Está en la página 1de 46

1ª Epístola de pablo a los corintios

Nueva Versión Internacional (NVI)

1 Corintios 1

1 Pablo, llamado por la voluntad de Dios a ser apóstol de Cristo Jesús, (Lo dice él de sí
mismo, como siempre en todas sus epístolas y como dijo Jesús que si uno viniera de su propia
cuenta a ese sí le creerían de buena gana. Pero que a Jesús, no le van a creer, para seguir las
enseñanzas de Pablo, al cual aceptan como Dios, puesto que dicen que sus enseñanzas son
palabra de Dios. Por tanto, obviamente sin darse cuenta de la gravedad de los hechos,
sutilmente engañados, Pablo es su otro Dios, son adúlteros, pues se van de las enseñanzas de
Jesús a las de Pablo y las cambian en lo que puedan elegir de las de Pablo, dejando de lado
las enseñanzas de Jesús. Ni se dan cuenta que al hacer así, conforman la gran Babilonia, la
ramera, que sí siguen y adoran a Jesús, pero también se va tras los pasos del más sagaz de
todos los engañadores del planeta y de todos los tiempos, el grandísimo Pablo, al cual le
conceden la misma autoridad que tiene Jesús, en cuanto a tener palabras de Dios y haber
descendido del cielo, puesto que Pablo dijo que había ido a un supuesto tercer Cielo, por lo
cual vendría del Cielo con palabras de Dios) y nuestro hermano Sóstenes, 2 a la iglesia de
Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser
su santo pueblo, junto con todos los que en todas partes invocan el nombre de nuestro
Señor Jesucristo, Señor de ellos y de nosotros: 3 Que Dios nuestro Padre y el Señor
Jesucristo les concedan gracia y paz.

Acción de gracias
4 Siempre doy gracias a Dios por ustedes, pues él, en Cristo Jesús, les ha dado su gracia. 5
Unidos a Cristo ustedes se han llenado de toda riqueza, tanto en palabra como en
conocimiento. 6 Así se ha confirmado en ustedes nuestro testimonio acerca de Cristo,
(Aquí dice que ellos están unidos a Cristo por el testimonio que Pablo ha dado ante ellos. En
otras palabras: Pablo es el lazo de unión entre Cristo y los cristianos, por lo tanto, desde otro
punto de vista, Pablo es el que se interpone, Pablo usurpa la unidad de cristo con sus
seguidores. Obviamente lo hace con habilidad, con sutileza, no se dan cuenta, les va tejiendo
una red de falacias con la que les ha vendado los ojos) 7 de modo que no les falta ningún
don espiritual mientras esperan con ansias que se manifieste nuestro Señor Jesucristo.
(Les da a entender que con Pablo de intermediario, su conocimiento y sus dones están
completos) 8 Él los mantendrá firmes hasta el fin, (Obviamente con Pablo de intermediario)
para que sean irreprochables en el día de nuestro Señor Jesucristo. 9 Fiel es Dios, quien
los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.
Divisiones en la iglesia
10 Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en
armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un
mismo pensar y en un mismo propósito. 11 Digo esto, hermanos míos, porque algunos de
la familia de Cloe me han informado que hay rivalidades entre ustedes. 12 Me refiero a
que unos dicen: «Yo sigo a Pablo»; otros afirman: «Yo, a Apolos»; otros: «Yo, a Cefas»; y
otros: «Yo, a Cristo.» 13 ¡Cómo! ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso Pablo fue crucificado por
ustedes? ¿O es que fueron bautizados en el nombre de Pablo? (Parecería que está diciendo
que todos son de Cristo, pero lo que está haciendo es que ellos acepten que Pablo tiene toda
la misma autoridad de Pedro, para hablar en nombre de Jesús, para lo cual también pone el
nombre de Apolo, para que no se note que es un asunto de unificar las autoridades, y que
Pedro y los doce pierdan la exclusividad de ser los representantes directos de Jesús y nadie
además de ellos doce. Es muy fino y sutil el lazo, casi invisible, obviamente para poder
extraviar a todas las naciones, incluyendo eruditos, historiadores, antropólogos, arqueólogos,
escritores, investigadores, gobernantes, filósofos y gente común, durante largos dos mil
años.) 14 Gracias a Dios que no bauticé a ninguno de ustedes, excepto a Crispo y a Gayo,
15 de modo que nadie puede decir que fue bautizado en mi nombre. 16 Bueno, también
bauticé a la familia de Estéfanas; fuera de éstos, no recuerdo haber bautizado a ningún
otro. 17 Pues Cristo no me envió a bautizar sino a predicar el evangelio, y eso sin
discursos de sabiduría humana, para que la cruz de Cristo no perdiera su eficacia. (Dos
falacias juntas: La primera dice que Cristo sí lo envió, pero diciendo que Cristo no lo envió.
Sutil, hábil, casi invisible el lazo del cazador. Y la segunda falacia dice que él, que es el más
enredado y extenso en discursos de sabiduría humana, y lleno de contradicciones, con las
cuales extravía a las naciones, él no escribió sabiduría humana. Por lo tanto su sabiduría, si
no es humana, lógicamente es “divina” y de nuevo, diciendo que no, dice que sí y sus
incautos seguidores caen en el lazo.)

Cristo, sabiduría y poder de Dios


18 Me explico: El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio,
para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios. (Otra
falacia sutil, otro lazo de cazador, sobre las almas incautas: Pablo da por hecho seguro que
está salvo, no tiene en cuenta, que el día final, Jesús es el que va a salvar o a condenar, a los
que Él decida. Solo hasta el día final habrá seres humanos salvados y condenados, mientras
que hasta ese día final estamos puestos a prueba, no tenemos la salvación asegurada. Los
seguidores del gran Pablo, sin importarles la decisión y la autoridad del día final de Jesús, se
dan por salvos a sí mismos, lo afirman y ya creen que están salvos. Incautos, ingenuos,
superficiales. Anulan el juicio final, anulan sobre ellos el juicio de Jesús, desconocen la
autoridad de Jesús, se burlan de la decisión de Jesús. Porque va a haber un juicio y enseña
Pedro que aquí estamos siendo puestos a prueba hasta el día final. Según estas falacias de
Pablo, él está por encima del bien y del mal y ya fue aprobado por sí mismo y sus seguidores
también. Es demasiado ligero y abusa de la confianza del que lo salva, no esperando con
temor y reverencia el juicio, a sabiendas de que ninguno merece ser salvo y que muchos son
los llamados de Jesús, pero muy pocos serán los escogidos. Pablo enseña a sus seguidores, que
con solo afirmar que están salvos, y hablar lo que se les ocurra, en nombre de Jesús y del
espíritu Santo, ya el juicio de Dios es sobre los demás, no sobre los seguidores del anticristo.)
19 Pues está escrito: «Destruiré la sabiduría de los sabios; frustraré la inteligencia de los
inteligentes.» 20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el erudito? ¿Dónde el filósofo de esta
época? ¿No ha convertido Dios en locura la sabiduría de este mundo? (Estas palabras son
premonitorias de lo que el mismo Pablo ha hecho con los estudiosos, los sabios, los eruditos,
los inteligentes, los filósofos, los gobernantes, extraviando a las naciones con sus falacias,
durante largos dos mil años. Fueron destruidos, fueron burlados, fueron hechos prisioneros
culturales del gran césar espiritual, el gran anticristo Pablo, con los hechos de la vida de
Pablo y con sus breves epístolas) 21 Ya que Dios, en su sabio designio, dispuso que el
mundo no lo conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la
locura de la predicación, a los que creen. 22 Los judíos piden señales milagrosas y los
gentiles buscan sabiduría, 23 mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado. Este
mensaje es motivo de tropiezo para los judíos, y es locura para los gentiles, 24 pero para
los que Dios ha llamado, lo mismo judíos que gentiles, Cristo es el poder de Dios y la
sabiduría de Dios. (Cuando dice: “este mensaje” consigue que sus seguidores unifiquen el
mensaje de Jesús con el de Pablo en estas cartas. Podrán decir que no lo planeó así, pero es
tal la sutileza de la falacia que consigue que el mensaje se vea como integral, por lo que el
evangelio se toma incluyendo las epístolas y las enseñanzas de Pablo, nada más y nada menos
que el evangelio, y como tal es presentado a los creyentes sumisos que aceptan todo lo que
les es dicho como verdad, cumpliéndose lo dicho por Jesús que otro vendría en su propio
nombre y a ese sí le creerían y se irían las naciones tras él, tras Pablo, el verdadero y gran
anticristo de todos los tiempos, el oculto, el mimetizado.) 25 Pues la locura de Dios es más
sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza humana.
26 Hermanos, consideren su propio llamamiento: No muchos de ustedes son sabios, según
criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna.
27 Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo
débil del mundo para avergonzar a los poderosos. 28 También escogió Dios lo más bajo y
despreciado, y lo que no es nada, para anular lo que es, 29 a fin de que en su presencia
nadie pueda jactarse. 30 Pero gracias a él ustedes están unidos a Cristo Jesús, a quien
Dios ha hecho nuestra sabiduría —es decir, nuestra justificación, santificación y redención
— (En estas palabras vuelve Pablo a unir, para sus seguidores, las enseñanzas de Jesús con sus
propias enseñanzas, y da a entender que ellos, los que leen, llegan a Jesús a través de Pablo,
usurpa el trono de Jesús, se sienta en su trono y gobierna en nombre de Jesús a sus
extraviados seguidores y hasta da a entender que esa salvación, de la que escribe, la
recibieron ellos por las enseñanzas de Pablo.) 31 para que, como está escrito: «Si alguien
ha de gloriarse, que se gloríe en el Señor.»

1 Corintios 2
1 Yo mismo, hermanos, cuando fui a anunciarles el testimonio de Dios, no lo hice con gran
elocuencia y sabiduría. 2 Me propuse más bien, estando entre ustedes, no saber de cosa
alguna, excepto de Jesucristo, y de éste crucificado. 3 Es más, me presenté ante ustedes
con tanta debilidad que temblaba de miedo. 4 No les hablé ni les prediqué con palabras
sabias y elocuentes sino con demostración del poder del Espíritu, 5 para que la fe de
ustedes no dependiera de la sabiduría humana sino del poder de Dios. (Igual no dice que
esa sabiduría es de Jesús, sino de él, que es tan inteligente, que se bajó al nivel intelectual
de ellos, y habla que les demostró el poder del Espíritu. Da testimonio de sí mismo, contrario
a toda humildad, les dice que estas demostraciones son el poder de Dios. Roba la gloria de
Jesús para poder atraer a todos a él hacia la persona de Pablo, hacia el anticristo y lo ha
conseguido durante estos siglos.)

Sabiduría procedente del Espíritu


6 En cambio, hablamos con sabiduría entre los que han alcanzado madurez, pero no con
la sabiduría de este mundo ni con la de sus gobernantes, los cuales terminarán en nada. 7
Más bien, exponemos el misterio de la sabiduría de Dios, una sabiduría que ha estado
escondida y que Dios había destinado para nuestra gloria desde la eternidad. (Da
testimonio de sí mismo, dice que esta sabiduría que Pablo trae a los cristianos, es casi el
mismísimo Espíritu Santo, que Jesús dijo que enviaría, como consolador, y dice que Jesús le
había dado esa Gloria a él, a Pablo, desde la eternidad. Da a entender que es de él esa gloria,
pero consigue que, insinuando que es de todos, sus lectores terminen creyendo que es de
Pablo. Es una muy fina red de falacias, muy difíciles de percibir al ojo desprevenido.) 8
Ninguno de los gobernantes de este mundo la entendió, porque de haberla entendido no
habrían crucificado al Señor de la gloria. 9 Sin embargo, como está escrito: «Ningún ojo
ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente humana ha concebido lo que Dios ha
preparado para quienes lo aman.» 10 Ahora bien, Dios nos ha revelado esto por medio de
su Espíritu, pues el Espíritu lo examina todo, hasta las profundidades de Dios. (En estas
frases habla de sí mismo puesto que él con sus falacias, magistralmente camufladas, ha
extraviado a todas las naciones, incluyendo a sus gobernantes. Y da a entender que estas, sus
epístolas, son ese algo especial que Dios ha preparado para los que le aman, muchos de sus
extraviados seguidores, dan por hecho que Las enseñanzas de Pablo, son el consolador que
anunció Jesús que enviaría, que son el Espíritu Santo) 11 En efecto, ¿quién conoce los
pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie
conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. 12 Nosotros no hemos recibido
el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que
por su gracia él nos ha concedido. 13 Esto es precisamente de lo que hablamos, no con las
palabras que enseña la sabiduría humana sino con las que enseña el Espíritu, de modo que
expresamos verdades espirituales en términos espirituales. (Estas palabras, que son
verdaderas, las usa Pablo para dar a entender por añadidura, que a él y a su grupo de
seguidores, se les dio ese Espíritu Santo, para darlo a los demás, no que lo da Jesús, sino que
el que ministra el Espíritu Santo es Pablo. Una muy hábil forma de tejer el engaño. Es todo
un artista consumado del engaño, el maestro de maestros del engaño.) 14 El que no tiene el
Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede
entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. 15 En cambio, el que es
espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no está sujeto al juicio de nadie, porque 16
«¿quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo?» Nosotros, por nuestra
parte, tenemos la mente de Cristo. (En estas palabras hay una amenaza velada de que si el
cristiano no acepta como palabras de Dios, las enseñanzas de Pablo entonces “no es de Dios”.
Y Pablo tiene la “mente de Cristo”. Dice “nosotros tenemos la mente de Cristo”, pero lo usa
para dar testimonio de sí, para reafirmar su falsa autoridad. Es un maestro del engaño.)

