Está en la página 1de 5

(art.

1, 2, 3, Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a


la participación de niños en los conflictos armados)

En algunos países, niños y niñas de todas las edades son reclutados por las fuerzas armadas
del gobierno y grupos armados no estatales mediante el secuestro o de manera voluntaria,
obligados por la pobreza, la discriminación o un deseo de vengar la violencia de la que han
sido víctimas ellos o sus familias, para ser utilizados como combatientes, cocineros,
mensajeros, esclavos sexuales o de otras maneras.

Establece como edad mínima para que una persona participe directamente en un conflicto
armado los 18 años. Anteriormente, tanto en el Protocolo Adicional I a las Convenciones de
Ginebra y la Convención sobre los Derechos del Niño establecían esta edad mínima a los
15 años. La participación directa implica que el niño o menor de 18 años no sólo tenga una
participación activa en combate, sino que también, como hemos señalado anteriormente,
desempeñe actividades militares y funciones de apoyo.

Este instrumento internacional prohíbe el reclutamiento forzoso a cualquier persona menor


de 18 años, e ínsita a los Estados Parte a aumentar la edad mínima para el reclutamiento
voluntario por encima de los 15 años, poniendo en vigor disposiciones estrictas al respecto.

Establece la prohibición expresa de que los grupos armados recluten a menores de 18 años,
sin importar si es voluntario o forzoso, asimismo tampoco importa si el grupo armado se
encuentra activo o no. Esta prohibición deriva de que cada vez más los conflictos armados
son guerras intestinas de los Estados. Cabe mencionar que en este supuesto el responsable
ante la ley internacional es el Estado parte del protocolo, y en todo caso el grupo armado
estaría sujeto a la ley nacional, por tanto, las necesidades de adopción de los lineamientos
internacionales en el ámbito interno son indispensables.

En virtud de los inciso que anteceden, todo Estado que desee ratificar o aprobar el
Protocolo Facultativo debe depositar una declaración vinculante en la que se establezca la
edad mínima en que permitirá el reclutamiento voluntario en sus fuerzas armadas
nacionales y se ofrezca una descripción de las salvaguardias que haya adoptado para
asegurarse de que no se realiza ese reclutamiento por la fuerza o por coacción. En caso de
que el Estado no someta una declaración vinculante no se aceptará en depósito el
instrumento.

Otro aspecto relevante es que obliga a los Estados parte en la prevención de cualquier
actividad en contra del propio protocolo, así como en la rehabilitación y reintegración
social de las personas que sean víctimas de actos contrarios al instrumento en comento.

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas posibles para asegurar la protección y el
cuidado de las niñas y niños afectados por un conflicto armado", dice el Artículo 38 de la
Convención de Derechos del Niño (UN), que fue aprobada el 20 de noviembre de 1989 por
la Asamblea General de las Naciones Unidas.

 Matar o mutilar a los niños y niñas.


 Reclutar a niños, niñas y jóvenes como soldados por fuerzas armadas y grupos
armados.
 Atacar hospitales y escuelas
 -Violencia sexual.
 -Secuestrar a los niños y niñas.
 Denegar el acceso humanitario.
 La tortura y otras formas de malos tratos.
 Desaparición forzada de los niños y niñas después de su secuestro o detención,
específicamente en Colombia La Watchlist on Children and Armed Conflict señaló
que desde finales de 1990 hasta los primeros años de esta década los grupos
paramilitares cometieron este delito contra niños y niñas.
 Detención administrativa, el informe del Secretario General sobre los niños y los
conflictos en el 2007 mostró su preocupación en el caso colombiano ante la
detención de niños por medio de un proceso administrativo no garante de un juicio
justo.
 Desplazamiento forzado, que aumenta los riesgos de los menores a otras
violaciones, sometidos a situaciones de pobreza y precariedad, dificultando el
acceso a derechos como la educación y la salud.
 Explotación y abuso sexuales, los niños son vulnerables a la violencia por motivo de
género, además que las condiciones de pobreza y supervivencia para las niñas las
lleva a verse sometidas a explotación sexual y prostitución forzada, entre otros.

