Está en la página 1de 14

Nombre:

Ramón Ant. Encarnación

Matrícula:

11-5480

Asignatura:

Auditoria 1

Tema:

Tarea 2 (Normas Profesionales)


Fecha entrega: 19/03/2020

Facilitador (a):

Wilton Pérez
Introducción

Tenemos conocimiento de que el auditor es la persona que cuenta con una


serie de funciones tendientes a estudiar, analizar y diagnosticar la estructura y
funcionamiento general de una organización y que es conveniente que el
equipo de este tenga una preparación acorde con los requerimientos de una
auditoria administrativa, ya que eso le permitirá interactuar de manera natural y
congruente con los mecanismos de estudio que de una u otra manera se
emplearan durante su desarrollo

En este tema Normas Profesionales abarcaremos varios puntos sobre los


auditores internos y haremos énfasis en los puntos claves para llevar la
auditoria correcta de una organización.
REALIZAR UN INFORME DIDÁCTICO CON LAS CARACTERÍSTICAS
GENERALES ESTABLECIDAS EN UAPA, considerando los siguientes
postulados:  
2.1      Normas de auditoría generalmente aceptadas (NAGA).
2.1.1       Definición
Las normas de Auditoria generalmente aceptadas (NAGAS) son los principios y
requisitos que debe cumplir el auditor en el desempeño de sus funciones de
modo que pueda expresar una opinión técnica responsable, también son
llamadas Normas Técnicas de Auditoria

2.1.2        Clasificación.


Estas normas pueden diferir de país (por lo general son dictadas por el colegio
de contadores de cada país) per, en general, son 10 y se agrupan en tres
grandes renglones:

1. Normas Personales o generales: estas regulan las condiciones que debe


reunir el auditor de cuentas y su comportamiento en el desarrollo de su
actividad.
a. Entrenamiento y capacidad profesional: la auditoria debe ser ejecutada
por un personal que tenga el entrenamiento técnico adecuado y criterio
como auditor. No basta con la obtención del título profesional de
contador público, sino que es necesario tener una capacitación
constante mediante seminarios, charlas, conferencias, revistas,
manuales, trabajos de investigación, etc. Y el entrenamiento en el
campo.
b. Cuidado y diligencia profesional: debe ponerse todo el cuidado
profesional en la ejecución de la auditoria y en la preparación del
informe. El debido cuidado impone la responsabilidad sobre cada una de
las personas que componen la organización de una auditoría
independiente y exige cumplir las normas relativas al trabajo y al
informe. El ejercicio del cuidado debido requiere de una revisión crítica
en cada nivel de supervisión del trabajo ejecutado yd el criterio
empleado por aquellos que intervinieron en el examen. La capacidad y
cuidado profesional es una norma común a la profesión del contador
público y a todas las profesiones que se desprenden del carácter
profesional de la actividad de auditoria. Si bien es cierto que un
profesional no puede ser considerado infalible y por lo tanto no se le
puede exigir éxito, se debe evaluar la capacidad para el desempeño de
las actividades profesionales evaluar la capacidad para el desempeño
de las actividades profesionales o su negligencia. E efecto, la actividad
profesional en tanto humana es falible y se debe considerar que el
común de las personas no tiene definido el concepto del alcance de
auditoria que se realiza sobre la base de muestras, evidencia selectiva y
sobre todo de la opinión cuando se refiere a la presentación razonable
de la situación financiera. La razonabilidad financiera depende del juicio
y el juicio es susceptible de error.
c. Independencia: para que los interesados confíen en la información
financiera este debe ser dictaminado por un contador público
independiente que de antemano haya aceptado el trabajo de auditoria,
ya que su opinión no esté influenciada por nadie, es decir, que su
opinión es objetiva, libre e imparcial.

