Está en la página 1de 490

Revistas de renovación 6-10

John White

Lucinda Coleman

Dorothy Mathieson

Dick Eastman

Randy Clark

David Hogan

Luis Bush

John Wimber

C Peter Wagner

2012-07-14T07: 00: 00 + 00: 00


Revistas de renovació n
Volumen 2 (6-10)

6 Adoració n
7 bendició n
8 Despertar
9 Misió n
10 Evangelismo

Geoff Waugh (Editor)

Copyright © Geoff Waugh, 1995, 2012

1a edició n 1995
2da edició n 2012

Los artículos de Renewal Journal se pueden reproducir si se reconocen los derechos


de autor como Renewal Journal (www.renewaljournal.com).
Artículos con valor eterno
ISBN-13: 978-1466366220
ISBN-10: 1466366222

Impreso por CreateSpace, Charleston, SC, EE. UU., 2011


Envío gratuito por correo aéreo en todo el mundo en www.bookdepository.com

Necesitamos y valoramos sus comentarios positivos


en Kindle y Amazon.

Publicaciones de revistas de renovació n


www.renewaljournal.com
PO Box 2111, Mansfield, Brisbane, Qld, 4122
Australia

Contenido

6 Adoració n
Editorial: Adoració n en espíritu y en verdad
1 Adoració n: intimidad con Dios, por John y Carol Wimber
2 Má s allá de la adoració n egocéntrica, por Geoff Bullock
3 Adoració n: ¿calmar o molestar? Por Dorothy Mathieson
4 Adoració n: tocar cuerpo y alma, por Robert Tann
5 Sanació n a través de la adoració n, por Robert Colman
6 Adoració n y ministerio carismá ticos, por Stephen Bryar
7 Renovació n en la Iglesia, por Stan Everitt
8 Adorar a Dios en la danza, por Lucinda Coleman
9 Adoració n del avivamiento, por Geoff Waugh
Reseñ as: Vientos de cambio: La experiencia de la Iglesia en una Australia cambiante
por Peter Kaldor (ed); Vistas desde las bancas de Peter Kaldor (ed); Jesú s el Bautista
con el Espíritu Santo por Allan Norling

7 bendició n
Editorial: Las bendiciones abundan donde reina
1 ¿Qué diablos está haciendo Dios? por Owen Salter
2 tiempos refrescantes, por Greg Beech
3 Bendició n de Renovació n, por Ron French
4 Catch the Fire, por Dennis Plant
5 Reflexiones, de Alan Small
6 Una nueva ola, de Andrew Evans
7 olas de gloria, por David Cartledge
8 Balance, por Charles Taylor
9 Discernimiento, por John Court
10 Ministerio de Renovació n, por Geoff Waugh
Reseñ as: Comenta libros de Partick Dixon, Rob Warner, Guy Chevreau, Mkie Feardon,
Dave Roberts, Wallace Boulton, John Arnott, Andy y Jane Fitz-Gibbon y Ken y Lois Gott
8 Despertar
Editorial: Despertar Global
1 Hablando la Palabra de Dios, por David Yonggi Cho
2 El poder de sanar el pasado, por C. Peter Wagner
3 Despertar mundial, por Richard Riss
4 El renacimiento de 'Sin nombre', por Brian Medway
Revisar: Fuego del cielo, de Harvey Cox

9 Misió n
Editorial: Id y haced discípulos a todas las naciones
1 El río de Dios, por David Hogan
2 La nueva canció n, de C. Peter Wagner
3 La visitació n de Dios, por Dick Eastman
4 Renacimiento en China, por Dennis Balcombe
5 Misió n en la India, por Paul Pilai
6 Cosecha ahora, por Robert McQuillan
7 Renacimiento de Pensacola, Michael Brown y Becky Powers
Reseñ as: Construyendo un mundo mejor por Dave Andrews, Sorprendido por el poder
del Espíritu y sorprendido por la Voz de Dios ambos por Jack Deere, Secretos del
avivamiento argentino, por R Edward Miller

10 Evangelismo
Editorial: Seréis mis testigos
1 Poder evangelismo, por John Wimber
2 Ministerio sobrenatural, John White y Julia Loren
3 Evangelismo de poder en las misiones, por Randy Clark
4 La asombrosa presencia de Dios, por Richard Heard
5 Evangelista Steve Hill, por Sharon Wissemann
6 Alcanzando el nú cleo del nú cleo, por Luis Bush
7 Evangelismo en Internet, por Rowland Croucher
8 Evangelios esenciales, por Charles Taylor
9 pioneros pentecostales / carismá ticos, por Daryl Brenton
Diez características de los avivamientos, por Richard Riss
Mi resumen
Reseñ as: Puntos de inflamació n de avivamientos y fuegos de avivamiento, por Geoff
Waugh
Recursos
Imá genes del libro

Editor: Geoff Waugh

Comité editorial original

Australiano: Doctores Irene Alexander, Jerry Amway, Stephen Beaumont, John


Meteyard
Consultores internacionales: Dres. Peter Hocking, Eddie Hyatt, Susan Hyatt, Richard,
Riss, Vinson Synan

Consultores originales:

Obispos David Cremin, Owen Dowling, Hamish Jamieson, John Lewis, Ralph Wicks,
Rev. Dr. Lewis Born, Dean Brookes, Rowland Croucher, Djiniyini Gondarra, James
Haire, John McElroy, Peter Moonie, Tony Nancarrow, Stuart Robinson, Charles
Ringma, Norma Spear, Peter Wagner, Colin Warren,
Doctores Barry Chant, Dorothy Harris, Patricia Harrison, Robert McQuillan, John
Roulston,
Rev. Dan Armstrong, John Blacker, Vincent Hobbs, Ian y Ruth Lord, Cindy Pattishall-
Baker, Thomas White.
Foto de cubierta

En el ú ltimo y má s grande día de la fiesta, Jesú s se puso de pie y dijo en voz alta: “El
que tenga sed, venga a mí y beba. El que crea en mí, como dice la Escritura, de su
interior correrá n ríos de agua viva. Con esto se refería al Espíritu, a quien má s tarde
recibirían los que creyeran en él. Hasta ese momento no se había dado el Espíritu, ya
que Jesú s aú n no había sido glorificado (Juan 7: 37-39).

Logotipo de la revista de renovació n

Lá mpara antigua y rollo de pergamino; también el ministerio ungido con palangana y


toalla, en el contexto de la cruz y la Luz del Mundo.

Diario de renovació n
6 Adoració n

Diario de renovació n 6: Adoració n


Foto de portada: El equipo misionero del Pacífico Sur dirige y comparte la adoració n
en Australia.

Contenido

Diario de renovació n 6: Adoració n

Editorial: Adoració n en espíritu y en verdad


1 Adoració n: intimidad con Dios, por John y Carol Wimber
2 Má s allá de la adoració n egocéntrica, por Geoff Bullock
3 Adoració n: ¿calmar o molestar? Por Dorothy Mathieson
4 Adoració n: tocar cuerpo y alma, por Robert Tann
5 Sanació n a través de la adoració n, por Robert Colman
6 Adoració n y ministerio carismá ticos, por Stephen Bryar
7 Renovació n en la Iglesia, por Stan Everitt
8 Adorar a Dios en la danza, por Lucinda Coleman
9 Adoració n del avivamiento, por Geoff Waugh
Reseñ as: Vientos de cambio: La experiencia de la Iglesia en una Australia cambiante
por Peter Kaldor (ed); Vistas desde las bancas de Peter Kaldor (ed); Jesú s el Bautista
con el Espíritu Santo por Allan Norling

Editorial

Adorar en espíritu y en verdad


El teléfono sonó cuando me senté a escribir esta pá gina. Un hombre de la Isla Norfolk
que asistió a un servicio de renovació n de 'Catch the Fire' celebrado en la Iglesia Unida
de Tingalpa en Brisbane me llamó por teléfono para decirme lo encantado que estaba
con la reunió n. Dijo: "La adoració n en esa reunió n cabalgó el viento como á guilas"
(Isaías 40:31).
Tuve el privilegio de hablar allí, y descubrí (como parece comú n ahora) que las
historias de hoy de los actos actuales de Dios ilustran continuamente comentarios de
Hechos 3: 19-21 donde Pedro instaba al arrepentimiento para que los tiempos de
refrigerio pudieran venir de la presencia del Señ or . Todavía lo hacen.
La iglesia estaba llena en esa reunió n, así que después de un tiempo prolongado de
adoració n y enseñ anza, apilamos las sillas a los lados, dejando espacio para que
nuestro equipo de oració n de Renewal Fellowship orara por todos los que lo desearan.
Muchos lo hicieron. Recé por los ministros y sus esposas. El Señ or pareció tocar a
muchos profundamente, como lo está haciendo en todo el mundo. El ministro
anfitrió n dijo má s tarde que no podía levantarse del suelo. Mientras estaba allí, el
Señ or habló claramente en su corazó n, diciéndole que era amado tal como era, no por
lo que hizo, porque es un hijo de Dios.
Continuamos adorando hasta altas horas de la noche con canciones de amor y
compasió n, incluidas algunas canciones de amor espontá neas. El pianista tocó
armonías mientras leía de Daniel 7 y Apocalipsis 7 sobre la majestad y la gloria del
Señ or. Esa mú sica profética no solo magnificó la lectura y exaltó al Señ or, sino que
ministró poderosamente la vida de las personas.
El hombre de la isla de Norfolk asiste a la Iglesia Unida allí, donde también se había
estado llevando a cabo este tipo de adoració n y ministerio. No habían visto eso desde
los días en que la isla fue fundada por la gente de Pitcairn. La iglesia en la isla Norfolk
comenzó con tal avivamiento. Las personas se sentían abrumadas regularmente por el
Espíritu en ese momento mientras clamaban a Dios en su necesidad.
Cada vez má s personas informan sobre estos nuevos toques de Dios y el profundo
refrigerio del Espíritu del Señ or.
¿Es avivamiento? La mayoría dice que todavía no. Pero puede ser el comienzo de un
avivamiento. Los líderes de la iglesia en Argentina ahora ven un avivamiento con
miles y miles siendo salvos y llenos del Espíritu. Dicen que muchas iglesias tuvieron
estos tiempos de renovació n y refrigerio durante cinco añ os con creciente intensidad
hasta que el avivamiento se apoderó de ellas.
Charles Haddon Spurgeon, el príncipe bautista de predicadores que vivió el
avivamiento en Londres a fines de la década de 1850, lo llamó una época de "glorioso
desorden". El avivamiento es impredecible. A menudo inquietante. Como Isaías en el
templo (Isaías 6), nos sentimos abrumados, condenados, conscientes de que somos
inmundos, deshechos y que necesitamos ser justificados con Dios. Solo un pequeñ o
toque de la gloria de Dios es desconcertante, y obviamente má s allá de cualquier cosa
que podamos comprender o controlar.
Sin embargo, podemos responder. Con arrepentimiento. Con humildad. Con unidad.
Con oració n. Con amor por Dios y por los demá s. Con adoració n.
Nuevas dimensiones de la adoració n
Muchos de nosotros estamos viviendo en nuevas dimensiones de la adoració n ahora.
Algunos de nosotros comenzamos a experimentar la adoració n colectiva en un
servicio de iglesia estructurado de una hora. A veces, el Espíritu parecía moverse
sobre nosotros y el canto despegaba, la predicació n era inspirada y la gente respondía
al llamado del altar pidiendo oració n y consejo. Eso todavía sucede.
Luego comenzamos a experimentar má s la gracia (carisma) y el poder del Señ or.
Anhelamos una adoració n má s plena y libre. La gente comenzó a componer nuevos
cá nticos de adoració n, alabanza y respuesta, incluyendo las Escrituras en cá nticos.
Esas canciones se difundieron rá pidamente por todo el mundo. Al igual que con los
himnos de avivamientos anteriores, los mejores siguen siendo de uso generalizado.
Otros se desvanecen. Solo quedan unos pocos de los 6.000 himnos de Charles Wesley,
¡pero son geniales!
Ahora, en nuevos toques del Espíritu, encontramos que algunos de los nuevos cá nticos
y viejos himnos son ú tiles, pero limitantes. Adoramos cada vez má s con
espontaneidad. Armonías, melodías y canciones espontá neas se combinan con lo
mejor de las nuevas canciones y los viejos himnos en expresiones creativas de
adoració n.
Durante 1995 pude adorar en muchos lugares, entre ellos Filipinas, Ghana, Toronto,
Anaheim y en reuniones en Australia desde Perth hasta Brisbane. A menudo, una
poderosa espontaneidad se expresaba en una adoració n prolongada. Muchas veces
adoramos en armonías y canciones espirituales durante períodos prolongados.
Todos los avivamientos sobre los que he leído experimentaron esto. Veremos mucho
má s todavía.
Este nú mero del Renewal Journal explora muchas dimensiones de la adoració n. John y
Carol Wimber describen la intimidad con Dios. Geoff Bullock nos recuerda nuestra
misió n. Dorothy Mathieson da un desafío profético. Robert Tann y Robert Colman
exploran la curació n en la adoració n. Lucinda Coleman repasa la historia de la danza
en el culto. Stephen Bryar y Stan Everitt comentan sobre la importancia de la
renovació n. Reflexiono sobre la adoració n en avivamiento.
Nuestro Señ or y Dios busca a quienes lo adoren en espíritu y en verdad.
Adora a Dios (Apocalipsis 22: 9). Ese mandamiento en el ú ltimo capítulo de la Biblia
señ ala el camino a seguir para nosotros ahora y para siempre.

© Renewal Journal 6: Adoració n, 1995, 2da edició n 2011.


Se permite la reproducció n con los derechos de autor incluidos.

Volver al contenido
1 Adoración: intimidad con Dios

John y Carol Wimber

El pastor John Wimber y su esposa Carol fueron líderes fundadores de Vineyard


Christian Fellowships en todo el mundo, incluyendo Vineyard Christian Fellowships
en Australia.
_______________________________________
Aprendimos que lo que pasa
cuando estamos solos con el señor
determina cuán íntimo y profundo
la adoración será cuando nos reunamos
___________________________________________________________

La adoració n, el acto de dar libremente amor a Dios, forma e informa cada actividad
de la vida del cristiano.
Muchas personas que visitan Vineyard Christian Fellowships comentan sobre la
profundidad y riqueza de nuestra adoració n. Esto no ha ocurrido por casualidad:
tenemos una filosofía bien pensada que guía por qué y có mo adoramos a Dios. En este
artículo comunicaré esa filosofía.
Para entender có mo adoramos a Dios, es ú til aprender sobre la historia de nuestra
confraternidad, que se remonta a 1977. En ese momento, mi esposa, Carol, estaba
dirigiendo a un pequeñ o grupo de personas en una reunió n hogareñ a que se convirtió
en Anaheim Vineyard. Dejaré que ella describa lo que sucedió durante ese tiempo.
'Comenzamos a adorar con nada má s que un sentido de llamado del Señ or a una
relació n má s profunda con él. Antes de que empezá ramos a reunirnos en una pequeñ a
iglesia en el hogar en 1977, el Espíritu Santo había estado trabajando en mi corazó n,
creando un hambre tremenda por Dios. Un día, mientras oraba, la palabra adoració n
apareció en mi mente como el titular de un perió dico. Nunca antes había pensado
mucho en esa palabra. Como cristiano evangélico, siempre había asumido que toda la
reunió n del domingo por la mañ ana era "adoració n" y, en cierto sentido, tenía razó n.
Pero en un sentido diferente, hubo elementos particulares del servicio que se
dedicaron especialmente a la adoració n y no a la enseñ anza, anuncios, presentaciones
musicales y todas las demá s actividades que son parte de una reunió n típica de los
domingos por la mañ ana.
'Después de que comenzamos a reunirnos en nuestra reunió n en casa, noté momentos
durante la reunió n, generalmente cuando cantá bamos, en los que experimenté a Dios
profundamente. Cantamos muchas canciones, pero principalmente canciones sobre
adoració n o testimonios de un cristiano a otro. Pero de vez en cuando cantá bamos una
canció n personal e íntimamente a Jesú s, con letra como “Jesú s te amo”. Ese tipo de
canciones despertaron y alimentaron el hambre de Dios dentro de mí.
'En ese momento comencé a preguntarle a nuestro líder musical por qué algunas
canciones parecían despertar algo en nosotros y otras no. Mientras hablá bamos sobre
la adoració n, nos dimos cuenta de que a menudo cantamos sobre la adoració n, pero en
realidad nunca adoramos, excepto cuando accidentalmente tropezamos con canciones
íntimas como "Te amo, Señ or" y "Levanto la voz". Así comenzamos a ver una
diferencia entre los cá nticos sobre Jesú s y los cá nticos a Jesú s.
'Ahora, durante este tiempo cuando está bamos dando traspiés corporativamente en la
adoració n, muchos de nosotros también está bamos adorando solos en casa. Durante
estos momentos de soledad no necesariamente cantá bamos, pero nos inclinamos,
arrodillá bamos, levantamos las manos y oramos espontá neamente en el Espíritu, a
veces con oraciones habladas, a veces con oraciones no verbalizadas e incluso
oraciones sin palabras. Notamos que a medida que nuestra vida de adoració n
individual se profundizaba, cuando nos reuníamos había un hambre mayor hacia Dios.
Entonces aprendimos que lo que sucede cuando estamos a solas con el Señ or
determina cuá n íntima y profunda será la adoració n cuando nos reunamos.
'En ese momento nos dimos cuenta de que nuestra adoració n bendijo a Dios, que era
solo para Dios y no solo un vehículo de preparació n para el sermó n del pastor. Esta
fue una revelació n emocionante. Después de conocer el lugar central de adoració n en
nuestras reuniones, hubo muchos casos en los que todo lo que hicimos fue adorar a
Dios durante una o dos horas.
En ese momento también descubrimos que cantar no era la ú nica forma de adorar a
Dios. Debido a que la palabra adoració n significa literalmente inclinarse, es
importante que nuestros cuerpos estén involucrados en lo que dicen nuestros
espíritus. En las Escrituras, esto se logra inclinando la cabeza, levantando las manos,
arrodillá ndose e incluso postrá ndose ante Dios.
'Como resultado de nuestra adoració n y bendició n, Dios está siendo bendecido por él.
No adoramos a Dios para ser bendecidos, pero somos bendecidos cuando lo
adoramos. Visita a su pueblo con manifestaciones del Espíritu Santo.
Por tanto, la adoració n tiene un aspecto doble: la comunicació n con Dios a través de
los medios bá sicos de cantar y orar, y la comunicació n de Dios mediante la enseñ anza
y la predicació n de la palabra, la profecía, la exhortació n, etc. resultado son atraídos a
su presencia donde él nos habla. '
Definició n de adoració n
Probablemente la lecció n má s significativa que aprendieron Carol y los primeros
Vineyard Fellowship fue que la adoració n es el acto de dar amor a Dios libremente. De
hecho, en el Salmo 18: 1 leemos: 'Te amo, oh Señ or, fortaleza mía'. La adoració n
también es una expresió n de asombro, sumisió n y respeto hacia Dios (ver Sal. 95: 1-2;
96: 1-3).
El deseo de nuestro corazó n debe ser adorar a Dios; hemos sido diseñ ados por Dios
para este propó sito. Si no adoramos a Dios, adoraremos a algo oa alguien má s.
Pero, ¿có mo debemos adorar a Dios? Hay varias formas descritas en el Antiguo y
Nuevo Testamento:
l Confesió n: el reconocimiento del pecado y la culpa a un Dios santo y justo.
l Acció n de gracias: dar gracias a Dios por lo que ha hecho, especialmente por sus
obras de creació n y salvació n.
l Adoració n: alabando a Dios simplemente por quien es - Señ or del universo.
Como señ aló Carol, la adoració n involucra no solo nuestro pensamiento e intelecto,
sino también nuestro cuerpo. A través de la Biblia se ven formas de oració n y alabanza
como cantar, tocar instrumentos musicales, bailar, arrodillarse, inclinarse, levantar las
manos, etc.
Fases en el corazon
No solo es ú til comprender por qué y có mo adoramos a Dios, también es ú til
comprender lo que sucede cuando adoramos a Dios. En The Vineyard vemos cinco
fases bá sicas de adoració n, fases a través de las cuales los líderes intentan guiar a la
congregació n. Comprender estas fases es ú til en nuestra experiencia de Dios. Tenga en
cuenta que a medida que atravesamos estas fases, nos dirigimos hacia una meta: la
intimidad con Dios. Defino la intimidad como pertenecer o revelar la naturaleza má s
profunda de uno a otro (en este caso a Dios), y está marcada por una asociació n
cercana, presencia y contacto. Describiré estas fases segú n se apliquen a la adoració n
colectiva, pero pueden aplicarse con la misma facilidad a nuestra prá ctica privada de
adoració n.
1. La primera fase es la llamada a la adoració n, que es un mensaje dirigido a la gente.
Es una invitació n a la adoració n. Esto podría lograrse a través de una canció n como,
'Vengan, adoremos e inclinémonos'. O puede ser jubiloso, como a través de la canció n:
"¿No sabes que es hora de alabar al Señ or?"
El pensamiento subyacente del llamado a la adoració n es 'Hagá moslo; adoremos
ahora '. La selecció n de canciones para el llamado a la adoració n es muy importante,
ya que establece el tono para la reunió n y dirige a las personas a Dios. ¿Es la primera
noche de una conferencia en la que muchas personas pueden no estar familiarizadas
con las canciones y con otros asistentes? ¿O es la ú ltima noche, después de que el
impulso se haya ido acumulando durante toda la semana? Si este es un tiempo de
adoració n el domingo por la mañ ana, ¿la iglesia ha estado haciendo las obras de Dios
toda la semana? ¿O la iglesia ha estado deprimida? Si a la iglesia le ha ido bien, el culto
dominical cabalga sobre la cresta de una ola. Todos estos pensamientos se reflejan en
la llamada a la adoració n. Lo ideal es que cada miembro de la congregació n sea
consciente de estas preocupaciones y ore para que se establezca el tono apropiado en
el llamado a la adoració n.
2. La segunda fase es el compromiso, que es la diná mica electrizante de conexió n con
Dios y entre nosotros. Expresiones de amor, adoració n, alabanza, jú bilo, intercesió n,
petició n, todas las diná micas de la oració n está n entrelazadas con la adoració n, brotan
del corazó n. En la fase de compromiso, alabamos a Dios por quién es a través de la
mú sica y la oració n. Un individuo puede tener momentos como estos en su adoració n
privada en casa, pero cuando la iglesia se reú ne, la presencia manifiesta de Dios se
magnifica y multiplica.
Expresando el amor de Dios
A medida que avanzamos en la fase de compromiso, nos movemos cada vez má s hacia
un lenguaje amoroso e íntimo. Estar en la presencia de Dios excita nuestro corazó n y
nuestra mente y queremos alabarlo por las obras que ha realizado, por có mo se ha
movido en la historia, por su cará cter y atributos. El jú bilo es ese corazó n hinchado
dentro de nosotros en el que queremos exaltarlo. El corazó n de la adoració n es estar
unido con nuestro Creador y con la iglesia universal e histó rica. Recuerde, la
adoració n se lleva a cabo todo el tiempo en el cielo, y cuando adoramos nos unimos a
lo que ya está sucediendo, lo que se ha llamado la comunió n de los santos. Por tanto,
existe una poderosa diná mica empresarial.
A menudo, esta intimidad nos hace meditar, incluso mientras cantamos, sobre nuestra
relació n con el Señ or. A veces recordamos los votos que hicimos ante nuestro Dios.
Dios puede traer a nuestra mente la falta de armonía o el fracaso en nuestra vida, por
lo que está involucrada la confesió n del pecado. Las lá grimas pueden fluir cuando
vemos nuestra falta de armonía, pero su armonía; nuestras limitaciones pero sus
posibilidades ilimitadas. Esta fase en la que nos han despertado a su presencia se
llama expresió n.
La expresió n física y emocional en la adoració n puede resultar en danza y movimiento
corporal. Esta es una respuesta apropiada a Dios si la iglesia está en esa cima. No es
apropiado si se agita o si el punto focal está en la danza y no en el verdadero jú bilo en
el Señ or.
La expresió n luego se mueve a un cenit, un punto climá tico, no muy diferente al hacer
el amor físico (¿no usa Salomó n la misma analogía en el Cantar de los Cantares?).
Hemos expresado lo que está en nuestros corazones, mentes y cuerpos, y ahora es el
momento de esperar a que Dios responda. Deja de hablar y espera a que hable, se
mueva. A esto lo llamo, la cuarta fase, la visitació n: el Dios todopoderoso visita a su
pueblo.
Esta visitació n es un producto de la adoració n. No adoramos para ganarnos su
presencia. Es digno de ser adorado ya sea que nos visite o no. Pero Dios 'habita en las
alabanzas de su pueblo'. Así que siempre debemos venir a adorar preparados para
una audiencia con el Rey. Y debemos esperar que el Espíritu de Dios trabaje entre
nosotros. Se mueve de diferentes maneras: a veces para la salvació n, a veces para
liberaciones, a veces para santificació n o curaciones. Dios también nos visita a través
de los dones proféticos.
Generosidad
La quinta fase de la adoració n es dar sustancia. La iglesia sabe muy poco acerca de dar,
pero la Biblia nos exhorta a darle a Dios. Es patético ver a personas prepará ndose para
el ministerio que no saben có mo dar. Es como un atleta que participa en una carrera,
pero no sabe correr. Si no hemos aprendido a dar dinero, no hemos aprendido nada. El
ministerio es una vida de dar. Damos nuestra vida entera; Dios debería tener la
propiedad de todo. Recuerde, todo lo que le demos control a Dios puede multiplicarse
y bendecir, no para que podamos acumular bienes, sino para que podamos participar
má s en su empresa.
Cualquier cosa que necesite dar, Dios inevitablemente me llama primero para que la
dé cuando no tengo nada de eso, ya sea dinero, amor, hospitalidad o informació n.
Cualquier cosa que Dios quiera darnos a través de nosotros, primero tiene que
hacernos. Somos los primeros participantes del fruto. Pero no debemos comer la
semilla, debemos sembrarla, regalarla. La premisa subyacente es que todo lo que
somos se multiplica, para bien o para mal. Lo que sea que tengamos en nuestro á rbol
es lo que obtendremos en nuestro huerto.
A medida que experimentamos estas fases de la adoració n, experimentamos la
intimidad con Dios, el llamamiento má s elevado y satisfactorio que los hombres y
mujeres pueden conocer.
_______________________________________________________
© Equipando a los santos, vol. 1, No. 1. Usado con permiso.

Volver al contenido
2 Má s allá de la adoració n egocéntrica

Geoff Bullock

Geoff Bullock se desempeñ ó como pastor de mú sica en Hills


Christian Life Center en Sydney y ha producido CD y DVD de adoració n ampliamente
aclamados.
_________________________________
La verdadera adoració n es mucho má s que
cantando canciones que nos gusta cantar
_________________________________

¿Alguna vez te has preguntado có mo pudieron Pablo y Silas cantar alabanzas en una
cá rcel de Filipos después de ser desnudos, azotados y aprisionados en el cepo? ¿O
có mo Jesú s pudo cantar un himno la víspera de su arresto, sabiendo todo lo que
estaba a punto de sucederle? ¿O có mo podría Pablo describir la adoració n con la frase
escalofriante 'sacrificio vivo'?
Fue porque su adoració n no se basaba en lo que les gustaba. Se basaba en a quién
amaban.
Hoy hay una explosió n de adoració n en la iglesia. La palabra de moda es
'contemporá nea' y el objetivo es 'entrar en la presencia de Dios' y disfrutar de una
sensació n de cercanía con él. La mú sica, el escenario, la letra deben ayudar a crear una
'experiencia' de adoració n satisfactoria.
Pero estoy absolutamente convencido de que no es la adoració n lo que Dios quiere
que disfrutemos. Es él.
Los cristianos a menudo han sentido que la adoració n debe adaptarse a sus gustos.
Muchas veces se han construido iglesias basadas en las preferencias de las personas
en cuanto al estilo de adoració n. Queremos elegir có mo adoraremos.
Hemos hecho que la adoració n sea egocéntrica en lugar de centrada en Dios.
Presionamos por lo que queremos: 'No me gustan las canciones', 'No me gusta el
volumen'. Es como si estuviéramos adorando adoració n en lugar de adorar a Dios.
Imagínese llevar a cabo su relació n con su có nyuge sobre la base de relacionarse solo
con él en determinadas circunstancias. En el matrimonio no puedes amar exigir una
respuesta; tienes que amar desinteresadamente. No dices: 'Siempre que obtenga todo
lo que quiero de esta relació n, me comprometeré'. Pero esa es la actitud que a menudo
tenemos para adorar. Decimos: 'Ustedes mú sicos, cantantes y pastores hacen sus
trucos, entonces seremos felices'.
La adoració n no es una experiencia musical. Los mú sicos, cantantes y líderes de
adoració n no pueden crear una experiencia de adoració n má s de lo que un evangelista
puede crear una experiencia de salvació n. Tanto la adoració n como la salvació n son
decisiones, decisiones que solo las personas pueden tomar.
Cuando permitimos que otra persona se haga responsable de nuestras decisiones,
anteponemos los intereses humanos a los de Dios. Si mi adoració n depende de que
otros creen una atmó sfera, les permito que tomen la decisió n de adorar por mí.
La adoració n no es el resultado de lo buena que sea la mú sica o de si se cantan mis
canciones favoritas. No es una consecuencia de si me paro o me siento, levanto las
manos o me arrodillo. Mi adoració n debe ser una expresió n de mi relació n con Dios:
con canciones, gritos y susurros, sentado, caminando o conduciendo el automó vil. La
adoració n es mi respuesta a Dios.
Si la adoració n es una decisió n, entonces la adoració n má s grande ocurre cuando
alguien a quien no le gusta la mú sica de una iglesia o el estilo litú rgico ora: 'No se haga
mi voluntad, sino la tuya, Dios; te adoraré a pesar de ello'.
Tus dones no son el problema
Hay otra forma en que adoramos adorar en lugar de adorar a Dios. Déjame llegar a él
por una ruta circular.
Considere dos formas de entender por qué existe la iglesia. La primera es que existe
para equipar a los santos para la obra del ministerio. Por eso, parte de nuestra
enseñ anza y adoració n debe tener como objetivo equipar a los santos.
Pero existe un peligro en esta primera perspectiva. Podría llevarnos a pensar que las
personas está n en una iglesia para que la iglesia pueda liberar sus dones y ministerios
individuales. Esto es al revés. La gente está realmente en una iglesia con sus dones
para liberar el ministerio de la iglesia.
Es mucho má s importante saber a dó nde le llaman que a qué le llaman.
Permítanme darles un ejemplo prá ctico. Mis manos escriben canciones por accidente;
simplemente está n apegados al resto de mi cuerpo y yo soy compositor. De la misma
manera, soy compositor en Hills Christian Life Center má s porque estoy 'apegado' a
una iglesia que adora y escribe canciones que porque Hills Christian Life Center tiene
un compositor que escribe canciones. El llamado está en la iglesia, y mi talento como
compositor ayuda a la iglesia a cumplir su llamado.
Esta es la segunda forma de entender la existencia de la iglesia: existe para cumplir el
llamado de Dios en su vida. Vivir la visió n de Dios. Y las personas en una iglesia no
necesitan tanto poseer esa visió n como ser dueñ os de ella. Una vez que eso sucede, las
diversas facetas de su vida toman forma de acuerdo con lo que Dios ha llamado a la
iglesia a ser y hacer.
Esto tiene un efecto profundo en la adoració n. Quita el enfoque de lo que queremos y
lo reemplaza con lo que se necesita para cumplir la visió n. Realmente no importa si
nos gusta el estilo de adoració n o no; es si el estilo es consistente con el llamado y la
visió n. A menos que pensemos de esta manera, corremos el peligro de crear nuestro
propio entretenimiento y, por lo tanto, de volver a adorar la adoració n.
Adoració n y voluntad de Dios
En otras palabras, para que nuestra adoració n sea una respuesta a Dios, una expresió n
de nuestro amor y devoció n, debe ser un reflejo de su voluntad en y a través de
nuestras vidas. Para poder expresar mi amor por mi esposa Janine, debo hacer má s
que decir 'te amo'. Debo cortar el césped, recoger mis calcetines, lavar el auto,
compartir sus sueñ os, visiones y metas; debo ser su socio, trabajar para ser un equipo
que se exprese desinteresadamente el amor mutuo.
En esto descubro que la mejor intimidad es la intimidad que te obliga a levantarte por
la mañ ana después de hacer el amor con tu esposa la noche anterior e ir a cortar el
césped, arreglar la puerta de la cocina, pintar el cobertizo - para hacer esas cosas que
son producidos por amor.
Lo mismo ocurre en nuestra relació n con Dios. No puedo cantar, 'Te amo, Señ or', 'Te
adoraré', 'Sé exaltado' sin ser un compañ ero en su voluntad y visió n.
¿Cuá l es la visió n de Dios, sus expectativas? ¿Es que celebramos servicios de adoració n
agradables y có modos con tres cá nticos de alabanza, dos cá nticos de adoració n, una
profecía, una ofrenda, un mensaje, dos llamamientos al altar y un himno de clausura?
¿Es su expectativa nuestra comodidad, nuestro disfrute, nuestra tradició n?
No. La visió n de Dios es que el mundo conocerá a su Hijo. La expectativa del Señ or de
nosotros es muy clara en Mateo 28: 19-20: 'Por tanto, vayan y hagan discípulos de
todas las naciones, bautizá ndolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo, enseñ á ndoles a obedecer todo lo que digo. te he mandado. Y seguramente
estaré contigo siempre, hasta el final de los tiempos.
Dios nos ha llamado a su mundo contemporá neo para hacer discípulos. Nuestro culto
central en nuestra decisió n de cumplir con esta comisió n.
Por supuesto, debemos cantar, bailar y alabar al Señ or. Pero si mientras cantamos,
bailamos y alabamos, ignoramos la comisió n de Dios o creamos una cultura que aliena
a aquellos a quienes Dios nos ha llamado a alcanzar, ¿estamos realmente adorando a
Dios? ¿O estamos, una vez má s, adorando a la adoració n en lugar de a él?
La comunicació n es má s que palabras
La iglesia de la que soy parte es una iglesia contemporá nea yuppie de ingresos medios
de los baby boomers y sus hijos. Eso es lo que somos, y eso es a quien Dios nos ha
llamado a alcanzar. Así que así es como nos vemos y sonamos. Otras iglesias tienen
diferentes llamados, tal vez a los ancianos. En ese caso, la gente tendrá que
acostumbrarse a cantar himnos.
Si cada iglesia se volviera 'moderna contemporá nea' en mú sica y todos tocá ramos
Crowded House y Dire Straits, ¿qué pasaría con las iglesias en Vaucluse en Sydney o St
Kilda en Melbourne, que necesitan un toque totalmente diferente?
Para decirlo en términos de marketing, una vez que entendemos nuestra misió n
(hacer discípulos), necesitamos encontrar nuestro mercado (las personas a las que
Dios quiere que alcancemos). Eso entonces nos dará nuestra metodología.
Tenemos que encontrar y utilizar el lenguaje de nuestro mercado. En los mítines de
Youth Alive, por ejemplo, donde 10-12,000 personas se apiñ an en el Centro de
Entretenimiento de Sydney, sabemos que 'Amazing Grace' o 'Shine Jesus Shine' no van
a funcionar con un chico hogareñ o de 15 añ os con su cap al revés quién está en la
cultura del baloncesto. Así que cantamos canciones como 'Salta a la mermelada con el
gran yo soy', canciones que reflejan nuestra pasió n por Jesú s y nuestro amor y
vitalidad por la vida en su idioma. De esta manera recuperamos su mú sica para
glorificar a Dios y abrimos una ventana a la experiencia cristiana en un lenguaje que
puedan entender.
Cuando digo 'lenguaje' no me refiero solo a terminología, palabras. La gente puede ir a
un concierto de Madonna en Japó n y no entender una palabra de lo que dice, pero aun
así sentirse parte de lo que está haciendo porque entienden todo el lenguaje: la
comunicació n visual, el sonido, la mú sica.
Necesitamos hablar el idioma de la gente, no solo en nuestra mú sica, sino también en
nuestros boletines, grá ficos, decoració n, predicació n y vestimenta.
Cuando la iglesia olvida esto y pierde de vista su misió n y su mercado, se encierra en
su propia cultura. Cualquiera que venga de fuera tiene que pasar por una revolució n
cultural antes de poder llegar a nuestra respuesta. Al final, las ú nicas personas a las
que llegamos somos nosotros mismos. Eso es escandaloso. Estamos llamados a ser luz
en tinieblas, no luz en luz.
No estoy diciendo que toda la adoració n deba estar dirigida a atraer a los no
creyentes, ni mucho menos. La adoració n es la adoració n individual a Dios. Nuestra
atenció n de adoració n debe estar en la intimidad con Dios guiada por el Espíritu. Por
eso no debemos hacerlo tan relevante que perdamos la intimidad.
No llegará s a tu mercado hasta que equipes a los santos, y no equipará s a los santos
simplemente hablando el idioma del mercado. Tienes que enseñ arles a hablar el
idioma del mercado. Hay una transició n. Entonces debe haber un equilibrio entre
equipar a los santos y llegar al mercado.
A veces, sin embargo, los santos apostaban perdidos en disfrutar de las 'lluvias de
bendiciones' que vienen a través de su relació n con Dios. Cuando vamos a la iglesia
para estar bajo la lluvia de bendiciones, nuestra adoració n involucra esa experiencia.
Pero la vida es má s que estar bajo la ducha. La vida también es vestirse e ir a trabajar.
Nuestra adoració n debe traducirse en el resultado de nuestras vidas.
Para el creyente, un efecto de la adoració n es como un masaje reparador en el medio
tiempo para regresar al campo. Está curando las lesiones para que podamos seguir
jugando. Es el entrenador en el entretiempo que le dice a un equipo cansado: "Puedes
ganar", y los envía para que cambien el juego.
La adoració n, entonces, es reenfocar. Se está reequipando. Es realinearse con la pasió n
de Dios y darse cuenta de que tiene que decir: 'No se haga mi voluntad, sino la tuya'.
La adoració n no termina con 'te exalto'. Continú a diciendo: 'Debo salir y llevar la
experiencia a otros'. Creo que Dios está cambiando el rostro de la adoració n cristiana
hoy porque está tratando de alinearnos nuevamente con él y su visió n.
No podemos adorar a Dios de verdad y permanecer sin cambios. Cuando adoramos,
nos adentramos en el corazó n de Dios. Las parejas casadas mayores a veces pueden
sentarse juntas en una habitació n durante una hora y media y no hablarse y, sin
embargo, comunicarse, porque han crecido juntos y se entienden el corazó n del otro.
Es así con Dios. A medida que lo adoramos, llegamos a comprender su corazó n y
comenzamos a compartir su pasió n. Entonces su visió n llega a nuestra visió n.
Reimpreso con permiso de la edició n de febrero de 1995 de la revista On Being, 2
Denham Street, Hawthorn, Victoria, 3122.

Volver al contenido

3 Adoració n: ¿calmar o molestar?

Dorothy Mathieson
El ministerio de la Dra. Dorothy Mathieson ha incluido ser un
pastor bautista y el Coordinador australiano de Siervos para los Pobres Urbanos de
Asia. Con su esposo George, aconseja a las personas que necesitan ayuda y sanació n.
_______________________________
La adoració n nos da energía
ser socios en la verdad del reino,
amor, rectitud y justicia
________________________________
La adoració n fue tan pulida. Meticulosa precisió n musical. Hubo un comienzo má s
ligero, luego el 'pasar a un tiempo de adoració n real'. Se levantaron las manos, algunos
cantaban en lenguas. La armonía fue impecable. El entusiasmo contagioso. Una pareja
dio 'palabras de profecía': somos amados, estamos emergiendo a la libertad y la
alegría como mariposas fuera del capullo de la restricció n y el miedo. Aplausos. "Dios
está complacido con nuestra adoració n", aseguró el pastor. Má s aplausos.
Una congregació n suburbana, podría haber estado en cualquier lugar de Australia. En
su mayoría de clase media, bien vestido, coche en el aparcamiento. La gente buena se
siente aliviada de estar en una iglesia 'viva' después de trabajar en las aburridas.
"Venimos para el culto", dijo una pareja. "Puedes soportar un mal sermó n si tienes una
buena adoració n".
La breve solicitud en el boletín de una agencia de bienestar local de hogares para
adolescentes rebeldes no obtuvo respuesta. Otro, que pedía voluntarios para atender
a las personas con sida, ni siquiera llegó al boletín.
El mensaje era claro: la adoració n era para calmar y consolar. Un refrigerio para los
cansados. Para los ansiosos, la seguridad de que todo irá bien. Después de todo,
tenemos razó n, a salvo de la agitació n. Dios está predispuesto a nuestro favor.
No es nada nuevo que las congregaciones usen la adoració n para calmar. La gente hizo
esto en los días del profeta Amó s, ocho siglos antes de la llegada de Jesú s. De alguna
manera, los cantos de adoració n modernos no han cambiado desde los cantos de
aquellos días. El profeta registró tres himnos populares (4:13; 5:89; 9:56).
En estos himnos antiguos también celebraron a un Dios que:
* Moldea poderosamente las montañ as con la misma facilidad que un alfarero;
* crea el viento;
* nos revela sus propios pensamientos (4:13);
* mantiene fielmente el orden correcto en la creació n: planetas, día y noche, mareas
(5: 8);
* invade con autoridad toda su creació n: cielos, tierra, mares (9:56).
Este es el Señ or maravilloso que también adoramos hoy: todo el poderoso, soberano,
majestuoso. 'El Señ or (Yahweh) es su nombre' es la declaració n después de los tres
himnos de Amó s. Con los antiguos, nos unimos en aplausos.
Pero hay algunos aspectos de los himnos del día de Amó s que rara vez son parte de la
adoració n actual en las iglesias de renovació n. En estos himnos antiguos, Dios
también:
* convierte el amanecer en tinieblas de forma aterradora;
* domina deliberadamente ('pisa') todos los intentos humanos de independencia
arrogante ('lugares altos' o 'fortalezas' en Amó s se refieren a prestigiosos hogares tipo
fortalezas de los ricos, los sistemas de adoració n autoindulgente e idó latra en los
santuarios de Betel y Gilgal, los sistemas políticos, econó micos y sociales explotadores
4:13);
* invierte el orden natural de la creació n para que se convierta en un poder
destructivo;
* destruye todos los sistemas aparentemente inexpugnables e injustos (fortalezas de
nuevo) de los poderosos (5:89);
* usa su glorioso poder creativo para juzgar la tierra de modo que convulsione como
las mareas de los ríos;
* Que nadie escape a su autoridad y poder que lo consumen (9:56).
Guerrero poderoso
¡Es difícil cantar sobre estas cosas! Este Dios es el guerrero poderoso, el Señ or
purificador, el creador indomable. Pocas canciones o himnos modernos celebran estos
aspectos de nuestro Dios. Difícilmente encajarían en un ritmo optimista o una
adoració n entusiasta. Los adoradores dudarían en aplaudir cierto juicio por ignorar la
prá ctica de la justicia.
Entonces, ¿por qué los himnos de nuestros días son tan tranquilizadores, tan
tranquilos? En esta 'Era de la ansiedad', como el soció logo Hugh McKay (1993)
etiqueta los tiempos contemporá neos en Australia, anhelamos tener la seguridad de
que las cosas está n bien, de que nuestro futuro solo mejorará .
Pero estaremos seguros, ¿no? Dios está de nuestro lado. Tenemos sus promesas.
Nuestras iglesias está n optimizadas. Nuestro clero tiene credenciales mejoradas y es
amigo de los ricos y poderosos. Vamos al extranjero para plantar nuestro tipo de
iglesias y exportar nuestro tipo de cristianismo. Tenemos mucho qué ofrecer.
Tenemos cientos de planes completamente computarizados para completar la Gran
Comisió n para el añ o 2000. Nuestra nació n está forjando su destino independiente.
Los bloques comerciales está n en su lugar, con suerte para favorecer nuestro
mercado. El pueblo de Dios son los justos. Mú ltiples profecías han asegurado que
nuestros ministerios será n extensos y dominantes.
Esto es exactamente lo que pensaban los israelitas de la época de Amó s. Asumieron su
seguridad política perpetua, con las naciones vecinas peleá ndose entre sí. El comercio
era cada vez má s ventajoso para ellos. Espiritualmente engreídos, se jactaban de tener
cada vez má s asistencias a los santuarios, y los líderes religiosos escuchaban incluso al
rey. Pero habían domesticado a Dios.
Habían convertido una relació n amorosa en un arma de manipulació n. Disfrutando de
vidas no examinadas, los adoradores entusiastas también eran partidarios de un
sistema social, econó mico y político que explotaba a los pobres. Amasaron riqueza,
almacená ndola en sus fortalezas para un futuro mejor, pero no la compartieron con
los necesitados.
La mayoría de sus recursos se gastaron en ellos mismos. Su rectitud se había
convertido en una ética privatizada en lugar de una energía espiritual renovadora
dirigida a crear una comunidad alternativa de amor y dignidad para todos.
Amó s anhelaba "ríos de justicia" (5:24). Solo vio goteos de esfuerzo propio,
canalizados para mantener el status quo de los israelitas. La profecía triunfalista los
fascinó . ¿No eran el pueblo de Dios, con su pacto y sus promesas?
Suena tan inquietantemente moderno. ¿El pueblo de Dios contemporá neo, incluso
aquellos de nosotros comprometidos con la renovació n, es tan diferente? "La iglesia
contemporá nea", dice Walter Brueggemann (1978: 11), "está tan inculturada al
espíritu del consumismo que tiene poco poder para creer o actuar". Ademá s, afirma
que "si nos reunimos en torno a un Dios está tico que solo protege los intereses de los
que tienen", la opresió n no puede quedarse atrá s "(1978: 18).
No puede haber verdadera adoració n, dice Amos, sin un compromiso con la justicia
para los pobres. La verdadera adoració n debe expresarse en los puntos sangrantes del
mundo. Fijar nuestros ojos en Jesú s, en lugar de cerrar el paso al mundo, nos lleva a
descubrir su corazó n por los despreciados, los explotados, los marginados. Incluso con
las palabras correctas en sus himnos, los antiguos se perdieron. No estaban haciendo
la justicia sobre la que cantaban.
La adoració n perturba
Muchos críticos dicen que estos tres himnos en Amó s está n fuera de lugar en su
profecía, tal vez glosas posteriores interrumpan el flujo de su pensamiento. En el
corazó n de estos desafíos no solo está n las complicaciones del aná lisis textual, sino
también el nombre inapropiado del propó sito de la adoració n. La adoració n está
destinada a perturbar renovando la plenitud de nuestra herencia de fe, criticando
nuestras manipulaciones actuales y energizando para abrazar la esperanza radical
para el futuro.
Los eruditos no está n solos en perder el punto de adoració n en Amó s y má s allá de
Amó s. En el llamado descubrimiento del culto en la renovació n moderna, estos
elementos vitales se han pasado por alto en gran medida. ¿Quién quiere ser
molestado? En el cansancio de la vida moderna, ¿quién quiere energizarse para crear
algo nuevo?
Como Moisés antes que él, Amos "desmantela la religió n del triunfalismo está tico"
(Brueggemann 1978: 16). La libertad del Dios majestuoso no puede ser manipulada ni
siquiera mediante una adoració n entusiasta. La adoració n no es el desfile
extravagante de preocupaciones personales o de habilidades musicales u oratorias.
'Vas a la iglesia para pecar', dice Amó s (4: 4).
Las canciones de Amos está n inquietantemente en su lugar. La profecía no se puede
separar de la doxología. La adoració n es un acto de libertad y justicia. Está destinado a
perturbar y energizar. Es por eso que Amó s usó deliberadamente himnos populares
como parte de su profecía.
Miremos estos himnos en su contexto.
(1) 'Este es el Dios que debes prepararte para encontrarte', dice Amó s (4:12), usando
el llamado sacerdotal habitual para adorar antes del primer himno (4: 1314). Habían
ignorado sus actos de juicio que se suponía que los devolverían a las relaciones
amorosas. El escenario de este primer himno es de guerra santa. En la adoració n, se
encuentran cara a cara con el Dios de tal poder y majestad que fá cilmente también
puede juzgar incluso a su propio pueblo. Adora verdaderamente, o prepá rate para el
combate con el Señ or Todopoderoso, dice Amos. La adoració n entusiasta no ofrece
inmunidad.
(2) ¿Qué es la verdadera adoració n? El segundo himno de Amó s (5:89) dice que
responde al Dios que actú a con justicia, incluso con su pueblo alejado. "Somos celosos
en nuestra religió n", objetó la gente. "Pero tu propio sistema religioso te permite
convertir la justicia en amargura, tirar la justicia por el suelo como basura", fue la
respuesta de Amó s (5: 7). 'Si la relació n de pacto de Dios significara algo para ti, se
reflejaría en tu vida de amorosa preocupació n por los demá s. Eso es adoració n. ¿Có mo
puedes cantar esta canció n y alterar ('cambiar') el plan de justicia y rectitud de Dios
para la creació n? '
'Mira lo que vuelvo', dice Yahvé. 'Oscuridad hasta el amanecer. Yo creo. Tu destruyes.
Pero también puedo destruir, particularmente los sistemas de explotació n de los
poderosos. Vuélvete a mí en verdadera adoració n ', dice el Señ or. Entonces no
pisoteará s a los pobres, no justificará s tus indulgencias como tus necesidades (5:11),
ni permanecerá s callado ante la injusticia. Bú scame a mí, no a tus propios sistemas. Tu
vida depende de ello ', dice Dios (5 ″ 14).
(3) Má s adelante en la profecía de Amó s viene el tercer himno (9:56) después de la
inquietante amenaza de que la terrible mirada de Dios, el guerrero, se centra en su
pueblo, para el mal, no para el bien (9: 4). ¿Có mo pudo Amos llamar a la gente a cantar
después de esto? Nuevamente, como en los otros dos himnos, su adoració n es
inapropiada. La adoració n nunca puede encajar con vidas no examinadas de
moralidad privatizada, que no tienen responsabilidades por los males de su sociedad.
El mensaje de este himno se vuelve inquietantemente má s claro. Su Dios es ahora su
guerrero. Juzgará a su propia gente. Cuando toca la tierra, las espantosas convulsiones
traen gran desdicha (9: 5). Nada en la tierra ni en el cielo puede enfrentarse a él ni
esconderse de él. Su control es completo. "Cuando cantas este himno", dice Amos,
"está s cantando sobre tu propio juicio, no solo sobre el juicio de los demá s".
La verdadera adoració n perturba. Las canciones modernas principalmente
tranquilizan y miman las complacencias.
La evitació n del problema real de la injusticia todavía está arraigada en la iglesia. Los
pobres está n sufriendo. Sobre la base del pacto de Dios, su relació n de amor, pueden
esperar legítimamente que su pueblo, los justos, escuche y responda a sus clamores
(Proverbios 29: 7). Cuando el pueblo de Dios hace esto, realmente puede adorar.
La adoració n nos da energía para ser socios en la verdad, el amor, la rectitud y la
justicia del reino. La adoració n renueva la relació n amorosa con nuestro Dios, quien
debe ser fiel a su cará cter, sin obstá culos por nuestras constricciones. La adoració n
nos lleva a actuar por la justicia de los pobres. Juntos luego celebramos a aquel en
quien nacen todos los ríos de justicia.
Referencias
Brueggemann, Walter (1978) La imaginació n profética. Fortaleza.
McKay, Hugh (1993) Reinventar Australia. Angus y Roberton.

Volver al contenido

4 Adoració n: tocar cuerpo y alma

Robert Tann
El reverendo Robert Tann escribió como ministro de la Iglesia
Unida en Ulverstone, Tasmania, y ha sido un líder en la renovació n de la iglesia en
Australia.

__________________________
dentro de la adoració n
estamos viendo curaciones
__________________________

El ministerio de sanidad de Jesú s siempre estuvo centrado en Dios. Cada vida que
tocaba, la tocaba como una expresió n de adoració n, es decir, honraba a Dios. El
apó stol Juan rara vez se refirió a los "milagros", sino que utilizó el término "señ al"
cuando registró el ministerio de Jesú s. Ya fuera un milagro sobre la naturaleza o una
vida tocada por la curació n, el propó sito era el mismo, glorificar a Dios. A la luz de
esto, creo que no podemos subestimar el lugar de adoració n en el ministerio de
sanidad.
Se cita al gran predicador del siglo XX, AW Tozer, diciendo que "la adoració n aceptable
a Dios es la joya de la corona que falta en el cristianismo evangélico". Creo que tiene
razó n. La adoració n es má s que un ritual. La adoració n es má s que los patrones
litú rgicos tradicionales. La adoració n se experimenta y es a medida que
experimentamos a Dios que nuestras vidas se conmueven, en cuerpo y alma.
En nuestras iglesias de hoy hay una evidencia creciente del redescubrimiento de la
adoració n en su verdadero sentido: la experiencia de Dios a través de la entrega de
uno mismo. En mi propia parroquia en Ulverstone, Tasmania, la gente mayor está
recuperando el sentido de avivamiento que el metodismo temprano tenía para ellos
con todo su "fuego en el vientre" y alabanza del corazó n. Los jó venes está n
descubriendo por primera vez algunos de los maravillosos himnos antiguos de la fe y
reconociendo la conexió n entre Charles Wesley, Isaac Watts, Fanny Crosby y personas
como Jack Hayford, Graham Kendrick y Chris Bowater.
La mú sica está liberando el alma. Las emociones se conmueven y los 'corazones se
calientan extrañ amente', como dijo John Wesley hace 250 añ os. Al mismo tiempo, se
tocan vidas con curaciones físicas. Sin duda hay una conexió n, porque dentro de la
adoració n estamos viendo que ocurren curaciones.
Cuando nos reunimos para adorar, adorar, alabar y agradecer a nuestro Dios, no es
solo un ejercicio litú rgico, no es simplemente un proceso académico. Al menos no
debería serlo. Es una experiencia de la presencia del Dios vivo. Entramos en la
presencia de Dios, la presencia del creador del cielo y la tierra, y nos ofrecemos a él.
Creo firmemente que entrar en tal adoració n cambiará la vida.
Imagina la magnitud de la creació n. El universo se extendió durante incontables añ os
luz en la inmensidad del espacio. Equilibre eso con la pequeñ a flor en un parche de
musgo, enclavada en la base de una imponente Montañ a Ash, ubicada al pie de un pico
escarpado que se eleva mil metros por encima. ¡Mira el cuerpo humano, con verrugas
y todo! ¡Qué maravilla! La mano que puso todo esto junto es Aquel a quien adoramos.
No es una efigie tallada. No adorar a un héroe de un carpintero galileo muerto. ¡No es
un debate filosó fico, sino la presencia del Creador! No veo có mo las vidas no pueden
cambiarse mientras lo adoramos. Mi experiencia es que esos episodios que cambian la
vida pueden incluir, y a menudo lo hacen, la curació n: física, emocional y espiritual.
Varios de los milagros de Jesú s ocurrieron en la adoració n formal de la sinagoga, como
el relato del hombre con una mano seca (Mateo 12: 10-13) y el endemoniado (Marcos
1: 23-27). En estos ejemplos, la curació n también se usó como una demostració n del
poder y la autoridad de Jesú s. Si bien la mayor parte del ministerio milagroso de Jesú s
se realizó fuera de la adoració n formal, veo que gran parte de él es adoració n. La
adoració n es, después de todo, una actitud, no solo una acció n.
Cuando Jesú s se encontró con diez hombres leprosos que pedían ayuda
respetuosamente a distancia debido a su condició n, Jesú s los envió a los sacerdotes
(Lucas 17: 11-19). Al salir, ocurrió la limpieza. Uno regresó , alabando a Dios y
postrá ndose para adorar a Jesú s, ofreciendo gracias. Eso es adoració n, adoració n en el
polvo del borde del camino. El leproso ha mostrado cuatro actitudes clave de
adoració n. É l había elogiado y dado gracias. También adoraba / adoraba a Jesú s, y
había rendido homenaje, arrojá ndose a los pies de Jesú s. Fue considerado con las
palabras: 'Levá ntate y vete, tu fe te ha sanado'.
Veo cinco elementos clave en la adoració n que juegan un papel en el ministerio de
sanidad. Estos son demostració n, aliento, entusiasmo, evangelismo y emoció n.
Demostració n
Nuestro Dios no es una teoría. Nuestro Dios no es un ídolo vacío. Nuestro Dios está
vivo. cuando adoramos, Dios responde. Vemos la realidad de lo que decimos que
creemos. Se demuestra la gracia de Dios. Se ve el poder de Dios.
Durante julio de 1991, mi esposa y yo tuvimos el privilegio de asistir a Brighton '91 en
Inglaterra, una reunió n mundial de líderes en evangelizació n y renovació n. El
reconocido autor y líder de la renovació n, el canó nigo Michael Green, hizo una
observació n desafiante. Mi registro de sus palabras es este: 'La iglesia occidental está
condenada por la predicació n de un evangelio incompleto. Durante demasiado tiempo
se ha ignorado el hecho de que señ ales y prodigios acompañ aron la predicació n de la
palabra desde el momento en que Jesú s caminó sobre la tierra y en toda la iglesia
primitiva. Debemos estar abiertos a la demostració n del poder de Dios en nuestra
adoració n '.
Esta actividad está surgiendo a un ritmo fenomenal en muchas á reas del mundo en
este momento. Milagros en las esquinas de las calles de Rumania, Hungría y otros
países del Bloque del Este. En Argentina, los milagros ocurren en la mayoría de los
servicios de adoració n, informa el Dr. Omar Cabrera. En un día especial, decenas de
personas fueron sanadas de una miríada de desó rdenes cuando pasó el plato de la
ofrenda. Como la gente le dio a Dios, ¡Dios les dio a ellos! Cientos de historias de este
tipo surgen y, alabado sea Dios, en Australia estamos comenzando a verlo a medida
que nos liberamos del letargo espiritual.
Á nimo
Las personas se sienten alentadas en su fe cuando ven a Dios obrando en medio de
ellas, ¡y es sorprendente! He sido parte de muchos eventos importantes de tipo rally, y
parece que van con ellos una mayor expectativa entre la gente. La fe se suma a la fe, la
fuerza se suma a la fuerza, mientras la gente ora y espera en Dios. Eso no quiere decir
que Dios necesite una multitud para actuar. No lo hace. Pero cuando la gente se reú ne,
el aliento que se dan unos a otros ha sido, en mi experiencia, significativo en la
curació n.
Recuerdo estar con una dama en una conferencia en Canberra. Pidió oració n por un
nudo en el hueco de su cuello. Dos o tres de nosotros rezamos. No pasó nada, o eso
parecía, excepto que un par de nosotros tuvimos una visió n similar, la de una esponja
secá ndose y convirtiéndose en polvo. Con confianza le dijimos a la mujer: '¡Dios
destruirá el bulto!'.
Cuando nos dimos la vuelta para sentarnos, dijo: 'Oh, una cosa má s. Tengo cataratas
¿Orará s por mis ojos, porque me estoy quedando ciego?
Mi corazó n hizo '¡Ooh!' ¿Tenía fe en la vista? ¿Mis colegas reunidos a su alrededor
tenían fe? Nos miramos el uno al otro, y luego a ella, luego al Señ or. Me animó la
atmó sfera del evento y sus oraciones. Rezamos con las manos sobre los ojos. Nos
apartamos y ella gritó : '¡Alabado sea Dios! Puedo leer los letreros en la parte trasera
del auditorio. Hubo algo de "confusió n", pero oramos de nuevo y ella se fue gozosa.
Fe ligada a fe. El estímulo de estar con otros cuando oramos. Pero no se detiene ahí, ya
que a cada uno de los que oramos se nos animó a orar de nuevo cuando surgiera la
necesidad o cuando surgiera de nuevo. Nunca olvidaré ese día, porque sigue siendo un
estímulo.
Emoció n
El sentimiento que siguió a esa curació n permanece conmigo. Sin embargo, ese tipo de
sentimiento también fluye hacia los demá s. Recientemente, en mi parroquia, un
miembro vino en busca de oració n. 'Joan' sufría un profundo dolor artrítico en las
manos, los codos y los hombros. Había ido a la iglesia esa noche casi sin poder
sostener su bolso y sin poder levantar los brazos muy por encima de la altura de la
cintura.
'Joan' es una persona tímida y pidió oració n por primera vez, así que creo. Dios la tocó .
El dolor se fue y pudo levantar los brazos en el aire, y aú n puede hacerlo. ¡Su emoció n
fue contagiosa! Ella testificó en la iglesia la semana siguiente, y no se retrasa en
reconocer a Jesú s como su sanador.
El testimonio que dio se sumó a la emoció n de los que estaban allí cuando oramos.
Animó a otros a correr la voz entre amigos tanto en la parroquia como fuera de ella.
Condujo directamente a un pequeñ o grupo que iba a orar por un no cristiano que
sufría de una dolorosa afecció n de la columna. Mientras ofrecíamos oració n, también
hubo una liberació n inmediata del dolor en esa persona. ¡Má s emoció n!
Inmediatamente hubo alabanza y acció n de gracias a Dios. La adoració n fluye de la
curació n.
Evangelizació n
Una y otra vez, las pá ginas de las Escrituras nos saltan con la evidencia del
crecimiento de la iglesia como resultado de la demostració n, el á nimo y la emoció n de
la curació n. Conduce a la conversió n. Conduce a la salvació n. Conduce a que má s
personas se den cuenta de la verdad del amor de Dios expresado a través de Jesú s. Por
lo tanto, la sanidad ayuda al evangelismo.
Veo la evangelizació n como un acto de adoració n. La ofrenda de vidas como sacrificios
vivos a nuestro Dios es algo maravilloso, y las vidas que la gracia de Dios ha sanado
son aú n má s maravillosas.
En la conferencia de Brighton '91, escuchamos historias de milagros en las esquinas
de las calles mientras se predicaba la palabra. Esto llevó a que miles de personas
vinieran a escuchar y ver la palabra en los días siguientes, cuando los estadios de
fú tbol, los pasillos y las salas de reuniones se desbordaron de personas que buscaban
a Dios después de añ os de gobierno comunista. La palabra de Dios fue predicada en
palabra y acció n. Dios fue adorado. Se cambiaron vidas. La curació n del cuerpo y el
alma ocurrió en presencia del Dios viviente.
En nuestra mentalidad occidental, los servicios de adoració n rara vez adquieren tales
proporciones. Parecemos encerrados en patrones tradicionales. Todo lo que esté fuera
de la "norma" se considera inadecuado, desordenado o incó modo, por lo que no
podemos ver lo que está viendo el mundo que nos rodea. Pero má s que eso, nuestras
iglesias se está n vaciando como una iglesia de palabras, palabras y má s palabras, no
logra llevar a un pueblo que busca má s cerca de Dios.
Creo que nuestras iglesias verían incrementos dramá ticos en el nú mero de personas y
señ ales del Espíritu de Dios si abriéramos nuestros corazones y realmente adoramos.
Esto también devolvería el ministerio de sanidad de la iglesia a su patró n bíblico de
ser una parte "normal" de la vida y el testimonio de la iglesia.
Emoció n
Una crítica de alguna expresió n y ministerio pentecostal es que es demasiado
emocional, o es emocionalismo en lugar de una expresió n verdadera y completa de
emoció n. Interpreto el emocionalismo como una exageració n 'fabricada' que ha sido
generada por estilos de predicació n o presentaciones musicales particulares. Eso es
muy diferente de permitir que nuestras emociones se involucren en nuestra
adoració n.
¿Te imaginas a Moisés reuniéndose con Dios y sin ser afectado emocionalmente? ¿Te
imaginas a la mujer que había sangrado durante añ os sin sentir emoció n cuando tocó
el manto de Jesú s y fue sanada? La emoció n es parte de nuestra naturaleza humana y
es justo que, cuando llegamos a la presencia del Señ or, todo nuestro ser esté
involucrado. La emoció n, como yo la veo, tiene mucho que ver con el proceso de
curació n, porque gran parte de nuestra fragilidad y debilidad humanas, tanta
enfermedad y dolencia, se centra en nuestras emociones. Si podemos liberarnos de
aquello que nos ata emocionalmente, podremos ser realmente libres.
El arrepentimiento implica la liberació n emocional; la culpa se desvanece cuando
somos perdonados. La ira es una enfermedad emocional; llega la paz y sentimos que la
bendita liberació n nos invade. El odio es una emoció n; pero con la ayuda de Dios
aprendemos a perdonar y amar, y la confusió n interior cesa. Todo esto se hace má s
fá cil, el proceso se mejora, cuando estamos en la adoració n.
El apó stol Pablo, tanto en Romanos 12: 1-8 como en 2 Corintios 3: 7-18, escribe sobre
la presencia transformadora de Dios cuando nos ofrecemos a nosotros mismos como
un 'sacrificio vivo' (Romanos), y la libertad experimentada al entrar en La presencia
de Dios 'con rostros descubiertos' (Corintios). Nos abrimos a la experiencia. Como
dice Graham Kendrick, "adorar es cambiar". Creo que parte del proceso de curació n,
ya sea rá pido o má s prolongado, se realza en el encuentro con Dios cargado de
emoció n. Encontramos a Dios mientras adoramos.
Adoració n corporativa
¿Esta adoració n debe ser corporativa o puede ser una devoció n privada? No, no es
necesario que sea un culto colectivo y sí, puede ser má s privado. Pero la unió n del
Cuerpo de Cristo trae grandes beneficios. Aquí, a medida que la iglesia se reú ne, la
alabanza se eleva a nuestro Dios. Encontramos un sentido de unidad unos con otros y
con Jesú s, nuestro Señ or resucitado, y el poder del Espíritu fluye má s libremente.
Incluso en medio de nuestro culto colectivo, uno puede tener comunió n a nivel
privado con Dios, y aú n así ser ayudado por la atmó sfera circundante de alabanza y
adoració n.
El culto colectivo hace una declaració n pú blica de fe. Esto honra a Dios. La gente
declara pú blicamente su amor y Dios se regocija en el amor que se le ofrece. El acto de
adoració n edifica el Cuerpo, y en la adoració n colectiva los dones del Espíritu será n
má s evidentes. Como Pablo escribió tan claramente a la iglesia de Corinto (1 Corintios
12-14), los dones son para edificar todo el cuerpo, cada uno trayendo sus dones para
unirlos con los demá s. Por tanto, el don de sanidad puede necesitar discernimiento,
conocimiento o sabiduría para dirigirlo. La adoració n colectiva permite que esto
suceda. Ademá s, el ministerio de sanidad, tanto su beneficio como su testimonio, se
comparte ampliamente y, por lo tanto, nuevamente se realza el Cuerpo.
La Escritura es clara en cuanto a que el ministerio de Jesú s fue un testimonio de Dios.
Desde el comienzo de su ministerio, "su noticia se difundió por todo el país" (Lucas
4:14).
El ministerio de Jesú s fue, con algunos ejemplos menores, un ministerio pú blico. Esta
es una clave de la que debemos aprender. Dios es glorificado cuando su gracia es vista
y reconocida. El culto pú blico y corporativo es tal reconocimiento.
Unció n y Eucaristía
Dentro del ambiente de adoració n, dos ritos ocupan un lugar especial con respecto al
ministerio de curació n. Estos son la unció n y la Eucaristía (acció n de gracias -
comunió n). Si bien ninguno de los dos necesita ser parte del ministerio de sanidad en
la adoració n, ambos pueden serlo.
El escritor de Santiago nos dice: '¿Alguno de ustedes está enfermo? Debe llamar a los
ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del
Señ or. Y la oració n ofrecida con fe sanará al enfermo; el Señ or lo levantará . Si ha
pecado, será perdonado '(Santiago 5: 14-15, NVI). Obviamente, esto permite que los
ancianos vayan a los enfermos, pero también permite que el rito de la unció n sea
administrado por personas apropiadas dentro del culto.
Recientemente, en nuestra propia parroquia, ocurrió tal evento. 'David' me habló
durante el servicio de la comunió n. É l era un anciano ayudando. Indicando una
necesidad personal, asma persistente y angustiosa, pidió oració n "siempre que lo
sintiera apropiado en el servicio". Completamos la comunió n y luego hice que 'David'
tomara asiento a la vista de la gente. Le expliqué las enseñ anzas de James y luego le
pedí a otros dos ancianos que se unieran a mí. Ungimos la frente de 'David' y oramos
por su curació n. Pasó las siguientes dos semanas ayudando en un proyecto de
construcció n de una casa con todo el polvo y la suciedad asociados con eso y estaba
totalmente libre de cualquier problema de asma, de lo que luego testificó . Esta fue,
como se detalló anteriormente, una demostració n del amor de Dios que animó a toda
la congregació n.
Me estoy volviendo má s consciente del poder de la Eucaristía en la curació n,
especialmente en las á reas de curació n espiritual emocional. La Mesa del Señ or es un
lugar de encuentro de gracia. Los símbolos de su cuerpo destrozado y sangre
derramada adquieren un nuevo significado cuando te acercas a ellos con dolor. Como
dice el antiguo himno, 'Hay poder ... poder obrador de maravillas en la sangre del
Cordero'.
La mayor necesidad que tienen muchas personas hoy en día es estar libres de culpa: la
necesidad del perdó n. La naturaleza de Dios es amar, aceptar, perdonar. La Mesa del
Señ or lo dice con má s claridad que mil palabras. Aquí tenemos ante nosotros
elementos simples que hablan de una verdad má s profunda: una verdad poderosa.
Hablan de curació n.
¿Cuá ndo es má s apropiado orar por sanació n durante el servicio de comunió n? Eso
depende de la situació n. Algunas personas se sienten incapaces de dar un paso tan
sagrado sintiéndose sucias o inmundas de su pasado. Si este es el caso, ore por la
curació n antes de que reciban los elementos. Así, la Mesa para ellos se convierte en un
sello de la gracia sanadora. Para otros, el solo hecho de venir a la Mesa los convencerá
de la necesidad de la oració n y, por lo tanto, la oració n de sanació n después de tomar
los elementos en bastante orden. Da una bendició n final.
Otra alternativa es durante el servicio. Si, como suele ser el caso, un ministro está
siendo asistido por ayudantes laicos, la oració n puede ofrecerse después de recibir el
pan y antes de tomar la copa. En la historia de la iglesia primitiva y siguiendo el patró n
de la comida de la Pascua, a menudo había una pausa entre el pan y el vino. La taza
llegó má s tarde en la comida. La copa que usó Jesú s fue la 'copa de bendició n' de la
Pascua, por lo que recibir el pan como símbolo de la gracia perdonadora de Dios, luego
recibir la oració n por la curació n y finalmente tomar la copa de la bendició n es a
menudo muy apropiado. Las necesidades locales, por supuesto, dictará n el uso y el
lugar de dicha oració n.
La relació n entre la Eucaristía y la curació n emocional y espiritual es clara.
Recientemente, una joven vino a nuestra iglesia por primera vez. Se hizo la invitació n
a la comunió n y, como es nuestra prá ctica, la gente se acercó para recibir los
elementos. Ella vino con el primer grupo, pero rá pidamente se deshizo en lá grimas y
se hizo a un lado. Le ordené a un anciano que la ayudara. Después de unos momentos
afuera, pudo unirse al ú ltimo grupo alrededor de la Mesa.
Me reuní con ella má s tarde para orar má s y luego la acompañ é a su casa cercana
donde oramos. Había experimentado un fenó meno oculto o sobrenatural la noche
anterior. La había asustado. Cuando se adelantó por primera vez, algo pareció intentar
apartarla de la Mesa. Las oraciones, tanto durante como después de la comunió n, así
como en su casa, trajeron paz, y este episodio no ha vuelto a repetirse. La joven dijo
que sabía que tenía que venir a la comunió n después del evento. Era necesario para
poder purificar.
Para algunas personas de la iglesia, la unció n con aceite o la oració n por sanidad
durante la Eucaristía puede parecer extrañ a o una intromisió n en la forma habitual en
que se hacen las cosas. Con la enseñ anza adecuada, se pueden tranquilizar
rá pidamente.
El famoso Smith Wigglesworth tiene un comentario que invita a la reflexió n sobre la
unció n y su lugar en la adoració n. É l dice: 'Creo que todos podemos ver que la iglesia
no puede jugar con este negocio. Si alguien se aparta de estas claras instrucciones
(Santiago 5:15), se encuentra en un lugar de tremendo peligro. Aquellos que se niegan
a obedecer lo hacen con una pérdida indescriptible ''.
Diná mica del Espíritu Santo
Dentro de la adoració n, la diná mica del Espíritu Santo prevalece má s. Nuestra propia
insignificancia y nuestra fe débil son apoyadas, recogidas y fortalecidas por quienes
nos rodean.
Así como un palo individual se puede doblar o romper cuando se toma por sí solo y se
rompe sobre una rodilla, mientras má s palos se mantengan juntos, má s difícil será
romper incluso el má s débil del paquete. Cuantos má s cristianos se reú nen, má s fuerte
parece ser el nivel de fe. Cuanta má s gente ora, má s fuertes parecen ser las oraciones.
Cuantos má s dones espirituales nos rodean, má s confiados parecen volverse los
débiles.
El ambiente de adoració n ayuda enormemente a sacarnos de la influencia y
distracció n del mundo y llevarnos al reino santo y terapéutico del Espíritu.
Los himnos de alabanza, los cantos de adoració n y adoració n, las oraciones y la
Palabra de Dios leída y predicada, centran nuestro pensamiento en Aquel a quien
llamamos Señ or. Dejamos el mundo atrá s. Entramos en el Lugar Santo y esperamos el
toque de Dios sobre nuestras vidas rotas, dañ adas e imperfectas, y comienza la
transformació n.
Cuanto má s crezcamos en nuestra comprensió n del poder, la belleza, la riqueza de la
verdadera adoració n espiritual, má s entenderemos el ministerio de sanació n. El poder
de Dios para sanar es indudable.
Incluso en mi limitada experiencia, he visto demasiadas pruebas para creer lo
contrario. También es innegable que la presencia de Dios está tocando las vidas de un
nú mero muy significativo de personas de la iglesia en todo el país es una forma nueva
y rica.
El movimiento de renovació n ha agregado una nueva dimensió n a la adoració n, y
aunque se puede decir mucho sobre las diversas expresiones de adoració n disponibles
en todo el espectro de iglesias en Australia, creo que esos lugares de adoració n,
independientemente de la etiqueta denominacional, que permiten al Espíritu la la
libertad de moverse en la mú sica, el canto, la oració n y los dones también son las
iglesias donde los ministerios de sanació n está n creciendo como parte de la adoració n.
El vínculo está ahí. Adoració n y sanidad: el Espíritu de Cristo resucitado tocando
cuerpo y alma, para la gloria de Dios.
Reproducido con permiso de Healing in the Now, editado por John Blacker (1995),
Australian Renewal Ministries, 1 Maxwell Court, Blackburn South, Victoria3130.
Volver al contenido

5 Sanació n a través de la adoració n


Robert Colman

El reverendo Robert Colman escribió como director de adoració n


en la Iglesia Bautista de Blackburn, Melbourne, y es un cantante y líder de adoració n
muy conocido.
__________________________
nuestra tarea principal en la vida
es adorar a dios
__________________________
Hace varias décadas, AW Tozer dijo: “La adoració n es la joya perdida en la Iglesia
cristiana”.
De alguna manera, las cosas han cambiado desde que Tozer escribió esas palabras.
Durante los ú ltimos 25 añ os, el Espíritu Santo ha renovado su iglesia de una manera
notable y ha traído a los cristianos de todo el mundo una nueva comprensió n del
significado y la importancia de la adoració n.
Sin embargo, tenemos un camino por recorrer si queremos seguir las palabras de
Jesú s de 'adorar al Padre en espíritu y en verdad'.
Nuestra tarea principal en la vida es adorar a Dios.
En lo profundo de todos hay un impulso de adorar. Fue colocado allí por Dios. Si no
adoramos al Dios Altísimo, entonces nos adoraremos a nosotros mismos, o una
extensió n de nosotros mismos, porque DEBEMOS adorar.
Nuestro mayor desafío es intelectualizar a Dios. Le permitimos el acceso a la mente,
pero resistimos firmemente cualquier acercamiento de Dios a nuestras emociones o
nuestros cuerpos.
¿Por qué nos resulta difícil expresarnos con nuestras emociones y nuestro cuerpo en
la adoració n?
Cuando el pecado entró en el mundo a través de Adá n y Eva, también lo hizo la
vergü enza, la timidez, los tipos incorrectos de autoconciencia, la lujuria, etc.
Cuando Jesú s murió en la cruz, murió por la vergü enza que nos puso en la esclavitud
de la timidez. Solo a través de él podemos experimentar la libertad total en nuestras
emociones y cuerpos.
William Temple, el gran teó logo anglicano, dijo: 'La adoració n es la sumisió n de toda
nuestra naturaleza a Dios. Es el avivamiento de la conciencia por su santidad; el
alimento de la mente con su verdad; la purificació n de la imaginació n por su belleza; la
apertura del corazó n a su amor; la entrega de la voluntad a su propó sito ”, y yo
agregaría“ y la entrega de nuestros cuerpos a su total libertad ”.
Somos los que evitamos que Dios trabaje en su totalidad en nosotros.
La verdadera adoració n solo puede tener lugar cuando aceptamos que Dios se siente
no solo en su trono en el centro del universo, sino en el trono que está en el centro de
nuestro corazó n.
La obra de Cristo en la redenció n tiene un gran fin: salvar a la humanidad y
devolvernos el gozo de conocer la adoració n verdadera.
Adá n y Eva disfrutaron de eso cuando caminaron con Dios en la frescura del Jardín
antes de la Caída.
Nuestro mayor problema cuando se trata de la adoració n es nuestro egocentrismo
pecaminoso. El pecado consiste en mantener el yo en el centro de nuestra vida, el
lugar que Dios realmente se reserva para sí mismo.
Cuando Dios ya no ocupa el centro de nuestro ser, entonces nos convertimos en el
centro, ¡nos convertimos en Dios! Y ese otro dios se llama "yo".

Invadido por dios


A menos que el nú cleo central de nuestro ser sea invadido por Dios y mantenido por
él, entonces no puede haber un objeto apropiado en el cual enfocar nuestra adoració n.
Muchos de nosotros estamos atrapados en una lucha interior con nosotros mismos
porque nunca entendimos que para convertirnos en la persona que Dios quiere que
seamos, debemos dejar de luchar contra nosotros mismos y entregarnos a Dios.
Entonces él puede entrar, ocupar el lugar que le corresponde en el centro de nuestras
vidas y gobernar y reinar como Señ or.
A menos que nos rindamos totalmente a Dios, el resultado inevitable será el conflicto
interno y la falta de armonía. Nuestro ego humano funciona mejor cuando funciona en
armonía con Dios, ya que, abandonado a sí mismo, se convierte en una fuerza
peligrosa y dañ ina.
¿Qué requiere Dios? La respuesta es bastante simple y, sin embargo, profundamente
profunda: entrega a uno mismo. Este es el intercambio gozoso de un yo egocéntrico y
pecaminoso por un yo centrado en Dios hecho íntegro. De hecho, es un intercambio:
nuestra vida por la suya y la suya por nosotros.
Romanos 12: 1 dice: 'Por lo tanto, les ruego ... en vista de la misericordia de Dios,
ofrezcan sus cuerpos como sacrificios vivos, santos y agradables a Dios; este es su acto
espiritual de adoració n.
Necesitamos ejercitar nuestra voluntad al decidir aceptar la libertad que ofrece Jesú s.
É l nunca nos hace sentir tontos ni orgullosos. La insidiosa voz de Sataná s habla de
nuestra naturaleza caída, la parte que se siente tonta y orgullosa. Necesitamos
resistirlo y reclamar nuestra victoria en Cristo.
Entonces, cuando aprendamos a expresarnos ante Dios, con cuerpo, emociones,
mente, voluntad y espíritu, disfrutaremos de una experiencia continua y liberadora.
No reprimimos nuestras emociones; entonces no se embotellan por dentro. Y
comenzamos a ganar má s confianza.
Nuestra autoimagen se beneficia y nos volvemos má s conscientes de los demá s. Jesú s
nos saca de nuestra conciencia de nosotros mismos y nos acercamos a los demá s para
comunicarnos con ellos y ser má s sensibles con ellos.
Recuerde que nuestra curació n comienza con nuestro tiempo personal con el Señ or.
Es allí donde podemos ser libres con Dios solo y después de pasar tiempo a solas con
él, podemos ser má s libres con nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Ambos son
fundamentales para conocer la curació n completa. La adoració n se convierte entonces
en toda nuestra vida, involucrando todo nuestro ser.
Pablo resume bien esto en 1 Tesalonicenses 5:23, 'Que Dios mismo, el Dios de paz, os
santifique de principio a fin. Que todo su espíritu, alma y cuerpo se mantenga
intachable en la venida de nuestro Señ or Jesucristo.
_____________________________________________________
© Healing in the Now, editado por John Blacker (1995), Australian Renewal
Ministries, 1 Maxwell Court, Blackburn South, Victoria3130. Usado con permiso.

Volver al contenido

6 Adoració n y ministerio carismá ticos

Stephen Bryar
El Capitá n Stephen Bryar escribió en 1995 cuando servía en los Servicios de Apoyo
Familiar en el Ejército de Salvació n en Melbourne.
_____________________________________________
Deseas ver señ ales y maravillas
forjado en el nombre de Jesú s.
Este bautismo, entonces, es su primera gran necesidad.
- William Booth
_____________________________________________

Mis añ os de infancia estuvieron influenciados por una tradició n anglicana ordenada y


conservadora. Las señ ales y los prodigios no eran para hoy y cualquiera que hablara
en lenguas era considerado extremista perteneciente a un extrañ o culto. ¡Puede
imaginarse el furor cuando el subdirector habló en lenguas!
Me convertí en 1966 y comencé a asistir al Ejército de Salvació n en 1972. En ese
momento pensé poco o nada en la cuestió n carismá tica, excepto que noté en mi
ocupació n como director de funerales que los servicios que se llevaban a cabo en las
iglesias pentecostales eran alegres.
Ecuménico
Mi primer encuentro serio con el tema carismá tico ocurrió durante nuestro primer
nombramiento en 1980. Se invitó al Ejército de Salvació n a participar en una campañ a
interdenominacional, con el evangelista y orador clave, un sacerdote anglicano. Era el
rector de una iglesia en rá pido crecimiento, contrariamente a las tendencias
declinantes de otras iglesias anglicanas.
Un equipo lo acompañ ó y, como comunidad ecuménica, les dimos la bienvenida con un
té especial. Hablé con varios miembros del equipo. Uno me habló de mi propia
conversió n y luego me preguntó : ¿Has sido bautizado en el Espíritu Santo?
No tenía idea de qué estaba hablando y me sentí muy indignado. Mi entusiasmo por la
campañ a disminuyó debido al tono carismá tico de este grupo.
A medida que avanzaba la semana, noté una frescura y vitalidad en su fe cristiana que
rara vez había presenciado. Tenían algo que yo no tenía y reaccioné con rabia. Busqué
encontrarles fallas, actitud a la que respondieron con amor y humildad.
Creía que las divisiones eran causadas por personas carismá ticas. Ya era bastante
malo que la iglesia anglicana se hubiera infiltrado. ¡Imagínense mi horror cuando supe
que había cristianos carismá ticos incluso en el Ejército de Salvació n!
En 1987 aceptamos a regañ adientes una invitació n para que nuestros cadetes de
cuerpo (grupo bíblico de jó venes) dirigieran una reunió n de adoració n en un cuerpo
vecino que tenía un fuerte sabor carismá tico. Para mi sorpresa, fue un placer dirigir la
reunió n. La misma frescura y vitalidad que había presenciado en 1980 estuvo
presente en ese encuentro. Había un ministerio de cuerpo real presente en ese cuerpo.
Regresé má s tarde a nuestro propio cuerpo y participé en una reunió n. El contraste
entre las dos congregaciones era claramente evidente y por primera vez me enfrenté a
la pregunta que tanto tiempo había querido evitar. Estas personas a las que consideré
tan extrañ as tenían algo que faltaba en mi propia vida y ministerio cristianos y en la
vida de los cristianos en general.
Los añ os siguientes fueron difíciles para nuestra familia. A fines de 1990, estaba
quebrantado tanto espiritual como emocionalmente. Una vez má s se me pidió que
dirigiera una reunió n de adoració n en otro cuerpo que tenía un énfasis carismá tico.
Nunca me había sentido tan hipó crita en mi vida. Aquí estaba dirigiendo la adoració n
de un grupo de personas que tenían un amor y una pasió n por Dios que estaba
ausente en mi propia vida.
Entusiasta
Su fe era fresca y entusiasta. Ese día fue el 7 de julio de 1991 y má s tarde esa noche me
arrodillé en nuestra sala de estar y le pedí a Dios que me limpiara. ¡É l respondió a mi
oració n! La pureza y limpieza del Espíritu Santo inundó mi ser má s íntimo hasta cada
articulació n de mi cuerpo. Quería levantarme, saltar y bailar. Amaba a Dios y amaba
todo lo que me rodeaba.
Esa noche fui bautizado en el Espíritu Santo. Casi de la noche a la mañ ana me encontré
al otro lado de la valla carismá tica y la pregunta adquirió una nueva dimensió n.
La divisió n es triste y no soy tan ingenuo como para sugerir que los cristianos
carismá ticos no han contribuido. Sin embargo, culpar a las personas carismá ticas casi
exclusivamente es, como he descubierto, inexacto y falso.
Muchos cristianos no carismá ticos han afirmado que se les hace sentir inferiores,
confundidos y heridos y no dudo que este sea el caso.
La otra cara de la moneda se ha sentido excluida; acusado de tener una experiencia del
diablo; que me digan que soy un .weirdo. - e incluso me han retirado misteriosamente
las invitaciones para dirigir la adoració n.
La cuestió n carismá tica es má s que simplemente la intrusió n no deseada de cristianos
carismá ticos en la vida y el estilo de una iglesia no carismá tica. Si lo miramos de esa
manera, pisamos un terreno muy peligroso ya que estamos limitando efectivamente el
movimiento del Espíritu Santo.
Cada denominació n tiene cristianos carismá ticos que hablan en lenguas. Por tanto, si
queremos en serio que el reino de Dios avance, en lugar de dividirlo, debemos
comprender la cuestió n carismá tica en lugar de simplemente condenarla.
Lleno
El bautismo del Espíritu Santo es uno que plantea muchos problemas, como la
salvació n completa, la santificació n y la llenura del Espíritu Santo. No importa el título
que le demos; la experiencia es importante.
Los cuatro evangelios registran la promesa de que Jesú s bautizará con el Espíritu
Santo (Mateo 3:11; Marcos 1: 8; Lucas 3:16; Juan 1:33). Jesú s mismo promete que
seremos bautizados en el Espíritu Santo (Hechos 1: 5), una promesa que no se limita a
los creyentes en Pentecostés (Hechos 8:17; 9:17; 10.44 y 11:16; 19: 6).
El bautismo en el Espíritu Santo es la activació n y liberació n del Espíritu Santo en la
vida del creyente (Hechos 1: 8). Los discípulos recibieron el Espíritu Santo en la tarde
del día de la resurrecció n (Juan 20:22). Asimismo, nosotros también recibimos el
Espíritu Santo en el momento de la conversió n (Romanos 8: 9; Gá latas 3: 2; 1 Juan
3:24). Sin embargo, la liberació n del Espíritu Santo en nuestras vidas, aunque es
posible y de hecho deseable en el momento de nuestra conversió n, es una experiencia
completamente separada.
Las Escrituras indican que la liberació n del Espíritu Santo en la vida del creyente
puede ser en el momento de la conversió n (Hechos 10:44) y también en ocasiones
posteriores (Juan 20:22; Hechos 2: 1-4; 8: 12- 17; 9: 3-19; 19: 1-6).
El fundador del Ejército de Salvació n, William Booth, testificó este hecho en una carta
al cuerpo de Dunedin Hall reproducida en un Christian Mission Paper en 1869:
Deseo dar algunas breves sugerencias prá cticas y, ante todo, elogio una calificació n
que parece involucrar a todas las demá s. Ese es el bautismo pentecostal del Espíritu
Santo. Quisiera que lo asentaran en sus almas para siempre, este gran principio
inmutable en la economía de la gracia, el trabajo espiritual solo puede ser realizado
por aquellos que poseen poder espiritual.
No quiero que pienses que imagino ni por un momento que no tienes el Espíritu. Por
tus frutos sé que tienes. Ningú n hombre podría hacer las obras que se está n haciendo
en medio de ustedes a menos que Dios estuviera con ellos. ¡Pero cuá nto má s se podría
hacer si todos hubieran recibido este bautismo pentecostal en toda su plenitud!
La experiencia de los ú ltimos 300 añ os, con varios avivamientos, testifica que el
bautismo en el Espíritu Santo es una experiencia distinta y separada y, junto con
señ ales y prodigios, ha sido una parte comú n del avivamiento.
Es interesante observar el crecimiento, en los ú ltimos 90 añ os, de las iglesias
pentecostales / carismá ticas que dan especial énfasis al bautismo en el Espíritu Santo.
A principios del siglo XX, el 34,4 por ciento de la població n mundial eran cristianos
practicantes. De este nú mero, 3.700.000 eran pentecostales, lo que representa menos
del uno por ciento de los cristianos practicantes.
En 1995, el 33,7 por ciento (má s de 1291 millones) de la població n mundial eran
cristianos practicantes. Sin embargo, de manera significativa, de este nú mero má s de
460 millones (aproximadamente un tercio) eran pentecostales / carismá ticos. Entre
1980 y 1995, el nú mero mundial de cristianos pentecostales / carismá ticos aumentó
de 158 millones a má s de 460 millones (Estadísticas de David Barrett en World
Christian Encyclopaedia e informes anuales en International Bulletin of Missionary
Research).
En su libro sobre creencias religiosas en Australia titulado Many Faiths One Nation,
Ian Gillman observa que en Australia el movimiento pentecostal creció en un 200 por
ciento entre 1972 y 1984. Ademá s, señ aló que el crecimiento de las iglesias
pentecostales / carismá ticas entre 1976 y 1981 fue de 87.9 por ciento, que es un 75
por ciento má s alto que la denominació n tradicional má s cercana.
Estas tendencias, imagino, serían similares en otros países. Al reflexionar sobre estas
cifras de fecundidad para el Reino de Dios, las palabras de Jesú s (Hechos 1: 5) que
prometen el bautismo en el Espíritu Santo para todos los creyentes, deben ser
entendidas y apropiadas.
Observable
Quizá s el punto má s crítico es la afirmació n de muchos pentecostales de que la señ al
inicial para ser bautizados en el Espíritu Santo es hablar en lenguas. Desde una
perspectiva bíblica, creo que hay evidencia abrumadora y convincente de que en la
iglesia primitiva, las señ ales iniciales del bautismo en el Espíritu Santo eran hablar en
lenguas (Marcos 16:17; Hechos 2: 4; 10:46; 19: 6).
Otros dos relatos no indican directamente que hablaran en lenguas: Hechos 8:17;
9:17. En el primer relato sucedió algo observable, aunque no las señ ales y prodigios
que ocurrieron anteriormente en Hechos 8: 6,7.
Segú n muchos eruditos bíblicos de renombre, esta señ al observable era hablar en
lenguas. En el relato de Hechos 9:17 cuando Pablo fue lleno del Espíritu Santo, aunque
no dice específicamente que habló en lenguas allí y en ese momento, sí sabemos que sí
habló en lenguas (1 Corintios 14:18).
Con esta perspectiva bíblica, ¿qué pasa hoy? ¿Es posible ser bautizado en el Espíritu
Santo y no hablar en lenguas? ¡Mi propia opinió n es un sí abrumador!
Muchos cristianos, gigantes espirituales con ministerios poderosos, nunca han
hablado en lenguas. Personalmente, no recibí el don de lenguas hasta algunos meses
después de la experiencia del bautismo con el Espíritu Santo.
Michael Harper comparte este punto de vista y da tres razones por las que las
personas bautizadas en el Espíritu no pueden hablar en lenguas:
En primer lugar, no saber: no sabía hablar en lenguas. De hecho, creí que el Espíritu
Santo hablaba a través de mí. A menudo tenía el impulso de alabar a Dios con sílabas
extrañ as, pero me detuve porque no era lo que creía que era hablar en lenguas.
Cuando finalmente descubrí que tenía que hablar, fluyó el idioma desconocido.
En segundo lugar, el miedo: desafortunadamente, las lenguas se han usado mal en el
pasado, como fue el caso de la iglesia de Corinto. Esto ha provocado un miedo genuino
en algunas personas.
En tercer lugar, el prejuicio: algunos está n descaradamente en contra de hablar en
lenguas. Escuchan cosas negativas al respecto y, por lo tanto, se les menciona, como a
mí, para rechazarlo.
Yo agregaría una razó n má s y es que hay muchos que no se oponen personalmente y
está n felices de que otros tengan el don, pero no desean apropiarse de él.
Universal
Otro tema muy polémico es si las lenguas son universales para todos los cristianos
llenos del Espíritu. Creo que las lenguas, aunque no se apropian de todos los cristianos
llenos del Espíritu, es un don disponible. Baso esto en varias razones.
En primer lugar, es un don glorioso que profundiza la vida de oració n y la relació n con
el Señ or. También he sido testigo de muchas respuestas a oraciones en lenguas. Me
resulta difícil creer que Dios otorgaría tales beneficios espirituales a algunos y no a
todos.
En segundo lugar, hablar en lenguas y orar en el Espíritu se identifican claramente
como lo mismo en 1 Corintios 14: 2, 13-18. Hay varias referencias en las Escrituras a
la oració n en el Espíritu. y cada uno parece apuntar a un uso universal de lenguas, por
ejemplo, Romanos 8:26; Efesios 6:18; Judas 20.
En el libro de los Hechos, donde los creyentes oraron en lenguas después de ser llenos
del Espíritu, no dice que algunos oraron en lenguas. Es má s probable que todos oraran
en lenguas.
En tercer lugar, se afirma que la principal objeció n bíblica al uso universal de lenguas
se encuentra en 1 Corintios 12:10; a otro, hablar en diferentes tipos de lenguas. En la
lectura inicial, este parece ser el caso. El argumento se basa en el uso de diferentes
palabras griegas para otro.
En este pasaje la palabra .otro. aparece ocho veces, pero traduce dos palabras griegas
bastante diferentes. Las palabras griegas son allos, que significan otra del mismo tipo.
y heteros - que significa .otro de un tipo diferente .. Así que el pasaje dice: .a otro
(allos) el mensaje de conocimiento por medio del mismo Espíritu, a otro (heteros) fe
por el mismo Espíritu, a otro (allos) dones de sanidad por ese Espíritu, a otro (allos)
poder milagroso, a otro (allos) profecía, a otro (allos) distinguiendo entre espíritus, a
otro (heteros) hablando en diferentes tipos de lenguas, a otro (allos) la interpretació n
de lenguas ..
Para todos los dones, excepto la fe y las lenguas, Pablo usa el griego allos. Para la fe y
las lenguas usa heteros. Nadie sugeriría que solo algunos tienen fe porque el don de la
fe es diferente. De manera similar, no podemos afirmar que debido a que se usa
heteros, el don de lenguas solo está disponible para algunos.
Asimismo, hay dos clases de lenguas. C. Peter Wagner describe estas diferencias como
lenguas privadas y lenguas pú blicas. Las lenguas privadas son un lenguaje de oració n
personal, mientras que las lenguas pú blicas, de las que habla 1 Corintios 12, pueden
usarse pú blicamente con interpretació n complementaria.
Finalmente, el aspecto del que las personas carismá ticas deben tener cuidado es el
orgullo espiritual. Hemos sido salvos, y somos lo que somos, puramente por la gracia
de Dios y ninguno de nosotros, carismá tico o no carismá tico, tiene algo de qué jactarse
(Efesios 2: 8,9).
Oportuno
Charles Widdowson dio una advertencia oportuna:
No se exceda con el poder y los dones a expensas de la persona y la fruta. Quiero
subrayar que en los primeros días del movimiento carismá tico a finales de los sesenta
y principios de los setenta, todo lo que oyeron hablar fue sobre el Espíritu Santo y los
dones del Espíritu. Oímos muy, muy, poco, comparativamente, acerca de Jesú s y el
amor. Ahora que se ha equilibrado, creo. Tenemos que mantener nuestros ojos en
Jesú s. Tenemos la plenitud del Espíritu Santo, y el fruto del Espíritu es amor y nada del
poder debe ejercerse sin el fruto del Espíritu que es amor.
Apoyo estos comentarios. Cualquier don poseído y ejercido sin amor equivale a nada,
como dice Pablo en 1 Corintios 13.
Algo de la actitud del propio William Booth hacia el don del Espíritu se puede medir
en la siguiente carta, publicada en The East London Evangelist, 1 de abril de 1869:
Carta de William Booth
A LOS HERMANOS Y HERMANAS QUE TRABAJAN PARA JESÚ S
en conexion con el
Misió n cristiana Dunedin Hall, Edimburgo
AMADOS AMIGOS - Aunque no he tenido el privilegio de verlos en la carne, de vez en
cuando he oído con gran gratitud su obra de fe y labor de amor; y me regocijo mucho
en la abundante bendició n concedida a sus labores, y bendice a Dios por cada tizó n
arrancado del eterno a través de tu instrumento. Oro sinceramente para que pueda
ser cien veces má s ú til en el futuro de lo que ha sido en el pasado. El trabajo en el que
está s comprometido es el má s importante que puede captar la atenció n o llamar las
energías de cualquier ser ...
El éxito en la ganancia de almas, como cualquier otro trabajo, tanto humano como
divino, depende de ciertas condiciones ... Si quieres tener éxito debes tener cuidado de
cumplir con estas condiciones ...
Deseo dar algunas breves sugerencias prá cticas ... Y, ante todo, elogio una calificació n
que parece involucrar a todas las demá s. Es decir, el bautismo pentecostal del Espíritu
Santo. Quisiera que establecieran en sus almas para siempre este gran principio
inmutable en la economía de la gracia, que el trabajo espiritual solo puede ser
realizado por aquellos que poseen poder espiritual. No importa qué má s te falte, o lo
que pueda estar en tu contra, con el Espíritu Santo tendrá s éxito; pero sin el Espíritu
Santo, no importa qué má s poseas, fracasará s total y eternamente.
Muchos cometen errores aquí. Estimulados por los impulsos internos del Espíritu
Santo, se esfuerzan por cumplir con el llamado que proviene de la palabra y las
necesidades de sus semejantes; pero al carecer de este poder, fracasan, y en lugar de
acudir al Fuerte en busca de fuerzas, se rinden desesperados. Nuevamente excitados,
nuevamente se resuelven y se aventuran, pero al no tener má s poder que antes, son
tan impotentes como siempre. Y fallará n, hasta que sean bautizados con poder de lo
alto.
Estoy convencido de que esta es la ú nica gran necesidad de la Iglesia. No queremos
nuevas verdades, agencias, medios o aparatos. Solo queremos má s del fuego del
Espíritu Santo. ...
___________________
¡Oh, qué celo, qué abnegació n, qué mansedumbre, qué audacia, qué santidad, qué
amor, no habría? Y con todo esto, ¿qué poder para tu gran obra? Toda la ciudad lo
sentiría. El pueblo de Dios en todas direcciones se incendiaría y los pecadores caerían
por todos lados. Las dificultades desaparecerían, los demonios serían vencidos, los
infieles creerían y la gloria de Dios se manifestaría ...
Deseas ver señ ales y maravillas realizadas en el nombre de Jesú s. Ver un gran
despertar entre las multitudes descuidadas que te rodean….
Este bautismo, entonces, es su primera gran necesidad. Si piensas conmigo, ¿no te
demorará s? Ofrécete a Dios por la plenitud. Deje a un lado cada peso ...
¡Esperar! Aunque sus sentimientos sean estériles, su camino oscuro y sus dificultades
se multipliquen, cuelgue firmemente de la palabra de Dios.
Espere el bautismo cada hora; espera si se demora. .Este género no sale sino con
oració n y ayuno; y el Señ or a quien buscá is vendrá de repente a su templo.
Tengo má s que decirte, pero debo esperar otra oportunidad. Suyo en la comunió n del
Evangelio.
WILLIAM BOOTH
____________________
Estas son palabras fuertes. Todo cristiano de hoy necesita este bautismo en el Espíritu
Santo. Debemos, si nos tomamos en serio el reino de Dios, enseñ ar esto a nuestra
gente y orar para que el poder del avivamiento regrese a nuestras comunidades
eclesiales.

