Está en la página 1de 4

La psicología desde una perspectiva histórica – PSICOLOGIA PRECIENTIFICA

Considero importante que a esta instancia que puedan acceder a una articulación entre los
trabajos que realizaron y la articulación con la perspectiva histórica específica de la psicología.

Las ciencias de hombre, a partir del siglo XX pone en crisis la división entre la filosofía (como
saber especulativo y subjetivo), y la ciencia como saber con pretensiones de objetividad. Hasta
el siglo XIX las ciencias del hombre, entre ellas la psicología, constituían temas de una
antropología filosófica que intentaba dar respuesta del hombre como totalidad. Por lo tanto,
su historia se confundía con la historia de la filosofía y sus postulados se corresponden con
concepción acerca del hombre que predomina en cada momento.

En la cultura occidental, estas concepciones pueden ser esquemáticamente divididas en tres


fases:

Occidente ha ido cambiando con el paso del


tiempo, su extensión, actualmente componen
occidente América del Norte, América Central y
América, del Sur, incluyendo ex colonias de fuerte
influencia sociocultural europea.

1. La concepción clásica: abarca desde los filósofos griegos hasta la Edad Media, estuvo
centrada en determinar los principios de ordenamiento del cosmos. El hombre fue
entendido como la parte del cosmos dotada de razón, y había una preocupación por
establecer las relaciones entre el alma y la materia. Se trato de una concepción
cosmocentrica. Filósofos representativos de esta concepción:
- Platón fue el primero que introdujo la distinción entre el espíritu y la materia,
afirmando que las ideas son reveladas por la razón, mientras que las cosas son
reveladas por los sentidos. En su intento por jerarquizar la razón por sobre lo sensorial,
considero al mundo de las ideas mas verdadero que el mundo conocido por los
sentidos.
- Aristóteles: no estableció esa división jerárquica, afirmo que materia y espíritu
(materia y forma), no pueden existir por separado: el cuerpo existe en razón del alma,
pero el alma existe solamente en y a través del cuerpo. El alma es una forma viviente
del cuerpo y no una sustancia separada de la materia. Un pensador contemporáneo
señala lo siguiente: “la psychè, el alma es considerada como un ser natural, la ciencia
del alma es una providencia de la filosofía , en su sentido original y universal de teoría
de la naturaleza”. La concepción aristotélica se constituye en un antecedente remoto
de la psicología como ciencia natural, muchos siglos antes de que el vocablo psicología
fuera utilizado por primera vez.
2. Concepción cristiana: el pensamiento medieval dominado por la concepción cristiana,
va a constituirse como teocéntrico (concepción teocéntrica). La fuente del
conocimiento se sitúa fuera del hombre, ubicándose en un Dios creador. La razón no
es suficiente, debe acudirse a la fe como instrumento del conocimiento. El estudio
del alma forma parte de preocupaciones derivadas de la teología y la utilización de la
introspección se basa en la convicción de que en el fondo del alma se halla Dios. Tres
pilares fundamentales dominaban en ese momento: Dios, la Iglesia (como
institución), la Biblia (como libro sagrado), y la filosofía de Aristóteles (Dios como
motor inmóvil que es la causa de las creaciones en el mundo); los conocimientos
debían estar sometidos a estos tres pilares, la intervención científica no participaba en
la comprobación de estos conocimientos: por lo tanto eran considerados VERDADES
ABSOLUTAS, SIN SOMETIMIENTO DE COMPROBACION CIENTIFICA. Quienes discutieran
esas verdades recibían un castigo mortal (eran quemados en la hoguera). Esto fue
posible visualizarlo en la película “La cruz y el Molino”.
3. Concepción Antropocéntrica: se derrumba la concepción anterior, con la llegada de la
NUEVA CIENCIA basada en la concepción moderna del iluminismo, que introduce una
diferenciación entre el conocimiento científico y el conocimiento filosófico. Ya no le
corresponde a la filosofía ocuparse de las cuestiones de las ciencias particulares (física,
astronomía, biologia) exigen para si. La realidad se descompone en partículas que son
estudiadas por distintas ramas de la ciencia. EL HOMBRE PASA A SER VALORADO
COMO SUJETO DEL CONOCIMIENTO Y COMO TAL REFERENTE
NECESARIO/OBLIGATORIO PARA LA CONSTRUCCION DE LAS SIGNIFICACIONES DEL
UNIVERSO. Esta concepción moderna es profundamente antropocéntrica: EL HOMBRE
SUSTITUYE A DIOS COMO FUENTE DE CONOCIMIENTO. En esta nueva concepción
podemos ubicar como referente relevante Descartes cuyas ideas tuvieron una
repercusión profunda en la evolución posterior de la filosofía y de las ciencias.
A principios del siglo XVII Descartes introducía una clara diferenciación entre dos
sustancias: el espíritu y la materia (sustancia pensante y sustancia extensa). El modo
de acceso a cada una de esas sustancias es completamente diferente: al conocimiento
del espíritu se accede de forma directa; al conocimiento de la materia (incluido el
cuerpo) se realiza a través de los sentidos. Se abre un dualismo irreconciliable entre lo
fisiológico y lo psicológico: un conocimiento organicista y mecánico del ser corporal y
biológico del hombre y un conocimiento espiritualista, intelectual, introspectivo del
alma humana. La filosofía que emerge de los postulados de Descartes y sus
derivaciones en la psicología posterior, es una filosofía de la conciencia, ya que el
cogito cartesiano es la forma bajo la cual el alma de la filosofía clásica se transforma
en conciencia.

