Está en la página 1de 4

Concepto de relación de Dios con el hombre en la historia

 El Catecismo de la Iglesia Católica, en el numeral 27 haciendo referencia a este tema nos

dice que “El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha

sido creado por Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí, y sólo en

Dios encontrará el hombre la verdad y la dicha que no cesa de buscar” Santo Tomás de

Aquino define que el hombre, en tanto es naturaleza racional, tiene como fin propio y

natural la visión de Dios. Y en la Suma Teológica explicará que “la imagen de Dios en el

alma (del hombre) se tiene en cuanto que es llevada o puede ser llevada a Dios”

El aporte de la teología, características diferenciadoras

Dos elementos son importantes a este respecto: que la creación es un don “interior” al

hombre y lo constituye como un ser orientado a Dios, es decir, la creación es proyecto de

comunión. Efectivamente, la creación, por la cual el hombre es, lo define permanentemente

como criatura, y, en concreto, como una criatura constitutiva y totalmente referida a Dios,

Ser imagen significa para el hombre dependencia de Dios y apertura a Él. De esta manera,

hay ya en el hombre una realidad que permite que pueda no solo conocer a Dios, sino, de

algún modo, reconocerlo y, en eso, reconocerse. La realidad humana queda constituida por

su pertenencia a la creación y su apertura a lo eterno. No son dos realidades del hombre,

sino dos dimensiones constitutivas de lo que el hombre es, que hacen referencia a la

distinción natural y sobrenatural.

Por sí mismo, el hombre no solo no alcanza su fin, sino que no reconoce ese fin. En este

sentido, el hombre está totalmente referido a la relación con Dios, de modo que, si Dios no
se manifiesta en su existencia, el hombre no puede descubrir la profundidad y orientación

de su dinamismo: “Es la libre voluntad del donador la que despierta el deseo en aquel que

quiere alcanzar

Desde la lo espiritual:

La existencia del hombre “imagen” tiene unidad y sentido en Cristo. Y no solo como una

realidad exterior y más allá del hombre que pueda dar valor a su vida e historia, sino porque

el hombre está interiormente modelado en Cristo y en vistas al encuentro con Cristo,  El

hombre recibe a Cristo como aquel en quien se cumplen todas sus aspiraciones y, al mismo

tiempo, en quien es superado todo lo que el hombre puede esperar y suponer, pues en Cristo

se da, concretamente en la historia y la existencia del hombre, aquel nuevo principio que es

más que un aumento de ser, que es la novedad del don que realiza la participación del

hombre en la vida divina.

Vida practica

La persona humana es un ser social por naturaleza, por tanto, es fundamental la dimensión

relacional del ser humano. De ahí que, es importante conocer y profundizar la relación que

existe entre Dios y la persona humana. Para lo cual, en un primer momento del presente

trabajo, se contemplará el actuar de Dios en nuestro mundo y en un segundo momento se

tratará del llamado que trasciende en el ser humano como consecuencia del actuar divino.
Explicación a niño de 8 años:
La relación con los demás
Dios creó la familia y su será en respuesta a
plan es que seamos reconocernos amados por
felices, con el mensaje de Dios y decidir amarle
amor de Jesús primero a él y luego a quién
está a mi lado.

Esa relación de Dios con


nosotros en Jesús
Dios es nuestro debemos cuidarla, con un
padre y a todos nos buen comportamiento
ama por eso me
envió
Bibliografía

Catecismo, primera parte, La profesión de la fe, Primera Sección, Capítulo Primero,

26–49. (2000, 22 noviembre). www.vatican.va.

https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s1c1_sp.html

Cobo, S. (2011, 23 marzo). La imagen de Dios en el hombre en la teología de lo

Sobrenatural de Henri de Lubac. http://www.scielo.org.bo/.

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0049-

34492018000200171#fn29

soy creación única. (2000, 10 junio). http://educacion.editorialaces.com/.

http://educacion.editorialaces.com/wp-content/uploads/2017/01/GD-Sexualidad-4.pdf

También podría gustarte