Está en la página 1de 3

Palacio Piwonka

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Palacio Piwonka
Palacio Piwonka -1918 arq Sieguel y Cienfuentes -hoy UDP Casa Central.jpg
País Chile
Ubicación Santiago
Coordenadas 33°27′07″S 70°39′37″OCoordenadas: 33°27′07″S 70°39′37″O (mapa)
[editar datos en Wikidata]
El palacio Piwonka está ubicado en la avenida Ejército 412 frente a la iglesia de
San Lázaro en la comuna de Santiago de la capital de Chile. Es uno de los palacios
que forma parte del barrio Dieciocho y es utilizado como Casa Central por la
Universidad Diego Portales, que lo restauró manteniendo sus atributos iniciales.

Índice
1 Construcción
2 Historia
3 Uso actual
4 Véase también
5 Referencias
Construcción
El palacio Piwonka Jilabert fue construido por los arquitectos Alberto Siegel y
Manuel Cifuentes en el año 1918 a petición de Ricardo Piwonka y Sofía Jilabert, con
el fin de residir en él junto a su familia.

Las columnas anteceden la enorme puerta de acceso que conduce a un ancho corredor
que se abre a un generoso hall de planta octogonal iluminado por una claraboya con
un vitral de corte modernista. Variados salones circundan este espacio, y la
escalera oculta en uno de estos recintos permiten subir al área donde originalmente
se ubicaron los dormitorios, con salida a balcones y la logia central con vista
directa a la iglesia de San Lázaro.1

Destaca el frontis enmarcado por columnatas y su portón de pino oregón. La puerta


principal está adornada con vidrios de opalina con guirnaldas. Su estilo es neo-
clásico con aportes rococó.2

En la actualidad aún se puede ver que la casa de dos pisos peraltados y una
importante techumbre amansardada se divide en dos logias en el primer y segundo
nivel, formando tres módulos con dintel plano el primero y arco rebajado, el
segundo. Conserva los óculos de la techumbre al estilo francés y remata la esquina
con una cúpula. La transparencia de los vanos verticales alivian el peso de su
volumen, el que a su vez está enriquecido por la profusión de cornisas,
balaustradas, medallones, guirnaldas, tímpanos curvos, coronaciones y delicadas
rejas metálicas.3

Placa en la Casa Central de la Universidad Diego Portales


Antiguamente se podía apreciar desde el acceso, un gran salón con una enorme
claraboya de floridos vitrales, de la cual colgaba una lámpara de bronce cincelado,
con doce tulipas de cristal tallado rematada en un globo central. El piso lo cubría
una alfombra de gran magnitud, sobre la que destacaban cuatro amoblados D'Aubusson
traídos de Europa. En torno a éste, los espacios se sucedían unidos por corredores
menores decorados con estatuas de mármol. Tenían un comedor con capacidad para 24
personas sentadas y el interior tenía las paredes revestidas con género color
burdeo oscuro y flores doradas. El cielo tenía escenas pintadas, costumbre
proveniente de Europa muy difundida en esa época. Había un patio tropical, con una
pileta con coloridos peces, y en el centro, una gran escultura de bronce de Las
Tres Gracias, obra de Simón González. En la sala de té se encontraba una puerta
camuflada que conducía a una pieza de juegos, donde los caballeros de la época
disfrutaban de un popular juego de naipes conocido como Rocambor.

Las tres hijas de Piwonka se casaron en el palacio, y debido a sus grandes


dimensiones siguieron viviendo en él con gran individualidad. La viuda de Alfredo
Piwonka, Elvira Moreno, tras su segundo matrimonio, fue quien realizó las primeras
modificaciones en el inmueble. El segundo piso fue remodelado como departamento de
renta y se trasladó la finísima escalera del hall principal a una nueva entrada que
fue construida por calle Gorbea. La Universidad Diego Portales se ha preocupado de
la conservación de esta casa y asimismo ha tenido un criterio similar con otras
propiedades de carácter patrimonial del sector, generando una revalorización urbana
de este barrio.