Volver al contenido

7 Renovació n en la Iglesia

Stan Everitt

El Coronel Stan Everitt escribió como Comandante Divisional del


Ejército de Salvació n, Divisió n del Sur de Queensland.
Foto: William Booth, fundador del Ejército de Salvació n.
__________________________
El Espíritu Santo de Dios está siendo
derramado sobre su pueblo
__________________________
"En los ú ltimos días derramaré mi Espíritu sobre toda la gente".
No estoy seguro si estos son los ú ltimos días, pero sé que el Espíritu Santo de Dios está
siendo derramado sobre su pueblo, trayendo nueva vida al individuo y eventualmente
a su iglesia.
Mirando hacia atrá s en treinta añ os en el ministerio, no tengo ninguna duda de que
hemos entrado en un tiempo de renovació n espiritual que, creo, es só lo el comienzo
de una poderosa renovació n mundial. A mi modo de ver, las prioridades de muchos
cristianos pasan al estudio de la Biblia, la oració n y la preocupació n por los
inconversos. Esto está sucediendo entre mi propia gente cuando se dan cuenta del
hecho de que la promesa hecha hace tanto tiempo es para cada uno de ellos como
personas individuales.
El testimonio de una nueva cristiana fortaleció mi creencia de que el Espíritu de Dios
está obrando cuando la escuché decir: Sin saber nada acerca del Espíritu Santo, sin
embargo, fui consciente de un nuevo y abrumador sentido de la presencia de Dios,
trayendo una paz que nunca he conocido antes ...
Mientras que la iglesia organizada se ve cada vez má s atrapada en discusiones sobre
asuntos doctrinales y procesos litú rgicos, los miembros individuales de la iglesia está n
respondiendo al desafío del Espíritu Santo para fortalecer su propia fe y, al hacerlo,
poder comunicarse mejor con las personas necesitadas. en la comunidad que tiene
hambre de la Palabra de Dios.
Como creyente, no tengo ninguna duda de que la verdadera iglesia de Dios mundial
(cualquier parte de la etiqueta que pueda llevar debido a posturas tradicionales y
doctrinales) nunca será abolida. La verdadera iglesia en muchos países en desarrollo
fundada sobre el Señ or resucitado está creciendo por miles todos los días y aú n no ha
tenido su era má s gloriosa, ya que el nombre de Jesú s es elevado.
Aunque hay señ ales de renovació n corporativa, la mayoría de las iglesias en los
llamados países occidentales, particularmente en Australia, se han vuelto muy
parecidas a la religió n organizada de Jesú s. día que nuestra efectividad en la
comunidad es mínima.
Uno tiene la sensació n de que un porcentaje monumental del tiempo del clero se
dedica a la administració n y, a la luz de la eternidad, a cosas tan insignificantes. Esto
es a costa de profundizar la vida espiritual y el ministerio pastoral de nuestra gente y
las necesidades de la comunidad.
No todo está perdido, creo, pero parece que en muchos lugares el cristiano individual,
a menudo sin la ayuda del pastor o sacerdote, está marcando el paso en á reas que
deberían ser la preocupació n de la iglesia organizada, y á reas en las que Jesú s estaría
ministrando si estuviera aquí en persona.
En conclusió n, pido que nosotros, como líderes de la iglesia, podamos humillarnos en
la presencia de Dios y orar para que la promesa hecha hace tanto tiempo se convierta
en una realidad en nuestras vidas, haciéndonos má s dependientes del Espíritu Santo
que de la organizació n. y ritual de la iglesia estructurada de los 90.
Volver al contenido

8 Adora a Dios en la danza

Lucinda Coleman

Lucinda Coleman es educadora y coreó grafa de danza, y


actualmente trabaja como creadora de danza para el colectivo de artistas
independientes, 'Remnant Dance', con sede en Perth, Australia. Este artículo, adaptado
de su investigació n de posgrado sobre 'Danza en la Iglesia', traza brevemente la
historia de la danza en el culto desde la tradició n judeocristiana hasta la Reforma. La
renovació n de la iglesia en las ú ltimas décadas ha redescubierto la danza, incluida la
danza litú rgica, coreografiada y espontá nea. Como ocurre con todas las demá s formas
de adoració n, encuentra su excelencia en dar gloria a Dios.
__________________________________
Alabado sea su nombre en la danza
Alabadlo con pandero y danza
__________________________________
Adorar a Dios en la danza es bíblico. La Biblia lo elogia (Salmo 149: 3; 150: 4). Las
Escrituras dan muchas referencias al uso de la danza como una forma de celebració n
gozosa y de adoració n reverente.
En la tradició n hebrea, la danza funcionaba como un medio de oració n y alabanza,
como una expresió n de alegría y reverencia, y como un mediador entre Dios y la
humanidad (Taylor 1976: 81). Esta comprensió n de la danza impregnó la fe de la
iglesia cristiana primitiva. Durante la Edad Media, a pesar de las crecientes
prohibiciones contra el uso de la danza, continuó utilizá ndose como medio de oració n
y alabanza. Sin embargo, en el momento de la Reforma, la iglesia, tanto cató lica como
protestante, había eliminado la danza del culto.
La tradició n hebrea
La danza era una parte integral de las celebraciones de los antiguos israelitas. Se usó
tanto en el culto en la vida cotidiana como en ocasiones de victoria triunfal y
festividad.
La danza sagrada medió entre Dios y la humanidad, lo que llevó a los israelitas a una
relació n má s estrecha con su Dios, Jehová .
En muchas alusiones bíblicas del Antiguo Testamento y descripciones de la danza no
hay desaprobació n, solo afirmació n de este medio de adoració n. Se exhorta al pueblo a
alabar a Dios con 'danzas y melodías con pandero y lira' (Salmo 149: 3), y a 'alabarlo
con pandero y danzas' (Salmo 150: 4). La danza es tan comú n que en los pasajes que
aluden al regocijo sin una menció n específica de la danza, se puede asumir que la
danza está implícita (Gagne 1984: 24).
La raíz má s utilizada para la palabra "danza" en el Antiguo Testamento es hul, que se
refiere al torbellino de la danza e implica un movimiento muy activo. De las 44
palabras en el idioma hebreo para bailar, solo en una hay una posible referencia al
movimiento secular a diferencia de la danza religiosa (Clarke y Crisp 1981: 35).
Los tipos de danza utilizados en la sociedad israelita incluían la danza circular o en
anillo, así como la danza procesional. Estos se usaban a menudo para celebrar eventos
específicos como cuando David y el pueblo de Israel bailaron ante el Arca del Señ or,
que representaba la presencia de Dios (2 Samuel 6:14).
Un tercer tipo de danza incluía movimientos de saltos y giros que eran exuberantes de
alegría. Ante la derrota de los ejércitos de Faraó n tras la travesía del Mar Rojo,
'Miriam, la profetisa, hermana de Aaró n, tomó un pandero en su mano; y todas las
mujeres salieron tras ella con panderos y danzas ”(É xodo 15:20). Cuando David mató
a Goliat, las mujeres se cantaron 'unas a otras en danza' (1 Samuel 29: 5).
Cada una de estas formas de danza encontró una expresió n en la vida cotidiana y en
las épocas de festivales. En la Fiesta de los Taberná culos, por ejemplo, 'hombres
piadosos bailaban con antorchas en sus manos y cantaban canciones de alegría y
alabanza, mientras que los levitas tocaban todo tipo de instrumentos. La danza atrajo
multitudes de espectadores… No terminó hasta la mañ ana en una señ al determinada
”(Gagne 1984: 30). La venerada tradició n de la celebració n comunitaria encontró su
expresió n a través del movimiento.
Sin embargo, la danza no se menciona formalmente en el có digo mosaico, ni el
movimiento estaba libre de ciertas prohibiciones. Se llegó a hacer una distinció n entre
las primeras danzas sagradas de naturaleza sagrada y las que se asemejaban a las
ceremonias paganas. Esta distinció n, hecha por los israelitas, sería aú n má s clara por
los cristianos en los siglos siguientes.
La iglesia cristiana primitiva (100-500 d.C.)
En los primeros cinco siglos de la iglesia cristiana, "la danza seguía siendo aceptable
porque estaba profundamente arraigada en el suelo de la tradició n judeocristiana"
(Gagne 1984: 43). Los cristianos estaban acostumbrados a celebrar, en danzas, en el
culto y en las fiestas debido a la tradició n hebrea de la danza.
El cristianismo también estuvo sujeto a las influencias sociales y políticas
predominantes del Imperio Romano. Las circunstancias cambiantes en el siglo IV
llevaron a cambios en la importancia y el significado de la danza, así como en el
material de la danza utilizado en la liturgia cristiana. En el curso de la historia del
teatro y la danza, el cristianismo moldeó y proscribió nuevos desarrollos. Aunque
aparentemente restrictiva en estos primeros siglos, "la iglesia en realidad creó un
contexto para nuevos florecimientos de danzas sociales, teatrales y religiosas" (Fallon
y Wolbers 1982: 9).
El Nuevo Testamento da pocas referencias directas a la danza. "Pero incluso esto
apunta a un posible paralelo de la tradició n judía de presumir la presencia de la danza
sin la necesidad de mencionarla explícitamente" (Gagne 1984: 35). La evidencia del
uso de la danza como una expresió n aceptada de gozo se refleja en el comentario de
Jesú s: "Te tocamos la flauta, pero no bailaste" (Mateo 11:17). De manera similar, en la
pará bola de Jesú s del hijo pró digo se bailaba y se regocijaba el regreso del hijo a su
hogar (Lucas 15:25).
Pablo les recuerda a los cristianos que sus cuerpos son templos del Espíritu Santo y
que deben glorificar a Dios con sus cuerpos (1 Corintios 6: 19-20). Ademá s, indica que
el movimiento físico es una parte aprobada de la expresió n de oració n cuando exhorta
a Timoteo a orar levantando manos santas (1 Timoteo 2: 8). La postura bíblica para la
mayoría de las oraciones incluía levantar los brazos y las manos por encima de la
cabeza (1 Timoteo 2: 8). En las oraciones de confesió n, era comú n arrodillarse o
postrarse, y en las oraciones de acció n de gracias o intercesió n era comú n estar de pie
con los brazos en alto (Adams 1975: 4).
Ademá s, estudios recientes sugieren que hay má s referencias a la danza en el Nuevo
Testamento de lo que se pensaba originalmente (Daniels 1981: 11). En el idioma
arameo que hablaban los judíos, las palabras para "regocijarse" y "bailar" son las
mismas. Por lo tanto, al incluir 'danza' con 'regocijo' hay referencias a bailar y saltar
de gozo (Lucas 6:23) así como a 'bailar en el Espíritu' (Lucas 10:21).
En las dos primeras liturgias cristianas registradas en detalle, la danza se usa en el
orden del servicio. Tanto Justino Má rtir en el 150 d.C. como Hipó lito en el 200 d.C.
describen alegres danzas en círculo (Daniels 1981: 13). En la iglesia primitiva, la
danza se percibía como una de las "alegrías celestiales y parte de la adoració n de la
divinidad por los á ngeles y los salvos" (Gagne 1984: 36).
Esta actitud hacia la danza contrasta marcadamente con la sociedad romana en la que
apareció por primera vez el cristianismo. Como comenta Shawn, “Aquí en la Roma
Imperial encontramos la danza primero completamente teatralizada, luego
comercializada; y a medida que la vida religiosa de Roma se volvió orgiá stica, las
danzas religiosas se convirtieron en ocasiones de desenfrenado libertinaje y
sensualidad ”(Kraus y Chapman 1981: 42).
En reacció n a lo que los cristianos percibieron como decadencia moral, la iglesia buscó
purificar la danza eliminando todo rastro de paganismo de la intenció n y expresió n
del movimiento. La danza, sin embargo, continuó dentro de la iglesia misma, siempre
que la forma y la intenció n fueran santas y no profanas. El propó sito del movimiento
litú rgico era traer gloria y honor a Dios y quitar el enfoque del yo.
En el siglo III, hay evidencia detallada de la danza integrada en el ritual y el culto de la
iglesia en los escritos de Hipó lito (215 d. C.) y Gregorio el Taumaturgo (213-270 d. C.).
Al mismo tiempo, hay un énfasis creciente en la acció n de gracias espiritual en la
adoració n cristiana. Los intelectuales cristianos buscaron superar la pasió n de la
carne con la razó n del espíritu, y la mayor prueba de ello se demuestra a través del
martirio.
Durante el siglo IV, cambios significativos dentro y fuera de la iglesia influyeron en las
actitudes hacia el tipo de danza que se usaba en el culto cristiano. La principal causa
del cambio provino del reinado de Constantino (306-337 d.C.). Constantino se
convirtió al cristianismo en el añ o 312 d.C. y fue fundamental para aceptar y apoyar a
la iglesia. El Imperio Romano adoptó oficialmente el cristianismo en el añ o 378 d.C.,
marcando así el comienzo de una nueva relació n entre la iglesia y el estado.
Muchas referencias a la danza como parte del culto en los siglos IV y V está n
atenuadas por advertencias sobre formas de danza que se consideraban pecaminosas,
disolutas y que olían a degeneració n romana. A medida que la membresía en la Iglesia
cristiana se hizo popular, el libertinaje comenzó a caracterizar las fiestas sagradas.
En los escritos de los Padres de la Iglesia de estos primeros siglos, hay una
preocupació n evidente por el enfoque cambiante de las danzas cristianas. Epifanio
(315-403 d.C.) trató de enfatizar el elemento espiritual en la danza. En un sermó n del
Domingo de Ramos del añ o 367 d.C., describe la celebració n del festival de la siguiente
manera:
¡Regocíjate en las alturas, hija de Sion! Alégrate, alégrate y salta ruidosamente, Iglesia
que todo lo abarca. Porque he aquí, una vez má s el Rey se acerca ... una vez má s realiza
las danzas corales ... salta salvajemente, cielos; cantad himnos, á ngeles; ustedes que
moran en Sion, bailan danzas de anillo (Kraus y Chapman 1981: 49).
Este texto describe tanto la danza literal como el énfasis espiritual de la ceremonia, al
tiempo que favorece a esta ú ltima como el centro de la celebració n.
Esta fue la tendencia de otros líderes de la iglesia, que "intentaron apartar la vista del
movimiento físico real intrínseco a la danza y considerar la danza desde una
perspectiva singularmente espiritualizada, como símbolo de los movimientos
espirituales del alma" (Gagne 1984: 47).
A fines del siglo IV, Ambrosio (340-397 d.C.), obispo de Milá n, trató de aclarar los
valores y peligros de la danza sagrada enfatizando lo espiritual. "El Señ or nos invita a
bailar, no simplemente con los movimientos circulares del cuerpo, sino con la piadosa
fe en él" (Adams 1990: 18). Vio la danza como un aplauso espiritual y no la descartó
de la iglesia. De manera similar, Gregorio de Nisa (335-394 d.C.) describió a Jesú s
como el ú nico coreó grafo y líder de bailarines en la tierra y en la iglesia.
Sin embargo, otros líderes de la iglesia comenzaron a expresar su oposició n al uso de
la danza. Juan Crisó stomo (345-407 d. C.), al hablar de la hija de Herodías, comentó
que "donde está la danza, está el maligno" (Gagne 1984: 50). Agustín (354-430 d. C.),
obispo de Hipona, advirtió contra las danzas "frívolas o indecorosas" (Adams 1990:
20) e insistió en la oració n, no en la danza. Cesá reo de Arles (470-542 d. C.) condenó la
danza en las vigilias de los santos, calificá ndolas de "acto má s só rdido y vergonzoso"
(Gagne 1984: 51).
Este conflicto refleja las dificultades que los Padres de la Iglesia estaban
experimentando a medida que la iglesia crecía en popularidad. El creciente nú mero de
conversos intentó retener las danzas de sus propios cultos paganos, de modo que a
principios del siglo VI, la danza fue objeto de una severa condena en la iglesia.
La caída de Roma en el 476 d. C. dejó a Europa sin un poder centralizado. La Iglesia
intervino como á rbitro de la moral, la ley, la educació n y la estructura social. Los
conflictos entre la tradició n de la danza eclesiá stica y la reprobació n moral de la
propia iglesia, llevaron a un conflicto sobre el uso y el valor de la danza, que continuó
a lo largo de la Edad Media.
La Alta Edad Media (500-1100 d.C.)
Los primeros cuatro siglos que siguieron a la caída de Roma se caracterizaron por
guerras, invasiones de tierras cristianas por bá rbaros, o viceversa, e intensas
actividades misioneras. La iglesia se estaba volviendo má s autoritaria en sus
actividades y el concepto de iglesia como institució n judicial comenzó a pesar má s que
el concepto de iglesia como comunidad.
A medida que el uso consciente de la autoridad se amplió y profundizó dentro de la
iglesia y los sistemas estatales, hubo un nú mero creciente de edictos y una legislació n
considerable que reformó la liturgia de la iglesia. El uso de la danza fue restringido y
monitoreado continuamente a medida que el énfasis en el ritual misterioso del
servicio de adoració n reemplazó el énfasis en la celebració n espontá nea y la alabanza
a Dios (Fallon y Wolbers 1982: 42).
Gradualmente, se fue desarrollando una distinció n entre el clero y los laicos como
consecuencia de las regulaciones de las autoridades eclesiá sticas sobre la Misa. El latín
ya no era el idioma del pueblo, por lo que el conocimiento de la Misa se restringió a los
cultos y al clero. Los coros se hicieron cargo de todas las partes cantadas de la Misa,
dejando así a los laicos para participar en devociones privadas durante el servicio.
Litú rgicamente, la participació n en la Misa fue má s restringida para los laicos y el
espectador se convirtió en el sello distintivo de este período (Taylor 1976: 83).
Inevitablemente, cuando la liturgia se convirtió en reserva del clero, surgieron dos
tradiciones diferentes de danzas sagradas.
La primera tradició n se centró en la danza realizada por el clero como parte de la
Misa. Este movimiento se convirtió en ritualizado y simbó lico de la teología de la
iglesia (Adams 1990: 30). La misa en sí era un movimiento sagrado disciplinado y
prescrito con posturas definidas proscritas por las autoridades eclesiá sticas para el
traslado de artículos rituales como velas, libros y censores (Taylor 1976: 10). En
ocasiones especiales como los Santos, Navidad y Semana Santa, el clero realizaba
danzas sagradas para la congregació n que era espectadora de estos actos rituales. Las
formas habituales de danza eran las danzas procesionales o redondas.
La segunda tradició n de danza que se desarrolló , con la aprobació n y orientació n de la
iglesia, se conoció como danzas sagradas populares. Estos se desarrollaron en relació n
con las ceremonias y festivales de la iglesia. Era costumbre celebrarlos con un baile
procesional, aunque eran populares los bailes redondos o en anillo. Se realizaban en la
iglesia, el cementerio o el campo circundante durante festivales religiosos, días de
santos, bodas o funerales.
Era difícil para la iglesia regular estos bailes populares porque la naturaleza misma
del baile y su ocasió n a menudo implicaba un movimiento espontá neo. Los pasos
rítmicos de pisadas y saltos a veces causaban un éxtasis incontrolable. Cuando se
acompañ an de banquetes y bebidas, la iglesia desaprueba estos excesos.
Los bailes se realizaban generalmente con himnos o villancicos. "Carol" significa
"bailar" (Adams 1975: 6). 'Carol' se deriva del latín corolla para 'ring', y 'caroller' se
deriva del latín choraula que significa 'flautista para bailar coro' (Diccionario Oxford).
La mayoría de los villancicos se dividieron en la estrofa, que significa "pararse" o
"detenerse", y el coro, que significa "bailar". Por lo tanto, durante el coro, la gente bailó
y, a menos que un bailarín solista actuara para la estrofa, hubo poco movimiento
mientras se cantaba la estrofa.
El paso má s comú n realizado durante el coro fue el tripudium, que significa 'tres
pasos'. Esto se bailaba dando tres pasos hacia adelante y uno hacia atrá s; luego se
repitió . El tiempo era generalmente 4/4 o 2/4 y el paso era popular para bailes
procesionales. A menudo, cinco o diez personas se tomaban del brazo y luego se unían
a otros para procesar por las calles y alrededor de la iglesia, simbolizando la unidad e
igualdad de la comunidad eclesial.
Sin embargo, a medida que pasaron los siglos durante la Edad Media, la "jerarquía
ascendente evitó bailar con la gente, porque la danza simboliza y produce un sentido
de igualdad" (Adams 1975: 5). En general, los obispos se abstuvieron de bailar,
aunque algunos se unieron a la gente bailando, una prá ctica que amenazaba la
jerarquía en desarrollo y, por lo tanto, "aceleró la legislació n de la iglesia contra todo
baile" (Adams 1975: 5).
Edad Media tardía (1100-1400 d.C.)
A medida que la iglesia consolidó su autoridad en el período medieval, continuó la
censura de la danza. La danza era todavía una forma litú rgica aceptada y varias
referencias atestiguan el auge de la danza en el ring y la forma procesional (Adams
1970: 22). Sin embargo, gradualmente la forma de la danza sagrada comenzó a
cambiar y en lugar de la danza devocional, el movimiento se volvió má s teatral y
dramá tico.
A medida que el interés pú blico en la Misa disminuyó , las autoridades cristianas
hicieron un esfuerzo definitivo para despertar a las congregaciones al incluir má s
cantos corales, procesiones pintorescas e incluso bailes ceremoniales realizados en el
á rea del coro. John Beleth, un rector del siglo XII de la Universidad de París, mencionó
cuatro tipos de danzas corales, con tripudiam, que se usaban habitualmente en los
festivales de la iglesia (Adams 1990: 22).
La danza de adoració n persistió como dominio exclusivo del clero. Buenaventura (c.
1260) escribió que en los placeres del paraíso habrá círculos interminables,
"revoluciones rítmicas con las esferas" (Adams 1990: 21). Incluso en el siglo XVI, un
manuscrito describe un villancico de Pascua o danza de anillo que tuvo lugar en la
víspera de Pascua en la iglesia de Sens. En esta danza, el arzobispo es asistido por el
clero que primero se movió de dos en dos, seguido en el de la misma manera por
ciudadanos prominentes, todos cantando canciones de la resurrecció n. El villancico
pasó del claustro a la iglesia, rodeó el coro y entró en la nave, mientras cantaba
Salvation Mundi (Taylor 1976: 22).
Sin embargo, la evidencia de bailes centrados en la adoració n como estos declinó a
favor de la danza dramá tica para ser utilizada en la iglesia como una explicació n
alegó rica de la Misa. Se introdujeron obras breves en la liturgia para mejorar su
atractivo para los laicos. En 1100, los juegos de teatro se abrieron paso en la liturgia
eucarística y se convirtieron en el precursor de las obras de misterio.
Aparte de las danzas dramá ticas, la actitud de las autoridades eclesiá sticas hacia la
danza sagrada, así como las danzas populares, fue restrictiva. Al luchar por unificar y
controlar la danza cristiana, la jerarquía de la iglesia emitió una serie de edictos contra
el uso de la danza.
La má s conocida de todas las danzas religiosas de los siglos XIV y XV fue la Danza de la
Muerte o danza macabra. La obsesió n por esta danza revela la preocupació n del
pueblo medieval por la muerte. Aunque inicialmente fue un movimiento espontá neo,
eventualmente un patró n establecido evolucionó en un formato procesional. La iglesia
trató de prohibir tales danzas declarando: 'Quien entierre a los muertos debe hacerlo
con miedo, temblor y decencia. A nadie se le permitirá cantar canciones del diablo y
realizar juegos y danzas inspirados por el diablo e inventados por los paganos ”(Kraus
y Chapman 1981: 59).
Sin embargo, hubo un aumento en la popularidad de la Danza de la Muerte con sus
grotescas parodias de funerales y frenéticos estallidos de danza durante el período de
la Peste Negra (1347-1373). La peste fue una combinació n de la peste bubó nica y la
neumonía y se extendió por toda Europa, matando a la mitad de la població n de
Europa en 1450 (Brooke 1971: 14).
Simultá neamente, hubo brotes de epidemias de danza conocidas como Danseomania -
dance mania. John Martin comenta que la gente se vio tan afectada por una sucesió n
de calamidades que buscaron una salida para el estrés emocional a través del baile.
Otras fuentes han sostenido que estas epidemias se deben a una intoxicació n causada
por el consumo de cereales enfermos en las comunidades rurales. "Comunidades
enteras de personas ... fueron golpeadas por una especie de locura que los hizo bailar
y dar vueltas por las calles y de pueblo en pueblo durante días hasta que murieron en
agonizante agotamiento" (Kraus y Chapman 1981: 55).
Las epidemias de danza alcanzaron una intensidad que dejó a los consejos
eclesiá sticos indefensos frente a ellos. A pesar de la orden de la iglesia de poner fin a
las manías de la danza, la gente no quería o no podía. En consecuencia, a menudo se
acusaba a los bailarines de estar poseídos por el diablo.
A la luz de estas manías de danza, las liturgias de danza sagrada de la iglesia
retrocedieron al olvido. Varios edictos buscaron restringir la danza y controlar sus
excesos, tanto fuera de la iglesia como dentro. Sin embargo, las numerosas
proscripciones contra la danza en la iglesia solo sirvieron para empujarla hacia las
calles. Mientras que la danza sagrada del clero comenzaba a cesar, las danzas
populares de la iglesia persistieron. Durante un tiempo, la iglesia no logró suprimir
estos bailes populares.
Con el surgimiento del control papal de todos los aspectos de la vida cristiana, junto
con los excesos de la Danza de la Muerte y las manías de la danza, las formas de danza
litú rgica comenzaron a sufrir. Lo que quedaba de las formas de danza cristiana eran
sombras de las antiguas celebraciones centradas en el culto de los siglos anteriores. A
medida que el enfoque de la danza de la iglesia se desplazó hacia la liturgia, el
movimiento dentro de la iglesia se volvió proscriptivo y funcional. A medida que el
enfoque de la danza popular se desplazó hacia el movimiento del cuerpo, en lugar de
lo divino, también perdió la esencia del significado original de la danza cristiana.
El Renacimiento (1400-1700)
El Renacimiento anunció el comienzo de cambios sustanciales para la danza cristiana.
Histó ricamente, fue un período de gran agitació n. En 1455 comenzaron a imprimirse
libros y esto fomentó un énfasis en el intelecto, de modo que la mente se percibió de
mayor importancia que el cuerpo en el crecimiento religioso. La Reforma Protestante
(1517-1529) y la Contrarreforma Cató lica Romana como lo evidencia el Concilio de
Trento (15451563) produjeron cambios enormes en el uso y valor percibido de la
danza en el contexto cristiano (Adams 1990: 23).
Lo que floreció en el á mbito de la danza fueron las celebraciones procesionales, los
ballets morales teatrales y algunas interpretaciones de himnos y salmos en el culto. El
teatro y los espectá culos iban en aumento, y con la aparició n del maestro de danza, la
danza litú rgica de la iglesia perdió importancia.
Antes del Renacimiento, la danza religiosa se había ritualizado severamente dentro de
la iglesia, y solo en las danzas sagradas populares conservaba el elemento de
espontaneidad. Sin embargo, dentro de los cambios consiguientes traídos por las
circunstancias del Renacimiento, la iglesia y las autoridades civiles buscaron sedar,
proscribir y ritualizar también estos bailes.
En ú ltima instancia, sin embargo, fue la Reforma la que tendió , en sus formas
extremas, a acabar con la danza cristiana. Se abolieron todos los bailes y procesiones,
excepto las procesiones fú nebres (Adams 1990: 25).
La Reforma (1517-1529)
Los líderes de la Reforma Protestante fueron muy críticos con las costumbres
tradicionales de la iglesia. Intentaron suprimir el uso de iconos, el culto a los santos y
las peregrinaciones y procesiones. Predicaron la renuncia al mundo e intensificaron la
lucha entre el alma y el cuerpo poniendo mayor énfasis en la mente. Se reconoció
abiertamente la conexió n entre el cuerpo, la danza y el erotismo, y a los cristianos se
les enseñ ó a no glorificar el cuerpo.
Estas ideas se difundieron rá pidamente a medida que la iglesia utilizaba la imprenta,
difundiendo tratados que eran muy críticos con la danza. El siguiente extracto es de
un folleto impreso en Utrecht:
Los paganos son los inventores de la danza. Quienes la cultivan son generalmente
idó latras, epicú reos, buenos para la nada, comediantes o actores despreciables o
deshonrosos, así como souteneurs, gigoló s y otros disolutos, inú tiles y desenfrenados.
Sus defensores y seguidores son Luciano, Calígula, Herodes y epicú reos y ates
similares. Con él pertenecen la glotonería, la embriaguez, los juegos, los días festivos y
los días de los santos paganos (Fallon y Wolbers 1982: 15).
Sin embargo, los primeros líderes de la Reforma Protestante no estaban en contra.
Martín Lutero (c. 1525) escribió un villancico para niñ os titulado From Heaven High
en el que dos estrofas apoyan el papel del canto y la danza en la adoració n.
Ademá s, el líder de la Iglesia inglesa, William Tyndale, en un pró logo del Nuevo
Testamento, escribió sobre los roles del canto y la danza gozosos, y estaba feliz de
usar las palabras, daunce y leepe cuando consideró las gozosas buenas nuevas del
cristianismo (Adams 1990 : 26). Fue cuando la gente interpretó las enseñ anzas de los
líderes que la prohibició n de la danza sagrada aumentó dramá ticamente.
De manera similar, en la Iglesia Cató lica durante las reuniones del Concilio de Trento,
la intenció n era menos la abolició n de la danza sagrada, que la bú squeda de la unidad
en asuntos litú rgicos y teoló gicos. Los decretos del Concilio, sin embargo, sofocaron la
creatividad y el crecimiento dentro de la escena dramá tica de la iglesia. En 1566, las
estatuas del sínodo de Lyon, por ejemplo, amenazaron a los sacerdotes y otras
personas con la excomunió n si dirigían bailes en iglesias o cementerios.
En general, la iglesia insistió en la unidad litú rgica sin el uso de la danza en el culto. A
medida que aumentaba la presió n para que cesara toda danza religiosa, no parecía
haber ninguna vía para un posible resurgimiento creativo en la danza.
En consecuencia, la danza religiosa desapareció o sobrevivió solo en unos pocos
lugares aislados. Algunas denominaciones religiosas cultivaron movimientos
litú rgicos específicos que se remontan a la danza de la iglesia primitiva. Otros
movimientos de danza cristiana se transformaron en expresiones populares, para ser
vistos en bodas o funerales, o bien quedaron enterrados en el movimiento
estructurado de la misa cató lica.
Los eventos del período finalmente llevaron a la erradicació n de la danza litú rgica, las
procesiones y la mayoría de las artes visuales, dejando ilesas solo las artes de la
pintura, la predicació n y la mú sica.
En el período posterior a la Reforma, tanto la Iglesia protestante como la cató lica
"intentaron firmemente cerrar la puerta a la expresió n creativa de la danza en la
liturgia" (Gagne 1984: 59). Las crecientes proscripciones de los cató licos contra la
danza, junto con un creciente sentido de desconfianza hacia la danza por parte de los
protestantes, obligaron a la danza a regresar al á mbito secular. "La danza se devolvió
totalmente a la sociedad, con pocas excepciones de la danza cristiana relacionada con
la iglesia" (Gagne 1984: 59).
Conclusió n
La danza dentro del contexto cristiano, habiendo surgido de la tradició n judía, fue
adoptada por la iglesia primitiva como parte integral de las celebraciones y del culto.
Durante la Edad Media, varias influencias afectaron el desarrollo de la danza cristiana
y, a pesar de las crecientes proscripciones sobre su valor y uso, sobrevivió como una
forma de danza sagrada. Sin embargo, con el comienzo de la Reforma, la danza fue
expulsada de su lugar en las celebraciones litú rgicas de la iglesia cristiana y, con pocas
excepciones, floreció en el á mbito secular.
Gradualmente, con la renovació n de la iglesia en el siglo XX, incluida la renovació n
litú rgica, la danza ha comenzado a encontrar una aceptació n cada vez mayor en la vida
de adoració n de la iglesia una vez má s. Tiene una tradició n rica y bíblica. La danza
ofrece una enorme variedad de formas y expresiones de adoració n, desde la
presentació n dramá tica cuidadosamente coreografiada hasta la adoració n y
celebració n espontá nea de individuos y congregaciones de todas las edades.
Referencias
Adams D. (1975) Involucrando a la gente en el culto al baile: Patrones histó ricos y
contemporá neos. Austin: Compartir.
Adams, D. (1980) Danza congregacional en la adoració n cristiana. Austin: Compartir.
Adams, D. ed. (1978) Bailando villancicos. Saratoga: recurso.
Adams D. y Apostolos-Cappadona, D. eds. (1990) La danza como estudios religiosos.
Nueva York: Crossroad.
Brooke, C. (1971) Iglesia y sociedad medievales. Londres: Sidgwick y Jackson.
Clark, M. y Crisp, C. (1981) La historia de la danza. Nueva York: Crown.
Daniels, M. (1981) La danza en el cristianismo: una historia de la danza religiosa a
través de las edades. Nueva York: Paulist.
Davies, JG (1984) Danza litú rgica. Londres: SCM.
Fallon, DJ y Wolbers, MJ eds. (1982) Foco en Danza X: Religió n y Danza. Virginia:
AAHPERD
Gagne, R., Kane, T. y Ver Eecke, R. (1984) Danza en la adoració n cristiana. Washington:
Pastoral
Kraus, R. & Chapman, S. (1981) Historia de la Danza en el Arte y la Educació n. Nueva
Jersey: Prentice-Hall.
Taylor, MF (1976) A Time to Dance. Austin: Compartir.

Volver al contenido

9 Adoració n del avivamiento

Geoff Waugh

El Dr. Geoff Waugh es el editor fundador del Renewal Journal.


_______________________________________________________
A veces reina la quietud en el santo temor y el silencio.
A veces, la adoració n crece en un crescendo de jú bilo.
A veces, las lá grimas se mezclan con el asombro y el arrepentimiento.
_______________________________________________________

La adoració n en avivamiento es sobrecogedora. El Espíritu Santo se mueve


poderosamente sobre nosotros. La adoració n está dirigida por el Espíritu. Espontá neo.
Impredecible.
Sus formas locales varían. La esencia de la adoració n del avivamiento, sin embargo, es
la misma en todas partes. Implica una creciente conciencia y respuesta a la gloria y
soberanía de Dios. El Señ or se mueve sobre su pueblo, tocando vidas profundamente.
La adoració n del avivamiento siempre trae arrepentimiento. A menudo llorando. A
veces con alegría. Nos volvemos má s sensibles y receptivos a la direcció n del Señ or.
Permanecemos má s tiempo en su presencia. La oració n abunda en cá nticos, palabras y
silencios. Los mú sicos pueden tocar mú sica inspirada como lo hizo David, y la
oscuridad huye. Las canciones se mezclan y fluyen en armonías creativas, ya no está n
atadas a libros o transparencias. Las melodías cantadas conducen a solos, cantando en
el Espíritu, canciones y palabras proféticas, las Escrituras cantadas y dichas.
A veces reina la quietud en el santo temor y el silencio. A veces, la adoració n crece en
un crescendo de jú bilo. A veces, las lá grimas se mezclan con el asombro y el
arrepentimiento. A veces, una ola de aplausos espontá neos expresa adoració n en
adoració n sin palabras, reconociendo la gran gloria de nuestro Dios.
Algunas personas pueden estar de pie, algunas sentadas, algunas arrodilladas, algunas
postradas en el suelo, algunas bailando. Muchos levantan los brazos en adoració n.
Muchos abren las manos en señ al de sumisió n. Muchos tienen los ojos cerrados
mientras se enfocan en el Señ or en amor, adoració n, gratitud, entrega.
¿Có mo podemos entrar má s plenamente en esta dimensió n de la adoració n?
No necesitamos esperar hasta que seamos perfectos. ¡Entonces estaremos en el cielo!
Venimos en nuestra debilidad. A medida que nos volvemos má s conscientes de la
gloria y la presencia de Dios, también nos volvemos má s conscientes de nuestro
pecado y de nuestra total dependencia de Dios para la limpieza y el perdó n. También
lo hizo Isaías en su adoració n en el templo (Isaías 6).
Nos arrepentimos. ¡Eso no tiene fin! La mayoría de las veces nos arrepentimos ante
Dios cuando su Espíritu nos convence. Nos arrepentimos de tanto. Corazones duros.
Incredulidad. Orgullo. Envidia. Celos y competencia. Bú squeda de estatus.
Pensamientos, palabras y hechos sin amor. Interés propio. Ceguera a las necesidades
de los demá s. Materialismo. Individualismo. Desobediencia. Miedo, especialmente
miedo a las opiniones de la gente.
Oramos. Y reza. Y reza. Sobre todo personalmente, y también juntos. Buscamos al
Señ or. Esperamos en Dios. Escuchamos su palabra, su liderazgo. Abrimos nuestros
corazones a la intimidad con nuestro amoroso y santo Señ or. Meditamos en las
Escrituras, comunicá ndonos con su autor al hacerlo. La calidad de nuestra adoració n
está relacionada con la calidad de nuestro tiempo a solas con Dios, esperá ndolo,
buscando su rostro, amá ndolo. Eso puede incluir horas en comunió n con el Señ or en la
quietud de la noche.
Comenzamos a responder al Espíritu de manera má s plena, má s libre. Encontramos
que las 'ó rdenes de servicio' preparadas rara vez se ajustan a la adoració n de
avivamiento (a menos que el Espíritu las dé carismá ticamente). Necesitamos ser
flexibles y receptivos a la direcció n del Espíritu. Aquellos llamados y ungidos por Dios
para liderar en la adoració n deben ser especialmente sensibles a su amable direcció n.
Ellos, a su vez, liberan y animan a otros a responder al Espíritu en la adoració n.
Por lo general, comenzamos a aprender este tipo de adoració n en grupos pequeñ os en
el hogar. Los mismos principios se aplican en grandes reuniones. Allí, la unció n y los
dones de los líderes de adoració n facilitan la adoració n entre todos los demá s.
Cantamos y oramos menos por Dios y má s por Dios. La adoració n es íntima. La gente
puede cambiar espontá neamente las palabras de canciones conocidas para hacerlas
personales y llenas de oració n. Tú eres el Señ or; Tú has resucitado de entre los
muertos y eres Señ or… Tú eres exaltado, nuestro Rey eres exaltado en las alturas… Tu
nombre es maravilloso, Jesú s mi Señ or…
Necesitamos mú sicos que armonicen con el culto. Eso a menudo implica tocar
armonías para acompañ ar el canto libre o el canto en el Espíritu. No solo requiere de
aquellos que sepan jugar de oído, aunque eso puede ayudar. Aquellos que leen la
mú sica necesitan saber dó nde encontrarla, rá pidamente. Las canciones que se utilizan
con frecuencia se pueden ordenar alfabéticamente, por ejemplo. Los mú sicos ungidos
a menudo tocará n proféticamente, solo mú sica, segú n los guíe el Espíritu. Los mú sicos
pueden 'escucharlo' en el Espíritu y expresarlo (¡aunque algo reducido!) En sus
instrumentos.
Respondemos a Dios de muchas maneras mientras adoramos. ¡La variedad de
respuestas es infinita! Varía de una reunió n a otra. ¿Cuá ndo decretó Dios un sermó n
de 20 minutos después de media hora de canto? Su palabra puede venir en los
primeros 10 o 15 minutos de adoració n y el resto de la reunió n puede ser una
respuesta a esa palabra. ¿Cuá ndo decretó Dios que la oració n por el arrepentimiento
vendría al final de la reunió n? Puede llegar temprano en la adoració n a medida que el
Espíritu lo guía, seguido de una adoració n limpia y poderosa.
Encontramos que el Espíritu nos guía en armonía, pero muchas personas pueden estar
haciendo muchas cosas diferentes al mismo tiempo: ojos abiertos y cerrados; de pie,
sentado, arrodillado, bailando y postrado; llorando y gozoso; algunos pueden tener
visiones mientras que otros interceden y otros ministran con amor y otros adoran al
Señ or y otros aportan conocimientos proféticos.
Predicamos de manera diferente, má s como Jesú s. Hablar a menudo se mezcla con
testimonios y comparte historias de los poderosos actos de Dios, la semana pasada o
el mes pasado. Los bosquejos preparados a menudo son arrastrados por el fuerte
viento del Espíritu. Aprendemos a montar el viento con má s frecuencia.
Adoramos má s en cantidad y calidad que antes. Una hora se convierte en dos; dos a
tres; tres a cuatro o má s. Es como rezar. Nuestro tiempo con Dios crece en cantidad y
calidad.
Inmediatamente pensamos en obstá culos. Hay muchos.
Si su congregació n aú n no está preparada para esto, comience con los que quieran.
Déjese guiar por el Señ or. Eso puede ser en un grupo habitual. Puede ser una reunió n
entre semana. Puede ser domingo por la noche. Nuestra Comunidad de Renovació n
fue todo eso. Comenzó como un grupo base. Se convirtió en una reunió n abierta los
viernes por la noche. Luego incluyó los domingos por la noche.
A medida que el tiempo de adoració n se profundizó y se extendió , comenzamos a
decir: 'Si necesitas ir, escá pate en cualquier momento'. Pocos lo hicieron. La mayoría
quería quedarse, y las reuniones se convirtieron gradualmente en medias noches de
oració n y adoració n. Muchos se quedaron después de la cena, o durante la cena, para
orar, para esperar en Dios y para ministrarse unos a otros.
Empezamos a darnos cuenta de que el Señ or nos estaba guiando a adorar má s
plenamente, esperar en él má s plenamente, responderle má s plenamente. Nuestras
tradiciones carismá ticas o de renovació n se está n transformando en algo parecido a la
adoració n del avivamiento.
Las formas externas varían. Expresan la creciente adoració n interior que implica amar
a Dios má s plenamente, entregarse má s plenamente, arrepentirse má s plenamente,
creer má s plenamente, obedecer má s plenamente.
El contraste entre nuestra adoració n carismá tica habitual y la adoració n de
avivamiento es un poco como la diferencia entre las reuniones de oració n de la iglesia
de antañ o y los grupos de oració n de renovació n en el hogar. Las reuniones de oració n
de la iglesia a las que asistí cuando era adolescente tenían algunos himnos, un
discurso de estudio bíblico, y luego las personas se pusieron de pie para orar en inglés
King James. No esta mal. Solo limitado. En los grupos base aprendimos a adorar má s
espontá neamente, compartir 'palabras' del Señ or, discutir y responder al estudio
bíblico, orar específicamente los unos por los otros, incluso pedir y creer ser llenos del
Espíritu y aprender a usar los dones de la Biblia. Espíritu.
Ahora, a medida que el mismo Espíritu se mueve cada vez má s poderosamente en la
tierra, mientras los fuegos de avivamiento se disparan desde destellos dispersos hasta
conflagraciones, y a medida que aprendemos a responder má s plenamente al Señ or en
el poder de su Espíritu, la adoració n de avivamiento se extiende por toda la tierra.
No es nuevo. Todo ha pasado antes. A menudo.
Adoració n de avivamiento en el gran despertar
La adoració n impresionante es comú n en los avivamientos. A medida que el Espíritu
de Dios se mueve sobre un nú mero creciente de personas, su adoració n se hace má s
fuerte y duradera. Muchas personas han continuado durante horas, hasta altas horas
de la noche o durante el día, adorando y respondiendo a Dios.
Algunos avivamientos, en su apogeo, vieron a la gente ir y venir continuamente como
adoració n, convicció n, arrepentimiento, confesió n y testimonio mezclados con canto,
oració n, llanto, exaltació n y honra a Dios en vidas transformadas por su gracia y
gloria.
A veces, la gente se siente abrumada por la presencia y la gloria de Dios. Muchos caen
al suelo.
Aquí hay ejemplos del primer Gran Despertar.
Moravos. Entre la colonia de refugiados moravos en las propiedades del Conde
Nicholas Zinzendorf en Alemania durante 1727, la comunidad de unos 300 adultos
dejó a un lado sus diferencias teoló gicas y oraron juntos en arrepentimiento,
humildad y unidad. El avivamiento estalló en agosto.
Aproximadamente al mediodía del domingo 10 de agosto de 1727, el predicador del
servicio matutino se sintió abrumado por un poder maravilloso e irresistible del
Señ or. Se hundió en el polvo ante Dios, y toda la congregació n se unió a él "en un
éxtasis de sentimiento". Continuaron hasta la medianoche orando, cantando, llorando
y suplicando.
El miércoles 13 de agosto la iglesia se reunió para un servicio de comunió n
especialmente llamado. Todos estaban insatisfechos consigo mismos. "Habían dejado
de juzgarse unos a otros porque se habían convencido, cada uno, de su falta de valor a
los ojos de Dios y cada uno se sentía en esta comunió n a la vista del Salvador".
Salieron de esa comunió n al mediodía, sin saber apenas si pertenecían a la tierra o ya
habían ido al cielo. Fue un día de derramamiento del Espíritu Santo. 'Vimos la mano de
Dios y todos fuimos bautizados con su Espíritu Santo ... El Espíritu Santo vino sobre
nosotros y en aquellos días se realizaron grandes señ ales y prodigios en medio de
nosotros. Apenas pasó un día desde entonces en que no presenciaron la obra
todopoderosa de Dios entre ellos. Un gran hambre de la palabra de Dios se apoderó de
ellos. Comenzaron a reunirse tres veces al día a las 5 am, 7:30 am y 9 pm. El amor
propio, la voluntad propia y toda desobediencia desaparecieron, ya que todos
buscaron dejar que el Espíritu Santo tuviera el control total.
Dos semanas después, entraron en el pacto de oració n de veinticuatro horas que se
convertiría en una característica de su vida durante má s de 100 añ os ... 'El espíritu de
oració n y sú plica en ese momento derramado sobre los niñ os era tan poderoso y
eficaz que es imposible dar una descripció n adecuada de él. '
Se les dio poder y conocimiento sobrenatural. Las personas anteriormente tímidas se
convirtieron en evangelistas ardientes (Mills 1990: 2045).
Ese avivamiento produjo 100 misioneros alemanes en 25 añ os, algunos de los cuales
tuvieron un fuerte impacto en John y Charles Wesley, lo que resultó en su conversió n.
Metodistas. 1739 vio una asombrosa expansió n del avivamiento en Inglaterra. El 1 de
enero, los Wesley y Whitefield, junto con otros 60, incluidos los moravos, se reunieron
en Fetter Lane en Londres para orar y celebrar una fiesta de amor. El Espíritu de Dios
se movió poderosamente sobre todos ellos. Muchos cayeron al suelo, abrumados. La
reunió n duró toda la noche.
'Alrededor de las tres de la mañ ana, mientras continuá bamos en oració n en un
instante', escribió John Wesley en su Diario, 'el poder de Dios vino poderosamente
sobre nosotros de tal manera que muchos clamaron de gran gozo y muchos cayeron al
suelo. Tan pronto como nos recuperamos un poco de ese asombro y asombro ante la
presencia de Su majestad, estallamos con una sola voz: "Te alabamos, oh Dios, te
reconocemos como el Señ or". Este Pentecostés en el día de Añ o Nuevo confirmó que el
Despertar había llegado y lanzó la campañ a de evangelizació n extensa que surgió de él
(Wood 1990: 449).
Colonias americanas. Jonathan Edwards describió las características del Gran
Despertar en las colonias americanas como, primero, un sentido extraordinario de la
terrible majestad, grandeza y santidad de Dios, y segundo, un gran anhelo de
humildad ante Dios y adoració n a Dios. Publicó libros que todavía se está n estudiando
hoy para ayudarnos a comprender el avivamiento.
Todos estos avivamientos también provocaron excesos. Un liderazgo sabio y firme
ayudó a mantener el enfoque bíblico y receptivo al Espíritu.
Adoració n del avivamiento en este siglo
El siglo XX ha sido testigo de innumerables avivamientos locales con fenó menos
similares. Ahora aumentan en todo el mundo.
Renacimiento galés. El siglo comenzó con avivamientos mundiales. El má s conocido es
el Renacimiento galés de 1904-5. Oswald Smith lo describió de esta manera:
Era 1904. Todo Gales estaba en llamas. La nació n se había alejado de Dios. Las
condiciones espirituales eran realmente bajas. La asistencia a la iglesia era escasa y el
pecado abundaba por todos lados.
De repente, como un tornado inesperado, el Espíritu de Dios barrió la tierra. Las
iglesias estaban abarrotadas de tal modo que las multitudes no podían entrar. Las
reuniones duraban desde las diez de la mañ ana hasta las doce de la noche. Se llevaron
a cabo tres servicios definitivos cada día. Evan Roberts fue el instrumento humano,
pero hubo muy poca predicació n. El canto, el testimonio y la oració n fueron las
características principales. No había libros de himnos, habían aprendido los himnos
en la infancia; sin coro, porque todo el mundo cantaba; sin colecció n y sin publicidad.
Nada había llegado nunca a Gales con resultados tan trascendentales. Los infieles se
convirtieron; borrachos, ladrones y jugadores salvados; y miles reclamaron
respetabilidad. Por todos lados se escucharon confesiones de pecados horribles. Se
pagaron las viejas deudas. El teatro tuvo que salir por falta de patrocinio. Las mulas en
las minas de carbó n se negaron a trabajar, ¡no estaban acostumbradas a la bondad! En
cinco semanas, veinte mil personas se unieron a las iglesias (Olford 1968: 67).
Renacimiento de la calle Azusa. William Seymour comenzó la Misió n de Fe Apostó lica
ubicada en 312 Azusa Street en Los Á ngeles el Sá bado de Pascua, 14 de abril de 1906
con aproximadamente 100 asistentes. Negros y blancos, pobres y ricos se reunieron
en esta compañ ía radical que surgió de una reunió n de oració n en una cabañ a.
En Azusa, los servicios eran largos y, en general, espontá neos. En sus inicios la mú sica
era a capella, aunque a veces se incluían uno o dos instrumentos. Hubo cá nticos,
testimonios dados por visitantes o leídos de quienes escribieron en, oració n, llamados
al altar para la salvació n o santificació n o para el bautismo en el Espíritu Santo. Y hubo
predicació n. Por lo general, los sermones no se preparan con anticipació n, pero suelen
ser espontá neos.
WJ Seymour estaba claramente a cargo, pero se dio mucha libertad a los predicadores
visitantes. También hubo oració n por los enfermos. Muchos gritaron. Otros fueron
'muertos en el Espíritu' o cayeron bajo el poder. Hubo períodos de silencio prolongado
y de cantos en lenguas. No se recogieron ofrendas, pero había un receptá culo cerca de
la puerta para los regalos ...
El crecimiento fue rá pido y sustancial. La mayoría de las fuentes indican la presencia
de aproximadamente 300-350 fieles dentro de la estructura de madera encalada de
cuarenta por sesenta pies, con otros mezclados afuera ... A veces puede haber sido el
doble de eso ... El significado de Azusa fue centrífugo como aquellos que fueron
tocados por eso llevó sus experiencias a otra parte y tocó la vida de otros. Junto con
los hilos teoló gicos de la salvació n personal, la santidad, la sanidad divina, el bautismo
en el Espíritu con poder para el ministerio y una anticipació n del inminente regreso
de Jesucristo, se proporcionó una amplia motivació n para asegurar que el avivamiento
tenga un impacto a largo plazo (Burgess & McGee 1988 : 3136).
Renacimiento de las Hébridas. Duncan Campbell, ministró en avivamiento en las islas
Hébridas de la costa noroeste de Escocia en 1949. ¡Al final de su primera reunió n en la
iglesia presbiteriana de Barvas, el predicador cansado de viajar fue invitado a
participar en una reunió n de oració n que duró toda la noche! Treinta personas se
reunieron para orar en una cabañ a cercana. Duncan Campbell lo describió :
Dios comenzaba a moverse, los cielos se abrían, está bamos allí cara a cara ante Dios.
Llegaron las tres de la mañ ana y DIOS ENTRÓ . Aproximadamente una docena de
hombres y mujeres yacían postrados en el suelo, sin habla. Algo había sucedido;
sabíamos que las fuerzas de las tinieblas serían rechazadas y que los hombres serían
liberados. Salimos de la cabañ a a las 3 de la mañ ana para descubrir hombres y
mujeres que buscaban a Dios. Caminé por un camino rural y encontré a tres hombres
en sus rostros, clamando a Dios por misericordia. Había una luz en cada hogar, nadie
parecía pensar en dormir (Whittaker 1984: 159).
Cuando Duncan y sus amigos llegaron a la iglesia esa mañ ana, ya estaba abarrotada. Se
había reunido gente de toda la isla, algunos en autobuses y camionetas. Nadie
descubrió quién les dijo que vinieran. Dios los guió . Un gran nú mero se convirtió
cuando el Espíritu de Dios convenció a multitudes de pecado, muchos postrados y
muchos llorando. Después de ese increíble día en la iglesia, Duncan pronunció la
bendició n, pero luego un joven comenzó a orar en voz alta. Oró durante 45 minutos.
Nuevamente la iglesia se llenó de gente arrepentida y el servicio continuó hasta las 4
am de la mañ ana siguiente antes de que Duncan pudiera pronunciar la bendició n
nuevamente.
Incluso entonces no pudo irse a la cama a casa. Cuando salía de la iglesia, un
mensajero le dijo: 'Sr. Campbell, la gente está reunida en la comisaría, desde el otro
extremo de la parroquia; está n en gran angustia espiritual. ¿Puede alguien venir aquí y
rezar con ellos? Campbell fue y qué espectá culo lo encontró . Bajo el cielo todavía
iluminado por las estrellas, encontró a hombres y mujeres en el camino, otros al lado
de una cabañ a y algunos detrá s de una pila de turba, todos clamando a Dios por
misericordia. El avivamiento había llegado.
Eso se prolongó durante cinco semanas con servicios desde temprano en la mañ ana
hasta altas horas de la noche o hasta las primeras horas de la mañ ana. Luego se
extendió a las parroquias vecinas. Lo ocurrido en Barvas se repitió una y otra vez.
Duncan Campbell dijo que una característica del avivamiento fue la abrumadora
sensació n de la presencia de Dios. Su presencia sagrada estaba en todas partes
(Whittaker 1984: 160).
Los setenta. Vimos toques de renovació n y avivamiento a principios de los setenta,
cuando la renovació n carismá tica se había extendido a muchas iglesias, incluidos los
grupos de oració n y las comunidades cató licas. También surgió entonces una ola de
becas carismá ticas independientes. El avivamiento se extendió en Canadá . El 'pueblo
de Jesú s' en Estados Unidos captó la atenció n de los medios. El arrepentimiento y los
toques de avivamiento se extendieron por muchas universidades, especialmente
Asbury College, y los estudiantes salieron en una misió n poderosa.
Los noventas. Ahora, nuevos impulsos del Espíritu nos perturban de nuevo. Durante
má s de dos añ os, muchas personas en todo el mundo han visto movimientos cada vez
má s poderosos del Espíritu. Estos incluyen multitudes masivas con Reinhard Bonnke
y otros en Á frica, grandes cruzadas con curaciones y milagros en América Latina,
visitas milagrosas en China, refrescantes asociados con muchos ministerios que los
medios seculares han agrupado y llamado la 'Bendició n de Toronto'. Los informes
hablan de má s de 7.000 iglesias en Gran Bretañ a conmovidas por este derramamiento
del Espíritu. Una vez má s, las universidades y las escuelas han experimentado tiempos
radicales de arrepentimiento pú blico, restitució n y reconciliació n durante 1995,
especialmente en Estados Unidos. Parte de ella comenzó en la Universidad Howard
Payne en Brownwood en Texas y se extendió a nivel nacional, incluyendo reuniones
de oració n y testimonio durante toda la noche, como en Wheaton College. Los
estudiantes y el personal han testificado pú blicamente en iglesias, campamentos y
conferencias.
Bendició n y Refrescante. Durante los ú ltimos dos añ os continú an creciendo los
informes sobre la bendició n de Dios y el refresco de miles de iglesias en América del
Norte, Inglaterra, Europa y alrededor del mundo. Algunos ministros está n viendo má s
conversiones que en todo su ministerio anterior.
La adoració n a menudo tiene toques de avivamiento. Los movimientos espontá neos
del Espíritu de Dios resultan en tiempos prolongados de cantar, orar, testificar,
arrepentirse y ser ungidos para el servicio y el ministerio. Muchos está n abrumados,
descansando en el suelo. Algunos experimentan fenó menos inusuales, que incluyen
risas y alegrías espontá neas. Algunos tiemblan. Las curaciones aumentan.
Los australianos continú an hablando de nuevos movimientos del Espíritu ahora.
Jeff Beacham (1995: 32) informó sobre un toque de adoració n de avivamiento en la
conferencia anual de las Asambleas de Dios en Australia a la que asistieron multitudes
de miles de personas este añ o:
No creo que haya experimentado reuniones tan poderosas como las que disfrutamos
en nuestra conferencia nacional. … La presencia manifiesta del Espíritu de Dios en las
reuniones era tan fuerte que muchas personas apenas podían pararse.
En una de las reuniones matutinas, Rodney Howard-Browne exhortó a la iglesia a
elevarse a mayores alturas de inspiració n y a perseguir los propó sitos de Dios en estos
tiempos finales. Tan fuerte fue esta exhortació n que condujo a un período de 45
minutos de gloriosa alabanza y adoració n como nunca antes había estado.
Barry Chant (1995: 5), describió la adoració n en la conferencia anual de las Iglesias
del Evangelio Completo de Australia este añ o:
Las reuniones estuvieron llenas de alegría. Hubo testimonios positivos de salvació n y
bendició n; la gente a menudo bailaba de alegría; la comunió n fue dulce. Una cosa que
nos impresionó particularmente fue el uso frecuente de profecía, lenguas e
interpretació n. Para ser honesto, rara vez se oye que estos dones se usen estos días en
las iglesias locales. Fue reconfortante verlos recibir la atenció n que merecen.
Las profecías a menudo se cantaban, y varias personas retomaban el tema y lo
continuaban, de modo que un mensaje profético podía incluir la aportació n de cuatro
o cinco personas. A menudo, toda la reunió n se unía al final cantando en el Espíritu.
En toda Australia, y en todo el mundo, hay señ ales de avivamiento. Está n sucediendo
muchas cosas buenas. Es emocionante ser parte del Reino de Dios en un momento
como este.
Sue Armstrong describe el toque de Dios en Nowra, NSW, en agosto de 1995:
En cada reunió n, la gente fue tocada y cambiada por el poder de Dios. Sin embargo, ¡la
ú ltima noche fue diferente! Desde el principio hubo una excitació n eléctrica en el
lugar; la alabanza y la adoració n despegaron y cuando llegó el mensaje era imposible
llevarlo ya que la iglesia estaba tan llena de gozo que sabíamos que el Espíritu Santo
estaba haciendo el trabajo y nos dimos por vencidos.
Dan y Sue Armstrong luego visitaron Norteamérica. Allí asistieron a una reunió n de
iglesias combinadas en Toronto, Canadá . Sue informa,
Tuvimos la suerte de estar allí para un evento especial. El domingo por la noche hubo
un mitin llamado 'Waves of Power' en el Metro en el centro de Toronto. Esta fue la
primera vez. Alrededor de 200 iglesias en el á rea de Toronto se reunieron para este
evento (alrededor de 6.000 personas). ¡La alabanza y la adoració n duraron má s de
una hora y fue increíble! Phil Driscoll, un trompetista ungido, ministró
poderosamente, y el orador, el pastor Bud Williams, presentó el desafío de tomar la
ciudad de Toronto para Dios. Má s de 2000 personas respondieron a este desafío.
Cada vez má s, las iglesias está n dispuestas a unirse en arrepentimiento y unidad para
orar, adorar y ministrar. A menudo, esto va acompañ ado de poderosos movimientos
del Espíritu de Dios. Algunos 'puntos calientes' donde estas efusiones del Espíritu son
má s intensas incluyen Airport Vineyard en Toronto en Canadá , Pasadena en
California, Melbourne en Florida y Sunderland en Inglaterra. Todos estos lugares
tienen iglesias que cooperan juntas para adorar y ministrar en unidad.
Todo esto nos lleva de regreso a la Palabra de Dios para ver lo que É l tiene que decir,
así como la renovació n carismá tica nos llevó a redescubrir eventos similares en los
Hechos y la enseñ anza en las epístolas sobre el cuerpo de Cristo y los dones
espirituales como en Romanos 12, Efesios 4. y 1 Corintios 12-14.
Ahora estamos redescubriendo los pasajes sobre la imponente majestad de Dios, la
abrumadora autoridad de Jesú s el Señ or resucitado y el invencible impacto del
Espíritu de Dios en la tierra. Esto nos lleva a ponernos de rodillas, o nos postramos
ante nuestro Dios. La unidad en el Espíritu es ya un buen punto de discusió n teoló gica,
pero una realidad humillante y sacrificada cada vez má s requerida y bendecida por
Dios.
Necesitamos tomar muy en serio la palabra de Dios sobre el avivamiento en este día
de su visitació n. `` Si mi pueblo, sobre el cual es llamado por mi nombre, se humilla,
ora, y busca mi rostro y se aparta de sus malos caminos, yo oiré desde el cielo,
perdonaré su pecado y sanaré su tierra '' (2 Cró nicas 7 : 14).
Referencias
Beacham, J (1995) 'And the Heat Turns Up', en el Australian Evangel, agosto.
Burgess, SM y McGee, GB eds. (1988) Diccionario de movimientos pentecostales y
carismá ticos. Grand Rapids: Zondervan.
Chant, B (1995) 'Personally Speaking', en New Day, noviembre.
Mills, B (1990) Prepará ndose para el avivamiento. Eastbourne: Kingsway.
Olford, SF (1968) Heartcry for Revival. Westwood: Revell
Pratney, W (1984, 1994) Revival. Springdale: Casa Whitaker.
Whittaker, C (1984) Grandes avivamientos. Basingstoke: Marshalls.
Wood, AS (1990) en La historia del cristianismo. Londres: Leó n.

Volver al contenido

Reseñ as

Má s negro, John. 1995. Sanació n en el ahora. Melbourne: Ministerios de Renovació n de


Australia.
John Blacker es el autor de este libro que reú ne sus observaciones y experiencia de 25
añ os de ministrar en renovació n y sanació n en todo el cuerpo de Cristo en Australia.
John ha servido a la iglesia como un ministro metodista y de la Iglesia Unida y con su
esposa Val y su hijo Paul ha estado activo en el trabajo de los Ministerios de
Renovació n de Australia.
El libro publicado en forma privada brinda una base bíblica y prá ctica só lida para el
ministerio de sanidad en la iglesia, y es el tipo de manual que muchos grupos de
iglesias encuentran ú til para capacitar a su gente en los ministerios de oració n y
consejería.
Ademá s de las valiosas ideas de John, el Apéndice ofrece artículos ú tiles de otros. Paul
Blacker escribe sobre 'Sanació n del dolor y el dolor'. Dan Armstrong escribe sobre
'Sanació n y evangelizació n'. Las reflexiones positivas de Owen Salter sobre el estilo de
los ministerios 'La Bendició n de Toronto' se reproducen de On Being. Los artículos
sobre adoració n y curació n de Robert Tann y Robert Colman, reproducidos en este
nú mero del Renewal Journal, son de ese Apéndice.
Este es un importante libro australiano sobre la aplicació n prá ctica del ministerio de
sanidad en la vida de la iglesia. Está disponible en los Ministerios de Renovació n de
Australia, 1 Maxwell Court, Blackburn South, Victoria 3130. Tel. (03) 9877 0103; Fax:
(03) 9877 0106 (GW)
____________________

Kaldor, Peter, et.al. eds. 1994. Winds of Change: la experiencia de la iglesia en una
Australia cambiante. Sydney: Lancer.
Este libro, que informa sobre la Encuesta Nacional de Vida de la Iglesia de las iglesias
protestantes en Australia, proporciona una gran cantidad de informació n valiosa
sobre las tendencias importantes que cambiará n la iglesia en nuestra vida.
La encuesta fue completada por má s de 300,000 asistentes a la iglesia en alrededor de
8,000 congregaciones en agosto de 1991.
Algunas de sus citas citables:
'Alrededor del 20% de todos los asistentes a la iglesia han hablado en lenguas,
incluido el 30% de los jó venes de 20 a 30 añ os. Casi la mitad de los que hablan en
lenguas asisten a iglesias no pentecostales. ...
'Uno de cada ocho asistentes ha cambiado de denominació n en los ú ltimos cinco añ os.
Alrededor del 23% de todos los cambios ha sido de denominaciones no pentecostales
a pentecostales, con un 9% cambiando en la direcció n opuesta. ...
'Australia es una nació n de pequeñ as congregaciones. Má s de la mitad tiene menos de
50 personas. Al mismo tiempo, la mayor parte del crecimiento se está produciendo en
congregaciones má s grandes. Estos son particularmente atractivos para las
generaciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial ”(pá gs. Viiix).
El capítulo 6, 'Un cambio de viento que sacude las iglesias: el movimiento carismá tico
en Australia' tiene un interés especial para aquellos involucrados en la renovació n.
Algunas citas de ese capítulo:
'El movimiento carismá tico no conoce límites. Ha tenido un impacto en todas las
denominaciones, todos los grupos socioeconó micos y étnicos, y todos los grupos de
edad, especialmente los jó venes.
“El movimiento carismá tico ha sido el impulso de algunos de los cambios má s
significativos y profundos en la vida de la iglesia en los ú ltimos tiempos. Ha ganado
una importancia creciente en una variedad de iglesias en Australia.
“Una de sus características clave es que está cambiando: las reuniones pequeñ as
crecen hasta convertirse en mega iglesias, otras florecen durante un período y luego
desaparecen. El cambio es rá pido, incluso impredecible; el movimiento no muestra
respeto por las fronteras institucionales. Denominaciones de todas las formas y
tamañ os, y ondeando una amplia variedad de estandartes teoló gicos, tienen que
responder de alguna manera. ... 'Los hablantes de lenguas no pentecostales no solo se
concentran en unas pocas congregaciones carismá ticas, sino que se extienden
ampliamente. ...
'Existe una relació n entre las actitudes hacia el hablar en lenguas y la participació n en
la vida congregacional. Aquellos que hablan en lenguas está n má s involucrados,
tienden a sentir un mayor sentido de pertenencia o tienen roles en la congregació n.
También es mucho má s probable que sientan que su fe está creciendo. … 'Del mismo
modo, los que hablan en lenguas tienen má s probabilidades de participar en
actividades de evangelizació n, sentir que ejercen una influencia cristiana, estar felices
de hablar de su fe o invitar a otros a la iglesia. Por el contrario, es menos probable que
participen en grupos comunitarios. ...
'Es importante reconocer la escala de su impacto má s allá de las iglesias pentecostales.
Incluso teniendo en cuenta los grupos pentecostales que no participan en la encuesta,
los hablantes de lenguas no pentecostales representan un tercio de todos los
asistentes. Casi todas las denominaciones contienen un sector procarismá tico
significativo ”(pá gs. 7489).
El libro, por supuesto, abarca mucho má s que estos temas. Es muy recomendable que
los líderes de las iglesias tomen conciencia de los cambios radicales que estamos
viviendo y a los que estamos contribuyendo. [GW]
____________________
Kaldor, Peter, et. Alabama. eds. 1995. Views from the Pews. Adelaide: Libro abierto.
Algunos comentarios generales cubiertos en este libro adicional por el equipo de
National Church Life Survey:
La mayoría de los asistentes a la iglesia está n satisfechos con el liderazgo en sus
iglesias, pero alrededor de una cuarta parte piensa que sus líderes no está n en
contacto con las personas en el banco. Los pentecostales generalmente ven a su
ministro como el que proporciona la visió n para la iglesia, pero esto no es así en
algunas iglesias denominacionales.
Los pentecostales generalmente rechazan los marcos litú rgicos en la adoració n, como
las vestimentas, los libros de oraciones y las liturgias fijas, y la mayoría de los fieles en
las iglesias tradicionales no las encuentran ú tiles.
Generalmente, los hablantes de lenguas en todas las iglesias tienen una interpretació n
má s literal de la Biblia y se aferran a valores y creencias morales má s tradicionales.
Los carismá ticos en las iglesias denominacionales y los pentecostales tienen el puntaje
má s alto en tener una experiencia de Dios que involucra sanidad, creer en espíritus
malignos y leer la Biblia. ¡Las respuestas a las oraciones parecen estar distribuidas
uniformemente en todos los grupos!
Nuevamente, este es un libro ú til para que los líderes de la iglesia aumenten la
conciencia de las actitudes y tendencias en las congregaciones de todas las iglesias
protestantes. [GW]
_________________
Norling, Alan. 1994. Jesú s el Bautista con el Espíritu Santo. Sydney: Prensa de Alken.
'¡Por fin un libro sobre el Espíritu Santo que está centrado en Cristo!' comenta Brian
Willersdorf. 'Allan Norling ha hecho una contribució n muy valiosa al tema de “Ser
bautizado en, de, por o con el Espíritu Santo”… Allan habla de un “nuevo enfoque” del
tema, pero todo lo que está haciendo es atravesar la acumulació n de las culturas y
actitudes de la iglesia para presentar un enfoque bien escrito de lo que la Biblia tiene
que decir acerca de ser llenos del Espíritu Santo '.
Descrito por un escritor como un enfoque de mú ltiples ondas del tema, este libro
describe ser bautizado en o con el Espíritu como encuentros continuos de Jesú s con y
en el creyente.
Allan Norton, resumiendo su enfoque, dice: “El“ bautismo con el Espíritu Santo ”se
muestra como una experiencia repetida en la vida de un creyente cristiano. Se verá
que Jesú s participa má s personal, activa e íntimamente con nosotros en cada pieza
detallada del ministerio auténtico. Nos daremos cuenta de que Jesú s trabaja con
nosotros, bautizá ndonos de nuevo con el Espíritu Santo, cada vez que nos usa en el
ministerio '.
El libro ofrece un enfoque evangélico del misterio y la majestad del impacto de Jesú s
en nuestras vidas a través de su Espíritu. Disponible del autor, PO Box 219, Beecroft,
NSW 2119, Australia (GW).

Volver al contenido

Diario de renovació n
7 bendició n
Diario de renovació n 7: Bendició n

Foto de portada: El equipo misionero del Pacífico Sur bendice a las personas en
Australia que dirigen la adoració n y oran con y por las personas.

Contenido

Diario de renovació n 7: Bendició n

Editorial: Las bendiciones abundan donde reina


1 ¿Qué diablos está haciendo Dios? por Owen Salter
2 tiempos refrescantes, por Greg Beech
3 Bendició n de Renovació n, por Ron French
4 Catch the Fire, por Dennis Plant
5 Reflexiones, de Alan Small
6 Una nueva ola, de Andrew Evans
7 olas de gloria, por David Cartledge
8 Balance, por Charles Taylor
9 Discernimiento, por John Court
10 Ministerio de Renovació n, por Geoff Waugh
Reseñ as: Comenta libros de Partick Dixon, Rob Warner, Guy Chevreau, Mkie Feardon,
Dave Roberts, Wallace Boulton, John Arnott, Andy y Jane Fitz-Gibbon y Ken y Lois Gott

Editorial

"Las bendiciones abundan donde está él reina"


Este Renewal Journal continú a discutiendo temas controvertidos, como la 'bendició n'
que transformó miles de iglesias y multiplicó miles de personas.
Las personas a menudo tienen opiniones fuertes y opuestas sobre si realmente es una
'bendició n' o no.
¿Qué podemos hacer con todo esto?
Precaució n
Deben tomarse precauciones importantes. Apoyar y tragar todo lo que está
sucediendo como bueno pasaría por alto los excesos habituales, los desequilibrios
teoló gicos y el pecado humano. Nunca estamos libres de eso. Está presente en todo lo
que hacemos.
Por tanto, debemos reconocer nuestro propio sesgo hacia el pecado y la ceguera.
Todos necesitamos la luz de la gracia y la misericordia de Dios.
A menudo, aquellos que afirman con má s fuerza su propia pureza teoló gica pueden
desobedecer trá gicamente los mandamientos má s importantes de todos: amar a Dios
y amar a los demá s. Los puristas teoló gicos, de todas las tradiciones, tienden a juzgar a
otros en contraposició n directa al mandato de Jesú s (Mateo 7: 1 - no juzguéis).
Sabiduría
Habiendo dicho eso, necesitamos ejercitar la sabiduría y el discernimiento.
Algunos grupos son excesivamente emocionales y crédulos. Otros grupos son
excesivamente intelectuales y orgullosos. Otros se mueven como las olas del océano,
montados en la ú ltima moda. Ninguno de nosotros está libre de un punto ciego o dos.
Por eso, debemos caminar humildemente con nuestro Dios, abiertos a la correcció n y
dispuestos a crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señ or y Salvador
Jesucristo (2 Pedro 3:18).
Dios da gracia a los humildes y sabiduría a los mansos, pero resiste a los orgullosos. El
discernimiento que necesitamos está disponible, pero oculto a los mundanos sabios y
altivos. Esa es la clave para comprender esta 'bendició n' actual.
Miles de personas del pueblo de Dios dan testimonio de la humilde gracia de Dios que
transformó sus vidas, incluso con manifestaciones extrañ as y, a menudo, a través de
ellas. Los corazones duros se ablandan y la gente llora; luego, la alegría llega por la
mañ ana. Las almas abrumadas encuentran la liberació n en un gozo indecible, lleno de
gloria y maravilla, incluida la risa. Las vidas rotas encuentran una paz que sobrepasa
el entendimiento incluso en medio de la incertidumbre; la preocupació n se disuelve
en una fe exultante.
Empoderando
Un hilo comú n en la bendició n de mediados de los noventa en el siglo XXI es la gracia
fortalecedora de Dios multiplicada para aquellos que tienen hambre y sed de lo que es
correcto.
Má s de lo que la mayoría de nosotros hemos visto, ahora vemos, escuchamos y leemos
sobre cambios significativos en las personas y en las iglesias donde la bendició n actual
ha florecido.
Los pastores confiesan sus pecados de control, orgullo, rigidez teoló gica, celos y miedo
a las opiniones de la gente. Muchos se reconcilian y trabajan juntos pú blicamente para
la gloria de Dios, no para la gloria de su propia denominació n o postura teoló gica.
Iglesias que alguna vez compitieron, culparon a otros por el 'robo de ovejas' y se
criticaron entre sí, han confesado sus pecados de divisió n y odio, han encontrado
reconciliació n y un asombroso amor el uno por el otro. Muchos de ellos cooperan
ahora para ministrar juntos esta bendició n.
La bendició n de los noventa nos catapultó a muchos de nosotros a nuevas
dimensiones de renovació n y avivamiento en el siglo XXI. Este siglo se abrió con
renovació n y avivamiento transformando individuos, iglesias y comunidades enteras.
Los Diarios de Renovació n documentan algunos de esos cambios recientes.
Fruta
La 'bendició n' actual ha existido lo suficiente como para que podamos evaluar su fruto
en miles de iglesias y vidas. Pregunta por ahí. Puede que te asombre la gente que te
hablará de la gracia de Dios que irrumpe en sus vidas en estos días, de un nuevo celo
por el Señ or, de líderes agotados refrescados y renovados, de cristianos tímidos que
encuentran sorprendente audacia y alegría.
Los altos y poderosos son humillados, y los humildes son fortalecidos. Tal es el Reino
de Dios. Seguramente es ló gico que si la gloria y el poder de Dios nos tocan aunque sea
un poco, nos desharemos, temblaremos, temblaremos, lloraremos o reiremos de puro
gozo.
El Renewal Journal, Nú mero 5, sobre 'Signos y maravillas' incluyó comentarios sobre
la bendició n actual del extranjero por parte de Derek Prince, John Wimber, Jerry
Steingard y otros. Incluía algunas de las primeras observaciones australianas sobre
esta bendició n. Este nú mero, el nú mero 7, ofrece el testimonio de Australia y los
comentarios de los líderes involucrados en él.
Owen Salter describe los desarrollos en Australia y en el extranjero. Greg Beech y Ron
French añ aden una reflexió n histó rica a sus testimonios. Dennis Plant, Alan Small,
Andrew Evans y David Cartledge dan sus perspectivas sobre el impacto que han visto
en la iglesia. Charles Taylor y John Court ofrecen sabios consejos y yo comento
nuestros descubrimientos en el ministerio de renovació n actual.
Toronto Airport Christian Fellowship (anteriormente Toronto Airport Vineyard
Christian Fellowship), que durante los dos primeros añ os de la bendició n actual afectó
a unas 100.000 personas al añ o, todavía continú a ministrando en su expresió n
significativa de esta bendició n actual. Las Iglesias Vineyard también continú an
ministrando esa bendició n en su forma ú nica que ha traído bendició n a miles de
personas en todo el mundo. Otros también ministran esta bendició n a su manera,
como los anglicanos en Holy Trinity Brompton en Londres, las iglesias combinadas en
Sunderland en Inglaterra, Melbourne en Florida, Pasadena en California, Brownsville
en Pensacola y varias expresiones pentecostales de este impacto como ministerios. de
personas como Rodney Howard-Browne, Benny Hinn, evangelistas sanadores
argentinos y muchos otros.
¿Y tú ? ¿Y yo?
Si, como testifican miles de personas, Dios está bendiciendo a su pueblo de manera
profunda en este momento, que no nos perdamos el día de nuestra visitació n.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia. Será n saciados (Mateo 5: 6).
© Renewal Journal 7: Bendició n, 1996, 2da edició n 2011
Se permite la reproducció n con los derechos de autor intactos con el texto.

Volver al contenido

1 ¿Qué diablos está haciendo Dios?