2. Normas relativas a la ejecución del trabajo: su fin es determinar los


medios y las actuaciones que aplican al auditor en su ejercicio.
a. Planeación y supervisión: la auditoria debe planificarse adecuadamente
y el trabajo de los asistentes debe ser supervisado apropiadamente. La
auditoría de los estados financieros requiere de una operación adecuada
para alcanzar totalmente los objetivos de la forma más eficiente. La
designación de auditores externos por parte de la empresa se debe
efectuar con la suficiente anticipación al cierre del periodo materia del
examen, con el fin de permitir al adecuado planeamiento del trabajo del
auditor y la aplicación oportuna de las normas y procedimientos de
auditoria (incluyendo las normas internaciones de auditoria y su marco
de conceptos). Por su parte, la supervisión debe ejercerse en las etapas
de planeación, ejecución y terminación del trabajo. Debe dejarse en los
papeles de trabajo evidencia de la supervisión ejercida.
b. Estudio y evaluación del control interno: debe estudiarse y evaluarse
apropiadamente la estructura del control interno para planificar la
auditoria y determinar la naturaleza, duración y alcance de las pruebas
que se deben realizar. Solo es obligatorio para el auditor el examen de
aquella parte del sistema general de preparación de los estados
financieros que se va a auditar. Este estudio y evaluación del control
interno se debe hacer cada año adoptando una base relativa de las
áreas de evaluación y profundizando su incidencia en aquellas áreas
donde se advierten mayores deficiencias. Asimismo, el auditor al evaluar
el control interno, determinara sus deficiencias, su gravedad y posibles
repercusiones. Si las fallas son graves y el auditor no suple esa
limitación de una manera práctica, deberá calificar su dictamen y opinar
con salvedad o abstención de opinión.
c. Obtención de la evidencia suficiente y competente: debe obtenerse
suficiente evidencia mediante la inspección, observación, indagación y
confirmación para proveer una base razonable que permitía la expresión
de una opinión sobre los estados financieros auditados. Una evidencia
será suficiente, por ejemplo, cuando no se ha participado en una toma
de inventarios, no se confirmó las cuentas por cobrar, etc.

3. Normas relativas a la preparación de los informes: el dictamen de un


auditor es el documento por el cual un contador público, actuando en
forma independiente, expresa su opinión sobre los estados financieros
sometidos a su examen. La importancia del dictamen ha hecho
necesario el establecimiento de normas que regulen la calidad y los
requisitos para su adecuada preparación. Está compuesto por cuatro
NAGAS:
A. Aplicación de principios de contabilidad generalmente aceptados
(PCGA): el informe debe expresar si los estados financieros están
presentados de acuerdo a los PCGA. Esta norma requiere que el auditor
conozca los principios de contabilidad y procedimientos, incluyendo los
métodos de su aplicación.
B. Consistencia en la aplicación de los principios de contabilidad
generalmente aceptados: para que la información financiera pueda ser
comparable con ejercicios anteriores y posteriores, es necesario que se
considere el mismo criterio y las mismas bases de aplicación de
principios de contabilidad generalmente aceptados, en caso contrario, el
auditor debe expresar con toda claridad la naturaleza de los cambios
habidos.
C. Revelación suficiente: a menos que el informe del auditor lo indique, se
entenderán que los estados financieros presentan en forma razonable y
apropiada, toda la información necesaria para mostrarlos e interpretarlos
apropiadamente.
D. Opinión del auditor: el dictamen debe expresar una opinión con respecto
a los estados financieros tomados en su conjunto o una afirmación a los
efectos de que no puede expresar una opinión en conjunto. El objetivo
de esta norma, relativa a la información de dictamen, es evitar una mala
interpretación del grado de responsabilidad que se está asumiendo. El
auditor no debe olvidar que la justificación para expresar una opinión, ya
sea con salvedades o sin ellas, se basa en el grado que el alcance de su
examen se haya ajustado a las NAGAS.

2.2      Normas generales: capacidades del auditor y calidad del  trabajo.
2.2.1        Actitud Mental Independiente:
El estatuto de auditoria debe establecer la independencia de la actividad de
auditoria interna mediante la doble línea de reporte, con la dirección y con el
grupo de supervisión más elevado de la organización. Específicamente, el
director ejecutivo de auditoria (DEA) debe reportar a la dirección ejecutiva en
cuanto a la asistencia para establecer dirección, apoyo y conexión
administrativa; y típicamente al comité de auditoría en cuanto a la dirección
estratégica, refuerzo y obligación de rendir cuentas. Los auditores internos
deben tener acceso a los registros y al personal que necesiten, y se les debe
permitir emplear técnicas de pruebas apropiadas sin impedimentos.
INDEPENDCIA: el estatuto de auditoria debe establecer la independencia de la
actividad de auditoria interna mediante la doble línea de reporte, con la
dirección y con el grupo de supervisión más elevado de la organización.
Específicamente, el director ejecutivo de auditoria (DEA) debe reportar a la
dirección ejecutiva en cuanto a la asistencia para establecer dirección, apoyo y
conexión administrativa; y típicamente al comité de auditoría en cuanto a la
dirección estratégica, refuerzo y obligación de rendir cuentas. Los auditores
internos deben tener acceso a los registros y al personal que necesiten, y se
les debe permitir emplear técnicas de prueba apropiadas sin impedimentos.
OBJETIVIDAD: para mantener a objetividad, los auditores internos no deben
estar involucrados personal o profesionalmente con el área auditada, ni
mantener lealtad con ella; y deben tener una actitud mental imparcial y neutral
en relación con todos sus trabajos.
La independencia y la objetividad son dos componentes fundamentales de una
actividad de auditoria interna eficaz.

