Está en la página 1de 6

MATERIALES EQUIVALENTES

1. Objetos equivalentes al tejido humano (Maniquí)

Los maniquís en general sirven para verificar el sistema de planificación, cálculo


y para verificar planes reales de tratamiento.
Para llevar a cabo el diseño del maniquí es necesario conocer las densidades y
propiedades del tejido que constituye la región anatómica que se va a simular,
identificar los órganos críticos, es decir, aquellos que pueden sufrir mayor daño al
encontrarse expuestos a dosis altas de radiación.
Además deberá ser de un material con características radiológicas
suficientemente similares al tejido. Todo ello sin que su costo, tanto en diseño como en
material, resulte excesivo. Por último, se requiere un maniquí cuyas características
geométricas sean lo más similares posibles a la zona de tratamiento.
El principal uso que se les da a los maniquís está en la radioterapia; también en
radiología diagnóstica, medicina nuclear, protección radiológica y radiobiología. En
radioterapia su utilidad, principalmente, está en la dosimetría.
Los maniquís que se utilizan pueden ser cubos de agua, aíre y maniquís, el
inconveniente que existe con éstos es que su costo es muy elevado y sólo algunas
instituciones de salud pueden contar con ellos y el resto carecen de este útil instrumento
de simulación; es por ello que van desarrollado investigaciones y proyectos para obtener
y crear maniquís de bajos costos.
Uno de los primeros modelos diseñados y más usados para dosimetría es el
maniquí antropomórfico de Alderson-Rando; el modelo se encuentra provisto de huecos
cada uno de ellos contiene un dosímetro termoluminiscente (TLD, por sus siglas en
inglés).
Otro modelo usado para dosimetría es el “maniquí de agua”, este es un tanque
fabricado de acrílico lleno de agua dentro del cual se colocan cámaras de ionización o
detectores TLD a diferentes profundidades, estos maniquíes hoy en día son totalmente
comerciales.
Los maniquís son dispositivos que simulan las diferentes estructuras y
densidades de un paciente (dependiendo de la complejidad de diseño del maniquí).
Pueden ser antropomórficos simulando la geometría humana, o por el contrario tener
una geometría regular (también llamados de geometría simple).
A pesar de que los maniquís antropomórficos, al simular estructuras humanas
pudieran generar una mayor confianza, tienen la inconveniencia de ser más
inhomogéneos, por lo que la evaluación de la distribución de dosis puede ser más
complicada.
Los maniquís geométricos permiten establecer tolerancias espaciales muy
ajustadas, y establecer la localización de los dosímetros (así como las marcas para
alinear y ajustar las coordenadas del paciente), con un nivel muy alto de precisión.

Figura 11. Maniquís antropomórfico y geometría regularX

2. Características

Las características que se deben buscar en los maniquís son las siguientes:
 Homogeneidad: Deben evitarse porosidades y zonas de diferente composición o
densidad que introduzcan incertidumbres mayores al 1% en la transmisión de la
radiación o estimaciones de dosis.
 Composición/pureza: La composición elemental debe ser conocida. Deben
evitarse los contaminantes, especialmente aquellos con alto número atómico (Z
> 20).
 Estabilidad: Todos los tejidos sustitutos deben ser inertes y estables. No deben
presentar degradación por repetidas irradiaciones. El maniquí debe mantener las
tolerancias dimensionales.
 Propiedades mecánicas: El maniquí debe presentar suficiente resistencia
mecánica para resistir su manipulación. El maniquí no debe deformarse
irreversiblemente. Se deben evitar los materiales frágiles.

 Propiedades térmicas: Mínima distorsión (< 0,1% en volumen) dentro del rango
de temperatura Ambiente

 Toxicidad: No debe ser tóxico, cancerígeno o alérgico


Una de las ventajas de los maniquíes multibloques (varias capas de un mismo maniquí)
además de geometría variable y la composición tiene:

 En un estado desmontado, bloques individuales alcanzan el equilibrio térmico en


su entorno más rápido que un maniquí sólido de gran tamaño.
 Una persona puede levantar los bloques individuales que pesen menos de medio
kilogramo para montar o crear un maniquí muy grande, con un peso de 30 kg o
más, en pocos minutos.
 Un gran número de posibles puntos de medición están disponibles. 
 El maniquí puede alojar dosímetros de hoja y una amplia variedad de cámaras de
ionización y detectores de otros

