Está en la página 1de 19

Salieron 30 panquequitos.

2 huevos
1 taza de harina de amaranto (procesé en seco las semil as)
1 banana (puede ser manzana o pera)
3/4 tz de leche (la que uses)
1 cda de extracto de vainil a
1 cda de aceite de coco o de aceite de oliva suave
1 cda de vinagre de manzana.
1 cdita de polvo de hornear.
Licuar todo y disponer de a cucharones en sartén caliente y lubricada. Cdo comienzan a burbujear (en cuestión de
segundos!) darlos vuelta y cocinar unos minutitos mas.
Ir apilándolos y servir con lo que gusten!

1 pera madura (esto le dará el dulzor, puede ser manzana o banana tb)
1 cdita de extracto de vainil a
1 cdita de aceite de coco o aceite de oliva suave
1 huevo
3 cdas colmadas de harina de lupino
1 cda de fécula de mandioca
1/2 cdita de polvo de hornear
Licuar la pera junto al huevo, vainil a y aceite. Luego incirporar los secos y licuar nuevamente hasta integrar.
A sartén caliente pincelada con aceite de coco o ghee o aceite de oliva vuelta y vuelta. A disfrutar!
Salen 5 pancakes bien gorditos!

1
1 taza de harina de arvejas (podría usarse cualquier otra harina pero les recomiendo mucho probar ésta)
1 taza de agua
2 huevos
1 cdta polvo de hornear
½ cdta bicarbonato
sal, pimienta, nuez moscada
aceite de oliva, de maíz o de coco para la sartén
Poner en un bowl la harina de arvejas y agregar agua de a poco batiendo para que no queden grumos. Incorporar
el resto de los ingredientes de a poco y dejar reposar la masa al menos quince minutos, idealmente media hora. Debe
quedar líquida pero con cuerpo, un poco más densa que la masa de crepes o panqueques.
Precalentar una sartén a fuego medio. Volver a batir un poco la mezcla que sedimenta un poco al dejarla descansar.
Agregar un poco de aceite y enseguida volcar un cucharón de masa, como para formar discos de aproximadamente
diez cm. Cuando en la superficie se formen burbujas y se empiece a secar un poco su aspecto, están listos para dar
vuelta y cocer apenas un minuto más o dos. Se puede enriquecer estos pancakes agregando a la masa 1/3 taza de
alguno de los siguientes: queso blanco, puré de calabaza cocida, puré de batatas cocidas, yogur natural, pulpa de
otros vegetales cocidos bien exprimidos. El resto del procedimiento es el mismo.
Se pueden comer solos, untados con dips, yogur natural o queso crema, mayonesa de vegetales, hummus, como pan
de sándwich con cualquier relleno o como pizzetas.

1 remolacha "cruda" (no cocida, lo aclaro porque cambia mucho!). También podría ser zanahoria.
1 banana madurita
Coco rallado, cantidad suficiente para unir.
Si desean más dulzor, podrían agregar miel (+1año) o alguna pasta de ciruelas/dátiles/pasas de uva.
Simplemente mezclar la remolacha rallada fina con la banana pisada y el coco (tb podrían procesar todo junto).
Armar las bolitas y conservar en heladera.
Les recomiendo ir probando mientras las hacen para chequear dulzor.

La receta rinde 20 trufas.


Una opción distinta como merienda o snacks. Se pueden freezar!

2
200 g de harina de castañas de caju (o cualquier otro fruto seco).
4 cdas de semil as de lino molidas.
2 cdas colmadas de miel, agave o puré de dátiles o pasas.
1 cdita de extracto de vainil a.
1 pizca de sal rosada.
Agua, de ser necesario (1 chorrito)
Para rebozar:
Coco rallado cantidad necesaria
Colocar en un recipiente la harina de caju, el lino molido, la miel, la sal, la vainil a y comenzar a mezclar la preparación
hasta integrar bien.
Si fuera necesario, agregar un chorrito de agua para ayudar a unir.
Con las manos húmedas formar 20 bolitas y rebozar en coco rallado.

2 tazas de garbanzos cocidos


1/3 taza de albahaca
1/3 taza de tomates secos
½ diente de ajo (opcional)
1/3 taza de queso rallado vegano (levadura nutricional y/o castañas de cajú molidas y tostadas condimentadas
con pimentón, orégano y ajo)
1 huevo o su reemplazo en chilinaza
2 cucharadas de aceite de oliva
sal y pimienta a gusto.
Para rebozar: semil as de sésamo, o lo que prefieran. Puede ser polenta, pan rallado sin tacc o más castañas de
cajú molidas, por ejemplo.
Hidratar los tomates picados en agua tibia durante veinte minutos como mínimo.
Picar la albahaca groseramente.
Reunir todos los ingredientes y licuar, procesar o minipimerear hasta formar una pasta homogénea (se pueden dejar
algunos trozos de garbanzo para dar textura).
Formar pelotitas con las manos húmedas y l evarlas a heladera por espacio de media hora a una hora. Rebozar con
los ingredientes elegidos y colocar con espacio entre sí en una placa. Agregar un poco de aceite de oliva y l evar a
horno fuerte (210 grados) hasta que se doren.

