Está en la página 1de 2

NEOCLASICISMO.

El gobierno autocrático francés dio a los arquitectos franceses


Al mediar el s. XVIII Europa empieza a cansarse del la oportunidad de explotar espectacularidad y monumentalidad de
dinamismo barroco. La arquitectura siente necesidad de la arquitectura neoclásica en edificios de carácter religiosos: ej.:
simplicidad, equilibrio y reposo. iglesia de Santa Genoveva obra de Soufflot, 1757-92; iglesia de la
Magdalena obra de J. Gabriel, 1764 y remodelada por Vignon en
La reacción bebe en fuentes de la antigüedad clásica. Este el XIX.
cambio de sensibilidad artística se ve favorecida por el
descubrimiento en 1719 de las ruinas de Herculano y en 1748 de La economía británica rural con una estructura social cuyo
Pompeya a instancias del rey de Nápoles, futuro Carlos III de poder y administración solían estar centrados en los terratenientes
España. También por el sentido normativo difundido por las locales, produjo la casa rural inglesa del XVIII. Ej.: la Casa
academias se contribuye a recuperar el " verdadero estilo". La Kedleston Hall obra de Robert Adam, 1763-77.
Academia de San Fernando de Madrid se fundó en 1752 y fue el
baluarte de los Neoclásicos españoles. En este siglo nació el museo como templo para la adoración de
la belleza pura. Al menos la concepción de museo nace ahora.
Según Sir Joshua Reynolds, fundador y primer presidente de la Todos los grandes ejemplos de arquitectura museística quedan
Royal Academy, cuyas teorías ejercieron una profunda influencia fuera de los límites estrictos del s. XVIII, pero todos responden a
en el arte del periodo, los antiguos captaron de modo singular la los propósitos y exigencias estéticas de este siglo. Ej.: la
simplicidad de la naturaleza. Reynolds aconsejaba a los artistas Gliptoteca de Munich obra de Klenze, 1816 ; Galería Nacional de
que imitaran a los antiguos, los cuales reducían las formas Londres de Wilkins, 1833; Museo británico; Altes Museum de
naturales a figuras e interrelaciones básicas, y que aprendieran de Prusia obra de Schinkel.
ellos las normas...
Introduccción a la arquitectura
El nuevo estilo se llamó en su época el " verdadero estilo" o el " neoclásica española.
estilo correcto", y se consideraba un risorgimento o recuperación
de las artes. El término " neoclásico" fue acuñado después, mas En la segunda mitad del s. XVIII se instala en el poder una
avanzado el s. XIX, como etiqueta peyorativa para describir un élite reformista que censuró la arquitectura barroca tan aceptada
estilo que, según algunos críticos, carecía de transcendencia y de popularmente. Churriguera y Ribera se convirtieron en espejos de
significación contemporáneas. En 1861 Rossetti, portavoz de los fealdad. Aquellas formas, decían los ilustrados (Jovellanos,
Prerrafaelistas, lo apodó " estilo pseudoclásico". Olavide, Campomanes o Floridablanca), traducían un espíritu
corrompido. Era la cara de un alma enferma, retorcida, ignorante,
Paralelo a esta reacción formal que supuso el Neoclasicismo de un cuerpo social que política, religiosa, económica y
se desarrolló un movimiento teórico encabezado por el alemán culturalmente había que sanar. Así el movimiento neoclásico
Winckelmann (+ 1768) que estableció los principios teóricos de la pretendía a través de la arquitectura contribuir a la curación de la
nueva actitud estética en su obra " Historia del Arte en la sociedad. Para ello hacía falta crear un instrumento que sirviera
Antigüedad". De ahora se desarrolla el gusto, también por el arte para ejercer el control de la arquitectura y que estuviera
griego. El inglés Stuart publica "Antigüedades de Atenas" y, otro estrechamente vinculado a la ideología del poder. Así fue como
alemán, Lessing, " El Laoconte". surgió bajo Fernando VI la Real Academia de Bellas Artes de San
Fernando.
El Neoclasicismo se impone ferozmente acometiendo
brutalmente contra el Barroco. El descrédito con que el Barroco El mundo de las academias desempeñó un papel fundamental
llega al s. XX se debió a la violenta lucha librada por las ideas en la codificación de un lenguaje de validez universal.
neoclásicas.
