Está en la página 1de 23

XI Congreso Argentino de Antropología Social, Rosario, 2014.

Igualito pero diferente. Por


una cartografía de luchas
ambientales. Ensayo de
antropología simétrica.

Correa, Manuel Facundo.

Cita:
Correa, Manuel Facundo (2014). Igualito pero diferente. Por una
cartografía de luchas ambientales. Ensayo de antropología simétrica. XI
Congreso Argentino de Antropología Social, Rosario.

Dirección estable: https://www.aacademica.org/000-081/1363

Acta Académica es un proyecto académico sin fines de lucro enmarcado en la iniciativa de acceso
abierto. Acta Académica fue creado para facilitar a investigadores de todo el mundo el compartir su
producción académica. Para crear un perfil gratuitamente o acceder a otros trabajos visite:
https://www.aacademica.org.
XI Congreso Argentino de Antropología Social

Rosario, 23 al 26 de Julio de 2014

GRUPO DE TRABAJO: GT64 "Cambio global: riesgos y desafíos en los nuevos escenarios

socioambientales"

TÍTULO DE TRABAJO: Igualito pero diferente. Por una cartografía de luchas ambientales.

1 Ensayo de antropología simétrica.

Lic. Manuel Facundo Correa, FFyL, UBA.

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
Abstract: Desde la experiencia participativa y mediante un marco
comparativo que retomará herramientas teóricas y metodológicas de la Teoría del
Actor Red y la Ecología de Saberes propuesta por Boaventura de Sousa Santos,
abordaremos al proceso constituyente desarrollado en la República Bolivariana de
Venezuela relativo a la elaboración de una nueva ley de semillas. Se arrojarán
informaciones que permitirán desplegar la controversia en torno a la utilización de
recursos naturales de alto impacto en indicadores macroeconómicos y la
posibilidad, regulada e independiente, de conformación de movimientos
comunales en Venezuela. Se señalarán interrelaciones de conflictos y resistencias
en contextos diversos de Latinoamérica a los fines de poder esbozar una
cartografía de estrategias y discursos que vinculan actores e instituciones
emergentes, en un escenario global en el que las presiones económicas y
ambientales potencian redefiniciones y creaciones que disputan por su potencial
productivo.
2
Introducción

En el marco de la transición que vive Venezuela por la temprana muerte del


comandante Hugo Rafael Chávez Frías, se comenzó a desarrollar un proceso
constituyente que propone la elaboración de una Nueva Ley de Semillas en el país
que derogue la Ley de Semillas, Material para la Reproducción Animal e Insumos
Biológicos Nª 37.552 del 18 de octubre de 20021. El escenario tiene raíces en la
propagación de la posición de Chávez al declarar a Venezuela país libre de
transgénicos. El 21 de Abril de 2004 expresó que “El pueblo de los Estados
Unidos, de América Latina y del mundo deben seguir el ejemplo de una Venezuela
libre de transgénicos”. Sin embargo, hubo un hecho que disparó el proceso
constituyente. Se presentó un proyecto de ley de semillas, promovido por un
diputado chavista articulado con la Subcomisión de Desarrollo Agroalimentario del
Legislativo, para que se debata en la Asamblea Nacional. El proyecto se enuncia
1
Para ver la Ley visitar: http://www.wipo.int/wipolex/es/text.jsp?file_id=235638

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
antitransgénico. Sin embargo, tiene sutilezas que colectivos organizados en torno
a la problemática rural y ambiental miraron con ojos desconfiados2. El 22 de
Octubre de 2013 se preveía realizar una primera discusión en sesión plenaria de
la Asamblea Nacional para comenzar a debatir el proyecto.

Más de cien organizaciones de base, incluyendo quienes firmaron la


declaración de Monte Carmelo en 20123, lograron frenar el debate por las
observaciones y críticas que suscitó: 1) No es claro en cuanto a la propiedad
intelectual de la semilla puesto que permite la privatización y el cobro de regalías
para investigadores y empresas dejando de lado saberes ancestrales de
campesinos e indígenas. 2) Establece regímenes de inspección que podrían tener
como resultado la criminalización de prácticas de intercambio tradicionales como
el trueque. 3) Crea el Instituto Nacional de la Semilla como único ente encargado
de regular una certificación de inocuidad biológica que determina si la semilla
cumple o no con requisitos preestablecidos para el uso y la comercialización. 4)
3
No establece regulaciones a la semilla importada a las que efectivamente se ve
sometida la semilla nacional. 5) No define formas claras de participación popular ni
contraloría social. 6) La creación del Instituto Nacional de la Semilla como único
ente responsable de la bioseguridad solapa el accionar del Ministerio del Poder
Popular para el Ambiente, ya que se superpondrían funciones y competencias. 7)
Establece criterios mercantilistas sobre la semilla a través de la propiedad
intelectual, certificación y fiscalización.

En la Declaración del Primer Encuentro Internacional de Guardianes de la


Semilla celebrado en Monte Carmelo, Estado Lara, desarrollado el 29 de Octubre
de 2012 participaron más de 100 organizaciones nacionales e internacionales
2
Merece la pena revisar el abanico mediático en torno al tema para constatar la disputa. Por ejemplo:
http://www.correodelorinoco.gob.ve/nacionales/proyecto-ley-semillas-esta-listo-para-entrar-a-primera-
discusion-an/ ; y http://www.sibci.gob.ve/2013/10/advierten-que-proyecto-de-ley-de-semillas-legalizaria-
transgenicos/
3
Para ver la declaración, sus propuestas, firmantes y nuevos adherentes visitar:
http://declaraciondemontecarmelo.blogspot.com.ar/p/declaramos.html

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
como la Via Campesina de Paraguay, MST de Brasil, Confederación de
Nacionalidades Indígenas del Ecuador, Comité de Defensa del Patrimonio
Nacional de Bolivia, entre otros. La Declaración de Monte Carmelo fue el resultado
del trabajo de los colectivos, organizaciones de base, educadores populares,
radios, revistas, medios comunitarios, escuelas agroecológicas, consejos
comunales, semilleros socialistas y colectivos universitarios. En continuidad con el
crecimiento del debate, representó un insumo clave para defender la posición que
desplazó al proyecto de ley el 22 de Octubre de 2013. Esta posición
antitransgénica se encuentra desarrollando un proceso constituyente itinerante
con participación de colectivos y productores de diferentes ecoregiones del país4.
Acompañé el proceso desde el segundo hasta su cuarto Encuentro desarrollado
en la Escuela Agroecológica Indio Rangel en el Estado Aragua, el 16 y 17 de
diciembre de 2013. Participé de tres reuniones de la comisión de redacción que
debía articular los insumos en que se transformaban las síntesis de acuerdos,
4 propuestas y discusiones de asambleas de grupos de trabajo desarrollados en los
encuentros. Al mismo tiempo se incluían otros insumos colectivos tales como las
estrategias de conservación de la biodiversidad elaboradas por los Congresos
Venezolanos de Diversidad Biológica y otros proyectos como la Ley Orgánica de
Agrobiodiversidad, semillas y fomento Agroecológico que diseñó la Conferencia
Plurinacional e Intercultural de Soberanía Alimentaria de Ecuador5. En ese
momento se buscaba redactar colectivamente la exposición de motivos de la
nueva ley para ser presentada ante la Asamblea.

