Está en la página 1de 14

Grupo IV

Planteamiento de problema

Marcos Garrido, compro en fecha veinte y tres (23) de


febrero del año dos mil ocho (2008), al nombrado al
nombrado Bonifacio EnKlen, la cantidad de doscientas (200)
cabezas de ganado de pura raza, por cual concertó la suma
de seis millones setecientos cincuenta mil pesos
dominicanos (RD$ 6, 750,000.00) los cuales pagaría de la
forma siguiente: A) la primera cantidad de tres millones
quinientos mil pesos dominicanos (RD$ 3,500,000.00),
pagados en efectivo a la fecha del contrato de venta; B) la
suma de tres millones doscientos cincuenta mil pesos
dominicanos (RD$ 3,250,000.00) pagadero a mas tardar
mediante el cheque expedido en esa fecha, pero para
hacerse efectivo en fecha veinte y cinco (25) de junio del
año dos mil ocho (2008); que llegada la fecha, el indicado
comprador no tenia depositada la cantidad total de la suma
adecuada teniendo única y exclusivamente la cantidad de
dos millones de pesos dominicanos (RD$ 2,000,000.00).

El nombrado Bonifacio EnKlen procedió a protestar el


cheque e intimar al deudor para que pagara dicho valores;
al protestar el cheque el banco le informa que los fondos
eran insuficientes y le comunica que no puede pagar el
valor antes dicho, no obstante el requerimiento hecho por
el alguacil, situación esta que genero una persecución de
los bienes del deudor a cargo de su acreedor.

El demandante en este caso cita a la parte demandada en


resolución del contrato de venta y daños y perjuicios, por
ante la jurisdicción civil ordinaria.

El demandado demanda a su vez al Banco Popular sucursal


de esta ciudad en reparación de daños y perjuicios por
haberse negado a pagar los valores parciales que tenía
depositado y reclama dicha acción en responsabilidad civil
contractual.
Grupo IV

Preguntas

1-¿Cual es la jurisdicción competente para conocer de la


demanda en reparación del daño?

La Jurisdicción Civil Ordinaria.

2-¿Qué tipo de relación tenia el señor el nombrado Marcos


Garrido con el Banco Popular de la Republica Dominicana?

Marcos Garrido tenía una relación de cliente por que tenia


una cuenta corriente con el Banco Popular.

3-¿Puede el nombrado Marco Garrido lanzar la demanda en


reparación de daños y perjuicios en contra de dicho banco por
causa de responsabilidad civil contractual?

Todas las personas tienen derecho de accionar o demandar


en los tribunales, pero su demanda va a depender de si sus,
pretensiones tienen fundamento o no. Existe una
responsabilidad contractual entre el señor Marco Garrido y
el Banco Popular pero para tener fundamento esta
demanda del señor Marco Garrido tendría que ver si el
señor Bonifacio EnKlen recurrió a través del ministerial
actuante en protestar el pago de los dos millones de pesos
dominicanos (RD$ 2, 000,000.00) que tenia en esa cuenta
el señor Marco Garrido, pues si Bonifacio EnKlen no lo
requirió o sea si solicitaba la cantidad total la demanda del
señor Marco Garrido no tiene fundamento.

4-¿Puede el nombrado Bonifacio EnKlen lanzar una demanda


en reparación de daño y perjuicios en contra del indicado
banco por causa de responsabilidad civil contractual?

Si el señor Bonifacio EnKlen recurrió a la suma de dos


millones de pesos dominicanos (RD$ 2, 000,000.00) que era
la cantidad que poseía el señor Marcos Garrido, en el Banco
y este se rehusó a entregar dicha suma tendría gran
fundamento su demanda, en cambio si exigió el pago total
de tres millones doscientos cincuenta mil pesos
dominicanos (RD$ 3, 250,000.00) y el señor Marcos Garrido
no tenia esa suma carece de fundamento esta demanda
contra el banco.

5-¿Es posible que luego de que la parte haya intentado su


acción civil por ante el tribunal ordinario, reclamar dicha
reparación por ante el tribunal penal apoderado posteriormente
de la acción penal?

No, en razón de la regla electa una vía si se intento la


acción civil primero y separada de la acción penal, tendría
que esperar la acción penal sobreseer y la acción civil hasta
que la jurisdicción penal falle y luego de que esta falle,
continuara su procedimiento por ante el tribunal civil.

6-¿Puede el Banco Popular lanzar una demanda


reconvencional en contra de Marcos Garrido por abuso de
derecho?