El origen francés o italiano de los hombres que dirigieron la
Recuérdese que después de 1750 la burguesía se ha instalado Academia explica el doble influjo de París y Roma en nuestro
en el poder. Así los padres de la Revolución francesa consideran el neoclasicismo.
estilo neoclásico como el estilo del Nuevo Régimen y esto
conlleva a identificar el Rococó (última fase del Barroco) como el La llegada de Carlos III a Madrid en 1760 tuvo resonancias
estilo de la vieja aristocracia. Véanse obras estilo Luis XV. importantes para la ciudad de Madrid y sus arquitectos por la
reactivación edilicia y las ambiciosas reformas urbanas del nuevo
El Neoclasicismo recibirá su impulso definitivo con Napoleón rey en el deseo de potenciar la imagen- símbolo de la ciudad-
que lo convierte en arte del Imperio. capital. En este programa urbano entran los nuevos accesos
monumentales: Puerta de Alcalá, Sabatini; la erección de amplios
El epicentro del nuevo estilo es Francia. paseos: Paseo del Prado, villanueva; el carácter ilustrado de ciertos
edificios: Jardín Botánico, Museo de Ciencias Naturales y
Observatorio astronómico.
ARQUITECTURA. Pero la presencia de Carlos III en la Corte significó el eclipse
de hombres que se vieron postergados por la preferencia de
Las principales características: maestros italianos como Sabatini con f favoritismos que solo Juan
-Búsqueda de equilibrio, reposo, simetría. Los artistas querían de Villanueva conseguirá superar. (Los primeros arquitectos
perfeccionar el mundo mediante la razón y un agudo sentido de la españoles que ensayan el Neoclasicismo en España fueron Ventura
moralidad, reflejo de la culminación de los ideales de la Ilustración Rodríguez, Diego de Villanueva y José de Hermosilla.
.
- Inspiración en los modelos de la antigüedad griega y romana. Juan de Villanueva ( 1739-1811)
Copian el templo griego desde el frontón, con sus grupos
escultóricos, sus columnatas y no sólo para templo cristiano sino Sin duda, Villanueva tenía una formación europea que
para toda suerte de edificio civil. En esta copia se prefieren los adquirido en Roma de 1759 a 1764. Durante esta temporada
órdenes jónico y dórico. probablemente tuvo ocasión de conocer a otros arquitectos y
hombres de artes como el pintor Mengs, que si no coincidieron con
Tipos de edificios: el español, sí contemplaron, con poca distancia en el tiempo las
ruinas romanas con igual devoción. Incluso como algunos de esos en el Perseo, logra armonizar lo espiritual con lo sensual, lo real y
arquitectos se dedicó a la construcción de esos caprichos que tanto lo ideal.
gustaban a la sobre todo a los ingleses. En el caso de Villanueva, En sus monumentos funerarios al papa Clemente XIV, 1783; y
se trataba de las casitas de los príncipes que Carlos III hizo el de María Cristina de Austria, creaciones solemnes y frías, se
levantar siguiendo esa moda culta europea. Sin embargo, hay recuerda un " barroco enfriado. A estos opondrá otras esculturas
pocos ejemplos- la Casita del Príncipe y la Casita de Arriba en el llamativas por su espontaneidad y alegría. (Véanse sus Danzarinas,
Escorial o la Casa del Labrador en Aranjuez-, puesto que la 1810).
aristocracia española parece que no sentía la necesidad e poseer un En fin, la versatilidad de Canova ha dificultado la lectura de su
marco adecuado donde converse o coleccionar antigüedades. obra. Él rompe lo que de mimético, de copia a la antigüedad se dio
Villanueva es casi el único representante de la arquitectura en su tiempo, y se convirtió en el más interesante e innovador
neoclásica española en Europa, uno de los pocos que tuvo ocasión escultor de su tiempo. En el interés que otorga a la forma antes que
de realizar el Gran Viaje y extasiarse ante las ruinas clásicas. al contenido y a la importancia que concede a los múltiples puntos
de vista, lo sitúan en la problemática de la moderna escultura.
Entre 1785 y 1790 Villanueva proyectó los edificios más
comprometidos de su obra, todos ellos en Madrid: Museo de PINTURA NEOCLASICA
Ciencias Naturales, Jardín Botánico y Observatorio Astronómico.
La vanguardia en la pintura, desde el triunfo del