Owen Salter

Owen Salter escribió como editor de la revista 'On Being' en 1996 mientras era
anciano en la comunidad de la Iglesia Bautista Hawthorn West en Melbourne.
_________________________________________________
Má s de Jesú s; má s de su amor; má s amor por él -
todo traído con una nueva intensidad por su Espíritu -
la experiencia de hacer crecer miles de cristianos
_______________________________________________________

En la primera semana de mayo de 1993, el Espíritu Santo hizo erupció n en el Christian


Outreach Center en Brisbane. Algunas personas se mecieron de risa, otras cayeron al
suelo, otras se tambalearon como si estuvieran intoxicadas. En unos días, se
produjeron fenó menos similares en las congregaciones de COC en toda Australia.
"He visto al Espíritu Santo moverse así aquí y allá a lo largo de los añ os, pero esto fue
diferente", dijo Nance Miers, esposa del presidente internacional de COC, Neil Miers.
"En el pasado, parecía haber afectado a algunas personas, pero esta vez se trataba de
una cuestió n empresarial".
El propio Miers comentó : “Comenzó en Nueva Zelanda y luego estalló en Nueva
Guinea, y ahora está aquí. Si conozco al Espíritu Santo, se esparcirá por todo el mundo,
dondequiera que la gente esté realmente buscando avivamiento '.
Si la evidencia de los ú ltimos 18 meses es algo por lo que pasar, Miers sí conoce al
Espíritu Santo. Informes emocionados está n pintando un cuadro de una ola global de
fenó menos extraordinarios, acompañ ados por un poderoso aumento de
arrepentimiento, hambre de Dios, intercesió n profunda, madurez, audacia,
reconciliació n en las relaciones, sanació n y liberació n de la opresió n demoníaca.
En Australia, la 'Bendició n de Toronto', como se la conoce internacionalmente, parece
estar extendiéndose má s rá pido de lo que se puede escuchar. Desde Randwick Baptist
en Sydney hasta Shiloh Faith Center en Perth, la gente se está cayendo, riendo a
carcajadas y reportando un gran crecimiento de amor por Jesú s.
`` Por lo que hemos visto y experimentado, no tenemos ninguna duda de que en el
corazó n de lo que está sucediendo hay un movimiento genuino del Espíritu de Dios '',
dice John Davies, rector de la Iglesia Anglicana de San Marcos en Northbridge, Sydney,
y presidente de Nueva Gales del Sur. de los ministerios de Renovació n Anglicana de
Australia. "Aunque algunas de las manifestaciones externas son inusuales, ya veces
extrañ as, el fruto que se está produciendo lleva todas las marcas de la verdadera
piedad".
'Toronto Blessing' es el nombre acuñ ado por los medios britá nicos para describir la
renovació n espiritual que se extendió por las iglesias britá nicas durante 1994. Surgió
cuando los líderes cristianos comenzaron a visitar la iglesia Airport Vineyard en
Toronto, Canadá , parte de la red de iglesias Vineyard fundada por John Wimber,
donde estas cosas estaban sucediendo a una escala asombrosa.
Pero la 'Bendició n de Toronto', de hecho, no comenzó en Toronto. La mayoría de los
relatos se remontan al ministerio de un evangelista sudafricano llamado Rodney
Howard-Browne. Residente en los Estados Unidos desde 1987, las reuniones de
Howard-Browne se caracterizan por lo que él llama "alegría santa" y otros fenó menos
inusuales.
Cuando Randy Clark, un pastor de Missouri Vineyard que había sido profundamente
tocado por Dios en una reunió n de Howard-Browne, fue a Toronto en enero de 1994
para conducir cuatro noches de reuniones, tan extraordinario fue el estallido del
Espíritu que las reuniones se extendieron nuevamente y de nuevo durante cuarenta
días. Desde entonces, la iglesia se ha estado reuniendo seis noches a la semana hasta
las primeras horas de la mañ ana mientras miles de personas de todo el mundo
peregrinan a Toronto para 'recibir la bendició n'.
Viajar a Toronto, oa algú n otro lugar donde han aparecido los mismos fenó menos, es
quizá s la forma principal en la que se está extendiendo la 'Bendició n'. Si bien cientos
de iglesias se ven afectadas, algunas parecen estar desempeñ ando un papel como
"centros de dispersió n". Holy Trinity Brompton de Londres es uno. Otro es Christ
Church Anglican en Dingley, uno de los suburbios del sur de Melbourne, que comenzó
a celebrar reuniones los lunes y martes por la noche a partir de octubre de 1994
después de que sus ministros principales y asociados visitaron Toronto.
A veces, la 'Bendició n' estalla cuando las personas que han sido tocadas por Dios
visitan una iglesia y la transmiten. Esta fue la experiencia de la Iglesia Unida de Hope
Valley en el sur de Australia cuando un equipo de diez ministerios de North Phoenix
Vineyard lo visitó en agosto de 1994.
También ha habido casos en los que simplemente han comenzado fenó menos al estilo
de Toronto. Por ejemplo, en septiembre de 1993 en Veszprem, Hungría, má s de 3.000
personas experimentaron una "risa santa" en una conferencia regional de Faith
Church.
Características de la renovació n
Hace má s de un añ o que comenzó la 'Bendició n' en Toronto, y ahora es posible
hacerse una idea de sus cualidades distintivas.
Fenó menos físicos inusuales. El má s comú n es caerse, generalmente cuando se ora por
él (cada vez má s conocido como 'descansar en el Espíritu'). La risa, desde risitas
silenciosas hasta carcajadas paroxísticas, también está muy extendida. Temblores y
temblores, "embriaguez" y rebotar hacia arriba y hacia abajo como un pogo-stick se
encuentran entre las manifestaciones. Ondas de calor fluyen a través de los cuerpos; la
gente siente el viento que no está ; lloran de arrepentimiento o braman de triunfo.
Algunos fenó menos son má s extrañ os que otros, incluidos los ladridos de perros y los
cantos de gallo.
Los involucrados generalmente entienden que estos fenó menos son las respuestas
emocionales y físicas de las personas a lo que el Espíritu Santo está haciendo dentro
de ellos. La risa, por ejemplo, es una manifestació n en un cuerpo que ya no puede
contener la alegría que experimenta una persona.
Preocupació n por la fruta bíblicamente auténtica. En decenas de informes se nota la
determinació n de los defensores de que este movimiento sea juzgado por sus
resultados. Phil Martin, pastor de Waverley Community Church (AOG) en Melbourne,
quien visitó Toronto, comentó . Los fenó menos siempre son secundarios a la fruta.
Estamos má s interesados en lo que Dios está haciendo en ti que en lo que está
haciendo en ti '.
¿Y qué está haciendo Dios en la gente? El pastor de Airport Vineyard, John Arnott, lo
expresó de esta manera: "Cuando les pregunto," ¿Qué ha hecho por ustedes? " siempre
responden: 'Estoy tan enamorado de Jesú s'.
Es comú n un sentido de mayor cercanía a Dios. Con frecuencia, las personas no
pueden esperar para comenzar a elogiarlo y se resisten a detenerse. A menudo se
describe un sentido de ser humillado, al igual que la convicció n de pecado, un mayor
deseo de leer la Biblia, má s poder en la oració n, compromisos tibios que se convierten
en celo, curació n de heridas emocionales de larga data, relaciones restauradas, mayor
preocupació n por aquellos que no lo hacen. No conozco a Dios. . .
En general, la alegría parece primordial. El maestro de Biblia de Australia Occidental,
David Boan, dice: 'Dios está haciendo muchos tipos de sanació n y cambio, pero a
menudo las personas surgen de la oració n informando una experiencia del gozo de
Dios. É l está enseñ ando a la gente en su espíritu y experimentando que son amados
por el Padre y está n seguros en él '.
Unidad. El cará cter interconfesional de esta renovació n también es distintivo. Dios lo
está derramando sobre pentecostales, anglicanos, bautistas, cató licos, carismá ticos y
todos los demá s. Los observadores estiman que al menos 7.000 iglesias só lo en Gran
Bretañ a, de todo el espectro, participaron en 1995. Muchos líderes de iglesias han
testificado del hecho de que Dios ha roto su orgullo y elitismo denominacional.
La falta de atenció n a las personas. Si los aspectos de la teología y la prá ctica de
Rodney Howard-Browne han recibido una fuerte atenció n crítica de los teó logos
evangélicos, y lo han hecho, su modestia personal no cuadra con el estereotipo normal
del avivamiento pentecostal. A fines de 1994, eliminó su nombre del nombre de su
organizació n, habiendo dicho anteriormente a la revista Charisma que no quería que
su rostro se asociara con la nueva efusió n y que cualquiera que quisiera podría
'presionar y tocar el borde de [Dios] prenda.'
Una señ al de esta renovació n es que se está independizando en gran medida de las
principales personalidades. Discreto y diverso, ha sido por su propia naturaleza un
movimiento de miles de personas entusiasmadas que llevan su experiencia a los
demá s.
Un reconocimiento de peligros. El franco reconocimiento de que, junto con las
experiencias genuinas, siempre es probable que haya algo espurio, desactiva algunas
de las acusaciones de que todo es solo emocionalismo carnal o falsificació n
demoníaca. "Tratamos de tener cuidado con los fenó menos físicos", explica Marc
Dupont de Airport Christian Fellowship. 'Las raíces pueden ser el Espíritu Santo, la
carne o el diablo. Las cosas siempre está n mezcladas, ¿sabes?
El consenso emergente es que los líderes cristianos tienen la responsabilidad de dar
una forma bíblica adecuada y madura a lo que está sucediendo para que las personas
puedan probar sus experiencias de acuerdo con la verdad. Con este fin, un nú mero
creciente de iglesias, incluidas Vineyard, Holy Trinity Brompton y la red Pioneer de
iglesias carismá ticas del Reino Unido, está n distribuyendo recursos para ayudar a las
personas a discernir.
¿Qué significa la 'Bendició n'?
A pesar de las críticas, existe una creciente opinió n de que la 'Bendició n de Toronto' es
definitivamente la obra de Dios. Ha recibido la afirmació n de líderes evangélicos como
Michael Harper. Entonces eso nos deja con la pregunta: ¿Qué está haciendo Dios?
La distinció n tradicional entre renovació n, avivamiento y despertar se ha puesto en
prá ctica a medida que los cristianos han tratado de controlar estos eventos. En este
entendimiento, la renovació n es una acció n de Dios al despertar el "primer amor" de
los cristianos; se convierte en avivamiento cuando fluye hacia los no cristianos en una
escala sustancial; y avanza hacia el despertar cuando sus efectos son tan significativos
que la sociedad circundante se ve muy afectada.
Pocos dicen que esto es un avivamiento. Las iglesias de Vineyard lo han etiquetado en
cambio como un "refrescante", un tiempo en el que Dios está acercando a sus santos a
sí mismo para experimentar el gozo de su salvació n. Su descripció n ha sonado
verdadera para miles de personas en todo el mundo.
¿Pero eso es todo? Pocos parecen felices de pensar en Dios dando a las personas un
buen momento sin tener un propó sito má s amplio. Existe la creencia generalizada de
que lo "refrescante" es el precursor de algo má s grande.
"No hay duda de que estamos viendo las primeras etapas de un movimiento
transnacional de Dios, vinculado a todo el proceso de desarrollo del avivamiento
mundial", escribe Patrick Dixon en su nuevo libro, Signs of Revival. 'Esto no es un
"flash en la sartén"; ninguna visita inesperada.
Segú n John Davies, estos eventos encajan con una serie de palabras proféticas, algunas
de las cuales se remontan a 1984, en las que 1993/4 vería un gran derramamiento de
bendiciones. Ahora, algunos de los profetas está n diciendo que esta es la primera de
una obra de Dios en tres etapas, la segunda parte de la cual será un tiempo de
exposició n del pecado en la iglesia y de arrepentimiento, y la tercera un tiempo de
cosecha evangelística. En este escenario, el refrigerio actual se entiende como Dios
preparando a su pueblo para la disciplina asegurá ndose de que estén seguros en su
amor.
Y estar seguro en su amor es de lo que parece tratarse. Mary Pytches, esposa del
obispo anglicano retirado David Pytches, cuenta có mo inicialmente fue a Toronto seca
y sedienta. Ella sintió que necesitaba má s unció n de Dios, así que se paró en un
servicio llamá ndolo. Entonces la gente empezó a cantar la canció n 'Santo y Ungido'.
De repente pensé: “¡Qué estú pido soy! ¿Por qué no le pido má s a Jesú s? Esa es la
respuesta. Si tienes má s de Jesú s, tienes má s de todo. Tienes má s unció n, má s dones,
má s fruto, má s justicia y santidad, todo ”. Así que cambié mi oració n y seguí orando:
"Señ or, quiero má s de Jesú s", y eso es lo que obtuve '.
Má s de Jesú s; má s de su amor; má s amor por él, todo traído con una nueva intensidad
por su Espíritu. Esa parece ser la experiencia de miles de cristianos en crecimiento.
Como comentó un niñ o cuando la experiencia cayó por primera vez en las iglesias del
Christian Outreach Center en 1993, "Dios me está haciendo má s grande por dentro
para que pueda amarlo má s".
Y si ese es el caso, solo hay una cosa que decir: "Má s de ti, Señ or, má s de ti".
Reimpreso con permiso de On Being, abril de 1995, pá gs. 32-38.

Volver al contenido

2 tiempos de refrescante

Greg Beech

El reverendo Greg Beech escribió como ministro de la Iglesia Bautista


Randwick en Sydney. Es el director ejecutivo de Homes of Hope International.
___________________________
una obra importante de Dios
está barriendo la iglesia hoy
___________________________
Muchos cristianos está n hablando de una obra importante de Dios que está barriendo
la iglesia hoy y que se conoce como la Bendició n de Toronto.
Cientos de iglesias en Australia ya han sido tocadas, bendecidas y cambiadas. Los
cristianos está n dando testimonio de un cambio de vida significativo, frutos
maravillosos y un nuevo celo por Dios. La gente se ríe, llora, se cae, experimenta
movimientos corporales extrañ os. Muchos de los que han exhibido estos fenó menos
nunca antes habían tenido tales experiencias ni, segú n su propio testimonio, lo
esperaban. Los servicios duran horas má s de lo habitual. Muchos pastores se regocijan
al observar el fruto espiritual.
En la Iglesia Bautista Randwick (en adelante RBC), algunos de estos fenó menos han
estado presentes en menor grado durante unos nueve añ os. Ocurrieron de forma
espontá nea y sin incitació n ni discusió n.
Al mismo tiempo, los críticos se han apresurado a responder. Varios han publicado
afirmaciones de que lo que creen que es la Bendició n de Toronto es de hecho
demoníaco. Otra iglesia ha llegado a la conclusió n de que se trata de una obra de
hipnotismo. Sin embargo, otros afirman que es solo una moda pasajera para los
engañ ados.
Los medios seculares se han sentido intrigados. El perió dico, la radio y la televisió n
han visitado los servicios de la iglesia para comprobarlo por sí mismos. La respuesta
de los medios seculares ha sido principalmente positiva. Sin embargo, debemos ser
conscientes de que los medios de comunicació n a menudo buscan el sensacionalismo
en lugar de una descripció n precisa de lo que está sucediendo.
¿Qué vamos a hacer con esta extraordinaria efusió n? ¿Qué lugar deben tener los
fenó menos en nuestra iglesia? ¿Có mo podemos probarlo para asegurarnos de que es
una verdadera obra de Dios? ¿Có mo se deben administrar las reuniones donde
ocurren tales fenó menos? Ademá s, ¿cuá l es el fruto de todas estas cosas? Es
importante que sigamos el mandato bíblico de probar todas las cosas y buscar
establecer los fundamentos bíblicos de lo que vemos que está sucediendo.
La actualizació n actual no es una especie de programa nuevo "má s reciente y má s
grande" que se ha introducido para revitalizar los servicios de la iglesia. El 'refresco'
no es algo que los pastores introduzcan para ver si se puede insuflar nueva vida a su
iglesia. Creemos que lo que estamos presenciando es una obra soberana del Espíritu
Santo. Fue con considerable asombro que retrocedimos y observamos a Dios
derramar Su Espíritu en noviembre de 1994 en RBC. Encontramos difícil aceptar el
puro poder e intensidad de la obra de Dios.
Durante má s de un añ o hemos pastorado este movimiento, orado por discernimiento,
discutido, teologizado, debatido con nuestros críticos, escudriñ ado las Escrituras y
observado y examinado cuidadosamente el fruto. Estamos convencidos de que esta es
una verdadera obra de Dios. Sin embargo, reconocemos que cualquier obra de Dios
que involucre un elemento humano, encontrará tendencias pecaminosas, tal vez un
ataque demoníaco, y por lo tanto debe tratarse con cuidado.
Hay una serie de "corrientes" de refrigerio y renovació n que Dios está usando en todo
el mundo. Por ejemplo, Dios está usando el viñ edo del aeropuerto de Toronto para
refrescar su iglesia. Hemos sido muy bendecidos por ellos, aunque pedimos que las
personas evalú en a RBC en funció n de lo que enseñ amos y practicamos, no de lo que
hace otra iglesia. Cada corriente del movimiento debe evaluarse por sus propios
méritos. Las conclusiones y posiciones a las que hemos llegado, tanto en la teología
como en la prá ctica, bien pueden ser rechazadas por otras iglesias. No creemos que la
nuestra sea la ú nica posició n ortodoxa.
El objetivo de este artículo es explicar y definir lo que vemos que Dios hace en nuestra
propia experiencia y proporcionar un marco para evaluar otros movimientos en todo
el mundo.
Parte del material se ha extraído, ampliado y vuelto a redactar de un trabajo anterior
de Bill Jackson ('¿Qué diablos nos está pasando?' Una perspectiva bíblica de Bill
Jackson).
La efusió n en RBC
Finales de 1993 y los primeros siete u ocho meses de 1994 habían sido una época de
cambios considerables para RBC que involucraba decisiones difíciles, cambio de
personal, tensiones relacionales, pérdida de algunos miembros y un replanteamiento
de la visió n de la iglesia. El "barco" de la iglesia había disminuido la velocidad y estaba
haciendo un cambio de direcció n cuidadoso, pero seguro.
A lo largo del añ o hubo mucha introspecció n y lidiar con preguntas difíciles. Se
reafirmaron los cimientos antiguos mientras que se colocaron cuidadosamente los
nuevos cimientos. En lo que a menudo era un proceso doloroso, la iglesia trató de
enfrentarse al desarrollo de su vida relacional. Se vendió una propiedad contigua, se
adoptó una nueva declaració n de visió n y se firmaron contratos para completar las
ampliaciones del edificio. Implicó un flujo considerable. Las iglesias necesitan pasar
por momentos en los que evalú an cuidadosamente lo que está n haciendo.
El resultado de este proceso fue un mayor sentido de unidad en la iglesia, un
compromiso creciente con la oració n colectiva y un deseo de continuar con la obra del
Reino.
En retrospectiva, nos damos cuenta de que algunas de las cosas por las que pasamos
fueron necesarias para que Dios pudiera venir y moverse libremente entre nosotros.
El cambio nunca es fá cil y el refinamiento suele ser doloroso en ese momento.
Estamos llenos de gratitud al reflexionar sobre có mo Dios estaba obrando durante
este tiempo.
En noviembre había comenzado un examen de nuestra estructura de liderazgo y aú n
quedaban por responder muchas preguntas. Tuvo lugar una discusió n considerable
sobre lo que haríamos con nuestro servicio vespertino. ¿Có mo podemos llegar mejor a
nuestra comunidad? Sin embargo, está bamos experimentando una fe considerable en
que Dios estaba estableciendo sus planes y propó sitos entre nosotros. El liderazgo
confiaba en que íbamos en la direcció n correcta.
Los factores que condujeron a la efusió n en RBC incluyen:
* Una renovació n gradual de la vida de oració n de la iglesia con nuevas reuniones de
oració n y un nú mero de personas que se unen a la 'vigilia de oració n'.
* Los domingos por la noche se llevó a cabo una serie de enseñ anzas de cuatro meses
sobre el Espíritu Santo.
* Un sentido má s fuerte de 'gracia' en la iglesia.
* Un sentido de expectativa. Nos habíamos estado sintiendo espiritualmente secos
durante algú n tiempo. Creíamos en la obra del Espíritu, pero no veíamos mucho
poder. La sensació n de un nuevo día amaneciendo.
* Una pareja de la iglesia visitó Toronto y fueron conmovidos dramá ticamente por el
Espíritu Santo. Al llegar a casa el 1 de noviembre, oraron por algunos de nosotros.
Fuimos poderosamente ministrados. También trajeron de Toronto algunos recursos,
en particular tres videos. Al ver uno de estos, el Espíritu Santo me conmovió con gozo.
* El domingo 6 de noviembre fue un día extraordinario por varias razones. En la
reunió n de oració n de la mañ ana temprano había un sentido de expectativa. En el
servicio de adoració n, un pastor estadounidense, Roy Kendall y su familia (que
pastoreaban una iglesia en Jerusalén) dirigieron un maravilloso momento de
alabanza. Roy habló sobre el tema de la alabanza, incluyendo una palabra sobre la
sequedad espiritual y la sed de Dios. Me dio un Jericho Lily seco que, aunque está
totalmente seco (y puede permanecer así durante décadas), cuando es tocado por una
lluvia de lluvia libera su semilla que germina en condiciones desérticas en tan solo una
hora. Por alguna razó n, sintió que este era un símbolo importante para RBC. Varias
personas recibieron el ministerio después de ese servicio, pero no fue hasta el servicio
de la noche que vimos que se derramaba el poder. Chris Acland predicó sobre Isaías
55,
* Reconocemos y deseamos enfatizar que el derramamiento no fue tanto el resultado
de algo que hicimos sino un movimiento soberano de Dios. La efusió n parece haberse
transferido desde el viñ edo del aeropuerto de Toronto y se está transfiriendo a
iglesias de todo el mundo. Nos ha emocionado saber que otras iglesias en Sydney
también han sido conmovidas.
* Mientras oramos por el derramamiento del Espíritu, ¡todavía nos tomó por sorpresa!
La pura intensidad y amplitud de la obra del Espíritu ha sido asombrosa.
* Una vez que comenzó el derramamiento, recordamos varias palabras proféticas que
se nos dieron. Brent Rue había profetizado en octubre de 1990 que una gran ola del
Espíritu Santo se estrellaría sobre nosotros. Esta ola estaría seguida por olas de
conversos.
* Glen Sheppard profetizó el 6 de octubre de 1985 en RBC. Creía que Dios le hablaba:
"Está s sentado en medio de un pueblo que puede sacudir una nació n". Glenn oró : 'Te
agradezco, Señ or, que estos jó venes estén a punto de mudarse a algo que está má s allá
de cualquier cosa que puedan concebir. Veo el aliento de un avivamiento santo para
una nació n '. Glenn vio un manantial en la iglesia que fluiría y tocaría a las naciones.
* Karen Richardson de Vineyard-Birmingham, Alabama, nos escribió en febrero de
1993:
“¡ES TIEMPO DE COSECHA! Veo cosechadoras grandes, muchas cosechadoras grandes
en el campo, reuniéndose. El Señ or dice: 'Es tiempo de cosecha. Sal y recoge lo que se
ha preparado. La cosecha está lista. La fruta está madura y lista para ser recolectada.
Veo un enorme barril de agua, agua fresca, limpia y pura que se vierte sobre ese
campo, el Espíritu Santo, limpiando, purificando y perfeccionando. En el pasado has
trabajado y has pensado: "Hemos trabajado en vano". El Señ or dice: 'No, tu labor no
fue en vano. Y pronto, sí, muy pronto, verá s manifestarse la recompensa. Saldrá .
Porque en verdad yo, vuestro Señ or, soy el Señ or de la mies. Y esta cosecha será
diferente para ti, diferente a la pasada. Porque esta cosecha está en temporada. Y
habrá gozo, gran gozo en el Señ or. Y cantos al Señ or estallará n en esta iglesia de una
manera nueva. Mi Espíritu se mueve sobre esta gente, este lugar. Y se van a
sorprender, gratamente sorprendidos por los nuevos dones, los nuevos talentos, que
les estoy trayendo a este lugar. Una unció n fresca. Una dulce unció n. Incluso verá s
algunas caras queridas que regresan a ti. Estará n allí para ayudar con el
nuevo¡cosecha!@
Ahora, al que puede hacer inconmensurablemente má s de lo que pedimos o
imaginamos, de acuerdo con su poder que obra en nosotros, a él sea gloria en la iglesia
y en Cristo Jesú s por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén (Efesios
3: 20-21).
Testimonios de otros
Los líderes de todo el mundo ahora informan sobre los nuevos toques de Dios.
Ellie Mumford (viñ edo del suroeste de Londres)
Tengo un amor por Jesú s má s grande de lo que jamá s he conocido; una mayor
emoció n por el Reino de lo que jamá s había creído posible; una mayor sensació n de
que estos son días gloriosos, gloriosos para estar vivo. Estoy emocionado con las
Escrituras… No he tenido este apetito por el ministerio durante añ os. Jesú s está
restaurando su gozo y su risa es una medicina para el alma.
John Mosier (pastor de la Iglesia Cristo Rey en Brighton, Reino Unido)
Sabemos que siempre hay carne y espíritu en estas cosas y para algunas personas
sugestionables habrá una experiencia pero pocos cambios. Sin embargo, estamos
escuchando muchos testimonios de un sentido de encuentro con Dios, un aumento en
la oració n y la lectura de la Biblia, una valentía al testificar. Hemos visto duplicar
nuestra congregació n del domingo por la noche (Alpha, mayo de 1995).
Phil Rees (Iglesia Bautista de South Street, Greenwich, Reino Unido)
El Señ or se hace cargo, apenas puedes creerlo. Ha habido lá grimas de arrepentimiento
y alivio de la tensió n. Hay un crecimiento de santidad y de habitar cerca de Dios. Las
ú ltimas siete semanas han sido las mejores de mi vida cristiana.
Dave Holden (pastor de la iglesia comunitaria Sidcup)
Cuando oramos por ellos, se ríen o lloran. En los días siguientes hablan de un sentido
de la presencia de Dios, sus matrimonios son diferentes, cambios éticos en sus vidas.
Hemos descubierto una nueva vida. Nuestras reuniones de oració n se han
cuadriplicado.
Peter Grearley (Ministerios del Pacto, Reino Unido)
La gente se ha estado cayendo, riendo incontrolablemente, rodando borracha y
llorando profundamente. No hemos podido terminar algunas reuniones porque la
gente no quiere dejar de alabar a Dios ni dejar su presencia. Mientras adorá bamos el
domingo pasado, Agnes Morris se curó instantá neamente de un problema de espalda
de veinte añ os. Ella no había podido doblarse adecuadamente y ahora es un
testimonio vivo del poder sanador de Dios.
Destellos de avivamiento
Es importante recordar lo que Dios ha hecho en el pasado. No queremos vivir en el
pasado, o estar tan consumidos por el pasado que no sirva de nada en el presente. Sin
embargo, queremos inspirarnos en lo que Dios ha hecho una y otra vez de diferentes
maneras en el pasado. El derramamiento actual no es un avivamiento, aunque algunas
de las manifestaciones y testimonios son típicos de lo que ocurre en los avivamientos.
Jonathan Edwards - 1737
`` Mientras cabalgaba hacia el bosque por mi salud, en 1737, después de haberme
apeado de mi caballo en un lugar retirado, como ha sido mi costumbre, para caminar
en busca de la contemplació n y la oració n divinas, tuve una vista que era para mí.
extraordinario, de la gloria del Hijo de Dios, como Mediador entre Dios y el hombre, y
Su maravillosa, grande, plena, pura y dulce gracia y amor, y mansa y dulce
condescendencia. Esta gracia que parecía tan tranquila y dulce, apareció también
grande sobre los cielos. La Persona de Cristo apareció inefablemente excelente con
una excelencia lo suficientemente grande como para tragarse todos los pensamientos
y concepciones, que continuaron tan cerca como puedo juzgar, alrededor de una hora;
como para mantenerme la mayor parte del tiempo en una inundació n de lá grimas y
llanto en voz alta. Sentí un ardor de alma por ser, lo que de otra manera no sé có mo
expresar, vaciado y aniquilado; yacer en el polvo y estar lleno solo de Cristo; amarlo
con un amor santo y puro; confiar en É l; vivir en É l; para servirle y ser perfectamente
santificado y purificado, con una pureza divina y celestial ”.
Puedo verlo en mi mente en su pú lpito, leyendo su sermó n con miopía mientras mira
el manuscrito a la luz de las velas. Debe haber estado cargado de pasió n. Pero su voz
aguda y aguda difícilmente lo calificaría como un predicador diná mico. Fue el poder
de Dios, no la erudició n o elocuencia, lo que se apoderó de los miembros de la iglesia
esa noche. El edificio resonó con los gritos resonantes de oyentes aterrorizados,
hombres y mujeres que se agarraban a los pilares del edificio con todas sus fuerzas,
aterrorizados de que los pisos se partieran y sus pies resbalaran y resbalaran hacia el
infierno ''.
John Wesley - 1 de enero de 1739
'Señ or. Hall, Hinching, Ingham, Whitefield, Hutching y mi hermano Charles estuvieron
presentes en nuestro banquete de amor en Fetter Lane con unos 60 de nuestros
hermanos. Aproximadamente a las 3 de la mañ ana, mientras continuá bamos en
oració n instantá nea, el poder de Dios vino poderosamente sobre nosotros, tanto que
muchos clamaron de gozo exultante y cayeron al suelo. Tan pronto como nos
recuperamos un poco del asombro y el asombro de la presencia de Su Majestad,
estallamos con una sola voz: "Te alabamos, oh Dios, te reconocemos como el Señ or".
George Whitefield, 5 de noviembre de 1740
'Señ or. Gilbert Tennant predicó primero y luego comencé a orar ya dar una
exhortació n. En unos seis minutos, una persona gritó : '¡Ha venido! ¡Ha venido! y
apenas pudo sostener la manifestació n de Jesú s en su alma. Pero habiendo escuchado
el clamor de otros pidiendo el mismo favor, me vi obligado a detenerme y oré por ellos
mientras veía aumentar las agonías y la angustia. Por fin cantamos un himno y luego
nos retiramos a la casa, donde el hombre que recibió a Cristo continuó alabando y
hablando de É l hasta cerca de la medianoche. Mi propia alma estaba tan llena que me
retiré y lloré ante el Señ or, y tuve un profundo sentido de mi propia vileza; y la
soberanía y grandeza del amor eterno de Dios. La mayoría de la gente pasó el resto de
la noche en oració n y alabando a Dios. Fue una noche muy para recordar.
Daniel Rowland - Gales, marzo de 1743
Howel Harris describe la predicació n de Daniel Rowland en Gales en 1743; “Caen casi
como muertos por el poder de la Palabra y continú an llorando de gozo, habiendo
encontrado al Mesías; ¡algunos se lamentaban por el sentimiento de su vileza, y otros
por los dolores de un nuevo nacimiento! …… .El poder al final de su sermó n fue tal que
multitudes continuaron llorando y clamando por el Salvador y no pudieron
anteponerse '.
Christmas Evans - Gales, principios del siglo XIX.
En cada lugar donde predicaba, multitudes lloraban mientras proclamaba el poder de
la cruz de Jesú s y se convertían a Cristo. Bajo la predicació n de Evan, la cruz del Señ or
Jesú s adquirió un poder e importancia increíbles, que es el lugar que le corresponde.
Ulster, Irlanda - 1859
Una de las principales características de este avivamiento fue el 'asesinato' de
personas. La gente caía al suelo en las calles o en los campos y permanecía allí inmó vil
durante horas. Cuando se recuperaron, sintieron que Dios los había visitado, y lo
adorarían y lo alabarían con gran fervor y entusiasmo. Las multitudes se sintieron
atraídas para observar este increíble fenó meno. Muchas personas fueron ganadas
para Cristo porque creían que esta era la obra de Dios. Dios no siempre obra de la
manera que esperamos, ¡y muy a menudo actú a en contra de la prá ctica científica
aceptada!
Charleston - 1858
En 1858, John Girardeau dirigía su servicio religioso vespertino normal en Charleston,
Carolina del Norte, cuando, “Recibió la sensació n como si un rayo de electricidad le
hubiera golpeado la cabeza y se hubiera difundido por todo su cuerpo. Por un
momento se quedó sin habla bajo la extrañ a sensació n física. Luego dijo: 'El Espíritu
Santo ha venido; comenzaremos a predicar mañ ana por la noche. Cerró el servicio con
un himno, despidió a la congregació n y bajó del pú lpito; pero nadie salió de la casa.
Toda la congregació n había vuelto a sentarse en silencio. El Espíritu Santo no solo vino
a él, también se había apoderado de los corazones de la gente. Inmediatamente
comenzó a exhortarlos a aceptar el Evangelio. Comenzaron a sollozar suavemente,
como la lluvia que cae, luego, con má s profunda emoció n, a llorar amargamente o a
regocijarse en voz alta, de acuerdo con sus circunstancias. Era medianoche antes de
que pudiera despedir a su congregació n. La reunió n se prolongó día y noche durante
ocho semanas.
Charles Finney - mediados del siglo XIX
Finney describió su abrumadora experiencia de Dios como "ondas de amor líquido".
En un servicio en Northampton Massachusetts, tal fue la unció n en el mensaje de
Finney que toda la congregació n de unas 500 personas se levantó y gritó : 'Oh Dios, no
somos dignos de estar en tu presencia. Sá lvanos o destruidnos 'Muchos cristianos
temían entrar en una iglesia con un pecado no confesado en sus corazones a menos
que, frente a la congregació n, su pecado fuera revelado.
DL Moody - finales del siglo XIX
'Comencé a llorar como nunca antes por una mayor bendició n de Dios. El hambre
aumentó . Realmente pensé que no quería vivir má s. Seguí llorando todo el tiempo
para que Dios me llenara de Su Espíritu. Bueno, un día en la ciudad de Nueva York -
¡Oh! qué día, no puedo describirlo, rara vez me refiero a él. Es una experiencia casi
demasiado sagrada para nombrarla. Paul tenía una experiencia de la que nunca habló
durante 14 añ os. Solo puedo decir que Dios se me reveló y tuve tal experiencia de su
amor que tuve que pedirle que detuviera su mano '.
Evan Roberts, líder del avivamiento galés, 1904-5
En 1904, Roberts escribió : “Después de que muchos oraron, sentí que una fuerza o
energía viviente entraba en mi pecho, conteniendo mi respiració n, mis piernas
temblando terriblemente; esta energía viva aumentaba y aumentaba a medida que
uno tras otro oraba. Sintiéndome fuerte y profundamente calentado, estallé en
oració n.
David Davies - Gales, 1904
David Davies, un ministro de la ciudad de Swansea, Gales del Sur, hablaba muy mal.
Cuando el avivamiento golpeó a Swansea, David Davies se convirtió en un predicador
transformado. Atrá s quedó la vacilació n y el tartamudeo, en cambio habló con la
autoridad y el poder má s asombrosos. Siguiendo sus mensajes, cientos de hombres y
mujeres se convirtieron a Cristo. Davies ejerció un ministerio increíble en el poder y la
demostració n del Espíritu. Cuando el avivamiento se calmó al añ o siguiente, lo extrañ o
fue que David Davies volvió a su anterior estilo vacilante de predicació n.
El avivamiento galés - 1904-5
Cuando el fuego de Dios cayó sobre la gente, una de las primeras evidencias de que
Dios estaba obrando fue un nuevo deseo de que la gente orara. Las reuniones de
oració n duraron desde las diez de la mañ ana hasta la medianoche. Hubo predicació n,
canto, testimonio, oració n y lectura de la Biblia en voz alta. Los mineros de carbó n, a
miles de pies bajo tierra, se reunían durante sus descansos para comer, no para
comer, sino para orar y leer las Escrituras en voz alta. Algunos incluso se reunían en la
cabeza de un alfiler una hora antes del trabajo para cantar y orar. A menudo, los
cristianos revividos se habían enamorado de nuevo de su Salvador. Se deleitaban en
hablar con él, pasar tiempo con el Señ or, escuchar Su voz y hablar de Su gloria.
Edimburgo - 1905
En 1905, el pastor de la Capilla Charlotte en Edimburgo visitó Gales y contó la historia
de la gran obra de Dios en Gales a su propia congregació n. Un increíble movimiento
del Espíritu estalló . 'Fue en una reunió n de oració n tardía, celebrada por la noche a las
9.30, cuando cayó el fuego de Dios. No había nada, humanamente hablando, que
explicara lo sucedido. De repente, sobre uno y otro vino una sensació n abrumadora de
la realidad y el horror de su presencia y de las cosas eternas. La vida, la muerte y la
eternidad de repente parecieron desnudas. Comenzaron la oració n y el llanto, y
aumentaron en intensidad a cada momento. Como en el día de la colocació n de los
cimientos del segundo templo, "el pueblo no podía discernir el ruido de los gritos de
gozo del ruido del llanto del pueblo" (Esdras 3:13). Uno estaba abrumado ante el
repentino estallido de los límites. ¿Podría ser real? Miramos hacia arriba y pedimos
una direcció n clara, y todo lo que sabíamos de Dios era, 'No hagas nada'. Los amigos
que estaban reunidos cantaron de rodillas. Cada uno parecía cantar, cada uno parecía
rezar, ajenos el uno al otro. Entonces la oració n estalló de nuevo, olas y olas de
oració n; y llegó la hora de medianoche. Las horas habían pasado como minutos. Es
inú til ser un espectador mirá ndolo o rezando por él para recobrar su espíritu y su
aliento. Hay que estar en él, rezar en él, ser parte de él, atrapado por el mismo poder,
arrastrado por el mismo viento. Uno que estuvo presente dice; No puedo decirte lo
que Cristo fue para mí anoche. Mi corazó n estaba lleno a rebosar. Si alguna vez mi
Señ or estuvo cerca de mí, fue anoche. Cada uno parecía cantar, cada uno parecía rezar,
ajenos el uno al otro. Entonces la oració n estalló de nuevo, olas y olas de oració n; y
llegó la hora de medianoche. Las horas habían pasado como minutos. Es inú til ser un
espectador mirá ndolo o rezando por él para recobrar su espíritu y su aliento. Hay que
estar en él, rezar en él, ser parte de él, atrapado por el mismo poder, arrastrado por el
mismo viento. Uno que estuvo presente dice; No puedo decirte lo que Cristo fue para
mí anoche. Mi corazó n estaba lleno a rebosar. Si alguna vez mi Señ or estuvo cerca de
mí, fue anoche. Cada uno parecía cantar, cada uno parecía rezar, ajenos el uno al otro.
Entonces la oració n estalló de nuevo, olas y olas de oració n; y llegó la hora de
medianoche. Las horas habían pasado como minutos. Es inú til ser un espectador
mirá ndolo o rezando por él para recobrar su espíritu y su aliento. Hay que estar en él,
rezar en él, ser parte de él, atrapado por el mismo poder, arrastrado por el mismo
viento. Uno que estuvo presente dice; No puedo decirte lo que Cristo fue para mí
anoche. Mi corazó n estaba lleno a rebosar. Si alguna vez mi Señ or estuvo cerca de mí,
fue anoche. para recuperar su espíritu y su aliento. Hay que estar en él, rezar en él, ser
parte de él, atrapado por el mismo poder, arrastrado por el mismo viento. Uno que
estuvo presente dice; No puedo decirte lo que Cristo fue para mí anoche. Mi corazó n
estaba lleno a rebosar. Si alguna vez mi Señ or estuvo cerca de mí, fue anoche. para
recuperar su espíritu y su aliento. Hay que estar en él, rezar en él, ser parte de él,
atrapado por el mismo poder, arrastrado por el mismo viento. Uno que estuvo
presente dice; No puedo decirte lo que Cristo fue para mí anoche. Mi corazó n estaba
lleno a rebosar. Si alguna vez mi Señ or estuvo cerca de mí, fue anoche.
Malaui - 1910
Encontramos una descripció n similar de una reunió n de la iglesia en Malawi en 1910.
'Un anciano comenzó a orar confesando ante todo el pecado de haber abrigado el
espíritu de venganza por un mal que le había hecho. Entonces otro empezó a rezar, y
otro y otro, hasta que dos o tres rezaban juntos en voz baja, llorando y confesando,
cada uno inconsciente del otro. De repente se escuchó un sonido de "viento
impetuoso". Era el sonido conmovedor de 2500 personas rezando audiblemente,
nadie aparentemente consciente del otro. No pude pensar en una imagen mejor para
describir el ruido que la rá faga del viento entre los á rboles. Está bamos escuchando el
mismo sonido que llenó ese aposento alto en Pentecostés. No es ruidoso ni
discordante, nos llenó de un gran temor.
Escocia - 1949
El famoso Duncan Campbell describió una reunió n en la isla de Lewis, Escocia,
durante 1949. “El muchacho se puso de pie y en su oració n hizo referencia al cuarto
capítulo de Apocalipsis, que había estado leyendo esa mañ ana; —Oh Dios, parece que
estoy mirando a través de la puerta abierta. Veo al Cordero en medio del Trono, con
las llaves de la muerte y del infierno en su cinto '. Comenzó a sollozar, luego levantó
los ojos hacia el cielo y gritó : "¡Oh Dios, hay poder allí, déjalo ir!". Con la fuerza de un
huracá n, el Espíritu de Dios entró en el edificio y se abrieron las compuertas del cielo.
La iglesia parecía un campo de batalla. A un lado, muchos estaban postrados sobre los
asientos, llorando y suspirando; por otro lado, algunos se vieron afectados por lanzar
los brazos al aire en una postura rígida. Dios había venido '.
Fenó menos que acompañ an al avivamiento
Si bien el derramamiento actual no es avivamiento, estamos viendo cosas que a
menudo acompañ an al avivamiento. Considere lo que Dios ha hecho en el pasado.
1. La aversió n al entusiasmo es apagar el Espíritu. Aquellos familiarizados con la
historia de la iglesia, y en particular con la historia de los avivamientos, sabrá n que
esta acusació n de entusiasmo es siempre una de las personas má s activas en un
período de avivamiento ” (Martin Lloyd Jones).
2. Lady Huntington escribió a Whitefield con respecto a los casos de gritos y caídas en
las reuniones, y le aconsejó que no los quitara, como se había hecho, porque parecía
estropear la reunió n. Ella escribió :> Está s cometiendo un error. No seas má s sabio que
Dios. Déjalos gritar; hará mucho má s bien que tu predicació n ” (Wallis 1956: 75).
Esto no quiere decir que no insistimos en la exposició n regular de las Escrituras, sino
que señ alamos que las evidencias del poder de Dios entre nosotros también son
instructivas.
3. Wesley's Journal, julio de 1739, comentando los desarrollos en las reuniones de
Whitefield: A tan pronto como había comenzado… a invitar a todos los pecadores a
creer en Cristo, cuatro personas se hundieron cerca de él, casi en el mismo momento.
Uno de ellos yacía sin sentido ni movimiento. Un segundo tembló sobremanera. El
tercero tenía fuertes convulsiones en todo el cuerpo, pero no hacía ruido, a menos que
fueran gemidos. El cuarto, igualmente convulsionado, clamó a Dios, con fuertes gritos
y lá grimas. A partir de este momento, confío, permitiremos que Dios lleve a cabo Su
propia obra de la manera que le plazca ” (Wallis 1956: 75).
4. Barton Stone en 1801 sobre el avivamiento de Kentucky: A Al borde de la pradera ...
se reunieron multitudes ... La escena era nueva y extrañ a. Desconcertó la descripció n.
Muchos, muchísimos, cayeron como hombres muertos en batalla, y continuaron juntos
durante horas en un estado aparentemente sin aliento e inmó vil, a veces por unos
momentos recibiendo y exhibiendo síntomas de vida mediante un gemido profundo o
un chillido penetrante, o una oració n pidiendo misericordia. pronunciado con fervor
@ (Pratney 1994: 103).
5. Profesores sobrios que habían comulgado durante muchos añ os yacían postrados
en el suelo gritando en un lenguaje como este:> Oh, có mo hubiera despreciado a
cualquier persona hace unos días que hubiera actuado como lo estoy haciendo ahora
'@ (James McGready).
6. “En un momento vi al menos quinientos barridos en un momento como si una
batería de mil cañ ones se hubiera abierto sobre ellos, y luego inmediatamente
siguieron chillidos y gritos que rasgaron los cielos” - James Finley, un converso que se
convirtió en ministro metodista, en Cane Ridge Revival, Kentucky en 1800 (Pratney
1994: 104).
7. Como si hubiera sido alcanzado por un rayo, toda la compañ ía cayó de sus sillas al
suelo. Siete comenzaron a hablar en diversas clases de lenguas y a magnificar a Dios.
Los gritos fueron tan fervientes y tan fuertes que una multitud se reunió afuera y se
preguntó '¿qué significa esto?' Pronto se escuchó en la ciudad que Dios estaba
derramando Su Espíritu ”- Carl Brumback, sobre el avivamiento de 1905 en la calle
Azusa (Riss 1988: 53).
8. Hay una dimensió n de apertura al Espíritu Santo que le permite el derecho
soberano de intervenir y anular el sistema de guía racional, de ir má s allá de la
revelació n escrita (por profecía) si É l lo desea, que debe ser preservada o de lo
contrario fallaremos. para hacer justicia tanto a las Escrituras como a nuestra
experiencia comú n (Lovelace p 269).
Que Dios nos mantenga abiertos al impacto sorprendente del Espíritu Santo en
nuestro tiempo en la historia.
Referencias
Pratney, Winkie (1994) Revival. Lafayette: Huntington House.
Riss, Richard (1988) Un estudio de los movimientos de avivamiento del siglo XX en
América del Norte. Peabody: Hendrickson.
Wallis, Arthur. (1956) En el día de tu poder. Londres: Cruzada de literatura cristiana.

Volver al contenido

3 bendiciones de renovació n

Ron francés

El reverendo Ron French, un ministro de la Iglesia Unida (foto con Janie y Tim),
escribió cuando era editor de Living Water, el Comité del Sínodo de Queensland de la
Revista de la Iglesia Unida para los Ministerios de Renovació n.
____________________________________
Hay un mundo de diferencia entre
un compromiso con el Señ or
y una relació n con el Señ or.
____________________________________
Fue una noche cá lida en marzo de 1995, cuando alrededor de 2,000 personas se
agolparon en el centro de adoració n y las á reas desbordadas de Northside Christian
Family en Brisbane. Los organizadores esperaban 400-500, pero 800 se habían
inscrito para el evento del día y muchos má s se habían reunido para la reunió n del
miércoles por la noche una vez que se supo que estaba abierto para la asistencia
general.
¿La razó n? Para averiguar de qué se trataba esta 'bendició n de Toronto'. Para saber si
Dios realmente estaba bendiciendo a la gente con un derramamiento de su Espíritu y,
si era así, para conseguir algo para ellos, porque la gente que se había reunido tenía
hambre.
El pastor John Lewis nos presentó al pastor bautista Guy (pronunciado Gee) Chevrau,
y aquí se resume algo de lo que Gee compartió con nosotros durante los pró ximos tres
días.
Lo que no se puede expresar completamente es lo que sucedió después del mensaje.
He visto a personas muertas en el Espíritu antes cuando el hombre que está al frente
grita pidiendo que el poder de Dios descienda y con la mano en la frente hacia abajo
ellos se van. Pero esto fue diferente. No había mano en la frente ni gritos de los
encargados. En cambio, una voz suave te invitó a cerrar los ojos y fijar tu visió n en
Jesú s, y, en muchos casos, las piernas salieron de debajo de ti y bajaron suavemente.
Esto también fue seguido por reír o sollozar o temblar o moverse o sacudirse o
algunas o todas las cosas anteriores. En este artículo se ofrece una explicació n de los
fenó menos.
Guy compartió con nosotros que no debería sorprendernos que Dios quiera iniciar
una bendició n sobre su pueblo en momentos y lugares particulares. Dijo que en el
Reino Unido ahora puedes viajar 30 millas en cualquier direcció n y encontrar un
derramamiento de Dios de esta manera. Su comentario:
Este nuevo mover de Dios nos está llevando a donde no podemos regresar.
Dios nos llama a una humildad teoló gica radical.
Hay un mundo de diferencia entre un compromiso con el Señ or y una relació n con el
Señ or.
Dios desea no solo lo primero, sino también lo segundo.
¿Es esto de Dios?
Guy nos advirtió sobre juzgar los fenó menos. Nos pidió que esperá ramos seis meses y
luego mirá ramos el tipo de fruta que tenemos.
¿Tenemos un deseo renovado de adorar?
¿Se han derrumbado las paredes divisorias?
¿Estamos alimentando a los pobres?
¿Estamos orando por los enfermos?
¿Existe un amor renovado por la palabra de Dios?
¿Es un privilegio orar?
¿Se ha quitado el miedo y la inseguridad ?.
¿De dó nde viene esto?
Randy Clark es el pastor fundador de Vineyard Fellowship en St. Louis. Después de
añ os de ver poco fruto y poder en su ministerio, sintió una hambre desesperada de
Dios. Al escuchar sobre manifestaciones inusuales de la presencia de Dios a través del
ministerio del evangelista sudafricano Rodney Howard-Brown, Randy asistió a una de
las reuniones de Rodney en Tulsa, OK. Randy se sintió profundamente conmovido y, al
regresar a casa, comenzó a ver un estallido similar del Espíritu entre su pueblo.
En enero de 1994, John Arnott, pastor de Toronto Airport Vineyard, invitó a Randy a
venir a Toronto para hablar y ministrar. Dos días de reuniones en Toronto se
convirtieron en lo que, hasta la fecha, han sido 90 días casi continuos en numerosos
lugares de Ontario y Estados Unidos.
El psiquiatra y autor John White y John Wimber, líder internacional de la Asociació n
de Iglesias del Viñ edo, han denominado a las reuniones una renovació n en lugar de un
avivamiento.
Randy y aquellos que se han asociado con él dicen que este mover de Dios está má s
asociado con refrescar la iglesia y llamar a casa a los pró digos que con la salvació n de
los perdidos. La gente viene a Cristo, pero no en el nú mero que uno suele ver en
tiempos de avivamiento.
El Toronto Airport Vineyard ahora tiene reuniones de refrigerio todas las noches de la
semana, excepto los lunes, y personas de todo el mundo han asistido y se han ido a
casa bendecidas.
Los ministros y líderes de Northside Christian Family y Garden City Christian Church
han estado al otro lado y las reuniones 'Catch the Fire' en Everton Park ocurrieron en
respuesta al encuentro de estas personas con esta nueva ola de la presencia de Dios.
Ahora, varias Iglesias unidas está n experimentando esta bendició n.
El pequeñ o grupo que se reú ne en Rosewood Uniting Church un domingo por la noche
comenzó a experimentar algunas de estas manifestaciones del Espíritu después de la
conferencia de abril de John Wimber el añ o pasado.
Esto se relacionó particularmente con el temblor y la risa, pero a fines de enero /
principios de febrero de este añ o se agregó a la agenda la caída y el descanso en el
Espíritu. No entendimos lo que estaba sucediendo al principio, excepto que nos dimos
cuenta de que Dios estaba haciendo algo. Asistir a las reuniones en Everton Park nos
aclaró una serie de cuestiones. Desde entonces, las manifestaciones solo han
aumentado.
Aquellos que han estado hambrientos y desesperados por un derramamiento de Dios
en sus vidas y en el ministerio se han acercado para recibir una bendició n y han
descansado en el Espíritu mientras él los ha bendecido gentilmente. Las otras
manifestaciones también han ocurrido.
Para explicar esto má s a fondo, los siguientes comentarios está n adaptados de la
enseñ anza de Guy Chevrau.
¿Qué dicen la Biblia y la iglesia?
Hay enfoques doctrinales bá sicos en la Biblia. É stas incluyen:
una. Teología cristiana (lo que los cristianos deben creer),
B. É tica cristiana (có mo deben comportarse los cristianos),
C. Experiencia o prá ctica cristiana (lo que hacen los cristianos).
Cuando se trata de fenó menos sobrenaturales, nos ocupamos del á rea de la prá ctica
cristiana. Si bien hay un texto primario que trata sobre la revelació n profética, no hay
textos primarios que indiquen claramente que los cristianos deben caer, temblar o
verse borrachos durante las temporadas de visitació n divina.
Sin embargo, hay una serie de textos secundarios (recuerde, secundario no significa
invá lido o sin importancia) que ilustran que estas fueron algunas de las respuestas
que la gente tuvo durante los momentos de la visitació n divina.
También hay numerosos ejemplos de fenó menos similares en la historia de la iglesia,
especialmente en épocas de avivamiento. El propó sito de reunir esta informació n es
desarrollar una apologética bíblica por lo que vemos que sucede entre nosotros. Gran
parte de lo que estamos viendo es extrañ o para la mente natural. Los siguientes son
algunos de los fenó menos que hemos visto en nuestras reuniones: caídas, temblores,
embriaguez, llanto, risa y revelació n profética.
¿Son estas manifestaciones bíblicas?
Primero hay que decir que es perfectamente normal e incluso necesario investigar la
naturaleza bíblica de la experiencia cristiana. También está bien admitir que gran
parte de esto parece "extrañ o" siempre que no lo juzguemos prematuramente. Cuando
Pablo fue por primera vez a la ciudad griega de Berea, el libro de los Hechos dice que
los bereanos eran má s nobles que los otros judíos que Pablo había encontrado en
Grecia porque 'escudriñ aban las Escrituras todos los días para ver si lo que Pablo
decía era verdad'. (17 contra 11)
Cuando preguntamos. '¿Es bíblico?' probablemente estemos pidiendo lo que
comú nmente se llama texto de prueba. Un texto de prueba es una porció n de la
Escritura que, cuando se toma en contexto, valida una posició n particular que estamos
tomando. Para determinar si estos fenó menos son bíblicos, necesitamos establecer
algunas reglas bá sicas para una interpretació n só lida.
Descendente
El fenó meno má s comú n que hemos visto en nuestras reuniones es la caída de
personas. A menudo permanecen conscientes pero comprometidos con el Señ or. Se
sienten débiles y les resulta difícil hacer otra cosa que no sea descansar con Dios.
Hemos visto que mientras yacían con el Señ or, han experimentado cambios
significativos en sus vidas.
Génesis 15:12 - Esto literalmente dice 'Abram cayó en un sueñ o profundo'. Esta es la
misma palabra que se usa cuando Dios puso a dormir a Adá n cuando hizo a Eva
(Génesis 2:21).
1 Samuel 19 - Este texto muestra que durante un período cercano a las 24 horas, Saú l
yació en una posició n boca abajo con Dios hablando a través de él.
Ezequiel 3:23; Daniel 8:17; 10: 9 - estar abrumado
Mateo 17: 6,7; Juan 18: 6 - Cuando Judas y los soldados vinieron a arrestar a Jesú s,
tuvieron un encuentro interesante. 'Cuando Jesú s dijo. "Yo soy él", se volvieron y
cayeron al suelo. Aquí vemos un retroceso inmediato en respuesta a la presencia de
Jesú s. Al parecer, pudieron levantarse poco después porque fueron a arrestar a Jesú s.
Hechos 9: 3 - Cuando Pablo fue aprehendido en el camino a Damasco por una luz del
cielo, él dice: "Caí al suelo y oí una voz". Nuevamente vemos que caer era una
respuesta normal a una visitació n divina.
Apocalipsis 1:17 - Aquí vemos una experiencia similar a la de Adá n y Abram donde la
persona no solo cae sino que también está inconsciente por un período prolongado de
tiempo.
Jonathan Edwards, el principal instrumento y teó logo del Gran Despertar en América
(1725-1760), dice en su Cuenta del Renacimiento de la Religió n en Northampton
1740-1742:
Muchos han visto elevar sus afectos religiosos mucho má s allá de lo que habían estado
antes, y hubo algunos casos de personas que se encontraban en una especie de trance.
Permaneciendo tal vez durante veinticuatro horas enteras inmó viles, y con los
sentidos bloqueados, pero mientras tanto, bajo una fuerte imaginació n, como si fueran
al cielo y tuvieran allí una visió n de objetos gloriosos y deliciosos.
Era muy frecuente ver gritos, desmayos, convulsiones y demá s, tanto de angustia
como de admiració n y alegría.
Aquí no era la manera de celebrar reuniones toda la noche, ni era comú n continuarlas
hasta muy entrada la noche; pero sucedía muy a menudo que algunos estaban tan
afectados, y sus cuerpos tan abrumados, que no podían volver a casa, sino que se
veían obligados a quedarse toda la noche donde estaban.
Charles Finney (1792-1875) fue uno de los avivadores má s poderosos desde la
reforma:
En un lugar rural llamado Sodoma, en el estado de Nueva York, Finney dio una
direcció n en la que describió la condició n de Sodoma antes de que Dios la destruyera.
"No había hablado en este tono má s de un cuarto de hora". dice él 'cuando una terrible
solemnidad pareció asentarse sobre ellos, la congregació n comenzó a caer de sus
asientos en todas direcciones, y clamó por misericordia. Si hubiera tenido una espada
en cada mano, no podría haberlos cortado tan rá pido como cayeron. Casi toda la
congregació n estaba de rodillas o postrada. Debería pensar en menos de dos minutos
desde la conmoció n que cayó sobre ellos. Todos los que podían hablar rezaban ''. Se
presenciaron escenas similares en muchos otros lugares.
Un poder notable parecía acompañ ar la predicació n de Jorge Fox dondequiera que
fuera, ya fuera en Gran Bretañ a o Estados Unidos, Alemania, Holanda o las Indias
Occidentales. Por lo general, recorría el país a pie, vestido con su famoso traje de
cuero, que se decía que había hecho él mismo, y a menudo dormía al aire libre o en
algú n pajar. Fue ridiculizado y perseguido, golpeado y apedreado, arrestado y
encarcelado, quizá s con má s frecuencia que cualquier otro hombre, y sin embargo, el
Señ or parecía bendecir y reconocer grandemente sus labores.
Al describir sus reuniones en Ticknell, Inglaterra, dice: “El sacerdote se burló de
nosotros y nos llamó “ cuá queros ”. Pero el poder del Señ or era tal sobre ellos, y la
palabra de vida les fue declarada con tal autoridad y pavor, que el sacerdote comenzó
a temblar, y uno de la gente dijo: "Mira có mo el sacerdote tiembla y tiembla, se ha
vuelto cuá quero". ademá s".'
Conclusió n: Hay un precedente bíblico de temblar en la presencia de Dios. En los
versículos donde se menciona la causa del temblor, tiene que ver con el temor santo.
El temblor que estamos experimentando parece estar má s relacionado con el
ministerio profético y la impartició n de luchas espirituales cuyos paralelos se pueden
ver en el ministerio de Fox.
Embriaguez
Jeremías 23: 9 - como borracho
Hechos 2:13 y sigs. - 'Algunos, sin embargo, se burlaron de ellos y dijeron:' Han bebido
demasiado vino '.
Compare con Hechos 10: 44-46 donde aparentemente ocurrieron los mismos tipos de
fenó menos con los gentiles. Que los 120 creyentes recién llenados estaban actuando
de una manera 'borracha' es lo que se conoce como un argumento del silencio. El texto
nunca dice que lo fueron, pero obviamente se infiere. No serían acusados de estar
borrachos porque hablaban en diferentes idiomas. Se les habría acusado de ello
porque actuaban como borrachos. es decir, reír, caer, hablar arrastrando las palabras
por parte de algunos, audacia por falta de moderació n, etc. La analogía del don del
Espíritu que es 'vino nuevo' se prestaría a la conexió n.
Efesios 5: 8ss: En un pasaje que trata de los efesios posponiendo su antiguo estilo de
vida juerguista, Pablo les exhorta 'No se emborrachen con vino que lleva al libertinaje,
sino que se llenen (tiempo presente griego' seguir llená ndose ') con el Espíritu Santo'.
Pablo contrasta la embriaguez carnal con la llenura espiritual. Dado el tiempo del
verbo griego, parece que también está haciendo una analogía y un contraste. Estar
lleno del Espíritu de Dios es similar a estar borracho de vino. La diferencia es que el
primero es santo mientras que el otro es pecador.
Sacudida
El temblor también es comú n en nuestras reuniones y es uno de los fenó menos má s
difíciles de entender. Los tipos de sacudidas varían mucho. A veces, el temblor va
acompañ ado de todo tipo de contorsiones corporales, a veces leves, a veces casi
violentas. ¿Qué precedente bíblico hay, si es que hay alguno?
Daniel 10: 7; Salmo 99: 1; 114: 7; Jeremías 5: 22 - temblando
Jeremías 23: 9 - Este es un versículo significativo porque Jeremías está relatando que
lo que le sucedió en al menos una ocasió n involucró un temblor / sacudida de sus
huesos. Su redacció n parece implicar que tembló de adentro hacia afuera. Se
necesitaría una fuerza poderosa para hacer que sus huesos temblaran dentro de su
cuerpo. La analogía con ser superado también podría ser una referencia a estar
fascinado por la llegada de la palabra profética. Este texto es una respuesta a la sú plica
de Dios en Jeremías 5:22.
Hab. 3:16; Hechos 4:31; Santiago 2:19:
George Fox (1624-1691) fundador de los cuá queros:
Después de una experiencia de cambio de vida con el Espíritu Santo. Fox tuvo algunas
experiencias notables.
Después de pasar por la experiencia descrita anteriormente, Fox fue usado
poderosamente por Dios, y una gran convicció n de pecado cayó sobre la gente a la que
predicó . "El poder del Señ or comenzó a sacudirlos", dice, "y comenzamos a tener
grandes reuniones, y hubo un gran poder y obra de Dios entre la gente, para asombro
tanto de la gente como de los sacerdotes". Má s tarde, dice, 'Después de esto fui a
Mansfield, donde hubo una gran reunió n de profesores y gente; aquí me sentí
impulsado a orar, y el poder del Señ or era tan grande, que la casa pareció
estremecerse '.
Llanto
Nehemías 8: 9; 2 Cró n. 34:27; Lc 19, 41; Heb. 5: 7.
Hechos 2:37 - Este texto no dice que lloraron, pero es difícil imaginar que 'ser cortado
en el corazó n' no evoca esa respuesta emocional.
John Wesley (1703-1791):
El 17 de abril de 1739, hubo otro caso notable de convicció n de pecado, en Bristol,
Wesley acababa de exponer Hechos 4 sobre el poder del Espíritu Santo, "Entonces
invocamos a Dios para que confirmara su Palabra", dice. 'Inmediatamente uno de los
que estaban al lado (para nuestra no pequeñ a sorpresa) gritó en voz alta, con la mayor
vehemencia, incluso como las agonías de la muerte. Pero continuamos en oració n
hasta que 'se puso en su boca un cá ntico nuevo, una acció n de gracias a nuestro Dios'
Poco después, otras dos personas (bien conocidas en este lugar, por trabajar para
vivir con toda buena conciencia para con todos los hombres) fueron embargadas con
fuerte dolor, y obligados a rugir la inquietud de su corazó n. Estos también
encontraron paz 'Muchos otros casos maravillosos de convicció n de pecado asistieron
a la predicació n de Wesley. Era frecuente que la gente llorara en voz alta o se cayera
como muerta en las reuniones,
La risa
Job 8:21; Salmo 126: 2; Eclesiastés 3: 4.
Juan 17:13; Si hay alguna oració n en la Biblia que será respondida, es la oració n del
sumo sacerdote en Juan 17. Ciertamente, la medida completa de gozo con la Trinidad
incluye la risa.
Johnathan Edwards escribió :
Fue muy maravilloso ver có mo los afectos de las personas a veces se conmovían
cuando Dios hizo como si de repente abrieran los ojos y dejaran entrar en sus mentes
un sentido de grandeza de su gracia, la plenitud de Cristo y su disposició n para salvar.
Sus alegres sorpresas han hecho que sus corazones, por así decirlo, salten, de modo
que han estado listos para estallar en carcajadas, las lá grimas a menudo al mismo
tiempo brotan como una inundació n y se entremezclan con un fuerte llanto. A veces
no han podido dejar de gritar con voz fuerte, expresando su gran admiració n. La
manera en que Dios obra en el alma, a veces especialmente, es muy misteriosa.
Conclusió n: Una vez má s, la risa se eleva dentro del flujo general de las Escrituras. Los
cristianos pueden estar tan llenos del gozo del Señ or que se entregan a los ataques de
risa.
Revelació n profética
Una de las cosas que estamos viendo es que las personas tienen visiones, sueñ os y
palabras proféticas mientras está n bajo el poder del Espíritu. En toda la Biblia, la
revelació n profética ocurre durante períodos de visitació n divina.
No hay forma de que podamos cubrir este tema en este contexto, por lo que algunos
pasajes clave será n suficientes.
Nú m. 12:29; Este es un pasaje muy significativo. Muestra que la profecía puede ser
una respuesta a la venida de los Espíritus. La frase, 'cuando el espíritu reposó sobre
ellos' (v25) también recuerda al Espíritu posá ndose sobre Jesú s como una paloma en
este bautismo.
Nú meros 11: 6; 1 Sam 10:10; Hechos 2: 17-18; 1 Cor 14.
George Fox: Y se difundió un informe mío, que era un joven que tenía un espíritu de
discernimiento; con lo cual vinieron a mí muchos de lejos y de cerca, profesores,
sacerdotes y gente; y el poder del Señ or partió ; y yo tenía grandes aperturas y
profecías, y les hablé de las cosas de Dios y oyeron con atenció n y silencio, y se fueron
y difundieron su fama. '
¿Para qué son los fenó menos?
Señ ales de la presencia del Señ or.
En É xodo 33 v 14, en respuesta a Moisés, dice: 'El Señ or respondió . Mi Presencia irá
contigo. La promesa de la presencia de Dios es la marca distintiva del pueblo de Dios.
Moisés le dice a Dios '¿Qué má s nos distinguirá a mí y a tu pueblo de todos los demá s
pueblos sobre la faz de la tierra?'. (v16)
La presencia permanente del Espíritu Santo está en cada cristiano y desde Hechos 2
ha estado continuamente activo en la Iglesia. Jesú s, hablando del Espíritu, dice a los
discípulos: É l está con ustedes y estará en ustedes '. (Juan 14 v 17) Sin embargo, hay
ocasiones en las que Dios nos permite ver su presencia para edificar nuestra fe y
mostrarnos dó nde está trabajando. 2 Reyes 6:17.
¿Dios nos está sacudiendo para despertarnos?
Efesios 5:14 Este mandamiento precede a la exhortació n a ser llenos continuamente
del Espíritu Santo. Debemos despertar y buscar estar continuamente llenos del vino
del Espíritu de Dios.
Si no hemos escuchado las llamadas de atenció n anteriores de Dios, tal vez É l ahora
nos esté sacudiendo para despertarnos y llamar nuestra atenció n.
Para humillarnos
Cuando Randy Clark le preguntó a Dios por qué estaba trayendo todos los fenó menos
a Toronto, Dios respondió que estaba buscando personas que estuvieran dispuestas a
parecer tontas pú blicamente por el honor de su nombre.
Paul Cain dijo 'Dios ofende la mente para revelar el corazó n'.
La cuestió n fundamental es el control. Dios quiere saber quién entre su pueblo estará
dispuesto a hacerse el tonto para su gloria.
Para ungirnos
La llenura del Espíritu Santo es una experiencia repetible y se nos manda
experimentar continuamente. (Efesios 5:18)
Dios se moverá soberanamente sobre nosotros para impartir habilidades
sobrenaturales para hacer ciertas cosas. 2 Timoteo 1: 6.
Charles Finney:
El Espíritu Santo descendió sobre mí de una manera que parecía atravesarme, en
cuerpo y alma. Podía sentir la impresió n, como una ola de electricidad, atravesá ndome
y atravesá ndome. De hecho, parecía venir en oleadas y oleadas de amor líquido,
porque no podía expresarlo de otra manera. Parecía el mismo aliento de Dios.
Recuerdo claramente que parecía abanicarme como alas inmensas.
No hay palabras que puedan expresar el maravilloso amor que se derramó en mi
corazó n. Lloré en voz alta con alegría y amor; y no lo sé, pero debería decir,
literalmente grité los indecibles efusivos de mi corazó n. Las olas vinieron sobre mí, y
sobre mí, una tras otra, hasta que retrocedí y grité: 'Moriré si estas olas continú an
pasando sobre mí'. Dije 'Señ or, no puedo soportar má s', pero no tenía miedo a la
muerte.
Finney continuó durante algú n tiempo bajo esta notable manifestació n del poder del
Espíritu Santo. Ola tras ola de poder espiritual rodó sobre él y a través de él
emocionando cada fibra de su ser.
Fruta aumentada
Gá latas 5:22: "Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,
bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio". En pocas palabras, si la fruta a
largo plazo es Gal. 5:22, es de Dios. El cará cter de Jesú s es el destino de la Iglesia
(Romanos 8:29).
Respecto al fruto de esto, podemos preguntar:
1. ¿Se está orando a la gente por pedir a Dios? Obtendrá n a Dios.
2. ¿Está la gente orando pidiendo a Dios y exaltando a Jesú s? El Espíritu Santo vendrá
en respuesta a sus oraciones.
3. ¿Los que oran está n pidiendo el don del discernimiento? Está dado.
4. ¿Son los líderes humildes y exaltan a Jesú s? ¿Es la atmó sfera pacífica, aunque quizá s
ruidosa? Si es así, entonces estos son signos de la presencia del Espíritu Santo.
5. ¿Es buena la fruta? Entonces es Dios.
¿Qué pasa con la emoció n?
Nuestra presuposició n: si fuera Dios, habría muy poca o ninguna emoció n en él. Una
vez má s, la Biblia dice algo má s
Hay una amplia gama de emociones que se ven en las Escrituras.
una. David bailó , lloró , luchó
B. Jesú s lloró , estaba gozoso, enojado
C. Pedro lloró , se regocijó , se sintió condenado
D. Dios tiene emoció n, como nosotros. Hemos sido creados a su imagen.
Histó ricamente, las emociones se han visto en los movimientos de Dios.
Jonathan Edwards no vio ninguna distinció n entre la cabeza y el corazó n. "Nada de
importancia religiosa tuvo lugar en el corazó n humano si no fuera profundamente
afectado por tales emociones piadosas".
John White dice: "La falta de emoció n es tan enfermiza como estar controlado por la
emoció n".
La emoció n proviene de ver la realidad (la verdad) con claridad. Cuando viene el
Espíritu de la verdad, vemos las cosas como realmente son, lo que abre nuestro ser
emocional.
¿Lo que está sucediendo?
Hacemos la pregunta, '¿Qué demonios nos está pasando?' Está claro por lo que
estamos viendo y escuchando de todo Estados Unidos, Canadá , Inglaterra y otros
lugares que estamos en un mover soberano del Espíritu Santo. Pedro les dijo a los
primeros espectadores de la actividad del Espíritu que se arrepintieran de que los
tiempos de refrigerio vendrían de la presencia del Señ or (Hechos 3: 19). ¿Cuá l debería
ser nuestra respuesta a tal temporada de visitació n de buceo? El pasaje má s claro del
Nuevo Testamento sobre el tema de la respuesta de una iglesia local a la venida del
Espíritu Santo es 1 Cor 12-14.
1. El propó sito de Pablo al escribir 1 Corintios fue responder a una serie de preguntas
que le fueron entregadas en forma de carta de la iglesia (ver 7 v 1; 16 vv 17). También
había recibido informació n de la 'gente de Chloe' (1 v 11). Cuando Pablo procede a
responder sus preguntas sobre los dones espirituales, lo hace en un sermó n en el que
trata cuestiones relacionadas con cuá ndo se reú nen para la iglesia (11:27).
2. En el capítulo 12, Pablo alienta la actividad de los dones espirituales cuando
también se reú nen, también dijo que la iglesia era el cuerpo de Cristo que debía
edificarse a medida que se ejercitaban los dones espirituales.
3. Su amonestació n en el capítulo 13 es que ejerzan el desacuerdo en el amor. Aquí
radica el punto má s importante de todos a medida que avanzamos en la temporada
que está sobre nosotros: sin amor, no nos beneficia de nada.
En el capítulo 3, Pablo ya había establecido que cualquiera que colabore para edificar
sobre el fundamento apostó lico de Pablo, tendrá sus obras ponderadas en el día del
Señ or. Una de las obras se etiquetará como "oro, plata y piedras preciosas". Otros se
etiquetará n como "madera, heno y rastrojo". Es la calidad del trabajo de cada persona
lo que marcará la diferencia. ¿Có mo sabemos que nuestro trabajo es el tipo de calidad
que pasará la prueba de fuego ese día? Creo que la respuesta está en el motivo. En el
capítulo 13, Pablo dice que el motivo debe ser el amor.
En Mateo 7: 15-23, en un pasaje que trata de los falsos profetas que serían conocidos
por su fruto, Jesú s dijo: 'Muchos me dirá n en ese día: “Señ or, Señ or, ¿no profetizamos
en tu nombre y en tu nombre expulsar demonios y realizar muchos milagros? "
Entonces les diré claramente. "Nunca os conocí. Apá rtense de mí, hacedores de
maldad ”. Este pasaje permite una categoría de personas en la iglesia que
asombrosamente pueden moverse en dones espirituales, pero en el día del juicio
será n contados entre aquellos que no conocen a Jesú s. La diferencia es que no está n
haciendo la voluntad del Padre. Su motivo no es el amor a Dios ni a las personas, sino
el egoísmo. Jesú s es claro; la actividad egoísta, no importa cuá n poderosa sea, no
cuenta.
4. Pablo termina su respuesta a la pregunta corintia de los dones espirituales en el
capítulo 14, donde dice que la señ al de un ejercicio amoroso de los dones es la
edificació n del cuerpo de Cristo. Si el ejercicio de los dones, al final, no edifica la
iglesia, ha sido contraproducente. Ya sea por mala motivació n o porque los líderes no
han estado facilitando la operació n de los dones en la reunió n 'decentemente y en
orden' (14 v 40), el hecho es que no se ha permitido que los obsequios funcionen para
construir. la iglesia por el bien comú n.
5. La ú ltima palabra, entonces, acerca de la temporada que está sobre nosotros,
pertenece al apó stol Pablo. É l nos llama a abrazar el ministerio del Espíritu Santo
entre nosotros. Nos exhorta a ejercitar los dones con una actitud de corazó n amoroso
de tal manera que la iglesia sea edificada. Los líderes deben asegurarse de que esto se
haga de manera ordenada. Lo que cuenta al final no es si alguien se cayó o tembló o
incluso fue sanado. No, lo que cuenta en ú ltima instancia es si son amados y edificados.
Lo que sucede como resultado de la intervenció n soberana del Espíritu somos
nosotros para Dios. Este es su trabajo, no el nuestro. Nuestro trabajo es amar y orar
por el reino venidero, velando mientras lo hacemos, por lo que el Padre está haciendo
para que podamos bendecirlo.
Conclusiones
Entonces, ¿qué ha estado haciendo el Padre durante esta temporada que ha estado
sobre nosotros? Para concluir, debemos preguntarnos si estamos viendo algú n fruto a
largo plazo. Esta es la prueba definitiva para determinar si es Dios. En Hechos 3:19,
Pedro llamó a sus espectadores al arrepentimiento para que sus pecados pudieran ser
borrados. El resultado en sus vidas fue que vendrían tiempos de refrigerio de la
presencia del Señ or.
Refrescante
Una de esas temporadas de refrigerio está sobre nosotros ahora. John Arnott, pastor
de Airport Vineyard en Toronto, informa que el tema principal ha sido la alegría. Esto
está completamente en consonancia con el Nuevo Testamento, que ve el gozo como un
signo de la presencia del Espíritu en la vida del creyente (hay má s de 60 referencias al
gozo en el NT). El pueblo de Dios simplemente se está divirtiendo en él. En los
primeros días de los apó stoles, mientras buscaban una palabra que comunicara a los
gentiles el éxtasis de tener sus pecados perdonados y estar en una relació n correcta
con Dios a través de la sangre expiatoria de Cristo Jesú s, eligen la palabra euangelion
que nosotros ahora traduzca "evangelio" o "buenas noticias". Era una palabra
completamente secular que se usaba en referencia al cumpleañ os del emperador. Fue
un día festivo, un día de buenas noticias.
Alegría
Estamos aprendiendo a festejar en Dios nuevamente porque el Espíritu del Señ or ha
venido entre nosotros para enseñ arnos la gracia, mediar el perdó n y revelar el amor
del Padre en Cristo. La segunda característica de esta renovació n, entonces, es un
regreso a nuestro primer amor, Jesú s. Llegan informes de todos los rincones sobre
personas que se enamoran de Jesú s de una manera completamente nueva, sobre un
nuevo amor por la Biblia, sobre ser llevados al cielo en forma de visiones y sueñ os. En
los brazos de Jesú s hay plenitud de gozo.
Cicatrizació n
La tercera característica de la renovació n es la curació n. Informes demasiado
numerosos para contarlos hablan de curaciones físicas, liberació n de influencias
demoníacas y heridas emocionales profundas que son toques. Parece que cuando la
gente pasa 'tiempo en el piso' con Dios, él se encuentra con ellos donde está n, el punto
de necesidad. É l está quitando las barreras que nos han impedido seguir adelante con
Dios.
Empoderando
Gran parte del temblor tiene que ver con el empoderamiento para el servicio. Los
dones espirituales se imparten mediante la imposició n de manos. Contamos con
imparticiones de intercesió n, evangelizació n, sanació n, profecía y cuidado pastoral.
Compromisos
Ha habido un retorno significativo de pró digos a la iglesia. Dios está sanando viejas
heridas y devolviendo a los perdidos a la comunió n consigo mismo y con la iglesia.
Salvació n
Numerosas personas se han salvado, pero no lo suficiente como para caracterizar esto
como un avivamiento genuino. Los avivamientos se caracterizan por las masas que
vienen a Cristo. Aquellos que han estado a la vanguardia del mover del Espíritu creen
que su propó sito es refrescar a la iglesia y prepararla para el avivamiento poderoso y
genuino que está en el horizonte.
Que Dios nos dé sabiduría, fe y obediencia en este tiempo de su visitació n.
_______________________________________________________________
© Ron French, Agua viva. Usado con permiso.

Volver al contenido

4 Atrapa el fuego

Planta Dennis

El reverendo Denis Plant escribió como rector en la Iglesia


Anglicana de St Luke, Sydenham, en Sydney y fue director de Vision International
College.
___________________________________________
una conciencia y una experiencia má s profundas del amor de Dios
infundiendo el corazó n con alegría, asombro, amor y alabanza,
y un mayor deseo de presenciar
___________________________________________

Un grupo de cinco miembros de nuestra iglesia, St Luke's Sydenham, asistió a la


Conferencia Catch the Fire Down Under en Sydney en junio de 1995. John Arnott de
Toronto, Canadá , la dirigió .
Para mí, todo empezó la primera noche. Está bamos en un saló n desbordado viendo
por video cuando el Espíritu Santo cayó sobre mí mientras Juan predicaba sobre el
Amor Divino. Lloré de asombro y alegría por el resto de su enseñ anza. Después,
pasamos a un tiempo de 'oració n de remojo' cuando nos animaron a enfocarnos en
Jesú s y adorarlo mientras la gente oraba por nosotros. Unas dos horas después, estaba
experimentando enormes ondas de poder recorriendo mi cuerpo, como rayos de
electricidad. Acompañ ado de lá grimas y risas gozosas mientras me sumergía en lo que
parecía un bañ o del amor de Dios.
Después fui sacado de la reunió n abrumado por el amor de Dios, todavía temblando
con su poder sobre mí que duró la mayor parte de la noche.
El tema de John Arnott fue que quería que fuéramos marinados en el Espíritu Santo
durante las siete reuniones. Hubo la oportunidad de sumergirse en el Espíritu durante
dos o tres horas cada vez. Aproveché cada oportunidad, incluida otra ocasió n en la que
John oró por mí después de que intenté dar testimonio al experimentar el poder del
Espíritu Santo. Fue una experiencia muy divertida.
La fruta
Podrías preguntar '¿Cuá l fue el fruto de todo esto?'
En primer lugar, todos experimentamos una relació n nueva y má s profunda con Dios
que ha cambiado la forma en que adoramos, la forma en que vivimos y la forma en que
ministramos.
Cuando compartimos nuestro testimonio con la congregació n a nuestro regreso, Dios
tocó a las personas incluso mientras escuchaban, y muchas má s fueron bendecidas a
través del ministerio de oració n. En nuestro servicio vespertino, se oró por el
predicador antes de predicar y terminó en el piso durante las siguientes dos horas,
mientras nos movíamos al plan B: testificar y orar.
Las manifestaciones varían: temblar, caer, reír, llorar o simplemente descansar
tranquilamente en el Espíritu. Pero la experiencia interior es una conciencia y una
experiencia má s profundas del amor de Dios que infunde al corazó n alegría, asombro,
amor y alabanza, y un mayor deseo de testificar.
A medida que las personas se enfocan en buscar má s de Dios, má s tarde descubren
que han recibido la curació n interna de las heridas de la vida, curaciones físicas (de
ciá tica, dolor de espalda, problemas intestinales), liberació n de las ataduras
demoníacas y libertad de la depresió n.
Algunas personas a las que se les ha ministrado durante añ os ahora han cambiado
mucho con sanació n, nueva vida y gozo.
Algunos han entrado en una nueva audacia para testificar y estamos viendo a los
adultos experimentar el proceso de convertirse en discípulos de Cristo cuando se
vuelven hacia él. Dos personas que no eran creyentes fueron conmovidas
dramá ticamente por el poder del Espíritu en nuestros servicios. Dos niñ os también
preguntaron có mo podían invitar a Jesú s a entrar en sus vidas. Muchos niñ os han
recibido el ministerio y han descansado en el Espíritu con la misma bendició n, y en
algunos casos han cambiado de actitud.
Está llegando un flujo constante de visitantes de otras iglesias. Muchos llegan
sintiéndose muy secos y se van a casa con una nueva y má s profunda experiencia del
amor de Dios, y a menudo regresan la semana que viene con sus amigos. Ciertamente
es un maravilloso momento de refrigerio por parte de Dios.
¿Ahora que?
¿A dó nde vamos desde aquí?
En todo el mundo, miles de personas han hecho nuevos compromisos o re-
compromisos con Cristo cuando las iglesias experimentan la 'Bendició n del Padre'
como la llama John Arnott. Creo que estamos en un momento en que Dios está
refrescando a su iglesia, recargando nuestras baterías espirituales y renovando
nuestro primer amor (Apocalipsis 2: 4). Su amor en nosotros se desbordará y veremos
a los pró digos regresar en grandes nú meros.
Por ahora, lo que tenemos que hacer es beber del Espíritu a menudo y profundamente,
cada vez má s, hasta que nos enamoremos apasionadamente de Jesú s y amemos a los
que ama. Entonces el mundo verá y sabrá que Jesú s está vivo y la cosecha seguirá .
Reproducido de la edició n de agosto de 1995 de 'Spirit Life', el boletín bimensual de
Anglican Renewal Ministries Australia en Victoria y Tasmania.

Volver al contenido

Sitios web

Viñ edo: vineyard.org

Toronto: catchthefire.com

Brompton: www.htb.org

Pensacola: www.brownsvilleag.org

Transformació n: www.sentinelgroup.org
The Renewal Journal recopila informes

de renovació n y transformació n de avivamiento

Renewaljournal.com y

newaljournal.wordpress.com

5 Reflexiones

Alan pequeñ o

El reverendo Alan Small (con Robyn) escribió como ministro principal en Rangeville
Uniting Church en Toowoomba, Queensland

______________________________________
Distintivos entre el movimiento carismá tico
y la actual 'Bendició n'
______________________________________
Para aquellos de nosotros involucrados en lo que llegó a conocerse como el
Movimiento Carismá tico, su énfasis particular parecía ser un movimiento del Espíritu
Santo para traer renovació n a las iglesias principales. La llenura del Espíritu Santo y
los dones que resultaron no eran nada nuevo para los de las iglesias pentecostales,
pero estaban un poco recelosos al ver a Dios derramar esta misma bendició n sobre las
personas que siempre habían considerado espiritualmente muertas. Nosotros, en esas
iglesias principales, nos sorprendimos al ver el mismo derramamiento del Espíritu
Santo entre personas que algunos de nosotros ni siquiera considerá bamos salvas, los
cató licos romanos.
Cambio radical de pensamiento
Fue un cambio radical de pensamiento, y dejó a muchos de nosotros incrédulos,
luchando por repensar nuestra teología, a la luz de lo que pudimos ver que estaba
sucediendo. Los dones del Espíritu Santo, un amor renovado por Dios y el deseo de
servirle con pasió n y compromiso total fueron solo algunos de los frutos que
comenzaron a surgir.
Pero, en mi memoria, quizá s el distintivo má s sobresaliente del Movimiento
Carismá tico, que comenzó en la década de 1970, fue el amor que se tenían el uno al
otro. Las barreras denominacionales se desvanecieron y las personas que habían
experimentado el toque del Espíritu Santo en sus vidas comenzaron a disfrutar
reuniéndose para alabar y adorar a Dios.
Hubo un gran énfasis en el elogio y un cambio en la forma en que se expresó el elogio.
Se volvió má s vocal, ruidoso, terrenal y alegre. Los himnos tradicionales,
acompañ ados por el ó rgano, fueron reemplazados por simples canciones de amor,
cantadas con mú sica de guitarra. Las palabras de las Escrituras se convirtieron en la
fuente principal de estos cá nticos, muchos de ellos cantados A Dios, en lugar de
simplemente sobre É l. También se dio la libertad de usar el don de lenguas y de cantar
en el Espíritu durante los tiempos de adoració n.
Naturalmente, no todos los miembros de las iglesias principales se sintieron có modos
con esto. Por eso, los grupos carismá ticos a menudo se reunían fuera del horario
habitual de la iglesia. Para algunos, esto fue suficiente, y felizmente regresaron a su
propia denominació n un domingo mientras seguían reuniéndose en grupos
interdenominacionales durante la semana. Para otros, esto no fue posible, y fue una
época de escisiones de iglesias y la formació n de nuevas denominaciones.
Durante este tiempo pareció haber una afluencia de cintas de enseñ anza disponibles.
La grabadora acababa de aparecer en escena, y esto hizo posible que aquellos de
nosotros en las á reas periféricas escuchá ramos las palabras de algunos de los grandes
predicadores que entraban en escena. David Pawson, David Watson, Bob Mumford,
Ern Baxter y Derek Prince fueron solo algunos de los que alimentaron el hambre que
todos sentimos por aprender acerca de Dios.
Ademá s, la disponibilidad de libros de bolsillo abrió una nueva á rea de aprendizaje y
los libros biográ ficos comenzaron a inundar el mercado. Se abrieron librerías
cristianas en muchos lugares, o para las que ya existían, la 'secció n hereje' comenzó a
llenarse de libros sobre las historias de lo que Dios estaba haciendo en todo el mundo
en la vida de las personas. Estos libros fueron muy inspiradores y desde entonces
algunos se han convertido en clá sicos cristianos. "La cruz y la navaja", "El escondite" y
"Prisió n de alabanza" estaban entre estos.
Con el paso del tiempo, algunos de los grupos que se habían reunido para el culto
carismá tico crecieron lo suficiente como para ser autosuficientes. Entonces, la
necesidad de adorar con otros de diferentes denominaciones ya no existía. Habían
llegado a un punto en el que no necesitaban apartarse para reunirse con cató licos
romanos, anglicanos, unidos o lo que fuera. Ahora eran lo suficientemente fuertes
como para establecer sus propios servicios de renovació n dentro de su propia
denominació n, junto con el servicio tradicional. Mi opinió n personal es que se perdió
algo maravilloso: el énfasis en la reconciliació n y la unidad a pesar de nuestros
diferentes puntos de vista.
Sin embargo, el movimiento de renovació n continuó bajo influencias tales como la
década de Wimber. La renovació n se extendió rá pidamente por la iglesia evangélica.
Esta bendició n actual, desafortunadamente etiquetada como 'Bendició n de Toronto',
estalló tan repentinamente como el movimiento carismá tico, y ha causado la misma
consternació n y la bú squeda bíblica de una base teoló gica.
Remojo
Desde mi percepció n, su énfasis distintivo parece estar má s en recibir de Dios, en
forma de conciencia de Su amor, que en hacer por Dios. Má s una respuesta de 'María' a
Dios, en lugar de la de 'Marta' en la que muchos de nosotros hemos sido atrapados.
Dentro de esta bendició n hay un deseo de simplemente pasar tiempo, sumergirse en
la presencia de Dios, y dentro de ese empaparse, permitiéndole hacer cualquier
trabajo de reparació n en nosotros que sea necesario. En otras palabras, 'Su agenda, no
la mía'.
Para mí esto es bastante nuevo, ya que en el pasado siempre acudíamos a Dios con
nuestra lista de peticiones. Ahora, somos má s conscientes de permitirle que nos
muestre exactamente lo que necesita Su toque. Esto ha producido algunos ejemplos
asombrosos de sanació n y restauració n interior. Abundan los testimonios de personas
que han sido liberadas de las luchas de toda la vida, mientras "se empapan en Su
unció n". La conclusió n parece ser la conciencia de cada individuo de cuá n preciosos
son para Dios.
También hay un elemento evangélico en esta bendició n. Hemos visto a personas
inconversas acudir a un servicio en el que fluye esta bendició n. Han sido tocados por
la unció n. Han experimentado el amor y la gracia de Dios mientras se 'empapaban' en
Su presencia. Entonces han estado abiertos a recibir enseñ anzas sobre el
arrepentimiento y la necesidad de comprometerse personalmente con Jesú s.
Las manifestaciones físicas de esta bendició n presente al principio parecen muy
extrañ as, por decir lo menos. Personalmente, esto causó consternació n y alarma, y me
hizo escudriñ ar nuevamente las Escrituras y releer los tiempos de avivamiento en la
historia de la iglesia para ver si había similitudes. Había.
Pero, así como el comienzo del movimiento carismá tico había sacudido nuestra
comodidad e ideas preconcebidas y establecido patrones de comportamiento cristiano
aceptable, este movimiento ha hecho que muchos de nosotros busquemos a Dios.
Está bamos atrapados entre no querer dejarnos llevar por el engañ o y, sin embargo, no
querer perdernos nada de lo que Dios estaba haciendo.
Para mí, una prueba muy fuerte del pudín ha sido el cambio que he presenciado en mi
propia vida y en la vida de los involucrados. Se ha manifestado un amor renovado por
Dios, un compromiso con él y una eficacia en la vida cristiana.
He pasado muchos añ os en la consejería cristiana y Dios ha bendecido ese ministerio,
pero ha sido lento y lento. Ahora estoy viendo resultados similares, pero a un ritmo
mucho má s rá pido, y para muchas personas al mismo tiempo, ya que simplemente 'se
empapan en su unció n' (con diversos grados de manifestació n física externa).
Aunque estamos viendo que algunos son salvos, creo que esto no es un avivamiento.
Es un momento de refresco. Es la preparació n para algo má s que está por venir. De
alguna manera, esto es una suave reprimenda para los cristianos del mundo
occidental que se han vuelto tan analíticos en su cristianismo. Toda nuestra visió n del
mundo está tan envuelta en pensamientos, conceptos e ideas. Es como si Dios
estuviera diciendo ahora: "Es hora de que experimentes mi amor". Para muchos, esto
es una amenaza: los conceptos parecen má s seguros.
Esto podría ser algo peligroso e imprudente que Dios está haciendo, ya que existe un
gran potencial para el mal uso y el abuso. Pero creo recordar haber pensado lo mismo
hace 25 añ os cuando Dios comenzó a derramar Su Espíritu sobre los cató licos
romanos.
Claramente diferente
Sin embargo, me preocupan los artículos críticos que vinculan este movimiento con el
ministerio de Rodney Howard-Browne, Benny Hinn y otros y llaman a la suerte la
Bendició n de Toronto. (A la Airport Christian Fellowship de Toronto no le gusta el
nombre y no busca la notoriedad que aporta). Lo que está saliendo de Toronto es
claramente diferente del ministerio orientado a las 'sú per estrellas' que estamos
viendo en otras partes del mundo.
La bendició n que comenzó y ha surgido de la Iglesia Vineyard Airport en Toronto, es
un movimiento basado en la iglesia, que involucra a equipos de personas provenientes
de muchas iglesias en la ciudad de Toronto. Los cientos de personas que componen
estos equipos de oració n está n todos involucrados en oració n personal uno a uno por
aquellos que buscan. No hay énfasis en una persona en particular como la que tiene
todas las respuestas, el poder o la unció n.
Una diferencia obvia entre este movimiento actual de Dios y el movimiento
carismá tico son las manifestaciones físicas. ¡Pueden parecer muy extrañ os! A menudo
es difícil evaluar la manifestació n simplemente observando lo que está sucediendo.
Nuestras suposiciones sobre lo que es decente y en orden a menudo resultan
prematuras. Una discusió n posterior con la persona involucrada en la manifestació n a
menudo revelará que estaban experimentando un toque ú nico y específico de Dios.
En otros, la manifestació n fue de origen demoníaco, o de su propio deseo de ser parte
de lo que estaba sucediendo. Se requiere sabiduría. También debemos no saltar y
juzgar demasiado rá pido. Es importante estar atento a la fruta.
También he notado que parece haber una progresió n en las manifestaciones físicas.
Algunas personas parecen pasar por etapas de dolor, llanto, temblor, rugido, alegría,
paz, risa. Parece que la curació n se está produciendo a un nivel profundo y es
beneficioso no darse por vencido demasiado pronto rechazando lo que está
ocurriendo.
Al responder a esta solicitud de escribir mis pensamientos, no busco un debate. Si bien
muchas personas pueden estar en desacuerdo con mis percepciones, como es su
derecho, debemos tener cuidado de no volvernos como los filó sofos de Mars Hill,
discutiendo sin cesar conceptos e ideas en lugar de experimentar lo que Dios está
haciendo.
Animémonos unos a otros a permanecer abiertos a todo lo que É l tiene para nosotros,
tanto para recibir como para hacer.
______________________________________________________________
(c) Living Water, noviembre de 1995, Revista del Comité del Sínodo de la Iglesia Unida
de Queensland para ministerios de renovació n. Usado con permiso.

Volver al contenido

6 Una nueva ola

Andrew Evans
El Dr. Andrew Evans escribió como Superintendente General de las Asambleas de Dios
en Australia y Pastor Principal de la Iglesia de las Asambleas de Dios en Paradise,
Adelaide.
____________________________
Una nueva ola del Espíritu Santo
está transformando la vida de
personas e iglesias
____________________________
En toda nuestra nació n, muchas de nuestras iglesias está n disfrutando de un toque
fresco que está renovando su amor por Jesú s y su Palabra e inspirando a la
congregació n a glorificarlo y magnificarlo y llegar a otros. Esta es una señ al de que lo
que está sucediendo es un mover de Dios.
La nueva ola
Durante los ú ltimos 12 meses má s o menos, miles de iglesias han informado de una
nueva ola del Espíritu Santo que está transformando la vida de su gente y sus iglesias.
Esto, en particular, parece estar ocurriendo en Inglaterra donde, se nos dice, hay
alrededor de 5,000 iglesias de todas las denominaciones protestantes que está n
siendo fuertemente tocadas.
Lo que ha marcado esta nueva ola han sido las manifestaciones inusuales, como
caídas, temblores, 'embriaguez' en el Espíritu, llanto y risa. Quizá s esto ú ltimo ha
causado la mayor preocupació n entre los pentecostales tradicionales.
Muchos está n diciendo, y con razó n, '¿Son estas manifestaciones bíblicas?' Sin
presentar un estudio exhaustivo, te sugiero las siguientes Escrituras para que medites.
Descendente
* Saulo cayó al encontrarse con Cristo resucitado (Hechos 9: 4).
* Juan cayó a sus pies como muerto (Apocalipsis 1:17). Ezequiel tuvo una experiencia
similar (Ezequiel 1:28), y también Daniel (Daniel 8: 17-18, 10: 9).
* Una vez Jesú s venció a toda una compañ ía y retrocedió (Juan 18: 6).
* Los discípulos evidentemente necesitaban que Jesú s los 'tocara' después de que
cayeron en el Monte de la Transfiguració n (Mateo 17: 6-7).
Temblor y 'borrachera'
* Cuando el Espíritu Santo vino sobre un grupo de oració n, todo el edificio comenzó a
moverse (Hechos 4:31 cf 2: 2; 16:26).
* El Antiguo Testamento habla de temblar en la presencia de Dios (Dan. 10: 7; Sal. 99;
1 Jer. 5:22).
* Los profetas experimentaron tal sacudida (Hab. 3:16; Jer 23: 9).
* Jeremías, en la presencia del Señ or y abrumado por sus santas palabras, expresa que
es como un borracho, vencido por el vino (Jer. 23: 9).
* Pablo exhorta a los ex borrachos a beber en lugar del Espíritu Santo (Efesios 5:18).
* Cuando el Espíritu Santo cayó de una manera increíble el día de Pentecostés, los
observadores inicialmente pensaron que 120 discípulos estaban borrachos. Pedro
señ aló que fue una obra del Espíritu y la iglesia nació con 3,000 almas salvadas
(Hechos 2: 13-18, 40-41).
Llanto
* En el Antiguo Testamento, la gente lloró por la Palabra de Dios (Nehemías 8: 9).
* En el Nuevo Testamento, los oyentes de Pedro en Pentecostés fueron 'conmovidos'
(Hechos 2:37) - una respuesta emocional.
* El llanto es una respuesta necesaria, natural y normal al movimiento del Espíritu.
Risa
* En el Antiguo Testamento, las bocas de los cautivos liberados se llenaron de risa
(Salmo 1 26: 1, ver también Eclesiastés 3: 4).
* Jesú s prometió a los discípulos que les haría pleno gozo (Jn. 17:13).
* La palabra 'regocijarse' usada por Jesú s en Lucas 10: 20-21 tanto de los discípulos
como de él mismo significa literalmente 'saltar de gozo'. ¡No puedes hacer eso con
sobriedad!
Historia
A medida que lea la historia del avivamiento, descubrirá que todas las manifestaciones
anteriores han ocurrido en el pasado. Me gustaría destacar algunos extractos de un
avivamiento en Tennessee en 1886 donde Dios se movió poderosamente y el registro
de ese avivamiento se colocó en los archivos de Washington por una ley del Congreso:
'El ejercicio de la risa era frecuente, limitado ú nicamente a los religiosos . Fue una risa
fuerte y cordial, pero despertó solemnidad en santos y pecadores '.
El Dr. Martin Lloyd Jones, un famoso predicador britá nico, en su libro sobre
avivamiento, confirmó a partir de su estudio de los movimientos de avivamiento que
este tipo de manifestació n ocurrió , aunque él mismo adoptaría una visió n bastante
conservadora en su enfoque del movimiento del Espíritu Santo:
'... siempre en un avivamiento, hay lo que alguien alguna vez llamó un desorden
divino. Algunos gimen y agonizan bajo convicció n, otros alaban a Dios por la gran
salvació n. Y todo esto conduce a reuniones masivas y prolongadas. El tiempo parece
olvidado. La gente parece haber entrado en la eternidad. Una reunió n puede comenzar
a las 6.30 de la tarde y puede que no termine hasta el amanecer de la mañ ana
siguiente sin que nadie se entere del paso de las horas.
Rodney Howard-Browne
Una de las personalidades destacadas en este movimiento de avivamiento es el
sudafricano de 33 añ os, Rodney Howard-Browne. Se ha circulado mucha informació n
erró nea sobre este joven, por lo que presento lo siguiente de mi propia investigació n,
habiendo hablado con los líderes de las Asambleas de Dios en los Estados Unidos,
incluidos los pastores de la AOG en su Junta Asesora y otros destacados líderes
carismá ticos y pentecostales.
Rodney Howard-Browne se crió en un hogar pentecostal tradicional. Fue salvo a la
edad de cinco añ os y bautizado en el Espíritu Santo a la edad de ocho. Su tío fue
durante algunos añ os el moderador de un movimiento en Sudá frica que se originó en
el ministerio de John G. Lake y fue una rama de la Apostolic Faith Mission, el
movimiento pentecostal má s grande de ese país, con 600.000 miembros y adherentes.
A la edad de 18 añ os, en un campamento no pentecostal, clamó a Dios con
desesperació n que lo usaría. Tuvo una visita inusual en la que sintió el poder de Dios
y, durante los siguientes cuatro días, estuvo sumergido en ese fuego, alternativamente
llorando y riendo mientras disfrutaba de un toque de Dios.
Luego comenzó su ministerio como evangelista y pastor pionero en Sudá frica, pero
nunca vio ningú n resultado particularmente poderoso, sino que trabajó fielmente para
seguir el llamado que Cristo había puesto en su vida. Durante dos añ os, estuvo
asociado con Ray McCauley en su gran iglesia de 15.000 personas en Johannesburgo.
Parte del papel de Rodney era enseñ ar en la escuela bíblica.
En 1987, sintió un llamado a los Estados Unidos y fue patrocinado, a través de
inmigració n, a ese país por un pastor de AOG en Florida, llamado Bob Rogers. Hablé
con Bob sobre Rodney y me contó de sus primeros esfuerzos en los EE. UU. Como
evangelista.
Durante un par de añ os, no hubo mucho fruto por su labor, pero hace
aproximadamente cinco añ os, mientras realizaba una cruzada en una iglesia de 200,
experimentó un movimiento inusual del Espíritu donde la gente se caía de sus
asientos, algunos comenzó a llorar y otros se reían. É l estaba bastante desconcertado
por esto, pero sintió que era del Espíritu Santo, y así permitió que continuara.
El fruto de ese movimiento fue que la iglesia creció , se cambiaron vidas y la gente
experimentó un toque fresco que les dio un nuevo amor por el Señ or Jesú s. A partir de
ese momento, sus reuniones han crecido y su nombre se ha dado a conocer en todo el
mundo como sinó nimo de esta nueva ola y, tal vez, alcanzó su punto má ximo cuando
ministró en una iglesia AOG, pastoreada por Karl Strader, donde el añ o pasado celebró
un avivamiento de nueve semanas que resultó en el bautismo de 6.000 personas en
agua.
En otra ocasió n, ministró a 4.000 estudiantes en la Universidad Oral Roberts, donde la
mayoría de ellos fueron asesinados en el Espíritu. Muchos salieron y luego, después de
la oració n, literalmente cientos yacían postrados en la hierba bajo el poder de Dios.
Me sentí impulsado a invitar a Rodney a Adelaide, después de mucha oració n e
investigació n sobre su ministerio, y tuvimos una cruzada muy exitosa con él. Má s de
8.500 personas, muchas de las interestatales, asistieron a las reuniones. Nos vimos
obligados a mudarnos de nuestra iglesia al Adelaide Entertainment Center.
Hubo má s de 500 decisiones y reconsagraciones. Pastores de toda Australia fueron
tocados con el fuego de Dios y nuestra propia iglesia ha sido maravillosamente
revolucionada.
Có mo manejar la nueva ola
Algunas de estas manifestaciones se han producido en otras iglesias de otras
confraternidades y han resultado en declive, en lugar de crecimiento. Algunas buenas
personas han dejado otras iglesias sintiendo que ha habido demasiados incendios
forestales, sin ningú n orden ni control.
Debido a nuestro deseo de canalizar este movimiento y no perder con él, cuestioné a
varias personas que lo estaban haciendo con éxito. Aquí hay algunas respuestas.
1. Mike Rose
Mike es un pastor de AOG en la ciudad má s grande de Alaska, quien tuvo como
ministro a Rodney Howard-Browne en su iglesia hace cuatro añ os. En ese momento,
tenían una congregació n de 200, pero en los ú ltimos 4 añ os, la han visto crecer a 600
en una comunidad de 35,000.
El formato que usa Mike es uno que brinda un enfoque equilibrado a la vida de la
iglesia, permitiendo la adoració n y la Palabra, el ministerio a los inconversos y la
impartició n del Espíritu Santo.
Para ello, ha seguido un servicio de adoració n dominical matutino bastante tradicional
con adoració n, comunió n y predicació n de la Palabra, así como todas las demá s
actividades que ocurren en nuestros servicios matutinos, como dedicatorias, etc.
Si hay dos o tres personas que quizá s estén llorando o riendo incontrolablemente, los
ujieres los guiará n suavemente a la sala de oració n donde podrá n continuar
disfrutando de la presencia de Jesú s sin afectar a quienes los rodean.
Sin embargo, también está abierto a las posibles ocasiones en las que el Espíritu Santo
simplemente barrerá el servicio y la mayoría de la gente estará riendo, llorando o
adorando al mismo tiempo.
Su servicio del domingo por la noche generalmente dura de tres a cuatro horas, en
comparació n con el de la mañ ana de alrededor de dos horas. Al final del esfuerzo
evangelístico vespertino, se invita a las personas a abrir sus corazones y tener hambre
de un toque fresco del Espíritu. Fue durante estos tiempos que se llevará n a cabo las
poderosas manifestaciones y, habiendo observado lo que ha estado sucediendo en
nuestras reuniones de Adelaida durante las ú ltimas semanas, estos tiempos tienen
una gran similitud con los antiguos campamentos pentecostales o servicios de
permanencia en los que la gente recibía un toque fresco de Dios.
Mike anima a su gente a tener hambre y les ha enseñ ado en ese sentido. Les ayudó a
comprender y desarrollar una nueva sensibilidad a los caminos del Espíritu Santo. Sus
observaciones fueron:
* No se puede sostener un mover del Espíritu sin tener hambre.
* Es necesario realizar correcciones de vez en cuando.
* No te quedes fascinado por el mover de Dios, sino má s bien mantén tus ojos en Jesú s.
* La entrega de misiones y el evangelismo de alcance deben ser una parte prominente
de este movimiento y las iglesias que no se acercan pronto se secan.
É l nos anima a no exagerar y que debe haber un énfasis continuo en la santidad y que
solo personas calificadas deben poner las manos sobre aquellos que han venido a orar.
Mike también es asesor del comité de Ministerios Revival de Rodney Howard-Browne,
junto con otros tres o cuatro pastores de AOG en los EE. UU. Me informó que se había
sentado en má s de 110 reuniones de Rodney y estaba impresionado por la falta de
presió n y exageració n, pero por la poderosa unció n del Espíritu que acompañ a a este
joven.
2. John Lewis y otros
Nuestro hermano, John, que ha estado experimentando este movimiento durante
algunos meses, ha seguido un formato similar al de Mike, y tengo testimonios
similares de Geoff Holdway (Brisbane), Brian Houston (Sydney) y Steve Penny
(Melbourne).
El resultado ha sido que sus iglesias han experimentado la bendició n sin sufrir las
consecuencias de los extremos. Que el Señ or nos ayude a ser sabios constructores.
Consejo ú til
Los siguientes son algunos consejos de líderes de todo el mundo que pueden ayudarlo:
1. No busque desarrollar un ministerio de manifestaciones a partir de lo que es un
mover del Espíritu Santo.
2. Cree una atmó sfera de fe, dando oportunidad para que el Espíritu se mueva.
Descarta cualquier manifestació n de la carne.
3. Tenga cuidado de mantener el enfoque en Dios mismo y no transfiera la fe de las
personas a un hombre, lugar o método.
4. Continú e tanto en la Palabra como en el Espíritu y no caiga en la trampa de alternar
entre los dos.
5. El mejor escenario para que las personas reciban de Dios es que se presenten ante
él en la forma en que la Escritura nos ruega: "Entrad por sus puertas con acció n de
gracias y por sus atrios con alabanza". Los testimonios también pueden ser un
estímulo para que otros respondan al Señ or.
6. Recuerde a la gente que Jesú s nos invita a venir y beber, prometiendo no solo saciar
nuestra sed, sino también liberar ríos de agua viva para que fluyan de nosotros a los
demá s.
7. Cuando la gente se caiga, esté dispuesto a seguir orando por ellos. Anímalos a
quedarse quietos y seguir recibiendo de Dios. No es inusual que las personas
permanezcan tumbadas durante varias horas.
8. Tenga personas capaces disponibles para atrapar a los que se caigan. Esto elimina el
miedo a caer y también evita colisiones innecesarias.
9. No es necesario que las personas caigan al suelo forzá ndolas. El Espíritu Santo es
perfectamente capaz de abrumar a las personas sin su esfuerzo.
10. Permita que Dios tenga tiempo para trabajar con la gente. Si algunos no está n
listos para responder, simplemente anímelos a permanecer abiertos y en oració n a
Dios. Regrese de nuevo a ellos cuando haya orado por otros.
11. Instruya a la gente mientras Dios se mueve. Explique cualquier manifestació n
inusual y trate de resolver los temores innecesarios dando comprensió n acerca de lo
que Dios está haciendo.
12. Trate con cualquier comportamiento carnal y no permita que se apropie de lo que
Dios está haciendo. Aproveche la oportunidad que esto puede presentar para instruir
a las personas de manera má s completa sobre có mo responder a Dios.
13. Sea abierto usted mismo, ya que debería ser un momento de refresco para usted
también.
¡No se pierda esta hora de visita!
Uno de los versículos má s tristes de la Biblia registra a Jesú s llorando sobre Jerusalén
y diciendo: 'No sabías la hora de tu visitació n'. Esta falta de discernimiento de las
estaciones de Dios, resultó en la sombría declaració n de las palabras de Jesú s, donde
dijo: 'Tu casa quedará desolada'.
Mi clamor a Dios es: 'Ayú dame a no perderme lo que está s haciendo. Dame sabiduría
para llevar a mi iglesia a la bendició n. Ayú dame, Señ or, a no forzarlo o hacer que
suceda y que no solo busque una fó rmula, sino que de una relació n con Jesú s, guíe a mi
asamblea a la plenitud del Espíritu '.
(c) 'Minister's Bulletin', abril de 1995, pá ginas 2-5, Asambleas de Dios en Australia.
Usado con permiso.

Volver al contenido

7 olas de gloria

David Cartledge

El Dr. David Cartledge escribió como presidente del Southern Cross Bible College y
miembro ejecutivo nacional de las Asambleas de Dios.

____________________________________________
la gente ha cambiado maravillosamente
y atraído a una consagració n má s profunda al Señ or
_____________________________________________
En noviembre de 1994, fui confrontado dramá ticamente por el poder de Dios durante
el ministerio a una línea de personas que habían venido a orar en Southside Assembly
en Brisbane. Aproximadamente dos tercios del camino a lo largo de la línea, extendí
mi mano sobre una dama en el suelo para orar por ella. Se había postrado
poderosamente antes de que alguien orara por ella o la tocara. Cuando me acerqué a
ella, de repente me inmovilicé, incapaz de moverme o hablar.

Increible experiencia personal


No me di cuenta de ningú n paso del tiempo y pensé que esto era solo momentá neo
antes de caer al suelo. Mientras estaba en el suelo, todavía no podía moverme de
ninguna manera. No podía abrir los pá rpados ni hablar ni mover las manos en
absoluto. El pastor y la congregació n estaban preocupados y desconcertados, ¡y
llamaron a una enfermera para que me tomara el pulso y verificara si todavía estaba
vivo!
Después de un rato, me asusté y me pregunté qué me estaba pasando. '¿Qué ha salido
mal? ¿Qué me está pasando, Señ or? Grité en mi mente ya que no había voz con quien
hablar. Me respondió de inmediato: 'Solo quiero que veas lo que puedo hacer si puedo
sacarte del camino'.
Esta experiencia abrumadora e incó moda fue para llamar mi atenció n y convertirse en
el comienzo de un proceso que ha vuelto mi corazó n hacia el Señ or con sencillez y
sinceridad má s que nunca en mi vida.
Má s tarde, el pastor me dijo que cuando extendí la mano para orar por la dama en el
piso, me quedé instantá neamente congelado como una estatua durante unos quince
minutos. Luego fui arrojado violentamente hacia atrá s a través del aire, aterrizando a
pies de distancia de donde había estado parado, y estuve paralizado por má s de otra
hora. Fue después de las 11 de la noche cuando esa manifestació n del poder de Dios se
elevó lo suficiente como para poder sentarme. Había una sensació n asombrosa de la
presencia de Dios en la habitació n y adoramos hasta la medianoche.
Enfrentamientos de la 'zarza ardiente'
Durante el resto del fin de semana, el poder de Dios estalló de manera asombrosa.
Hubo manifestaciones de la gloria y el poder de Dios con las que no estaba
familiarizado. La mayoría de los que acudían a orar estaban poderosamente
postrados. Nadie tenía las manos sobre ellos y la mayoría de las veces estas personas
caían al suelo sin que nadie las agarrara.
Muchos lloraban y algunos se llenaron de risa santa. El pastor principal estaba tan
bajo el poder de Dios que solo podía describirse como borracho en el Espíritu.
El pró ximo fin de semana debía ministrar en Westside Assembly en Adelaide y una
vez má s el poder de Dios estalló en las reuniones de una manera que nos asombró a
todos. El pastor principal fue conmovido tan poderosamente por el Espíritu que no
pudo conducir a casa. Muchos lloraban, reían y caían al suelo antes de que se orara por
ellos. Los informes desde ese momento son de personas que han sido
maravillosamente transformadas y han sido arrastradas a una consagració n má s
profunda al Señ or.
Estos dos increíbles fines de semana tuvieron un efecto aú n mayor en Marie y en mí.
Sentimos que nos habíamos enfrentado a una 'zarza ardiente' y, como Moisés,
necesitá bamos desviarnos para ver este gran espectá culo.
Presionando
Durante diciembre viajamos a Toronto y pasamos una semana en la iglesia Airport
Vineyard, donde multitudes han sido maravillosamente tocadas por el Espíritu desde
enero de 1994. En un añ o, má s de 100,000 personas han asistido a estas reuniones
que se han llevado a cabo todas las noches desde entonces, excepto los lunes.
Fue desafiante e impactante ver a unas 1,500 personas cada noche presionando para
recibir la visitació n de Dios. La intensa hambre espiritual me asombró . Cientos se
quedaron fuera del auditorio hasta dos horas antes de que comenzara el servicio, para
conseguir un asiento. ¡Todas las noches la temperatura estaba por debajo del punto de
congelació n y algunas noches bajaba hasta los 21 grados bajo cero!
Aunque sucedieron muchas cosas en estas reuniones que eran inusuales y difíciles de
explicar, el Espíritu del Señ or nos conmovió poderosamente, y nuestro deseo de tener
una relació n má s estrecha con él se intensificó durante esta semana.
A principios de enero viajamos a Florida para asistir a la reunió n de campo de Rodney
Howard-Browne que se llevó a cabo en la iglesia Carpenter's Home Church de 10,000
asientos en Lakeland, pastoreada por Karl Strader. La reunió n de campo había
ocupado todas las instalaciones del hotel dentro del á rea de Lakeland. A pesar de que
habíamos reservado má s de seis semanas antes, el motel má s cercano que pudimos
conseguir estaba a 24 millas de distancia. Había solicitantes de registro de 49 estados
de EE. UU. Y 32 países extranjeros. ¡Ninguna cantidad de palabras hará justicia al
informar lo que íbamos a experimentar!

Gloria manifestada de Dios


Llegamos a las 5 pm, dos horas antes para el servicio del lunes por la noche y nos
resultó difícil conseguir un asiento. Había alrededor de 2,000 presentes tan pronto
como se abrieron las puertas a las 6 pm y cuando el servicio comenzó a las 7 pm, la
planta baja estaba llena con alrededor de 7,000 personas. La adoració n fue
maravillosa y hubo una sensació n inmediata y tangible de la presencia del Señ or.
En su primer mensaje, Rodney declaró que en los ú ltimos días lo sobrenatural se
volverá normal y natural, que no es normal que los cristianos sean miserables, sin
alegría y deprimidos. En este punto, grandes olas de gloria comenzaron a invadir la
congregació n. Hubo un largo período de personas de pie durante el sermó n y gritando
a Dios. La atmó sfera estaba electrizante con la presencia del Señ or.
Rodney dijo que muchos se han burlado y han caracterizado estas reuniones como el
'avivamiento de la risa' y han perdido el barco. Todo avivamiento genuino ha tenido
una piedra de ofensa: Dios proporciona una razó n para que las personas que quieran
encontrar fallas en lo que está haciendo puedan aliviar su conciencia al resistirlo.
Mientras muchos se ríen, muchos está n callados o llorando. El objeto real es la gloria
manifestada de Dios.
Poder y presencia asombrosos de Dios
Todavía no había habido ministerio del altar y todavía está bamos en medio de recibir
la predicació n. Había una sensació n increíble del asombroso poder y presencia de
Dios. He visto casi todas las manifestaciones posibles antes, pero nunca había estado
en una reunió n ni remotamente como esta.
Rodney dijo que la mayoría de los pentecostales y carismá ticos habían sido bautizados
con el Espíritu y habían hablado en lenguas, pero ahora eso es todo lo que pueden
hacer. Y lo hacen por há bito y mecá nicamente sin impacto en sus vidas. No saben nada
acerca de 'rendirse' al Espíritu.
Mientras hablaba, tanto la operadora de cá mara en la plataforma como uno de los
mú sicos se apagaron. No estaba ni cerca de ninguno de ellos. Fueron vencidos por la
predicació n y cayeron al suelo.
En cada servicio vespertino hizo un llamado al altar muy fuerte, tenaz, específico y
largo para la salvació n y restauració n de los descarriados. Fue muy audaz y
autoritario y siempre hubo una gran respuesta.
Sin sustituto
La manifestació n del Espíritu en las reuniones fue bastante increíble. Muchos se reían
en el Espíritu con gozo sobrenatural, pero probablemente muchos lloraban o eran
golpeados por una santa quietud en medio del ruido.
Hubo un gran nú mero de personas que cayeron bajo el poder de Dios, la mayoría de
los cuales no fueron orados ni tocados por nadie. A menudo, las personas se caían de
sus asientos durante la predicació n u otro ministerio y se postraban en el suelo
durante el resto del servicio y, a veces, durante horas después.
Una de las manifestaciones má s comunes que observamos fue estar tan abrumados
por el Espíritu que tanto se sintió como una embriaguez. A menudo resultaba difícil
pararse o caminar. En una ocasió n me fue imposible conducir el coche, y en otra
ocasió n hubo que apoyar a Marie en el coche. Ambos experimentamos una risa santa y
fuertes estallidos de llanto santo, pero en todo ello el rasgo dominante fue un amor
renovado por el Señ or y su Palabra, así como un deseo má s fuerte de oració n y de
estar continuamente en su presencia má s que nunca en nuestra vida. vive.
No hay sustituto para esta gloria y unció n. Hemos sido robados durante tanto tiempo
por el Pentecostés 'seguro' y 'estéril' que solo puede pronunciar palabras de sabiduría
humana, pero no sabe nada sobre la demostració n del Espíritu Santo.
Durante estas increíbles reuniones, sentimos que está bamos siendo llevados a un
lugar al que nunca podremos regresar. Decidimos cruzar la línea del vino nuevo y
beber tan profundamente del Espíritu que él tendría el control total de nuestras vidas.
Hubo muchas ocasiones durante esta semana en las que Rodney no pudo continuar
predicando y estuvo inmó vil y sin habla detrá s del podio durante mucho tiempo. Me
impresionó su compromiso de permitirle al Espíritu Santo completa libertad en los
servicios y esperarlo hasta que estuviera seguro de la direcció n que tomaría la
reunió n cuando algo fuera de lo comú n comenzara a ocurrir.
Visió n gloriosa para Australia
Una noche invitó a todos los visitantes internacionales a que vinieran a orar y algunos
miembros del grupo australiano se reunieron para orar por nuestro país. Tan pronto
como nos tocó , todos caímos al suelo. Ni una sola vez durante esta semana hubo la
menor sugerencia de alguien que empujara a la gente en cualquiera de estas
reuniones. Marie estaba totalmente abrumada por la alegría del Señ or, sin embargo yo
estaba totalmente en silencio y me sentía encerrada con Dios. Después de un rato me
di cuenta de que estaba viendo algo con claridad.
Era como si estuviera en el cielo mirando hacia abajo y viera la tierra envuelta en una
espesa niebla. Mientras miraba hacia la niebla, reconocí que era la costa de Australia.
Hubo algunos lugares donde la niebla no era tan densa pero aú n era persistente y
tenía muchos añ os. Podía ver a través de ella Brisbane, partes de Queensland y
Adelaide.
La niebla má s espesa estaba sobre Sydney, que tenía una densidad casi negra.
Canberra y Tasmania y algunas partes de las regiones del interior y el centro del país
también eran muy densas. Melbourne parecía tener una niebla igualmente densa pero
era de un color diferente, como el humo espeso de los incendios forestales y se
arremolinaba. Todavía no estoy seguro de lo que esto significa.
Mientras observaba en la visió n, un pequeñ o viento arremolinado como un cono (un
tornado al revés) comenzó en el cielo sobre Sydney y siguió aumentando en
intensidad y tamañ o a medida que descendía má s cerca de la tierra. Pronto, la base del
cono estaba cubriendo toda la regió n má s grande y la niebla fue absorbida por este
tornado arremolinado y toda la regió n de Sydney se limpió de niebla.
Luego, toda la niebla de todas partes de Australia comenzó a ser absorbida por este
vó rtice de poder y fue destruida. Curiosamente, la niebla de algunas de las á reas má s
alejadas de Sydney parecía ser atraída hacia el vó rtice antes de eso, cubriendo á reas
má s cercanas a Sydney. Tan pronto como desapareció toda la niebla, un sol
intensamente brillante comenzó a brillar en todo el país.
La luz del sol era tan brillante que en la visió n me dolía la vista y estaba entrecerrando
los ojos para poder soportar esta luz intensa. Cuando la luz golpeó el país, Australia
comenzó a irradiar como una joya gloriosa y destellos de rayos de colores
comenzaron a dispararse desde el país por todo el resto del mundo, que en su mayor
parte parecía estar en la oscuridad. Dondequiera que esos rayos de gloria reflejada e
irradiada tocaron a otras naciones, grandes franjas de luz permanente se cortaron a
través de la oscuridad.
Esta visió n no me ha abandonado desde entonces y creo que estaba viendo el
cumplimiento de las promesas proféticas de que Australia será la 'Gran Tierra del Sur
del Espíritu Santo'.
No creo que nadie haya comprendido la gloria que Dios quiere para toda esta nació n.
Ya no puedo conformarme con un pequeñ o programa que se limita a abordar los
problemas periféricos de nuestra tierra. No son solo má s iglesias lo que necesitamos,
sino la gloria manifestada de Dios. Má s religió n o má s de lo mismo solo pueden
profundizar la niebla.
Jesú s debe ser exaltado
Durante esa semana, Rodney desafió a las personas que vienen a sus reuniones a 'reír
y rodar por el suelo', pero no permitan que el Espíritu Santo los cambie.
Dijo que todo el propó sito de este mover de Dios es el cambio. Llamó a estas personas
"adictos a las drogas" en busca de su pró xima dosis de cocaína espiritual. A menos que
acepten el cambio y nunca vuelvan a ser los mismos, pierden todo el sentido.
Se enfocó específicamente en fumar, beber, maldecir y la inmoralidad. Dijo que hay
algunos ministros que piensan que tienen un pase gratuito y no tienen que vivir con
los mismos está ndares que predican. Se entregan libremente a las 17 obras de la carne
en lugar del fruto de 9 veces del Espíritu.
También estaba en desacuerdo con muchas de las rutinas religiosas que la iglesia ha
sustituido por la obra genuina del Espíritu de Dios, y con los predicadores fariseos que
resisten la obra del Espíritu Santo de Dios en sus propias vidas y en las iglesias. ellos
controlan.
El ministerio exaltaba fuertemente a Cristo, especialmente en el énfasis de la
adoració n y el ministerio, así como en los increíbles resultados de una relació n
renovada con Jesú s y un deseo má s profundo de una vida santa que se evidenció en
todas las personas con las que hablé durante esa semana de visitació n divina.
La entrega al Espíritu Santo ciertamente produjo lo que Jesú s en Juan 16: 13-14
(NKJV) dijo: 'Cuando él, el Espíritu de verdad venga, tomará de lo mío y se lo declarará
a ustedes'.
Nunca he visto ni experimentado ningú n ministerio que haya provocado tal deseo de
semejanza a Cristo o que haya enfrentado la esclavitud y haya provocado un
arrepentimiento profundo y genuino en tantas personas.
¡Deja que las olas de gloria continú en!
________________________________________________________
(c) The Australian Evangel, mayo de 1995, pá ginas 33-35, PO Box 336, Mitcham,
Victoria, 3132. Usado con autorizació n.

Volver al contenido

8 Equilibrio

Charles Taylor

El Dr. Charles Taylor fue un reconocido lingü ista, maestro de la Biblia, autor y
colaborador de revistas cristianas. Su Ph.D. La investigació n analizó el idioma Bantu
Nkore-Klga en Uganda.

___________________________________________________
Tuve el privilegio de recibir una bendició n
a través de la obra de Dios en
el renacimiento de Á frica Oriental
_____________________________
Es casi imposible registrar fielmente los detalles de una verdadera obra de Dios. Esto
se debe a que las personas involucradas en el trabajo en sí está n tan absortas en la
mudanza que no tienen tiempo ni ganas de considerar registrar los eventos.
Quienes está n fuera del movimiento a menudo se muestran antagó nicos y no desean
profundizar má s en el asunto. O pueden estar sesgados y tenderá n a distorsionar lo
que ven. En todo esto también hay mucho miedo humano.

Buscando resultados duraderos


Debido a estas cosas, la mejor fuente de verdad es casi con certeza la palabra de
alguien que estuvo en el centro del movimiento, recordá ndolo algú n tiempo después
de que comenzó .
Por ejemplo, generalmente podemos confiar en el informe de Jonathan Edwards sobre
el avivamiento que tuvo lugar en su iglesia y las á reas circundantes en el siglo XVIII,
segú n lo registrado por él unos seis añ os después, cuando, por así decirlo, el polvo se
había asentado y se pudieron ver los resultados duraderos.
Tuve el privilegio de recibir una bendició n a través de la obra de Dios en el
avivamiento de Á frica Oriental, que comenzó en 1936. No llegué hasta 1952, pero en
ese momento los resultados eran obvios.
Cuando mi familia y yo llegamos, la gente, incluidos los misioneros, todavía estaba
dividida. Estaban los "adentro" y los "afuera". Nos sentimos felices de estar adentro y
fuimos extraordinariamente bendecidos. Perdí el miedo al hombre, que hasta
entonces había sido un problema para mí.
El avivamiento de Á frica Oriental no fue pentecostal ni carismá tico, pero fue lo que se
podría llamar un avivamiento de arrepentimiento entre los cristianos y también hacia
las personas no salvas a las que habían hecho dañ o.
Había una clara diferencia entre los cristianos "revividos" y otros cristianos.
Los empresarios mundanos emplearían a africanos orientales "salvados" en sus
hogares y negocios, porque podían confiar completamente en ellos y confiar en ellos
para trabajar duro.
La mejor prueba de un movimiento de este tipo es el mismo tipo de prueba que nos da
la Biblia para determinar la autenticidad de la palabra de un profeta. ¿El fruto se
corresponde con la promesa?
En el caso de Jonathan Edwards, afirmó que el cambio de vida era la mejor
confirmació n de que había sido una obra de Dios, ademá s del hecho de que la obra
continuaba.
En Á frica Oriental, el trabajo todavía estaba en curso veinte o má s añ os después.
Las bendiciones son para la gloria de Dios
Me gustaría evaluar algo de lo que ha estado sucediendo a la luz de las Escrituras,
teniendo en cuenta también lo que Dios ha hecho en avivamientos pasados, en
particular basá ndose en los informes de Jonathan Edwards, quien, como intelectual,
difícilmente podría estar predispuesto hacia lo emocional. eventos que presenció en
Nueva Inglaterra!
Actualmente, la palabra "bendició n" se utiliza mucho, especialmente en relació n con la
mudanza en Toronto. Me sorprendió el hecho de que la primera referencia en las
Escrituras de esta palabra es la seguridad de Dios a Abram de que será una bendició n
para los demá s.
Esto me recordó que las bendiciones no deben buscarse por su propio bien, o para
nuestra propia satisfacció n, sino realmente para la gloria de Dios.
La palabra 'bendecir' viene antes, en Génesis 1, donde muestra la actitud de Dios hacia
sus seres humanos y animales recién creados (v. 22,28). Les proporcionó todos los
objetos necesarios y agradables y les hizo la vida atractiva. Las bendiciones no solo se
esparcen de manera indiscriminada. En la mayoría de los casos, está n condicionados a
la obediencia. Juan 7: 37-39 se cita regularmente en estos días y dice claramente que
para recibir las bendiciones del Espíritu Santo de ríos de agua viva, tenemos que venir
a Jesú s.
No estoy seguro de quién fue el primero que le dio a este avivamiento la etiqueta de
'avivamiento risueñ o', pero lo veo desafortunado porque enfatiza lo que en realidad es
un tema secundario. Quizá s fueron los medios de comunicació n, en cuyo caso significa
que aquellos que fueron bendecidos no vieron la risa como de gran importancia en sí
misma.
La Biblia contiene solo 40 referencias a la risa y la risa, mientras que hay 169
referencias al llanto. La referencia má s positiva que pude encontrar con respecto a la
risa fue en el Salmo 126: 2, donde es el acompañ amiento para la liberació n del
cautiverio. El tipo de risa que he presenciado en relació n con el movimiento actual ha
sido una especie de "reír con jú bilo", sin duda desencadenando algú n tipo de
liberació n.
En nuestras iglesias locales, la mayoría de los líderes dicen sabiamente que lo
importante es la bendició n espiritual interior, por lo que es una señ al saludable.
Marcas distintivas de avivamientos
Al mirar la historia de los avivamientos, encontramos que en la mayoría de ellos ha
habido fenó menos extrañ os, así como el primer Pentecostés estuvo acompañ ado de
gran alegría y de hablar en lenguas, entonces un fenó meno bastante desconocido para
los habitantes de Jerusalén. Los movimientos en Inglaterra y Estados Unidos en la
década de 1730 implicaron estallidos ocasionales de risa, como se registra en
Wesley's Journal y en los relatos de Edward. Ambos líderes lo permitieron pero
trataron de mantenerlo bajo control.
Debido a que Jonathan Edwards se tomó algunas molestias para evaluar la parte de
Nueva Inglaterra del avivamiento, es ú til notar algunas de sus reflexiones sobre los
avivamientos. Lo que sigue es un resumen de Las marcas distintivas de una obra del
Espíritu Santo de Dios de Edwards. En primer lugar, nueve aspectos, dijo, no debemos
preocuparnos.
* Eventos inusuales
* Fenomeno fisico
* Un aumento en hablar de Dios.
* Un aumento del 'éxtasis y la imaginació n'.
* El hecho de que unos simplemente imiten a otros.
* El hecho de que algunos sean imprudentes y "poco ortodoxos".
* Alguna interferencia de Sataná s.
* Un poco de mala doctrina y prá ctica.
* Un miedo tembloroso al infierno.
Algunas de estas objeciones fueron hechas por incrédulos. Y aquí hay un resumen de
lo que consideró como signos positivos:
* El Señ or Jesú s es magnificado.
* Hay una fuerte convicció n de pecado.
* Un aumento en la consideració n por las Escrituras
* Un aumento en la verdad y la honestidad.
* Aumenta el amor, el altruismo y la humildad.
Finalmente, las marcas del avivamiento de 1735 en sí fueron:
* Estaba muy extendido.
* Todas las edades y tipos se vieron afectados.
* La gente estaba convencida de la realidad de la verdad de Dios.
* El comportamiento de las personas cambió por completo.
* Las personas sometidas a fenó menos fueron sinceras y no perdieron la razó n.
* Hubo un aumento en el deseo por la salvació n de otros.
También se registró que los fenó menos disminuyeron a medida que las personas se
establecían má s en la fe.
El movimiento actual
¿Podemos aplicar algo de esto al movimiento actual? Primero, no debemos
perturbarnos indebidamente por fenó menos, imitaciones e irregularidades. Debemos
buscar las señ ales positivas. En lo que respecta a las comparaciones con 1735, y
también con el avivamiento de Á frica oriental, una cosa que siempre me parece una
señ al de la actividad de Dios es que cuando se produce un movimiento, se descubre
que ha comenzado de forma independiente en lugares muy alejados entre sí. En otros
tiempos, la comunicació n no era tan buena como ahora, por lo que hoy en día este
criterio es má s difícil de aplicar.
En al menos dos iglesias locales al norte de Sydney, muchos niñ os en sus escuelas
cristianas adjuntas se vieron afectados independientemente de los eventos en las
iglesias. Es demasiado pronto para ver cambios de comportamiento o un impulso
evangelístico renovado. Sin embargo, en al menos un caso que conozco, la risa ha
acompañ ado un cambio real de cará cter para mejor.
¿Deberíamos entonces aceptar todo lo que venga? Sugiero que sigamos el consejo
bíblico: 'Pon a prueba todas las cosas; retengan lo bueno. (1 Tesalonicenses 5:21
NKJV).
* Asegurémonos de que las apelaciones al Espíritu Santo no eclipsen la adoració n de
nuestro Señ or Jesucristo. Por lo general, el Espíritu prefiere permanecer en un
segundo plano.
* No confundamos los sentimientos con el toque genuino del Espíritu. ¿Debería
desconectarse la mente?
* Las experiencias pueden incluso ser "falsificadas" conscientemente. Puede suceder
ahora, y tales cosas, si se perciben, deben tratarse.
* ¿Deberíamos promover el término 'embriaguez'? El mundo puede usarlo, pero
recuerde, un borracho está fuera de control. ¡Peter negó la acusació n!
Ajustes
Observo con placer que la falta de equilibrio se está ajustando mediante un liderazgo
sabio. Hace dos generaciones, los cristianos eran demasiado intelectuales y
necesitaban salidas emocionales. Hoy, tanto en las iglesias como en el mundo, el
racionalismo frío es impopular. Nuestro peligro actual es buscar la experiencia solo
para resolver problemas. Todavía necesitamos una renovació n de la mente (Rom. 12:
2).
¡Que el Señ or pueda ejercer su control sobre su pueblo!
_______________________________________________________
© The Australian Evangel, mayo de 1995, pá ginas 37-38, PO Box 336, Mitcham,
Victoria, 3132. Usado con autorizació n.

Volver al contenido

9 Discernimiento

John Court

El Dr. John Court fue profesor de psicología en la Escuela de


Posgrado de Psicología en Fuller Theological Seminary, Pasadena, y director de
consejería en Tabor College en Adelaide.
Discernir entre lo emocional, lo psicó tico y lo espiritual
_________________________________
Donde vemos un cambio real y duradero,
con madurez de espiritualidad
y un deseo de conocer má s a Dios,
entonces creo que Dios esta trabajando
_________________________________

Discernir lo que es de Dios y lo que surge por otras razones no es tarea fá cil. Todos
podemos ver las mismas cosas, pero nuestras interpretaciones será n diferentes.
Objetivamente, todo lo que tenemos que hacer es la observació n del comportamiento.
Pero también nos basamos en la experiencia, los antecedentes, el contexto y el
discernimiento espiritual para refinar estas observaciones. Detrá s de todo eso
podemos llevar algunas convicciones profundamente arraigadas, tanto teoló gicas
como psicoló gicas, que nos dicen qué esperar de forma normal.
La historia y las Escrituras se combinan para decirnos que ciertas cosas son de
esperar cuando el Espíritu de Dios está obrando, y esta informació n puede ayudarnos
hasta cierto punto a discernir lo auténtico de lo falso. Sin embargo, entonces tenemos
que matizar que, ya que si ocurre algo inesperado, que no se ajusta a ningú n patró n
conocido, tenemos que elegir entre decir 'Esto debe ser falso' o 'El Espíritu sopla
donde quiere y no debemos presumir de limitar a Dios'. Con pautas como esa,
prá cticamente cualquier cosa puede identificarse como obra del Espíritu, o
falsificació n demoníaca, o ninguna de las dos cosas.
Hasta ahora no he sido de mucha ayuda. En parte, creo que esto se debe a que nuestro
dilema puede surgir al hacer las preguntas incorrectas o las preguntas correctas de
manera incorrecta.
Ven conmigo y observa una escena. Veo un gran nú mero de hombres y mujeres,
algunos sentados, algunos de pie, algunos en silencio, otros cantando, otros hablando
aparentemente para sí mismos, y al acercarnos no entendemos lo que dicen. Algunos
se balancean, otros se balancean de un lado a otro. Algunos ponen sus manos en el
aire y las dejan ahí por algú n tiempo. Otros se tumban en el suelo y ruedan. Trato de
entablar una conversació n con ellos, pero parece que se encuentran en un mundo
privado propio, que no responden en absoluto a la conversació n.
¿Qué es?
¿Qué vamos a hacer con estos tipos de comportamiento inusuales? ¿Es esto enfermo,
es demoníaco, es una simulació n teatral, es extá tico? ¿Se está honrando a Dios? Y si es
así, ¿có mo podemos saberlo?
Mi imagen es, de hecho, un collage de experiencias a lo largo de los añ os. Esta
descripció n podría encajar bien con mi tiempo de trabajo en los pabellones cró nicos
de un hospital psiquiá trico antes de que llegaran los nuevos fá rmacos antipsicó ticos:
los días de la fosa de serpientes, todavía en la memoria viva de algunos. La imagen
podría ser de un festival balinés, con ceremonias prolongadas, oraciones y caminatas
sobre el fuego. En este caso también podemos añ adir mucho color y mú sica y flores.
Los caminantes del fuego son impresionantes, ya sea por trance o por la ayuda de
algunas drogas, no puedo decirlo.
La imagen también podría ser la de una reunió n de campo con Rodney Howard-
Browne, o la Bendició n de Toronto, pero allí, ademá s del color y la mú sica, veía a
muchas personas caer al suelo y reír incontrolablemente. Con estas adiciones, también
podríamos haber sido espectadores en una gran presentació n de hipnosis escénica
por parte de un intérprete experto, un evento teatral en el que estos y otros
comportamientos extrañ os e inusuales podrían observarse, estrictamente para
entretenimiento.
Mi punto al unir estos cuatro es que si simplemente observamos lo que está
sucediendo de manera separada, sin un contexto, seremos testigos de un grado
notable de similitud, pero esto no responderá a las preguntas subyacentes del
significado. Tratar de clasificar las experiencias en emocionales, psicó ticas o
espirituales de ninguna manera agota las categorías de relevancia.
La emoció n puede ser el producto de algo fisioló gico, como un desequilibrio
bioquímico natural o un viaje de drogas. Puede ser má s el producto de influencias
interpersonales, como la apertura a la sugerencia, la persuasió n y la imitació n. Lo
espiritual, por supuesto, también se puede subdividir para preguntar si estamos
respondiendo a un movimiento del espíritu o alguna influencia demoníaca.
Incluso cuando hayamos identificado todas las categorías, una respuesta só lida aú n
nos eludirá porque las interacciones entre todas las categorías pueden ocurrir y
ocurren. Preguntar acerca de "una u otra" cuando es ambas, y es ponernos en
situació n de confusió n. Este ha sido un problema recurrente para los pentecostales
desde los días del avivamiento de la Calle Azusa hasta la Bendició n de Toronto, como
han notado muchos comentaristas. 1.
En particular, Harvey Cox hace algunos comentarios interesantes sobre la confluencia
del pensamiento de la fe y la ciencia cuando comenta:
Ha aparecido una avalancha de investigació n en revistas científicas sobre la
importancia del llamado efecto placebo, a medida que se reconoce que la mejora que
los pacientes experimentan con frecuencia después de haber tomado `` nada má s que
una pastilla de azú car puede deberse a la confianza que depositan en el médico ''. .
Una nueva investigació n apunta a la posibilidad de que ciertos actos rituales
realmente puedan desencadenar los sistemas endocrino e inmunoló gico humano, y la
evidencia ha revelado la importancia vital de la percepció n de un paciente de ser
amado y cuidado en su recuperació n. Algunos investigadores médicos han comenzado
a preguntarse si lo que ellos llaman 'estados alterados de conciencia o trances (que los
pentecostales llamaban ser' muertos en el Señ or) pueden ayudar a liberar los
mecanismos internos de curació n del cuerpo (1995: 109).
Es posible que desee argumentar que solo podemos discernir la verdadera naturaleza
de los eventos abandonando la postura objetiva e involucrá ndonos como
participantes. Ese argumento es atractivo en una convenció n cristiana, pero prefiero
no adoptar la estrategia para comprender las alternativas, como volverse psicó tico
para comprender la psicosis. Tampoco debemos arriesgarnos a la participació n
demoníaca para poder discernir. Una posició n objetiva basada en la sabiduría bíblica
debería ser suficiente. Prefiero, por tanto, afrontar estas cuestiones planteando
algunas cuestiones estratégicas.
1. ¿Importa si el comportamiento se ve notablemente similar en estos entornos tan
diferentes?
Siento que a algunos les molestan los paralelismos, pero para mí la respuesta es "no".
Observo a los balineses en oració n y adoració n y sé que no está n adorando a
Jesucristo, pero eso no invalida la oració n y la adoració n como actividades humanas.
Puedo observar a alguien levantar una mano en el aire; puede ser para adorar, pero
también puede ser por muchas otras razones. A los hipnotizadores de escenario les
encanta demostrar los fenó menos de la levitació n manual; simplemente está n usando
fenó menos que ocurren naturalmente.
En el pasado, podría haber planteado la cuestió n de si el comportamiento fue
voluntario o involuntario, favoreciendo las acciones emprendidas por elecció n y
expresando preocupació n por lo que podría estar má s allá del control personal. Ahora
sé que las distinciones entre voluntario e involuntario carecen de sentido, ya que
hemos aprendido que es posible controlar la conducta aparentemente involuntaria. 2.
También podría haber preguntado si el comportamiento se llevó a cabo de manera
consciente o inconsciente, pero aquí también se ha roto la separació n conveniente con
la que crecimos (debido en gran parte a la influencia de Freud), de modo que hoy
hablamos de varios estados de conciencia: alerta, dormido, somnoliento, preocupado,
disociado, anestesiado, hipervigilante, etc. Podemos rastrear los cambios a través del
monitoreo de la funció n cerebral y encontrar que algunas tareas las realiza mejor una
parte del cerebro que otra. El comportamiento del psicó tico es modificado por drogas
que afectan vías y vínculos específicos, a veces con resultados sorprendentes.
Escuchá ndome ahora, necesitas que tu cerebro izquierdo esté activo, para seguir la
ló gica de un argumento encadenado en oraciones de manera lineal. Sin embargo, a
medida que cantamos y adoramos juntos, involucramos nuestro cerebro derecho má s
plenamente, ampliando nuestra experiencia para estar abiertos a la belleza, la
espontaneidad y la creatividad. La ló gica y el razonamiento se vuelven menos
importantes en esos momentos y nos volvemos má s abiertos a la sugerencia y la
influencia del grupo. Aquí nos involucramos en el pensamiento racional, allí
accedemos má s fá cilmente a nuestro mundo emocional.
2. ¿Es uno de estos estados má s espiritual que otro?
Los cuatro escenarios que mencioné involucran estados de conciencia que son
diferentes de nuestra experiencia habitual. Ya sea el escape de la realidad del
psicó tico, la confabulació n temporal del hipnotizador y el sujeto a disociarse, el frenesí
de la fiesta religiosa o la respuesta extá tica a la palabra y la mú sica en un
campamento, todos podemos reconocer que se produce una alteració n. . Son típicos la
desinhibició n, la apertura a la sugestió n, los estados fisioló gicos alterados y una
profunda sensació n de que las cosas son "diferentes". La posibilidad de un cambio
poderoso en respuesta a una sugerencia aceptable es tal que muchos reportan
beneficios asombrosos má s adelante. En el contexto pentecostal, estos beneficios se
atribuyen a la obra del Espíritu Santo.
Repito la pregunta: ¿es un estado má s espiritual que otro? ¿Es la experiencia de hablar
en lenguas y de matar en el Espíritu altamente centrada en el cerebro derecho má s
bíblica que la actividad del cerebro izquierdo de leer las Escrituras o escuchar un
sermó n? ¿Son los defensores de cerebro izquierdo de la verdad proposicional má s
espirituales que aquellos que esperan señ ales y prodigios?
Espero que la respuesta a ese conjunto de preguntas sea "no". Cuando tratamos de
encasillar lo espiritual y separarlo de las partes intelectuales, físicas o emocionales de
nosotros mismos, cultivamos el tipo de dualismo que nos ha confundido durante
siglos. Así como nuestras categorías convencionales de cuerpo, mente y espíritu no
reflejan la visió n hebrea de la humanidad que se encuentra en las Escrituras, también
si tratamos de etiquetar una experiencia como má s espiritual que otra, corremos el
riesgo de problemas similares. Los evangélicos desprecian los fenó menos
carismá ticos porque son emocionales y no racionales, mientras aprecian la pureza de
la enseñ anza y la doctrina. Mientras tanto, los pentecostales se regocijan en un tipo
diferente de conocimiento que se basa en la experiencia y es suficientemente
convincente de la presencia de Dios que la sana doctrina puede permitirse seguir
detrá s.
3. Si el comportamiento es tan similar, ¿qué preguntas deberíamos hacernos?
Las preguntas realmente importantes no se relacionan con el comportamiento que
observamos, sino con el significado de este comportamiento y su propó sito. En el
hospital psiquiá trico, se produce un comportamiento extrañ o cuando personas
profundamente perturbadas, que se sienten impotentes, buscan escapar de la realidad
y las demandas que se les imponen. Entran en un mundo privado alterado donde
establecen sus propias reglas, independientemente del mundo en general. Algunas
sectas hacen lo mismo, colectivamente, por supuesto. No es ú til preguntar si este
escape se elige voluntariamente, ya que ya he indicado que se trata de una categoría
problemá tica. Podemos entender un poco mejor la conducta de escape si seguimos la
visió n de la enfermedad que sostiene que la psicosis no es el problema, pero es la
solució n al problema.
El hipnotizador de escenario anima a las personas a explorar experiencias de una
manera nueva, creando así una forma de entretenimiento que recompensa al
hipnotizador no solo econó micamente, sino también con un gran sentido de poder
personal. La hipnosis escénica es algo en lo que me opongo firmemente, no porque sea
intrínsecamente maligno, sino porque está abierto al abuso de personas que confían y
conlleva peligros que no está n justificados por el bien del entretenimiento. El estado
hipnó tico, o trance, es un ejemplo poderoso de un estado alterado de conciencia, y uno
que se ingresa fá cilmente en un entorno grupal sin que se necesite ninguna inducció n
formal.
Patrick Dickson en Signs of Revival escribe como médico y ha tenido una experiencia
positiva de la Bendició n de Toronto en Inglaterra. Plantea como advertencia las
posibilidades de autosugestió n, histeria, presió n grupal de la multitud y la
desinhibició n que las personas sugestionables muestran en tales escenarios4. Estoy
completamente convencido de que estas preocupaciones está n bien fundadas, pero no
son motivo para rechazar la realidad de la bendició n espiritual que también ocurre.
Los peligros de la hipnosis grupal también se han expresado con respecto a las
cruzadas de Billy Graham, aunque la expresió n conductual abierta es menos obvia5.
Lo que importa no es que esto suceda, sino que lo reconozcamos y entendamos para
evitar afirmaciones falsas. Esto no se puede lograr si simplemente negamos que
funciona una sugerencia poderosa,
Tampoco debemos temer a estos estados alterados. No solo se puede hacer un buen
trabajo clínico usá ndolos, sino que las Escrituras dicen claramente que Dios habla
cuando las personas está n en estados de trance. La visió n de Pedro que ocurrió en un
estado de trance en Jope7 es un buen ejemplo de una experiencia que resultó ser una
encrucijada importante para la iglesia primitiva. Algunos de los judíos bien podrían
haber supuesto que un mensaje tan radical de llevar el evangelio a los gentiles solo
podría tener un origen demoníaco, ya que las barreras y categorías tradicionales se
rompieron8.
Aparte de los dos usos de la palabra (trance) en Hechos 10 relacionados con la
experiencia de Pedro, el otro uso está en la experiencia de Pablo (Hechos 22:17)
cuando informa 'mientras oraba en el templo, caí en trance y vio a Jesú s…. 'La
terminología es del médico Lucas en cada caso, y podría sugerir un sentido técnico del
término. Smith's Dictionary of the Bible sugiere que
Así como otros elementos y formas de la obra profética fueron revividos en 'los
Apó stoles y Profetas' del Nuevo Testamento, también lo fue esto ... Aunque diferente
en forma, pertenece a la misma clase de fenó menos que el don de lenguas, y es
conectado con 'visiones y revelaciones del Señ or'. En algunos casos, es el canal elegido
para tales revelaciones. Al 'trance' de Pedro en la ciudad ... debemos la verdad
indeleble estampada en el corazó n de la cristiandad, que Dios 'no hace acepció n de
personas', por lo que no podemos llamar a ningú n hombre 'comú n o inmundo'.9
Dinero, sexo y poder
Hace apenas diez añ os, me llamaron para viajar de Adelaida a Houston, Texas, para
testificar ante la Comisió n del Fiscal General de los Estados Unidos sobre pornografía.
Cuando salía de las audiencias y caminaba de regreso a mi hotel, me detuve en una
librería secular, sorprendida por el título en el centro de la ventana, Dinero, sexo y
poder, de Richard Foster. En realidad, eran las tres tentaciones que habíamos estado
abordando en la comisió n, mientras hablá bamos de la industria de la pornografía.
Son las tres grandes tentaciones que siempre debemos tener en cuenta cuando vemos
algo nuevo y en crecimiento. En 1994, Harvey Cox pronunció una conferencia en el
Seminario Fuller basada en su libro Fire From Heaven10, su historia del
pentecostalismo desde Azusa St hasta el presente. Estas son algunas de las
advertencias que plantea al documentar con simpatía el fenomenal crecimiento del
pentecostalismo en los ú ltimos añ os; también menciona la acusació n a menudo
repetida de que hay un elemento demoníaco en acció n.
Mientras expresa advertencias, analiza las poderosas razones positivas por las que ha
habido una respuesta tan positiva en todo el mundo. Identifica algunas de las
necesidades insatisfechas de la sociedad urbana, como la soledad, la impotencia, la
pérdida de sentido, la pérdida de la espiritualidad trascendental, mostrando có mo
estos temas se abordan en la teología pentecostal. Estos parecen ser igualmente
poderosos en Australia para comprender la respuesta de muchos a las reuniones de
Bendició n de Toronto.
Así que vayamos detrá s de preguntas como '¿Es esto demoníaco o de Dios?' '¿Es esto
real o falso?', '¿Es esto espiritual o hipnó tico?' Al pensar en estos temas, má s me he
dado cuenta de que las preguntas se presentan en el lenguaje de la teología
pentecostal tradicional, que no es mi tradició n, por lo que surge mi propio sesgo al
abogar por la cautela sobre tal dualismo.
Lo divino, lo natural, lo demoníaco
Me siento mucho má s có modo con una visió n del mundo que abarca no solo lo divino
y lo demoníaco, sino que también deja espacio para lo natural: nuestra humanidad,
creada por Dios, pero distorsionada por el pecado. Confieso mi simpatía por los
comentarios de Andrew Walker, quien, al escribir sobre la demonología y el
movimiento carismá tico, dice que a lo largo de la Edad Media se desarrolló una só lida
psicología de la vida espiritual que distinguía entre los actos de Dios, las estratagemas
del diablo y los procesos normales. del mundo natural.
Es poco probable que una cosmovisió n cristiana que se divide en las arenas tripartitas
de lo divino, lo natural y lo demoníaco caiga presa de una paranoia que disecciona el
mundo en "nosotros" y "ellos". Las teologías y metodologías carismá ticas que tienden
a dividir el cosmos en el reino de la luz de Dios y el reino de las tinieblas de Sataná s
está n en constante peligro de adoptar primero una visió n paranoica del mundo y
luego quedar atrapados y socializados en el universo paranoico.11
El discernimiento no creará separaciones artificiales, pero puede ofrecer sabiduría
para conocer el equilibrio de fuerzas en funcionamiento. Incluso la cuestió n de
separar lo piadoso de lo demoníaco no es clara, ya que deberíamos esperar encontrar
una mezcla, como trigo y cizañ a. El fruto nos ayudará a discernir a su debido tiempo,
pero es arriesgado prejuzgar el equilibrio.
El hecho es que Dios nos hizo seres complejos, innatamente espirituales para que
podamos relacionarnos con É l. Si estas experiencias desconocidas llevan a las
personas a una relació n má s íntima con Dios, entonces deberíamos darles la
bienvenida. Al mismo tiempo, habrá personas atraídas por los fenó menos, que no
buscará n a Dios sino la experiencia. Otros se sentirá n atraídos por las tentaciones del
dinero, el sexo y el poder. En la medida en que estos eclipsen el propó sito piadoso de
la experiencia, comprometerá n el evangelio, pero sin extinguirlo.
La pregunta má s comú n que escucho es '¿Estamos tratando con algo espiritual o
psicoló gico, y có mo podemos saber la diferencia?'
La pregunta es imposible de responder porque proviene de suposiciones falsas. El
dualismo en la pregunta, espiritual o psicoló gico, proviene del pensamiento griego, en
contraste con la visió n unificada de la humanidad expresada en el pensamiento
hebreo.
Plató n había hecho una clara distinció n entre mente y materia. Aunque Aristó teles
había reconocido que eran interdependientes, seguía insistiendo en que la mente y la
materia eran distintas. Incluso Descartes, que marca el comienzo de la psicología
moderna, mantuvo un dualismo ... 12
Plenitud e integració n
El pensamiento hebreo enfatiza que la plenitud o la curació n solo pueden ocurrir
cuando lo espiritual y lo emocional se unen como una entidad total: el yo.
Las experiencias religiosas son espirituales. También son emocionales, o deberían
serlo. Una respuesta al evangelio tiene un significado profundamente emocional. La
adoració n, la risa, la alegría traen consigo cambios que afectan tanto a las emociones
como al sistema endocrino, de modo que las enfermedades pueden reducirse o incluso
curarse. En la actualidad existe una literatura respetable sobre los efectos de la risa en
la asistencia a los enfermos de cá ncer13.
No podemos atribuir automá ticamente los beneficios de la risa sostenida a la obra del
Espíritu Santo. Tales fenó menos también se ven en otros contextos religiosos, así
como en contextos totalmente seculares. Tampoco debemos descartar los beneficios
porque parezcan inusuales o porque los encontremos difíciles de entender.
Creo en un Dios que se preocupa tanto por mi salud emocional y bienestar físico como
por mi condició n espiritual. Y creo que todos estos está n inextricablemente
entrelazados como una entidad, la persona, de modo que los beneficios para uno
afectan al resto, al igual que el dañ o a un á rea también afecta al resto. Personalmente,
me ha resultado ú til seguir estas preguntas sobre la interacció n con David Benner,
quien en su libro Psychotherapy and the Spiritual Quest14 desarrolla un fuerte
argumento para abrazar la comprensió n hebraica de la naturaleza humana,
favoreciendo el término psicoespiritualidad como un desafío para nuestra categorías
dualistas.
La pregunta de uno u otro es la incorrecta, por lo que la pregunta sobre có mo
discernir cuá l es cuá l se vuelve discutible. Graham Twelftree, escribiendo sobre lo
demoníaco, comenta amablemente sobre la dificultad cuando dice
Un nú mero creciente de psicó logos y terapeutas emplean un enfoque de causalidad
mú ltiple, reconociendo que la enfermedad mental y lo demoníaco no son mutuamente
excluyentes, pero que ambos o ninguno puede ser la causa de la enfermedad. Sin
embargo, está n aquellos representados por John White, que consideran que la ciencia
es impotente para diagnosticar la presencia de lo demoníaco: "No puedo concebir
ningú n estado demoníaco que no pueda ser explicado por una hipó tesis no
demoníaca". Por lo tanto, debido a la naturaleza sutil, incoherente y tortuosa de lo
demoníaco, el pastor o sanador requiere una facilidad dada por Dios para discernir las
posibles dimensiones demoníacas de una enfermedad.15
Aunque se invitó a este artículo a centrarse principalmente en las manifestaciones
actuales de la Bendició n de Toronto, está claro que la cuestió n del discernimiento va
mucho má s allá . Aparte de los esfuerzos por discernir qué es de Dios en los
movimientos principales, también está la pregunta personal que se presenta cuando
los individuos muestran signos inusuales de actividad que pueden tener una
ambigü edad similar. Aquí también existe una amplia gama de opiniones, desde
aquellos que niegan lo demoníaco, hasta aquellos que perciben que esto es un
fenó meno muy comú n, demasiado a menudo pasado por alto por los consejeros
seculares e incluso cristianos.
Un ministerio de discernimiento
Aquí también ofrecería advertencias similares a las anteriores. Aunque personalmente
no tengo ninguna duda acerca de la presencia de lo demoníaco en la experiencia de
algunos que vienen en busca de ayuda, no podría estar seguro de esto o de má s de un
puñ ado de casos en treinta añ os de prá ctica. En esas ocasiones, un tiempo de oració n
ha sido ú til, pero he valorado poder llamar a aquellos con dones específicos que han
usado su ministerio de liberació n para traer liberació n.
Por otro lado, he conocido a decenas de personas que habían sido reportadas por sus
pastores como poseídas o demonizadas, cuya condició n no había mejorado con el
ministerio espiritual, pero que se beneficiaron con tratamientos psicoló gicos
convencionales. Esto sugiere que un conocimiento má s amplio de explicaciones
alternativas sería ú til entre aquellos que ejercen un ministerio de discernimiento.
El á rea má s importante en estos días en la que se debe tener mucho cuidado para que
las personas no empeoren es en el á rea de lo que solía llamarse trastorno de
personalidad mú ltiple (ahora trastorno de identidad disociativo) 16. Es un patró n
comú n que estas personas rechacen partes inaceptables de sí mismas como una parte
clave del desorden, incluso llamá ndolas malvadas o demoníacas, como su modo de
tratar de comprender lo que les está sucediendo. Este es particularmente el caso
donde los cristianos luchan por comprender la divisió n que ha ocurrido en su
experiencia. Algunos también son capaces de reconocer partes distintas o ajenas al yo,
y no solo partes inaceptables del yo. Es esencial distinguir entre estos dos aspectos, ya
que las primeras partes deben ser reconocidas y reintegradas en la persona en su
totalidad si se quiere lograr la curació n.
En cuanto al discernimiento, las preguntas importantes son '¿Cuá l es el resultado?
'¿Qué es la fruta?' '¿Es Dios glorificado?' '¿Son manifiestas sus obras?' '¿Hay
crecimiento espiritual personal?' '¿Es bendecido el cuerpo de Cristo?' Este no es solo
un argumento de 'los medios justifican el fin'. Necesitamos una gran sensibilidad y
respeto mutuos cuando ocurren estados alterados de conciencia. Hay vulnerabilidad y
confianza en juego, por lo que la manipulació n de cualquier tipo para promover
señ ales y maravillas no puede justificarse éticamente. Todos sabemos que las "curas"
a corto plazo pueden remitir má s tarde y engendrar amargura y desilusió n contra
Dios.
En algunos contextos, los efectos poderosos alejan a las personas de Dios, a buscar
poder, dinero, autoengrandecimiento o participació n ocultista o, como ocurre con el
psicó tico, un escape de la realidad. Donde vemos un cambio real y duradero, con
madurez de espiritualidad y un deseo de conocer má s a Dios, entonces creo que Dios
está obrando, aunque reconocemos que las fallas humanas complican esa verdad.

Notas
1.eg El tratado má s obvio o polémico es A New Wave of the Spirit de Henry Sheppard.
¿Avivamiento o sustituto satá nico? Paradise, SA 1995 .. Para un comentario histó rico
só lido, vea el Capítulo 2 de Harvey Cox Fire from Heaven. Addison Wesley, 1995. Para
abordar específicamente la Bendició n de Toronto y la RHB, consulte '¿Es un
avivamiento?' Mainstream, verano de 1994; Nigel Copsey, 'Touched by the Spirit',
Baptist Times, 15 de septiembre de 1994; El boletín de noticias de Harry Westcott's
Vision No. 64; Bendició n de Toronto: ¿verdadero o falso? PWM Trust, 1994; Geoff
Strelan, 'Toronto Blessing: The Facts', New Day, febrero de 1995.
2. En el á rea clínica, el uso de la biorretroalimentació n, que surgió de la investigació n
psicoló gica en los añ os sesenta, especialmente a través del trabajo de Neal Miller, se
ha desarrollado como una forma de ganar control sobre funciones como la frecuencia
cardíaca, el pulso y la temperatura corporal. con enormes beneficios para la salud. El
manejo del dolor, la reeducació n muscular y el tratamiento de la migrañ a son algunos
de los beneficios má s notables. Este enfoque se basa en la tecnología. Otras religiones
han enseñ ado ese control, utilizando técnicas de meditació n y relajació n, durante
siglos, especialmente en Asia.
3. No solo hay una mayor complejidad de pensamiento en relació n con las
experiencias conscientes / inconscientes. Ademá s, la comprensió n muy negativa del
inconsciente como la ubicació n residual de nuestros impulsos malignos y deseos
pecaminosos secretos está dando paso al reconocimiento de que el inconsciente
también puede ser el depó sito de la creatividad, la apreciació n de la belleza y la
capacidad para mucho bien que ha quedado. oculto. Esta comprensió n má s cristiana
desafía la visió n negativa de los freudianos. Véase especialmente, Wanda Poltawska,
'Objectifying Psychotherapy', Catholic Medical Quarterly, mayo de 1992, 18-23: y la
entrada de George Matheson 'Hypnosis and Spiritual Experience' en Baker's
Encyclopedia of Psychology (ed. D. Benner) 1985.
4. Citado en SA Baptist News, abril de 1995, p.1.
5. Un buen vínculo histó rico entre los fenó menos de trance y la experiencia religiosa, y
con referencia a las experiencias en las cruzadas, véase George Matheson, 'Hypnotic
Aspect of Religious Experience', Journal of Psychology and Theology, 1979, 7, (1), 13-
21. .
6. Este argumento fue presentado por Nader Mikhaiel, Slaying in the Spirit - The
Telling Wonder (autoeditado, 1992). É l hace un caso convincente para demostrar que
los fenó menos de matar en el Espíritu son muy similares a los que se encuentran en
los estados hipnó ticos, pero luego pasa a un argumento de culpa por asociació n de que
la hipnosis es intrínsecamente demoníaca y, por lo tanto, rechaza lo que sucede
cuando las personas son muertos en el Espíritu. Esta asociació n con lo demoníaco es
iló gica e injustificada. Realmente no hay razó n para temer el uso profesional y ético de
la hipnosis con fines terapéuticos. La mayoría de las objeciones surgen de falsos
estereotipos, desinformació n de segunda mano y citas selectivas de autores cristianos.
Para una visió n alternativa, ver Court, JH, 'Hypnosis revisited', Interchange, 1984, 34,
55-60; Court, JH, 'Hipnosis y sanació n interior',
7. Hechos 10:10
8. Hechos 10:28; Gal.3: 28
9. Smith, William (1863) Diccionario de la Biblia. Londres. pá gs. 1566-68.
10. Cox, Harvey (1995) Fuego del cielo. Addison-Wesley.
11. Walker, A. (1994) "Demonología y el movimiento carismá tico", en T. Smail, A.
Walker y N. Wright (eds.) El amor al poder y el poder del amor. Minneapolis: Bethany
House. pag. 56.
12. Whitlock, Glenn (1983) 'La estructura de la personalidad en la psicología hebrea',
en HN Malony (ed) Wholeness and Holiness. Grand Rapids: Baker Book House. pag.
47.
13. La especializació n emergente de la psiconeuroinmunología está demostrando ser
muy eficaz para curar y desafiar conceptualmente el dualismo tradicional. Norman
Cousins fue un pionero en demostrar que la risa puede ser terapéutica.
14. Benner, David. (1989) Psicoterapia y bú squeda espiritual. Grand Rapids: Baker
Book House.
15. Graham Twelftree, escribiendo una entrada 'The Demonic', en David J. Atkinson y
David H. Field (eds.) Nuevo Diccionario de É tica Cristiana y Teología Pastoral.
Leicester: InterVarsity Press. 1995, pá gs. 296-297.
16. Trastorno de identidad disociativo es el término que se utiliza ahora en el Manual
de diagnó stico y estadístico de la Asociació n Estadounidense de Psiquiatría, 1994
(conocido como DSM-IV).
_____________________________________________________________
(c) John H. Court, 1995.

Volver al contenido
10 Ministerio de Renovació n

Geoff Waugh

El Dr. Geoff Waugh es el editor fundador del Renewal Journal.


_________________________________
Las bendiciones abundan donde reina;
Los prisioneros saltan para perder sus cadenas
_________________________________
He estado orando por la gente en reuniones durante má s de veinte añ os, pero
recientemente ha sido diferente. Muchos ahora se desploman al suelo, o tiemblan, o
ríen, o sollozan, o sienten calor en sus manos o en su cabeza, o tienen otras sorpresas.
Está bamos adorando en la Renewal Fellowship recientemente cuando oré (con los
ojos cerrados) para que el Espíritu Santo viniera sobre nosotros. Una persona en la
primera fila se cayó y se estrelló contra mí. Abrí rá pidamente mis ojos, guiando a esa
persona al piso.
Esas manifestaciones no son nuevas. Han estado allí a lo largo de los añ os en varias
ocasiones. Ahora, sin embargo, ocurren con má s frecuencia y con mayor intensidad.
Creo que este es un momento de refresco y bendició n a mediados de los noventa.
Recuerdo a principios de los setenta cuando una ola de renovació n barrió la tierra.
Miles de personas fueron bautizadas en el Espíritu, hablaron en lenguas, descubrieron
los dones espirituales y comenzaron a ver má s respuestas a las oraciones por sanidad
o liberació n. Esa ola dio a luz en Brisbane a movimientos como Christian Life Center,
Christian Outreach Center, reuniones carismá ticas cató licas de Bardon, Emmanuel
Covenant Community y algunas congregaciones carismá ticas denominacionales.
Estas fuertes manifestaciones ahora en los noventa son má s variadas y, a veces, má s
sorprendentes de lo que he conocido antes. Creo que es parte de un mover mundial
del Espíritu de Dios y, como siempre, está mezclado con nuestras reacciones humanas.
Una nueva ola
Esta nueva ola comenzó para nosotros en Renewal Fellowship durante 1994. Parece
ser parte de nuestro viaje en curso.
Hemos estado aprendiendo a responder al Espíritu, lo mejor que sabemos. Nuestro
'orden de servicio había dado paso hacía mucho tiempo a la direcció n inmediata del
Espíritu. Sin embargo, seguimos nuestro patró n habitual de adoració n durante má s de
una hora (con una gran variedad de mú sica profética, canto libre, lectura de las
Escrituras y palabras proféticas o visiones compartidas), enseñ anza bíblica y
ministerio con oració n unos por otros en grupos. , con má s oració n por aquellos que
podrían quedarse má s tarde.
A veces, al orar por la gente, algunos se sentían abrumados y descansaban en el suelo,
o se desplomaban en sus asientos. ¡No hay problema! Lo habíamos visto antes de vez
en cuando. Simplemente parecía ser má s frecuente a partir de 1994.
Los Christian Outreach Centers habían experimentado un fuerte movimiento del
Espíritu en 1993, comenzando en Brisbane y extendiéndose a través de sus iglesias.
Fuimos bendecidos en Brisbane a través de una variedad de ministerios que incluyen
visitas de John Wimber, Rodney Howard-Browne, líderes involucrados en la
'Bendició n de Toronto' que ahora toca a miles de personas e iglesias en todo Canadá ,
Estados Unidos, Inglaterra y en todo el mundo. Leemos informes de sucesos similares
en Australia entre algunas iglesias afectadas por esta bendició n.
Como en los añ os setenta, las expresiones de esta bendició n variaron de un grupo a
otro, de un ministerio a otro. Sin embargo, la esencia parecía ser similar en todas
partes: fuertes impactos del Espíritu, personas abrumadas, amor nuevo y profundo
por Jesú s, refrigerio y bendició n personal, encender el fuego de un nuevo celo por el
Señ or, ministrar má s eficazmente a los demá s.
Mientras seguíamos orando por la gente, las manifestaciones aumentaron,
especialmente cuando la gente estaba abrumada y descansando en el Espíritu.
Rezar o no rezar
¡Problema! ¿Fomentamos activamente esto? ¿Lo evitamos, como no orar tanto?
¿Dejamos de orar por las personas? ¿Esperamos hasta el final de la reunió n, a pesar de
que algunas personas fueron conmovidas fuertemente mientras adoramos?
¿Copiamos métodos de las conferencias Vineyard, como orar por la gente de todo el
lugar al final de la reunió n? ¿Seguimos el ejemplo de Toronto y ponemos a disposició n
suficiente espacio para alfombras? ¿Le pedimos a la gente que se ponga de pie y luego
le pedimos al Espíritu Santo que venga, o simplemente esperamos que se mueva sobre
nosotros de todos modos?
En nuestros momentos de oració n antes de cada reunió n, declaramos el señ orío de
Jesú s, le pedimos que se hiciera cargo y reclamamos su autoridad. ¡Cuanto má s
orá bamos, má s seguía sucediendo!
Todavía no tenemos todas las respuestas, ¡y tal vez nunca las tengamos! ¿Quién puede
dirigir el viento? El torbellino es aú n má s impredecible.
¿Dó nde trazamos la línea? ¿De quién es la línea? ¿Dioses? ¿Nuestro? Nuestras
tradiciones?
Todos trazamos una línea en alguna parte. El liderazgo responsable y el cuidado
pastoral requieren algunas pautas, aunque pueden ser bastante flexibles.
Lo que se considera "decente" y "en orden" varía mucho de una iglesia a otra, de un
grupo a otro, de una cultura a otra, de un avivamiento a otro. Necesitamos ser
espiritualmente sensibles, teoló gicamente perspicaces y culturalmente apropiados
(como lo fueron Jesú s y Pablo) sin apagar el Espíritu.
La raíz y el fruto
Donde la raíz de varias experiencias es Jesú s mismo en el poder de su Espíritu, y el
fruto es claramente el fruto de su Espíritu, estamos contentos.
Recuerde que la presencia y el ministerio de Jesú s produjeron efectos asombrosos en
las Escrituras. Los demonios fueron expulsados. La gente fue puesta en libertad y
sana. Se cambiaron vidas.
¿Cuá les son los resultados de estas bendiciones actuales para nosotros en el Renewal
Fellowship?
La adoració n es má s rica, má s plena y má s larga que nunca. La gente comenta sobre la
bendició n de una relació n má s fuerte y cercana con Dios, tanto en las reuniones como
má s allá de ellas en la vida diaria. Mucha gente habla de las bendiciones en su servicio
a los demá s, en oració n por los enfermos y en grupos familiares.
Las personas informan una conciencia má s profunda de la realidad del Señ or, una
comunió n má s cercana con Jesú s, una guía má s fuerte del Espíritu Santo, una mayor
unció n en sus diversos dones y un mayor amor por Dios. Para muchas personas ya
está fluyendo hacia el ministerio de sacrificios a otros con mayor seguridad,
compasió n y disposició n para participar mientras obedecen las impresiones del
Espíritu.
Una persona se tumbó en el suelo, abrumada, y comenzó a orar en lenguas con un
nuevo amor por el Señ or y la liberació n de sus dones. Algunos informan curaciones
físicas recibidas mientras estaban abrumados. Alguien con un trastorno de
personalidad mú ltiple causado por un trauma infantil tuvo una visió n de Jesú s
mientras descansaba en el suelo; Jesú s trajo sanació n e integració n profundas, lo que
resultó en una mejora profunda. Muchas personas han encontrado un nuevo celo al
servir al Señ or y orar con y por los demá s.
Necesitamos sabiduría pastoral para evitar los extremos de excesos necios por un lado
o resistir y apagar el Espíritu por el otro. Necesitamos discernir entre lo verdadero y
lo falso, y eso no es fá cil. Necesitamos la gracia para recibir el refrigerio del Señ or
aunque llegue de diferentes maneras a diferentes personas. Al igual que con la
conversió n, la llenura del Espíritu o el descubrimiento de los dones espirituales,
algunas personas tienen encuentros dramá ticos con Dios, mientras que otras
experimentan una paz profunda y tranquila.
Que todo esté cimentado en la Escritura, iluminado por el Espíritu que lo inspiró . Es
má s radical de lo que realmente comprendemos. ¡Ciertamente, algunos
acontecimientos bíblicos animarían a cualquier iglesia!
Jesú s ofendió a muchas personas, como en reuniones de adoració n y enseñ anza.
Acogió a los marginados, a los pecadores, a los pobres y despreciados. Sanó a los
leprosos. É l desterró a los demonios. Envió a los discípulos a predicar, sanar a los
enfermos y expulsar demonios. Les dijo que nos enseñ aran al resto de nosotros a
hacer lo mismo (Mateo 28:20; Marcos 16: 17-18; Lucas 24:49; Juan 14:12; 20: 21-22;
Hechos 1: 8 y así sucesivamente). .
La gente de la iglesia primitiva vio el poder de Dios en acció n. Aparecieron borrachos
el día de Pentecostés. Chocaron con las tradiciones, como lo hizo Jesú s. Oraron y
testificaron en medio de la turbulencia de la luz que vence a las tinieblas, la verdad
que confronta el error y el reino de Dios que invade los reinos de este mundo.
Espere que el Espíritu se mueva sobre todos nosotros aú n má s plenamente. Dé la
bienvenida a sus bendiciones y ore para que el avivamiento aú n recorra nuestra
nació n. Quizá s se esté encendiendo una chispa para un avivamiento en nuestra tierra.
Orando por la gente
Encontramos las siguientes pautas ú tiles para orar por las personas. Está n adaptados
del material proporcionado en Toronto. Preferimos orar en parejas si es posible para
que, si alguien se siente abrumado, se le ayude suavemente a descansar en el Espíritu.
1. Cuando ore por las personas, observe de cerca lo que está haciendo el Espíritu (Juan
5:19). Nunca haga que una persona sienta que no puede recibir o que se resiste al
Espíritu Santo solo porque no está manifestando algo abiertamente. Estamos llamados
a alentar y amar, no a pronunciar palabras que traigan rechazo o desá nimo.
2. ¡No fuerces el ministerio! Confíe en el Señ or, sabiendo que él está haciendo algo
personal dentro de un individuo, así que no interrumpa esa 'conversació n' especial.
3. Cuando está s orando por alguien, una fuerte unció n puede descansar sobre ti
también. Sigue orando por la persona sin distraerla.
4. Es posible que pueda ayudar a algunas personas a recibir má s de las siguientes
maneras:
(a) Ayú delos a lidiar con la tendencia a racionalizar; o calmar sus temores de perder el
control.
(b) Há gales saber qué esperar; que incluso cuando el Espíritu Santo los bendiga,
tendrá n la mente clara y, por lo general, pueden detener el proceso en cualquier
momento si así lo desean.
(c) El Espíritu Santo a menudo se mueve en 'olas' similares al viento que sopla.
(d) Anímelos a estar quietos y a saber que Dios es Dios (Sal. 46:10), y a permanecer
enfocados en el Señ or. Los ama intensamente y anhela que lo conozcan íntimamente.
5. Generalmente, es ú til que las personas se pongan de pie para recibir el ministerio. El
Espíritu Santo a menudo descansa sobre las personas mientras esperan en su
presencia. Algunas personas pueden temer caerse, especialmente si tienen problemas
de espalda o está n embarazadas o son ancianos. Si está n abrumados, ayú delos a
sentarse, arrodillarse o caer con cuidado.
6. Cuando las personas caigan o descansen en el Espíritu, anímelos a sumergirse en la
presencia del Señ or. Parece que todo el mundo quiere levantarse demasiado rá pido.
7. Puede ayudar orar y bendecir a la persona que descansa en el Espíritu. Muchos se
sienten muy vulnerables mientras está n en esa posició n y aprecian el cuidado
amoroso que se les brinda. También deben protegerse de que otros se encuentren con
ellos y / o hagan comentarios a su alrededor.
8. Nunca empuje a las personas. Observe el exceso de entusiasmo y la tendencia a
querer 'ayudar a Dios', especialmente cuando siente una fuerte unció n dentro de
usted.
9. Si recibe 'palabras de conocimiento', haga oraciones bíblicas relacionadas con esas
palabras. Deje que el aliento profético fluya del ministerio de oració n, y siempre para
edificació n, exhortació n o consuelo. Recuerde, no "direcció n, correcció n, fechas o
compañ eros".
10. Rara vez se equivocará si hace oraciones bíblicas como:
(a) 'Ven Espíritu Santo'.
(b) 'Venga tu reino, Señ or, há gase tu voluntad'.
(c) Para una revelació n má s profunda del amor del Padre en Cristo.
(d) Para ungir para el servicio.
(e) Para la liberació n de dones y llamamientos.
(f) Para traer luz y expulsar las tinieblas.
(g) Abrir su entendimiento para que conozcan la magnitud de su salvació n.
(h) Por la paz, gobernando y reinando en sus corazones.
(i) 'Má s Señ or' - ¿Cuá nto má s dará el Padre el Espíritu Santo a quienes le pidan?
11. No proyectes lo que Dios ha estado haciendo contigo en la persona con la que está s
orando. Bendice lo que Dios está haciendo por ellos.
12. Si le tiembla la mano o el cuerpo, ore con la mano ligeramente alejada de la
persona para no distraerla. Si una manifestació n má s fuerte comienza a suceder
dentro de ti, retírate del ministerio por un tiempo y deja que el Señ or te bendiga.
13. La imposició n de manos puede ser apropiada, no "apoyarse en las manos". Dé un
toque ligero solo, generalmente en la frente, la parte superior de la cabeza, el hombro
o las manos. Ningú n toque inapropiado.
14. Algunas personas oran en voz alta mientras se les ministra. Anímelos a estar
callados y a recibir. Es difícil beber y verter al mismo tiempo.
15. La persona por la que está s orando necesita estar segura de que es la má s
importante en ese momento. Evite la tendencia a dejar que su mente y sus ojos se
desvíen hacia otras cosas u otras personas u otras situaciones de la habitació n. No se
distraiga con otros problemas.
16. Su propia higiene personal es importante: las manos, el cabello y la ropa limpios, el
desodorante y las mentas para el aliento pueden ayudar.
17. No pases por encima de nadie, ni hagas discusiones cerca de personas que
descansan en el Espíritu.
18. Déjese guiar por el sentido comú n y por el Espíritu. Es ú til que los hombres oren
con hombres, mujeres con mujeres, parejas casadas con parejas casadas.
19. Las personas que oran por otros también necesitan que se ore por ellos mismos,
para recibir el ministerio, para ser renovados y ungidos de nuevo.
20. Anime a las personas por las que se ora a:
(a) Ven humilde y hambriento. Olvídese de las ideas preconcebidas y de lo que les ha
pasado a los demá s.
(b) Experimente el ministerio antes de intentar analizarlo. El Espíritu Santo hablará ,
enseñ ará , consolará y revelará a Jesú s personalmente. Necesitamos conocer al Señ or
tanto por experiencia como teoló gicamente.
(c) Enfrentar miedos como el miedo al engañ o, a ser herido de nuevo, a no recibir, a
perder el control.
(d) Concéntrese en el Señ or, no en caer. Dale permiso al Espíritu Santo para hacer
contigo lo que quiera hacer.
Sobre todo, debemos buscar al Señ or. Venga tu reino.

Volver al contenido
Reseñ as

Muchos libros nos ayudan a comprender la bendició n actual. Incluyen estos.


Signos de avivamiento de Patrick Dixon (Kingsway, 1994),
Prepare for Revival de Rob Warner (Hodder y Stoughton, 1995),
Atrapa el fuego y reza con fuego por Guy Chevreau (Marshall Pickering 1994, 1995)
Estos colocan la bendició n actual en el contexto de los fenó menos de avivamiento,
especialmente en los ú ltimos 300 añ os.
Un soplo de aire fresco de Mike Fearon (Eagle 1994),
La bendició n de Toronto de Dave Roberts (Kingsway, 1994),
The Impact of Toronto editado por Wallace Boulton (Monarch, 1995), y
Keep the Fire de John Arnott (Harper / Collins, 1995)
Todos ellos describen la versió n de Toronto de esta bendició n en detalle y discuten su
impacto y significado.
Algo extraordinario está sucediendo por Andy y Jane FitzGibbon (Monarch, 1995) y
The Sunderland Refreshing de Ken y Lois Gott (Hodder y Stoughton, 1995)
Ambos detallan el impacto de esta bendició n en Sunderland, en el norte de Inglaterra.

Vídeos / DVD
Rumors of Revival es probablemente el mejor video / DVD que describe 'The Toronto
Blessing'. Los líderes de Inglaterra y Estados Unidos comentan desde varias
perspectivas, incluidas algunas negativas. Sin embargo, el consenso general es que
Dios se está moviendo de manera poderosa en la tierra a través de esta bendició n.
Let the Fire Burn ofrece una perspectiva pentecostal australiana por Jeff Beecham
(AOG) con testimonio y descripció n del impacto de esta bendició n en las iglesias de
hoy.
Volver al contenido

Diario de renovació n
8 Despertar

Diario de renovació n 8: Despertar

Foto de cubierta: Iglesia del Evangelio Completo de Yoido (Asambleas de Dios),


fundada por David Yonggi Cho, la congregació n má s grande del mundo, alcanzó una
membresía de 1,000,000 (desde 2007).

Contenido

Diario de renovació n 8: Despertar

Editorial: Despertar Global


1 Hablando la Palabra de Dios, por David Yonggi Cho
2 El poder de sanar el pasado, por C. Peter Wagner
3 Despertar mundial, por Richard Riss
4 El renacimiento de 'Sin nombre', por Brian Medway
Revisar: Fuego del cielo, de Harvey Cox

Editorial

Despertar global
Vivimos en un día de la visitació n de Dios. Se ha convertido en un despertar mundial.
En medio de mucha persecució n y dificultad, la iglesia crece de manera asombrosa,
especialmente en China, Corea, Á frica, América Latina y el norte de la India. Ahora los
países occidentales informan de renovació n y avivamiento en muchos lugares.

Jesú s lloró porque muchos en su tiempo se perdieron el día de su visitació n (Lucas 19:
41-44). Que no nos perdamos nuestro día de visitació n. Al igual que con todos los
despertares anteriores (incluida la iglesia primitiva y los avivamientos importantes),
es inquietante, controvertido e impredecible.

Este nú mero del Renewal Journal ofrece ejemplos del despertar actual. David Yonggi
Cho de Corea habla de moverse en autoridad espiritual al pronunciar la palabra que
Dios da. C Peter Wagner describe poderosas armas espirituales que ahora usa la
iglesia, especialmente en el arrepentimiento corporativo. Richard Riss ofrece un
panorama completo del despertar actual en sus variadas expresiones. Brian Medway,
de Canberra, analiza el renacimiento del "sin nombre" que ahora se está extendiendo
por la tierra, lo que también se ajusta al celo australiano por la igualdad.

Derramamiento de la gloria de Dios

Los derrames del Espíritu de Dios continú an, no solo con señ ales y prodigios
crecientes y asombrosos en el tercer mundo, sino cada vez má s en Occidente.
Incluso los medios de comunicació n se han dado cuenta. La unidad sin precedentes
entre los líderes en la renovació n y el avivamiento ha surgido en muchos lugares,
incluida Australia. Los ministros rezan juntos. Los grupos de oració n que buscan un
avivamiento se multiplican. Las iglesias cooperan para ganar, nutrir y equipar a las
personas. Aumentan el arrepentimiento, la humildad y el perdó n. La renovació n y el
refrigerio parecen desbordarse en toques de avivamiento.

“La renovació n nos ha cambiado para siempre”, señ aló Philip Le Dune, pastor asociado
del Sunderland Christian Center en el noreste de Inglaterra. “Cuando Dios inmovilizó a
un gá ngster local en el piso de la iglesia una noche, solo Dios sabía que él y su esposa
pronto serían empleados por la iglesia como trabajadores juveniles. Jim y Marie ahora
sostienen 'reuniones' diarias con la gente de la comunidad local que está llegando
cada vez má s a ver a SCC como 'suya' ”(SCC Email Bulletin, 20 de agosto de 1996).

Todos los centros de renovació n que se dirigen hacia el avivamiento incluyen la


oració n persistente y generalizada, la cooperació n entre iglesias, la humildad, el
arrepentimiento y el impacto abrumador del Espíritu de Dios, incluyendo señ ales y
maravillas controvertidas. Mezclado con todo esto está la fragilidad humana y una
fuerte oposició n, como en la iglesia primitiva.

"Cuando la iglesia terminaba", informó Cathy Wood en Pensacola, "ya sabes có mo


tocan mú sica al salir, bueno, eso no funcionó ahora ... Intentaríamos salir, pero
conseguiríamos algunos bancos de distancia. y detente de nuevo. La adoració n no
paraba para que pudiéramos irnos a casa. Muchas veces Lindel tendría que hacernos
un gesto con la mano y decirnos ¡vete a casa! Serían las 10:00 u 11:00 y la iglesia
comenzaba a las 6: OO. ¡Guau ... me encanta recordar! Luego, el Día del Padre [18 de
junio de 1995], Steve Hill, un misionero a Argentina de las Asambleas de Dios, vino a
dar testimonio de có mo Dios refrescó su vida en Londres en una reunió n y después de
ese servicio ... todo el cielo descendió y se quedó .... Mientras miles continú an viniendo,
sabemos que el Señ or no ha terminado .... Má s de 1/2 milló n en asistencia combinada.
Dondequiera que esté el Señ or, sabemos que el diablo está mirando, por eso oramos
por discernimiento cada vez que llega la carne; pero al mismo tiempo ... muchas de las
cosas que hemos hecho en el Espíritu ahora, como temblar, caer, sacudir, eran cosas
en las que realmente tampoco creíamos. Ahora que Dios nos ha tocado ... no sabemos
qué sigue y no queremos ser la policía de Dios y detener a alguien que está
manifestando un verdadero toque de Dios. ... Se han salvado muchos miles, má s de 30
mil contando los reincidentes ”(Correo electró nico de Cathy Wood, 31 de julio de
1996).

Nosotros también podemos humillarnos y orar y buscar el rostro de Dios y


arrepentirnos.
Volver al contenido

1 Hablar la Palabra de Dios

David Yonggi Cho

El Dr. David Yonggi Cho es el pastor principal de la Iglesia del Evangelio Completo de
Yoido en Seú l, Corea. Este artículo se reproduce de su mensaje “Hablando la Palabra
de Dios para el crecimiento de la iglesia” publicado en el Manual de crecimiento de la
iglesia, No. 7.

__________________________

Aunque puedas tener


no hay habilidad en ti, di
"Puedo hacer todas las cosas en Jesú s".
__________________________
Un día, el Espíritu Santo grabó en mi corazó n: “Dios envió su palabra y sanó a la gente.
¿Por qué no le da la palabra a la gente con valentía?

Esta debe haber sido la idea del Espíritu Santo. “Habla la curació n. Dios envía su
palabra por tu boca. Dios le pidió a Ezequiel que le hablara al aire: Tu vida, entra en
ese cuerpo. Entonces, ¿por qué no hablas?

Al principio estaba asustado, pero luego estaba decidido a hablar. Después de ver esas
impresiones, comencé a decir con valentía que tal o cual persona había sido sanada, y
tal y tal enfermedad estaba desapareciendo.

Milagro tras milagro comenzaron a ocurrir. La persona que fue sanada vino a mí y me
dijo: “Cuando dijiste esa palabra, me estremecí mucho. De repente sentí fluir el poder
curativo y me curé ".

A través de mi propia experiencia, encontré el maravilloso secreto de que a través de


nuestra confesió n oral, el poder creativo de Dios está obrando. En el libro del Génesis,
Dios habló y apareció la luz; Dios habló y apareció el firmamento; Dios habló y
apareció la tierra. Jesú s habló y la gente fue perdonada. Jesú s habló y los enfermos
fueron sanados. Jesú s habló y el diablo los dejó . Jesú s habló y el mar turbulento se
calmó .

Cuando lees la Biblia, las personas enfermas no se curaron solo con la oració n en el
Nuevo Testamento. Fueron sanados por "hablar". Pedro le dijo a Eneas: "Levá ntate"
(Hechos 9:34). A Pablo, Jesú s le dijo: "Ponte de pie".

Siempre hablaron de sanació n a la gente. Desde ese momento hasta ahora, siempre
solo pronunciaba la palabra y Dios creaba milagros tremendos.

Rusia oriental
En 1992 fui a la parte oriental de Rusia. Allí era muy peligroso. Rusia estaba en una
gran turbulencia, especialmente en el este de Rusia. Está tan lejos de Moscú que la
disciplina era muy floja. Allí fue muy difícil. Fui a un estadio lleno de unas 35.000
personas. La Iglesia Ortodoxa Rusa estaba ahí para atacarme. Los comunistas me
estaban asustando. El segundo día estaba listo para salir de mi hotel y la KGB me
vigilaba atentamente. Sin embargo, no pude salir de mi hotel porque estaban tratando
de asesinarme. Me intimidaban constantemente, así que me encarcelaron en el hotel.
Estuve sentado en el hotel todo el día y por la noche salía.
Esa noche, cuando tomé mi Biblia y estaba listo para salir del hotel; Escuché una voz.
Fue una voz muy clara. Fue casi audible. Estaba sonando en mi alma: “Te vas como un
hombre vivo, pero regresará s como un hombre muerto esta noche. Será s asesinado.
Viniste como una persona viva a nuestra ciudad, pero regresará s a casa en un ataú d.
Así que no vayas a la reunió n o volverá s a casa en un ataú d ".

Todos los días se mataba a gente en Rusia por disparos. Entonces, estaba predicando
detrá s de un vidrio a prueba de balas que el gobierno ruso me había dado. Si me
mataban, se convertiría en un problema diplomá tico, por lo que el gobierno ruso me
ordenó que me parara detrá s de un cristal a prueba de balas. Podrían dispararme por
la espalda. Así que mientras predicaba, estaba muy consciente de la gente detrá s de
mí. Fue un sentimiento terrible.

Cuando escuché esa voz en mi habitació n de hotel, tuve que decidir si era del Espíritu
Santo o del Diablo. Si no discierne esto claramente de inmediato, entonces estará en
problemas. En ese momento comencé a ver la situació n de Paul. Cuando Pablo
regresaba a Jerusalén, el gobierno y los profetas dijeron que Pablo sería arrestado,
atado y encarcelado. Estas cosas lo estarían esperando, por lo que se le advirtió que no
subiera allí. Pero Pablo estaba decidido a ir a Jerusalén, sabiendo que lo arrestarían.

Antes de mi experiencia en Rusia, siempre pensé que Paul había cometido un gran
error. Debería haber escuchado la voz de esas personas. Aú n así, Pablo fue porque
discernió la voz correcta del Espíritu Santo.

Casi al instante, me dije. “No debería ir al servicio esta noche. Yo no quiero morir.
Quiero ver a mi esposa e hijos ".

Oré: "Dios, ¿qué debo hacer?"


Comencé a escuchar otra voz, una voz suave y apacible en mi corazó n con gran
seguridad. Entonces escuché dos voces distintivas. Esa fue una experiencia. La
primera voz llegaba fuerte y fuerte a mi alma: “Eres una persona muerta. Esta noche te
disparará n. Llevará n su cadá ver al hotel. No te vayas ".

Entonces el Espíritu le dijo a mi corazó n cuando oré: “Ve a la reunió n esta noche.
Tendrá s grandes milagros en el servicio esta noche ".
Entonces dije: “Tú , Diablo, en el nombre de Jesucristo, sal de mí. Vivir es Cristo. Morir
es ganancia. Entonces, si esta noche voy al cielo, está bien. Estoy listo para aceptar eso
".

Salí del hotel temblando. Tenía mucho miedo. La gente estaba abarrotada en el estadio
y mientras me sentaba en la plataforma, miraba constantemente detrá s de mí.

Justo antes de levantarme para predicar, una ambulancia venía al estadio. Por lo
general, no se permitiría que una ambulancia se acercara al estadio. Cuando la
ambulancia se acercó , pude escuchar la sirena y pensé: "Oh, deben haber escuchado
que me iban a disparar y han venido a llevarme". Me quedé helado en mi silla.

Se abrió la puerta trasera de la ambulancia y sacaron a un hombre. Parecía un hombre


rico y de alta autoridad. Lo pusieron en una silla de ruedas y lo empujaron entre la
multitud. Llegaron los jó venes comunistas y empezaron a discutir. Dijeron: “¿Por qué
vienes a este tipo de reuniones? Está predicando doctrinas falsas. No hay un Dios vivo.
No puedes ser curado. Nos está s avergonzando. Somos comunistas. No creemos en
Dios. Está diciendo una mentira. Vuelve a la ambulancia ".

En ese momento, muchos cristianos vinieron y dijeron: "No, Cristo está vivo".

Estos dos grupos de personas estaban rodeando a este hombre en silla de ruedas y
discutiendo de un lado a otro. Me inspiré y dije: “Oh Dios, si no cura a este hombre en
la silla de ruedas ahora, estaré en un gran problema. Seguro que me disparará n
entonces ".

35.000 salvados
Me levanté y prediqué bajo la unció n del Espíritu Santo. Cuando pregunté por los que
querían ser salvos, las 35.000 personas se pusieron de pie.

Dije: “Todos siéntense. Me malentendiste." Entonces dije: "Todos aquellos que quieran
ser salvos por primera vez, por favor levá ntense".

Las 35.000 personas se pusieron de pie nuevamente. Le pregunté a mi intérprete:


"¿Dijiste mis palabras correctamente?"

El dijo que sí."

Le pregunté: "Entonces, ¿por qué todos se ponen de pie?"

Me miró y dijo: “Pastor, estas personas nunca antes habían escuchado el Evangelio en
sus vidas. Durante 70 añ os nunca hemos escuchado el Evangelio de Jesucristo. Todos
son recién llegados. Eres del país occidental. No conoces nuestra situació n. Todos
escucharon el Evangelio por primera vez esta noche y todos quieren ser salvos.
Entonces, simplemente acéptelos. No les preguntes ".

Así que les pedí que se pusieran de pie y los guié a Jesucristo. Luego comencé a rezar
la oració n de sanació n. Por lo general, tengo un gran éxito en la curació n divina en
Rusia porque la gente es muy humilde y cree tan fá cilmente. Sin embargo, esa noche
estaba preocupado por la banda de los comunistas. Aunque prediqué con fuerza y recé
la oració n de sanació n con fuerza, tenía miedo de anunciar las curaciones que tuvieron
lugar.

Milagros curativos

Dios había puesto claramente en mi mente que iba a ocurrir un milagro, pero tenía
miedo. Así que solo dije: “Este hombre sordo fue sanado. Este hombre con artritis fue
sanado. Este hombre que tiene problemas de estó mago ha sido curado ".
En realidad, no podría decir que el hombre de la silla de ruedas se haya curado, pero
mi intérprete dijo: “Sí, todos conocen a esta persona. É l es un gran hombre. Tuvo un
accidente y tiene la columna vertebral rota. Lleva siete añ os en silla de ruedas. Lo
intentaron de todas las formas posibles, pero no pudo curarse ".

Recibí capacitació n médica, así que cuando escuché eso pensé: "Eso es imposible". Es
imposible que ese hombre con la columna vertebral rota y un nervio roto se cure.

La gente comenzó a ponerse de pie y testificar de sus curaciones. Esto fortaleció mi fe,
así que dije: "Hermano mío, que está sentado en esa silla de ruedas, está s sano". Ese
no fue un trabajo fá cil en absoluto. Ese hombre empezó a levantarse. Se sentó de
nuevo, pero luchó por levantarse por segunda vez. Se sentó y por tercera vez luchó
por levantarse. Muy tambaleante, comenzó a caminar unos pasos, luego comenzó a
correr, luego se apresuró a subir a la plataforma.

Me abrazó con el típico abrazo de oso ruso. Me estaba ahogando. Se abrazó y lloró
diciendo: “Estoy curado. Estuve sentado en esa silla de ruedas durante siete añ os y
ahora estoy curado ".

Entonces comencé a escuchar un rugido cuando los jó venes cristianos perseguían a


los jó venes comunistas. Los comunistas salían corriendo del estadio y los cristianos
los seguían.

Este hombre que fue sanado estaba tan emocionado que saltó de la plataforma alta.
Entonces estaba asustado. Luego fue hacia donde estaba su silla de ruedas, la levantó
en el aire y comenzó a caminar. Todo el estadio estaba alborotado en este momento.

Los comunistas habían fracasado por completo esa noche. ¡Qué éxito para los
cristianos! Antes de salir de mi hotel, el diablo me asustó . Y, si no hubiera escuchado al
Espíritu Santo hablar a mi corazó n, no habría venido al estadio. Desde que oré y
escuché al Espíritu Santo. Yo podría venir.

Un anuncio positivo es muy, muy importante. Si habla negativamente, detendrá la


corriente del Espíritu Santo. Pero cuando hablas positivamente, liberas el poder del
Espíritu Santo.
Entonces, cuando la gente comienza a hablar negativamente entre sus líderes
celulares - “” No tengo poder. No tengo fuerza. No tengo confianza ". - no pueden hacer
nada. Ya está n derrotados. Entonces les digo que no digan palabras negativas. Siempre
diga: “En Jesucristo puedo enseñ ar. Puedo ganar. Puedo predicar. Puedo hacer todas
las cosas en Jesú s ".

Aunque no tenga ninguna habilidad en sí mismo, diga "Puedo hacer todas las cosas en
Jesú s".

Tu actitud es muy importante. Si no les enseñ a a sus líderes celulares a tener la actitud
correcta, después de dos o tres intentos en sus reuniones celulares, se rendirá n. El
nú mero de víctimas es demasiado elevado.

Brinde a sus líderes celulares una só lida enseñ anza sobre có mo tener visiones y có mo
vivir en la visió n. Luego haga que su actitud sea positiva, déjeles ver a Jesú s. No dejes
que miren el desierto. No dejes que se miren a sí mismos. Haz que miren a Jesú s.
Luego haz que confiesen una confesió n afirmativa. Esto es muy importante para el
crecimiento de la iglesia.

(c) Church Growth Manual No. 7 publicado por Church Growth International, Yoido PO
Box 7, Seú l 150-600, Corea. Usado con permiso.

La foto de portada de este libro es parte del santuario de Iglesia del Evangelio
Completo de Yoido (Asambleas de Dios), fundada por David Yonggi Cho, la
congregació n má s grande del mundo con una membresía de 1,000,000 desde 2007.
Algunos libros de David Yonggi Cho

Vida exitosa (1977)

La cuarta dimensió n (1979)

La oració n, clave para el avivamiento (1987)

Orando con Jesú s (1988)

Grupos de células caseras exitosos (1988)

El Espíritu Santo, mi socio principal (1996)

Má s que nú meros (1997)

Có mo rezar (1997)

Oració n que trae avivamiento (1998)

Desatando el poder de la fe (2006)


Volver al contenido

2 El poder de curar el pasado

C Peter Wagner

El Dr. C. Peter Wagner, ex profesor de Crecimiento de la Iglesia en Fuller Theological


Seminary, autor de numerosos libros, es presidente de Global Harvest Ministries y
coordinador de United Prayer Track para el AD2000 and Beyond Movement.

_________________________________________

El Reino de Dios ha ido avanzando de manera constante


y la tasa de avance nunca ha sido mayor de lo que es ahora
_________________________________________
Los noventa fueron tiempos extraordinarios. El Reino de Dios ha ido avanzando de
manera constante y la tasa de avance nunca ha sido mayor de lo que es ahora. El
movimiento constante de la luz del Evangelio de Cristo ha empujado a las fuerzas de
las tinieblas a su ú ltimo rincó n, la parte del mundo llamada Ventana 10/40 [gente que
vive entre 10 y 40 grados al norte desde Á frica occidental hasta Asia oriental]. El
futuro nunca ha sido má s brillante para el pueblo de Dios, pero al mismo tiempo, la
tarea nunca ha sido má s formidable. Como dice la Escritura, el diablo tiene gran ira
porque sabe que tiene poco tiempo (ver Apocalipsis 12:12).
Nuevas armas espirituales

Dios nunca deja de proporcionar los recursos que su pueblo necesita para cualquier
desafío que les dé. Los tiempos insó litos en los que vivimos no son una excepció n. Dios
ha provisto al Cuerpo de Cristo con algunas nuevas armas espirituales que nos
ayudará n a penetrar en los reinos má s oscuros del Enemigo con el mensaje de
salvació n a través de la sangre de Jesucristo. Entre estas nuevas armas de guerra, tres
se destacan por encima de las demá s en mi opinió n:

* Guerra espiritual a nivel estratégico


* Mapeo espiritual
* Arrepentimiento identificativo

Cuando digo que se trata de armas "nuevas", no me refiero a que acaben de surgir. Sus
raíces se remontan a la Biblia. Ciertos individuos y ciertas tradiciones cristianas los
han usado en el pasado en un grado u otro. La novedad viene en el hecho de que solo
en la década de 1990 el amplio espectro del Cuerpo de Cristo comenzó a comprender
la naturaleza de estas armas de guerra espiritual y có mo usarlas para hacer avanzar el
Reino de Dios.

En este momento me ocuparé de la tercera de estas armas espirituales: el


arrepentimiento identificativo. Esto nos da el asombroso poder de sanar el pasado.

Arrepentimiento identificativo

Para mí al menos esto es muy nuevo. He sido cristiano durante 45 añ os y nunca


recuerdo haber escuchado un sermó n desde el pú lpito sobre el arrepentimiento
identificativo. Tengo cuatro títulos de posgrado en religió n de instituciones
académicas respetables y nunca me enseñ aron una clase sobre el tema. No encuentra
el tema planteado en los escritos de Martín Lutero o Juan Calvino o Juan Wesley.

Afortunadamente, ahora tenemos un libro de texto sobre el tema, a saber, el notable


libro de John Dawson, Healing America's Wounds (Regal Books). En mi opinió n, este
es uno de los libros de la década para líderes cristianos de todas las denominaciones.
Solo porque ahora tenemos acceso a este libro, United Prayer Track o el Movimiento
AD2000 han sido lo suficientemente audaces como para declarar 1996 como el añ o
para Heal the Land , presentando iniciativas masivas para el arrepentimiento y la
reconciliació n en todos los continentes del mundo. Esto es tan importante para mí que
les pido a mis alumnos del Fuller Theological Seminary que lean Healing America's
Wounds e invito al propio John Dawson a que venga y me ayude a impartir mis clases.

Algunos se preguntará n qué importancia internacional podría tener un libro como


Healing America's Wounds. Solo esto. Los estadounidenses no ignoramos el hecho de
que nuestra nació n ha ganado una gran visibilidad internacional por muchas cosas,
algunas buenas, pero otras muy malas. Ahora, por la gracia de Dios, muchos líderes
cristianos estadounidenses quieren que nuestra nació n también sea conocida por
nuestro profundo remordimiento por los pecados nacionales y las atrocidades que
hemos cometido. Queremos estar entre los primeros en humillarnos
corporativamente ante Dios y ante las personas a las que hemos ofendido, confesar
nuestros pecados y buscar la remisió n de esos pecados para sanar nuestras profundas
heridas nacionales. Sin ningú n deseo de ser arrogantes, esperamos que si damos un
buen ejemplo que agrada a Dios, algunas otras naciones puedan considerar apropiado
seguir nuestro ejemplo.

¿Qué está involucrado exactamente en el arrepentimiento identificativo?

Arrepentimiento personal

Para entenderlo, vayamos de lo conocido a lo desconocido. La mayoría de nosotros


hemos sido bien entrenados para comprender el arrepentimiento personal. Sabemos
que el pecado puede invadir y de hecho invade nuestra vida personal. Cuando lo hace,
tiene efectos devastadores no solo en nosotros, sino también en quienes nos rodean. Y
sabemos qué hacer al respecto cuando sucede. Esto se ha enseñ ado en cada uno de
nuestros seminarios y escuelas bíblicas. Lo encontramos en las obras de Lutero,
Calvino y Wesley. No es ningú n secreto que los pecados personales pueden y deben
ser perdonados.

Un principio teoló gico bá sico para esto se encuentra en Hebreos 9:22: "Sin
derramamiento de sangre no hay remisió n de los pecados".

En los tiempos del Antiguo Testamento, la sangre era de toros y machos cabríos y
otros animales que eran sacrificados. Entonces Jesucristo derramó Su sangre en la
cruz para pagar el precio del pecado de una vez por todas. Así que hoy, cuando
lidiamos con un pecado en nuestra vida personal, sabemos que debemos:
* Identifica el pecado específicamente.
* Confiese sinceramente el pecado y pídale a Dios que lo perdone.
* Sepa que Dios es fiel y justo para perdonar nuestros pecados siempre que los
confesamos debido a la sangre que Jesú s derramó por nosotros.
* Una vez perdonado, camina en obediencia desde ese punto en adelante y haz lo que
sea necesario para reparar el dañ o que nuestro pecado ha hecho a otros.

Es importante reconocer que tener un pecado perdonado no sana automá ticamente y


por sí mismo las heridas que el pecado pudo haber causado.

Pecado Corporativo

Debemos reconocer que las naciones pueden pecar y lo hacen corporativamente. Dios
ama a las naciones, y yo me uno a los que creen que Dios tiene un plan redentor para
cada nació n, o para el caso, para cada ciudad o grupo de personas o vecindario o
cualquier red visible de seres humanos. Pero el pecado nacional corporativo dañ a la
relació n de la nació n con Dios e impide que esa nació n sea todo lo que Dios quiere que
sea.

¿Es esta una situació n desesperada? No. La Palabra de Dios ha delineado claramente el
remedio:
Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla, ora, busca mi rostro y se aparta de sus
malos caminos, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.
(2 Cró nicas 7:14).

Dios desea traer sanidad corporativa. Quiere sanar la tierra. La forma en que lo hace
es paralela a la forma en que trata con las personas. Si deseamos que la curació n
llegue a nuestras heridas nacionales, debemos tomar los siguientes pasos:

1. Identifica el pecado nacional. Este no es lugar para la vaguedad. Debemos ser


específicos, no evasivos. Por ejemplo, el principal pecado de mi nació n, los Estados
Unidos, es claramente el racismo y nuestros pecados corporativos que han establecido
las fortalezas espirituales son claros. El pecado má s amplio y omnipresente que jamá s
haya cometido nuestra nació n fue traer africanos a nuestras costas como esclavos:
mercancía humana para comprar, vender y usar para cualquier propó sito concebible
para satisfacer los deseos de sus amos blancos. Pero má s allá de esto, la raíz má s
profunda de la iniquidad nacional, y también, a mi modo de ver, una de las causas
principales de nuestra subsecuente lujuria por los esclavos, fue la forma horrenda en
que los estadounidenses blancos tratamos a nuestros anfitriones, los indígenas
estadounidenses. ¿Qué dice la ruptura de má s de 350 tratados solemnes sobre la
integridad nacional de Estados Unidos?

2. Confiese el pecado corporativamente y pídale perdó n a Dios. No debemos suponer


que un acto de arrepentimiento y confesió n será suficiente en todos los casos, aunque
en algunos sí. Debido a que el ministerio del arrepentimiento identificativo es tan
nuevo para muchos de nosotros, todavía no tenemos una idea clara de las reglas y
pautas específicas sobre este asunto. Mientras tanto, sigamos el consejo de John
Dawson: seguimos haciéndolo hasta que se acabe; o el criterio de Cindy Jacob:
perdonamos hasta que no haya má s dolor.

3. Aplicar la sangre de Cristo. Dado que no hay remisió n de pecados sin


derramamiento de sangre, no habrá remisió n de pecados nacionales fuera de la
expiació n de Cristo. Por eso es muy importante reconocer que solo los cristianos
pueden hacer la confesió n y el arrepentimiento necesarios porque solo ellos tienen la
autoridad espiritual para aplicar la sangre de Jesú s. Por supuesto, los líderes
cristianos que han sido dotados con un nivel má s alto de autoridad espiritual que
otros a menudo pueden ser los participantes má s efectivos en tales iniciativas
espirituales. Pero las autoridades políticas, judiciales y legislativas que no son
redimidas por Jesucristo y que no está n llenas del Espíritu Santo no pueden ser
designadas como personas clave para actos significativos de arrepentimiento.
4. Camine en obediencia y repare el dañ o. Obviamente, este paso final será con
frecuencia el má s difícil de implementar, particularmente en los casos en que la
iniquidad nacional ha pasado a través de muchas generaciones. Sin embargo, es de
suponer que los actos legislativos y las decisiones judiciales cumplirá n mucho má s
fá cilmente sus propó sitos previstos una vez que se hayan eliminado los baluartes de la
iniquidad y se haya debilitado el poder del Enemigo.

La iniquidad de los padres

¿Por qué deberíamos preocuparnos por lo que podrían haber hecho nuestros
antepasados? Esta es una pregunta importante que plantean muchos que escuchan del
arrepentimiento identificativo por primera vez. La respuesta se deriva del principio
espiritual de que la iniquidad pasa de generació n en generació n. Uno de los muchos
textos bíblicos sobre el tema proviene de los Diez Mandamientos que Moisés recibió
en el Sinaí: “Yo, el Señ or, tu Dios, soy un Dios celoso, que visito la iniquidad de los
padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generació n ... . ”(É xodo 20: 5).

Técnicamente hablando, el pecado puede entenderse como el acto inicial, mientras


que la iniquidad es el efecto que el pecado ha ejercido sobre las generaciones
posteriores.

Interpreto la referencia a la tercera o cuarta generació n como una forma de hablar, lo


que significa que puede seguir y seguir. El tiempo por sí solo no cura las iniquidades
nacionales. De hecho, si el pecado no se remite, la iniquidad con má s frecuencia puede
empeorar en cada generació n sucesiva. Pero el ciclo se puede detener mediante el
arrepentimiento corporativo. Obviamente, los ú nicos que pueden confesar el pecado y
ponerlo bajo la sangre de Jesú s son los que está n vivos hoy. Aunque ellos mismos no
cometieron el pecado, pueden elegir identificarse con él, de ahí el término
"arrepentimiento identificativo".

Tenemos dos claros ejemplos bíblicos de có mo se hace esto, Daniel y Nehemías: Daniel
dijo: "Yo estaba ... confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo" (Daniel 9:20).
Nehemías dijo: “Tanto la casa de mi padre como yo hemos pecado” (Nehemías 1: 6).

Note que cada una de estas dos confesiones tiene dos partes: el pecado y la iniquidad.
Tanto Daniel como Nehemías confesaron pecados que no cometieron, y ambos
reconocieron que la iniquidad había pasado a su propia generació n. Debido a esto,
admitieron que no estaban personalmente exentos del residuo de ese pecado en su
propia vida diaria. Para muchos de nosotros, la segunda parte es má s difícil que la
primera porque con demasiada frecuencia hemos tendido a caer en patrones de
negació n.

Cuando remitimos los pecados corporativos de una nació n por medio de la sangre de
Jesucristo mediante el arrepentimiento identificativo, eliminamos efectivamente un
punto de apoyo que Sataná s ha utilizado para intentar mantener a las poblaciones en
la oscuridad espiritual y en la miseria social. Sucede porque reconocemos que las
armas de nuestra guerra no son carnales, como dice Pablo, sino “poderosas en Dios
para derribar fortalezas” (2 Corintios 10: 4). Cuando hacemos eso, la gloria de Cristo
puede brillar y el Reino de Dios puede venir con poder.

"Sana la tierra"

El añ o 1996 fue designado como el momento en que los cristianos de todo el mundo
acuerdan emprender acciones agresivas para sanar las heridas de sus tierras. Muchas
iniciativas iniciadas en 1996 continuará n en los añ os siguientes. Por ejemplo, se
planeó una “Caminata de Reconciliació n” en la que miles de cristianos recorrerá n las
rutas conocidas de las Cruzadas. Programado desde noviembre de 1995 hasta junio de
1999, el tema principal de la agenda fue el arrepentimiento por los pecados de los
cristianos contra musulmanes y judíos. Otras iniciativas planificadas incluyen:

Blancos estadounidenses que se arrepienten en los sitios de masacres de indios.


Blancos estadounidenses arrepintiéndose por el comercio de esclavos.
Cristianos de Japó n arrepintiéndose por el bombardeo de Pearl Harbor.
Los europeos se arrepienten de los pecados de la Segunda Guerra Mundial.
Cristianos del Norte y del Sur arrepintiéndose de los pecados de la Guerra Civil
Americana.

Se está n planificando eventos similares en todos los continentes del mundo.


A medida que el Cuerpo de Cristo acepte derribar las fortalezas del pecado
corporativo, se abrirá el camino para el avivamiento de iglesias y una cosecha de
almas mayor que cualquier cosa previamente imaginada. El arrepentimiento
identificativo nos da el poder de sanar el pasado.

© C. Peter Wagner. Usado con permiso de Global Harvest Ministries.

Algunos libros de C Peter Wagner

Guiando a su iglesia hacia el crecimiento (1984)

La tercera ola del Espíritu Santo (1988)

Tu iglesia puede ser saludable (1990)

Poder espiritual y crecimiento de la iglesia (1990)

Escudo de oració n (1997)

Iglesias la oració n (1997)

Rompiendo fortalezas en tu ciudad (1997)


El crecimiento de la iglesia y todo el evangelio (1998)

El terremoto de la iglesia (1999)

Tu iglesia puede crecer (2001)

Tus dones espirituales pueden ayudar a tu iglesia a crecer (2005)

Orando con poder (2008)

Oració n de guerra (2009)

Descubre tus dones espirituales (2010)

Volver al contenido

3 Despertar mundial

Richard Riss
El historiador Richard Riss (a la izquierda con su esposa Kathryn) escribió muchos
libros, incluido A Survey of 20th-Century Revival Movements in North America. Su
investigació n doctoral en la Universidad Drew incluye el estudio del despertar actual.
Esta selecció n editada es de su publicació n de Internet The Worldwide Awakening of
1992-1995, undécima edició n, 15 de octubre de 1995.

_________________________________________

Muchas personas se han encontrado con Dios de nuevo o de nuevo.


_________________________________________

Introducció n

A principios de la década de 1990, un renacimiento o un despertar de la fe cristiana se


hizo evidente en muchas partes del mundo.

Recibiendo su impulso inicial de los ministerios de muchas personas, incluidos


Claudio Freidzon de Buenos Aries, Argentina, Rodney M. Howard-Browne, un
evangelista sudafricano que ministra en los Estados Unidos, Mahesh Chavda de
Charlotte, Carolina del Norte y Cindy Jacobs de Colorado Springs. , Colorado, este
derramamiento del Espíritu de Dios tocó a un gran nú mero de personas en muchos
lugares.
Una visita inusual entre las Iglesias Vineyard que se originó en Mississauga, Ontario,
en las afueras de Toronto, el 20 de enero de 1994 también trajo esta nueva unció n a
muchas personas en las principales iglesias denominacionales y no denominacionales
de todo el mundo.

En todas las reuniones asociadas con esta nueva efusió n, ha habido muchas
curaciones emocionales y físicas. Muchas personas han encontrado a Dios de nuevo o
de nuevo, y han sido llevadas a un lugar de arrepentimiento y quebrantamiento. La
gente a menudo ha caído bajo la unció n del Espíritu Santo, se ha "embriagado" en el
Espíritu y se ha llenado del gozo del Señ or, riendo casi incontrolablemente, o llorando
o temblando. Un gran nú mero de niñ os se han visto afectados, muchos de los cuales
han informado haber tenido visiones de cosas celestiales.

Fenó menos de este tipo caracterizaron un renacimiento que se inició en 1992 en


Buenos Aires, Argentina, bajo Claudio Freidzon. Segú n una publicació n de las
Asambleas de Dios, Mountain Movers (octubre de 1993, p. 6), en las reuniones de
Freidzon, “a medida que la gente entraba en adoració n y
adoració n, algunos se emborracharon con el Espíritu y no pudieron ponerse de pie.
Otros se rieron en el Espíritu o cayeron bajo el poder de Dios. Cada servicio duró seis
o siete horas. Afuera, cientos esperaban en filas que se extendían alrededor de la
cuadra para entrar a la iglesia ".

Algunos de los componentes del avivamiento fueron evidentes durante varios añ os en


muchos lugares. AL Gill, un destacado misionero de California, vio la 'risa santa' en sus
reuniones en todo el mundo a partir de 1983, culminando con el verano de 1993,
cuando dirigió un seminario de alabanza y adoració n en el Vision Christian Center de
Doug Girard en Chestnut Street en Lawrenceville, Georgia, cerca de Atlanta. Este
seminario estalló en la curació n después de que una mujer se curara dramá ticamente
de un cá ncer de lengua. Las reuniones se prolongaron durante varios días y se
conocieron como el Renacimiento de Chestnut Street.

Tony y Marj Abram, misioneros de Arkansas, también vieron la embriaguez en el


Espíritu y la 'risa santa' en muchos lugares durante varios añ os. Lo observaron por
primera vez en 1986 en una iglesia de las Asambleas de Dios pastoreada por John
Lipton, actualmente de Dover, en Inglaterra.

Una iglesia en Riverside, Nueva Jersey, en las afueras de Filadelfia, East Coast For
Jesus Ministries, pastoreada por Louis Halcomb, estuvo en el centro de un mover
soberano mundial del Espíritu que comenzó a fines de la década de 1980.
Particularmente después de la Operació n Tormenta del Desierto a principios de 1991,
Halcomb comenzó a ver a Dios moverse de maneras inusuales dondequiera que
ministrara. Los perió dicos locales en París, Francia, Ginebra, Suiza, Filipinas,
informaron sobre los avivamientos en estos lugares a raíz de su ministerio. Halcomb
vio a muchas personas muertas en el Espíritu, riendo en el Espíritu, ebrias en el
Espíritu y experimentando liberaciones.

En un caso, cuando Aleen Backsly estaba en la iglesia de Halcomb, la gente murió en el


Espíritu en todas partes. Abrazaría a la gente en el vestíbulo y se caerían. Al mismo
tiempo, afuera, las personas que salían de sus autos caían bajo el poder del Espíritu
cuando sus pies golpeaban el pavimento, y eso causaba problemas a quienes
intentaban estacionar sus autos en el estacionamiento de la iglesia.

Los Ministerios East Coast For Jesus se volvieron influyentes para varias otras iglesias,
incluido el Calvary Worship Center en Port St. Lucy, Florida, pastoreada por Thomas E.
Smith y Bob Roach. Calvary Worship Center experimentó un movimiento soberano del
Espíritu Santo a partir de finales de la década de 1980 que alcanzó nuevas alturas
durante la dedicació n del edificio en julio de 1994, que fue precedida por una semana
de oració n y ayuno. En este caso, el avivamiento no fue el resultado de ningú n
visitante especial, pero hubo un estallido espontá neo de avivamiento y sus fenó menos
asociados, incluida la risa santa, la embriaguez en el Espíritu y otras manifestaciones.
Como resultado de este nuevo brote de avivamiento, comenzaron doce servicios a la
semana. Su nuevo edificio tenía capacidad para 550 personas, pero encontraron
necesario tener dos servicios los domingos por la mañ ana para poder acomodar a
todos.

Segú n Bob Roach, antes del despertar asociado con el ministerio de Rodney Howard-
Browne y el de Toronto Airport Vineyard, cuando LaVerne y Edith Tripp visitaron el
Calvary Worship Center, LaVerne fue asesinado en el Espíritu tan pronto como llegó , y
tuvo que ser llevado al santuario para predicar. En ese momento dijo: "Su iglesia es el
secreto mejor guardado de Estados Unidos".

Bob Roach dijo que “ha habido un movimiento en los Estados Unidos en iglesias má s
pequeñ as del que nadie sabe nada y que ha precedido a los signos má s visibles de
despertares. En un caso, Stan Johnson, ex jugador de pelota profesional de los Yankees
de Nueva York, visitó y enseñ ó sobre la unció n durante un servicio de 6 o 7 horas. La
gente venía en camillas y se levantaba, y esto se grabó en video. Muchos profetas
entran y salen de esa iglesia, entre ellos Ed Corley, cuyo ministerio es muy similar al
de Derek Prince, y Mike Connors, quien en un tiempo fue asociado de AA Allen y quien
también es amigo de Wade Taylor en Pinecrest. Queremos asegurarnos de que sea
Dios trabajando entre nosotros, y estamos viendo tantas vidas cambiar y matrimonios
juntos, y los pastores que regresan a sus iglesias restaurados y renovados. En 1991 o
1992, el Dr. Ron Shaw trajo a Reinhard Bonnke (el cuñ ado de Shaw), y se dio una
tremenda impartició n a los pastores que estaban allí, incluido Rodney Howard-
Browne, quien estaba de visita desde la Iglesia de Karl Strader ( la primera vez que
estuvo allí). Rodney hizo la ofrenda en ese momento y fue uno de los muchos pastores
y líderes que recibieron una verdadera impartició n de Bonnke ”.

Argentina

Karin Detert de Berlín, Alemania, visitó Argentina durante tres semanas y luego
regresó por otros tres meses. Mientras visitaba King's Church en Thanet, Reino Unido,
en octubre de 1994, informó [segú n Peter Verral, lista de vinos nuevos en Internet, 19
de octubre de 1994] que una nueva oleada de poder espiritual en Argentina había
comenzado en 1992, trayendo “un hambre renovada de Dios, un nuevo énfasis en la
santidad personal, un nuevo deseo de oració n y también demostraciones del poder del
Espíritu. . . . En mi iglesia local en Berlín hemos tenido muchas visitas de algunos de
los principales hombres de Dios que está n dirigiendo este avivamiento argentino;
ministros como Omar Cabrera, Carlos Annacondia, Héctor Giménez y Claudio
Freidzon. Durante estos ú ltimos tres meses he tenido el privilegio de trabajar en la
iglesia de Claudio Freidzon y he podido ver y aprender ”.

El preludio de estos eventos fue a principios de la década de 1980, cuando Dios


levantó a Carlos Annacondia, un hombre de negocios convertido en evangelista. “Las
multitudes se reunieron para escucharlo predicar porque su ministerio estaba
acompañ ado de señ ales y prodigios, curaciones (por ejemplo, empaste de dientes) y
liberaciones. En cruzadas masivas, miles de personas aceptaron a Cristo como
Salvador. Prá cticamente todas las iglesias crecieron ”(ibid).

Entonces, segú n Karin Detert,

En 1992, comenzó una segunda ola de avivamiento con Claudio Freidzon, fundador de
una iglesia de Buenos Aires que en cuatro añ os ha crecido a 3000 personas. El pastor
Claudio, quien estaba muy ocupado en todas las á reas de su iglesia, sintió la necesidad
de conocer realmente al Espíritu Santo. Mientras buscaba un encuentro con Dios, el
Espíritu Santo lo tocó un día de una manera poderosa y su ministerio cambió
dramá ticamente. Una presencia inusual del Espíritu Santo comenzó a acompañ arlo en
sus reuniones.
Durante los servicios, a medida que la gente entraba en adoració n y adoració n,
algunos se emborrachaban en el Espíritu y no podían ponerse de pie. Algunos
tuvieron que ser llevados a casa por otros porque no podían conducir ni caminar
solos. Otros se rieron en el Espíritu o cayeron bajo el poder de Dios. Los servicios
fueron muy largos (4-5 horas), se reportaron muchas curaciones milagrosas. Otros
pastores vinieron a ver y recibir la misma unció n. Claudio oró por ellos y recibieron
una unció n fresca y nueva y la llevaron a sus iglesias.

Un sello distintivo de este avivamiento es el énfasis en la adoració n y la alabanza. La


presencia de Dios desciende mientras nos sumergimos en adorarlo. Algunas personas
lloran durante todo el servicio; otros se regocijan con la risa. Muchos son llevados a un
profundo arrepentimiento, pastores y congregació n.

El énfasis en la santidad personal ha hecho que muchos cambien sus estilos de vida.
Menos tiempo viendo la televisió n, por ejemplo. Los críticos han acusado a algunos de
fingir experiencias religiosas. Pero el énfasis en la santidad, el deseo de la gente de
alabar y adorar, y el aumento de la preocupació n por alcanzar a otros con el Evangelio
son genuinos. Y aunque el avivamiento comenzó en la iglesia de Claudio, se ha
extendido a cientos de pastores e iglesias en Argentina.
Dios también ha abierto puertas para un ministerio mundial y, dondequiera que va,
ministra en esta misma unció n, que luego permanece en esos lugares; y así este
avivamiento podría llevarse a muchos otros lugares alrededor del mundo, como por
ejemplo, también a mi propia iglesia en Berlín, donde Dios comenzó a moverse de una
manera tremenda desde septiembre de 1993, cuando Claudio vino a ministrar en
nuestra iglesia.

Esta nueva ola del Espíritu Santo comenzó hace dos añ os y medio en la iglesia de
Claudio y aú n continú a. Tuve el privilegio de ser parte de sus maravillosos servicios
donde la gente siempre estaba atrapada en una tremenda adoració n, a veces llorando
en los servicios, a veces riendo. La presencia de Dios siempre fue muy poderosa. La
gente de la iglesia es muy sana y espiritualmente fuerte en la Palabra. Hay un énfasis
audaz en la necesidad de equilibrio entre la Palabra y el Espíritu. . . .

En mi iglesia en Berlín muchas personas cedieron ante la frustració n porque, al


principio, no habían experimentado una experiencia externa (risa, llanto, caer bajo el
Espíritu). La obra del Espíritu es mucho má s profunda. Estas manifestaciones deben
ser el efecto y no la causa, porque la obra de Dios en este momento es mucho má s
profunda y tiene que ver con asuntos del corazó n. Su Espíritu viene. . . para volver a
encaminar a la Iglesia, restableciendo la disposició n y el deseo de arrepentimiento. É l
está señ alando el pecado y dá ndonos el deseo de dejarlo ir. Pero todo esto viene con
un inmenso sentido y comprensió n del asombroso amor que Dios tiene por nosotros.
Otro aspecto de esta unció n es la creciente compasió n y amor por los perdidos. Dios
nos está preparando para cosechar la cosecha.

La edició n de enero de 1994 de Charisma incluía un artículo sobre Claudio Freidzon,


que informaba:

Una noche reciente en Argentina, 65.000 personas llenaron los asientos, pasillos y la
mayor parte del campo de juego en el estadio Vélez Sarsfield en Buenos Aires. Durante
horas cantaron, aplaudieron y adoraron a Dios. Luego, miles de personas llegaron a la
plataforma donde un apuesto evangelista llamado Claudio Freidzon agitó los brazos
sobre los reunidos cerca del escenario. "¡Recibe la unció n!" Freidzon gritó . En un
instante, como si fuera una señ al, cientos de personas cayeron hacia atrá s. Algunos se
rieron, otros lloraron, algunos yacían inmó viles en el suelo. Estas personas se
desmayaron, dice Freidzon, porque fueron "vencidos por la presencia de Dios". . . .

Lo que sucedió en Vélez Sarsfield esa noche se ha repetido en numerosas ocasiones


desde que Freidzon, de 38 añ os, lanzó su ministerio de cruzada en 1992. Pastor de las
Asambleas de Dios y ex profesor de teología, Freidzon dice que está consumido por
ver iglesias llenas en su país. con la presencia y el poder del Espíritu Santo. . . . hasta
1.000 personas se han convertido en una noche en las reuniones de Freidzon. . . .

El hambre espiritual ha sido evidente en el país sudamericano durante una década,


desde que el evangelista Carlos Annacondia animó a las iglesias locales a unirse en
oració n por el avivamiento. Pero algunos observadores dicen que Freidzon ha traído
una nueva diná mica al despertar espiritual que ha sacudido a Argentina en los ú ltimos
añ os.

“La unció n en Annacondia es para derribar fortalezas demoníacas que impiden que los
perdidos vengan a Cristo”, dice un pastor evangélico de California que ha visitado
Argentina muchas veces. "La unció n de Claudio Freidzon es para edificar la iglesia
mientras se esfuerza por ministrar a tantos nuevos conversos".

El propio ministerio de Freidzon fue influenciado significativamente por Annacondia.


En 1979, cuando Freidzon plantó su primera iglesia en la capital argentina, le resultó
difícil ganar a alguien para Cristo. . . . El éxito de las cruzadas de Annacondia y un
encuentro personal con Annacondia animó a Freidzon a perseverar durante siete añ os
de "desierto espiritual". Luego, en 1986, dice Freidzon, el Señ or le ordenó que
comenzara a predicar en un parque cercano frecuentado por traficantes de drogas.
Ese fue un punto de inflexió n para su ministerio. La Iglesia Rey de Reyes de Freidzon
creció a 2,000 miembros en cuatro añ os.

Pero Freidzon todavía creía que algo faltaba en su ministerio. Dice que descubrió el
ingrediente perdido cuando leyó Good Morning Holy Spirit de Benny Hinn. Ese libro, y
una reunió n posterior con Hinn en 1992, lo convencieron de buscar una intimidad
má s profunda con el Espíritu Santo. . . .

“Los pastores en Argentina buscaban métodos para el crecimiento de la iglesia”, dice.


Pero después de que decidió pasar el mayor tiempo posible escuchando al Espíritu
Santo en oració n, Freidzon comenzó a decirles a los pastores que los métodos no eran
la respuesta.

Su consejo: “No hay método. Debemos buscar la presencia de Dios ”. Fue después de
que conoció a Hinn que la iglesia de Freidzon creció rá pidamente a 4.000 miembros y
sus cruzadas comenzaron a atraer multitudes. . .

“Mi mensaje es simple. Estoy enfatizando la presencia del Espíritu Santo ”.

Rodney Howard-Browne

En julio de 1979, a los dieciocho añ os de edad, Rodney M. Howard-Browne de Port


Elizabeth, Sudá frica, llegó a una encrucijada en su vida. Durante un período de varios
meses, un hambre espiritual creciente se había estado desarrollando dentro de él, y
mientras estaba en una reunió n de oració n interdenominacional con unos dieciocho
jó venes en ese momento, clamó al Señ or: “Dios, o vienes aquí esta noche y tó came, o
me voy a morir y subiré y te tocaré ". Comenzó a gritar, asustando a casi todos los
presentes. Gritó durante veinte minutos: "Dios, quiero tu fuego".

Al describir este incidente en su reunió n de campo quince añ os después (18 de julio


de 1994), dijo que fue como si de repente alguien hubiera tomado gasolina y le
hubiera encendido un fó sforo. El fuego de Dios cayó sobre él instantá neamente y fue
sumergido en el fuego líquido del Espíritu Santo. Se embriagó por completo en el
Espíritu Santo. Estaba fuera de sí. Rebosante, se rió incontrolablemente. Pasó de la
risa al llanto a las lenguas, de nuevo a la risa y al llanto nuevamente. Cuatro días
después, la gloria de Dios todavía estaba sobre él, y en ese momento estaba diciendo:
“Dios, levá ntalo. No puedo soportarlo má s. . . Señ or, soy demasiado joven para morir,
no me mates ahora ". Durante un período de dos semanas, sintió la presencia de Dios.
Dijo que, aunque estas cosas se convirtieron en la base de su ministerio posterior, esto
no fue realmente evidente hasta unos diez añ os después.

En 1980, mientras aú n estaba en su país natal, viajaba en el ministerio con un grupo


de personas denominacionales. É l predicaría y ellos cantarían, pero se le advirtió que
no hablara del Espíritu Santo, sino de Jesú s. Un día, cuando estaban en la sacristía de
una iglesia metodista, una mujer que sufría un dolor terrible pidió oració n. Rodney
dijo que continuó de la siguiente manera:

Me levanté de mi asiento. . . . Iba a poner mi mano sobre su cabeza. . . Y levanté mi


mano y lo puse aquí. Al igual que parecía que sacarías una pistola de seis de una funda
y apuntarías a alguien. Y cuando mi mano llegó AQUÍ, sentí como si las yemas de mis
dedos se desprendieran, y de mi mano fluyó un volumen completo de la unció n y el
poder de Dios, y fluyó directamente de mi mano y fue directo a su frente. y se
derrumbó en el suelo. . . . No había nadie en la habitació n má s asombrado que yo. Y
miré a la mujer y miré mi mano. . . y les diré lo que - mi mano - el fuego de Dios - la
unció n de Dios - la virtud - el dunamis todavía estaba saliendo de mi mano. Sentí como
si mi mano fuera una manguera contra incendios. Y ahora empiezas a ponerte
nervioso, piensas: “Será mejor que mire hacia dó nde señ alo esta cosa.

Y entonces entró el resto del equipo, y yo no sabía qué hacer con él má s que lo que
acabá bamos de hacer, así que dije, levanta las manos '. Bam, Bam, Bam, Bam, Bam,
está n todos en la parte de atrá s de la sacristía. . . . Ahora estoy en problemas. Si el
sacerdote regresa, habré terminado. . . . Así que di la vuelta y me las arreglé para
hacerlo. . . Consígalos bien y sobrios y diga "levá ntate y cá lmate, tenemos que ir a la
reunió n", y logramos levantarlos a todos menos a una chica. La pusimos apoyada
entre dos hombres y los sacamos al auditorio. . . .

Entré al servicio, y esa noche tuve que hablar y le dije al Señ or, le dije: “Señ or, sabes
que no se me permite hablar sobre el Espíritu Santo. Sabes que no tengo permitido
hablar en lenguas. Sabes que no tengo permitido hablar de "caída" y "poder" y estas
palabras. . . . Señ or, ¿có mo podemos tener lo que pasó en la trastienda? . . suceder
aquí? " Y el Señ or me dijo. . . "Llama a todos los que quieran una bendició n". . . . Todos
levantaron la mano. Así que dije: "Está bien, levá ntate, sube y forma fila". . . . Y
entonces yo iba a bajar y poner mis manos sobre la cabeza de la primera persona. Y el
Señ or me dijo: "Ten mucho cuidado y no pongas las manos sobre ellos porque algunas
personas pensará n que los empujará s si lo haces". . . . Tomo mi dedo,. . . se lo puso en
la frente de la primera persona y dije: "En el nombre de Jesú s". . . . Parecía que un
á ngel estaba parado allí con un bate de béisbol y los golpeó en el costado de la cabeza.
Y la persona cayó al suelo. Y bajé por la línea. Bam, Bam, Bam, Bam. Toda la fila estaba
bajo el poder de Dios. . . Algunas personas quedaron inmovilizadas contra el suelo. . . .
durante una hora y media. Algunos de ellos, en el momento en que tocaron el suelo,
estaban hablando en otras lenguas y no habíamos dicho nada al respecto. . . . Y esa
unció n permaneció nuevamente por un período de dos semanas. Algunas personas
quedaron inmovilizadas contra el suelo. . . . durante una hora y media. Algunos de
ellos, en el momento en que tocaron el suelo, estaban hablando en otras lenguas y no
habíamos dicho nada al respecto. . . . Y esa unció n permaneció nuevamente por un
período de dos semanas. Algunas personas quedaron inmovilizadas contra el suelo. . . .
durante una hora y media. Algunos de ellos, en el momento en que tocaron el suelo,
estaban hablando en otras lenguas y no habíamos dicho nada al respecto. . . . Y esa
unció n permaneció nuevamente por un período de dos semanas.

Permítanme decirles ahora mismo, que un joven de dieciocho añ os experimente ese


tipo de unció n, es peligroso. Y luego, de repente,. . . se ha ido. Oré por la gente, se
caerían, pero no era lo mismo. Y pensé que había perdido la unció n. Así que ahora
estoy empezando a orar, a acercarme a Dios y descubrir: "¿Qué he hecho para perder
la unció n y qué fó rmula debo usar para recuperarla?" . . . É l dijo: “No puedes hacer
nada para recuperar esa unció n. . . . Esa unció n no eres tú . . . . Esa unció n soy todo yo.
No tiene nada que ver contigo." É l dijo: "Te acabo de dar una muestra de lo que vendrá
má s adelante en tu ministerio, si eres fiel". Dijo: “Si te lo diera ahora, te destruirías a ti
mismo. . . . No puedo dá rtelo ahora. . . . No hay una fó rmula para ello. Si hubiera una
fó rmula para ello, Lo haría y lo conseguiría, y pensaría que era usted. . . . De ahora en
adelante, siempre que venga esa unció n, sabrá s que no eres tú y sabrá s que soy todo
yo y tendrá s que darme toda la gloria y toda la alabanza y todo el honor ”.

En diciembre de 1987, Rodney M. Howard-Browne llegó a los Estados Unidos para


participar en la obra de evangelizació n, pero no fue hasta abril de 1989 en Clifton
Park, cerca de Albany, al norte del estado de Nueva York, que comenzó a experimentar
un avivamiento continuo durante sus reuniones. . En una entrevista de 1994 en TBN
con Paul Crouch, Rodney Howard-Browne dijo sobre el comienzo del avivamiento que,
mientras predicaba, “El poder de Dios cayó en el lugar sin previo aviso de repente. La
gente empezó a caerse de sus asientos. . . . rodando en el piso. El mismo aire se movía.
La gente empezó a reír incontrolablemente mientras no había nada gracioso. . . .
Cuanto menos prediqué, má s personas se salvaron.

A partir de este momento, estos fenó menos acompañ aron regularmente su ministerio.
Una descripció n de algunas de sus reuniones en la Iglesia Cristiana Emmanuel de
Spring Hill, Florida, pastoreada por Bill Wilson, apareció en la edició n del 14 de
febrero de 1993 del St. Petersburg Times ("Señ ales y maravillas" de Dan DeWitt): "El
avivamiento No solo fue el má s grande en la historia del condado de Hernando, dicen
los creyentes, sino el má s inspirador. Hasta ochocientas personas se reunieron
durante los servicios nocturnos. . . . Algunos adoraban diez horas al día. Casi todos
afirman haber renacido, haber sido cautivados por el gozo de Dios o haber sido
sanados de una enfermedad emocional o física de larga duració n ". En una reunió n en
Tabernacle Assembly of God en Orchard Park, Nueva York, en mayo de 1994, Bill
Wilson informó que el avivamiento en su iglesia había continuado sin cesar desde que
comenzó .

La influencia de Rodney Howard-Browne pronto alcanzó proporciones mundiales.


Ken y Nancy Curtis de Clearwater, Florida, grabaron una cinta de video, "La risa
escuchada alrededor del mundo", que documenta la propagació n de este avivamiento
en Filipinas, Singapur, Rusia y Á frica después de recibir su propia impartició n inicial
en una serie de eventos de Rodney. reuniones en los Estados Unidos.

Kenneth Copeland

Rodney Howard-Browne ministró en una reunió n de Kenneth Copeland,


probablemente en algú n momento durante 1992 o 1993. Después de que Kenneth
Copeland lo llamó al frente, Rodney comenzó a profetizar:

Este es el día, esta es la hora, dice el Señ or, en que me muevo en esta tierra. Este es el
día en que haré que te adentres en el reino de lo sobrenatural. Porque muchos han
predicado, y se ha profetizado en la antigü edad y se ha dicho que se avecina un
movimiento. Pero oh, es incluso ahora e incluso en la puerta. Porque las gotas de lluvia
comienzan a caer para la gloria de Dios. Sí, sí, muchos de ustedes que se han sentado
en el umbral y han dicho: "Oh, Dios, ¿cuá ndo debería ser?" Oh, sabes que este es el día
y esta es la hora en la que dará s un paso hacia ese lugar hacia mi gloria. Porque este es
el día de la gloria del Señ or que viene con gran poder. . . . Porque voy a romper el
molde, dice el Señ or, en muchas de sus vidas y en muchos de sus ministerios. E incluso
lo que se sabía, la forma en que operabas en los días pasados, oh,
Oh, porque hay un fuego en el interior de ellos. Porque este es el día del fuego y la
gloria de Dios que viene a Su Iglesia. Levá ntate hoy con gran valentía. Levá ntate hoy y
llénate de nuevo del vino nuevo del Espíritu Santo. Levá ntate este día. . . .

Kenneth Copeland luego se dirigió a Rodney, con gestos, mientras hablaba en lenguas.
Aú n frente a Kenneth Copeland, Rodney le respondió en lenguas con aparente
significado. Kenneth Copeland luego se rió en respuesta. A cambio, Rodney se rió .
Mientras ministraba a alguien, Rodney Howard-Browne dijo: “Porque hay una nueva
dimensió n que viene a su ministerio y sí, usted lo ha sabido, sí, lo ha tenido hambre y
ha dicho, 'Oh, Dios'. Pero el Señ or les diría esta noche: 'Sí, incluso en esta nació n'.
Porque te has concentrado en el tercer mundo. Pero esta nació n verá a través de tu
ministerio una gran efusió n del Espíritu, porque este es el día, dice el Señ or. Y correrá s
[lenguas]. Y algunos han pensado: '¿Qué va a hacer ahora?' No lo van a saber. Oh,
incluso estará n má s confundidos [lenguas] ".

Kenneth Copeland habló en lenguas, y Rodney luego dijo: “Porque mientras has
predicado mi palabra, aun los milagros, las señ ales y las maravillas que has visto, que
sucedieron, está n ocurriendo en otras naciones, comenzará n a suceder. lugar, y la gran
dimensió n de lo sobrenatural, esa gran dimensió n del Espíritu que has ansiado y
llorado, sí, incluso esta noche, es tu porció n ".

Má s tarde, Kenneth Copeland puso sus manos sobre Rodney Howard-Browne, quien
cayó al suelo. Kenneth Copeland luego se arrodilló , puso sus manos sobre Rodney y
profetizó sobre él:

El reino má s grande que has estado viendo durante toda la noche es el escenario que
tienes ante ti en el que te he llamado para que entres, y esto es solo el comienzo. Es
só lo el comienzo del derramamiento que ya ha comenzado de la primera y la tardía
lluvia. Manténgase preparado. Mantente en esa hendidura de la roca y la buena
presencia del Espíritu Santo vendrá en formas que no conoces en este momento
[lenguas]. El espíritu que ha sido enviado por el diablo para estorbarlos, herirlos y
retenerlos se ha quebrantado y ya no los obstaculizará má s.
Karl Strader

En febrero de 1993, Karl Strader, pastor de Carpenter's Home Church en Lakeland,


Florida, y su esposa, Joyce, estaban en Hawai para una conferencia de Adoració n '93,
donde Norvel Hayes profetizó que un tremendo viento del Espíritu estaba a punto de
llegar. a ellos. Joyce Strader escribió en Ministries Today (julio / agosto de 1993, p.
38): “Llegamos a casa el sá bado por la noche. Ese domingo por la mañ ana, Carpenter's
Home Church comenzó una serie de reuniones planificadas de una semana con el
evangelista sudafricano Rodney Howard-Browne. Pero Dios tenía una sorpresa para
nosotros. Las reuniones se prolongaron durante cuatro semanas, y miles de personas
acudieron en masa a la iglesia para ver y probar el nuevo mover de Dios. . . . Pero Dios
nunca tuvo la intenció n de que durara solo una semana. Un avivamiento en toda regla
ha llegado a Florida Central y a la Iglesia Hogar de Carpenter ".
Durante los primeros meses de 1993, Rodney Howard-Browne pasó un total de trece
semanas en esa iglesia, y líderes cristianos de muchas partes de los Estados Unidos,
incluido Richard Roberts, rector de la Universidad Oral Roberts, asistieron a las
reuniones para observar y observar. participar y ministrar en la nueva unció n.
Charisma (agosto de 1994, p. 24), afirmó que la gente viajó en avió n para estas
reuniones desde Á frica, Gran Bretañ a y Argentina para ver qué estaba sucediendo.

Bud Williams

Entre las personas profundamente conmovidas por las reuniones de Rodney en la


iglesia de Karl Strader a principios de 1993 se encontraba un sacerdote episcopal, Bud
Williams (Hugh E. Williams III), quien había sido pionero en la iglesia episcopal de
Cristo Rey en Lakeland, Florida, como un alcance de otra parroquia que comenzó en
1984. Su iglesia no estaba lejos de Carpenter's Home Church, y su teclista tocaba los
domingos por la noche en esa iglesia. Mientras Rodney estaba allí, el teclista de Bud lo
llamó durante un servicio vespertino y le dijo: "¡Enciende tu radio, tienes que escuchar
esto!" Lo hizo y escuchó a la gente reír. Había mucho tiempo muerto, lo cual era muy
inusual, ya que esta estació n en particular normalmente regresaba a su programació n
programada regularmente ante la menor indicació n de tiempo de inactividad.

La esposa de Bud, Fran, pronto asistió a una de las reuniones, pero cuando él le
preguntó al respecto, ella dijo que Rodney se burlaba de “aquellos que usan el cuello al
revés y que usan esas tú nicas y se llaman a sí mismos padre pero parecen madre. "
Esto no era particularmente atractivo para él como sacerdote episcopal, pero todavía
tenía curiosidad por saber por qué Rodney tenía reuniones casi todos los días de la
semana durante varias semanas seguidas, por lo que decidió investigar má s a fondo.
Asistió a dos reuniones de las 10:00 am y se fue alrededor de las 12:00 o 12:30,
mientras las reuniones aú n estaban en curso.

Había escuchado a varios pequeñ os grupos de personas reír, pero aparte de eso, no
sentía que hubiera nada particularmente inusual en las reuniones. Pero luego, un
domingo por la noche, Andrea, una joven de la iglesia de Bud, llegó a su oficina a las
7:15 y lo invitó al avivamiento. Así que fue, y había 7.000 presentes. Con la esperanza
de que no lo reconocieran, se puso ropa de calle y se sentó en la parte de atrá s. Rodney
Howard-Browne comenzó a caminar un poco y se detenía y miraba a la gente durante
largos períodos de tiempo. Luego les decía que salieran al pasillo, y les decía "llenos", y
ellos caían bajo el poder del Espíritu.
En poco tiempo, Rodney comenzó a caminar hacia él. Bud dijo má s tarde que en este
punto, estaba pasando por una lucha, y su cabeza estaba discutiendo con su corazó n.
Su cabeza le decía a Rodney: "Seguramente no vendrá s má s lejos, mantente alejado de
aquí", pero en su corazó n le estaba diciendo: "Desearía que orara por mí". Entonces
Rodney fue hacia la parte de atrá s y lo miró fijamente durante un largo rato. Pronto,
señ aló a Bud y Andrea, y a dos personas detrá s de ellos, y les dijo a los ujieres: "Esos
cuatro, trá iganlos aquí". Dijo “lleno” y cayeron al suelo. Bud se echó a reír
incontrolablemente durante veinte minutos, y finalmente logró gatear sobre sus
manos y rodillas hasta su asiento. Aunque no estaba seguro en ese momento de lo que
había sucedido, má s tarde se dio cuenta de que Dios había abierto su caparazó n.

El Señ or pronto cambió la direcció n de su ministerio de pá rroco a evangelista, a pesar


de que "no hay exactamente una gran demanda de evangelistas en la iglesia
episcopal". Sin embargo, a los pocos días se le pidió que hablara en iglesias que nunca
había conocido por personas que no había conocido, y casi de inmediato, estaba
difundiendo el avivamiento por todo el mundo. Segú n Charisma (agosto de 1994, p.
23), en un añ o había hablado ante 100.000 personas en 120 reuniones en veinte
ciudades diferentes.
Oral Roberts

Como resultado de sus reuniones en Lakeland, Florida en la Iglesia Hogar Carpenter,


Rodney Howard-Browne fue invitado al Centro de Entrenamiento Bíblico Rhema en
Tulsa, Oklahoma, y a la Universidad Oral Roberts, también en Tulsa, donde Oral
Roberts habló con Rodney Howard- Browne de la siguiente manera:

Cuando mi hijo Richard fue a Lakeland donde tú habías predicado. . . cuando entró en
el edificio [Carpenter's Home Church], el Espíritu del Señ or cayó sobre él y no pudo
predicar. Cayó bajo el poder de Dios y se rió y rió y lo pusimos en nuestro domingo
por la mañ ana. . . programa de televisió n dos domingos seguidos. Y ha habido má s
conversaciones durante esas dos medias horas de las que hemos tenido en meses y
meses. La gente se ha estado riendo en todo Estados Unidos a través de esos dos
programas que hizo Richard mientras estuvo allí. . . y mi esposa y yo nos sentamos allí
y miramos y reímos y lloramos.

Creo que soy el má s conmovido esta noche porque Dios está en el ahora. . . . Y la
corriente siempre fluye. Refluye y marea. Y de vez en cuando dice: "Es hora de otro
nivel de mi mudanza". Y pone Su mano sobre alguien en quien nadie pensó . Ninguno
de nosotros fuimos conocidos por la gente. Nadie nos hubiera elegido. Pero el Rey de
reyes y Señ or de señ ores sabe algo que nosotros no sabemos. . . . Y mi hermano, el
Señ or me trajo aquí esta noche. Nunca te conocí en persona. Estuve en Sudá frica dos
veces en el estadio de Wembley, cuando vinieron 30.000 por noche y su familia estaba
allí, pero usted no nació en ese momento. Creo que dijiste que tu hermano fue salvo en
esa reunió n, pero solo quiero que sepas que yo sé quién eres. [É l pone una mano sobre
su hombro y comienza a hablar en lenguas.] Levantado de una nueva clase de semilla.
Con un nuevo tipo de revelació n de que aquellos en el Espíritu sabrá n lo que es.
Aquellos que no está n en el Espíritu y nunca entrará n en él no lo sabrá n, así que no
podemos culparlos. Sin embargo, una nueva ola. No es algo que estés haciendo.

Oral Roberts luego cayó bajo el poder del Espíritu Santo.

Richard Roberts, el hijo de Oral, dijo entonces: “Hermano Rodney, este ha sido el
verano má s difícil de mi vida. . . . Pasaron varias semanas antes de irme [a Lakeland]. Y
el hermano Strader había dicho: 'Richard, cuando vengas, todos los que han predicado
en mi iglesia desde que el hermano Rodney estuvo aquí se han llenado de un nuevo
bautismo de gozo'. [Le dije] 'Bueno, déjame que me pase'. Porque, habiendo contraído
cuarenta millones de dó lares de deuda [Richard Roberts se echa a reír. Todos ríen.] . . .

Ese nuevo bautismo me golpeó en Lakeland. No estaba preparado. Pero se ha quedado


en mí. Estaba volando a casa, leyendo un libro en un avió n y comencé a reír
incontrolablemente. La azafata pensó que algo andaba mal. La gente que me rodeaba
pensaba que algo andaba mal. [Risas.] Y estuve en reuniones de negocios y alguien
venía y decía: 'Aquí hay algo y no tenemos dinero para pagarlo', y yo simplemente me
caía y me reía. [La risa.] . . . Dios por Su Espíritu me habló y dijo: 'De la misma manera
que te está s riendo aquí, te vas a reír mientras yo pago la deuda de cuarenta millones
de dó lares' ”.

La Universidad Oral Roberts luego canceló las clases durante dos días a favor de las
reuniones de Rodney Howard-Browne. Al cierre de la primera reunió n, 4.000
estudiantes y profesores se alinearon en los pasillos y en el césped de la escuela. "La
mayoría de ellos terminaron en el suelo después de que Howard-Browne los tocó ",
informó Charisma.

Charles y Frances Hunter

En un momento durante las reuniones en la Iglesia Carpenters Home, Karl Strader


había telefoneado a Charles y Frances Hunter, los autores cristianos conocidos con
base en la iglesia de John Osteen en Houston, Texas, para contarles lo que estaba
sucediendo. Luego contactaron a Marilyn Hickey para preguntarle al respecto. En su
libro sobre el avivamiento, Holy Laughter (Kingwood, Texas: Hunter Books, 1994), p.
De 36 añ os, Frances Hunter escribió : “¡Nunca había escuchado a Marilyn tan
emocionada! Ella compartió má s experiencias de lo que había sucedido durante las
reuniones de Rodney Howard-Browne, no solo en Florida sino también en Denver.
Esto no solo le sucedió a ella, sino que también afectó a su hija, Sarah. De hecho,
¡pasaron la noche antes de la boda de Sarah en la reunió n de Rodney, riendo!

Charles y Frances Hunter entraron en contacto con el avivamiento cuando fueron a la


reunió n del campamento de invierno de Rodney Howard-Browne en Lakeland,
Florida, en diciembre de 1993, donde “vieron demostraciones de poder con Rodney
simplemente señ alando a las personas que luego caerían bajo el poder de Dios ”(p.
38). Los Cazadores luego fueron a la iglesia de Wayne Jackson, Great Faith Ministries
en Detroit, Michigan, donde algunas de las mismas manifestaciones comenzaron a
surgir como resultado de su ministerio (pá gs. 40-50).

En la primavera de 1994, los Hunters llevaron el avivamiento a Londres, Inglaterra


(pá gs. 51-57). Las reuniones de Londres se llevaron a cabo en una iglesia pentecostal
pastoreada por Colin Dye, el Templo de Kensington, una de las iglesias má s grandes de
Gran Bretañ a, donde estuvieron representadas má s de 116 naciones. Había un grupo
de veinte de Irlanda que estaban ansiosos por traer la unció n a Irlanda (p. 54). “Los
escoceses estaban allí y se llevaron esto a su nació n. También estuvieron allí
representantes de otros países, y riendo, pero con seriedad, se llevaron esto a Suiza y
Alemania ”(p. 55). “Para el domingo de Pascua era imposible que toda la gente entrara
a la iglesia. . . . Afuera estaba nevando y nos dijeron que habían cerrado las puertas con
cerrojo para mantener fuera a las personas que estaban tratando de derribar las
puertas para entrar en este gran mover de Dios ”(ibid).

Poco después, los Cazadores fueron a La Haya y Rotterdam en Holanda (pá gs. 57-59),
donde treinta visitantes de Bélgica luego llevaron el avivamiento de Rotterdam a su
propio país (pá g. 59).

Ray Sell

Ray Sell, quien murió repentinamente de una enfermedad de la sangre en diciembre


de 1994, fue uno de los evangelistas má s poderosos del avivamiento. Durante mayo y
junio de 1994, sucedieron cosas increíbles en el oeste del estado de Nueva York como
resultado de su ministerio. Segú n algunos informes, en mayo, mientras Ray Sell estaba
ministrando en el Instituto Bíblico Elim en Lima, Nueva York, la gloria shekinah visible
del Señ or se hizo manifiesta.
Ray había sido conmovido por el avivamiento después de visitar las reuniones de
Rodney Howard-Browne en la Iglesia Cristiana Emmanuel en Spring Hill, Florida en
febrero de 1993. Aunque era pastor de otra iglesia, pasó algú n tiempo como 'receptor'
de Rodney mientras estaba en Florida. Renunció a su iglesia y continuó asistiendo a
Emmanuel antes de comenzar su ministerio itinerante como evangelista el añ o
siguiente.
Las primeras aperturas en 1994 lo llevaron a Michigan. Gerald Tricket de las
Asambleas Misioneras de Elim asistió a las reuniones de Ray allí y se sintió recién
ungido. Por lo tanto, Gerald lo invitó a su iglesia al norte de Detroit, y allí también
siguió una lluvia de bendiciones. Emocionado por lo que estaba sucediendo, Gerald
llamó a otro asociado, Ron Burgio, en Buffalo e insistió en que asistiera a las
reuniones. En Buffalo hubo otro encuentro glorioso en el Señ or, y se instó a asistir al
pastor de Elim Gospel Church en Lima, y se revolucionó . ...

Carlton y Elizabeth Spencer llegaron a Elim para las reuniones de Ray Sell allí a
principios de mayo. Carlton Spencer escribió [a Richard & Kathryn Riss, 10 de
diciembre de 1994] “Nunca habíamos tenido tantos que vinieran y se quedaran tan
tarde - de 7:30 pm a 2:00 am no era infrecuente. ¡Dios estaba allí y las vidas se
revolucionaron! La Conferencia Anual de Pastores de Elim Fellowship se reunió
inmediatamente después de las reuniones de Sell. Ray se quedó , ministrando dos
veces, creo. Pero los pastores que ya habían tenido un nuevo encuentro con el Señ or
siguieron imponiendo las manos sobre muchos, y el desbordamiento continuó . Esto
hizo muchas vacantes para Ray en Nueva York, Pensilvania y Ontario, hasta Ottawa, y
la bendició n siguió ”.

Una de las personas que asistió a las reuniones de Ray Sell en Love Joy Gospel Church
en Buffalo, Nueva York, Ted Pawlicki, escribió el 17 de mayo: “Las reuniones
continú an y son bastante extraordinarias. La gente sube para orar y a menudo se cae,
a veces riendo. He estado en varias de estas reuniones y siento que el Señ or está
realmente en ellas. Se está n cambiando muchas vidas ".

Al día siguiente, escribió : “Ray Sell. . distribuye los libros de Rodney. Sin embargo, las
prá cticas de caer, reír, etc., han continuado en la Iglesia después de que este
compañ ero se haya ido. . . . Todo esto es muy nuevo para mí. La primera reunió n de
este tipo fue hace solo un mes. . . . Cuando vi por primera vez estas cosas, estaba
enormemente escéptico. No obstante, no puedo negar el hecho de que probé los
primeros frutos de estos eventos y los encontré bastante dulces y saludables. Puedo
ver evidencia de la obra del Espíritu Santo (tanto en mi propia vida como en la vida de
quienes me rodean) a través de estas reuniones y manifestaciones ".
Mona y Paul Johnian

En la edició n de junio de 1994 de Charisma (pá gs. 54-58), había un artículo de Steven
Smith sobre la propagació n del avivamiento en el Christian Teaching and Worship
Center (CTWC) en Woburn, un suburbio de Boston. La iglesia de 450 miembros es
pastoreada por Mona Johnian y su esposo Paul. Su libro, Fresh Anointing (South
Plainfield, NJ: Bridge Publishing, 1994), proporciona 132 pá ginas de descripciones del
nuevo avivamiento desde su perspectiva.

Segú n Charisma, el avivamiento estalló en su iglesia después de que asistieron a las


reuniones de avivamiento dirigidas por Rodney Howard-Browne en Jekyll Island
Georgia, en noviembre de 1993. Al principio, Mona no estaba impresionada por los
diversos fenó menos que observó allí, pero estaba sorprendida de que su propio
pastor, Bill Ligon de Brunswick, Georgia, cayera al suelo cuando Rodney Howard-
Browne le impuso las manos. "Bill es el epítome de la dignidad, un hombre totalmente
bajo control", dijo. El primer capítulo de su libro describe una reunió n en su iglesia en
la que estalló un avivamiento mientras Bill Ligon estaba allí como ministro invitado.
Desde la iglesia de los Johnianos, el avivamiento se extendió a otras iglesias, incluida la
Iglesia Bautista de Bath de Bath, Maine, pastoreada por Greg Foster.

En un video titulado Revival, producido en su iglesia en agosto de 1994, Paul Johnian


dijo: “No podemos refutar el testimonio de la Iglesia. . . . Lo que está ocurriendo aquí
no es un accidente. No ha nacido del hombre. Es por el Espíritu de Dios. . . . La ú ltima
semana de octubre de 1993, Mona y yo fuimos a Georgia. Pertenecemos a una
Confraternidad de Ministerios Carismá ticos y Cristianos Internacionales, y fuimos allí
para la conferencia anual. Y se nos impusieron las manos. Y fuimos ungidos. Y voy a
ser completamente honesto contigo. Lo que presencié allí al principio ni siquiera lo
entendí. Llegué a la conclusió n de que lo que estaba sucediendo no era de Dios. . .
porque había demasiada confusió n. . . . Vi algo que no pude comprender con mi
comprensió n finita. Y fue solo cuando escudriñ é las Escrituras y le pedí a Dios que me
mostrara y me revelara la verdad que vi que lo que estaba sucediendo en el Cuerpo de
Cristo era un mover soberano del Todopoderoso. Y yo, por mi parte, quería
humillarme y ser parte del movimiento soberano del Todopoderoso. Y volví.
Realmente no sentí ningú n cambio dentro de mí. Pero regresé simplemente creyendo
a Dios que iba a hacer algo diferente en nuestra congregació n ”.
Jerry Gaffney

Jerry Gaffney, un evangelista itinerante del á rea de la península del norte de


Washington, comenzó a presenciar signos inusuales de avivamiento en las diversas
iglesias en su á rea comenzando en su iglesia local, Westgate Chapel en Edmonds, parte
de la Fraternidad de Asambleas Cristianas, el 23 de octubre. 1993. Esta iglesia entró
en avivamiento continuo el 11 de febrero de 1994, cuando todos menos cuatro en la
congregació n cayeron al suelo bajo el poder de Dios. Antes de esto, había pasado má s
de un añ o y medio orando entre cuarenta o cincuenta horas a la semana.

A fines de febrero, Jerry y su pastor fueron a la ciudad de Nueva York y Washington


DC para visitar a varias personas en el ministerio, incluidos Jim Simbla, David
Wilkerson y Rodney Howard-Browne. Dijo que cuando estaba en las reuniones de
Rodney Howard-Browne en una Iglesia de Dios en Washington DC el 28 de febrero de
1994, el Señ or parece haberle puesto este manto para esparcir el avivamiento de una
manera inusual.
En marzo, después de que regresó a su iglesia local en el estado de Washington, en
una serie de tres servicios celebrados en un día, 118 personas vinieron a Cristo y una
dama con la espalda rota fue sanada.

El domingo siguiente, Jerry habló en una iglesia de Cuatro Cuadrados, donde treinta
personas corrieron hacia adelante para orar y veinte cayeron bajo el poder de Dios.
Entre los que terminaron corriendo para orar se encontraba un joven que sus padres
habían llevado allí contra su voluntad. En ese momento, todavía estaba drogado con
heroína. Las reuniones se llevaron a cabo allí dos veces al día, seis días a la semana,
durante otras 26 semanas, a partir del 10 de abril de 1994. Hubo muchos testimonios
de curaciones y de personas que experimentaron la obra de Dios en sus vidas.

Poco después, las reuniones se llevaron a cabo en la Asamblea de Dios del Faro en Port
Angeles durante tres semanas, luego en Sequim, Forks, Bremerton, Blaine, Silverdale,
Ocean Shores y Central Park. Las reuniones en Sequim tuvieron que trasladarse de la
iglesia de Cuatro Cuadrados a la iglesia de las Asambleas de Dios después de la
primera semana debido a las multitudes. Las reuniones en Sequim duraron cuatro
semanas.

Luego, en una reunió n del viernes en Forks, un tercio de la ciudad entera se presentó y
alguien fue sanado de un hombro dislocado. Después de dos semanas en Forks, fue a
Bremerton, donde la gente se presentaba a las 5:00 para los servicios a partir de las
7:00. La gente no podía esperar
el llamado al altar. Durante la reunió n decían: "¿Tengo que esperar para ser salvo?"
Querían responder al llamado al altar horas antes de que fuera dado. En un caso, una
señ ora vino corriendo con un niñ o adolescente, queriendo ser salvada.

Jerry pasó cinco semanas en Blaine, Washington después de dejar Bremerton, luego
fue a Silverdale por otras cinco semanas, donde cinco personas corrieron al frente de
la iglesia para ser salvas. Después de unas vacaciones de dos semanas, Jerry fue a
Ocean Shores durante cuatro semanas y a Central Park durante las primeras cuatro
semanas del nuevo añ o. Luego, durante las siguientes seis semanas estuvo en Sequim,
donde hubo ocho bodas en una reunió n.

Una de sus prá cticas má s inusuales es que realiza ceremonias de boda en el lugar para
las personas que se arrepienten de la fornicació n, para evitar que vuelvan a caer en el
pecado. Dijo que en un servicio de Pascua, cantaron dos canciones, bautizaron a veinte
personas (muchas de las cuales estaban drogadas y que comenzaron a caer bajo el
poder cuando se bautizaban), celebraron una boda para varias personas, tuvieron un
sermó n, cantó canciones, tomó una ofrenda y luego tuvo una recepció n para la boda.

Cuando celebró reuniones en Marysville, California, una de las personas presentes dijo
que junto al día en que recibió su salvació n, fue el día má s sagrado de su vida porque
había tanta intensidad en la presencia de Dios. Una de las personas má s
conservadoras de la iglesia estaba temblando bajo el poder de Dios.

Estuvieron presentes en estas reuniones Roy y Anne Collins, quienes estuvieron en las
reuniones de Branham y Kathryn Kuhlman hace añ os. Lloraron y lloraron y dijeron:
"Está comenzando de nuevo".

En sus reuniones, entre el cincuenta y el sesenta por ciento de los que vienen a Cristo
normalmente han continuado en la fe. John Wilcox, quien asistió a una de las
reuniones de Jerry Gaffney en Lighthouse Assembly of God en Port Angeles, comentó
que “El poder de Dios para salvar y sanar era evidente, y muchos murieron en el
Espíritu. Jerry es un hombre humilde, y este mover de Dios a través de él es
evidentemente soberano; obviamente, no hay falsificació n o autoglorificació n
[involucrada] ".

Las iglesias de los viñ edos


En 1988, John White escribió When The Spirit Comes With Power, sobre el
avivamiento y su relació n con extrañ as manifestaciones de comportamiento, como
caer al suelo, temblar y gritar. El tema de este libro llegó a ser muy oportuno para el
avivamiento y, en cierto sentido, fue profético, ya que contenía una gran cantidad de
referencias a John Wimber y el movimiento Vineyard.

Segú n John Wimber ("Vineyard Reflections", mayo / junio de 1994, p. 1), en


septiembre de 1976, Bob Fulton, Carol Wimber, Carl Tuttle y algunas otras personas
comenzaron a reunirse en la casa de la hermana de Carl Tuttle para orar. adorar y
buscar al Señ or. Escribió que para cuando se involucró varios meses después, "el
Espíritu de Dios ya se estaba moviendo poderosamente". Durante la primavera de
1977, esto se convirtió en Vineyard Christian Fellowship of Anaheim, que en diecisiete
añ os se había convertido en la iglesia madre de má s de 550 iglesias Vineyard en todo
el mundo. Durante esos añ os, VCF Anaheim tuvo lo que John Wimber describe como
"una interacció n continua con el Espíritu Santo en la que tendríamos reflujos y
reflujos" (ibid, p. 2).
Después de un ataque de cá ncer en 1993, Wimber dijo que para octubre de ese añ o, el
Señ or le había hablado diecisiete veces que esta sería una “temporada de nuevos
comienzos” para las iglesias de Vineyard. Llevó este mensaje de un nuevo comienzo a
una reunió n de la Junta de Vineyard en noviembre de 1993 en Palm Springs. En la
misma reunió n, John Arnott, un superintendente regional de las Iglesias Vineyard en
Ontario, Canadá , aprendió de Happy Leman, Supervisor Regional del Medio Oeste, 
có mo el Espíritu Santo recientemente renovó y refrescó poderosamente a Randy Clark
(VCF St. Louis) en una reunió n dirigido por el evangelista Rodney Howard-Browne en
Tulsa, Oklahoma (ibid, p. 3). Randy comenzó a presenciar efusiones similares en su
iglesia local y en otros lugares, y John Arnott lo invitó a Toronto [o, má s
específicamente, a Mississauga, en las afueras de Toronto] para ministrar en su iglesia.
Estas reuniones comenzaron el 20 de enero de 1994 y “se convirtieron en cuatro días
de reuniones. . . meses de reuniones casi nocturnas en numerosos lugares de Ontario.
Desde entonces, se ha derramado a través de aquellos que lo han visitado en
reuniones de renovació n similares en todo Estados Unidos, Canadá , el Reino Unido e
incluso Europa ".
(ibídem).

Segú n Charisma (junio de 1994, p. 53), a las pocas semanas de las reuniones que
comenzaron el 20 de enero, la gente venía de la ciudad de Nueva York, Dallas, Fort
Wayne y Nueva Orleans y regresaban a sus propias iglesias para celebrar reuniones
prolongadas. en sus propias á reas.

El nú mero del 15 de marzo de 1994 de Christian Week, un perió dico publicado dos
veces por semana en Winnipeg, Manitoba, presentó el avivamiento en su portada en
un artículo titulado "Holy Laughter Lifting Spirits", de Doug Koop, quien escribió :
"Desde el brote De alegría comenzó a mediados de enero, el Airport Vineyard viene
realizando servicios seis noches a la semana, algunas en instalaciones alquiladas para
albergar multitudes de hasta mil personas. A mediados de febrero informaron una
asistencia promedio nocturna de 800 personas. . . El fenó meno se ha extendido por
todo el sur de Ontario y se estaban llevando a cabo má s reuniones en ciudades como
Cambridge (una asistencia nocturna promedio reportada de 600), Stratford (300),
Barrie (250) y Hamilton (250) ".

Randy Clark dijo que no podía explicar su repentina participació n como líder en un
nuevo derramamiento del Espíritu de Dios, afirmando que había tenido
"relativamente poco éxito en 23 añ os de ministerio". Sin embargo, "un cambio
importante tuvo lugar en su vida el verano pasado cuando asistió a los servicios
dirigidos por el evangelista pentecostal nacido en Sudá frica Rodney Howard-Browne",
segú n el artículo, muchos líderes de la iglesia estaban comenzando a experimentar un
"gozo sobrenatural" como resultado de asistir a reuniones semanales en Toronto para
pastores bautistas, presbiterianos, reformados, pentecostales, anglicanos y de la
Iglesia Unida. “Clark también ha aceptado varias invitaciones para hablar con pastores
y líderes laicos en entornos denominacionales, especialmente con los grupos bautistas
de la Convenció n y la Confraternidad”.

En junio de 1994, Daina Doucet de Toronto informó en Charisma (pá gs. 52-53) que el
movimiento se había extendido a presbiterianos, nazarenos, pentecostales, hermanos
menonitas, anglicanos y líderes de la Iglesia Unida de Canadá , todos los cuales asistían
reuniones nocturnas en Airport Vineyard Christian Fellowship. Guy Chevreau, un
pastor afiliado a la Convenció n Bautista de Ontario y Quebec, fue citado en el sentido
de que el avivamiento está “cruzando denominaciones y las barreras
denominacionales está n cayendo. . . . De lo que estamos hablando aquí es de la
presencia manifiesta de Dios, de tal manera que É l es visto, sentido y experimentado y
la vida de la gente está cambiando ".

John Arnott lo ha descrito como un “avivamiento sin nombre y sin rostro. . . .


Bá sicamente es gente de la que nadie ha oído hablar de repente que ministran
poderosamente en el Señ or ”(ibid).

Randy Clark

En la Conferencia “Catch The Fire” en Toronto el 13 de octubre de 1994, Randy Clark


dijo que en 1986, había comenzado un período de sequedad, presunció n y
autosuficiencia en las Iglesias Vineyard. Aunque había cierto ritual o liturgia,
realmente no había ninguna expectativa de que Dios entrara en medio de todo eso.
Fue una época de desá nimo y desilusió n. En su iglesia, solo hubo tres curaciones de
enfermedades terminales durante un período de ocho añ os. Comenzó a tomar cursos
de varios institutos de crecimiento de la iglesia. En su cabeza sabía que Dios podía
aparecer, pero realmente no esperaba que sucediera. É l “se sentía vacío, impotente y
tan poco ungido. . . . Emocional, espiritual y físicamente sabía que me estaba
quemando ". En agosto de 1993, estaba cerca de una crisis nerviosa. Temblaba cada
vez que se criticaba a su iglesia,

Mientras todavía estaba pasando por esta experiencia en el desierto, Randy se


desanimó y miró el éxito de otro pastor que era amigo suyo, Steve Sjogren. Comenzó a
darse cuenta de que tendría que hacer las cosas de manera diferente. Fue a los líderes
de su iglesia y les dijo que quería regresar y comenzar de nuevo, y hacer un cambio
brusco en la forma en que se estaban haciendo las cosas.

Fue en este punto que Randy recibió una llamada telefó nica inesperada a la
medianoche de un amigo suyo, Jeff McClusky, quien tenía el don del discernimiento. Le
preguntó : "¿Có mo está s?" y "¿Có mo le va a su iglesia?" Para mostrar una buena
fachada, Randy dijo que las cosas estaban bien, pero Jeff comenzó a hablar sobre
algunos de sus propios problemas. Había estado al borde del suicidio. Una vez había
conocido la gloria de Dios, y se había ido. Luego, recibió una llamada telefó nica de un
amigo llamado Donny que le preguntó : "Jeff, ¿qué te pasó a eso de las 3:00 am?" Lo
habían llevado a orar por él justo cuando estaba a punto de suicidarse. Poco después,
la tía de Jeff, Mary Ellen Hutchins, llamó y dijo que se estaba cansando de que la
despertaran a las 3:00 am para orar por él.

Después de que Jeff contó algunas de estas cosas, Randy admitió que las cosas
realmente no iban bien y que estaba bastante deprimido. Luego, Jeff le dijo a Randy
que acababa de regresar de una conferencia dirigida por Rodney Howard-Browne.
"Tienes que ir a escuchar a este tipo". Habló con él durante horas sobre có mo había
sido revivido espiritualmente en estas reuniones, y sobre có mo la gente estaba siendo
renovada y llena.

Pero para la decepció n de Randy, la pró xima serie de reuniones que celebraría Rodney
Howard-Browne sería entre la gente de la Palabra de Fe, en la Iglesia Bíblica Rhema de
Kenneth Hagin Jr en Tulsa, Oklahoma. Este fue el ú nico grupo al que se opuso Randy:
la gente de nombrarlo, reclamarlo. Le preguntó al Señ or si podía esperar una semana
antes de ir a las reuniones de Rodney, pero él dijo: “El Señ or me habló de inmediato y
me dijo: 'Tienes un espíritu denominacional. ¿Qué tanto quieres que te toquen de
nuevo? '”
En agosto de 1993, Randy y su pastor asociado, Bill Mares, fueron a las reuniones en
Rhema. Allí, en una de las reuniones, Randy escuchó a una mujer reír. "Ella está en la
carne", pensó . Pero luego, como para responder a sus pensamientos, Rodney dijo:
"¡Hay otros de ustedes que, si se enojan, esa es su carne!" Luego, hubo un niñ o ciego
de tres añ os que cayó bajo el poder de Dios. Esto convenció a Randy de que esto no era
obra de un hombre, ya que estaba claro que ella no estaba imitando a los demá s.

Bill se llenó del Espíritu y cayó bajo el poder de Dios. Rodney decía: "Mi trabajo es
darte sed de Dios".

En la tercera reunió n a la que asistieron, Randy cayó bajo el poder cuando Rodney oró
por él. En 1984 en la iglesia bautista y luego en 1989 en el viñ edo, estaba lleno, pero
con temblores. Pero esta vez, no hubo temblores, y esto hizo que Randy dudara de que
la experiencia fuera real. Pensó : “Soy débil de mente. Solo estoy cayendo bajo una
sugerencia ". Pero cuando trató de levantarse, descubrió que no podía hacerlo. Era
como si estuviera clavado al suelo. Había estado en una fila de personas que se habían
llenado, y "dos cuerpos má s abajo de mí, había alguien gruñ endo". Esto hizo que
Randy se echara a reír y no pudo parar. Después de que finalmente se levantó , se
emborrachó cada vez má s en el Espíritu. Fue una caminata de una milla hasta su auto,
y caminó todo el camino riendo.

En una reunió n posterior esa semana, Rodney anunció que al día siguiente oraría
individualmente por las 4500 personas. Ese día, Randy hizo cola. Hubo una espera
muy larga, pero finalmente llegó Rodney, diciendo "lleno, lleno, lleno", y Randy bajó
durante veinte minutos. Pero entonces, Rodney estaba diciendo: "No te emborrachas
con un sorbo". Así que Randy fue a otra parte del edificio, se quitó las gafas para
disfrazarse y volvió a bajar. Luego volvió a ponerse las gafas y se dirigió a otra parte
del edificio, agachando la cabeza para evitar que lo reconocieran. Bajó por tercera vez.
Pero no hubo temblores ni sensació n de electricidad. Tenía miedo de volver a hacer
fila, pero sentía la necesidad de aprender. Ademá s, tenía hambre, porque había estado
ayunando durante dos semanas.

El hermano de Rodney, Basil, vio a Randy mirando y le preguntó : "¿Quieres hacer


fila?" Randy respondió : "Ya me he levantado tres veces". Basil dijo: "Está bien, pareces
hambriento", por lo que Randy fue una vez má s para llenarse. Cuando má s tarde se
puso de pie, se dio cuenta de que, de repente, estaba emocionalmente sano por
primera vez. Debido a esto, se dio cuenta de que Dios estaba trabajando, aunque no
estaba experimentando ningú n temblor.
Bill luego le dijo: "¡No puedo esperar hasta que lleguemos a casa y esto suceda en
nuestra iglesia!" Randy respondió : "No está n listos". Bill dijo: "No puedo esperar
tanto". Randy subió de rango y dijo: "Soy el pastor principal". Pero luego Dios subió de
rango y le dijo a Randy: "Yo soy Dios".
Entonces, el primer domingo de regreso a la iglesia, Bill y Randy testificaron sobre lo
que sucedió . Ahora, en su iglesia, nunca habían tenido una manifestació n de caer bajo
el poder de Dios. Pero una mujer se cayó y se rió durante 45 minutos de adoració n. Al
final del servicio, preguntaron si alguien deseaba que se orara por ellos y muchas
personas se apresuraron hacia adelante. Al frente había una fila de personas que se
extendía de pared a pared. Todas las personas cayeron cuando Randy las tocó .

Hubo un estudiante universitario que se mostró escéptico. Subió a tomar la comunió n


y no pudo moverse. Estaba helado, como si sus pies estuvieran clavados en cemento.
Randy venía hacia él para orar por él, pero Daryl dijo: “No quiero que ores por mí. No
creo que esto sea real ". Randy preguntó : "Entonces, ¿por qué está s aquí?" É l dijo: "No
puedo moverme". Randy dijo: "¿No crees que esto es real, pero no puedes moverte?"
Randy oró por él, y caía cada vez má s hacia atrá s. "Randy, no puedo ponerme de pie".
"Entonces, ¿por qué no te acuestas?" "¿Yo puedo?" "¡Sí!" Se acostó , se quedó atascado
y no pudo levantarse, y fue sanado de las heridas emocionales que habían resultado
del abuso sexual. A partir de ese momento, fenó menos de este tipo comenzaron a
ocurrir todos los domingos en la iglesia de Randy.

Luego, después de una reunió n en una Reunió n Regional donde todos excepto una
persona cayeron bajo el poder del Espíritu, John Arnott llamó a Randy y le pidió que
viniera a ministrar en Toronto Airport Vineyard. Quería que Randy predicara cuatro
veces, y Randy dijo que solo estaba preparado para predicar dos veces, pero que su
ministro asistente [Gary Shelton, el líder de adoració n de Randy] podía predicar en las
otras dos reuniones. "¿Crees que Dios vendrá ?" "Eso espero", respondió Randy. Este
fue el caso a pesar de que una mujer en la iglesia de Randy [Anni Shelton, la esposa de
Gary] había tenido una visió n [dos semanas antes] de un mapa de Canadá y del poder
de Dios saliendo de allí en un radio de 360 grados.

El sentimiento tentativo de Randy se debía al hecho de que su padre natural no había


sido de fiar. "Nunca sabías si aparecería o no debido a [su] trabajo". Sin darse cuenta
de que estaba haciendo esto, Randy había comenzado a proyectar este
comportamiento en Dios. En las reuniones que Randy iba a celebrar en Toronto, John
Arnott quería presentar lo profético, y la reacció n de Randy fue "¡Oh, Dios, no!" A
Randy no le gustaba lo que estaba pasando en lugares como la iglesia de Mike Bickle y
no sabía có mo arreglar algo de este tipo.
Pero luego, el 19 de enero, un amigo bautista de Randy, Richard Holcomb de Ingram,
Texas, lo llamó por teléfono con una clara palabra del Señ or: “Pruébame ahora.
Pruébame ahora. No tengas miedo. Yo te respaldaré. No te pongas ansioso porque
cuando te pones ansioso no puedes recibirme ". Randy había confiado en este tipo
porque siempre parecía saber exactamente cuá ndo Randy tenía necesidad econó mica
y, en dos ocasiones, le envió exactamente la cantidad que necesitaba en el momento
en que la necesitaba. Sin esta llamada telefó nica, Randy probablemente nunca hubiera
tenido un papel central en el Renacimiento de Toronto.

En el pasado, Randy había tenido miedo a veces de salir a ministrar, sin saber si Dios
estaría con él. Pero desde este momento en adelante, Randy Clark ha tenido la
confianza de que Dios obrará a través de él cada vez que ministre.

Argentina como preludio de la “Bendició n de Toronto”

Al comentar sobre un viaje que había hecho a Argentina en noviembre de 1993, John
Arnott dijo [en una conversació n con Richard Riss en “Catch the Fire” en octubre de
1994] que estaba “impresionado por la unidad de la iglesia mantenida por el
pegamento del avivamiento ". Dijo que algunos de los asociados con el avivamiento
incluyen a Claudio Freidzon, Héctor Giminez, Carlos Annacondia y Omar Cabrera.

“Carlos es un rico empresario (fabricante de hardware) que lo dejó todo para ser un
buen administrador del Señ or. Tuvo una cruzada en Buenos Aires que llenó el estadio.
Las metas son tomar la ciudad (Buenos Aires) por Dios y tomar la nació n por Dios. La
diná mica del robo de ovejas está ausente allí, hay demasiados conversos, no saben qué
hacer con todos ellos ".

Los Arnott también quedaron impresionados por la manifestació n del poder y la


presencia del Señ or en Argentina. “En La Plata, cerca de Buenos Aires, hay una cá rcel
de má xima seguridad para 4000 internos. Esta prisió n estaba fuera de control y
bá sicamente la manejaban pandillas dentro de la prisió n. Pero se dio permiso para
celebrar reuniones allí. Tenían pastores a los que se les daba responsabilidad sobre
los conversos. Esto fue bajo los auspicios de Carlos Annacondia.

“Durante un período de cinco añ os, se desarrolló un piso cristiano en la prisió n, de


ochocientas personas. Este piso tenía reuniones de oració n las 24 horas del día, y 180
personas siempre estaban orando en un momento dado, esperando ante el Señ or y
pidiendo a Dios que tuviera misericordia. En el transcurso de 5 añ os, 600 hombres
completaron sus condenas y solo uno fue arrestado nuevamente. Otros presos
siempre quieren ir al piso cristiano de la prisió n porque es seguro y limpio. Tienen
tapones de corcho en las barras para hacer las cosas má s có modas. Entonces, otros se
salvan como resultado de ir al piso cristiano. Cuando creen que está n listos, los presos
solicitan ser trasladados a otra prisió n y luego comienzan algunas de las mismas cosas
en otras cá rceles ”.

Los Arnott dijeron que cuando llegaron, cinco añ os después de que esto comenzara, se
encontraron con una ola de gente cantando en españ ol, “Soy libre”, justo en la prisió n.
“Vinimos a bendecirlos y oraron por nosotros y está bamos todos en el suelo de la
prisió n”, dijo John. Carol agregó : "Y nos hicieron regalos, manualidades hechas a
mano". Ella estaba realmente conmovida por esto. “Y Cindy Jacobs de Colorado
Springs tiene a esta gente orando por ella”, dijo John.

El tercer Instituto Internacional de Evangelismo Cosecha anual se llevó a cabo en


Buenos Aires, Argentina, del 4 al 13 de noviembre de 1993. Ademá s de John y Carol
Arnott, asistieron alrededor de 100 personas de América del Norte, incluidos C. Peter
Wagner y Cindy Jacobs.

Segú n Gerald Steingard, quien también estuvo presente, todas estas personas estaban
completamente 'borrachas' en el Espíritu en ciertos momentos durante la conferencia
[conversació n con Richard Riss, 8 de octubre de 1995].

La mayoría de las noches de esta conferencia incluían asistir a la iglesia de Héctor


Giminez, donde, segú n John Arnott, estaba ministrando Claudio Friedzon [John Arnott
a Richard Riss, 15 de octubre de 1995].

En un folleto publicitario de este evento, Ed Silvoso escribió : “¿Qué tiene de especial


Argentina que justifica un viaje a Sudamérica? Por un lado, Dios está obrando allí de
una manera asombrosa e incomparable. ¿Alguna vez has leído un libro sobre
avivamiento y has sentido el intenso deseo de estar allí? Bueno, en nuestro tiempo,
Argentina es un lugar así. Venga y experimente la mano de Dios al visitar iglesias que
celebran servicios todos los días de la semana ".

En el mismo folleto, C. Peter Wagner escribió :


Como yesca ardiente y seca, el Espíritu de Dios ha encendido una extraordinaria
hoguera espiritual en Argentina durante los ú ltimos diez añ os. Desde el extremo sur
de Tierra del Fuego (Tierra de Fuego) hasta las impresionantes Cataratas del Iguazú
en el noreste, las llamas del avivamiento han ardido a través de Argentina y má s allá ,
convirtiendo al país en uno de los focos de crecimiento de iglesias en el mundo
actual. . . .

El evangelista argentino Carlos Annacondia comenzó su ministerio de cruzada en


1982, el añ o de la derrota de Argentina en las Malvinas, justo cuando el Espíritu de
Dios comenzaba a despertar la renovació n espiritual. Desde entonces, má s de un
milló n y medio de personas se han comprometido pú blicamente con Cristo durante el
curso del ministerio de Annacondia.

Héctor Giminez era un criminal adicto a las drogas cuando Dios lo llamó al Reino.
Comenzó a ministrar a jó venes con problemas; y dentro de un añ o, estaba liderando
una congregació n de 1,000. Desde 1986, su iglesia en el centro de Buenos Aires ha
aumentado enormemente a má s de 120,000 miembros, convirtiéndola en la tercera
iglesia má s grande del mundo.

La cuarta iglesia má s grande del mundo también es Argentina. Omar Cabrera y su


esposa Marfa comenzaron su ministerio durante los difíciles añ os de la década de
1970. Mucho antes que la mayoría de los pastores argentinos, comenzaron a
experimentar la bendició n de Dios al aprender el poder de la oració n para liberar a las
personas del pecado, la enfermedad y las fuerzas del mal. Ahora su iglesia, con centro
en Santa Fe, ministra a 90,000 miembros en 120 ciudades.

El avivamiento que comenzó a principios de la década de 1980 ha afectado


prá cticamente a todas las denominaciones evangélicas. . . .

La agitació n del avivamiento ha atraído a los cristianos argentinos a formas de unidad


sin precedentes.

ACIERA, la asociació n nacional de iglesias cristianas evangélicas y el tabloide


evangélico mensual El Puente (The Bridge) han ayudado a los creyentes a centrarse
en objetivos comunes.
John Arnott

El 29 de junio de 1994, en Rockville Centre, LI, John Arnott habló sobre muchos de los
diferentes orígenes del derramamiento que llegó a conocerse como la “Bendició n de
Toronto”. É l y su esposa, Carol, habían pasado gran parte de 1993 y principios de
enero de 1994 buscando al Señ or para una nueva unció n. Pasaron todas las mañ anas
con él.
Kathryn Kuhlman los había impactado poderosamente muchos añ os antes, y luego,
má s recientemente, por John Wimber, quien realmente nos enseñ ó que la unció n
estaba disponible para todos y en el contexto del ministerio en equipo las cosas
podrían mejorar mucho [John Arnott a Richard Riss, 19 de septiembre de 1994]. Los
Arnott eran amigos de Benny Hinn, quien también les impactó . Pero estas cosas
tendían a ser experiencias en la cima de una montañ a, y querían algo de Dios que
durara.

Antes del derramamiento actual, su iglesia, Airport Vineyard, había estado en modo de
hospital, donde había sanidad y liberació n, pero en el aná lisis final, parecía que todas
las necesidades se magnificaron y el Señ or se minimizó . Luego, experimentaron un
cambio alrededor de un añ o antes del derramamiento, cuando fueron a Mapleleaf
Gardens en Toronto, donde Benny Hinn estaba ministrando. En esas reuniones, unas
veinte personas en sillas de ruedas fueron sanadas. Entre bastidores, Benny Hinn les
ministró y Carol se emborrachó y se llenó mucho del Espíritu. Má s tarde, fueron a má s
reuniones de Benny Hinn y a Rodney.
Reuniones de Howard-Browne en Fort Worth. Sin embargo, dijo que esto no era
realmente lo que estaba buscando: quería curació n y salvació n má s que gente riendo y
cayendo al suelo.

Pero luego, a fines de 1993, fueron a Argentina a unas reuniones conducidas por
Claudio Freidzon. "¿Lo quieres?" Preguntó Claudio. "Oh, sí", dijeron. "¡Tó malo!"
respondió , y en ese momento pareció que solo había un clic de fe. Como resultado de
esto, los Arnott decidieron comenzar una reunió n de sanació n mensual en su propia
iglesia en Toronto. El primero estaba programado para el 30 de enero de 1994.

Luego, en Palm Springs, Randy Clark realmente los había bendecido en una reunió n
regional, por lo que John Arnott lo invitó a Toronto para una serie de cuatro reuniones
a partir del 20 de enero. Pero "el Señ or cayó sobre nosotros poderosamente allí", y las
reuniones continuaron indefinidamente. . “Fue maravilloso. Demasiado bueno para
ser verdad." El domingo, el ú ltimo día programado de reuniones, le dijeron a Randy
que no se fuera a casa. Le ofrecieron enviar a algunas personas a su pú lpito en casa y
llevar a su familia a Toronto, y él aceptó . “Todo el mundo lo atrapa si se sumerge en él,
pero todavía estamos trabajando bajo la unció n de Randy”, dijo John.

Después de ese tiempo, fueron a muchos lugares, incluida Hungría, durante dos
semanas y media. Dijo que ha demostrado ser altamente contagioso y transferible, y
se ha extendido a Suiza, Alemania, Francia, Suecia, Noruega, Inglaterra y Escocia, así
como a la mayoría de las principales ciudades de Estados Unidos y Canadá . Muchos
pastores visitaron Toronto. Estas fueron personas que estuvieron muy cerca de decir
'olvídalo' y se han renovado y han traído esto de regreso a sus propias iglesias locales.

Los Arnott habían estado una vez en una reunió n en la que el orador, Paul Cain, dijo
que tenía una palabra para "un John y Carol de Canadá ". En esta situació n, hubo una
tremenda presencia de Dios, y John Arnott dijo que pensó : "Oh, Dios, me has
encontrado". Pero a través de esta palabra se dio cuenta de que su mente había sido
ofendida por las cosas del Espíritu. Habían estado haciendo reglas generales en su
iglesia que impedían que el Espíritu de Dios se moviera. Estas reglas fueron su intento
de mantener las cosas ordenadas y presentables. É l le dijo al Señ or: "Si alguna vez
vuelves [con poder en nuestra iglesia], no pondré mi mano en ello".

Hablando del Airport Vineyard en Toronto, John Arnott dijo: “Cuando algunas de estas
cosas llegaron por primera vez a nuestra iglesia, cerraron nuestra oficina. Durante los
primeros tres días, nuestra recepcionista no pudo hablar. Luego, después de eso, solo
pudo hablar en lenguas. Pero se llenó tanto que el gozo del Señ or la transformó a ella y
a su esposo John, nuestro hombre sano y sus hijos. Se puso tan borracho, borracho,
borracho. . . . Hemos estado celebrando una fiesta durante 160 días [al 29 de junio]. En
la historia del hijo pró digo, la mejor fiesta de todas está allí, en la casa del padre. Los
á ngeles se divierten cada vez que un pecador se arrepiente, y hay miles que vienen a
Jesú s todos los días en todo el mundo. El verdadero gozo llega al anticipar la boda de
la novia y el novio ".

Efectos mundiales del renacimiento de la viñ a

El 6 de julio de 1994, el Globe and Mail, un perió dico de Toronto, publicó un artículo
sobre el avivamiento en Toronto de Julie Smyth, titulado "Peregrinos adorando en un
avió n diferente", que señ ala que Airport Vineyard se encuentra en una ubicació n poco
impresionante, en una "plaza industrial plana y anodina", pero "todos los días, entre
100 y 200 cristianos de distintas denominaciones vuelan a Toronto desde lugares tan
lejanos como Japó n y Australia en peregrinació n a la iglesia cerca del final de una de
las pistas del aeropuerto . " Afirma que la gente se apiñ a en esta iglesia de 400
asientos noche tras noche, "estallando en carcajadas incontrolables, temblando,
llorando, cayendo al suelo y rugiendo como leones". Segú n este artículo, cuando el
avivamiento se extendió por primera vez a Airport Vineyard, el personal del
ministerio tuvo que alquilar un saló n de banquetes para acomodar a las multitudes.
acercá ndose a mil personas por noche. Desde entonces, han venido de Japó n,
Australia, Sudá frica y muchas partes de Europa, especialmente Inglaterra y Escocia.

El Informe sobre religió n nacional e internacional (11 de julio de 1994) informó que
“Un fenó meno extraordinario se ha extendido por Argentina, Canadá , Gran Bretañ a,
Estados Unidos, Sudá frica e India. Los informes consistentes describen un estado
similar a la embriaguez, que incluye temblar de risa, llorar, caer en trance y caer al
suelo. También se ha informado de arrepentimiento, cá lidos sentimientos de amor y
paz, el 'regreso de los pró digos' y una serie de salvaciones. . . . La emoció n comenzó el
20 de enero para una pequeñ a iglesia en Mississauga, Canadá , cerca de Toronto. . . .
También fue fundamental para traer renovació n y ministrar a la iglesia de Toronto el
amigo de Arnott, el pastor de Vineyard Randy Clark. . . . 'No sabemos por qué Dios ha
elegido nuestra pequeñ a iglesia tonta', Jeremy Sinnott, uno de los pastores de Airport
Vineyard, dijo al Sunday Telegraph de Londres. . . . A medida que se difundían los
informes de manifestaciones milagrosas, los peregrinos de los suburbios de la ciudad,
los Estados Unidos, Europa, Australia, Singapur y Hong King acudieron a Toronto para
recibir lo que ahora se conoce como la 'Bendició n de Toronto' y difundirlo en sus
iglesias de origen. . . . Las congregaciones en Chicago, San Francisco, Houston, Dallas,
Boston, Buffalo, Orlando y Lakeland, Florida, han experimentado una renovació n. Han
estado bajo los ministerios de los evangelistas Howard-Browne, Hinn, Cindy Jacobs
del ministerio de oració n General de Intercesió n con sede en Colorado Springs, y otros
líderes menos conocidos ". y Hong King se trasladó a Toronto para recibir lo que ahora
se conoce como la 'Bendició n de Toronto' y difundirlo en sus iglesias locales. . . . Las
congregaciones en Chicago, San Francisco, Houston, Dallas, Boston, Buffalo, Orlando y
Lakeland, Florida, han experimentado una renovació n. Han estado bajo los ministerios
de los evangelistas Howard-Browne, Hinn, Cindy Jacobs del ministerio de oració n
General de Intercesió n con sede en Colorado Springs, y otros líderes menos conocidos
". y Hong King se trasladó a Toronto para recibir lo que ahora se conoce como la
'Bendició n de Toronto' y difundirlo en sus iglesias locales. . . . Las congregaciones en
Chicago, San Francisco, Houston, Dallas, Boston, Buffalo, Orlando y Lakeland, Florida,
han experimentado una renovació n. Han estado bajo los ministerios de los
evangelistas Howard-Browne, Hinn, Cindy Jacobs del ministerio de oració n General de
Intercesió n con sede en Colorado Springs, y otros líderes menos conocidos ".

En agosto de 1994, el alcance mundial del avivamiento ya era reconocido en Time (15
de agosto de 1994, p. 38), Christian Week (23 de agosto de 1994, pp. 1,4) y The
Toronto Star (25 de agosto de 1994). 1994, pá g. A17).
Impacto en el Reino Unido

El 13 de diciembre de 1994, Christian Week (p. 14) informó que, a partir de esa fecha,
el mayor impacto de la Bendició n de Toronto había tenido lugar en el Reino Unido. En
este artículo (“El viñ edo del aeropuerto sigue volando alto”), Doug Koop informó que
el perió dico de la Iglesia de Inglaterra estima de manera conservadora que má s de
2,000 congregaciones “han experimentado la llamada 'Bendició n de Toronto'.
(Algunos observadores partidistas han calculado que el nú mero asciende a 4.000
iglesias) ”. La mayoría de estas iglesias eran anglicanas, aunque también estaban
representadas muchas otras denominaciones.

Santísima Trinidad Brompton

Uno de los primeros y má s publicitados 'puntos calientes' para el despertar en


Inglaterra fue una Iglesia Anglicana, Holy Trinity Brompton (HTB), en Londres.

Aproximadamente a las 11:30 am del 24 de mayo de 1994, Eleanor Mumford, pastora


asistente de South-West London Vineyard y esposa de John Mumford (pastor de
South-West London Vineyard y supervisor de las Iglesias de Vineyard en Gran
Bretañ a) se reunió con un grupo. de amigos, muchos de los cuales eran líderes de
otras iglesias, para describir su reciente visita al Toronto Airport Vineyard. Mientras
explicaba sus extraordinarias experiencias del poder de Dios y oraba para que fueran
llenos del Espíritu Santo, todos quedaron profundamente afectados.

Nicky Gumbel, curador de Holy Trinity Brompton, de repente se dio cuenta de que
llegaba muy tarde a una reunió n de personal en su propia iglesia y se apresuró a
regresar de esta reunió n con su esposa, Pippa, a la oficina de la iglesia HTB en South
Kensington. La reunió n se estaba preparando para terminar, por lo que se disculpó y
habló brevemente sobre lo sucedido. Luego se le pidió que rezara la oració n final. Le
pidió al Espíritu Santo que llenara a todos en la habitació n. Segú n el perió dico de la
iglesia, "HTB in Focus", 12 de junio de 1994:

El efecto fue instantá neo. La gente cayó al suelo una y otra vez. Hubo escenas notables
en las que el Espíritu Santo tocó a todos los presentes en formas que pocos habían
experimentado o visto. Los miembros del personal que pasaban por la sala también se
vieron afectados. Dos horas después algunos de los presentes fueron a contarlo a
otros en diferentes oficinas y rezaron con ellos donde los encontraron. Ellos también
fueron fuertemente afectados por el Espíritu Santo, muchos cayeron al suelo. La
oració n continuaba después de las 5 pm.

A las 4:00 de ese día, la vicaria de HTB, Sandy Millar, recibió una llamada telefó nica
urgente mientras asistía a una reunió n de la Alianza Evangélica, presidida por el
secretario general Clive Galver. Glenda, un miembro del personal de la iglesia HTB
estaba llamando para informar que todos los miembros del equipo de la iglesia
estaban en el piso de la oficina, sin poder levantarse, después de haber recibido una
oració n. Cuando Sandy le preguntó có mo se las había arreglado para llegar al teléfono,
dijo que había gateado. En un servicio de HTP en la noche del 29 de mayo, Sandy
Millar relató el incidente de la siguiente manera:

Nunca había recibido un mensaje así en mi vida. Estaba en una reunió n muy seria en
la Alianza Evangélica y está bamos hablando de cosas muy serias. Y sonó el teléfono, y
Clive Calver, quien es el presidente de la Alianza Evangélica, fue y contestó y luego me
miró , y dijo. "Es para ti", dijo, "y es urgente". Entonces dije: "Oh, muchas gracias". Y me
acerqué y acepté la llamada, y esta era Glenda. Ahora Glenda trabaja aquí la mayor
parte del tiempo, con lo que me refiero a que no estaba trabajando esa tarde, y dijo:
"Oh, hola", dijo, "Lamento interrumpir la reunió n", dijo, "pero yo Pensé que debías
saber que toda la vara está muerta en el Espíritu y está tendida en el suelo. Y estos
otros siete hombres y mujeres solemnes me miraban porque querían saber qué era
esta noticia urgente y esperaban que no fuera demasiado grave. No estaba preparado
para contá rselo, porque no estaba seguro de lo que significaba. Así que le dije a
Glenda: "Oh, debes tener cuidado hoy en día". Le dije a Glenda: "¿Eso es bueno?" Y ella
dijo: "Sí, es algo muy bueno, de hecho". Entonces dije: "Bueno, ¿qué está s haciendo por
teléfono entonces?" Entonces ella dijo: "Bueno, te lo diré", dijo. . . . "Me he arrastrado
hasta el teléfono sobre mis manos y rodillas". Así que me las arreglé para lucir
solemne por otro minuto y dije: “Muchas gracias. Volveré tan pronto como pueda ".
hay que tener cuidado hoy en día ". Le dije a Glenda: "¿Eso es bueno?" Y ella dijo: "Sí,
es algo muy bueno, de hecho". Entonces dije: "Bueno, ¿qué está s haciendo por teléfono
entonces?" Entonces ella dijo: "Bueno, te lo diré", dijo. . . . "Me he arrastrado hasta el
teléfono sobre mis manos y rodillas". Así que me las arreglé para lucir solemne por
otro minuto y dije: “Muchas gracias. Volveré tan pronto como pueda ". hay que tener
cuidado hoy en día ". Le dije a Glenda: "¿Eso es bueno?" Y ella dijo: "Sí, es algo muy
bueno, de hecho". Entonces dije: "Bueno, ¿qué está s haciendo por teléfono entonces?"
Entonces ella dijo: "Bueno, te lo diré", dijo. . . . "Me he arrastrado hasta el teléfono
sobre mis manos y rodillas". Así que me las arreglé para lucir solemne por otro minuto
y dije: “Muchas gracias. Volveré tan pronto como pueda ".

Sandy se apresuró a regresar para encontrar gente bastante sorprendida por lo que
había sucedido. Los líderes de la iglesia invitaron a Eleanor Mumford a predicar en
Holy Trinity Brompton ese domingo 29 de mayo, tanto en los servicios de la mañ ana
como de la noche. Después de ambas charlas, le pidió al Espíritu Santo que viniera.
Wallace Boulton en El impacto de Toronto (Crowborough: Monarch, 1994), pá g. 21,
escribió sobre el servicio matutino:

Hubo un momento de silencio. Luego, lentamente, los miembros de la congregació n


comenzaron a llorar en voz baja y algunos a reír. Cuando llegó el Espíritu Santo,
Leonor pidió a las personas que se acercaran si querían orar. Muchos lo hicieron.
Cuando el equipo de Eleanor y los miembros del equipo del ministerio de la iglesia
comenzaron a orar, la gente comenzó a caer en el poder del Espíritu. Pronto toda la
iglesia se vio afectada. Había escenas que pocos habían visto antes. Los niñ os llegaron
de sus propios grupos y muchos de ellos se sintieron profundamente conmovidos y
comenzaron a orar unos por otros.

La gente se quedaba mucho tiempo después de cada servicio. Las cintas de audio de la
charla vespertina de Eleanor Mumford pronto ganaron amplia circulació n en má s de
mil iglesias de todo tipo en toda Inglaterra y sirvieron para allanar el camino para un
despertar masivo entre los anglicanos y otros.

Aquí está n la mayoría de sus comentarios:

Realmente no puedo olvidar que debiste pedirme que viniera. Pero preguntarme dos
veces, en el mismo día, es gracia sobre gracia, y estoy terriblemente agradecido.
Tuvimos una maravillosa mañ ana esta mañ ana, bastante maravillosa. Y he vuelto con
algunos amigos má s esta noche para unirme a ustedes nuevamente. Y le estaba
diciendo a Sandy hace un momento, al entrar, me conmueve mucho porque sé que
somos familia. Todos somos familia, y Dios nos llama a diferentes rincones y a hacer
cosas diferentes, pero la verdad es que esto es como el cielo. Es solo la familia. Y ha
sido una alegría y les agradezco por darnos la bienvenida y por aguantarnos.

Sandy te mencionó que acabo de regresar de unas pequeñ as vacaciones. Y de hecho,


mi esposo sugirió generosamente, y yo acepté con entusiasmo, y luego, con mucha
gracia, el Señ or me dio una palabra a través de alguien bastante independiente de
nosotros dentro de la iglesia de que debería hacer un pequeñ o viaje a Toronto, lo cual
hice, por tres días. ...

Un pastor bautista [Guy Chevreau] estuvo involucrado en este notable movimiento del
Espíritu de Dios que parece estar ocurriendo en el este de Canadá . É l ha escrito esto:
“En las reuniones organizadas por Airport Vineyard, Toronto, se ha producido una
notable renovació n y avivamiento de esperanza, fe y expectativa. Durante las ú ltimas
dieciocho semanas, ahora unos 130 días consecutivos, el Espíritu de Dios ha estado
derramando libertad, gozo y poder de las formas má s notables. Seis noches a la
semana ”, porque se toman un día libre el lunes, seis noches a la semana,“ entre 350 y
800 personas a la vez se reú nen para adorar, dar testimonio y ministrar. Las nuevas
dedicació n son numerosas. Recientemente se han presenciado conversiones y el
ministerio a má s de 2,000 pastores, clérigos y sus có nyuges ha sido bienvenido por
una muestra representativa diversa de líderes denominacionales ".

Y hasta la fecha, piensan que alrededor de un cuarto de milló n de personas han ido al
Airport Vineyard o a uno o dos de los viñ edos circundantes, o una o dos iglesias
bautistas que está n muy involucradas con esto, como les diré má s adelante. . Esta es la
supra-iglesia. Esta es la supra-denominació n. Esta no es la iglesia de nadie. Este es el
reino de Jesú s.

“Y con todo esto ha venido una renovació n del compromiso y una ampliació n y
clarificació n de la visió n espiritual, y una pasió n reavivada por Jesú s y por la obra de
Su reino. Algunas de las manifestaciones físicas que acompañ an a la renovació n son
inquietantes para muchas personas, dejá ndolas con la sensació n de que no tienen una
cuadrícula para evaluar ni un mapa que las guíe ”, que es una forma segura de decir
que está n sucediendo cosas muy extrañ as. ...

De modo que puede decir, ademá s de la generosidad de mi esposo y mi loco


entusiasmo, ¿qué hice? ... Fui porque había escuchado que había una fiesta tremenda.
Y a lo largo de mi vida he sido de los que van a una fiesta. Si sabía que estaba pasando
algo, quería estar en medio de eso. Siempre ha sido así conmigo. Y entré en un estado
de quiebra personal. Sabía que estaba en bancarrota, sabía que necesitaba
urgentemente al Señ or y tenía un anhelo increíble en mi espíritu por las cosas de las
que había oído hablar. Y algunas de las historias que estaba escuchando me
emocionaban y me hacían llorar mientras escuchaba, y pensé: "Necesito llegar allí".

Y así fui consciente de mi necesidad pero con mucha expectativa. Y tan alto que en el
fondo, estaba un poco asustado de la decepció n. Pensé: "Dios, no estoy seguro de que
no me esté preparando para ser decepcionado y un poco decepcionado, porque tengo
muchas expectativas de lo que vas a hacer". Y una noche llamé a John de vuelta a
Londres y él muy dulcemente en su manera típica, me dijo, bueno, cariñ o, en una
escala del uno al diez, ¿qué piensas hasta ahora? Y dije: “Hmmm. ¿Setenta y cuatro?" Y
esa es la verdad. Fue realmente. Y superó con creces mis expectativas, tan bondadoso
y generoso fue el Señ or. ... Y así, cuando avancé la primera noche, porque dijeron la
primera noche, “Cualquiera que no haya estado aquí antes, nos gustaría que vinieras
primero para que oremos por ti. Y me acerqué sin pedir disculpas y el adorable pastor
me dijo: “¿Qué te gustaría? ¿Para qué está s aquí?" Y dije: “Quiero todo lo que tienes.
Solo tengo dos días, y vengo de Londres ”, un poco desafiante. Y detrá s de esto estaba
diciendo: “Pagué la tarifa y estoy decidido a obtener el valor de mi dinero. ¿Entonces
que vas a hacer?" Y a partir de ese momento fueron un poco como, ellos, todo el clima
de esta cosa está rodeado de generosidad. Dios ha derramado Su espíritu sobre un
pueblo en una pequeñ a iglesia improbable, y ahora está n gastando su tiempo de la
mañ ana a la noche regalando tan rá pido como pueden lo que Dios les está dando. Y a
medida que la gente nueva llega a la ciudad y los pastores se ciernen sobre el
horizonte, tienen un sabor como si fuera carne fresca y solo anhelan venir a ti, ponerte
las manos encima y darte todo lo que Dios les ha dado, lo que considero una marca del
Señ or. Simplemente lo tomo como la generosidad de Jesú s hacia su pueblo.

Y había un pastor chino muy querido que había venido de Vancouver y vino ayunando.
Obviamente era un hombre muy asceta y piadoso y era un hombre muy flaco y había
pasado gran parte de su vida, sospecho que ayunaba y llegó ayunando y hambriento y
cuando llegó , el Señ or le dijo: “Gedeó n, puedes olvidar sobre el ayuno porque este es
un momento de celebració n ". Y así fue. Fue una celebració n de principio a fin.
Necesito decirles que la iglesia en sí donde visité, resultó ser un viñ edo, pero creo que
fue bastante incidental. Está ubicado al final de la pista del aeropuerto en Toronto y es
el edificio má s có micamente improbable que jamá s haya visto. Es parte de un pequeñ o
bloque de oficinas, y si estuvieras parpadeando te lo habrías perdido. Y solo había un
pequeñ o aviso en papel en la ventana que decía: "Airport Vineyard". Y la banda era
espléndida, pero ya sabes, solo una banda de iglesia ordinaria. . . . Y, sin embargo,
cuando entré, la atmó sfera estaba electrizada de expectació n, y los pastores y las
personas cuya iglesia era simplemente brillaban con la belleza de su Señ or porque
habían pasado los ú ltimos 120 días en la presencia de Jesú s. ...
Estas son personas comunes que ministran en nombre de un Dios extraordinario. Y su
pastor, John Arnott, ha dicho: "Dios está usando personas sin nombre y sin rostro para
ministrar Su poder en estos días". Y eso es lo que amo. No hay personalidad adjunta.
No hay un gran nombre involucrado. No hay una sola iglesia que tenga un rincó n en el
mercado. Esto es algo que está haciendo Jesú s. Y la gente y la iglesia simplemente
está n preocupados por la persona y el poder del Señ or Jesú s. Sin personalidades. Solo
él. Y eso me encanta, porque estoy cansado de todas esas cosas. Estoy cansado de los
héroes y las personalidades. Solo quiero a Jesú s. Solo quiero que É l y Su Iglesia sean
rectos. Y eso es lo que creo que recibí. Vi el poder de Dios derramado, tal como estaba
en los libros de Hechos, y como dije esta mañ ana, no lo hice ' Veo lenguas de fuego,
pero sospecho que fue porque no estaba mirando. Y he escuchado recientemente en
este país de una reunió n que tuvo lugar donde el Espíritu de Dios fue derramado y el
edificio tembló . El edificio tembló , y tres testigos separados, de manera bastante
independiente, llegaron a casa y dijeron que el edificio realmente tembló . Entonces
estamos en los días del Nuevo Testamento. Esto es cosa del reino y es glorioso. Pero
no es nuevo.
Así que volví rá pidamente a las Escrituras y volví a la historia de la Iglesia y descubrí
cosas gloriosas en los escritos de Jonathan Edwards, quien fue el iniciador del Gran
Despertar en Estados Unidos a mediados del siglo XVIII, y escribió esto, que es
notablemente similar a lo que vi en Toronto la semana pasada, hace dos semanas. “Los
tiempos apostó licos parecen haber regresado sobre nosotros. Tal demostració n ha
existido del poder y la gracia del Espíritu ". Jonathan Edwards habla de afectos
extraordinarios: de miedo, dolor, deseo, amor, alegría, de lá grimas, de temblores, de
gemidos, de fuertes llantos y de agonías del cuerpo, y de la falta de fuerza corporal.
También dice que todos estamos listos para reconocer que ningú n hombre puede ver
a Dios y vivir. Entonces, si vemos una pequeñ a parte del amor y la gloria de Cristo, un
anticipo del cielo, ¿Es de extrañ ar que nuestra fuerza corporal esté disminuida? ...

He descubierto una nueva heroína en los ú ltimos días, que es la esposa, o era la
esposa, de Jonathan Edwards. Y ella era una mujer muy piadosa y maravillosa. Y cayó
bajo el poder del Espíritu de Dios a tal grado en la década de 1740, que durante
diecisiete días estuvo insensible. Estuvo borracha durante diecisiete días. Ella no pudo
hacer nada. (Ahora, el pastor bautista en Toronto había tenido que hacer todas las
carreras escolares y todos los picnics escolares durante dos días, porque su esposa
estuvo fuera de la cuenta por cuarenta y ocho horas. Y él conducía, y estaba
empacando los almuerzos, y él estaba haciendo sus deberes, estaba haciendo todo y
dijo: "Dios, ¿cuá ndo vas a levantar a mi esposa para que esta casa pueda volver a estar
en orden?") Pero el pobre Jonathan Edwards tenía diecisiete días en los que su esposa
estaba insensible. Y en una ocasió n decidió que era hora de levantarse de la cama y
tratar de ministrar a la casa, y tenían un invitado. Así que se vistió con sus mejores
galas. . . y bajó las escaleras y se tambaleó un poco, y cuando pasó por el estudio donde
la puerta estaba abierta y Jonathan Edwards estaba hablando con su amigo acerca del
Señ or, cuando escuchó el nombre de Jesú s, su fuerza corporal la abandonó , y golpeó el
piso. Así que la llevaron de regreso a la cama y allí se quedó . Y como se dice en los
libros de historia, nadie registró quién preparó el almuerzo. Así que esto se está
apoderando de la gente de la manera má s notable. Y al final de este tiempo, la esposa
de Jonathan Edwards dijo: "Me di cuenta de una deliciosa sensació n de la presencia
inmediata del Señ or, y me di cuenta de Su cercanía y de mi cariñ o por É l". Y yo lo creo '
s esta frase que se ha grabado en mi Espíritu en la ú ltima semana, y lo que creo que es
la clave de todo esto, es que el Señ or en Su misericordia está derramando Su Espíritu
para persuadirnos, Su pueblo, de “Su cercanía a mí y mi cariñ o hacia É l”. ...

Esta misma tarde escuché una historia de una mujer que había abandonado una
reunió n má s bien como yo, pero estaba tambaleá ndose y, imprudentemente, decidió
conducir a casa. Esto estaba por todo el lugar y la policía la detuvo. Honestamente por
Dios, esto es cierto. La policía la detuvo, salió del auto y el policía dijo: "Señ ora, tengo
razones para creer que está completamente borracha". Y ella dijo: "Sí, tienes razó n".
Entonces él dijo: “Bueno, necesito analizarte el aliento”, así que tomó su pequeñ a
bolsa, y cuando ella comenzó a soplar en ella, se cayó al suelo riendo. En ese momento,
el policía también cayó , y el poder de Dios cayó sobre él, y él y ella rodaban por la
autopista riendo bajo el poder de Dios. Y él dijo: "Señ ora, no sé lo que tiene, pero lo
necesito, ”Y vino a la iglesia la semana siguiente y encontró a Jesú s. El fue salvo. Y esto
está sucediendo. La gente sale y se habla de Jesú s con una imprudencia que nunca
antes habían conocido. No sé ustedes, pero cuando la gente dice 'evangelismo' se me
erizan los pelos de la nuca y me siento culpable y me siento muy mal y me siento
destruido y derrotado. La evangelizació n es muy sencilla, gente. Es tan divertido como
este.
Así que había una mujer que había salido de una de las reuniones y se había estado
riendo en el suelo durante dos horas, y tenía mucha hambre. Así que fue al Taco Bell. . .
y ella se sentó . . . y miró al otro lado y vio a toda una familia comiendo burritos. Y ella
les dijo: . . "¿Quieres ser salvo?" Y todos dijeron: "¡Sí!" ¡Todos ellos! Y todos fueron
salvos y llevados a Cristo en el acto.

Y otro hombre salió de una reunió n y entró en un restaurante, y un hombre lo estaba


mirando, y durante unos diez minutos, lo miró . Y tenía esto. . . joven que se le acercó y
le dijo: "Disculpe, ¿es usted cristiano?" Y este tipo acababa de salir de la reunió n, dijo:
"Puedes apostar". Y él dijo: “Bueno, mi esposa me acaba de dejar. Acabo de perder mi
hogar. Acabo de perder mi trabajo y estoy a punto de quitarme la vida. ... ¿Qué me
puede ayudar? " Y lo llevó a Cristo. Y ... esta es una buena noticia, gente. Esta es una
noticia para la gente. La gente se salva a diestra y siniestra. Y ahora está n
descubriendo incluso en el á rea de Toronto que hay varios cientos de personas que se
está n salvando. La gente de derecha e izquierda está llegando a conocer a Jesú s,
porque Jesú s es el gozo de nuestras vidas. Es algo maravilloso, maravilloso. ...

Hay una mujer de la que conozco. Conozco bien su historia, y es una historia
verificable, y ha estado muy enferma de colitis. La forma má s horrenda de colitis
durante mucho, mucho tiempo. Ella fue, cuando era niñ a, terriblemente abusada. Y
está casada y es infértil. Sin bebés. Y es secretaria de un amigo nuestro. Y en
septiembre pasado, el Señ or misericordiosamente la curó de su colitis, y hace unas
tres semanas cayó bajo el poder de Dios a tal grado, y una hora o dos después se
levantó de la alfombra y dijo: “Ya no tengo abuso en mi historia. No tengo memoria. No
tengo nada. Es como si nunca hubiera habido nada ". Y ahora está esperando su
primer bebé. Entonces Dios está sanando a los enfermos. Y É l está curando nuestras
heridas y É l está haciendo cosas por nosotros que ' Nos ha costado añ os de cuidado y
asesoramiento tratar de lograrlo. ...

La gente está siendo restaurada por la misericordia y la dulzura de Dios. Y,


honestamente, si uno se para o se cae, si se ríe o llora, si se sacude o se queda quieto, si
se cae podría no importar, simplemente no importa un poco. No importa có mo bajes.
Lo que importa es có mo subes. No importa lo que pase en el exterior. Lo que cuenta es
lo que Jesú s está haciendo en nuestro cuerpo y en nuestra alma, en nuestro corazó n y
en nuestro espíritu.

Tenemos una mujer en mi grupo de oració n que es peluquera. Y está casada con un
musulmá n y su vida no es fá cil. Y dijo que en el transcurso de la ú ltima semana, ha
estado leyendo su Biblia como nunca antes. Pero ella dijo: "No lo estoy leyendo". Ella
dijo: 2 Escucho la voz de Jesú s leyéndome. Como si fuera un niñ o, Jesú s me lee su libro
”. Cosas maravillosas. ...

Creo que si somos receptivos y como niñ os, hay una bendició n infinita para el pueblo
de Dios en este momento. He descubierto en mí un amor por Jesú s má s que nunca. He
descubierto en mí una emoció n por el reino que no hubiera creído posible. Descubrí
que estoy viviendo en días gloriosos. No hay otro momento; No hay otro lugar donde
hubiera elegido nacer y vivir que aquí y ahora. ...

Aunque Holy Trinity Brompton no fue la primera iglesia en el Reino Unido en ser
tocada, el boletín de la iglesia, que detallaba los eventos del domingo 29 de mayo,
desencadenó “una avalancha de publicidad” en The Sunday Telegraph, Daily Mail, The
Independent y The Times. El boca a boca cristiano y la cobertura de los perió dicos
atraerían a cientos de ministros a la iglesia en las semanas siguientes; pronto cientos
de iglesias se vieron envueltas por el fervor espiritual má s intenso que jamá s habían
conocido. En medio de estos días del cielo, un miembro del personal de HTB habló
de la "Bendició n de Toronto" y muy pronto la etiqueta se adhirió a lo que muchos
creían que era un "tiempo especial de refrigerio de la mano del Señ or" (Dave Roberts,
La bendició n de “Toronto” [Eastbourne: Kingsway Publications, 1994], p. 12).

El 31 de mayo, Sandy Millar y el director pastoral de HTB, Jeremy Jennings, volaron a


Toronto. Esa noche, vieron escenas notables en Toronto Airport Vineyard, mientras
que el fenó meno continuó al día siguiente en otra reunió n del personal en HTB. Sandy
y Jeremy regresaron el 3 de junio, y Jeremy se fue para unirse a un fin de semana
residencial Alpha, que estaba siendo administrado por la iglesia para nuevos
creyentes e interesados. Patrick Dixon, en Signs Of Revival, (Eastbourne: Kingsway
Publications, 1994), pá g. 14, describió lo que sucedió el siguiente domingo por la
mañ ana, 5 de junio:
Nicky Gumbel compartió lo que le había estado sucediendo y otros también
describieron sus experiencias. Una vez má s, aparecieron muchas manifestaciones
entre la congregació n, tantas de hecho que el servicio normal de comunió n no pudo
continuar.
Esa noche la iglesia estaba completamente llena, con alrededor de 1.200 personas. A
medida que la gente rezaba, el á rea principal de la iglesia se cubrió gradualmente de
personas tiradas en el suelo, lo que requirió que se apilaran cientos de sillas. Má s de
100 personas seguían orando en la iglesia a las 10 de la noche. Alguien comentó : La
palabra revival 'es la boca de todos.

Segú n Wallace Boulton (pá gs. 22-23), Sandy Millar escribió a su congregació n de la
siguiente manera:

Hemos comenzado a ver un asombroso derramamiento del Espíritu de Dios sobre


nuestra propia iglesia y congregació n. Parece ser una obra espontá nea del Espíritu
Santo y ciertamente hay algunas manifestaciones muy sorprendentes del Espíritu que
recuerdan de manera emocionante los relatos de los primeros avivamientos y
movimientos del Espíritu de Dios.

Algunas de las manifestaciones incluyen: risa prolongada, totalmente inconsciente en


su mayor parte, y una alegría gloriosa e inexpresable (I Pet 1.8). Para algunos es un
llanto prolongado y un sentimiento de convicció n y deseo de perdó n, pureza y paz con
Dios. Para otros, parece ser la recepció n silenciosa del Espíritu de Dios que a veces
lleva a caer y a veces a ponerse de pie, a veces a arrodillarse, a veces a sentarse.

Hay una gran variedad de manifestaciones del Espíritu. Aparecen tanto durante los
servicios como fuera de ellos en hogares y oficinas. A veces son fá ciles de explicar y
manejar y en otras ocasiones son mucho má s difíciles y complicadas.

Hemos estado escuchando durante varios días sobre el movimiento del Espíritu de
Dios en la Iglesia Vineyard en Toronto, Canadá , y varias personas han venido a
nosotros desde allí para contarnos lo que estaba sucediendo y lo que pensaban que
significaba todo. Por esa razó n Jeremy Jennings y yo decidimos ir brevemente a
Toronto para ver qué podíamos aprender y qué conclusiones, si es que había alguna,
en esta etapa era posible sacar. Las manifestaciones son bastante extraordinarias y sin
duda serían alarmantes si no hubiéramos leído sobre ellas anteriormente en la
historia.

Las manifestaciones en sí mismas, por supuesto, no son tan significativas como la obra
del Espíritu de Dios en el individuo y la iglesia. Las manifestaciones son los signos y,
por lo tanto, por supuesto, es al fruto al que miramos má s que a los signos. ...
El 19 de junio, Fred Langan y Paul Goodman proporcionaron el siguiente relato en el
London Sunday Telegraph:

El vuelo nú mero 092 de British Airways despegó del aeropuerto de Toronto el jueves
por la noche justo cuando el Espíritu Santo aterrizaba en un pequeñ o edificio a cien
metros del final de la pista.

Personas de todo el mundo acuden en masa a esta insó lita iglesia, la sucursal de
Vineyard Christian Fellowship en el aeropuerto de Toronto, seis noches a la semana. Y
todas las noches hay escenas asombrosas de personas temblando de risa, cayendo en
trance, cayendo al suelo y llorando.

“La semana pasada, el obispo David Pytches de Inglaterra estuvo aquí abajo en el
suelo rugiendo como un leó n”, dice John Arnott, el pastor de la iglesia, mientras
explica có mo los cristianos evangélicos han llegado a Toronto como peregrinos a
Lourdes.

Vienen principalmente de los suburbios de la ciudad, pero hasta una cuarta parte de
ellos viajan desde Estados Unidos y Europa, en particular Inglaterra. En el mundo del
evangelismo carismá tico, este es el lugar para estar.

Los fenó menos que se ven en la iglesia del aeropuerto ya se está n propagando a las
iglesias de todo el mundo. En Londres, fieles asombrados de Holy Trinity, Brompton,
una catedral de la iglesia carismá tica famosa por su congregació n en gran parte joven
y ascendente, han estado pasando por experiencias similares.

Y ahora, existe una creciente especulació n entre los evangélicos carismá ticos de que lo
que puede estar sucediendo es má s que una renovació n, má s incluso que un
avivamiento. Se dice que el mundo, de hecho, puede estar al borde de un despertar en
toda regla, algo en la escala del gran movimiento wesleyano que barrió Inglaterra a
principios del siglo XVIII.

A finales de septiembre de 1994, Mike Fearon escribió sobre Holy Trinity Brompton
en su libro, A Breath of Fresh Air (Guildford, Surrey: Eagle, 1994), p. 4, “En el
momento de escribir este artículo, cuatro meses después de que la Toronto
Blessing hiciera su aparició n inesperada pero muy bienvenida, los servicios está n
tan llenos que la sillería del coro y el á rea del presbiterio detrá s del orador deben
usarse como á reas de desbordamiento, con partituras de gente parada en la galería y
alrededor de cada puerta. Casi 2.000 personas abarrotan el edificio todos los
domingos ".

Centro cristiano de Sunderland

Ken y Lois Gott fundaron Sunderland Christian Center (SCC) en 1987 en la parte
noreste de Inglaterra. Aunque se mudaron a un nuevo edificio en 1992, en el verano
de 1994 se sentían muy secos espiritualmente. Luego, en agosto de ese añ o, Ken Gott
visitó a Holy Trinity Brompton en Londres con otros cuatro líderes pentecostales, y se
sintió profundamente humillado por el sentido de Dios entre los anglicanos.

Andy y Jane Fitz-Gibbon escribieron en Renewal (nú mero 227, abril de 1995, p. 11)
que “los estereotipos se hicieron añ icos cuando Ken y los otros pentecostalistas
recibieron un nuevo bautismo en el Espíritu de manos del obispo David Pytches. El
cambio fue tan profundo en Ken que los miembros de SCC aceptaron una ofrenda y
enviaron a Ken, Lois y su líder de jó venes por una semana a Toronto. Como la mayoría
de nosotros que hemos hecho el mismo peregrinaje, se sintieron profundamente
conmovidos, 'empapados' en Dios durante una semana, para nunca volver a ser los
mismos ”.

A su regreso del viñ edo del aeropuerto de Toronto, los Gott decidieron no contarle a la
iglesia sobre los fenó menos que habían visto. Ken dijo: "Queríamos tener una visita,
no una imitació n". Andy y Jane Fitz-Gibbon (ibid, p. 12) escribieron:

¡A su regreso, el Espíritu Santo aterrizó en SCC! De manera similar a los comienzos en


Airport Vineyard, la iglesia se reunía todas las noches, pensando que duraría algunas
noches.
Después de dos semanas de reuniones nocturnas sin descanso, parece que la
renovació n "dio un impulso a otra marcha". Sin publicidad, la palabra comenzó a
extenderse por la regió n. La gente comenzó a llegar a SCC desde una extensió n de 70
millas. El nú mero de asistentes en la tercera semana aumentó a 600 por noche. . . . Ha
habido ocasiones en las que el equipo del ministerio todavía está orando hasta las
primeras horas de la mañ ana. .
Los cató licos yacen en la alfombra junto a los hermanos de Plymouth. Los sacerdotes
anglicanos han caído, sacudido y sacudido junto con los bautistas. . . .

Cada noche se dan testimonios del cambio de corazó n y vida de las personas de Dios.
Una mujer testificó un mes y medio después de su primera visita que “Dios ha hecho
por mí en seis semanas lo que los consejeros habían tratado de hacer durante 10
añ os”, tan profundo fue el cambio en su vida.

A los adolescentes se les ha dado un nuevo valor para testificar de su fe a sus amigos.
Los niñ os de siete u ocho añ os ven visiones asombrosas y dan testimonio
pú blicamente del hecho de que saben que Dios está con ellos.

Ha habido una serie de curaciones físicas dramá ticas y un gran aumento en la


liberació n del ministerio profético. . . .

Cada noche hay un equipo de ministerio compuesto por miembros de diferentes


iglesias en toda la regió n. El liderazgo y la predicació n son realizados por un equipo de
pastores y otras personas que han sido tocadas por el refresco. Las reuniones de
renovació n se han convertido en un “crisol” del pueblo de Dios en el noreste. . . . entre
los que han venido ha habido pastores y sus có nyuges que necesitan un toque fresco
de Dios. La mayoría han estado espiritualmente secos, algunos incluso hasta el punto
de renunciar al ministerio antes de llegar a Sunderland. Muchos de ellos han dado
testimonio de una visió n renovada, un nuevo sentido de direcció n y un nuevo
empoderamiento y unció n. Habiéndose encontrado poderosamente, han regresado a
casa y Dios ha transformado sus iglesias.

No hace falta decir que el efecto en la iglesia misma ha sido profundo. La membresía
se duplicó en 1994, a poco má s de 400. Ha habido muchos compromisos con Cristo
durante las reuniones de renovació n. . . . Un hombre, que tenía un pasado criminal, fue
llevado a las reuniones por su novia. A mitad de la reunió n salió corriendo, incapaz de
hacer frente a lo que estaba sucediendo. Unos días después regresó , entregó su vida a
Cristo y recibió el Espíritu Santo de una manera poderosa y dramá tica. . . .

En enero [1995], la renovació n en Sunderland se trasladó a dos reuniones al día con


una reunió n diaria de oració n por la tarde.
Para abril de 1995, Charisma (vol. 20, n. ° 9) informaba del Sunderland Christian
Center que su pastor, Ken Gott, dirigía seis reuniones a la semana en esa iglesia. “Las
reuniones nocturnas se han mantenido constantes desde el verano pasado, cuando los
líderes de Sunderland visitaron el Airport Vineyard Christian Fellowship en
Toronto. . . . Visitantes de Australia, los Países Bajos y los Estados Unidos han estado
en la iglesia de 400 miembros de Gott, y la compañ ía de televisió n independiente de la
regió n ha filmado servicios ”(p. 58).

Charisma citó a Gott en el sentido de que “Somos conscientes de que el lugar está
saturado con la presencia de Dios. . . . Los visitantes afirman regularmente que
[incluso] han sentido la presencia de Dios en el estacionamiento exterior ".

El 19 de junio de 1995, en dos publicaciones de la lista de vinos nuevos en Internet,


Jon W. Cressey informó que Sunderland Christian Center había estado
experimentando reuniones continuas durante 43 semanas, y que el robo de
automó viles y el crimen, segú n la revista Alpha, habían supuestamente se redujo en
un 45% en el á rea de la ciudad con respecto al añ o anterior.

En agosto de 1995, Andy y Jane Fitz-Gibbon informaron en Renewal (nú mero 231,
pá gs. 14-18) que John y Carol Arnott habían hecho su segunda visita a Sunderland en
abril de ese añ o:

La conferencia tuvo lugar en el Northumbria Center en el polígono industrial


Stephenson. Los miembros del Sunderland Christian Center trabajaron arduamente
para organizar el evento a gran escala. . . .

Má s de 1.300 personas se habían inscrito durante los tres días completos, varios
cientos má s se inscribieron como visitantes diurnos y muchos má s asistieron a las
reuniones nocturnas, que eran celebraciones abiertas. Muchos habían viajado cientos
de millas para asistir. Sabemos de personas que habían venido de Holanda, Noruega,
Francia, Á frica Occidental, Nueva Zelanda, Australia y Tailandia, así como de todas las
Islas Britá nicas. . . . Cada noche probablemente má s de mil personas cayeron bajo el
poder del Espíritu y se acostaron fila tras fila, una al lado de la otra, mientras se
empapaban en la presencia de Dios.

Le preguntamos si John [Arnott] tenía alguna idea de por qué Sunderland se convirtió
en una versió n má s pequeñ a de Toronto. Comentó : “Solo podemos especular. Sé que
Dios usa a la gente. Ken y Lois Gott se emocionaron poderosamente. Tenían el deseo
de hacerlo. Regresaron a casa. Dios explotó sobre ellos y tuvieron la fe para seguir
adelante. Dios está buscando personas que estén dispuestas a pagar el precio,
arriesgarlo todo y hacerlo ”. Esperamos que Dios 'encuentre' a muchas personas así.

Vietnam y Camboya

Tom Ford de Dallas, Texas, informó que el 10 de octubre de 1994, acababa de regresar
de un viaje de dos semanas a Vietnam y Camboya. El escribio:

Diez de nosotros de nuestra iglesia en Dallas fuimos allí para traer suministros
médicos y biblias y para edificar las iglesias allí. Nuestro equipo se reunió con varios
líderes de iglesias en casas en Vietnam. Algunos de los líderes supervisan cientos de
iglesias en casas individuales y varios miles de personas. La mayoría de ellos habían
pasado tiempo en la cá rcel por predicar el evangelio. Cualquier reunió n no aprobada
de má s de 15 es ilegal y las iglesias tienen que reunirse en secreto. Su fe y compromiso
con el Señ or es asombroso. Nos reunimos con ellos para animarlos y orar para que
recibieran el derramamiento del Espíritu Santo que se había visto en los Estados
Unidos y en todo el mundo. Nos dividimos en grupos de 2 o 3 para ir a varios puntos
de encuentro de la ciudad. Nos llevaron en la parte trasera de motocicletas a muchos
de ellos. En cada lugar donde oramos, el Espíritu Santo los tocó y muchos se cayeron,
reía, lloraba, gritaba o bailaba bajo la influencia de la unció n. Fue realmente
asombroso. La mayoría de las personas con las que hablamos no habían visto ni oído
hablar de la efusió n que está sucediendo ahora. Una vez, fui con una de las chicas de
nuestro equipo a reunirme con un grupo de unas 20 personas. Le conté lo que había
estado sucediendo en Toronto, que nuestros pastores fueron a verlo y lo trajeron de
regreso a nuestra iglesia en Dallas. Los dos comenzamos a orar por ellos y vimos que
sucedía lo mismo allí. ¡Guau! No me había estirado tanto antes. Fue grandioso. Le
conté lo que había estado sucediendo en Toronto, que nuestros pastores fueron a
verlo y lo trajeron de regreso a nuestra iglesia en Dallas. Los dos comenzamos a orar
por ellos y vimos que sucedía lo mismo allí. ¡Guau! No me había estirado tanto antes.
Fue grandioso. Le conté lo que había estado sucediendo en Toronto, que nuestros
pastores fueron a verlo y lo trajeron de regreso a nuestra iglesia en Dallas. Los dos
comenzamos a orar por ellos y vimos que sucedía lo mismo allí. ¡Guau! No me había
estirado tanto antes. Fue grandioso.
En Camboya, fuimos hospedados por Sophal Ung, el pastor de una iglesia patrocinada
por Global Network. El Señ or está haciendo grandes cosas a través de su ministerio
allí. El gobierno les ha dado libertad para hacer lo que quieran. Está n alimentando a
los pobres, plantando iglesias en todo el país y ayudando a capacitar a personas con
habilidades comerciales. Es un país muy pobre con poca industria. Ellos también han
visto muchos milagros, ojos ciegos abiertos, sordos sanados, demonios expulsados y
muertos resucitados. Hubo un hombre que murió de un infarto y estuvo muerto 9
horas. Tomaron tablas del piso de su casa para hacer un ataú d. El sacerdote budista
vendría a recoger el cuerpo al día siguiente. Su esposa se había salvado alrededor de 2
semanas y no se daría por vencida. Ella y varios cristianos oraron durante horas hasta
la medianoche. Los demá s se dieron por vencidos y se fueron a casa, pero ella siguió . A
las 4:30 am el esposo se sentó y dijo que me dieran algo de comer. Salió al día
siguiente y la gente del pueblo pensó que era un fantasma. La gente venía de
kiló metros a la redonda para ver al hombre que había resucitado. El hombre y su
esposa ahora tienen una iglesia en su casa. También tengo el testimonio en video.

En la Conferencia CATCH THE FIRE en Toronto en octubre de 1994, hubo algunas


personas de Camboya, Monee Mon y Chen Mau, colaboradores de Sophal y Deborah
Ung, quienes contaron sobre una resurrecció n de entre los muertos y un templo
budista que había sido golpeado por una bola de fuego del cielo, lo que hizo que se
moviera cincuenta metros. La resurrecció n ocurrió en enero de 1994. El esposo de
alguien había estado enfermo durante dos o tres añ os y murió en enero. Llegaron los
vecinos, ya las 8:00 pm llegó el monje budista y lo declaró muerto. Salió a medianoche.
Luego, a las 3 am, después de que la esposa había estado orando, él estaba vivo. É l
mismo se sorprendió y comenzó a revisar su cuerpo. Pidió sopa de arroz. A las 6 de la
mañ ana recorrió el pueblo y la gente pensó que era un fantasma, porque lo vieron
muerto la noche anterior.

Dijeron que el domingo 31 de agosto por la mañ ana, Sophal estaba compartiendo lo
que estaba sucediendo en Toronto. La gente cayó al suelo antes de que él tuviera la
oportunidad de terminar. Por la noche, volvió a suceder lo mismo. Luego empezó a
llover y había un templo budista en la montañ a. La gente se estaba preparando para
traer todos los ídolos al templo budista. De repente, la gente vio una bola de fuego que
venía de un lado, lo que hizo que el templo se moviera cincuenta metros, y el templo
fue destruido. Cinco monjes budistas testificaron sobre esto. Un monje dijo que se
aferró a su cama durante los cincuenta metros completos, pero no resultó herido. Se
sentía feliz y se regocijaba. Todo el edificio quedó destruido, pero nadie resultó
herido. Dios destruyó los ídolos, pero la gente quedó ilesa.

En octubre de 1994, James Ryle les dijo a Richard y Kathryn Riss que Monee Mon y
Chen Mau habían grabado en video una entrevista con Sophal y Deborah, y en la
entrevista había una descripció n de las experiencias del hombre que fue resucitado de
entre los muertos. Dijo que lo llevaron a un río y que la gente estaba cruzando el río.
Cada persona cruzó en un ataú d. Le preguntaron: "¿Dó nde está tu ataú d?" Dijo que no
tenía ataú d. Le dijeron que si no tenía un ataú d, no podía cruzar. Comenzó a volver
sobre sus pasos y llegó a una encrucijada. Se le dio a elegir entre luz u oscuridad.
Eligió la luz. Lo siguiente que supo fue que estaba en la cama, examiná ndose para ver
si estaba realmente vivo. Su esposa estaba allí orando y había estado orando durante
algú n tiempo.
Renacimiento de Melbourne, Florida

El día de Añ o Nuevo de 1995, Randy Clark fue orador invitado en la Iglesia Tabernacle
en Melbourne, Florida, para una serie de reuniones patrocinadas por cinco iglesias
locales. Un avivamiento inusual estalló de inmediato, acompañ ado de una risa santa,
cayendo bajo el
poder del Espíritu y muchas curaciones físicas dramá ticas. Desde el primer día, miles
de personas acudieron en masa a las reuniones celebradas seis días a la semana. Los
servicios fueron organizados de forma rotatoria por pastores y mú sicos de quince
congregaciones diferentes en el á rea local, incluidas las iglesias Presbiteriana (PCA),
Bautista del Sur, Episcopal, Metodista y de las Asambleas de Dios (Informe de religió n
nacional e internacional, vol. 9, pá g. No. 8 [3 de abril de 1995], pá g. 2).
En una publicació n del 20 de enero en la lista de vinos nuevos, una lista de correo de
Internet dedicada al avivamiento, Randy Clark escribió :
En 1994 pasé unos 150 [días] en reuniones de renovació n. Durante ese tiempo nunca
estuve en una reunió n que sentí que tenía el potencial de convertirse en otra
experiencia tipo Toronto. Eso fue hasta que fui a Melbourne, Florida [el] 1 de enero de
1995. Ha estallado otro avivamiento. Han ocurrido muchas cosas soberanas que
indican que este lugar también será [el sitio de] reuniones de renovació n habituales.
Compartiré algunos de estos.

Primero, ¿qué me hizo esperar algo especial en estas reuniones? Nunca programo má s
de cuatro días para las reuniones, pero programé quince días para esta reunió n. ¿Por
qué? Creí que estaban sucediendo cosas que indicaban que un movimiento importante
del Espíritu era inminente. Las asociaciones ministeriales de blancos y negros se
fusionaron unos meses antes de mi partida. Los pastores carismá ticos se habían
estado reuniendo para orar durante seis añ os, y los pastores de iglesias evangélicas,
carismá ticas y pentecostales se habían estado reuniendo y orando juntos durante má s
de dos añ os. Se construyó una unidad que sería capaz de resistir las presiones de
diversas tradiciones trabajando juntas en una reunió n de renovació n / avivamiento.

Las reuniones se llevan a cabo en el Taberná culo, la iglesia má s grande de la zona.


Tiene capacidad para 950 có modamente. Esta era la iglesia de Jamie Buckingham,
ahora pastoreada por Michael Thompson. El santuario de la iglesia se llena a las 6:15 y
las reuniones comienzan a las 7:00. Aproximadamente 1200 está n apiñ ados en el
santuario, otros 150 llenan una pequeñ a sala de desbordamiento y otros 200-300 se
sientan afuera mirando en una pantalla grande. . . .
El domingo pasado, un hombre que fue herido hace seis añ os fue sanado. Tenía una
lesió n espinal grave en el cuello que había resultado en cuatro cirugías y la fusió n de
las cuatro vértebras inferiores del cuello. Esto le hacía físicamente imposible mirar al
techo o al suelo. Tampoco podía mover el cuello hacia la izquierda o hacia la derecha.
También había tenido convulsiones durante los seis añ os transcurridos desde el
accidente. Había sido tratado por los mejores neurocirujanos de Johns Hopkins. Le
habían dicho que su dañ o era irreversible. Estaba tomando analgésicos para controlar
el dolor. Este dolor había empeorado y se enfrentaba a una quinta cirugía. Había sido
pastor en el á rea antes de este accidente. Es muy conocido en la zona. El domingo por
la noche estaba orando por él cuando sanó .

Ese domingo por la mañ ana me desperté soñ ando con ver una columna vertebral. En
el sueñ o pude ver vértebras y discos. Esa mañ ana tuve una palabra de conocimiento
sobre el dolor en la axila izquierda. Cuando comencé a orar por él, le pregunté si tenía
dolor en la axila izquierda. Dijo que tenía mucho dolor en esa zona. También tenía
temblores en las manos, ademá s de sentir dolor y, a veces, entumecimiento en los
dedos. Cuando comencé a orar por él, noté primero que el temblor cesó en las manos.
Luego me dijo que el dolor en su brazo izquierdo se detuvo. Había estado orando por
má s de diez minutos antes de que hubiera algú n efecto notable en su cuerpo. Luego
comencé a orar má s específicamente por su cuello. Primero cesó el dolor de cabeza.
Luego, el chirrido en su cuello terminó cuando trató de mover la cabeza. Luego pudo
mover la cabeza mirando hacia el techo, en el suelo, y de izquierda a derecha tanto
como pude. El fue sanado. Me sorprendió tanto esta curació n que, junto con su hijo
adulto y su esposa, comencé a llorar arrodillado a su lado.

Han pasado tres días desde su curació n. Me he mantenido en contacto con él a través
de otras personas de la zona. Todavía no siente dolor y es capaz de mover la cabeza en
lo que debería ser físicamente imposible con cuatro vértebras fusionadas. ¡A Dios
sea la gloria de las grandes cosas que ha hecho!  Que nadie me mire como si por mi
poder o piedad este hombre hubiera sido sanado. Fue sanado por fe en el nombre de
Jesú s. cf. La explicació n de Pedro a la multitud después de que el hombre fue sanado
en la puerta hermosa.

En marzo de 1995, el avivamiento de Melbourne estaba recibiendo cobertura en


Charisma (vol. 20, no. 8, p. 56), que decía que “en un servicio reciente del martes por
la noche en la Iglesia Tabernacle en Melbourne, Florida, má s de 1,000 la gente trató de
encontrar asientos. Muchos de ellos se conformaron con un lugar en una sala de
desbordamiento adyacente, donde vieron el sermó n a través de un monitor de video.
Mientras tanto, otras 60 personas se pararon fuera del santuario y vieron el servicio
en una pantalla gigante que ondeaba con la suave brisa del atardecer. Las multitudes
vinieron de toda la Costa Espacial de Florida para escuchar a Randy Clark ".
El 12 de junio, el Informe Nacional e Internacional de Religió n (vol. 9, No. 13, p. 3),
informó que los servicios de avivamiento en Melbourne "todavía se estaban
fortaleciendo". Fred Grewe informó en ese momento que “todos está n exhaustos, pero
Dios manifiesta Su presencia todas las noches, por lo que somos reacios a detenernos”
(ibid). Los pastores de muchas denominaciones diferentes continuaban uniéndose en
la adoració n, compartiendo testimonios y orando por la renovació n en las iglesias de
los demá s. Entre cincuenta y ochenta pastores en el á rea asistían a una reunió n de
oració n semanal asociada con el avivamiento en la Primera Iglesia Bautista en la
cercana Satellite Beach.

En agosto de 1995, la revista Charisma informó : “Caer bajo el poder del Espíritu Santo
no es inusual para la mayoría de los cristianos carismá ticos. Pero hacerlo junto a
presbiterianos, metodistas unidos y bautistas del sur sí lo es. Sin embargo, es una
experiencia diaria para muchos cristianos en Melbourne, Florida, donde un
movimiento de avivamiento inesperado está unificando a carismá ticos y no
carismá ticos, y a su clero. . . . Má s de 65.000 personas han asistido a las reuniones. . . .
Cientos de personas han profesado pú blicamente su fe en Jesucristo ". (pá g.18).

El nú mero de octubre de 1995 de Renewal (nú mero 223), una publicació n britá nica,
incluía un artículo sobre el resurgimiento de Melbourne, Florida, escrito por Thomas
Locke, un autor de ficció n cristiana que se sintió conmovido por el resurgimiento de
junio. Escribió : “Estaba en Florida investigando para una nueva historia, cuando el
perió dico principal de la ciudad publicó una noticia en primera plana sobre sucesos
notables en una iglesia local. . . . El reportero claramente no era un creyente y, sin
embargo, este artículo describía a alguien que había sido profundamente afectado. . . .
las reuniones continuaban seis noches a la semana, atrayendo un aforo abarrotado
todas las noches ". Encontró una “asombrosa mezcla” de personas blancas, negras,
asiá ticas, hispanas e indias americanas, que “atravesaban las fronteras de la riqueza, la
clase, la raza y el trasfondo religioso. . . . La sensació n de calma prá ctica que había
regresado de memoria a su llegada continuó sin cesar durante las cinco horas del
servicio. . . . Hubo numerosas declaraciones de curaciones milagrosas. Al final de la
noche, má s de un centenar de personas habían quedado aplastadas por el poder del
momento. Hubo una gran risa, hubo hablar en lenguas, hubo cantos espontá neos
”(pá gs. 18-20).

En un testimonio publicado en Internet (las pá ginas web de Melbourne Renewal


Services y Youth Revolution International) con fecha del 25 de febrero, Lisa Frodge
escribió que, inicialmente, ella y su esposo Rex eran muy escépticos, pero que después
de involucrarse en el avivamiento en Melbourne, “muchas, muchas oraciones que se
han rezado durante añ os, se han hecho realidad en un período de unas pocas semanas.
Algunas son cosas pequeñ as, como finalmente poder rezar en nuestras grandes cenas
familiares, unidad dentro de la familia, menos tensió n en el hogar. Sin embargo, Dios
está cambiando nuestros corazones y ha cambiado drá sticamente nuestras vidas ”.

Colleen Orfe escribió : “Randy Clark ministró por primera vez en el Taberná culo en
Melbourne el domingo 1 de enero de 1995. Esa mañ ana hizo un llamado al altar para
los hipó critas y yo seguí adelante. . . . Me mataron en el espíritu y yací en la alfombra,
sin poder levantarme durante una hora. Un par de veces, me senté, solo para volver a
caer bajo la unció n. Mientras yacía allí, experimenté una sensació n de perfecta paz y
sentí que mi cuerpo se relajaba tanto que se sentía como si me estuviera derritiendo
en el suelo. . . . Finalmente, pude levantarme, pero permanecí muy 'borracho' en el
espíritu, casi incapaz de caminar o hablar. Me sentí como si estuviera en una niebla.
Cuando conduje a casa y me preparé para ir a la cama, descubrí que Dios me había
curado la espalda. Había tenido dolor en la espalda baja durante má s de un añ o, lo que
me dificultaba darme la vuelta en la cama para encontrar una posició n có moda. e
incluso sentarse y levantarse de una silla. En el pasado, los espasmos habían sido tan
intensos en ocasiones que fui al médico y recibí relajantes musculares porque no
podía mantenerme de pie ni caminar. Má s recientemente, solo había sido una
incomodidad general de la naturaleza descrita. Esta noche, me sentí totalmente
relajado y sin dolor y disfruté de la mejor noche de sueñ o en meses. Ha permanecido
curado desde entonces ".

Marie Purdy informó que se había lastimado la parte inferior de la espalda y la parte
superior del cuello cervical mientras ayudaba a su hija con un vivero de jardinería. En
octubre de 1994, le hicieron radiografías que indicaron una estenosis. Un amigo la
llevó a las reuniones en 'The Tab' en Melbourne. Ella escribió : “Estoy acostumbrada a
un servicio protestante conservador. No estaba a punto de pasar por ningú n 'tiempo
de alfombra' siendo un escéptico y ser capacitado científicamente, aunque tengo fe en
Jesucristo. . . . Mientras observaba y presenciaba a las personas que recibían oració n,
no podía comprender las acciones y emociones incontrolables a las que estaban
respondiendo como resultado. . . . Con el paso del tiempo, John Arnott dijo que
cualquier persona con problemas de espalda, cuello o columna debería
presentarse. . . . Cuando John comenzó a administrarme la oració n, sentí que un calor
comenzaba desde mis pies gradualmente hasta mi cintura. Me pidió que me doblara,
torciera y girara pidiéndole a Jesú s que me diera má s poder para sanarme. . . . ¡No tuve
dolor! ¿Qué ha pasado? Mis piernas comenzaron a doblarse y no tenía ningú n control
de mi cuerpo cuando sentí que me caía hacia atrá s. . . . Me acosté en la alfombra
confundida, interrogante, nerviosa, abrumada. . . . Por primera vez en un añ o,
aproveché la oportunidad para ponerme de pie sin una sola lucha y sin dolor ".
El 6 de enero, Randy Clark y Fred Grewe de la Iglesia Taberná culo fueron a Vero
Beach, Florida, a una hora en auto al sur de Melbourne, para hablar por la estació n de
radio cristiana WSCF, FM 92. Durante la entrevista, el disc jockey cayó bajo el poder de
el Espíritu, y fue incapaz de continuar la entrevista.
Poco después, el gerente general también se vio afectado de la misma manera, por lo
que se emitió mú sica ya que “no había nadie para operar la estació n” (Informe
Nacional e Internacional de Religió n, vol. 9, No. 8 [3 de abril de 1995], p. .2).

En su publicació n del 20 de enero en el nuevo vino, Randy Clark escribió : “Hace dos
semanas el viernes tuve una entrevista de radio. Durante [la] entrevista, un DJ se
peleó [bajo el poder del Espíritu] frente al gerente de la estació n que me estaba
entrevistando. Tembló violentamente. Otros empleados de la estació n cayeron bajo el
poder. Después de que nos fuimos de la estació n seguimos compartiendo [en el aire]
lo que estaba ocurriendo en vivo durante horas. La gente se curó escuchando la
transmisió n. Otros llegaron bajo convicció n, condujeron hasta la estació n y entregaron
sus vidas a Dios. Otros se volvieron a dedicar mientras escuchaban. Un hombre tuvo
que irse a casa del trabajo sin poder seguir conduciendo su camioneta porque el
Espíritu era muy fuerte sobre él ".

El gerente general de la estació n de radio, Jon Hamilton, escribió una carta a su


circunscripció n de la siguiente manera:

Enero de 1995

Estimado amigo de Christian FM 92:

Ya había dado los toques finales a mi primera carta de 1995. Me gustó mucho. Estaba
lleno de optimismo y resoluciones inspiradoras para el Añ o Nuevo.

Nunca llegará a la impresora.

En cambio, me veo obligado a ofrecerles un testimonio y testimonio de un día


extraordinario. Ruego que sirva para animar a los que buscan a Dios y aterrorizar a los
que se le oponen.

El 6 de enero de 1995 comenzó de una manera bastante comú n. Era viernes, había
sido una semana muy ocupada, pero esperaba un día lento. Cuando salía de casa, le
dije a mi esposa: "No hay mucho en mi calendario, puedo intentar tomarme las horas
libres de la tarde y volver a casa temprano".

Había acordado entrevistar a un pastor de St. Louis, Randy Clark esa mañ ana. Randy
era el orador invitado en los servicios de renovació n de The Tabernacle Church todas
las noches, y dado que 'The Tab' es un buen amigo de FM 92 (y muchas otras iglesias
del á rea participaban en las reuniones), habíamos decidido despejar un espacio en el
programa matutino. para una breve entrevista.

Mi invitado fue uno de los líderes del llamado 'Renacimiento de Toronto'. Había leído
sobre las reuniones de Toronto, pero, francamente, he escuchado muchos “rumores de
avivamiento” a lo largo de los añ os y he aprendido a no prestar mucha atenció n.
Normalmente, no hago las entrevistas yo mismo, pero me sentía cauteloso y les dije a
los 'chicos de la mañ ana' que estaría allí durante el programa.

La entrevista fue bastante inocente al principio. El tema se centró en una discusió n


sobre la presencia manifiesta del Espíritu Santo en una reunió n (en oposició n a Su
presencia que siempre habita en nuestros corazones). De repente, algo comenzó a
suceder en la sala de control.

Comenzó con Gregg. Estaba sentado detrá s de mí escuchando, y sin razó n aparente,
comenzó a llorar. Su llanto se convirtió en sollozos estremecedores que intentó ahogar
en sus manos. Era difícil de ignorar, y Randy hizo una pausa a mitad de la oració n para
comentar: "No puedes verlo, pero Dios realmente está tratando con el tipo que está
detrá s de ti en este momento". Miré por encima del hombro justo a tiempo para ver a
Gregg perder el control. Se puso de pie, solo para estrellarse contra el suelo
directamente frente a la consola, donde permaneció temblando durante varios
minutos.

No sé si alguna vez ha intentado realizar una entrevista de radio en tales


circunstancias, pero permítame asegurarle que nunca lo hice. Estaba mortificado.
Siempre hemos intentado evitar los extremos en FM 92, por lo que era difícil explicar
a nuestros oyentes lo que estaba sucediendo. Siempre había sabido que Gregg actuaba
como un profesional, así que sabía que algo estaba pasando en serio. Hice todo lo
posible para recuperar la entrevista en las embarazosas circunstancias. Le di las
gracias al invitado y lo envolví. (¡Y pensé en formas de matar a Gregg má s tarde!)
Después, cuando tenemos un ministro invitado en la estació n, le pedimos que ore por
el personal. Antes de que Randy Clark se fuera, le pedimos que dijera una palabra de
oració n.

Formamos un círculo y comenzamos a orar por el personal uno por uno. Mis ojos
estaban cerrados, pero escuché un ruido sordo y los abrí para ver a Bart Mazzarella
postrado en el suelo. Se había caído de bruces. Lo que má s me sorprendió fue que se
sabía que Bart era abiertamente escéptico. simplemente no aceptaba tales cosas. En
segundos, otro y otro miembro del personal cayeron. Incluso los que permanecieron
en pie estaban claramente conmocionados.

Cuando oraron por mí, yo no “me derrumbé”. Lo que sucedió fue una sensació n
eléctrica que recorrió mi brazo derecho y mi mano derecha comenzó a temblar
incontrolablemente. Mi corazó n latió con fuerza cuando me di cuenta de un poderoso
sentido de lo que solo se puede llamar la presencia manifiesta de Dios.

Recuerde, nuestro personal no es principalmente carismá tico. Somos episcopales,


nazarenos, evangélicos, pentecostales ... y un par de “no muy seguros”. Aunque
personalmente estoy asociado con una iglesia de la Asamblea de Dios, soy bastante
escéptico cuando se trata de "cosas raras". No veo a muchos evangelistas en la
televisió n, porque con demasiada frecuencia lo que veo me apaga. Esto era
completamente nuevo para nosotros.

Randy estaba programado para otro lugar, así que después de unos minutos de
oració n, me agradeció amablemente y se fue rá pidamente. Nuestro personal
permaneció en la sala de control, mirá ndose unos a otros con los ojos muy abiertos y
sobre Bart, que todavía parecía inconsciente en el suelo. (Estuvo completamente
inmó vil durante má s de media hora).

Había una dulce atmó sfera de adoració n en la sala, así que le dije a alguien que pusiera
al aire uno de los CD de adoració n de integridad mientras seguíamos orando juntos.

Pensé que la atmó sfera disminuiría después de unos minutos y volvería a la


normalidad ... pero en cambio, nuestras oraciones se hicieron cada vez má s intensas.
La habitació n se cargó de una manera que simplemente no puedo describir. Después
de una hora de esto, nos dimos cuenta de que eran las 10:30, la hora en que
normalmente compartimos las necesidades de nuestro oyente en oració n.
Encendí el micró fono y me encontré orando para que Dios tocara a cada oyente de una
manera personal. Después de la oració n, agregué con gran vacilació n: “Esta mañ ana
Dios realmente ha estado tocando a nuestro personal, así que hemos pasado la
mañ ana orando juntos. Si ahora mismo se encuentra en una situació n en la que se
enfrenta a una necesidad desesperada, pase por nuestros estudios esta mañ ana y nos
tomaremos un minuto para orar con usted ". Esta fue la primera vez que hicimos tal
invitació n.

Aquí es donde todo se volvió loco.

A los pocos minutos empezaron a llegar algunos oyentes. La primera persona con la
que oré fue un hombre alto que compartió conmigo algunas necesidades tremendas
que estaba enfrentando. Le dije que estaría de acuerdo con él en oració n. Mientras
oraba por su necesidad, una voz en mi cabeza decía: “Es una pena que no operes con
ningú n don o poder espiritual real. ¡Aquí hay un hombre que realmente necesita
escuchar a Dios y usted no tiene nada que valga la pena darle! " Seguí orando, pero
estaba luchando. Levanté mi mano derecha para tocar su hombro, cuando de repente
se estremeció y se desplomó en el suelo. (Permaneció allí sin moverse durante má s de
2 horas). Me sorprendió y me estremeció .

Otros dos habían llegado a este punto y los miembros del personal estaban orando con
ellos. De repente, empezaron a llorar incontrolablemente y se desplomaron al suelo.
Esta escena se repitió una docena de veces en los siguientes minutos. No importaba
quién hiciera la oració n, cada vez que le pedíamos al Señ or, él respondía de inmediato
con un poder visible, y ocurrían las mismas manifestaciones.

No sabía si estar aterrorizado o emocionado, pero claramente, algo completamente


inusual estaba sucediendo. Un joven entró cautelosamente en la habitació n y comenzó
a decirnos que "estaba pasando" por el dial de la radio cuando escuchó "algo sobre la
oració n". Informó que inmediatamente se sintió abrumado por la convicció n. Añ os
antes, había contemplado entrar al ministerio e incluso había asistido un par de añ os a
un Christian College, pero desde entonces se había apartado de Dios. Cuando lo
invadió un escalofrío de convicció n, sintió que Dios de repente le decía que era ahora
o nunca. Condujo hasta la estació n. Oramos con él para recibir a Cristo como Señ or, y
luego, él también se desplomó en el suelo.

Uno a uno vinieron. Continuamos tocando mú sica orientada a elogios, y cada hora (a
veces en la media hora) invitá bamos a la gente a venir.
Bastante temprano en todo esto, nos quedamos sin espacio. El piso de la estació n de
radio estaba de pared a pared ... algunos llorando, algunos temblando, algunos
completamente quietos. La gente informó que era como si les hubieran colocado un
pesado delantal de plomo. No pudieron levantarse. Todo lo que podían hacer era
adorar a Dios.

Afortunadamente, nuestras oficinas está n dentro del complejo de la Asamblea Central,


así que cuando la multitud comenzó a crecer, nos trasladamos a la Iglesia, dejando la
estació n de radio literalmente de pared a pared con buscadores.

Algunos maestros de Indian Christian School habían escuchado lo que estaba


sucediendo y nos pidieron que oramos por ciertos niñ os que estaban trayendo al
saló n. Mientras orá bamos por los niñ os, muchos comenzaron a temblar y caer al suelo.
Algunos comenzarían a pronunciar alabanzas a Dios. Otros permanecieron
completamente inmó viles durante períodos de má s de una hora. (Si alguna vez ha
tratado de hacer que un niñ o de siete añ os se quede quieto, ¡sabe que es un milagro!)
Algunos simplemente no experimentaron nada en absoluto.

A estas alturas estaba convencido de que está bamos experimentando un mover


genuino de Dios. Había leído que tales experiencias de manifestació n eran comunes en
las reuniones de avivamiento de grandes hombres como Jonathan Edwards y John
Wesley. También había leído acerca de los grandes avivamientos de las reuniones
campestres a principios del siglo XIX, donde miles y miles experimentaron ser
"asesinados", pero nunca imaginé que realmente viviría para verlo.

La multitud siguió creciendo y empezaron a formarse filas. El poder de Dios siguió


cayendo sobre los que venían. Era casi como estar en un sueñ o. Miraba hacia arriba y
veía a los miembros de nuestro personal ... ojos rojos, rostros hinchados y manos
temblorosas, pero con fuego en los ojos y el poder de Dios sobre ellos. No podía creer
que fueran las mismas personas que conocía y con las que trabajaba. En cuestió n de
horas, estaba sucediendo algo que ni siquiera soñ amos (mucho menos aspiramos).

El piso frente al santuario pronto se cubrió de hombres y mujeres, niñ os y niñ as. Los
pasillos comenzaron a llenarse y está bamos apartando sillas para tener má s espacio
en el piso. Por lo general, uno de nuestro personal 'atrapaba' a la persona cuando caía,
pero en algunas ocasiones nos sorprendió y la gente cayó con fuerza al suelo.
Francamente, no teníamos idea de lo que está bamos haciendo. (¡No estoy seguro de
querer aprender!)
En algú n momento miré hacia arriba y vi a un pastor bautista local entrar por la
puerta. Debo confesar que lo primero que pensé fue: "Oh Dios ... estoy en problemas".
Si bien sabía que este hermano era un verdadero hombre de Dios, sin embargo, me
preocupaba có mo un bautista fundamental y sensato podría asumir todos estos
sucesos. (¡Ademá s, no tenía una explicació n que ofrecer!) Me acerqué a saludarlo.
Simplemente examinó la habitació n en silencio, y con un tono de voz justo por encima
de un susurro dijo: “Esto ... es ... Dios. Durante añ os he orado por avivamiento ... Este
es Dios ".

A los pocos minutos comenzaron a llegar má s pastores locales. Luterana,


Independiente, Asamblea de Dios ... La noticia de lo que estaba sucediendo se extendió
como la pó lvora. Cuando llegaron los pastores, fueron cautelosos al principio, pero en
pocos minutos, a menudo comenzaban a fluir en el mismo ministerio. La multitud
estaba creciendo y los pastores comenzaron a poner las manos sobre los buscadores,
donde una vez má s el poder de Dios se manifestaría y el buscador a menudo colapsaba
al suelo.

No parecía importar quién rezara. Este fue un movimiento espontá neo, sin nombre y
sin rostro de Dios. No había estrellas, ni líderes y, francamente, no había organizació n.
(¡Es difícil planificar algo que no tienes ni idea de que podría suceder!)

Finalmente, la noticia de lo que estaba ocurriendo llegó a Fred Grewe, el pastor de


Melbourne que había llevado a Randy Clark a la estació n esa misma mañ ana. É l y
Randy, junto con varios otros pastores de Melbourne, subieron al auto y se dirigieron
a Vero Beach. En este punto, comenzamos a transmitir en vivo desde la Iglesia. A
medida que llegaba el grupo de Melbourne, má s y má s personas también comenzaron
a aparecer pidiendo oració n. Parecía que siempre había má s de lo que podíamos
conseguir.

Sorprendentemente, aparecían personas que no asistían a ninguna iglesia ni eran


salvas. Pude vislumbrar el poder de la radio cuando una persona tras otra nos dijo:
"No soy realmente parte de ninguna iglesia ...". Algunos se mostraron escépticos al
principio, y luego se encontraron arrodillados en una profunda fe.

A veces la gente se levantaba, solo para anunciarnos frenéticamente que habían sido
curados de algú n problema físico. Las manos artríticas de una mujer encontraron
alivio. Dolores de cuello, problemas de mandíbula, trastornos estomacales y má s nos
informaron que habían sanado.
Hemos recibido al menos una docena de comentarios verificados, creíbles y confiables
de personas que nos dijeron que cuando encendieron la radio, se sintieron repentina e
inesperadamente abrumados por la presencia de Dios (incluso cuando no nos
escucharon decir nada). Varios nos dijeron que la presencia manifiesta de Dios era tan
fuerte en sus autos que no podían conducir y se vieron obligados a salirse de la
carretera.

El aspecto de 'caída' de esta visitació n fue la manifestació n má s visible, pero no fue la


caída lo que fue importante. Lo importante era el hecho de que la gente se estaba
levantando con má s amor por Dios en sus corazones que nunca. Estaban siendo
transformados y sus corazones ardían. He perdido la cuenta de la cantidad de
personas que me contaron sobre el cambio que Dios hizo en sus vidas.

Es difícil imaginar el impacto que esto ha tenido en nuestro personal. Parece que Dios
casi me ha dado un nuevo bastó n, compuesto enteramente por hombres y mujeres con
tremendo celo por Dios. Lo que está ocurriendo en nuestras iglesias locales es aú n
má s asombroso. Mi teléfono suena con las llamadas de pastores emocionados. Al
menos una docena de iglesias del á rea de extremos completamente diferentes del
espectro teoló gico ya está n experimentando este poderoso movimiento en su iglesia.
Los líderes de muchas, muchas otras confraternidades locales han estado visitando
estas iglesias para "comprobarlo", y ellos también se sienten conmovidos por
"llevá rselo". Es casi como si un maremoto hubiera golpeado esta á rea de Florida.

Si eres escéptico, te comprendo y te perdono. (Es posible que haya tirado una carta
como esta hace solo unos días). Comparto esto solo para intentar ofrecer una
interpretació n fiel de lo que realmente sucedió .

Solo les pido que permanezcan abiertos a todo lo que Dios quiera lograr a través de
ustedes. La historia cristiana está llena de relatos de aquellos tiempos en que Dios
eligió 'visitar' a su pueblo. Cuando lo ha hecho, a veces se han visto afectadas naciones
enteras. Creo que estará de acuerdo, nuestra nació n está lista para tal avivamiento.
Para un momento como este, miremos a Dios con expectació n.

Con un cordial saludo, soy,


Sinceramente tuyo,
Jon Hamilton
Gerente general
Auditorio Mott, Pasadena, California

Similar en intensidad a Toronto y Melbourne es lo que sucedió en el Auditorio Mott en


el campus del Centro de Estados Unidos para la Misió n Mundial. A partir de enero de
1995, John Arnott de Toronto Airport Vineyard y Wes Campbell de New Life Vineyard
Fellowship en Kelowna, BC comenzaron a realizar varios viajes de dos o tres días cada
uno como oradores invitados en el Auditorio Mott. Para el 24 de marzo, habían
comenzado las reuniones nocturnas, que duraban hasta bien entrada la noche cinco
noches a la semana. El 16 de abril, Isabel Gouveia de Oakland tuvo una visió n. El 28 de
mayo, testificó de esto de la siguiente manera (archivos de la lista de vinos nuevos, 29
de julio):

La unció n acaba de llegar sobre mí, y lo que vi fue este gran auditorio ubicado en
medio de un vecindario, un vecindario tranquilo en Pasadena. Había niñ os jugando
por todas partes en un parque cercano. El Señ or me trajo aquí. Entré en el auditorio
hasta el escenario, el altar aquí y lo que vi fueron muchos asientos retrocediendo y vi
tres puertas grandes. Lo que vi entrar fue solo una multitud de personas, entrando en
el auditorio con los brazos abiertos de par en par. Llenó el auditorio por completo.
Había gente parada en los pasillos. Entonces escuché al Señ or decir que É l iba a
derramar Su Espíritu Santo sobre toda la gente aquí en este lugar y que aquí ... que
aquí vendrá n y buscará n mi rostro. Aquí se postrará n ante mí. Se arrepentirá n y
recibirá n el derramamiento, y buscará n mi rostro y confesará n, y se postrará n ante mí
como vasos vacíos ... y los llenaré, y luego lo que vi fue este chorro de agua viva y
rugiente que se derramaba del vientre de todos, y simplemente llenó este lugar. Lo
llenó por completo. Fue una inundació n. El Señ or dijo que era una inundació n
purificadora, que iba a limpiar a todos aquí. Luego, lo que vi fue que las aguas subieron
por las islas y salieron del auditorio y pasaron por las calles de Pasadena a los
vecindarios circundantes. Luego se conectaron y había grandes ríos, había ríos
caudalosos y se conectaron a las arterias principales que desembocan en Los Á ngeles.
Luego, en Los Á ngeles, dijo que haría una curació n allí y la gente de allí ... y la gente de
allí, lo hará n ... Dijo: Su pueblo entonces será llamado por Su nombre y buscará n Su
rostro, se humillará n y orará n, y É l dijo entonces y só lo entonces. Dijo, perdonaré sus
pecados y sanaré su tierra. Dijo que sanará el racismo porque hay una sola raza, y esa
es la raza de Jesucristo. Dijo que sanará a las generaciones, que volverá el corazó n de
los padres hacia los hijos y el corazó n de los hijos hacia sus padres. Dijo que viniera,
venga y esté cerca de mí. Recibe de mí, recibe de mí. Dijo que sanará a las
generaciones, que volverá el corazó n de los padres hacia los hijos y el corazó n de los
hijos hacia sus padres. Dijo que viniera, venga y esté cerca de mí. Recibe de mí, recibe
de mí. Dijo que sanará a las generaciones, que volverá el corazó n de los padres hacia
los hijos y el corazó n de los hijos hacia sus padres. Dijo que viniera, venga y esté cerca
de mí. Recibe de mí, recibe de mí.

El 28 de mayo (casi al mismo tiempo que la visita de Claudio Freidzono de Argentina,


John y Carol Arnott y Bill Twyman de Vineyard Christian Fellowship en Anaheim) dos
niñ os comenzaron a tener visiones de á ngeles. Las transcripciones de los testimonios
de estas niñ as, Joy Ahn (12), y Christine Cadiogan (10) de Pasadena, se hicieron
pú blicas el 29 de julio a través de la carta de vinos nuevos en Internet, con el permiso
de Che Ahn, pastor de la Viñ a. Comunidad Cristiana del Gran Pasadena.

Muy temprano en la mañ ana del domingo 28 de mayo, Joy y su amiga, Christine,
estaban visitando a la familia Ahn en su casa, pero comenzaron a perturbar el sueñ o
de Che Ahn y Christine seguía gritando Mott, Mott, Mott, Mott. Sue, La esposa del
Che (la madre de Joy) llevó a los dos niñ os al auditorio Mott cercano, donde descendió
la gloria de Dios y los niñ os vieron visiones abiertas de las cosas celestiales. Un
observador independiente, John Lee, un estudiante ministerial que regresaba a la
Iglesia para recoger su automó vil, dijo que vio la gloria de Dios en forma de niebla
flotando por todo el lugar, y luego observó á ngeles enormes en todas partes del
auditorio.

Renacimientos universitarios

El 22 de enero de 1995, en la Iglesia Bautista Coggin Avenue en Brownwood, Texas,


dos estudiantes de la Universidad Howard Payne, una institució n cristiana, se
levantaron y confesaron sus pecados. Como resultado de este incidente, muchos otros
comenzaron a confesar sus propios pecados ante la congregació n. El 26 de enero, tuvo
lugar un evento similar en el campus de Howard Payne. Rá pidamente se corrió la voz
a otras universidades, y los estudiantes de Howard Payne pronto fueron invitados a
otros campus universitarios, que experimentaron avivamientos similares. De estas
escuelas, se invitó a má s estudiantes a otras escuelas, donde hubo má s avivamientos
(Chronicle of Higher Education, 19 de mayo de 1995, pá gs. A39-A40).

Uno de los dos primeros estudiantes de Howard Payne en confesar sus pecados fue
Chris Robeson. Mientras testificaba sobre su propia vida y la condició n espiritual de
sus compañ eros de clase, La gente comenzó a fluir por los pasillos para orar,
confesar sus pecados y restaurar relaciones aparentemente condenadas, segú n John
Avant, pastor de la Iglesia Bautista Coggin Avenue. . A partir de ese momento, la iglesia
comenzó a realizar servicios de tres horas y media. Avant dijo: “Esto no es algo que
estemos tratando de fabricar. Es la cosa má s maravillosa que hemos experimentado
”(National & International Religion Report, vol. 9, no. 7 [20 de marzo de 1995], p. 1).

Los eventos en la Iglesia Bautista Coggin Avenue fueron precedidos por


aproximadamente siete semanas de oració n creciente y generalizada. Segú n Avant,
“Dios nos está sacudiendo, algo que ninguna persona podría hacer. Dios comenzó
haciendo algunas cosas de manera aislada. Transformó la vida de un hombre
prominente en la comunidad que estaba considerando el suicidio, y las parejas que
estaban a pocos días del divorcio caminaban por el pasillo de la iglesia para buscar el
perdó n de Dios en el altar. . . . " (comunicado de prensa del Southwestern Baptist
Theological Seminary, 1 de marzo de 1995). Avant dijo que después de los eventos del
22 de enero, el lema entre varios estudiantes de la escuela secundaria local se había
convertido en: "Dios va a sacudir el mundo y está comenzando en Brownwood", y que
"Bautistas del sur, nazarenos, pentecostales, bautistas independientes,

En Howard Payne, el avivamiento estalló durante un servicio de 'celebració n' el 26 de


enero, mientras los estudiantes alababan a Dios con canciones y compartían sus
testimonios. Luego, los estudiantes comenzaron a programar reuniones de oració n
durante toda la noche en los dormitorios. (Christian Week, 11 de abril de 1995, pá g. 1
y Ken Camp, “'Actividad de Dios' produce renovació n en la iglesia de la ciudad de
Texas”, Campus, 1 de marzo de 1995).

Luego, del 13 al 15 de febrero, durante cinco reuniones en Howard Payne, Henry


Blackaby, un líder de avivamiento bautista del sur, ministró en una serie de cinco
servicios de adoració n, a los que asistieron invitados de hasta 200 millas de distancia.
El martes 14 de febrero asistieron má s de seiscientos y los líderes estudiantiles
subieron a la plataforma para confesar pú blicamente sus pecados secretos. Unos
doscientos se quedaron después para seguir rezando. Una de las estudiantes, Andrea
Cullins, dijo: “Una vez que vimos que el Espíritu se movía, no queríamos irnos” (ibid).
El plan de estudios de discipulado “Experimentar a Dios” de Blackaby se había
utilizado recientemente en muchas de las iglesias del á rea de Brownwood que se
vieron afectadas por el avivamiento.
Después de Howard Payne, algunas de las primeras escuelas afectadas fueron el
Southwestern Baptist Theological Seminary en Forth Worth, Texas, Beeson School of
Divinity en Birmingham, Alabama, Olivet Nazarene University en Kankakee, Ill., The
Criswell College en Dallas, Moorehead State University en Moorehead, Ky., Murray
State University en Murray, Ky., Wheaton College en Wheaton, Ill., Louisiana Tech
University en Ruston, La., Gordon College en Wenham, Mass., y Trinity Evangelical
Divinity School en Deerfield, Illinois. En cada caso, los estudiantes siguieron adelante
durante los servicios prolongados para arrepentirse del orgullo, la lujuria, la
esclavitud al materialismo, la amargura y el racismo.
El 23 de febrero en Olivet Nazarene, el capellá n Bill Bray reprodujo un videoclip de
ocho minutos del avivamiento de 1970 en Asbury College en un servicio de capilla. Los
estudiantes y la facultad comenzaron luego siete horas de compartir, orar, cantar y
exhortarse unos a otros. A medida que continuó , se corrió la voz fuera del campus y
los miembros de la comunidad vinieron para experimentar el mover de Dios, segú n
Bray. Otras universidades afectadas por el video del avivamiento de 1970 incluyeron
Moorehead State y Murray State. (Informe sobre religió n nacional e internacional, vol.
9, nú m. 8 [3 de abril de 1995], pá g. 1).

Tres estudiantes de Howard Payne hablaron en una clase de evangelismo impartida


por Roy Fish en el Southwestern Baptist Theological Seminary, Fort Worth, el 28 de
febrero para informar sobre “la actividad de Dios” en Brownwood. Fish informó que lo
que sucedió ese día "tenía todas las marcas de un avivamiento". Otros estudiantes de
Howard Payne hablaron má s tarde en la Universidad Bautista de Houston y la
Universidad Samford en Birmingham, Alabama.

El 1 de marzo, John Avant habló ante una multitud desbordada en el Auditorio Truett
de Southwestern Baptist sobre los eventos en Brownwood, lo que resultó en siete
horas de confesió n y oració n por parte de estudiantes, profesores y administradores.
Los estudiantes dijeron que hubo "un torrente de sanació n, purga y limpieza entre los
estudiantes, profesores, personal y administradores" ("Servicio de capilla lleno de
confesiones el 1 de marzo marca el despertar espiritual en Southwestern",
Comunicado de prensa, Southwestern Baptist Theological Seminary, 1 de marzo
1995).

Avant dijo que fue testigo de confesiones de pecados espontá neas y profundas. “Vi
mucho quebrantamiento y una curació n genuina”, dijo. “Me sorprendió la camaradería
entre los estudiantes. Alguien compartía e inmediatamente cinco o seis personas se
paraban alrededor de ellos y oraban. Una de las experiencias má s conmovedoras fue
cuando un hombre blanco admitió su racismo y dos o tres negros casi lo sacaron del
escenario abrazá ndolo ”(Bob Murdaugh,“ Southwestern Revival Spreads into
Surrounding Community ”, 7 de marzo de 1995).

El estudiante de Southwestern Bobby Miller se sorprendió por la amplia gama de


pecados confesados por sus compañ eros seminaristas. “Da miedo porque la mayoría
de ellos son líderes prominentes de iglesias. Sus confesiones me hicieron darme
cuenta de cuá nto má s tengo que actuar en conjunto ”(ibid). Avant dijo que profesores
de Southwestern como Roy Fish y Malcolm McDow le dieron por primera vez amor
por el avivamiento mientras estudiaba en el campus. Las reuniones en Southwestern
continuaron durante varias semanas con “servicios de capilla extendidos que duraron
todo el día, con estudiantes y profesores confesando sus pecados pú blicamente y
orando por el perdó n y la limpieza del Señ or. Hay una fuerte Presencia del Espíritu
Santo en las reuniones, que no está n siendo dirigidas por una sola persona ”(Bill
Benninghoff a Richard Riss, 24 de marzo de 1995).

Segú n Bob Murdaugh, varios ministros de iglesias en Fort Worth informaron que sus
congregaciones estaban experimentando o cerca de experimentar grandes
movimientos de Dios similares al que tuvo lugar durante el servicio de la capilla del 1
de marzo en Southwestern. Por ejemplo, “Un evento sobrenatural fue una reunió n de
jó venes de una hora en la Iglesia Bautista Southwayside la noche del 1 de marzo que
se convirtió en un tiempo de confesió n de tres horas, segú n el trabajador juvenil y
estudiante de Southwestern Bobby Miller” (ibid). Esto sucedió después de que algunos
estudiantes del suroeste dieron testimonio de có mo Dios los tocó en la capilla del
seminario.

Avant y Robeson hablaron má s tarde en el Seminario Teoló gico Bautista Beeson el 7


de marzo en un servicio de tres horas durante el cual decenas de personas pasaron al
frente para orar, confesar su orgullo y lujuria y buscar la reconciliació n en las
relaciones personales. El decano de Beeson, Timothy George, dijo que esto era algo
por lo que habían estado "orando y anhelando". El presidente de Southwestern, Ken
Hemphill, describió los eventos como “un genuino mover de Dios y el comienzo de un
auténtico avivamiento espiritual” (ibid).

En Wheaton College, algunos estudiantes de la Universidad Howard Payne, James


Hahn y Brandi Maguire, dieron sus testimonios en una reunió n semanal de la
Fraternidad Cristiana Mundial en Pierce Chapel el 19 de marzo que duró de 7:30 pm a
6 am del día siguiente, cuando El personal de conserjería pidió a las 400 personas
restantes (de un total de 900) que se fueran para que se pudiera limpiar el edificio.
Durante esa reunió n, después de que cada estudiante habló , los amigos se reunieron
para abrazarlo y orar por él o ella. Se llenaron cinco grandes bolsas de basura con
botellas de alcohol, tabaco, drogas, pornografía y mú sica secular. Las reuniones
posteriores se trasladaron a College Church en Wheaton para facilitar las multitudes
má s grandes (1350 a 1500 segú n el capellá n Kellough, pero má s cerca de 1800 segú n
John Knapp,

Steve Snediker, escribió el 25 de marzo: “Esto ha sido dirigido casi en su totalidad por
estudiantes: había filas y filas de personas comprometidas en la confesió n y la
restitució n. Como parte de la confesió n, se llevaban a las reuniones montones de
pornografía, alcohol, cigarrillos, CD y cintas impíos. Y la gente se acercaba para recibir
la salvació n en Cristo. . . . Ha afectado a má s que solo a los estudiantes en el campus.
Han estado asistiendo jó venes de iglesias de la zona. Debido a que las reuniones
habían terminado oficialmente, al menos un grupo de jó venes continuó reuniéndose
en su propia iglesia anoche (viernes) para orar ”.
Richard Leonard escribió : “El avivamiento comenzó el domingo por la noche después
de que algunos oradores especiales (de otra universidad, creemos) se dirigieran al
alumnado. Un joven estaba tan conmovido que se adelantó para confesar sus pecados.
(Es algo así como un líder del campus). Salió de la capilla para orar con algunos otros
estudiantes, y cuando regresó , la gente estaba en fila hasta la parte trasera del
auditorio esperando confesar sus pecados. Esto se prolongó hasta bien entrada la
noche hasta la madrugada del jueves, cuando la ú ltima persona se acercó al micró fono.
El jueves por la noche, la administració n programó un servicio de alabanza para
agradecer a Dios por mudarse al campus. . . . Ha habido reconciliació n racial y de
género y en todo el campus hay un gran espíritu de tranquila alegría. . . .

El 23 de marzo, Joel A. Dylhoff le escribió a Teresa Seputis: “Hemos tenido reuniones


toda esta semana comenzando por la noche y hasta la mañ ana siguiente. El de esta
noche transcurrió desde las 9:30 hasta las 2:30 de la mañ ana ". Otro estudiante
escribió : “Lo que pasaba era que después de un período de canto, la gente hacía fila
para confesar pú blicamente, y tan pronto como terminaban, eran asaltados por quince
o veinte personas que se reunían a su alrededor y oraban por ellos. . Hubo mucho
llanto cuando la gente descargó los pecados que habían llevado consigo durante
mucho tiempo. . . . Dios definitivamente está trabajando y el nú mero de personas que
asisten continú a creciendo cada noche a medida que se corre la voz. Hemos tenido
gente de la comunidad allí, profesores y estudiantes de Northwestern, DePaul, North
Park, Loyola y varios
otros."

David MacAdam de New Life Community Church en Concord, Mass., Escribió (25 de
marzo de 1995): “Soy pastor de una iglesia celular en Concord, MA. Mientras nos
reuníamos en una casa el martes por la noche (21 de marzo), una mujer de nuestro
grupo recibió una llamada telefó nica de su hijo, un estudiante de ú ltimo añ o en
Wheaton. Informó que nunca había experimentado nada parecido a lo que estaba
sucediendo allí. Sus compañ eros de clase, a quienes les podría haber importado
menos lo que veían en televisió n o có mo reaccionaban en términos de
comportamiento, estaban clamando a Dios, derramando lá grimas. La gente hacía cola
para confesar sus pecados en la capilla. Hay un sentido de la imponente y santa
presencia de Dios. . . . La pasió n por Dios nacida de este mover del Espíritu es obvia ".
Joel A. Dylhoff le escribió a Jennifer Baier el 24 de marzo: “Esta noche enfatizamos la
acció n de gracias y el elogio ya que todos terminaron de confesarse el miércoles por la
noche. ¡El lugar estaba absolutamente lleno! Esta noche volvimos a tener un
micró fono abierto para que la gente se levantara y hablara sobre lo que habían
descubierto durante la semana pasada. Dos personas se salvaron y cuando dijeron
esto, ¡el lugar se volvió loco! También tuvimos una llamada esta noche para que la
gente fuera al campo misionero y entre 200 y 400 siguieron adelante (mi juicio no es
bueno, ¡así que no podría decirles el nú mero exacto)! Luego cantamos algunas
canciones de alabanza y adoració n y el lugar explotó por completo. La gente gritaba y
saltaba porque no podía contenerse. Después, la gente corría abrazá ndose y riendo
entre ellos. ¡Estaba completamente anonadado!

Un relato detallado del avivamiento en Wheaton College ha sido escrito por Lyle W.
Dorsett, en el cuarto capítulo de Accounts of a Campus Revival: Wheaton College 1995,
editado por Timothy Beougher y Lyle Dorsett (Wheaton, Ill .: Harold Shaw Publishers,
1995), pá gs. 75-92.

En The Criswell College, 150 estudiantes oraron y se arrepintieron durante cuatro


horas después de escuchar el testimonio de algunos estudiantes de Howard Payne.
Luego, Doug Minton, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Corinto, Texas, informó
que su iglesia experimentó un avivamiento durante semanas después de una visita de
los estudiantes de Howard Payne. En una conferencia de evangelizació n para la
Convenció n Estatal Bautista de Illinois, má s de 500 personas se quedaron durante
cuatro horas para orar y arrepentirse después de que John Avant describiera estos
eventos. Durante la semana siguiente, hubo má s de seis incidentes similares
reportados por quienes habían estado en esta conferencia.

Para el 17 de abril, el Informe sobre religió n nacional e internacional (17 de abril de


1995), vol. 9, no. 9, pá g. 1, informó que miles de estudiantes má s, así como algunos
miembros de la facultad y la administració n, habían "participado en confesiones
pú blicas, restitució n y reconciliació n" en universidades de todo Estados Unidos,
incluido Asbury College en Wilmore, Kentucky, Illinois Baptist College en Galesburg, Ill
., Eastern Nazarene College en Quincy, Mass., Taylor University en Upland, Indiana,
Northwestern College en St. Paul, Minnesota, Crown College en St. Bonifacius,
Minnesota, y Cornerstone College (anteriormente Grand Rapids Baptist College) en
Grand Rapids, Michigan Reuniones que se habían programado con anticipació n, como
la Conferencia Nacional de Liderazgo Estudiantil en la Universidad de Taylor y Beacon
'95, una conferencia de estudiantes de Nueva Inglaterra, las cuales se llevaron a cabo
del 7 al 9 de abril de 1995,

Mike Shelton, un estudiante del Seminario Teoló gico Gordon Conwell, escribió el 10 de
abril: “Algunos estudiantes de Wheaton vinieron a Gordon College el viernes pasado
para hablar sobre lo que ha estado sucediendo allí como parte de Beacon '95, una
conferencia anual de New England College. estudiantes alojados por Gordon. Después
de un período de alabanza y adoració n seguido de un excelente mensaje sobre Mateo
7 de John Fisher, se invitó a los estudiantes de Wheaton a compartir. Varios líderes
estudiantiles se acercaron a confesar su propio orgullo al orar por un avivamiento en
el campus para otros estudiantes y contaron có mo se habían sentido humildes al ver
la necesidad de un avivamiento en sus propias vidas. Una vez que terminaron, un flujo
constante de estudiantes de Gordon y, má s tarde, estudiantes visitantes se acercaron
para confesar pecados o compartir lo que Dios había estado tocando en sus corazones.
Yo y todos los que estaban conmigo quedamos profundamente conmovidos y luego
nos reunimos en privado para confesarnos algunos pecados profundos y dedicar
nuevamente nuestras vidas al Señ or. Las clases se cancelaron este martes en Gordon
para que todo el campus pueda reunirse. . . . Veo un hambre generalizada de Dios y
una voluntad de tomar la cruz que nunca antes había visto ”.

El avivamiento en la Universidad de Taylor fue impulsado por algunos estudiantes de


Wheaton y Asbury que fueron a Taylor para compartir testimonios sobre
avivamientos en esos campus. Segú n un estudiante de Taylor, “se corrió la voz como la
pó lvora por todo el campus” y se llevó a cabo un servicio vespertino a las 8:00 pm el 9
de abril, unas cinco horas después de que terminara la reunió n anterior. “Fui allí,
esperando poco y sin querer nada. Me quedé hasta la 1:00 am; fue hasta las 4:00 am.
Nunca me había sentido tan lleno del Espíritu Santo, ni había podido [antes] ver a mis
compañ eros de estudios a través de los ojos de Dios [como ahora]. . . . Absorbí este
amor y resplandor de Dios durante 5 horas, y me sentí como 15 minutos. Dios inició el
abandono de adicciones, actitudes y prá cticas. Fue real, no fue forzado. Nunca olvidaré
este fin de semana y có mo Dios me ha roto y la gente que me rodea ". (Colleen
Kendrick a Richard Riss, 10 de abril de 1995).
Para el 1 de mayo, el avivamiento había llegado a la Universidad Estatal de Iowa, la
Universidad Cristiana de Colorado en Lakewood, Co., el Seminario Teoló gico Bautista
del Sur en Louisville, Ky., El Wesleyan de Indiana en Marion, Indiana, el Seminario
Teoló gico Gordon-Conwell en South Hamilton, Mass., Judson College en Elgin, Ill.,
George Fox College en Newberg, Oregon, Multnomah Bible College en Portland,
Oregon, y Colorado Christian University en Lakewood, Co. (Informe sobre religió n
nacional e internacional [1 de mayo de 1995], vol. 9, no .10, pá gs.2-3).

En el estado de Iowa el 10 de abril, unos trescientos miembros de varias


organizaciones cristianas en el campus esperaron durante varias horas para ir al
micró fono para confesar el pecado, arrepentirse y orar después de escuchar a cuatro
estudiantes de Wheaton sobre lo que había sucedido en su campus. La reunió n duró
desde las 8:30 pm hasta las 5 am de la mañ ana siguiente. El 13 de abril, en Southern
Baptist, John Avant habló en un servicio de capilla, y cuando los 1,000 estudiantes
fueron despedidos, cientos de ellos, junto con algunos miembros de la facultad y la
administració n, avanzaron para arrepentirse de los pecados, incluida la amargura
(ibid).
Un relato detallado de la propagació n de los avivamientos universitarios a
Northwestern College en St. Paul, Minnesota, Asbury College en Wilmore, Ky., Trinity
International University en Deerfield, Ill., Gordon College en Wenham, Mass., Eastern
Nazarene College en Quincy, Mass., Cornerstone College en Grand Rapids, Michigan,
Taylor University en Upland, In., Judson College en Elgin, Illinois, Hope College en
Holland, Michigan, Iowa State University, George Fox College en Newberg, Oregon.,
Multnomah School of the Bible en Portland, Oregon, Trinity Christian High School en
Elmhurst, Ill., Moody Bible Institute en Chicago, Ill., Messiah College en Grantham, Pa.,
Columbia University en Nueva York, NY, University of Wisconsin - Stevens Point,
Universidad de Yale en New Haven, Ct., Trinity Christian College en Palos Heights, Ill.,
Una iglesia bautista en el á rea de Chicago,and Greenville College en Greenville, Ill., ha
sido escrito por Matt Yarrington en el séptimo capítulo de Accounts Of A Campus
Revival: Wheaton College 1995, editado por Timothy Beougher y Lyle Dorsett
(Wheaton, Ill .: Harold Shaw Publishers, 1995), pá gs. 139-170.

Modesto, renacimiento de California

En enero de 1994, cuando Glenn y Debbie Berteau se convirtieron en pastores del


Calvary Temple Worship Center en Modesto, California, tuvieron un fuerte sentido del
Señ or de que el avivamiento tendría lugar allí. En uno de sus sermones, "¿Por qué no
Modesto?", Preguntaron por qué Modesto no podía ser conocida como una ciudad que
había sido visitada por avivamientos. A principios de 1994, presentaron a la
congregació n la visió n que Dios les había dado. Después de este 'domingo de visió n', la
congregació n comenzó un ayuno de cuarenta días. Las personas se inscribieron en
días específicos para ayunar y orar. Todo el procedimiento se repitió nuevamente un
añ o después. A principios de enero, se declaró un ayuno de tres días y el edificio de la
iglesia se mantuvo abierto durante todo el día. Los que podían hacerlo se reunían
todos los días al mediodía para orar. Los miembros de la congregació n vinieron y
oraron por los nombres en las tarjetas que se colocaron en el altar. Luego, las tarjetas
se dejaron en el altar para el pró ximo equipo de intercesores. Los pastores de muchas
congregaciones en el á rea de Modesto comenzaron a reunirse semanalmente para
orar por la ciudad.

El 15 de enero de 1995, la iglesia comenzó a realizar representaciones de una obra de


teatro, "Heaven's Gates and Hell's Flames", dirigida por un equipo de marido y mujer
de Reality Outreach de Niagara Falls, Nueva York, un grupo fundado por Rudy y Karen
Krulik que hace uso de miembros de la iglesia local para producir dramas. La obra
estaba programada originalmente para tres días, pero debido a la demanda popular,
se llevaron a cabo un total de veintiocho representaciones durante un período de siete
semanas, hasta el 16 de marzo. En un artículo titulado La oració n y el ayuno precede
al avivamiento en Modesto, CA, Jann Mathies, secretario pastoral de Calvary Temple
informó en la edició n de abril de 1995 del Island Christian Herald (pá gs. 1, 17), que la
mayoría de las noches, má s de novecientas personas respondían al llamado al altar, en
un auditorio con capacidad para 2200 personas.

Segú n Jann Mathies, “Al momento de escribir este artículo, aproximadamente 81,000
han asistido a la presentació n y el 90% cada noche la ve por primera vez. En el
momento de la impresió n, se han entregado 33.000 paquetes de decisiones, de los
cuales 20.000 (confirmados) se han devuelto con tarjetas de decisió n firmadas. Má s de
250 iglesias han estado representadas con cientos de personas agregadas a las iglesias
en nuestra ciudad y las comunidades circundantes en menos de un mes. La gente
viene a las 3:30 pm para una actuació n de las 7:00 pm. Hay má s de 1,000 personas
esperando para entrar a las 5:00 pm, y a las 5:30 pm el edificio está lleno. Se ha
rechazado a miles de personas; algunos de má s de 100 millas de distancia. . . . Los
esposos y las esposas se reconcilian mediante la salvació n; los adolescentes traen a
sus padres inconversos; má s de 6.000 jó venes se han salvado, incluidos los miembros
de pandillas que abandonan la afiliació n a una pandilla y entregan parafernalia de
pandillas. . . . El avivamiento está atravesando todas las edades, religiones y
condiciones socioeconó micas. . . . Tenemos muchos voluntarios que vienen todos los
días y durante las horas de la tarde para contactar de 500 a 600 nuevos creyentes por
teléfono; también se han establecido clases especiales para que los nuevos creyentes
puedan establecerse en la fe ".

En cada actuació n, se dio una mano alzada cada noche indicando a los asistentes por
primera vez, que contaban entre el 85 y el 90 por ciento de la audiencia. En una carta
inédita a Madge Bowes del Island Christian Herald fechada el 17 de abril de 1995, Jann
Mathies escribió que “cuando se abrían las puertas a las 5:00 pm, la gente que
esperaba literalmente corría a buscar asientos. A las 5:30 pm el edificio estaba lleno a
má s de su capacidad, con gente parada a lo largo de las paredes y sentada en el piso en
el á rea del altar. . . . Cientos respondieron al [llamado] altar cada noche: 700, 800, 900,
1,000 má s cada noche; familias enteras, pandilleros, homosexuales, niñ os, ancianos,
empresarios, adolescentes, de todas las edades, razas y grupos socioeconó micos se
acercaban para recibir al Señ or ”.
El avivamiento estaba comenzando a invadir Modesto y las á reas periféricas. Algunas
iglesias trasladaron su servicio del domingo por la noche a Calvary Temple animando
a su congregació n a asistir al drama y traer amigos y familiares inconversos. Las
iglesias de muchas millas alrededor de Modesto se han visto afectadas por el drama.
Los pastores y sacerdotes locales de varias denominaciones dijeron que hay una
nueva pasió n y amor por Dios en aquellos que ya tenían una relació n con el Señ or, han
recibido muchos nuevos conversos y sus iglesias se está n llenando. Una iglesia local
tuvo que agregar un tercer servicio el domingo por la mañ ana y otra tuvo que pedir a
sus miembros que renunciaran a sus asientos para que los visitantes pudieran tener
un lugar para sentarse. . . . Las librerías bíblicas locales dijeron que estaban vendiendo
má s Biblias de lo habitual.
Karen Krulik, esposa de Rudy Krulik, fundador de Reality Outreach Ministries, había
tenido una visió n en oració n varios añ os antes con respecto al drama, en la que vio
largas filas de personas esperando verlo, y una iglesia que estaba presentando el
drama. durante un largo período de tiempo, dando desinteresadamente. Durante el
tiempo de la producció n, Rudy Krulik le dijo al elenco y al equipo de Calvary Temple
que creía que habían encontrado el lugar que se había visto en la visió n.

Pensacola, Florida

El día del padre, el 18 de junio de 1995, el evangelista Steve Hill habló en la Asamblea
de Dios de Brownsville, en las afueras de Pensacola, Florida. Aunque planeaba estar
allí solo por un día, el poder de Dios cayó y el pastor, John Kilpatrick, cayó bajo el
poder de Dios por un período de aproximadamente 48 horas. La primera reunió n, que
estaba programada para concluir al mediodía, se prolongó hasta las 4:00 pm. Durante
un servicio de cinco horas y media esa noche, la iglesia le pidió a Hill que extendiera
su visita y él comenzó a cancelar sus citas, incluido un viaje planeado a Rusia. Una
multitud de 2.500 personas acudían cinco noches a la semana de las denominaciones
metodista, bautista, episcopal, nazarena, cató lica y de la Iglesia de Cristo. Segú n el
National & International Religion Report (vol. 9, no. 19, 4 de septiembre de 1995, p. 2).
“Los autobuses traían visitantes de todo el sureste y otras á reas de los Estados Unidos.
Algunos vinieron del extranjero ".
El 3 de julio, Scott D. Weberg, de la lista de vinos nuevos, escribió sobre su visita a
fines de junio:

La iglesia tiene 'có modamente' asientos para 2100 personas, y dijeron que había entre
2400 y 2600 personas cada noche. Todos sentimos que el poder de Dios aumentaba
cada noche que estuvimos allí. Nos quedamos todas las noches hasta las 2:00 de la
mañ ana, y a esa hora todavía había alrededor de 1000 personas de pie, sentadas,
reclinadas alrededor del altar. ¡Incluso en las noches de la semana! Y los equipos de
evangelistas y ministerios de oració n siguieron orando por la gente hasta las horas de
la mañ ana.

Pidieron a todos los visitantes primerizos que levantaran la mano cada noche, y
probablemente había varios cientos de personas que lo visitaban por primera vez
cada noche. Calculan que han asistido má s de 10,000 personas durante las primeras 2
semanas, y que má s de 3,000 se han salvado, ya sea en las reuniones o como resultado
de que las personas salieron de las reuniones y llevaron a alguien al Señ or.
Personas han llamado a la iglesia desde 7 estados diferentes para preguntar sobre el
mover de Dios - ¡tuvieron que instalar un nuevo sistema telefó nico! Solo tenían 2 o 3
líneas, y ahora tienen 8 líneas, ¡y está n todas iluminadas todo el día!

Fue muy poderoso la ú ltima noche que estuvimos allí. Mientras me acercaba al altar,
pasando por encima de los cuerpos y vadeando entre la masa de personas que
siempre estaban apiñ adas al frente, la presencia de Dios se hizo tan fuerte que mis
piernas se debilitaron a medida que me acercaba al frente, sin que nadie orara por
mí. . Me volví hacia mi amiga y le pregunté si podía sentir la presencia de Dios hacerse
increíblemente má s fuerte a medida que nos acercá bamos al altar, ¿o era solo yo? ¡Ella
dijo que sí!"

. . . Había tantas denominaciones diferentes representadas allí, incluso los ministros de


otras denominaciones estaban de visita. ¡Un pastor bautista canceló su servicio
religioso el miércoles por la noche y le dijo a su congregació n que lo acompañ ara para
ver lo que Dios estaba haciendo en la Asamblea de Brownsville! Una iglesia bautista
diferente llamó y se ofreció a enviar trabajadores de la guardería para ayudar, ya que
escucharon que las reuniones iban todas las noches hasta muy tarde. Había má s
sentido de unidad de la Iglesia de lo que hubiera esperado. Este miércoles por la
mañ ana, el evangelista y el pastor está n organizando una reunió n de desayuno gratis
solo para los pastores y sus esposas, con el propó sito de responder a cualquiera de sus
preguntas e informarles de lo que está sucediendo exactamente.

El 31 de julio, escribió , “ahora hay alrededor de 4000 personas que asisten a los
servicios nocturnos (excepto los sá bados). ¡La parte asombrosa del informe fue que
[un total de] alrededor de 800 personas se salvaron durante las ú ltimas 2 reuniones
de la semana pasada! . . . Las reuniones suelen durar hasta las 3:00 de la mañ ana y la
gente viene en autobuses ".

En un mensaje de correo electró nico a Richard Riss (29 de julio de 1995), Beth
McDuffie escribió : “Voy a la Asamblea de Dios de Brownsville en Pensacola, FL. Hemos
tenido un mover de Dios en nuestra iglesia durante aproximadamente 6 semanas.
Personas de 22 o má s estados han visitado durante este tiempo, y hemos tenido má s
de 80,000 personas que pasaron por las puertas de la iglesia durante este tiempo.
Cada noche, 150 o má s personas se salvan o vuelven a dedicar sus vidas a Jesú s. ¡Es
asombroso lo que está pasando! Al final del servicio hay un tiempo de oració n para
que las personas reciban una bendició n del Señ or ”.

El 19 de agosto, Beth McDuffie escribió :


Dios todavía se está moviendo poderosamente en Brownsville. Justo el jueves por la
noche sucedió algo genial. Lindall, nuestra directora musical, seguía cantando, pero el
equipo de alabanza se había detenido. La iglesia todavía estaba llena de personas por
las que se oraba y buscaban a Dios. Mientras cantaba, se le unió otra fuerte voz
masculina. No podía ver quién era, pero estaba tan profundo en el Espíritu que siguió
cantando. En un segundo se le unió otra fuerte voz masculina. ¡¡Casi instantá neamente
la gente estaba de bruces, alabando al Señ or porque el poder de Dios había llenado ese
lugar !! Muchas veces se han visto á ngeles en el Santuario, pero esta es la primera vez
que los escuchamos cantar. Dijeron que era la mú sica má s hermosa que jamá s habían
escuchado. Fue maravilloso.

El viernes por la noche ni siquiera llegamos a la predicació n. Una joven se puso de pie
para dar su testimonio. Dios le había dado un giro de 180 grados a su vida y le había
dado el don de intercesió n. (Mientras hablaba, temblaba tanto que apenas podía
sostener el micró fono.) Cuando comenzó a contar có mo, durante los llamados al altar,
podía sentir el dolor que sentía Dios, el Espíritu de Dios cayó . Los altares se llenaron y
la gente lloraba por toda la iglesia. ¡Fue como ningú n otro servicio que hayamos
tenido hasta ahora! (Nunca sabes qué esperar ... ¡nunca hay un momento aburrido!)

También hemos comenzado a ver algunas curaciones. Una mujer, que tiene diabetes,
tenía una llaga terrible en el pie. Los médicos le dijeron que si no mejoraba pronto
tendrían que quitarle el pie. Ella bajó una noche para orar, hizo un poco de 'tiempo de
alfombra' y se fue a casa. Al día siguiente, cuando fue a cambiar el vendaje, la llaga
había desaparecido, excepto una pequeñ a mancha en el medio. ¡Solo estoy esperando
que ella regrese y diga que está sana de la diabetes! Sé que no hay nada demasiado
difícil para Dios.

James H. Doughty informó que en la noche del miércoles 23 de agosto, una madre y su
hija fueron al Pensacola Outpouring después de que la hija se enteró de las reuniones
en su escuela. El poder de Dios cayó sobre la hija y ella cayó al suelo. La madre nunca
había visto que esto sucediera antes, y fue a un teléfono para llamar a una ambulancia.
Después de que llevaron a la hija a la ambulancia, los trabajadores comenzaron a
controlar su presió n arterial.

Volvió a la conciencia y dijo que no le pasaba nada. Dijo que quería volver a la iglesia
porque quería má s de Dios. Ella le dijo a su madre y al trabajador de la ambulancia
que Dios la había tocado de una manera poderosa y que quería regresar bajo el poder
de Dios.
Doughty también informó que un pastor de Nappa, Idaho, fue a las reuniones y recibió
oració n. Su hija había estado asistiendo a las Asambleas de Dios de Brownsville. No
fue muerto en el Espíritu ni sintió ningú n gran mover de Dios en su vida, pero sabía
que Dios se estaba moviendo y quería un trago de este Vino Nuevo. Le dijo a su hija
que había estado muy seco y que necesitaba un toque fresco de Dios. Antes de irse de
las reuniones, Dios realmente lo tocó . Después de regresar a su iglesia en Nappa,
Idaho, habló sobre el Pensacola Outpouring. Al final de su sermó n, tuvo un llamado al
altar y el altar estaba lleno de personas que querían orar. Casi toda la iglesia cayó bajo
el poder de Dios. Jesú s se mueve por la tierra. Ahora tienen reuniones 5 noches a la
semana. La iglesia solo tiene espacio para estar de pie.
A principios de septiembre, 116.000 personas, incluidas 35.000 visitantes por primera
vez, habían asistido a la iglesia desde mediados de junio. Segú n el pastor asistente,
Richard Crisco, un promedio de má s de 100 personas se hicieron cristianas cada
noche. Muchas de estas personas venían directamente de los bares locales para asistir
a los servicios, que generalmente duraban hasta las 2:00 am. “Las prostitutas y los
borrachos se paran junto a los hombres en trajes de tres piezas en los servicios”, dijo
una mujer (National & International Religion Report, vol. 9, no. 19, 4 de septiembre de
1995, p. 2). Crisco informó que ha recibido llamadas telefó nicas casi a diario de
visitantes que informan que el Espíritu de Dios se está moviendo poderosamente
durante las reuniones en sus propias iglesias después de haber visitado Brownsville.

Tailandia

Jim Paul, del Toronto Airport Vineyard, informó desde Tailandia el 26 de junio de
1995, de la siguiente manera:

Las reuniones en Bangkok, Tailandia, aumentaron cada noche a 1.700 el sá bado por la
noche, la tercera noche. La asistencia promedio fue de 1,000 por noche con sesiones
matutinas de aproximadamente 250-300 en la Cuarta Iglesia Presbiteriana. El lunes
por la mañ ana tuvo lugar una explosió n mientras enseñ aba sobre lo profético. Llantos,
oraciones, visiones y profecías resonaron en el edificio. Se vio una visió n específica de
la cosecha que Jesú s mismo traería, también que Tailandia se convertiría en un centro
de avivamiento para la regió n.

En cuanto a la reunió n del domingo por la noche, hubo una gran liberació n de poder.
Don sintió que era un punto culminante de su servicio como pastor, especialmente
sorprendido por un intérprete amigo, Prayoon Lim, un líder espiritual en la tierra.
Hubo una explosió n de Dios, y 25 se acercaron para la salvació n. Debido a que el
circuito cerrado de televisió n no estaba configurado, dirigí un segundo servicio con
300 personas en el desbordamiento. Los testimonios fueron sobresalientes con
personas que se emborracharon en el Espíritu en el proceso.

El lunes por la noche, Sopal y Deborah, de Phnom Penh, Camboya, dieron testimonio
de có mo ingresaron a la unció n y có mo cambiaron sus vidas. También compartieron
có mo el fuego. . . cayó del cielo sobre su ciudad. Le dispararon al suelo durante el
testimonio y luego Deborah compartió y oró por fuego en Tailandia, y la gente entró
en una profunda intercesió n. Ella también fue arrojada al suelo. El llanto de la
congregació n se prolongó durante diez minutos entre la multitud de mil personas.

El comité ha extendido las reuniones tanto por la mañ ana como por la noche por tres
días má s (martes, miércoles y jueves), con Carol Low y Jimmy Dowds, de Vine Church,
Dunfemline, Escocia, que se quedará n. También está n previstas reuniones de tres días
en el norte y tres días en el sur. El hambre de Dios se ve en toda la nació n.

China continental

El 19 de septiembre de 1995, Rolland E. Baker informó a Richard Riss que, en China,


“Las manifestaciones al estilo de Toronto comenzaron a ocurrir el añ o pasado, y
Dennis [Balcombe] grabó una cinta de video. . . Dennis Balcombe es pastor en Hong
Kong, cuya iglesia es responsable de traer literalmente cientos de miles de Biblias a
China, y el propio Dennis ha pasado mucho tiempo en las provincias de Henan y
Anhui, donde el avivamiento es tan fuerte. También se está extendiendo rá pidamente
a otras provincias. El añ o pasado, Christianity Today publicó un artículo de portada
sobre su ministerio y los abusos de los derechos humanos contra los cristianos que ha
expuesto al Congreso y al Parlamento de Inglaterra. I . . . tengo . . . sus mensajes de
correo electró nico personales para mí contá ndome de muchas reuniones en las que
miles de personas comenzaron a reír ya caer bajo el Espíritu ".

El 23 de febrero de 1995, Dennis Balcombe informó a Rolland Baker de la siguiente


manera:

Solo quiero agradecerles por enviar el archivo sobre la historia del avivamiento.
Realmente es muy interesante. El Señ or está haciendo lo mismo en toda China e
incluso en Hong Kong. Estuvimos en Anhui hace dos semanas, donde el Señ or trajo un
tremendo espíritu de alegría y risa. Sharon, quien estaba interpretando para el
ministro estadounidense, se perdió en el Espíritu con muchos de los predicadores
chinos.

También tuvimos una tremenda liberació n del ministerio profético ya que estos
hermanos ministraron a cientos en China y a casi todos en nuestra Iglesia en un
ministerio profético.

El video de Dennis Balcombe, lanzado en mayo de 1995, se titula "Un nuevo espíritu
en China: la 'Bendició n de Toronto' en China y las conversiones masivas". Contiene
imá genes en vivo de cristianos chinos experimentando un avivamiento, y en un
segmento fechado el 1 de enero de 1995 de la provincia norteñ a de Onway, se puede
ver a las personas experimentando una risa santa y 'embriaguez' en el Espíritu,
cayendo al suelo, temblando y vocalizar de formas inusuales.

Rusia

En un mensaje de Internet desde Siberia con fecha del 28 de septiembre de 1995,


Michael Enos recibió noticias del equipo de Resurrection Lutheran Worship Dance de
Charlotte, Carolina del Norte, de la siguiente manera:

El equipo de adoració n y danza estaba formado por siete mujeres y cinco hombres. El
viaje fue organizado y dirigido por Dwight Marable, quien nos ha dado muchos
consejos durante los ú ltimos cuatro meses. Dwight nos ha invitado a Kazakastan para
predicar a 750 líderes. . . .

El Espíritu del Señ or Soberano vino con poder. Los rusos estaban cayendo por todas
partes, muchos pueden correr después de una serie de adoració n en particular y
dijeron que vieron muchos á ngeles. Un niñ o llegó corriendo y dijo que un carruaje se
detuvo con todos los á ngeles alrededor y el Señ or salió y condujo a una multitud de
personas y á ngeles por un camino. . . .

Los pastores se sintieron profundamente conmovidos y la esposa tuvo que ser llevada
a casa borracha una noche. Se rieron durante días. Estuvieron riendo, cantando,
bailando o llorando durante las ú ltimas dos semanas. Dios los encontró
poderosamente, muchos se salvaron y muchos má s hicieron preguntas.
Predicciones proféticas del avivamiento de 1993-1995

En la edició n de enero de 1995 de Charisma, pá g. El 14 de diciembre, Cindy Jacobs


escribió un artículo, “1995: Un añ o crítico”, en el que dijo que “muchos de los
movimientos de Dios que estamos viendo en la década de 1990 fueron profetizados en
la década de 1980. Recuerdo dos reuniones de líderes de oració n celebradas en 1986,
una en Tulsa, Oklahoma, la otra en Pasadena, California, en las que se dieron profecías
casi idénticas sobre un avivamiento generalizado que comenzaría en Canadá . Mientras
escribo, ¡chispas de avivamiento ya está n llegando a los Estados Unidos desde
Toronto! "

Wes Campbell, pastor de New Life Vineyard en Kelowna, BC, Canadá , también informó
sobre algunas de las predicciones proféticas del despertar de 1993-1995 en su libro,
Welcoming a Visitation of God (Lake Mary, FL: Creation House Publishers, 1995 ). En
el segundo capítulo de su libro, proporcionó descripciones detalladas de las
revelaciones proféticas sobre la visitació n de 1993-1995 que fueron dadas a Mike
Bickle, Larry Randolph, Paul Cain, Marc DuPont, Randy Clark (a través de otros) y
David Yonggi Cho.

(c) Richard M. Riss, 1995. Usado con autorizació n.


El texto completo de este artículo se puede encontrar en Internet en
http://www.grmi.org/renewal/Richard_Riss/history.html

Volver al contenido

4 El avivamiento de 'Sin nombre'

Brian Medway
El reverendo Brian Medway es el pastor principal de Grace
Christian Fellowship en Canberra y coorganizador de conferencias de renovació n
nacionales y regionales.

_____________________________

Dios busca tocar Australia


a través de santos, no solo superestrellas
_____________________________

Casi todos los cristianos que han mirado detenidamente la Biblia y mirado fugazmente
a la comunidad en la que vivimos, han terminado buscando un avivamiento.

Nuestro desequilibrio social hace que el avivamiento sea obligatorio como solució n
cristiana. La esperanza de soluciones políticas, econó micas y sociales se vuelve má s
difícil de creer cada mes. La creencia en la prosperidad de la posguerra ha producido
nietos que son agnó sticos ardientes. Incluso los íconos de la educació n se han
empañ ado y no gozan de la adoració n que alguna vez disfrutaron. Los estallidos de
violencia y el abuso de sustancias desenfrenado provocan temblores ideoló gicos entre
los humanistas má s comprometidos.
Sopla una nueva brisa

Al mismo tiempo, sin duda, sopla una nueva brisa en la iglesia. La sensació n es que
estamos a punto de ver venir el reino de Dios con nuevo poder e impacto.
Jesú s advierte sobre la presunció n cuando se trata de afirmar conocer el origen o el
destino final de tal viento, pero eso no nos impide izar nuestras velas espirituales. La
brisa particular a la que se hace referencia no tiene mucho que ver con si la teología de
uno es evangélica, carismá tica o pentecostal. Es igualmente indiscriminado cuando se
trata de la preferencia particular de uno en el ethos espiritual.

Esta brisa lleva el sabor de un nuevo nivel de humildad y con ella la oportunidad de
una nueva experiencia de unidad. Esta unidad ha nacido mucho má s en la oració n que
en el diá logo y su fruto se ve claramente si se compara con lo que hemos conocido en
añ os anteriores. Nos permite abrazar lo que no preferimos y aceptar lo diferente sin
pensar que es menos valioso. Es una nueva fragancia ú nica.

Hay otra fragancia má s en esta brisa. Esa fragancia tiene que ver con una agenda cada
vez má s estrecha. Muchos esperaban que la adherencia a una postura teoló gica
particular fuera suficiente. Otros se han aferrado a una tradició n particular, pensando
que eventualmente sería reconocida por los australianos sin iglesia. Ambos casos
produjeron una creciente decepció n. Casi nadie está haciendo grandes cosas para
llegar a los australianos no alcanzados.

Peor aú n, la Gran Comisió n rara vez visita la agenda de las reuniones de líderes
promedio simplemente porque nos da vergü enza ponerlo allí.

Cada vez má s creyentes anhelan simplemente dejar las pequeñ as disputas y salir allí
donde está n las personas reales. Y hay una nueva esperanza de que esté comenzando
a suceder.

El primer avivamiento "sin nombre"

Una vez se describe a Jesú s expresando un nivel de gozo mayor que en cualquier otra
ocasió n durante su ministerio. En Lucas 10:21 dice que Jesú s estalló en una oració n de
alabanza al Padre por el gozo del Espíritu dentro de él.
Se regocijaba porque los setenta y dos discípulos que habían sido enviados para hacer
la obra del reino habían hecho un buen trabajo. Podrían ser etiquetados como los
discípulos "sin nombre". Jesú s se regocijó de que a pesar de que los “expertos” lo
habían pasado por alto, la gente comú n lo estaba haciendo. Concluye que este fue el
beneplá cito del Padre; su intenció n.

En el mundo occidental, no nos hemos sentido tan có modos con los fenó menos de "sin
nombre". Tenemos predilecció n por crear héroes. Creamos el estatus de héroe para
ellos y luego esperamos que lo hagan por nosotros. Queremos saber sus nombres.

Es diferente en el reino de Dios. En ese reino hay literalmente millones de héroes y


solo Dios sabrá sus nombres. No es que esté mal honrar a los grandes hombres y
mujeres de Dios. Es solo que tendemos a vivir a través de ellos en lugar de permitir
que su fe nos anime a visitar el ú nico manantial con má s urgencia.

La creació n de redes regionales está sucediendo

La iglesia de hoy en Australia necesita un avivamiento "sin nombre". Hemos tendido a


aprovechar lo ú ltimo y lo mejor en métodos y prá cticas importados. Pero es hora de
que busquemos al Señ or sin dejar nuestras costas. Es hora de reunirnos y encontrar la
estrategia de Dios para nuestras propias ciudades y regiones.

Australia es una colecció n de regiones. Así es como vivimos. No será ninguna sorpresa
sugerir que la estrategia para llegar a la nació n no será ni nacional ni confesional. La
clave está en las congregaciones que se reú nen dentro de los veinte minutos de su
ubicació n y lo que pueden hacer juntos. La red que ha florecido en los ú ltimos añ os a
este nivel es el resultado de esta nueva brisa del Espíritu.
Lo mejor de las redes regionales es que reú ne lo mejor de lo que tenemos y valora por
igual los “nombres” y los “no nombres”. Cuando la oració n es la piedra angular inicial,
¿quién es el experto? Cuando un corazó n por la unidad es la planta baja del nuevo
edificio, ¿quién lo sabe todo?

Tenemos algunos buenos ejemplos de có mo construir grandes congregaciones, pero


poca experiencia cuando se trata de construir la iglesia. Si buscamos llegar a toda
nuestra regió n con el evangelio, necesitamos que todos se involucren. Necesitamos un
avivamiento "sin nombre".
¿Qué nombre es responsable del avivamiento en Á frica, Corea o América del Sur?
Puede que conozcamos algunos nombres, pero no son la clave del avivamiento. Los
hombres y mujeres que han visto estos avivamientos aumentar con los añ os son
demasiados para contarlos. La razó n por la que el enemigo no puede detenerlo es
porque no hay un solo nombre para eliminar del juego.

Obtenible y Sostenible

La conclusió n es que Dios quiere derramar su Espíritu y planea usarnos. Y esta nació n
lo necesita. Leer sobre eso no parece hacer que suceda. Ir a conferencias sobre
avivamiento e incluso obtener todas las cintas probablemente tampoco abrirá las
compuertas.

La personalidad calvinista que hay en mí se deleita al ver que el avivamiento casi


siempre es una sorpresa. Viene a través de personas que nadie sospechaba y ocurre
en momentos en que la gente pensó que nunca sucedería. Es bueno saber que ninguno
de nosotros ha encontrado el botó n ni ha inventado la fó rmula.

La parte armenia de mí mira a las iglesias en avivamiento y a las iglesias no en


avivamiento. Ver la complacencia y la decadencia en este ú ltimo me hace querer poner
una bomba debajo de la mayoría de las reuniones de oració n y subir la perilla de fe y
entusiasmo má s allá de la línea roja solo para ver al pueblo de Dios llegando a una
etapa de desesperació n decente y respetable.

He desarrollado mi propio pequeñ o conjunto de criterios (solo un poco cínicos) para


juzgar có mo lo estamos haciendo con respecto al avivamiento. Ejecuta algo como esto:
una. servicios religiosos:
en avivamiento la gente llega temprano y se va tarde
las personas que no está n en avivamiento llegan tarde y se van a una hora
determinada

B. donde se sienta la gente:


en avivamiento la gente se llena desde el frente
la gente que no está en avivamiento se llena desde atrá s

C. reuniones de oració n:
en avivamiento las reuniones de oració n está n llenas y rebosantes
no en avivamiento los mismos fieles 6 aparecen cualquiera que sea su teología

D. agendas de la iglesia:
en avivamiento se ven obligados a lidiar con los 'problemas' creados por Dios
no en avivamiento eligen lidiar con los problemas creados por la gente

mi. enfoque de atenció n:


en las iglesias de avivamiento se unen para luchar contra el diablo
Las iglesias que no está n en avivamiento se dividen y luchan entre sí

F. flujo de influencia:
en avivamiento, la iglesia influye en lo que sucede en la comunidad
no en avivamiento la comunidad influye en lo que sucede en la iglesia

gramo. prioridad personal:


en el avivamiento, una sensació n de asombro lleva a las personas a un
arrepentimiento voluntario
no en avivamiento, el orgullo conduce a la racionalizació n y a la defensiva

h. énfasis:
en avivamiento, el énfasis está en lo que Dios está haciendo
no en avivamiento el énfasis está en lo que la gente está haciendo
I. prioridad del ministerio:
en el avivamiento, la prioridad es alcanzar personas para Cristo
no en avivamiento, la prioridad es alcanzar la iglesia por sí misma

j. métodos de ministerio:
en avivamiento, el mensaje eclipsa el método
no en avivamiento, los métodos modifican el mensaje

k. tendencias:
en el avivamiento, las primeras cosas se restablecen como las mayores
no en avivamiento, lo ú ltimo es lo mejor

l. mú sica:
en avivamiento las canciones son simples y pertenecen al pueblo
no en avivamiento, las canciones son complejas y pertenecen a los especialistas

Con estas descripciones podemos recibir tanto á nimo como advertencia. El Dios cuyo
corazó n se expresa en y a través del avivamiento nos ha dado suficientes ejemplos
este siglo para saber qué hará y qué no hará el trabajo. Nos ha animado porque Dios
nos ha mostrado tanto la majestad como el misterio de un derramamiento soberano.
No debemos permitir que estos anticipos sigan siendo novedades.

Debemos someternos a la majestad y abrazar el misterio, no sea que seamos nada má s


que una congregació n de soñ adores.

Elementos para ganar y mantener el avivamiento

Hay una puerta de esperanza. Cada vez má s está n convencidos de que esta esperanza
reside en la oració n, la unidad y un enfoque de estilo de vida para la evangelizació n.
Podemos hacerlo si oramos, si nos mantenemos unidos y si comenzamos con el lugar
donde vivimos y trabajamos.

En esencia, la enseñ anza, el método o la estrategia má s recientes probablemente no


ganará n ni sostendrá n el avivamiento. Lo que nos llevará al lugar del derramamiento
de Dios será n aquellas cosas que expresen el corazó n de Dios. A continuació n se
muestran tres ejemplos. Có mo encajan y qué forma particular toman es de menor
importancia.

La primera es adoració n / intercesió n,


el segundo es unidad / unicidad,
y el tercero es proclamació n / estilo de vida.

Lo que se necesita es un modelo de avivamiento que esté disponible para todos. Creo
que se basa en el compromiso de adorar y de intercesió n ferviente, en la unidad local y
en la influencia del estilo de vida. Todos pueden adorar y orar. Todos pueden trabajar
hacia la unidad por la que Jesú s oró . Todos tienen contacto con personas fuera de
Cristo donde viven, trabajan y juegan. Solo necesitamos unir esas tres cosas.

Cada uno de ellos solo puede describirse adecuadamente como un viaje, y solo
descubriremos hasta dó nde podemos llegar y qué forma tomará viajando allí. La ú nica
forma de llegar es haciéndolo y luego haciéndolo má s.

Adoració n e intercesió n. No conozco a nadie que haya medido las dimensiones de la


adoració n y la intercesió n y apenas estamos comenzando a comprender su valor
estratégico. Todo lo que sabemos es que hay má s. Hemos tendido a encerrar nuestra
relació n con Dios en todo tipo de moldes culturales y tradicionales. La esencia bíblica
tiene mucho má s que ver con una urgencia que proviene de la verdadera humildad. De
este lado del cielo es posible que solo estemos en planchas en “L”.

Unidad y Unidad. Lo mismo ocurre con la unidad por la que Jesú s oró . Lo que tenemos
es una abominació n alentada por los poderes de las tinieblas, en lugar de una
manifestació n de lo que pertenecía a Jesú s y su Padre. Para algunos, la imagen de la
unidad está distorsionada con todo tipo de temores de compromiso y confusió n. Lo
que presagian es humano, institucional y hace suposiciones sobre la tradició n y los
sistemas doctrinales que no son bíblicos. Lo que Jesú s oró tiene que ver con el
corazó n. Solo se obtendrá haciéndolo, en lugar de especular al respecto. Por mi parte,
quiero saber hasta dó nde llega esto y có mo será cuando lleguemos allí. Nada menos
que un depó sito del cielo, espero.

Proclamació n y estilo de vida. Lo mismo ocurre con la proclamació n del evangelio. Si


multiplicaras la gracia que te fue otorgada por todas las personas del mundo, te harías
una idea. No hemos realizado un esfuerzo digno del corazó n de Dios. Lo mejor que
parecemos producir en esta nació n son unas pocas iglesias que hablan de un
crecimiento de conversió n anual en la regió n de unos pocos cientos como má ximo.
¿Puedes pensar por un momento dó nde nos deja eso en comparació n con la tarea?

En cada una de estas á reas de privilegio cristiano solo podemos averiguar có mo es


yendo allí. No podemos ir allí sin una reforma radical de nuestra relació n con el Padre.
No podemos llegar solos, ni podemos hacerlo como una sola denominació n. No lo
haremos sin un cambio importante en nuestras preocupaciones eclesiá sticas y no
hasta que nos comprometamos seriamente a llegar a todas las personas de nuestra
generació n.

Es un viaje que debemos emprender juntos. Es un fenó meno que solo podremos
definir a medida que nos volvamos diferentes; y solo cuando nuestro viaje muestre
má s de Jesú s.

Lo que esto significa es que nuestro énfasis debe volverse regional, debe ser el estilo
de vida y debe convertirse en nuestra pasió n permanente. Debe ser el
desbordamiento de nuestra adoració n y el tema de nuestro constante clamor ante el
trono.

Dios está haciendo esto. Es un trabajo soberano que está sucediendo en todo el
mundo. No tendremos la oportunidad de controlarlo o de adaptarlo a nuestras
tradiciones anteriores. Realmente es algo nuevo. Es un caso de cambio convirtiéndose
en residente permanente.

Lo má s sorprendente es que no es igual en todos los lugares. No es un avivamiento


pentecostal ni una renovació n carismá tica. Es la edificació n del ministerio del reino de
Dios y el levantamiento de la iglesia de Jesucristo en una localidad particular. Esta es
la obra de Dios que nos llevará al avivamiento, y es la misma obra que permitirá que
se sostenga el avivamiento. Son odres de vino nuevo por vino nuevo.
Como siempre, debemos decidir ser parte de lo que Dios está haciendo o perder el
autobú s.

¡Alabado sea el Señ or!

Este artículo está compilado y editado a partir de material publicado por primera vez
en las revistas New Day y On Being en 1996.

Volver al contenido

Reseñ as

Harvey Cox, Fuego del cielo: El surgimiento de la espiritualidad pentecostal y la


remodelació n de la religió n en el siglo XXI. Addison-Wesley, 1995.

Famoso por su libro, The Secular City (SCM 1965), en el que escribió sobre la era
"posreligiosa", el teó logo Harvey Cox ha concluido que "hoy es la secularidad, no la
espiritualidad, lo que puede estar encaminado a la extinció n". Invita a una generació n
de líderes cristianos educados en el pensamiento 'posreligioso' a repensar a la luz del
pentecostalismo.

Ha comenzado una nueva era. Cox es global en su alcance, perspicaz en su diagnó stico,
generoso en su evaluació n. Escribe sobre el pentcostalismo como un espectador
comprensivo, señ alando su enorme y creciente impacto en el cristianismo y en la
remodelació n de la religió n, incluida la iglesia.

El libro será leído ampliamente por líderes y teó logos no pentecostales. Aquí hay un
destacado teó logo contemporá neo, cuyos escritos han impactado la educació n
teoló gica durante tres décadas, ahora explorando la importancia de este fenó meno
global.
La Parte I ofrece una descripció n general del pentecostalismo. La Parte II tiene
capítulos sobre el habla primordial, los signos y maravillas, "el presente futuro", las
mujeres y la mú sica. La tercera parte analiza el enorme impacto del pentecostalismo
en todo el mundo y concluye con una evaluació n llamada "el espíritu liberador".

Los viejos estereotipos se desmoronan en la investigació n de Cox. Las congregaciones


pentecostales incluyen 'secretarios médicos, programadores de computadoras,
vendedores de seguros, estudiantes graduados en microbiología y actores y oficiales
de policía, así como personas que estaban sin trabajo y con mala suerte'. Aquí la fe
diná mica, el celo misionero y la participació n sacrificial en asuntos sociales cruzan las
fronteras de clase, raza, género, edad y sistemas teoló gicos.

Cox describe el declive de la modernidad científica y la religió n tradicional en el


contexto del fundamentalismo emergente y el experiencialismo con los peligros y las
promesas que estos conllevan. É l espera que el pentecostalismo desafíe las rupturas
cada vez má s profundas que nos dividen y 'abra a la gente a nuevas efusiones del
espíritu divino y un nuevo reconocimiento de la abigarrada unidad de la familia
humana'.

Escrito en teología narrativa descriptiva, Fire from Heaven puede convertirse en un


clá sico teoló gico que complemente el trabajo pionero del 'reconocido decano de
estudios pentecostales' Walter Hollenweger, quien publicó The Pentecostals en 1972.
(GW)

Volver al contenido

Diario de renovació n
9 Misió n
Diario de renovació n 9: Misió n

Foto de portada: Equipo misionero del Pacífico Sur en Australia, ahora abogados y
líderes de la iglesia y la comunidad.

Contenido

Diario de renovació n 9: Misió n

Editorial: Id y haced discípulos a todas las naciones


1 El río de Dios, por David Hogan
2 La nueva canció n, de C. Peter Wagner
3 La visitació n de Dios, por Dick Eastman
4 Renacimiento en China, por Dennis Balcombe
5 Misió n en la India, por Paul Pilai
6 Cosecha ahora, por Robert McQuillan
7 Renacimiento de Pensacola, Michael Brown y Becky Powers
Reseñ as: Construyendo un mundo mejor por Dave Andrews, Sorprendido por el poder
del Espíritu y sorprendido por la Voz de Dios ambos por Jack Deere, Secretos del
avivamiento argentino, por R Edward Miller

Editorial

Ve y haz discípulos de todas las naciones

La evangelizació n y la misió n sin precedentes continú an acelerá ndose en todo el


mundo. Nadie puede seguir el ritmo de los relatos asombrosos de esta cosecha
mundial. De manera similar, aumentan los relatos de derramamientos del Espíritu
Santo con milagros, señ ales y prodigios. A menudo, estos hacen que un gran nú mero
de personas responda en conversiones a Cristo.

Jesú s dijo que esto sería así. Todos los evangelios y el libro de los Hechos hablan de la
comisió n del Señ or resucitado para nuestra misió n. Cada mandato relacionado con
nuestra misió n en el mundo incluye la promesa de la presencia y el poder de Dios
esenciales para cumplir nuestra misió n.

Mateo 28: 18-20. Toda autoridad en el cielo y en la tierra le ha sido dada a Jesú s, así
que debemos ir y hacer discípulos de todos los pueblos (etnias, grupos étnicos, grupos
de personas). Esto incluye bautizarlos y enseñ arles a obedecer todo lo que Jesú s
ordenó . É l está con nosotros hasta el fin de los tiempos.

Marcos 16: 15-18. Este controvertido mandamiento incluye ir por todo el mundo y
predicar el evangelio a todos. Las señ ales que lo acompañ an implican expulsar
demonios en el nombre de Jesú s, hablar en nuevas lenguas, protegerse del mal y poner
las manos sobre los enfermos para que se recuperen.
Lucas 24: 46-49. El arrepentimiento y el perdó n de los pecados se predicará n en el
nombre de Jesú s a todas las personas, y Jesú s dijo que él mismo enviaría el Espíritu
Santo prometido por el Padre, por lo que los discípulos tuvieron que esperar eso. Y
Lucas cuenta có mo sucedió en su segundo libro: Los Hechos.

Juan 20: 21-23. Como el Padre envió a Jesú s, Jesú s nos envía a nosotros. Sopló sobre
sus discípulos y dijo: 'Recibid el Espíritu Santo'. Lo hicieron. Nosotros también
debemos hacerlo.

Hechos 1: 8. La ú ltima promesa y mandato de Jesú s fue que sus seguidores recibirían
poder cuando el Espíritu Santo descendiera sobre ellos, y serían sus testigos hasta los
confines de la tierra. Este nú mero del Renewal Journal cuenta un poco de esa historia
continua.

David Hogan describe el derramamiento del Espíritu Santo entre las tribus
montañ esas mexicanas. John Piper basa el objetivo y la tarea de las misiones en la
adoració n. Dios es grande y digno de alabanza. El propó sito supremo de toda misió n
es la gloria de Dios en todo. Al final, toda la tierra lo adorará .

Peter Wagner ofrece un breve recorrido global del movimiento de oració n masivo en
la tierra hoy y describe parte de su impacto. Dick Eastman ofrece má s ejemplos de la
asombrosa cosecha actual en misió n. Dennis Balcombe informa sobre el crecimiento
de la iglesia en China con los milagros que acompañ an al ministerio allí. Paul Pilai, un
hindú convertido, habla de señ ales y maravillas que acompañ an a la misió n entre los
hindú es en la India.

Robert McQuillan examina los desarrollos del avivamiento en Argentina, así como en
Sunderland en Inglaterra y Pensacola en Estados Unidos, y Michael Brown resume los
desarrollos en Pensacola, donde má s de 60.000 han indicado ahora compromisos con
Cristo desde junio de 1995.

El trasfondo y el contexto de gran parte de estos avivamientos incluyen el aumento de


la violencia, las familias destrozadas, la muerte y el deterioro moral en todo el mundo.
El pecado abunda. Sin embargo, la gracia abunda aú n má s. La luz todavía brilla en la
oscuridad y la oscuridad no puede apagarla.
Histó ricamente, los grandes avivamientos y los movimientos del Espíritu de Dios a
menudo se han convertido en tiempos oscuros. Eso todavía sucede.

Podemos orar y creer por los movimientos poderosos del Espíritu de Dios en nuestra
tierra, que miles aú n puedan llegar a la fe con vidas y familias transformadas. Los añ os
noventa hasta el siglo XXI demostraron ser décadas fascinantes en la historia de la
iglesia, y esperamos que los añ os venideros vean cambios aú n má s profundos a
medida que el reino de Dios irrumpe sobre nosotros cada vez má s plenamente.

Volver al contenido

1 El río de Dios

David Hogan

El pastor David Hogan es el líder fundador de Freedom Ministries, una misió n pionera
entre las remotas tribus de las montañ as mexicanas. Este artículo fue editado de un
mensaje que dio en Christian Outreach Center en Brisbane, Australia.
______________________________________

Se salvan entre 150 y 500 personas al mes


______________________________________

Ha comenzado un nuevo mover del Espíritu Santo. Ha estado por todos lados. Tiene
muchos nombres diferentes, dependiendo de qué parte del mundo eres. Algunas
personas lo llaman 'El río', algunas personas lo llaman 'El Refrescante', algunas
personas lo llaman el 'Fuego del Cielo', otros simplemente lo llaman simplemente
'Renacimiento de Dios'. ¡No me importa particularmente có mo lo llamamos mientras
estemos en él!

Nuestro trabajo es ahora tan grande que tengo que ocuparme de él, lo que significa
que tengo que protegerlo para no permitir que ninguna falsa doctrina se meta en él.
Los occidentales son personas realmente 'caprichosas' y tienden a saltar a lo ú ltimo
por un tiempo, hasta que desaparece y luego la gente vuelve a su forma de vida
normal. Bueno, no estoy de acuerdo con eso.

Estoy de acuerdo con Jesú s y voy y me mantengo en el fluir y dejo que te cambie y sea
completamente radical en el Espíritu Santo. Tienes que hacer las cosas por fe. Todo
tiene que hacerse por fe o es pecado.

Soy responsable ante el Espíritu Santo por lo que les suceda a las personas que me ha
dado. Y no voy a intervenir só lo porque Estados Unidos intervenga, o só lo porque
Australia intervenga, o Nueva Zelanda, o Inglaterra o cualquier otra persona. Voy a
intervenir cuando el Espíritu Santo intervenga en nuestro trabajo. Eso no quiere decir
que lo esté luchando, nunca estuve luchando, por favor, comprenda. No estaba en
contra del Refrescante, el Río, el fluir, el viento, el fuego. Nunca estuve en contra de
todo eso. Cada vez que salía del armario o daba la vuelta al mundo en algú n lugar, me
mezclaba con todo el mundo, pero estaba siendo cauteloso.

Así que fui tras Dios. Le dije al Señ or: “Esto es lo que vamos a hacer Dios, y si me
equivoco puedes hacer lo que quieras. No voy a predicar este Refrescante, este
Avivamiento, en nuestro trabajo. No enseñ aré un mensaje al respecto. No permitiré
que nadie que venga de todo el mundo hable de ello en nuestro trabajo hasta que vea
que nos tocas divinamente como lo has hecho en el pasado ".
Puede decir: “No deberías ser tan estricto. No deberías ser tan serio ".

¡Sí, debería! Si supieras lo difícil que es para mí sacar a esos indios de esas colinas,
hacer que vuelvan a nacer, hacer que se inicien iglesias, que se establezcan, entonces
entenderías por qué me tomo tan en serio có mo emprender lo que hago. Lo hago en
mi ministerio.

Y realmente sucedió , realmente sucedió .

Milagros

Hemos tenido má s de 400 personas resucitadas de entre los muertos en nuestro


trabajo. Dios puede resucitar a cualquiera de entre los muertos. Es increíble de ver.

Tuvimos una señ ora el otro día, justo antes de que yo viniera aquí, una abuela de 70
añ os, que estuvo muerta alrededor de 14-16 horas. El Espíritu Santo la tocó y la
levantó , pero fue después de que trajeron a toda la familia. La lavaron para la
sepultura. La colocaron en el altar de la casa, y todo el pueblo pasó , reconoció su
muerte y le dio sus respetos a la gente. ¡Entonces Dios la levantó de entre los muertos!
¡Aleluya!

Es maravilloso. Dios puede resucitar a la gente de entre los muertos, a quien quiera. Y
no me hace diferente lo creas o no. Importa que yo crea. Importa que nuestro trabajo
crea. Importa que Jesú s es Rey.

Vemos a los muertos resucitar, los ojos ciegos abiertos, los cojos caminando, y todo
tipo de tumores caen de las personas y todo tipo de milagro: la tuberculosis se cura. Sí,
lo entendemos, lo entendemos y déjenme decirles algo, esa es la razó n por la que fui
tan cauteloso al entrar en este avivamiento con el resto del mundo; porque no quiero
que nuestro trabajo se manche en absoluto.

Nuestro trabajo tiene una gran integridad. Es nuevo. Es fresco ¡Tiene solo 20 añ os y
quiero que la cosa se traslade al pró ximo milenio con gloria, honor y victoria! Y lo
haremos, en el nombre de Jesú s, si Jesú s no regresa.
Entonces, lo bloqueé. No permitiría que la gente hable sobre este nuevo avivamiento
que está ocurriendo en el mundo.

La gente dice: "No puedes decirle a la gente qué predicar".

No les decía qué predicar, les decía qué no predicar. Podían predicar sobre cualquier
cosa menos sobre lo que estaba sucediendo. Estamos atrapados en las montañ as. Está
fuera del camino. No es un camino trillado. Es difícil llegar. No es algo fá cil de lograr,
por lo que la gente nunca vendría a vernos.

Pero ahora somos mil y tenemos todo tipo de milagros conocidos, ¡así que ahora todos
quieren venir! Está bien, puedes venir, pero hay ciertas cosas de las que no vas a
hablar.

La obra debe estar protegida. Es algo digno de Dios. Pero Dios puede hacerlo porque
Dios quiere. Dios puede revivir a los muertos si quiere. Lo vi hacerlo, personalmente
he estado involucrado en 19 levantamientos muertos y lo sé. He observado a la gente.
Tuvimos un par de niñ as que estuvieron muertas durante 3 días que yacían, cubiertas
de cal y el Espíritu Santo las resucitó de entre los muertos. Es maravilloso. Un par de
chicas adolescentes. Les encantaba cuando se levantaban, escupiendo esa lima de la
boca.

Recuerde Romanos 4:20: Abraham 'no dudó de la promesa de Dios por incredulidad,
sino que fue fuerte en la fe, dando gloria a Dios'.

Visitació n de Dios

Entonces, sobre el vino nuevo. Estaba bloqueando a la gente, no a Dios. Quería algo
que durara.

Visité un pueblo periférico. Tomó 4 horas en un 4x4 y luego 2 horas a pie, cuesta
arriba. Es muy remoto. No hay radio, ni televisió n, ni influencias externas. Estaba
sentado allí en esta pequeñ a cabañ a en un pedazo de madera contra la pared de
bambú en el piso de tierra. Los pollos caminaban por allí.
El pastor se acercó a mí. Es un hombre pequeñ o y estaba temblando.

É l dijo: "Hermano David, realmente me temo que he cometido un error".

No había oído hablar de ningú n error. Me preguntaba qué había pasado en los ú ltimos
días. Tiene cuatro pequeñ as iglesias en su á rea.

Dijo: “No es mi culpa. Pido disculpas. He hecho todo bien, como me enseñ aste. Rezo
todos los días. Leo la Biblia. Lo estoy haciendo bien. Lo que pasó no es culpa mía ".

Dije: “¿Qué pasó ? Vamos, cuéntame qué pasó ".

Estaba temblando. Las lá grimas corrían por sus ojos. É l dijo: “Hermano David, me
levanté en nuestra pequeñ a iglesia. Abrí mi Biblia y comencé a predicar y la gente
comenzó a desmoronarse. La gente empezó a llorar. La gente se echó a reír. Y me
asustó . Salí corriendo de la iglesia ".

Eso es lo que estaba buscando. Eso es lo que estaba esperando, cuando Dios vino a
nuestro trabajo, no porque alguien vino y lo predicó , no porque dije que estaba bien o
no, porque fui neutral al respecto. Sabía que estaba bien, pero quería verlo en nuestro
trabajo, no porque lo introduje, sino porque el Espíritu Santo lo introdujo. Y lo hizo.
Me reuní con mis pastores e hicimos un convenio para hacer un ayuno de un mes en
septiembre de 1995. Esto fue así como los 3 días de ayuno y 3 días de ayuno que
habíamos estado haciendo ese añ o de todos modos, así que está bamos listos para lo
que sea que Dios quería hacer. Ese añ o todos los días ayunaban al menos 365
personas.

Dios me golpeó el tercer día de ese mes de ayuno, pero continué con el ayuno y el
séptimo día me golpeó de nuevo má s de lo que jamá s me había golpeado en mi vida
hasta ese momento. Pero continuamos ayunando durante todo el mes.

El río de dios
El Salmo 47: 4-5 dice: 'Hay un río cuyas corrientes alegrará n la ciudad de Dios. Dios
está en medio de ella ... '

Encontré el río. Es real. La presencia Shekinah de Dios ha entrado en nuestro trabajo.


Hay un río de Dios má s ancho y profundo de lo que sabemos.

En el momento en que crea que está logrando algo, es el momento en que debe
arrepentirse. Encuentra formas de mantenerte humilde. Busque formas de no ser un
"pez gordo" y permanecer en el río. Somos la habitació n de Dios, Sion, el pueblo de
Dios. Quiere que fluyamos en el río.

No importa lo que nos rodea: balas, cuchillos, enfermedades, el estado de la economía.


Importa que nuestros ojos estén fijos en Jesú s. Cuando el Espíritu Santo cayó sobre
nosotros, hubo una guerra a nuestro alrededor. Se disparaban balas. La gente estaba
muriendo.

No tengo palabras para describir lo que nos pasó cuando el Espíritu Santo cayó sobre
nosotros el viernes 27 de octubre de 1995. Si hubieras estado allí, tampoco tendrías
palabras para describirlo.

Es algo asombroso que he podido presenciar.

El río de Dios está aquí y está lleno. Hay suficiente para todos.

Está bamos en un momento maravilloso. No sabía qué tan profundo está bamos en el
río de Dios. Había estado ayunando durante un mes y no sabía qué estaba pasando. Así
que decidí reunir a mis pastores en cada secció n. Tuvimos grupos de entre 30 y 75
pastores en cada secció n. Primero fui al á rea má s conservadora de nuestra misió n,
porque quería ver qué pasaba.

En la primera reunió n, con unos 75 de mis pastores me levanté, abrí mi Biblia y


compartí uno o dos versículos. De repente sentí que era suficiente. Está n
acostumbrados a que yo predique dos horas a veces, pero no han sido diez minutos.
Le dije: "Levá ntate". Y se pusieron de pie.

Dije: "Recibe el río de la vida".

¡Deberías haberlo visto! Parecía que alguien los estaba golpeando con murciélagos en
el estó mago y la cabeza. Pero nadie los tocaba. Había gente tendida sobre bancos,
hacia adelante, hacia atrá s, por todos lados. Estaba tratando de ayudar, pero no pude
ayudar. La gente simplemente volaba por todas partes. Y estos eran ministros.

Así que revisé todas las secciones así. Entré en una secció n y se alegraron de verme.
No me habían visto en unos meses. Me puse de pie. Abrí mi Biblia. Leí un versículo
sobre el fuego de Dios y la gente empezó a temblar.

Pensé: "Oh Dios, esto es una salida".

Así que dije: "Levá ntate". Intentaron ponerse de pie. Algunos de ellos no pudieron
ponerse de pie. Acabo de decir la palabra "Fuego". Y todo el lugar se derrumbó .

Me estaba volviendo cada vez má s aterrador. Pero la gente se estaba curando sin que
nadie los tocara.

Un hombre en esa reunió n había estado sordo durante 27 añ os. No conocía al hombre.
Se cayó y se golpeó la cabeza en un banco, y cayó debajo del banco. Se levantó de allí a
los pocos minutos y salió corriendo de la habitació n. ¡Sus oídos se habían destapado y
estaba huyendo del ruido!

Conferencia asombrosa

Después de haber pasado por todas las secciones, presentando esto en voz baja,
finalmente llegó el momento de reunir a todos los pastores de toda la obra. Vinieron
un par de cientos de nuestros pastores. ¡Ojalá hubieras estado allí para ver lo que
vimos! Fue increíble.
El primer día había alrededor de 200 pastores allí, y toda la iglesia que nos hospedaba.
Eso hizo alrededor de 450 personas.

El primer día fue asombroso. Dios nos golpeó poderosamente. Hubo curaciones. Yo
era feliz. La gente se animó .

El segundo día fue aú n mejor. Fue má s fuerte. Pensé que está bamos alcanzando su
punto má ximo en el segundo día. Llegué a las 8 de la mañ ana y salí a las 10 de la
noche, y había ministerio todo el día. Está bamos solucionando problemas y Dios
estaba trabajando a través del ministerio. Fue maravilloso.

Pero les digo que no estaba listo para el tercer día.

Veníamos de diferentes á reas. Los indios estaban todos allí. No sabía que habían
estado en una reunió n de oració n toda la noche. No sabía que el Espíritu Santo había
caído sobre ellos y no podían levantarse. No sabía que habían sido inmovilizados por
el Espíritu Santo durante toda la noche, por todo el lugar, pegados al suelo. Algunos de
ellos se habían caído sobre hormigueros, pero ninguna hormiga los mordió .

Me quedaba a unos 45 minutos. Subí a mi 4x4 y mientras conducía allí comencé a


escuchar en la radio de dos vías. Algunos de nuestros misioneros ya estaban allí y
estaban hablando por la radio bidireccional diciendo: '¿Qué está pasando aquí? No
puedo caminar '.

Mientras los escuchaba en la radio, sentí que el poder se apoderaba de mí. Y cuanto
má s me acercaba, má s calor se apoderaba de mí. ¡Podía sentir el calor y tenía mi aire
acondicionado funcionando!

Cuando llegué a la pequeñ a iglesia, abrí la puerta de la camioneta y al instante sentí


calor. El sudor me chorreaba. Estaba a unos 300 metros de la iglesia. Cuanto má s me
acercaba, má s intenso era el calor. Apenas podía atravesarlo, era tan grueso. Hablo de
la presencia de Dios. ¡Eran las 7.30 de la mañ ana!
Caminé por la esquina del edificio. Había gente por todos lados. Algunos quedaron
inconscientes. Algunos estaban en el suelo. Algunos gemían y se lamentaban. Era muy
inusual y apenas podía caminar. Cuando llegué al frente de la iglesia, donde estaban
los ancianos, apenas podía caminar. Me estaba aferrando a cosas para llegar allí. Casi
no podía respirar.

El calor de la presencia de Dios fue asombroso.

La gente había estado cantando durante dos horas antes de que yo llegara. A las 8.15
de la mañ ana del 27 de octubre de 1995, caminé hasta allí y dejé mi Biblia en esa
pequeñ a mesa india tambaleante. Cientos de personas me miraban. Algunos fueron
noqueados, tendidos en el suelo. Casi no podía hablar.

Llamé a los nueve ancianos al frente y les dije que el Espíritu Santo estaba allí y que
necesitá bamos hacer un pacto juntos, incluso hasta el martirio. Allí hicimos un pacto
de que todo el país de México sería salvo. Me pidieron que me uniera a ellos en ese
pacto.

Cuando levantamos nuestras manos de acuerdo, los nueve cayeron a la vez. Me


arrojaron hacia atrá s y caí debajo de la mesa. Cuando me levanté, la gente de delante
se derrumbó . En menos de un minuto todos los pastores quedaron inconscientes.

Está bamos rodeados de incrédulos que venían a ver qué estaba pasando. La presencia
ungida de Dios vino y los noqueó a todos, a docenas de ellos. Todos los incrédulos que
estaban afuera y todos los que estaban en la cerca fueron derribados y cayeron al
suelo. Había docenas de ellos.

Desde la iglesia en la cima de la colina pudimos ver a la gente en el pueblo de abajo


que salía corriendo gritando de sus chozas y cayendo bajo el Espíritu Santo. Fue
increíble.

Siempre tenemos una secció n para enfermos y afligidos. Los traen desde kiló metros a
la redonda, algunos en camillas. Había entre 25 y 30 de ellos allí. Todos los enfermos
de la reunió n fueron sanados: ciegos, cancerosos, lupus, tumores, epilepsia, posesió n
demoníaca. Nadie los tocó excepto Jesú s.
Hubo una reconciliació n instantá nea entre personas que se habían enfrentado entre
sí. Estaban acostados uno encima del otro, sollozando y arrepintiéndose.

Tuve miedo cuando vi todo eso sucediendo. Miré al cielo y dije: "Dios, ¿qué eres ...?" y
ese fue el final. No quería escuchar ninguna pregunta. ¡Estallido!

Estaba a unos tres o cuatro metros de la mesa. Cuando me desperté unas horas
después, estaba debajo de la mesa.

Cuando finalmente desperté, mis piernas no funcionaron. Me deslicé alrededor


mirando lo que estaba pasando. ¡Fue un pandemonio! Cuando algunas personas
intentaban levantarse, salían volando. Fue asombroso.

Tuvimos cinco visiones con los ojos abiertos.

Un pastor pequeñ o estaba colgado de un poste para sostenerse. Estaba ahí, pero no
estaba. Me dijo: 'Hermano David, mírelo. ¡Mírelo, hermano David! ¿Quién es? ¡Mira lo
grande que es! Oh, tiene puesta su bata blanca. Tiene un cinto dorado. Fue Jesú s.

É l dijo: "Hermano David, ¿có mo llegamos a este gran palacio?"

Miré alrededor. Todavía estaba en el suelo de tierra. Todavía tenía un techo de hierba
sobre mí, pero él estaba en un palacio de má rmol, blanco puro.

Me arrastré para mirarlo. Estaba viendo cosas que nosotros no podíamos ver. Otro de
los ancianos, un profeta de América, que había estado trabajando conmigo durante
trece añ os, se arrastró y está bamos viendo a este pastor que estaba en trance. Fue
increíble.

Los tres está bamos dentro de algo parecido a un campo de fuerza de energía.
Cualquiera que intentara entrar quedaba fuera de combate. Fue espantoso.
El pastor dijo: 'Tiene una lista, hermano David'. Y comenzó a leer en voz alta de la lista.

Estaba mirando a mi alrededor, y mientras él leía de la lista, la gente salió volando por
los aires, sanando y liberando. Fue fenomenal lo que Dios estaba haciendo. Y lo ha
hecho en todos los servicios de nuestro trabajo en los que he estado desde entonces.
Ha pasado má s de un añ o. Es asombroso. Maravilloso.
Apocalipsis 22: 1 dice: “Y me mostró un río puro de agua de vida, claro como el cristal,
que procedía del trono de Dios y del Cordero”.

Vi ese río. De hecho, vi el río, su agua pura de vida desde el trono de Dios. Si pudiera
volver a verlo, lo sabría. Yo lo vi. Yo lo experimenté. Lo probé.

Dios vino porque esperamos y escuchamos. No saltamos al primer chorrito. Lo


guardaremos mediante la oració n y el ayuno.

Por eso se salvan entre 150 y 500 personas al mes, solo por lo que está n haciendo los
misioneros norteamericanos.

¿De verdad lo quieres?


Volver al contenido

2 La nueva canció n

C Peter Wagner

El Dr. C. Peter Wagner, ex profesor de Crecimiento de la Iglesia en Fuller Theological


Seminary, autor de numerosos libros, es presidente de Global Harvest Ministries y
coordinador de United Prayer Track para el AD2000 and Beyond Movement. Este
artículo fue publicado por Global Harvest Ministries como 'Prepará ndose para cantar
la nueva canció n'.

____________________________

Una iglesia para cada pueblo


y el evangelio para cada persona

____________________________
La Biblia nos dice que un día cuatro seres vivientes y veinticuatro ancianos rodeará n
el trono del Cordero y cantará n un cá ntico nuevo: 'Nos has redimido para Dios con tu
sangre de toda tribu y lengua y pueblo y nació n. '(Apocalipsis 5: 9). Qué canció n!
Si se cumple el lema del Movimiento AD 2000, esa canció n se cantará muy pronto.
Tengo la fe para unirme al añ o 2000 d.C. en la creencia de que, de hecho, habrá 'Una
iglesia para cada pueblo y el evangelio para cada persona'.

¿Se requiere fe para decir tal cosa? Definitivamente lo hace.

Hablando como misió logo profesional, puedo, con gran seguridad, afirmar que no
existe ninguna teoría humana conocida de la misiología en la actualidad que pueda
producir tal resultado en tan poco tiempo. Si ese es el caso, que es, la ú nica forma en
que podría suceder es a través de un poderoso movimiento de la mano soberana de
Dios.

¡La oració n mueve la mano de Dios!

¿Qué es lo que mueve la mano de Dios má s que cualquier otra cosa?

¡Oració n! De hecho, en el versículo justo antes de la letra del cá ntico nuevo, se


destacan las 'oraciones de los santos' (véase Apocalipsis 5: 8).

Nada podría ser má s importante para cumplir la gran comisió n de Jesú s de 'hacer
discípulos de todas las naciones' que movilizar la oració n masiva por la evangelizació n
mundial. Desde que fundamos Global Harvest Ministries y United Prayer Track en
1991, la pasió n ardiente de Doris y de mi corazó n ha sido ver má s del pueblo de Dios
orando uná nimemente por los perdidos del mundo que nunca.

No estamos generando el movimiento de oració n mundial. Dios lo está haciendo. Me


gusta lo que dijo una vez Eddie Smith, de US Prayer Track: "¡Nuestro trabajo no es
hacer que la gente ore, sino hacer que la gente ore!" Nunca antes en la historia ha
habido tantos cristianos rezando en todos los continentes.
Nuestra asignació n de Dios es ver que tantos de ellos como sea posible estén orando
por los perdidos 'uná nimes', como lo expresó Lucas en Hechos 2: 1. Cuando
comenzamos, pensamos que está bamos estirando nuestra fe para creer que
podríamos hacer que un milló n orara por la misma nació n o ciudad al mismo tiempo.

Pero nuestra fe era demasiado pequeñ a. En realidad, ha ocurrido mucho má s que esto,
por la providencia de Dios.

Millones orando al unísono

En octubre de 1993, 21 millones estaban orando al unísono por las 62 naciones de la


Ventana 10/40 [10 a 40 grados al norte entre Á frica y Asia]. En octubre de 1995, 36
millones estaban orando al unísono por las 100 Ciudades Puertas de la Ventana
10/40. Confiamos en que en octubre de 1997 habrá 50 millones de personas orando
uná nimes por los 146 Grupos de Puertas de Entrada de 1.739 grupos étnicos
importantes no alcanzados.

Estoy seguro de que estará s orando de comú n acuerdo con Doris y conmigo y con
millones de personas má s. De hecho, incluso puede ser miembro de una de las 17.390
iglesias locales (10 por grupo de personas no alcanzadas) o miembro de uno de los
34.780 grupos de células en el hogar (20 por grupo de personas no alcanzadas)
comprometido a orar por uno de los grupos anteriores. Octubre de 1997 y hasta
finales del añ o 2000.

¡Se encienden las luces!

Si eres como muchos otros que oran, querrá s saber si tus oraciones está n siendo
respondidas. ¡La respuesta es sí!

Cuando comenzó el Movimiento AD 2000 en 1989, la oscuridad prevalecía en la


Ventana 10/40. Pero hemos estado orando uná nimes durante siete añ os, má s y má s
cada añ o. Sería desalentador que persistiera el mismo grado de oscuridad. Pero no es
así.
Las luces se han encendido en muchas partes importantes de la Ventana 10/40 desde
que hemos estado orando. Estamos recibiendo informes de que se ha llegado a
algunos de los 1,739 grupos étnicos no alcanzados, pero todavía no estamos
preparados para empezar a eliminar nombres, así que sigamos orando por todos ellos
mientras tanto.

Las tres fuerzas anticristianas má s formidables del mundo son el budismo, el


hinduismo y el islam. Tengo buenas noticias para aquellos que quieran ver a
multitudes entre estos pueblos pasar de la oscuridad a la luz, del poder de Sataná s a
Dios. En esta década de los noventa han estado sucediendo cosas notables.

1. Budismo.

Mis observaciones me llevan a creer que los principados sobre el budismo está n
"huyendo". Este es el primer gran muro, después del comunismo, que se derrumba en
nuestra generació n. Durante añ os, el budismo se ha visto afectado en Corea del Sur y,
má s recientemente, en una escala aú n mayor, en China continental.

Visité Tailandia, la nació n budista má s fuerte del sudeste asiá tico, dos veces este añ o y
me sorprendió el crecimiento de las iglesias cristianas. Muchos líderes tailandeses
señ alan a 1993, má s o menos, como el punto de inflexió n.

¿Por qué no? Veintiú n millones oraban uná nimes por Tailandia. El video de Praying
Through the Window II de 1995 presentaba a un pastor tailandés, por lo que Tailandia
recibió má s oració n que la mayoría de los lugares. Numerosos líderes tailandeses
dijeron: "Peter, por primera vez en toda la historia, es fá cil llevar a un tailandés a
Cristo". Tailandia será clave para evangelizar a Myanmar (Birmania), Laos, Camboya y
Vietnam.