1. La cuestión ambiental en perspectiva

4
Para realizar consultas sobre el avance del debate, los documentos consensuados y en construcción y
explicaciones metodológicas de la organización recomendamos visitar:
http://poderconstituyentedelpueblo.blogspot.com.ar/
5
Para ver la ley visitar:
http://documentacion.asambleanacional.gob.ec/alfresco/d/d/workspace/SpacesStore/43f09a92-97d6-
47e7-9620-
4951e4f21795/Ley%20Org%C3%A1nica%20de%20Agro%20Biodiversidad,%20Semillas%20y%20Agroecolog
%C3%ADa%20(Tr%C3%A1mite%20No.%2097945)

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
Superar la lectura que sólo compara y opone dos modelos opuestos de
interacción con el medio ambiente –ecologista o extractivista; prudente o
devastador-, en la economía y las formas de organización social, es una de las
virtualidades realizadas que propone poner de relieve este trabajo. Porque, en
verdad, nunca comparamos dos modelos sino que destruimos uno u otro; la
realización de uno impide la del otro. Este principio de exclusión deja de
fundamentarse por razones ideológicas, morales y económicas al verse todas
ellas estrechadas por la evidencia de la actual insostenibilidad ambiental6. Antes,
el sistema de relaciones de la ideología, la moral y la economía, no necesitaban
soslayar la sustancia de la limitación, había una única ley de oferta y demanda y
comportamientos racionales e irracionales, un único capital contra el que luchar
por la Revolución7 y dos futuros inequívocos e ilimitados por la política de
supervivencia destinada a masas urbanizadas libres:

“Se entiende así que los derechos del hombre y del ciudadano fuesen
5
formulados, explícitamente, en el momento y en las regiones en las que la gran
ciudad estaba a punto de convertirse en el hábitat natural de seres hablantes. Las
libertades que enuncian; son pues libertades del cuerpo en medio de la masa; son
pues libertades urbanas y no rurales.” (Jean-Claude Milner, 2013: 25)

*Licenciado en Ciencias Antropológicas, FFyL, UBA. Contacto: manufcorrea@hotmail.com


6
Ver gráfica elaborada por el Global Footprint Network de California:
http://www.footprintnetwork.org/es/index.php/GFN/page/world_footprint/. Allí hay un panorama
elaborado por especialistas que indica que para 2050 necesitaríamos tres planetas para soportar los daños
ambientales que genera nuestro sistema de producción y consumo. Ver también referencias en América
Latina en la Geopolítica del Imperialismo (Atilio Boron, 2013: 113-118)
“En las lenguas vivas, el término ha sido largamente equívoco, entre el retorno inmutable de los cuerpos
7

celestes y la agitación sin retorno de las sociedades humanas. No obstante, se edificó un tipo ideal a partir de
la Revolución francesa; la Revolución Soviética de Octubre de 1917 y la revolución china lo confirmaron y así
lo refinaron. Recientemente aún, revolucionarios y contrarrevolucionarios se ponían de acuerdo acerca de
sus rasgos distintivos, unos para el elogio y otros para el insulto. Puede que abunde el término revolución
pero la Revolución, en singular y con mayúscula, reenviaba a un tipo ideal único y bien definido” (Jean-
Claude Milner, 2013: 32). MIlner continúa expresándose sobre el desplazamiento del término Revolución
luego de 1989.

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
La llamada crisis de la modernidad es la crisis del sujeto moderno y del
cuerpo moderno8. Hay una gran contradicción entre la ilimitación que fundamenta
los principios modernos de aproximación al mundo, y la emergencia de la
teleología, cada vez más racionalizada, de que las limitaciones son reales9 y
ameritan cambiar los términos en los que hemos pensado la transformación y la
ciencia.

2. Cuestión ambiental y sociología de las asociaciones simétrica,


performativa y perspectivista.

Proponemos ampliar el debate teórico y político, empleando una estrategia de


no división, para mapear las mediaciones de colectivos e instituciones en torno a
la cuestión ambiental; definida de modo práctico por la actualización de
hibridaciones de los términos política, ciencia, economía, cultura y sociedad que
supone. Este hecho es inescindible de la propagación de tipos de relación con el
6 medioambiente y formas de leer indicios de agentividad social en el medio 10.

8
“Hay un cuerpo moderno; está atravesado, de parte a parte, por las ilimitaciones que se entrecruzan:
ilimitado cuando observa al universo; ilimitado cuando se observa a sí mismo; ilimitado en sus necesidades,
en sus apetitos, en los bienes a los que tiene derecho; ilimitado en su pluralidad material, el cuerpo moderno
espera de la política lo que ella siempre le ha prometido: la supervivencia entre las masas. Desde la bóveda
estrellada hasta el fuero interno, nada existe hoy que no se exprese en términos de masas, y eso es nuevo.”
(Jean-Claude Milner, 2013: 34)
“(…) a principios del siglo XX, la ciencia económica ya había integrado sin problemas la problemática de la
9

escasez de recursos y de la fragilidad ecológica del modo de desarrollo capitalista (…) Sin embargo, fue el
Informe Meadows (1972), encargado por el Club de Roma a un equipo de investigadores del MIT
(Masachusetts Institute of Technology), el que realmente popularizó la tesis de Javons –la paradoja de
Javons- (…) Las conclusiones principales del The Limits to Growth son dos: si la tendencia de los cinco
crecimientos exponenciales identificados continúa, el planeta alcanzará su límite de crecimiento en los
próximos cien años; a pesar de ello, es posible evitar este desastre si se logran establecer las condiciones de
una estabilidad económica y ecológica sustentable a largo plazo (…) En Limits to Growth: The 30-Year
Update, publicado en 2004, los autores reconocen ser mucho más pesimistas que en 1972. Aunque al mismo
tiempo modifican claramente sus conclusiones, según ellos, de ahí en más, una transición hacia una sociedad
sustentable es probablemente posible sin que por eso haya que reducir la población ni la producción
industrial.” (Fitoussi y Laurent, 2011: 39).
“La idea de que los agentes no humanos se perciben a sí mismos y sus comportamientos bajo la forma de
10

la cultura humana desempeña un papel central. La traducción de la cultura a los mundos no humanos tiene
como corolario la redefinición de varios acontecimientos y objetos naturales como indicios a través de los
cuales es posible inferir la agentividad social.” (Viveiros de Castro, 2010: 43)