 Trabajo peligroso, ocurre cuando los actores armados ilegales buscan fuentes de
ingresos usando a los niños para que realicen actividades peligrosas que los pone en
situación de riesgo, siendo las peores formas de trabajo infantil la trata, la
esclavitud, la servidumbre por deudas, reclutamiento forzoso, la prostitución, la
pornografía, producción y tráfico de drogas

Participación de los Niños en el Conflicto Armado

Protocolo facultativo sobre la participación de los niños en los conflictos armados

Otras peores formas de trabajo infantil en situaciones de conflictos:

El Protocolo requiere a los Estados que lo ratifiquen que tomen todas las medidas posibles
para asegurar que los miembros de sus Fuerzas Armadas que sean menores de 18 años no
participen directamente en las hostilidades.

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas posibles para que ningún miembro de sus
fuerzas armadas menor de 18 años participe directamente en hostilidades. Los Estados
Partes velarán por que no se reclute obligatoriamente en sus fuerzas armadas a ningún
menor de 18 años. Los Estados Partes elevarán la edad mínima, contada en años, para el
reclutamiento voluntario de personas en sus fuerzas armadas nacionales.

Se calcula que en todo el mundo 300.000 niños y niñas participan en conflictos armados. A
menudo se le recluta a la fuerza o se les secuestra para que se unan a grupos armados.
Algunos tienen menos de 10 años y muchos han sido testigos de terribles actos de
violencia, o han participado en ellos, en ocasiones contra sus propias familias o
comunidades.

Los conflictos armados todavía afectan a un gran número de niños y representan una grave
amenaza para su supervivencia, desarrollo y opciones de vida.
Los conflictos tienen, en efecto, consecuencias devastadoras para el contexto socio-
económico y pueden incrementar los factores de riesgo asociados con el trabajo infantil. De
igual manera, para los niños que ya trabajan, los conflictos aumentan el riesgo de estar
involucrados en trabajos aún más peligrosos.

Cuando ratifican el Protocolo, los Estados deben realizar una declaración relacionada con la
edad a la que las fuerzas armadas nacionales permiten el reclutamiento voluntario, así como
las medidas que los Estados tomarán para asegurar que no se ejerza la fuerza o la coerción
en este tipo de reclutamiento. Este requisito es especialmente importante porque el
Protocolo Facultativo no establece los 18 años como edad mínima para el reclutamiento
voluntario en las Fuerzas Armadas, sino solamente para la participación directa en un
conflicto armado.

En virtud del artículo 38 de la Convención sobre los Derechos del Niño se exhorta a los
gobiernos a que tomen todas las medidas posibles a fin de velar para que ningún niño o
niña menor de 15 años participe directamente en las hostilidades.

Las cuestiones relacionadas con el reclutamiento de estos niños se abordan claramente en


diferentes instrumentos internacionales tales como el Protocolo Facultativo de la
Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los
conflictos armados, el cual entró en vigor en 2002 y establece en 18 años la edad mínima
para el reclutamiento en grupos armados o en el ejército regular y en 16 años la edad
mínima de participación voluntaria.

Adicionalmente, con la entrada en vigor de la Corte Penal Internacional, el reclutamiento


de niños menores de 15 años en fuerzas armadas no estatales o en el ejército regular
constituye un crimen de guerra.

Existen varias secciones nacionales de DNI en cuyos países hay conflictos actualmente y
donde los niños pagan un elevado precio pues sufren las consecuencias de la guerra directa
o indirectamente. Por este motivo, DNI ha estado abogando y ejerciendo presión para
promover estrategias para prevenir la violencia, ayudar a reconstruir las vidas de los niños
afectados y proteger a los niños vulnerables.
Los aspectos relevantes del Protocolo Facultativo son:

Derechos y Realidad

Después de recibir las primeras 10 ratificaciones necesarias para su entrada en vigor, el


Protocolo Facultativo sobre la participación de los niños en los conflictos armados se
convirtió en un documento jurídicamente vinculante el 12 de febrero de 2002. Hoy en día,
más de 100 países han firmado y ratificado este Protocolo.

El Secretario General de las Naciones Unidas en el 2005 a través de un informe periódico


sobre los niños y los conflictos armados, señaló seis graves violaciones contra la infancia:

Alentando la participación de las comunidades y, en particular, de los niños y de las


víctimas infantiles en la difusión de programas de información y de educación sobre la
aplicación del Protocolo, Han convenido en lo siguiente:

Artículo 1 Los Estados Partes adoptarán todas las medidas posibles para que ningún
miembro de sus fuerzas armadas menor de 18 años participe directamente en hostilidades.

Artículo 2 Los Estados Partes velarán por que no se reclute obligatoriamente en sus fuerzas
armadas a ningún menor de 18 años.

Otras violaciones durante y después de los conflictos que se señalan son: