Está en la página 1de 7

Marco general para las investigaciones

Título:

Antecedentes:

Teniendo en cuenta que el campo de la investigación interdisciplinar se desarrolla poco


al interior de los centros de educación superior, y que específicamente dentro de la
Universidad Central del Ecuador los incentivos son pocos para que el cuerpo estudiantil
articule trabajo de investigación con el cuerpo docente especializado.

Con plena conciencia de que la investigación en torno a temas que atraviesen de manera
transversal la cotidianeidad de las personas es una necesidad no solo académica sino
profundamente humana a fin de aportar a la comprensión de los complejos procesos
sociales que se derivan de las interacciones con el entorno.

Consideramos que el campo de la intervención artística en espacios urbanos – públicos


como privados- es una arista importante a considerar dentro de las interacciones y
relaciones entorno sujeto que se desarrollan intra societalmente.

A sabiendas de que los museos deben tomar un nuevo enfoque y ser considerados como
espacios productores de conocimiento científico social, y que así mismo son
herramientas poderosas para de codificar la investigación social y traducirla en
lenguajes al alcance de la gran mayoría de público.

Así mismo observamos que al interior de los espacios y círculos de reflexión académica
temas como: los espacios, su configuración simbólica como plataforma impulsora del
arte, y procesos gráficos que dan lugar a producciones – llámense artísticas o no-
materialmente existentes son temas que rara vez se toman en paralelo para trazar una
propuesta investigativa.

A razón de que las investigaciones en el campo del Street art y arte urbano no han
tenido grandes alcances y que la propuesta investigativa en torno a dichos se temas se
centra en una reflexión bibliográfica documental, más que en un análisis que trascienda
las diferentes dimensiones no solo materiales sino también subjetivas del ordenamiento
de los procesos de la existencia humana.

Y que, tras una revisión bibliográfica extensa hemos encontrado pocos trabajos que
aborden desde una arista científica y social el tema del Street art , entre los que
destacamos publicaciones que en su mayoría fungen de archivo de las obras callejeras
como: “UltraVandals” publicada por la Casa de la Cultura Ecuatoriana en el 2018, y
fanzines trabajados durante el Binacional de Arte Urbano, cartografías paganas
publicados por el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo de la ciudad de
Guayaquil en el 2019.

Hemos considerado pertinente volcar nuestras reflexiones y así como nuestras


interrogantes para construir un proceso investigativo que permita entender el fenómeno
del arte callejero gráfico, con sus distintas técnicas y variantes, así como sus
repercusiones en la construcción de cotidianeidades y subjetividades de las personas y
sus ambientes políticos.

Objetivo general:

Mediante la investigación se busca incorporar elementos sociológicos y de la ciencia


política para contribuir a la práctica investiga entorno al arte callejero.

Pará esto nos apoyamos en distintos elementos (teorías sobre el espacio y sus
implicaciones sociales y políticas) que atraviesan al arte callejero y que lo sitúan en un
foco de discusión a fin de contribuir al desarrollo investigativo entorno al Street Art y
Arte Urbano.

Objetivos específicos:

Contribuir a la práctica investigativa interdisciplinar del arte, la sociología y la ciencia


política

Desarrollar un marco investigativo que contenga la discusión en torno al Street Art,


basada en el espacio como forma de producción y como producto.

Mediante una selección de obras entre distintos autores, situar los temas de discusión
sobre el espacio y sus implicaciones políticas y sociales.

Metodología a utilizarse:

La Dinámica (Metodología) que se propone en la muestra esta guiada en torno al


estudio etnográfico realizado con algunos artistas urbanos de Quito, como: HTM (Juan
Pablo Vallejo), SERES TOXICOS (Estudiantes de la UCE) y SUBLEVO, mismos que
brindan una descripción particular alrededor de la práctica artística urbana. Será a través
de la observación participante como se extraiga los contenidos para la muestra, así como
el material de apoyo y demás.

Las propuestas montadas por cada artista vienen cargadas de un contenido tanto
político, como social, y responden a necesidades propias de la comunidad y de los
artistas urbanos, que se encuentran inmersos en ella. El trabajo etnográfico se lo realiza
sobre las intervenciones artísticas de los colectivos mencionados en el espacio público.

