Está en la página 1de 14

¿Qué es la ética profesional?

ÉTICA PROFESIONAL PUEDE DEFINIRSE COMO LA CIENCIA


NORMATIVA QUE ESTUDIA LOS DEBERES Y DERECHOS
INHERENTES A QUIENES EJERCEN UNA PROFESIÓN U
OFICIO, UNA VEZ QUE HAN ADQUIRIDO EL CONOCIMIENTO,
LAS HABILIDADES Y COMPETENCIAS QUE LE IDENTIFICAN
COMO TAL.

Ética Profesional Tiene una íntima relación con la responsabilidad


social. Tanto que es la que posibilita llevar a la práctica los valores
que pregonan la Responsabilidad Social y Es la que nos ayuda a
ejercer la responsabilidad en un marco de coherencia y
correspondencia social

ÉTICA PROFESIONAL El objetivo de la ética en el terreno de la


práctica profesional, es principalmente, la aplicación de las normas
morales, fundadas en la honradez, la cortesía y el honor.

La ética profesional hace referencia al conjunto de normas y valores que


mejoran el desarrollo de las actividades profesionales. Es la encargada de
determinar las pautas éticas que deben regir dentro del ambiente laboral. Estas
pautas están basadas en valores universales que poseen los seres humanos.

La ética es la ciencia encargada de estudiar los comportamientos de los


seres humanos bajo normas que contribuyen a la armonía social. La ética
laboral es fundamental en cualquier persona que desee trabajar, ya que implica
la práctica de valores como la responsabilidad, puntualidad, honestidad,
constancia, carácter, justicia, discreción.

La responsabilidad es una parte esencial cuando hablamos de ética


profesional, ya que hará que cada persona pueda realizar de forma justa y
profesional su trabajo.

Suelen aparecer conflictos cuando existen discrepancias entre la ética


profesional y la ética personal. En esos casos, las personas deben tomar
medidas, como la objeción de conciencia, si se cree que no se está actuando
correctamente.

¿Para qué sirve la ética profesional?

La ética profesional determina cómo debe actuar un profesional en una


situación determinada. El profesional enfrenta diariamente diferentes
situaciones, y la ética profesional prevé errores y determina qué está bien y qué
no, tanto moral como éticamente en un determinado campo profesional. La
ética profesional busca privilegiar el bien común por sobre los intereses
particulares de cada trabajador.

Muchas organizaciones y profesiones poseen un código de ética en el que


se detallan los valores que deben verse plasmados en el accionar de los
profesionales. Estos valores se traducen en normas que deben ser conocidas
por todos. La ética profesional se basa en muchos de los valores que rigen la
vida en sociedad: honestidad, respeto, justicia, responsabilidad.

Todos los empleados de una organización o empresa deben conocer los


valores que rigen la institución. La ética profesional busca que los profesionales
realicen acciones que vayan alineadas a estos valores.

Características de la ética profesional

 Refleja los valores de una profesión u organización. La ética


profesional está basada en un conjunto de valores. Supone que los
profesionales guíen su accionar a través de estos valores y que sus
actos beneficien a la profesión y a toda la sociedad. Los actos éticos
implican responsabilidad.
 En algunos casos se encuentra especificada en códigos de
ética. Muchas profesiones y organizaciones o empresas poseen un
código de ética en el que se especifican las conductas esperables y no
esperables de los miembros y profesionales.
 No implica coacción. El no cumplimiento de las normas establecidas
en base a la ética profesional se encuentra libre de castigos físicos,
sanciones o multas, esto las diferencia de las normas jurídicas. Sin
embargo, cuando estas normativas se encuentran especificadas en el
código deontológico, si pueden ser objeto de sanción.
 Está basada en deberes y derechos. La ética profesional rige el
comportamiento de los que ejercen una determinada profesión o de los
miembros de una empresa u organización. La ética profesional implica
deberes que deben ser cumplidos por los profesionales. Los derechos
también son importantes en la ética profesional, ya que si un profesional
sostiene que hay algo que no responde a lo que él considera correcto en
su pensamiento ético, no debería estar bajo ninguna circunstancia
obligado a hacerlo.