Si cualquier demandado puede contra demandar a la parte


demandante, en virtud del principio, el juez de la acción es
de la excepción, “el juez de lo principal es de lo accesorio”,
por consiguiente el Banco Popular tiene facultad para lanzar
esta demanda.
Grupo IV

Marco teórico

Responsabilidad Civil Contractual.


El incumplimiento de una obligación nacida de un contrato
se denomina responsabilidad contractual. El problema de la
responsabilidad contractual es fundamental en la ciencia
jurídica porque la responsabilidad contractual y sus límites
han durado desde Roma hasta nuestros días.

El primitivo derecho romano, no conocía el término


obligación, pero se basaba en la palabra "nexum" cuyo
significado es ligar, anudar. Este vínculo tenía un carácter
material ya que el deudor que no pagaba podía ser
encadenado por el acreedor para hacerle responder por su
deuda con su propio cuerpo. En la época clásica no era
considerada la culpa subjetiva del deudor sino la causa
objetiva del incumplimiento, pero posteriormente, el
pensamiento Justinianeo valoró la conducta subjetiva del
deudor refiriéndola a lo objetivo del incumplimiento.

Cabe hacer notar como ejemplo un señalamiento expreso


en nuestro Código Civil, en relación al cumplimiento que
encontramos en el caso específico de la compraventa a
plazos de un inmueble que el comprador ocupe como casa
habitación, ya que al existir incumplimiento del comprador
en cuanto a las demás obligaciones que resulten a su
cargo, el vendedor podrá exigir en todo tiempo su
cumplimiento forzoso y el pago de daños y perjuicios.

Para poder proseguir, es menester señalar que nuestro


Código prevé la regulación de la responsabilidad civil
proveniente del incumplimiento de un contrato por las
partes al celebrarse éste, lo que retomaremos en el
siguiente tema, sin el cual, esta información carecería de
importancia.

El Articulo (1108) del Código Civil Dominicano establece


que: “Cuatro condiciones son esenciales para la validez de
una convención: El consentimiento de la parte que se
obliga;
Su capacidad para contratar; Un objeto cierto que forme la
materia del compromiso; Una causa lícita en la obligación”.

El Articulo (1142) del Código Civil Dominicano dice que:


“Toda obligación de hacer o de no hacer, se resuelve en
indemnización de daños y perjuicios, en caso de falta de
cumplimiento de parte del deudor”.

El Articulo (1143) del Código Civil Dominicano dice que: “No


obstante, el acreedor tiene derecho a pedir, que se
destruya lo que se hubiere hecho en contravención a lo
pactado; y puede hacerse autorizar para destruirlo a
expensas del deudor, sin perjuicio de indemnizar daños y
perjuicios, si hubiese motivo para ello”.

El Articulo (1144) del Código Civil Dominicano dice que: “Se


puede autorizar al acreedor, en caso de falta de
cumplimiento, para ejecutar por sí y a costa del deudor, la
obligación”.

El Articulo (1145) del Código Civil Dominicano dice que: “Si


la obligación consiste en no hacer, el contraventor debe
daños y perjuicios, por el solo hecho de la contravención”.

El Articulo (1146) del Código Civil Dominicano dice que:


“Las indemnizaciones de daños y perjuicios no proceden,
sino en el caso en que se constituya en mora al deudor por
no cumplir su obligación, excepto, sin embargo, el caso en
que el objeto que aquél se había obligado a dar o hacer,
debía ser dado o hecho en determinado tiempo que ha
dejado pasar”.

El Articulo (1147) del Código Civil Dominicano dice que: “El


deudor, en los casos que procedan, será condenado al pago
de daños y perjuicios, bien con motivo de la falta de
cumplimiento de la obligación, o por causa de su retraso en
llevarla a cabo, siempre que no justifique que el no
cumplimiento procede, sin haber mala fe por su parte, de
causas extrañas a su voluntad, que no pueden serle
imputadas”.

El Articulo (1148) del Código Civil Dominicano dice que: “No


proceden los daños y perjuicios, cuando por consecuencia
de fuerza mayor o de caso fortuito, el deudor estuvo
imposibilitado de dar o hacer aquello a que está obligado, o
ha hecho lo que le estaba prohibido”.

El Articulo (1149) del Código Civil Dominicano dice que:


“Los daños y perjuicios a que el acreedor tiene derecho,
consisten en cantidades análogas a las pérdidas que haya
sufrido y a las ganancias de que hubiese sido privado,
salvas las modificaciones y excepciones a que se refieren
los artículos siguientes”.

El Articulo (1150) del Código Civil Dominicano dice que: “El


deudor no está obligado a satisfacer más daños y
perjuicios, que los previstos o que se han podido prever al
hacerse el contrato, excepto en el caso en que la falta de
cumplimiento proceda de su mala fe”.