Historia
La familia a la cual se le adjudica la construcción de este palacio fue proveniente
de la primera colonización alemana que arribó a Chile. Heynrich Ernst Piwonka,
maestro tintorero nacido en Berlín en 1817, llegó a Valdivia en 1853 junto a su
esposa Amalie Richter y sus cuatro hijos. Ricardo Piwonka Richter, el cuarto de sus
hijos, posterior al término de sus estudios en Valdivia se trasladó a Osorno, donde
trabajó como empleado de los Almacenes Generales (importante comercio de la ciudad)
y al poco tiempo su dedicación le permitió comprar dicho negocio. Con una muy
destacada situación económica, su condición de luterano y radical, junto con un
fuerte carácter, lo convirtieron en centro de conflicto en una localidad
conservadora como era Osorno en esa época. Debido a sus numerosos "encuentros" con
la curia católica, su esposa, la portorriqueña Sofía Jilabert Roselot, lo obligó a
trasladarse a Santiago junto a sus hijos Alfredo y Alberto (gemelos), Hortensia y
Victoria. En la capital logró reinventarse y arrendó un molino en una zona
industrial cercana a la Estación Central, luego compró otro en las faldas del cerro
San Cristóbal. Este negocio le permitió forjar una considerable fortuna y
construir, en 1918, el palacio Piwonka.

Cuentan las historias familiares que don Ricardo gozaba iniciando eternas
discusiones filosóficas y religiosas. En una oportunidad, conversando con el
párroco de San Lázaro —iglesia ubicada frente a su mansión- tuvieron una fuerte
disputa y éste se retiró molesto. Curiosamente, en el siguiente terremoto, parte de
la torre de madera del templo cayó sobre la casa, hecho que fue interpretado por
sus vecinos como un castigo divino. La techumbre de la residencia se incendió, pero
gracias a la buena construcción, el agua de los bomberos no pasó a los otros pisos,
los que no sufrieron grandes daños.
3

Palacio Piwonka Jilabert.


Alfredo Piwonka Jilabert -tercera generación de la familia Piwonka en Chile- tuvo
un activo papel en el medio político y social de Santiago. Estudió en el Liceo de
Aplicación y se tituló de ingeniero agrónomo en la Universidad de Chile. Continuó
los negocios de su padre con el molino Cruz Roja en San Fernando y además, invirtió
en tierras en el fundo Santa Adela en Teño. Se casó con Elvira Moreno Fredes y tuvo
tres hijas. Empapado de la cultura y la tradición recibida de sus padres y abuelos
fue amante de la música, tocaba el violín y disfrutaba de la ópera.

Al morir Piwonka, sus hijos gemelos heredaron la mansión. Al poco tiempo, Alfredo
le compró la mitad a su hermano Alberto, quien quedó como único dueño. Desde la
glorieta del segundo piso la familia presenciaba el desfile de Fiestas Patrias, que
en aquellos tiempos se desarrollaba por calle Ejército. El palacio fue ocupado
hasta 1984 por Ana Moreno de Piwonka.

Tras la muerte de Elvira Moreno de Piwonka, el Palacio fue rematado y sucesivamente


arrendado por diferentes propietarios. En 1992 la Universidad de Los Andes adquiere
el antiguo Palacio, siendo utilizado como fachada para la Facultad de Medicina.
Posteriormente, en el año 1995 pasó a pertenecer a las dependencias de la
Universidad Diego Portales manteniéndose con el mismo dueño hasta la actualidad.2

Uso actual

Portales por Juan Sebastian Solar, frente al palacio Piwonka


En el barrio Dieciocho hay numerosos palacios que fueron construidos para ser
habitados por las familias aristócratas del Santiago del siglo XX pero que en la
actualidad son utilizados para todo tipo de actividades. Los diferentes
propietarios utilizan estos lugares como sedes de universidades, corporaciones,
centros de eventos, municipalidades, etc.

La Universidad Diego Portales, que restauró el palacio Piwonka manteniendo su


estructura original, lo utiliza para las principales áreas de coordinación y
dirección: rectoría, vicerrectoría académica, secretaría general y direcciones
académicas desde el año 1995.4

Frente al palacio, en la acera norte, la Universidad instaló un estatua de Diego


Portales que le encargó al escultor Juan Sebastián Solar como una recreación del
famoso monumento decimonónico realizado por el francés por Jean-Joseph Perraud que
adorna la plaza de la Constitución.

También podría gustarte