1 Corintios 3

Sobre las divisiones en la iglesia


1 Yo, hermanos, no pude dirigirme a ustedes como a espirituales sino como a inmaduros,
apenas niños en Cristo. 2 Les di leche porque no podían asimilar alimento sólido, ni
pueden todavía, (Estas frases, y las que vienen luego, en este ambiguo párrafo, son abusivas
con los hermanos, los pisotea, los golpea espiritualmente, los humilla, los declara debajo de
él. Para establecerse como su superior y lo ha logrado en todos los desprevenidos lectores
durante estos dos mil años. Es burdo en su trato, no es amable, no es del Espíritu de Dios, es
rudo, es tosco con los que menosprecia. Esto es el colmo del matoneo, del maestro hacia sus
sumisos discípulos. Nunca un hombre sabio, nunca un hombre con el verdadero Espíritu Santo,
trataría así de despreciativamente a unas ovejas recién llegadas. Con razón, en el mundo de
la iglesia que es guiada por estas enseñanzas, se producen tantos abusos y tantos irrespetos a
los creyentes. Estas falaces enseñanzas son la mismísima fuente de la podredumbre de la
iglesia, del mal ejemplo, del engreimiento, del mal trato. Justamente lo son las mismas
palabas, que los ingenuos golpeados, adoran como salidas de la pluma misma de Dios.) 3 pues
aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros?
¿Acaso no se están comportando según criterios meramente humanos? (Pablo les reclama a
los corintios, y a través de ellos a todos los cristianos, estas mismas actitudes reprobables de
las cuales él, en todas sus epístolas, les da ejemplo. Por lo que estas grandes fallas de trato,
se repiten en toda la historia del cristianismo mundial, pues los teólogos y los líderes siguen
el ejemplo de Pablo, el cual libra una gran cantidad de batallas egolátricas en sus epístolas,
se revuelca en su soberbia, dice que está enfrentado con los apóstoles, qué él es más que
ellos, que nadie vale más que él, los menosprecia en las epístolas, regaña de malas maneras,
también a sus seguidores, los ofende, los amenaza, les falta al respeto. Y todas estas
barbaridades, son tomadas como la sublime palabra de Dios, como la más alta sabiduría
descendida del Cielo. ¿Cómo pueden adorar, sus extraviados seguidores, tanta necedad,
llamándola Palabras de Dios mismo?) 4 Cuando uno afirma: «Yo sigo a Pablo», y otro: «Yo
sigo a Apolos», ¿no es porque están actuando con criterios humanos? 5 Después de todo,
¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes
llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno. (Al decir que el Señor le asignó
a cada uno algo diferente, hay una trampa. Los lectores piensan que Dios mismo, en persona,
a Pablo le asignó todo ese gigantesco ministerio de Apóstol, con evangelio propio incluido en
sus epístolas, como una guía de las naciones, que el mismo Pablo hace tanto ruido para que
sea reconocido como tal. Con esa frase general, todos aceptan en Pablo la constante
repetición de que él es el elegido, el máximo entre todos los apóstoles, cuando ni siquiera en
verdad es apóstol. Así, de tanto repetir una misma falacia, terminan sus extraviados
seguidores dando por hecho que es verdad, que Pablo es el elegido, el enviado, que se
encontró con Jesús en una supuesta segunda venida de Jesús en espíritu y allí fue llamado
apóstol y superior en autoridad a los doce.) 6 Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el
crecimiento. 7 Así que no cuenta ni el que siembra ni el que riega, sino sólo Dios, quien
es el que hace crecer. 8 El que siembra y el que riega están al mismo nivel, aunque cada
uno será recompensado según su propio trabajo. (Engaña Pablo a sus propios seguidores,
haciéndolos trabajar pendientes de una supuesta recompensa, la cual dice que será segura y
que la recompensa de unos será mayor que la de otros, “según sea su propio trabajo.”
Estableciendo escalas de merecimientos. Da por hecho, que serán recompensados por Dios
mismo, los que siembren en la huerta de Pablo y Apolo, con lo que establece una clase social
dentro del cristianismo llamada “los merecedores de recompensa”. Es una audaz y bien
elaborada falacia, puesto que Jesús enseña a ser humildes, y decir que cuando hagamos todo
lo que hagamos, el amo no nos debe ninguna recompensa, por haber hecho lo que era
nuestra obligación, que el siervo que hace lo que se le ordenó, es un siervo inútil. Tan
diferentes las enseñanzas de Jesús, realmente descendidas del cielo, comparadas con las
rastreras enseñanzas del anticristo, tan humanas, tan salidas de los deseos de la carne, por lo
que con ellas, tan fácilmente, confunde a sus muy humanos seguidores.) 9 En efecto,
nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de
Dios, son el edificio de Dios. (En esta frase Pablo sigue repitiendo una y otra vez y termina
siendo aceptada como una verdad por las muchas repeticiones sutiles, la falacia disque que él
es siervo de Jesús, cuando en realidad, es el más grande y temible anticristo, enviado a poner
a prueba a los cristianos, a ver si se dejan desviar de la voz del pastor, oyendo cualquiera
otra voz humana, que no sea la celestial, para esto ha venido desde la oscuridad, el gran
Pablo y su macabro ministerio de destrucción. Les hace creer que él, Pablo, no está entre el
grupo de cristianos, sino más arriba entre el grupo de administradores de la gracia de Dios.
Ellos creen que Pablo no está sujeto a juicio.)
10 Según la gracia que Dios me ha dado, yo, como maestro constructor, eché los
cimientos, y otro construye sobre ellos. (En estas palabras está haciendo que sus seguidores
den por hecho que el que pone los fundamentos del cristianismo es Pablo, no Jesús, o los
doce apóstoles, dentro de los cuales no está el nombre de un tal Pablo, ni Saulo. Los que
leemos, sabemos que el muro de la nueva Jerusalén solo tiene doce fundamentos que son los
doce apóstoles de Jesús, que no hay trece fundamentos porque tampoco hay trece apóstoles
verdaderos, pero aquí teje el hábil Pablo su madeja de falacias, con las cuales tiene
extraviado al obre entero, como dijo Jesús que sucedería, que serían engañados todos los que
no se fijaran bien en las palabras de Jesús. Han caído seducidas y extraviadas, las naciones
enteras durante largos dos mil años, más los años que aún falten.) Pero cada uno tenga
cuidado de cómo construye, 11 porque nadie puede poner un fundamento diferente del
que ya está puesto, que es Jesucristo. (En estas palabras está la amenaza, por si alguno
osara poner en duda las enseñanzas de Pablo, que según él son las mismísimas palabras de
Jesús, con toda la autoridad a él dada. En estas palabras sus seguidores no ven que está
satanizando todo aquel que no se arrodille delante de sus enseñanzas. No sería de Jesús, sino
reconoce a Pablo, como máxima autoridad dentro del cristianismo, cuyas palabras valen
exactamente lo mismo que las de Jesús, según este poderoso anticristo camuflado.) 12 Si
alguien construye sobre este fundamento, ya sea con oro, plata y piedras preciosas, o con
madera, heno y paja, 13 su obra se mostrará tal cual es, pues el día del juicio la dejará al
descubierto. El fuego la dará a conocer, y pondrá a prueba la calidad del trabajo de cada
uno. 14 Si lo que alguien ha construido permanece, recibirá su recompensa,
(Exactamente, ni más ni menos, sucederá esto que Pablo dice sobre su propia obra, y sobre
todos sus seguidores, como dice Jesús, ese amigo que el día de bodas no estaba vestido con
el traje de bodas, que era haberse negado a sí mismo. Dice Jesús que ese amigo, ese siervo,
con los suyos, serán arrojados a las tinieblas exteriores. Pero al ser el mismo Pablo el que
dice esto pretende que tengan temor de no seguir sus enseñanzas, tengan cuidado de no
dejarlo de lado al ser cristianos, puesto que estarían siendo quemados con fuego sus obras.
Esto se llama falacia sobre falacia. Es muy difícil que los desprevenidos seguidores vean el
tejido, la maraña de falacias.) 15 pero si su obra es consumida por las llamas, él sufrirá
pérdida. Será salvo, pero como quien pasa por el fuego. (En esta frase hay otra mina
quiebra patas, otro lazo de cazador, otra trampa, con la que les hace creer que, en efecto,
por ser sus seguidores, la salvación ya está asegurada, que el juicio final no será sobre ellos,
que Jesús no juzgará a toda la humanidad, y de paso, vuelve a establecer las clases, de
merecedores o no merecedores, de mejores mansiones y puestos de relevancia dentro del
cielo, lo cual es, a todas luces, mentira según enseñó Jesús. Pero esas falaces enseñanzas
atraen poderosamente a los humanos, incautos y desprevenidos, que ven en ellas un reflejo
de sus mismas sociedades no celestiales. Lo peor de todo este engaño es que menosprecia las
enseñanzas de Jesús y sus doce apóstoles verdaderos, que nos dicen que estamos puestos a
prueba hasta el día final de nuestras vidas y que no podemos dar por hecho una salvación que
Jesús no ha juzgado. Demasiada ligereza de juicio, demasiado abuso de confianza con Jesús y
su autoridad.) 16 ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios
habita en ustedes? 17 Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por
Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo.
18 Que nadie se engañe. Si alguno de ustedes se cree sabio según las normas de esta
época, hágase ignorante para así llegar a ser sabio. 19 Porque a los ojos de Dios la
sabiduría de este mundo es locura. Como está escrito: «Él atrapa a los sabios en su propia
astucia»; 20 y también dice: «El Señor conoce los pensamientos de los sabios y sabe que
son absurdos.» 21 Por lo tanto, ¡que nadie base su orgullo en el hombre! (Este mismo
juicio se ha dado en la historia humana, en los que se han creído sabios dentro del
cristianismo, y se han entregado de lleno a las humanas enseñanzas de Pablo, tomándolas
como palabras de Dios mismo, enviadas del Cielo. Fueron destruidos en su propia soberbia, los
teólogos, los, eruditos, los estudiosos, que se olvidaron de la voz del pastor celestial. Si se
fueron en pos de palabras humanas, no eran realmente ovejas celestiales, la justa paga de
sus obras recibieron las naciones y sus gobernantes y sus sabios) Al fin y al cabo, todo es de
ustedes, 22 ya sea Pablo, o Apolos, o Cefas, o el universo, o la vida, o la muerte, o lo
presente o lo por venir; todo es de ustedes, 23 y ustedes son de Cristo, y Cristo es de
Dios. (Una y otra vez, sin parar insiste en unir su vida propia a la vida de Jesús, para que sus
extraviados seguidores, no vean ningún problema en aceptar sus palabras como iguales a las
de Jesús, eternas, válidas para todos los seres humanos, válidas en todos los tiempos,
descendidas del Cielo, con total y suprema autoridad. Cuando solo son simples palabritas
humanas, sujetas a error, las cuales no son aplicables a todos los tiempos, ni son aplicables a
todos los seres humanos, por lo tanto no son palabras de Dios.)

1 Corintios 4

Apóstoles de Cristo
1 Que todos nos consideren servidores de Cristo, encargados de administrar los misterios
de Dios. (Total atrevimiento para imponer sus falacias, cuando ni es servidor real de Cristo,
al ser justamente lo contrario, el seductor, el engañador, el anticristo. Tampoco es
administrador de los misterios de Dios. Este es el rostro del anticristo sin su máscara. La frase
es una imposición vedada. El que no lo considere servidor y administrador, nada más y nada
menos que de los misterios de Dios, debe darse por expulsado del cristianismo. Doble falacia,
audacia y atrevimiento en una sola frase. Es el maestro del engaño.) 2 Ahora bien, a los que
reciben un encargo se les exige que demuestren ser dignos de confianza. 3 Por mi parte,
muy poco me preocupa que me juzguen ustedes o cualquier tribunal humano; es más, ni
siquiera me juzgo a mí mismo. 4 Porque aunque la conciencia no me remuerde, no por
eso quedo absuelto; el que me juzga es el Señor. 5 Por lo tanto, no juzguen nada antes de
tiempo; esperen hasta que venga el Señor. Él sacará a la luz lo que está oculto en la
oscuridad y pondrá al descubierto las intenciones de cada corazón. Entonces cada uno
recibirá de Dios la alabanza que le corresponda. (Tiene toda la razón Pablo, al decir estas
frases. No lo juzgo, puesto que entiendo que fue enviado, a hacer el trabajo de probar a las
ovejas de Jesús, a ver si se van, en pos de otra voz diferente a la celestial. Este librito solo
pretende mostrar al anticristo sin su máscara, describir con admiración, la magistral obra de
arte, del enviado de la oscuridad, a hacer el ministerio de las tinieblas, todo esto autorizado
por Dios mismo. Pablo, solo al final, será descubierto y juzgado por Jesús, pero más que
juzgado él, en realidad serán juzgados todos los extraviados seguidores de Pablo, que dirán a
Jesús que los reciba en su reino, pero no serán recibidos, aunque hayan profetizado verdades
en nombre de Jesús, aunque hayan realizado milagros en nombre de Jesús y hayan sido sus
seguidores, pues se extraviaron en pos de las seducciones de unas palabras muy bien
elaboradas y al final siguieron en pos de un simple ser humano. Así tenía que ser, cada uno
recibe la justa paga de sus obras.)
6 Hermanos, todo esto lo he aplicado a Apolos y a mí mismo para beneficio de ustedes,
con el fin de que aprendan de nosotros aquello de «no ir más allá de lo que está
escrito». (Este párrafo es horrible en términos de humildad y servicio. De frente Pablo está
poniendo a Apolos y a su persona como superiores a las ovejas, establece jerarquías, en las
que él está arriba de las ovejas. A la luz de las enseñanzas de Jesús, este párrafo no es
cristiano, es un veneno contaminador, de los demás líderes, que han surgido durante estos
veinte siglos. Es de ramplona hipocresía y fariseísmo, decir que él se ha sacrificado en
beneficio de los corintios, eso jamás lo diría o escribiría un verdadero cristiano, a menos que
deseara usurpar el sacrificio de Jesús. Y como si fuera poco ordena a sus discípulos que no se
salgan de las enseñanzas de él y se guíen por la persona de Pablo. Los desprevenidos lectores
siguen sumisos a Pablo, como drogados por estos códigos literarios, por estos virus de difícil
identificación e interpretación.) Así ninguno de ustedes podrá engreírse de haber
favorecido al uno en perjuicio del otro. (Estos no son temas celestiales, son temas muy de
pasiones humanas, que van quedando establecidos como celestiales, gracias a la gran
habilidad del anticristo para tejer sus falacias. Los cristianos que le siguen, obviamente han
sido durante veinte siglos, así de carnales, de pasionales, así de rastreros porque este es su
lenguaje supuestamente celestial) 7 ¿Quién te distingue de los demás? ¿Qué tienes que no
hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué presumes como si no te lo hubieran dado? 8 ¡Ya
tienen todo lo que desean! ¡Ya se han enriquecido! ¡Han llegado a ser reyes, y eso sin
nosotros! ¡Ojalá fueran de veras reyes para que también nosotros reináramos con
ustedes! (De nuevo los sutiles lazos de cazador del maestro del engaño. Pablo hace pensar a
sus seguidores que en verdad se han enriquecido en lo material y en lo espiritual debido a
las enseñanzas de Pablo y de paso les hace pensar que es el rey de ellos, el guía, el
benefactor, les hace pensar esto negándolo, como con una falaz humildad. Además de paso
incita a los estudiosos de sus cartas a enriquecerse, aceptados por Pablo, traspasando las
“muy pobres” enseñanzas de Jesús y los verdaderos apóstoles.) 9 Por lo que veo, a nosotros
los apóstoles, Dios nos ha hecho desfilar en el último lugar, como a los sentenciados a
muerte. Hemos llegado a ser un espectáculo para todo el universo, tanto para los ángeles
como para los hombres. (Les hace creer a sus extraviados seguidores que de verdad es
apóstol, porque el mismo Pablo se declara apóstol. Es atrevido al involucrar a los ángeles, en
su frase de que son los “apóstoles”, él pobre Pablo entre ellos, en ser los últimos en todo,
como los sentenciados a muerte. Afirmando otras supuestas verdades, sus extraviados
seguidores dan por hecho que Pablo sí es apóstol. Juega con las falacias y construye la falacia
de forma indirecta, es todo un artífice consumado del engaño.) 10 ¡Por causa de Cristo,
nosotros somos los ignorantes; ustedes, en Cristo, son los inteligentes! ¡Los débiles somos
nosotros; los fuertes son ustedes! ¡A ustedes se les estima; a nosotros se nos desprecia!
11 Hasta el momento pasamos hambre, tenemos sed, nos falta ropa, se nos maltrata, no
tenemos dónde vivir. (Se hace la víctima, culpa a Cristo, es llorón, enseña a sus seguidores
a ser así de poco fuertes y poco agradecidos con Cristo, criticones de lo que el Señor les
concedió tener, les incita a ser siervos rebeldes, que se justifican a sí mismos. Se pone Pablo
abajo, atrás, de último, hábilmente, para que sus seguidores lo pongan adelante, arriba, de
guía de ellos, por efecto de solidaridad, con su supuesta poca fortuna en Cristo. Es el
súmmum de la falacia, el más grande artista del engaño.) 12 Con estas manos nos matamos
trabajando. (No debiera decirlo así, pues es Dios el que les ha provisto, no ellos, ni sus
manos. Esta desafortunada frase, extravía a sus seguidores del cristianismo verdadero.
Exagera, es impreciso, y sus seguidores terminan creyendo que el que se dedique a trabajar
por bienes materiales, está aprobado por El gran Pablo, cuya palabra es de Dios mismo. Y las
humildes enseñanzas de Jesús, en el sermón del monte, no son más que un adorno en el
cristianismo.) Si nos maldicen, bendecimos; si nos persiguen, lo soportamos; 13 si nos
calumnian, los tratamos con gentileza. Se nos considera la escoria de la tierra, la basura
del mundo, y así hasta el día de hoy. 14 No les escribo esto para avergonzarlos sino para
amonestarlos, como a hijos míos amados. (Realmente logra hacernos sentir culpables. Uno
lee esto, dos mil años después, y siente culpa por el pobre destino de Pablo, el quejumbroso
de su destino. Y dice que no es para avergonzarnos, pero en realidad sí es para exaltarse
haciéndose el héroe, cuando en Cristo esto es un absurdo. Jesús nos llama a darlo todo sin
alardear tanto. Sus seguidores en todo el orbe, han rebajado el cristianismo debido a estas
desafortunadas falacias.) 15 De hecho, aunque tuvieran ustedes miles de tutores en Cristo,
padres sí que no tienen muchos, porque mediante el evangelio yo fui el padre que los
engendró en Cristo Jesús. (Y aquí viene el verdadero propósito de tanto hacerse el héroe,
de tanto quejarse, de tanto echar en cara su duro destino. Aquí es dónde, después de sentir
tanta culpa y pesar por el pobre Pablo, entonces sus seguidores de buena gana, en medio de
tantas exageraciones, dan por sentado que Pablo es su Padre, no lo es Jesús, es Pablo, que
usa el nombre de Cristo para apoderarse de ellos con sus enseñanzas. Este es uno de los
puntos más fuertes de la usurpación, con sus excelentes y elaboradas falacias, y vaya que lo
ha logrado por dos mil largos años. Él es el verdadero padre de sus seguidores, Cristo es un
mero adorno en este supuesto y barato cristianismo.) 16 Por tanto, les ruego que sigan mi
ejemplo. (No que sigan a Cristo, no lleva a sus seguidores a las enseñanzas y la persona de
Cristo, sino a su propia persona y a sus excelentes enseñanzas, matizadas con unas muy bien
elaboradas falacias. Pobre humanidad, en medio de cadenas. Sin darse cuenta, las almas
desprevenidas mueren por falta de sabiduría. Siguen a Pablo. Aquí se descara y les dice que
lo sigan a él, que sigan su ejemplo, aquí muestra su verdadera faz de usurpador, aquí se
quita el antifaz el anticristo) 17 Con este propósito les envié a Timoteo, mi amado y fiel
hijo en el Señor. Él les recordará mi manera de comportarme en Cristo Jesús, como
enseño por todas partes y en todas las iglesias. (Es demasiado evidente el alto ego, el
afirmarse a sí mismo, el llamar la atención sobre él, para que lo sigan, desvía la atención de
sus seguidores para que lo imiten a él, no a Jesús. Se constituye en intermediario, en
usurpador, se interpone entre sus seguidores y Jesús. Sus extraviados seguidores no tienen
celo de esto, les parece de lo más normal, no les dice nada su espíritu, de buen grado siguen
en pos de Pablo, adoran sus enseñanzas como venidas de Dios mismo, no dudan que Pablo
los llevará al Cielo, e imitan sus errado proceder al hacer lo mismo durante dos mil años, con
las ingenuas ovejas del cristianismo mundial. Este es uno de los puntos más precisos, para ver
la máscara del verdadero gran anticristo. Pablo el usurpador de la gloria y del trono de Jesús,
el que se interpone y hace que los humanos lo sigan.) 18 Ahora bien, algunos de ustedes se
han vuelto presuntuosos, pensando que no iré a verlos. 19 Lo cierto es que, si Dios
quiere, iré a visitarlos muy pronto, y ya veremos no sólo cómo hablan sino cuánto poder
tienen esos presumidos. 20 Porque el reino de Dios no es cuestión de palabras sino de
poder. 21 ¿Qué prefieren? ¿Que vaya a verlos con un látigo, o con amor y espíritu
apacible? (Permanentemente está fomentando las divisiones, es camorrista, hace matoneo a
los que no le creen, los humilla delante de la comunidad, los pordebajea. Es desafiante con
los que no creen en él como algo tan grande. Los amenaza y nadie dice nada, les parece
normal de su dios Pablo, tan parecido a sus pasiones humanas, a sus bajezas. Al amenazarlos
intimida a toda la comunidad y no se dan cuenta que Jesús es todo lo opuesto a estas
actitudes tan grotescas. También con sus elaboradas frases, los va haciendo dependientes de
él, sin que se den cuenta. Todas estas equivocaciones de proceder, no cristiano, quedaron de
ejemplo y guía por los siglos de los siglos, y las personas no se dan cuenta cuan bajas son
estas actitudes, que con tanto gusto imitan y aceptan como palabras de “su Dios”. El
verdadero pueblo de Dios reconoce la verdad y no sigue falacias, y menos tan burdas como
estas.)