El Articulo (1151) del Código Civil Dominicano dice que:


“Aun en este último caso, o sea el de dolo, los daños y
perjuicios que por pérdidas o faltas de ganancias se deban
al acreedor, no pueden comprender sino lo que sea
consecuencia inmediata y directa de la falta de
cumplimiento del contrato”.

El Articulo (1152) del Código Civil Dominicano dice que:


“Cuando el contrato contenga una cláusula que fije una
suma determinada, que deba pagar en concepto de daños y
perjuicios el contratante que deje de cumplirlo, no podrá
exigirse mayor suma en este sentido, ni reducir tampoco su
entidad”.

El Articulo (1153) del Código Civil Dominicano dice que: “En


las obligaciones que se limitan al pago de cierta cantidad,
los daños y perjuicios que resulten del retraso en el
cumplimiento, no consisten nunca sino en la condenación a
los intereses señalados por la ley; salvas las reglas
particulares del comercio y de las finanzas. Deben abonarse
estos daños y perjuicios, sin que el acreedor esté obligado a
justificar pérdida alguna. No se deben, sino desde el día de
la demanda, excepto en los casos en que la ley las
determina de pleno derecho”.

El Articulo (1154) del Código Civil Dominicano dice que:


“Los intereses devengados de los capitales pueden producir
nuevos intereses, o por una demanda judicial o por una
convención especial, con tal que, sea en la demanda, sea
en la convención, se trate de intereses debidos a los menos
por espacio de un año entero”.

El Articulo (1155) del Código Civil Dominicano dice que:


“Sin embargo, las rentas vencidas como arrendamientos,
alquileres, pensiones devengadas de rentas perpetuas o
vitalicias, producen interés desde el día de la demanda o de
la convención. La misma regla se aplica a las restituciones
de frutos, y a los intereses pagados por un tercero al
acreedor en liberación del deudor”.
Grupo IV

Daños y perjuicios.

Definición de Daños y perjuicios es una expresión con la


que se designan jurídicamente los perjuicios causados por
una persona a otra o a un bien, voluntaria o
involuntariamente, por los que tiene que indemnizarla
(tiene obligación de repararlos).

El Articulo (1382) del Código Civil Dominicano estable que:


“Cualquier hecho del hombre que causa a otro un daño,
obliga a aquel por cuya culpa sucedió, a repararlo”.

El Articulo (1383) del Código Civil Dominicano sostiene que:


“Cada cual es responsable del perjuicio que ha causado, no
solamente por un hecho suyo, sino también por su
negligencia o su imprudencia”.

El Articulo (1384) del Código Civil Dominicano dice que: “No


solamente es uno responsable del daño que causa un
hecho suyo, sino también del que se causa por hechos de
las personas de quienes se debe responder, o de las cosas
que están bajo su cuidado. El padre, y la madre después de
la muerte del esposo, son responsables de los daños
causados por sus hijos menores, que vivan con ellos. Los
amos y comitentes, lo son del daño causado por sus criados
y apoderados en las funciones en que estén empleados. Los
maestros y artesanos lo son, del causado por sus discípulos
y aprendices, durante el tiempo que están bajo su
vigilancia. La responsabilidad antedicha tiene lugar, a
menos que el padre, la madre, los maestros y artesanos,
prueben que les ha sido imposible evitar el hecho que da
lugar a la responsabilidad”.

El Articulo (1385) del Código Civil Dominicano estable que:


“El dueño de un animal, o el que se sirve de él por el
tiempo de su uso, es responsable del daño que ha causado
aquel, bien sea que estuviese bajo su custodia, o que se le
hubiera extraviado o escapado”.

El Articulo (1386) del Código Civil Dominicano dice que: “El


dueño de un edificio es responsable del daño que cause su
ruina, cuando ha tenido lugar como consecuencia de culpa
suya o por vicio en su construcción”.
Grupo IV

Diferencias entre la Responsabilidad Civil Contractual y


Extracontractual.

Una de las diferencias fundamentales entre la


responsabilidad contractual y la extracontractual reside en
la carga de la prueba, pues en la responsabilidad derivada
de un contrato, el acreedor de la respectiva prestación no
está obligado a demostrar la culpa del deudor, ya que ésta
se presume en tanto el segundo no demuestre que su
incumplimiento o el atraso no le son imputables, como el
caso fortuito o la fuerza mayor; en cambio, en la
responsabilidad extracontractual le compete al damnificado
demostrar la culpabilidad del autor del acto lícito.

