La verdadera Navidad

Por el Presidente Howard W. Hunter (1907–1995) La verdadera Navidad acude a aquél que ha aceptado a Cristo en su vida como una fuerza impulsora, dinámica y revitalizadora. La Navidad es una época de mucho ajetreo. Las calles y las tiendas están repletas de gente con los preparativos de última hora. Aumenta el tránsito en las carreteras, los aeropuertos se abarrotan… toda la cristiandad parece revivir con la música, las luces y las decoraciones festivas. Una escritora ha dicho: “De todas las festividades, ninguna [como la de la Navidad] penetra tanto el corazón humano ni inspira sentimientos más sublimes. Los pensamientos, los recuerdos, las esperanzas y las tradiciones ligadas a ella se vinculan colectivamente a la antigüedad y a la nacionalidad, e individualmente a la infancia y a la vejez. Abarca los aspectos religioso, social y patriótico de nuestra naturaleza. El acebo y el muérdago se entrelazan entre las ramas de los pinos, la costumbre de hacer regalos a las personas que se quieren, la presencia del árbol de Navidad, la superstición de Papá Noel (Santa Claus, Santo Clos, San Nicolás), todo ello hace de la Navidad la festividad más anhelada, la más universal y, desde cualquier punto de vista, la más importante para el hombre” [Clarence Baird, “The Spirit of Christmas”, Improvement Era, diciembre de 1919, pág. 154].

El origen de la Navidad
Esta época está llena de tradición y sus raíces se remontan a la historia. El origen de esta fiesta hay que buscarlo en la adoración pagana anterior a la introducción del cristianismo. El dios Mitra era adorado por los antiguos arios, adoración que se extendió gradualmente por India y por Persia. Al principio, Mitra era el dios de la luz celestial de los brillantes cielos y en el posterior periodo romano fue adorado como la deidad del sol o el dios sol: Sol Invictus Mithra. Así se introdujo en Roma la adoración pagana de Mitra, pues esos prisioneros difundieron su religión entre los soldados romanos. Esa adoración se popularizó, particularmente en el ejército de Roma y se le conocio como el mitraismo ESTO OCURRIO UN SIGLO ANTES DE CRISTO. Los romanos celebraban su cumpleaños el 25 de diciembre de cada año. Ésa era una festividad de mucha celebración: fiestas, comidas, regalos que se hacían a los amigos y temporada en la que las viviendas se decoraban con ornamentación vegetal. Con el tiempo, el cristianismo superó al mitraísmo, que había sido su más fuerte rival, y la festividad en la que se celebraba el nacimiento de Mitra fue adoptada por los cristianos para conmemorar el nacimiento de Cristo. La adoración pagana del sol,

si abrimos la puerta. las guirnaldas decorativas y el muérdago. Ello presupone que aceptemos a Cristo en nuestro corazón y que hagamos de Él la mayor influencia en nuestra vida. La verdadera Navidad acude a aquel que ha aceptado a Cristo en su vida como una fuerza impulsora. se dice que tal hombre es “en Cristo”. Hace muchos años. Uno de ellos fue la venida del Salvador. es decir. el árbol de Navidad. debemos creer en Él y en Su expiación. con lo cual podemos convertirnos en conductos de esa paz. y cuando esta experiencia tiene lugar. se vio reemplazada por la mayor de las celebraciones cristianas. La Navidad ha llegado hasta nosotros convertida en un día de gratitud y regocijo. Él nos aconseja. Pablo muestra su gran preocupación por la evidente incredulidad de ellos y su abandono de las enseñanzas sobre el Cristo cuando les escribió: “Bueno es mostrar celo en lo bueno siempre. La antigua celebración cristiana ha perdurado a través de los siglos. que Cristo se ha “formado” en él. En otras palabras. Hijitos míos. para morir por los pecados del mundo. la Primera Presidencia de la Iglesia declaró lo siguiente: “Para los Santos de los Últimos Días. Prosigo con la definición del verdadero espíritu de la Navidad: . El Príncipe de Paz aguarda para darnos paz mental. dinámica y revitalizadora. Aun cuando tiene una relación y un significado terrenales. Cristo no es una verdad general ni un dato histórico. Él entra. si buscamos Su consejo. Para que Cristo sea “formado” en nosotros. su contenido es divino. en los principios que enseñó. Se [preordenó] que ambos tuvieran lugar antes de la creación de este planeta. la Navidad consta de un elemento recordatorio y de uno profético. Se halla en la vida del Salvador. Él “se forma” en nosotros. que es otra manera de decir. en Su sacrificio expiatorio. El significado actual de la Navidad ¿Qué sentido tiene hoy la Navidad? La leyenda de Papá Noel. sino que es el Salvador de los hombres en todo lugar y en todo momento. “[estar] en Cristo”. y no solamente cuando estoy presente con vosotros. para reinar en la tierra como Rey de reyes” En su breve epístola a los gálatas. pero el verdadero espíritu de la Navidad es mucho más que eso.profundamente arraigada en la cultura romana. un día de alegría y buena voluntad para con los hombres. que se recordarán como los sucesos más poderosos y más maravillosos de la historia de la humanidad. el otro es la futura venida del Redentor resucitado y glorificado. Esa creencia en Cristo y guardar Sus mandamientos no supone obstáculo alguno. por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto. El verdadero espíritu de la Navidad yace en la vida y en la misión del Maestro. en el meridiano de los tiempos. así como los regalos. Por un lado es un recordatorio de dos acontecimientos grandes y solemnes. Pablo manifestó sentir dolor y ansiedad hasta que Cristo fuese “formado” en ellos. hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gálatas 4:18–19). Cristo puede nacer en la vida de los hombres. el cual es nuestro gran patrimonio. todo ello nos manifiesta el espíritu del día que celebramos. Al esforzarnos por ser como Cristo. más bien los hombres son libres gracias a ambos. expresión que Pablo emplea habitualmente en sus escritos.