1 Corintios 5
¡Expulsen al hermano inmoral!
1 Es ya del dominio público que hay entre ustedes un caso de inmoralidad sexual que ni
siquiera entre los paganos se tolera, a saber, que uno de ustedes tiene por mujer a la
esposa de su padre. 2  ¡Y de esto se sienten orgullosos! ¿No debieran, más bien, haber
lamentado lo sucedido y expulsado de entre ustedes al que hizo tal cosa? (Juzga a toda la
comunidad, los menosprecia, da por hecho que todos están de acuerdo con los pecados. Es
demasiado humano en estas apreciaciones. Esto jamás será palabra de Dios. Uno debe
discernirlo para no dejarse estafar por estas baratas palabras de Dios. Esto no lo haría Jesús
con una de sus ovejas. En vez de mal tratarla, le perdonaría, la limpiaría y le ayudaría. Este
bruto dictador es el continuador de los que se creen buenos, el continuador de los fariseos,
su secta original, el asesino de los que no creen como él. Antes esto mismo estaba haciendo
a Esteban, cuando cuidaba las ropas y aprobaba gustoso que asesinaran a Esteban. Que
terrorista tan peligroso, que fanático tan mal maestro, ¿cómo es que sus almas no se dan
cuenta que Jesús nunca haría esto? Por malos consejos y malos ejemplos, cómo estos, es que
la iglesia que le sigue, no da los frutos del espíritu, de los cuales habló el mismo Pablo tan
acertada y elocuentemente.) 3  Yo, por mi parte, aunque no estoy físicamente entre
ustedes, sí estoy presente en espíritu, y ya he juzgado, como si estuviera presente, al que
cometió este pecado. 4  Cuando se reúnan en el nombre de nuestro Señor Jesús, y con su
poder yo los acompañe en espíritu, (Que absurdas palabras en el cristianismo. Estas
enseñanzas son anti cristianas en sí mismas. Se yergue como juez del humanidad. Cuando
solo Jesús es el juez. Les hace creer que está con ellos “en espíritu” los induce a creer que es
el espíritu Santo, tan puro que no tolera el pecado, tan perfecto él. Sus seguidores no ven
el mal disfrazado de bien. Con su poder de juzgar intimida a toda la cristiandad.) 5
entreguen a este hombre a Satanás (Es horrible, es insoportable esto como palabra de Dios.)
para destrucción de su naturaleza pecaminosa  a fin de que su espíritu sea salvo en el día
del Señor. (Es una contradicción que se tragan entera sus extraviados seguidores. Cómo han
tragado entero sin un espíritu que le haga rechazar estas absurdas expresiones y de buen
grado las aceptan como palabras supuestamente de Dios.)6  Hacen mal en jactarse. ¿No se
dan cuenta de que un poco de levadura hace fermentar toda la masa? 7  Desháganse de la
vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad.
Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado. 8  Así que celebremos
nuestra Pascua no con la vieja levadura, que es la malicia y la perversidad, sino con pan
sin levadura, que es la sinceridad y la verdad. 9  Por carta ya les he dicho que no se
relacionen con personas inmorales. 10  Por supuesto, no me refería a la gente inmoral de
este mundo, ni a los avaros, estafadores o idólatras. En tal caso, tendrían ustedes que
salirse de este mundo. 11  Pero en esta carta quiero aclararles que no deben relacionarse
con nadie que, llamándose hermano, sea inmoral o avaro, idólatra, calumniador, borracho
o estafador. Con tal persona ni siquiera deben juntarse para comer. 12  ¿Acaso me toca a
mí juzgar a los de afuera? ¿No son ustedes los que deben juzgar a los de adentro? 13  Dios
juzgará a los de afuera. «Expulsen al malvado de entre ustedes.» (Qué tan lejos de la
misericordia de Jesús. Esto es lo que siguen como supuestos cristianos, se tragan entero esto
de entregar a satanás. ¿Cómo es que sus seguidores no se dan cuenta que estas no son las
palabras de Dios? Parecen las palabras de un dios pagano, como los de los pueblos gentiles.
Los enseña a juzgar, a creerse mejores que los demás, prácticas desde siempre fariesas, es un
hipócrita. Para colmo de los enredos les dice que lo desprecien, que no lo reciban, que lo
echen que es de satanás, pero les dice también que ese individuo se va a salvar. Aun así sus
seguidores no se dan cuenta, ante quien están, a quién está siguiendo y adónde los están
siguiendo. Es tan hipócrita Pablo, tan fariseo, que los incita a rechazar en los hermanos, los
mismos pecados que les incita a tolerar en los paganos. La solución es tolerar en los demás,
ya sean paganos o cristianos los pecados, puesto que Jesús nos enseñó que no debemos
juzgar, pues con la vara que midamos seremos medidos y esto se aplica para Pablo también.
Es un insensato si cree que la historia no verá su impostura. Es tan bajo juzgar, tan carnal,
tan humano tan lejos de ser enseñanza divina, que Jesús enseñó que la misericordia se gloría
de ser superior al juicio.)

1 Corintios 6

Pleitos entre creyentes


1 Si alguno de ustedes tiene un pleito con otro, ¿cómo se atreve a presentar demanda
ante los inconversos, en vez de acudir a los creyentes? 2 ¿Acaso no saben que los
creyentes juzgarán al mundo? Y si ustedes han de juzgar al mundo, ¿cómo no van a ser
capaces de juzgar casos insignificantes? 3 ¿No saben que aun a los ángeles los juzgaremos?
¡Cuánto más los asuntos de esta vida! 4 Por tanto, si tienen pleitos sobre tales asuntos,
¿cómo es que nombran como jueces a los que no cuentan para nada ante la iglesia? 5 Digo
esto para que les dé vergüenza. ¿Acaso no hay entre ustedes nadie lo bastante sabio como
para juzgar un pleito entre creyentes? 6 Al contrario, un hermano demanda a otro, ¡y
esto ante los incrédulos! (Esto es exactamente lo que hizo el mismo Pablo, al apelar al
César, cuando era juzgado ante Festo, apeló al juicio del emperador romano, para que un vil
emperador le hiciera justicia. No aceptando la voluntad divina, y luego viene y les hace sentir
culpables de esto mismo que él hace, y lo toma como algo normal para sí mismo, pues es un
ciudadano romano. Él es el César espiritual, el emperador romano espiritual, el verdadero
antagonista de Jesús, el hijo del diablo, el falso profeta del que habló el apocalipsis, el
verdadero gran anticristo. Pero esto no es lo peor. Lo peor es que les hace creer a sus
extraviados seguidores, que las enseñanzas de Jesús sobre el vital tema de no juzgar a los
demás, no tienen valor alguno, que pueden juzgar, que Jesús se equivocó. Les hace creer
que pueden levantarse como jueces de los demás, sin caer sobre la sentencia, que con la
vara que midas serás medido, y que uno no es nadie para juzgar, que uno no puede tratar de
sacar ninguna paja del ojo ajeno, pues todos tenemos viga en el propio. Cuando un hombre
verdaderamente es un poquito sabio, que es lo máximo que podemos ser, porque nadie es
muy sabio, entonces ese hombre ve los errores de los demás con tanta misericordia, que no
los juzga, sino que ve cómo ayudar, en vez de levantar tribunales y juicios públicos y
humillar y exponer a los pecadores. Cuán lejos están estas, de ser palabras de Dios. Los
extraviados seguidores de este gran artista del engaño y de las falacias, realmente se dejaron
meter el dedo en la boca y no se dieron cuenta.)
7 En realidad, ya es una grave falla el solo hecho de que haya pleitos entre ustedes. ¿No
sería mejor soportar la injusticia? ¿No sería mejor dejar que los defrauden? 8 Lejos de
eso, son ustedes los que defraudan y cometen injusticias, ¡y conste que se trata de sus
hermanos! 9 ¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen
engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los
pervertidos sexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los
calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y eso eran algunos de
ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el
nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios. (Se va lanza en ristre contra
todos los de la iglesia, por culpa de algunos que habían fallado. Generaliza y juzga a toda la
iglesia, por los que estaban en situaciones de pecado. Golpea a la iglesia por los errores de
una minoría. Pablo es el acusador de nuestros hermanos, así como Moisés es el acusador del
pueblo de Israel. El acusador siempre es el espíritu satánico y el defensor siempre es el
Espíritu Santo. Por estas desafortunadas enseñanzas, la iglesia cristiana ha estado cautiva de
estas malas prácticas de juzgar, acusar, expulsar, no tolerar, no ayudar a los caídos, desde
hace dos mil largos años. Cada que un cristiano, de buena fe, pero equivocadamente, ha
repetido estas supuestas enseñanzas de Dios, entonces parece que está dentro del grupo de
los perfectos, que sí van a entrar al reino de Dios, y al repetir estas enseñanzas, a su vez,
juzga a sus hermanos que están caídos en des-gracia, tratando de superar sus debilidades y
esperando, ayuda de los supuestamente mejores. Sólo con misericordia interior se puede
ayudar a la oveja caída en el lodo. Este juicio intolerante, ha sucedido miles de millones de
veces, en estos dos mil años, en todo el mundo, cada que es leído, cada que es enseñado,
cada que es aplicado. Como todo buen fariseo, el falso profeta Pablo, obliga a sus seguidores
a aparentar santidad y les hace sufrir, temiendo que por sus errores el Señor los va a rechazar
el día del juicio. Aún después de recibir a Jesús, hemos sido pecadores, según las enseñanzas
de Jesús, no hemos dejado de pecar cien por ciento, pues es imposible, con lo que Pablo,
condena en estas frases a todo el cristianismo mundial, a ser totalmente perfectos, so pena
de no entrar al reino de Dios. Volvieron con Pablo, los fariseos a sabotear las enseñanzas de
Jesús, se han metido adentro del cristianismo. Vuelve el juicio y mata la misericordia de los
cristianos, extraviados por las falacias del falso profeta, aquel del que tanto se ha hablado en
el apocalipsis.)
La inmoralidad sexual
12 «Todo me está permitido», pero no todo es para mi bien. «Todo me está permitido»,
pero no dejaré que nada me domine. 13 «Los alimentos son para el estómago y el
estómago para los alimentos»; así es, y Dios los destruirá a ambos. Pero el cuerpo no es
para la inmoralidad sexual sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. 14 Con su poder
Dios resucitó al Señor, y nos resucitará también a nosotros. 15 ¿No saben que sus cuerpos
son miembros de Cristo mismo? ¿Tomaré acaso los miembros de Cristo para unirlos con
una prostituta? ¡Jamás! 16 ¿No saben que el que se une a una prostituta se hace un solo
cuerpo con ella? Pues la Escritura dice: «Los dos llegarán a ser un solo cuerpo.» 17 Pero
el que se une al Señor se hace uno con él en espíritu. 18 Huyan de la inmoralidad sexual.
Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que
comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. 19 ¿Acaso no saben que su
cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte
de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; 20 fueron comprados por un precio. Por
tanto, honren con su cuerpo a Dios. (Este párrafo contiene verdades, pero también
imprecisiones, y en ellas es que tropiezan y se extravían los seguidores del gran profeta del
engaño. No es el cuerpo el que es templo del Espíritu Santo, sino el alma. La que debe estar
limpia es el alma, lo que debemos cuidar es el alma. Aún con Espíritu Santo, el cuerpo muere,
pero el alma no muere. Jesús enseña que no temamos a los que matan el cuerpo, que el
alma no la pueden matar. Pablo, con sus errores, extravía a los cristianos de las enseñanzas
de Jesús. No somos cuerpos, sino alamas que habitamos cuerpos corruptibles. No hay cuerpos
incorruptibles, excepción del cuerpo de Jesús. Por tanto todos los pecados que una persona
comete quedan en ella, en su alma. Esto termina siendo una trampa para dar más
importancia al cuerpo de la que realmente tiene. Así mismo nos hacemos una sola carne con
las mujeres, pero jamás una sola alma. Por eso el día del juicio no seremos juzgados por
parejas sino como individuos. Si el cuerpo fuera el templo del Espíritu Santo, los casados
irían por parejas, ya al cielo, ya al infierno, y no se cumpliría lo que dijo Jesús, que estarán
dos en una misma cama, uno será tomado y otro será dejado. Si el cuerpo fuera templo del
Espíritu Santo, los cuerpos feos o imperfectos, no pudieran recibir la perfección. Este es otro
tropezadero, por las frases de difícil inteligencia del profeta usurpador, de aquel que reciben
como su Dios, y sus palabras son aceptadas como habladas por Dios, y a sus cartas les dicen
palabra de Dios. Si veo a Pablo como hombre, aprendo de sus genialidades y no le presto
importancia sus errores, es un hombre, es normal que se equivoque. Pero si me dicen que
debo aceptar sus palabras como de Dios, entonces es aquella abominable desolación que está
usurpando el lugar santo, de la que se habló en el apocalipsis. Pero sigo viendo y apreciando
a Pablo como un gran ser humano, ni más ni menos. Este estudio no es para descalificarlo
como un gran ser humano, el cual sí es, sino para que entiendan que no es Dios, ni sus
palabras valen lo mismo que las de Jesús, como el mismo Pablo ha pretendido.)
1 Corintios 7

