Está en la página 1de 5

La ética del discurso y acción comunicativa de Jürgen Habermas

La ética del discurso pretende ser una reformulación de la teoría moral en lo que respecta
al problema de la justificación de la norma, en términos de una teoría de la comunicación
lingüística, donde, la ética funciona como una reformulación de la teoría moral en lo que
respecta al problema de la justificación de la norma, en términos de una teoría de la
comunicación lingüística.

Jürgen Habermas Plantea que el problema de la justificación de las normas morales


radica, en el fondo, en la diferenciación entre validez y verdad. Una norma, decimos, es
válida cuando es aceptada por todos los participantes en ese discurso y se extiende a
quienes se reconozcan en él. Es verdadera cuando se resuelve intersubjetivamente
tomando en consideración el contenido de lo que se trata.

La verdad de la norma dice Habermas, no se resuelve mediante el análisis o reglas


semánticos monológicas, como sucede con las proposiciones aseverativas e
intencionales. Llamamos justificación de una norma, en un proceso de discurso práctico, a
las razones que cada uno de los participantes expone a los demás con el fin de que se
reconozca una forma de acción como obligatoria en la sociedad.

La reflexión en torno a los más grandes problemas morales y políticos actuales (los
derechos humanos, la democracia participativa, la discriminación y la justicia
internacional, entre otros) ha constituido una preocupación constante en el pensamiento
filosófico contemporáneo. Sobre el particular, se han enfrentado las más diversas
posturas teóricas.

Así, desde las trincheras de una crítica de la razón se ha pretendido sostener un


escepticismo derrotista en el cual se han desarrollado una serie de enfoques no-
cognitivistas en referencia a las cuestiones prácticas. Pero también, desde otras
perspectivas, se ha intentado edificar un conjunto de modelos filosóficos sobre la base de
una pretensión de universalidad en virtud de la cual la fundamentación racional de las
exigencias morales siga teniendo sentido.

Es de anotar que la ética del discurso no hará uso del imperativo categórico para la
fundamentación de las normas morales, sino que su ejercicio teórico estará centrado en el
procedimiento de la argumentación moral, mediante el establecimiento de un principio
discursivo, el cual manifiesta que: “Solo pueden reivindicar lícitamente validez aquellas
normas que pudiesen recibir la aquiescencia de todos los afectados en tanto que
participantes en un discurso práctico” (Habermas, 1987, p.16).

Pero ¿Cómo practicar los principios básicos de la ética del habla? Especialmente cuando

La ética de la responsabilidad obligaría “a cada ciudadano a adquirir información política y


a formular o apoyar iniciativas en favor de la institucionalización de los discursos
prácticos”

La ética del discurso apeliana, ya formulada como una ética de la responsabilidad, debe
ser un canal de mediación entre racionalidad consensual-comunicativa y racionalidad
estratégica.

En la formulación de una teleología moral, están articuladas una estrategia de


conservación o supervivencia y otra de emancipación. La responsabilidad aparece situada
en esa articulación para fundamentar un juicio moral. La ética del discurso tendría que
ponderar que el sujeto no puede desconsiderar las condiciones reales de acción donde
predomina la racionalidad estratégica.

Para justificar esa variante deontológico-discursiva, Apel sostiene que la tensión existente
entre la situación real y la situación ideal de argumentación remite al deber de contribuir a
la realización de las condiciones para que se establezca el principio moral de largo plazo.

No obstante, el lenguaje es el medio en el que se realiza la coordinación de las


actividades humanas en el marco de la acción comunicativa. Las concepciones de
Habermas sobre el lenguaje son de especial significación para la teoría de la acción
comunicativa. Pues la racionalidad propia del lenguaje no debe desconocer que es
posible la comprensión mutua entre los seres humanos (Acervo de la biblioteca jurídica
virtual del instituto de investigaciones jurídicas de la UNAM, página 15).

En el análisis del concepto de entendimiento, Habermas precisa que una Teoría del
Significado tiene que corresponder a los tres aspectos del entendimiento: el ser/ con otro/
sobre algo/.

Se le debe reprochar a Habermas que su explicación del significado del concepto de


verdad no considera el aspecto del lenguaje sobre algo.205 Los tres conceptos
fundamentales mencionados por Habermas: (“condiciones de validez”; “pretensiones de
validez” e “intercanjeabilidad de pretensiones de validez”), no recogen el aspecto objetual.

Gracias al trabajo de investigación de este filosofo podemos concluir que el programa de


fundamentación de la ética del discurso se pone por meta obtener, a partir de
suposiciones de racionalidad de este tipo, una regla de argumentación para aquellos
discursos en los que pueden fundamentarse normas morales. De lo que con ello se trata
es de mostrar que las cuestiones morales pueden decidirse racionalmente. Entre las
premisas de tal deducción no sólo figuran, por lo demás, las suposiciones de racionalidad
de la argumentación (puestas en forma de reglas), sino también una determinación de
aquello que intuitivamente ponemos en juego cuando queremos dar razón de
fundamentar una acción moral o de la norma que le subyace.
Referencias bibliográficas:

 Torres, J. M., Galván, G. & Hernández, O. I. (2016). Ética del discurso de


Habermas: como propuesta teórico-práctica en la solución de problemas práctico-
morales. En Justicia, 29, 13-27. http://dx.doi. org/10.17081/just.21.29.1230

 G. (2020, 5 junio). Habermas y la ética discursiva. Escuela de Ciencias Jurídicas.

https://escuelacienciasjuridicas.com/etica-discursiva/

 Habermas: Etica del Discurso. (2016). ACLARACIONES A LA ÉTICA DEL

DISCURSO. https://webs.ucm.es/info/eurotheo/habermas.htm#6.-

%20EXPLICACIONES%20SOBRE%20LA%20%3C%3C%C3%89TICA%20DEL

%20DISCURSO%3E%3E

 Jairo Miguel Torres Oviedo. (2015). Ética del discurso de Habermas: como

propuesta teórico-práctica en la solución de problemas práctico-morales. Ética del

Discurso. http://www.scielo.org.co/pdf/just/n29/n29a02.pdf