Está en la página 1de 2

Diccionario de las periferias – Métodos y saberes autónomos

desde los barrios

Entrando un poco en contexto histórico se nos relata que en la historia urbana madrileña
los suburbios fueron caracterizados durante mucho tiempo como los lugares más
peligrosos o permisivos de la ciudad, hecho que llevó a que los habitantes de estos
lugares en muchos casos fueran considerados como de segunda clase, o se le negara el
derecho a la ciudad. En los planos fundacionales de muchas ciudades estos espacios
aparecen como sitios de arrabales o ejidos sin control público, razón por la cual, desde las
primeras décadas del siglo XX, terminaron siendo invadidos por personas desplazadas o
por campesinos sin tierra.

Desde el siglo XVIII, los gobiernos y planificadores de las ciudades europeas pretendieron
generar modelos de ciudad ordenadas, entendiendo por orden el asentamiento de
funciones y poblaciones de acuerdo con las necesidades económicas y político-policiales
de la oligarquía urbana.

Instalaciones industriales y de transporte, así como trabajadores e inmigrantes, debían


ocupar las zonas alejadas del centro urbano, de las instituciones del poder y de las
viviendas de las clases altas; los pobres y los habitantes de infraviviendas del casco
histórico debían ser expulsados a las afueras (Introducción, página 15).

En singular, adolece de un problema fundamental. Y es que, en realidad, las periferias de


Madrid son zonas de desarrollo urbano sin apenas conexión entre sí y con una relación
con el municipio claramente radial. Esto se debe a dos efectos principalmente.
Por un lado, los nuevos desarrollos no se han conectado físicamente. Es decir, no existe
un tejido urbano continuo sino varios completamente separados y con sus diferentes. 
El estudio de Chicote señala que en 1910 unas 60.000 personas vivían en corralas en el
centro y existían más de 2000 chabolas en norte de la ciudad.

Para mediados de los años veinte, se calcula una zona suburbana con más de 77.000
habitantes, mientras que los problemas de vivienda afectan a cerca de 270.000 personas
por aquellos años, en el debate sobre reforma social, vivienda y clases peligrosas, se
discutía sobre la necesidad de racionalizar los suburbios (en forma de ciudad-jardín,
suburbio-jardín, parque urbanizado o colonia de casas baratas).
Frente a los sindicatos (y ciertas constructoras cristianas) que exigían realojar a los
trabajadores en el centro, el IRS (Instituto de Reformas Sociales) defendía (localizar en un
entorno próximo suelo económico donde construir casas higiénicas y amplias». 

Pero no podemos olvidar que en los años cincuenta ante las necesidades de absorción y
disciplinamiento de la inmigración rural (el año clave es 1955 con el Plan Nacional de la
Vivienda, que determina la construcción de poblados de absorción para atajar el problema
chabolista de la inmigración rural).

Hoy en día los viejos cascos históricos obreros se ven transformados por la presencia de
nuevos habitantes pobres/migrantes con sus nuevas prácticas y subjetividades, pero
también modificados por cierto dinamismo y movilidad ascendente de su población,
durante la etapa de crecimiento de Madrid. Esto hace de ellas unas periferias muy
heterogéneas: algunas, las más cercanas al centro, se quedaron incluso antes de la crisis
a las puertas de un proceso de gentrificación.

Por último, obtenemos una conclusión general donde el diccionario de las periferias es
una parte del esfuerzo por buscar y generar relatos distintos a los hegemónicos y
oficiales, incluidos aquellos que se generan desde la academia. Porque, lejos de la
inocuidad, pensamos que esos relatos están construyendo la ofensiva neoliberal que nos
propone nuevas formas de convivencia y, con ello, la imposibilidad de pensar otras formas
de ser y estar juntos.

Y porque sabemos que, en los barrios, en la vida cotidiana, ya se están produciendo


resistencias a esa ofensiva por medio de miles de iniciativas, ocupaciones, grupos de
consumo, redes informales de solidaridad, espacios de arte, deporte, etc. Y, porque
intuimos que todo esto va más allá de la crisis que parece explicar y justificar todo (Cómo
leer este diccionario, página 40)

También podría gustarte