En el marco de la observación participante, proponemos trabajar al interior en los


espacios al interior de la universidad, en cercanía constante con la comunidad
universitaria a través de llevar a cabo actividades que detallaremos posteriormente.

Marco teórico:

El desarrollo del arte en el espacio público y en especial del Street Art sobre la urbe,
trae varias connotaciones políticas desde las que pueden ser interpretadas y que
desarrollaremos más adelante. Connotaciones basadas en elementos que tomados de
autores como Rancière, Duque, Heidegger, Bishop, Benjamín, sirven para ponerlos en
contraste transversal, y dilucidar la situación del arte urbano en la actualidad; las
particularidades de cada postura permiten entender el horizonte que se ha impuesto al
arte como práctica, y que lo ha situado en un vaivén de discusiones filosóficas.

Es difícil encontrar una definición estricta y estática sobre la cuestión de “el arte”,
pretender encasillar al fenómeno no aportaría a entender los complejos procesos que se
desarrollan dentro del mismo, así como los que se dan en el exterior a partir de él.

Lo que pretendemos es buscar una forma conceptual que nos permita iniciar la
discusión sobre las implicaciones políticas y sociales de las producciones gráficas en el
espacio urbano.

El concepto de arte entonces que nos permita desarrollar la investigación es en primer


lugar un concepto maleable, que permite diálogos entre las formas que adquiere la
representación artística y sus diversas significaciones en el campo de lo social.

Así mismo vendría a definirse, en relación con las practicas artísticas, las formas de
visibilidad y los modos de inteligibilidad, que permiten identificar los productos
artísticos como pertenecientes a un todo social. (Rancière, 2011).

Tendríamos que entender el arte como un fenómeno que nace en el profundo imaginario
de las sociedades, que permite a estas establecer contacto con la inmaterialidad de lo
subjetivo de las mismas y que permite a los objetos, productos de esta relación tensa
entre el imaginario y lo real, ser a su vez expresiones de las sociedades que les han dado
génesis y ser simultáneamente critica viva de esta misma sociedad de la que ahora se ve
secularizada para convertirse en producción artística

INSERTAR ENTREVISTAS A ARTISTAS, ESPECIALISTAS Y


COLABORADORES.

La vinculación entre la producción artística, y los espacios temporales en los que se


produce, permite observar las particularidades que distinguen a las distintas etapas del
arte entre sí, y que a su vez deslumbra las relaciones sociales de producción en el arte en
dichos periodos.

La relación del arte con el espacio es una relación basada en la producción del espacio
artístico, entendida esta como la planificación espacial basada en los elementos del arte,
que a su vez permite el estudio de los flujos y sus conexiones.
Desarrollemos esta idea, partiendo de que en el espacio coexisten diversos sistemas,
tales como el económico, político, artístico entre otros, y que estos sistemas desde en el
momento en que existen, tienen relación con el espacio, mismo que poseen diversas
contradicciones en su interior que dificultan la limitación de los sistemas que están en
relación con él. (Lefebreve pp.224)

Las contradicciones a las que se refiere Lefebreve, son nuevas en relación a las formas
antiguas que se mantienen por medio del espacio instrumental y la violencia, y permiten
una nueva relación con el cuerpo y de la sociedad con el espacio.
La planificación sobre el espacio en la modernidad, es muestra clara del despliegue del
control sobre la totalidad del espacio, donde este se encuentra fragmentado y
pulverizado por la propiedad privada.
La urbanización viene del creciente interés por el espacio y su importancia en la
modernidad, basada en la planificación propuesta por los tecnócratas que deviene cada
vez más en un espacio instrumental, donde se reproducen las relaciones de producción
capitalista. (Lefebreve pp 223)

El espacio público entendido como tal, es el espacio entendido como articulador de


colectividades sin restricción de acceso, en el cual se evidencia de mejor manera, el
desarrollo de las relaciones sociales más complejas. El espacio entendido como tal es el
lugar donde se sitúan los sujetos y objetos, y donde estos interactúan constantemente.

Heidegger nos propone una traducción filosófica sobre lo que significa el espacio, en su
fenomenología del espacio en cuanto espacio, "sin referencia a los cuerpos". A partir de
esta metodología de comprender el espacio allende de los cuerpos, entramos en la lógica
de “espaciarse es existir”. Esto sitúa al sujeto como artífice, y a través de su actividad
violenta, como el articulador e integrador del mismo, es decir que el sujeto tiene la
capacidad de espaciar y ser en el espacio. A partir de la etimología “Rozar”, propuesta
por Heidegger y comprendida como la acción modeladora que produce la existencia de
los cuerpos es que podemos desarrollar en la investigación elementos como vandalismo,
uso, apropiación transgresión e incluso debatir le escenario mismo de disputa que es el
espacio.

El espacio público es la expresión de lo que somos, y de cómo organizamos nuestras


vidas en torno a ello, es así como los espacios y los lugares dentro de las ciudades
vienen a formar parte esencial de la nueva dinámica generadora de identidades,
logrando en muchos de los casos una integración social por parte de ellos, y
ocasionando en otros segregación y exclusión. El concepto de apropiación, está basado
en la identificación de cuatro elementos fundamentales: entender los diferentes patrones
generadores del sentido de pertenencia a un lugar o espacio, es decir afectos, creencias,
sentimientos, conductas etc.; los actores sociales que en ellos interactúan sean estos
tomados en el sentido individual o colectivo; las relaciones sociales que dentro de ellos
se realizan y que hacen que los individuos se vinculan con los otros; y por último el
tiempo, que es el mayor productor dentro de un colectivo social de determinados usos y
costumbres que se transforman en el termómetro que ayuda a identificar el grado de
integración social a un barrio, espacio público o ciudad de un individuo (Segovia,
2005).

La irrupción del sujeto en el espacio de forma violenta, es privilegiada por el arte, a


partir de entender al espacio como el articulador de subjetividades entre los sujetos y
objetos. Partiendo de ello, podemos entender la arquitectura moderna, el urbanismo y el
desarrollo entorno a la estética de las ciudades.

La colectividad en el espacio, entendida como la articulación de subjetividades


construidas a partir de rasgos culturales, étnicos y raciales, se nos muestra como la
antítesis al individualismo, cuyo fin en el arte a sido la sistematicidad comercial del arte,
y la programación museística, donde es primigenia la figura solitaria lucrativa. (Bishop:
28)

El rol de lo colectivo en el arte se ha visto impulsado por los Laboristas Italianos,


quienes han propuesto que este debe ser una práctica como oferta a un contra modelo
automático de unidad social. Frente a la dominación hegemonizante que hetero
determina a los individuos, la colectividad se presenta como herramienta de
autodeterminación de estos, donde la participación a decir de Guy Debord, re humaniza
a una sociedad adormilada y fragmentada por la instrumentalización represora de la
producción capitalista. (Bishop pp 26)

EL espacio para el autor Jacques Ranciére, en el sentido político, no tiene que ver con
los ejercicios de poder y la lucha del poder, y es más bien la configuración de un
espacio específico, el recorte de una esfera particular de experiencia, de objetos
planteados como comunes y como dependientes de una decisión común, de sujetos
reconocidos como capaces de designar estos objetos y de argumentar sobre ellos.
(Rancière 33)

En cuanto a Rancière es importante tener en cuenta elementos como la noción del


reparto de lo sensible. En cuanto al arte como creador de representación a la vez que
creador de sensibilidad. El arte visto desde lo político, es un instrumento que instruyen
una clase de tiempo y de espacio específico, e instituye un reparto de lo sensible, es
decir la política redefine los objetos del arte por su pertinencia a un sensorium diferente
de la dominación. sería prudente retomar la idea que “La relación entre estética y
política … es la manera en que las prácticas y las formas de la visibilidad del arte
intervienen en el reparto de los sensible y en su configuración” (35).

Los modos de inteligibilidad, los espacios y las representaciones definen al arte en base
al régimen de la idea, La noción del libre juego y el despojar al arte de su carácter
emancipador es uno de los elementos centrales en Rancière. Al mencionar la dualidad
en la composición del arte y señalar que la apoliticidad del arte es precisamente lo que
lo constituye como político puede ayudar a justificar la existencia misma de los
colectivos dedicados a la labor.

