
implicaría la supresión de la autocracia, sino dejar el campo libre de rivales a la
autocracia de la unión sindical.
Finalmente, el anarquismo sostiene que desde que toda organización lleva
la autocracia, entonces, para que pueda lograrse la democracia no deberá existir
ninguna organización. Está totalmente divorciado de la realidad de la sociedad
humana, que necesariamente incluye a las organizaciones. Los anarquistas se
ven obligados, cuando tratan de llevar sus ideas a la práctica social a aceptar la
organización.
Michels resume todo su estudio en la ley de hierro de la oligarquía. Esta
muestra que el ideal democrático de la autonomía es imposible. La organización
subsistirá y mediante la organización se perpetuará la autoridad oligárquica. La
sociedad no puede existir sin una clase “dominante”.

DAHL

La visión poliárquica. SCHUMPETER, DAHL, SARTORI. Teoría neoclásica de la


democracia y su comparación con la versión clásica de la teoría de la élite.

Apuntes de clase.
Con Mosca, Pareto y Michels se da la etapa inicial. Pasada la segunda
década del siglo XX sus obras estaban completadas, y la sociología política se
centraba mucho en estas temáticas.
Las críticas más interesantes a la teoría de la elite vienen de EU post II
GM. La visión elitista nunca fue dominante en EU. Pensaban que funcionaba para
Europa, pero que EU era diferente porque allí nunca existió una nobleza feudal, ni
aristocracia (ningún tipo de títulos), ni experiencia monárquica (en la práctica), etc.
Es decir, fue una sociedad abierta. Por otra parte pudieron asimilar sucesivas
oleadas de inmigrantes, y evidenciaron una gran movilidad social. Era una
sociedad muy descentralizada.
Por esto, una gran parte de los académicos pensó que la teoría de la elite
no era útil para EU, que había que pensar matices que la hicieran flexible y apta
para entender la realidad norteamericana. No niegan que en una sociedad pocos
mandan y muchos obedecen. La crítica se centra en la concepción de la elite
como algo único y homogéneo (critican autores pluralistas). Hay muchos
grupos de liderazgo en competencia.
El precursor de esta visión es un austriaco (economista) llamado
Schumpeter, que huyendo del nazismo se radica en Inglaterra, y que en 1942
publica “Capitalismo, Socialismo, Democracia”. Entre otros muchos aspectos, él
señala que la democracia según los clásicos (siglo XVIII y XIX) es un régimen en
que la sociedad decide sobre las cuestiones públicas. Ese es el núcleo. ¿Pero es
así en realidad? A él le parece que en la democracia el pueblo decide quién va a
decidir, y ahí se acaba su capacidad. Pero si el pueblo elige esto se supone que
tiene opciones. Por esto, la democracia es el régimen en que la población elige
entre diferentes líderes que compiten por obtener su voto. Por esto se la llama
“teoría competitiva de la democracia” (es un análisis económico). Pero se limita
a esto. Sin embargo, esta idea de la necesidad de pluralidad y competencia
conducirá a la escuela pluralista, cuyo mayor representante vivo es Robert Dahl,
que en 1959 publica “Who Governs?” y después “Poliarquía”.
Dahl cree que la palabra democracia debe ser eliminada por su imprecisión
y su carga emotiva. Propone usar en su lugar la palabra poliarquía (varios
poderes). Dice que es una poliarquía electoral (distintos poderes en competencia
electoral) que va más allá, y se “encuentra” con la “teoría de los grupos”
(sociología), que sistematiza la idea de que la sociedad está compuesta por
grupos (no individuos). Como resultado está la idea de Dahl según la cual todo el
funcionamiento de la democracia es una dinámica continua de diferentes grupos
que compiten para influir en el poder público, para lo cual se alían y separan,
enfrentándose alternativamente, pero siempre buscando influir más en el poder.
Esta teoría es especialmente apta para la sociedad norteamericana (llena
de diversidades en los más amplios aspectos sociales, políticos, económicos,
físico-geográficos, etc.). Esto genera una enorme pluralidad de grupos. La visión
de EU es per se una sociedad de grupos con un grado de diferenciación notable,
cada uno con una minoría dirigente que lo conduce en esta pugna permanente.
Este es el origen de la escuela pluralista, que se diferencia de la elitista
porque sostiene que “esos pocos” están fraccionados en diferentes grupos de
liderazgo que compiten permanentemente (Aron y Sartori son de esta escuela).

Texto: THOMAS DYE, The Irony of Democracy.

Las elites son los pocos que tienen poder, las masas son la mayoría que
no lo tiene. “La Ironía de la Democracia” explica la vida política americana usando
la teoría de las elites.
El significado de elitismo. La idea central del elitismo es que todas las
sociedades están divididas en dos clases: los pocos que gobiernan y los muchos
que son gobernados. Las elites, no las masas, gobiernan todas las sociedades.
Todas las sociedades requieren líderes que quieran un estancamiento en la
preservación de la organización y su posición en él. Una elite es inevitable. Las
elites controlan los recursos y las instituciones sociales.
Un cierto número de la “circulación de las elites” se inicia por la
estabilidad del sistema elítico. La estabilidad social requiere la asimilación en
preferencia de un rápido y revolucionario cambio.
Las elites comparten un consenso general sobre las normas
fundamentales del sistema social. La estabilidad del sistema, y también su
supervivencia, dependen de este consenso. Los desacuerdos usualmente ocurren
en el medio más que en el fin.
En los Estados Unidos, las bases del consenso de las elites son la
santidad de la propiedad privada, limitación gubernativa, y libertad individual.
El elitismo implica que la política no refleje demandas de las personas tanto
como ésta refleja los intereses y valores de las elites. La conservación general de
las elites significa que la política será la incrementación en lugar de la revolución.
Las elites deben reaccionar en un estrecho servicio propio de interés oculto,
respecto a una motivación pública. El elitismo significa que esta responsabilidad
de bienestar de las masas descansa con las elites, no con las masas.
El elitismo asume que las masas son generalmente pasivas, apáticas, y
enfermamente informadas. Los sentimientos de las masas son manipulados por
las elites. Las masas paralelamente toman decisiones sobre asuntos
gubernamentales a través de las elecciones o a través de evoluciones por las
políticas partidarias. En mayor parte, estas instituciones democráticas tienen solo
valores simbólicos: ellos ayudan a unir las masas al sistema política dándoles un
rol que cumplir en el día electoral.

La teoría de la elite puede resumirse en lo siguiente:


 La sociedad está dividida en los pocos que tienen poder y la mayoría que
no lo tiene.
 Las elites están desproporcionalmente distribuidas desde el estrato social
más alto.
 El movimiento de una no elite a la elite debe ser suave y continuo para
mantener la estabilidad y abolir la revolución.
 Las elites comparten el consenso en los valores básicos al sistema social y
la preservación del sistema.
 La política no refleja las demandas de las masas pero prevalecen los
intereses de la elite.
 Las elites actúan en una estrecha convivencia y corriendo el riesgo de
socavar el apoyo de las masas.
 Las elites influencian a las masas más que las masas influencian las elites.

El significado de la democracia. Idealmente, la democracia significa


participación individual en las decisiones que afectan la vida de uno. En este
modelo, la sociedad ejecuta de manera popular las reglas mayoritarias y respecto
a las correctas minorías. Éstas aceptan las decisiones de las mayorías.
Retornando, las mayorías permiten a las minorías intentar abiertamente ganar
mayor soporte por sus expectativas. Las libertades son esenciales para
garantizar el significado de la participación individual. El valor fundamental de la
democracia es la dignidad individual. La autoridad gubernamental y el control
social sobre el sujeto deben ser mínimos. Otro aspecto vital de la democracia
clásica es la confianza en la igualdad de todas las personas. Esto se refleja en la
igualdad política: “una persona, un voto”. La noción de igualdad también ha
incluido la igualdad de oportunidad en todos los aspectos de la vida americana. No
debería haber barreras para triunfar en la vida. La igualdad absoluta, o
“igualación”, no es parte de la teoría de la democracia liberal.
En resumen, el pensamiento democrático refleja las siguientes ideas:
 Participación popular en las decisiones que forman la vida de los sujetos
en sociedad.
 Gobierno por reglas mayoritarias, con reconocimiento en los derechos
de las minorías para tratar de convertirse en mayoría. Estos derechos
incluyen todas las libertades (de expresión, de reunión, etc.).
 Compromiso con la dignidad individual y la preservación de los valores
liberales de la vida, libertad y propiedad.

Teoría de las elites en la democracia. La participación popular en el


gobierno, puede ser entendida de distintos modos. Básicamente directa e
indirecta. En EU los fundadores estaban muy interiorizados con la democracia
directa y conocían acerca e las fallas de ese sistema.

El miedo a la democracia directa. Los fundadores reconocieron una


contradicción en la teoría democrática: el gobierno de la mayoría puede
amenazar la vida, la libertad y la propiedad de las minorías e individuos. Fue
después de 100 años de sancionada la constitución que fue políticamente
incentivada la participación popular en las decisiones políticas en algunos estados
(a través de la iniciativa y el referéndum).

La imposibilidad de práctica de la democracia directa. Aún si fuera


deseable, el gobierno de las masas no es algo practicable en grandes
sociedades. Una asamblea con todos los americanos sería la más larga, aburrida
y frustradora reunión que se pueda imaginar. Sólo produciría una total parálisis y
nada solucionaría.

Democracia representativa y la inevitable incorporación de elites. La


solución para el problema del gobierno popular es el desarrollo de instituciones
de representación como puentes entre los individuos y su gobierno. Pero
esta solución desemboca inevitablemente en las elites y no en la democracia. Los
individuos de todas las sociedades, incluyendo las democracias, confrontan la ley
de hierro de la oligarquía. Con el desarrollo de instituciones y organizaciones en
la sociedad, el poder se va concentrando en manos de las personas que tienen
habilidad para liderar. Las sociedades se convierten en “minorías de dirigentes y
mayorías de dirigidos”. Para el ejercicio del poder, debe tenerse el control de los
recursos valiosos. La mayoría de los recursos de las naciones están concentrados
en grandes organizaciones e instituciones. El gobierno es la organización más
poderosa de todas, no solo porque ha acumulado grandes recursos económicos,
sino además porque ha monopolizado la coerción física.

La competencia de la elite como base de la democracia. En una


sociedad democrática, contrariamente a lo que pasa en una sociedad totalitaria,
existen múltiples elites con relativa autonomía. Por el contrario, en las
sociedades totalitarias la unión de las elites es forzada e impuesta. El fascismo
resumió esta idea de unidad en palabras de Hitler: “un pueblo, un estado, un líder”.
El socialismo promueve el control del gobierno sobre las unidades económicas y
los recursos políticos (sosteniendo la “dictadura del proletariado”). Pero en las
democracias de occidente, las elites tienen múltiples bases institucionales de
poder (partidos opositores, grupos de interés). El poder y la independencia de las
elites es un rasgo distintivo de la democracia norteamericana. Aún dentro del
gobierno han surgido elites relativamente autónomas. Es el poder real y la
autonomía de las elites no gubernamentales, si reconocimiento y legitimidad, lo
que distingue las estructuras elitistas de las democracias de las de los estados
totalitarios.

El significado del pluralismo. El pluralismo busca afirmar que la sociedad


americana es a pesar de todas sus falencias, democrática, asegurando que:
 La sociedad está dividida en numerosos grupos, de los cuales todos
hacen demandas al gobierno aunque ninguno de ellos domina las
decisiones políticas.
 Aunque los ciudadanos no participen directamente de los procesos de
decisión sus numerosos líderes toman decisiones.
 La competencia entre los grupos de líderes ayuda a la protección de
los intereses individuales.
 Los individuos pueden ejercen influencia mediante su participación en
grupos organizados.
 Los grupos de líderes son abiertos: pueden formarse nuevos grupos y
ganar acceso al sistema político.
 Además de que la influencia política en la sociedad esté distribuida
desigualmente, el poder está ampliamente disperso. El liderazgo es
sumamente fluctuante.
 Son múltiples los grupos de líderes operan en la sociedad. Aquellos que
ejercen el poder en determinado tipo de decisiones no lo ejercen
necesariamente en otros.
 Las políticas públicas no reflejan necesariamente las preferencias de
la mayoría pero es un equilibrio de la interacción de los intereses.
El pluralismo es, entonces, la creencia en que los valores de la democracia
pueden ser preservados en un sistema donde múltiples elites competidoras entre
sí determinan las políticas públicas, los votantes tienen opciones significativas en
las elecciones y existe la posibilidad de que nuevas elites puedan ganar acceso al
poder.

Diferencias entre elitismo y pluralismo. Las dos teorías coinciden en


que la toma de decisiones por medio de la sociedad se hace a través de la
interacción de las elites y no mediante la participación de la masa. Esas políticas
públicas reflejan generalmente los intereses de grandes instituciones y
organizaciones y no los intereses de la mayoría.
Sin embargo se diferencian en los siguientes puntos:
1. La teoría de las elites asevera que la división más importante de la sociedad es
entre elites y masas. Ocupar posiciones de poder provee a las elites de una
motivación común: la preservación de la organización y su posición en ella. El
pluralismo enfatiza la fragmentación de la sociedad y la competencia entre
los grupos de líderes (se centra más en las divisiones de distintas elites).
2. El elitismo pone énfasis en la importancia de que los líderes mantengan sus
posiciones de poder mientras que el pluralismo pone énfasis en la devoción
de esos líderes a sus grupos de interés.
3. La teoría de las elites asevera que a pesar de que las masas formen parte de
las organizaciones es muy raro que estos ejerzan algún control sobre la elite.
Los pluralistas no ofrecen evidencia de que las gigantes instituciones y
organizaciones norteamericanas representen los intereses de los miembros
individuales.
4. La teoría elitista sugiere que la adaptación y el compromiso entre los grupos
líderes es el estilo que prevalece en los grupos dirigentes, no la competencia ni
el conflicto. El pluralismo refuta que la competencia entre los grupos de
líderes protegen al individuo. Los miembros de la elite se centran en el
consenso entre fines y valores, pueden diferir más en los medios de la política
pública. Es verdad que las múltiples y relativamente autónomas elites existen
en las sociedades democráticas, pero esta multiplicidad no garantiza la
competencia o el equilibrio entre los centros de poder.
5. La teoría de las elites tiene en cuenta todos los organismos de poder
existentes en las sociedades, tanto públicos como privados. El pluralismo se
centra en los líderes gubernamentales y aquellos que interactúan
directamente con ellos, como éstos líderes con elegidos, el pluralismo asegura
que los líderes pueden ser legítimos para el pueblo. Centra su atención en los
procesos de decisión públicos e ignora las decisiones tomadas por elites no
gubernamentales, es decir, por organismos privados.
6. El elitismo enfatiza en las características compartidas entre los líderes por
su común interés de preservar el sistema social por sus múltiples experiencias
compartidas, valores y objetivos, tienen la misma procedencia social y
educativa. El pluralismo sostiene la diversidad entre los líderes. Argumentan
que las decisiones de los líderes son un producto de: las presiones de sus
grupos de interés, opinión pública, sus propias percepciones, presión
institucional, etc.
7. El elitismo sostiene que las elites influencian a las masas en mayor medida
que los que estas últimas pueden influenciar a las elites, la comunicación va de
las elites hacia las masas. Los pluralistas aseguran que las masas influencian
en la política mediante su membresía en grupos de internes y también
mediante las elecciones. La teoría de las elites refuta lo anterior sosteniendo
que la principal función de las elecciones no es la de otorgar mandatos
políticos a las elites sino legitimar a las elites otorgándoles un reaseguro
simbólico.

Elites y amenazas de la masa a la democracia. Es una ironía de la


democracia que la supervivencia de los valores democráticos (dignidad
individual, gobierno limitado, igualdad de oportunidades, propiedad privada,
libertad de prensa y discurso, tolerancia religiosa, juicio justo) dependen de elites
ilustradas. Las masas responden a las ideas y acciones de las elites. Cuando las
elites abandonan principios democráticos o las masas pierden confianza en las
elites, la democracia está en grave peligro.
La enfermedad de las elites. Las elites democráticas no siempre
responden a sus responsabilidades de preservar el sistema y sus valores. Las
elites no siempre actúan con unidad y propósito. Todas, con demasiada
frecuencia, ponen intereses estrechos antes que valores compartidos más
amplios. Estos comportamientos se desprenden de la relativa autonomía de
varias de las elites en la democracia. Son alentados por la ausencia de controles
externos. El único control efectivo es su propia comprensión de que el sistema
mismo va a peligrar si ese comportamiento continúa irrestricto. El estímulo para la
reforma es la restauración de la confianza de las masas en el gobierno de las
elites, y finalmente la preservación del sistema mismo de elites.

La inquietud de las masas. Pero las políticas de las masas también


pueden amenazar a los valores democráticos. Las masas han debilitado
sorprendentemente los compromisos a los principios democráticos cuando fue
necesario aplicar estos para disgustar u ofender grupos o individuos. Las masas
son peligrosamente vulnerables a las apelaciones demagógicas a la intolerancia.
Es la ironía de la democracia que los valores democráticos sobreviven mejor
cuando las masas son absorbidas en los problemas de todos los días y se
involucran en grupos y actividades que desvían su atención de movimientos
políticos de masas. Cuando las masas son alienadas se vuelven vulnerables a
las apelaciones de los demagogos, y los valores de la democracia están en
peligro.
Los activismos de las masas inspiran a la represión de las elites. Ellos
responden limitando la libertad, reforzando la seguridad. Irónicamente, las elites
recurren a estas acciones represivas porque creen (genuinamente) que son
necesarios para preservar valores democráticos.
La teoría de las elites reconoce múltiples amenazas a la democracia:
maltratos de las elites, comportamiento a corto plazo y egoísta que debilita el
soporte popular del sistema político, activismo de las masas, movimientos
políticos extremistas e intolerantes, liderados por antielitistas con apelaciones al
odio racial, antagonismos de clases y miedos personales; y represión de las
elites, adoctrinamiento forzado en “lenguaje adecuado en política”, limitaciones de
disentimientos, discurso y asamblea en nombre de la ley y el orden, la subversión
de los valores democráticos en un esfuerzo paradójico para preservar el sistema.

Una teoría elitista de la democracia. Todas las sociedades están


gobernadas por elites, incluso las sociedades democráticas. La teoría elitista no es
una defensa del gobierno de las elites. Más bien es una explicación realista de
cómo funciona la democracia. Los críticos de esta teoría de la democracia
reclaman que es “conservadora”, que legitima las reglas de las elites.

GIOVANNI SARTORI comienza a comentar a Schumpeter, lo critica y lo


complementa. Para Sartori, hay tres ámbitos donde rige la relación mayoría / minoría: el
constitucional, el electoral y el social.
Sartori le reprocha a Michels el hecho de no haber mirado la competencia que se da
entre las organizaciones, esto tiene que ver con la democracia. Sartori entiende que Michels
se centró en la microdemocracia, cuando lo que importa es la macrodemocracia.
Muchos creen que según Mosca la clase política tiene que tener tres cosas:
conciencia, cohesión y conspiración (propósito político común). Sartori dice que hay
sociedades donde esto sí se puede dar.

Texto: GIOVANNI SARTORI, Teoría de la Democracia.

El principio de la mayoría y el gobierno de minoría. La política está


relacionada, principalmente, con la estructuración jerárquica de las colectividades
humanas. Llama a este fenómeno la dimensión vertical de la política. La política
tiene también una dimensión horizontal, que sólo adquiere relevancia en las
democracias, y dejó de caracterizar la política con la desaparición de la polis
griega y no volvió a reaparecer hasta el siglo XIX. En el texto se propone
considerar la democracia como sistema de gobierno, y más generalmente, la
estructuración vertical de la democracia, la democracia vertical. Si la
democracia electoral comprendía de forma típica la disposición horizontal de la
democracia, su traducción vertical es la democracia representativa. Pero esto
plantea problemas.
No sólo un principio de mayoría no es un gobierno de mayoría sustantiva,
sino que la arquitectura global de la democracia hace inverosímil que el último
derive del primero.
El gobierno de minoría puede ser descriptivamente engañoso y puede
discutirse basándose en dos hechos:

1. La democracia produce minorías (en plural), no una minoría (en


singular).
2. La democracia no autoriza un “rule” en el sentido fuerte, sino sólo en
el débil que denota el término liderazgo.
El proceso empieza con la regla (del juego) que establece cómo deben
resolverse los conflictos, y esta regla (método) es el principio de mayoría.
Respecto al propósito, es evitar dar “todo el poder” a los muchos o a los
pocos, distribuyéndolo sucesiva o al mismo tiempo entre las mayorías y las
minorías.

