Está en la página 1de 7

DERECHO CIVIL I: DERECHO DE PERSONAS

el artículo 1 de la de la Constitución Política del Perú, en adelante CP, establece que “La


defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y
del Estado”

1. La persona humana:
Concepto: cuando hablamos de persona natural o persona humana
estamos haciendo alusión a la humanidad en su totalidad, es decir,
hombres y mujeres. Cuando al humano se le llama persona natural se le
está invistiendo de un ropaje jurídico, el cual le adscribe de derechos y
obligaciones.
Entendemos por persona natural a uno de los cuatros sujetos de derecho
cuyo inicio se da con el nacimiento (pero que desde la concepción ya
merecía tutela e incluso era titular de ciertos derechos, aunque como un
sujeto de derecho distinto, el concebido) y termina con la muerte, al cual
el ordenamiento jurídico le adscribe derechos y obligaciones.
Diferenciándose de las personas jurídicas y los entes no personificados
en cuanto a su dimensión biológica.
El concepto de persona que utiliza nuestro Código civil hace una
separación entre “existencia legal” de la persona y existencia natural: la
primera comenzará con el nacimiento y la segunda con la concepción.
Una interpretación sistemática del Código civil, y del texto recogido en la
Constitución, junto con las leyes que acabamos de mencionar, me lleva a
afirmar que el nasciturus, el que está por nacer, es considerado un ser
humano y, por ello, una persona con derecho a la vida, no con un simple
interés o bien jurídico.
La vida humana: El Código civil, de 1984, en su artículo 1° regula que:
“la vida humana comienza con la concepción. El concebido es sujeto de
derecho para todo cuanto le favorece. La atribución de derechos
patrimoniales está condicionada a que nazca vivo”.
En nuestro ordenamiento la vida humana comienza con la
concepción, pero la condición de “persona humana” o “persona
natural” se adquiere a partir del nacimiento y no antes. No
existiendo en absoluto contradicción entre los conceptos
de concebido y persona natural, ya que ambos son sujetos de
derecho autónomos y de seguir el curso de las cosas, el concebido
pasará a convertirse en persona natural a partir del nacimiento lo
cual no implica que desde antes (concepción) no merezca tutela e
incluso derechos.
En el Derecho peruano se protege la vida desde la fecundación hasta la
muerte natural. Es sujeto de derechos desde su concepción en todo
cuanto le favorece. Por lo tanto tenemos normas protectoras de la vida
humana y de la persona física: el ser humano es inviolable desde la
concepción hasta la muerte natural.

¿Qué es la concepción humana?: La otra entiende a la “concepción”


como el momento de implantación del óvulo fecundado en el útero
materno, momento en que el cigoto se conecta con el sistema
circulatorio materno y accede a todas las hormonas y demás elementos
necesarios para su desarrollo.

1.1. LA PERSONA HUMANA Y EL SUJETO DE DERECHO: EL SUJETO


DE DERECHO
SUJETO DE DERECHO: Se llama sujeto de derecho a todo ente capaz de
tener derechos o contraer obligaciones, es decir implica ser destinatario, por
parte del ordenamiento jurídico, de derechos y obligaciones.
El término sujeto de derecho es producto de la humanidad y surge con el
objetivo de atribuir prerrogativas (derechos) y deberes (obligaciones) a la
persona humana y diferenciarla de los no sujetos de derechos, como los
animales no humanos.
El ser humano (persona natural y concebido) es el único sujeto de derecho que
reúne las características de libertad, coexistencialidad y temporalidad al mismo
tiempo. No obstante, no es el único sujeto de derecho

Encontramos a los siguientes sujetos de derecho:


-El concebido (art. 1)
-La persona natural o individual (art. 1)
-La persona jurídica (art. 77)
-Las organizaciones no inscritas de personas (art. 124 al art. 133)
-La sociedad conyugal (art. 287 al art. 294) (Guevara, 2004, pp. 77-
78)

1.2. EL CONCEBIDO:
El concebido no es aún persona. Es un sujeto de derecho distinto y autónomo, un
centro de referencia de derechos desde el instante de la concepción y hasta el
nacimiento.
Por tanto el concebido es uno los cuatro (o cinco) sujetos de derecho, aún no persona,
contemplados en el ordenamiento jurídico nacional que reúne características comunes
a los sujetos de derechos restantes, como el ser titular derechos y obligaciones, pero
diferenciándose de las personas jurídicas y los entes no personificados en cuanto a su
dimensión biológica.
Recordemos que si bien la vida humana comienza con la concepción, la persona
humana llega a ser sujeto de derecho a partir del nacimiento y no desde antes. No
obstante, en el caso del concebido, es un sujeto de derecho distinto y autónomo que
gozará de los derechos patrimoniales que le sean favorables de manera actual a no
ser que por alguna causa muera antes del nacimiento. Pues a partir de ese momento
habrá perdido los derechos patrimoniales en su favor (condición resolutoria) y no
antes.
Personal Jurídica: Se llama persona jurídica, una persona ficticia, capaz de ejercer
derechos y contraer obligaciones civiles, para cumplir con su objeto y con los fines
para los cuales fue creado. Las personas jurídicas de derecho privado en el
Estado Peruano adquieren personalidad jurídica con su inscripción en el Registro
de Personas Jurídicas, salvo disposición distinta de la ley, conforme al primer párrafo
del artículo 77 del Código Civil Peruano de 1984
Persona Natural: “Todos los individuos de la especie humana, cualquiera que sea su
edad, sexo, estirpe o condición”. Se distingue entre existencia natural y existencia
legal de la persona.
1.3. LA IMPORTANCIA DE LA PERSONA HUMANA COMO OBJETO DE
DERECHO: LIMITACIONES Y PROHIBICIONES PARA LA
DISPOSICIÓN DE LA PERSONA HUMANA COMO OBJETO DE
DERECHOS.
Sin duda alguna, la persona humana es el eje central del derecho y su importancia
transciende las fronteras del derecho civil para ingresar a otras como el derecho
laboral, tributario, procesal, constitucional, de los derechos humanos, etc. De esa
manera lo han expresado diversos juristas en Perú, Argentina, España, Alemania,
Francia y el resto del mundo.
Recordemos que en sede constitucional peruana “La defensa de la persona humana y
el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado” (art.1
Constitución Política del Perú, en adelante CP). Habiendo, en el artículo siguiente
(art.2 CP) un listado de los diversos derechos constitucionales correspondientes a la
persona.

2. DERECHOS CIVILES INHERENTES A LA PERSONA:

Entre los derechos civiles y políticos podemos mencionar el derecho al libre desarrollo de la
personalidad, el derecho a la vida, el derecho a la identidad, el derecho a la integridad
personal, el derecho a la libertad personal, el derecho a la libertad religiosa, el derecho a la
igualdad, el derecho a elegir y ser elegido representante, entre otros.

2.1 LA CAPACIDAD
Capacidad: es un atributo o aptitud (de ser apto o adecuado) que tiene toda persona
humana para adquirir y ejercer derechos y obligaciones. La capacidad de adquirirlos
se conoce como capacidad de goce mientras que la segunda se llama capacidad de
ejercicio.
La capacidad de goce que es la aptitud para ser titular de derechos o para ser sujeto
de obligaciones, ya que si se niega o suprime esta característica, desaparece la
personalidad del sujeto, impidiendo la posibilidad jurídica de acción del mismo.
La capacidad de ejercicio plena: Art.43: Artículo 42.- Toda persona mayor de
dieciocho años tiene plena capacidad de ejercicio. Esto incluye a todas las personas
con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás y en todos los aspectos
de la vida, independientemente de si usan o requieren de ajustes razonables o apoyos
para la manifestación de su voluntad.
Excepcionalmente tienen plena capacidad de ejercicio los mayores de catorce años y
menores de dieciocho años que contraigan matrimonio, o quienes ejerciten la
paternidad.
La capacidad Jurídica: La capacidad jurídica es en el derecho civil, la aptitud de
una persona para asumir derechos y obligaciones por sí mismo. 
La incapacidad: Es aquella que adolecen ciertas personas que la ley declara
incapaces en razón de su edad, de su estado civil o de otras circunstancias. Existe
incapacidad absoluta e incapacidad relativa.
Incapacidad Absoluta: La “incapacidad absoluta” involucra el hecho de que los actos
jurídicos llevados a cabo por personas, a quienes se les atribuye este título, son nulos.
Actualmente, según el artículo 43 del Código Civil, son incapaces absolutos “los
menores de dieciséis años
Incapacidad Relativa: Es aquella que sufren ciertas personas cuyos actos, en ciertas
circunstancias y en determinados supuestos previstos por las leyes, pueden tener
valor legal, por esto se dice que la ley a estas personas les concede cierto grado de
capacidad.
De conformidad con el artículo 43 del CC son incapaces absolutos:
Los menores de dieciséis años, salvo para aquellos actos determinados por la ley.