Importancia de la ética profesional

La ética profesional busca que primen determinados valores dentro de una


comunidad de profesionales. Es muy importante el respeto por la ética
profesional, ya que al respetarla se cumple con determinadas normas
sociales y morales que fomentan la armonía social. El respeto por los valores y
las conductas éticas y morales contribuye al desarrollo de sociedades más
justas e igualitarias.

La ética profesional es vital en oficios o profesiones cuyas decisiones


repercuten en la vida de otras personas, como los médicos o los periodistas.
En estos códigos de ética profesional debe primar la verdad, la honestidad y la
justicia.

Dentro de una empresa u organización, la ética profesional contribuye a la


armonía en las relaciones entre sus miembros y con el medio que la rodea.
Una organización se beneficia cuando todos sus miembros conocen y actúan
según determinados valores y normas ya que esto genera confianza en
los clientes y en la comunidad.

Tipos de éticas profesionales

Ética profesional del abogado. En la abogacía se ponen en práctica valores

que son fundamentales, como por ejemplo, la justicia, la honestidad, la lealtad,

la diligencia y el secreto profesional.

Ética profesional de un docente. Para todos los docentes es de suma


importancia desarrollar principios éticos, ya que poseen una gran
responsabilidad social de transmitirlos a los demás.

Ética profesional de un psicólogo. Estos profesionales cuentan con sus


propios códigos éticos ante el manejo de su trabajo. Algunos valores propios de
su trabajo son la confidencialidad, la responsabilidad y honestidad entre ambas
partes, es decir, profesional-paciente.

Ética profesional de un administrador. En la administración de empresas


existen códigos que están considerados dentro de un marco ético. La
lealtad, legalidad, diligencia y honestidad son los valores éticos fundamentales
para realizar estos trabajos.

Ética profesional de un periodista. Los periodistas poseen un código


deontológico en el que se determinan ciertos valores y comportamientos que
deben regir sus conductas. Los profesionales de la comunicación deben
trabajar en base a valores como la verdad, la precisión a la hora de
brindar información, el respeto a los principios de la democracia, el pluralismo y
la tolerancia.

Ética profesional de un médico. La deontología médica está regida por una


serie de valores y comportamientos que todo profesional de la salud debe
respetar.

Ejemplos prácticos de ética profesional

 Un psicólogo que no revela la información personal aportada por su


paciente cumple con un deber de la ética profesional.
 Una abogada que resguarda las pruebas de un caso judicial cumple
con su deber de profesional.
 Un empleado de un banco que llega a horario a su puesto de trabajo
cumple con los valores de la ética profesional.
 Un trabajador de seguridad que no acepta sobornos respeta los
valores de la ética profesional.

Características del profesional

Una profesión es aquella actividad que se elige de forma personal y se


ofrece ante los demás para su beneficio y para el beneficio propio. Las
condiciones para realizar esas actividades son diversas, y la principal es aplicar
la ética profesional.

El sentido estricto de la palabra “profesión” hace referencia solo a las


carreras universitarias, pero también se puede hablar de los oficios, ya
que son una vocación que también está al servicio de otras personas.

Todos los trabajadores deben aplicar la ética profesional en cada actividad que
esté a su alcance, ya que ese conjunto de normas hará de ese trabajo algo
digno.

Un individuo podrá establecer su ética profesional mediante dos puntos


fundamentales:

 Valores individuales. Son todos aquellos valores que posee una


persona a través de sus vivencias, experiencias y su propia voluntad.
 Código oficial de ética. Este tipo de código rige el comportamiento
ético de un profesional.

Las personas deben ser responsables sobre sus propios actos, dado que
actúan con libertad, voluntad e inteligencia, y no de manera forzada. La
elección de una carrera tiene que ver con la libertad y la voluntad, por lo tanto,
la persona debe ser respetuosa de las obligaciones y derechos que esa
profesión conlleva.