La tiranía de la mayoría. La relación mayoría-minoría rige tres principales


grupos de significado situados en sus respectivos contextos:
 Constitucional. En el ámbito constitucional lo que preocupa son las
minorías, no las mayorías. El derecho que deben tener las minorías a
oponerse, el derecho de oposición. Si se acosa, se impide o se aplasta la
oposición, podemos hablar de “tiranía de la mayoría”.
El principio de mayoría plantea el problema de la protección de las
minorías. Es, ante todo, un problema constitucional. Buscamos, por
tanto, un principio de mayoría limitada. Si el principio de mayoría es
ilimitado o absoluto, tenemos una “tiranía de la mayoría” en el sentido
constitucional de la expresión. Esta matización no implica que el
problema se circunscriba a las disposiciones constitucionales. Los
frenos jurídicos pueden no ser suficientes. Una mayoría gobernante que
aplasta los derechos de la oposición encarna verdaderamente una tiranía
de la mayoría.
 Electoral (del voto). En el ámbito electoral y de voto la atención se centra
exclusivamente en el principio de mayoría, es decir, en la mayoría
entendida como regla del juego. Quienquiera que vota con la mayoría se
encuentra del lado del ganador. En la votación, por tanto, la minoría denota
aquellos que deben someterse a la voluntad de la mayoría. En la votación,
la minoría no tiene derechos: se compone de aquellos cuyos votos son
tiempo perdido. No podemos deducir una regla de mayoría (gobierno)
del principio de mayoría.
El principio de la mayoría plantea el problema de la formación de
una mayoría gubernamental. Este es el caso cuando el principio de la
mayoría se aplica al proceso de votación electoral. En este contexto, cada
prueba de mayoría (pluralidad) elimina a su minoría correspondiente. A fin
de formar una mayoría gubernamental, el criterio mayoritario desempeña
en cada ocasión las veces del principio todo-para-el-ganador. La
expresión “tiranía de la mayoría” carece de sentido en el contexto de
votación electoral. Aquí una mayoría da con frecuencia sólo la minoría
mayor.
 Social. El término mayoría a escala social señala el peligro de una tiranía
espiritual, de la conformidad social extrema y sofocante (analizado por
Tocqueville y luego por Mill). La atención se desplaza a la relación de la
sociedad con el individuo. La antítesis es entre mayoría versus libertad del
individuo o entre mayoría versus independencia intelectual. La tiranía
social es anterior a la democracia y no parece que tenga mucha relación
con la democracia. El principio de mayoría añade un elemento de
legitimidad, un derecho, a lo que de otra forma es un puro hecho. “La
tendencia de la sociedad a imponer sus propias ideas y prácticas”, es decir
a imponer la conformidad, encuentra en el principio de mayoría un
principio de legitimación. El principio de mayoría puede agravar la
tiranía social legitimándola.
El análisis del principio no confirma un gobierno mayoritario
sustantivo de los muchos. Cuando la referencia se hace a colectividades de
gran escala. El referente de la “mayoría” es generalmente un conjunto de
agregados efímeros. La mayoría de la ciudadanía, una “mayoría de masas”, es
un proceso interminable de amalgama y disolución de miríadas de grupos y de
individuos. Lo que no significa que incluso una mayoría de masa no pueda
coaligarse y actuar, durante un tiempo, como una unidad 22. En las democracias
occidentales no suele producirse. Las mayorías de masas son también mayorías
intermitentes y móviles incapaces de apoyar o producir un gobierno de mayoría.
Respecto de las mayorías de masas, hay poca base para temer una tiranía de

22
Para que esto ocurra una mayoría de la población debe componerse de personas identificadas con un partido
fuerte, una clase o una raza.
la mayoría; y la cuestión es que del método de la mayoría para adoptar
decisiones uno no puede inferir que exista un grupo que constituye la mayoría y
que toma las decisiones. El método mayoritario connota solamente una
mayoría matemática; y no denota un sector mayoritario perdurable de una
colectividad.
La idea global es evitar que se conceda “todo el poder” a mayorías o
minorías. Este análisis mostrará que esto es precisamente lo que sucede.

Elección, selección y mala selección. La construcción vertical de la


democracia depende de elegir y de las elecciones (libres, periódicas,
competitivas). La aplicación plena y decisiva de la “regla de la mayoría” como
regla de juego y como forma concreta de gobierno se produce en las elecciones 23.
El problema es responder cuál es el derecho de una pura cantidad y por
qué tiene que valer más el mayor número. Los números crean poder, no derecho.
Una mayoría es una cantidad, y una cantidad no puede crear una calidad.
Se trata de una técnica, de un instrumento. Toda sociedad necesita
normas procedimentales, de solución de conflictos, de adopción de decisiones; y
la regla de la mayoría es ese procedimiento o método que mejor se adecua a las
exigencias de la democracia. La regla de la mayoría es la norma procedimental
más apropiada a la democracia porque evita el empate aun permitiendo que
amplias colectividades tengan voz y voto. Pero también se habla de la regla de
la mayoría como criterio de adopción de decisiones, pero nosotros no nos
ocupamos de ellos sino sólo de la regla de ola mayoría como instrumento
electoral24.
Nuestro mundo democrático liberal nació de la defensa del principio
de que el gobierno injusto de los no elegidos debía ser reemplazado por el
gobierno de los “seleccionados”.
Las elecciones han sido concebidas como un instrumento de selección en
el sentido cualitativo del término, instrumento cuantitativo ideado para
realizar una opción cualitativa.
A medida que transcurrió el tiempo el énfasis cuantitativo ocupó el
lugar del cualitativo. Aunque la intención original era contar para seleccionar, en
las democracias actuales el instrumento se ha apoderado de su propósito. El
gobierno de mayoría, como señala la crítica, se ha convertido en una pura “regla
de la cantidad” presidida por la máxima: consigue cuantos votos puedas, como
puedas. La ley de la cantidad devalúa la calidad.
Sobre el problema de la “representación exacta”, de si los votos se
transforman correcta o incorrectamente en escaños: “no tengo nada en contra de
23
A través de la Edad Media y más tarde, la noción de la mayoría nunca se separó de la de la mejor parte.
Desde Locke el criterio mayoritario comienza a perfilarse tal y como lo conocemos, es decir, como criterio
cuantitativo divorciado de atributos cualitativos; hasta la Revolución Francesa esa separación no se hizo
evidente. Lentamente y a regañadientes, se fue aceptando, simplemente porque el derecho de la mayoría no
equivale a la justicia o la exactitud de la mayoría.
24
La forma de dirigir las elecciones, el voto secreto, la mayoría simple versus la mayoría cualificada, todo
esto y más fue virtualmente inventado por los monjes. A pesar de las óptimas condiciones en que se produce
el caso de las órdenes religiosas, los monjes sabían muy bien que incluso ellos no eran ángeles, y nunca
dejaron de trabajar para elegir a los más capaces y mejor dotados y para asegurar que una mayoría de los
peores no derrotara a una minoría de los mejores.
esa polémica, excepto que no puede desplazar otras preocupaciones. (…) Que las
elecciones deben cumplir una función de reflejo es una legítima demanda. (…)
También considero que lo es el que cumpla una función selectiva”. La regla de la
mayoría no es mejor instrumento que otros si permitimos que se convierta en una
pura regla de poder cuantitativo.

Minoría y elites. Analiza “minoría” en sus acepciones de clase política


(clase dominante, elite, elite de poder, elite gobernante, minorías dirigentes,
liderazgo, etc.). Se refieren a alguna suerte de parte menor concreta y no a la
minoría como producto de los procesos democráticos. Cuando el analista
político trata de la democracia vertical, no le interesa cualquier tipo de minoría,
sino sólo aquella que equivale a alguna clase de grupo controlador. El objeto de
nuestro estudio se reduce al alcance y la modalidad del poder de control político
de aquellos grupos que son más pequeños que la mitad del universo sobre el cual
se ejerce ese poder. Los recursos del poder político pueden ser no políticos. Un
poder de control es político cuando su recurso de base es una posición política, o
cuando quiera que actúe por los cauces de la política y afecta a las decisiones de
los autores de la política.
Los criterios para distinguir una minoría controladora son numerosos.
El primero es el altimétrico: un grupo controlador es el que está situado, en la
estructuración vertical de las sociedades “en la cima”. En toda sociedad el poder
reside en una clase del poder superior. El segundo criterio es el criterio del mérito.
Pareto en su tratado dice claramente que elite se refiere a la gente que
ostenta la clasificación más alta en capacidad en su ámbito de actividad. Así pues,
su concepto es primero, cualitativo, y se convierte en altimétrico implícitamente.
Cuando están unidos los méritos y el poder el equilibrio social es estable: cuando
están desunidos, tiene lugar un desequilibrio que produce una circulación. Las
elites de facto, altimétricas, son desplazadas por las “capaces”, es decir, por las
verdaderas elites. Si bien cabe afirmar que el concepto de Pareto era
meritocrático y altimétrico, ambas cosas a la vez, sin embargo los dos criterios
están vinculados en ese orden, y el ganador último, para Pareto, siempre es, en la
historia, la elite capaz, no la elite en el poder.
Fue Lasswell quien utilizó “elite” como categoría general para tratar de lo
que hemos llegado a denominar después el “modelo de la elite gobernante”. En
Lasswell la connotación cualitativa de la palabra élite desaparece. “La elite política
es la clase del poder superior”, connotación puramente altimétrica: coincide con
el hecho de tener poder. No todos los grupos controladores son, por definición,
o por necesidad, “minorías de elite” (en el sentido primario de Pareto); pueden
ser, simplemente, “minorías de poder” (en el sentido de Lasswell).

¿Qué significa un sistema de partidos políticos? Número de actores y tipo de


relación entre sí. Los partidos nunca están solos, siempre hay otros con los que compiten.
Según GIOVANNI SARTORI, hay sistemas competitivos y no competitivos.
 Sistemas No Competitivos: Una situación es no competitiva si no se permiten
elecciones disputadas. En una estructura no competitiva solamente se permite una de las
dos opciones (voz o salida) y nunca del todo. Se subdivide de la siguiente manera:
o Sistema de Partido Único: Existe un solo partido, suprime todo tipo de
competencia. La vida del partido único impregna toda la vida de las personas,
todas las organizaciones sociales25. Se puede producir eliminando a los otros.
Luego de acceder al poder, los partidos dominantes suprimen por ley los
partidos anteriores26. Este tipo de sistema es anómalo, pero sigue existiendo27.
o Sistema de Partido Hegemónico: Hay varios partidos, pero existe la supremacía
de uno sobre el resto y este partido se identifica con la estructura del Estado 28.
Por lo tanto se ve difícil la alternancia en el poder (por métodos pacíficos).
 Sistemas Competitivos: Hay competencia cuando dos o más partidos disputan los
escaños. La competencia es una estructura o una regla del juego. La competitividad es
un estado concreto del juego, es una propiedad de la competencia. En una estructura
competitiva, el votante debe tener la opción de voz (hacerse oír) y la de salida (la de
marcharse de un partido e irse a otro). Se subdivide de la siguiente manera:
o Sistema de Partido Dominante: Existe una pluralidad de partidos, hay
competencia pero a lo largo del tiempo siempre es el mismo partido el que gana
las elecciones29. Aún cuando no gane las elecciones, el partido tiene mayoría
cómoda en el gobierno, por lo tanto es como si gobernara solo. Cuando hay un
partido dominante se apuesta solamente a ese partido. No elijo a otros porque se
que no tienen posibilidades de ganar. Por lo tanto, todos los intereses confluyen
en un solo partido, y este se agranda 30. La diferencia con el partido hegemónico,
es que al dominante se lo puede sacar del poder por medios pacíficos, lo que no
sucede con el hegemónico.
Algunos lo consideran como no competitivo, porque hay competencia pero no
alternancia.
o Bipartidista: Caracterizado por una alternativa centrada en dos partidos31. Para
Sartori sería el régimen de partidos políticos ideal, y el más difícil de encontrar
25
Así se vincula lo político con lo económico. Por ejemplo, si quiero ser empresario tengo que formar parte
del partido.
26
Por ejemplo, el Nazismo, el Comunismo de la Unión Soviética. La estructura más perfecta de partido único
fue la soviética. Duró 70 años y abarcó todos los aspectos de la vida de la población; llegando al punto de
suspender la propiedad privada.
27
Hoy se da, por ejemplo, en Cuba, China y Corea del Norte.
28
Por ejemplo, el PRI en México desde fines de los años 20 hasta el 2000, hasta que Fox gana las elecciones y
comienza a tener competencia. Hay hechos de violencia. Algunos consideran el caso de Paraguay con el
Partido Colorado, pero en menor magnitud.
29
Por ejemplo, los estados del sur de los Estados Unidos con el voto demócrata. Votaban a los demócratas ya
que quienes los habían vencido en la guerra civil eran republicanos (como Lincoln).
El Partido Justicialista Argentino se consideró partido dominante en la década de 1990, hasta que en 1997
dejó de serlo cuando aparece la Alianza.
Otro ejemplo es el Partido Demócrata Cristiano en Italia, que gobernó desde 1948 hasta 1994.
30
Lo desventajoso de esto es que confluyen intereses opuestos, lo que puede crear tensión interna. Por
ejemplo, en Italia, la Democracia Cristiana se fraccionó en muchos partidos, porque se generaron fuerzas
centrífugas.
31
Por ejemplo, en Estados Unidos con demócratas y republicanos; o en Gran Bretaña con laboristas y
conservadores.
en la realidad. Lo importante es que se produzca la alternancia periódica entre
ambos. El margen de triunfo de uno sobre otro es muy estrecho, lo que le da
credibilidad a la oposición. Es un sistema propio de países con estabilidad
política.
o Pluralismo polarizado: El número de partidos es de 5 o 6. Hay una presencia de
partidos antisistema de manera significativa, importante, parecieran estar
socavando la legitimidad del sistema. La otra característica es la existencia de
oposiciones bilaterales (mutuamente excluyentes, una no puede sumar a los
seguidores de la otra por las fuertes diferencias ideológicas). Ubicación central
de un partido o un grupo de partidos, que se enfrentan con una izquierda y una
derecha.
Es un sistema centrífugo. Del centro se genera un corrimiento hacia los
extremos. Conlleva a políticas extremistas, no moderadas. También se polariza
la opinión pública, en donde el consenso es muy escaso, y son muchos los que
ponen en cuestionamiento la legitimidad del sistema.
Proliferación de promesas electorales: Sartori las llama oposiciones
irresponsables. Hay una diferencia ideológica congénita, estructural, profunda.
El ejemplo es el caso de Chile hasta septiembre de 1973.
o Pluralismo moderado: De 3 a 5 partidos importantes. Gobierno de coaliciones.
Los partidos importantes no alcanzan la mayoría absoluta. Parece poco lógico
permitir que el partido mayor gobierne por sí solo, porque no es mayoría
necesaria.
Hay también cierta bipolaridad, en término de coaliciones (una coalición contra
otra). No existen partidos antisistema importantes. Carece de oposiciones
bilaterales. La distancia ideológica entre los partidos es mínima. Competencia
de tipo centrípeta, atracción hacia el centro.

Que en un país haya un determinado sistema de partidos políticos depende de


muchos factores.
La ley puede ayudar a aumentar o disminuir el número de partidos. Por medio de la
ley se habilita a los partidos, se los reconoce en base a una serie de requisitos. Pero esto no
es suficiente ya que o se fijan pisos muy altos que son criticados por su rigidez (y porque
favorecen a la elite alta), o muy bajos que generan fraudes.
También influyen en los sistemas de partidos los sistemas electorales.

Ahora vamos a ver cual es la influencia de los sistemas electorales en los sistemas
de partidos.
Un sistema electoral es un conjunto de reglas a partir de las cuales se estructura la
representación, se eligen los cargos públicos. El sistema electoral puede ayudar a modificar
el número de partidos.
En Argentina hay un sistema proporcional en diputados32. Entran de acuerdo a los
votos conseguidos (cada fuerza política tiene una representación proporcional a los votos

32
Es un sistema de lista sábana pero existen las variantes de sistema de tachas (eliminar candidatos) y sistema
de preferencia (cambiar el orden de los candidatos).
que obtenga). Pero desde 1819 hasta 1904 hubo un sistema de lista completa, donde el que
ganaba se llevaba todos los cargos.
El sistema uninominal divide el número de bancas en distritos, y entra una persona
por distrito33.
Sartori dice que el sistema electoral tiene una influencia fuerte en el
comportamiento del votante, cuando los sistemas son fuertes; e influencia débil si los
sistemas son débiles. Por lo tanto, hay una influencia directa34.
De acuerdo a como incida el sistema electoral, habrá:
1) Sistema de partidos estructurados: Se da cuando es el partido quien pone en el cargo a
los candidatos. Ganan importancia.
2) Sistema de partidos no estructurados: Se da cuando la gente vota candidatos (no
partidos), y el partido pasa a ser una mera etiqueta.

Hay dos leyes de tendencia en este tema:


1) Ley de Tendencia N°1: Las fórmulas electorales pluralistas (uninominales) son las que
posibilitarían el sistema de partidos políticos bipartidista, y obstruiría los
pluripartidarios35. Permite una relación más fuerte entre el candidato y el elector. Se
tiende a eliminar a los partidos chicos.
2) Ley de Tendencia N°2: Las fórmulas electorales proporcionales facilitarían el
multipartidismo y dificultarían el bipartidismo. Esto sucede porque se vota diferentes
partidos, que sabemos que podrían llegar a ocupar bancas. Habrá una mayor diversidad
en la representación.

CASTELLS, MANUEL: “La era de la información”: Castells se concentra en los


procesos económicos, los medios de comunicación y los crímenes organizados.
La característica del Estado capitalista era que monopolizaba el tiempo de la nación.
Hoy todo esto ha cambiado, por eso hablamos de la crisis del Estado.
La globalización ha modificado, con su tecnología y la capacidad de flujo de
capitales, la soberanía del Estado36. Hay tres aspectos por los cuales hablamos de crisis:
33
En Argentina se estableció en 1904. Se dividió a la capital en distritos, y cada distrito presentaba un
candidato por partido. Este sistema duró hasta 1912, y luego de 1951a 1955. En 1912 (ley Sáenz Peña) se
establece un sistema electoral de lista incompleta, donde se lleva 2/3 de los cargos el ganador, y el tercio
restante la primera minoría.
34
El sistema de partidos políticos, en cambio, tiene una influencia indirecta en la gente.
35
Por ejemplo, con el sistema de lista incompleta, si que solo dos partidos se repartirán bancas y tienen
posibilidad de conseguirlas, voy a votar al menos malo. Esto hace al bipartidismo.
36
Castells presenta dos ejemplos acerca de cómo afecta la globalización en un Estado. El primer caso es el de
México, y el segundo es el de los Estados Unidos.
En el caso de México, Castells presenta la idea de que la estabilidad del PRI se daba por la estabilidad social y
política del Estado mexicano y la sociedad civil. Se basaba en la incorporación orgánica de los sectores
populares, sobretodo mediante los sindicatos. Sin embargo, el PRI empezó a perder fuerza cuando se firmó el
Tratado de Liberación Comercial. Una vez que los crímenes y los conflictos del PRI debilitaron la confianza
de los inversores extranjeros, comenzó a movilizarse la sociedad civil mexicana; sobretodo los principales
centros urbanos. Con esto se logró que el PRI perdiera el poder.
En el caso de los Estados Unidos la crisis se debe por una falta de legitimidad por parte de la sociedad civil
sobre varios temas, sobre la función y el poder del gobierno federal.
1) La globalización económica: El tipo de cambio en el mundo está condicionado por el
dólar, el euro y el yen; que son divisas internacionales. Esto a su vez condiciona la
política monetaria y fiscal de todos los países del globo. Las crisis fiscales originan el
endeudamiento del Estado. El Estado nación pierde así su soberanía, dejan de depender
de ellos mismos37. Se depende crecientemente de los mercados de capital globales.
2) La globalización de los medios de comunicación: La mayoría eran de propiedad del
Estado, hoy en general son privados, y si son públicos responden a una lógica del éxito
de mercado. El Estado pierde así su forma de comunicarse con la sociedad 38. Hay un
avance tecnológico con los satélites de alcance mundial, la diversidad de hipertextos e
Internet. Hay una desnacionalización y descentralización de los medios locales. Sin
embargo, el Estado sigue teniendo cierto control y hay veces que se utiliza la censura.
3) La globalización del crimen organizado: Según la ONU en un relevo de 1994 la
economía criminal en el mundo mueve anualmente 750 mil millones de dólares (drogas,
tráfico de armas, blanqueo de dinero, etc.). Un Estado no puede funcionar si no existe
esta economía criminal, los dirigentes han sido corrompidos39. Incluso este tema
condiciona la política exterior de un Estado con respecto a otro40.

Como la globalización, el advenimiento del multilateralismo ha debilitado el papel


del Estado. Tras 1989, el Estado cumple otro rol. La política exterior de los Estados se ve
condicionada por tres cosas:
1) El hecho de no poseer autosuficiencia militar 41. Ningún Estado puede enfrentar una
guerra tradicional con medios o recursos humanos propios. Los países se proveen entre
ellos generando una interdependencia militar.
2) El hecho de que no existe un solo equilibrio del terror sino varios equilibrios del terror
locales. Solo Estados Unidos puede defenderse a si mismo sin recurrir a otro, los demás
países necesitan de la producción de otro.
3) El tema de la contaminación: Los Estados deben elaborar una serie de alianzas y
generar una política mundial conjunta de medio ambiente.

Las políticas de descentralización también han actuado en detrimento del poder del
42
Estado .
El caso fundamentalista es otro tema a tener en cuenta ya que vemos un fenómeno
religioso globalizado sin un territorio fijo y sin ninguna concentración de poder en los
Estados nacionales.
El Gran Hermano del que hablaba Orwel en “1984” y que tendía a controlar todo no
se da hoy en día. Existen en la actualidad varios grandes hermanos en donde el Estado es
uno más, son sociedades de vigilancia43. El Estado es hoy más vigilado que vigilante.

