Está en la página 1de 4

Enlace iónico

Qué es un enlace iónico


Un enlace iónico (también llamado enlace electrovalente) es un tipo de
enlace químico que ocurre cuando un átomo cede un electrón al otro, a fin
de que ambos alcancen estabilidad electrónica.

Esta unión normalmente se produce entre elementos metales y no metales


con diferente electronegatividad, lo que significa que los elementos tienen
diferente capacidad para atraer electrones. En general, los elementos
metales están dispuestos a donar un electrón mientras que los no metales
están dispuestos a tomarlo.

Reciben el nombre de enlaces iónicos porque producen iones en su


proceso. Veamos: cuando ocurre la transferencia de electrones entre los
átomos, el donador se convierte en un ion positivo llamado catión, lo que
significa que adquiere carga positiva. Por su parte, el receptor se
transforma en un ion negativo llamado anión.

Los enlaces iónicos son uno de los tres tipos de enlaces químicos que
existen, junto a los enlaces covalentes y los enlaces metálicos. Los iónicos
son los enlaces más comunes que intervienen en la formación de
compuestos inorgánicos.

Características de los enlaces iónicos


Las características de los enlaces iónicos se relacionan con los elementos
que intervienen en ellos, el proceso de unión y su resultado.

 Se producen entre elementos metales (grupos I y II) y no metales


(grupos VI y VII) de la tabla periódica.
 Los átomos que los forman deben tener diferencias de
electronegatividad entre sí.
 Son producto de una transferencia de electrones.
 Sus átomos se transforman en cationes y aniones tras la
transferencia de electrones, lo que da lugar al enlace.
 Son enlaces fuertes, pero rígidos, debido a la atracción entre cargas
negativas y positivas.

Propiedades de un enlace iónico


Los compuestos formados por enlaces iónicos presentan una serie de
propiedades como resultado de la fuerte atracción entre cargas que se
produce en dichos enlaces, determinando su comportamiento químico. A
saber.

 Son neutros en estado sólido: cuando están en estado sólido, la


carga eléctrica de los enlaces iónicos es neutra.
 Suelen cristalizarse: debido a la estructura tridimensional de un
enlace iónico, estos favorecen redes cristalizadas frágiles.
 Altos puntos de ebullición y fusión (300º C a 1000º C): ya que existe
una fuerza de atracción muy potente entre los iones, estos deben
someterse a altos puntos de fusión o ebullición para modificar su
estado.
 Sólidos en temperaturas entre 20º C y 30º C: en consecuencia de lo
anterior, los enlaces iónicos suelen ser sólidos a temperatura
ambiente.
 Buenos conductores de electricidad: los enlaces iónicos son
buenos conductores de electricidad siempre que estén disueltos en
agua.
Cómo se forma un enlace iónico
Cuando un elemento metal y otro no metal se aproximan, buscan la
estabilidad electrónica. El metal estará dispuesto a donar un electrón de
valencia de su capa más externa, mientras que el no metal estará dispuesto
a recibir dicho electrón en su capa más externa.

Una vez que el elemento metal transfiere su electrón, adquiere una carga
positiva, esto es, se convierte en un catión (ión positivo). Por su parte, el no
metal adquiere una carga negativa al recibir el electrón y así se convierte en
un anión (ión negativo).

Las cargas positiva y negativa de los iones genera inmediatamente una


fuerza de atracción que los une. Así, se consolida un enlace iónico.

Proceso de formación de un enlace iónico


Por ejemplo, el sodio (Na) tiene un electrón de valencia en la última capa
electrónica, mientras que el cloro (Cl) tiene siete. Cuando el sodio y el cloro
se aproximan, el sodio cede su electrón al cloro. Este, suma entonces 8
electrones de valencia.
Cuando el sodio pierde su electrón, gana una carga positiva y se convierte
en un catión. Cuando el cloro gana un electrón, se hace negativo y se
convierte en un anión.
Dado que las cargas positivas y negativas se atraen, ambos iones se unen
formando un enlace iónico. Este compuesto en particular, formado a partir
de enlaces iónicos, es cloruro de sodio (NaCl), nombre químico de la sal de
mesa.

Ejemplo de proceso de formación de un enlace iónico de cloruro de sodio (sal de mesa).


Ver también: Ion

Ejemplos de enlaces iónicos


1. Bromuro de potasio (KBr), componente de medicamentos
homeopáticos, sedantes, anticonvulsivo, diurético, etc.
2. Carbonato de calcio (CaCO3), usos médicos como antiácido,
digestivo, entre otros.
3. Cloruro de amonio (NH4Cl), base de fertilizante.
4. Cloruro de magnesio (MgCl2), entre cuyas propiedades está ser
anticongelante.
5. Cloruro de manganeso (MnCl2), usado en la producción de pinturas,
barnices, desinfectantes, etc.
6. Cloruro de sodio (NaCl), sal de mesa común.
7. Dicromato de potasio (K2Cr2O7), usado en fabricación de pigmentos,
tratamiento del cuero, tratamiento de metales, etc.
8. Fluoruro de litio (LiF), usado en la fabricación de vidrios, cristales,
esmaltes y cerámicas.
9. Fosfato disódico (Na2HPO4), muy usado como estabilizante de
productos cárnicos.
10.Hidróxido de potasio (KOH), se usa en jabones, detergentes,
fertilizantes, etc.
11.Hidróxido de zinc (Zn(OH)2), muy usado para tratamientos cutáneos,
como cremas y bronceadores.
12.Hipoclorito de sodio (NaClO), útil en la desinfección del agua.
13.Ioduro de potasio (KI), usado como base de la sal yodada
14.Nitrato de calcio (Ca(NO3)2), aplicado en el tratamiento de aguas
residuales.
15.Nitrato de plata (AgNO3), permite detectar cloruro en otras
soluciones. Sirve como cauterizante de lesiones diversas.
16.Óxido de Calcio (CaO), cal.
17.Óxido de hierro II (FeO), base para pigmentos de cosméticos y
tintes corporales.
18.Óxido de magnesio (MgO), laxante y antiácido normalmente
conocido como leche de magnesia.
19.Sulfato de cobre (CuSO4), sirve como fiungicida, limpiador de
piscinas y componente de la alimentación animal.
20.Sulfato de potasio (K2SO4), tiene aplicaciones como fertilizante y es
un componente de algunos materiales de construcción.
Diferencia entre enlaces iónicos y enlaces
covalentes
A la izquierda, podemos ver al sodio (Na) transfiriendo un electrón a la molécula de cloro
para formar sal común (NaCl). A la derecha, vemos una molécula de oxígeno compartiendo
un par de electrones con dos moléculas de hidrógeno para formar agua (H2O).
La diferencia más importante entre enlaces iónicos y covalentes reside en
que los enlaces iónicos transfieren un electrón de un átomo al otro. En
cambio, en los enlaces covalentes los átomos comparten un par de
electrones.

Los enlaces iónicos se producen normalmente entre elementos metales y


no metales. Los enlaces covalentes solo se establecen entre elementos no
metales.

Otra diferencia radica en el tipo de compuestos que generan ambos


enlaces. La mayor parte de los compuestos inorgánicos están constituidos
por enlaces iónicos. Por su parte, los compuestos orgánicos siempre se
forman con enlaces covalentes.

También podría gustarte