Al llegar el siglo XIX nos encontramos con la filosofía bajo la influencia de Descartes,
manteniendo la idea del hombre como ser racional dotado de conciencia; en este
contexto, la Psicología (aun concebida como rama da le filosofía), se constituía como la
explicación racional de los hechos de conciencia.
El avance de las ciencias experimentales (física, química, biología) proporciona un
modelo tentador: una metodología rigorosa que permite acceder a varios dominios del
saber humano, a través de la formulación de leyes que dan cuenta de verdades claras,
univocas e inmutables. La defensa de la ciencia experimental tiene su máximo
exponente/representante en Augusto Comte (filosofo positivista). Medición y
predicción y exactitud ocupaban un lugar fundamental en el dogma de las leyes
naturales. La explicación de los mismos ocupaba un lugar secundario.
En lo que atañe a la psicología, el filosofo Kant en el siglo anterior afirmo la
imposibilidad de que se convierta en una ciencia debido a que los fenómenos
psicológicos carecen de dimensiones espaciales y por ende no pueden ser medidos, ni
tratados matemáticamente. Comte también le niega a la psicología un lugar en su
clasificación de la ciencias.
El siglo XIX se caracterizó por ser un clima positivista; sin embargo dentro de este clima
se produce el momento fundacional de la psicología como campo autónomo del saber,
como ciencia independiente, autónoma, respecto a la filosofía: surge la psicología en el
año 1879, coincidente con la fundación en Leipzig (Alemania) del primer laboratorio de
Psicología Experimental por parte de Wundt. La psicología solo puede recibir el
diploma de ciencia en la medida en que demuestre la utilización del método
experimental y se ajuste a los principios de las ciencias naturales; por ende la
psicología para distanciarse de la filosofía se vio obligada a someterse al ideal de
cientificidad imperante (el de las ciencias físico naturales). Esta naciente disciplina
comenzó siendo una psicofísica o una psicofisiológica que intentaba establecer las
conexiones entre la vida psíquica y sus correlatos anatómicos y fisiológicos.
Wundt (fisiólogo y filosofo) decide romper con la PSICOLOGIA METAFISICA DEL ALMA
BASADA EN LA INTROSPECCION PURA (NO EXPERIMENTAL) Y FUNDAR UNA
PSICOLOGIA EXPERIMENTAL QUE CUMPLA LOS REQUISITOS DE LAS CIENCIAS
NATURALES. Será una ciencia cuyo objeto sea la experiencia interna (la conciencia) y el
método será la introspección experimental. Toda manifestación del espíritu humano
tiene su causa ultima en los fenómenos elementales de la experiencia interna. Dichos
elementos son la sensación y la imagen (luego aparecen los sentimientos); se trato de
una psicología elementalita y analítica. Intentaba descomponer la vida psíquica en sus
elementos simples, para estudiarlos y luego recomponerlos a través de formas de
asociación. Wundt considera que todo lo que sucede en la conciencia tiene su
basamento en procesos fisiológicos específicos que reciben las impresiones externas y
las transforman en movimiento. El método es similar a la experimentación fisiológica:
la introspección experimental es guiada por el experimentador y solo se aplica al
campo sensorial que puede ser controlado por el experimentador. Se legaliza el
trasvasamiento de métodos y procedimientos desde las ciencias naturales hacia la
psicología.
La frontera entre la psicología anterior (metafísica, especulativa) y la nueva
psicología experimental del siglo XIX es una frontera metodológica: de un lado
métodos reflexivos, intuitivos o especulativos; del otros métodos objetivos.

El ideal de las ciencias físico naturales es un ideal de meta inalcanzable (observación,


medición, experimentación, predicción) en las ciencias del hombre. Es innegable la
pertinencia del método experimental para la investigación de algunas áreas del
conocimiento. Lo que se cuestiona es la universalización del método para el abordaje
indiscriminado de cualquier área del conocimiento. En las ciencias del hombre el
sujeto irrumpe constantemente, no solo desde lo individual, sino también desde lo
social, histórico y cultural.
Se propone de este modo descentrar al sujeto que investiga, respecto del o de los
objetos a investigar, produciendo asi una ruptura o corte epistemológico que resitua el
proceso de conocimiento. Esta postura se opone a una concepción de un saber
continuo, acumulativo, lineal, aceptando las discontinuidades, tanto del proceso como
del objeto.

No podemos acercarnos a las cuestiones que plantea la psicología contemporánea sin


entender previamente las raíces históricas y los contextos en los que se fueron dando
las sucesivas rupturas epistemológicas. Podemos realizar una síntesis de lo expuesto
con anterioridad, distinguiendo en la psicología tres etapas:
1. La psicología pre-científica o filosófica: ligada a la cosmovisión filosófica y
entendida como rama de la filosofía.
2. Psicología fundacional: del siglo XIX, que surge a partir de la ruptura con la
filosofía, de la psicología del alma, con las nociones especulativas según esta
concepción. Reclama para la psicología el rango de ciencia independiente.
3. Los sistemas psicológicos contemporáneos: a partir de principios del siglo XX
intentan una ruptura con los conceptos teóricos y metodológicos de la psicología
decimonónica. Surgen de modo simultáneo tres grandes sistemas psicológicos
contemporáneos: el psicoanálisis, el conductismo y la Gestalt.

Material extraido de el texto “¿Qué es la psicología?”