3
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla pequeña
1 taza de quinoa muy bien lavada
2 tazas y media de agua o caldo
Media cucharadita de: cúrcuma, harissa o en su defecto pimentón, canela, azafrán..
1 zucchini o la verdura que prefieran
1/3 taza de espinacas picadas en juliana
50 gramos de damascos secos
Pistachos a gusto
Sal y pimienta
En una olla o sartén amplia calentar el aceite y agregar las especias. Incorporar la cebolla picada y cocinar hasta
transparentar. Agregar los zucchinis en cubos y dorar apenas. Sumar los damascos cortados groseramente,
sartenear unos segundos y sumar la quinoa previamente lavada y colada. Revolver bien y luego de 1 minuto agregar
el agua o caldo. Dejar cocinar revolviendo cada tanto hasta que la quinoa esté bien cocida: aproximadamente media
hora a 45 minutos. Agregar a último momento la espinaca finamente cortada en tiras.
Esta preparación puede servirse como guarnición, coronando con un buen puñado de pistachos tostados y picados, o
transformarse en un plato único sumando alguna proteína: garbanzos (previamente cocidos), queso feta o algún otro
queso, pollo (puede dorarse en cubos al principio de la receta, con las cebollas, y retirarse para no hervirlos,
volviéndolos a agregar a la olla hacia el final.)

½ taza de porotos blancos bien cocidos


½ manzana verde bien crocante, cortada en láminas finas
rúcula o espinaca
hinojo cortado en finas láminas: medio bulbo aproximadamente, y las barbas verdes del extremo
1 tirita de verdeo, la parte verde únicamente
1 puñado de pasas rubias y negras o dátiles.
1 puñado de semil as: sésamo, girasol o zapallo
Opcional: media palta en láminas.
Aliño de oliva y limón o reducción de aceto balsámico.
Disponer en capas los ingredientes, empezando por las hojas verdes, y terminando con las semil as y pasas o dátiles.
Aderezar y servir.

4
Ingredientes (como para dos personas)
3 papas chicas o dos grandes, con piel
1 taza de lentejas (cocidas con laurel, cebolla y alguna verdura como zanahoria o apio)
un puñado grandote de perejil
1 tomate grande o dos pequeños
Verdeo o cebolla colorada
Aceitunas
Para el aderezo:
Dos cucharadas de mostaza
Aceite de oliva (bastante)
Un chorrito de salsa de soja
Dos cucharadas de vinagre de vino o aceto
Un diente de ajo picado bien chiquito
Sal y pimienta
Si querés, una cucharadita de comino
Una cucharada o dos del agua de cocción de las lentejas (si las preparaste en otro momento, aligerá con agua
simpemente).
Preparar el aderezo y marinar ahí la cebolla, el verdeo picados, mientras hacés el resto de la ensalada.
Hervir las papas o cocerlas al vapor (esto último es mejor), siempre con piel. Cortarlas en trozos grandes. Agregar
el tomate cortado en cubos pequeños, las lentejas, las aceitunas y por último el aderezo. Mezclar todo y terminar
con perejil en abundancia.

garbanzos
aceite de oliva
limón
comino
salsa de soja
sal y pimienta
si tenés y te gusta: harissa o pimentón picante
Cocinar los garbanzos previamente remojados (una taza) en agua con sal y laurel, hasta que estén bien hechos.
Mínimo 40 minutos.
5
Secarlos bien con un paño o dejarlos en una placa con bastante espacio entre sí, un rato largo.
Mezclar en un frasco: aceite de oliva, comino, sal, pimienta, unas gotas de salsa de soja y de jugo de limón. Agitar el
frasco bien cerrado, y echar sobre los garbanzos. Remover. No tienen que quedar ensopados; es sólo un condimento
y un poco de humectación.
Llevar a horno suave, unos veinticinco a treinta y cinco minutos. Hay que ir probando uno cada tanto,
aprovechando para remover, hasta que estén dorados y bien crocantes por afuera.

1 atado de rabanitos
3 cucharadas de aceite de oliva
jugo de limón o aceto balsámico
sal y pimienta
opcionales: 1 diente de ajo, romero, ralladura de limón, salsa de soja, comino.
Calentar el horno a 210 grados. Lavar los rabanitos, condimentarlos con todos los ingredientes y revolver
asegurándose que queden aderezados de forma pareja. Llevar al horno en una placa o asadera, sin cubrir, y cocer
entre 20 minutos y media hora, pinchando con un tenedor para saber cuándo están tiernos. si la cocción se hace
larga, se puede agregar un chorrito de agua y sacudir un poco la asadera para distribuirlo bien.