La ética en las empresas

La ética profesional proviene del concepto de ética empresarial, que establece


cómo deberían ser las condiciones en las que un ser humano se relacione con
su entorno. Es importante que el profesional ofrezca un servicio justo y que
realice una buena labor: aquello que corresponde y que resulta bien para
los clientes.

La ética empresarial tiene tres ramas:

 Economicismo limitado. Tiene como objetivo maximizar los beneficios,


pero respetando las normas legales.
 Dualismo racionalista. Busca los beneficios, pero respetando los
principios que establece alguna teoría ética racionalista.
 Realismo moderado

Un código de ética o código deontológico es un documento que reúne


las normas, criterios y valores que resumen el buen ejercicio de una
actividad profesional, especialmente en lo que concierne a la ética.

Se trata de mecanismos de autorregulación que, junto a estatutos, libros de


estilo, convenios y otros instrumentos, fijan los límites de lo aceptable en el
ejercicio de una profesión determinada.

Existen numerosos códigos de ética, de cumplimiento obligatorio para todos los


que estén formalmente reconocidos como profesionales del área en cuestión.
Se aplican especialmente a quienes pertenecen a algún tipo de colegiatura
profesional u organización semejante, ya que estas entidades se ocupan de
estandarizar y fomentar un cuidadoso ejercicio profesional.

El incumplimiento de los códigos de ética suele acarrear sanciones,


suspensiones o rechazo entre los pares profesionales, o el despido o
desvinculación, en el caso de las empresas y organizaciones.

Características de un código de ética

Los códigos de ética son de tipo normativo, obligatorio y ético. Comprenden


un marco de reglas para controlar la conducta de las personas. Su
incumplimiento conduce a sanciones profesionales y a un enorme desprestigio
dentro de la comunidad colegiada, pero no necesariamente acarrea sanciones
punibles por ley, dependiendo del caso.

Por otro lado, en un código de ética suele haber guías para la gestión del
trabajo, las comunicaciones, la toma de decisiones y otros aspectos que
comprometen la calidad de la vida profesional. En ocasiones puede consistir en
un código de conducta, vestimenta o vida dentro de una empresa u
organización.

Importancia y beneficios de un código de ética

La ética es una parte fundamental de la vida profesional, ya que brinda a la


colectividad colegiada un conjunto de normas que garanticen lo más posible su
buena reputación, especialmente en aquellos casos en que la vida física,
emocional o social de los clientes depende del riguroso comportamiento de los
profesionales.

En consecuencia, los códigos de ética brindan al público una serie de


lineamientos esperables de un buen profesional. Así, quien recurre al
profesional puede saber cuándo alguno no está cumpliendo con sus
obligaciones y puede formalizar una denuncia o simplemente cambiar de
profesional.

En el caso empresarial, es todavía más importante contar con un código de


ética que garantice la armonía profesional (y en ocasiones personal) entre
los integrantes de cada equipo de trabajo, de modo que los asuntos
individuales no afecten la operatividad del engranaje organizacional completo.

Ejemplos de códigos de ética

Algunos ejemplos de código de ética son:

 Código de ética de la función pública de la Organización de Estados


Americanos (OEA), establecido por el Departamento de Derecho
Internacional para sentar las bases del ejercicio del poder entre los
políticos de sus países miembros.
 Código de ética de la Asociación de Psicólogos de Buenos
Aires, en el que los profesionales de este gremio establecen lo que se
considera apropiado y lo que no en el diario ejercicio de la profesión
psicológica en la ciudad.
 Código de ética del Banco Galicia de Argentina, destinado a todos los
colaboradores de la organización, así como a sus trabajadores y
empleados, y en el que se establecen pautas claras de conducta para
resolver problemas y tomar decisiones de la manera que el banco
considera apropiada, responsable y conforme a la misión y visión de la
empresa.
 Código Internacional de Ética Médica, donde se intenta universalizar
los criterios éticos para el ejercicio de la medicina, estableciendo las
normas mínimas necesarias para conservar
la dignidad y responsabilidad del oficio en el mundo.

 Entiende que el ser humano puede identificar las necesidades de su


entorno y establecer una relación equitativa con este medio.

¿Qué son los valores éticos?


Al hablar de valores éticos nos referimos a conceptos sociales y culturales
que sirven de guía en el comportamiento de un individuo o de
una organización. Es decir, se trata de consideraciones ideales, del deber ser
o de la norma socialmente aceptada y valorada de las cosas. Por lo tanto, no
suelen ser valores absolutos, ni universales, ni eternos, sino que cambian
conforme lo hace la sociedad que los respeta.

El propósito de los valores éticos es mantener claras las reglas de juego de


una sociedad, en lo referente al desempeño de funciones específicas (y de
cuotas de poder) de su seno.

Por ejemplo, los sectores profesionales adhieren códigos éticos cuyo


cumplimiento suele ser vigilado por una colegiatura o gremio; pero también los
funcionarios públicos o personeros electos a cargos públicos, adquieren junto
con el poder un compromiso ético de emplearlo para el bien común y no
exclusivamente para su beneficio personal.

La ética, por su parte, es una rama de la filosofía que estudia las nociones del
bien y del mal, de lo correcto e incorrecto, en el marco cultural de valores de
una sociedad en un momento determinado, teniendo en cuenta los cambios
propios de la historia del pensamiento humano y de sus consideraciones en
torno a sí mismo. Así, la ética es también un conjunto de normas y valores que
rigen a un grupo humano determinado en un momento determinado de
su historia y su cultura.

Son valores éticos, por ejemplo:

 La libertad, o el compromiso con la autodeterminación de cada quien y la


capacidad de pensar y actuar por sí mismo.
 La responsabilidad, o enfrentar las consecuencias de las propias
acciones y decisiones.
 La honestidad, o el compromiso con la verdad.
 La lealtad, o el compromiso con los propios valores o el propio colectivo
de pertenencia, más allá del beneficio puntual y personal.
 La justicia, o el compromiso con la verdad y la equidad por el bien
común.
Como se verá, las sociedades humanas adquieren un compromiso para con
estos conceptos y buscan el método que más les conviene (o más les seduce)
para cumplirlos, aunque al mismo tiempo puedan ser violados individual o
colectivamente. En ese caso, se hablará de personas con poca ética.

¿Qué son los valores estéticos?

Los valores estéticos son aquellos vinculados con un cierto sentido de la


belleza o la armonía. No se vinculan con el juicio moral o ético de las cosas,
es decir, si son buenas o malas, convenientes o no, sino simplemente si son o
no hermosas, teniendo en cuenta que el concepto de belleza varía a lo largo de
la historia de la humanidad y de las distintas culturas y tradiciones que
comparten época.

¿Qué son los valores morales?

Los valores morales, a diferencia de los éticos, parten de un principio espiritual


de la jurisprudencia, es decir, de lo que está bien y lo que está mal, y están
sustentados en la tradición: cultural, religiosa, ancestral, etc.

Las religiones suelen ser, hoy en día, los baluartes de la moral y las “buenas
costumbres” en las sociedades contemporáneas, por lo cual sus puntos de
vista suelen chocar con las nociones más avanzadas o vanguardistas de la
sociedad. Por ende, los valores morales suelen ser reaccionarios y suele
defenderlos el status quo conservador.

¿Qué son los Valores morales?

Los valores morales son un conjunto de normas espirituales, sociales e


incluso personales con que una comunidad humana (y cada individuo dentro
de ella) decide regirse, en base a lo considerado como “bueno” y como “malo”
en su tradición cultural específica.

Los valores morales son el resultado de una serie compleja de elecciones que
los individuos realizan a lo largo de sus vidas, en base a
las enseñanzas recibidas durante su infancia y juventud, las experiencias
vividas y el impacto emocional que hayan tenido, y los discursos normativos,
religiosos, éticos y sociales del contexto en que habitan. Por eso los valores
morales no son uniformes, ni universales, ni coercitivos, si bien romperlos
puede acarrear el rechazo social y, en algunos casos, el castigo legal.

La moral, en ese sentido, es un concepto de construcción histórica,


determinado por la opinión pública y el modelo social imperante. Esto significa
que cambia con el tiempo, y lo que en una época o una cultura determinada
puede considerarse inmoral o depravado, en otra puede ser perfectamente
aceptable.
Aun así, los valores morales suelen ser tenidos como trascendentes, por lo
que su dinámica de cambio es lenta y complicada. Lo que sí puede variar
más rápidamente es la forma de interpretar un valor moral y en qué se traduce
a la hora de lidiar con la sociedad. Por ejemplo, la bondad es un valor moral
absoluto, pero en qué circunstancias se traduce en la vida real y de qué
manera es relativo semejante concepto, varían según la perspectiva.

Tipos de valores

Los valores de una sociedad pueden clasificarse de acuerdo al marco cultural


de donde provienen, de la siguiente manera:

 Personales. Aquellos a los que una persona se adhiere individualmente,


ya sea que estén o no de acuerdo con la sociedad que lo rodea y con su
momento histórico.
 Familiares. Aquellos que un individuo hereda o recibe como enseñanza
en el seno familiar, estén o no de acuerdo al resto de la sociedad y a su
momento histórico.
 Religiosos o espirituales. Aquellos que una persona y
una comunidad profesan y conservan mediante la congregación y el
ejercicio de una religión, mística o fe específica.
 Tradicionales. Aquellos que una comunidad determinada profesa
durante el tiempo y que tiende a preservar en contra de los designios de
su época.
 Éticos o profesionales. Aquellos que una colegiatura o conjunto de
profesionales elige para regir el ejercicio de su profesión, vinculados en
particular con la ética.
 Comerciales. Aquellos que atañen al ámbito comercial y al sano
intercambio de bienes.
 Democráticos o republicanos. Aquellos valores que preservan el
sistema político democrático o republicano, como la igualdad, la
fraternidad y la libertad.

Ejemplos de valores morales


La generosidad es la ayuda que se da sin esperar nada a cambio.

Los valores morales son diversos, pero una lista general implica los siguientes:

 Bondad. Capacidad para hacer el bien desinteresadamente.


 Generosidad. La entrega de los recursos y deseos propios a otro, sin
esperar nada a cambio.
 Compasión. La capacidad para condolerse de otro, de sentir su dolor
como propio.
 Virtud. La incorruptibilidad, el compromiso con el bien supremo por
encima de los beneficios personales.
 Lealtad. Retribuir a aquellos que son semejantes a nosotros o nos han
hecho bien.
 Tolerancia. La capacidad para convivir con quienes sean distintos o
piensen diferente de manera pacífica.
 Honestidad. El compromiso con la verdad y la entereza.
 Humildad. Tener conocimiento de las propias limitaciones y aceptarlas.

Valores éticos
Los valores morales se distinguen de los valores cívicos o de los valores éticos,
en que los primeros son de tipo absoluto, vinculados con nociones un poco
abstractas del bien y del mal. Los valores éticos, en cambio, están vinculados
con la responsabilidad en el ejercicio de una profesión, o en el
comportamiento vinculado a situaciones específicas que pueden resultar
problemáticas para la sociedad considerando su tradición moral, religiosa, etc.

Así, cuando hablamos de bioética para pensar los dilemas de la ciencia


contemporánea en la vida del ser humano, no estamos pensando en el bien y
el mal, sino en las implicaciones que ciertas decisiones puedan tener para la
sociedad como conjunto. Lo mismo ocurre con los códigos éticos profesionales,
que rigen el uso responsable de los conocimientos impartidos a un profesional
de una materia.

¿Qué es una virtud?


Se entiende por virtudes o virtudes humanas al conjunto de rasgos que
una persona posee o practica y que responden a una cierta consideración
social de lo deseable, sustentada en otros valores como el bien, la verdad,
la justicia y la belleza.

Para decirlo de otra manera, una persona virtuosa es aquella que está
dispuesta a actuar de acuerdo a ciertos conceptos previos de lo moral. Por otro
lado, dependiendo del contexto, este término puede tener que ver con lo
religioso.

La idea misma de virtud puede cambiar en el tiempo y de acuerdo a


cada cultura, conforme al modo en que cambia también el concepto de lo
moral, o sea, de lo bueno, lo justo y lo bello. Por ejemplo, en
la Antigüedad Clásica se le daba mucha importancia a la virtud (areté),
considerada como la plenitud y perfección de la naturaleza, especialmente
la humana.

De hecho, para los antiguos griegos la virtud fue siempre un tema de debate.


Sócrates, Platón y Aristóteles y las distintas escuelas filosóficas griegas
plantearon su propio método hacia una existencia virtuosa, o sea, plena,
verdadera, buena.

Todo ello cambió durante el Medioevo, dado que el cristianismo impuso en


Occidente todo y parte de Oriente sus propias nociones de la moral y de lo
bueno, así como sus propias virtudes, que giraban en torno a la fe y la
veneración del dios monoteísta.

Actualmente es común emplear el término virtudes como un antónimo de


defectos.

Virtudes teologales
Se conoce como virtudes teologales aquellas que la Iglesia Cristiana
implantó mediante su culto, al menos conforme a la teología católica. Estas
virtudes son tres:

 Fe. La seguridad y confianza expresas en el culto y la doctrina de


Jesucristo, sin necesidad de pruebas o demostraciones de ningún tipo.
 Esperanza. La entrega a la espera de la justicia divina y de la
realización del reino de Dios en la Tierra que conducirá a la vida eterna.
 Caridad. La capacidad de amar al prójimo como se ama uno a sí mismo,
mediante la práctica del bien y la generosidad fraterna.

Además de esas tres virtudes básicas, existen las llamadas virtudes


cardinales que pertenecen a muchas otras religiones y no sólo el
cristianismo. Estas virtudes sobre las que descansa la moralidad humana son
cuatro:

 Templanza. La moderación en el goce de los placeres y la procura de


un equilibrio vital.
 Prudencia. El respeto y la adecuación a la hora de lidiar o comunicarse
con los demás.
 Fortaleza. La capacidad para sobreponerse al temor y a la temeridad, y
soportar los dolores mundanos.
 Justicia. El empeño en velar por el bien común de toda la sociedad.

Virtudes y valores
No siempre es fácil distinguir entre virtudes y valores, dado que ambos
términos aluden a rasgos esencialmente deseados en la persona. Una
persona virtuosa y una persona “de valores” pueden ser comúnmente lo
mismo.

Sin embargo, las virtudes se refieren a conceptos metafísicos como lo


bueno, lo justo o lo hermoso. Los valores, en cambio, se refieren a rasgos
mucho más acotados, predefinidos de antemano y que se le añaden a la
persona o al objeto en cuestión.

Dicho de modo más simple, las virtudes son conceptos más o menos
universales en un momento histórico y cultural determinado, mientras que los
valores pueden definirse en circunstancias mucho más concretas.

Los valores de una empresa, por ejemplo, son aquellos que se definen a la


hora de concebirla y que constituyen su guía moral. Por otro lado, los valores
espirituales, valores culturales o valores sociales hacen alusión a distintas
valoraciones que en una religión, cultura o sociedad hacen de la conducta y las
formas de ser de los individuos.

Es por eso que las virtudes se conectan con un concepto divino, mientras que
los valores pueden aplicarse a cosas mucho más mundanas.

Virtudes y defectos
Si las virtudes son los rasgos moralmente elevados del ser humano, aquellos
que deseamos en nosotros y en el prójimo. En cambio, los defectos son las
falencias, los errores y los vicios que aspiramos a combatir en nosotros
mismos y en los demás, ya que contradicen los principios de lo bueno, lo justo
y lo verdadero.

Comúnmente se considera a los defectos como imperfecciones, es decir,


rasgos que todos poseemos y que evidencian nuestra falta de cualidades
morales, tal y como indica la etimología de la palabra, proveniente del
latín deficere (“faltar”).

¿Qué son los valores humanos?


Los valores refieren características, cualidades y propiedades de
una persona, un objeto o una acción que se consideran positivas o que
poseen una gran importancia en su contexto. Como muchos otros términos,
esta palabra contiene diversas acepciones con distintas características cada
una.
Los valores humanos son aquellos conceptos universales que influyen en el
comportamiento de las personas, y que se pueden hallar en todas
las culturas y sociedades, respecto a lo que se considera correcto e incorrecto.

Estos valores tienen como función elevar a la vida humana en su máxima


expresión y máxima capacidad. Suelen tener relación con
conceptos éticos y morales, incluso con posturas filosóficas y religiosas.

Tipos de valores humanos.

Los siguientes son ejemplos que conforman a los valores humanos:

 Honestidad. Es una cualidad de los seres humanos en la que la


persona decide actuar siempre tomando como base la verdad y la
auténtica justicia. De esta manera, le tendría dar lo que le corresponde a
todas las personas, incluyendo a ella misma. Para ser honesto se
necesita ser genuino, auténtico y, fundamentalmente, ser una persona
objetiva. Ser honesto es respetar a los otros tanto como a uno mismo.
 Puntualidad. Es el valor que ocurre cuando se hace el esfuerzo de estar
a tiempo en el lugar debido para cumplir con ciertas obligaciones, ya sea
una reunión en el trabajo, una salida con amigos o un trabajo al que nos
comprometimos entregar a tiempo. La puntualidad es una característica
elemental para la convivencia con las personas que nos rodean y para
poder alcanzar las metas y los compromisos que asumimos. Siempre
obtendremos buenos resultados si somos puntuales ya que nos permite
conseguir más trabajos, desempeñar de una manera más productiva
nuestro labor y además, lograremos que tengan más confianza en
nosotros.
 Responsabilidad. A pesar de que esta cualidad sea de vital
importancia, es más común que las personas noten la irresponsabilidad
en los otros que cuando realizan las cosas como deben ser. Ser
responsable es poder cumplir con obligaciones tanto morales como
legales con las que se hayan comprometido con anterioridad. El
resultado más positivo de la responsabilidad es que se puede obtener la
confianza plena de los demás, en cualquier ámbito en el que las
personas se relacionan.
 Humildad. Es una cualidad de aquellas personas que son modestas y
respetuosas. Según definiciones religiosas así como también filosóficas,
la humildad tiene relación con la ausencia del ego.
 Justicia. En primer lugar, se la considera como el acto de ser justo y, a
su vez, equitativo. Es la rectitud moral que se basa en la ética,
el derecho, la racionalidad, la ley natural, la equidad o la religión.
 Amor. Es una virtud totalmente emocional, en la que se unen las
expresiones y las actitudes importantes y desinteresadas reflejadas en
aquellas personas que poseen esta cualidad.
 Paz. Este estado ocurre únicamente cuando no permanecen conflictos
relacionados con la violencia. Su principal característica es la
tranquilidad y tiene como objetivo no sentir temor a la violencia. A su
vez, se puede explicar como la ausencia de hostilidad.
 No-violencia. Es una ideología y una práctica ético-política que tiene
como fin rechazar el uso de la violencia y la agresión como herramienta
para solucionar un conflicto. La principal razón de este rechazo es
porque afirman que la violencia lo único que genera como resultado es
más violencia. Tiene como principal objetivo humanizar a las distintas
sociedades al apostar y valorar la vida y así ignorar y prevenir los
conflictos.