Está en la página 1de 4

Jeremias 18

Una perspectiva de lo que es estar en las manos de Dios.

No es lo mismo vivir la consecuencia de las decisiones que tomamos


diariamente fuera de los caminos de Dios.

¿Qué pasa cuando estoy en los caminos de Dios y me aconteces cosas que no
entiendo? ¿Por qué en los caminos de Dios también sufro vicisitudes y
pruebas?

El Señor trata con el profeta Jeremías y lo lleva a la casa del alfarero V 2,


Levántate y desciende.

Porque en los problemas y sufrimientos nos decaemos, viene la tristeza.

El Señor lo lleva con el alfarero y le da una lección. La vasija eres tú y el


alfarero soy yo, dice el Señor. La vasija somos nosotros y mientras el alfarero
trabaja con la vasija, mientras está girando y girando en esa mesa, llega el
momento en que se revienta. Aquí hay un gran misterio, cuando nos
quebramos en las manos de Dios. Aunque tú adores al Señor, le ames, le
sirvas con todo tu corazón, en las manos de Dios también se puede romper tu
vida.

Nos han enseñado que cuando nos convertimos en cristianos, que cuando
andemos en los caminos de Dios, todo va a estar bien. Tu solo pídele a Dios y
todo va a estar de lujo.

Llega ese momento cuando estas sirviendo al Dios maravilloso, omnipotente,


omnisciente pero de repente todo se derrumba. Estás metido con el Señor y
piensas: no me puede pasar nada malo en sus manos, pero de repente se
rompe la vasija en las manos de Dios.

Aunque ames a Dios y le sirvas, aunque le adores y seas fiel, en las manos de
Dios también se puede romper tu vida.

Comprende esto no es fácil.

Aquí el punto es no saber si se quiebra o no, más bien es saber en las manos
de quien estamos. Si usted está fuera de los caminos de Dios tiene un
problema muy serio. Las tribulaciones van a ser cosa muy terrible en su vida,
usted se va a sentir solo.

La doctrina de la prosperidad te dice que si no tienes un auto del año, entonces


Dios no está contigo. Si no estás bien es porque Dios esta juzgándote, es
porque tienes problemas espirituales. Si tu negocio no anda bien, es porque
Dios no está contigo.
Mucha gente se desanima y se sienten culpables delante de Dios y piensan, mi
vida no vale la pena de que Dios me bendiga. Hay cristianos que son
engañados.

Veamos qué tan importante es entender lo que dice el Salmo 34:19, Muchas
son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová.

Sus hijos hagan lo que hagan, usted siempre los amarán. Así es Dios con
nosotros.

EL ENGAÑO DEL DIABLO

El diablo nos hace creer que Dios no está de nuestro lado. Pero Él siempre va
a estar ahí.

El diablo tentó a Jesús: Mateo 4:3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres


Hijo de Dios…

- “Eres hijo de Dios”, ¿cómo es posible que estés sufriendo de hambre?

Hermano, ¿Cómo es posible que estés teniendo esos problemas?

- El diablo te mete eso en la cabeza: “¿Si eres hijo de Dios! Para que
sufrir? Para que ir a la cruz?

Qué bueno que Jesús no le hizo caso, porque el diablo es un mentiroso desde
el principio.

Los hijos de Dios, siempre serán amados por su Padre. El Padre siempre está
esperando a sus hijos.

Mateo 7:11, Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a
vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará
cosas buenas a los que le piden?

EL OTRO ENEMIGO ES EL MUNDO

Mateo 27:38-40

Entonces crucificaron con él a dos ladrones, uno a la derecha, y otro a la


izquierda. Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza, y
diciendo: Tú que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate a
ti mismo; si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz.

Cuando Jesús estaba en la cruz, la gente que primero lo siguió, vieron sus
milagros, escucharon su mensaje, ahora lo ve en la cruz y lo injuriaban.

Dios el Padre siempre estuvo con Jesús, todo el tiempo. Si Jesús hubiera
hecho caso al mundo, que lo estuvo siguiendo, al diablo, que estaba usando al
mundo. ¿Qué hubiera pasado?
Si usted le hace caso a lo que la gente dice, - “Cuando no eras cristiano
estabas mejor, antes te iba bien en todo”. Si usted escucha las voces de otros,
se va a desanimar.

¿Cree usted que ha valido la pena salirse del mundo y seguir a Cristo?

El punto es que siempre estamos en las manos del alfarero, en las manos de
Dios.

Jueces 6:12 Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está


contigo, varón esforzado y valiente.

El no era ni esforzado ni era valiente, era el más cobarde de toda la tribu.

Dios no está viendo lo que es Jedeon en ese momento, está viendo lo que irá a
ser cuando se deje moldear por Dios. El Señor siempre ve más adelante. Te
dice lo que eres y lo que vas a ser.

Si Dios está contigo porque te pasa todo esto.

La duda en la vida de Jedeon, El señor nos ha desamaprado. La duda es


tremenda.

No sabemos como vivir en las manos de Dios, cuando las cosas van mal
creemos que algo está pasando, pensamos que son consecuencias, a veces
es lo que hay en nuesra propia mente..

La vasija se rompió en las manos del alfarero.

¿A caso Dios no puede permitirlo, acaso no puede dejarlo? No puede pasarle


eso a El, si Dios es perfecto.

TAMBIEN SU HERMANO EN LA FE

Es el más terrible.

Job, está sufriendo, ha perdido su salud, su familia, pierde sus negocios.

Job. 1:1, Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre
perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

Lectura, Job 1:1-22

Job estaba en las manos del alfarero. Pero le llegaron pruebas muy duras a su
vida.

Llega Elifas y le dice: Job 22:1-5, Respondió Elifaz temanita, y dijo:

¿Traerá el hombre provecho a Dios?

Al contrario, para sí mismo es provechoso el hombre sabio.


¿Tiene contentamiento el Omnipotente en que tú seas justificado,

O provecho de que tú hagas perfectos tus caminos?

¿Acaso te castiga,

O viene a juicio contigo, a causa de tu piedad?

Por cierto tu malicia es grande,

Y tus maldades no tienen fin.

Si se tratara de que cayera un bona donde hay pecado, prepárese. Caerian por
todos lados.

Dios envió a su Hijo por nosotros, no quería destruirnos sino rescatarnos y


salvarnos. ¿Quiénes somos nosotros para estar levantando juicios contra
nuestros hermanos?

Dar ánimo no es fácil. A veces es mejor no decir nada. Tal vez tu hermano
perdió su trabajo, perdió su salud, o tiene problemas serios muy delicados. Tal
vez la pérdida de un ser querido. Los cristianos pasamos por muchas cosas en la
vida. Debemos ser sabios al animar, al consolar, al acercarnos con nuestros
hermanos en la fe.

Dios es grande y está trabajando en tu vida. Lo que El hace tiene una razón. En
todas las situaciones que pases, Dios está ahí. La tribulación es parte del
crecimiento del cristiano, nos lleva a la madurez.

Dios no se ha rendido con usted. Dios espera el crecimiento y la madurez en su


vida.

También podría gustarte