Está en la página 1de 1

Integridad,

una característica de los verdaderos cristianos


“4 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la
verdad no está en él;5 pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor
de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que
permanece en él, debe andar como él anduvo”. 1ra Juan 2:4-6

Los cristianos estamos llamados a ser como Jesús. En Cristo, somos nuevas criaturas,
pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado, para
que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo.
Además, por Cristo, tenemos la permanencia del Espíritu Santo obrando en nosotros,
santificándonos y haciéndonos más como Jesús.

Un cristiano íntegro es aquel que vive lo que cree y lo que confiesa; es aquella persona
que demuestra su fe en Jesús, a través de todo lo que hace. Ama estudiar y obedecer los
mandamientos de Dios.

Nuestra naturaleza es pecadora y engañosa, pero el Espíritu Santo que habita en el


corazón de cada creyente nos permitirá marcar una diferencia. Él nos provee lo que
nosotros no tenemos por naturaleza. La presencia de Dios en nosotros es la que nos
permite ser personas íntegras, modelos dignos de imitar.