37
Es particular el caso japonés, ya que si bien en general su deuda es externa, en Japón no se da esto. Su
deuda es fundamentalmente interna. De todos modos su dependencia sigue existiendo en función de bancos y
empresas japonesas.
Otro ejemplo es el del Reino Unido, que no ha aumentado su deuda en los últimos diez años sino que la ha
disminuido. De todos modos sigue siendo dependiente.
38
Cabe destacar que son excepciones China, Singapur y los países fundamentalistas.
39
Es de destacar que las mafias japonesa y rusa son las más importantes.
40
Por ejemplo, las relaciones entre Estados Unidos y Colombia.
41
S excluye de aquí a los Estados Unidos. Por si solo tiene más fuerza militar que los 10 países que le siguen.
42
Fueron muy recurridas en la Argentina de los ’90, como en las carteras de salud y educación.
En la definición Weberiana el Estado hoy comparte su poder con otros eslabones de
una cadena, no lo monopoliza. En la definición de Bodein el Estado ha perdido su
soberanía. La contradicción entre ser parte de la red política mundial y resaltar la identidad
nacional es lo que genera su crisis.

Ahora vamos a ver el texto de GINGRAS, “El impacto de las comunicaciones en


las prácticas políticas”.
La utilización masiva de las técnicas de comunicación comenzó en la década del
’70, especialmente en épocas de campaña. Se puso énfasis en el marketing político, focus
group, los medios, etc.
Los partidos políticos y el establecimiento de las prioridades políticas: Los
primeros cambios efectuados por las técnicas de comunicación tienen que ver con el papel
de los partidos políticos. Las fidelidades partidarias se debilitan, y disminuye la confianza
en las instituciones públicas. La participación política cambia de rumbo 44. La intrusión de
los medios en la vida privada les quitan a los partidos políticos la función de seleccionar a
las personalidades políticas que les corresponderían.
El agenda-setting es otra faceta del impacto. La importancia que los medios le
asignan a las cosas correspondería a la importancia que la población le asigna. Determina
las cuestiones que deben preocupar a los gobernantes.
La personalización y la dramatización: La política aparece como mera lucha entre
personalidades públicas. Se ocultan los fenómenos estructurales y las cuestiones en juego.
Se desdeñan los datos abstractos y las cuestiones de interés. La personalización favorece la
adopción de una concepción egocéntrica en pos de la grupal. La dramatización asimila la
política a un espectáculo o a una competencia deportiva. Su actividad tiende a concentrarse
en los hechos con un alto potencial mediático45.
La fragmentación y la normalización: La fragmentación de los mensajes políticos
consiste en presentar los hechos y las cuestiones de todo tipo en forma de información-
cápsula; parcelación de los temas, debido a la reducción del tiempo46. La normalización
tiende a parecer que todas las situaciones va a llegar a ser normales o van a volver a ser
normales, un efecto tranquilizador que obligatoriamente hace las veces de conclusión. Se
ofrecen soluciones a los problemas sin que su eficacia quede comprobada.
Las pretensiones democráticas de las prácticas políticas: Son las siguientes:
 Elaboración clara de propuestas.
 Que el público esté atento a las propuestas (que analice, cuestione, etc.). Se relaciona
con el nivel de cultura cívica y la conciencia de ciudadanía.
 Que la elección que haga sea en base de propuestas.
 Que haya fidelidad por parte de los elegidos a lo que habían prometido.
Esto es a lo que la gente aspira, pero son pretensiones que en la realidad no se dan.

Texto: ANNE MARIE GINGRASS.


43
Un ejemplo es el de la tarjeta de crédito. Seguramente el banco que la expide tiene más datos sobre el
solicitante que el Estado mismo.
44
Hoy, los líderes políticos no dan prioridad al input directo de los militantes. Los que más guían la acción
son los especialistas en consulta pública, las empresas de sondeos y los expertos en relaciones públicas.
45
El uso de símbolos, medios, gestos, etc.; llevan a la explosión de las emociones.
46
Se edita la información y se vuelve corta, heterogénea, concisa.
El impacto de las comunicaciones en las prácticas políticas. Desde la
década de 1970 la utilización masiva de las técnicas de comunicación en la vida
política occidental modificó las prácticas políticas. Los medios en la vida política
introducen o reintroducen una serie de interrogantes sobre el sentido de "la
política". Una reflexión mas profunda puede llevarnos hacia las investigaciones
que se aplican para demostrar el distanciamiento operado entre la política, lugar
de la palabra y de la representación simbólica, y lo político, lugar de las
verdaderas relaciones de poder.
El estudio riguroso en las modificaciones en las prácticas políticas solo está
en sus comienzos. Con excesiva frecuencia se asimila la "comunicación política" a
un conjunto de recetas que apuntan a manejar las técnicas que permiten pasar
con éxito el test mediático. Adquiere mayor importancia aun en la medida que
cierta "ciencia política" analiza los usos de tales técnicas, con lo cual las legitima y
les da una apariencia "científica".
La identificación del lugar desde el que se habla resulta un trámite esencial
para aclarar el análisis de cada expositor. La perspectiva adoptada acá es
resueltamente crítica, de inspiración neomarxista.
Poner el acento en el manejo de las técnicas vinculadas con el
funcionamiento mediático, permite identificar cambios; por un lado de la función de
los partidos políticos y del establecimiento de las prioridades políticas y, por otra
parte, de los fenómenos de personalización y de dramatización. Pero al poner el
acento en el manejo de las técnicas, se hace mas difícil el análisis conceptual de
aquello que está mas allá de lo evidente. El tema de las técnicas oculta la reflexión
sobre las pretensiones democráticas de la práctica política. Esta reflexión propia
de la teoría critica, pone énfasis en las imperfecciones del sistema de la
democracia representativa.

Los partidos políticos y el establecimiento de las prioridades políticas


(agenda setting). Los primeros cambios en las prácticas políticas tienen que ver
con el papel que les corresponde a los partidos políticos. Desde fines de la década
de 1960 o de 1970, las fidelidades partidarias se debilitan, al tiempo que
disminuye la confianza en las instituciones públicas. La participación política ha
tomado sendas menos formales y más variadas que la acción dentro de los
partidos, en tanto que los medios confiscaban el lugar de los partidos como
"canales de comunicación".
Ahora, los líderes políticos ya no dan prioridad al input directo de los
militantes; hoy quienes más guían la acción son los especialistas, las empresas de
sondeos y los expertos en relaciones públicas.
Alguna investigaciones tiene en cuenta la dificultad que presenta
reclutar personal político como efecto de la creciente preeminencia de las
comunicaciones; la intrusión de los medios les quitan a los partidos políticos la
función de seleccionar a las personalidades políticas que les corresponderían.
El agenda setting: La importancia que los medios le atribuyen a ciertos
individuos definiría la importancia que les atribuye la población y permitiría
determinar las cuestiones por las que deben preocuparse los gobernantes y
aquellas que pueden facilitar o dificultar la capacidad de gobernar, y
desempeña un papel muy activo durante el período electoral.

La personalización y la dramatización. Entre los efectos que producen


las comunicaciones en la práctica políticas, debemos señalar la exacerbación de
dos características propias: la personalización y la dramatización.
Personalización: el hecho de poner el acento en los individuos implica el
riesgo de que la política aparezca como una mera lucha entre personalidades
públicas. Provoca una descontextualización de los problemas, un ocultamiento de
los fenómenos estructurales y una negación de las relaciones de poder que
existen en la sociedad.
Favorece la adopción de una concepción egocéntrica de los problemas
sociales en detrimento de una concepción social y además suscita apatía.
La personalización corresponde a la idea de que las personas manejan
su propio destino.
Dramatización: limitarse a ella lleva a una comprensión minimalista de los
problemas y las cuestiones sociales en juego.
La dramatización se ejerce de diversas maneras: 1. el funcionamiento
cíclico por crisis; 2. la asimilación de la política a un espectáculo o a una
competencia deportiva; 3. la utilización de las emociones. 1. Las
personalidades políticas procuran que se hablo de ellas, su actividad tiende a
concentrarse en hechos que tengan un alto potencial mediático. Este trabajo se
realiza a expensas del relacionado con los problemas crónicos. En determinado
momento estalla una crisis vinculada con los problemas crónicos, que llama la
atención mediática, llega a constituirse temporariamente en el objeto privilegiado
de la acción gubernamental.
2. La política suele asociarse con un espectáculo o un deporte, se planifican como
tales. Esas formas de emisiones nos llevan a analizar, desde el punto de vista
estratégico en detrimento de una reflexión sobre las proposiciones, las ideologías,
los programas.
3. El uso de símbolos, el acento puesto en las imágenes, el empleo de un lenguaje
teatral, son todos los elementos que tienen por objeto llamar la atención. Tiene
efectos semejantes a los de la personalización.

La fragmentación y la normalización. Ciertas características de los


mensajes políticos buscan insertarse en el funcionamiento de las organizaciones
mediáticas; esas son las fragmentación y la normalización.
La fragmentación consiste en presentar la información en forma de
"cápsula". El ritmo rápido que imprimen los medios audiovisuales, a la actualidad
política produce cierta reducción del tiempo y del espacio político. Algunos
políticos tienen cierto interés en ocultar los vínculos que relacionan diversos
problemas entre sí, pues con ello gozan de un margen mayor de maniobra.
La normalización, se presenta a los mensajes políticos de manera tal
que parezca que todas las situaciones van a llegara a ser normales, un
efecto tranquilizador que obligatoriamente hace a veces de conclusión. Los
medios siempre buscan ávidamente que las personalidades públicas brinden
tranquilidad, éstas se sienten inclinadas a presentar las cosas desde el punto de
vista más alentador posible. Este efecto tranquilizador cumple una función de
busca de paz social. Antes estas argucias tranquilizadoras eran totales, hoy se
hacen menos globalizantes y solo se refieren a la solución parcial de los
problemas crónicos, pues la normalización se enmarca dentro de un "panorama
realista".
La complejidad inherente al funcionamiento de los gobiernos parece servir
de pretexto para la descontextualización de los mensajes políticos; simplificar los
mensajes equivaldría a facilitar los contactos con el electorado.

Las pretensiones democráticas de las prácticas políticas. Las prácticas


políticas, tiene oficialmente por objeto servir de vínculos por los gobiernos y la
población y favorecer la toma de decisiones esclarecida del electorado. Tienen
pues, pretensiones democráticas que se articulan alrededor de varios postulados.
A la luz de los cambios producidos en las prácticas políticas por las
comunicaciones, las pretensiones democráticas de las prácticas políticas son más
que pretensiones. En el mejor de los casos esas prácticas permiten tener un
conocimiento superficial de los datos básicos de la vida política.
Muchos autores coinciden en afirmar que los políticos adaptan sus
prácticas políticas al funcionamiento de los medios. Por otra parte, a
menudo se juzga que la cobertura mediática de esas prácticas es
insuficiente.
Cayrol sostiene que, la llamada "sociedad de comunicación" con frecuencia
produce un empobrecimiento de los contenidos políticos. El empleo abusivo de los
sondeos se asemeja a una obsesión por el proceso a expensas del contenido, una
forma mecanicista de la democracia.
Los cuestionamientos sobre las prácticas políticas y su mediatización suelen
quedarse en eso. Sin embargo, ¿cómo no relacionar esos cuestionamientos con la
brecha que ha ido separando a lo político de la política? Nos vemos obligados,
pues, a distinguir, como Braud, entre lo político, campo de las relaciones de fuerza
y de los antagonismos de intereses, y la política, "el velo que circunscribe una
escena desconectada de la realidad, sobre la cual se enfrentan los actores de la
clase política"; tendríamos entonces lo político, lugar de acción y la política, lugar
de la palabra que sigue una lógica de irrealidad, pasando por alto las cuestiones
de poder y aportando únicamente soluciones superficiales.
Así como las investigaciones liberales sostienen que ciertos rasgos de la
cobertura mediática perjudican el buen funcionamiento de la democracia, el
diagnostico critico tiene mas bien en cuenta una organización fundada en
intereses públicos y económicos precisos, en la existencia normalizada de
desigualdades.
La perspectiva crítica retoma la idea de que en las sociedades liberales el
tiempo libre se asimila a la evasión, esta impide que el individuo reflexione sobre
sus condiciones de vida y favorece por cierto el statu quo; es más fácil dirigir una
población apática que una reivindicadota.
Los cambios provocados por la utilización prioritaria de las técnicas de
comunicación ponen de manifiesto un funcionamiento que se alimenta de
intereses específicos. Una perspectiva crítica prefiere destacar que esas prácticas
carecen de significación política porque no hacen referencia al poder vinculado
con ellas.
Ahora vamos a ver el tema del Estado para MAX WEBER: “Economía y
sociedad”.
Su definición del Estado es sociológica, por lo que no se centra en los fines (como la
filosófica) sino en los medios. El Estado es una organización política que en un ámbito
territorial reivindica con éxito el monopolio de la coacción legítima.
A veces habla del Estado como una comunidad humana y otras veces como
organización política. Una organización política es una organización de dominación, en la
que se expresa el poder de unos hombres sobre otros. Weber usa para esto la palabra
herrschaft.
El Estado transcurre en un ámbito territorial definido. Si ejerce la coacción fuera de
ese espacio es ilegítimo. Reclama para sí el monopolio de la coacción física legítima. Al
hacerlo con éxito, se refiere al plano del hecho, no del derecho. Lo hace empíricamente.
“Monopolio” implica que el Estado es el único con el poder de usar la coacción
física legítima. Si el Estado pierde el monopolio, se convierte en un Estado fallido47.
“Coacción legítima”: La coacción es el elemento físico. La legitimidad es el
elemento moral, ideal, relativo al consenso. Con la coacción, el Estado puede forzarnos a
cumplir por orden, y por su legitimidad su mandato es considerado como válido. Hay una
dualidad de la dominación política (moral y física) que está presente a lo largo de la historia
del pensamiento político.
Maquiavelo dice que el príncipe debe ser temido y amado. Los leones son aquellos
dirigentes que no tienen problema en usar la fuerza (eso se relaciona con la coacción). Los
zorros son los que tienen la astucia para persuadir (lograr consenso, que funda la
legitimidad).
Antonio Gramsci dice que el Estado es dictadura + hegemonía. La dictadura es el
dominio de una clase sobre otra, y la hegemonía es que la clase dominante persuada al resto
para hacerse aceptar.

En las traducciones al castellano, a veces se traduce coacción por violencia. En


realidad, debería ser traducido como coactividad, porque es la posibilidad de ejercer
coacción.
Las herramientas que tiene el Estado para ejercer esa coacción es la policía (sistema
carcelario, fuerzas de choque, etc.), fuerzas de seguridad (gendarmería, prefectura y policía
aeronáutica) y ¿fuerzas armadas?

47
Por ejemplo, las FARC colombianas, para Weber, harían caer el Estado colombiano. En el Líbano, el
gobierno no tiene el control total del territorio, y hay muchas milicias como Hezbollah. Eso haría caer al
Estado, también según la visión de Weber.
Las fuerzas armadas se ocupan de la seguridad externa (aseguran que en el territorio
del Estado no se entrometa otro Estado) y, en casos de conmoción interna, solo cuando la
policía y las fuerzas de seguridad resulten sobrepasadas. En el caso de la misión
extraordinaria, las fuerzas armadas se convierten en elementos de coacción. En el caso de la
misión ordinaria, las fuerzas armadas protegen el principio de territorialidad, sin el cual el
Estado no sería tal.

Weber Maquiavelo Gramsci


Elemento Físico Coacción León Dictadura
Elemento Moral Legitimidad Zorro Hegemonía

La coacción es el medio físico, mientras que la legitimidad es el medio moral. La


política es una combinación de ambos elementos.
La legitimidad es cuando determinados gobiernos son aceptados como válidos. La
legitimidad se refiere al fundamento. Weber habla de diferentes formas de legitimidad, que
hacen que algunos gobiernos sean válidos y otros no:
Legitimidad Tradicional: Se basa en la tradición, la costumbre. Se obedece porque
hay costumbre de hacerlo. Hay dos formas históricas:
 Gerontocracia: Gobierno de los ancianos. Es por lógica, en sociedades estables donde
el anciano sabe más por experiencia. En sociedades con cambio acelerado esta lógica
encuentra dificultades. Esta se daba en las sociedades arcaicas.
 Patriarcalismo: Se acepta como líder al jefe de una familia porque se obedece a esa
dinastía (por ejemplo, las monarquías hereditarias). Algunos países con este sistema son
Arabia Saudita, Mónaco, Marruecos, Jordania, Brunei.
El principio hereditario cede el derecho de gobierno al primogénito cuando su
padre muere. Fue aceptado en las potencias europeas por siglos.

Legitimidad Racional – Legal: Se acepta al gobernante porque ha cumplido los


requisitos y ha seguido el procedimiento establecido por norma, impersonal y preexistente.
No se lo acepta por formar parte de un partido político sino que recorrió un proceso
establecido. Hay una marcada forma impersonal, la norma no dice el nombre sino el
camino a seguir. No está definida la identidad del titular, pero si el proceso por el cual
adquiere el poder.
La expresión más común de este tipo son los sistemas electivos, la democracia
constitucional. Su tipo más puro es la burocracia.

Legitimidad Carismática: El que llega al poder es obedecido por ser quien es y por
lo que ha hecho. Los hombres le reconocen cualidades sobrehumanas, que se demuestran
por sus obras y hazañas. Siempre tiene algo de absoluto, y la obediencia hacia él se
despierta naturalmente.
No puede ser institucionalizado porque:
 El carisma se puede perder. Si al líder le va mal en su misión, pierde la admiración.
 El líder puede morir y el carisma no puede ser transferido. Hay entonces un problema
sucesorio, ya que la sociedad no produce líderes carismáticos en todas las generaciones.
Históricamente, ante esta situación se ha dado paso a líderes tradicionales.
 Es un liderazgo frágil, porque está atado a la vida de un solo hombre.
Muchas veces estos líderes buscan asociar elementos de la legitimidad racional y/o
legal, para complementarse y fortalecerse48. Pero, cuando hay conflicto entre dos principios,
puede devenir en una revolución.

MAURICE DUVERGER: “Los partidos políticos”. Los partidos políticos


aparecen en el siglo XVIII y se desarrollan en el siglo XIX en adelante. El partido político
surge de la sociedad y su finalidad es tomar el poder.
Antes se hacía alusión a las facciones o bandos. Las facciones o bandos se
diferencian de los partidos políticos por dos característicos:
1) En las facciones o bandos no hay organización.
2) Cada una de las facciones o bandos busca exterminar al otro49.
En los partidos políticos aparece la idea de la legitimación recíproca. Se acepta la
existencia del otro. Aparecen como notas distintivas la competencia y la alternancia en el
poder.

El origen de los partidos políticos está en la Inglaterra del Siglo XVIII, con los
clubes electorales. Nacen del Parlamento (que era donde residía el poder), de la mano de
figuras notables, capaces de captar votos; que se vinculan entre sí en torno a un proyecto; el
primeo de los cuales era lograr la reelección para el Parlamento 50. El nacimiento de un club
electoral lleva a que surja otro grupo que se le enfrenta. Comienzan a llamar a figuras con
influencia (médicos, párrocos) para captar aún más votos.
Estos clubes son permanentes, pero su influencia es en un ámbito territorial
limitado, hasta que los diferentes clubes comienzan a vincularse ideológicamente. Aceptan
que hay competencia con otros y alternancia, donde se van turnando en el poder.
Lentamente, en Inglaterra se generan dos partidos: los tories (conservadores; querían
limitar ciertas funciones del rey) y los whigs (liberales; querían erradicar al rey del poder).

Los partidos pueden ser de formación endógena o exógena.


Los de formación endógena son los que se forman dentro del sistema de poder 51.
Parten desde la base (el pueblo). Hay comités preexistentes, crean un organismo central
para coordinar su actividad.
Los de formación exógena con los que se forman fuera del sistema de poder 52. Son
generalmente más centralizados. Parten de la cima (de un candidato o grupo). surgen bajo
el impulso de un centro.
48
Por ejemplo:
 Hugo Chávez. En 1992 fracasa su golpe de Estado y luego gana por elecciones.
 Fidel Castro no ha intentado reforzar su liderazgo carismático por otros medios. Hay así un problema
de sucesión, ya que su hermano Raúl no es una figura carismática.
 Juan Domingo Perón, en 1973, complementó su liderazgo carismático con el llamado a elecciones
(legal) que convirtió a Cámpora en presidente.
49
Por ejemplo, en la Argentina, unitarios y federales no eran partidos, sino que eran bandos o facciones, ya
que querían exterminarse unos a otros.
50
O bien también nacen de organizaciones sociales que buscan darse una herramienta electoral.
51
En Argentina un buen ejemplo sería el Partido Autonomista Nacional con Julio Argentino Roca.
52
Por ejemplo, los sindicatos ingleses dieron paso al Partido Laborista, ya que pensaban que su tarea sindical
era insuficiente si no tenían acceso al Parlamento. En la Argentina surgieron así el Partido Socialista con Juan
B. Justo o la Unión Cívica Radical con Leandro N. Alem.
La explosión se dio a fines del siglo XIX – principios del siglo XX. La causa fue la
expansión y difusión de los sistemas democráticos representativos, sumados al crecimiento
del mercado electoral, debido a la apertura del sufragio53. La expansión del número de
electores es un afianzamiento para el surgimiento de los partidos políticos. Al aumentar el
padrón se afianzan los partidos.
A mediados del siglo XX alcanzan su mayor desarrollo, y muchas democracias se
vuelven partidocracias. Uno de los que piensan esto es Carlos Strasser.
A partir de esta fecha se empieza a observar, en el seno de los partidos políticos,
cierta declinación, debilitamiento; lo que no significa que vayan a desaparecer. El
debilitamiento se da por factores endógenos y otros (como la emergencia de los medios de
comunicación, o la televisión). Ya no es el partido político el único mediador entre el poder
y la sociedad. Han visto acotadas sus funciones54. Surgen nuevos actores, como las ONG’s,
etc.

Hay otros varios factores del debilitamiento:


 Desideologización: Es un proceso de relativismo desde lo ideológico. Principalmente se
da en los países más desarrollados (capitalistas, industriales). La mayoría de los partidos
políticos tienden a concentrarse en un terreno común, el centro (ideológicamente
hablando). Esto es consecuencia de la pérdida de las ideologías. Se dan los catch all
parties, que tratan de captar a todos, sin importar sus pensamientos.
Todo esto provoca el declinamiento de los partidos políticos, porque al no haber un
proyecto en común no hay adhesión a los partidos políticos, y estos se vuelven meras
máquinas electorales.
Se va perdiendo, además, la disciplina partidaria dentro de las familias.
 Financiamiento: En la época de apogeo, los partidos políticos se financiaban a través
de los afiliados y subsidios del Estado, más el aporte de asociaciones sindicales. Hoy en
día hay un aporte oficial y muchísimos aportes privados (empresas, grupos
económicos). Esto da lugar a la compra y venta de favores. La influencia negativa que
estos producen contribuye al debilitamiento.
 Pérdida de militancia y disminución de afiliados: Desinterés respecto a los partidos
políticos. Aumenta el padrón electoral pero no aumenta la afiliación. Cuando el partido
tenía una visión particular y una identidad tenía una sola afiliación. Pero cuando pierde
su identidad como partido disminuye la afiliación 55. La militancia no desaparece pero
deja cada vez más el lugar a los profesionales. Hay más staff y menos voluntarios.
 Personalización de la política: Aumento de importancia de los líderes, los candidatos,
en detrimento de los partidos políticos. Hoy se conoce al líder y no se puede (a veces)
identificar con un partido. Se pierde el voto de pertenencia, se votan candidatos, no
partidos. Hay voto de referencia. Además, no se renuevan las estructuras del partido

53
En Argentina, esto se dio en 1912 con la Ley Sáenz Peña, que permitió el sufragio universal, secreto y
obligatorio.
54
Por ejemplo, antes, un líder político, para llegar a la gente, debía hacerlo personalmente, o con militantes
que lo representaran. Hoy, con la televisión, el contacto directo es masivo, pero se torna impersonal.
55
Hoy por hoy los padrones de afiliación son un engaño catastrófico. Un 75% de los afiliados son afiliados
dormidos, que nunca asisten a ninguna reunión, etc. Además, con las internas abiertas se pierde uno de los
derechos fundamentales de la afiliación, que es el de elegir el candidato partidario.
político. Las ONG’s reemplazaron muchas de las relaciones que había entre los partidos
y el pueblo56.
 Emergencia y rol de la televisión: Se inicia en 1951. Conlleva a acentuar la
personalización de la política. Pone a los líderes en contacto directo con los votantes sin
la necesidad de intermediarios. Los partidos políticos dejan de ser esenciales. Tiende a
reducir al debate político a una pelea.

Los grupos de interés le disputan hoy el monopolio a los partidos políticos. Se


diferencian del partido político porque no comparten el proceso electoral. Son
organizaciones sociales ni estatales ni paraestatales.
El grupo de interés puede actuar o no como grupo de presión. Estos grupos de
interés tienden a independizarse de todo control partidario. Hoy el gobernante se encuentra
ante mucha oposición de los grupos de interés debido a la floja actuación de los partidos
políticos. El partido ha perdido el manejo de las relaciones sociedad – Estado, ya no se
impone.
PARTIDO POLÍTICO GRUPO DE INTERÉS
Tiene una postura global. Generalmente abarca un tema específico57.
Aspiran a ejercer directamente el poder y No participan del proceso electoral y no
58
participan del proceso electoral . aspiran a ejercer directamente el poder.
Hay diferentes maneras de relación entre el grupo de interés y los partidos políticos.
Los primeros pueden dirigirse al partido para pedirle algo59, el partido político puede
consultar con los grupos de interés, y los partidos pueden confiarles la gestión de ciertas
tareas a los grupos de interés.

Como conclusión, si bien los partidos políticos han entrado en crisis, no se concibe
el funcionamiento de la democracia moderna sin partidos políticos. Los partidos políticos
hacen a la calidad institucional, al fortalecimiento democrático.

BOLILLA 2

-----------------------
DOMINIQUE WOLTON, JEAN-MARC FERRY: “El nuevo espacio público”
Hoy la comunicación política abarca el estudio del papel de la comunicación en la
vida política, e integra tanto los medios como los sondeos, la investigación política de
mercados y la publicidad. Designa a toda comunicación que tiene por objeto la política60.
Dice que la comunicación política es “un espacio donde se intercambian los
discursos contradictorios de los tres actores que tienen legitimidad para expresarse

56
Un ejemplo es la relación que el peronismo tenía con los sindicatos.
57
Aunque cada vez surgen más grupos que abarcan globalmente varios temas.
58
Según Max Weber, si una agrupación no aspira a tomar el poder, no es un partido político.
59
Esto es lo más común, el grado elemental de relacionamiento.
60
La comunicación política es un cambio tan importante en el orden político como lo han sido los medios de
comunicación masiva en el de la información y los sondeos, y en el de la opinión pública.
públicamente sobre política, y que son los políticos, los periodistas y la opinión pública a
través de los sondeos”.
Esta definición tiene 5 ventajas:
1) Amplía la perspectiva clásica: De estar reducida a lo dicho por el gobernante, la
comunicación política se amplía hacia el resto de los actores. Comunicación política es
diferente a debate político (intercambios entre actores políticos estrictamente).
2) Señala la originalidad de la comunicación política: Maneja las tres dimensiones
contradictorias y complementarias de la democracia masiva, la política, la información
y la comunicación. La democracia masiva es inseparable de estas tres características. La
distingue del espacio público (que es más amplio, tiene más manifestaciones, algunas
de las cuales no son directamente políticas). Igualmente, no todo el mundo tiene acceso
al espacio público.
3) No todos los discursos políticos del momento están en la comunicación política:
Solamente se encuentran los discursos antagónicos, los que son objetos de conflictos y
polémicas.
4) Se revaloriza la política respecto de la comunicación: La comunicación no ha digerido
la política, es más bien la política la que se ha tornado comunicacional.
5) El público está presente en la interacción: Tiene su importancia dentro de la
comunicación política. Los discursos son antagónicos porque son diferentes los actores
y los intereses. Para los políticos, el tema importante es la ideología y la acción, para los
periodistas la información (transmitir los acontecimientos) y para la opinión pública es
la comunicación. Esto hace que los discursos sean antagónicos.

Ahora vamos a ver la causa del antagonismo.

MEDIOS DE OPINIÓN
POLÍTICOS
COMUNICACIÓN PÚBLICA
La consiguen con La consiguen con la calidad La consiguen con
LEGITIMIDAD
las elecciones de la información criterios técnicos
Es la razón de su Es la realidad que observan Es su principal
POLÍTICA
ser y relatan causa de éxito
Es una estrategia Es la fuente y forma de Es la forma de
COMUNICACIÓN
de convicción mostrar existir

A los políticos lo que más le importa es la acción.


A la opinión pública lo que más le importa es la jerarquía de los temas.
A los periodistas lo que más les importa son los acontecimientos.

El papel fundamental de la comunicación política es evitar la reclusión del debate


político en sí mismo integrando los temas de toda índole que se convierten en envite
político. La comunicación política asegura tres funciones: primero, contribuye a identificar
los problemas nuevos que surgen. Segundo, favorece su integración en los debates
políticos del momento. Tercero, facilita la exclusión de temas que han dejado de ser objeto
de conflictos.
La comunicación política identifica los nuevos temas, los integra y desecha otros.
Ve tres momentos históricos:
1) Periodo de elecciones: Prima el sondeo, lo que piensa la gente.
2) Situación normal: Es el periodo que va desde una elección a la siguiente. Prima la
lógica de la información.
3) Crisis política: Priman los políticos.

La existencia de la comunicación política presenta cinco aspectos de interés desde el


punto de vista de la teoría política:
1) Es prueba de que no hay antagonismo estructural entre los grupos sociales, pues la
comunicación política implica el reconocimiento del otro.
2) Encuentra la importancia de los actores detrás de los discursos.
3) Muestra la autonomía de las tres lógicas de la política, la información y la
comunicación.
4) Muestra que esta concepción de la comunicación política es fundamentalmente
dinámica.
5) Muestra que si bien la comunicación represente un papel fundamental en nuestras
democracias, la política domina siempre.

--------------------------

Saliendo de Wolton, vamos a ver ahora la teoría de TEODORO LUQUE:


“Marketing político”. En el campo político se han producido cambios trascendentes.
Ahora, el electorado tiene un nivel de formación elevado, mayor acceso a la información.
Esto proporciona la capacidad de conocer las capacidades de los líderes políticos. También
hubo cambios en las organizaciones políticas. En definitiva, se ha adoptado una orientación
al marketing-
Por un lado, el marketing puede entenderse como un sistema de acción. Por otro
lado, es un sistema de pensamiento que supone una situación competitiva. La definición de
marketing que cuenta con la mayor aceptación es proceso de planificación y ejecución del
concepto, precio, promoción y distribución de ideas, bienes y servicios para crear
intercambios que satisfagan los objetivos del individuo y de la organización.
La aplicación del concepto de marketing a la elección política implica un proceso de
planificación con estudio previo del electorado que se concrete en una oferta programática
y de personas, por tanto organizacional, que responda a las expectativas detectadas en el
electorado desde una óptica ideológica. Este proceso se completa con la comunicación de
esa respuesta al electorado61.

61
Se debe distinguir entre marketing político y marketing electoral. Este último es más restringido puesto que
la campaña electoral tiene una duración concreta en el tiempo. Marketing político es un concepto más amplio
que comprende al anterior y que no se limita al periodo fijado por la ley.
El marketing político surge cuando hay fuertes lazos entre política y negocios 62, se
emplean agencias de publicidad63, se gastan grandes cantidades de dinero en las campañas.
Hay tres tipos de marketing: de campaña, de posición y de gobierno64.
El proceso evolutivo del marketing puede perfilar varias fases:
1) Fase de prepartidas: No existe una concurrencia de ofertas políticas diferenciadas. La
comunicación política es escasa.
2) Fase de ideología; el sonido y el mensaje escrito: Oferta claramente diferenciada de las
opciones políticas sobre la base de un fuerte componente ideológico. Aún no se
presenta un fuerte desarrollo de los medios de comunicación de masas.
3) Fase del desarrollo de la comunicación de masas; la imagen: Hay una clarificación de
la competencia política en cuanto al número de opciones. Hay un desarrollo alcanzado
por los medios de comunicación de masas existentes.
4) Fase de la implantación generalizada de las técnicas de marketing: Se profundiza en
las técnicas de investigación preelectoral. Se incorporan nuevas técnicas.
El marketing actúa sobre el sistema político65.

Hay 4 etapas de la campaña cuando utilizamos marketing político:


1) Investigación (análisis Fortalezas – Oportunidades – Debilidades – Amenazas).
2) Planificación
3) Ejecución o implementación (poner en práctica).
4) Análisis y control: ver como impactan las acciones.

Capítulo 5: El proceso de comunicación en el intercambio político. La


influencia de los gastos electorales.
El proceso de comunicación es un proceso en el que se intercambian estímulos y
señales entre sujetos mediante diferentes sistemas de codificación. Intervienen los
siguientes elementos en la comunicación política:
1) Emisor: Inicia el proceso de comunicación política. Tiene información que quiere
compartir.
2) Codificación: La información se codifica. Debe haber un lenguaje común.
3) Mensaje: Es la información codificada.
4) Medio: Es la vía por la que se transmite. Es elegido por el emisor, que debe elegir el
adecuado.
5) Decodificación: Es el camino inverso a la codificación, esta vez hecho por el receptor.

62
Hay puntos similares y otros diferentes entre el marketing político y el tradicional. Entre las semejanzas se
puede ver la existencia de organizaciones que compiten para atraer, procesos de análisis y evaluación, los
canales de comunicación son idénticos, se comparten herramientas. Entre las diferencias podemos destacar;
objetivos diferentes, significado social.
63
El marketing aparece con el desarrollo de los medios de comunicación. El target es el televidente. El acto
público se sigue haciendo, pero en función de su televización. Su fin es el catch all, atrapar todos los votos
posibles.
64
Para que en una sociedad pueda haber marketing político debe haber posibilidades reales de elegir entre
varias opciones, debe haber libertad de elección, y debe haber un contexto de competencia y elecciones.
65
Un sistema es un sistema cuasi aislado que presenta tres características generales: inputs, modificaciones
internas y outputs. Además hay una retroalimentación.
6) Receptor: Puede ser una persona o una entidad (por ejemplo, la Asamblea General de
la ONU).
7) Respuesta: Puede requerir hacer algo o no.
8) Retroalimentación: Hace que el emisor interprete la respuesta.
9) Ruidos: Son obstáculos en la comunicación.

Los medios de comunicación pueden ser personales (tienden más a un diálogo,


pueden ser controlables66 o no67) o impersonales (sentido unidireccional de la
comunicación, también pueden ser controlables68 o no69).

Ahora, siempre según Luque, vamos a ver las características de la comunicación


política:
1) Globalidad: Todos estamos englobados en la comunicación política, porque formamos
parte de la opinión pública.
2) Circularidad: Es el feedback, la retroalimentación.
3) Ritmos diferenciados: No posee el mismo ritmo en todos los casos.
4) Multidimensionalidad: Se expresa en muchas dimensiones.
5) Heterogeneidad: Dentro del sistema hay muchas diferencias, y no todos los actores son
iguales.
6) Interdependencia: Todas las formas y medios de comunicación están conectadas.
7) Elementos variables y difíciles de medir: Debido a su variabilidad, hay elementos de la
comunicación política que no pueden ser medidos sencillamente.
8) Elevado grado de innovación tecnológica: Televisión, etc.; son elementos que han sido
introducidos en los últimos años y condicionan la comunicación política.

Hubo una evolución histórica en cuanto a este tema:


Primero, el voto y la participación política eran restringidos. Se incorporan luego los
derechos sociales a los políticos (como las mujeres votando, etc.). Se acrecienta después la
cantidad de información, y avanzan los medios de comunicación. Así, la sociedad tiene más
posibilidad de informarse. El problema es como manejar aquella información.
Surge así el marketing político. Es salir al encuentro de ese votante, acercarse;
previo estudio de las características del votante, para así poder brindar respuestas atractivas.
El marketing solo existe donde hay posibilidad real de elección.

66
Están sometidos a un control por la dirección de la organización política.
67
No son controlados, supuestamente independientes.
68
Forman parte de la estrategia de comunicación de la organización.
69
No están comprendidos en la estrategia de comunicación de la organización.
MCCOMBS: ESTALECIENDO LA AGENDA.
El impacto de los medios en la opinión pública y en el concimiento.
El concepto de “agenda-setting” del cual teoriza Mccombs se basa la influencia que los
contenidos de los medios ejercen sobre las masas, “Los editores y directores informativos,
con su selección día a día y su despliegue de informaciones, dirige nuestra atención e
influyen en nuestra percepción de cuáles son los temas más importantes del día”.
Demuestra además, que la influencia es  especialmente intensa en las etapas electorales, en
las que los políticos, a través de los medios, buscan mantener el interés y el pulso de
opinión en torno a los temas que son objeto de su programa. 
Esta influencia, por parte de los medios hacia la comunidad, se da desde el grado de
importancia que le dan los medios a la información que luego van a publicar ( en la
televisión, por ejemplo, viene dada por su ubicación en el programa y la antidad de tiempo
que dedican a la noticia), luego el público toma éstas pistas de relevancia que obtiene de los
medios para organizar su propia agenda y decidir, de éste modo, cuales son los temas más
importantes.
Aunque afirma que los medios influencian la relevancia de importancia que la gente le da a
uno u otro tema, no considera a la audiencia como autómatas, tampoco postula los efectos
los medios como todopoderosos. Asimismo, refuta la teoría de la “selección selectiva”, en
la cual cada individuo ejerce la influencia principal y estratifica el contenido mediático
según la compatibilidad que tenga con las actitudes y opiniones preexistentes en él.
“Este punto de vista da por sentado que los individuos minimizan su exposición a la
información que no apoya sus actitudes y opiniones, y se exponen al máximo a la
información que sí las apoya”
“Se trata de una teoría que aclara la premisa básica del análisis de contenido de tipo
cuantitativo pues especifica que la relevancia de dicho contenido se puede medir de
manera rigurosa en términos de su frecuencia de aparición.” Además, McCombs y Shaw
estudian, a través de sucesivos trabajos empíricos, el papel que juegan los medios en la
formación del efecto 'agenda-setting'. La selección de las noticias por parte de los medios y
la credibilidad de éstos actúan, sin duda, sobre el marco en el que se establece la referencia
del debate político. La selección magnifica o pone en primer plano unas cuestiones y
disminuye u oculta la importancia de otras.
Procede de la siguiente manera,
1- Comienza afirmando la correlación existente entre causa y efecto, la relación entre
la agenda mediática y la agenda pública, hasta qué punto la agenda de la audiencia
es influenciada por lo que reciben de los medios. La estadística de correlación posee
una escala de puntuaciones que va de +1,0 (correspondencia perfecta), pasando por
un 0 (ningún tipo de relación) a -1,0 (relación perfectamente inversa). En todas sus
pruebas empíricas obtiene resultados altamente positivos de una correlación entre
la agenda mediática y la posterior agenda pública.
Así, por ejemplo, en las elecciones presidenciales estadounidenses de 1976,
hicieron pruebas en tres comunidades locales. Entrevistaron a nueve grupos de
votantes, desde febrero hasta diciembre, en tres escenarios muy distinto, se hizo un
análisis de contenido de la cobertura electoral de las tres cadenas nacionales de
televisión y de los periódics locales de ésas tres ciudades. Obteniendo números de
correlación de +0,63 en televisión nacional y +0,34 en los tres periódicos locales.

2- La segunda condición necesaria para demostrar la causalidad es el orden temporal.


La causa debe preceder en el tiempo al efecto.

3- Otras pruebas de los efectos del establecimiento de la agenda consignados a partir


de una diversidad de escenarios no electorales tienen que ver con diseños de
investigación longitudinal, los cuales permiten comprobaciones detalladas del orden
temporal implicando en la relación entre las agendas mediática y pública. Éste es el
caso de la prueba realizada sobre la preocupación americana por los derechos
civiles, la cual fue tomada en un lapso de 23 años, en los que la relevancia del tema
aumento y disminuyó con una gran regularidad en respuesta a la cobertura
informática.

4- La mejor y más inequívoca prueba de que los medios informativos son la causa de
ese tipo de efectos procede de experimentos controlados en laboratorios. Son la
demostración de una relación directa y funcional entre el contenido de la agenda
mediática y la respuesta del público a dicha agenda.

Exponen además que la progresiva mayor influencia de los medios en la vida social y en la
medida en que las audiencias tienen cada vez menos tiempo y contacto con los entornos de
realidad, esto es, menos puntos de tangencia con otras formas de construcción social de la
realidad acentúan el efecto agenda.
Macombes 1

¿Por qué se da el estabelcimento de agenda?

Cuando las personas se encuentran en un nuevo escenario lo primero que desean es


informarse de el. De la misma manera que “la naturaleza detesta el vació” el
hombre, ante un vació intelectual desea llenarlo.

La Relevancia

Nuestras ganas de llenar este vació,


depende de:

La Incertidumbre

La relevancia y la incertidumbre son en gran medida subjetivas. Dependen de


un sin fin de factores por ejemplo: nuestra ubicación geográfica, profesión, religión
etc. Recordemos que hay una correlación entre el nivel educativo y los medios
consumidos. La gente mas educada tiene un deseo de información mayor.

Por relevancia entendemos: La importancia que ese asunto tiene para el


sujeto.

Ej: La politica interior de Butan para el argentino promedio es de muy baja


relevancia. Es un pais lejano, pobre y pequeño con el cual tenemos poco o ningún
comercio o intercambio de cualquier tipo. Esto le genera una BAJA relevancia. En
cambio la política interior de Brasil seria lo opuesto. Es un país cercano, rico y
grande con el cual tenemos mucho comercio y intercambio de cualquier tipo. Esto
le genera una ALTA relevancia.

No es siempre el interés personal que desempeña un papel principal en la


configuración de la opinión pública. Por ejemplo en todas las encuestas que se
pregunta sobre la importancia de la participación cívica se mantiene como tema
importante.
También influye sobre la incertidumbre como experimentamos el tema en
cuestión:

Inflación

Experiencia personal

Inseguridad

Déficit
presupuestario
Experiencia no
personal
Balanza
comercial

Ejemplo Canadiense: La influencia de los medios en temas experienciales era


del 0,28 y en los no experienciales del 0,96.

