Está en la página 1de 13

Maicol Mejia 3-12-6517

Aspectos generales sobre la estructura del sistema financiero,


monetario y bancario dominicano.

El Sistema Financiero y Monetario de la República Dominicana ha tenido varias


inestabilidades económicas, si así podría decirse, por ejemplo es curioso saber,
que el billete dólar norteamericano circuló con carácter exclusivo hasta la
reforma bancaria y monetaria de 1947, en la primera etapa de vigencia del
sistema monetario dicha moneda circuló juntamente con el
"peso oro dominicano". Posteriormente, al ponerse en vigencia la segunda
etapa, los billetes norteamericanos fueron retirados de circulación. Sin Embargo,
los primeros indicios de regulación bancaria en República Dominicana aparecen
con el surgimiento del Banco Nacional de Santo Domingo, S. A. en el año 1869.

En 1909 el Estado Dominicano promulga la primera Ley General de Bancos,


donde se establecen regulaciones específicas para Bancos Hipotecarios,
Emisores y Refaccionarios y surgen instituciones de crédito con las
características de bancos comerciales, bajo la supervisión y control de la
Secretaría de Estado de Hacienda y Comercio, denominada hoy Secretaría de
Estado de Finanzas, la cual disponía de interventores nombrados por
el Poder Ejecutivo en cada banco para ejercer su control. Este sistema de
supervisión, se estima, era bien simple considerando lo limitado de
las operaciones comerciales de esa época, cuya función principal consistía en la
autorización de nuevas oficinas.

En el año 1947 se produce en el país una verdadera transformación del sistema


financiero; se crea la Unidad Monetaria Dominicana, el Banco Central y la
Superintendencia de Bancos, esta última bajo la Ley No. 1530 del 9 de octubre
del 1947. Dicha Ley fue modificada y sustituida por la Ley General de Bancos
No. 708, del 14 de abril del 1965 (aunque la Ley No.708 se mantiene vigente, ha
sido modificada en algunos de sus artículos por la Junta Monetaria para
adecuarla a las necesidades y requerimientos de estos tiempos)
El 3 de febrero del 1967, mediante decreto del poder ejecutivo se dictó el
Reglamento N°934 "Reglamento Interior de la Superintendencia de Bancos", en
cuyo contenido se establecieron las funciones del Superintendente de Bancos y
la Organización General de la Superintendencia de Bancos, así como
la Estructura Organizativa formal.

La Administración Monetaria y financiera está compuesta por la Junta


Monetaria, el Banco Central y la Superintendencia de Bancos, siendo La Junta
Monetaria el órgano superior del Banco Central, esta a su vez, dirige
la política monetaria, crediticia y cambiaria de la Nación. Están entre sus
funciones: establecer el encaje legal aplicable a los bancos comerciales y demás
entidades del sistema bancario nacional; fijar las tasas máximas
de interés descuentos y comisiones que podrán cobrar o reconocer los bancos
sobre las distintas clases de operaciones activas y pasivas de las entidades del
sistema; autorizar la emisión de títulos de valores; autorizar la concesión de
facilidades crediticias del Banco Central a los bancos comerciales, a
las sociedades financieras de empresas que promueven el desarrollo económico
y al Banco Agrícola; autorizar la formalización de obligaciones en moneda
extranjera por parte de las entidades públicas y privadas; aprueba
el Presupuesto Anual de Ingresos y Egresos de dicha institución; autoriza la
apertura de nuevos bancos comerciales, sociedades financieras y de préstamos
de menor cuantía en el territorio nacional; autoriza la impresión de billetes y la
acuñación de monedas divisionarias, autoriza la incineración de billetes del
Banco Central, dicta el Reglamento del Banco Central y sus modificaciones.

El Banco Central es una entidad pública con personalidad jurídica propia, este
esta exento de impuestos, tasa o contribuciones ya sean nacionales o
municipales. Tiene por función ejecutar las políticas monetarias, cambiaria y
financiera, de acuerdo con el programa monetario aprobado por la Junta
Monetaria y mediante el uso de instrumentos establecidos. Corresponde a este
la supervisión y liquidación final de los sistemas de pagos, así como
del mercado interbancario. Es función del Banco Central compilar y elaborar
las estadísticas de balanza de pagos, del sector monetario y financiero. También
corresponden al Banco Central la imposición de sanciones por deficiencias en el
encaje legal, incumplimiento de las normas de funcionamiento de los sistemas
de pagos, violación del deber de información.; emitir billetes y monedas en el
territorio nacional, sujeto a las disposiciones de la Constitución de la República y
las Leyes Monetaria y Orgánica; contrarrestar toda tendencia inflacionaria o
deflacionaria perjudicial a los intereses permanentes de la Nación. En el Orden
Internacional: Crear las condiciones para mantener el valor externo y
la convertibilidad de la moneda nacional; Administrar eficientemente las
reservas internacionales del país, a fin de preservar su seguridad, asegurar una
adecuada liquidez y al mismo tiempo una eficiente rentabilidad; registrar las
operaciones relativas a la deuda externa tanto del sector público como del
sector privado y servir de agente financiero del Gobierno para el pago de la
misma; efectuar las operaciones de cambio que ponen a su cargo las leyes
vigentes y/o las resoluciones que a tal efecto dicte la Junta Monetaria.

Por último, pero no menos importante, tenemos como otro órgano


perteneciente al sistema monetario que es La Superintendencia de Bancos:
Entidad pública de derecho público con personalidad jurídica propia. Esta al
igual que el banco central está exenta de impuestos. Además de estos
beneficios disfrutará de franquicia postal y telegráfica. La Superintendencia de
Bancos tiene por función realizar con plena autonomía funcional, la supervisión
de las entidades de intermediación financiera, con el objeto de verificar el
cumplimiento por parte de dichas entidades de lo dispuesto en la ley,
reglamentos, instructivos y circulares; requerir la constitución de provisiones
para cubrir riesgos; exigir la regularización de los incumplimientos a las
disposiciones legales y reglamentarias vigentes; e imponer las correspondientes
sanciones, a excepción de las que aplique el Banco Central en virtud de la Ley.
También le corresponde proponer las autorizaciones o revocaciones de
entidades financieras que deba evaluar la Junta Monetaria.

Una fase importante en el sistema monetario de un país es su Política


Monetaria, la cual es la encargada de formular los objetivos, señalando los
instrumentos adecuados para el control que ejerce el Estado sobre la moneda y
el crédito. Su principal objetivo es velar por la estabilidad económica de un país;
sus medidas deben ser de carácter preventivo, medidas que tiendan a lograr y
mantener una situación económica de pleno empleo a un nivel
de precios estable. Por tanto, el pleno empleo y el nivel razonable de precios se
suman al objetivo básico de la política monetaria para mantener una adecuada
política económica.
Funciones generales de las instituciones y leyes que la regulan.

La Administración Monetaria y Financiera está compuesta por la Junta


Monetaria, el Banco Central y la Superintendencia de Bancos, siendo la Junta
Monetaria el órgano superior de ambas entidades. La Administración Monetaria
y Financiera goza de autonomía funcional, organizativa y presupuestaria para el
cumplimiento de las funciones que establece la Ley No.183-02 del 21 de
noviembre de 2002.

Las atribuciones que la Ley No.183-02 encomienda a la Administración


Monetaria y Financiero son irrenunciables y sólo podrán ser ejercidas por la
misma de conformidad con lo dispuesto en esta Ley. La Administración
Monetaria y Financiera sólo tendrá capacidad para realizar aquello que esta Ley
le encomienda.

Ley Monetaria y Financiera. Sección III. Artículo 10. Composición de la Junta


Monetaria.

La Junta Monetaria está integrada por tres (3) miembros ex oficio y seis (6)
miembros designados por tiempo determinado. Son miembros ex oficio: el
Gobernador del Banco Central, quien la presidirá, el secretario de Estado de
Finanzas y el Superintendente de Bancos. Al presidente de la Junta Monetaria le
corresponderá la representación oficial y exclusiva de la Junta Monetaria, sin
que pueda delegarla en ningún miembro de la misma.

Ley Monetaria y Financiera. Sección III. Artículo 9. Atribuciones de la Junta


Monetaria.

a. Determinar las políticas monetaria, cambiaria y financiera de la Nación


conforme a lo dispuesto en esta Ley y de acuerdo con los objetivos
regulatorios del Artículo 2 de la presente Ley.

b. Aprobar el Programa Monetario de conformidad con el objetivo


establecido en el Artículo 2 de esta Ley, así como el conocimiento y
fiscalización regular de su grado de ejecución.
c. Dictar los Reglamentos Monetarios y Financieros para el desarrollo de la
presente Ley.

d. Aprobar los Reglamentos Internos del Banco Central y de la


Superintendencia de Bancos, así como la estructura orgánica de dichas
entidades a propuesta de las mismas.

e. Aprobar los presupuestos del Banco Central y de la Superintendencia de


Bancos.

f. Otorgar y revocar la autorización para funcionar como entidad de


intermediación financiera, así como autorizarlas fusiones, absorciones,
escisiones y figuras análogas entre entidades de intermediación
financiera y propuesta de la Superintendencia de Bancos.

g. Otorgar y revocar la autorización para funcionar como entidad de


intermediación cambiaria, así como autorizar las fusiones, absorciones,
escisiones y figuras análogas entre entidades de intermediación
cambiaria y propuesta de la Superintendencia de Bancos.

h. Conocer y fallar los recursos jerárquicos interpuestos contra los actos


dictados por el Banco Central y la Superintendencia de Bancos en las
materias de sus respectivas competencias.

i. Aprobar y remitir al Poder Ejecutivo las propuestas de modificación de la


legislación monetaria y financiera de acuerdo con lo dispuesto en la
Constitución de la República, así como informarle acerca de las iniciativas
legislativas o de cualquier otra índole que aféctenla sistema monetario y
financiero.

j. Designar, suspender o remover a los funcionarios del Banco Central y la


Superintendencia de Bancos a propuesta del Gobernador y del
Superintendente de Bancos, según corresponda.

k. Designar al Contralor del Banco Central y al de la Superintendencia de


Bancos.

l. Desempeñar las otras funciones que la presente Ley encomiende a la


Administración Monetaria y Financiera y que no hayan sido atribuidas
expresamente al Banco Central y a la Superintendencia de Bancos. Las
funciones a las que hace referencia este literal podrán ser delegadas por
la Junta Monetaria en el Banco Central o en la Superintendencia de
Bancos.

Ley Monetaria y Financiera. Sección III. Artículo 9. Atribuciones de la Junta


Monetaria.
Las sesiones de la Junta Monetaria serán convocadas por su presidente, quien
fijará el Orden del Día, cuando menos una (1) vez al mes, o cuando lo soliciten
por escrito fundadamente al presidente de la misma, al menos cuatro (4)
miembros por tiempo determinado.

El Código Monetario y la Globalización Financiera

Las reformas en el sistema financiero que se han ido produciendo en la R.D.


tienen un soporte legal en el anteproyecto de ley del Código, Monetario
Financiero. Dicho código, aunque no ha. sido convertido en ley, en la práctica se
ha estado ejecutando por resoluciones emanadas de la junta Monetaria
particularmente en lo que encierra a la banca privada.

Es bajo esta prerrogativa que en la actualidad existen once entidades que


operan como multibanca: Banco Popular, Nacional de Crédito, Gerencial y
Fiduciario, BHD, Intercontinental, Citibank, N.A., Nova Scotia, Mercantil, banco
Popular.

Por otro lado, los literales C y D del capítulo 44 introducen una variante
significativa en cuanto a la composición de los miembros de la Junta Monetaria.
En efecto una vez entrado en vigencia el Código, el número de miembros de la
Junta monetaria se elevaría a 9 en vez de los 7 que tiene.

En consecuencia, el Gobernador del Banco Central seguiría siendo el presidente


de la Junta Monetaria (exoficio), el Secretario de Estado de Finanzas, miembro
exoficio, por primera vez el Secretario Técnico de la presidencia pasaría a ser
miembro del organismo en sustitución del Secretario de Industria y Comercio
que quedaría excluido, y los otros seis miembros están nombrados por el Poder
Ejecutivo.

En cuanto a la Superintendencia de Bancos el artículo No 121 del Código


Monetario Financiero le concedería la descentralización, ya que en la actualidad
dicha institución depende de la Secretarla de Finanzas.

El artículo 123 del Código establece la creación de un Consejo de directores


para la Superintendencia de Bancos el cual estaría presidido pot. El incúmbete
de esta institución y completado por el Gobernador del Banco Central, el
secretario de' Estado de Finanzas y dos miembros Mas nombrados por el Poder
Ejecutivo.

El establecimiento del Consejo de directores garantiza que la Superintendencia


de Bancos se maneje con mayor transparencia y las decisiones que puedan
tomarse tengan mayor ponderación. Sin embargo, resulta que el artículo 134
del código presenta un obstáculo a la transparencia, ya que faculta al
Superintendente de Bancos a set el liquidador tónico de las entidades en
liquidación y sindico de la quiebra (administrador) cuando las entidades;
bancarias entrenen quiebra.

El Código Monetario y su Relación con Otras Leyes

El Código Monetario Financiero se relaciona con otras legislaciones de carácter


económico de reciente creación, tal como es el caso de la Ley 1ó-95
sobre inversión extranjera.

Entre la ley 01 ó-95 del Código monetario Financiero se establece un vínculo


muy estrecho ya que las facilidades de inversión extranjera que señala la ley en
cuestión guarda una armonía con el articulo 172 y siguientes del Código.
Además, que en los literales 74 y B se resalta una relación interna con el
funcionamiento del sistema múltiple de bancos.

A pesar de la relación positiva entre el Código Monetario Financiero y la ley


sobre inversión extranjera, no sucede de igual modo, con las leyes 292y 1 71
sobre los bancos de desarrollo e hipotecarios respectivamente y la Ley 11-92ú
ya que esta elimina los incentivos fiscales de los cuales gozaban los bancos de
desarrollo e hipotecario, lo que concede a una competencia forzosa en el
mercado financiero.

El Código Monetario y la Banca Transfronteriza

La banca transfronteriza se refiere a todas las entidades bancarias de un país


que instalan sucursales en otra nación u operan en calidad de Joint Aventure, de
tal manera que pueden ofrecer servicios bancarios en otros países ú además
que introducen tecnologías de su país de origen.
Ley Monetaria y Financiera. Sección I. De las Entidades de Intermediación
Financiera

Artículo 34.Tipos de Entidades de Intermediación Financiera. Las entidades que


realicen intermediación financiera podrán ser de naturaleza privada o pública. A
su vez, las entidades privadas podrán ser de carácter accionario o no accionario.
Se considerarán para los fines de esta Ley como entidades accionarias,
los Bancos Múltiples y Entidades de Crédito, pudiendo ser estas últimas, Bancos
de Ahorro y Crédito y Corporaciones de Crédito. Asimismo, se considerarán
entidades no accionarias, las Asociaciones de Ahorros y Préstamos y las
Cooperativas de Ahorro y Crédito que realicen intermediación financiera. Los
bancos constituidos con arreglo a la legislación de otros países, que quieran
realizar intermediación financiera en el territorio nacional se sujetarán a lo
dispuesto en el Artículo 39 de esta Ley.

Artículo 35. Régimen Jurídico. Los Bancos Múltiples y Entidades de Crédito que
se constituyan y funcionen de acuerdo a las disposiciones de esta Ley serán
regidas por las disposiciones de este Título III, en tanto que las Entidades
Públicas de Intermediación Financiera, las Asociaciones de Ahorros y Préstamos
y las Cooperativas de Ahorro y Crédito que estén autorizados a realizar
intermediación financiera estarán sujetas a las disposiciones del Título IV de esta
Ley, así como a las Secciones V, VI, VII, VIII y IX de este Título III, en la forma que
reglamentariamente se determine. Las entidades de intermediación financiera,
según corresponda conforme a su naturaleza y los Reglamentos de desarrollo
de la presente Ley, quedarán sometidas a las siguientes disposiciones en cuanto
a inicio y cese de operaciones:

Enlace a Entidades Financieras de la Superintendencia de Bancos

Ley Monetaria y Financiera. Sección II. De los Bancos Múltiples y de las


Entidades de Crédito

Artículo 36. Definiciones. Para los efectos de esta Ley se entenderán


por entidades de intermediación financiera de estructura accionaria, los tipos
siguientes:

a) Bancos Múltiples. Los Bancos Múltiples son aquellas entidades que pueden
captar depósitos del público de inmediata exigibilidad, a la vista o en cuenta
corriente, y realizar todo tipo de operaciones incluidas dentro del catálogo
general de actividades establecido en el Artículo 40 de esta Ley.
b) Entidades de Crédito. Las Entidades de Crédito son aquellas cuyas
captaciones se realizan mediante depósitos de ahorro y a plazo, sujetos a las
disposiciones de la Junta Monetaria y a las condiciones pactadas entre las
partes. En ningún caso dichas entidades podrán captar depósitos a la vista o en
cuenta corriente. Las Entidades de Crédito se dividirán en dos (2) categorías:
Bancos de Ahorro y Crédito y Corporaciones de Crédito y podrán realizar las
operaciones incluidas en los Artículos 42 y 43 de esta Ley.

Ley Monetaria y Financiera. Sección V. De la Superintendencia de Bancos

Artículo 18. Naturaleza. La Superintendencia de Bancos es una entidad pública


de Derecho Público con personalidad jurídica propia. Tiene su domicilio en su
oficina principal de Santo Domingo, Distrito Nacional, Capital de la República
Dominicana, pudiendo establecer otras oficinas dentro del territorio nacional. La
Superintendencia de Bancos está exenta de toda clase de impuestos, derechos,
tasas o contribuciones, nacionales o municipales y en general, de toda carga
contributiva que incida sobre sus bienes u operaciones. La Superintendencia de
Bancos disfrutará, además, de franquicia postal y telegráfica. Contratará la
adquisición de bienes y prestación de servicios necesarios para su
funcionamiento con arreglo a los principios generales de la contratación pública
y en especial de acuerdo a los principios de publicidad, concurrencia y
transparencia, conforme Reglamento dictado por la Junta Monetaria.

Artículo 19. Funciones. La Superintendencia de Bancos tiene por función:


realizar, con plena autonomía funcional, la supervisión de las entidades de
intermediación financiera, con el objeto de verificar el cumplimiento por parte
de dichas entidades de lo dispuesto en esta Ley, Reglamentos, Instructivos y
Circulares; requerir la constitución de provisiones para cubrir riesgos; exigir la
regularización de los incumplimientos a las disposiciones legales y
reglamentarias vigentes; e imponer las correspondientes sanciones, a excepción
de las que aplique el Banco Central en virtud de la presente Ley. También le
corresponde proponer las autorizaciones o revocaciones de entidades
financieras que deba evaluar la Junta Monetaria. Sin perjuicio de su potestad de
dictar Instructivos y de la iniciativa reglamentaria de la Junta Monetaria, la
Superintendencia de Bancos puede proponer a dicho Organismo los proyectos
de Reglamentos en las materias propias de su ámbito de competencia. La
Superintendencia de Bancos tiene potestad reglamentaria interna de carácter
autoorganizativo con aprobación de la Junta Monetaria, así como potestad
reglamentaria subordinada para desarrollar, a través de Instructivos, lo
dispuesto en los Reglamentos relativos a las materias propias de su
competencia.
Bancos.

