Está en la página 1de 15

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA

FACULTAD DE TRABAJO SOCIAL

CARRERA: CCC Licenciatura en Fonoaudiología

AÑO: 2021

CÁTEDRA: Evaluación y tratamiento de la deglución en el adulto mayor.

DOCENTES: Castillo, Malvina; Almendra.

ESTUDIANTE: Camposano, Wanda Macarena  

LEGAJO N°: 12735/8    

FECHA DE ENTREGA: 7/7/2021


- Destinatarios: Lugares de práctica específicos (de Berisso y/o Ensenada) donde la FTS
tiene convenio.
- Introducción: Contiene una visión general del tema investigado. 2) Nos hace
penetrar en lo que encontramos al leer el trabajo. 3) Se recomienda que
la introducción se redacte después de terminar el trabajo de investigación.
– Fundamentación:

El propósito del siguiente proyecto es identificar factores de riesgo alimenticio en el


grupo etáreo adolescente para poder, a partir de ellos, generar propuestas de
concientización acerca de una alimentación saludable, con la intención de pensar las
individualidades de cada adolescente y contemplar las prácticas culturales de las que
forman parte.
Alimentación y cultura son temas que convergen. La alimentación conforma cierta
parte de la cultura del hombre en todas las etapas de su ciclo vital. En la adolescencia,
se da una lucha personal e individual para construir la identidad, la cual en cierto modo
se construye por la manera en que los jóvenes se identifican con el proceso social de la
época. Eric Erikson defiende la postura de que cada sociedad, cada civilización, cada
cultura, condiciona la aparición y el crecimiento del yo individual.
La presión que ejerce el entorno social en esta etapa de la vida en cuanto a la
formación de la personalidad, también se puede ver referida a temas alimenticios:
Cómo, qué y cuánto comemos. La literatura reciente indica que la insatisfacción con la
imagen corporal y la ocurrencia de los Trastornos de Conducta Alimentaria son
influenciadas por presiones socioculturales, por ejemplo de los medios de
comunicación y de las relaciones interpersonales, centrados en un ideal de belleza
inalcanzable para muchos adolescentes.

La relación en el otro permanente en diversos contextos espacio-temporales le permite al ser


humano enlazar su identidad, como el conjunto de distinciones que solo se hace posible en la
sociedad.

- Objetivos:

 Identificar en el grupo adolescente destinatario factores de riesgo alimenticio.


 Identificar en dicho grupo las relaciones que tienen con los alimentos y cuál es
su implicancia cultural.
 Determinar si es lo económico un factor de conformación de culturas
alimentarias.
 Generar conciencia de las consecuencias negativas de estos para su salud.
 Fomentar prácticas de alimentación saludable.

-Contenidos:

 Adolescentes: conformación de la Identidad.


 Adolescentes: influencias sociales, del entorno, culturales en la formación de
hábitos alimenticios.
 Adolescentes: Presiones sociales, culturales, mediáticas, que originan
trastornos alimenticios.
 Resiliencia.
 Olores y sabores.

- Propuesta:

El proyecto consistirá en diferentes charlas cuya finalidad es cumplir los objetivos de la


propuesta. Las principales serán más extensas y por vía zoom, y las que aborden temas
más puntuales serán a través de material audiovisual de difusión, como videos e
infografías. La intención será generar puntos de reflexión y análisis de los distintos
temas en los destinatarios.

La primera actividad será una charla sincrónica en la que se abordará el tema qué
comen los adolescentes. Qué, cómo, cuándo y cuánto comen ellos (los destinatarios
del proyecto) en particular. Si depende de su economía, de costumbres del hogar, de la
presencia de hambre, si los motivan presiones sociales, o cuestiones de autoexigencia
individual. A partir de esta información se explicará cuáles productos alimenticios
deberían comer, cuáles no, y por qué.

La tendencia general de los adolescentes es consumir snacks, comida rápida y chatarra


como hamburguesas, panchos, pizza. El consumo de estos en dicha población suele
estar motivado por la velocidad con que estos se consumen, el fácil acceso, es decir,
están al alcance y en todas partes, la facilidad de la producción, que se pueden comer
rápidamente en cualquier horario y entre comidas, o que son económicos.

Los adolescentes necesitan incorporar nutrientes básicos para atravesar las etapas de
desarrollo y crecimiento. 

La nutrición adecuada en este período trae también dificultades, por la independencia


que ya empiezan a manifestar los adolescentes que los llevan a prescindir, en ocasiones,
de comidas caseras y nutritivas que se sustituyen por “picoteos” o “snacking” y comidas
rápidas consumidas fuera del hogar. 