PARA LA MASA
Procesar una taza de almendras hasta que se haga polvo. Otra opción es comprar la harina de almendras ya lista.
Agregar en la misma procesadora una taza de harina de garbanzos, sal y pimienta, semil as de lino si se quiere, una
cucharada de comino, y aproximadamente 100 cc de agua MUY fría. Procesar y agregar el agua de a poco, buscando
que se forme una masa arenosa, que presionando con el dedo se compacte pero no sea un bollo uniforme en sí. A
ojo, se va agregando agua si hace falta.
Agregar un poco de aceite a una tartera (no le pusimos ni un poquito a la masa) y estirar con los dedos la masa
allí, de a poco, presionando con las yemas. Tiene que quedar más bien finita. Llevar a horno medio diez minutos y
dejar enfriar.
PARA EL RELLENO.
Dejar reposar dos cucharadas de semil as de lino en un dedo y medio de agua tibia, por lo menos una hora.
Desmenuzar 250 gr de tofu

6
Saltear un atado de espinacas con dos dientes de ajo y casi nada de aceite, apenas se achiquen un poco
apagar el fuego, revolver y dejar enfriar. Escurrir y procesar hasta que se hagan puré.
Cocinar al vapor una flor chica de coliflor..
Procesar el coliflor con el tofu, las semil as de lino y su agua (que está espesada, parece clara de huevo); sal, pimienta,
nuez moscada. Separar un tercio y a esa parte, agregarle el puré de espinacas.
Rellenar la tartera con la mezcla blanca, y después agregar la mezcla verde con espinacas en el centro formando un
anil o más pequeño. Agregar una espolvoreada de rawmesan
Llevar al horno medio unos treinta minutos, aprox. Comer tibia o fría.

una taza de harina de quinoa


un huevo
100 cc de leche vegetal
dos cucharadas de aceite de oliva
una cucharadita de cúrcuma
una cucharadita de polvo de hornear
sal, pimienta y nuez moscada
Mezclar primero los ingredientes secos, por un lado. Por otro, batir un poco el huevo con la leche, y después
incorporar todo con un batidor. Queda una preparación semilíquida, como la de un bizcochuelo crudo.
Hoojeao 15’ a 20’ ej hoojo loecaiejqado, a 180°.

250 g de harina de garbanzos


1 cdita de polvo de hornear
Pizca de sal
2 cucharadas de aceite de oliva
Agua (o el líquido sobrante de exprimir el relleno de las verduras/acelga) c/
No esperen encontarse con una masa manipulable como la de harina de trigo. Al no tener gluten puede que se les
corte un poco al pasarla al molde. No pasa nada! Van agarrando los recortes y presionando con las manos hasta
cubrir toda la base (previamente aceitada).
Mezclar los secos, en el centro volcar el aceite y el líquido hasta formar un bollo. Dejar reposar en heladera al menos
20'. Estirar y forrar tartera. Si se desarma no pasa nada, vas agregando de a pedacitos hasta cubrir bien todo!
Rellenar y al horno!
7
Mezclar una taza de puré de batata, una de trigo sarraceno* y 150 de queso (puede ser el de almendras)
Condimentar con sal, pimienta, canela, comino y alguna hierba y cebollas caramelizadas.
Hacer un puré lo más homogéneo posible y dorar al horno, primero fuerte para que se forme una costrita, después
suave para que se sequen.
* El trigo sarraceno se cocina en una proporción de dos de agua por una de sarraceno, por media hora.

ANTES DE COCERLO: remojar el mijo en abundante agua al menos 12 horas lo hidrata para mejorar si digestibilidad,
potenciar la disponibilidad de sus nutrientes y acelerar su cocción. Es lo que se suele l amar «activar», se puede
remojar 24 hs o incluso 48 si la temperatura ambiente es fría. Si al agua de remojo se le agrega un chorrito de
kéfir, este remojo o activación pasa a ser una fermentación del cereal. Esto potencia su capacidad de nutrición y
digestión sobremanera, es muy recomendable, pero no dejen de cocinar si no se animan o no tienen tiempo de
hacerlo.
PARA CASI TODAS LAS RECETAS CON MIJO, NECESITÁS ARRANCAR ASÍ:
1) lavar dos tazas de mijo un buen rato en un colador.
2) elegir una olla gruesa, de acero o de hierro, para que salga mejor por una cocción pareja y no se pegue al fondo.
Sino, aunque sea, usa un separador. Con el fuego medio, agregar cinco tazas de agua. sal y laurel o alga kombu.
3) cuando empieza a hervir, l evar el fuego corona y tapar. Que siga una hora así, despacito.
4) apagar el fuego, destapar, dejar reposar cubierto con un repasador.

Hacer dos tazas de mijo básico.