De acuerdo con el artículo 44 del Código Civil son relativamente incapaces:

Los mayores de dieciséis y menores de dieciocho años de edad.


Los pródigos.
Los que incurren en mala gestión.
Los ebrios habituales.
Los toxicómanos.
Los que sufren pena que lleva anexa la interdicción civil.
Las personas que se encuentren en estado de coma, siempre que no hubiera
designado un apoyo con anterioridad.

2.2. EL DAÑO MORAL Y EL DAÑO A LA PERSONA


DAÑO MORAL:
DAÑO A LA PERSONA:
DIFERENCIAS:
DAÑO CORPORAL
2.3. DERECHO AL NOMBRE: Artículo 19.- Derecho al nombre: “Toda persona tiene
el derecho y el deber de llevar un nombre. Este incluye los apellidos”. y en el Artículo
25º señala que: “La prueba referente al nombre resulta de su respectiva inscripción en
los registros de estado civil”.
El derecho a la identidad es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano,
y es necesario para poder beneficiarse de los otros derechos fundamentales.
El nombre "es la expresión que se emplea para designar a las personas con el objeto de
identificarlas e individualizarlas dentro de la sociedad".

Desde el momento de su nacimiento, toda persona tiene derecho a obtener una


identidad. La identidad incluye el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento, el sexo y
la nacionalidad. Es la prueba de la existencia de una persona como parte de una
sociedad, como individuo que forma parte de un todo; es lo que la caracteriza y la
diferencia de las demás.
Todos los niños tienen derecho a poseer una identidad oficial, es decir, a tener un
nombre, un apellido, una nacionalidad y a conocer la identidad de sus progenitores
LA PRUEBA DEL NOMBRE:
LIMITACIONES AL CAMBIO O ADICIÓN DEL NOMBRE.- CONCEPTO.- CASOS
Artículo 29.- Cambio o adición de nombre
Nadie puede cambiar su nombre ni hacerle adiciones, salvo por motivos justificados y
mediante autorización judicial, debidamente publicada e inscrita.
El cambio o adición del nombre alcanza, si fuere el caso, al cónyuge y a los hijos
menores de edad”.

Por ello, como regla general se ha establecido que nadie puede cambiar su nombre ni
hacerle adiciones. Sin embargo, existe una excepción, la misma que se presenta cuando
existan motivos justificados y se haga mediante autorización judicial, publicada e
inscrita.

Por ello, como regla general se ha establecido que nadie puede cambiar su nombre ni
hacerle adiciones. Sin embargo, existe una excepción, la misma que se presenta
cuando existan motivos justificados y se haga mediante autorización judicial, publicada
e inscrita.
Por ejemplo, se puede decir que una persona tendría un motivo justificado para
realizar un cambio de nombre, cuando se le ha asignado uno que sea extravagante,
ridículo, que sea móvil para la  burla de terceras personas, con la consiguiente
afectación de su tranquilidad y bienestar.
Así mismo, creemos que sería procedente el cambio de nombre de una persona que
es homónima[11] de un avezado y famoso delincuente o de persona que ha sufrido
escarnio público, que le impide realizar normalmente sus actividades cotidianas, por
las continuas discriminaciones o temores de la que es  víctima.[12]
Estos cambios de nombre deben ser debidamente garantizados por la publicidad, con
la finalidad de que las personas que se sienta afectadas con tales hechos, puedan
impugnarlos oportunamente en sede judicial. 

Artículo 29.- Cambio o adición de nombre


Nadie puede cambiar su nombre ni hacerle adiciones, salvo por motivos justificados y
mediante autorización judicial, debidamente publicada e inscrita.
El cambio o adición del nombre alcanza, si fuere el caso, al cónyuge y a los hijos
menores de edad.
Artículo 30.- Efectos del cambio o adición de nombre
El cambio o adición del nombre no altera la condición civil de quien lo obtiene ni
constituye prueba de filiación.
Artículo 31.- Impugnación judicial por cambio o adición de nombre
La persona perjudicada por un cambio o adición de nombre puede impugnarlo
judicialmente.