Consejos matrimoniales
1 Paso ahora a los asuntos que me plantearon por escrito: «Es mejor no tener relaciones
sexuales.» 2 Pero en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia
esposa, y cada mujer su propio esposo. 3 El hombre debe cumplir su deber conyugal con
su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. 4 La mujer ya no tiene derecho sobre su
propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo,
sino su esposa. 5 No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un
tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo
contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio. (Que lazo de
cazador está tendido para las almas desprevenidas. En medio de todas estas frases, los
cristianos quedan confundidos y no podrán ser puros en los apetitos carnales, puesto que
quedan a la merced de la otra persona, a merced de sus parejas. Está tan bien montada esta
falacia, que cualquiera que busque la santidad, no podrá aquietar sus apetitos carnales, no
podrá crucificar su cuerpo, ni sus deseos que combaten contra el alma, a menos que la otra
persona le permita. Esta es una delas más grandes obras de arte del engaño por parte del
falso profeta, aquel famoso y poderoso mencionado en el apocalipsis. Vuelve a ser el cuerpo
la atadura del alma. El lazo de cuerpos manda sobre el alma que desea buscar la santidad. Si
eres llamado a la continencia, como sucederá si eres verdadero cristiano, tu trabajo es
contigo mismo, no con los deseos carnales de tu pareja. Ya el Dios en el que crees se
encargará de las demás personas y circunstancias.) 6 Ahora bien, esto lo digo como una
concesión y no como una orden. (Aquí una pista de que no se trata de palabras Celestiales,
ni palabras de Dios. Es un consejero humano, tratando de ayudar a otros que están
confundidos, pero al tratar de tomar sus enseñanzas como palabras eternas, absolutas,
quedan más extraviados. Y pretende que sus palabras sean vistas como de Dios puesto que
habla de que puede dar órdenes, que esto no es una orden, sino algo pasajero, algo que
pudiera ser diferente.) 7 En realidad, preferiría que todos fueran como yo. No obstante,
cada uno tiene de Dios su propio don: éste posee uno; aquél, otro. 8 A los solteros y a las
viudas les digo que sería mejor que se quedaran como yo. 9 Pero si no pueden dominarse,
que se casen, porque es preferible casarse que quemarse de pasión. (Vuelve a tener el
rostro del usurpador, vuelve a decir que le imiten, que sean como él, que ese es su deseo
real. También les da a entender que siendo él, Pablo, tan grande, tan bueno, tan perfecto,
él sabe que no van a poder ser como él y por eso les concede ser menos perfectos. Horror
como palabras de un supuesto Dios. Aquí les dice que él es puro, casto, que no tiene
relaciones carnales, que es lo mejor que puede hacer una persona cristiana. Pero en otra de
sus cartas, está regañado a una comunidad, porque algunos de ellos le criticaron andar con
una mujer, y entonces les argumenta que él no es inferior a los demás apóstoles y discípulos
que pueden llevar mujer. Entonces no debería decir lo uno o lo otro. Confunde a sus
seguidores, les envía mensajes contradictorios sobre un mismo tema. Estos enredos de
ninguna forma son aceptables como palabras de Dios, palabras que deben ser universales,
aceptadas por todos, hombres y mujeres, en todos los lugares y en todos los tiempos, para
que de verdad sean palabras de Dios, no pueden ser palabras sobre circunstancias de un
momento, o para unas cuantas personas. Como enseñanzas humanas sí pueden ser válidas y
realmente útiles, buenas enseñanzas, con muchas verdades sobre la sabiduría y la santidad,
pero a todas luces no son palabras de Dios.) 10 A los casados les doy la siguiente orden (no
yo sino el Señor): (Desfachatado para usurpar el nombre de Dios, para hablar como si él, un
simple hombre sujeto a errores, hablara palabras de Dios Padre.  Sus ingenuos seguidores
pasan  por alto  esto. El mismo Jesús no habla en términos de dar órdenes, es muy atrevido
Pablo con sus dóciles discípulos, los matonea en el sendero de la sabiduría, donde no se dan
órdenes.)  Que la mujer no se separe de su esposo. 11 Sin embargo, si se separa, que no
se vuelva a casar; de lo contrario, que se reconcilie con su esposo. Así mismo, que el
hombre no se divorcie de su esposa. 12 A los demás les digo yo (no es mandamiento del
Señor): (Aquí reconoce que habla palabras de hombre que no son palabra de Dios. Pero a la
vez da por hecho que puede ser portador de mandamientos de Dios mismo. He aquí como va
tejiendo en las mentes de sus seguidores la falacia de que viene de parte de Dios con
autoridad.)  Si algún hermano tiene una esposa que no es creyente, y ella consiente en
vivir con él, que no se divorcie de ella. 13 Y si una mujer tiene un esposo que no es
creyente, y él consiente en vivir con ella, que no se divorcie de él. (Aquí se equivoca, pues
Jesús dice que no puede divorciarse el seguidor de Jesús, pues expone a su pareja al
adulterio, y si se casa con otra persona, comete adulterio. Pablo va pasando por encima de
las enseñanzas de Jesús como si nada de importancia tuviera.) 14 Porque el esposo no
creyente ha sido santificado por la unión con su esposa, y la esposa no creyente ha sido
santificada por la unión con su esposo creyente. Si así no fuera, sus hijos serían impuros,
mientras que, de hecho, son santos. (Estos si son dos engaños simples. Cualquiera puede ver
que Pablo miente, que Dios no diría semejantes barbaridades, sobre la pureza de las almas.
La pureza no depende de los cuerpos, ni de donde nacieron, ni de sus padres. Cada uno se va
haciendo impuro al ir viviendo y decidiendo obras erróneas, pero luego puede irse purificando
por la palabra viva de Jesús. El hecho de estar una persona al lado de otra, eso no la
santifica, por esto dice Jesús que estarán dos en una misma cama, uno será tomado y otro
será dejado. Ni las parejas van juntas al Cielo, ni mucho menos van juntas al infierno. Y el
falso profeta aumenta la falacia, la confusión, el extravío de sus seguidores, diciendo que los
hijos son santos si están en un matrimonio creyente y si los padres no son creyentes,
entonces los hijos son impuros. Que absurdo retroceso al antiguo testamento, a la ley de
Moisés, a las enseñanzas fariseas. Las personas son puras o impuras por sus propias
actuaciones y no porque sus padres crean o no crean en el Dios que nos enseñó Jesús. Los
extraviados seguidores del grandioso anticristo, aceptan muchas falacias como palabras de
Dios mismo, terminan desconociendo al verdadero Dios, Jesús, y dejan de lado sus
enseñanzas perfectas y las remplazan por simples palabras humanas, bastante imprecisas.) 15
Sin embargo, si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan. En tales
circunstancias, el cónyuge creyente queda sin obligación; Dios nos ha llamado a vivir en
paz. 16 ¿Cómo sabes tú, mujer, si acaso salvarás a tu esposo? ¿O cómo sabes tú, hombre,
si acaso salvarás a tu esposa? (el cristiano, por más que dé ejemplo, por más que argumente
verdades, por más que insista, por más que estudie, por más que traiga predicadores y
teólogos, que le hablen a su pareja, nada de eso le es suficiente para que su pareja
reconozca a Jesús como Dios. Ningún cristiano ha salvado a su pareja, jamás ha sucedido,
según enseña Jesús, ni un padre ha salvado a sus hijos, ni por el solo hecho de ser cristiano la
pareja se salva, como si por el solo hecho de estar al lado de un cristiano, los demás se
salvarán. Esta situación se daba bien clara con el mismo Jesús, estando en la Tierra, pues Él
no llamaba a los que Él deseaba, sino a los que el Padre le decía, pues Jesús no hace su
voluntad, sino la del Padre. Y ni estando Jesús en la Tierra, por cercanía con él, las personas,
no se sanaban, ni se volvían mejores, ni se convertían a Él. Es atrevido el falso profeta, al
afirmar que un cristiano puede salvar a otro, como si fueran palabras de Dios mismo. Una
persona no puede salvar a otra. Solo el Señor Jesús puede salvar a los individuos. Jesús no
salva por parejas, ni salva en grupo. Osada falacia. De falacias como esta, los cristianos
terminan creyendo que ellos son los que llevan a otros seres humanos a los pies de Jesús,
roban la gloria de Dios, se creen importantes, se creen salvadores. Debido a esta intrincada
maraña de falacias, dejan de lado que Jesús dijo, y está dos veces en el evangelio según Juan
capítulo 6, que nadie puede ir a los pies de Jesús, si el padre no lo lleva a Jesús. No son las
personas las que salvan, ni las que convencen de hacerse cristianos, a los que no lo son.
Solamente la trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo lo hacen, ellos eligen y llaman a
quien ellos deseen.) (Si ya esto de por sí es un error, una mentira, un engaño, por efecto
directo, se presenta otro engaño, que es que entonces nosotros seríamos responsables de la
salvación de las parejas y por extensión de los hijos. Nos cae una sentencia, un juicio si los
familiares no se salvan, lo cual pone una pesada carga injusta sobre nuestras almas. Hasta
donde llegan las ramificaciones de tan entramada maraña de falacias. Hasta donde no se dan
cuenta los extraviados seguidores del gran Saulo. Que artista consumado.)
17 En cualquier caso, cada uno debe vivir conforme a la condición que el Señor le asignó y
a la cual Dios lo ha llamado. Ésta es la norma que establezco en todas las iglesias. (Con
esta frase continúa El anticristo Pablo tejiendo la falacia de su autoridad superior, el engaño
de su capacidad de ordenar en la iglesia de Jesús, palabras y enseñanzas propias para
extraviar a sus ingenuos seguidores. Habla Pablo de todas las iglesias y así ha terminado
siendo durante dos mil años. Como ha sucedido que de su propia voluntad habla Pablo, y le
han creído sumisos los seres humanos, tal cual lo había profetizado Jesús, en el evangelio
según Juan. Que si un hombre viniera de su propia cuenta a ese le creerían. Pero a Jesús, que
viene de parte de Dios, no le han creído, puesto que han dejado de lado las enseñanzas de
Jesús, para seguir en pos de las de Pablo, al cual reciben como su Dios también, puesto que
a sus enseñanzas le dan el carácter de palabra de Dios.) 18 ¿Fue llamado alguno estando ya
circuncidado? Que no disimule su condición. ¿Fue llamado alguno sin estar circuncidado?
Que no se circuncide. 19 Para nada cuenta estar o no estar circuncidado; lo que importa
es cumplir los mandatos de Dios. (Cuando dice esto que lo que importa es cumplir los
mandatos de Dios, está refrendando sus propias enseñanzas, como aquellos mandatos de Dios
de los cuales él habla. Es un maestro, un artista consumado del engaño.) 20 Que cada uno
permanezca en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó. 21 ¿Eras esclavo cuando
fuiste llamado? No te preocupes, aunque si tienes la oportunidad de conseguir tu libertad,
aprovéchala. 22 Porque el que era esclavo cuando el Señor lo llamó es un liberto del
Señor; del mismo modo, el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo. 23
Ustedes fueron comprados por un precio; no se vuelvan esclavos de nadie. 24 Hermanos,
cada uno permanezca ante Dios en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó. (Estos
consejos, y los que siguen inmediatamente a continuación, en sí mismos son sabios, son muy
buenos consejos humanos. Pero aunque sean verdaderos y muy sabios eso no quiere decir que
las enseñanzas de Pablo sean el verbo de Dios.)
25 En cuanto a las personas solteras, no tengo ningún mandato del Señor, Pero doy mi
opinión como quien por la misericordia del Señor es digno de confianza. 26 Pienso que, a
causa de la crisis actual, es bueno que cada persona se quede como está. 27 ¿Estás
casado? No procures divorciarte. ¿Estás soltero? No busques esposa. 28 Pero si te casas,
no pecas; y si una joven se casa, tampoco comete pecado. Sin embargo, los que se casan
tendrán que pasar por muchos aprietos, y yo quiero evitárselos. (Como si tuviera conexión
directa con el Señor, con el Padre, con el  Cielo. Engaña a sus incautos seguidores con falacias
sutiles, les hace creer que tiene mandatos directos del Señor en otros temas y que él es digno
de la confianza del Señor. Es el típico embaucador, el estafador por excelencia. Ha sido y es
y será, por siglos, el falso profeta, puesto que su engaño no será descubierto por todos,
hasta el fin de los tiempos. Pablo se arropa el poder de evitar problemas, en nombre de Dios,
a sus seguidores.) 
29 Lo que quiero decir, hermanos, es que nos queda poco tiempo. De aquí en adelante los
que tienen esposa deben vivir como si no la tuvieran; 30 los que lloran, como si no
lloraran; los que se alegran, como si no se alegraran; los que compran algo, como si no lo
poseyeran; 31 los que disfrutan de las cosas de este mundo, como si no disfrutaran de
ellas; porque este mundo, en su forma actual, está por desaparecer. 32 Yo preferiría que
estuvieran libres de preocupaciones. El soltero se preocupa de las cosas del Señor y de
cómo agradarlo. 33 Pero el casado se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo
agradar a su esposa; 34 sus intereses están divididos. La mujer no casada, lo mismo que la
joven soltera, se preocupa de las cosas del Señor; se afana por consagrarse al Señor tanto
en cuerpo como en espíritu. Pero la casada se preocupa de las cosas de este mundo y de
cómo agradar a su esposo. 35 Les digo esto por su propio bien, no para ponerles
restricciones sino para que vivan con decoro y plenamente dedicados al Señor. 36 Si
alguno piensa que no está tratando a su prometida como es debido, y ella ha llegado ya a
su madurez, por lo cual él se siente obligado a casarse, que lo haga. Con eso no peca; que
se casen. 37 Pero el que se mantiene firme en su propósito, y no está dominado por sus
impulsos sino que domina su propia voluntad, y ha resuelto no casarse con su prometida,
también hace bien. 38 De modo que el que se casa con su prometida hace bien, pero el
que no se casa hace mejor. 39 La mujer está ligada a su esposo mientras él vive; pero si el
esposo muere, ella queda libre para casarse con quien quiera, con tal de que sea en el
Señor. 40 En mi opinión, ella será más feliz si no se casa, y creo que yo también tengo el
Espíritu de Dios. (Sienta cátedra y todo en nombre de Dios, es un atrevido, y sus seguidores
son muy ingenuos. Estas palabras son una total confusión y sus seguidores las interpretan de
muchas formas, algunas de ellas no coincidentes con las enseñanzas de Jesús. Aquí recuerdo
las palabras de Pedro sobre algunos puntos de difícil inteligencia que las personas pervierten,
o mal interpretan. Escribe además en todo este capítulo, enseñanzas contradictorias, sobre la
continencia de los placeres carnales dentro del matrimonio. Enreda a sus seguidores dándoles
ordenes contrarias sobre un tema trascendental como es el de que hacer respecto al placer
carnal, que es lícito y qué no es lícito, por lo que todos terminan haciendo lo primero que
desean y así sus seguidores desatienden las enseñanzas de Jesús, no son continentes, no
crucifican su carne, no se niegan a sí mismos. Pero sus seguidores, en estas frases tendrán
a su acusador el día del juicio, puesto que también les dice que se abstengan del placer
carnal. Tan fácil como dice que se dedique a los placeres carnales con su pareja, también
les dice que se abstengan de ellos, que vivan como si no tuvieran pareja.)

1 Corintios 8

Lo sacrificado a los ídolos


1 En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, es cierto que todos tenemos conocimiento. El
conocimiento envanece, mientras que el amor edifica. 2 El que cree que sabe algo,
todavía no sabe cómo debiera saber. (Indicio de una mente enredada que transmite esta
clase de pensamiento a todos sus seguidores.) 3 Pero el que ama a Dios es conocido por
Dios.  4 De modo que, en cuanto a comer lo sacrificado a los ídolos, sabemos que un ídolo
no es absolutamente nada, y que hay un solo Dios. 5 Pues aunque haya algunos que se
llamen dioses, sea en el cielo o en la tierra (como hay muchos "dioses" y muchos
"señores"), 6 para nosotros no hay más que un Dios, el Padre, del cual proceden todas las
cosas, y nosotros somos para él, y no hay más que un solo Señor, Jesucristo, por quien
son todas las cosas, y por quien vivir.  7 Pero no todo el mundo posee este conocimiento.
Algunas personas todavía están tan acostumbradas a los ídolos que cuando comen comida
sacrificial que piensan de él como si hubiera sido sacrificada a un dios, y su conciencia,
siendo débil, se contamina. 8 Si bien la vianda no nos acercará a Dios, no somos mejores
por comer ni peores por no comer.
9 Tenga cuidado, sin embargo, que el ejercicio de sus derechos no se convierta en una
piedra de tropiezo para los débiles. 10 Porque si alguien con una conciencia débil te ve,
con todo su conocimiento, comer en el templo de un ídolo, ¿no va a ser esa persona
estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? 11 Entonces ese hermano débil o
hermana, por quien Cristo murió, es destruido por su conocimiento. 12 Al pecar contra
ellos de esta manera y terminó su débil conciencia, pecan ustedes contra Cristo. 13 Por lo
tanto, si lo que como hace mi hermano o hermana a caer en el pecado, no comeré carne
jamás, para que no voy a provocar su caída. (Esta es una total escuela de fariseísmo,
aquellos que, según Jesús, hacen las cosas para ser vistos de los hombres. Con estas
enseñanzas de difícil inteligencia, Pablo te hace vivir para el qué dirán, te hace actuar
pensando en qué dirán los demás. Esto es un lazo muy sutil, puesto que a todas luces
parece que Pablo tuviera razón en su argumentación. Pero termina haciéndote responsable
de la salvación o la condenación de otras personas. Termina haciendo idolatría de ti que
puedes supuestamente salvar o condenar personas por lo que vean de ti. Esto también es al
final, una terrible acusación sobre todos los cristianos, una pesada carga de culpas por la
condenación de los demás. Pero si es que nadie, el día del juicio, va a poder decir que se
condenó porque otra persona hizo esto o aquello. Esto es una de las trampas más difíciles de
desactivar del cristianismo, que ha desembocado, por cuenta de ella, en una gigantesca
secta de fariseos hipócritas que hacen las cosas para ser vistos de los hombres).
(Además, con este argumento se contradice totalmente Pablo, cuando se toma el trabajo
de desprestigiar a Pedro, porque hace exactamente esto que él, Pablo, está recomendando
hacer aquí. Cuidarse de que los hermanos débiles en la fe no lo vean comer de las carnes
sacrificadas a los ídolos.) (Gal.2:11-14dice así: "Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí
cara a cara, porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo,
comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía
miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de
tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi
que no andaban rectamente conforme a la verdad de la Buena Noticia, dije a Pedro delante
de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los
gentiles a judaizar?") (Pablo pretende que es malo lo que hizo Pedro, y que no es malo si él
hace lo mismo. Sus seguidores nada dicen, no cuestionan. A todas luces Pablo no debió
criticar a Pedro, porque Pedro, junto con los otros once, tenía la superior autoridad de Jesús
para atar y desatar en la tierra, por tanto no era cuestionable Pedro. Pero Pablo tenía que
rebajar la autoridad de Pedro para él tener autoridad dentro de sus extraviados seguidores.)
(No es ni será palabra de Dios algo tratado de forma tan mundana, tan vana, tan pueril. Las
enseñanzas de Pablo son enseñanzas de hombre, inspirado por Dios a veces, no siempre
inspiradas por Dios. Cosa que el mismo Pablo reconoce en varios pasajes de sus epístolas,
cuando dice que habla como hombre, que alguna de sus enseñanzas es de él, no de Dios, y a
veces reconoce que desvaría y que dice cosas que Dios no diría, sino que lo hace para atraer a
los cristianos hacia él.)

1 Corintios 9

Los derechos de un apóstol


1 ¿No soy libre? ¿No soy apóstol? (Con una pregunta trata de afirmar en las mentes de sus
seguidores algo que es de vital importancia para su ministerio secreto de anticristo, debe
lograr que sus extraviados seguidores le reconozcan voluntariamente el título de apóstol. Así
se conforma la falacia, algo que a todas luces parece verdadero, pero no lo es) ¿No he visto a
Jesús nuestro Señor? (Con una nueva falacia pregunta si él ha visto a Jesús, para que sus
extraviados seguidores den por hecho que él, Pablo, si se encontró con Jesús, aquí en la
tierra, en una supuesta pero falaz segunda venida del Señor, que en realidad no se dio,
puesto que la segunda venida de Jesús es al final de los tiempos, con gran poder, para juzgar
a todos los seres humanos. Ver hechos 1:11. Esta es una de las más poderosas falacias que
dan fundamento al falso ministerio del anticristo como supuesto apóstol de Jesús. Pero es
que si el anticristo no se presenta como apóstol, no tendría ni la más mínima autoridad para
poder extraviar a las naciones, a pesar de su inmensa cantidad de hombres estudiosos,
doctos, letrados, sagaces, astutos, todos engañados por el más grande de todos los siervos de
Jesús. Ver Mateo 24:24) ¿No son ustedes el fruto de mi trabajo en el Señor? (Otra falacia
poderosa, puesto que les hace creer a sus extraviados seguidores que ellos son de él, que las
personas pueden salvar, que las personas pueden llevar a otros a los pies de Jesús, cuando es
solo el padre el que trae las gentes a los pies de Jesús, según enseñó el mismo Jesús dos
veces en el evangelio según Juan capítulo 6 versos 44 y 65. Al decir esto está robando de
frente y descaradamente la gloria que es del unigénito hijo de Dios, está usurpando su
mesianismo, su divinidad, es el anticristo, el usurpador, el extraviador del género humano.) 2
Aunque otros no me reconozcan como apóstol, ¡para ustedes sí lo soy! Porque ustedes
mismos son el sello de mi apostolado en el Señor. (Esta falacia es muy pero muy fuerte.
Hace que sus extraviados discípulos sean los que le reconozcan cómo apóstol, cuando solo
Jesús en persona hubiera podido nombrarlo apóstol, si hubiese sido uno de sus seguidores,
testigo presencial del ministerio de Jesús, testigo de su muerte y resurrección y testigo de
su ascensión al cielo, según pedro en hechos 1:21. La autoridad de Pablo cómo apóstol
reside en los que lo aceptan, es subjetiva, no es objetiva como la de los doce llamados y
nombrados por Jesús, o como Matías, nombrado por el Espíritu Santo.) 3 Ésta es mi defensa
contra los que me critican: (Incita a defenderse, contrario a las enseñanzas de Jesús. Pero
todo esto le sirve para llamar la atención sobre él, para que se fijen en él. Todo lo contrario
a negarse a sí mismo, que fue lo que enseñó Jesús. Así extravía más a sus seguidores de las
enseñanzas de Jesús) 4 ¿Acaso no tenemos derecho a comer y a beber? 5 ¿No tenemos
derecho a viajar acompañados por una esposa creyente, como hacen los demás apóstoles
y Cefas y los hermanos del Señor? (No son tan importantes los reclamos en sí mismos, como
el hecho de estar incitando a todos sus seguidores de todos estos siglos a ser inconformes,
rencillosos, codiciosos de lo que tienen, los demás. Todo esto sucede suavemente sin que sus
extraviados seguidores se den cuenta que les están programando sus mentes para
extraviarlos de las virtudes cristianas.) 6 ¿O es que sólo Bernabé y yo estamos obligados a
ganarnos la vida con otros trabajos? (Con una pregunta establece una norma para que sus
seguidores se extravíen de las enseñanzas del evangelio de Jesús. Esta falacia está dirigida a
traspasar las enseñanzas de Jesús, que no dijo que trabajaran para ganar dinero sino que se
abandonaran en manos de la providencia. En ningún momento Jesús dijo que se emplearan
en otros trabajos.) 7 ¿Qué soldado presta servicio militar pagándose sus propios gastos?
¿Qué agricultor planta un viñedo y no come de sus uvas? ¿Qué pastor cuida un rebaño y no
toma de la leche que ordeña? (Sigue incitando a sus seguidores a que se empleen en otros
oficios para “ganarse la vida”. No fue esto lo que enseñó Jesús, fue todo lo contrario: Jesús
enseñó que si uno es siervo de Él, lo que tenga en la vida es su provisión, es lo que su pastor
celestial le ha enviado. Según lo enseñó Jesús, que ve las situaciones desde el Cielo a la
Tierra, desde lo alto hacia lo bajo, del todo a las partes. Pero Pablo, el elocuente, el
magnánimo anticristo, desde la tierra ve las situaciones, no ha descendido del Cielo y enreda
a sus seguidores con minucias, con estar pendientes de lo que se encargan los gentiles, como
que comeremos, que beberemos o con que nos vestiremos. Con sus elaboradas y sutiles
falacias, Pablo ha sembrado y establecido para sus seguidores, la total falta de fe en la
providencia divina) 8 No piensen que digo esto solamente desde un punto de vista humano.
(Se atreve a decir que sus palabras son desde el punto de vista divino, se atreve a usurpar la
cátedra de Jesús, por eso se constituyó a si mismo el anticristo, el que usurpa, aquel que
trata de tomar el lugar del Mesías entre los hombres, y lo logra confundiendo a las naciones
por miles de años.) ¿No lo dice también la ley? (Amolda la ley a lo que desea argumentar y
dice que la ley es perfecta, cosa que Jesús vino a perfeccionar, justamente con enseñanzas
como esta de abandonarse en manos de la providencia divina, que entre otras cosas, es la FÉ
en sí misma, pues no hay fe sin aceptar la providencia divina, sin reparos, sin manipulaciones,
como estas tan elaboradas del gran anticristo Pablo.) 9 Porque en la ley de Moisés está
escrito: «No le pongas bozal al buey mientras esté trillando.» ¿Acaso se preocupa Dios por
los bueyes, 10 o lo dice más bien por nosotros? Por supuesto que lo dice por nosotros,
porque cuando el labrador ara y el segador trilla, deben hacerlo con la esperanza de
participar de la cosecha. 11 Si hemos sembrado semilla espiritual entre ustedes, ¿será
mucho pedir que cosechemos de ustedes lo material? 12 Si otros tienen derecho a este
sustento de parte de ustedes, ¿no lo tendremos aún más nosotros? (Aquí dice el gran
artista Saulo, que es lícito, según la ley de Moisés, estar en la predicación del reino de Dios
esperando un interés material, esperando dinero y riquezas. Ramplonamente desconoce la
enseñanza de Jesús de dar gratis lo recibido gratis. Aquí se apoyan los mercaderes del templo
de Jesús, los nuevos fariseos. Estos versos del 9 al 12 son un elaborado punto de difícil
inteligencia, son una trampa, son un lazo de cazador. Todos los que hacen mercadería con el
evangelio, los que venden la palabra, los que se enriquecen con ella, se apoyan
doctrinalmente en este versículo, de las cartas del elocuente, del sagaz, gran anticristo
Pablo, del más astuto de todos los astutos. Hace comparaciones con los doce apóstoles, los
pone al mismo nivel de avaricia y codicia. Y en su comparación vuelve y rebaja por debajo
de él a los apóstoles de Jesús. Él se cree y se dice superior, merece aún más todo lo que los
otros han recibido. Esto es nada más y nada menos que el establecimiento del espíritu de
Balaam entre los extraviados seguidores del gran Pablo.) Sin embargo, no ejercimos este
derecho, sino que lo soportamos todo con tal de no crear obstáculo al evangelio de Cristo.
(Siembra cizaña, hablando del tema de exigir derechos, cuando nuestro Señor era todo lo
contrario a esto, entonces por asuntos no esenciales, va creando otra esencia del
cristianismo. Esto es lo que se llama crear falacias.) 13 ¿No saben que los que sirven en el
templo reciben su alimento del templo, y que los que atienden el altar participan de lo
que se ofrece en el altar? 14 Así también el Señor ha ordenado que quienes predican el
evangelio vivan de este ministerio. (Esto es falso desde el punto de vista del Señor. Y se
toma la atribución de hablar de parte del Señor para incitar al pueblo a vivir del evangelio,
golpeando la doctrina de dar gratis lo que recibimos gratis.) 15 Pero no me he aprovechado
de ninguno de estos derechos, ni escribo de esta manera porque quiera reclamarlos. (Al
hablar de estos supuestos y falaces “derechos” incita a otros más débiles a exigirlos, les
tiende un lazo a los avaros, a los traficantes de la fe, a los mercaderes del templo, para con
estas palabras ellos puedan justificar su arraigo a los bienes materiales, su confianza en
ellos y da continuidad al tráfico de la doctrina gratuita) Prefiero morir a que alguien me
prive de este motivo de orgullo. (Aquí vuelve y siembra dos falacias, la de la soberbia, el
orgullo, cosas que el Señor se esforzó en dejar muy claro que es lo que tenemos que negar,
que vencer, que son las fuerzas más destructoras del alma, la debilidad del ego. Pablo les
dice que es orgulloso y que entonces serlo es válido en el cristianismo y que es prepotente,
que no desea nada de nadie que prefiere morir, enseña mal, con su propio ejemplo, a los
hijos de Dios, los extravía. Extravía a los que, desde el principio del mundo, estaban
destinados a esta desgracia, de irse en pos de un simple hombre creyendo que sus enseñanzas
son de Dios mismo.) 16 Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué
enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el
evangelio! 17 En efecto, si lo hiciera por mi propia voluntad, tendría recompensa; pero si
lo hago por obligación, no hago más que cumplir la tarea que se me ha encomendado. 18
¿Cuál es, entonces, mi recompensa? Pues que al predicar el evangelio pueda presentarlo
gratuitamente, sin hacer valer mi derecho. (Aquí, con retorcidos argumentos, los convence
de lo contrario de lo que realmente está haciendo. Está cobrando por la predicación del
evangelio, Está haciéndolos sentir culpables porque no le han dado bienes materiales, está
manipulando sus ingenuas e insensatas mentes, y ellos ni se dan por enterados, aceptan de
buena gana cuanta mentira él les diga de parte de Dios. Está llamando la atención sobre él,
para que desvíen su mirada de las enseñanzas de Jesús y les está diciendo que no lo hace.
Falacia sobre falacia. Está haciendo lo que Jesús profetizó: que si viniera un profeta a hablar
de Dios en su propio nombre a ese, de buena gana, le creerían, porque en verdad no son de
sus ovejas, porque las ovejas de Jesús de nadie se dejan extraviar, venga como venga
presentado) 19 Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para
ganar a tantos como sea posible. (El que de sí mismo da testimonio, busca su propia gloria y
no es veraz, dijo Jesús. A este profeta, a Pablo, se refería Jesús al hablar tantas advertencias
sobre el grandísimo engaño que habría de venir sobre la Tierra, la gran tribulación de un ser
humano usurpando con falacias el trono de las enseñanzas de Dios. Pablo, aquí, es crea una
carga mental, les manipula las mentes, para que carguen con él, como si fuera su salvador,
les hace sentir que él se sacrificó por ellos, que son su carta de presentación en el Señor,
porque él, Pablo; los ha llevado a la salvación y a punta de cantaleta y manipulación los ha
hecho perseverar en la doctrina cristiana, les hace creer que los liberó, pero les ha tendido
un lazo, una trampa que ellos no ven.) 20 Entre los judíos me volví judío, a fin de ganarlos
a ellos. Entre los que viven bajo la ley me volví como los que están sometidos a ella
(aunque yo mismo no vivo bajo la ley), a fin de ganar a éstos. (Vuelve y se mete en
problemas, tratando de justificar el ser de doble ánimo, y enseñar a ser así a sus ingenuos
seguidores. No se dan cuenta que este mismo argumento usó Pablo para criticar a Pedro, por
demás no criticable, puesto que Pedro tenía carta blanca para atar o desatar cuando deseara,
puesto que estaba revestido de la autoridad conferida por Jesús. Este falso profeta les enseña
a sus seguidores a menospreciar a Pedro y los doce, para quitarles la suprema autoridad dada
por Jesús a los doce. Pedro hacía esto mismo pero callado, sin alardear de ello, puesto que al
tratar de hacerlo una ley se constituye en doblez de alma justificado. Otra cosa es proceder
así porque no hay de otra que proceder así y tratar de establecer el ser hipócrita.
Aumentando el engaño al criticar a los que con autoridad y en silencio hacen lo mismo) 21
Entre los que no tienen la ley me volví como los que están sin ley (aunque no estoy libre
de la ley de Dios sino comprometido con la ley de Cristo), a fin de ganar a los que están
sin ley. (Según esto, Pablo aplica la falacia de que el fin justifica los medios, en una doctrina
tan pulcra como la cristiana de Cristo. Sus seguidores no ven la falacia) 22 Entre los débiles
me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a
algunos por todos los medios posibles. 23 Todo esto lo hago por causa del evangelio, para
participar de sus frutos. (Enreda las mentes de sus seguidores. Y terminan creyendo que
todas esas personas se salvaron por el supremo esfuerzo y sacrificio de Pablo, no de Jesús.)
24 ¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero sólo uno obtiene el
premio? Corran, pues, de tal modo que lo obtengan. 25 Todos los deportistas se entrenan
con mucha disciplina. Ellos lo hacen para obtener un premio que se echa a perder;
nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre. 26 Así que yo no corro como quien
no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. 27 Más bien, golpeo mi cuerpo y lo
domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.
(Yo, yo, yo es lo mismo. Incita a sus seguidores con comandos de voz a afirmarse a sí mismos
en vez de negarse, en vez de soportar, los incita a competir en una carrera que
supuestamente se hace es contra uno mismo, no contra otros, pero esta figura es
desafortunada, porque valida la competencia con otros sin darse cuenta. Y esta
competitividad, es en el tema de conseguir dinero, a costillas de la predicación del evangelio.
La conclusión es obvia. La iglesia está repleta de mercaderes engañados por las falacias,
ingenuos que creen que Dios está agradado de sus obras.)

1 Corintios 10

Advertencias basadas en la historia de Israel


1 No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo
la nube y que todos atravesaron el mar. 2 Todos ellos fueron bautizados en la nube y en
el mar para unirse a Moisés. 3 Todos también comieron el mismo alimento espiritual 4 y
tomaron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los
acompañaba, y la roca era Cristo. 5 Sin embargo, la mayoría de ellos no agradaron a Dios,
y sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. (Sin que sus extraviados seguidores sepan,
está diciendo lo que va a suceder con el más grande grupo de supuestos seguidores de Jesús,
que terminó siendo solamente la religión del anticristo. La mayoría no agradaron a Dios, se
extraviaron en pos de enseñanzas humanas, sus almas quedaron tendidas en el desierto
espiritual y no se daban cuenta.)
6 Todo eso sucedió para servirnos de ejemplo, a fin de que no nos apasionemos por lo
malo, como lo hicieron ellos. 7 No sean idólatras, como lo fueron algunos de ellos, según
está escrito: «Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se entregó al desenfreno.» 8 No
cometamos inmoralidad sexual, como algunos lo hicieron, por lo que en un sólo día
perecieron veintitrés mil. 9 Tampoco pongamos a prueba al Señor, como lo hicieron
algunos y murieron víctimas de las serpientes. 10 Ni murmuren contra Dios, como lo
hicieron algunos y sucumbieron a manos del ángel destructor. 11 Todo eso les sucedió
para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha
llegado el fin de los tiempos. 12 Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga
cuidado de no caer. 13 Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al
género humano. (El mismo hecho, de ser puestos a prueba por el magistral artista del
engaño, el gran anticristo Pablo y sus falacias, es algo normal para la creación de un ser
humano, como hijo de Dios. Todo cristiano tiene que saber reconocer cuales enseñanzas son
de su Dios, y cuales son palabras de hombres, revestidas de la apariencia de palabras de Dios.
Satanás descendía desde el Cielo como un rayo, según Jesús. Ese Satanás no ascendía del
infierno a atormentar a los humanos, descendía del Cielo mismo. Por lo tanto, descendía del
Cielo, con el poder y la autorización de Dios, obviamente para poner a prueba primero a
Pablo, que creyó que ese rayo sí era Jesús, que ya había venido por segunda vez y en espíritu
a hablar con él, con Saulo. Con ese Saulo que ya era un anticristo importante, alguien que
odiaba a los apóstoles, que respiraba deseos de asesinarlos, que estaba de líder de los
asesinos de Esteban, alguien que odiaba hasta la saciedad al verdadero Espíritu Santo. Esto
no lo ven sus extraviados seguidores. Pablo ya era el anticristo con todos los pergaminos,
antes de que satanás descendiera desde el Cielo, como un rayo y le dijera a Saulo que se
llamaba Jesús. Era un merecido engaño de parte de su jefe satanás a su más querido hijo, el
fariseo Saulo. Que Jesús descendiera del cielo como un rayo, era algo imposible, puesto que
Jesús y los ángeles -hechos 1 9:11- dijeron que Jesús solo volverá, igual que se fue, en
carne, vendrá solo hasta el final de los tiempos, vendrá solo cuando llegue el tiempo de
juzgar, a toda la humanidad. Algunos dirán que descendió Jesús en Espíritu, en ese rayo,
pero Jesús le dijo a Tomás, que Él vino en carne, resucitó en carne, ascendió en carne y
volverá en carne. Si alguien de la trinidad, hubiese descendido a hablar con Saulo,
necesariamente tendría que ser el Espíritu Santo, el cual no mentiría diciendo ser Jesús.
Aquel Espíritu Santo, del cual Saulo profería miles de blasfemias, las cuales, según Jesús, no
tienen, ni tendrán, perdón de Dios, aquel Espíritu Santo que Saulo tanto odiaba a muerte,
desde lo más profundo de su alma. No fue que el diablo tomó un hombre bueno para el reino
de Dios y lo engañó. Sucedió igual que con Judas, el diablo tomó a uno de los suyos, a un hijo
de perdición y lo infiltró entre los cristianos para ponerlos a prueba, autorizado por Dios. Que
Satanás se haga pasar por Dios, autorizado por Dios, para probar a todos sus supuestos hijos,
es lo más natural, y el mismo Pablo lo dice en estas frases, aunque sus seguidores no se dan
cuenta que también habla del gran seductor y sus ingenuos seguidores, los cuales no
reconocen la voz del verdadero Pastor celestial.) Pero Dios es fiel, y no permitirá que
ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la
tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir. (Perfecto ejemplo
de todo lo que está sucediendo con las falaces enseñanzas del gran anticristo Pablo. Cuando
se descubra, al final de los tiempos, la impostura, entonces también se sabrá que no era una
prueba más allá de las capacidades humanas esta del ministerio secreto del anticristo, que
ha extraviado a todas las naciones con sus miles de millones de seres inteligentes, porque así
estaba determinado desde el principio, que la fe se prueba y la enseñanza de Jesús no
admite compartir su gloria con las enseñanzas de hombres. A ninguno lo engaño la mentira.
Todos y cada uno de los engañados se extraviaron a sí mismos diciendo que la mentira era la
verdad, porque no eran de la verdad.)

Las fiestas idólatras y la Cena del Señor


14 Por tanto, mis queridos hermanos, huyan de la idolatría. 15 Me dirijo a personas
sensatas; juzguen ustedes mismos lo que digo. (La frase de Pablo invitándolos a juzgar lo
que él dice es una falacia puesto que los impele a reconocer que lo que Pablo dice, lo dice
de parte de Dios mismo, no como hombre. Así pues parece una frase inocente, donde da
libertad a los suyos, pero en verdad es una cadena puesto que si dijeras que no es así estarías
desconociendo la autoridad total de Pablo, lo cual sus seguidores en ningún momento pueden
hacer. Sin darse cuenta, sus seguidores se hacen idólatras, al reconocer como palabra de
Dios, las enseñanzas humanas de Pablo, el gran artista del engaño.) 16 Esa copa de
bendición por la cual damos gracias, ¿no significa que entramos en comunión con la
sangre de Cristo? Ese pan que partimos, ¿No significa que entramos en comunión con el
cuerpo de Cristo? 17 Hay un solo pan del cual todos participamos; por eso, aunque somos
muchos, formamos un solo cuerpo. (Les dice que huyan de la idolatría y justamente ahí los
pone a idolatrar el pan y el vino. También les hace pensar que no son seres individuales
delante de Dios, les da a entender que hay una responsabilidad colectiva delante de Dios, la
responsabilidad es del cuerpo, no de los individuos. Son dos falacias con las que consuma, aún
más, el extravío de sus confundidos seguidores.) 18 Consideren al pueblo de Israel como tal:
¿No entran en comunión con el altar los que comen de lo sacrificado? 19 ¿Qué quiero
decir con esta comparación? ¿Que el sacrificio que los gentiles ofrecen a los ídolos sea
algo, o que el ídolo mismo sea algo? 20 No, sino que cuando ellos ofrecen sacrificios, lo
hacen para los demonios, no para Dios, y no quiero que ustedes entren en comunión con
los demonios. 21 No pueden beber de la copa del Señor y también de la copa de los
demonios; no pueden participar de la mesa del Señor y también de la mesa de los
demonios. 22 ¿O vamos a provocar a celos al Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él? (Son
tres idolatrías iguales. Lo ofrecido a los ídolos, las carnes ofrecidas a Dios, en el antiguo
testamento, y la enseñanza según la cual adentro, en el pan y en el vino de la Santa Cena,
está de verdad Jesús. En las tres idolatrías, las personas son transformadas espiritualmente
por lo que comen. Así de suavecito, va extraviando Pablo a sus seguidores, de las enseñanzas
de Jesús, como aquella que no es lo que entra por la boca lo que hace impuro al hombre. Sino
lo que sale de la boca eso sí hace impuro al hombre, según Jesús. Ninguna santificación viene
por un ritual. Ningún ritual es tomado en cuenta por Dios. Ni siquiera comer la santa cena
santifica al hombre. La Santa cena se hace según Jesús, para recordarlo a Él. Porque las
palabras de Jesús, son esa verdadera Santa Cena que debemos tomar y comer para vivir. La
carne no aprovecha para nada, el espíritu es el que da la vida, las palabras que Jesús nos
habló, son Espíritu y son vida. Leer el evangelio de Jesús, y aceptarlo como palabras de Dios,
es comer a Jesús, ninguna otra cosa lo es. Todo esto, enseñado por Jesús, contradice estas
falaces enseñanzas de Pablo. No es necesario estar puro para tomar la santa cena, puesto que
nadie pudiera tomarla. Que estrategia magistral del engaño la de Pablo, haciendo que
rechacen la idolatría demoníaca, Pablo les hace elegir la idolatría del pan y el vino a sus
seguidores, los cuales terminan aceptando ser santos por lo que comen, por rituales, ya sean
las carnes del antiguo testamento, ya sean el pan y el vino, en contra posición a las carnes
ofrecidas a los ídolos.)