Se caracteriza por una elevada ingesta de grasas saturadas, azúcares simples y sodio, y
un deficiente aporte de nutrientes, tales como calcio, hierro, zinc, vitamina C, vitamina
D y fibra. El consumo de este tipo de alimentos, sumado al aumento de actividades
sedentarias, se asocia al sobrepeso y la obesidad.

El entorno familiar y escolar tiene una importante misión a la hora de estimular la


actitud del adolescente hacia el consumo de alimentos saludables.
¿Cómo suele ser la alimentación de los adolescentes?

* Pobre en nutrientes esenciales y elevada en grasas, azúcares y sodio (escasa ingesta de

fibra, calcio, vitaminas A y C, así como de frutas, verduras y lácteos).

* Limitada la variedad de alimentos en la dieta (exceso de azúcar, harinas, grasas,

dulces).

* Irregular en el patrón diario de comidas. Se saltean comidas como el desayuno y

almuerzo, y se concentra mucha cantidad en la comida de la cena, favoreciendo de esta

manera el picoteo.

* Alto consumo de productos ultraprocesados altos en calorías pero de bajo aporte

nutricional (bebidas e infusiones azucaradas, panificados, golosinas, los snacks y las

comidas rápidas).

* Escaso consumo de frutas, verduras, granos y cereales integrales.

Este tipo de alimentación puede producir carencias en micronutrientes y un exceso de

aporte calórico y grasas, conduciendo a la obesidad que es factor de riesgo

cardiovascular.
3 minerales importantes

La alimentación de los adolescentes debe contener todos los nutrientes esenciales


que brinden la energía necesaria para su crecimiento. Los requerimientos
calóricos y proteicos se justifican por el elevado nivel de crecimiento de los
tejidos (aumento de masa muscular, aumento de masa ósea).

Son tres los minerales que tienen especial importancia en la adolescencia: el calcio, el
hierro y el zinc. 

¿Cómo debería ser la alimentación de los adolescentes?

* Suficiente, variada, equilibrada y acorde a sus gustos y hábitos.

* Que incluya alimentos de alta densidad nutricional: frutas, verduras, yogures , huevo,

carnes magras, cereales integrales.


* Que respete las comidas principales y a la hora de snacks elija alimentos ricos y saludables.

* Que incluya diariamente alimentos fuentes de nutrientes críticos como calcio, zinc, hierro y

proteínas. Los lácteos como el yogur firme o bebible, son una excelente opción rica y

práctica.

Nutrición completa en la adolescencia.

* Controlada y moderada en sal (la agregada a las comidas y la de los alimentos salados

como productos de copetín, fiambres, embutidos).

* Reducida en azúcar y alimentos azucarados (pastelería, galletitas dulces, alfajores,

golosinas, bebidas).

* Que incluya diariamente tres porciones de lácteos preferentemente descremados, para

cubrir las necesidades de calcio, vitamina A, D y proteínas.

* Que incluya pequeñas colaciones saludables según el apetito: a media mañana, la

merienda, o antes de acostarse.

* Que comience el día con un desayuno nutritivo que aporte calcio, vitaminas,

proteínas, fibra y energía.

* Que la bebida de preferencia sea el agua, tomando al menos 8 vasos por día y

controlando el consumo de bebidas azucaradas.

Desarrollar en la adolescencia buenos hábitos de alimentación sana y ejercicio físico es

fundamental para gozar de una buena salud en la edad adulta. Alguien bien alimentado

tiene más oportunidades de desarrollarse plenamente, vivir con salud, aprender y

trabajar mejor, y protegerse de enfermedades.


En la siguiente actividad se difundirá un video que explique cuáles son los efectos en el
organismo adolescente, el cual está en crecimiento, del consumo de bebidas gaseosas,
energizantes y alcohólicas.

En otra actividad se enviará una infografía que explique qué nutrientes necesita el
cuerpo adolescente para cumplir con las necesidades de dichos organismos en
desarrollo.

Otra actividad será con un folleto que explique qué consecuencias a largo plazo puede
traer en la salud de los individuos que se alimentan de manera poco saludable.

En una charla sincrónica se abordará el tema de cómo las presiones externas del
medio/la sociedad/el entorno y/o las exigencias internas y hábitos adoptados pueden
originar problemas (y en los casos más graves) trastornos de la conducta alimentaria
como bulimia, anorexia, obesidad, neofobia, etc.

EJE: Identificar en el grupo etario adolescente factores de riesgo y generar propuestas de


alimentación saludable.