Durante el ajetreo de las fiestas de esta Navidad. de brindar servicio y de poseer un sentimiento universal de hermandad. Sizoo. UAgregar una nota Busquen el verdadero espíritu de la Navidad Si desean buscar el verdadero espíritu de la Navidad y participar de su dulzura. Tal vez en las horas de quietud. Si cuando nuestro hermano nos pide un pan. en Words of Life. la sencilla enseñanza del Salvador con respecto a que “más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35) se hace realidad. UAgregar una nota . Es la voz que clama en todo desierto. Consiste en la disposición para olvidar lo que has hecho por los demás y recordar únicamente lo que los demás han hecho por ti. Si nuestra caridad no se gloría en sí misma sino que es sufrida y benigna. Entonces cada día es de Cristo y la Navidad siempre está próxima. y en cerrar tu libro de quejas contra el universo y buscar un lugar donde sembrar las semillas de la felicidad sin que nadie te vea” [Improvement Era. James Wallingford escribió lo siguiente: La Navidad no es un día ni una estación. nos entregamos a nosotros mismos. es eternamente actual. 155]. UAgregar una nota Se ha dicho que la Navidad es para los niños. pág. en el corazón. aparten un tiempo para volver su corazón a Dios. antes bien. pág. y en la ocasión de obrar bien y de ayudar al prójimo desde un primer plano.“Es un deseo de sacrificarse por los demás. Tiene tanto sentido para nosotros como lo tuvo aquella noche tiempo ha cuando los pastores siguieron la luz de la estrella hasta el pesebre de Belén” [Joseph R. en un lugar tranquilo y arrodillados (a solas o acompañados de sus seres queridos). La evolución de una fiesta pagana transformada en una festividad cristiana para conmemorar el nacimiento de Cristo en la vida de los hombres es otra forma de madurez que sólo se obtiene cuando se ha sido enternecido por el Evangelio de Jesucristo. Si cada día nace repleto de oportunidades y muere habiendo logrado algo. sin importar cuán pequeño sea. permítanme hacerles la siguiente sugerencia. consiste en ver que el prójimo es tan bueno como tú y tratar de mirar más allá del rostro. Al reflexionar en la Navidad. Si amamos al prójimo como a nosotros mismos. diciembre de 1919. 33]. es olvidar lo que el mundo te debe y pensar sólo en… tus deberes desde un punto medio. No es un simple cuento encantador que se relata una vez. Encaja en cualquier edad y en cualquier fase de la vida. sino una condición del corazón y de la mente. den gracias por todo lo bueno que hayan recibido y pidan que Su Espíritu more con ustedes al esforzarse con denuedo por servirle y guardar Sus mandamientos. Un hombre sabio ha dicho: “Lo más asombroso del relato de la Navidad es su relevancia. Él los llevará de la mano y cumplirá Sus promesas. Si en nuestra riqueza somos pobres en espíritu y en nuestra pobreza somos ricos en misericordia. pero a medida que los años de la infancia van quedando atrás y van siendo reemplazados por la madurez.

