Está en la página 1de 2

¿Se podría ser un anarquista en el Derecho?

Brian Tack
En el presente ensayo, me propenderé responder a la cuestión si es posible la
concepción anarquista en el derecho, a cuál mi respuesta es un tajante sí. Se ha
sostenido a través del tiempo, de forma errónea, la idea de que el anarquismo
contraviene de forma total al Derecho o de el anarquismo es la antítesis del
Derecho, esta concepción universal equivoca acerca del anarquismo es
consecuencia de las altas estructuras de poder que exitosamente han
distorsionado la percepción general del anarquismo a través de herramientas
mediáticas como los medios de comunicación y la educación, concibiendo el
anarquismo como sinónimo de terrorismo, caos o desorden.
Pero entonces, ¿qué es en realidad el anarquismo? El anarquismo se define como
el conjunto de pensamientos filosóficos políticos-sociales que su idea central y
fundamental es la negación de la figura del Estado, figura gubernamental o alguna
autoridad social que use la imposición coactiva de la fuerza sobre la figura
particular o individual, es decir, todo poder económico y político que someta un
hombre ante otro hombre, básicamente el anarquismo postula la eliminación de
practicas autoritarias que supongan la subordinación de un hombre ante otro
hombre, bajo esa óptica el anarquismo no supone la eliminación del Derecho
como tal sino que se opone ante la idea de todo orden jurídico positivo vigente y
con ello la eliminación de toda institución o figura que suprima al individuo a través
de métodos coercitivos o través de la imposición de la fuerza.
Hay aquellos que sostienen que el anarquismo esta en contra del Derecho porque
va en contra del normativismo positivo y la concepción del Estado, ellos se
fundamentan bajo la óptica kelseniana que el Derecho es únicamente un conjunto
de normas alineadas con la norma superior que el Estado hace cumplir de forma
coactiva; sin embargo, encuentro interesante el planteamiento desarrollado por la
escuela critica que el Derecho es una herramienta social que se utiliza para
reproducir el sistema dominante preponderante, por lo tanto el Derecho como
herramienta social puede ser utilizado para cambiar el sistema preponderante. Por
consiguiente, el anarquismo no contraviene el Derecho como tal sino al derecho
positivista, en consecuencia, el anarquismo canaliza esta herramienta social
denominada Derecho de una forma totalmente diferente o incluso radical a la
óptica normativa.
Para fundamentar de manera más especifica mi posición, explicare el concepto de
la libertad dentro de la ideología anarquista, ya que es fundamental para
comprender la concepción del derecho dentro de este. Varios autores afirman que
el Derecho esta en el reino del tú, verbigracia, las libertades individuales están
limitadas por las libertades de otro, se puede evidencia en dos frases icónicas o
populares, “el derecho de uno termina donde comienza el derecho del otro” y “las
libertades de uno termina donde comienza las libertades del otro”, esto significa
que nuestros derechos o libertades están conjugados en delimitación de otro
individuo y esto se fundamenta bajo la concepción antropológica de que el hombre
por naturaleza es malo, por lo tanto debe estar subordinado a normas jurídicas
que tienen como objetivo fundamental a suprimir las libertades individuales del
hombres bajo el precepto de la maldad innata del ser humano, esto es lo que
presupone la concepción negativa antropológica del ser humano, sin embargo, el
anarquismo presupone que el ser humano no es malo ni bueno, es simplemente
bueno, y que su maldad o bondad deriva de factores externos y del medio donde
esta, es decir que el ser humano deriva su conducta de tales elementos, para
explicarlo de una manera concisa, el ser humano es un simple reflejo de su
alrededor por lo tanto se puede argumentar que si quitamos la imposición
autoritaria de un ente externo al individuo y consecuentemente quitamos el factor
externo corruptor denominado poder, se producirá un estado natural de derecho
en donde los autores del anarquismo expresan que las personas se encontraran
ante una situación de igualdad, impulsados por un sentimiento de simpatía hacia
sus semejantes que naturalmente impulsara que se ayuden unos a otros,
creándose el principio de ayuda mutua, por ende el hombre no sería su propio
cazador, es decir la conexión analógica de hombre- lobo.
El anarquismo no consiste en la rebelión del hombre contra todas las leyes, ya que
el anarquismo acepta bajo su ideología las leyes naturales, sociales y económicas;
sin embargo, se contrapone a las leyes jurídicas y políticas impuestas por un ente
autoritario que subordina de forma coactiva a la sociedad, por lo tanto, podemos
ver en realidad que el anarquismo no niega el Derecho como tal, sino que niega
todo Derecho que se imponga de forma coactiva y que sirve de empoderamiento
para las clases sociales, políticas dominantes que solo siguen sus intereses. De
modo que el anarquismo dirige su critica hacia el Estado como figura de autoridad
y esta solo plasma una dimensión jurídica dentro del Derecho, por lo tanto, el
anarquismo se presenta como un autogobierno que se regula de forma natural, en
donde ningún individuo fuerce a otro y cada uno tiene el derecho de defenderse a
sí mismo porque está en su libertad de hacerlo, y que cada individuo esta bajo el
principio de singularidad.
Al fin de cuentas, el anarquismo es una alternativa al modelo social actual, que no
se contrapone al concepto general del Derecho por razones ya esbozadas, no
obstante, el modelo del anarquismo presenta algunas problemáticas en el plano
pragmático, como, por ejemplo, la ejecución de la justica, ante ninguna norma que
prevea delito, ¿cuál sería la manera de proceder? ¿Retrocederíamos a la ley de
talión?, el anarquismo cojea cuando se comienza a plantear su aplicabilidad, por
ello el anarquismo es más un derecho utópico que suena bien en el plano teórico
que un derecho práctico. En conclusión, el anarquismo solo se opone a la
concepción iuspositivista del Derecho y propone el surgimiento de un derecho
natural libre de algún ente autoritario o supresor, donde los individuos convivan en
un estado de naturalidad y bajo de principio de singularidad.

También podría gustarte