La libertad del creyente


23 «Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no
todo es constructivo. 24 Que nadie busque sus propios intereses sino los del prójimo. 25
Coman de todo lo que se vende en la carnicería, sin preguntar nada por motivos de
conciencia, 26 porque «del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella». 27 Si algún
incrédulo los invita a comer, y ustedes aceptan la invitación, coman de todo lo que les
sirvan sin preguntar nada por motivos de conciencia. 28 Ahora bien, si alguien les dice:
«Esto ha sido ofrecido en sacrificio a los ídolos», entonces no lo coman, por consideración
al que se lo mencionó, y por motivos de conciencia. 29 (Me refiero a la conciencia del
otro, no a la de ustedes.) ¿Por qué se ha de juzgar mi libertad de acuerdo con la
conciencia ajena? 30 Si con gratitud participo de la comida, ¿me van a condenar por
comer algo por lo cual doy gracias a Dios? 31 En conclusión, ya sea que coman o beban o
hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios. 32 No hagan tropezar a
nadie, ni a judíos, ni a gentiles ni a la iglesia de Dios. 33 Hagan como yo, que procuro
agradar a todos en todo. No busco mis propios intereses sino los de los demás, para que
sean salvos. (Estas enseñanzas sobre la libertad condicional del creyente, nada dicen en
concreto, puesto que acepta cómo válidas dos situaciones contrarias. Es confuso, es
contradictorio, y lo único que queda en claro, es que incita a los suyos a obrar para ser vistos
de los hombres, los incita a tratar de salvar a otros con su ejemplo, y de paso los acusa de
condenar a otros con el mal ejemplo. Cuando “nadie” podrá culpar a otros de haberse
condenado y nadie podrá salvar a otros. Nadie además de Jesús puede salvar a un ser
humano. Cuando el gran artista Pablo, dice que nadie busque sus intereses, sino los del
prójimo, y más adelante cuando dice que no hagan tropezar a nadie, les pone la pesada
responsabilidad de salvar o condenar a otras personas. Es un hilo muy delgado el que teje
esta madeja de falacias, es un artista consumado el que elabora el entramado para seducir a
las naciones, con tantos hombres inteligentes entre ellas. Por lo demás el último verso es el
broche de oro de todo fariseo hipócrita. Les está diciendo que él, un insignificante ser
humano, salva a otros. No se dan cuenta sus extraviados seguidores. Les dice que hagan como
él, se interpone entre Jesús y sus seguidores, los desvía hacia él y han pasado dos mil años y
no se dan cuenta de la impostura. Les dice que él Pablo no hace lo que él desea sino lo que
los demás esperan que él haga. Los extravía aún más de Jesús. Es imposible que un verdadero
cristiano, que sigue la voz de Jesús se deje extraviar por estas elaboradas redes de muchas
falacias.)

1 Corintios 11

1 Imítenme a mí, como yo imito a Cristo. (Esto sí es la máxima expresión de un anticristo,


un usurpador, un extraviador. Este es el punto más alto y más frentero de la impostura, de la
usurpación. Les dice que no miren directamente a Cristo, sino que lo imiten a él, al
insignificante Pablo, para que a través de Pablo, imiten a Cristo. Es tan audaz, que ni aun así
sus extraviados seguidores piensan que esto es muy sospechoso, que no debería haber alguien
en el cristianismo que ocupe ese lugar que pretende el gran Saulo, que haga eclipsar las
enseñanzas del Maestro Jesús. No necesito muchas demostraciones, para saber que este es el
verdadero talante del falso profeta, el gran falso profeta del que tanto se habla en el
apocalipsis, Saulo de Tarso, haciendo su ministerio secreto de anticristo, autorizado por Dios,
para probar a todos los habitantes de la Tierra. ¿Y en que les pide que lo imiten? A
continuación los llena de extravíos y mentiras, incitándolos al ritualismo y a la idolatría, en
pos de las formas perfectas de los cuerpos físicos y posturas y vestiduras, nada espiritual.)

Decoro en el culto
2 Los elogio porque se acuerdan de mí en todo y retienen las enseñanzas, tal como se las
transmití. (Pablo, en esta desafortunada frase, continúa la descarada usurpación del lugar de
Cristo en sus ingenuos seguidores. El gran maestro de la falacia, el artista de la suplantación
les enfatiza a sus extraviados seguidores de todos los lugares y de todos los tiempos que fue
él quien les enseñó el evangelio, que fue él quien les transmitió las palabras de Dios, con lo
cual desecha a Jesús y no se dan cuenta sus seguidores. Suavemente el engaño se toma las
mentes de los seguidores de Jesús en todos los tiempos, quedan seducidos por su arte
milenario, es el grandioso falso profeta del que tanto se ha hablado en el apocalipsis durante
es tos dos mil largos años.)
3 Ahora bien, quiero que entiendan que Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el
hombre es cabeza de la mujer y Dios es cabeza de Cristo. (Esta es otra desafortunada
falacia, de muy difícil interpretación, con la que, durante siglos, se ha menospreciado a la
mujer, en nombre de Jesús. Es totalmente falso que el hombre sea cabeza de la mujer. Es
como si las mujeres no pensaran, como si no fuesen almas individuales humanas ante Dios,
como si los hombres respondieran por la salvación de las mujeres. Jesús dice muy claro que la
salvación es individual, es para todos los seres humanos, que todos pueden llegar a los pies
de Jesús, que nadie necesita quien lo lleve o lo controle o lo maneje. Pablo destruyó la
dignidad de la mitad de la población mundial. Humilló y menospreció a las mujeres, y ellas no
se dan cuenta, que está obstruyendo su entrada libre y directa, al reino de los Cielos, a la
mitad delos seres humanos, con estas desafortunadas falacias, que nadie se ha tomado el
trabajo de refutar, por temor al absoluto poder del grandioso anticristo Pablo. No le tengo
miedo a Pablo, él no es mi Dios, ni es mi redentor, ni sus elocuentes y sublimes palabras,
llenas de verdades, con unas cuantas falacias estratégicamente infiltradas, son
imprescindibles para llegar al Reino de Jesús.)
4 Todo hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta deshonra al que es su cabeza.
5 En cambio, toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra al que es
su cabeza; es como si estuviera rasurada. 6 Si la mujer no se cubre la cabeza, que se
corte también el cabello; pero si es vergonzoso para la mujer tener el pelo corto o la
cabeza rasurada, que se la cubra. (Aquí insiste en los rituales, de estar de una u otra forma
vestidos, cuando ante Dios nada de esto es importante, solo tener el alma dispuesta. Dios
conoce nuestros corazones, no depende de lo exterior, ni Dios es adorado en un edificio, sino
en espíritu y en verdad. Por demás insiste en humillar la dignidad de la mujer, como ser
inferior. Estoy seguro que esto no es palabra de Dios. Todas estas baboserías no son el verbo
de Dios.) 7 El hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es imagen y gloria de Dios,
mientras que la mujer es gloria del hombre. 8 De hecho, el hombre no procede de la
mujer sino la mujer del hombre; 9 ni tampoco fue creado el hombre a causa de la mujer,
sino la mujer a causa del hombre. 10 Por esta razón, y a causa de los ángeles, la mujer
debe llevar sobre la cabeza señal de autoridad. (Aquí Saulo pone a la mujer como inferior.
Pero muy inferior. Las mujeres deberían estudiar más a fondo las palabras de las escrituras,
para que se encarguen de corregir todas estas violaciones a su dignidad, todas estas
agresiones a sus almas divinas. Entiendo que todos somos iguales ante Dios. Esto es
totalmente injusto con la mujer. Duele en el alma, tanta infamia contra las mujeres, tanto
menosprecio, tanta humillación, y todo esto en nombre de la sabiduría, en nombre de Jesús,
en nombre del verbo de Dios. Además interpone a los ángeles como los causantes de la
degradación de la mujer. Humilla a la mujer que debe llevar la cabeza tapada como sujeta a
la autoridad del hombre. Esto, en este siglo, y todavía se dejan manipular las mentes, los
adoradores de las enseñanzas de Saulo. Pocas veces lee uno tantas insensateces juntas,
usando el nombre de Dios para imponerlas.) 11 Sin embargo, en el Señor, ni la mujer existe
aparte del hombre ni el hombre aparte de la mujer. 12 Porque así como la mujer procede
del hombre, también el hombre nace de la mujer; pero todo proviene de Dios. (Aquí hay
un lazo de cazador para los seguidores de Saulo, porque esta frase sirve para que crean que
no son almas individuales sino parejas ante Dios, son demasiadas frases disparatadas en todos
los sentidos.) 13 Juzguen ustedes mismos: ¿Es apropiado que la mujer ore a Dios sin
cubrirse la cabeza? 14 ¿No les enseña el mismo orden natural de las cosas que es una
vergüenza para el hombre dejarse crecer el cabello, 15 mientras que es una gloria para la
mujer llevar cabello largo? (Pablo dice que los hombres nazarenos, los que se dejaban
crecer el cabello debido a dedicar su vida a Dios, cumpliendo la ley de Moisés, son una
deshonra para la humanidad, cuando por el contrario, los nazarenos son la honra de toda la
humanidad. Todos sabemos que Jesús se dejó el cabello largo, debido a la ley de Moisés. Es
algo bastante absurdo entonces hallar semejantes despropósitos, en estas supuestas palabras
de Dios mismo. El grandioso anticristo descalifica al varón natural, al profeta, al más cercano
a Dios, lo descalifica como opuesto a un supuesto orden natural, que el artista del engaño
invoca, quien sabe de dónde. Es más, un tema tan pequeño, tan de la vida cotidiana, como el
largo de la cabellera, lo eleva al nivel de las palabras de Dios. Estoy seguro que Dios no
descalificaría a un hombre o a una mujer por tener algo de su cuerpo de una u otra forma,
largo o corto. Más se nota este absurdo el día de hoy en pleno siglo 21. Cualquiera ve en esto
una soberana tontería. Aquí hay una desviación hacia tener el cuerpo de una forma
específica para ser salvo. Esto termina en idolatría, en ritual, en culto fariseo, como Pablo
siempre ha sido. El paso de los siglos, la mezcla de todas las culturas, hace que no sea
aplicable semejante falacia, tanto en el cabello largo de los hombres, o en el cabello corto de
las mujeres.) Es que a ella se le ha dado su cabellera como velo. (Es toda una tontería esto
de que la mujer le fue dada la cabellera como velo. Es tan palabra humana que hoy en día
está totalmente fuera de aplicación esta supuesta palabra de un Dios muy poco sabio. ¿Cómo
se dejan imponer todas estas bobadas como palabras de Dios?) 16 Si alguien insiste en
discutir este asunto, tenga en cuenta que nosotros no tenemos otra costumbre, ni
tampoco las iglesias de Dios. (En estas frases humanas hay varias mentiras que Pablo ha
puesto como verdades absolutas universales. Y para que sus extraviados seguidores no
piensen, entonces el grandioso artista de la falacia, en esta última frase, universaliza como
norma de la iglesia de Jesús, de Dios, estas enseñanzas suyas, tontas como las que más. Todo
el que piense diferente, se atiene a ser descalificado, a que le caigan encima y lo aplasten,
las todas poderosas palabras, del grandioso anticristo Saulo.)

La Cena del Señor


17 Al darles las siguientes instrucciones, no puedo elogiarlos, ya que sus reuniones traen
más perjuicio que beneficio. (Se presenta como juez de ellos, no como su cuidador, no les
ayuda, los juzga, los acusa. No es quien les enseña, es quien los castiga. Se presenta como su
autoridad, les habla de instrucciones. Es el que supuestamente imparte la palabra de Dios.
Estas actitudes no las tendría un verdadero “siervo” de Jesús.) 18 En primer lugar, oigo
decir que cuando se reúnen como iglesia hay divisiones entre ustedes, y hasta cierto
punto lo creo. 19 Sin duda, tiene que haber grupos sectarios entre ustedes, para que se
demuestre quiénes cuentan con la aprobación de Dios. (Se da por descontado que Pablo es
el que dice quién es aprobado por Dios. No Dios, sino Pablo, es el que decide por Dios. Pablo
impone su autoridad y atemoriza de paso a los que él no apruebe, es intimidatorio. Si uno no
le cree y lo dice, está bajo el fuego de sus dardos espirituales. ¿No lo ven?) 20 De hecho,
cuando se reúnen, ya no es para comer la Cena del Señor, 21 porque cada uno se
adelanta a comer su propia cena, de manera que unos se quedan con hambre mientras
otros se emborrachan. 22 ¿Acaso no tienen casas donde comer y beber? ¿O es que
menosprecian a la iglesia de Dios y quieren avergonzar a los que no tienen nada? ¿Qué les
diré? ¿Voy a elogiarlos por esto? ¡Claro que no!
23 Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche
en que fue traicionado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan
es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» 25 De la misma
manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi
sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» 26 Porque cada vez
que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él
venga. (Está diciendo que no recibió esto de los apóstoles, que no es de línea apostólica, que
en su caso los apóstoles nada son, sino que él habló con Jesús directamente, que en el rayo,
Jesús le transmitió infinidad de enseñanzas, o que luego él debió hablar de nuevo con Jesús,
en otra supuesta venida de Jesús a hablar con su “alto representante”.) 27 Por lo tanto,
cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable
de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. 28 Así que cada uno debe examinarse a sí
mismo antes de comer el pan y beber de la copa. 29 Porque el que come y bebe sin
discernir el cuerpo, come y bebe su propia condena. 30 Por eso hay entre ustedes muchos
débiles y enfermos, e incluso varios han muerto. (Al decir “por lo tanto” sabemos que esta
desafortunada conclusión es de Pablo y en ella extravía a sus desprevenidos seguidores. Todos
somos indignos, no hay ni uno digno. Nadie puede tomar la copa del Señor como dice Pablo. Si
ya fuera digno, entonces no necesitaría del Señor. Miren bien cuantas trampas están
sembradas en las famosísimas cartas del grandioso anticristo. Y fuera de eso los atemoriza,
porque les dice que los enfermos y los que han muerto, era porque indignos habían tomado la
cena del Señor. Más bien sería al revés, si uno está enfermo, si uno está débil espiritual, es
cuando necesita tomar la Santa Cena. Es cuando necesita recibir a Jesús. Si siguen los
consejos de este artista del engaño, entonces las reuniones de Santa Cena serían de
engreídos, que se creen perfectos, se creen los buenos, se creen los aprobados, un grupo de
hipócritas ocultando sus males. Unos fariseos como su maestro, el grandioso Saulo.) 31 Si nos
examináramos a nosotros mismos, no se nos juzgaría; 32 pero si nos juzga el Señor, nos
disciplina para que no seamos condenados con el mundo. 33 Así que, hermanos míos,
cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros. 34 Si alguno tiene hambre, que
coma en su casa, para que las reuniones de ustedes no resulten dignas de condenación.
Los demás asuntos los arreglaré cuando los visite. (Da por hecho que controla el porvenir,
da por hecho que sabe que el día de mañana no le va a pasar nada malo, es imprudente y
jactancioso de sí mismo, según Santiago: En vez de esto, debió decir: si el Señor quiere y
vivimos, cuando los visite arreglaré estos asuntos. Si esto lo tomo como palabras de hombre,
no hay problema que se equivoque, todos nos equivocamos. Pero la palabra de Dios no puede
equivocarse. Por tanto no es palabra de Dios. Hay problema es si lo tomo como palabras de
Dios.)

1 Corintios 12
Los dones espirituales
1 En cuanto a los dones espirituales, hermanos, quiero que entiendan bien este asunto. 2
Ustedes saben que cuando eran paganos se dejaban arrastrar hacia los ídolos mudos. 3
Por eso les advierto que nadie que esté hablando por el Espíritu de Dios puede maldecir a
Jesús; ni nadie puede decir: «Jesús es el Señor» sino por el Espíritu Santo. (Los demonios
decían de Jesús que era el Señor, Jesús es “su” Señor también, porque Jesús es Señor de
todos y de todo, y era por eso que siempre que los espíritus impuros lo veían, de inmediato se
postraban delante de Él y le rendían pleitesía, cuando Jesús estaba en la Tierra. Según el
evangelio, los demonios jamás maldijeron a Jesús, lo respetaron, aceptaron su autoridad, no
profirieron ni una palabra injuriosa contra Jesús. Los demonios le obedecían en todo a Jesús,
no lo insultaban, eran dóciles con él, ante quien se postraban con reverencia, no eran ni una
vez rebeldes contra su autoridad. ¿Quién, entonces, sí puede maldecir a Jesús? El ser humano
puede blasfemar de Jesús y aun así puede arrepentirse de haberlo hecho, y le será
perdonado, según enseñó Jesús. Esta frase del gran artista de la falacia, es un lazo para
atrapar incautos, que tan fácil enseña mentiras y se las han creído por siglos los ingenuos
seguidores del gran Saulo. Como logra que los extraviados no detecten bien a los espíritus
impuros.) 4 Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu. 5 Hay diversas
maneras de servir, pero un mismo Señor. 6 Hay diversas funciones, pero es un mismo Dios
el que hace todas las cosas en todos. 7 A cada uno se le da una manifestación especial del
Espíritu para el bien de los demás. 8 A unos Dios les da por el Espíritu palabra de
sabiduría; a otros, por el mismo Espíritu, palabra de conocimiento; 9 a otros, fe por medio
del mismo Espíritu; a otros, y por ese mismo Espíritu, dones para sanar enfermos; 10 a
otros, poderes milagrosos; a otros, profecía; a otros, el discernir espíritus; a otros, el
hablar en diversas lenguas; y a otros, el interpretar lenguas. 11 Todo esto lo hace un
mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina. (Falacia, el
Espíritu Santo da a todos lo mismo, da el Espíritu Santo, nada más. Esto es un enredo en el
cual justamente han caído presas las naciones. Muy sagaz el grandioso anticristo. Termina
dividiendo el Espíritu Santo en dones, confunde a sus ingenuos seguidores que no desean la
sabiduría y la humildad, sino los dones y la exaltación. Pablo es el “tentador” que les
presenta a los cristianos la trampa mortal para sus almas, pero disfrazada de virtud. No lo
están viendo venir, está ahí el engaño y lo han llamado verdad durante dos mil años.)

