Está en la página 1de 10

1

Tutela No: 5000140030012021-00653-00


Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

JUZGADO PRIMERO CIVIL MUNICIPAL DE VILLAVICENCIO


Villavicencio (Meta), diecinueve (19) de julio de dos mil veintiuno (2021)

Tutela No: 5000140030012021-00653-00


Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCO S.A.S.

1. ANTECEDENTES

La señora ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR, acude a la jurisdicción,


presentando Acción de Tutela el 06 de julio de dos mil veintiuno (2021), convocando
como accionado a HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCO S.A.S., la cual fue
recibida el mismo día, y una vez subsanadas las falencias presentadas, admitida el
09 de julio del año en curso. La presente acción de tutela tiene por objeto, las
siguientes:

1.1. DECLARACIONES

- Se tutele el derecho fundamental de petición a la actora.

- Se ordene a HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCO S.A.S., dé respuesta a la


petición de la actora y expida las copias solicitadas.

1.2. HECHOS

Se resumen, así:

1. El 12 de mayo de 2021 la actora radicó derecho de petición en las oficinas de la


entidad accionada.

2. Su solicitud iba dirigida a que la accionada le expidiera copia de la póliza de


seguros, y le informara el procedimiento para dar por terminado el contrato de
mandado que suscribió con la inmobiliaria accionada, respecto de un bien de su
propiedad.

3. A la fecha de presentación de la acción de tutela no había recibido respuesta al


respecto, pese a estar vencidos los términos para ello.

2. RESPUESTA DE LA ENTIDAD ACCIONADA Y VINCULADAS

2.1 HOME INMOBILIRIA VILLAVICENCIO S.A.S. A través del Representante


Legal, manifestó:
2
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

El 12 de mayo del año en curso la actora radió petición en sus oficinas; el 24 del
mismo mes se dio respuesta a dicha petición enviándola al correo electrónico, sin
embargo, por error en la digitación de la dirección electrónica ésta quedó
incompleta (anilyn@gmail.com) lo cual origino que la señora ANNIE JOHANNA
RAMIREZ AGUILAR no recibiera en su E-mail (anilyn5@gmail.com) dicha
contestación y sus documentos adjuntos.

No obstante el yerro ocurrido, procedió a subsanar el mismo y remitió la


respuesta nuevamente.

3. PRUEBAS

ACCIONANTE:

1. Copia del derecho de petición y con la constancia de radicado

ACCIONADA:

1. Copia respuesta a la petición de la actora, con el anexo respectivo.

4. CONSIDERACIONES DEL DESPACHO

De conformidad con lo normado en el artículo 86 de nuestra Carta Política, reglada


en los Decretos 2591 de 1991 y 306 de 1992, toda persona residente en nuestro
territorio puede acudir a los jueces de la república y solicitar la adopción de
decisiones, definitivas o transitorias, tendientes a evitar o hacer cesar las acciones u
omisiones generadoras de amenaza o quebranto de sus derechos fundamentales,
cuando quiera que estas provengas de los servidores públicos o de los particulares,
en este último caso según los casos taxativamente señalados.

La Corte Constitucional ha establecido que la acción de tutela es una herramienta


procesal preferente, informal, sumaria y expedita que pretende el amparo de los
derechos fundamentales de una persona que se ven vulnerados o amenazados por
la acción u omisión de una autoridad pública o particular. No obstante para que la
solicitud de amparo proceda, se requiere el cumplimiento de los siguientes
requisitos: (i) legitimación por activa; (ii) legitimación por pasiva; (iii) trascendencia
iusfundamental del asunto; (iv) agotamiento de los mecanismos judiciales
disponibles, salvo la ocurrencia de un perjuicio irremediable (subsidiariedad); y (v) la
evidente afectación actual de un derecho fundamental (inmediatez).

4.1 COMPETENCIA

Corresponde a este juzgado analizar la admisión y procedencia de la Acción de


Tutela incoada por el accionante con fundamento en el artículo 86 de la Constitución
3
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

Política, el artículo 37 del Decreto 2591 de 1991, el artículo 1º del Decreto 1382 de
2000, el Art. 1º del Decreto 1983 de 2017, y el artículo 1° del Decreto 333 de
2021,donde se establece que serán competentes los jueces con jurisdicción en el
lugar donde ocurriere la violación o la amenaza que motivaren la presentación de la
solicitud, y que a los jueces municipales les serán repartidas para su conocimiento en
primera instancia, las acciones de tutela que se interpongan contra cualquier
autoridad pública del orden Departamental, Distrital o Municipal y contra particulares.