Cuando esté cocido, apagar el fuego y dejarlo reposar un ratito hasta que esté tibio (no frío del todo), con un
oelapadoo ejchka. Lo hdeai ep “akapaoio” qodasía calentito pero claro, sin quemarse.
Agregar al mijo en un bowl: cuatro cucharadas de queso rallado o rawmesan, comino, nuez moscada, sal y pimienta.
Amasar con las manos como si fuera, justamente, una masa. El cereal se empieza a desmenuzar y se vuelve parecido
al puré de papas, pero más sequito. Una vez bien deshecho, formar con las manos pelotitas del tamaño que quieran.
Si se pegotean a las manos, sólo hay que mojárlas un poco. Dejar reposar en la heladera unos minutos, Una vez fríos
(también se pueden congelar así), sólo hay que l evarlos al horno medio tirando a alto, por veinte minutos más o
menos para que se pongan crocantes por fuera y sigan tiernos por dentro. No hace falta agregar aceite, si usan
una asadera antiadherente o un molde de siliconas.

8
– Con más queso (puede ser el de almendras), se vuelven sospechosamente parecidos al chipá y quedan más
doraditos y crocantes. Un puñado de semil as de sésamo también suma.
– Con un poquito de puré de batatas mezclado con el mijo se ponen dulces
– También se los puede hacer rellenos, poniendo en el centro un cuadradito de batata, calabaza, una cucharada de
hummus, o lo que se les ocurra.

1 manzana roja grande o dos pequeñas


2 cucharadas de azúcar integral mascabo (opcional)
1 cucharada de canela en polvo
2 cucharadas de aceite de coco
Cortar lo más finito posible la manzana (puede ser con piel pero hay que quitar el corazón primero). Mezclar la canela
y el azúcar. Untar con manteca de coco una asadera amplia (o con aceite, o con manteca) y espolvorear la mezcla
de azúcar y canela sobre las manzanas.
FORMAS DE COCINAR LOS CHIPS: quienes tengan un deshidratador, podrán cocinar las manzanas largo plazo a
baríphkap qekleoaqnoap, kajqejhejdo ia oeceqa “oat” o condísooa.
Sino poner el horno lo más bajo que puedan. Si su horno puede usarse abierto, también vale.
Cuando la manzana se vea cocida pero no tostada, con el azúcar bien derretido, den vuelta las rodajas para
terminar de cocerlas cara abajo. No esperen a que la manzana esté seca y dura, pues eso va a suceder sólo al
enfriar. Retiren del horno cuando empiece a dorar en los bordes, y si tienen dudas, retiren una rodajita y fíjense qué
pasa al enfriar.
¿Cuánto demora en estar listo? depende de todas las variables del horno. 40 minutos probablemente. Si tienen uno
de esos hornos que calientan mucho, 20 minutos puede ser. Presten mucha atención en este caso para que no se
quemen.
Último detalle: por supuesto, PUEDEN CONSEGUIRSE CHIPS DE MANZANA SIN AZÚCAR NI CANELA. O SIN
CANELA Y CON VAINILLA.

2 zanahorias
2 cucharadas de azúcar integral mascabo
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de polvo 5 especias o una mezcla casera de: jengibre, cardamomo, clavo, anís, todo en polvo.
1 cucharadita de extracto de vainil a.
9
2 cucharadas de aceite de coco
Cortar las zanahorias en rodajas finas.
Entibiar el aceite de coco hasta que se vuelva líquido. Mezclar con el azúcar y las especias. Incorporar a las rodajas
de zanahoria en un bowl y revolver.
Llevar a una asadera amplia.
Con el horno más fuerte, precalentado a 220°, podemos tener listos estos chips en 15 o 10 minutos aproximadamente.
Presten mucha atención, porque pasan de dorados a quemados con mucha facilidad.
Servir solas como snack, con un yogur, o con arroz con leche.

2 zanahorias
Sal a gusto
½ cucharadita de harissa o pimentón picante
2 cucharadas de aceite de coco
Gotas de salsa de soja y de aceto balsámico
1 cucharadita de azúcar integral mascabo
Si gustan, alguna hierba
Cortar las zanahorias en rodajas finas.
Entibiar el aceite de coco hasta que se vuelva líquido. Mezclar con los demás ingredientes. Incorporar a las rodajas
de zanahoria en un bowl y revolver.
Llevar a una asadera amplia.
Con el horno más fuerte, precalentado a 220°, podemos tener listos estos chips en 15 o 10 minutos aproximadamente.
Presten mucha atención, porque pasan de dorados a quemados con mucha facilidad.
Servir solas como snack, como detalle crocante sobre alguna ensalada o sopa, o con un buen arroz salteado.