Son entidades mercantiles que se ocupan de comerciar con el dinero,


considerado como mercancía, y por ello reciben y custodian depósitos y
otorgan préstamos. La organización y las funciones de la banca moderna
dependen del crédito y éste, a su vez, es factible en gran parte gracias al
desarrollo del sistema bancario.

Los bancos toman fondos del público y del gobierno y los utilizan para efectuar
préstamos a los clientes que los solicitan. El dinero entregado a los bancos
queda a disposición de los depositantes a través de las cuentas corrientes en
que se asientan los movimientos que éstos hacen, y en las que el dinero puede
ser retirado por medio de cheques y órdenes especiales de pago que el banco
reconoce.

Las primeras transacciones bancarias se remiten a Babilonia y a Grecia, en


tiempos antes de Cristo. En este último territorio, se hace referencia a los
denominados trapecista, quienes eran personas que se dedicaban a todo tipo
de actividades comerciales. Aun así, los centros bancarios más importantes de
la Edad Antigua fueron los templos, los cuales se encontraban a cargo de las
autoridades religiosas. Sin embargo, en esta época, los negociados se realizaban
a través de trueques, mayoritariamente.

No se daría un surgimiento más formal de estas instituciones hasta las


Cruzadas, ya que las mismas impulsarían una imperiosa necesidad de trasladar
sumas de dinero de un territorio a otro con rapidez. Esto lo llevaron a cabo con
la firma de documentos que podían canjearse por la suma correspondiente en
otra sucursal.

Recordemos que, durante este período, la iglesia dominó grandes extensiones


de tierras, logrando obtener enormes cantidades de dinero a partir de
donaciones que brotaban de todos los puntos europeos, impuestos y rentas.
Además, con las diferencias monetarias, también se incentivó el tipo de cambio.

Los primeros bancos como tal se fundaron en Italia, en sus principales ciudades,
con el antecedente de que este país fue un importante centro financiero y de
actividad comercial, además de ser la sede del Vaticano.
La elección de «banco» como nombre de estas entidades corresponde a que las
primeras transacciones fueron realizadas sobre estos elementos. Su crecimiento,
ya casi finalizando las Cruzadas, se debió a que los bancos se convirtieron en los
principales prestamistas de las coronas, especialmente de Francia.

Tipos de bancos

El conjunto de bancos existentes en en el sistema económico conforma


la banca o sistema bancario. Dicho todo esto, existen diferentes modalidades de
banco atendiendo al sector al que esta entidad se dirija y al tamaño de su
acción. Existen dos tipos de banca:

• Banca minorista: La más habitual en operaciones simples de personas y


empresas. A su vez se divide en:

o Banca privada: asesoramiento financiero, fondos de inversión, etc.

o Banca de particulares: cuentas a la vista, depósitos, recibos y


nóminas, hipotecas, créditos, etc.

• Banca mayorista: Destinada a grandes volúmenes de dinero procedentes


de importantes operaciones económicas. Se divide también en dos
segmentos:

o Banca de inversión: estructuras financieras, fusiones y


adquisiciones (M&A), asesoramiento, etc.

o Banca de empresas: Gestión del pasivo (líneas de crédito,


factoring o confirming), gestión del inmovilizado (préstamos,
leasing, renting, etc).

Otras funciones de un banco

Con el desarrollo del sector bancario, son muchas otras actividades las que este
tipo de organizaciones han abordado, hasta tal punto que el sistema bancario
ha pasado a tener una alta influencia en la vida de las personas y del entramado
empresarial de todo el mundo.