A cada miembro de la familia se le daba la oportunidad de expresar sus sentimientos en cuanto al Salvador y al Padre Celestial. fortaleciendo de ese modo los lazos familiares en el verdadero espíritu de la Navidad. toda la casa cambia visiblemente. Élder Christoffel Golden Jr. Luego en unión nos poníamos de rodillas y ofrecíamos la última oración.Después abrimos los regalos. Todos miran y sienten le emoción de cada envoltura que se abre.): En años anteriores. y las expresiones de amor hacia los integrantes de la familia venían muy del corazón. Decoramos las ramas de los abetos. Hallstrom (EE. Esas navidades son especialmente agradables . Los niños ponen decoraciones navideñas en sus cuartos. a la cual también invitamos a algunos no miembros y miembros menos activos. Después pasamos tiempo con amigos y con otros familiares. Esos profundos sentimientos de amor consecuentemente nos acercaban unos a otros. Después de abrir todos los regalos los niños. (Sudáfrica): En Nochebuena disfrutamos de una cena formal. Los niños lo hacen primero. Élder Donald L. Élder Erich W. Kopischke (Alemania): En esta época. Mi padre entonces expresaba la visión que tenía para la familia y daba poderoso aliento a cada miembro de ella para que nos mantuviéramos fieles a la fe. UU. Los adultos nos quedamos a conversar. colocamos portavelas en las ventanas y colgamos tiras de luces. En realidad es como una noche de hogar especial. A veces invitamos a personas que iban a estar solas para que pasen Nochebuena con nosotros. después de lo cual leemos el relato de Lucas sobre el nacimiento del Salvador. el Salvador del mundo. Durante la mañana de Navidad. Integrantes de los Setenta comparten la forma en que celebran esta época y recuerdan el nacimiento del Salvador. Doy testimonio de la divinidad de Su Hijo. el olor de los abetos y la canela. y manifiesto mi aprecio por la bendición que supone tener en la tierra un profeta del Dios viviente. desaparecen con sus tesoros. sin demora.Sé que Dios vive. en Nochebuena nos reuníamos para tener un período agradable y memorable de compartir testimonios. se hornean galletas y pan de jengibre. y un aroma llena toda la casa. nos ponemos nuestra mejor ropa dominical y participamos de una corta reunión navideña.

antes del almuerzo tocaron a la puerta y ahí se encontraba una de nuestras vecinas que sostenía una enorme vasija cubierta con un paño. y él dijo: “No tengo dinero en efectivo para pagarles. el cual en ese momento no representaba ningún valor para nosotros. Le explicamos nuestra situación. Aceptamos y regresamos rápidamente para poder llegar a la ciudad a tiempo de cobrar el cheque y comprar la comida que necesitábamos. esperando un milagro que trajera comida a nuestra mesa. a través de ella. “¿Qué los trae por aquí en semejante día tan lluvioso?”.Aquella Navidad no teníamos comida. ¡un verdadero milagro! Esa comida de Navidad fue el mejor regalo que jamás haya recibido porque constituyó nuestro alimento en un día muy especial. A mi madre le preocupaba que no tuviéramos cena de Navidad. Sólo podíamos esperar un milagro. estábamos agotados y nuestro esfuerzo por cobrar el cheque fue en vano. casi todo el comercio había cerrado por las fiestas navideñas. Ese diciembre mi hermano y yo cosechábamos frutos secos para el dueño de otra granja cuando de repente empezó a llover y durante días la lluvia cayó de tal manera que no pudimos seguir trabajando. Para cuando llegamos a la ciudad. Mi hermano y yo recorrimos varios kilómetros por un camino enlodado hacia la casa del dueño de la granja. El día de la Navidad. Todo lo que teníamos era el cheque. En la mañana de Navidad nos levantamos al oír la celebración de los vecinos afuera. mi madre y mis ocho hermanos se sintieron muy desilusionados. Casi era Navidad. pero permanecimos dentro. Él nos alimentó esa Navidad. Cenamos arroz y nos fuimos a dormir. como lo hizo nuestra vecina. y a nuestra familia se le estaba acabando la comida. “Vine a traerles esto”. Y así como nuestra familia se dio cuenta aquella Navidad. mi familia vivía en Brasil en una granja alejada de la ciudad. Mi madre aceptó la vasija con gratitud y vimos que estaba llena de comida navideña. Cuando tenía 12 años. sé que nuestro padre Celestial sí lo sabía y. podemos servir al Señor. Cuando nos presentamos en casa sin alimentos. Aunque nuestra vecina no estaba enterada de nuestras circunstancias. pero con él compraríamos un poco de comida para la familia mientras que otras personas preparaban sus banquetes navideños. el Señor en Su misericordia y bondad infinitas nos envía grandes milagros. tocaron a la puerta y ahí se encontraba una de nuestras vecinas que sostenía una enorme vasija cubierta con un paño. Cuando llegamos. Sé que cuando no tenemos otra salida. Para nosotros eso fue un banquete. dijo. Para nuestra sorpresa. de manera que nos dijo a mi hermano mayor y a mí que fuéramos a pedirle al dueño de la granja el dinero que habíamos ganado. pero puedo darles un cheque”. No sería mucho. . preguntó. antes del almuerzo. al permitir que ocurran milagros en las vidas de los demás. La víspera de Navidad llegó sin ningún regalo y con poca comida. él se sorprendió.