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
Leerlos simétricamente requiere quebrar esquemas caros a las ciencias sociales
occidentales y modernas. Retomando a Bruno Latour (2007), haber sido nunca
modernos, habilita la pregunta ¿qué somos que no fuimos nunca? y deja en
descubierto la magnitud de la convención en la que nos encontramos inmersos y
que algunas ciencias sociales supieron alimentar.

La sociología de las asociaciones en la Teoría del Actor Red (TAR) de


Bruno Latour (2007; 2008; 2009), coarta la constitución moderna que cercena
potenciales enfoques alternativos a través de mecanismos de purificación11; éstos
sostienen la división naturaleza/cultura, sujeto/objeto ocultando la dinámica de
hibridación de naturalezas-culturas inherentes a la mismísima disociación ¿De qué
otra forma podríamos concebir el lenguaje de las externalidades12 ambientales? La
cuestión ambiental padece la purificación por el mecanismo de externalizar, medir
y valorizar según leyes de mercado. Si las externalidades ambientales fueran
internalizadas, a través de una valoración que considere los daños al medio
7
ambiente y la pérdida de biodiversidad como consecuencias que no pueden
revertirse sólo con dinero, la agroindustria monopolizada resulta insostenible y es,
además, un problema cuyos efectos trascienden a generaciones enteras y que
requiere medidas de impactos inmediatos, profundos y perdurables. .

11
Este término que elige el autor para señalar el resultado de la estrategia de disociación de la Constitución
Moderna no está exento de ironías. La purificación que aquí se enuncia se sostiene como tal, cualitativa y
cuantitativamente, por la artificialidad de sus resultados.

“La pobreza, la degradación ambiental, la pérdida de valores y prácticas culturales, y la equidad


12

transgeneracional; la productividad natural y la regeneración ecológica, la degradación entrópica de masa y


energía, el riesgo y la incertidumbre –todas esas externalidades- constituyen procesos inconmensurables que
no pueden ser reabsorbidos por la economía asignándoles un patrón común de medida a través de los
precios del mercado (…) El potencial de formación de biomasa a través de la fotosíntesis puede convertirse
en la base de un paradigma alternativo de producción. La productividad primaria neta de los ecosistemas
tropicales puede alcanzar cosechas anuales de hasta un 10% en formación de biomasa (…) Estos niveles de
productividad ecológica pueden parecer bajos comparados con agrosistemas artificializados; sin embargo, si
se internalizan los costos ecológicos y se evalúa su eficiencia en el largo plazo, la agricultura capitalizada
muestra su carácter de insostenible.” (Enrique Leff, 1998: 40-46).

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
Para reconocer la purificación que la constitución moderna impone a través
de garantías13, es preciso identificar sus instintos arraigados y simultáneos.
Señalaremos las consecuencias de tres de ellos: no hay grupos, sólo hay
formación de grupos; debemos limitar las apropiaciones de las acciones; debemos
hacerlo incluyendo “(…) como auténticos actores a entidades que fueron excluidas
explícitamente de la existencia colectiva por más de 100 años de explicación
social.” (Latour, 2008: 103). Esto equivale a sostener una perspectiva performativa
de las agencias de grupos sociales, un enfoque simétrico para las teorías de
acción de los actores y un posicionamiento perspectivista y multinatural14 que
expande la categoría de actor hacia la de actante, más amplia y relativa en tanto
incluye agentes no humanos en el despliegue de la red. Finalmente, por Red debe
leerse un entramado “… más flexible que la noción de sistema, más histórica que
la de estructura, más empírica que la de complejidad…” (Latour, 2007: 18).

3. Falso testimonio de la economía política. Contemporaneidad de


8
alternativas y controversia sobre recursos.

Latour simplifica el cuadro de las garantías modernas exponiendo una primera garantía: “aunque
13

nosotros construyamos la naturaleza es como si no la construyéramos”. Una segunda garantía: “Aunque no


construyamos la sociedad, es como sí la construyéramos”. Finalmente, una tercera garantía: “La naturaleza y
la sociedad deben ser absolutamente distintas; el trabajo de purificación debe permanecer absolutamente
distinto del trabajo de mediación.” (Latour, 2007: 59)
14
Multinaturalismo designa la distinción entre pensamiento amerindio y las cosmologías multiculturalistas
modernas. Las últimas apoyadas en la implicación entre unicidad de la naturaleza y multiplicidad de la
cultura. Unicidad de la naturaleza confiada a la universalidad objetiva de los cuerpos y de la sustancia;
multiplicidad de la cultura generada por la particularidad subjetiva de los espíritus. Pero, nada impide que
todas las especies y todas las formas de ser sean personas: si todos, animales y demás componentes del
cosmos son intensivamente personas, no lo es simplemente por una posibilidad lógica sino que es una
potencialidad ontológica. Multinaturalismo señala la naturalidad de la variación y no la variedad de
naturalezas para favorecer el pasaje del umbral semiótico-histórico de traductibilidad y equivocidad al
umbral de transformación perspectiva. Inversamente a la antropología que compara de forma explícita
diferentes maneras como tipos de mentalidades que representan culturalmente el mundo; la alter-
antropología del camino postestructural señalado por Viveiros de Castro (2010), propone una traducción
que habita el espacio del equívoco con miras a un interés común: el de entrada a una meseta de intensidad
de descolonización permanente del pensamiento.