En las elecciones municipales, la influencia de los medios también es menor. Esto


es por que los vecinos conocen directamente la realidad.

La incertidumbre: Gira por lo general en la falta de conocimiento o presivilidad


de un asunto. Ej: Las internas de un partido político sin grandes lideres genera esta
situación. La gente tampoco tiene la pista partiaria. Ej: Siempre voto a la UCR.
Energía nuclear: para la mayoría se presenta así por el desconocimente general de
ello. Es logico que para alguien del ambito cientifico/tecnico pierda incertidumbre
al tener un conocimiento mas amplio del tema.

Por ende temas de alta relevancia y gran incertidumbre requieren gran nivel de
orientación. Dandole a los medios mayor poder. EJ: Las concequencias de la re-
estatización de YPF o el libre comercio. Son temas donde la mayoría de los
ciudadanos nos encontramos con un vació de conocimiento y dada su gran
relevancia acudimos a los medios para informarnos. Lo opuesto a la inseguridad y
la inflación, donde al ser una experiencia directa la influencia de los medios es baja.

En el escándalo sexual de Bill Clinton con Monica Lewinsky, el pueblo


norteamericano se encontró en un caso de relativa irrelevancia y poco
incertidumbre. Le nesecidad de orientación de los individuos fue
consecuentemente baja.

Esto presenta una diferencia con la teoría original de Agenda setting, en la cual se
sostenía que el publico respondía directamente a la relevancia que le daban los
medios. Por mas que los medios norteamericanos siguieran la política de “todo
sobre Mónica, todo el tiempo” no lo consideraban un asunto relevante.

“Cuanto mayor es la necesidad de orientación de los individuos en el ámbito de los


asuntos públicos, mas probable es que presten atención a la agenda de los medios
de comunicación”

Recordemos que en el caso original de la agenda setting la población estudiada fue


extraída de una lista de votantes registrados (en eeuu vota el que tiene interés en
hacerlo, no es coercitivo como en Arg) y además esta población eran los votantes
indecisos y el 79,8% de los que tenia una gran necesidad de orientación eran
usuarios frecuentes de periódicos.

Estadísticamente el tema donde los medios prácticamente no influyen es en el tema


del aborto. La gente ya tiene una opinión formada de la cual es prácticamente
inamovible.

Tabla de ejemplos:

Gran Incertidumbre Baja Incertidumbre


Alta Relevancia Libre comercio, YPF Inflación, Inseguridad
Baja Relevancia Minería (para un porteño) Escándalo sexual de Clinton

CASTELLS, MANUEL: “La era de la información”: Castells se concentra en los


procesos económicos, los medios de comunicación y los crímenes organizados.
La característica del Estado capitalista era que monopolizaba el tiempo de la nación.
Hoy todo esto ha cambiado, por eso hablamos de la crisis del Estado.
La globalización ha modificado, con su tecnología y la capacidad de flujo de
capitales, la soberanía del Estado70. Hay tres aspectos por los cuales hablamos de crisis:

70
Castells presenta dos ejemplos acerca de cómo afecta la globalización en un Estado. El primer caso es el de
México, y el segundo es el de los Estados Unidos.
En el caso de México, Castells presenta la idea de que la estabilidad del PRI se daba por la estabilidad social y
política del Estado mexicano y la sociedad civil. Se basaba en la incorporación orgánica de los sectores
populares, sobretodo mediante los sindicatos. Sin embargo, el PRI empezó a perder fuerza cuando se firmó el
4) La globalización económica: El tipo de cambio en el mundo está condicionado por el
dólar, el euro y el yen; que son divisas internacionales. Esto a su vez condiciona la
política monetaria y fiscal de todos los países del globo. Las crisis fiscales originan el
endeudamiento del Estado. El Estado nación pierde así su soberanía, dejan de depender
de ellos mismos71. Se depende crecientemente de los mercados de capital globales.
5) La globalización de los medios de comunicación: La mayoría eran de propiedad del
Estado, hoy en general son privados, y si son públicos responden a una lógica del éxito
de mercado. El Estado pierde así su forma de comunicarse con la sociedad 72. Hay un
avance tecnológico con los satélites de alcance mundial, la diversidad de hipertextos e
Internet. Hay una desnacionalización y descentralización de los medios locales. Sin
embargo, el Estado sigue teniendo cierto control y hay veces que se utiliza la censura.
6) La globalización del crimen organizado: Según la ONU en un relevo de 1994 la
economía criminal en el mundo mueve anualmente 750 mil millones de dólares (drogas,
tráfico de armas, blanqueo de dinero, etc.). Un Estado no puede funcionar si no existe
esta economía criminal, los dirigentes han sido corrompidos73. Incluso este tema
condiciona la política exterior de un Estado con respecto a otro74.

Como la globalización, el advenimiento del multilateralismo ha debilitado el papel


del Estado. Tras 1989, el Estado cumple otro rol. La política exterior de los Estados se ve
condicionada por tres cosas:
4) El hecho de no poseer autosuficiencia militar 75. Ningún Estado puede enfrentar una
guerra tradicional con medios o recursos humanos propios. Los países se proveen entre
ellos generando una interdependencia militar.
5) El hecho de que no existe un solo equilibrio del terror sino varios equilibrios del terror
locales. Solo Estados Unidos puede defenderse a si mismo sin recurrir a otro, los demás
países necesitan de la producción de otro.
6) El tema de la contaminación: Los Estados deben elaborar una serie de alianzas y
generar una política mundial conjunta de medio ambiente.

Las políticas de descentralización también han actuado en detrimento del poder del
76
Estado .
El caso fundamentalista es otro tema a tener en cuenta ya que vemos un fenómeno
religioso globalizado sin un territorio fijo y sin ninguna concentración de poder en los
Estados nacionales.
Tratado de Liberación Comercial. Una vez que los crímenes y los conflictos del PRI debilitaron la confianza
de los inversores extranjeros, comenzó a movilizarse la sociedad civil mexicana; sobretodo los principales
centros urbanos. Con esto se logró que el PRI perdiera el poder.
En el caso de los Estados Unidos la crisis se debe por una falta de legitimidad por parte de la sociedad civil
sobre varios temas, sobre la función y el poder del gobierno federal.
71
Es particular el caso japonés, ya que si bien en general su deuda es externa, en Japón no se da esto. Su
deuda es fundamentalmente interna. De todos modos su dependencia sigue existiendo en función de bancos y
empresas japonesas.
Otro ejemplo es el del Reino Unido, que no ha aumentado su deuda en los últimos diez años sino que la ha
disminuido. De todos modos sigue siendo dependiente.
72
Cabe destacar que son excepciones China, Singapur y los países fundamentalistas.
73
Es de destacar que las mafias japonesa y rusa son las más importantes.
74
Por ejemplo, las relaciones entre Estados Unidos y Colombia.
75
S excluye de aquí a los Estados Unidos. Por si solo tiene más fuerza militar que los 10 países que le siguen.
76
Fueron muy recurridas en la Argentina de los ’90, como en las carteras de salud y educación.
El Gran Hermano del que hablaba Orwel en “1984” y que tendía a controlar todo no
se da hoy en día. Existen en la actualidad varios grandes hermanos en donde el Estado es
uno más, son sociedades de vigilancia77. El Estado es hoy más vigilado que vigilante.
En la definición Weberiana el Estado hoy comparte su poder con otros eslabones de
una cadena, no lo monopoliza. En la definición de Bodein el Estado ha perdido su
soberanía. La contradicción entre ser parte de la red política mundial y resaltar la identidad
nacional es lo que genera su crisis.

GINGRAS, “El impacto de las comunicaciones en las prácticas políticas”.


La utilización masiva de las técnicas de comunicación comenzó en la década del
’70, especialmente en épocas de campaña. Se puso énfasis en el marketing político, focus
group, los medios, etc.
Los partidos políticos y el establecimiento de las prioridades políticas: Los
primeros cambios efectuados por las técnicas de comunicación tienen que ver con el papel
de los partidos políticos. Las fidelidades partidarias se debilitan, y disminuye la confianza
en las instituciones públicas. La participación política cambia de rumbo 78. La intrusión de
los medios en la vida privada les quitan a los partidos políticos la función de seleccionar a
las personalidades políticas que les corresponderían.
El agenda-setting es otra faceta del impacto. La importancia que los medios le
asignan a las cosas correspondería a la importancia que la población le asigna. Determina
las cuestiones que deben preocupar a los gobernantes.
La personalización y la dramatización: La política aparece como mera lucha entre
personalidades públicas. Se ocultan los fenómenos estructurales y las cuestiones en juego.
Se desdeñan los datos abstractos y las cuestiones de interés. La personalización favorece la
adopción de una concepción egocéntrica en pos de la grupal. La dramatización asimila la
política a un espectáculo o a una competencia deportiva. Su actividad tiende a concentrarse
en los hechos con un alto potencial mediático79.
La fragmentación y la normalización: La fragmentación de los mensajes políticos
consiste en presentar los hechos y las cuestiones de todo tipo en forma de información-
cápsula; parcelación de los temas, debido a la reducción del tiempo80. La normalización
tiende a parecer que todas las situaciones va a llegar a ser normales o van a volver a ser
normales, un efecto tranquilizador que obligatoriamente hace las veces de conclusión. Se
ofrecen soluciones a los problemas sin que su eficacia quede comprobada.
Las pretensiones democráticas de las prácticas políticas: Son las siguientes:
 Elaboración clara de propuestas.

77
Un ejemplo es el de la tarjeta de crédito. Seguramente el banco que la expide tiene más datos sobre el
solicitante que el Estado mismo.
78
Hoy, los líderes políticos no dan prioridad al input directo de los militantes. Los que más guían la acción
son los especialistas en consulta pública, las empresas de sondeos y los expertos en relaciones públicas.
79
El uso de símbolos, medios, gestos, etc.; llevan a la explosión de las emociones.
80
Se edita la información y se vuelve corta, heterogénea, concisa.
 Que el público esté atento a las propuestas (que analice, cuestione, etc.). Se relaciona
con el nivel de cultura cívica y la conciencia de ciudadanía.
 Que la elección que haga sea en base de propuestas.
 Que haya fidelidad por parte de los elegidos a lo que habían prometido.
Esto es a lo que la gente aspira, pero son pretensiones que en la realidad no se dan.

Resumen
En la década de 1970, hay un aumento masivo en las técnicas de comunicación en la vida
política, hecho que modifica considerablemente las practicas políticas. Se pone mucho
énfasis en el marketing político, en los sondeos, en los focus group y en la consultoría
política.
Se comienza a hablar de un papel cada vez más activo que cumplen los medios de
comunicación dentro de la vida política, se empieza a ver la vida política como a una
especia de espectáculo. Así mismo se empieza a pensar que, dicho crecimiento de la
comunicación política ha provocado un gran distanciamiento entre La política, lugar de la
palabra y la representación simbólica y Lo político, lugar de las verdaderas relaciones de
poder.
Algunos autores asimilan la comunicación política a un conjunto de normas que adquieren
mayor importancia cuando la ciencia política las analiza, dándoles cierta legitimización y
carácter científica.
Dicho énfasis en las técnicas vinculadas al funcionamiento mediático, permite identificar
cambios producidos en las prácticas políticas:
1. La función de los partidos políticos
2. El establecimiento de las prioridades políticas o Agenda Setting.

Además produce cambios en dos fenómenos, La personalización y La dramatización.


Por ultimo en los últimos tiempos se habla de las pretensiones democráticas de las prácticas
políticas.
Los partidos políticos
A fines de la década de 1960 y principio de 1970, las fidelidades partidarias se debilitaron,
disminuyo la confianza en las instituciones y la participación política tomo sendas mas
informales, como las huelgas y las manifestaciones, todos estos factores contribuyeron a
que los medios tomen el lugar de los partidos políticos como canales de comunicación entre
la política y la población.
Hoy en día los líderes políticos guían mas su acción y son influenciados por los
especialistas en consultoría política, los sondeos y los expertos en relaciones publicas, esto
se da principalmente por la dificultad que presenta reclutar personal político y la gran
intrusión de los medios en la vida privada de los candidatos, se le pone un gran énfasis
mediático a cada uno de ellos.
El establecimiento de las prioridades políticas o agenda setting
Esta es otra faceta en la cual influyen las comunicaciones, ya que los medios le atribuyen
importancia a ciertos temas, esto permitirá guiar y hasta definir las prioridades de las
cuestiones que los gobernantes deben ocuparse, además facilitan o dificultan la capacidad
de gobierno, y por ultimo desempeñan un papel muy importante durante el periodo
electoral.
La personalización
Aunque este fenómeno aparezca como característica inserta en la política, ya que las
organizaciones partidarias están dirigidas por individuos, poner el acento únicamente en
ellos implica un riesgo de que la política aparezca como una lucha entre personalidades
publicas, produciendo una descontextualización de los problemas, un olvido histórico y una
negociación de las relaciones de poder, además favorece la adopción de una concepción de
los problemas sociales.
Dramatización
Este es un fenómeno clave de la comunicación, pero limitarse a ella lleva a una visión
reduccionista de la vida política, económica y social. La dramatización se ejerce de
diferentes maneras, mediante:
 La asimilación de la política a un espectáculo
 La utilización de emociones

Las personalidades políticas quieren que se hable de ellos, por lo que sus acciones tienen
fines mediáticos, esto le permite atraer electores. Dicha situación tiene grandes
connotaciones negativas ya que se le da importancia únicamente a los temas que los
políticos o los medios quieren mostrar y se deja de lado los problemas mas complejos.
Cuando estalla una crisis, vinculada con los problemas crónicos , este tema llama la
atención mediatica y se constituye en el objeto privilegiado de la agenda gubernamental.
Gingrass hace una comparación de la política con el deporte, hay una similitud en las
practicas pol, con los actos deportivos.
En la dramatización es muy importante el uso de símbolos, el acento puesto en las
imagines, el lenguaje teatral y la explotación de las emociones.

Otros cambios producidos por las comunicaciones en las prácticas políticas son:
1. La fragmentación: consiste en la parcelación de los temas, esto se ve ayudado por el
rápido ritmo con el que se trasmiten las noticias, especialmente por TV, donde el espacio y
tiempo son reducidos. Esto resulta ventajoso para el político ya que le impide al
electorado relacionar entre si ciertos temas y le provee al político mayor libertad de
actuar.
2. La normalización: consiste en que se presente a los msj políticos de tal manera que
parezca que todas las situaciones de conflicto van a llegar a ser normales o a solucionarse,
produciendo un efecto tranquilizador en la población. Estos msj deben ofrecer soluciones
a los problemas, aunque su eficacia no sea comprobada, así se evita todo tipo de
presiones y reacciones de la población.

Los fenómenos de personalización, dramatización y fragmentación limitan la


compresión de las realidades sociales. Asi mismo, las ideologías, los grandes grupos
humanos, las estructuras de poder y los procesos políticos, actúan como marcos de
ref. para la comprensión de los mensajes políticos.
Pretensiones democráticas de los partidos políticos.
Con los cambios producidos por las comunicaciones, las pretensiones democráticas se
trasformaron únicamente en eso, en solo pretensiones, se abrió mucho mas la brecha entre
los objetivos democráticos de las practicas políticas y sus efectos reales.
Según el politólogo francés Cayrol, la evolución de las prácticas políticas tienen graves
consecuencias para la democracia, ya que produce un empobrecimiento de los contenidos
políticos.
Otros autores mencionan que a pesar de la gran cobertura mediática, la mayor parte de los
votantes recibe un aprendizaje político muy pobre. Dice que los conocimientos políticos
adquiridos a través de la TV son muy diferentes a los que debe tener una persona informada
en una democracia.
Conclusión
El diagnostico critico neo-marxista ve a la organización parlamentaria y estatal fundada en
intereses políticos y económicos precisos. Asi mismo ve que en la soc. liberales el tiempo
libre se asimila a la evasión, esto impide al invd reflexionar sobre sus condiciones de vida y
favorece el status-quo político y económico, ya que es mas fácil dirigir una población
apática que una reinvindicadora.

La Comunicación Política: Andre Gosselin

La comunicación política, como esfera de actividades y campo de investigación, puede ser


objeto de múltiples divisiones conceptuales q permite captar sus diversas dimensiones.
Un 1ª modo consiste en imaginar en ella dos ejes bipolares: un primer eje horizontal, q va
de la acción a la recepción, y un segundo eje vertical, q va d las arenas a los territorios.
Los 4 polos de la comunicación política:
Arenas
Acción Recepción
Territorios
La comunicación política se despliega primero en lo q podríamos llamar “territorios”
(geográficos o sectoriales), tanto cuando se trata de comunicación política en la escala
local, regional, nacional o internacional.
Estos dependen de factores de organización, estructurales, conceptuales y de
acontecimiento q definen las fronteras de las restricciones y las oportunidades de los
actores de la comunicación política.
Los territorios tb pueden concebirse desde un punto de vista mas sectorial q espacial,
como cuando nos referimos a la comunicación gubernamental, totalitaria, presidencial o d
las empresas.
Las arenas de la comunicación política están constituidas x el conjunto de formulas, reglas
y estrategias q definen las situaciones d interacción en las q pueden confrontarse,
difundirse públicamente y evaluarse los discursos de los actores políticos. Es el terreno d
las actividades políticas q tienden al accionar comunicacional. Un ejemplo d esto pueden
ser los debates televisados, los procesos políticos mediáticos, la prensa comercial, etc.
La comunicación política necesita desarrollarse en arenas, en lugares sociales en los q el
juego d la teatralidad puede expresarse mediante la confrontación. A veces estas arenas
se imponen d tal modo a los gobernantes q llegan a constituir verdaderas instituciones.
Por ejemplo, los debates para los gobernantesson cada vez más un ejercicio obligatorio.
El simple análisis d los mensajes d los debates televisados se caracterizan x una diversidad
d enfoques (análisis lingüístico, temático, estratégico, etc.). Gauthier plantea la hipótesis d
q el argumentativo constituye el punto de concurrencia d una red doble q unifica los
diferentes tipos d análisis del contenido d los debates políticos televisados.
La comunicación política puede desarrollarse en el seno de arenas q no tengan
necesariamente x finalidad difundir los discursos contradictorios d los actores políticos. Un
ejemplo es el de la arena judicial; en este contexto la televisión tiende a transformarse en
una aliada d la justicia y d la política (ya no adopta la posición de defensa ni d acusación,
sino q prefiere integrar todos momentos de proceso)
Por lo tanto, un territorio particular d comunicación política puede expresarse en muchas
arenas o abarcar diversas arenas (desde la simple conferencia d prensa, hasta el debate
parlamentario); así como una arena particular (un periódico, un programa de tv, etc.)
puede servir para confrontar y dar publicidad a la lógica de comunicación de actores
procedentes de territorios distintos (ministros, alcaldes, empresarios, etc.).
Las formas de acción de la comunicación política
Es posible representar la comunicación política como un campo en el q se definen, se
cruzan y se ponen en funcionamiento 6 formas de accionar.
Ante todo, un accionar teleológico, ya q procede d una intención, calculo y estrategia .
Lugo, un accionar axiológico, puesto q ciertos agentes se consideran guiados x sus valores,
normas o cierta ética y tb pq a veces cierta comunicación politica consiste en tratar de
establecer nuevos valores y reglas en el juego de la confrontación d las ideas o ideologías
a través de los medios.
Un accionar afectivo q consiste en la manipulación de las masas mediante la propaganda o
la puesta en escena de la política q pone el acento en la personalidad, el “lado humano”
Un accionar x habitus (q es lo q Weber denomina “tradicional): a menudo se verifican
conductas, no necesariamente irracionales, s/ q el actor pueda hacer un esfuerzo reflexivo
permanente sobre el desarrollo, el sentido y las consecuencias de su acción.
Con la acción dramatúrgico y la acciona comunicativa nos apartamos de la tipología clásica
de Weber y entramos en la serie d los trabajos inaugurados x Goffman (acción
dramatúrgico) y x Habermas (acción comunicativa).
El concepto acción dramatúrgico puede ser interesante en comunicación política en la
medida en q describe la acción de aquellos q intentan salir a escena y producir en aquellos
ante quienes se muestran, una imagen q esperan controlar del mejor modo posible.
La acción comunicativa, permite hacernos inteligible la conducta de aquel q, en una
situación de interacción y de interdependencia, busca coordinar sus planes de acción con
los de los demás, teniendo como objetivo una especie de intercomprension q permita
negociar de manera ventajosa para todos definiciones comunes de las situaciones q
comparten.
- Un primer espacio de atributos nos permite caracterizar los diversos tipos de accionar de
accionar del campo d la comunicación política y compararlos entre si. Estas propiedades
se relacionan con las siguientes categorías a priori q marcan la graduación o
complejización de tales tipos de accionar: son los conceptos de medio, fin, valor,
consecuencia, autopresentacion e intersubjetividad.
El accionar afectivo puro, la + primaria d las acciones, no es aquí + q una conducta q
moviliza medios sin una intención reflexiva, una reacción espontánea s/ pensar en las
posibles consecuencias. Son numerosos los politólogos q sostienen q la mediatización d la
política ha contribuido a poner mas de relieve los móviles afectivos tanto d los
gobernantes como d los gobernados.
La acción c habitus pasa a un nivel superior; estamos aquí ante una conducta en la q el
actor tiene conciencia d un objetivo deliberado y d algunos medios prácticos q le permiten
alcanzarlo, medios asimilados a lo largo del tiempo y probados x la experiencia. El autor
tiene una conducta maquinal q obedece inconcientemente a la costumbre. La sociología
moderna considera q el accionar x habitus ya no corresponde a la esfera de lo
incomprensible y d lo irracional. Hoy podemos afirmar q en la mayor parte de los casos,
los individuos no saben expresar d manera discursiva aquello q conocen cuando entran en
relación los unos con los otros. Esto no les impide poseer un deposito d conocimientos q
se sitúan en el interior d lo q Giddens llama una “conciencia practica”. Esta conciencia
puede manifestarse de varias maneras: en la facultad + o – consciente q tienen los
electores para seleccionar los mensajes políticos.
La acción orientada x los valores (axiológica) es, un modo de actuar regulado x un fin y x
medios movilizados, pero es una conducta en la q el actor puede establecer la diferencia
entre el mundo objetivo d las leyes y el mundo social d las normas reconocidas como
legitimas. A menudo se percibe a la política como el dominio d accionar axiológico, pq los
políticos se comportan o dan la impresión de comportarse como si estuvieran al servicio
exclusivo d una causa. Semejante conducta es racional en la medida en q el actor trata d
dar una coherencia interna a todos sus actos a fin d q se ajusten a su convicción. Por el
contrario, tal conducta es irracional desde el punto de vista d las consecuencias, puesto q
el valor llega a ser un fin absoluto y entre las prioridades del actor no se cuenta la de
calibrar o corregir las consecuencias previsibles de su conducta.
-La acción teleológica supone relaciones entre un actor volitivo y un mundo objetivo de
estado de cosas, a veces deseado y a veces no. Es el tipo de acción q se funda en las reglas
generalizables d la experiencia, a fin de anticipar d la manera + racional posible, los
resultados de las decisiones. A diferencia del accionar axiológico, en el q el actor se
comporta como si un imperativo se le impusiera independientemente d las consecuencias,
el accionar teleológico implica q el actor tenga conciencia d las consecuencias previsibles
secundarias d sus actividades y las considere lo suficientemente importantes p/ modificar.
-El accionar se hace dramatúrgico cuando supone no solamente el mundo objetivo o
social, sino tb el mundo subjetivo (conjunto de vivencias, sentimientos, deseos). Aquí los
actores aprovechan el hecho d q ejercen un control casi total del acceso publico a la esfera
d sus deseos. C/ uno se ocupa d manejar sus interacciones.
Desde siempre, los gobernantes recurrieron a la teatralidad p/ fundamentar su legitimidad
y para hacer ver aquello q los distingue d los gobernados (esto se logra gracias a la puesta
en escena).
-Existe acción comunicativa cuando a los actores les preocupa ante todo las iniciativas d
intercomprension y d obtención de los contextos. Se establece aquí alguna distancia
respecto d las tesis de Habermas q consideran q la acción comunicativa como una especie
d utopia en la q se realizarían las condiciones d una interacción ideal y x lo tanto, d una
capacidad d análisis y d interpretación tan rica como la del sociológico o la del politólogo.
Normalmente, los actores del campo político deben negociar y entenderse sobre la base d
una definición común d una situación q comparten, acuerdo q ha de sustentarse en
convicciones comunes referentes a la amplitud d un problema.
La acción es comunicativa pq la intercomprension se realiza a través d la comunicación y
la lengua hablada.
En el campo d la comunicación política, todas estas diferentes formas de accionar no son
privativas únicamente d los gobernantes o los sectores q luchan x el poder. La acción tb
puede ser propiedad del publico, d los periodistas o voceros y la recepción puede estar a
cargo d los dirigentes del Estado o los partidos políticos.
Las modalidades paradigmáticas clásicas d la recepción d los medios, generalmente se
limitan a distinguir los efectos queridos d los no queridos. Sin embargo, es posible
concebir la recepción como un accionar q admite 6 formas diferentes d reacción (las antes
mencionadas axiológicas, teleologicas, etc.). Sin embargo, lo q en ultima instancia interesa
al especialista en comunicación política es ver como un mensaje político termina
provocando en el receptor una acción o toma d decisión.
En un contexto electoral, el individuo puede exponerse a diversas formas d comunicación
política con un objetivo muy preciso (acción teleologica) o tb puede inclinarse hacia las
normas (axiológica), etc. Todas estas diferentes formas de accionar pueden hallarse tanto
en el nivel d los territorios como el d las arenas. Una interacción, directamente observable
entre actores políticos q confrontan públicamente sus discursos forma parte d las arenas,
mientras q las variables estructurales q definen en el campo d la comunicación política
pero q no son ni directa ni simultáneamente observables en su totalidad, forman parte d
los territorios. Además, un territorio implica generalmente un actor dominante q es el
objeto directo d la observación. En cambio, una arena d la comunicación política implica x
lo menos a dos actores y la observación se sitúa en la captación d aquello q caracteriza la
interacción, la copresencia d cada uno y la obligación q tienen d obrar complementando la
conducta o reacción d x lo menos una actor suplementario.
Max Weber defendía la idea d q la acción teleologica debía tener la prioridad en la
explicación d los fenómenos sociales, en el sentido d q siempre había q tratar d hallar lo
racional q podía tener una conducta en relación con una finalidad antes d indagar otro
tipo d accionar.
La acción teleologica es a la q dan prioridad tanto David Blais como Gosselin para indagar
el uso y la función d la retórica d las consecuencias no previstas en el discurso d los
actores políticos.
Por su parte, Wolton, Gingras y Bretón, x ejemplo, están inspirados x el modelo d la acción
comunicativa ya q estos autores analizan a la comunicación política contemporánea desde
el punto d vista d las limitaciones, las carencias, y las contradicciones q presenta en
relación con un tipo ideal normativo..
Partiendo d lo q el llama un “esquema abstracto ideal de la comunicación política”, Bretón
comprueba tb q la argumentación y la retórica están mas al servicio d la mediatización y d
la difusión del discurso político q d la constitución d las ideas y las palabras políticas.
Gingras pone en relieve los defectos d la comunicación política norteamericana tales
como la mediatización, y la dramatización q ocultan las relaciones d poder y las tendencias
sociológicas estructurales q están presentes en la sociedad.
En general, se acepta q losa actores políticos, en su mayor parte, obedecen a un accionar
teleológico y hasta utilitario, pero desgraciadamente las consecuencias previstas e
imprevistas d su comportamientos los alejan d un accionar verdaderamente comunicativo.
Los trabajos d investigación en comunicación política realizados en lengua francesa en el
norte d América están dominados x el concepto d la acción teleologica, en tanto q las
investigaciones francesas europeas manifiestan una inclinación + normativa y mas
concentrada en los atributos d una conducta tipo, pero q en la q la cuestión d la
racionalidad d las practicas políticas, compete menos al politólogo q al actor mismo.

Las descripciones o explicaciones q dan los investigadores a fin d comprender la


comunicación política deben incluir, en un primer nivel, los esquemas d interpretación q
utilizan los gobernares, las estrategias d los `partidos, etc. Luego, en un segundo nivel, los
análisis y las descripciones científicas deben incorporar los marcos d significación q utilizan
en su conjunto los gobernados y los electores, todos aquellos cuyo oficio o interés
objetivo no es comentar la política, sino + bien participar en ella en ciertas ocasiones,
personas a las q se les ofrecen análisis, comentarios e imágenes d si mismas.
Como una subdisciplina d las ciencias sociales, la comunicación política trata d un mundo
preinterpretado en el q el investigador a menudo solo reproduce o retoma x su cuenta los
marcos d significación desarrollados x los actores q el observa a fin d hacerlos explícitos.
A la inversa, el investigador en comunicación política, se halla constantemente ante la
apropiación d los resultados d su investigación x parte d los especialistas d la
comunicación política (publicistas, encuestadores, etc.) especialistas, q suelen decodificar
el fruto d la reflexión d aquel p/ luego recodificarlo en 2 maneras: primero para si mismos
y en segunda instancia, para el publico.
BOLILLA 3
Texto: JULIEN FREUND, La Esencia de lo Político.

Presupuestos políticos amigo-enemigo

Publico –privado
Relación interior
Mando- obediencia

Influenciado por: Aristóteles, Carl Schmitt, Maquiavelo, Weber.


En el concepto de lo político de Carl Schmitt toma el presupuesto de
amigo- enemigo como esencial de la política. Es un concepto concreto y
existencial. Realiza un análisis del concepto no como la guerra sino como la
relación política común, ya que la guerra vendrá a ser un producto de esta
relación en su máxima expresión. Maquiavelo con la frase “la tarea del estudiante
es reconocer que existen hechos turbios, incómodos…” muestra a Freund como a
pesar de la existencia de realidades desagradables es importante el
reconocimiento de ellas. De Aristóteles toma el concepto de amistad.
Políticamente es imposible no reconocer un enemigo, aun teorías de orden y paz
mundial reconocen la presencia de un enemigo contra el cual luchar.
Al Estado compete suprimir estas relaciones en el interior del estado y
designar y determinar cual es el enemigo exterior. La unidad política implica la
existencia efectiva o posible de un enemigo. El mundo político es un Pluriverso.
Este pluriverso político es la coexistencia de unidades políticas que se relacionan
entre si a través de interés u objetivos (petróleo, democracia, libertad). Esto lo
distingue del universo político, teoría que distingue una sola unidad política
plasmada en el estado mundial, lo cual es una tontería, es inviable. Es a partir del
pluriverso que se establecen relaciones de:
 Amistad: (cooperación): en tanto exista coincidencia en los intereses que
los actores buscan o persiguen. Si nos referimos a la amistad interna
hablamos de concordia política y si hablamos de amistad externa:
alianza.
 Enemistad: (conflicto) en tanto antagonismo o congruencia.
Los intereses son los valores de los distintos actores de los objetivos de
la realidad. La valoración no es homogénea, por ello cada uno le asigna un valor
distinto de acuerdo a su propia cosmovisión.
En la esencia de lo político identifica dos términos: Amistad- Enemistad.

Amistad:
 Concordia civil: Amistad como forma de amar (caridad, benevolencia,
camaradería). No puede amarse a todo el mundo ni a la colectividad interna.
Aristóteles hace referencia en primer lugar a una asociación natural del hombre
que dura en la reciprocidad de la estimación, en la admiración, la confianza. La
amistad es una de las zonas privilegiadas de lo no político. La amista en
política es la Concordia, es el cemento de la unidad política de una
colectividad cimentada desde el interior, es la armonía interna y comunitaria.
Las diferencias internas, propias de la lucha agonal del Estado al
politizarse pueden derivar en una guerra civil. Esta surge cuando actores
distintos se disputan y le disputan al estado el ejercicio del monopolio de la
coacción legítima, logran obtener poder y así debilitan al estado. La concordia
política busca afianzar las nociones de justicia y se basa en el reconocimiento
a la autoridad. También esta noción de amistad o fraternidad humana está en
la base de todas las utopías tendientes a la creación de un estado mundial.
Cosa que es irrealizable desde la misma naturaleza del hombre. El estado
mundial significaría la Paz Mundial, la cual no es una esencia, sino la
contradicción dialéctica de la guerra. Tanto la paz como la guerra son
medios, no fines, para obtener de las relaciones entre colectividades o estados
la mayor cantidad de bienes. La amistad fraternal mundial es irrealizable, es
antipolítico, por la misma naturaleza del hombre, el cual tiene pocas
probabilidades de poder disolver la relación amigo- enemigo.
 Alianza: Es la asistencia mutua entre estados que se encuentra estructurada
en el contexto del derecho internacional. Las relaciones son muy diversas (el
alcance de las alianzas es limitado, no alcanza toda la pluralidad de temas de
la realidad política) y pueden ser producto de distintos factores. Se establece
bajo el derecho internacional el cual no es un verdadero sistema jurídico.
Esta amistad puede darse a través de intercambios amistosos, seudo
amistosos, acuerdos. La alianza es una relación contractual asimétrica y es
fundamental saber que no hay alianza sin un interés de por medio. La
mayoría son precarias, temporales y circunstanciales. Puede ser un pacto
escrito o tácito. Suelen tener como objetivo equilibrar fuerzas frente a un
enemigo común, ya sea externo o dentro de la misma alianza. La fuerza de la
alianza depende de la política interior de los firmantes y de la estabilidad
de los regimenes que la han establecido. Suelen crear un juego político es
sobre 4 planos importantes:
 El de la relación entre los firmantes
 El de la oposición al presunto enemigo
 El de las relaciones frente a terceros no comprometidos
 El de la situación interna de cada país firmante.
Implica una limitación de la soberanía pero solamente referido a
puntos externos, no del derecho interno del país.
La alianza no es sinónimo de igualdad, sino que tiene que ver con
situaciones de hecho de acuerdo a los ejercicios del poder, con la capacidad
de imponer la propia voluntad a los demás.
Las alianzas son producto de diversas motivaciones: un enemigo
común (lo que es propio de la política) placer; prestigio, utilidad.
Dentro de las alianzas hay diferencias entre los actores, pero esto no
implica un objetivo diferente, sino que hay una comunión de objetivos por los
cuales se da lugar a la alianza.

Relación de enemistad es propia de la sociología del conflicto. No hay


política sin conflicto. El enemigo es un conjunto de miembros de una
comunidad que combaten en nombre a determinados intereses, con la
posibilidad de usar ciertas condiciones: entre ella la violencia física. La
enemistad política y correlativamente la guerra son específicamente distintos a
la enemistad privada, la cual supone un fundamento característico que es un
odio personal. La enemistad privada mata a cambio de un interés propio del que
comete la acción, la enemistad política es para salvaguardar la existencia de la
colectividad, o sea el bien común. La ONU por ejemplo requiere que la mayoría o
el total de sus miembros sean neutrales, entendido como un rechazo a la
enemistad política; más aun en el contexto de la bipolaridad. En esta situación, se
trataba de disimular la enemistad, negarla y así mantener el status quo, principio
fundamental de la Carta de las Naciones unidas. La enemistad política subsiste
tras la mascara de organizaciones internaciones, la juridicidad moral y cortinas
ideológicas.
La justificación para entrar en guerra es el no cumplimiento por el otro de
las reglas del juego entre fuerzas rivales. Desde el punto de vista político el fin de
la guerra no es la desaparición colectiva por el exterminio físico del enemigo, sino
la ruina de su potencia. El enemigo político es una potencia que los demás
estados buscan dominar, impedir y exclusivamente arruinar.

Es absurdo querer eliminar al enemigo mediante el derecho


internacional, la enemistad política es una contradicción que no podrá suprimirse
mientras se acepte el principio de soberanía de los Estados. La tentación de hacer
del otro un enemigo absoluto es consecuencia de la intervención de la moral, la
religión o la ideología. Es una equivocación ver la enemistad solo como un
aspecto militar. Podemos hablar de enemigo real y concreto en la guerra, de
enemigo virtual en la diplomacia y de enemigo absoluto en la ideología.
Corresponde al hombre político, al jefe de estado designar al enemigo político. La
violencia es un signo de potencia y autoridad. El hombre logró organizarla para
convertirla en mas eficaz, para lograr el éxito político. La violencia organizada es
justificada y por ello favorece a su propagación.
El terror es producto de la utilización de la violencia sin juicio ni
discriminación para romper toda resistencia. El terror separa a la sociedad en dos
caminos opuestos amigo- enemigo, limita el campo de acción y no deja otro lugar
que el aceptar ser de un bando, ser cómplice o victima. El miedo lleva al hombre
a vivir en sociedad, a organizarse jerárquicamente y así establecer relaciones de
mando y obediencia. El mando crea confianza, agrupa las colectividades en la
amistad y concordia con miras al bien común; pero las colectividades suelen
cultivar el miedo para mejor asentar su autoridad y su potencia.

El conflicto es el choque intencional entre 2 o mas actores donde cada uno


busca imponer sus objetivos, propósitos. La raíz del conflicto se encuentra en la
hostilidad reciproca. Admite 3 niveles de intensidad en relación al grado de
hostilidad entre los distintos actores:
 Negociación: momento de la persuasión para lograr del otro mis objetivos
propuestos.
 Crisis: momento en que se utiliza la coacción y la compulsión (no hablamos
de ataque físico nada mas).
 Guerra: conflicto armado, la máxima expresión de la enemistad.
La resistencia mutua de lo que el otro quiera imponer se traduce en la
hostilidad, no necesariamente utiliza la violencia física para lograr su objetivo,
puede utilizar la persuasión, la diplomacia. Los conflictos pueden ser latentes, o
sea que la hostilidad exista bajo un mando de paz: genera estados de tensión.

La guerra es para Freund la continuidad del conflicto por otros


medios. Es responsabilidad del dirigente. Separa la Guerra en sentido militar-
estratégico de la guerra en sentido político, ya que suele suceder alcanzar
objetivos militar pero no políticos.
Para Freund la guerra es un objetivo político, es el instrumento máximo
de la política y sus medios dependen del objetivo propuesto a alcanzar. Este
objetivo limita el uso de la violencia por la violencia misma, establece que medios
necesarios a utilizar para lograr lo propuesto. Es la máxima expresión de la
enemistad.
Distingue entre Guerra absoluta y Guerra real: la Guerra absoluta consiste
en la historia o desarme del enemigo, teniendo en cuenta que cada estado en
guerra compagina las leyes de acción del adversario, mientras no haya un
vencedor continua el conflicto permanente y por ultimo que si hay equilibrio de
fuerzas, el vencedor es el que logra la preponderancia gracias a la permanencia.
Pero siempre hay un abismo entre la teoría y la práctica: en la Guerra absoluta
se da una lucha total, sin restricciones ni cumplimientos de leyes de ningún tipo.
Se intenta destruir al otro que obstaculiza mis fines. Es una forma de combate
llevada al extremo y allí se transforma en una Guerra real, la cual incluye otras
consideraciones que solamente la militar. El término real designa como se
desenvuelve un conflicto en una situación histórica, política, económica, social,
determinada.

MONNEROT
Jules Monnerot
El libro “sociología de la Revolución” de Jules Monnerot, es en gran medida
una crítica a las teorías marxistas de clase dominante. Marx plantea que en toda
sociedad existe una clase, a la vez domínate y dirigente, la cual monopoliza modo
parcial o total el derecho de propiedad, controla la producción este y encomienda los
asuntos políticos a un grupo de representantes (lo que llamamos Estado) los cuales
responden directamente a esta clase dominante y dirigente. Para Monnerot esta es
una mirada simplista y subjetiva de la sociedad, por lo tanto incorrecta puesto que la
sociedad es mucho más compleja de lo que plantean las teorías marxistas. El trabajo
de Monnerot se caracteriza por una división de la sociedad en clases distinta a la
propuesta por Marx. Es así que el autor distingue los conceptos de clase política, clase
dominante, clase poseedora, clase dirigente y Elite.
Monnerot empieza el capitulo refutando las teorías de clase Marxistas. La
primera crítica que le hace a estas teorías es que Marx para desarrollar el concepto de
proletariado, toma como modela a la clase obrera inglesa descripta por Engels en
1854 y es a partir de este modelo que Marx edifica su propia idea de clase. Según
Monnerot lo que está haciendo Marx con esto es desengancharse de la historia, pues
está generalizando un contexto particular (Inglaterra 1854). La clase obrera a la que
hace referencia Marx se define por su situación y su época es por esto que no se puede
generalizar de manera arbitraria los rasgos particulares de esta clase. La clase
proyectada por Marx es en realidad el resultado de la abolición de las corporaciones.
En toda sociedad cualesquiera que sean su dimensión y estructura existirá siempre
una clase política, la cual abarca a todos aquellos que se ocupen de la política en
contraposición de aquella parte de la sociedad que no se ocupa de esta. La principal razón
de la existencia de esta clase está dada por que inevitablemente siempre va a haber algunos
ciudadanos que priorizaran sus asuntos privados por encima de sus deberes cívicos. Esta
división entre ciudadanos políticamente activos y ciudadanos políticamente indiferentes
existe en todas las democracias. Sin embargo, el interés del ciudadano por los asuntos
públicos es postulado por la misma naturaleza del régimen. Lo que los despotismos y
tiranías postulan no es otra cosa que la indiferencia de los ciudadanos por los asuntos
públicos. En el caso de las democracias en cambio la misma naturaleza del régimen no
puede evitar que haya un determinado porcentaje de indiferentes. En todos los casos puede
verse que los que se ocupan de la política deben ser tomados como la clase política. A su
vez resulta evidente que no todos los miembros de la clase política pertenecen a la clase
dirigente, Solo aquellos que son elegidos como estrategas y cuyas opiniones son
determinantes para la Asamblea no solo forman parte de la clase política sino que también
forman parte de la clase dirigente. Por el contrario puede haber dirigentes industriales o
financieros con una gran influencia política pero sin que por ello pertenezcan a la clase
política. Así pues la clase dirigente puede estar constituida por miembros que no
pertenezcan a la clase política. La clase dirigente no comprende a todos los miembros de la
clase política, pudiendo sin embargo comprender a otros (los dirigentes de la economía))
que no se ocupan de la cosa política y que por lo tanto no pertenecen a la clase política. La
diferencia entre estas clases está basada puramente en la funciones, Un dirigente económico
no es un dirigente político y viceversa. Es por esto que Monnerot considera que la visión de
Marx de que los dirigentes políticos están subordinados a los dirigentes económicos es
errónea. En los regímenes modernos estos dirigentes económicos para ser políticamente
determinantes y así poder dirigir al Estado, deben saber persuadir, ser astutos y recurrir a la
corrupción. Pero estas operaciones son muy riesgosas y sus resultados serán siempre muy
aleatorios, ya que estos poderes económicos no son lo suficientemente fuertes como para
manejar a la clase política
La clase dominante constituye una distinción más que no tiene relación alguna con
las precedentes. La definición de Clase dominante, es aquella parte de la población que se
adscribe a una ocupación domínate. El criterio de la clase domínate es únicamente el peso
social. Con arreglo al mismo la clase dominante está compuesta por el conjunto de personas
que tienen un mayor peso específico en la sociedad. Por ejemplo en la Edad Media, las
ocupaciones dominantes eran las relaciones del hombre con Dios y la guerra. Estas
correspondían a los dos primeros órdenes de la sociedad feudal: el clero y la nobleza. En
cambio hoy en día la actividad dominante es la actividad económica. La producción a
diferencia del lo que creía Marx no llega a establecer las posiciones respectivas de las
clases sociales en la estructura antes del advenimiento de la economía como criterio
dominante. La idea de una clasificación estática de los factores de la historia que
subordinan lo político a lo económico no es otra cosa que una generalización abstracta e
ilegitima de una situación histórica particular. La clase domínate ha participado en las
acciones del Estado pero nunca las ha dirigido, lo único que puede hacer esta clase
domínate es acomodarse a ellas para sacar el máximo beneficio de las mismas. Es ai que
podemos ver que los factores de propiedad y gestión son perfectamente disociables y por lo
tanto la clase especializada en cuestiones económicas se ve obligada a tener en cuenta otros
elementos distintos a ella misma. Es erróneo suponer que aun en los casos más favorables,
el Estado sea el representante de las clases dominantes, ya que estas a los sumo, podrán
actuar dentro del Estado y frente al título de factor de fuerza.
Una última distinción que realiza el autor es el concepto de Elite (para el cual se
atiene a la definición dada por Paretto). Debido a que la sociedad humana no es homogénea
y que los hombres son diferentes entre sí tanto por su aspecto físico como moral e
intelectualmente, es que en todo sector social importante hay siempre una elite, los
miembros de la elite serán los representantes más cualificados, a la par que afortunados de
las principales actividades.
Todas las clases y categorías anteriormente mencionadas no son exactamente
superpuestas ni se confunden entre sí, si bien se superponen en una cierta medida, lo que
equivale a decir que existe un amplio espacio que les es común. En la mayoría de los casos
existe un personal superior común. Hay un cierto número de personas que pertenecen a la
vez a, todas o casi todas estas clases. Esta comunidad hace que la noción de capa superior
en la estratificación sea una noción valida.

