Está en la página 1de 5

Hemograma completo

Descripción general
Un hemograma completo es un análisis de sangre que se usa para evaluar el
estado de salud general y detectar una amplia variedad de enfermedades,
incluida la anemia, las infecciones y la leucemia.

Un hemograma completo mide los niveles de varios componentes y


características de la sangre, tales como los siguientes:

 Los glóbulos rojos, que transportan el oxígeno

 Los glóbulos blancos, que combaten las infecciones

 La hemoglobina, la proteína de los glóbulos rojos que transporta el


oxígeno

 El hematocrito, la proporción de glóbulos rojos comparada con el


componente líquido, o «plasma», de la sangre

 Las plaquetas, que ayudan a coagular la sangre

Un aumento o una disminución anormal en los recuentos de células,


evidenciados por el hemograma completo, podría indicar que posees una
enfermedad no diagnosticada que debe evaluarse en mayor profundidad.

Por qué se realiza

Un hemograma completo es un análisis de sangre frecuente que se realiza por


una variedad de motivos:

 Para controlar tu salud general. El médico puede recomendarte un


hemograma completo como parte de un examen médico de rutina para
controlar tu salud general y para detectar diversos trastornos, como
anemia o leucemia.

 Para diagnosticar una enfermedad. El médico puede sugerirte un


hemograma completo si tienes debilidad, fatiga, fiebre, inflamación,
hematomas o sangrado. Un hemograma completo puede ayudar a
diagnosticar la causa de estos signos y síntomas. Si el médico sospecha
que tienes una infección, el análisis también puede ayudar a confirmar ese
diagnóstico.
 Para controlar una enfermedad. Si te han diagnosticado un trastorno
en la sangre que afecta el recuento de células sanguíneas, el médico
puede utilizar hemogramas completos para controlar tu enfermedad.

 Para supervisar un tratamiento médico. Se puede usar un


hemograma completo para controlar tu salud si estás tomando
medicamentos que podrían afectar el recuento de células sanguíneas.
Solicite una Consulta en Mayo Clinic

Cómo prepararse

Si la muestra de sangre solo se analiza para realizar un hemograma completo,


puedes comer y beber normalmente antes del análisis. Si tu muestra de sangre
se usará para pruebas adicionales, es posible que debas ayunar durante una
cierta cantidad de tiempo antes de la prueba. El médico te dará instrucciones
específicas.

Lo que puedes esperar

Para obtener un hemograma completo, un miembro del equipo de atención


médica toma una muestra de sangre mediante la inserción de una aguja en una
vena de tu brazo, generalmente en el pliegue del codo. Se envía la muestra de
sangre a un laboratorio para su análisis. Puedes retomar tus actividades
habituales de inmediato.

Resultados

Los siguientes son resultados normales de un hemograma completo en


adultos:

Recuento de eritrocitos Hombre: 4.35-5.65 billones de células/L*


(4.32-5.72 millones de células/mcL**)

Mujer: 3.92-5.13 billones de células/L


(3.90-5.03 millones de células/mcL)

Hemoglobina Hombre: 13.2-16.6 gramos/dL***


(132-166 gramos/L)
Mujer: 11.6-15 gramos/dL
(116-150 gramos/L)

Hematocritos Hombre: 38.3-48.6 %
Mujer: 35.5-44.9 %

Recuento de glóbulos blancos 3.4-9.6 billones de células/L


(De 3,400 a 9,600 células/mcL)

Recuento de plaquetas Hombre: 135-317 billones/L


(De 135,000 a 317,000/mcL)
Mujer: 157-371 billones/L
(157,000-371,000/mcL)

 * L = litro

 ** mcL = microlitro

 *** dL = decilitro

No es una prueba definitiva

Habitualmente, un hemograma completo no es un análisis de diagnóstico


definitivo. Según el motivo por el cual el médico te haya recomendado este
análisis, los resultados que excedan los valores normales podrían requerir
seguimiento o no. Tal vez el médico deba observar los resultados de un
hemograma completo junto con los resultados de otros análisis de sangre, u
otros estudios adicionales.

Por ejemplo, si eres una persona sana y no tienes signos ni síntomas de


enfermedad, los resultados que son ligeramente inferiores o superiores a los
valores normales en un hemograma completo pueden no ser un motivo de
preocupación, y tal vez no sea necesario realizar un seguimiento. O si estás
realizando un tratamiento oncológico, los resultados de un hemograma
completo ligeramente inferiores o superiores a los valores normales podrían
indicar la necesidad de modificar tu plan de tratamiento.

En algunos casos, si los resultados son muy superiores o muy inferiores a los
valores normales, el médico podría derivarte a un especialista en trastornos de
la sangre (hematólogo).

Lo que podrían indicar los resultados

Los resultados de las siguientes partes de un hemograma completo por encima


o por debajo de los valores normales podrían indicar un problema.

 Recuento de glóbulos rojos, hemoglobina y hematocrito. Los


resultados del recuento de glóbulos rojos, de hemoglobina y del
hematocrito están relacionados porque cada uno mide un aspecto
diferente de los glóbulos rojos.

Si las mediciones de estas tres áreas son menores que lo normal, tienes
anemia. La anemia causa fatiga y debilidad. La anemia tiene muchas
causas, tales como valores bajos de ciertas vitaminas o de hierro, pérdida
de sangre o una enfermedad no diagnosticada.

Un recuento de glóbulos rojos mayor de lo normal (eritrocitosis) o valores


mayores de la hemoglobina o del hematocrito pueden apuntar a una
enfermedad no diagnosticada, como una policitemia vera o una
enfermedad cardíaca.

 Recuento de glóbulos blancos. Un recuento bajo de los glóbulos


blancos (leucopenia) puede ser provocado por una afección, como una
enfermedad autoinmunitaria que destruye los glóbulos blancos, trastornos
de la médula ósea o cáncer. Ciertos medicamentos también pueden
disminuir el recuento de glóbulos blancos.

Si el recuento de glóbulos blancos es mayor que lo normal, podrías tener


una infección o una inflamación. También podría indicar que tienes una
enfermedad del sistema inmunitario o de la médula ósea. Un recuento alto
de los glóbulos blancos también puede ser una reacción a un
medicamento.

 Recuento de plaquetas. Un recuento de plaquetas inferior al normal


(trombocitopenia) o mayor que el normal (trombocitosis) suele ser un
signo de una enfermedad no diagnosticada, o puede ser un efecto
secundario de un medicamento. Si el recuento de plaquetas está por fuera
de los valores normales, probablemente debas hacerte análisis
adicionales para diagnosticar la causa.

También podría gustarte