Dejar reposar una cucharada de lino con un dedo de agua tibia, por lo menos veinte minutos.
Cocinar una taza de porotos mung, previamente remojados, hirviéndolos en agua salada una media hora, con laurel o
alga kombu. Colar. Agregar una taza de mijo cocido, una zanahoria hervida (o rallada si está cruda), abundante
verdeo picado (sólo la parte verde), una cucharada de comino, sal, pimienta y unas gotas de aceite de sésamo si lo
tenés. Es para dar sabor, no hace falta agregar aceite a la mezcla. Agregar las semil as de lino con el agua, que
10
laoa epqe kokejqo debe habeope “eplepado” fookajdo aigo knv knv phkhiao a ia ciaoa dei hneso. Ahooa pí,
procesar con máquina o mini pymer.
Formar las hamburguesas y dejar enfriar en heladera por lo menos media hora.. Pueden rebozarse con avena, con
pan rallado, o no rebozarlas. No hace falta usar huevo: se adhiere directamente a los medallones.
Precalentar el horno a temperatura media, y l evar las hamburguesas en una placa hasta que estén sequitas y
crocantes por fuera. El corazón queda tierno.

1 Banana
1/2 Palta
un chorrito de jugo de limón
gotas de extracto de vainil a
endulzante a gusto (stevia, azúcar, miel, o nada)
Las bananas ms maduras son perfectas para cocinar y en este helado son la clave. Si están en el punto justo, no
hace falta agregar azúcar, ni miel, ni nada.
Procesar, licuar o mixear todo; probar y corregir si hace falta; y l evar al freezer cinco horas. Nada más! Por cada
banana, salen tres helados de palito, más o menos.
1) Se pueden agregar adentro de cada molde trocitos enteros de banana (ésta sí, más fresca, que tenga pinta),
pedacitos de frutil a o de durazno también.
2) Con jugo de naranja en lugar de jugo de limón,

2 cucharadas de aceite de oliva


1 cebolla grande
450 grs de hongos frescos fileteados
4 tazas de kale picado groseramente (reemplacen o combinen con acelga, hojas de remolacha o espinaca si es
necesario)
2 dientes de ajo
2 cucharadas de salsa de soja
Pimienta de cayena (opcional)
4 huevos
Sal, pimienta, semil as de sésamo, si tienen: gotas de aceite de sésamo.

11
Picar la cebolla, aplastar el ajo y picar groseramente el kale o las hojas verdes elegidas (un mix de kale y
hojas de remolacha queda muy bien). Filetear los hongo, . Reservar todo.
Precalentar una sartén amplia. Incorporar el aceite de oliva, un diente de ajo y las cebollas o echalotes. Salpimentar,
agregar la pimienta de cayena si la usan. Cocinar hasta que ablanden y transparenten. Agregar los hongos fileteados
y cocinar muy brevemente. Terminar con la salsa de soja, cocinando apenas unos segundos más. Pasar todo el
contenido de la sartén a un bowl.
Sin lavarla, agregar un poco más de aceite de oliva y cocinar brevemente el kale (o las hojas verdes elegidas,
atención al tiempo de cocción de cada cual, ya que son más frágiles las espinacas que las acelgas, y las acelgas que
el kale). Apenas pierda su volumen, agregar la preparación anterior de cebollas y hongos para cocinar un minuto
más todo junto.
Si la sartén usada es apta para horno, practicar allí mismo unos huecos con ayuda de una cuchara o el utensilio que
prefieran, de manera de generar unos nidos o pocitos donde colocar los huevos (sin que l egue a verse el fondo de la
sartén: debe quedar un colchón de verdura siempre). Cascar un huevo en cada nido, salpimentar,
Hornear a fuego bajo prestando mucha atención para que no se pasen de cocción los huevos: entre 10 y 15 o hasta
20 minutos dependiendo del horno de cada cual. Tiene que cuajar la clara sin ponerse dura la yema.
Retirar del horno, agregar una l uvia de sésamo tostado y unas gotas de aceite de sésamo si tienen y les gusta.
Servir.

Para 8 muffins medianos o un budín mediano.


2 huevos pequeños
½ taza de aceite
½ taza de azúcar mascabo (o menos). Se puede reemplazar por pasta de dátiles o banana madura.
1 cdta de vainil a
1 taza de zucchini rallado
1 ½ tazas de harina integral (puede ser harina de arroz)
½ cdta de canela
½ cdta de polvo 5 especias (o su reemplazo en clavo, jengibre, cardamomo, nuez moscada y pimienta)
½ cdta de polvo de hornear
¼ cdta de bicarbonato de sodio
¼ taza de nueces tostadas y picadas (opcional, recomiendo mucho nueces pecán)
½ taza de pasas (opcional)
Batir el huevo con el aceite, la vainil a y el azúcar o su reemplazo. Agregar el zucchini rallado.

12
Tamizar los secos (harina, canela, polvo 5 especias, polvo de hornear y bicarbonato). Incorporar a la mezcla
anterior batiendo lo menos posible.
Agregar las pasas y nueces si se quiere.
Llevar a un molde de budín o a moldes para muffin. Pueden ser siliconados o en caso contrario, enmantecar o aceitar
con cuidado.
Hornear a 180 grados, por aproximadamente 50 minutos (si es un budín) o 20 minutos (si son muffins), hasta que un
palil o salga limpio al clavarlo.