4.2 PROBLEMA JURIDICO

El problema jurídico que le corresponde resolver a este Estrado Judicial es si:


¿HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S., ha vulnerado el derecho
fundamental de petición de la accionante, teniendo en cuenta que a la fecha no ha
recibido respuesta a su petición radicada el 12 de mayo de 2021 o si nos
encontramos frente a un hecho superado?

4.3 TESIS DEL DESPACHO

Para efectos de resolver el problema jurídico planteado, se analizará: i) derecho


fundamental de petición y acceso a la información. Clasificación; ii) contenido y
alcance del derecho de petición; iii) elementos estructurales del derecho de
petición; iii) debido proceso; y iv) Carencia actual de objeto por hecho superado

4.4 DERECHO FUNDAMENTAL DE PETICIÓN Y ACCESO A LA INFORMACIÓN.


CLASIFICACIÓN

La Corte Constitucional en Sentencia T-114 de 2018, Magistrado Ponente: CARLOS


BERNAL PULIDO, al analizar el tema, precisó:

Una de las modalidades del derecho de petición es el de petición de información y,


en esa medida, la satisfacción de ese derecho implica una relación inescindible con
el acceso a la información como una garantía constitucional específica. De allí que
para resolver el presente caso resulta necesario tener claridad acerca del contenido
y alcance del acceso a la información, a fin de establecer si este estuvo, o no,
garantizado por la sociedad accionada.

En primer lugar, debe señalarse que la Convención Americana sobre Derechos


Humanos[38] garantiza el derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, el
cual está comprendido por la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e
ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea de manera oral, escrita o
en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento a elección de la
persona interesada.

Asimismo, la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión, adoptada por la


Comisión Interamericana de Derechos Humanos, contempló que todas las personas
contarán con igualdad de oportunidades para recibir, buscar e impartir información
por cualquier medio sin discriminación por motivo de raza, color, sexo, idioma,
opiniones políticas o de cualquier otra índole, etc.
4
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

Aunado a ello, se destaca el principio tercero del mencionado instrumento


internacional, según el cual, toda persona tiene derecho al acceso a la información
sobre sí misma o sus bienes en forma expedita y no onerosa y, por su parte, el
principio 4 indicó que el acceso a la información en poder del Estado es un derecho
fundamental de los individuos y, constituye deber del aparato estatal garantizar el
ejercicio de este derecho. Dicho principio solo admite limitaciones excepcionales que
deben estar previstas por la ley para el caso en que exista un peligro real e
inminente que amenace la seguridad nacional en sociedades democráticas.

En el ordenamiento jurídico interno, el derecho de acceso a la información es un


derecho fundamental. En efecto, el artículo 15 [39] de la Constitución Política prescribe
que todas las personas tienen derecho a conocer las informaciones que se hayan
recogido en bancos de datos y archivos de entidades públicas y privadas. A su turno,
el artículo 20[40] Superior consagró la garantía de toda persona a la libertad de
informar y recibir información veraz e imparcial. Además, el artículo
74[41] Fundamental dispuso que todas las personas tienen derecho a acceder a los
documentos públicos, salvo los casos que establezca la ley.

Esta Corte ha destacado que el derecho a la información no es solamente el derecho


a informar, sino también el derecho a estar informado. “De ahí la importancia del
artículo 74 de la Constitución Nacional, que al consagrar el derecho de acceder a los
documentos públicos, hace posible el ejercicio del derecho a la información, y de
esta manera los demás derechos fundamentales ligados al mismo”[42].

Ahora bien, esta Corporación, en sentencia T-578 de 1993, distinguió tres


manifestaciones del derecho fundamental a la información así: i) un deber, tanto del
Estado como de los particulares, de emitir una respuesta frente a la solicitud de
información requerida; ii) un derecho de toda persona a recibir información y iii) un
derecho de los profesionales de construir la información con libertad y
responsabilidad social.

Igualmente, esta Corte enfatizó que la libertad de información es un derecho


fundamental cuyo ejercicio goza de protección jurídica y, a su vez involucra
obligaciones y responsabilidades, por cuanto, es un derecho-deber, esto es, un
derecho no absoluto que supone una carga que condiciona su realización [43].