TEMA: Alimentación y cultura.


acciones preventivas específicamente en los niños y adolescentes, desde el enfoque de
la resiliencia, puesto que hay un creciente interés en los últimos años por el estudio de la
capacidad que pueden tener algunos individuos cuando están expuestos a situaciones
difíciles y que logran superar e incluso salir fortalecidos a pesar de la adversidad. Por lo
que se analizan las implicaciones de promover el desarrollo de la resiliencia en lugar de
prevenir daños específicos, como una forma de mejorar las condiciones de vida en el
periodo de la infancia y adolescencia que son grupos particularmente vulnerables para la
salud.
En la actualidad, en este mundo donde la globalización ha aumentado la inequidad, ya
que los beneficios se distribuyen de forma más desigual y que se caracteriza por una
agenda inconclusa en salud, es que se debe actuar ahora desde la resiliencia cuando se
piense en políticas de salud.

Otros valores a tener en cuenta en la alimentación, son los religiosos y


los ideológicos que impregnan la vida del hombre también en temas
de alimentación. Son estos factores culturales y también económicos
los que van a originar una cultura alimentaria y gastronómica
concreta.
Específicamente los indicadores de conducta patológicos más frecuentes
específicamente en niños y adolescentes son: adicciones, violencia, depresión,
trastornos en la conducta alimentaria, ansiedad, angustia, estrés, déficit de atención,
conductas de trasgresión y evasión, embarazos precoces, suicidio, entre otros, ante los
cuales se puede suponer que frente a este panorama pareciera que la prevención aparece
como la solución más viable.
Entre los factores que aumentan el riesgo para la aparición de los trastornos
alimentarios en la adolescencia se encuentran: la vulnerabilidad de los
adolescentes a los ideales de delgadez, la presión social por ser delgada, la
insatisfacción con la imagen corporal, la depresión y la baja autoestima. Sin
embargo, se sugiere que en las diferentes culturas los trastornos del
comportamiento alimentario pueden venir de una serie de condiciones no
relacionadas con las conductas compensatorias o con el peso, pero con la
forma del cuerpo o parte de lo mismo.

En la sociedad actual y globalizada el ideal de la belleza diseminado en los


diferentes contextos sociales, económicos y culturales a través de los medios de
comunicación imponen y valorizan la figura de la "delgadez del cuerpo" para
hombres y mujeres adolescentes54,62 y por otra parte estigmatizan la obesidad 63.
Paradójicamente, los medios de comunicación muestran mensajes de que ser
delgado es hermoso, incentivan el uso de estrategias para alcanzar el nivel de
belleza establecido, y por otro lado, bombardean a los/las niños/ niñas y
adolescentes con imágenes de alimentos atractivos y deseables, pero insalubres 44.
En este contexto, desde muy temprano, niños y niñas que aún están en proceso de
formación de la imagen corporal, reciben informaciones opuestas de los medios de
comunicación que pueden configurarse en condiciones muy desfavorables en el
proceso de formación de la imagen corporal, del comportamiento alimentario y de
la salud de los adolescentes54.

