Está en la página 1de 4

2. Factores organizacionales.

Son diversas las causas que originan estrés

en las organizaciones. De acuerdo a estudios se han clasificado estas

causas a requerimientos de los trabajos, de los roles, interpersonales,

diseño y estructura de la organización, liderazgo, vida de la organización

y necesidad de apoyo social.

a) Requerimientos de los trabajos. Se refiere a las diferentes actividades de tareas que debe
desempeñar un individuo en la organización. Comprende desde el diseño del puesto como el
grado de autonomía, diversidad y nivel de dificultad de los trabajos, sistemas de automatización
de maquinaria y equipo, también lo

referente a las políticas y estrategias de las organización, como la

competitividad organizacional, las normas establecidas, despidos de

personal, rotación de puestos, disposición física del trabajo. Por

ejemplo, anunciar cambios en los diferentes procesos para una

mayor productividad y calidad en la empresa provoca en los

empleados preocupación y estrés. Y también, cuando se informa que

se va a iniciar un programa de recorte o despido de personal aumenta

considerablemente la incertidumbre y el estrés. Es motivo de fatiga y

estrés en los individuos, un ambiente laboral incómodo, con aire dañino, condiciones propicias de
sufrir accidentes e iluminación

inadecuada o deficiente

b) Requerimientos de los roles. Este tipo de exigencia se refiere a las

tensiones que se imponen a un empleado por el rol que desempeña

en una organización. El exceso de trabajo se experimenta cuando se

espera que la persona haga más de lo que el tiempo le permite. Por

ejemplo, cuando se solicita de manera urgente que se realice un

proyecto de gran trascendencia para la organización en muy poco o


insuficiente tiempo, se incrementa la ansiedad y el estrés

c) Requerimientos interpersonales. Son las presiones que resultan de

las relaciones entre los empleados. Unas relaciones humanas no

adecuadas entre el personal así como la falta de colaboración por

parte de los compañeros de trabajo pueden originar insatisfacción y

gran estrés, sobre todo en el tipo de personas que de acuerdo a sus

rasgos de personalidad necesitan tener un trato social

d) Estructura de la organización. Son variables estructurales de estrés,

el diseño y estructura de la organización, la centralización de

funciones, los conflictos que se generan entre áreas como ventas y

crédito, la falta de una definición clara y precisa de las funciones. Por

ejemplo, cuando hay normas excesivas y además confusas, así como

una falta de participación por parte de los empleados en toma de

decisiones en los problemas que se presentan en la organización son

motivos para que se produzca insatisfacción laboral y una gran

fuente de estrés.

e) Liderazgo organizacional. Debe de existir un verdadero liderazgo en

cada uno de los ejecutivos de toda organización. En algunos casos no

es así, ya que los directivos aplican una política o cultura de

intimidación a los empleados considerando que es una manera para

que lleven a cabo las diferentes tareas asignadas, pero como

resultado tenemos un ambiente en el personal de angustia, miedo y

tensión.

f) Vida de la organización. Las organizaciones generalmente recorren

un ciclo de vida organizacional. Se crean, progresan, se consolidan y

algunas declinan o se acaban. La etapa de la creación normalmente


se caracteriza por mucho dinamismo, entusiasmo e incertidumbre, en

la segunda etapa se realizan despidos o recortes de empleados y

demás incertidumbres, en la fase de consolidación de la organización

son menores las inseguridades y como consecuencia el estrés es

menor en las personas y finalmente en la última etapa de declinación

es cuando se genera el mayor de los estados de estrés en los

empleados debido a la gran incertidumbre y demás temores de su

futuro laboral.

g) Necesidad de apoyo social. Cuando a las personas les falta apoyo

social es motivo de presencia del estrés. En nuestra época más que

nunca necesitamos formas de apoyo como de nuestros familiares,

amigos y compañeros de trabajo para que podamos afrontar de

mejor manera el estrés. El apoyo social consiste en recibir

información y retroalimentación de los demás, y sentirse amado y

que se preocupan por uno, que es querido y valorado, e incluido en

un grupo de comunicación.

3. Factores individuales. En este último aspecto se contemplan factores

que tienen que ver con la vida privada de las personas.

Fundamentalmente, nos referimos a las cuestiones familiares de los empleados, problemas


socioeconómicos personales y diferencias de rasgos de personalidad que pueden generar estrés.

Para toda persona es de vital importancia la familia y llevar relaciones humanas adecuadas.
Problemas en el matrimonio, disyuntivas sobre la educación de los hijos, conflictos con los vecinos
son casos de situaciones conflictivas que afectan a los empleados al producirles estrés

y que de alguna manera tienen consecuencias negativas en el trabajo.


El factor económico indudablemente afecta a los empleados provocándoles estrés cuando existen
problemas financieros que no pueden resolver y tienen dificultades para concentrarse en el
desempeño de sus tareas.

Las características propias de la personalidad de los empleados pueden producir estrés; los cinco
grandes factores que comprenden la mayoría

de las variaciones más importantes de la personalidad como son la extroversión, la conformidad,


la escrupulosidad, la estabilidad emocional

y la apertura a la experiencia son dimensiones que influyen de manera

sustancial para la generación del estrés.

De acuerdo a un estudio del estrés llevado a cabo por Friedman y Rosenman difundieron los
conceptos de personalidad tipo A y B. El concepto de personalidad tipo A, se refiere al conjunto de
conductas y

emociones que se aprecian en los individuos decididos en lograr cada vez

más en menos tiempo. Esto quiere decir, que las personas se fijan metas

en algunos casos inalcanzables y al no lograrlas como consecuencia se pueden decepcionar.


Podemos mencionar, que este tipo muestra una

gran relación con el estrés en los empleados y sus graves daños físicos,

así como enfermedades cardiacas. En cambio, el tipo B es más relajado y

tranquilo, afronta las situaciones y trabaja sin preocupaciones

También podría gustarte