La creación de avales, tareas rutinarias como la domiciliación de pagos, la


compra-venta de divisas o el almacenaje de objetos de valor o documentos de
gran importancia son otras responsabilidades que reúne un banco dentro de su
actividad habitual.
Conceptos e importancia, historia de la banca en República
Dominicana

El primer banco que se establecido en el País fue el Banco Nacional de Santo


Domingo, a mediados del año 1869, en virtud de una concepción otorgada por
el presidente Báez a favor de la firma de Nueva York denominada Prince y
Hollester. Su objeto primordial consistía en disfrutar del privilegio de la Emisión
de Billetes Nacionales con la obligación de convertir estas monedas de oro y
plata.

En el Período en que renacía la influencia Francesa fue que el Presidente


Heureaux otorgó una concepción de fecha 26 de julio de 1889, por un período
de 560 años, a la sociedad de Crédito Mobiliar (Credit Mobilia de Francia), con
cede en París, para establecerse segundo Banco Dominicano, que se denominó
también Banco Nacional de Santo Domingo. Esta importante institución, con
una capital inicial de US$2,000,000.00, funcionó con regularidad desde sus
inicios de operaciones en noviembre de 1889 hasta 1893. más luego se
produjeron incidentes que motivaron la desaparición del Banco Francés el cual
fue reemplazado por un Banco Americano.

El Banco de Santo Domingo fue poco a poco declinando y ya para el año 1914
el señor Santiago Michelena quedo asignado depositario de los fondos
del Estado.

Luego comenzaron sus operaciones en el país las agencias de Bancos


extranjeras, las cuales ejercieron todas las actividades propias de la Banca
Comercial, fue el 5 de febrero de 1917 la Internacional Bankin Corporation,
subsidiaria del Nacional City Bank y posteriormente en 1920 The Bank of Nova
Scotia. El primero de enero de 1926 el Nacional City Bank que mediante su
subsidiaria en el país la International Bank Corporation había estado manejando
los fondos del Estado desde su instalación en el país, suplantando de esta
manera al señor Santiago Michelena, quedó definitivamente establecido e al
República Dominicana, hasta el 24 de octubre del 1941, cuando esta entidad
Bancaria fue vendida al Gobierno Dominicano para convertirse en lo que es hoy
el Banco de Reservas de la República Dominicana.

Cuatro años más tarde en virtud de la ley No. 9087 de fecha primero de Junio
de 1945, se creó el Banco Agrícola e Hipotecario actualmente denominado
Banco Agrícola de la República Dominicana que vino a constituir la primera
experiencia en materia de instituciones especializadas para promover
el desarrollo económico.
1.4.- Nacimiento Institucional.

Este período se inició poco tiempo después de finalizada la Segunda Guerra


Mundial, se caracteriza por el establecimiento de las leyes monetarias y
bancarias que no sólo crearían la Moneda Nacional sino que también normarían
el sistema financiero del país. Durante 1947 se promulgaron las tres leyes
básicas que configuran el marco legal del sistema Bancario Dominicano. Estas
fueron:

• a) Ley Monetaria, que estableció el peso oro dominicano como la


moneda nacional a la par con el dólar de los Estados Unidos.

• b) La ley que creó el Banco Central de la República Dominicana como


institución rectora del Sistema Bancario y con la finalidad de promover y
mantener las condiciones monetarias, cambiarias y crediticias más
favorables a la estabilidad y al desenvolvimiento ordenado de
la economía nacional. Al mismo tiempo que se ocupan de regular al
sistema monetario y bancario de la Nación.

• c) La tercera ley fue la ley general de Bancos la cual estableció el marco


jurídico al que debían sujetarse las operaciones que podían realizarse en
le país los Bancos comerciales. Al mismo tiempo creó la Superintendencia
de Bancos, con la finalidad de agilizar y administrar el nuevo régimen
legal así de supervisar las operaciones de la Banca. La superintendencia
se creó como dependencia de la Secretaría de Estado de Finanzas.

También podría gustarte