Mientras en la responsabilidad contractual, el autor del


daño y su víctima han creado por su voluntad (el contrato
que celebraron), la posibilidad del daño, en la
extracontractual esta posibilidad no ha sido creada por los
contratantes. Estos en la primera, están vinculados con
anterioridad al hecho productor de la responsabilidad, y en
la extracontractual el vínculo nace por la realización de los
hechos delictuosos y en los precisos momentos en que esta
realización tiene lugar. Además, en la responsabilidad
contractual hay una obligación precisa de efectuar un
hecho determinado, cuya falta de ejecución determina
dicha responsabilidad, en tanto que en la extracontractual
no existe obligación alguna determinada.

Los contratos tienen fuerza de ley entre las partes


contratantes. Obligan tanto a lo que se expresa en ellos,
como a las consecuencias que la equidad, el uso o la ley
hacen nacer de la obligación, según la naturaleza de ésta.

La diferencia entre ésta y la extracontractual, para los


efectos prácticos de la litis, es que en la contractual basta
demostrar el incumplimiento para
Grupo IV

Que se presuma la culpa. El daño cuyo resarcimiento se


persigue, tiene como origen el incumplimiento del deber de
cuidado atribuible al que se imputa como responsable, con
motivo de la relación contractual por la cual su contraparte
se compromete a hacer o dar, a cambio del pago de un
precio determinado.

Otra diferencia importante entre ambas, es que la


responsabilidad contractual puede ser limitada mediante
una cláusula limitadora de la responsabilidad (cláusula
penal, por ejemplo), si bien existen excepciones. En el
ámbito de la responsabilidad extracontractual no existen
las cláusulas de exoneración de la responsabilidad porque
no existe contrato.

La responsabilidad civil extracontractual subjetiva,


establecida desde los tiempos de la antigua Roma, en la
que la Ley de las XII Tablas autorizaba a los acreedores a
conducir después de sesenta días de prisionero al deudor
para venderlo como esclavo, fue desarrollada por obra de
los juristas medievales en relación al daño, a nivel federal
se vincula a la necesidad de demostrar la culpa
(negligencia, imprudencia o impericia), o el dolo, en los
cuales se sustenta la responsabilidad del agente dañoso.

No esta de más decir una vez más, aunque en la clase se


haya repetido hasta el cansancio, que debe mediar un
vínculo causal entre la conducta -antijurídica y culpable- y
el daño. De manera que, frente a la verificación de un
comportamiento ilícito, doloso o culposo atribuible a un
sujeto (responsabilidad subjetiva), causante del daño, surge
la obligación de reparación.

Conviene también señalar que la imputación de tal


conducta al agente provocador puede ser por un
comportamiento enteramente suyo, es decir, por hecho
propio; o bien, por una conducta de otro, sea, por hecho
ajeno, cuyo autor no ha tenido relación jurídica previa con
el ofendido.

Grupo IV

Organización de los Tribunales en República


Dominicana.

Los hay de Derecho Común o Jurisdicción Ordinaria como lo


son el juzgado de Primera Instancia y la Corte de Apelación
los cuales tienen que ver con todos aquellos asuntos no
atribuidos por la ley a ningún otro tribunal.

Por otra parte, los Tribunales de Excepción o


Extraordinarios, como son, el Juzgado de Paz, Tribunal de
Tierra, Tribunales Laborales, Tribunales de Confiscación y
ahora los Tribunales de Niños, Niñas y Adolescentes. Estos
tribunales conocen de asuntos que les son atribuidos
expresamente por la ley.

Usual y Generalmente los Tribunales conocen dos grados


de jurisdicción excepto cuando la ley misma les atribuye
poderes y facultades para conocer de un asunto en única
instancia, lo cual ocurre tomando en cuenta la baja cuantía
involucrada en el asunto, así, como su escasa importancia.
Grupo IV

Introducción.

A continuación veremos el planteamiento de problema de

Responsabilidad Civil y los daños y perjuicios producidos

por la violación o incumplimiento de un Contrato.

Los artículos del Código Civil Dominicano que se refieren a

la responsabilidad civil contractual, delitos y cuasidelitos.

Que son desde el articulo (1142-1155) en lo concerniente a

responsabilidad contractual y los artículos (1382,1383 y

1384) en lo que tiene que ver con la responsabilidad civil

delictual y cuasidelictual.

Nos referimos también a la organización de los tribunales

en Republica Dominicana.
Y la solución de las interrogantes del planteamiento de

problema que se nos interpuso al grupo IV.

Grupo IV

Nombre:

Osiris M. Díaz.

Matricula:

2007-0700.

Trabajo:

Trabajo final de Responsabilidad Civil I.

Fecha:

13-12-2010.