INDEPENDENCIA Y OBJETIVIDAD
El auditor interno ocupa una posición única, dado que está siendo empleado
por la dirección y a la vez debe revisar la conducta de la misma, lo que puede
crear tensiones significativas. Por un lado, es necesario que el auditor interno
sea independiente de la dirección con el fin de evaluar objetivamente sus
acciones, pero por otro lado está claro que el auditor interno depende de la
dirección al ser su empleado.
En consecuencia, la actividad de auditoria debe tener un mandato a través de
un estatuto escrito que establezca su propósito, autoridad y responsabilidad, de
modo de apoyar su independencia y objetividad dentro de la organización.
Los auditores internos son independientes cuando ofrecen juicios imparciales y
neutrales al realizar sus trabajos. Para asegurar su independencia las mejores
prácticas sugieren que el DEA debe reportar directamente al comité de
auditoría o su equivalente. A los fines administrativos del día a día, el DEA
debe reportar al ejecutivo más elevado de la organización (por ejemplo, el
director general o chief executive officer- CEO). El DEA debe tener
comunicación directa con el comité de auditoría, lo cual refuerza la jerarquía de
auditoria interna dentro de la organización, permite un apoyo total y acceso
irrestricto a los recursos de la organización, y asegura que no exista ningún
menoscabo a la independencia.
Esto ofrece suficiente autoridad para asegurar una amplia cobertura de
auditoria, la adecuada consideración de las comunicaciones de sus trabajos, y
la apropiada acción sobre sus recomendaciones. La independencia se mejora
aún más si el DEA reporta al consejo directivo mediante el comité de auditoría
que forma parte del mismo, en lo que hace al planeamiento, la ejecución y los
resultados de las tareas de auditoria. El comité de auditoría también es
responsable de la designación, remoción y establecimiento de la compensación
del DEA. El comité debe proteger la independencia aprobando el estatuto de
auditoria interna y sus mandatos periódicamente.
La objetividad es una actitud mental que los auditores internos deben tener
cuando desempeñan sus trabajos. El auditor interno debe tener una actitud
mental imparcial y neutral, y evitar situaciones de conflicto de intereses, dado
que perjudicarían su capacidad de cumplir sus obligaciones objetivamente. Los
resultados del trabajo de auditoria interna deben ser revisados antes de ser
emitidos, con el fin de asegurar razonablemente que el trabajo se haya
desempeñado objetivamente.
Los auditores internos no deben asumir ninguna responsabilidad operativa. Se
presume que la objetividad esta menoscabada cuando los auditores internos
realizan una revisión de aseguramiento de una actividad por la cual han tenido
autoridad o responsabilidad dentro del año anterior o un periodo lo
suficientemente significativo para influenciar su juicio u opinión. Los auditores
internos no deben aceptar regalos ni favores de otras personas tales como
empleados, clientes o asociados de negocios.
Los auditores internos deben adoptar una política que contemple su
compromiso de cumplir con el Código de Ética, evitar los conflictos de
intereses, y declarar toda actividad que pueda resultar en un posible conflicto
de intereses. La asignación del personal de auditoria interna debe rotar
periódicamente siempre que sea posible.

2.2.2        Debido Cuidado Profesional

Los auditores internos deben cumplir su trabajo con el cuidado y la pericia que
se esperan de un auditor interno razonablemente prudente y competente. El
debido cuidado profesional no implica infalibilidad.
El auditor interno debe ejercer el debido cuidado profesional al considerar:
 El alcance necesario para alcanzar los objetivos del trabajo.
 La relativa complejidad, materialidad o significatividad de asuntos a los
cuales se aplican procedimientos de aseguramiento.
 La adecuación y eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y
gobierno.
 La probabilidad de errores materiales, irregularidades o incumplimientos.
 El costo de aseguramiento en relación con los potenciales beneficios.
Esta norma deja esclarecida que la diligencia debida trata el tema de cómo y lo
bien que hace el trabajo profesional el auditor y la diligencia profesional
requiere que el trabajo se desarrolle con conocimientos pues supone la
obligación de desarrollarse con la máxima habilidad como consideración y
reflejo de los mejores intereses para lo que efectúa el trabajo.
Otra característica es que el auditor se presenta como un experto y se espera
que por lo tanto actué con la pericia propia de un buen profesional por lo que
tiene dos obligaciones esenciales en este contexto:
a. Mantenerse al corriente de los cambios en las normas prácticas y
procedimientos específicos de su especialidad (ej. Técnicas de auditoria,
informática, normas contables) y de aplicarlos con diligencia y
competencia razonable.
b. Consultar y cuando lo considere necesario obtener asesoramiento de
otros profesionales en materia especializada.

2.3      Normas de ejecución del trabajo: acumulación y evaluación  de la


evidencia.)
2.3.1        Planeación y Supervisión Adecuada
Implica desarrollar una estrategia general, así como un enfoque detallado para
la naturaleza, oportunidad y extensión esperada de la auditoria.
El auditor interno debe establecer planes basados en los riesgos, a fin de
determinar las prioridades de la actividad de auditoria interna. Dichos planes
deberán ser consistentes con las metas de la organización.
El plan de trabajo de la actividad de auditoria interna debe estar basado en una
evaluación de riesgos, realizada al menos anualmente. En este proceso deben
tenerse en cuenta los comentarios de la alta dirección.
El jefe de equipo de auditoria debe considerar la aceptación de temas basado
en el potencial del trabajo para mejorar la gestión de riesgos, añadir valor, y
mejorar las operaciones de la organización. Aquellos trabajos que hayan sido
aceptados deben ser incluidos en el plan.
Supervisión
La norma indica que la supervisión implica dirigir los esfuerzos de los
profesionales del equipo de auditoria para lograr los objetivos del examen y
comprobar que se lograron esos objetivos. La supervisión comporta entre otros,
los sigtes. procedimientos:
 Proporcionar instrucciones a los profesionales del equipo de auditoria
interna.
 Mantenerse informado de los problemas importantes que se presenten.
 Revisar el trabajo efectuado.
 Resolver las diferencias de opinión entre los profesionales que participen
en la auditoria.
La supervisión es uno de los elementos claves en la formación profesional del
auditor. Se inicia desde el planeamiento hasta la conclusión de la auditoria y la
preparación del informe correspondiente.

2.3.2        Comprensión del Control Interno


Deberá efectuarse un estudio y evaluación adecuada del control interno como
base fiable para la determinación del alcance, naturaleza y momento de
realización de las pruebas a las que deberán concretarse los procedimientos de
auditoria.
La actividad de auditoria interna debe asistir la organización en el
mantenimiento de controles efectivos, mediante la evaluación de la eficacia y
eficiencia de los mismos y promoviendo la mejora continua.
El alcance y la frecuencia de las evaluaciones periódicas del control interno
dependerán esencialmente de una evaluación del ambiente del control y de los
riesgos, así como la eficacia de los procesos de supervisión continuada,
realizado por la entidad.
Basada en los resultados de la evaluación de riesgos, la actividad de auditoria
interna debe evaluar la adecuación y eficacia de los controles que comprenden
el gobierno, las operaciones y los sistemas de información de la organización.
Esto debe incluir lo sigte.:
 Confiabilidad e integridad de la información financiera y operativa.
 Eficacia y eficiencia de las operaciones.
 Protección de activos.
 Cumplimiento de leyes, regulaciones y contratos.
Los auditores internos deben cerciorarse del alcance de los objetivos y metas
operativos y de programas que hayan sido establecidos y de que sean
consistentes con aquellos de la organización.
Los auditores internos deben revisar las operaciones y programas para
cerciorarse de que los resultados sean consistentes con los objetivos y metas
establecidos y de que las operaciones y programas estén siendo implantados o
desempeñados tal como fueron planeados.
Se requiere criterio adecuado para evaluar controles. Los auditores internos
deben cerciorarse del alcance hasta el cual la dirección ha establecido criterios
adecuados para determinar si los objetivos y metas han sido cumplidos. Si
fuera apropiado, los auditores internos deben utilizar dichos criterios en su
evaluación. Si no fuera apropiado, los auditores internos deben trabajar con la
dirección para desarrollar criterios de evaluación adecuados.
Los auditores internos deben considerar los controles compatibles con los
objetivos del trabajo y deben estar alertas a la existencia de debilidades de
control significativas.
El auditor interno tiene la responsabilidad de evaluar los controles
administrativos y los controles contables, teniendo en cuenta los objetivos de
cada uno e incluir las pruebas de cumplimiento que tiene como finalidad
proporcionar al auditor interno una seguridad razonable de que los
procedimientos relativos a controles internos están siendo tan cómo fueron
establecidos.
La determinación de la extensión de las pruebas de cumplimientos se realizara
sobre:
 Bases estadísticas: es el medio idóneo para expresar en términos
cuantitativos el juicio del auditor, respecto a la razonabilidad tanto en
extensión de la prueba como en la evaluación de sus resultados.
 Bases subjetivas: se dejara constancia en los papeles de trabajo que
han conducido a tal elección, justificando los criterios y bases de
selección, determinando el grado de confianza a depositar en el control
interno.

2.3.3        Evidencia Suficiente y Competente


Evidencia: es la información obtenida por el auditor para llegar a una
conclusión sobre la cual se basa la opinión de la auditoria, comprenderá
documentos fuentes, registró contable así como corroborará la información de
otras fuentes.
El auditor debe obtener evidencia suficiente, competente y relevante para
fundamentar los juicios y conclusiones que formule.
Los resultados, las conclusiones y las recomendaciones incluidas en el informe
deben estar basados en evidencias que cumplan los requisitos básicos de
suficiencia, competencia y relevancia.
Requisitos básicos de la evidencia
Estos están referidos a:
Suficiencias: la evidencia será suficiente cuando por los resultados de la
aplicación de una o varias pruebas, el auditor interno puede adquirir certeza
razonable de que los hechos revelados se encuentran satisfactoriamente
comprobados.
La suficiencia es la medida de la cantidad de pruebas, comprobaciones o
verificaciones a efectuar, con respecto a determinados criterios y su
confiabilidad. Cuantificación de evidencia obtenida.
Al aplicar el criterio de suficiencia el auditor interno toma en cuenta los factores
sigtes.:
a. Posibilidad de información errónea.
b. Importancia.
c. Costo de la evidencia.
Competencia: la evidencia debe ser válida y confiable. El auditor interno debe
considerar cuidadosamente si existen razones para dudar de la validez e
integridad de la evidencia. De ser así, debe obtener evidencia adicional o
revelar esa situación como una limitación en el alcance de la acción de control.
Medida de calidad de la evidencia obtenida.
La validez confiabilidad e integridad de la evidencia puede evaluarse tomando
en consideración los sigtes. Características:
 Relevancia: cuando ayuda al auditor a llegar a una conclusión respecto
a objetivos específicos de auditoria.
 Autenticidad: cuando es verdadera en todas sus características.
 Verificabilidad: permite que dos o más auditores lleguen por separado a
las mismas conclusiones en circunstancias iguales o similares.
 Neutralidad: que esté libre de perjuicio.
Por lo general la evidencia tiene alta probabilidad de cumplir con estos
requisitos si se produce bajo condiciones de un buen control interno, si se
origina a partir de aquellos que tienen autoridad, y si la obtiene directamente el
auditor.
Clasificación de la evidencia
Se clasifica en:
Física, Documental, Testimonial, Analítica e Informática.
Los procedimientos para obtenerla son:
Inspección, Observación, Investigación y Confirmación, Procedimientos de
cómputos y analíticos.
La evidencia física se obtiene mediante inspección y observación directa de las
actividades, bienes o sucesos; esta evidencia puede presentarse en forma de
documentos, fotografías, gráficos, cuadros, mapas o muestras materiales. La
evidencia física es decisiva para lograr los objetivos de la acción de control,
debe ser confirmada adecuada y oportunamente por los auditores internos.
La evidencia documental es de carácter física o electrónica. Pueden ser
externas o internas al sujeto de la acción de control. Las evidencias externas
abarcan, entre otras, cartas, facturas de proveedores contratos, auditorías
externas y otros informes o dictámenes y confirmaciones de terceros. Las
evidencias internas tienen su origen en el sujeto de la acción de control,
incluye, entre otros, registros contables, correspondencias enviadas,
descripciones de puestos de trabajo, planes, presupuestos, informes internos,
políticas y procedimientos internos. La confiabilidad de las evidencias
documentales tiene que valorarse en relación con los objetivos de la acción de
control.
La evidencia testimonial se obtiene de otras personas en forma de
declaraciones hechas en el curso de investigaciones o entrevistas. Estas
manifestaciones pueden proporcionar importantes indicios que no siempre
cabe obtener a través de otras formas de trabajo en las acciones de control. Se
requiere la confirmación si van a utilizarse como prueba, por medio de la:
a. Confirmación por escrito del entrevistado.
b. El análisis de múltiples fuentes independientes que revelen o expliquen
los hechos analizados
c. Comprobación posterior en los documentos.
Al valorarse la confiabilidad de la evidencia testimonial el Auditor Interno
necesita tener en cuenta la credibilidad del entrevistado; es decir, el cargo, los
conocimientos, la experiencia y la franqueza de la persona que se entrevista de
la cual pertenece a la entidad en la que labora.
La evidencia analítica surge del análisis y verificación de los datos. El análisis
puede realizarse sobre cálculos, indicadores de rendimiento y tendencias
procedentes del sujeto de la acción de control u otras fuentes que pueden ser
utilizadas. También pueden efectuarse comparaciones con normas obligatorias
o niveles propios del sector al que pertenece el sujeto de la acción de control.
El análisis puede ser numérico, por ejemplo, tomando en consideración los
indicadores entre productos y recursos, o el porcentaje del presupuesto que se
ha gastado. También puede tener carácter no numérico, por ejemplo, el análisis
cualitativo del tipo de quejas realizadas con respecto a un sujeto de la acción
de control.
La evidencia informática puede encontrarse en datos, sistemas de
aplicaciones, instalaciones y soportes, tecnologías y personal informático
utilizados en los procedimientos del sujeto de la acción de control. Para
determinar la confiabilidad de la evidencia informática, el Auditor Interno:
a. Puede efectuar una revisión de los controles generales de los sistemas
automatizados y de los relacionados específicamente con sus
aplicaciones, que incluya todas las pruebas que sean permitidas.
b. Si no revisa los controles generales y los relacionados con las
aplicaciones o comprueba que esos controles no son confiables, podrá
practicar pruebas adicionales o emplear otros procedimientos.
c. Interactuar con los sistemas de auditoria diseñados en los softwares
preparados al respecto.

2.4      Normas de información.


El informe de auditoría es el resultado final y formal que refleja todo el esfuerzo
del trabajo del auditor. Aun existiendo otros detalles tanto directos como
indirectos como consecuencia de la auditoria, como por ejemplo son los
comentarios sobre el control interno, es el informe de auditoría el aspecto
indudablemente identificativo tanto para el auditor como para aquellos que
confían en la auditoria para tomar decisiones.
Las normas para la presentación del informe de auditoría, se exponen y
explican a continuación:
a. Los auditores deben preparar el informe, por escrito para comunicar los
resultados de la misma.
b. Debe emitirse en el tiempo programando para que su contenido puede
ser utilizado oportunamente en el análisis y emisión de una opinión
sobre la razonabilidad de los Estados Financieros auditados o la
temática objeto de la auditoria.
c. El auditor debe incluir en el informe:
 Los objetivos de la auditoria, su alcance y metodología.
 El cumplimiento de las Normas para la realización de auditoria.
 Exponer con claridad, por cuentas o grupos de cuentas, objetos de
revisión las deficiencias que se detecten, que avalen y demuestren la
opinión que emite el auditor, sobre la razonabilidad de los Estados
Financieros que he analizado u aspectos específicos de la temática
auditada.
 Las Normas y Principios de Contabilidad aprobados por el Ministerio de
Finanzas y Precios.
 El incumplimiento de la política contable, y de control interno, elaboradas
por la entidad y aprobada por su Consejo de Dirección u órgano de
dirección superior de la misma, en función de las características de los
procesos operacionales que ella desarrolla.
 Incumplimiento de leyes y normas reguladoras establecidas en el país,
relacionadas con el control y el funcionamiento económico-financiero de
las entidades.
 La calificación de los resultados obtenidos en la evaluación el sistema de
control interno, de acuerdo con lo establecido en las regulaciones
emitidas por el Ministerio de Auditoria y Control.
 Las recomendaciones propuestas para la eliminación de las deficiencias
que se hayan detectado, con el propósito de ser analizadas con le
admón. (cliente)
Forma y contenido
El formato general de los informes debe ser en dependencia de lo legislado por
el MAC en su dirección de Metodologia, caracterizándose por ser lo mas
uniforme para todo el país.
Encabezamiento: debe contener al menos los datos sigtes.:
Nombre de la organización a la que pertenece, Orden de Trabajo, Entidad, Tipo
de auditoria, Fecha de inicio y de terminación y Responsable.
Introducción
Breve caracterización de la entidad, objetivos de la auditoria interna, alcance,
causas del incumplimiento de algún objetivo previsto, la declaración el
cumplimiento de las normas y cualquier limitación en el alcance. Además la
metodología debe explicar los programas de trabajo diseñados, técnicas
utilizadas y el informe debe dirigirse al máximo nivel de dirección al que está
subordinado al auditor interno.
Conclusiones
Las conclusiones son deducciones lógicas basadas en los hallazgos se los
auditores internos, no deben constituir repeticiones, sino una síntesis de los
hechos fundamentales y situaciones comprobadas, reflejándose las causas que