Un cuerpo con muchos miembros


12 De hecho, aunque el cuerpo es uno solo, tiene muchos miembros, y todos los
miembros, no obstante ser muchos, forman un solo cuerpo. Así sucede con Cristo. 13
Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos
judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. 14
Ahora bien, el cuerpo no consta de un solo miembro sino de muchos. 15 Si el pie dijera:
«Como no soy mano, no soy del cuerpo», no por eso dejaría de ser parte del cuerpo. 16 Y
si la oreja dijera: «Como no soy ojo, no soy del cuerpo», no por eso dejaría de ser parte
del cuerpo. 17 Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿qué sería del oído? Si todo el cuerpo fuera
oído, ¿qué sería del olfato? 18 En realidad, Dios colocó cada miembro del cuerpo como
mejor le pareció. 19 Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? 20 Lo
cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. 21 El ojo no puede
decirle a la mano: «No te necesito.» Ni puede la cabeza decirles a los pies: «No los
necesito.» 22 Al contrario, los miembros del cuerpo que parecen más débiles son
indispensables, 23 y a los que nos parecen menos honrosos los tratamos con honra
especial. Y se les trata con especial modestia a los miembros que nos parecen menos
presentables, 24 mientras que los más presentables no requieren trato especial. Así Dios
ha dispuesto los miembros de nuestro cuerpo, dando mayor honra a los que menos tenían,
25 a fin de que no haya división en el cuerpo, sino que sus miembros se preocupen por
igual unos por otros. 26 Si uno de los miembros sufre, los demás comparten su
sufrimiento; y si uno de ellos recibe honor, los demás se alegran con él. (Tremenda
falacia. Somos individuos y como individuos, no como cuerpo, seremos juzgados por Jesús el
día del juicio. Saulo, en estas falacias, hace que los cristianos crean que son una sociedad
ante Dios, no individuos. En este esquema social de Pablo, se pierde la relación directa
individual con el creador. Según Pablo no somos individuos iguales ante Dios sino diferentes y
respondemos los unos por los otros. Cuando en verdad somos uno en Cristo, sí, pero
solamente si nos negamos a nosotros mismos, si no hacemos nuestra voluntad sino la de
Cristo, somos uno con él, así como Cristo es uno con el Padre por la sumisión total y absoluta
de su voluntad. Somos uno con el Padre, y somos uno con todos aquellos que se nieguen a sí
mismos y hagan la voluntad del Padre obedeciendo a Cristo. Pero somos todos individuos
iguales, no somos brazos, ojos, pies de un cuerpo del cual no somos partes. Si hacemos la
voluntad de Pablo no somos uno con Cristo, ni con el Padre, ni con los que se niegan a sí
mismos por Jesús. El grandioso artífice del engaño cambia el ser uno con Dios, por el ser un
cuerpo con muchos miembros diferentes y no se dan cuenta sus extraviados seguidores).
27 Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo. 28
En la iglesia Dios ha puesto, en primer lugar, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en
tercer lugar, maestros; luego los que hacen milagros; después los que tienen dones para
sanar enfermos, los que ayudan a otros, los que administran y los que hablan en diversas
lenguas. 29 ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Hacen todos
milagros? (Ahora, con estas frases, el gran artista, ha creado clases, estratos, divisiones, ha
enredado, por dos mil largos años, a sus crédulos seguidores. La iglesia que sigue estos
lineamientos es igual al mundo, con personas arriba y abajo, con estratos y con jerarquías, lo
cual Jesús no enseñó. Da a entender que los que primero mencionó, apóstoles, como él se ha
autodenominado, son más importantes, que hay rangos, y que por esos rangos, la autoridad es
mayor o menor. Realmente hay una sola jerarquía, la de los doce apóstoles verdaderos de
Jesús, establecida por Jesús, sobre el gran grupo de seguidores y testigos directos de su
ministerio y de su resurrección. Solo esos doce tienen una autoridad superior en el
cristianismo verdadero, y bajo esos doce estamos todos los seres humanos en perfecta
igualdad de condición. Saulo no es apóstol verdadero del número de los doce, es un treceavo
llamado por sí mismo apóstol, es un aborto, según el mismo lo dijo, es el falso profeta que
ha extraviado a las naciones, durante dos mil años). 30 ¿Tienen todos dones para sanar
enfermos? ¿Hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos? 31 Ustedes, por su parte,
ambicionen los mejores dones. (Y para finalizar Saulo los pone a desear los dones, lo cual
está muy lejos de negarse a sí mismo, y de ponerse en el último lugar, lo cual Jesús sí
enseñó. Está lejos de que el que quiera ser el primero que sea el último y el servidor se
todos. Es sutil el engaño y gusta mucho a los humanos que siguen un profeta parecido a ellos,
enredado en lo terrenal, al cual le dan el mismo valor de Jesús, y sus palabras las toman
como palabras de Dios mismo. Esto no está pasando contra la voluntad de Jesús, sino que es
la justicia de Dios en marcha, esto fue avisado por Jesús que sucedería, como justa paga, a
todos los seres humanos que no tomen las palabras de Jesús de en serio y le unan palabras
humanas a las palabras celestiales. Las naciones han sido seducidas y extraviadas por un
grande, el engaño ha sido como lo anunciaron, tan fuerte que engañaría si posible fuere a los
mismos elegidos. Las naciones han caído sin saberlo, y es la justa paga de sus obras.)
El amor
Ahora les voy a mostrar un camino más excelente.

1 Corintios 13
1 Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un
metal que resuena o un platillo que hace ruido. 2 Si tengo el don de profecía y entiendo
todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar
montañas, pero me falta el amor, no soy nada. 3 Si reparto entre los pobres todo lo que
poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada
gano con eso.
4 El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.
5 No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. 6
El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. 7 Todo lo disculpa,
todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8 El amor jamás se extingue, (hasta aquí
todo perfecto, es un texto precioso sobre el amor y sobre la inutilidad de los dones para la
salvación. Ojo con esto que sí es una sublime verdad. Puedes tener todos los dones y aun así
irte para el infierno. Por lo que los extraviados seguidores del gran Saulo no se dan cuenta
que esto es lo que pasó con su maestro usurpador. Tenía todas las señales, profecía, milagros,
conocimiento, morir por el nombre de Jesús, pero no podía tener el vestido de bodas: no se
negó a sí mismo, sino que por el contrario se afirmó mucho en su soberbia, en su ego. En sus
hechos y en sus palabras se ha derramado por dos mil años, como ríos caudalosos, la soberbia.
Así enseñó y así aprendieron los suyos. Llamó mucho la atención sobre su persona, robando la
gloria de aquel de quien decía que era toda la gloria para Jesús, pero en realidad usurpó la
gloria de Jesús y enseñó a sus extraviados seguidores a hacer lo mismo que él, a exaltar sus
egos, y no negarse a sí mismos. Están sin el vestido de bodas y no se darán cuenta sino hasta
el mismísimo día del juicio final, cuando ya sea tarde para corregirse, por ingenuos con su
maestro.) Mientras que el don de profecía cesará, el de lenguas será silenciado y el de
conocimiento desaparecerá. 9 Porque conocemos y profetizamos de manera imperfecta;
10 pero cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. 11 Cuando yo era niño,
hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; cuando llegué a ser adulto,
dejé atrás las cosas de niño. 12 Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un
espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero
entonces conoceré tal y como soy conocido. (Esta poesía falaz, sutil, enreda a todos a
esperar a ver a Jesús en el mañana y no en el hoy. Es muy audaz y rápido de palabras, con las
que ha enredado hasta los más versados del mundo durante siglos. Aquí Saulo les dice que no
es necesario que la fe les de las respuestas más importantes sobre la justicia de Dios, ni que
les de las respuestas a tanta injusticia humana, que no parece ser castigada, ni las respuestas
de por qué nacen personas condenadas a recibir mentiras como verdades, y nacen en otras
religiones, cuya aparición y permanencia, por siglos, en la tierra tuvo que ser autorizada por
nuestro Dios todo poderoso. Religiones que los cristianos damos por falsas. Saulo les dice que
no pregunten, que sigan sin entender, por qué Abraham, para demostrar amor al Dios creador
de la vida, tenía que asesinar a su hijo, acto totalmente contrario al amor, contrario a toda
creación, destruir la vida, y cuando los que inmolaban a sus hijos lo hacían a los demonios,
para pedir protección, no los inmolaban al Dios de la vida. Les dice Saulo que no estudien las
escrituras, que solo hasta el día del juicio van a entender. Claro que dice esto Saulo, es para
que los cristianos no vean el verdadero rostro de Saulo, el anticristo camuflado, en los lugares
más importantes de su fe. Es verdad que el día del juicio, cuando el grandioso anticristo se
quite la más sofisticada máscara de toda la historia humana, sus extraviados seguidores van a
entender, por fin, que servían al mal y no a Jesús, al que decían adorar, pero añadieron las
palabras de un simple ser humano a las palabras de Dios, y adoraron como divinas, las
enseñanzas de un falso profeta, por siglos y así enseñaron a sus hijos, a quienes amaban, y
ellos se extraviaron también con esas falacias. No que el falso profeta los haya engañado, sino
que ellos se engañaron a sí mismos con algunas falacias a las que les dieron el valor de
verdades celestiales.) 13 Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza
y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor.

1 Corintios 14

El don de lenguas y el de profecía


1 Empéñense en seguir el amor y ambicionen los dones espirituales, sobre todo el de
profecía. 2 Porque el que habla en lenguas no habla a los demás sino a Dios. En realidad,
nadie le entiende lo que dice, pues habla misterios por el Espíritu. 3 En cambio, el que
profetiza habla a los demás para edificarlos, animarlos y consolarlos. 4 El que habla en
lenguas se edifica a sí mismo; en cambio, el que profetiza edifica a la iglesia. 5 Yo
quisiera que todos ustedes hablaran en lenguas, pero mucho más que profetizaran. El que
profetiza aventaja al que habla en lenguas, a menos que éste también interprete, para
que la iglesia reciba edificación. 6 Hermanos, si ahora fuera a visitarlos y les hablara en
lenguas, ¿de qué les serviría, a menos que les presentara alguna revelación,
conocimiento, profecía o enseñanza? 7 Aun en el caso de los instrumentos musicales,
tales como la flauta o el arpa, ¿cómo se reconocerá lo que tocan si no dan distintamente
sus sonidos? 8 Y si la trompeta no da un toque claro, ¿quién se va a preparar para la
batalla? 9 Así sucede con ustedes. A menos que su lengua pronuncie palabras
comprensibles, ¿cómo se sabrá lo que dicen? Será como si hablaran al aire. 10 ¡Quién sabe
cuántos idiomas hay en el mundo, y ninguno carece de sentido! 11 Pero si no capto el
sentido de lo que alguien dice, seré como un extranjero para el que me habla, y él lo será
para mí. 12 Por eso ustedes, ya que tanto ambicionan dones espirituales, procuren que
éstos abunden para la edificación de la iglesia. 13 Por esta razón, el que habla en lenguas
pida en oración el don de interpretar lo que diga. 14 Porque si yo oro en lenguas, mi
espíritu ora, pero mi entendimiento no se beneficia en nada. 15 ¿Qué debo hacer
entonces? Pues orar con el espíritu, pero también con el entendimiento; cantar con el
espíritu, pero también con el entendimiento. 16 De otra manera, si alabas a Dios con el
espíritu, ¿cómo puede quien no es instruido decir «amén» a tu acción de gracias, puesto
que no entiende lo que dices? 17 En ese caso tu acción de gracias es admirable, pero no
edifica al otro. 18 Doy gracias a Dios porque hablo en lenguas más que todos ustedes. 19
Sin embargo, en la iglesia prefiero emplear cinco palabras comprensibles y que me sirvan
para instruir a los demás, que diez mil palabras en lenguas. (Dice verdad aquí Saulo sobre
hablar en lenguas, que es algo inútil para el cristiano, y peligroso para el alma, que por lo
general se envanece porque ha hablado en lenguas que los demás no entienden. Y si aparece
un intérprete, entonces no sabe uno si es de Dios o del diablo esa interpretación. El hablar en
lenguas no es confiable, te pueden estar desviando espíritus anticristianos, y tú creer en lo
que te digan, porque alguien hace el prodigio de hablar en otro lenguaje. Todo esto es
verdad, pero el gran artista del engaño te desvía de la verdad, proponiéndote como
deseable en vez de hablar en lenguas, el don de profecía, otro gran ardid para que los
cristianos de buen grado reciban cuanta enseñanza les den como profética. Enseñanzas
falaces se infiltran a diario entre profecías verdaderas. Siempre ha atraído a los seres
humanos, que les “anuncien” el porvenir y eso lo sabe y lo usa el gran Saulo para que sean
recibidas sin escudriñarlas, sus falacias. Suficiente profecía tenemos en los cuatro evangelios.
Pero por estas falaces enseñanzas del gran-dios-o anticristo Saulo los cristianos se desvían
hacia las profecías, como si los cuatro evangelios no fueran suficientes)

20 Hermanos, no sean niños en su modo de pensar. Sean niños en cuanto a la malicia,


pero adultos en su modo de pensar. 21 En la ley está escrito: «Por medio de gente de
lengua extraña y por boca de extranjeros hablaré a este pueblo, pero ni aun así me
escucharán», dice el Señor. 22 De modo que el hablar en lenguas es una señal, no para los
creyentes sino para los incrédulos; en cambio, la profecía no es señal para los incrédulos
sino para los creyentes. 23 Así que, si toda la iglesia se reúne y todos hablan en lenguas, y
entran algunos que no entienden o no creen, ¿no dirán que ustedes están locos? 24 Pero
si uno que no cree o uno que no entiende entra cuando todos están profetizando, se
sentirá reprendido y juzgado por todos, 25 y los secretos de su corazón quedarán al
descubierto. Así que se postrará ante Dios y lo adorará, exclamando: «¡Realmente Dios
está entre ustedes!» (Aquí hay una contradicción, en esta supuesta palabra de Dios. Puesto
que las lenguas, según el argumento, serían señal para los creyentes, los cuales si pueden
entender este don que los no creyentes no entienden. Y las profecías serían señal para los no
creyentes, los cuales creerían por el efecto de la profecía en sus vidas. Miren bien y verán
que hasta contradicciones manifiestas y evidentes han pasado por alto los extraviados e
ingenuos seguidores del gran anticristo Pablo, el más admirable, grande, astuto e inspirado,
de todos los creadores de falacias)

Orden en los cultos


26 ¿Qué concluimos, hermanos? Que cuando se reúnan, cada uno puede tener un himno,
una enseñanza, una revelación, un mensaje en lenguas, o una interpretación. Todo esto
debe hacerse para la edificación de la iglesia. 27 Si se habla en lenguas, que hablen dos —
o cuando mucho tres—, cada uno por turno; y que alguien interprete. 28 Si no hay
intérprete, que guarden silencio en la iglesia y cada uno hable para sí mismo y para Dios.
29 En cuanto a los profetas, que hablen dos o tres, y que los demás examinen con cuidado
lo dicho. 30 Si alguien que está sentado recibe una revelación, el que esté hablando ceda
la palabra. 31 Así todos pueden profetizar por turno, para que todos reciban instrucción y
aliento. 32 El don de profecía está bajo el control de los profetas, 33 porque Dios no es un
Dios de desorden sino de paz. (Este texto es la creación de rituales de diferentes clases
dentro de la iglesia, cosa que no autorizó Jesús. Esta es toda una gran falacia, que lo que ha
conseguido, durante estos dos mil largos años, es que los cristianos, guiados por Saulo, creen
que su adoración a Dios depende de ritos físicos que se cuentan, se enumeran y se turnan,
como en el antiguo templo de Israel, y no del espíritu Santo libre, adorando a Jesús en
espíritu y en verdad, tanto hombres como mujeres por igual, no en un edificio, sino donde
quiera que estén dos o tres reunidos en su nombre.) Como es costumbre en las
congregaciones de los creyentes, 34 guarden las mujeres silencio en la iglesia, pues no les
está permitido hablar. Que estén sumisas, como lo establece la ley. 35 Si quieren saber
algo, que se lo pregunten en casa a sus esposos; porque no está bien visto que una mujer
hable en la iglesia. (¿Podrá este total y descarado absurdo ser palabras de Dios? De un
plumazo, dejó por veinte largos siglos y los que todavía faltan, afuera de participar en la
iglesia de Jesús, a la mitad de la población mundial, es decir, a todas y cada una de las
mujeres, desde el momento en que lo escribió, hasta el día que dejen de reconocer estas
falacias como palabras de Dios mismo. Esto a todas luces lo hace alguien que, sin que se den
cuenta, desea frenar a la iglesia y dividir a los seres humanos frente al maestro Jesús, que
enseñó el reino de los cielos, sin diferencias para todos por igual, los hombres y las mujeres.)
36 ¿Acaso la palabra de Dios procedió de ustedes? ¿O son ustedes los únicos que la han
recibido? 37 Si alguno se cree profeta o espiritual, reconozca que esto que les escribo es
mandato del Señor. (Este es el rostro del gran usurpador, aquí muestra su rostro sin
máscaras. Este es el rostro del mal, magistralmente disfrazado de bien, por lo que sus
extraviados seguidores ni se dan cuenta.) 38 Si no lo reconoce, tampoco él será reconocido.
(Con esta sutil amenaza incluida, de excomunión para todo aquel que no acepte el supuesto
origen divino de las enseñanzas de un simple y errático ser humano común y corriente, como
Pablo. Es decir, según esto, no viene de Dios, ni es guiado por el Espíritu Santo, todo aquel
que no adore las enseñanzas de Pablo, igual que adora las de Jesús, reconociendo
necesariamente que son “palabras de Dios.” Esta es una doble falacia, un nivel más elevado
aún de falacia, con amenazas de condenación para los que no digan que las enseñanzas del
anticristo son palabras de Dios, como ha sido anunciado que hará que todos se postren
delante de él y le adoren las naciones extraviadas.) 39 Así que, hermanos míos, ambicionen
el don de profetizar, y no prohíban que se hable en lenguas. 40 Pero todo debe hacerse
de una manera apropiada y con orden. (Más falacias difíciles de vencer, más rituales,
normas, leyes, cadenas de comportamiento, expresadas de forma muy ambigua, con los que
muchos tropiezan y se extravían, confiados en su supuesto gran guía espiritual.)