. Sin embargo, desde la resiliencia es posible hacer una redefinición del rol de los niños
y adolescentes como seres con capacidad para interactuar con el ambiente, es decir, para
impactarse sin lugar a dudas, pero sobre todo para modificarlo demostrando facultades
de adaptación positiva. En este caso, dejan de ser sujetos pasivos-beneficarios que
reciben información para ser reconocidos como actores de su propio desarrollo.
En la presente investigación se toma como base fundamental la teoría de Erick Erikson
sobre el desarrollo psicosocial, el cual se refiere a los procesos de socialización del
sujeto con el ambiente y como éste influye en su desarrollo.
La autoestima, la seguridad, la autoconfianza, la capacidad de compartir y amar, e
incluso las capacidades intelectuales y sociales, tienen su esencia en las experiencias
vividas durante la primera infancia.
Identidad versus confusión de identidad (de la pubertad a la temprana edad adulta) De
acuerdo con Erikson (1968, citado por Elgotero, s.f., 3) la tarea principal de la
adolescencia es resolver el conflicto de identidad versus confusión de identidad para
llegar a ser un adulto único con un papel importante en la vida. Para formar una
identidad, el yo organiza las habilidades, las necesidades y los deseos de la persona y
ayuda adaptarlos a las demandas de la sociedad. La búsqueda de la identidad viene a
enfocarse durante la adolescencia y persiste a través de la vida, 31 aunque es más
insistente en algunas épocas que en otras. (Documento #3) El adolescente trata de
responder a las dudas internas que le surgen a medida que vive su vida. El desea ser un
ser humano autónomo, libre sin que le digan lo que debe hacer. Retomando lo dicho por
Elgotero, (s.f., 4): Con base en su propia vida y su investigación con adolescentes en
varias sociedades., Erikson concluyó que el aspecto crucial de la búsqueda de la
identidad es decidir una carrera. El crecimiento físico rápido y la madurez genital nueva
alertan a los jóvenes para su inminente vida adulta, y comienzan a preguntarse acerca de
su papel en la sociedad adulta. (Documento #3) Los pensamientos del adolescente frente
a la identidad giran en torno a como se ve, como se siente y como lo ve el resto del
mundo. El adolescente en esta etapa experimenta y desea probar con la música, asume
roles, pasa tiempo con diferentes tipos de persona y es así como se da cuenta de sus
gustos y de la personalidad y madurez que puede y desea alcanzar. Erikson, (citado por
Elgotero, s.f.,4) Ve el peligro principal de esta etapa como una confusión de identidad o
confusión de papel, que puede expresarse a sí mismo por tomar un tiempo
excesivamente largo para alcanzar la vida adulta. Cierta cantidad de confusión de
identidad es normal, sin embargo, y explica la naturaleza caótica de la conducta de
muchos adolescentes, como también su penosa timidez por su apariencia.
La adolescencia puede ser una etapa en la cual el joven se confunde ya que es un
periodo de transición de dejar de ser un niño a cumplir y ser tratado como un adulto y se
ven obligados a preguntarse cuestiones como: hacia donde quiero llegar. Según Erikson
(1968, citado por Elgotero, s.f., 3) la exclusividad de adolescentes y la intolerancia de
diferencias son defensas en contra de la confusión de identidad. Los adolescentes
también pueden expresar confusión regresando a la niñez para evitar resolver conflictos
o comprometiéndose ellos mismos impulsivamente en rumbos de acción malos e
irreflexivos. Durante la moratoria psicosocial (Erikson, 1950, pág. 262) periodo de
"tiempo libre" de que disponen la adolescencia y la juventud. Muy a menudo tales
compromisos juveniles darán forma a la vida de una persona por muchos años
venideros. Estos compromisos son a un mismo tiempo ideológicos y personales y, en la
medida en que la gente joven pueda ser fiel a ello, determina su habilidad para resolver
la crisis de esta etapa.
El adolescente enfrenta cambios que hacen que establezca su identidad, personalidad y
tenga muy seguro sus gustos y lo que lo motivan a vivir la vida de la manera que desee.
Igualmente, será de interés el estudio del concepto de estigmatización social al que
muchos niños orígenes culturales heterogéneos, están sometidos. Tras esta delimitación
conceptual, pasaremos en una segunda parte del trabajo a la revisión de diversas
alternativas y planteamientos actuales en relación con la educación intercultural, desde
una aproximación aplicada. Se examinan cuestiones cruciales asociadas a la diversidad
educativa en ambientes multiculturales derivados de la presencia cada vez mayor de
niños procedentes de heterogéneos orígenes culturales en nuestras aulas.
los adolescentes que se encuentran en crecimiento y que, por lo tanto, requieren un gran
aporte de calcio. Cada porcion equivale a un vaso de leche, un pote de yogur, una porcion
de queso del tamano de una cajita de fosforos o a dos cucharadas de queso rallado.
factores asociados a los patrones de alimentacion, que favorecen la mala alimentacion:
disminucion en el numero de comidas familiares; aumento en la cantidad de comidas que
los ninos o adolescentes hacen solos; incremento del consumo de alimentos envasados y
comidas rapidas, y caida de los patrones de consumo saludable.

La mala alimentacion no solo tiene lugar dentro de los hogares, sino que trasciende incluso
las escuelas, 

Dado que el pico de masa osea –el momento en que los huesos alcanzan su mayor
contenido de calcio– se da alrededor de los 20 anos de edad, la mejor estrategia para
prevenir la osteoporosis en la edad adulta es lograr una adecuada masa osea entre la
infancia y la adolescencia.

La amenaza del alcohol


Aunque no debiera ser así, las bebidas alcohólicas forman hoy parte de la dieta de muchos
adolescentes e incluso de chicos, lo que los pone ante múltiples riesgos para la salud, que
van más allá del obvio peligro que representan las adicciones. Diversos estudios coinciden
en que en la Argentina la edad en la que se empieza con el consumo de bebidas
alcohólicas cada vez es más baja. Datos de una encuesta reciente muestran que los
adolescentes comienzan a beber alcohol a los 13 años, y que el 65% de los chicos en
edad escolar que consume alcohol reconoció haber tomado al menos cinco tragos en una
misma ocasión en los 15 días previos a la encuesta.