originaron error, irregularidad o fraude, así como las consecuencias del mismo
y se expone por último la calificación otorgada de acuerdo al de auditoria
ejecutado.
Los resultados, recomendaciones, despedida, anexos (que incluyen el acta de
responsabilidad administrativa), actas de análisis, la oportunidad y presentación
e informes especiales serán tratados por lo legislado por el MAC.
No obstante, la difusión de los resultados de la auditoria interna a diferencia de
la auditoria externa debe cumplir como norma:
Distribución
El jefe de grupo de auditoria debe difundir los resultados a las personas
apropiadas, (dirigentes y funcionarios que están autorizados para recibirlos por
las disposiciones legales vigentes) este es el responsable de comunicar los
resultados finales a las personas que puedan asegurar que se dé a los
resultados la debida consideración.

2.5      Responsabilidad de los auditores para detectar omisiones.


Planear la auditoria, el auditor deberá discutir con otros miembros del equipo
de auditoria la susceptibilidad dela entidad a representaciones Admisiones
erróneas de importancia en los estados financieros resultantes de fraude o
error.
Investigaciones con la administración.
Al planear la auditoria, el auditor deberá hacer investigaciones con la
administración.
a. Para obtener una adecuada compresión de la evaluación de la
administración del riesgo de que los estados financieros puedan estar
presentados en forma errónea significativamente, como resultado de
fraude.
b. Para obtener conocimiento de la compresión de la administración
respecto a los sistemas de contabilidad y de control interno establecido
para prevenir y detectar errores.
c. Para determinar si la administración está al tanto de algún fraude
conocido que haya afectado a la entidad o presunto fraude que este
investigando la entidad.
d. Para determinar si la administración ha descubierto algún error de
importancia.
Además de debilidades en el diseño de los sistemas de contabilidad y de
control interno y del no-cumplimiento con controles internos identificados, las
condiciones o eventos que aumentan el riesgo de fraude y error incluyen:
 Cuestiones con respecto de la integridad o competencia de la
administración.
 Presiones inusuales dentro o sobre una entidad.
 Transacciones inusuales.
 Problemas para obtener suficiente evidencia apropiada de auditoria.
.

2.6      Normas internacionales de contabilidad y de auditoría


Las NIAS son un conjunto de normas expedidas por la Federación
Internacional de Contadores (IFAC) las cuales le permiten al Revisor Fiscal o
Auditor desarrollar un trabajo profesional con herramientas de alta calidad
reconocidas a nivel mundial. Dicha normas son una plataforma técnica para la
adecuada obtención de evidencias en el proceso de auditoría y el posterior
informe sobre la razonabilidad de los estados financieros.
La aparición de las NIAS trae consigo una voluntad internaciones a fin de
unificar los elementos técnicos necesarios para llevar a cabo procesos de
planeación de alta calidad. El elemento primordial en aplicación de las normas
de auditoria es la evaluación de riesgos. Esta evaluación ha de ser efectuada
en cuenta por supuesto el riesgo de auditoria, el riesgo de detección y el riesgo
de incorreción material.

También podría gustarte