MARTIN VAN CREVELD, “The transformation of war”.


Capítulo 2: Introduce el concepto de guerra de Clausewitz. Dice que la guerra es
una actividad social dirigida por la clase dirigente (exclusivo de los gobernantes),
legitimada por la sociedad y llevada a cabo por el ejército. Son las tres patas de la guerra
trinitaria.
Para el autor, la guerra no la hace ninguna de las tres patas de la guerra trinitaria
por sí solas.
A partir de la Revolución Francesa la guerra pasa a ser trinitaria (llevada a cabo por
el Estado) a total (es llevada a cabo por todos en su conjunto, con alta participación de la
sociedad). También hay más intervención política democrática.
Guerra no trinitaria: Hay una dispersión de aquella trinidad, tanto cuantitativa
como cualitativamente. Surgen nuevos actores, muchos de ellos transestatales.

Capítulo 7: Guerra Futura: El Estado esta fallando en mantener el monopolio de


la violencia. Los conflictos de baja intensidad pueden terminar destruyendo el Estado. El
lugar del Estado será tomado por diferentes organizaciones. Al presentarse nuevos actores
en la escena política, la forma de pelear va a cambiar. Se va a desarrollar la idea de
conflicto en red. Los cambios para hacer la guerra se van a dar por razones políticas,
económicas y sociales. Pero, principalmente, los cambios van a ser tecnológicos.
En lo político considera que también hay nuevos actores. Desde el punto de vista
económico, destaca el tema de la globalización, y enumera sus pros y sus contras. Dice
como influyen los medios de comunicación que van a llevar la guerra a todos lados.
BOLILLA 4

Texto: BARBER

Benjamín Barber se encuentra fascinado por dos escenarios que


reaparecen sobrepuestos y retroalimentándose mutuamente en la actualidad. El
primero de “retribalización” es decir, un impulso de defensa de lo propio de cada
sociedad, lo que denomina “jihad“. Y otro al que llama “McWorld”, que designa a
un impulso de integración y de uniformidad que “presiona a las naciones hacia un
homogéneo parque de diversiones global (one homogeneous global theme park)”,
un McMundo atado por las comunicaciones, la información, el entretenimiento y el
comercio. Amplifica y consolida la preeminencia homologadora del mercado.
El proceso de globalización, en sentido amplio, con sus impulsos hacia la
homogeneización constituye una realidad que lleva en cierto sentido a amenazar
la identidad de las personas y los pueblos en muchos aspectos. El siglo XX
marca fundamentalmente la interdependencia política, tecnológica, económica,
ecológica entre otras. El proceso es innegable, y trae aparejado una contraparte
que es la afirmación de lo propio.
Describe el Mc World, un mundo homogeneizado por la cultura
multinacional de Mc Donalds, Coca- Cola, Niké; lo cual lo contrapone al termino
Jihad que significa lucha pero no solamente en sentido de violencia física sino que
se utiliza para significar cualquier oposición a la "McWorld", o la modernidad o a
otras culturas en general. Esto genera un clima de oposición ideológica, socio-
económica que va dividiendo mas y mas a la sociedad en dos polos opuestos
irreconciliables: los que preconizan el globalismo, la homogenización y los que se
cierran al mundo propio y no permiten el ingreso de ningún actor exterior, lo que
genera el fundamentalismo, la lucha irreconciliable. Claro ejemplo de este mundo
dividido fue el 11 de septiembre.
Texto: MANUEL CASTELLS, La Era de la Información, T. 2, El Poder de la
Identidad.

¿El estado impotente? El control estatal sobre el espacio y el tiempo se ve


superado cada vez mas por los flujos globales de capital, bienes, servicios,
tecnología, comunicación y poder. Por parte del estado la (re)construcción de la
identidad nacional desafiada por las identidades plurales definidas por los sujetos
autónomos. El estado-nación parece estar perdiendo su poder.

La globalización y el estado. La capacidad instrumental del estado-nación


resulta decisivamente debilitada por la globalización de las principales actividades
económicas, por la globalización de los medios y la comunicación electrónica y por
la globalización de la delincuencia.

El núcleo transnacional de las economías nacionales. Si el tipo de


cambio es sistemáticamente interdependiente, también lo son, o lo será, las
políticas monetarias. Y también las políticas presupuestarias. De ello se deduce
que los estados-nación individuales están perdiendo y perderán el control
sobre elementos fundamentales de sus políticas económicas.
Esta dificultad creciente del gobierno por controlar la economía se ve acentuada
por el aumento de la transnacionalización de la producción, no solo debido a la
repercusión de las empresas multinacionales, sino sobre todo a las redes de
producción y comercio en las que las empresas están integradas.

Un intento de evaluación estadística de la nueva crisis fiscal del


estado en la economía global.
1. Pese a cierta desconexión del estado con la economía, aun tiene un papel
económico considerable que requiere una financiación adicional aparte de los
impuestos, aumentando así los apsovos financieros del estado.
2. El endeudamiento del gobierno cada vez depende más del crédito exterior.

La globalización y el estado de bienestar. La globalización de la


producción y la inversión también amenaza al estado bienestar, un elemento
clave de las políticas del estado-nación en el medio siglo pasado, y
probablemente el componente básico de su legitimidad en los estados
industrializados. Cada vez resulta mas contradictorio para las empresas operar
en los mercados globalizados e integrados, mientras experimentan importantes
diferenciales de coste en presentaciones sociales, así como diferentes grados de
regulación entre los países.
Aunque la política del comercio internacional condiciona la repercusión real
de esos controles, parecería que, a menos que se produzcan una inversión
espectacular en el proceso de integración económica global, el proteccionismo
flagrante a gran escala cada vez se encontrara mas sometido a las represalias del
resto de los países.
Los estados de bienestar están reduciendo su tamaño a un
denominados común inferior que mantiene la marcha en espiral hacia abajo.
Al hacerlo, se desvanece un componente fundamental de la legitimidad y
estabilidad del estado-común.

Redes globales de comunicación, audiencias locales y reguladores


estatales. Las perspectivas de una regulación y control nacional no son
mucho mejores en otros ámbitos decisivos del poder estatal: los medios y la
comunicación. El control de la información y entretenimiento y, mediante ellos, de
las opiniones e imágenes ha sido, a lo largo de la historia el instrumento de sostén
del poder estatal. El estado-nación se enfrenta a tres importantes retos
interconectados: la globalización y el entrecruzamiento de la propiedad; la
flexibilidad y la penetración de la tecnología; la autonomía y la diversidad de
los medios de comunicación. Durante la década de los 80, se presiono a los
gobiernos nacionales de varias formas: la opinión publica, o publicada, que
clamaba por la libertad y la diversidad de los medios nacionales en dificultades;
distribución de diversos medios de comunicación de opiniones de columnistas que
escribían la apología de la comunicación sin cortapisas. La independencia y la
profesionalidad no solo son ideologías gratificantes para los medios de
comunicación: también se traducen en buenos negocios, incluidas a veces la
posibilidad de vender su independencia a un precio más elevado cuando surge la
ocasión.
Todo intento por recortar la libertad de los medios tendrá un coste
político, ya que la ciudadanía defiende celosamente el privilegio de recibir
información de fuentes que no estén sometidas al estado.
En un movimiento paralelo a la globalización de los medios, también ha
habido en muchos países u extraordinario crecimiento de los medios locales,
sobre todo de la radio y la televisión por cable. Han establecido una fuerte
conexión con públicos populares específicos, dejando a un lado las
opiniones estandarizadas de los medios de comunicación de masas. Al
hacerlo, se escapan de los canales tradicionales de control (ya sean directos o
indirectos). La creciente autonomía política de los medios locales y regionales, que
utilizan las tecnologías flexibles de la comunicación, es una tendencia tan
importante como la globalización de los medios para conformar las actitudes
publicas.
La comunicación a través del ordenador también se escoa del control del
estado-nación marcando la entrada en una nueva era de comunicación
extraterritorial.

¿Un mundo sin ley? La globalización del crimen subvierte aun mas es
estado-nación, transformando profundamente los procesos de gobierno y
paralizando en muchos casos al estado. No es nueva la capacidad de penetración
del crimen y su repercusión en la política, pero si la vinculación global del crimen
organizado, su condicionamiento de las relaciones internacionales, tanto
económicas como políticas, debido a la escala y el dinamismo de la economía
criminal (el trafico de drogas, el blanqueo de dinero).
1. En muchos casos, toda la estructura del estado esta penetrada por
vínculos criminales, ya sea mediante corrupción, amenazas o financiamiento
político ilegal.
2. Las relaciones internacionales entre estado-nación acaban dependiendo
en grados diferentes de la buena o la mala colaboración en la lucha contra la
economía criminal.
3. Los flujos financieros de origen criminal, son elementos clave para
estimular o desestabilizar economías nacionales enteras.

El estado en la era de multilateralismo El periodo posterior a la guerra


fría se caracteriza por una interdependencia multilateral creciente entre los
estados-nación. Ello se debe fundamentalmente a tres factores: la disolución o
relajación de los bloques militares construidos en torno a las dos superpotencias,
la espectacular repercusión de la nueva tecnología de guerra y la percepción
social del carácter global de los desafíos de la humanidad debido al mayor
conocimiento e información, como en el caso de la seguridad medioambiental.
Los rápidos cambios en la tecnología militar también están debilitando
la capacidad del estado-nación para decidir en solitario. Ahora, la guerra
depende esencialmente de la electrónica y la tecnología de la comunicación. La
devastación masiva que puede inflingirse a distancia, es capaz de dejar fuera de
juego en pocas horas a un ejército considerable. La guerra electrónica depende,
como siempre lo ha hecho la guerra, de la tecnología. La diferencia en el periodo
actual es, por una parte, la velocidad del cambio tecnológico, que vuelve obsoleta
las armas en muy poco tiempo.
La evolución tecnológica da un nuevo giro en las relaciones
internacionales hacia el multilateralismo. La industrialización de nuevas
regiones del mundo, la difusión del conocimiento científico y tecnológico, y el
trafico ilegal de todo ha impulsado, y sigue haciéndolo, la proliferación de las
capacidades de la guerra nuclear, química y biológica.
Los estados-nación también se enfrentan a los límites de su legitimidad y,
en definitiva, de su poder, con respecto a la gestión global del entorno planetario.
Cada estado-nación continúa actuando en nombre de sus intereses propios
o de los integrantes de los grupos de votantes que valora más. Al hacerlo, el
multilateralismo se convierte en un foro de debate y en un ámbito de negociación,
más que en una herramienta para ejercer la responsabilidad colectiva.

El gobierno global y el súper estado-nación. Por intereses comerciales e


intereses políticos, lo que se buscaba no era la supranacionalidad, sino la
reconstrucción del poder estatal basado en la nación a un nivel mas elevado, un
nivel en el que pueda ejercerse cierto grado de control sobre los flujos de riqueza,
información y poder.
Cabe explotar un argumento similar para la pluralidad de instituciones
internacionales que comparten la gestión de la economía, de la seguridad
del desarrollo y del medio ambiente.
El gobierno mundial suele considerarse la convergencia negociada de los
intereses y políticas de los gobiernos nacionales. Los estados-nación y sus elites
son demasiado celosos de sus privilegios pera rendir la soberanía, excepto bajo la
promesa de beneficios tangibles. Además según los sondeos de opinión, es muy
improbable que, en el futuro previsible, la mayoría de los ciudadanos de un país
acepten la integración plena de un estado federal supranacional.
La creciente incapacidad de los estados para tratar los problemas globales
que tienen repercusión en la opinión pública lleva a que las sociedades civiles
tomen en sus manos cada vez más la responsabilidad de la ciudadanía global.
Lo que estamos presenciando es, al mismo tiempo, la soberanía compartida
en la gestión de los principales temas económicos, medio ambientales y de
seguridad, y, por otra parte, el atrincheramiento de los estados-nación como
componentes básicos de esta enmarañada red de instituciones políticas.
El papel creciente desempeñado por las instituciones internacionales i
los consorcios supranacionales en las políticas mundiales no puede
equipararse con la separación del estado-nación. Pero el precio que pagan los
estados-nación por su supervivencia precaria como segmentos de redes de
Estados es el de su pérdida de importancia, con lo que se debilita su legitimidad y,
en última instancia, se fomenta su impotencia.

Identidades, gobiernos locales y deconstrucción del estado-nación. La


estructura del estado-nación presenta una diferenciación territorial que, al
compartir o no compartir los poderes, expresa alianzas y oposiciones entre los
intereses sociales, las culturas, las religiones y las nacionalidades que componen
el estado.
Los gobiernos locales y regionales, son al mismo tiempo, la manifestación
del poder estatal descentralizado, el punto de contacto más cercano entre el
estado y la sociedad civil, la expresión de identidades culturales que, aunque
hegemónicas en un territorio determinado están escasamente representadas en
las elites dirigentes del estado-nación.

La identificación del Estado. La institucionalización selectiva de la


identidad en el Estado tiene un efecto indirecto muy importante sobre la dinámica
general del Estado y la sociedad. A saber, no todas las identidades son capaces
de encontrar refugio en las instituciones de los gobiernos locales y regionales.
En esas condiciones, pueden tener lugar dos procesos diferentes. Por una parte,
las identidades que tienden a ser inclusorias utilizan su control en las instituciones
regionales para ampliar las bases sociales y demográficas de su identidad. Por la
otra, las sociedades locales atrincheradas en una posición defensiva construyen
sus instituciones autónomas como mecanismos de exclusión.

Texto: MANUEL CASTELLS, La Era de la Información, T. 2, El Poder de la


Identidad.

CASTELLS, MANUEL: “La era de la información”: Castells se concentra en los


procesos económicos, los medios de comunicación y los crímenes organizados.
La característica del Estado capitalista era que monopolizaba el tiempo de la nación.
Hoy todo esto ha cambiado, por eso hablamos de la crisis del Estado.
La globalización ha modificado, con su tecnología y la capacidad de flujo de
capitales, la soberanía del Estado81. Hay tres aspectos por los cuales hablamos de crisis:
7) La globalización económica: El tipo de cambio en el mundo está condicionado por el
dólar, el euro y el yen; que son divisas internacionales. Esto a su vez condiciona la
política monetaria y fiscal de todos los países del globo. Las crisis fiscales originan el
endeudamiento del Estado. El Estado nación pierde así su soberanía, dejan de depender
de ellos mismos82. Se depende crecientemente de los mercados de capital globales.
8) La globalización de los medios de comunicación: La mayoría eran de propiedad del
Estado, hoy en general son privados, y si son públicos responden a una lógica del éxito
de mercado. El Estado pierde así su forma de comunicarse con la sociedad 83. Hay un
avance tecnológico con los satélites de alcance mundial, la diversidad de hipertextos e
Internet. Hay una desnacionalización y descentralización de los medios locales. Sin
embargo, el Estado sigue teniendo cierto control y hay veces que se utiliza la censura.
9) La globalización del crimen organizado: Según la ONU en un relevo de 1994 la
economía criminal en el mundo mueve anualmente 750 mil millones de dólares (drogas,
tráfico de armas, blanqueo de dinero, etc.). Un Estado no puede funcionar si no existe
esta economía criminal, los dirigentes han sido corrompidos84. Incluso este tema
condiciona la política exterior de un Estado con respecto a otro85.

Como la globalización, el advenimiento del multilateralismo ha debilitado el papel


del Estado. Tras 1989, el Estado cumple otro rol. La política exterior de los Estados se ve
condicionada por tres cosas:
7) El hecho de no poseer autosuficiencia militar 86. Ningún Estado puede enfrentar una
guerra tradicional con medios o recursos humanos propios. Los países se proveen entre
ellos generando una interdependencia militar.
8) El hecho de que no existe un solo equilibrio del terror sino varios equilibrios del terror
locales. Solo Estados Unidos puede defenderse a si mismo sin recurrir a otro, los demás
países necesitan de la producción de otro.

81
Castells presenta dos ejemplos acerca de cómo afecta la globalización en un Estado. El primer caso es el de
México, y el segundo es el de los Estados Unidos.
En el caso de México, Castells presenta la idea de que la estabilidad del PRI se daba por la estabilidad social y
política del Estado mexicano y la sociedad civil. Se basaba en la incorporación orgánica de los sectores
populares, sobretodo mediante los sindicatos. Sin embargo, el PRI empezó a perder fuerza cuando se firmó el
Tratado de Liberación Comercial. Una vez que los crímenes y los conflictos del PRI debilitaron la confianza
de los inversores extranjeros, comenzó a movilizarse la sociedad civil mexicana; sobretodo los principales
centros urbanos. Con esto se logró que el PRI perdiera el poder.
En el caso de los Estados Unidos la crisis se debe por una falta de legitimidad por parte de la sociedad civil
sobre varios temas, sobre la función y el poder del gobierno federal.
82
Es particular el caso japonés, ya que si bien en general su deuda es externa, en Japón no se da esto. Su
deuda es fundamentalmente interna. De todos modos su dependencia sigue existiendo en función de bancos y
empresas japonesas.
Otro ejemplo es el del Reino Unido, que no ha aumentado su deuda en los últimos diez años sino que la ha
disminuido. De todos modos sigue siendo dependiente.
83
Cabe destacar que son excepciones China, Singapur y los países fundamentalistas.
84
Es de destacar que las mafias japonesa y rusa son las más importantes.
85
Por ejemplo, las relaciones entre Estados Unidos y Colombia.
86
S excluye de aquí a los Estados Unidos. Por si solo tiene más fuerza militar que los 10 países que le siguen.
9) El tema de la contaminación: Los Estados deben elaborar una serie de alianzas y
generar una política mundial conjunta de medio ambiente.

Las políticas de descentralización también han actuado en detrimento del poder del
87
Estado .
El caso fundamentalista es otro tema a tener en cuenta ya que vemos un fenómeno
religioso globalizado sin un territorio fijo y sin ninguna concentración de poder en los
Estados nacionales.
El Gran Hermano del que hablaba Orwel en “1984” y que tendía a controlar todo no
se da hoy en día. Existen en la actualidad varios grandes hermanos en donde el Estado es
uno más, son sociedades de vigilancia88. El Estado es hoy más vigilado que vigilante.
En la definición Weberiana el Estado hoy comparte su poder con otros eslabones de
una cadena, no lo monopoliza. En la definición de Bodein el Estado ha perdido su
soberanía. La contradicción entre ser parte de la red política mundial y resaltar la identidad
nacional es lo que genera su crisis.