1 Corintios 15

La resurrección de Cristo
1 Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que
recibieron y en el cual se mantienen firmes. 2 Mediante este evangelio son salvos, si se
aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano. (Aquí está la
usurpación al máximo nivel. Es descarado Saulo aquí, y así y todo, sus extraviados seguidores
se tragan esas falacias, como si no lo fueran. Según este supuesto “evangelio” aparte de los
cuatro evangelios de Jesús, sus seguidores son salvos, se mantienen firmes en la fe del gran
Saulo. El gran ladrón les roba de frente la gloria que es de Jesús, y de nadie además de Jesús.
Además les dice que es imprescindible su enseñanza, como de Dios mismo, porque si no creen
en ella, habrán creído en vano. Abran los ojos seres humanos. Abran los ojos de su
entendimiento y no traguen sin escudriñarlas tantas falacias como verdades. Si otro
predicador, sea dijera esto mismo hoy en día de inmediato los que saben le tildarían de
anticristo usurpador de la gloria de Jesús, pero como se trata del gran-dios-o Pablo, el más
grande artista del engaño, no se dan cuenta sus extraviados seguidores.) 3 Porque ante todo
les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados
según las Escrituras, 4 que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras, 5
y que se apareció a Cefas, y luego a los doce. 6 Después se apareció a más de quinientos
hermanos a la vez, la mayoría de los cuales vive todavía, aunque algunos han muerto. 7
Luego se apareció a Jacobo, más tarde a todos los apóstoles, 8 y por último, como a uno
nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí. (Aquí no dice que lo recibió de los
apóstoles, sino que lo deja abierto para que sus seguidores piensen que lo recibió de Jesús
directamente, puesto que en otras cartas denigra de los 12 apóstoles verdaderos de Jesús.
Con declaraciones así en sus epístolas consigue que sus extraviados seguidores crean que se
apareció Jesús a él, que le nombró Jesús apóstol, que lo hizo el treceavo.) 9 Admito que yo
soy el más insignificante de los apóstoles y que ni siquiera merezco ser llamado apóstol,
porque perseguí a la iglesia de Dios. (Al decir que es el más insignificante de los apóstoles
hace que sus seguidores acepten que sí es un apóstol.) 10 Pero por la gracia de Dios soy lo
que soy, y la gracia que él me concedió no fue infructuosa. Al contrario, he trabajado con
más tesón que todos ellos, (Esto no debería suceder en el verdadero cristianismo, porque
mientras los doce se negaban a sí mismos y no andaban haciendo alarde de los que hacían,
según les enseñó Jesús, este hijo de perdición, mucho engreído, pedante, patán, insensato,
ha desviado a sus seguidores en todo el orbe durante dos mil años, y ha hecho pecar con
soberbia a sus seguidores que son así de insolentes y soberbios como su maestro el gran-dios-o
Saulo.) aunque no yo sino la gracia de Dios que está conmigo. 11 En fin, ya sea que se
trate de mí o de ellos, esto es lo que predicamos, y esto es lo que ustedes han creído.
(Afirma que la gracia de Dios está con él y hace diferenciación entre él, el gran-dios-o Saulo,
y los insignificantes y humildes doce de Jesús, así lo perciben sus seguidores y así los han
menospreciado en su propia casa los aparentes cristianos, los extraviados seguidores del
“apóstol” Pablo.)

La resurrección de los muertos


12 Ahora bien, si se predica que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, ¿cómo
dicen algunos de ustedes que no hay resurrección? 13 Si no hay resurrección, entonces ni
siquiera Cristo ha resucitado. 14 Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve
para nada, como tampoco la fe de ustedes. 15 Aún más, resultaríamos falsos testigos de
Dios por haber testificado que Dios resucitó a Cristo, lo cual no habría sucedido, si en
verdad los muertos no resucitan. 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo
ha resucitado. 17 Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están
en sus pecados. 18 En este caso, también están perdidos los que murieron en Cristo. 19 Si
la esperanza que tenemos en Cristo fuera sólo para esta vida, seríamos los más
desdichados de todos los mortales. 20 Lo cierto es que Cristo ha sido levantado de entre
los muertos, como primicias de los que murieron. 21 De hecho, ya que la muerte vino por
medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los
muertos. 22 Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a
vivir, (Esta verdad está perfecta. Bien por la sabiduría del gran Pablo, sabiduría humana que
reconoce la resurrección. Por el solo hecho de reconocer la resurrección esto no hace que
estas enseñanzas sean palabra de Dios. La palabra de Dios es las enseñanzas de Jesús de
Nazaret, el único Mesías de Dios.) 23 pero cada uno en su debido orden: Cristo, las
primicias; después, cuando él venga, los que le pertenecen. 24 Entonces vendrá el fin,
cuando él entregue el reino a Dios el Padre, luego de destruir todo dominio, autoridad y
poder. 25 Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo
de sus pies. 26 El último enemigo que será destruido es la muerte, 27 pues Dios «ha
sometido todo a su dominio». Al decir que «todo» ha quedado sometido a su dominio, es
claro que no se incluye a Dios mismo, quien todo lo sometió a Cristo. 28 Y cuando todo le
sea sometido, entonces el Hijo mismo se someterá a aquel que le sometió todo, para que
Dios sea todo en todos. 29 Si no hay resurrección, ¿qué sacan los que se bautizan por los
muertos? Si en definitiva los muertos no resucitan, ¿por qué se bautizan por ellos? (Como
es habitual en Pablo, el anterior párrafo confunde a sus extraviados seguidores, con las
propias conclusiones de un ser humano que pretende que sean tomadas como palabras salidas
de la boca de Dios mismo. El solo hecho de ser confusas estas frases, las hace más misteriosas
para sus seguidores y con ellas el gran artista de la falacia ejerce su autoridad sobre los que
le siguen, son cosas de difícil inteligencia.) 30 Y nosotros, ¿por qué nos exponemos al
peligro a todas horas? 31 Que cada día muero, hermanos, es tan cierto como el orgullo
que siento por ustedes en Cristo Jesús nuestro Señor. 32 ¿Qué he ganado si, sólo por
motivos humanos, en Éfeso luché contra las fieras? Si los muertos no resucitan, «comamos
y bebamos, que mañana moriremos». (Da pesar tener que leer esto en unas supuestas
palabras de Dios. Aquí el gran Saulo cobra la factura de lo que se ha esforzado para el
nombre de Jesús. Esto es robarle la gloria a Jesús, es haber trabajado para sí y no para Dios,
es enseñar a los suyos a exigir gloria para ellos, lo cual se ve que hacen los líderes del
cristianismo mundial, extraviados en pos de los malos ejemplos del gran-dios-o Saulo. No solo
cobra que se expuso al peligro sino que exagera llamando a los habitantes de Éfeso, fieras.
Con estos argumentos en contra de los de Éfeso, trata de predisponer mal a sus lectores
porque el tema Éfeso tiene otras implicaciones para la fe, por lo que el apóstol Juan también
escribió de los habitantes de Éfeso, pero todo lo contrario. Por lo demás es demasiado
soberbio como para aumentar sus sufrimientos y cobrar por ellos, enseñando mal por dos mil
años a sus ingenuos seguidores.) 33 No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen
las buenas costumbres.» 34 Vuelvan a su sano juicio, como conviene, y dejen de pecar.
En efecto, hay algunos de ustedes que no tienen conocimiento de Dios; para vergüenza de
ustedes lo digo. (De nuevo el recurrente juicio a las ovejas que dice amar, se burla de la
ignorancia de ellos, les hace matoneo delante de la iglesia a las ovejas caídas, a las que no
saben mucho. Que gran falta de sabiduría y de misericordia con el que no sabe. Esto nunca es
palabra de Dios, esto es el supremo engreimiento del supuesto guía espiritual. Qué vergüenza
ajena en medio del cristianismo mundial, este mal ejemplo del falso apóstol. Ni siquiera son
palabras sabias humanas, son tristes palabras rastreras, provenientes de bajos pensamientos.
A todas luces esto no es ni puede ser jamás palabras de Dios.)

El cuerpo resucitado
35 Tal vez alguien pregunte: « ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo
vendrán?» 36 ¡Qué tontería! Lo que tú siembras no cobra vida a menos que muera. 37 No
plantas el cuerpo que luego ha de nacer sino que siembras una simple semilla de trigo o
de otro grano. 38 Pero Dios le da el cuerpo que quiso darle, y a cada clase de semilla le da
un cuerpo propio. 39 No todos los cuerpos son iguales: hay cuerpos humanos; también los
hay de animales terrestres, de aves y de peces. 40 Así mismo hay cuerpos celestes y
cuerpos terrestres; pero el esplendor de los cuerpos celestes es uno, y el de los cuerpos
terrestres es otro. 41 Uno es el esplendor del sol, otro el de la luna y otro el de las
estrellas. Cada estrella tiene su propio brillo. 42 Así sucederá también con la resurrección
de los muertos. Lo que se siembra en corrupción, resucita en incorrupción; 43 lo que se
siembra en oprobio, resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad, resucita en poder;
44 se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural,
también hay un cuerpo espiritual. 45 Así está escrito: «El primer hombre, Adán, se
convirtió en un ser viviente»; el último Adán, en el Espíritu que da vida. 46 No vino
primero lo espiritual sino lo natural, y después lo espiritual. 47 El primer hombre era del
polvo de la tierra; el segundo hombre, del cielo. 48 Como es aquel hombre terrenal, así
son también los de la tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. 49 Y así
como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen
del celestial. 50 Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal no puede heredar el reino
de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible. 51 Fíjense bien en el misterio
que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, 52 en un
instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la
trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos
transformados. 53 Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo
mortal, de inmortalidad. 54 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo
mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido
devorada por la victoria.» 55 « ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh
muerte, tu aguijón?» 56 El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la
ley. 57 ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!
58 Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles,
progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no
es en vano. (Que tremendo lazo de cazador para extraviar a los cristianos, que enredo que a
nada lleva, que vuelta por el desierto, extraviados, engañados con palabras rimbombantes y
falaces. Puras conclusiones humanas que no tienen respaldo en la palabra de Jesús. Pero
como sus extraviados seguidores creen que el gran Saulo fue al supuesto tercer Cielo y
descendió de allí, donde él da testimonio de sí mismo, y dice que oyó cosas sublimes que
nadie más había oído, y recibió enseñanzas solo para él, entonces el gran Saulo los puede
extraviar con el “destello” y el “aurea” de esta cantidad de enseñanzas engañosas. Con
cuanta ligereza e imprudencia habla de cosas que desconoce, de cosas que solo el Padre de
Jesús sabe. Es tanto su descaro que logra confundir a sus extraviados seguidores, los cuales
tratan de entender todas estas elucubraciones sin sentido, sobre cómo serán los seres después
de esta vida. Este gran Saulo es el padre de todos los demagogos y farsantes del cristianismo
y no se dan cuenta, sino que siguen ingenuos su mal ejemplo, autorizados por esta fatídica
sabiduría.)

1 Corintios 16

La colecta para el pueblo de Dios


16 En cuanto a la colecta para los creyentes, sigan las instrucciones que di a las iglesias de
Galacia. (Llama la atención sobre sí mismo, al personalizar y centrar en su persona la
autoridad, puesto que escribe: “según las instrucciones que di a las iglesias…” con esto, sin
darse cuenta sus extraviados seguidores, van dando por hecho que el grandioso Saulo tiene el
poder de decidir dentro del Cristianismo, algo que ha quedado establecido en las iglesias del
romano por los siglos, pero no es verdad.) 2 El primer día de la semana, cada uno de
ustedes aparte y guarde algún dinero conforme a sus ingresos, para que no se tengan que
hacer colectas cuando yo vaya. (Vuelve y engaña a sus extraviados seguidores, haciéndoles
creer que en el cristianismo hay este tipo de jerarquías de poder y autoridad, como si fuera
de gran trascendencia el día que “él”, un simple ser humano, los visite. Con esto está
robando la gloria a Jesús y la está trasladando a su persona. Si uno es respetuoso de la gloria
de Jesús, sabe bien que este tipo de egolatría, de idolatría hacia un hombre, no es posible en
el cristianismo.) 3 Luego, cuando llegue, daré cartas de presentación a los que ustedes
hayan aprobado y los enviaré a Jerusalén con los donativos que hayan recogido. 4 Si
conviene que yo también vaya, iremos juntos. (Vuelve y los engaña, haciéndoles creer que
él es el portavoz de los doce, el portavoz autorizado de la iglesia de Jerusalén. Todas estas
falacias las va tejiendo con alta sutileza, sus seguidores ni se dan cuenta de cómo son
programados para creer que el gran-dios-o Saulo es casi dios y sus enseñanzas son palabra de
Dios.)

Encargos personales
5 Después de pasar por Macedonia, pues tengo que atravesar esa región, iré a verlos. 6 Es
posible que me quede con ustedes algún tiempo, y tal vez pase allí el invierno, para que
me ayuden a seguir el viaje a dondequiera que vaya. 7 Esta vez no quiero verlos sólo de
paso; más bien, espero permanecer algún tiempo con ustedes, si el Señor así lo permite.
(Sigue el engaño de la egolatría, el libreto del personaje importante, el que roba la gloria a
Jesús en las mismas narices de sus extraviados seguidores. El cristiano que, dejando de lado
las enseñanzas de Jesús sobre la humildad, se deje llevar de estos burdos extravíos es muy
ingenuo, no ve tanta soberbia, no ve tanta egolatría envenenado las bases y fundamentos del
cristianismo.) 8 Pero me quedaré en Éfeso hasta Pentecostés, 9 porque se me ha
presentado una gran oportunidad para un trabajo eficaz, a pesar de que hay muchos en
mi contra. (Éfeso es un punto de vital importancia en el cristianismo, por esto El astuto
Saulo, siempre que menciona a Éfeso o sus habitantes, procura hacer críticas, para que los
cristianos tengan un pre juicio negativo, equivocado, con respecto a Éfeso. Por la misma
razón el verdadero apóstol, juan, hace todo lo contrario en sus escritos al tratar el tema de
Éfeso. No en balde tuvo tantos problemas el anticristo en Éfeso, hasta el punto que no le fue
permitido por el Espíritu Santo, en un momento dado, pasar al Asia menor, donde estaban
asentadas las iglesias elegidas del apocalipsis. Este es un tema un poco más sutil pero es
veraz.) 10 Si llega Timoteo, procuren que se sienta cómodo entre ustedes, porque él
trabaja como yo en la obra del Señor. 11 Por tanto, que nadie lo menosprecie. Ayúdenlo a
seguir su viaje en paz para que pueda volver a reunirse conmigo, pues estoy esperándolo
junto con los hermanos. (Continúa el teatro del personaje importante dentro del
cristianismo, ajeno a toda humildad, robándose la gloria de Jesús. El artífice de la falacia
esta vez usa a Timoteo para fijar en sus extraviados seguidores el comando lingüístico de que
Saulo trabaja con autoridad en la obra del Señor.) 12 En cuanto a nuestro hermano Apolos,
le rogué encarecidamente que en compañía de otros hermanos les hiciera una visita. No
quiso de ninguna manera ir ahora, pero lo hará cuando se le presente la oportunidad. (Si
uno es cristiano, sabe que esta referencia tan personalizada y tan descalificadora a Apolos,
refleja que hay una división y el rastrero Saulo acusa veladamente a Apolos en frente a los
corintios. Parece ser que necesita desprestigiarlo, de otra forma no se explica tan insensata
alusión a su compañero, confirmando el gran ego sin morir del maestro del engaño, el hijo del
diablo, el falso apóstol Pablo. Todas estas actitudes, no las tendría un ser humano que
conociera las enseñanzas de Jesús, y deseara obedecer al Maestro, al Mesías verdadero, no al
falso apóstol, el impostor, el que se interpone entre los cristianos y Jesús, para extraviarlos
de sus enseñanzas celestiales. El que caiga engañado no lo engañó Saulo, sino que a sí mismo
se engañó con las falacias del gran maestro del engaño. Cada uno recibe la justa paga de sus
obras.) 13 Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes. 14
Hagan todo con amor. 15 Bien saben que los de la familia de Estéfanas fueron los primeros
convertidos de Acaya, y que se han dedicado a servir a los creyentes. Les recomiendo,
hermanos, 16 que se pongan a disposición de aquéllos y de todo el que colabore en este
arduo trabajo. 17 Me alegré cuando llegaron Estéfanas, Fortunato y Acaico, porque ellos
han suplido lo que ustedes no podían darme, (Sigue el teatro del personaje importante,
sigue extraviando a sus seguidores con actitudes que no tendría un cristiano. Es demasiada su
soberbia. Es demasiado su llamar la atención sobre su propio ser, en detrimento de la gloria
de Jesús. Este falaz, no se niega a sí mismo, antes, por el contrario se afirma, para distraer a
los cristianos del verdadero Mesías, el único importante en el cristianismo, Jesús. Los
seguidores de Saulo, por miles de millones hoy en día, son así de burdos en el mundo, tienen
unas iglesias llenas de soberbia, iguales a su  falso guía espiritual, las cuales fueron llamadas
desde los primeros tiempos como la gran Babilonia, la que adora al Señor, pero también adora
las enseñanzas del falso profeta como palabras de Dios, por eso se llama la gran ramera.
Lejos de las enseñanzas de Jesús tanta exagerada sensibilidad, tanto sensacionalismo, que
desvirtúa el sacrificio en la cruz, a cambio de las estrategias de un simple ser humano que
explota las debilidades de sus seguidores para extraviarlos.) 18 ya que han tranquilizado mi
espíritu y también el de ustedes. Tales personas merecen que se les exprese
reconocimiento.

Saludos finales
19 Las iglesias de la provincia de Asia les mandan saludos. (Si uno es cristiano, con las
enseñanzas de Jesús ve claro que estas actitudes son contrarias a ser humilde y a negarse a sí
mismo, que son virus mentales en la iglesia. Se apodera de frente Saulo, de la representación
de las iglesias de Asia, en las mentes de sus ingenuos seguidores. Aquellas iglesias elegidas del
Asia menor, a las cuales le fue prohibido a Saulo entrar por orden directa del Espíritu Santo.)
Aquila y Priscila los saludan cordialmente en el Señor, como también la iglesia que se
reúne en la casa de ellos. 20 Todos los hermanos les mandan saludos. Salúdense unos a
otros con un beso santo. 21 Yo, Pablo, escribo este saludo de mi puño y letra. 22 Si
alguno no ama al Señor, quede bajo maldición. ¡Maranata! 23 Que la gracia del Señor
Jesús sea con ustedes. 24 Los amo a todos ustedes en Cristo Jesús. Amén. (Un párrafo más
en la novela del personaje importante, la construcción de su gran ego, dando órdenes,
haciéndose idolatrar, haciendo recaer gran importancia sobre su cartica humana, la cual
escribió con “su importante puño y letra.” A esto le suma el infaltable, el puro despiste y
amenaza vedada, para los que no crean en las enseñanzas de Saulo, que quedarían,
supuestamente, bajo maldición si no le creen y lo siguen.)

También podría gustarte