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
Dos principios reubican a las ciencias sociales en una posición privilegiada
como concatenadora de mediaciones15. Uno de ellos remite a la historia de la
teoría social en el siglo XX y la otra a los cambios introducidos por la inmediata
posibilidad de comunicar/incomunicar con nuevas tecnologías que saturan al
lenguaje de la geopolítica actual, involucrando a colectivos dispersos con la
elaboración de alternativas. Respecto de la historia de la teoría, la explicación
social de la ciencia generó su gran oportunidad:

“(…) Los informantes de los sociólogos siempre estuvieron marcados por el


estigma de ser menos racionales, menos objetivos, menos reflexivos, menos
científicos o menos académicos que quienes llevaban a cabo la investigación (…)
pasó bastante tiempo antes de que la oficina del sociólogo pudiera hacer un
experimento lo suficientemente peligroso siquiera como para que tuviera la
posibilidad de fracasar (…) A partir de los estudios en ciencia, toda la ciencia
social puede estudiar hacia arriba.” (Latour, 2008: 145)
9
Romper con el monopolio de la objetividad de las Ciencias descoloniza la
pulsión permanente de las fuerzas coloniales a referenciar el desarrollo como
objetivo. Por ello, la simetría que propone la TAR, requiere justicia epistemológica
ante el epistemicidio (Sousa Santos, 2006) sobre desarrollos alternativos que
evidencian la irreductible diversidad/potencialidad de la especie humana y que la
postulan como filosofía de desarrollo. Esta justicia reconoce el falso testimonio de
la Economía Política; la creencia en la racionalidad del método y su epistemología

15
Un enfoque de intermediarios supone el seguimiento de concatenaciones regidas por una lógica de causa
y efecto que prefigura el elemento explicativo -lo que permitiría afirmar que, conocida la causa el efecto
siempre será un preconocido-; el caso de los mediadores es diferente: “Las causas no permiten que se
deduzcan los efectos dado que simplemente ofrecen ocasiones, circunstancias y precedentes” (Latour, 2008:
90). Los mediadores permiten el descubrimiento de un mundo hecho de concatenaciones de mediadores en
el que que cada uno actúa plenamente. La fórmula resuelta por Deleuze para representar esta diferencia es
que hablamos de “virtualidades actualizadas” y no de “potenciales realizados”. Para la TAR “(…) no hay
ningún tipo preferido de agregado social, hay una cantidad interminable de mediadores, cuando se
transforman en intermediarios fieles, esa situación no es la regla sino una rara excepción que hay que
explicar con trabajo extra, por lo general, poniendo en juego más mediadores” (2008: 67).

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
monocultural, hicieron de las naturalezas-culturas un elemento subsumido a la
abstracción del desarrollo como discurso científico económico. Asumir la crítica
transdisciplinaria de esto último, es un estímulo del que debemos satisfacernos
denunciando los casos en que la ciencia, lo social y lo militar se interrelacionan en
armonía con poderes hegemónicos represivos16, fundamentalmente, por intereses
económicos. Asimismo, las disputas de investigaciones independientes e
investigaciones con resultados adulterados e interpretados de forma conveniente
para intereses corporativos, merecen un abordaje transdisciplinario que sopese
sus consecuencias para redefinir y actualizar las relaciones entre investigación y
transformación social17. Finalmente, abogamos por una transdisciplina que
extraiga el máximo de experiencias posibles de la contemporaneidad de diversas
formas de concebir naturalezas-culturas. No hay que olvidar que la modernidad
faculta como instinto arraigado a la percepción de la vida rural y la vida
comunitaria como estadíos de otro tiempo, siempre pasado y atrasado.
10 Tendremos que ser, entonces, recolectores de experiencias negadas, otra vez, por
la economía. En buena medida, el proceso constituyente que analizamos propone
proteger la posibilidad de emplear pensamientos económicos en otros términos;
también aspira hacerlo a través de la estructura del Estado. Esta característica

16
La Universidad de Chicago publicó en julio de 2007 una edición de bolsillo del Manual de Campo de
contrainsurgencia. Uno de sus capítulos es desarrollado por Montgomery McFate: “una de las más
fervientes partidarias de la utilización de la ciencia antropológica en la contrainsurgencia a partir de equipo
de antropólogos empotrados en las unidades de combate de Afganistán e Irak”. (Gilberto López y Rivas,
2010:35). Para ampliar el caso visitar el artículo de David Price:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=58547
17
Para dimensionar el escenario de estas disputas recomendamos ver el documental El mundo según
Monsanto, accesible en internet (http://www.youtube.com/watch?v=LdIkq6ecQGw) y comprar las
investigaciones The Feeding Value of Soybeans Fed to Rats, Chickens, Catfish and Dairy Cattle Is Not Altered
by Genetic Incorporation of Glyphosate Tolerance (http://jn.nutrition.org/content/126/3/717.full.pdf)
y In vivo studies on possible health consequences of genetically modified food and feed with particular
regard to ingredients consisting of genetically modified plant materials (http://www.combat-
monsanto.org/docs/doc%20scan/OGM/Pryme.pdf) en torno a la falsia del principio de equivalencia
substancial que las corporaciones agroindustriales quieren erigir para negar los efectos nocivos de la
alimentación con productos transgénicos.

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
hace de la cuestión ambiental la gran controversia de los países progresistas
latinoamericanos:

“¿Cómo mejorar la suerte de las clases populares –devastadas y


empobrecidas desde épocas remotas, acentuados sus padecimientos por las
políticas neoliberales impuestas, a su costo, desde los años ochenta- promoviendo
políticas sociales activas y redistribuyendo la renta sin, al mismo tiempo,
intensificar la explotación de los recursos naturales e insertarse, por esa vía, en la
dinámica de la economía internacional? (…) ¿Tiene sentido construir un modelo
sustentable ecológicamente pero que congele las asimetrías internacionales
creadas por el imperialismo?” (Atilio Borón, 2012: 128-150)

4. Por la nueva ley de semillas. Sobre la soberanía de la pérdida y sus


deudas.

A sabiendas de todo lo anterior, la República Bolivariana de Venezuela,


11
configura un escenario interesante. Aún más cuando la recolección de
experiencias que amerita nuestra transdisciplina, pretende proyectarse dentro de
un proceso de integración regional y pretende hacer de ello una posición política.
Es interesante no perderlo de vista y desarrollar una perspectiva crítica pero
enriquecedora para la definición de lo que Venezuela está nombrando Socialismo
del Siglo XXI. Allí impulsaron un proceso constituyente en 1999 que llamó al
pueblo legislador y es también un país que depende principalmente de las regalías
del petróleo18.

18
Recomendamos la lectura del trabajo de Orlando Araujo (2010) Venezuela Violenta. El capítulo Nuestro
Señor el Petróleo es un buen insumo para resaltar la importancia actual del caso venezolano mediante un
ejercicio de memoria histórica. Para finales de los 60, “(…) no existe actividad económica en Venezuela
donde no haya penetrado el capital extranjero y no hay parcialidad de este capital en la cual no domine la
inversión norteamericana (…) nadie encontrará exagerada la afirmación de que, en su estructura económica,
Venezuela es un país colonizado y que, de acuerdo al origen de los capitales, esa colonización es
fundamentalmente norteamericana. Venezuela es, pues, una colonia yanqui.” (2010 [1968]: 134) Este
trabajo acuña la expresión de que el petróleo es para Venezuela una bendición que al mismo tiempo es,
para algunos, maldita. Después del boom petrolero en Venezuela en la década del 50, la concentración de

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
A diferencia de procesos organizativos reactivos a la expropiación corporativa
del discurso verde en nombre de la economía verde, como cumbres alternativas y
plebiscitos populares; el debate constituyente venezolano, posee un respaldo
institucional preestablecido que dota a las discusiones entabladas por
organizaciones de las más diversas –todas de base popular- de facultades
legislativas vinculantes. Ello limita el accionar de ecofalasias (Grinberg, 2012)
reafirmadas en el discurso sustentable y en la maquinaria política internacional por
el trabajo de especialistas. El sistema de especialización opera como monocultura
del saber y del rigor, sus consecuencias directas son epistemicidas.
Contrapuestas a las monoculturas modernas, Sousa Santos (2006) propone la
activación de un conjunto de ecologías19. A la monocultura del saber y del rigor se
le contrapone una ecología de los saberes, base pragmática para reconocer las
intervenciones del conocimiento en la realidad y para reubicar las consecuencias
de la pregunta “¿Es acaso una coincidencia que el 80% de la biodiversidad se
12 encuentre en territorios indígenas?” (Sousa santos, 2006: 27)

En el discurso sustentable subsiste una deuda con la razón que se articula


con una deuda ecológica en tanto estimula el ocultamiento de la deuda que las
potencias económicas del mundo contraen con el “tercer mundo” y que se plasma

población en las ciudades: el 88% de la población está concentrada en centros urbanos (más de 2500
habitantes) y 40% de la población se concentra en cinco ciudades
(http://www.unicef.org/venezuela/spanish/overview_11420.htm)
19
Las ecologías que identifica Sousa Santos para sustentar una Sociología de las Ausencias que expanda el
presente contraído por la razón metonímica son: 1) Ecología de los saberes que permita conocer lo que un
conocimiento produce en la realidad; 2) Ecología de las temporalidades para ampliar la contemporaneidad,
liberándola para que cada sociabilidqad tenga su propia temporalidad; 3) Ecología del reconocimiento para
distinguir en la diferencia qué es producto de una jerarquía y que no lo es; 4) Ecología de las transescala
para articular proyectos a escala local, nacional y global. 5) Ecología de las productividades que valore
sistemas alternativos de producción. El proyecto de una Epistemología del Sur para Sousa Santos debe
complementar a la expansión del presente, una contracción del futuro que fue ilimitado por la razón
proléptica. Contraer el futuro requerirá una Sociología de las Emergencias de movimientos sociales para
abandonar la idea de un futuro sin límites por un futuro concreto. Prescindir de una teoría general, tal como
la ha supuesto la racionalidad del desarrollo económico, puede implicar la fragmentación total. Para
contrarrestarla, el procedimiento de traducción, deberá crear inteligibilidad sin destruir diversidad. Para la
epistemología del sur: “No hay justicia social global sin justicia cognitiva global; o sea, sin justicia entre
conocimeintos”. (Sousa Santos, 2006:33)

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
en su “subdesarrollo” y en sus “vías hacia el desarrollo”. La deuda financiera es
expuesta como única deuda real, aquella con la que nuestra moral debe estar
comprometida, y no lo es la subvaloración de los recursos naturales con los que el
subdesarrollo alimenta al desarrollo y vicia sus recursos ambientales20. Por ello,
saldar la deuda ecológica, conlleva a una reafirmación de soberanía de los países
del sur que deben defender lo propio por el bien común del medio ambiente. El
ejercicio de soberanía efectiva sobre la biodiversidad, partiendo de un
reconocimiento de prudencia generalizado en relación a la explotación de los
recursos, puede resultar decisivo a la hora de arremeter contra los efectos del
patentamiento de variedades biológicas resistentes a los agrotóxicos distribuidos
por un puñado de corporaciones21. La pérdida de soberanía real puede analizarse
con diversas profundidades históricas, al punto de hacerla desaparecer

20
El presidente de la República Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, inspirado por un viejo texto de Luis
Britto García, periodista Venezolano orgánico al proceso bolivariano, en la Reunión de Jefes de Estado de la
Comunidad Europea del 30 de Junio de 2013 expresó: “ (…) no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros
13
hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos
europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales
preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado solo durante los últimos 300
años, con 200 años de gracia. Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto,
informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de
oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300. Es decir, un número para cuya
expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta
Tierra. Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre? Aducir que
Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería
tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del
capitalismo”.
“Cuatro firmas controlan el 58.2% de las semillas, el 61.9% de agroquímicos, el 24.3% de fertilizantes, y el
21

53.4% de fármacos para animales. En la ganadería, cuatro empresas controlan el 97% de la investigación
genética de aves de corral y dos tercios de la investigación y desarrollo en ganado porcino y reses. Más
perturbador aún es que el paradigma oligopólico ha invadido todo el sistema alimentario: seis
multinacionales controlan el 75% de la investigación privada sobre cultivos; 60% del mercado de semillas y
76% de las ventas globales de agroquímicos.” Extracto del último informe realizado por el Grupo de Acción
sobre Erosión, Tecnología y Concentración (Grupo ETC) del 2013, aunque las cifras que analiza datan del
2011. El informe también critica la carencia de una política de información clara sobre la concentración de
las agroindustrias. Sin embargo la tendencia resulta clara y todo parece indicar que va en aumento. Para
consultar el informe visitar:
http://www.etcgroup.org/sites/www.etcgroup.org/files/Cartel%20Before%20Horse%20SPANISH-web-
Oct2013%20.pdf

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
transformando los términos hacia la versión invertida de la fórmula: deberíamos
preguntarnos por la soberanía de la pérdida y por quienes son sus responsables.
Sin embargo, un punto para comprender la manifestación actual de la pérdida de
soberanía se retrotrae al nuevo orden económico internacional de la postguerra:

“La nueva relación entre el Estado y la Economía no fue establecida


simplemente en al ámbito nacional. El flujo de capital es inherentemente
internacional, así que es más preciso hablar la nueva relación entre Estado y
economía en términos de una integración más intensa de los muchos estados
dentro del circuito del capital (…) Los estados singularmente existen no sólo en
una relación de competencia mutua, en tanto cada cual trata de desviar el flujo de
capitales a su territorio particular; también existen como modos particulares de
regulación en el flujo global del capital, de tal forma que las fallas de cualquier
Estado pueden crear problemas para el conjunto del circuito internacional del
capital.” (John Holloway, 2005: 80)
14
De allí las estrategias de la hegemonía actual que perpetúa las asimetrías y
las condiciones inequitativas de intercambio entre las naciones sostenidas por el
GATT, la OMC, el Banco Mundial, el CIADI y los Tratados Bilaterales de
Protección de Inversiones. Aquí el discurso de desarrollo sostenible esconde el
genocidio económico a favor del desarrollo financiero de intereses instituidos que
controlan las decisiones de foros mundiales. Todo lo que llevó a que la década del
80 sea definida por la CEPAL y el BID como la década perdida. El trilateralismo
de megafinacistas de Estados Unidos y Canadá, Europa y Japón constituido en
1973, discutió los tiempos del desarrollo del sistema económico internacional y
concluyó en 1982 una perspectiva poco alentadora para América Latina. Allí se
manifestó que:

“Todos los países tienen alguna responsabilidad de determinar si la


economía internacional será un sistema ordenado o si degenerará rumbo a un no

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
sistema, más desordenado y empobrecedor. Pero las naciones trilaterales no
pueden escapar a las opciones asumidas para los años venideros, pues el sistema
económico internacional es todavía ampliamente su sistema y colectivamente ellas
dominan la economía mundial.” (Grinberg, 2012: 59).

La interdependencia económica de posguerra del sistema Bretton Woods


contribuyó al proceso acelerado de dependencia económica de las naciones
empobrecidas del sur. Por su parte:

“La desocupación masiva de millones de personas es hoy explicada por el


Banco Mundial y el FMI como asunto estructural transicional, los grandes
programas de privatización de las empresas de servicios públicos en los países
atascados por su Deuda Externa agilizaron el ímpetu globalizante (los gobiernos
recibieron en parte de pago sus propios títulos de deuda incobrables y
desvalorizados en la banca transnacional), y las grandes migraciones humanas
15 desde el pauperizado mundo rural crearon aglomeraciones espantosas en las
metrópolis del sur” (Grinberg, 2012: 53)

5. Pueblo legislador, democracia participativa y protagónica

Cuando me refiero al respaldo institucional programado como rasgo


distintivo de los encuentros por la Nueva Ley de Semillas me remito a los efectos
del proceso constituyente del año 1999 y al impulso que generó para las
categorías pueblo legislador. La contracción de estos términos refracta la pregunta
de la democracia y la representatividad hacia la pregunta de la democracia y la
participación. También lleva a ambas preguntas hacia la discusión sobre la
hegemonía y su primacía significante para el análisis de coyunturas políticas y
éticas22. “Nos lo dijeron y nos lo creímos” se expresaba en los Encuentros, en

22
Para ampliar este debate teórico remitirse a los trabajos de Ernesto Laclau sobre la categoría de
hegemonía, la construcción de hegemonías alternativas y la definición de una democracia radical. Ver:

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
referencia a la herramienta constituyente como proceso organizativo para la
transformación, que salva la fragmentación entre sociedad civil y Estado de la
democracia representativa. Sin embargo, en los encuentros también había
representación de instituciones con relevancia en materia agropecuaria y
alimentaria. La vitalidad de la noción pueblo legislador se manifiesta a través de
una ruptura: la nula posibilidad de representación sin una renovación constante de
garantías reales de participación. Precisamente fue la creciente articulación con
instituciones, sumada a la difusión en redes sociales y medios alternativos, las que
lograron frenar el debate del proyecto que se preveía tratar en Octubre.

Para terminar de asentar la idea de la transformación institucional que


requiere el mandar obedeciendo, una coyuntura específica del último Encuentro
será ilustrativa. En el cuarto Encuentro, participé en la mesa de trabajo referida al
marco legal a utilizar en la Exposición de Motivos. Para no entorpecer el debate y
ajustar los tiempos a la cantidad de participantes dividimos el grupo en dos
16
subgrupos. Otras mesas de trabajo más concurridas tuvieron que repetir el
ejercicio. En mi caso éramos 10 personas, dos de ellas venían de instituciones:
Comisión de Agroalimentación de la Asamblea Nacional y Ministerio del Poder
Popular para las Comunas. El primero de ellos trabajó en la elaboración del
proyecto desplazado por la acción del poder popular poco tiempo antes. Acaparó
el espacio de la mesa que mal pude moderar y finalmente la asamblea plenaria
terminó por advertirle que la asamblea popular tomaba muy seriamente la idea de
pueblo legislador y que por eso, el proceso en el que estaba participando,
implicaba una noción de construcción de abajo hacia arriba. Cuando leyó la
síntesis de lo trabajado en la mesa sobre el marco legal, tarea que se había
ofrecido realizar voluntariamente, lejos estuvimos de acordar la propuesta de
tomar en consideración el proyecto que elaboró la Asamblea Nacional. Sin

Contingencia, hegemonía, universalidad. Diálogos contemporáneos en la izquierda de Judith Butler, Ernesto


Laclau y Slavoj Zizek. (2011)

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
embargo se saltó el libreto de la tarea operativa. Este hecho no sobrepasa la
dimensión de una anécdota de asamblea, pero nos ilustra sobre el miedo de los
movimientos sociales autónomos ante el Estado; que es en sí el miedo a la
cooptación y eventual disolución. Habría que preguntarse por experiencias que
contradigan esos términos; es decir, por movimientos de cooptación al Estado.

El 28 y 29 de Octubre en Monte Carmelo, Estado Lara (en ocasión del VIII


Encuentro de la Semilla Campesina) se llevó adelante el primer encuentro de
debate que definió un objeto preliminar de la Ley que sirve como base para
desarrollar la Exposición de Motivos:

"El objeto de este proyecto de Ley es desarrollar y consolidar las


competencias del poder popular organizado para la custodia, resguardo y
regulación de las semillas, con base en el modelo de producción y el conocimiento
originario, campesino y comunal, haciendo énfasis en el intercambio y la
17 distribución local para garantizar nuestra soberanía alimentaria y la construcción
del modelo económico productivo ecosocialista. Este proyecto de Ley tiene como
objeto preservar, proteger y garantizar la producción, multiplicación, conservación,
libre circulación y uso de la semilla originaria y campesina, así como de la
inventiva, los saberes y prácticas ancestrales y populares asociadas a ellos, en
tanto patrimonios genéticos, culturales y naturales inalienables de nuestros
pueblos. Asimismo, la Ley prohíbe la liberación, el uso, la multiplicación, la entrada
al país y la producción nacional de transgénicos (Organismos Genéticamente
Modificados), a la vez que prohíbe la propiedad intelectual, las patentes y la
privatización de las semillas. La Ley regula la investigación, la producción,
tenencia, importación, comercialización y uso de la semilla agroindustrial y/o
corporativa en el ámbito público y privado." (Monte Carmelo, 29 de Octubre de
2013)
En estos objetivos subyacen los grandes debates que el proceso
constituyente se empeña en emprender: sobre la soberanía alimentaria, la salud,

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
el agronegocio; sobre el lugar de los conocimientos y tecnologías originarias,
campesinas y comunales y el lugar de la ciencia y los centros de investigación;
también sobre la conservación de la biodiversidad, la protección de las aguas y el
modo de producción del país. Debates que amplían el significante Semilla,
saturado y derrotado por la agroindustria, el desarrollo de la Revolución Verde y la
creciente complejidad del escenario político estatal y corporativo en materia de
patentamiento y derechos de obtentor. En una de las asambleas se expresó una
gran angustia por carecer de otro término para designar el producto de intereses
corporativos sobre el medioambiente y el ser humano; es que una semilla no
puede ser corporativa, tendría que llamarse de otra forma. Este juicio popular al
lenguaje es pertinente aunque la categoría podría ampliarse, si es que se utilizara
para fines más lejanos a la lógica del mercado de lo que se observa en la
actualidad; es decir, para fines lo más próximos al ideal humanitario necesario
para suplir urgencias e impulsar cambios perdurables. Sin embargo, la distinción
18 persiste y el objeto del proyecto convoca al Estado para la protección de la Semilla
olvidada, patrimonio genético de los pueblos, y para la regulación de la
transgénica. En esta convivencia tensionada por intereses de corporaciones
agroindustriales, por la obligación del Estado a satisfacer la poderosa demanda de
alimentos de las grandes ciudades, por la lucha de organizaciones campesinas
que necesitan mayor protagonismo político para demostrar vías autónomas de
producción hacia la construcción de una economía Ecosocialista23, todo sumado a
los vaivenes de la ciencia que denuncia, legitima o propone, se desarrolla la

23
En el caso Venezolano es especialmente relevante el trabajo de construcción de posibilidades en torno al
término. El denominado Testimonio del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías condensado en el
texto del Plan de la Patria 2013-2019 (desde el 3/12/2013 Ley Nacional) expresa en su V Objetivo Histórico:
“Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana”. Seguido
plantea en el objetivo nacional 5.1:”Construir e impulsar el modelo económico ecosocialista, basado en una
relación armónica entre el hombre y la naturaleza, que garantice el uso y el aprovechamiento racional,
óptimo y sostenible de los recursos naturales, respetando los procesos y ciclos de la naturaleza. Asimismo el
objetico 5.2 sostiene “Proteger y defender la soberanía permanente del Estado sobre los recursos naturales
para el beneficio supremo de nuestro Pueblo, que será su principal garante” Para ver el texto íntegro visitar:
http://blog.chavez.org.ve/programa-patria-venezuela-2013-2019/

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
controversia que mencionamos previamente y que adquiere rasgos similares en
toda la región.

6. Consideraciones finales
En los países en los que han avanzado legislaciones privatistas 24 son
visibles los efectos sobre pequeños y medianos productores25. Las legislaciones y
estrategias calcadas en los países del sur siguen patrones comunes: nula
participación de movimientos sociales rurales y urbanos ambientalistas que no
tienen otro remedio más que resistir a través de plebiscitos, acampes y redes
sociales. Por ello el caso venezolano reviste una importancia singular, igualito pero
diferente. No sólo porque allí existe un Plan de la Patria hecho ley que insta la
construcción del Ecosocialismo como categoría que hay que rellenar de
experiencias. Además, la magnitud de las transformaciones institucionales del
proceso bolivariano, conllevaron a la consulta y a la difusión de diversas leyes
19 transformadas en herramientas de poder popular26 que amparan la actividad
constituyente.
El 9 de mayo de 2014, luego de meses de violencia desestabilizadora que
terminó por dilatar el proceso iniciado en los Encuentros por la Nueva ley de
Semillas27, tras la invitación del ejecutivo nacional, se inauguró un Congreso
Constituyente de los movimientos ambientalistas del país con participación de más

24
Colombia con la resolución 970/2010; México con la Ley de Semillas de 2007 y el levantamiento de la
moratoria a la siembra de maíz transgénico en 2009; Chile la aprobación en 2013 de la “Ley Monsanto” que
regula derechos de obtentor según el acta UPOV de 1991, Paraguay y el libre uso de glifosato, etc.
25
Recomendamos ver el documental sobre el caso Colombiano, accesible en la web:
http://www.documental970.com.ar/
26
Les llaman las cinco leyes del poder popular: Ley orgánica del poder popular; Ley orgánica del sistema
económico comunal; Ley orgánica de las comunas; Ley orgánica de planificación pública y popular y la Ley
orgánica de contraloría social.
27
Recomendamos visitar las ediciones abreviadas de los encuentros en:
http://www.youtube.com/watch?v=apzA8NYcZfE&hd=1;
http://www.youtube.com/watch?v=OP4l5x6tcTU&hd=1;
http://www.youtube.com/watch?v=CG6vDTwvZeI&hd=1;
http://www.youtube.com/watch?v=PJNGh9xBagM&hd=1