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas durante el fin de semana, que cada vez es
más común entre los adolescentes, tiene un efecto que va más allá de la resaca de la
mañana siguiente. Hay estudios que muestran que altos niveles de alcohol tan solo un par
de días a la semana pueden comprometer en el futuro la salud ósea, ya que impiden la
óptima formación de hueso tan necesaria durante la adolescencia. También hay que
advertir el impacto del consumo crónico de alcohol sobre la función renal; asimismo,
expone a desarrollar cirrosis (y cáncer hepático) a edades cada vez más tempranas.

Pero como si el alcohol no fuese una amenaza suficiente para la salud de los chicos, los
expertos coinciden en advertir sobre el riesgo de las bebidas energizantes que han sido
incorporadas por los adolescentes a la dieta cotidiana. Como advierte la Sociedad
Argentina de Pediatría, «el riesgo no solo reside en su toxicidad farmacológica
(combinadas con alcohol o con anfetaminas pueden afectar el sistema cardiovascular),
sino en la toxicidad del estilo de vida que les están imponiendo a los adolescentes y los
jóvenes. Un informe del Área de Toxicología del Hospital de Niños de La Plata advierte
que, en el reporte estadístico, estas sustancias están presentes en más del 20% de las
intoxicaciones alcohólicas agudas graves de los pacientes menores de 25 años»

El entorno y el nivel socioeconómico son determinantes del comportamiento


alimentario porque inciden en la disponibilidad, la accesibilidad y las preferencias
alimentarias.

CANTIDAD Y CALIDAD DE LAS COMIDAS


Más de la mitad de los encuestados dijo que comía alimentos en exceso,
preferentemente golosinas, snacks y muchos productos a base de harinas y de
grasas. El 97% no nombró a las gaseosas y a los jugos artificiales, pero al
estudiar sus hábitos se encuentra que también los ingieren en exceso.
La mayoría de estos productos se consumen en los intervalos entre las cuatro
comidas tradicionales, un hábito generalizado, especialmente entre las
mujeres. ¿Las razones? Un tercio de los jóvenes contestó que lo hacía por
costumbre, otro tercio porque no le gusta o le resulta insuficiente lo que come
en las comidas principales y un 20% porque se saltea comidas y siente
hambre.
muchos adolescentes sólo toman algunas comidas principales. El 85% de los
encuestados dijo que cenaba y un 73% que comía un almuerzo, pero sólo
menos de la mitad desayunaba (principalmente por falta de tiempo o de
costumbre) y un poco más de la mitad tomaba la merienda.
Al analizar las respuestas por sexo, edad y grupo socioeconómico, encontraron
que el porcentaje de alimentación más saludable es mayor en los varones, en
el grupo de menor edad y en los pertenecientes al estrato social medio.
Los resultados mostraron que la comida de muchos jóvenes y sus familias es
deficiente porque está compuesta principalmente por harina de trigo, carne y
azúcar. Además, se caracteriza por gran falta de frutas y verduras (excepto la
papa), baja cantidad de lácteos descremados y legumbres y un bajísimo
consumo de pescado.
En general, los adolescentes tienen unas preferencias alimentarias muy definidas:
prefieren la carne más que el pescado, son ávidos consumidores de leche y derivados
lácteos (yogures y postres como flanes y natillas), mientras que la ingesta de vegetales
(ensaladas, verduras y frutas) es muy justa, sin alcanzar las cinco raciones diarias
recomendadas.
A estas costumbres se suman otras tendencias marcadas por los horarios irregulares de
las comidas, sobre todo los fines de semana, la ausencia de alguna de ellas -como
el desayuno o la cena- y la ingesta de raciones exageradas de alimentos o de productos
poco saludables. Entre otros aspectos que influyen en estas rutinas, destacan:
El precio de la comida rápida: el coste barato de la "fast food" y de los alimentos
precocinados (pizzas, lasañas, croquetas, empanadillas, hamburguesas, perritos calientes
y similares) y su disponibilidad casi en cualquier lugar y a cualquier hora, favorece que
este tipo de comida resulte muy asequible y apetecible para los adolescentes.
Picoteo de alimentos muy energéticos: los dulces, como la bollería y las chucherías, o
los snacks salados combinados con los refrescos son el tentempié elegido en los
encuentros entre adolescentes en el recreo, a media tarde o en los ratos de ocio durante
los fines de semana.
Prescindir de alguna comida del día, bien sea del desayuno o de la cena, es frecuente,
sobre todo, entre las adolescentes, como lo es también la tendencia a comer alimentos
“light”. Su idea de limitar la ingesta de calorías por estas vías les hace pensar, de manera
equivocada, que perderán el peso que estiman oportuno para conseguir una figura más
estilizada. Comenzar y seguir dietas es el camino que inicia muchas veces trastornos
alimentarios.