Ranciar considera que la “estética” genera sensaciones dentro de la percepción sensitiva


del ser humano, y coloca ejemplos de obras que de alguna manera han generado una
ruptura dentro de la estética. Cuando se habla del poder de las élites en cuanto a sus
sentidos, que responden a la educación de los sentidos en relación a los sentidos
vulgares, se puede considerarse que hay diferentes formas de percibir al arte dentro de
la pertenencia social (sensorium diferente a la dominación

El arte urbano juego bajo esta lógica y en sentidos opuestos, donde si bien este puede
servir como elemento para la redefinición de los espacios en un tiempo, sirve por otro
lado, para la definición de espacios nuevos. El arte consiste en construir espacios y
relaciones para reconfigurar material y simbólicamente el territorio de lo común. La
irrupción violenta del sujeto que se constituye en el espacio, según Heidegger, nos
ilustra dicha situación, donde el sujeto es junto al espacio elementos de constitución
mutua, lo cual se relaciona a un tiempo y a un espacio determinado.

Hablar de Street arte, es hablar del arte en la calle, la disposición de espacio


(considerado como público) para con el arte, juega bajo la antítesis del arte urbano. La
discusión aquí es saber cuál es la lógica de cada una de estas concepciones y qué
prácticas se inscriben tanto en una como en otras. Donde arte callejero se refiere a esa
irrupción violenta de la calle y sus paredes, y arte urbano se refiere al régimen estético
del arte.
El arte no es político, en primer lugar, por los mensajes y los pensamientos que
transmiten acerca del orden del mundo. En segundo lugar, no es político por la manera
que representa las estructuras de las sociedades, los conflictos o identidades de los
grupos sociales.

el arte representa la forma que adquiere una comunidad, y que solo es arte en medida en
que se seculariza (y nace) de la misma comunidad representada.

Hablar de un tipo de arte es para Ranciére, hablar de un dispositivo de exposición, y de


una forma de visibilizar el arte. (32) El Street art puede ser considerado desde este
enunciado, como el dispositivo que expone en la calle, y que busca que esta y sus
paredes hablen por él. Es visibilizar a la sociedad dentro del espacio de la sociedad
misma.

Ahora bien, si podemos decir que el Street art, busca irrumpir violentamente el espacio
público, el arte y en específico la intervención artística del espacio público, es una
herramienta fundamental para generar cambios en las formas de entender la política y
las relaciones sociales.

El arte público no es arte en espacio público, eso sería arte en espacio público, mientras
que el arte público es mediación. La mediación convierte al espacio en algo sociable,
dándole forma y atrayendo la atención de sus ciudadanos hacia el contexto más amplio
de la vida, de la gente, de la calle y de la ciudad. El espacio público siempre es político
y el arte público siempre está predispuesto a la política. (Silva, 2014, pág. 142).
Sabemos que carece de un margen de legitimación como práctica. Su cuestionamiento
en torno a lo estético, ha producido una serie de críticas en torno a la práctica, y su
consideración como arte; partiendo desde la denuncia de las instituciones
gubernamentales y municipales de las ciudades donde se produce el fenómeno, hasta las
que se hacen desde habitantes comunes de las urbes. Sin embargo, sabemos también que
politiza el espacio a partir de la reversión de su uso “definido”, a veces transformando
los no lugares, en espacios de reflexión invitando al transeúnte a detenerse, a observar, a
llevarse en sus memorias un mensaje identitario, de memoria, de crítica o simplemente,
una bella obra que rompe lo gris de la cotidianidad. (Martínez Girón, 2018, pág. 14)

Rancière plantea que la ética que afecta a la estética significa que la política o el arte
están hoy cada vez más sometidos a un juicio moral que permita la validez de sus
principios y a las consecuencias de sus prácticas. La ética es el pensamiento que
establece la coincidencia entre un entorno, una manera de ser y un principio de acción
(134).

Bajo esa misma lógica, Bishop menciona que: el arte y la estética son denigrados como
meramente visuales, superfluos, académicos –menos importantes que los resultados
concretos, o la proposición de un “modelo” o prototipo para relaciones sociales-
(Bishop, 2017: 43). Si los criterios éticos se han convertido en la norma para juzgar este
arte, entonces necesitamos cuestionar también que ética se defiende (Bishop, 2017: 45)

Bibliografía:
Pregunta de Investigación:

¿Cómo se resignifica redefine y produce el espacio público en la ciudad de Quito, a


través del arte callejero entre en la actualidad: año 2015 al 2019?
Objeto de Estudio y tamaño de la muestra:

Análisis de datos:

También podría gustarte