El Estado, la violencia y la vigilancia: del gran hermano a las hermanas


pequeñas. Las nuevas i poderosas tecnologías de la información pueden ponerse
al servicio de la vigilancia, el control y la represión por parte de los aparatos del
Estado. Pero también pueden ser utilizadas por los ciudadanos para mejorar su
control sobre el Estado.
Lo que hace el poder de la tecnología es reforzar de forma extraordinaria
las tendencias arraigadas en la estructura y las instituciones sociales: las
sociedades opresivas pueden serlo más con las nuevas herramientas de
vigilancia, mientras que las sociedades democráticas y participativas pueden
incrementar su apertura y representatividad distribuyendo más el poder político
con el poder de la tecnología. Pero hay una tendencia mas profunda y
fundamental en marcha, que debilita realmente el poder del estado-nación: la
difusión creciente tanto de la capacidad de vigilancia como del potencial de
violencia fuera de las instituciones del Estado y más allá de las fronteras de la
nación.
Dada la creciente interdependencia legal y financiera de los medios, el
aumento de la capacidad tecnológica pone en manos de los medios la posibilidad
de espiar al Estado y de hacerlo en nombre de la sociedad o de grupos de interés
específicos.
Es mas, aunque el estado-nación conserva la capacidad de ejercer la
violencia, esta perdiendo su monopolio porque sus principales contrincantes están
organizándose en redes transnacionales de terrorismo o grupos comunales que
recurren a la violencia suicida.

La crisis del estado-nación y la teoría del Estado. Lo que realmente


importa es que el nuevo sistema de poder se caracteriza, por la pluralidad de las
fuerzas de autoridad, siendo el estado-nación solo una de ellas. De hecho, ésta
parece haber sido la regla histórica. Lo que parece estar siguiendo ahora, es la
87
Fueron muy recurridas en la Argentina de los ’90, como en las carteras de salud y educación.
88
Un ejemplo es el de la tarjeta de crédito. Seguramente el banco que la expide tiene más datos sobre el
solicitante que el Estado mismo.
perdida de peso relativo del estado-nación dentro del ámbito de la soberanía
compartida que caracteriza el escenario de la política mundial actual.
El estado-nación será cada vez nodo de una red de poder más amplia.
Sin embargo de esto no se deduce que el estado-nación se haya vuelto
irrelevante y que vaya a desaparecer. En la mayoría de los casos no lo hará, al
menos durante un largo tiempo.
El comunalismo construye/mantiene a los estados en la sociedad
recientemente globalizada, pero, con el tiempo, los debilita de forma decisiva tal y
como estaban constituidos en la Edad Moderna y quizás cuestione la propia idea
de estado-nación al atraparlo en identidades especificas.

GARCÍA PELAYO, MANUEL: “La transformación del Estado contemporáneo”: En


este texto el autor presenta el tema de los nuevos actores que han aparecido en política.
Estos nuevos actores no son ni otros Estados ni son sujetos del derecho internacional, ni
pertenecen a la propia sociedad nacional; sino a sociedades extranjeras que tienen
importantes efectos sobre la política de la sociedad nacional.
El esquema tradicional que agotaba las relaciones era bidireccional. Política
Interior: Relacionaba a las sociedades nacionales con el Estado que les correspondía. La
política exterior, luego, relacionaba a los diferentes Estados. La posibilidad de relación
entre los Estados y la sociedad de otro país dependía de la voluntad política de la unidad
política local.
La nueva especie de política se denomina política transnacional, y se agrega a la
política exterior y a la interior. Consiste en la relación entre un Estado y actores sociales
públicos que no son de su sociedad. Ver actores supra.
La sociedad transnacional tiene como supuesto la distinción de Estado y sociedad,
y puede definirse como el conjunto social resultante de las interacciones directas entre
actores pertenecientes a sociedades de diferentes Estados.
Anteriormente, la relación entre Estado y sociedad nacional estaba constituida por
relaciones verticales. Ahora, la sociedad transnacional está constituida primordialmente por
relaciones horizontales de carácter funcional. Cada Estado puede ignorar o regular la
influencia del actor transnacional, pero es imposible eludir su existencia.
Con respecto al potencial transnacional, esto tiene que ver con que no todos los
países tienen la misma cantidad o calidad de productos, no todos tienen el mismo control
sobre organizaciones transnacionales o son capaces de prestaciones transnacionales. Tiene
que ver con la capacidad de convertir sus capacidades en insumos para otros Estados. No
todas las sociedades nacionales participan en igual medida en la sociedad transnacional. Se
forma de la siguiente manera: mirar las propias fortalezas y debilidades, y usarlas de punto
de partida para insertarse en la sociedad transnacional.
La sociedad transnacional tiene un doble resultado sobre la capacidad de
autodeterminación. De un lado le abre posibilidades, puesto que a través de las entidades se
pueden realizar nuevas políticas. Pero por otro lado, se puede perder el control sobre
componentes de la propia sociedad nacional.
Tanto las políticas interiores como las exteriores pueden relacionarse entre sí, no
deben ser autónomas.
DRUCKER, PETER: “Transnacionalismo, regionalismo y tribalismo”:
Dice que la vida para los Estados aislados es muy insalubre. Por otro lado el
tribalismo socava al Estado nación desde dentro. Amenaza con sustituir a la nación con la
tribu, volver a las raíces. Hay un desgarramiento del Estado por unidades menores. La
tendencia al tribalismo se da porque muchos entienden que lo grande no otorga ventajas.
Las tribus son realidades menores al Estado que pretenden vida propia. El motivo del
tribalismo radica en la necesidad de raíces, la gente necesita de una comunidad, de darse
una razón de existencia. El mundo se ha vuelto tan transnacional que el hombre necesita
reivindicar su sentido de pertenencia.
Antes de la primera guerra mundial, los políticos y expertos advirtieron que el
Estado nación estaba quedando anticuado y pidieron instituciones supranacionales. Los
tratados de siglos anteriores habían sido entre Estados, durante el siglo XIX fueron tratados
multinacionales, uno tras otro, que se los consideraba de asuntos técnicos y no usurpaban la
soberanía nacional.
Después de la segunda guerra mundial, la idea de que el Estado era algo caduco fue
moneda corriente, y llego el intento de crear el primer organismo supranacional, la
Sociedad de las Naciones, que fue durante los primeros años el lugar condes se enfrentaron
las superpotencias.
En las ultimas décadas, tal vez desde los setenta, el Estado nación ha empezado a
desmembrarse. Los retos a los que se enfrentan los gobiernos no pueden resolverse por
acción nacional, ni siquiera por la internacional. Exigen organismos trasnacionales que
tienen soberanía propia. Cada vez mas el regionalismo opera paralelamente al Estado, y en
el interior, el Estado nación esta siendo socavado por el tribalismo.
El dinero no tiene patria: El control del dinero estaba en el centro mismo de lo que
se llamaba soberanía, pero ahora se ha vuelto trasnacional, ya no puede ser controlado por
los Estados nacionales.
Tampoco la información: Los medios de comunicación son considerados
importantes en los estados totalitarios. Ahora se ha vuelto transnacional como el dinero. Tal
vez sea posible el control del dinero por medio de una institución trasnacional 89, pero estos
mecanismos son imposibles con la información. Al volverse trasnacional el dinero anula la
política económica nacional, y la trasnacionalización de la información socava la
identificación de “nacional” con la identidad “cultural”.
Las necesidades trasnacionales: el ambiente: Se necesitan instituciones
trasnacionales que sean capaces de tomar decisiones que atraviesen la barrera de la
soberanía y controlen directamente a ciudadanos y organizaciones dentro de un Estado. Se
necesitan medidas para impedir la destrucción ambiental. El daño es al hábitat humano, son
retos que no se pueden responder en las fronteras de un Estado porque hacen a la
humanidad.
Acabar con el terrorismo: Medidas que aborten la vuelta de ejércitos privados.
Ahora con los explosivos nucleares y las armas químicas y biológicas, los ejércitos
privados vuelven a ser posibles. El terrorismo es más amenazador. Las medidas para
eliminarlo van más allá de cualquier estado. Control trasnacional de armamentos por
organismos trasnacionales.

89
Por ejemplo, el Banco Central Europeo.
La nueva realidad: el regionalismo: El regionalismo es una realidad, no crea un
superestado cuyo gobierno sustituye al gobierno nacional, crea organismos de gobierno
regionales que funcionan de forma paralela al gobierno nacional en importante áreas y que
lo hacen cada vez mas irrelevante. Esta tendencia comenzó con la Comunidad económica
Europea, que comenzó como una organización puramente económica pero ha ido
asumiendo funciones políticas, hasta crear un banco central europeo con su divisa. Hoy se
encamina a la formación de un ejército europeo. Hay también un movimiento hacia los
miniregionalismos90.
El empuje hacia el regionalismo responde a una realidad económica: se necesita de
una unidad económica que sea lo bastante grande como para establecer un libre comercio y
una fuerte competencia interior significativa. Esta unidad tiene que ser lo bastante grande
como para que las nuevas industrias de alta tecnología se desarrollen gozando de un alto
grado de protección. Las regiones no sustituyen al Estado sino que lo suplementan.
La vuelta al tribalismo: El internacionalismo y el regionalismo retan al Estado-
nación soberano desde afuera. El Tribalismo lo socava desde el interior, amenaza con
sustituir a la nación por la tribu91.
La razón de esta tendencia es que lo grande ya no otorga ventajas, en el área de la
guerra nuclear ni siquiera el país mas grande ofrece seguridad. Con el dinero y la
información convertidos en trasnacionales, unidades muy pequeñas son económicamente
viables.
La necesidad de raíces: La necesidad de tribalismo no es económica ni política, es
existencial. La gente necesita raíces en un mundo trasnacional. El tribalismo es el polo del
trasnacionalismo. Cuanto más trasnacional llegue a ser el mundo, mas tribal se hará.

WOLTON

LA COMUNICACIÓN POLÍTICA, CONSTRUCCIÓN DE UN MODELO


En el siguiente trabajo expondré los aspectos conceptuales del texto La Comunicación
Política: construcción de un modelo, de Dominique Wolton, un reconocido estudioso
francés sobre medios de comunicación y globalización. El autor es investigador, abogado y
doctor en sociología.

ASPECTOS CONCEPTUALES
Según el autor, “la Comunicación Política es el espacio en que se intercambian los
discursos contradictorios de los 3 actores que tienen legitimidad para expresarse
públicamente sobre política y, que son: los políticos, los periodistas y la opinión pública a
través de los sondeos”. Lo importante de ésta definición es que hace hincapié en la idea de
interacción de discursos contradictorios que sostienen actores que no tienen ni la misma
categoría ni la misma legitimidad. La Comunicación Política es la pequeña intersección
entre los 3 espacios, el público, el político y el comunicacional; es el espacio en donde se
encuentran los temas políticos en debate, del cual se derivan el espacio público y el espacio
90
Por ejemplo, al desintegrarse el Imperio Soviético; región turca y báltica.
91
Por ejemplo, el tribalismo está desgarrando en pedazos a Yugoslavia en una guerra civil. Diminutos grupos
locales que nunca fueron discriminados exigen “autonomía cultural”. Por ejemplo, los serbios en el sur de
Berlín.
político. El concepto de discursos contradictorios hace referencia a que la Comunicación
Política es un equilibrio inestable entre lógicas contradictorias, es decir que se contradicen
pero a su vez se complementan, permiten encausar los debates políticos. Es un proceso
indispensable para el espacio político contemporáneo, al permitir la confrontación de los
discursos políticos característicos de la política: la ideología y la acción para los políticos;
la información para los periodistas; la comunicación para la opinión pública y los sondeos.
Estos 3 discursos están en permanente tensión, pues cada uno de ellos guarda una parte de
la legitimidad política democrática.
La definición antes dada presenta 5 ventajas. En primer lugar, amplia la perspectiva
clásica de la comunicación política: la mayoría de los trabajos estudian la influencia de los
medios o de los sondeos, o la de los políticos; a veces la relación de 2 a 2, pero muy pocas
veces las relaciones entre los 3. En este caso, la interacción constituida por la circulación
simultánea de los discursos de políticos, de los sondeos y de los medios es objeto de la
definición. Los 3 discursos forman un sistema en la realidad porque representan las 3
legitimidades de la democracia: la política, la información y la comunicación. En segundo
lugar, se destaca la originalidad de la Comunicación Política: maneja las 3 dimensiones
contradictorias y complementarias de la democracia masiva: la política, la información y la
comunicación. La democracia masiva es inseparable de esas 3 características: la expansión
del peso de la política con la cantidad cada vez mayor de los problemas tratados en el plano
político; la existencia de medios de comunicación masiva y la necesidad de conocer el
estado de la opinión pública en sus reivindicaciones y sus reacciones ante la acción de los
políticos. En tercer lugar Wolton aclara que no todos los discursos políticos del momento
están en la Comunicación Política. Sólo figuran los que son objeto de conflictos y
polémicas, lo que significa que el contenido de tal comunicación política varía con el
tiempo. La siguiente ventaja tiene que ver con revalorizar la política con respecto a la
comunicación: ambas están hoy intrínsecamente ligadas, a la vez que conservan diferencias
radicales. La Comunicación Política no ha “digerido” la política. En cambio, la política se
representa en un estilo comunicacional. No es posible gobernar sin “retrovisor”, ignorando
lo que desea la opinión pública, y los sondeos son los retrovisores de la opinión pública. En
último lugar el público no está ausente en esta interacción: la Comunicación Política no es
sólo el intercambio de los discursos de la “clase política y mediática”, se encuentra en ella
una presencia real con la de los sondeos. Los sondeos, más o menos representativos de la
opinión pública son, en gran parte, los representantes de las esperas del electorado.
A su vez, podemos identificar algunas características esenciales de la Comunicación
Política. Por un lado, la comunicación implica globalidad, el alcance de ésta comunicación
tiene alcance social, nadie queda exento. Por otro lado, tiene un aspecto de circularidad, de
retroalimentación. La Comunicación Política es un proceso de dinamismo, el espacio es
abierto y dinámico. Esto quiere decir que la oferta y la demanda requieren nuevas preguntas
y nuevas respuestas. También hay que aclarar que es multidireccional, es decir que hay un
multi-feedback. Otra característica tiene que ver con los ritmos diferenciados en la
intensidad de la circulación, se puede diferenciar un período de mantenimiento y un período
de intensidad en donde hay un incremento en el nivel de los estímulos, en donde aumenta el
nivel de información (generalmente coincide con el período de elecciones). La multi-
dimensionalidad tiene que ver con la incorporación de una mayor cantidad y variedad de
temas a la agenda política. En los últimos años se fueron incorporando temas que antes no
tenían lugar en la agenda política, un ejemplo claro de esto es el tema del medio ambiente,
que tomó relevancia desde las Conferencias de Naciones Unidas sobre el Medio ambiente y
el Desarrollo, también conocidas como las Cumbres de la Tierra. Otra característica tiene
que ver con la heterogeneidad, apunta a los actores y a las diferentes formas de
comunicación de los actores, las diversas herramientas utilizadas. La innovación
tecnológica también juega un papel fundamental, con los nuevos canales (Twitter,
Facebook, redes sociales) los medios de comunicación dejan de ser mediadores. Una última
característica tiene que ver con la dificultad para medir, evaluar los efectos de la
Comunicación Política.
El papel fundamental de la Comunicación Política es evitar la reclusión del debate
político en sí mismo integrando los temas de toda índole que se convierten en desafío
político. Este vaivén entre los temas de la comunicación política que entran y los que salen
se producen de un modo irracional e inevitablemente arbitrario: dependen de las relaciones
de fuerza del día. Para cumplir con esta doble función de apertura y cierre, la
Comunicación Política asegura 3 funciones que se consolidan de manera simultánea:
Identificar los problemas nuevos que surgen. Favorecer su integración en los debates
políticos del momento, al garantizarles una especie de legitimidad. Y, la exclusión de temas
que han dejado de ser objeto de conflictos o respecto de los cuales existe un consenso
temporario.
La existencia de la Comunicación Política presenta 5 aspectos de interés desde el punto de
vista de la teoría política:
1. Se prueba que no hay antagonismo estructural entre los grupos sociales, pues la
Comunicación Política implica el intercambio y, por lo tanto, el reconocimiento del otro.
Prueba que existe un espacio en el que pueden intercambiarse los discursos políticos
contradictorios.
2. Importancia de los actores detrás de los discursos: esta revalorización del papel de los
actores es paralela a la de la comunicación, pues si bien ésta es una necesidad estructural,
nada es sin el proceso dinámico e inestable del intercambio de discursos que en ella se
desarrolla.
3. Mostrar la autonomía de las 3 lógicas de la política, la información y la comunicación.
Tal autonomía tiene una consecuencia importante desde el punto de vista de la democracia:
recuerda la separación que se ha producido entre la lógica de la información de los medios
y la lógica de la comunicación de la opinión pública. El surgimiento de la Comunicación
Política como lugar autónomo de intercambio de discursos contradictorios expresa 2
cambio cualitativos en las democracias: por una parte, una separación entre la lógica de los
medios y la de la opinión pública y, por otra, una posición contradictoria de los 3 discursos
respecto del tema de al representatividad de la opinión pública.
4. La Comunicación Política es fundamentalmente dinámica. El ideal de la Comunicación
Política es cierta igualdad de tensión entre las 3 lógicas constitutivas, pero este equilibrio es
desacostumbrado. Por eso, es un modelo de análisis
5. Si bien la comunicación desempeña un papel fundamental, la política domina siempre.
La comunicación no sustituye a la política sino que le permite existir. Es destacable la
importancia que el autor le da a la política, revalorizándola: “La Comunicación Política se
nos revela como lo contrario de una degradación de la política. Al permitir la interacción
entre la información, la política y la comunicación, aparece como un concepto fundamental
del análisis del funcionamiento de la democracia masiva. No lleva a suprimir la política o a
subordinarla a la comunicación, sino a hacerla posible en la democracia masiva”.
JUICIO PERSONAL
A modo de reflexión personal creo que más allá del valioso aporte de Wolton al análisis de
la Comunicación Política, un aspecto muy importante de éste trabajo y que representa una
mirada del propio autor, es la revalorización de la política. Es sumamente importante en el
mundo de hoy, en la Argentina de hoy, en donde la política está tan maltratada y
boicoteada, entender que la política sigue siendo un espacio en donde se resuelven el poder
y los intereses.
Lo que no se destaca en profundidad en éste trabajo, pero que sí lo expresó el autor en una
entrevista que le hizo el Diario Clarín a Wolton en el año 2010 es la revalorización, o el
encause del periodismo en las democracias masivas: “El periodismo es la espina dorsal de
las democracias masivas. El rol de los periodistas es esencialmente político. Son ellos
quienes legitiman la información y quienes convierten la información en comunicación.
Son los intermediarios indispensables entre el poder y la opinión pública. Pero ocupan un
lugar delicado: tienen que mantener relaciones con el público, escucharlo, pero no hacer
clientelismo periodístico”. Es importante que el periodismo se de un debate para poder
revalorizar su lugar indispensable en la sociedad. Lugar que hoy es difuso y que genera una
desvalorización del rol del periodista. Wolton dice que “los periodistas son los
intermediarios entre ciudadanos y políticos, deben interpretar las informaciones que emiten
los políticos y también las que emiten la ciudadanía. Esa mediación periodística, esencial,
convierte la información en comunicación. Genera una relación racional entre los actores
sociales y los políticos”.

OPERACIONALIZACIÓN, UN CASO REAL


Un hecho significativo e histórico para el merketing político y la comunicación política se
dio en Estados Unidos en 1960: el primer debate televisado de la historia que enfrentó a
John Kennedy por los demócratas y Richard Nixon por el Partido Republicano. Aquí se
pueden ver a los 3 actores de la Comunicación Política que describe D. Wolton: los
políticos, los periodistas y la opinión pública. El 26 de septiembre de 1960, 80 millones de
norteamericanos se reunieron entorno a sus televisores en blanco y negro para ver el debate
presidencial entre el senador John Kennedy y el vicepresidente Richard Nixon.
Nixon, quien se negó a usar maquillaje, se presentó ante las cámaras desmejorado por una
lesión de rodilla, bajo de peso y con aspecto fatigado. En cambio, Kennedy se mostró
relajado y confiado. Kennedy se mostró seguro y potente en su discurso, e inclusive usó un
arma muy efectiva en contra de Nixon: se sentó de la manera correcta. Sus asesores le
advirtieron que sentarse con las piernas cómodamente cruzadas lo harían ver más seguro y
tranquilo, mientras que su oponente se veía tenso con ambos pies pegados al piso, las
rodillas juntas y una mano sobre el muslo. El famoso bronceado de Kennedy fue producto
de revisar sus notas preparativas del debate en la terraza del hotel, expuesto al sol. El
maquillaje que usó simplemente complementó el color natural, dándole una apariencia más
joven y saludable.
Tras el debate, las encuestas dictaron sentencia: Kennedy, que partía con una ligera
desventaja, había superado a Nixon. Sin embargo, la mayoría de analistas políticos
consideraban que en términos formales el debate estuvo muy parejo.
Las personas que siguieron el debate por la radio dieron a Nixon por ganador. Pero para los
80 millones de espectadores televisivos, Kennedy se impuso por un amplio margen. El
candidato demócrata supo adaptarse al lenguaje audiovisual, optando por una actitud
decidida, ganadora y mirando directamente a las cámaras cuando contestaba a las preguntas
de los periodistas. Nixon, en cambio, se negó a maquillarse a pesar de lucir una tez blanca
debido a una reciente enfermedad y contestó las preguntas mirando a los periodistas y no
directamente a las cámaras.
Finalmente, el 8 de noviembre, y tras otros dos debates, Kennedy venció a Nixon en las
elecciones presidenciales.

También podría gustarte