El desayuno no lo protagoniza la leche, no por una cuestión ni de


gustos ni de tradición argentina, sino ecodiegnómica. La crisis, el
aumento de los precios y la falta de ingresos en el hogar ha
obligado a cambiar los hábitos alimenticios de muchos hogares
argentinos, incluido el de Mayra, y a elaborar una dieta
propia de supervivencia contra las gráficas que
muestran que el país vive una situación delicada.
Así, en lugar de la leche que ha subido un 84% en el último año, el
protagonista es el mate cocido, una infusión con la yerba
mate, parecida al té y considerada por algunos sectores argentinos
como la bebida de los pobres. Una bebida que, por supuesto, no
cuenta con el calcio requerido para el crecimiento de los más
pequeños. El menú semanal de Mayra viene cargado de arroz,
fritos, pasta, fideos y salsa de tomate. Y pollo. Porque en el país
de la carne y de los asados, en tiempo de crisis, el pollo
es el rey.
“Somos lo que comemos, y el impacto de una mala alimentación
es enorme”, argumenta Katz, presidenta de la Sociedad Argentina
de Nutrición. “Claramente si reemplazo leche por agua y si
reemplazo fruta, verdura, yogur o alimentos saludables por
alimentos que no lo son o con nutrientes críticos como mucho
sodio, azúcar o grasas saturadas, el organismo claramente lo cobra
y vemos enfermedades como diabetes, problemas
cardiovasculares, obesidad y hasta cáncer”. 
Katz advierte así de una triple demanda alimentaria: “Sigue
habiendo hambre, hay más obesidad y existe un hambre
oculta que significa que aunque se coma y se tenga el estómago
lleno existen carencias de vitaminas o minerales necesarios”. Y
añade que “en Argentina hay una obesidad en la pobreza porque el
acceso a alimentos saludables es crítico”.

Ahora los pobres consumen más pan, fideos y papas, y menos carnes, frutas, verduras y
alimentos lácteos.
Estos hábitos dietéticos irregulares afectan a la sincronización de numerosos ritmos
circadianos, en particular, los relacionados con las funciones digestivas y metabólicas. A
largo plazo, se altera la funcionalidad de órganos vitales como el páncreas, el hígado y el
estómago. Estas situaciones predisponen a los jóvenes a desarrollar desde edades
tempranas problemas digestivos e, incluso, aumenta el riesgo de enfermedades crónicas,
como las cardiovasculares y la obesidad. El momento del día en que se tomen
los alimentos y la frecuencia con que se consuman son claves para mantener una buena
salud.

La preocupación por la relación entre la dieta alimenticia y su efecto en la imagen


corporal
"Picar" entre comidas

Error alimentario nú mero uno: dejar de comer,


empezando con el desayuno
Lo que puede hacer
Prepare el desayuno una noche antes.Mientras usted sirve el jugo de naranja, puede
calentar el plato con envoltorio plástico con huevos previamente cocidos y colocar la
tocineta; o bien, lo que sea que le apetezca a su adolescente. Un desayuno nutritivo debe
proporcionar un mínimo de trescientas calorías.

Si tiene prisa, la fruta fresca y un yogur bajo en grasa o sin grasa conforman el
desayuno perfectamente saludable. Puede también colocar fruta en la licuadora, agregar
leche desgrasada y mezclarla para obtener un licuado matutino. Incluso, esto lo puede
preparar un día antes y mantener frío en el refrigerador.

Los panecillos integrales, pastelillos para el tostador, barritas de desayuno o roscas


de pan se pueden comer tranquilamente mientras se prepara para ir a la escuela. Para
untar, considere la mantequilla de maní en lugar de queso crema. Aunque contienen las
mismas calorías, la mantequilla de maní contiene más nutrientes pero cuatro veces
menos de grasa saturada y veintisiete veces menos sodio que el queso crema.

Piense más allá que en platillos tradicionales de desayuno.“Las sobras de pizza o


pollo son perfectamente aceptables para que los niños desayunen”, indica Mary Story.
Otras posibilidades: fruta fresca con queso, requesón o yogur.