500 g de harina de trigo sarraceno parcialmente descascarado .


2 1/2 tazas de agua
1 cdita de sal
1 cda levadura en polvo (5 g)
1 cdita de azúcar mascabo (aca no habría problema que lo agregues)
2 cdas de aceite de oliva
Colocar en una bol la harina, sal y el agua. Integrar bien, tapar con un repasador limpio y dejar reposar por 8 hs
(se puede guardar en la heladera hasta 48 hs).
Para el fermento: mezclar la levadura con la cucharadita de azúcar y un chorrito de agua. Dejar reposar unos
minutos hasta que comience a burbujear.
Colocar todo en licuadora hasta integrar bien (la harina hidratada, el fermento y el aceite de oliva). Se puede hacer
con batidor de mano tmabien.
Volcar a budinera ligeramente aceitada, y dejar leudar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño (la
consistencia es "semi líquida "!)
Llevar a horno precalentado a 180° durante 10´ y luego continuar cocción a 160° x 30´más. Retirar del horno.
Pasar un cuchil o por los bordes y deja enfriar antes de desmoldar.
Se puede dejar unas 4 hs sobre la mesada para q se airee y pierda un poco de humedad. Se puede frezar ya
rebanado.

1/2 taza semil as de girasol ⁣


1/4 taza semil as de zapallo ⁣
1/4 taza castañas de caju o nueces
1 cdta. Ajo en polvo⁣
1 cdta. Sal marina ⁣
1 cda. Levadura en copos (o podes usar la sabor queso que ayuda mucho a asemejar al rallado)⁣

13
1 pizca de cúrcuma en polvo ⁣
Procesar todas las semil as/ castañas hasta lograr una textura Simil pan rallado. Calentar sartén y tostar
ligeramente las semil as molidas. Sumar los condimentos y mezclar todo. Retirar del fuego. Enfriar para guardar en
frasco.

4 cdas de semil as de zapallo


4 cdas de semil as de girasol
2 cdas de semil as de sésamo
1 cdita de sal
1 cdita de cúrcuma
Una roscas de pimienta
2 cdas de levadura nutricional natural
Activar las semil as dejando en remojo por 6 horas. Escurrir. Desecar (puede ser al sol, horno bajito, o sartén hasta
que estén bien secas, ojo de no quemar!) Procesar con el resto de los ingredientes y conservar en frasco de vidrio
en heladera, hasta 2 semanas (seguro lo comés antes!).

1 taza castañas de cajú naturales


2 tazas de agua
3 cdas de yogur vegetal comercial o de una tanda anterior*

Esta receta de yogur tiene la particularidad de que no precisa una leche, ya que usamos las castañas enteras. Me
gusta la textura densa y espesa que podemos obtener además de un sabor bastante neutro ideal para luego usar
en otras preparaciones o para saborizar con frutas y acompañar con granola o el endulzante que gustes. Remojar
las castañas en agua fría por al menos 6 hrs o en agua hirviendo por 15 minutos. Colar y procesar o licuar con el
agua fresca hasta obtener una consistencia bien cremosa
Calentar la crema de cajú hasta 40 grados. O hasta que al poner un dedo puedas contar hasta 8-9 pero no más
que eso porque quema. Ahí retirar del fuego y agregar el yogur. Mezclar e integrar bien. Repartir en frascos
pequeños o uno grande. Cubrir con una tela o gasa y dejar fuera de la luz y de la corriente de aire, en el lugar más
cálido de la casa por al menos 24 hrs. Pasado el tiempo probar, si querés un sabor más ácido podés seguir
fermentándolo por otras 24 hrs. Luego cerrar y conservar en heladera. Dura hasta 10 días pero es posible que se
vaya acidificando con el tiempo.

14
Lavar un paquete de espinacas y quitarles los cabitos gruesos. Secar o dejar escurrir.
Calentar una sartén grande al fuego hasta que humee. En ese momento, echar un chorrito de aceite de oliva, un
diente de ajo aplastado o picado grueso (para que no se queme) y enseguida las espinacas enteras. Si la sartén es
gruesa, se puede apagar el fuego apenas se agregan las espinacas y revolver para que se hagan parejas, con el
calor acumulado. Esto para no achicharrar las espinacas que son sensibles y, aunque no se van a quemar, pierden
color y sabor al sobrecocinarlas.
Escurrir y procesarlas con unos 200 grs. de tofu. Si queremos una crema untable, usar tofu de seda; con el
semiduro va a quedar una especie de ricota con espinacas, más granulada y más sequita. Condimentar con sal,
pimienta, mucha nuez moscada y un toque de azúcar (se puede usar en reemplazo dos ciruelas pasas para endulzar)

2 tazas de porotos negros, porotos aduki o porotos blancos (ya cocidos)


½ taza de cacao amargo
1 taza de azúcar mascabo, reemplazable por el endulzante que elijan. Recomiendo no reemplazar más de la
mitad por miel o stevia para obtener los mejores resultados. El reemplazo por dátiles remojados y
descarozados queda delicioso, sea por el total o por la mitad.
½ taza de aceite de coco. Se puede reemplazar por cualquier otro aceite, recomiendo oliva
1 cucharadita de vainil a (opcional)
1 cucharadita de canela (opcional)
1 cucharadita de café soluble disuelto previamente en agua (opcional)
Agua tibia, cantidad necesaria (alrededor de 1 taza, a gusto)
Pizca de sal
Procesar, licuar o mixear, todos los ingredientes juntos reservando para el final el cacao y parte del agua. Agregar
el líquido de a poco, hasta obtener la textura deseada: si se quiere para rellenar que sea más densa, si es para
cubrir más ligera. Con los porotos aún tibios la crema sale mejor y más rápido (más tersa y sedosa) pero se logra
de cualquier modo si están fríos: en ese caso recomiendo agregar el agua tibia.
Conservar en heladera hasta utilizar, en tupper o frasco hermético, por diez días sin problemas.
Cuanto más azúcar y aceite, más dura. Otra forma de que dure más sin subir grasas y azúcares: frasco de vidrio
heokéqhco io káp ai fojdo ej ia heiadeoa lophbie. No io foeewej, cakbha pn qeuqnoa. Saiso mne io mnheoaj cokeo heiado…

Ingredientes (para compartir entre 3-4 personas)

15
½ kg de berenjenas (cualquier variedad)
2 cucharadas de tahine (pasta de sésamo)
1 chorro de aceite de oliva
1 diente de ajo
Sal y pimienta
½ cdta de comino
Jugo de ½ limón
Lavarlas y ponerlas en una placa de horno sin nada, ni sal, ni aceite, ni nada. Llevarlas a un horno bien fuerte.
Cuando se pongan negritas o bien oscuras de un lado, rotarlas como para que se hagan parejas. El objetivo es que
el interior quede bien cocido, casi pasado sin l egar a secarse, y que la piel se queme no es problema: al contrario,
da un saborcito ahumado que suma
Dejarlas enfriar para sacar la pulpa: hacerles un tajito y raspar todo el interior con un tenedor o cuchara,
descartando las pieles.
Procesar la pulpa con sal, pimienta, aceite de oliva generoso, un diente de ajo grande o dos pequeños, comino,
bastante limón, y si es posible una cucharadota de Tahini, pasta de sésamo. Opcional: cucharadita de azúcar o miel,
que levanta el sabor de todo junto y el dulce natural de la berenjena. Procesar bien, hasta que quede muy cremoso.
Si no emulsionás bien el aceite con los demás ingredientes no se pone cremoso, por eso está bueno hacerlo a
máquina.
Picá bastante perejil para terminar, o también queda bien un poquito de pimentón.
Queda muy bien con tomate, queso de cabra, ricota, jamón crudo, y cualquier pancito o galletita especialmente si tiene
sésamo.

2 Kg de peras
Pelar la fruta y cortarla en trozos grandes.
Agregar una chaucha de vainil a o un poco de extracto natural de vainil a; tres moneditas de jengibre picado, una
cucharadita de canela y una cucharadita de sal. La sal es importante en los dulces.
Cocinar en la cacerola más gruesa de la casa a un fuego mediano hasta que empiece a hervir, y desde entonces a
un fuego muy muy bajito. Revolver cada veinte minutos a media hora con cuchara de madera, para ir notando cómo
de a poquito la fruta se va desmoronando, va soltando sus jugos y desarmándose, mientras que el color empieza a
subir de tono. De blanco va a ir pasando a un color tostadito, pero sin miedo, hay que dejarlo al fuego bajo, dos, tres
horas, revolviendo cada tanto.
A partir de las tres horas, ya hay dulce en la olla. Pero si perseverás cuatro o cinco horas, se va endulzando y
espesando cada vez más.
Cuando termines, dejalo enfriar y conservalo en frascos limpios que dura un montón.

16
1 taza de porotos blancos (alubias)
½ tofu firme (son aprox. 170 grs)
ralladura de medio limón
jugo de un limón
2 dientes de ajo
una cucharada de aceite de oliva
una cucharada de orégano y tomil o (o las hierbas que prefieras)
comino, nuez moscada, sal y pimienta a gusto.
Remojar los porotos toda la noche y cocinarlos en agua con sal (si hay alguna verdura, como zanahoria o apio, mejor)
a hervor lento durante una hora. Colar.
Mezclar los porotos con todos los demás ingredientes y procesar o minipimerear.
Lo podes dejar un poquito rústico, me gusta que tenga cierta aspereza la crema. Pero si lo preferís liso simplemente
seguís procesando un poquito más.
Dura cuatro a siete días en la heladera.

1 y ½ batatas (boniatos, camotes) grandes, o 2 chicas


2 cucharadas soperas de cacao amargo
Miel o azúcar a gusto, yo aconsejo una cucharada sopera /ó/ stevia /ó/ un puñado de dátiles hidratados
un rato en agua tibia.
Agua, cajqhdad jecepaoha. Ei mne mnheoa lnede npao ieche (de aikejdoap, de pora, de saca…), vo loobé iap
dos cosas, me gustó más al agua.
Opcionales que suman: una cucharadita de extracto de vainil a, una cucharadita de canela .
Cocinar las batatas, con piel y todo. Al vapor se hacen muy rápido, parejas y conservan todas sus propiedades. Al
horno van a quedar con un sabor aún mejor y más secas, pero hay que cuidarlas, tardan más, y te va a costar un
poquito pelarlas.
Pelar las batatas, y mixearlas o procesarlas con los demás ingredientes: el endulzante que elijas, el cacao y los
“cojdhkejqop” (cajeia v/o sahjhi a). Ijcoolooao agna qhbha a gnpqo, pegúj ia qeuqnoa mne mnheoap aicajwao

Para cuatro personas más o menos


una taza de garbanzos remojados toda la noche
un diente de ajo
un limón
tahine (pasta de sésamo, se compra hecho en dietéticas, casas gourmet o se hace casero procesando
semil as de sésamo muuucho rato hasta que se transforma en una crema).

17
sal, pimienta, comino, pimentón, aceite de oliva y opcional, nuez moscada.
muchas hierbas. Perejil, albahaca y verdeo. Puede ser orégano o tomil o, también, y hay quien usa menta. Yo
conseguí albahaca morada en el barrio chino: ¿vieron lo linda que es?
Cocinar los garbanzos a hervor suave para que no se deshagan demasiado, durante cuarenta minutos a una hora
desde que empieza a hervir. Con una hoja de laurel, y sal, siempre (si agregás alguna verdura va a quedar mucho
mejor:un pedazo de zanahoria, un tallo de apio, cebolla, etc) Si conocen el alga Kombu, usen un pedacito para hervir
las legumbres, siempre: las hace más digestivas y tiene muchas propiedades saludables.
Colar y reservar el líquido.
Mezclar los garbanzos con una cucharada gorda de tahine, el ajo, el jugo de limón, y las especias. Agregar un
cucharón del agua de cocción y mixear o procesar hasta que esté bien cremoso. El punto es un poco a gusto, si
está muy compacto agregás un poco más de agua. Cuando está listo, servir con las hierbas picadas por arriba.
Terminar con un dos cucharadas chorro por encima y un toque más de pimentón.

3 zanahorias grandes cocidas al vapor (si están aún calientes, mejor)


¼ taza de aceite a elección: si te gusta el aceite de coco, es una hermosa receta para meterlo.
jugo de medio limón
1/3 diente de ajo (opcional)
sal, pimienta y la hierba que más te guste: el estragón es mi favorito con zanahorias, el tomil o va bien, el
romero es otra idea.
Simplemente licuar o mixear todo junto hasta que se emulsione (es decir, se vea integrado, sin manchitas de aceite
sueltas). Queda bien con: sándwiches, ensaladas, tostadas, arroz yamaní. Dura como una semana en la heladera.

Pimientos rojos (morrones). Para esta receta necesitás 400 o 500 grs. Podes comprar un kilo para asar
de una vez, y después guardás el resto con un poco de aceite y ajo para sándwiches, bruschettas o
acompañando una carne fría.
3 dientes de ajo.
nueces: 1/3 taza.
mijo cocido o miga de pan: tres cucharadas
miel: una cucharada. Podés usar azúcar o el endulzante que prefieras
jugo de medio limón.
3 cucharadas de aceite de oliva.
sal, pimienta, comino, chile en escamas o pimentón picante.
Llevar los pimientos enteros a horno fuerte con tres o cuatro dientes de ajo colocados debajo, sobre la asadera.
Rotar cada cinco minutos, más o menos, hasta que estén bien cocidos: la piel se arruga y se pone negra donde
hace contacto con la fuente. Tiene que quedar así en todas sus caras, y bien tierno.
18
Sacar del horno y colocar aún calientes en una bolsa, cerrándola bien. Cuando se entibian, con este método,
retirar la piel es facilísimo: simplemente se despega con los dedos, gracias a la acción del vapor. Quitar también
cabitos y semil as.
Aparte, procesar las nueces tostadas con el mijo (o miga de pan) hasta formar una pasta homogénea. Agregar el
resto de los ingredientes (incluyendo el ajo cocido al horno) y procesar bien. Si el ajo horneado se quemó, podés
agregar ajo fresco, pero un solo diente. La textura es a gusto.. Si te gusta más denso podés aumentar la proporción
de nueces y pan. También podés escurrir mejor los pimientos, pero no deberían estar demasiado ensopados de por
sí. Cuando esté lo más liso posible, completar con un toque de perejil por arriba o una nuez entera de pura pinta.

19

También podría gustarte