Nuestra hija nació en enero. y a veces volvía habiendo tenido éxito y otras veces no. así que me humillé como un niño y acudí a Él en oración. A la mañana siguiente nos quedamos en la cama viendo películas de Navidad. tan sólo una pequeña mesa de madera que mi abuela me había dado y un par de sillas que un amigo nos había prestado. naranjas y cacahuetes. Si no lo tenía. Fue un día muy feliz. Aún no había terminado mis estudios universitarios. que estaba embarazada. En México. árboles de Navidad y aroma de pino. por lo que acepté varios empleos como vendedor con un sueldo modesto pero suficiente para comprar comida y pagar el alquiler. nos sentamos a la pequeña mesa de madera sin pintar y recordamos el nacimiento de Jesucristo y cómo nació con menos de lo que teníamos nosotros. pero recordé que Dios jamás nos abandona. sin empleo y con muy poco dinero. No disponíamos de refrigerador ni de muebles en la sala de estar ni en el comedor. pero Dios nos ayudó. Recordé que meses atrás había ayudado a mi padre a trasladar una remesa de pescado y aquel pedazo debió haberse quedado olvidado. gracias a la sal. no íbamos a disponer de dinero para comprar un árbol de Navidad. me sentía derrotado. colmando nuestro hogar de felicidad. que estábamos recién casados.Nuestra primera Navidad Por Abraham Menes Sagrero Se acercaba la Navidad y era evidente que mi esposa y yo. Se lo mostré a mi esposa y ella me dijo que lo prepararía. a la luz de un pequeño foco. Encontramos un pequeño apartamento y yo empecé a buscar trabajo. pero esa Nochebuena ni siquiera sabíamos qué habría para cenar. Salimos a comprar tomates y otros ingredientes. Salía temprano de casa. Desde entonces han transcurrido muchas Navidades y ahora tenemos adornos. lo celebraba comiendo bacalao y una ensalada preparada con remolacha. Lavamos el pescado y lo enjuagamos bien para quitarle la sal. pero mi esposa. pero más que nada aprecio el recuerdo de nuestra primera Navidad juntos. me recibía con una sonrisa y las dificultades parecían menos preocupantes. recibí paz en el corazón y sentí que todo iba a estar bien. Fue la más pobre en lo que a lo material se refiere. Mi oración obtuvo respuesta. el espíritu de la Navidad brilló en nuestro pequeño hogar y nos brindó esperanza y aliento. pero la más rica en cuanto a lo . Me desanimaba al pensar en nuestra situación. Hemos disfrutado de muchas cenas con platillos suculentos. Teníamos poco dinero y una pequeña estufa de gas (cocina) alimentada por un cilindro de gas que nos habían prestado. Abrí la cajuela del auto y en una esquina hallé un pedazo de pescado seco. pues a pesar de nuestra pobreza. Cuando era soltero. adornos. no estaba estropeado. decoraciones ni para preparar una buena cena. Aquella noche. Habíamos comenzado sin una casa. la Nochebuena se celebra aún más que el día de Navidad. Disfrutamos de la comida más deliciosa que jamás había probado y nos acostamos temprano.

espiritual y lo eterno: Nosotros dos con nuestra hija que estaba a punto de nacer y el espíritu de la Navidad. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful