Está en la página 1de 2

Tugurios del Rock IV: Max's Kansas City, Nueva York

Después de pasar por Londres, ciudad a la que prometemos regresar, Sidney y Detroit,
nos vamos a detener en nuestra saga de Tugurios del Rock en la ciudad que nunca
duerme: Nueva York. Y antes de hablar del CBGB's, que sabemos que lo estáis
deseando, nos vamos a parar en otro antro que abrió antes sus puertas: Max's Kansas
City. Un tugurio muy 'arty' ubicado en el 213 de Park Avenue South, New York City.

Mickey Ruskin fue la persona que abrió las puertas del Max's Kansas City en diciembre
de 1965. Y, a pesar del nombre, Ruskin no tenía ninguna conexión con Kansas City, sino
que era de New Jersey. Sin embargo, el origen del nombre del establecimiento
neoyorquino nunca ha quedado claro. Circulan varias versiones.

Una de ellas es que fue el poeta Joel Oppenheimer el que sugirió la denominación a
Ruskin. Otra está relacionada con un tipo de chuletón -Kansas City Cut- que se servía en
gran parte de los restaurantes del país, siendo uno de los platos más famosos de
cualquier menú. Y es que. Originalmetne, el Max's Kansas City nació como un
restaurante.

Punto de encuentro artístico


Desde su inauguración en diciembre de 1965, Max's atrajo a muchos artistas de muy
diversos campos, desde el cine a la escultura pasando por la literatura o la pintura. Entre
la nómina de artistas habituales figuraron: John Chamberlain, Dan Graham, Brigid Berlin,
Larry Poons, Phillip Jonhson, Robert Hughes, …

“Los locales que he regentado siempre han sido como mi cuarto de estar y toda las
noches se convertían en una fiesta. Ése ha sido siempre su gran valor, pero Max's pasó
de un pequeño salón a convertirse en algo mágico”, afirmó en el pasado el propio Raskin.

Mel Brooks explicó que “Bily Wilder acostumbraba a hablar sobre los cafés de Viena,
Max's era algo parecido para mí. Nunca he conocido otro lugar en el que puedas
conversar con escritores, actores, artistas, gitanos errantes, … “

La publicista Myra Friedman dice de Max's que era “mucho más que un imán para el sexo
y las drogas. Era un punto de reunión único en la tierra y la gente podía permanecer allí
durante horas y horas... Me parece como el último grito de la bohemia americana
auténtica”.

Llega Warhol y el glam


Si hablamos de artistas, de Nueva York y de finales de los años 60, inevitablemente
tenemos que hablar de Andy Warhol y su Factory, que también cayeron seducidos por el
encantador ambiente cultural de Max's, especialmente desde que Factory se trasladó a
las inmediaciones del Max's. De hecho, The Velvet Underground ofrecieron su última
actuación en este recinto de la Gran Manzana.

A comienzos de la década de los años 70, Max's se convirtió en el hogar del glam rock,
movimiento de mínimo recorrido en Nueva York. Comenzó a ser visitado por muchos
músicos, a Lou Reed se le unieron David Bowie, Iggy Pop, Mick Jagger, Patti Smith,
Johnny Thunders y el resto de los Dolls... e incluso, una tal Debbie Harrie tuvo una
estancia detrás de la barra del Max's como camarera.

Bowie comenzó a marcar la moda de los músicos de Nueva York... Y no sólo en lo


puramente musical, como recuerda Ms. Buell. “Si Bowie se presentaba sólo con una ceja,
todos al día siguiente se afeitaban una. Una noche, los Dolls lograron impactarnos con
sus pintas. Johnny [Thunders] parecía una mujer, incluso llevaba medias en los brazos”.

“Yo era una especie de vampiro social. Dormía hasta las 7 de la tarde, después veía la
televisión hasta la medianoche, salía, iba a Max's y volvía cuando estaba amaneciendo.
Probablemente sobreviví gracias a la comida de Mickey [Ruskin]. Me encantaba y me
encantaba porque mis amigos estaban allí. Iggy estaba allí, Bowie estaba allí, los Dolls
estaban allí... Mickey nos trataba muy bien”, afirma Alice Cooper.

Estos años fueron de gran auge para el Max's Kansas City. Su popularidad era tremenda
tanto en los ambientes culturales como en los musicales y en sus dependencias se
sucedieron conciertos históricos. Y no sólo hablamos de las histriónicas actuaciones de
Iggy con sus Stooges.

Durante el verano de 1972, Sprigsteen acostubró a hacer conciertos acústicos


acompañado de su guitarra; los primeros conciertos en Nueva York de Aerosmith fueron
en el Max's, de hecho, su fichaje por Columbia se gestó allí; la presentación internacional
de Bob Marley se produjo él, abriendo para Sprigsteen; …

Max's II: La generación punk


Actuaciones musicales que también sirvieron para que se gestase una nueva hornada de
músicos y bandas locales. A principios de los 70's, con el Max's en plena ebullición, sólo
estaban los Dolls, posteriormente llegarían Ramones, Patti Smith, Blondie, Richard Hell,
Fleshtones,...

Una nueva generación que tuvo que hacerse mayor tocando en otro escenario diferente al
de Max's ya que éste cerró sus puertas en diciembre de 1974. Posteriormente, en 1975,
se abriría un Max's II, aunque bajo la propiedad de Tommy Dean Mills, que quería abrir un
local nocturno que aprovechase el auge de la música disco.

Sin embargo, Peter Crowley comenzó a programar conciertos en el nuevo Max's. Él era
un promotor que ya estaba trabajando con las primeras bandas punk de la ciudad, a
quienes organizaba conciertos tanto en el CBGB's como en Mothers, un bar gay en la
calle 23.

Con la llegada de Crowley, el nuevo Max's no sucumbió al fenómeno de la música disco y


se convirtió en otro de los antros de la ciudad donde las bandas punk y new wave locales
demostraron su talento. Y también otras muchas de fuera de la ciudad como, por ejemplo,
Devo.

El Max's II estuvo abierto hasta noviembre de 1981, cuando fue víctima del declive del
punk y de la nueva ola. Posteriormente, en enero de 1978, abrió un Max's III, también
propiedad de Mills, pero su existencia fue efímera ya que la hija de Raskin, Yvone, impidió
el uso de la marca Max's Kansas City.