Cuando no hay oportunidad de sentarse a desayunar, empáquelo para llevar.El sabor


puede ser una prioridad menos importante que la capacidad de transportarlo; si puede
colocar un alimento en el bolsillo de la chaqueta o en una mochila ensuciar nada, tiene
todo bajo control. He aquí varios ejemplos: bananas, manzanas, mandarinas y otras
frutas que se pueden transportar; huevos cocidos, sándwiches; bolsitas plásticas de
cierre fácil con nueces y pasas; y barritas para desayuno.

Error alimentario nú mero dos: comer de prisa


Lo que puede hacer
Comparta con su hijo adolescente los siguientes consejos que le permitirán minimizar la
grasa y sal que consume cuando se reúna con sus amigos en la meca local de las
hamburguesas o submarinos. Aunque al final, los padres de familia deben aceptar que
no tienen control sobre lo que consumen sus hijos cuando están fuera; ¡mayor razón
para tratar que en casa se alimenten de una manera sensata!

No  agrande su menú.Los adolescentes no tienen que renunciar a las comidas rápidas
que siempre les han gustado, pero es sabio reducir el tamaño de la porción. Por
ejemplo, no pida la quesoburguesa deluxe gigante de triple carne, sino una
hamburguesa regular.

¿Quisiera acompañarlo con algo más?

Sí, una pequeña orden de patatas fritas y un pequeño jugo o leche.

Si una porción es muy grande, no se sienta obligado a terminarla de una vez; llévela


a casa en una bolsa para llevar.

Cómala como le gusta; con la menor cantidad de condimentos grasosos posibles.

 Ordene hamburguesas sin queso, salsa de tomate, mayonesa y esa misteriosa “salsa
secreta”.
 En lugar de ordenar la hamburguesa, pruebe un sándwich de pollo a la parrilla sin
mayonesa.
 Agregue vegetales a su pizza en lugar de salchicha, peperonni y otras carnes grasas.
 Solicite que los aderezos de las ensaladas los sirvan a un lado, para que usted pueda
decidir la cantidad que quiera agregarle.
 No acepte la sutil presión del empleado detrás del mostrador de bañar su patata
simple horneada con capas de crema agria, queso derretido, cebollín y tocineta.
 ¿Con deseos de un submarino? Elija carnes frías magras como pavo, en lugar de
embutidos altos en grasa.
 No unte el pan, roscas o panecillos con abundante mantequilla. Utilice un poco o
ingiéralos sencillos
Error alimentario nú mero tres: refrigerios,
refrigerios, refrigerios
Lo que puede hacer
Mantenga refrigerios saludables a la mano.La mayor parte del tiempo, los niños
consumen refrigerios por costumbre, no porque tengan hambre. Cuando un joven llega a
la cocina durante los cortes comerciales y tiene dos minutos y medio para decidir qué
refrigerio tomar y apresurarse para regresar a la televisión, la conveniencia es tan
importante como el sabor.

Si la alacena está llena de refrigerios bajos en grasa, bajos en azúcar y bajos en sal, eso
es lo que tomarán. En estos días los refrigerios que le convienen no saben muy distinto a
los que no son saludables. Así que deje por un lado los productos no nutritivos, como
caramelos o dulces, pasteles y refrescos. Probablemente deba soportar uno o dos días de
protestas; “Oigan, ¡¿qué pasó con las donas glaseadas?! ¡¿A dónde se fueron todas la
galletas dulces?!”; pero una vez quede entendido que de ahora en adelante esos
productos serán gustos ocasionales (y una vez disminuya la abstinencia de azúcar), la
paz retornará a su hogar.

Ahora, ¿está dispuesto a ser realmente radical? Mantenga bastones de apio, palitos de


zanahoria, frutillas frescas, trozos de melón y otras frutas y vegetales listos para comer
en el refrigerador, y vea qué pasa.

“Sé por mis propios hijos que ellos jamás se tomarían el tiempo de pelar una naranja o
cortar melón, aunque les encanta”, indica Mary Story. “Pero si coloco un plato lleno de
frutas y vegetales en trozos, lo devoran en un santiamén”.