ESCULTURA NEOCLASICA Neoclasicismo, hay que trasladarla a París. Roma pierde el
protagonismo de que gozaba hasta ahora.
A mediados del s. XVIII la influencia del Barroco seguía aún La revolución francesa consolida este movimiento artístico.
viva en la escultura; sin embargo, a partir del fervor y admiración La principal característica de la pintura neoclásica es la
por el arte de la antigüedad clásica, suscitados desde que pobreza cromática. Ausencia de modelos clásicos.
Winckelmann aconsejara tomar como ejemplo las obras de los
griegos, iba a iniciarse un paulatino proceso dirigido a alcanzar la JACQUES- LOUIS DAVID ( 1748-1824)
pureza y belleza ideal de la Antigüedad.
En sus primeras obras la influencia de Boucher es manifiesta.
Los escultores neoclásicos pudieron copiar con mayor ( Recuérdese que Boucher es un pintor francés de la segunda mitad
fidelidad que los pintores los modelos antiguos porque la mayoría del s. XVIII característico del estilo Luis XV, del estilo galante,
de los originales sobrevivieron al paso del tiempo. refinado y sensual del Rococó)
Estudió en la Academia Francesa en Roma desde 1775 a 1781.
En lo estético, la recuperación de antiguas formas griegas para Allí la influencia del arte de la Antigüedad se manifestó en toda su
expresar ideas contemporáneas procedía de la creencia de que en extensión.
las obras de la Antigüedad residían los más altos valores de virtud En el Juramento de los Horacios, presentado en el Salón de
y recta moral. Los artistas neoclásicos, como reacción ante lo París en 1785, relata sucesos de la antigua Roma para glorificar el
frívolo e irracional representado en el Rococó, quisieron imponer patriotismo.
cualidades estéticas de pureza y nobleza, tal como aparecían En La muerte de Sócrates, expuesta al Salón de París en 1787,
ejemplificadas en las más bellas obras de la Antigüedad. exalta las virtudes de la antigüedad griega y las traspola a los
acontecimientos que suceden en la Francia del momento.
Además, la recuperación de la estética clásica tenía una misión (Recuérdese el compromiso político de David por entonces).
ética: purificar tanto a la sociedad como al arte. Logra dar verosimilitud a su pintura mediante recursos
técnicos:
El estilo neoclásico significó en la plástica igual que en la • modelado de las figuras naturalista
arquitectura, el retorno a la antigüedad, no solo en cuanto a los • la ilusión del espacio es convincente
temas, sino también en el estilo. • la utilización de luces y sombras tienen un efecto dramático.
• la representación anatómica es precisa, con sensación
Predominaba el deseo de no perder la serenidad expresiva, la escultórica.
serena contención en las actitudes, el gusto por la blandura Todo esto permite acercar al espectador haciendo que éste se
inmaculada en el acabado del mármol, que ahora generaliza su identifique con el episodio de forma distinta. Asumiendo el
uso, e desprecio por las distintas texturas en el mármol, y la mensaje de valor, compromiso, fidelidad y sacrificio.
composición estructurada de manera clara, ordenada y limpia.

ANTONIO CANOVA (1757-1822)

Veneciano de nacimiento, pronto se instalaría en Roma. Esto


fue decisivo para su conocimiento y adopción del clasicismo. Su
fama e influencia se extendería por toda Europa.
En él se sintetiza toda la plástica neoclásica, sobre todo, en la
captación del estilo idealista. (Véase Perseo con la cabeza de
Medusa, 1804. mármol). La búsqueda de esa idealización
intelectual neoclásica condujo a muchos artistas a sofocar parte de
su espontaneidad creativa. En Cánova se respiraba un naturalismo
y sensualidad derivados de la corriente barroca atemperados por la
influencia del empirismo propio del s. XIX.
En el grupo de Eros y Psique, del M. del Louvre, 1792, el
tema se concibe con extraordinaria delicadeza y gracia aún rococó.
En Las tres Gracias, la sensibilidad que se desprende del grupo
recuerda la belleza praxiteliana.
Será en las esculturas de tema mitológico donde se libera más
pronto gracias a la abundancia de modelos. En 1783 realiza Teseo
y el minotauro, obra neoclásica por excelencia. En ella, igual que