Figura 22. Colocación de detectores en la superficie del maniquí X


3. Tipos

 Maniquís físicos
Los maniquís físicos más utilizados son hecho de acrílico, acrílico llenado con
agua y maniquís construidos de agua sólida, teniendo este último características
semejantes al agua siendo utilizado para pruebas imagen y para dosimetría.
Este tipo de maniquís son los que ayudan a calibrar los haces en equipos de
radioterapia, otros de sus usos es para poder medir y determinar experimentalmente las
dosis depositadas a diferentes profundidades; y así establecer las dosis necesarias para
tratar un tumor.

Figura 3. Maniquís en láminas rectangular y circular [26]


Maniquí Alderson-Rando: Es el más conocido y universalmente aceptado como
una buena opción para simular el cuerpo humano, este maniquí es un esqueleto humano
insertado en material plástico sintético, con una densidad equivalente a la del agua.

Figura 43. Vista de maniquí en forma de cuerpo humano [30]X


Se tienen también maniquís heterogéneos; donde la densidad del maniquí no es
constante en todo punto; pues simula la presencia de varios órganos con distintas
densidades; siendo lo más cercano a un organismo humano

Figura 5.4 Esquema de un maniquí heterogéneoX


 Maniquí matemático

Para el diseño de estos maniquíes se recurre a expresiones matemáticas que


representan planos, cilindros, elipsoides o esferas para describir las superficies y los
volúmenes representativos de los distintos órganos y tejidos. La descripción de éstos –
posición en el espacio, forma geométrica y material – representa esquemáticamente la
anatomía de un “paciente de referencia”. Los modelos matemáticos no describen
detalladamente ningún individuo concreto, sino que representan esquemáticamente las
principales características anatómicas de los distintos grupos de población.
El primer maniquí antropomórfico matemático, conocido como MIRD (Medical
Internal Radiation Dose), estaba compuesto principalmente de tres materiales [25]
(hueso, pulmón y tejido blando)
Existen descritos en la literatura dos tipos de maniquís matemáticos: los
maniquís matemáticos geométricos, y los maniquís matemáticos de elemento de
volumen.
 Maniquís matemáticos geométricos

Uno de estos maniquís fue elaborado por el Medical International Radiation


Dose Committee (MIRD). El maniquí MIRD es una representación tridimensional del
cuerpo humano. Los principales órganos son representados a través de ecuaciones
cuadráticas y tiene composición y densidad homogénea. El conjunto de los órganos
permite una representación heterogénea del cuerpo humano.

Figura 6. Maniquí matemático geométrico


 Maniquís tipo “voxel”

La complejidad de la anatomía humana limita las posibilidades de reducirla a


modelos mediante ecuaciones matemáticas.
Se denomina voxel a cada uno de los elementos cúbicos de pequeño tamaño,
cuasi-puntuales, con los que se forman este tipo de maniquíes [2].
Los maniquís matemáticos tipo “voxel”, son representados por elementos de
volumen de forma de paralelepípedos, que dividen el cuerpo humano en un gran número
de paralelepípedos de tamaño único. La nitidez de la imagen formada por el conjunto de
“voxels” depende del tamaño del elemento de volumen, siendo que, cuanto menor la
longitud de la arista del “voxel”, mejor la nitidez de la imagen. Este maniquí fue
producido por imágenes provenientes Resonancia Magnética o de Tomografía
computarizado.

Figura 75. Maniquí matemático tipo voxel X

4. Aspectos a tener en cuenta


Cuando se utilizan maniquíes fabricados con materiales aislantes, los usuarios
deben ser conscientes de los problemas que se pueden presentar por la acumulación de
cargas.
El maniquí debería construirse utilizando planchas delgadas de plástico de
espesor no mayor de 2 cm.
Debería medirse el espesor real de cada plancha y la variación de dicho espesor
en la superficie de la misma, especialmente en el caso de planchas delgadas.
Debería determinarse igualmente la densidad promedio de cada plancha, así
como asegurarse que no existen capas de aire entre las planchas de plástico.

También podría gustarte