En lo que tiene que ver con la clasificación de la información, esta Corporación, en la


sentencia T-729 de 2002, estableció una doble tipología. De un lado, señaló que la
información se podía catalogar como personal o impersonal en razón a la protección
de derechos como la intimidad, el buen nombre y el habeas data, entre otros. Y del
otro, la clasificó desde “(…) un punto de vista cualitativo en función de su publicidad y
la posibilidad legal de obtener acceso a la misma”. De conformidad con esta última
clasificación, la información puede ser:

i) Pública o de dominio público, la cual puede ser obtenida y ofrecida sin reserva
alguna y sin importar si la misma sea información general, privada o personal;

ii) Semiprivada, es aquella que por tratarse de información personal o impersonal


y no estar comprendida por la regla anterior, presenta para su acceso y
conocimiento un grado mínimo de limitación, de tal forma que la misma sólo
puede ser obtenida y ofrecida por orden de autoridad administrativa en el
cumplimiento de sus funciones, o en el marco de los principio de la
administración de datos personales;
5
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

iii) Privada, hace referencia a aquella que por versar sobre información personal
o no, y que por encontrarse en un ámbito privado, sólo puede ser obtenida y
ofrecida por orden de autoridad judicial en el cumplimiento de sus funciones;

iv) Reservada o secreta, es aquella que por versar igualmente sobre información
personal y por su estrecha relación con los derechos fundamentales del titular
- dignidad, intimidad y libertad- se encuentra reservada a su órbita exclusiva y
no puede siquiera ser obtenida ni ofrecida por autoridad judicial en el
cumplimiento de sus funciones. Como por ejemplo, “los datos sobre la
preferencia sexual de las personas, su credo ideológico o político, su
información genética, sus hábitos”[44].

De igual forma, en sentencia T-414 de 2010, la Sala Novena de Revisión de la Corte


Constitucional destacó que esta clasificación contribuía a esclarecer en el
trámite de una acción de tutela, si el solicitante tiene derecho a obtener la
información y, correlativamente, si la autoridad accionada se encuentra en la
obligación de suministrarla sin vulnerar derechos fundamentales, tales como,
el de petición, a la intimidad, al acceso a documentos públicos, al buen nombre
y al habeas data, etc.

4.5 CONTENIDO Y ALCANCE DEL DERECHO DE PETICIÓN

La Constitución Política en su artículo 23, consagra el derecho fundamental de toda


persona a presentar peticiones respetuosas en interés general o particular ante las
autoridades y a obtener de ellas pronta resolución de fondo.

La Corte Constitucional en reiterada jurisprudencia ha analizado la importancia de


este derecho fundamental, cuya efectividad, según se ha reconocido, “resulta
indispensable para el logro de los fines esenciales del Estado, particularmente el
servicio de la comunidad, la promoción de la prosperidad general, la garantía de los
principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución y la participación de
todos en las decisiones que los afectan, así como para asegurar que las autoridades
cumplan las funciones para las cuales han sido instituidas (artículo 2o. Constitución
Política)”1

A partir de esta garantía la jurisprudencia ha fijado una serie de reglas y de


parámetros relacionados con el alcance, núcleo esencial y contenido de este
derecho. Al respecto ha precisado lo siguiente:

“a) El derecho de petición es fundamental y determinante para la efectividad de los


mecanismos de la democracia participativa. Además, porque mediante él se garantizan
otros derechos constitucionales, como los derechos a la información, a la participación
política y a la libertad de expresión.

b) El núcleo esencial del derecho de petición reside en la resolución pronta y oportuna


de la cuestión, pues de nada serviría la posibilidad de dirigirse a la autoridad si ésta no
resuelve o se reserva para sí el sentido de lo decidido.

1
Sentencia T-012 de 1992, M.P. José Gregorio Hernández Galindo
6
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

c) La respuesta debe cumplir con estos requisitos: 1. oportunidad 2. Debe


resolverse de fondo, clara, precisa y de manera congruente con lo solicitado 3.
Ser puesta en conocimiento del peticionario. Si no se cumple con estos requisitos
se incurre en una vulneración del derecho constitucional fundamental de petición.

d) Por lo anterior, la respuesta no implica aceptación de lo solicitado ni tampoco se


concreta siempre en una respuesta escrita.

e) Este derecho, por regla general, se aplica a entidades estatales, esto es, a quienes
ejercen autoridad. Pero, la Constitución lo extendió a las organizaciones privadas
cuando la ley así lo determine.

f) La Corte ha considerado que cuando el derecho de petición se formula ante


particulares, es necesario separar tres situaciones: 1. Cuando el particular presta un
servicio público o cuando realiza funciones de autoridad. El derecho de petición opera
igual como si se dirigiera contra la administración. 2. Cuando el derecho de petición se
constituye en un medio para obtener la efectividad de otro derecho fundamental, puede
protegerse de manera inmediata. 3. Pero, si la tutela se dirige contra particulares que no
actúan como autoridad, este será un derecho fundamental solamente cuando el
Legislador lo reglamente.

g) En relación con la oportunidad de la respuesta, esto es, con el término que


tiene la administración para resolver las peticiones formuladas, por regla general,
se acude al artículo 6º del Código Contencioso Administrativo que señala 15 días
para resolver. De no ser posible, antes de que se cumpla con el término allí
dispuesto y ante la imposibilidad de dar una respuesta en dicho lapso, la
autoridad o el particular deberá explicar los motivos y señalar el término en el cual
se realizará la contestación. Para este efecto, el criterio de razonabilidad del
término será determinante, puesto que deberá tenerse en cuenta el grado de
dificultad o la complejidad de la solicitud. Cabe anotar que la Corte Constitucional
ha confirmado las decisiones de los jueces de instancia que ordena responder
dentro del término de 15 días, en caso de no hacerlo, la respuesta será ordenada
por el juez, dentro de las cuarenta y ocho (48) horas siguientes. (…)2 (NEGRILLA
FUERA DE TEXTO)

Posteriormente, en la Sentencia T-173 de 2013, la Corte Constitucional añadió dos


reglas adicionales: “(i) que la falta de competencia de la entidad ante quien se
plantea no exonera a la entidad del deber de responder; y (ii) que la respuesta que
se profiera debe ser notificada al interesado.”3

4.6 EL DERECHO DE PETICIÓN Y SUS ELEMENTOS ESTRUCTURALES

Recientemente la Corte Constitucional en Sentencia C-007 de 2017 Magistrada


sustanciadora: GLORIA STELLA ORTIZ DELGADO, analizó:

El derecho de petición está incorporado en el artículo 23 de la Constitución


Colombiana de 1991, como aquel que permite “presentar peticiones respetuosas a las
autoridades por motivos de interés general o particular y a obtener pronta resolución”.
Además, la disposición indica que el Legislador es quien puede reglamentar su
ejercicio ante organizaciones privadas para garantizar los derechos fundamentales.
Este derecho ha sido históricamente consagrado en diversos textos normativos y,
según lo ha reconocido esta Corporación, es una pieza fundamental en el engranaje

2
Sentencia T-211-14. M. P. Luis Guillermo Guerrero Pérez
3
Sentencia T-173 de 2013. M.P. Jorge Iván Palacio Palacio
7
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

de nuestro Estado Social de Derecho[59]. Recientemente la Ley Estatutaria 1755 de


2015 reguló su estructura general y principios. A su vez, está consagrado
expresamente en el artículo 24 de la Declaración Americana de los Derechos y
Derechos del Hombre, en los mismos términos que en el texto constitucional.

De la abundante jurisprudencia de este Tribunal, el derecho de petición


es fundamental y tiene aplicación inmediata, sus titulares pueden ser personas
mayores o menores de edad, nacionales o extranjeros, y a través de éste se puede
acudir ante las autoridades públicas o ante particulares. Así mismo, el derecho de
petición tiene un carácter instrumental en tanto a través de éste se busca garantizar
la efectividad de otros derechos constitucionales, como los de información,
participación política, libertad de expresión, salud y seguridad social, entre otros.
Según se estableció en las sentencias C-818 de 2011 y C-951 de 2014, los referidos
elementos del núcleo esencial del derecho de petición pueden describirse de la
siguiente manera:

(i) La pronta resolución constituye una obligación de las autoridades y los


particulares de responder las solicitudes presentadas por las personas en el
menor plazo posible, sin que se exceda el tiempo legal establecido para el
efecto, esto es, por regla general, 15 días hábiles. Para este Tribunal es claro
que el referido lapso es un límite máximo para la respuesta y que, en todo caso,
la petición puede ser solucionada con anterioridad al vencimiento de dicho
interregno. Mientras ese plazo no expire el derecho no se verá afectado y no
habrá lugar al uso de la acción de tutela.

(ii) La respuesta de fondo hace referencia al deber que tienen las autoridades y los
particulares de responder materialmente a las peticiones realizadas. Según esta
Corte, para que no se vulnere el derecho fundamental de petición, la respuesta
debe observar las siguientes condiciones: a) claridad, esto es que la misma sea
inteligible y que contenga argumentos de fácil comprensión; b) precisión, de
manera que la respuesta atienda directamente a lo solicitado por el ciudadano y
que se excluya toda información impertinente y que conlleve a respuestas
evasivas o elusivas; c) congruencia, que hace referencia a que la respuesta
esté conforme con lo solicitado; y por último, d) consecuencia en relación con el
trámite dentro del cual la solicitud es presentada, “de manera que, si la
respuesta se produce con motivo de un derecho de petición elevado dentro de
un procedimiento del que conoce la autoridad de la cual el interesado requiere la
información, no basta con ofrecer una respuesta como si se tratara de una
petición aislada o ex novo, sino que, si resulta relevante, debe darse cuenta del
trámite que se ha surtido y de las razones por las cuales la petición resulta o no
procedente”.

Ahora bien, este Tribunal ha aclarado que la resolución de la solicitud no implica


otorgar lo pedido por el interesado, en tanto, existe una diferencia entre el
derecho de petición y el derecho a obtener lo pedido. En efecto,
la sentencia C-510 de 2004 indicó que “el derecho de petición se ejerce y agota
en la solicitud y la respuesta.

No se decide propiamente sobre él [materia de la petición], en cambio si se


decide por ejemplo sobre el reconocimiento o no del derecho subjetivo invocado
8
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

ante la administración para la adjudicación de un baldío, el registro de una


marca, o el pago de una obligación a cargo de la administración”. Así, el ámbito
de protección constitucional de la petición se circunscribe al derecho a la
solicitud y a tener una contestación para la misma, en ningún caso implica
otorgar la materia de la solicitud como tal.

(iii) La notificación de la decisión atiende a la necesidad de poner al ciudadano en


conocimiento de la decisión proferida por las autoridades, ya que lo contrario,
implicaría la desprotección del derecho de petición. La notificación en estos
casos, se traduce en la posibilidad de impugnar la respuesta correspondiente.
Frente a este elemento del núcleo esencial de la petición, esta Corte ha explicado
que es la administración o el particular quien tiene la carga probatoria de
demostrar que notificó al solicitante su decisión, pues el conocimiento de ésta
hace parte del intangible de ese derecho que no puede ser afectado.

Así mismo, la Corte ha señalado que su núcleo esencial reside en una


resolución pronta y oportuna de la cuestión que se pide, una respuesta de
fondo y su notificación, lo anterior no necesariamente implica una respuesta
afirmativa a la solicitud. Así pues, se entiende que este derecho está protegido y
garantizado cuando se obtiene una contestación oportuna, de fondo, clara, precisa,
congruente y la misma es puesta en conocimiento del peticionario. El
incumplimiento de cualquiera de estas características envuelve su vulneración
por parte de la autoridad o del particular. (Negrilla y subraya fuera del texto
original)

4.7 CARENCIA ACTUAL DE OBJETO POR HECHO SUPERADO

En sentencia T-952/13, con ponencia del magistrado LUIS ERNESTO VARGAS


SILVA, la Corte Constitucional manifestó respecto a la carencia actual de objeto por
hecho superado, lo siguiente:

De acuerdo con el artículo 86 Superior la naturaleza de la acción de tutela radica en


el amparo inmediato de los derechos constitucionales amenazados o vulnerados por
la acción u omisión de las autoridades públicas o los particulares. Según este
precepto, la protección que deviene del Juez constitucional radica en “una orden para
que aquél respecto de quien se solicita la tutela, actúe o se abstenga de hacerlo”.

Ahora bien, esta Corporación ha establecido que si durante el trámite de la acción de


tutela se supera la situación que causó la amenaza o vulneración de los derechos
constitucionales del accionante, dicha orden de acción o abstención carecería de
objeto pues ya no tendría algún efecto útil. Este fenómeno se conoce como carencia
actual de objeto por hecho superado o daño consumado. En esta oportunidad, la sala
desarrollará este fenómeno en lo pertinente al hecho superado.

Esta Corporación ha entendido el concepto de hecho superado dentro del contexto


de la satisfacción de las pretensiones del demandante con la tutela. En términos de
la sentencia T-075 de 2011: “el cese de la amenaza o de la vulneración es lo que se
conoce como hecho superado, situación en la que la acción de tutela carece de
objeto actual. El hecho superado, ha dicho esta Corporación, se presenta cuando,
por la acción u omisión del obligado (según sea el requerimiento del actor en la
9
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

tutela), se supera la afectación de tal manera que ‘carece’ de objeto el


pronunciamiento del juez. La jurisprudencia de la Corte ha comprendido la expresión
‘hecho superado’ dentro del contexto de la satisfacción de lo pedido en tutela”.

“Por lo tanto, comoquiera que en el presente caso se está frente a un hecho


superado, puesto que la situación que originó la acción de tutela ya desapareció,
esta Sala de Revisión declarará la carencia actual de objeto, en aplicación del
artículo 26 del Decreto 2591 de 1991.

5. CASO EN CONCRETO

En el caso bajo estudio se verificó que la presente Acción de Amparo es la garantía


del artículo 23 de la Constitución Política, referente al derecho de presentar
peticiones respetuosas a las autoridades, y a obtener una pronta e integra respuesta.

De la documental allegada a través de correo electrónico, se observa el escrito de


petición, elevado y recibido por la entidad accionada, en el que solicita se le expida
copia de la póliza de seguros y se le informe el procedimiento para dar por terminado
el contrato de mandado suscrito entre las partes.

La entidad accionada HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S., en término de


traslado allegó prueba sumaria que permitía evidenciar que, no solo emitió
respuesta de fondo, sino que la misma fue remitida al correo electrónico indicado por
la accionante para el efecto.

Toda vez que lo que corresponde al Juez de tutela en su esencia, es evitar la


amenaza o vulneración al derecho fundamental alegado, en aras a verificar lo
afirmado por la entidad accionad, la titular del Despacho se comunicó al abonado
telefónico No. 3203457620, siendo atendida por la señora ANNIE JOHANNA
RAMIREZ AGUILAR, quien al indagarle si recibió la respuesta al derecho de petición
objeto del presente trámite manifestó inicialmente que no, por lo que se le sugirió que
revisara la carpeta de los correos Spam, lo cual realizó y encontró la respuesta
remitida por la accionada, la cual revisó manifestando que SI correspondía a lo
solicitado, cumpliéndose el objeto de la acción de tutela.

Por lo anterior, en el presente asunto observa el despacho que la situación que


originó la Acción de Amparo ya desapareció, pues la respuesta fue remitida a la
dirección electrónica que el accionante indicó para el efecto, por tanto ha cesado la
vulneración o amenaza del derecho alegado por el actor, bajo estas nuevas
condiciones no existe una orden a impartir ni un perjuicio que evitar en relación al
derecho invocado.

6. DECISION

En mérito de lo expuesto, el Juzgado Primero Civil Municipal de Villavicencio,


administrando justicia en nombre del pueblo y por autoridad de la Constitución y la
Ley,
10
Tutela No: 5000140030012021-00653-00
Accionante: ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR
Accionado: HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S.

RESUELVE:

PRIMERO: NO AMPARAR el derecho fundamental de petición, vulnerado a la


ciudadana ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR, identificada con la cédula de
ciudadanía No. 40.326.089, por parte de HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO
S.A.S., de conformidad con las razones expuestas en la parte motiva.

SEGUNDO: DECLARAR LA CARENCIA ACTUAL DE OBJETO POR HECHO


SUPERADO, respecto al DERECHO FUNDAMENTAL DE PETICION, incoado por
ANNIE JOHANNA RAMIREZ AGUILAR, identificada con la cédula de ciudadanía
No. 40.326.089, contra HOME INMOBILIARIA VILLAVICENCIO S.A.S., por las
razones anotadas en la parte motiva de esta decisión.

TERCERO: DISPONER que se notifique a las partes el contenido de este fallo por el
medio más expedito.

CUARTO: CONTRA el anterior fallo de tutela procede el recurso de impugnación.

QUINTO: ENVIAR el expediente a la Honorable Corte Constitucional para su


eventual revisión.

NOTIFIQUESE Y CUMPLASE,

MARIA EUGENIA AYALA GRASS


Jueza

Firmado Por:

MARIA EUGENIA AYALA GRASS


JUEZ
JUEZ - JUZGADO 001 MUNICIPAL CIVIL DE LA CIUDAD DE VILLAVICENCIO-
META

Este documento fue generado con firma electrónica y cuenta con plena validez
jurídica, conforme a lo dispuesto en la Ley 527/99 y el decreto reglamentario 2364/12

Código de verificación:
552e79042b47cd3e43b227228d1520e43a501edb13272e67e38016d4c85f7c65
Documento generado en 19/07/2021 05:31:48 PM

Valide éste documento electrónico en la siguiente URL:


https://procesojudicial.ramajudicial.gov.co/FirmaElectronica

También podría gustarte