2.4 DOMICILIO; CONCEPTO-IMPORTANCIA-CLASES


Domicilio: En una acepción específica el domicilio encarna el espacio físico y limitado
que la propia persona elige para domiciliar
La persona, en su vida de relación jurídica necesita ser ubicada en un lugar del
espacio. El domicilio es el asiento jurídico de la persona, su sede legal, el territorio
donde se le encuentra para imputarle (atribuirle) posiciones jurídicas, para atribuirle
derechos o deberes
El domicilio es el asiento jurídico de la persona. ... Con este fin se relaciona
necesariamente a toda persona con un lugar en el cual se la reputa presente para el
ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones. Por consiguiente
el domicilio contribuye a la eficiencia de las relaciones jurídicas.
Artículo 33.- Domicilio
El domicilio se constituye por la residencia habitual de la persona en un lugar.
Artículo 34.- Domicilio especial
Se puede designar domicilio especial para la ejecución de actos jurídicos. Esta
designación sólo implica sometimiento a la competencia territorial correspondiente,
salvo pacto distinto.
Artículo 35.- Persona con varios domicilios
A la persona que vive alternativamente o tiene ocupaciones habituales en varios
lugares se le considera domiciliada en cualquiera de ellos.
Artículo 36.- Domicilio conyugal
El domicilio conyugal es aquel en el cual los cónyuges viven de consuno o, en su
defecto, el último que compartieron.
Artículo 37.- Domicilio del incapaz
Los incapaces tienen por domicilio el de sus representantes legales.
Artículo 38.- Domicilio de funcionarios públicos
Los funcionarios públicos están domiciliados en el lugar donde ejercen sus funciones,
sin perjuicio, en su caso, de lo dispuesto en el artículo 33.
El domicilio de las personas que residen temporalmente en el extranjero, en ejercicio
de funciones del Estado o por otras causas, es el último que hayan tenido en el
territorio nacional.
Artículo 39.- Cambio de domicilio
El cambio de domicilio se realiza por el traslado de la residencia habitual a otro lugar.
Artículo 40.-Oposición al cambio de domicilio
El deudor deberá comunicar al acreedor el cambio de domicilio señalado para el
cumplimiento de la prestación obligacional, dentro de los treinta (30) días de ocurrido
el hecho, bajo responsabilidad civil y/o penal a que hubiere lugar.
El deudor y los terceros ajenos a la relación obligacional con el acreedor, están
facultados para oponer a éste el cambio de su domicilio.
La oponibilidad al cambio de domicilio se efectuará mediante comunicación
indubitable.
Artículo 41.- Personas sin residencia habitual
A la persona que no tiene residencia habitual se le considera domiciliada en el lugar
donde se encuentre.

Respecto a las distintas clases de domicilio debemos distinguir entre: 

 Domicilio general: lugar que la ley estima sede de la persona para la


generalidad de los asuntos con trascendencia para el interesado.

 Domicilios especiales: entendidos como los diferentes lugares que la ley


considera sede de la persona, pero en este caso, ya respecto a
determinados asuntos (como ejemplo, el domicilio fiscal).

 Domicilio real o voluntario: es preciso acudir en este caso al apartado 1


del Art. 40 ,Código Civil, que determina que el domicilio de las personas
naturales, será el lugar de su residencia habitual. Se considera como
domicilio real porque es efectivo, cierto y voluntario.

 Domicilios legales: siguiendo con lo recogido en el Art. 40 ,Código Civil, hay


que mencionar el hecho de que además del domicilio basado en la
residencia habitual existen otros supuestos, de carácter excepcional en
nuestro ordenamiento civil, que vendrán establecidos por la Ley de
Enjuiciamiento Civil. Además, el domicilio legal de los diplomáticos que
residan, por razón de su cargo, en el extranjero y gocen del derecho de
extraterritorialidad,será el último que hubieren tenido en territorio español; la
regulación de este supuesto se encuentra en el apartado 2 del Art.
40 ,Código Civil.

También podría gustarte