Alimentos saludables semipreparados


 Galletas de soda
 Galletas integrales
 Patatas horneadas
 Pretzels con poca o sin sal
 Roscas de pan
 Palomitas de maíz (sin mantequilla)
 Puré de manzana
 Gelatina
 Granola
 Huevos cocidos
 Yogur
 Yogur congelado
 Jugos
 Nueces sin sal
 Cereales sin azúcar
 Quesos bajos en grasa
 Pasas, ciruela o albaricoques deshidratados
 Semillas de girasol
 Soya
Error alimentario nú mero cuatro: las quince de
primer ingreso
Las “quince de primer ingreso” se refiere a las quince libras que se sabe que los de
primer ingreso en la universidad aumentan en su primer año lejos de casa. No es de
sorprenderse, debido a la presión académica y estrés de un nuevo ambiente; tal vez
porque extrañan el hogar, aunado al acceso ilimitado a alimentos. Tienen una cafetería y
muchos otros restaurantes informales en el campus, así como pizzerías a domicilio a
toda hora. Otra razón por la que los de primer ingreso pueden caer en malos hábitos
alimenticios: Mamá y papá no están cerca de ellos para regañarlos.

Lo que puede hacer


No mucho, además de alentarle a que se alimente bien y que haga ejercicios con
dedicación.Para los adolescentes que necesitan motivación para mejorar su dieta,
considere enviar “paquetes de cuidados” con refrigerios y otros productos saludables.

Los estilos alimentarios urbanos


La urbanización galopante da una dimensión particular a la problemática alimentaria
de los países en desarrollo, debido especialmente a su influencia en los modelos de
consumo. El desnivel entre el campo y la ciudad en materia de hábitos alimentarios
refleja las diferencias del entorno sociocultural, de la actividad económica y del modo
de vida. En la ciudad, los alimentos básicos tradicionales tienden a ser desplazados
por el arroz y el trigo. Este fenómeno típico de la urbanización puede tener
repercusiones económicas considerables. El hecho de que en las zonas urbanas el
consumo de carne, legumbres y frutas sea globalmente más elevado puede deberse
esencialmente a los ingresos de la población. Como la alimentación en la ciudad
depende estrechamente del poder adquisitivo, es posible que la miseria nutricional de
los pobres sea allí mayor que en las zonas rurales. Con el consumo creciente de
alimentos de origen animal, de materias grasas y de productos industriales muy
elaborados, la población urbana del Tercer Mundo se verá cada vez más expuesta a
las llamadas «enfermedades de la civilización». Es importante conocer mejor el
consumo urbano de alimentos para adaptar mejor la producción alimentaria local a las
exigencias de la población urbana y orientarla hacia mejores opciones.

- Tiempos cantidad de encuentros:


Pensaba hacer algunos pocos encuentros sincrónicos, pero los principales, serían
virtuales: vía zoom o si se pudiera de manera presencial. Y además, algunos otros
encuentros pero asincrónicos, también virtuales: vía whatsapp o por otras redes sociales,
donde les haría llegar un link de acceso al material audiovisual.

-Plataforma:
Encuentros sincrónicos virtuales: vía zoom
Encuentros asincrónicos virtuales: vía whatsapp, por redes sociales que les llegue un link
de acceso al material audiovisual
-Bibliografía:

;Mercau y ResnikLipkin, 1987; Jenkins, 2005;;

Bibliografia

Bordignon, 2005
http://repository.lasallista.edu.co/dspace/bitstream/10567/2068/1/Practicas_Educativas_facili
tan_desarrollo_psicosocial_ninos.pdf

Erikson, Eric. “El Ciclo Vital Completado” (Paidos), 1985.

Melillo, 2004 https://www.redalyc.org/pdf/104/10412057004.pdf

https://www.diagnosticomaipu.com/revista-concepto-maipu/item/94-que-comen-hoy-los-
chicos-y-los-adolescentes.html

http://revistas.unla.edu.ar/saludcolectiva/article/view/2201

https://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2014/06/07/nosotros/NOS-19.html

https://www.consumer.es/alimentacion/alimentacion-en-adolescentes-habitos-insanos-y-
problemas-digestivos.html

https://www.elespanol.com/mundo/america/20190930/arroz-dieta-pobre-impone-argentina-
crisis-economica/432456807_0.html

https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/teen/nutrition/Paginas/Food-Faux-Pas-
of-Adolescence.aspx

https://www.uib.cat/digitalAssets/127/127759_alimentcast.pdf

https://www.clarin.com/entremujeres/hogar-y-familia/hijos/alimentacion-adolescentes-
deberia_0_ByQjnzHvl.html

http://www.fao.org/3/u3550t/u3550t07.htm

https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-
16112012000200008#:~:text=Entre%20los%20factores%20que%20aumentan,insatisfacci
%C3%B3n%20con%20la%20imagen%20corporal%2C

También podría gustarte