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
de mil organizaciones. Al igual que cuando comenzaron los Encuentros, se
argumenta la necesidad de transformar la estructura productiva agropecuaria del
país para orientarla hacia la satisfacción de la demanda interna, dependiente de
importaciones alcanzadas gracias a las regalías del petróleo. Probablemente otra
característica que singulariza el desarrollo de los hechos hasta aquí descritos, se
relaciona con la libertad que poseen las organizaciones de base popular para
agenciar transformaciones dentro de la estructura productiva agraria, pues, a
diferencia de otros países de la región, ésta fue relegada por la matriz productiva
de hidrocarburos de elevada rentabilidad. Bien oportuna es la activación de las
nuevas herramientas constitucionales bajo instancias del poder popular para
modificar el escenario a través de la opción participativa y comprender la fragilidad
actual de la estructura de producción/consumo de bienes de primera necesidad.
La dinámica reciente de inestabilidad por falta de productos que la correlación de
fuerzas políticas se disputa en términos de acaparamiento (chavismo) o escasez
20 (oposición), es una de los efectos de dicha fragilidad.
El peligro de la ley como letra muerta manifiesta que, del producto “Nueva
Ley”, hacia su aplicación integral y efectiva hay un abismo inmenso. De allí la
enorme potencia del desafío constituyente inaugurado en la República Bolivariana
de Venezuela y la metodología participativa que propone:
El debate popular constituyente, trasciende a las consultas públicas, lastre de la
democracia representativa, por lo cual no se basa en el revisionismo de documentos
redactados por “técnicos” o por “expertos” sino que más bien pretende la
construcción colectiva de la Ley, entendiendo y reconociendo nuestras experiencias de vida,
de lucha y de militancia como la base para la construcción de propias políticas, haciendo
realidad la consigna del pueblo legislador.28
En el desarrollo de este ejercicio se conectan sectores desde múltiples espacios con
responsabilidades diversas; el diálogo que se propicia corresponde a la aplicación de nuevos

28
Extraído de la metodología del debate constituyente expuesta en:
http://poderconstituyentedelpueblo.blogspot.com.ar/

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
principios de horizontalidad heterogénea que se plantean el desafío de la construcción de un
texto colectivo. Lo que supone que todos los implicados en la elaboración serán conocedores
de las regulaciones que la ley dictaminará y de la perspectiva de desarrollo que promulga. Si el
Ecosocialismo es una categoría que requiere ser extendida al universo de experiencias
presentes y en desarrollo, el esfuerzo de los Encuentros y las características del debate
constituyente, convergen a incorporar nuevos sentidos. A su vez se habilita un camino sin
precedentes que puede resultar referencia en la región para la planificación y organización
popular en torno a la cuestión ambiental. Lo es también por la forma en que se comenzaron a
desarrollar los encuentros y por las críticas que se realizaron al proyecto desplazado en Octubre
de 2013. Queda pendiente para continuar investigando actualizar la correlación entre la
creación organismos gubernamentales que certifican la inocuidad biológica de las semillas
modificadas genéticamente y la proliferación de transgénicos a escala regional y global.

21 Bibliografía

Boron, Atilio. (2013) [2012]. América Latina en la geopolítica del imperialismo. Caracas: Ministerio
del Poder Popular para la Cultura.
Araujo, Orlando. (2010) [1968]. Venezuela Violenta. Caracas: Fundación Editorial El perro y la
Rana.
Butler, Judith; Laclau, Ernesto y Zizek Slavoj. (2011) [2000]. Contingencias, hegemonía,
universalidad: diálogos contemporáneos en la izquierda. Argentina: Fondo de Cultura Económica.
de Sousa Santos, Boaventura. (2006). Renovar la teoría crítica y reinventar la emancipación social.
Buenos Aires: Clacso Libros.
Fitoussi, Jean-Paul y Laurent, Éloi. (2011) [2008]. La nueva ecología política. Buenos Aires: Capital
Intelectual.
Grinberg, Miguel. (2012). Ecofalasias. El poder transnacional y la expropiación del discurso “verde”.
Argentina: Editorial Fundación Ross.
Holloway, John. (2005) [2003]. Keynesianismo, una peligrosa illusion. Un aporte al debate de la
teoría del cambio social. Venezuela: Vadell Hermanos Editores.
Latour, Bruno. (2007) [1991]. “Nunca fuimos Modernos. Ensayo de antropología simétrica”. Buenos
Aires: Siglo XXI editores.
Latour, Bruno. (2008) [2005]. “Reensamblar lo social. Una introducción a la teoría del actor-red”.
Buenos Aires: Manantial.
Leff, Enrique. (1998). Saber Ambiental: Sustentabilidad, racionalidad, complejidad, poder. México:
Siglo XXI editores.
López y Rivas, Gilberto. (2010). Antropología, etnomarxismo y compromiso social de los
antropólogos. México: Ocean Sur.

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina
Milner, Jean-Claude. (2013) [2011]. Por una política de los seres hablantes. Buneos Aires: Grama
Ediciones.
Viveiros de Castro, Eduardo (2010) [2009]. Metafísicas Caníbales. Líneas de antropología
postestructural. Madrid: Katz.

Documentos y Artículos de la Web (Última visita el 18 de Mayo)

 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=58547
 http://www.footprintnetwork.org/es/index.php/GFN/page/world_footprint/
 http://www.unicef.org/venezuela/spanish/overview_11420.htm
 http://www.correodelorinoco.gob.ve/nacionales/proyecto-ley-semillas-esta-listo-para-entrar-
a-primera-discusion-an/
 http://www.sibci.gob.ve/2013/10/advierten-que-proyecto-de-ley-de-semillas-legalizaria-
transgenicos/
 http://declaraciondemontecarmelo.blogspot.com.ar/p/declaramos.html
 http://documentacion.asambleanacional.gob.ec/alfresco/d/d/workspace/SpacesStore/43f09
a92-97d6-47e7-9620-
4951e4f21795/Ley%20Org%C3%A1nica%20de%20Agro%20Biodiversidad,%20Semillas%
20y%20Agroecolog%C3%ADa%20(Tr%C3%A1mite%20No.%2097945)
 http://blog.chavez.org.ve/programa-patria-venezuela-2013-2019/
 http://poderconstituyentedelpueblo.blogspot.com.ar/
 http://www.etcgroup.org/sites/www.etcgroup.org/files/Cartel%20Before%20Horse%20SPAN
ISH-web-Oct2013%20.pdf
 http://www.combat-monsanto.org/docs/doc%20scan/OGM/Pryme.pdf)
 http://jn.nutrition.org/content/126/3/717.full.pdf
22  http://www.wipo.int/wipolex/es/text.jsp?file_id=235638

Material Audiovisual de la Web (Última visita el 28 de Mayo)

 http://www.documental970.com.ar/
 http://www.youtube.com/watch?v=apzA8NYcZfE&hd=1
 http://www.youtube.com/watch?v=OP4l5x6tcTU&hd=1
 http://www.youtube.com/watch?v=CG6vDTwvZeI&hd=1
 http://www.youtube.com/watch?v=PJNGh9xBagM&hd=1
 http://www.youtube.com/watch?v=LdIkq6ecQGw

– XI Congreso Argentino de Antropología Social – Facultad de Humanidades y Artes – UNR – Rosario, Argentina