2. Hinduismo.

Los principados sobre el hinduismo está n "muy maltratados". Nepal es el ú nico reino
hindú en el mundo y recientemente se ha convertido en una de las luces má s brillantes
del evangelio en toda la Ventana 10/40. Aunque todavía se supone que es un crimen
convertirse al cristianismo, se hicieron algunos cambios en la constitució n en 1990, y
las iglesias se está n multiplicando de norte a sur y de este a oeste. Las leyes no se
hacen cumplir. Los informes nos dicen que probablemente haya
200.000 creyentes allí, posiblemente 300.000.

La luz acaba de encenderse en el estado indio de Sikkim, en el Himalaya, donde


algunos dicen que el 20 por ciento o incluso el 30 por ciento ahora pueden ser
cristianos. Está n llegando informes sorprendentes de muchas otras secciones del
norte de la India anteriormente resistente. Probablemente Nepal será la clave para
romper las fortalezas budistas en Butá n y Tíbet.

3. Islam.

Los principados má s fuertes son los que está n por encima del Islam, pero los veo como
'rígidos y asustados'. Han sido sacudidos por el gran nú mero de musulmanes que
vienen a Cristo en Indonesia, el país musulmá n má s grande del mundo. Son
plenamente conscientes del poder de la luz que se libera a través de nuestro esfuerzo
anual 'Rezar durante el Ramadá n'. Y, sobre todo, está n asustados, como debería
estarlo, por la masiva Caminata de la Reconciliació n que recorre las rutas de la
Primera Cruzada desde 1996 hasta junio de 1999 con un mensaje de arrepentimiento
por los pecados de nuestros antepasados durante la Primera.
Cruzada hace 900 añ os. Nada podría debilitar má s a los principados que mantienen a
los musulmanes en la oscuridad má s que esta iniciativa.

Nuestras oraciones está n funcionando y el mundo está cambiando como resultado.


Ahora es el momento de orar como nunca antes. Dupliquemos y tripliquemos nuestros
esfuerzos.

Es posible que los coros celestiales no estén listos para cantar el 'cá ntico nuevo', pero
probablemente deberían comenzar la prá ctica del coro, ¡porque el momento de cantar
el cá ntico ante el trono del Cordero parece estar a la vuelta de la esquina!

© C. Peter Wagner. Usado con permiso de Global Harvest Ministries.


Algunos libros de C Peter Wagner

Guiando a su iglesia hacia el crecimiento (1984)

La tercera ola del Espíritu Santo (1988)

Tu iglesia puede ser saludable (1990)

Poder espiritual y crecimiento de la iglesia (1990)

Escudo de oració n (1997)

Iglesias la oració n (1997)

Rompiendo fortalezas en tu ciudad (1997)

El crecimiento de la iglesia y todo el evangelio (1998)

El terremoto de la iglesia (1999)


Tu iglesia puede crecer (2001)

Tus dones espirituales pueden ayudar a tu iglesia a crecer (2005)

Orando con poder (2008)

Oració n de guerra (2009)

Descubre tus dones espirituales (2010)

Volver al contenido

3 La Visitació n de Dios

Dick Eastman

Dick Eastman es presidente internacional del movimiento


global Every Home for Christ. Este artículo fue publicado en Charisma como 'Los días
de la visitació n de Dios'.
_______________________________________

Nada en la historia de la evangelizació n mundial


se compara con lo que está pasando hoy
_______________________________________

Hice 11 viajes alrededor del mundo en los ú ltimos 15 meses y fui testigo de la acció n
de la mano de Dios. Nada en la historia de la evangelizació n mundial se compara con
lo que está sucediendo hoy.

Cuando nuestro equipo de tres hombres llegó a un campamento llamado Boteka,


ubicado en el río Momboyo en el corazó n de la selva ecuatorial de Zaire, me pareció
que está bamos al borde de la nada. Sin embargo, en menos de 24 horas supe que
estaríamos en el medio.

Mi colega Wes Wilson y yo nos unimos a Dia Mbwangi, el director francés africano de
Every Home for Christ (EHC), en este viaje ú nico para ver con nuestros propios ojos la
cosecha milagrosa de almas que se reporta entre los pigmeos. Hace cinco añ os, casi no
había creyentes en las profundidades de esa parte de la selva tropical. Ahora
comprendimos que el nú mero de cristianos había superado los 300.000. ¿Podría ser
esto posible?

Si era cierto, este era un indicio má s de la asombrosa obra del Espíritu Santo que se
informó en todo el mundo en los ú ltimos meses.

Casi nunca llegamos a la selva tropical. Mientras trataba de obtener nuestras visas en
los Estados Unidos, el empleado de nuestra oficina local de visas, siempre sonriente,
nos suplicó a Wes y a mí que no fuéramos a la regió n. Explicó que el Departamento de
Estado había emitido serias advertencias sobre esa á rea, principalmente
debido a casos en los que personas ajenas fueron secuestradas y asesinadas. Y
ademá s, dijo, las peores enfermedades del mundo provenían de esa regió n.
Pronto descubrimos que tenía razó n. De hecho, unos días después me enteré de que el
mortal virus del É bola había resurgido al sur de nuestro destino. El río Momboyo, por
el que planeá bamos viajar, estaba a tiro de piedra del famoso río É bola, del que este
temido virus tomó su nombre. También se cree que el virus del SIDA proviene de una
regió n cercana.

Aparentemente nos dirigíamos directamente a una "zona caliente", un término médico


para un á rea en la que un virus mortal está activo y es transmisible. Má s importante
aú n, nos dirigíamos a una zona espiritual caliente donde la actividad satá nica ha
devastado a la humanidad por el virus espiritual del pecado durante siglos. Sin
embargo, como pronto descubriríamos, la cura, el mismo Cristo, estaba liberando a
multitudes en uno de los lugares má s remotos de la tierra.

Cada á rbol para Cristo

Cuando nuestros trabajadores fueron por primera vez a las regiones pigmeas de la
selva tropical ecuatorial en 1992, el viaje requirió un viaje en canoa motorizada de 11
días por el poderoso río Zaire (anteriormente el río Congo), y un viaje adicional de
varios días por cualquier nú mero. de ríos má s pequeñ os, como el Momboyo. Luego, los
trabajadores tuvieron que viajar en canoas por pequeñ os afluentes y arroyos hasta
llegar a las á reas remotas donde viven los pigmeos.

Afortunadamente, cuando Wes y yo llegamos a Kinshasa, Zaire, y nos conectamos con


el hermano Dia, pudimos contratar a un piloto para que nos llevara a las
profundidades del bosque, dejá ndonos en una pequeñ a pista de aterrizaje cerca de un
campamento llamado Boteka. Allí pudimos obtener una canoa de 40 pies con dos
motores fuera de borda de una misió n cató lica belga. Esto hizo posible que viajá ramos
aú n má s río arriba por el río Momboyo hasta otro campamento llamado Imbonga.

Desde Imbonga, viajamos 20 millas directamente hacia el bosque hasta llegar a


nuestro destino final, una aldea cristiana llamada Bosuka, compuesta por cientos de
pigmeos conversos.

¡Y qué llegada fue! Cientos de pigmeos se alineaban en el sendero mientras nos


acercá bamos a Bosuka, bailando alegremente y agitando ramas de palmera mientras
cantaban en su dialecto una canció n que ellos mismos habían escrito: '¡Jesú s es el
Señ or, y regresará pronto!'

El hecho de que estos pigmeos fueran parte de una aldea real era una especie de
anomalía. Los pigmeos son generalmente pueblos nó madas que tradicionalmente no
viven en aldeas permanentes. Este fue claramente un fenó meno cristiano, el resultado
de una transformació n en los corazones de miles de pigmeos que se estaban volviendo
a Jesú s en masa después de una campañ a evangelística de EHC.

Habíamos aprendido que estas personas vivían en los á rboles. En los informes de
progreso iniciales que nos llegó del hermano Dia en el bosque, explicó que no podía
decir específicamente a cuá ntos 'hogares' se estaba llegando porque los pigmeos son
'gente de los á rboles'.

Con su humor habitual, Dia escribió en un informe que ahora había lanzado una
"Cruzada de todos los á rboles", una modificació n de la estrategia está ndar de "Todas
las cruzadas en el hogar" de EHC. En lugar de perseguir nuestro objetivo ministerial
de larga data de alcanzar 'el ú ltimo hogar en la tierra con el evangelio', Dia escribió :
'¡No nos detendremos hasta que alcancemos el ú ltimo á rbol en la tierra!'

El asentamiento de un pueblo pigmeo, establecido alrededor de una iglesia, fue algo


ú nico e inusual en el bosque. Sin embargo, había sucedido en solo unos 14 meses. De
hecho, de una tribu de 6.000 pigmeos en la regió n, 4.000 habían llegado a conocer a
Jesú s, incluido el jefe pigmeo de la zona y todo su clan de unos 40 parientes.

Mientras está bamos en el bosque, escuchamos otros informes asombrosos. En un á rea


vecina donde se habían plantado 32 becas pigmeas 36 meses antes, se habían
establecido 300 becas adicionales aú n má s en el bosque, como resultado de que el
hermano Dia desafió a los líderes de esas becas a que plantaran al menos una nueva
iglesia por parte del añ o 2000. Para nuestro asombro, superaron la meta en casi diez
veces, ¡y lo hicieron cuatro añ os antes!

La piedra curativa
Un mes después de nuestro viaje a la selva tropical ecuatorial de Á frica, viajé al otro
lado del mundo para presenciar un milagro similar en una regió n montañ osa de la
cadena de las Islas Salomó n. En una selva tropical en lo profundo del interior de la isla
de Malaita, habían surgido 11 aldeas cristianas en solo tres añ os.

Nuestros trabajadores en un á rea habían intentado varias veces, sin éxito, testificar
acerca de Jesú s. Una enorme piedra, llamada 'la piedra curativa' por la gente de la
regió n, parecía ser una fortaleza visible que mantenía a la gente del á rea bajo algú n
tipo de dominio demoníaco. Casi a diario, los jefes de varios pueblos llevaban sus
sacrificios de pollos y cerdos a la enorme piedra.

Un equipo misionero de dos hombres decidió acampar en una montañ a adyacente con
vista a la piedra para ayunar y orar durante siete días. Temprano en el séptimo día, las
nubes comenzaron a acumularse sobre el á rea.

Un sacerdote Kwaio de una aldea cercana se dirigió a la piedra gigante para ofrecer un
sacrificio. De repente, un rayo salió de las ominosas nubes negras y golpeó la piedra
con tal fuerza que se partió en dos. La mitad de la piedra rodó por la empinada
montañ a. Presa del pá nico, el
El sacerdote dejó caer su sacrificio y corrió por su vida.

Varios sacerdotes de la aldea, que antes habían rechazado el mensaje del evangelio,
ahora estaban llenos de miedo. Uno de ellos invitó a nuestros evangelistas a regresar y
contarles de nuevo acerca de Jesú s.
Pronto, muchos aldeanos, con sus jefes, habían recibido a Cristo. Por su cuenta,
quemaron sus chozas hasta los cimientos como un acto de arrepentimiento y se
mudaron a una aldea cristiana cercana que se había establecido solo 36 meses antes.

Una temporada llamada 'después'

Mis viajes a las selvas tropicales de Á frica y las Islas Salomó n fueron parte de unos
ocho viajes que hice alrededor del mundo en un período de 12 meses, principalmente
como preparació n para escribir mi ú ltimo libro, Beyond Imagination, que documenta
algunos de los asombrosos milagros que ocurren. en la evangelizació n mundial de hoy.
Estos viajes globales hace un añ o, seguidos de tres viajes adicionales alrededor del
mundo en un período de 60 días mientras preparaba este artículo, me convencieron
de varias tendencias importantes que indican que la iglesia de Jesucristo puede haber
entrado en la temporada 'posterior' de Dios.

Esa expresió n se encuentra en la antigua profecía de Joel: 'Y después, derramaré mi


Espíritu sobre toda la gente. Tus hijos e hijas profetizará n, tus ancianos soñ ará n
sueñ os, tus jó venes verá n visiones '(Joel 2:28, NVI). El profeta agrega: "Y todo el que
invocare el nombre del Señ or, será salvo" (v. 32).

Por supuesto, el cumplimiento inicial de esta profecía fue el derramamiento del


Espíritu Santo sobre la iglesia primitiva. Sin embargo, también hay un fuerte sentido
bíblico de que esta promesa también predice una gran cosecha del tiempo del fin y un
despertar en los ú ltimos días.

Creo que la iglesia puede estar en el umbral de este emocionante tiempo posterior.
Ciertamente, el cuerpo de Cristo está má s cerca del cumplimiento de la Gran Comisió n
de Jesú s de lo que muchos creyentes saben.

Nada en la historia de la evangelizació n mundial se compara con lo que está


sucediendo hoy. Recientemente, el investigador de misiones David Barrett me dijo que
se está preparando para la publicació n de una versió n actualizada de su prestigiosa
Enciclopedia Cristiana Mundial de 1,000 pá ginas, publicada por la Universidad de
Oxford.
Press en 1982. Tan vasto ha sido el progreso de la evangelizació n mundial desde la
primera publicació n, Barrett dice que la revisió n requerirá tres volú menes, cada uno
tan extenso como el original.
Every Home for Christ tiene una visió n estratégica para llevar sistemá ticamente un
mensaje claro e impreso del evangelio (o un mensaje grabado para analfabetos) a
todas las familias de una nació n. EHC puede testificar que la reciente aceleració n de la
cosecha ha sido espectacular.

En el período de 36 meses comprendido entre 1989 y 1991, se recibieron en nuestras


oficinas 1,3 millones de tarjetas de decisió n alentadoras. Pero a pesar de lo
emocionante que fue ese nú mero, en un período similar de 36 meses de 1993 a 1995,
la 'decisió n de las respuestas de Jesú s' saltó a 3,7 millones.
Los avances evangelísticos específicos en algunas naciones previamente restringidas
ilustran esta aceleració n dramá tica. Por ejemplo, hace solo una década, en la nació n
una vez 'cerrada' de Nepal, cualquiera que fuera sorprendido testificando o
responsable de convertir a un hindú a Cristo podía ser encarcelado durante varios
añ os. De hecho, desde principios hasta mediados de la década de 1980, hasta 200
cristianos fueron encarcelados al mismo tiempo en Nepal por esta razó n.

Entonces, un milagro que involucró reformas democrá ticas llegó a esta nació n hindú ,
no muy diferente de lo que ocurrió en la ex Unió n Soviética a principios de la década
de 1990. De repente, hubo oportunidades para comunicar el evangelio de manera
mucho má s abierta.

Hasta ese momento, nuestros evangelistas en Nepal habían estado realizando visitas
de hogar en hogar de manera cautelosa; ahora los trabajadores podían testificar
libremente. En unos pocos añ os, nuestra oficina de Katmandú había recibido má s de
200.000 tarjetas de decisió n por escrito, cada una de las cuales solicitaba un curso
bíblico por correspondencia de cuatro partes.

Especialmente emocionante ha sido la formació n de cientos de pequeñ as asociaciones


de iglesias llamadas Grupos de Cristo en aldeas budistas hindú es y tibetanas como
resultado de estas campañ as de casa en casa.

En el momento de escribir este artículo, se han formado 4.730 Grupos de Cristo en


aldeas y pueblos de Nepal, y algunos se han convertido en congregaciones
considerables. Ademá s, se espera que el objetivo original de llegar a todos los hogares
de todas las aldeas de esta tierra hindú antes del 31 de diciembre de 2000 se complete
cuatro añ os antes, segú n se publica.

Campus Crusade for Christ ha visto una cosecha notable en respuesta a la proyecció n
de la película de Jesú s, que ahora está en 1,100 idiomas. Desde 1979, má s de 200
millones de hombres, mujeres y niñ os en todo el mundo han indicado decisiones de
seguir a Jesú s después de ver la película. Ademá s, a través de cientos de socios, se
estima que se han tomado má s de 10 millones de decisiones, ya que la película "JESÚ S"
es ampliamente utilizada por el Cuerpo de Cristo en todo el mundo [actualizació n de
2011 - Jesusfilm.org].

Christian Broadcasting Network también reporta resultados asombrosos. El fundador


de la red, Pat Robertson, señ ala que CBN tardó casi 20 añ os en ver a un milló n de
personas orar para recibir a Cristo; en los ú ltimos cinco añ os, sin embargo, ese
nú mero aumentó cerca de 50 veces, a unos 50 millones de respuestas.

Incluso el evangelista preeminente Billy Graham está experimentando un aumento. En


la primavera de 1996, su organizació n presentó una transmisió n televisiva mundial de
una hora con una audiencia potencial estimada de 2.500 millones de personas en má s
de 200 países. De los 450 millones de publicaciones de seguimiento preparadas, la
mayoría se agotaron casi inmediatamente después del programa.

Otros ejemplos aislados de actividades de plantació n de iglesias indican claramente


aumentos dramá ticos.

Varanasi, India, por ejemplo, ha sido un bastió n hindú conocido durante generaciones.
Tan recientemente como hace cinco añ os no había iglesias en esa ciudad de 1,5
millones de personas. Hoy en día hay al menos 230 iglesias con un estimado de 5,000
fieles.

En Camboya, donde casi todas las expresiones religiosas fueron aniquiladas durante
los notorios 'campos de exterminio' del Khmer Rouge hace dos décadas, se está
estableciendo un promedio de una nueva iglesia cada semana, solo entre las iglesias
relacionadas con la Iglesia Evangélica Khmer. Este grupo solo tiene una meta de 300
nuevas iglesias para el añ o 2000.

En la ex repú blica soviética de Uzbekistá n, una iglesia en Tashkent que comenzó con
solo un puñ ado de creyentes hace nueve añ os ha crecido a má s de 3.000 creyentes.
También han plantado 46 iglesias má s en Uzbekistá n. Se dice que la congregació n
principal en Tashkent crece hasta en 100 nuevos creyentes bautizados cada mes.
La fuerza de la oració n unida

Sin duda, una de las principales razones de esta increíble aceleració n de la cosecha
mundial es el aumento amplificado e intensificado de la oració n unida que recorre el
mundo en la actualidad. David Barrett dice que puede haber hasta 170 millones de
cristianos en todo el mundo involucrados en orar todos los días por el despertar
espiritual y la evangelizació n mundial.
De este nú mero, Barrett dice que puede haber hasta 20 millones de creyentes que ven
la intercesió n como su ministerio principal. Barrett cree ademá s que puede haber
hasta 10 millones de grupos de oració n que se reú nen regularmente con el propó sito
principal de orar por el despertar espiritual global.

Mostrando el posible alcance de este movimiento, Barrett sugiere que hay


aproximadamente 1.300 redes de movilizació n de oració n separadas que organizan a
los creyentes para orar por la obra de Dios a nivel mundial. La oració n altamente
enfocada que apunta estratégicamente a las fortalezas satá nicas, que algunos, como el
profesor C. Peter Wagner, definen como 'oració n de guerra', también se ha
intensificado dramá ticamente en los ú ltimos añ os y aú n má s en los ú ltimos 36 meses.

Los eventos globales Orando a través de la ventana en 1993 y nuevamente en 1995


dirigieron la oració n a los pueblos menos evangelizados y menos alcanzados de la
llamada Ventana 10/40, una regió n geográ fica entre 10 grados y 40 grados de latitud
al norte del ecuador. que se extiende desde Á frica Occidental a través de Oriente
Medio hasta Asia Oriental. Má s de 20 millones de cristianos participaron en la primera
campañ a en octubre de 1993, y 249 equipos hicieron viajes de oració n a la regió n. Dos
añ os má s tarde, participaron unos asombrosos 35,3 millones de intercesores, que
representan a 143,447 iglesias, y 407 equipos de oració n viajaron a la Ventana 10/40.

Inmediatamente vi el fruto de este esfuerzo de oració n altamente enfocado. Antes del


primer enfoque de la Ventana 10/40 en 1993, nuestras campañ as de EHC se estaban
llevando a cabo en 70 países. En los siguientes 24 meses, el nú mero aumentó
drá sticamente a 108.

En el pasado, se consideraba un milagro que EHC comenzara cuatro o cinco nuevas


iniciativas nacionales en un solo añ o. ¡Pero promediar má s de un nuevo trabajo
nacional por mes durante dos añ os era inaudito! Y muchos de estos se iniciaron en
naciones dentro o en los límites de la Ventana 10/40.
La oració n estratégica también afectó nuestros esfuerzos de plantació n de iglesias. En
India, por ejemplo, durante el período de 36 meses antes de la primera campañ a
Orando a través de la ventana, EHC vio la formació n de tres Grupos de Cristo todos los
días, un promedio de 90 por mes. Aunque este nú mero fue alentador en ese momento,
en los seis meses posteriores al enfoque de la ventana 10/40, ese nú mero aumentó
má s allá del 500 por ciento a má s de 15 por día.

Recientemente escuché otro testimonio de confirmació n de un trabajador del Medio


Oriente con Operation Mobilization, con sede en Atlanta. En los dos añ os previos a la
campañ a de oració n de 1993, este hombre había visitado cuidadosamente a cientos de
familias, testificando y ofreciendo literatura evangelística. Sin embargo, ninguna
persona mostró interés en saber má s acerca de Jesú s. Sin embargo, en los 24 meses
posteriores a la oració n a través de la ventana, se produjo un cambio notable.

¡En la misma regió n donde los esfuerzos anteriores del hombre no habían tenido
éxito, má s de 2,000 musulmanes oraron para recibir a Cristo! Está convencido de que
la oració n de guerra dirigida marcó la diferencia.

Señ ales y maravillas

Quizá s tan significativo como cualquier factor asociado con la obra global actual del
Espíritu Santo es el aumento obvio amplificado e intensificado de milagros en todo el
mundo. Lo que Dios hizo al establecer la iglesia del Nuevo Testamento hace 20 siglos
está sucediendo claramente hoy en día de manera creciente.

Por ejemplo, Bill Bright de Campus Crusade for Christ escribió recientemente a sus
socios ministeriales sobre el "asombroso fenó meno de sueñ os y visiones que
confirman la realidad de Cristo, particularmente entre los musulmanes". Segú n Bright,
miles de cartas de musulmanes en el norte de Á frica y el Medio Oriente en respuesta a
un programa de radio transmitido en toda la regió n, describían sueñ os en los que
Jesú s se les aparecía diciendo: 'Yo soy el camino'. Cuando estos musulmanes
escucharon la transmisió n de radio, de repente entendieron lo que habían
experimentado en sus sueñ os y pidieron má s informació n sobre Jesú s.

He recibido testimonios similares de nuestras campañ as de evangelizació n de hogar


en hogar en á reas musulmanas. En Á frica del Norte, un trabajador de EHC en una
ciudad de 1 milló n de habitantes trató de darle a un musulmá n un folleto sobre Jesú s.
El hombre lo rompió y se lo tiró a la cara al evangelista, amenazando con matarlo.

A la mañ ana siguiente, al amanecer, el trabajador fue sorprendido por un golpe en la


puerta de su diminuto departamento. Para su asombro, el mismo joven musulmá n se
paró frente a él pidiendo otro folleto.

¿De dó nde sacaste mi direcció n? preguntó el trabajador.


'Oh, la voz de la noche me dijo tu direcció n', respondió el musulmá n. Luego describió
un encuentro notable en el que "una voz sin cuerpo" explicó que había roto "la
verdad" ese mismo día cuando rompió el folleto. Luego, la voz le dijo al joven dó nde
vivía el trabajador de EHC y le explicó que si recibía otro folleto y creía en su mensaje,
tendría vida eterna.

A la mañ ana siguiente, el joven obedeció la voz y recibió a Cristo con gozo.
Recientemente terminó un curso de capacitació n bíblica de seis meses y ahora es
misionero de tiempo completo.

También se está n produciendo señ ales y maravillas entre otros pueblos.


Recientemente, en un viaje a la India, hablé con Jacob George, un trabajador de EHC
que también trabaja en Wycliffe Bible Translators. Jacob y su esposa, Susan, habían
ido a evangelizar a la tribu Konda Dora en el sureste de la India en 1979. Sin embargo,
ni un solo miembro de esta tribu había respondido al evangelio en 10 añ os.

Se produjo un gran avance cuando el asistente de Jacob, un creyente llamado Devadas,


visitó la aldea de Konda Dora en Sopha. Este pueblo estaba impregnado de brujería, y
Devadas pronto se enteró de que la enfermedad había prevalecido en toda la
població n durante dos añ os. Ninguna cantidad de sacrificios a sus dioses hindú es les
trajo alivio.

Devadas les dijo que Jesucristo podía curarlos, pero los hindú es se mostraron
escépticos. Sin embargo, en una visita posterior, el líder de la aldea declaró : 'Nos ha
estado hablando de esta persona llamada Jesú s. ¿Qué debemos hacer para creer en É l?
'

Devadas les indicó que se quitaran todos los encantos hindú es de la cintura, los brazos
y el cuello, y los colocaran en una pila en el medio de la aldea. También les dijo que
trajeran todos sus objetos de culto hindú de sus hogares y los colocaran en la pila.
Todos los fetiches fueron quemados ese día en una gran hoguera. En unos días, todos
los enfermos de la aldea fueron sanados y 50 aldeanos entregaron sus vidas a Cristo.

Pronto, el impacto se extendió a cuatro aldeas vecinas y se estableció una iglesia en


Sarsu Podar, la má s grande de las cuatro. Ochenta personas asisten ahora a esta
creciente congregació n. Ademá s, cientos de personas de Konda Dora se han vuelto a
Jesú s y 11 aldeas han abrazado el cristianismo.
Recientemente, un monje budista en lo alto de las montañ as de Myanmar (antes
Birmania) estaba adorando una estatua de Buda cuando escuchó una voz que decía
claramente: "¡Ve a buscar a Jesú s!" Tan clara fue la voz que el monje se acercó
inmediatamente a su superior y le dijo: 'Tengo que irme hoy. ¡El Buda me ha dicho que
vaya a buscar a Jesú s!

'¿Quién es esta persona llamada Jesú s?' preguntó el superior.

"No estoy seguro", respondió el monje, "¡pero el Buda ha dicho que debo encontrarlo!"

Cuando el monje entró en un pueblo vecino, se sorprendió al ver un cartel en una


pared que decía simplemente: "¡Ven a ver a Jesú s!" Fue una invitació n de Campus
Crusade for Christ a una proyecció n de la película de Jesú s esa misma noche.

Al caer la noche, el monje había 'encontrado' al Salvador. Y hoy sabe que no fue el
Buda quien le habló , sino Dios mismo.

De hecho, estos son días asombrosos. Dios se mueve por Su Espíritu, creando hambre
por un despertar espiritual genuino en los corazones de Sus hijos en todas partes, y
poniendo en movimiento la mayor recolecció n global de almas en la historia de la
iglesia. Verdaderamente, la obra del Espíritu Santo hoy, que toca incluso los confines
de la tierra, está má s allá de la imaginació n.

Ejemplos de

* El temido pueblo Wa del norte de Myanmar rechazó las estatuas budistas enviadas
como una ofrenda de paz por el gobierno y pidió 100 Biblias y misioneros cristianos
en su lugar. El jefe de la tribu de los 3 millones, un cazatalentos, recientemente se
convirtió al cristianismo y se bautizó , pidiendo ser sumergido 100 veces, una por cada
cabeza que había cazado.

Fuente: Discipling a Whole Nation


* El condado de Fugong, en la provincia china de Yunnan, tiene tantos creyentes que
se lo conoce como el "condado de Cristo", y alrededor del 90 por ciento de sus 70.000
habitantes profesan la fe en Cristo. Impresionado por la caída de la tasa de
criminalidad y otros beneficios sociales, las autoridades del gobierno local en realidad
está n alentando
gente para creer.

Fuente: World Pulse, abril de 1996

* En 1900, Corea del Sur se consideraba "imposible de penetrar"; el país no tenía una
sola iglesia evangélica. En 1986, el país era cristiano en un 20 por ciento; en 1992, el
40 por ciento. La iglesia se duplicó a 12,5 millones de miembros en só lo seis añ os, de
1986 a 1992. En 1986, Corea del Sur tenía 25.000 iglesias. Para 1992, el nú mero había
aumentado a 37.200. Hay 7.000
iglesias en Seú l, incluidas nueve de las 21 congregaciones má s grandes del mundo.

Fuente: Juventud con una misió n

* Con la esperanza de descarrilar una cruzada de octubre de 1996 en un á rea no


alcanzada de la India, una facció n hindú local cortó el suministro eléctrico de la
ciudad. Pero el evangelista Sadhu Chellappa trajo un generador para encender las
luces y 32 altavoces, y en ausencia de cualquier ruido en competencia, su voz fue
escuchado en todo el pueblo de 6.000 personas. Má s de 150 personas asisten ahora a
una iglesia recién plantada allí.

Fuente: Discipling a Whole Nation

* Se han iniciado diez iglesias en las casas entre los refugiados jemeres en el este de
Tailandia a lo largo de la frontera con Laos y Camboya en el ú ltimo añ o. Un creyente
jemer, Sunthon Rawang, está entrenando a 250 creyentes para que inicien iglesias
entre su gente al otro lado de la frontera. Los cristianos han estado orando para que
Dios multiplique el nú mero de creyentes jemeres y por el éxito de Sunthon Rawang.

Fuente: Advance
* Antes de 1990, había muy pocos cristianos en Arabia Saudita. Desde la Tormenta del
Desierto, má s de 3.000 musulmanes sauditas han venido a Cristo.

Fuente: Juventud con una misió n

© 1996 Strang Communications. Usado con permiso.

Sitio web de Every Home for Christ - ehc.org


Lo que hemos hecho
Cada día nuestros trabajadores visitan má s de 200.000 hogares. ¡Hemos llegado a má s
de 1.4 MIL MILLONES de hogares en los ú ltimos 64 añ os y hemos visto a má s de 101
millones de personas responder al evangelio! ¡Solo el añ o pasado llegamos a má s de
77 millones de hogares! Seguimos escuchando historias y testimonios asombrosos de
este trabajo y tenemos fotografías y videos emocionantes del campo.
Có mo lo hacemos
Every Home for Christ ha creado una estrategia para llegar a todos los hogares de la
tierra con el evangelio. Usamos trabajadores indígenas locales con evangelismo cara a
cara siempre que es posible, y cuando no es así, se deja en casa literatura sustancial
del evangelio para adultos y niñ os en el idioma y dialecto local. Cada respuesta es
seguida, y muchas veces resulta en individuos, e incluso familias enteras, entregando
sus corazones a Jesú s. Every Home for Christ hace discípulos de los nuevos creyentes
y los canaliza hacia las iglesias locales. Si no hay una iglesia local, establecemos Grupos
de Cristo: pequeñ as comunidades de creyentes que luego son nutridos y discipulados
en su caminar espiritual.

Volver al contenido

4 Renacimiento en China

Dennis Balcombe
Dennis Balcombe es pastor principal de Revival Christian Church en Hong Kong y
ministra regularmente en China. Este artículo se editó a partir de boletines enviados a
principios de 1996.

____________________________________

un derramamiento sobrenatural del Espíritu Santo


____________________________________

Vimos caer al Espíritu Santo con gran gozo similar a lo que algunos llaman la
'Bendició n de Toronto'. Esto ha barrido muchas partes de China sin ninguna
enseñ anza de Occidente, pero en muchos lugares ha sido un derramamiento
sobrenatural del Espíritu.

En Asia, muchas denominaciones pentecostales está n tratando de ser má s aceptables


para el mundo de las iglesias denominacionales a través de un mayor énfasis en la
educació n y los títulos teoló gicos que en la oració n, el ayuno y el poder que proviene
del bautismo del Espíritu Santo. Lo contrario es cierto en China, porque las iglesias en
las casas está n recurriendo má s que nunca a las raíces pentecostales de nuestra fe.
También organizamos muchos otros equipos ministeriales bien conocidos para
enseñ ar a los líderes en varias partes de China. Entre ellos se encontraban Lester
Sumrall, Ulf Ekmann de Suecia, Reinhard Bonnke de Alemania, Marilyn Hickey de los
Estados Unidos y muchos otros. Un predicador en el extranjero estaba emocionado al
poder predicar a una multitud de 6.000 personas en el noreste de China. Ha habido tal
avivamiento allí que casi 360.000 se salvaron en unos pocos añ os.

Contratamos a varios chinos locales nuevos a tiempo completo en el Ministerio de


China. Hemos animado al resto de la congregació n china a participar en el ministerio
en China. De las má s de 1,000 iglesias en Hong Kong, la nuestra es posiblemente una
de las pocas que aboga abiertamente y participa en el ministerio en China continental.
La mayoría de los pastores temen hacerlo por posibles repercusiones en su contra en
1997. Hemos dejado muy clara nuestra posició n, y aunque ha causado que muy pocos
tengan reservas sobre nuestra posició n, la mayoría de la congregació n china sabe
dó nde estamos y estamos preparados. por lo que pueda pasar.

Así, hacia finales de añ o organizamos tres viajes ministeriales a las provincias de


Yunnan, Sichuan y Guangdong, y casi 20 chinos locales participaron en cada viaje.
Todos regresaron ardiendo con los fuegos del avivamiento cuando se reunieron con
los líderes de las iglesias en las casas que habían sido muy usados por Dios para
realizar milagros que resultaron en conversiones masivas. También se dieron cuenta
claramente de la intensa persecució n contra los cristianos en China y, por lo tanto,
está n en mejores condiciones de prepararse para una posible persecució n en
aproximadamente un añ o. Sus testimonios entusiasmaron a tantos otros que los
pró ximos viajes programados alrededor del Añ o Nuevo chino está n llenos de
postulantes. Nunca antes los chinos locales habían respondido a la
Ministerio de China de una manera tan positiva.

La persecució n de los cristianos es severa y generalizada en toda China y la situació n


de los derechos humanos es peor que en cualquier otro momento desde que China
abrió en 1978. Los de línea dura tienen el control firme y no parece haber voces
moderadas. Ademá s de las largas penas de prisió n que se imponen a los defensores de
la democracia, a diario se ejecuta a decenas de personas en China, muchas de ellas por
lo que llamaríamos "delitos de cuello blanco" o corrupció n. En las elecciones para el
Consejo Legislativo de Hong Kong en septiembre, los partidos prodemocrá ticos
ganaron por abrumadora mayoría. Esto fue un gran insulto para China, que considera
a estos hombres como "contrarrevolucionarios" y "subversivos". China ha prometido
desmantelar todo el gobierno electo y no permitirá que ninguno de estos concejales
elegidos legalmente (que son como congresistas en los Estados Unidos) permanezca
en el cargo después de 1997.

La gente ahora es extremadamente pesimista sobre el futuro aquí y muchos dicen que
los ú nicos que lo hicieron bien son los que inmigraron hace añ os. Es bastante difícil
hacerlo ahora en esta fecha tardía, y la gente ni siquiera sabe si el presente documento
de viaje (pasaporte de nacionalidad britá nica en el extranjero) o el pasaporte que
llegará el pró ximo añ o (Regió n Administrativa Especial de Hong Kong de la Repú blica
Popular China) será reconocido por gobiernos extranjeros. No es seguro que la gente
de Hong Kong pueda viajar al extranjero sin dificultad. Ademá s de lo anterior, la
economía ha comenzado a declinar y el desempleo está en su punto má s alto.

Continuamente enseñ o a la gente que, pase lo que pase, ni siquiera debemos


considerar salir de Hong Kong, porque nuestra nació n nos necesitará . Pero a través
del sistema de grupo celular estamos intentando discipular a todos y prepararlos para
la persecució n, si se trata de eso. Ademá s, muchas má s personas está n dispuestas a
ingresar al ministerio ahora que en una economía en auge. Posiblemente podamos
comenzar una Escuela Bíblica intensiva de tiempo completo en la que las personas
trabajen juntas y estudien para la preparació n del ministerio tanto en China como en
Hong Kong.

En diciembre, el pastor David Kiteley de Shiloh Christian Fellowship en Oakland, visitó


Hong Kong y con David Wang de Asian Outreach ordenó a Kathy Balcombe también
como 'pastora' en RCC. Ella ha estado operando en la capacidad durante muchos añ os
ya que estoy mucho tiempo fuera de Hong Kong, pero esto le dará má s autoridad para
tomar decisiones cuando estoy fuera y tratar otros asuntos. La iglesia está creciendo
rá pidamente y muchos encuentran al Señ or casi semanalmente. El objetivo para este
nuevo añ o es 'Renacimiento' y creemos que habrá un crecimiento del 50% este añ o.
Por lo general, tenemos cerca de 500 personas que asisten todos los domingos, pero
como en cualquier iglesia, hay muchas má s que no siempre vienen excepto unas pocas
veces al añ o. En reuniones especiales podríamos tener má s de 600. No solo estamos
creyendo por má s nú meros, sino por un aumento en los dones del Espíritu Santo y el
evangelismo.

Ahora tenemos casi 130 misioneros de tiempo completo bajo el patrocinio de visas de
RCC, y muchos má s que ahora tienen sus propias visas (que se otorgan después de 7
añ os en Hong Kong). Hemos establecido un entrenamiento intensivo especial para
todos los misioneros, y esperamos que muchos má s nuevos misioneros obtengan visas
para venir aquí, lo que puede ser imposible después del cambio de soberanía. Ninguno
de ellos planea irse, aunque las leyes sobre los trabajadores de la iglesia extranjeros
en el extranjero después de 1997 son todavía muy ambiguas.

Biblias

Por ú ltimo, agradecería sus oraciones para que tengamos fondos suficientes para
comprar Biblias. Durante casi 15 añ os recibimos Biblias chinas sin costo o con
descuento de otras organizaciones. Sin embargo, debido a la diferente filosofía en el
ministerio, no nos proporcionará n Biblias con descuento, por lo que tenemos que
pagar para que se impriman en Sri Lanka. El precio el añ o pasado fue de
aproximadamente 1,50 dó lares por Biblia, pero ahora podemos conseguirlos a 1,35
dó lares por Biblia gracias a las ofrendas de Norwegian Christian. Todavía no es
seguro, econó mico o logísticamente posible imprimir y distribuir grandes cantidades
de Biblias completas en China, aunque muchos (incluyéndonos a nosotros mismos)
han impreso cantidades limitadas de otros tipos de materiales, incluido el Nuevo
Testamento. La venta de Biblias a través de los canales oficiales está severamente
restringida como todos saben,

Debido a la falta de fondos, hubo algunas ocasiones el añ o pasado en las que nuestros
trabajadores no tenían Biblias para llevar a China, y solo pudimos proporcionar
material didá ctico. Sin embargo, queremos mantener la proporció n de Biblias a
materiales de enseñ anza del 80% al 20%, porque principalmente los estamos
proporcionando a líderes de iglesias llenas del Espíritu que participan activamente en
la plantació n de iglesias en todo el país. Tenemos contacto directo y relació n con unos
50 grandes equipos evangelísticos que está n ministrando a unos 10 millones de
creyentes. Todas estas son personas que son bautizadas en el Espíritu, hablan en
lenguas y ejercen los dones del Espíritu Santo. Ellos, a su vez, se acercan a los perdidos
en los que su ministerio es confirmado por los poderosos dones del Espíritu, como en
el Libro de los Hechos. También se acercan al pequeñ o porcentaje de creyentes no
llenos del Espíritu,

Por lo tanto, necesitamos desesperadamente una gran cantidad de Biblias para


abastecer a estas crecientes congregaciones llenas del Espíritu. También nos
entristeció escuchar recientemente que hace unas semanas la policía de PSB confiscó
un gran cargamento de 85.000 Biblias de estudio de gran tamañ o recogidas en
contenedores a través de otras organizaciones en la provincia de Liaoning. Estas
biblias de estudio son muy caras y no tan necesarias, ya que la mayoría de los líderes
de las iglesias rurales no está n capacitados para usar materiales tan completos.
Bá sicamente, solo necesitan toda la Biblia y algunos buenos libros de estudio como 'El
bastó n del pastor'. En lugar de enseñ arles doctrina o darles Biblias de estudio con
todo tipo de exposiciones y bosquejos de sermones, personalmente creo que es mejor
enseñ ar a los líderes có mo estudiar la Biblia y permitirles que excaven los tesoros
ellos mismos. Me ha sorprendido durante los ú ltimos 18 añ os de ministerio en China
continental al ver có mo los líderes llenos del Espíritu casi hablan el mismo mensaje y
predican doctrina pura. El Espíritu Santo 'nos conducirá a toda la verdad'.

Con respecto a estas grandes operaciones, hemos descubierto a lo largo de los añ os


que es muy difícil que proyectos tan grandes tengan éxito debido a la situació n
restrictiva en China. Es mejor recibir las Biblias en cantidades má s pequeñ as por
varias docenas de personas diariamente y mantener un flujo continuo de distribució n
en todo el país. Lo hemos hecho y nos hemos encontrado con pocas dificultades. De
hecho, el añ o pasado solo se confiscaron unas pocas bolsas de literatura, y esto se
debió a controles al azar de los cristianos de China continental en la carretera o en el
tren. Para facilitar un ministerio de este tipo, se necesitan muchos trabajadores tanto
en Hong Kong como en China continental y un método de distribució n probado,
seguro y confiable en todo el país. Creemos que estamos en esta posició n, ya que lo
hemos estado haciendo durante los ú ltimos 18 añ os y probablemente hemos
distribuido má s de cuatro millones de libros de esta manera. Sin embargo,
agradecemos al Señ or por todo lo que los demá s está n haciendo y no queremos ser
críticos cuando las cosas van mal, porque estamos en 'guerra'. Aun así, la necesidad es
tan grande y los recursos son tan limitados que es esencial que dicho ministerio sea
eficaz y econó mico.

Esperamos un aumento de al menos un 100% en los trabajadores de 'Donkey's for


Jesus' que llevan Biblias a China y necesitan desesperadamente los fondos para
comprar las Biblias. Revival Christian Church ha invertido mucho en este ministerio y
el añ o pasado compró un piso para las Oficinas del Ministerio de China por casi US $
300.000 y alquila mensualmente un almacén por US $ 1.300. Por lo tanto, ore con
nosotros para que los cristianos extranjeros nos ayuden a comprar las Biblias. Aú n no
hemos encontrado a nadie que los done, aunque varios han hablado de esta
posibilidad. Sí, es posible imprimir Biblias en China, pero ahora es mucho má s caro ya
que no se puede hacer en grandes cantidades por razones de seguridad y no tienen el
equipo o el papel para imprimir en papel bíblico delgado, lo que hace que el
transporte sea má s sencillo. caro, peligroso y difícil. Solo Amity Press (asociada con la
Iglesia de las Tres Autonomías) imprime en papel delgado, pero su producció n total
está severamente limitada por el gobierno, ya que es una prensa oficial. Todavía no ha
sido posible para los líderes de iglesias en casas comprarles grandes cantidades de
Biblias.

Ore con nosotros para que 1996 rompa todos los récords de distribució n segura y
responsable de cientos de miles de Biblias y materiales didá cticos junto con muchas
sesiones de capacitació n para los líderes de las iglesias en las casas. Gracias por sus
oraciones por el trabajo aquí. Espero que esta informació n haya sido de ayuda. A
continuació n se muestran algunos testimonios recientes relacionados con el
ministerio en el que participamos.

Testimonios de China

Del 3 al 9 de diciembre de 1995, junto con Rodney Kingstone e Ian Rowlands de


Inglaterra, fuimos a dos ciudades de la provincia de Henan para ministrar a los
hermanos y hermanas de allí. Ambos se mueven en lo profético y profetizaron a má s
de 180 personas. También enseñ aron sobre los dones de profecía y la Iglesia ejerció el
don inmediatamente después de la enseñ anza. A continuació n se muestra su
testimonio de este viaje:

Nuestra expectativa al llegar a China no era que hubiéramos venido con todas las
respuestas, sino que tenemos mucho que aprender de nuestros hermanos y hermanas.
Queríamos animarlos y liberarlos en el á rea del ministerio profético, con la
anticipació n de que harían lo mismo por nosotros en otras á reas. Así que en todos los
lugares en los que ministramos, les hicimos muchas preguntas y nos aseguramos de
que oraran y nos impusieran las manos.

En uno de estos momentos, una de las oraciones que uno de los líderes hizo por
nosotros nos animó mucho. Oró para que, dondequiera que viajá ramos, tomá ramos e
impactamos el lugar con algo del poder de avivamiento de China y que fuéramos
socios juntos para llevar el evangelio a los confines de la tierra.

Una de las cosas que nos asombró durante nuestra estadía fue el increíble coraje y
valentía de los creyentes, arriesgando todo por el bien del evangelio. La mayoría de los
líderes que conocimos estaban huyendo de la policía y no podían vivir con sus
familias; algunos no habían regresado a casa durante 20 añ os y tenían que encontrar
otras formas de ver a sus esposas, hijos y parientes.

Ministramos a muchos líderes sobre los temas del ministerio profético y la intimidad
con Dios. ¡Pasaron muchas horas tomando notas mientras estaban sentados en bancos
de no má s de 3 a 4 pulgadas de ancho! Tuvimos el privilegio de orar por todos los
presentes y profetizamos sobre todos menos unos pocos también. Recibimos
excelentes comentarios sobre la precisió n y la naturaleza confirmatoria de estas
profecías.
Hubo muchos momentos memorables, aquí hay algunos fragmentos:

En una reunió n después de que habíamos profetizado sobre algunos de los líderes,
Rod tuvo una palabra de conocimiento sobre algunas personas que tenían dolor e
incomodidad severos en la zona lumbar y Dios quería sanarlos. Después de orar, tres
hermanas testificaron que habían sido sanadas:
* uno había sufrido de dolor de espalda y no tenía mucha movilidad, pero ahora estaba
totalmente libre.
* otra se había caído unos escalones mientras evangelizaba y los médicos le habían
dicho que no podían hacer nada por ella, pero que Dios la había sanado por completo.
* otro se había caído de un automó vil y no podía balancearse de un lado a otro, pero
ahora podía hacerlo y ya no tenía ningú n dolor.

En una de las reuniones de oració n de las 5.30 am, uno de los líderes profetizó acerca
de un río de bendició n de Dios seguido por ambos profetizando sobre el río de Dios y
su efecto, esto fue seguido por nosotros invitando a Dios a venir a nuestro encuentro y
a todos orando. Después de un rato una de las hermanas comenzó a reír y llorar y
luego la mayoría de ellas terminaron en el piso una encima de la otra y luego muchos
de los hermanos también se echaron a reír. ¡El tiempo de oració n terminó con una
gran celebració n de cantos y bailes!

Nuestras impresiones duraderas, y el desafío para nosotros, fue que habíamos


retratado a un entorno que parecía cercano al Libro de los Hechos en su poder,
sencillez y naturalidad. Realmente era un lugar donde la gente era realmente
sobrenaturalmente natural.

Esto fue evidente cuando hicimos la pregunta. ¿Sigues viendo milagros?

Sus ojos se iluminaron y su respuesta fue inmediata. 'Si cada día.' Luego nos contaron
historia tras historia de lo que Dios había hecho. Aquí hay unos ejemplos:

Testimonio 1 - por el hermano Yeung

En 1987, el pastor Dennis Balcombe vino y nos llevó al bautismo del Espíritu Santo.
Desde entonces, comenzamos a ver que sucedían milagros a medida que salíamos a
predicar el Evangelio. Debido a los milagros, muchas personas llegaron a conocer al
Señ or. Una vez, otros compañ eros de trabajo y yo fuimos a una reunió n. Había una
señ ora de 40 añ os que estaba poseída por un demonio que vino a la reunió n. Ella nos
regañ aba y gritaba mientras yo predicaba. Ella estaba perturbando toda la reunió n
para que yo no pudiera continuar predicando. Luego le pedí a toda la congregació n
que se arrodillara y orara. Mientras rezá bamos, ella vino al frente y continuó
regañ á ndonos y riéndose de nosotros.

Entonces me puse de pie y dije: '¡En el nombre de Jesú s, cá llate!'

No solo no se calló , sino que me dijo lo mismo: '¡En el nombre de Jesú s, cá llate!'
Entonces dije: '¡En el nombre de Jesú s, arrodíllate!' pero ella me dijo lo mismo.

Todo lo que dije, ella repetiría lo mismo. Nunca había experimentado eso antes. No
sabía qué hacer, pero clamé a Dios desesperadamente.

Le recé a Dios: 'No quiero ser derrotado por el poder del diablo'. Decidí que no
importaba cuá nto tiempo tomara o cuá n difícil fuera, continuaría orando hasta que el
demonio fuera expulsado.

En ese momento supe que no podía orar en el entendimiento porque ella repetiría
cada palabra que dijera. Así que puse mis manos sobre ella y comencé a orar en
lenguas. Mientras continuaba orando, descubrí que no estaba diciendo nada y se
estaba ablandando. A medida que ella se debilitaba, yo me volvía má s fuerte en el
Espíritu. Luego, la señ ora ató sus manos y apoyó la cabeza en el suelo. Ella gritó : '¡Por
favor, no ores má s!'

Seguí orando en lenguas. Después de un rato, se sintió en el suelo como una persona
muerta. Luego, después de unos minutos, se despertó y volvió a la normalidad. Debido
a este milagro, mucha gente creyó en el Señ or en esa aldea.

Testimonio 2 - por el hermano Yeung

Una vez tuvimos una reunió n de evangelizació n en una aldea. Mucha gente vino a la
reunió n para escuchar el Evangelio. Pero mientras mi compañ ero de trabajo
predicaba, algunos gá nsteres vinieron a la reunió n para causar problemas. Cuando los
vi entrar, le pedí a mi compañ ero de trabajo que se sentara y me levanté para
predicar.
Pensé que la razó n por la que estaban causando problemas era porque no conocían la
grandeza de Dios. Así que hablé en voz alta de que nuestro Dios es un Dios verdadero
y grande y que puede realizar milagros. Luego oré a Dios para que hiciera un milagro.
Luego le pregunté a la congregació n si alguien era sordo. Entonces una hermana trajo
a una señ ora que era sorda. Tan pronto como oré por ella, se curó de inmediato. Luego
les pedí a todos los sordos que pasaran al frente y esa noche todos fueron sanados.
Los gá nsteres se sorprendieron al ver que sucedían los milagros. Algunas personas en
la reunió n, incluidos los gá nsteres, regresaron a su casa y trajeron a sus familiares que
estaban enfermos. Hubo ocho personas paralizadas que vinieron y seis de ellas fueron
sanadas de inmediato. Debido a los milagros, todo el pueblo, incluidos los gá nsteres,
creyeron en Jesú s.

Creo que la razó n de un avivamiento tan grande en China es, primero, predicar la
palabra de Dios y segundo, los milagros de Dios.

Testimonio 3 - por el hermano Yeung

Una vez tuvimos una reunió n que tuvo 600 creyentes y 200 no creyentes. Debido a
que la reunió n se llevó a cabo en una iglesia en el hogar, la casa estaba tan llena que
muchas personas tuvieron que trepar al techo de los á rboles para escuchar el mensaje.
Esa noche compartí el mensaje de sanació n. Después de predicar durante unas 3
horas, comencé a orar por los enfermos.

Mientras oraba, vi a una anciana que estaba orando desesperadamente ante Dios. Le
pregunté qué quería de Dios. Me dijo que su hija que tenía 19 añ os era ciega de
nacimiento y le estaba pidiendo a Dios que la sanara. Su hija luego se puso de pie y oré
por ella frente a 800 personas.

Después de orar, le pregunté si podía volver a ver. Luego moví mis dedos para probar
su vista. Inmediatamente, ella fue sanada y toda la congregació n cantó el Salmo 150 en
alabanza al Señ or. Esa noche, muchos ciegos y paralíticos fueron sanados, y gracias a
los milagros, todo el pueblo acudió al Señ or.

Testimonio 4 - por el hermano Yeung

Uno de mis compañ eros de trabajo subió a la provincia de Saan Xi para predicar el
Evangelio. La gente de esa zona es muy supersticiosa y adora a muchos ídolos. Fue y
predicó a la gente diciendo: 'Nuestro Dios es un gran Dios. É l es quien creó el universo.
É l puede hacer que los ciegos vean, que los sordos oigan incluso que los muertos
resuciten, pero ¿qué puede hacer tu Dios por ti?
Después de predicar, un hombre corrió al hospital donde acababa de morir un niñ o.
Les dijo a los padres de los niñ os: "Vino un Jesú s de Henan que dijo que podía
resucitar a la gente de entre los muertos".

Así que la madre llevó a su hijo muerto a mi compañ ero de trabajo y le dijo: "Jesú s de
Henan, por favor, resucita a mi hijo de entre los muertos".

Mi compañ ero de trabajo se sorprendió cuando vio al niñ o muerto porque nunca
antes había resucitado a nadie de entre los muertos. No podía hacer nada má s que
clamar a Dios. Al principio estaba muy preocupado en su corazó n de que si no pasaba
nada, toda la gente diría que es un mentiroso y no creerían en Jesú s. Entonces
comenzó a orar, pero después de un tiempo, no pasó nada, así que oró de nuevo y
todavía no pasó nada. Luego le oró a Dios: 'Señ or, no me importa perder la cara, pero
realmente no quiero que esto haga que la gente se burle de tu nombre y no crea en ti.
Por favor, muestre su gloria en este lugar '.

Mientras rezaba esa oració n, la madre del niñ o dijo: '¡Mira, mi niñ o está vivo otra vez!'

Vio al niñ o ponerse de pie y corrió por toda la casa. Debido a este milagro, muchas
personas en esa zona quemaron todos sus ídolos y creyeron en Jesú s.

Testimonio 5 - por el hermano Lui (quien es un oficial de la Oficina de Servicios


Pú blicos)

Soy cristiano desde hace dos añ os. La razó n por la que me convertí en cristiano es
realmente un milagro. Hace dos añ os, tuve una extrañ a enfermedad en la que tenía un
fuerte dolor de cabeza todo el tiempo y mi corazó n latía muy rá pido. No solo eso, de
repente tuve un gran temor en mi corazó n de que iba a morir. Fui a ver a muchos
médicos e incluso me quedé en el hospital, pero los médicos no podían hacer nada.

Una vez, después de ir a ver al médico, conocí a una Dama Cristiana que estaba
predicando el Evangelio. Como no tenía nada que hacer, escuché lo que ella tenía que
decir. Mi tía es cristiana, así que sabía un poco sobre Jesú s. Mientras me predicaba el
Evangelio, decidí creer en Jesú s. Pero debido a que vestía mi uniforme de policía, ella
no creía que realmente me convertiría en cristiano.
Esa noche, sentí una gran paz en mi corazó n y le oré a Jesú s: 'Jesú s, sé que está s aquí y
estoy dispuesto a creer de verdad en ti'.

A la mañ ana siguiente, cuando me desperté, todas las enfermedades extrañ as me


abandonaron, supe que Jesú s había sanado mi enfermedad. Luego volví al lugar donde
la hermana me predicó el Evangelio, traté de encontrarla, pero no lo logré. No me
rendí, sino que fui todos los días a esperarla. Finalmente vino al quinto día, me llevó a
su Iglesia y me bautizó . Desde entonces he servido a Dios con todo mi corazó n.

Testimonio de una distribució n de El 'Bastó n del pastor'

Este es el testimonio de có mo Dios nos salvó del mal mientras distribuíamos los libros
de lecturas bíblicas del "Bastó n del pastor".

El 31 de julio de 1995, los cuatro llevamos alrededor de 300 copias del "Bastó n de
pastor" de Guangzhou para llevarlo de regreso a Henan. Tomamos un tren para
regresar. El tren en el que fuimos estaba muy lleno, no teníamos lugar para sentarnos,
solo nos quedamos junto a la puerta. Después de viajar durante cuatro horas, el tren
se detuvo en una ciudad y algunos policías subieron al tren para hacer una inspecció n.
Un policía se acercó a nosotros y nos preguntó por qué llevá bamos tantas bolsas. Le
dijimos que éramos porteadores y un hombre nos contrató para llevar las maletas a
Henan. Pero no nos creyó y nos pidió que abriéramos las maletas. Le dijimos que no
teníamos llaves para las cerraduras, pero aú n así insistió en que abriéramos las
maletas.
Cuando abrió la primera bolsa, comprobó y no dijo una palabra. Luego abrió otras
bolsas y descubrió que todos eran libros llamados 'El bastó n del pastor'. Nos preguntó
para qué eran los libros, le dijimos que es para enseñ ar a la gente a pastorear. Luego
revisó los libros y descubrió que eran un libro de enseñ anza cristiana. Estaba muy
enojado con nosotros y nos dijo que lo siguiéramos al restaurante en el tren. En ese
momento sabíamos que la situació n no era buena y que nos iba a detener.

Debido a que el tren estaba muy lleno, con todas las maletas que teníamos, no
pudimos pasar por toda la gente. Así que el policía tuvo que ir delante de nosotros
para abrirnos paso. En ese momento el tren comenzó a moverse. Cuando pasamos por
el primer automó vil, el policía estaba en el otro automó vil y sabíamos que esa era la
ú nica oportunidad de escapar. Luego les dije a los otros tres hermanos que dejaran las
bolsas y corrieran. Dos de ellos corrieron inmediatamente y saltaron del tren por la
ventana. El otro hermano y yo también comenzamos a correr, pero debido a que el
tren iba cada vez má s rá pido, no pudimos saltar en ese momento. Así que pasamos por
un vagó n y otro hasta que el tren se acercó a una pequeñ a estació n y empezó a reducir
la velocidad. Luego saltamos del tren por la ventana.

Después de saltar del tren, subimos corriendo la montañ a hasta llegar a la cima.
Cuando llegamos a la cima de la montañ a, nos arrodillamos y oramos a Dios. Por un
lado, está bamos agradecidos de que Dios nos haya protegido, pero por otro lado,
está bamos muy preocupados por los otros dos hermanos y está bamos tristes porque
no pudimos llevar el 'Bastó n del Pastor' a nuestros hermanos y hermanas en Henan.
Pero gracias a Dios, cuando regresamos a nuestra ciudad natal, conocimos a los otros
dos hermanos. Nos regocijamos en lá grimas de que Dios estuvo con nosotros y nos
salvó .

Iglesia en casa en China


Iglesias en casas en China

Volver al contenido

5 Misió n en India

Paul Pillai
El Dr. Paul Pillai es el fundador y director de India Inland Mission, que planta iglesias
entre hindú es y tiene orfanatos y un colegio bíblico de 600 personas para capacitar a
evangelistas y pastores. Anteriormente abogado hindú , Paul se convirtió cuando fue
sanado a través de la oració n de un cristiano indio.

_______________________________

30 añ os en lugares desconocidos
donde se establecen las iglesias ahora
_______________________________

Damos gracias a Dios por su fidelidad en nuestra obra misionera y las muchas señ ales
y maravillas admiten mucha persecució n y peligro. Es difícil escribir sobre todos ellos
porque es una historia de 30 añ os en lugares desconocidos donde ahora se establecen
iglesias.

Una aldea no tenía agua potable, solo agua salada. Oramos por agua pura y el Señ or
proporcionó agua pura. Todo el pueblo vino a Cristo.

El jefe de otra aldea quedó ciego durante añ os. Sus ojos se abrieron a través de la
imposició n de manos y la oració n. El pueblo vino a Cristo.
Otro pueblo sufrió los constantes ataques de un tigre del bosque cercano. Ningú n
policía o pistolero pudo detectarlo para dispararle, ya que llegó en momentos
inesperados alrededor de la medianoche. Algunos de los miembros de nuestro equipo
predicaron el evangelio en ese pueblo y dieron la vuelta al pueblo siete veces y
reclamaron la protecció n del pueblo mediante el círculo de la sangre de Cristo. Desde
entonces, durante má s de ocho añ os, el tigre nunca ha regresado. Antes de eso, todas
las semanas solían atacar y matar a alguien. No má s ahora.

En otro lugar, un médico brujo había maldecido a un hombre y sus animales debido a
su enemistad. Los siete bú falos ordeñ adores del hombre dejaron de dar leche.
Nuestros trabajadores reprendieron la maldició n en el nombre de Jesú s. De repente,
los bú falos empezaron a dar leche. La mitad de los aldeanos llegó a conocer a Cristo a
través de eso.

Una gran multitud vino a escuchar el evangelio en otra aldea. Un grupo militante
hindú organizó un motín en su contra y trató de detener la reunió n. Nuestra gente
comenzó a orar junta en el espíritu. De repente vinieron truenos y relá mpagos. El líder
de la banda que nos atacó quedó totalmente ciego. Eso detuvo los disturbios y las
reuniones continuaron durante cinco días. Al quinto día, el líder de los disturbios que
estaba cegado se adelantó para recibir curació n. Jesú s lo sanó y aceptó a Cristo y fue
bautizado como creyente en Cristo.

En un lugar durante la temporada del monzó n, el Señ or detuvo la lluvia durante tres
días solo en el á rea de nuestra tienda y los lugares circundantes. La gente estaba
asombrada por esto. Esto fue en un momento en que todos los demá s lugares estaban
inundados por la lluvia. Incluso los edificios fueron arrasados. Nuestras reuniones de
carpa continuaron en la cima de una montañ a. Muchos fueron sanados, liberados de
los demonios y tocados por el Espíritu Santo. Cientos fueron convencidos de sus
pecados y aceptaron a Cristo.

En el centro de la India, toda una tribu vino a Cristo a través de nuestro trabajo por la
sencilla puerta abierta que el Señ or dio a través de un ministerio de liberació n. La hija
del jefe de la tribu se volvió loca por posesió n demoníaca. El Señ or usó a nuestro
equipo misionero para librarla de eso. El jefe y la tribu aceptaron a Cristo como su
ú nico Señ or.

Se produjo un incendio en una aldea donde unas 10.000 personas vivían en pequeñ as
chozas casi de pared a pared con techos de paja y paredes de barro. Establecimos una
iglesia con diez creyentes en ese pueblo. No había ningú n camió n de bomberos ni
ayuda disponible para los aldeanos. El humo llenó todo el aire. La gente no podía ver
nada en ningú n lado excepto humo espeso. Nuestro pastor y nuestros creyentes
llamaron a toda la aldea a pararse alrededor de la aldea para invocar a Dios en el
nombre de Jesú s para detener el fuego. Miles de personas rezaron. Nuestro pastor
seguía gritando por el micró fono para seguir invocando el nombre de Jesú s. El
incendio comenzó a las 8.30 horas de la mañ ana. El humo llenó el pueblo hasta las
cinco de la tarde. Todo ese tiempo la gente estaba invocando a Jesú s. Luego, el pastor
declaró que el Señ or limpiaría el humo y que no se perderían vidas. El humo se fue.
Los aldeanos encontraron solo dos chozas quemadas donde comenzó el fuego. Las
otras casas no fueron destruidas. Ninguno fue herido. El pueblo aceptó a Cristo.

Durante una plaga neumó nica, toda la nació n entró en pá nico. La plaga comenzó en
Surat donde tuvimos un ministerio durante 20 añ os. Miles de personas salieron
corriendo de la ciudad. Muchos líderes prominentes de varias aldeas vinieron a
nuestra iglesia y le pidieron a nuestra gente que orara al escuchar de nosotros acerca
del poder de Jesú s. Los creyentes ayunaron y oraron. La plaga se detuvo por completo
en ese pueblo. El pueblo de Dios ha orado por miles y nosotros continuamos orando
por la protecció n de la tierra de la plaga.

Estas son algunas de las cosas que he recordado. Nunca llevamos un registro de estos
eventos. Solo el Señ or lleva la cuenta de estas cosas. El Señ or continú a haciendo
muchas cosas para su gloria. Los trabajadores de la Misió n Interior de la India en todo
el norte de la India ven muchas cosas así. Trabajan con nativos que son muy sencillos
en su fe en el Dios viviente.

"Si crees, verá s la gloria de Dios" (Juan 11:40).


1000 huérfanos en Bethel Home y 500 estudiantes en
Grace College en Indian Inland Mission

Volver al contenido

6 Cosecha ahora
Robert McQuillan

El Dr. Robert McQuillan es editor de la revista mensual australiana de las Asambleas


de Dios, Australian Evangel. Describe el avivamiento en Pensacola, Sunderland y
Argentina.

_____________________________________

Nadando en el río de Dios -


¡Má s de 60.000 han recibido a Cristo como Salvador!
_____________________________________

Brownsville, Pensacola, EE. UU .: Cosecha ahora

De repente, el nombre está en los labios de casi todos los ministros que desean
renovar el fuego junto con la pregunta: '¿Dó nde está Pensacola? Escuché que está
ocurriendo un avivamiento increíble allí '.
¡De hecho, es! Se llama 'la cosecha de Brownsville'. Mientras compilo este artículo,
tengo ante mí un fax del evangelista Steve Hill en Pensacola, Florida, con fecha del 24
de junio de 1996, que dice: 'El avivamiento aquí es má s intenso que nunca. El ritmo es
cada vez mayor, sin un final a la vista ''.

Sigue viniendo gente de todo Estados Unidos y del mundo. ¡Má s de 26.000 recibieron
a Cristo como Salvador en el primer añ o! En dos añ os, má s de 60.000 han registrado
compromisos con Cristo.

De repente el viento ...

Era el Día del Padre en junio de 1995 cuando el evangelista predicó en la iglesia de
2,300 asientos del AOG de Brownsville. El pastor, John Kilpatrick (46), acababa de
perder a su madre a causa del cá ncer y, sintiéndose emocionalmente agotado, le había
pedido a su viejo amigo Steve Hill que asistiera al servicio dominical.

Cuando Evangelist Hill (42) dio el llamado al altar, el Espíritu Santo cayó y mil
personas avanzaron. Hubo la clara conciencia de un viento que soplaba a través del
auditorio. Algunas personas se sacudieron violentamente, otras pasaron tiempo en la
alfombra.

John Kilpatrick fue repentinamente consciente de la presencia tangible del Espíritu


Santo, má s aú n cuando Steve Hill le impuso las manos y dijo: 'Má s, Señ or'.
Recientemente, Kilpatrick le dijo al editor de la revista Charisma, J Lee Grady, 'Cuando
golpeé el piso, Sentí que pesaba 10,000 libras. Sabía que estaba sucediendo algo
sobrenatural. Dios nos estaba visitando '. Estuvo "fuera" durante unas cuatro horas
"sintiendo la gloria celestial descansando sobre él como una pesada manta".

¿El trabajo del diablo? No segú n Steve Hill, quien se llama a sí mismo un evangelista
misionero, después de haber pasado siete añ os en el campo misionero argentino.
Comentó : 'No trato de explicar las manifestaciones. Busco lo que Dios está haciendo
en la vida de las personas '. Cuando hasta 1.000 personas se convierten a la semana y
sus vidas cambian drá sticamente, Hill está convencido de que esta es la obra del
Señ or, no de Sataná s.
Profetizado por Cho

Las noticias del avivamiento de Brownsville (dicho sea de paso, Pensacola se


encuentra en la parte noroeste de Florida) comenzaron a filtrarse por todo el mundo
alrededor de octubre de 1995. El Evangelio Pentecostal informó que en 1991 el Dr.
David Yonggi Cho estaba orando por Estados Unidos mientras realizaba reuniones en
Seattle, Washington. De repente, el Señ or le dijo que consiguiera un mapa. Lo hizo y el
Espíritu Santo le indicó que señ alara con el dedo el territorio de Florida y la tranquila
ciudad de Pensacola.

El Dr. Cho luego profetizó : 'Voy a enviar avivamiento a la ciudad costera de Pensacola
y se extenderá como un fuego hasta que toda América haya sido consumida por él'.

Se corrió la voz a los ministros de Pensacola. John Kilpatrick, descrito como un pastor
de naturaleza amable, serio acerca del avivamiento, hizo que los miembros de la
iglesia comenzaran a orar los domingos por la noche, particularmente por su propia
ciudad y sus líderes políticos, el sistema escolar y los líderes de todas las
denominaciones. ¡Su oració n y la palabra profética del Dr. Cho se está n cumpliendo!

Los eventos de ese servicio del Día del Padre han ocurrido repetidamente noche tras
noche desde entonces, junto con curaciones asombrosas, milagros, matrimonios
restaurados y maravillosas salvaciones. Incluso las curaciones ocurren sin la
imposició n de manos y la oració n. A veces, las parejas angustiadas, incluidas las
divorciadas, han salido adelante en busca de la salvació n sin saber que su pareja o
expareja estaba haciendo lo mismo. Gloriosamente salvados, luego se han encontrado
de nuevo y han sido restaurados.

La cadena de la gracia de Dios

El espectro de los que está n siendo salvados es muy amplio: traficantes de crack,
adolescentes con problemas, adoradores de Sataná s, personas con matrimonios
inestables, strippers, pobres trabajadores y ricos. La gente se salva, luego trae a sus
amigos y familiares que también se convierten. Steve Hill se refiere a todo esto como
"la cadena de la gracia de Dios".
¡Y el fuego se ha extendido en el cinturó n de la Biblia! Muchos de otras
denominaciones, incluidos metodistas y bautistas, asisten a las reuniones de cinco
noches a la semana y, en varios casos, los fuegos de avivamiento han estallado en
otros santuarios de la iglesia. 'Nadar en el río de Dios' se ha convertido en un tema
popular de Brownsville que ha sido rá pidamente adoptado por otros ministros e
iglesias.

Hoy en día, si desea asistir a un servicio AOG de Brownsville a las 7 pm, ¡deberá hacer
cola a las 3.30 pm de la tarde! Estará s entre los visitantes de los Estados Unidos,
Canadá , Corea, Australia, Uganda, Brasil, Reino Unido ... 400.000 habían asistido a la
"Exposició n de Pensacola" en el recuento de abril de 1996. La ciudad en sí tiene solo
una població n de 80.000 habitantes.

Charisma informa que la iglesia, `` anodina y a solo unas cuadras de los salones de
bingo y un saló n en topless en una ciudad del sur mejor conocida por sus playas y
mariscos '', gasta $ 150 por noche en agua potable, $ 4,000 al mes en cuidado infantil y
$ 4,000 al mes en seguridad adicional en el estacionamiento ya que algunos servicios
funcionan hasta las 3 am.

Diferencias notables

¿Qué tiene de diferente la 'cosecha de Brownsville' en comparació n con la bendició n


de 'Toronto' y el avivamiento de 'Sunderland'?

En general, es probablemente el hecho de que el énfasis ha estado en la salvació n


desde el principio con señ ales y maravillas secundarias. La iglesia ha sido seria en su
oració n por avivamiento y eso es lo que ha recibido.

Ademá s, mucho llanto de arrepentimiento y gran convicció n en el altar es otra


característica dominante.

En tercer lugar, ni John Kilpatrick ni Steve Hill está n particularmente ansiosos por
dejar la iglesia para ser oradores especiales en todo el mundo. Está n totalmente, como
dice Steve Hill, "comprometidos en el avivamiento de Brownsville". De hecho, Hill, que
se suponía que solo ministraría una vez en el Día del Padre.
servicio, pero ha estado allí desde entonces, ha trasladado a su familia de Texas a
Brownsville.

A pesar de la naturaleza abrumadora de todo lo que ha sucedido y de la creciente


publicidad mundial, la asamblea de Brownsville permanece humilde y desconcertada
sobre por qué el Espíritu los ha visitado de esta manera. Pero se está n regocijando en
el Señ or por los resultados que no han dejado de llegar desde que cayó el fuego.

Aprobado por AOG

Muchos ministros estadounidenses de la AOG, anteriormente críticos con el reciente


movimiento del Espíritu y escépticos sobre el 'Derramamiento de Pensacola', han
cambiado de opinió n desde que asistieron a la iglesia de Brownsville y pasaron un
tiempo extendido inesperado en la alfombra. Visitando con la determinació n de que
no había forma de que se cayeran al suelo, se encontraron abrumados por la presencia
de Dios y se levantaron del altar hasta tres horas después. Cambiado dramá ticamente,
sus propias iglesias ahora está n nadando en el río de Dios.

El Asistente del Superintendente General, Charles Crabtree, fue un orador en la


Conferencia de Ministros del Renacimiento de la Cosecha de abril de Pensacola en
Brownsville y estaba visiblemente conmovido por todo lo que estaba sucediendo allí.
El superintendente general Thomas Trask es un hombre piadoso que definitivamente
desea
avivamiento espiritual, y los informes indican que lo que está sucediendo en
Brownsville es respaldado calurosamente por el Presbiterio Ejecutivo de AOG,
Springfield.

El fuego de Pensacola se está extendiendo, impactando a las Asambleas de Dios en


particular; y aquellos que está n sedientos de má s de Dios y del avivamiento de los
viejos tiempos lo está n experimentando.

¡Los australianos pueden aprender!

Adrian y Kathy Gray, pastores principales Mount Annan Christian Life Center,
Campbelltown (NSW), donde el río de Dios ha estado fluyendo poderosamente
durante algú n tiempo, acaban de regresar de Pensacola. Escriben:
Uno de los avivamientos de cosecha má s destacados de nuestro tiempo se está
llevando a cabo en Brownsville. Varias cosas se destacan muy claramente sobre esta
iglesia del avivamiento:

* En general, está muy enfocado en lo que el Señ or los ha llamado a hacer: edificar a
los santos y ganar a los perdidos.

* Definitivamente son algunas de las personas má s apasionadas en avivamiento entre


las que hemos estado.

* La oració n, intercesió n y dolores de parto que ocurren durante los tiempos del altar
es de las má s intensas que hemos visto en cualquier parte del mundo. Literalmente,
cientos reciben a Cristo todas las noches.

A los que reciben a Cristo se les anima a hacer tres cosas principales:
* Regrese a las reuniones de avivamiento cada noche.
* Traiga a sus familiares y amigos.
* Sigue al Señ or a las aguas del bautismo.
Má s de 4.000 personas asistieron a la primera reunió n a la que asistimos. Un servicio
poderoso; má s de 200 personas vinieron a Cristo y 32 se bautizaron en agua. Todas
las noches, Charity, de 14 añ os, canta Mercy Seat y la gente corre hacia el altar.
¡Increíble! Esperamos que esta unció n de la cosecha 'venga a casa con nosotros' ya
que estamos particularmente hambrientos de que Dios comience tal avivamiento en
nuestra iglesia.

Los australianos pueden aprender muchísimo de la forma en que el Señ or está


derramando su presencia en esta iglesia. Nuestra nació n está lista para el avivamiento,
así que mantengamos un espíritu de fe, esperemos la cosecha y oremos: '¡Má s, Señ or!'

Entrando en el desafío de la cosecha

¡Estos siguen siendo días emocionantes! No abandonemos este mover actual de Dios
como lo han hecho algunas iglesias, no dejemos de abrazarlo como lo han hecho
algunas, y no lo mantengamos interno como un club local de Bendíceme, sino que
veamos có mo se derrama en el evangelismo para ganar. miles en el reino.

__________

Sunderland, Inglaterra: la renovació n se traslada a Harvest

La revista Joy informa que Sunderland Christian Center (SCC) está experimentando
una nueva y má s poderosa ola del Espíritu Santo a medida que la iglesia entra en la
segunda fase del mover de Dios.

Junto con una asombrosa explosió n de oració n, la iglesia está experimentando algunas
curaciones excepcionales.

Un nuevo énfasis

Los pastores principales Ken y Lois Gott sienten que el Señ or les está permitiendo
modelar el nuevo énfasis - oració n, misericordia y misió n para los que no asisten a la
iglesia - tal como ellos modelaron la renovació n.

Después de má s de 19 meses de reuniones nocturnas de avivamiento con visitantes


que acudían en masa de todo el país y el mundo, SCC comenzó a organizar las
reuniones para acomodar a un nuevo tipo de invitado. El edificio que tuvo reuniones
nocturnas de renovació n ahora se utiliza doce horas al día, siete días al día.
semana, ya que la gente llega desde la comunidad local donde anteriormente había
habido poco impacto.

"Construimos una cerca de dos metros y medio para mantener alejados a los niñ os
violentos de la calle", dijo Ken Gott, "pero a los seis meses de la renovació n, Dios salvó
a personas clave de la comunidad local". Jim Richardson era un actor importante en el
inframundo criminal local, pero Dios lo 'arrestó ' en una reunió n de renovació n.
literalmente dejá ndolo de espaldas. Ahora está en el personal '.

Ir por lo peor

Elaine Arkley, curada y salvada dramá ticamente durante la renovació n, ahora está
ejecutando una misió n sin cita previa. Los trabajadores no pueden mantenerse al día
con el nú mero de personas que acuden en masa para encontrar comida y, lo que es
má s importante, el Salvador ', agrega Ken.

Alrededor de 260 personas está n siendo alojadas en SCC de esta manera, pero esta no
es una iglesia como la conocían antes. Los que vienen está n siendo alimentados,
ayudados y cuidados por una iglesia impulsada por una visió n de misió n y
misericordia.

Por supuesto, la iglesia está teniendo que adaptarse, pero, como el General Booth del
Ejército de Salvació n, van por el peor de los pecadores. Y se está n produciendo
algunas conversiones verdaderamente notables.

Este cambio de direcció n está en línea con muchas profecías dadas antes y durante el
movimiento actual que predijo una ola de renovació n dando paso a un ministerio
compasivo de amor, curació n y salvació n para los desesperados y necesitados.

Ya no se garantiza que los visitantes de la iglesia encuentren reuniones de renovació n


todas las noches de la semana, pero aquellos que todavía viajan de todo el mundo
está n viendo de primera mano un modelo de renovació n que avanza hacia la cosecha.

Reconciliaciones denominacionales

Escenas extraordinarias de reconciliació n tuvieron lugar en SCC durante una reunió n


reciente dirigida por Lois Gott y a la que asistieron cientos de líderes de la iglesia.
Anglicanos, bautistas, metodistas, salvacionistas, judíos mesiá nicos,
congregacionalistas, iglesias en casas, hermanos y pentecostales oraron el uno por el
otro y confesaron su pasada arrogancia y falta de amor el uno por el otro.
Un vicario anglicano, con lá grimas en los ojos, dirigió una oració n por un avivamiento
nacional y anunció proféticamente que "la guerra civil (entre los cristianos) ha
terminado".

Los pentecostales, en particular, se arrepintieron de su arrogancia al creer que 'lo


tenían todo' y reconocieron la deuda que tenían con otras denominaciones,
especialmente los anglicanos: fue el vicario de la Iglesia de Inglaterra, Alexander
Boddy, quien se utilizó para desencadenar el avivamiento pentecostal del siglo XX en
¡Sunderland en 1907!

Má s reconciliaciones

Ademá s, en la reciente conferencia profética de 1.000 delegados, se llevaron a cabo


otras reconciliaciones en una atmó sfera cargada de un asombroso sentido de la
presencia de Dios.

Un gran grupo de alemanes fueron llamados al frente para orar por ellos y Lois Gott,
en nombre de los ingleses, les pidió perdó n por el derramamiento de sangre de la
Segunda Guerra Mundial. En medio de muchas lá grimas y abrazos, ellos a su vez
confesaron los pecados de sus antepasados. Una judía mesiá nica que había tenido
familiares muertos en el holocausto también los abrazó . Los cristianos del norte y sur
de Irlanda también oraron unos por otros.

La adoració n asombrosa fue acompañ ada por un canto rico y ungido desde la
plataforma, y muchos lloraron mientras cantaban canciones nuevas e inspiradoras
junto con algunos himnos antiguos maravillosos que exaltan lo que Cristo ha hecho en
el pasado y anticipan lo que está a punto de hacer con el poder del avivamiento.

__________

Fuegos de avivamiento en Argentina: Hambrientos de espíritu

Cuando el argentino Claudio Freidzon se paró ante una multitud de má s de 65.000


personas en el estadio Vélez Sarsfield de Buenos Aires, fue como un sueñ o hecho
realidad. De niñ o había soñ ado con convertirse en futbolista profesional; ser pastor
había sido lo má s alejado de su mente. Ahora, entrando al campo para una cruzada del
evangelio, ¡tuvo la maravillosa oportunidad de anotar algunos goles contra el diablo!
Seis horas de fervor avivador verían muchas salvaciones y milagros, curaciones y
manifestaciones del Espíritu Santo.

Claudio Freidzon es una de las figuras má s destacadas del extraordinario


resurgimiento que ha tenido lugar en Argentina desde 1992. También ha sido un
catalizador del actual resurgimiento mundial, como dice el refrá n: “Antes de Toronto o
Sunderland, estaba Argentina. ' Má s de 850.000 personas han asistido a sus cruzadas.
Ademá s de muchas curaciones de una amplia gama de enfermedades, innumerables
vidas han cambiado drá sticamente: la restauració n de las familias ha sido un punto
culminante en este avivamiento, los niñ os oran unos por otros y los jó venes prefieren
visitar hospitales en lugar de jugar a la pelota.

Casi rindiéndome

Pero el éxito no fue fá cil para Claudio. Cuando él y su esposa, Betty, comenzaron el
ministerio, establecieron tanto la iglesia como el hogar en la ú nica habitació n
utilizable en un edificio en ruinas. Por la noche sustituyeron las sillas por su cama y
una cuna para los niñ os. Aquellos días difíciles resultaron para Claudio una
experiencia desértica que lo llevó a un hambre espiritual y al descubrimiento de una
completa dependencia del Espíritu Santo. É l dice: 'La ú nica fuente es Dios mismo. La
ú nica solució n viene del cielo '.

Con una congregació n de solo siete durante siete añ os, estuvo a punto de darse por
vencido. Pero Dios no se lo permitiría. Recuerda:

'A veces, amigos pastores venían a visitarme y me encontraban solo en la reunió n.


Tenía ganas de morir: deseaba poder desaparecer. Yo caminaba entre los bancos
vacíos y el diablo se reía y saltaba a mi alrededor, susurrá ndome al oído: “No eres
bueno; nunca hará s ningú n progreso; siempre será así ".

Y, lamentablemente, le creí. Un día pensé: “Esto no es para mí. Voy a dejar el


pastorado. Voy a retomar mis estudios de ingeniería y conseguirme un trabajo ". Pero
en el fondo sabía que ese no era el plan de Dios.
'Fui y vi a mi superintendente con el propó sito de entregar mis credenciales. Pero
antes de que pudiera decírselo, dijo: “Claudio, tengo algo que decirte. Dios tiene algo
que decirte. Tiene algo maravilloso para ti. No lo ves, pero Dios te va a usar mucho ".

Continuó : “Mira, empecé en una casa muy precaria y no tuve ayuda de nadie. A veces
no comía nada y sufría mucho. Pero oramos y Dios proveyó para cada día y nos
sentimos agradecidos. Sabía que está bamos haciendo la voluntad de Dios. Y cuando
pienso en ti, Claudio, sé que vas a ser ú til a Dios y que está s dentro de su voluntad. No
sé cuá les son tus problemas, pero sigue. Por cierto, ¿qué te trae por aquí hoy?

Volví a guardar mis credenciales en el bolsillo y dije: "Bueno ..., nada en particular,
pensé que vendría y compartiría un momento contigo". No había nada má s que
pudiera decir. Cuando llegué a casa, Betty estaba llorando y le dije: "Betty, vamos a
continuar". La abracé con fuerza y comenzamos de nuevo ''.

Anhelando el Toque de Dios

Un nuevo libro, Espíritu Santo, tengo hambre de ti, cuenta có mo Claudio Freidzon
pasó a tener hambre desde lo má s profundo de su alma por el toque de Dios que le
permitiría llegar a las masas. Desesperado, agitado y dolorido por dentro como con
hambre de comida natural, Claudio deseaba y ansiaba el pan de vida. É l iba a descubrir
que la actitud del corazó n es de interés primordial para Dios y que al desarrollar
nuestra relació n con él, el Espíritu Santo es libre de inspirar a cualquier cristiano
comprometido y hambriento del Espíritu a hacer grandes hazañ as en el nombre de
Jesú s.

En su bú squeda de má s de Dios, Claudio Freidzon visitó Orlando y le pidió a Benny


Hinn que orara por él. El evangelista lo hizo, orando para que la unció n del Espíritu
Santo descansara sobre la vida y el ministerio del argentino y que Dios hiciera una
gran obra a través de él en esa nació n.

¡El resto es historia! Claudio Freidzon comenzó a realizar mítines increíbles,


presentando el mensaje del poder transformador del Espíritu Santo y el avivamiento
barrió el país. Lo que comenzó como una obra personal del Espíritu Santo en su propia
vida debido a su hambre espiritual, afectó a otros. Hoy es pastor de una pró spera
iglesia de má s de 4.000 miembros y está llevando vida espiritual a cientos de miles
tanto en Argentina como en otras naciones.

Claudio Freidzon ve el avivamiento argentino como un movimiento soberano de Dios


que proporcionó el río a seguir. Las formas de adoració n de estilo tradicional se
cambiaron drá sticamente y hoy hay un gran énfasis en el gozo y la libertad en el
Espíritu. Evidentemente, la gente viene bailando por la calle de camino a la iglesia.
¡Otro énfasis está en la santidad y menos chismes en la vida de los cristianos!

El superintendente de AOG testifica

El superintendente de la AOG de Argentina, José Manuel Carlos, recuerda una visita


que hizo a la iglesia de Claudio Freidzon:

'Mi esposa Isabel y yo queríamos ver por nosotros mismos lo que estaba sucediendo,
porque habíamos escuchado tantas cosas sobre la Iglesia del Rey de Reyes.
Dejamos nuestro coche no lejos de la iglesia. Cuando comenzamos a caminar hacia el
edificio, notamos que nuestras piernas temblaban. Pensamos que era solo una
sugerencia debido a los comentarios que habíamos escuchado. Cuando entramos, el
lugar estaba lleno y todavía había gente esperando afuera.

Un acomodador nos reconoció y nos llevó a la primera fila. La gente estaba de pie,
cantando, saltando y abrazá ndose en unidad. Cuando el pastor Freidzon preguntó :
"¿Quieres recibir má s?" un "Sí" estalló entre la gente como el sonido de muchas aguas.
Inmediatamente gritó : "¡Recibe!" y la mitad de la congregació n cayó al suelo riendo,
algunos con expresió n de borrachera.

Luego llamó a la plataforma a unos 50 niñ os y les preguntó : "¿Quieres recibir de


Dios?" Cuando dijeron “Sí”, oró con las manos levantadas y todos cayeron al suelo
como dormidos y con una sonrisa en sus rostros.
'No pude encontrar una explicació n ló gica para lo que estaba sucediendo y oré a Dios:
"Señ or, si esto es tuyo, por favor avísame". En ese momento Claudio había comenzado
a caminar entre la gente y rezar por ellos. Cuando abrí los ojos, vi que mi esposa se
caía al suelo mientras él ponía las manos sobre ella.
Luego me abrazó y oró : "Padre, bendice a este siervo tuyo". En ese momento, algo me
cubrió de la cabeza a los pies. Tuve una agradable sensació n de mareo y me inundó
una profunda alegría. No pude sacudirme; ¡Yo tampoco creo que quisiera! Lo que
estaba experimentando era tan precioso que no quería moverme, no fuera a perderlo.
Isabel y yo tuvimos un gran sentimiento de alegría esa noche que no pudimos dormir.
Oré en lenguas hasta el amanecer.

'Mi ministerio ha sido bendecido por esta unció n del Espíritu Santo que fluye a través
del ministerio de Claudio. Mi propia iglesia aumentó de 400 miembros a 800 en solo
seis meses. Mis hijos cambiaron. Mis dos hijas, de 15 y 17 añ os, fueron bautizadas en
el Espíritu Santo y llamadas al ministerio. La hermana mayor ha comenzado sus
estudios en el instituto bíblico y la menor, que está terminando la escuela, también
planea capacitarse para el ministerio.

Este cambio comenzó a ocurrir una noche cuando el pastor Freidzon oró por ellos. Mi
hijo de ocho añ os, al que le gusta mucho jugar al fú tbol, ha dejado de jugar y está
orando y buscando a Dios como nunca antes.

"Doy gracias a Dios por este precioso ministerio que cambia vidas, ministros e iglesias
y, me atrevo a decir, afectará a nuestro país".

Espíritu Santo, tengo hambre de ti (Kingsway, 1996), es una lectura estimulante y


desafiante, especialmente para aquellos que desean servir a Dios de una manera
poderosa.

(Adaptado con permiso de un artículo de Joy. Material adicional de Alpha)

© Australian Evangel, agosto de 1996, pá gs. 29-31, septiembre de 1996, pá gs. 6-8, 18-
19. Usado con permiso.

Volver al contenido
7 Renacimiento de Pensacola

Michael Brown
Pastores John Kilpatrick y Lindell Cooley
Líderes en el avivamiento de Pensacola

Mike Brown, de Global Resource Ministries International, enseñ ó en las Asambleas de


Dios de Brownsville en Pensacola, Florida. Escribió el informe de Pensacola Update en
diciembre de 1996, cuando el avivamiento llevaba un añ o y medio con má s de 40.000
compromisos con Cristo. Se informaron má s de 100.000 conversiones en 5 añ os.

___________________________________________________

el glorioso fruto de decenas de miles de vidas radicalmente cambiadas


___________________________________________________

Pensé que sería apropiado enviarles una actualizació n del avivamiento de 1996.
Entonces podremos unirnos para dar gracias por estos gloriosos días de visitació n en
los que estamos viviendo. ¿Quién sabe lo que Dios hará en 1997, si lo buscamos con
todo nuestro corazó n, caminamos humildemente ante É l y tenemos cuidado de
obedecer Su Palabra? Las posibilidades son asombrosas.
Sin intentar ser sistemá tico ni seguir ningú n orden cronoló gico, permítanme darles
algunos de los aspectos má s destacados de los ú ltimos meses. (Esto habría llegado
antes, pero con la intensidad del programa de avivamiento, la reubicació n de nuestras
oficinas ministeriales - ¡y nuestra familia! - a Pensacola, y el establecimiento de
nuestra escuela de capacitació n ministerial, era casi imposible obtener una
actualizació n oportuna. .) Aquí hay solo un pequeñ o vistazo de lo que ha estado
sucediendo (y mientras escribo, a veces es difícil contener las lá grimas de alegría).

Avivamiento de la juventud

El Espíritu sigue cayendo entre los jó venes de forma espectacular. Un servicio de


sá bado por la noche, multiplicado por cientos de estudiantes, desde la escuela
primaria hasta la universidad, fueron llamados al frente de la iglesia. Había
demasiados para poner en la plataforma, por lo que llenaron el á rea frontal. Cuando
oramos por ellos en masa, el Espíritu cayó sobre ellos con un poder asombroso, y la
mayoría de ellos se derrumbaron al suelo, consumidos por la presencia de Dios.
Después de continuar adorando e intercediendo por nuestras escuelas ('¡Dios, danos
nuestras escuelas!'), Está bamos a punto de despedir a los jó venes de regreso a sus
asientos cuando, de repente e inesperadamente, algunos de ellos comenzaron a llorar
y a lamentarse en intercesió n. .

Pronto, la mayoría de ellos se vieron atrapados por la carga de su generació n perdida,


y el llanto y la intercesió n se hicieron intensos. Esa noche no hubo predicació n formal,
pero los altares estaban llenos de gente perdida y descarriada. Si alguna vez hubo un
servicio al que asistir, fue el sá bado 12 de octubre de 1996 por la noche (el video se
llama Intercesió n por nuestras escuelas).

Durante un servicio de jó venes el jueves por la noche con alrededor de 700 asistentes
(esta es la ú nica noche en que los adolescentes tienen su propia reunió n), la
convicció n cayó durante el culto. Uno de los jó venes de Brownsville dijo que algunos
de los niñ os tenían cosas pecaminosas e idó latras en su poder. Había unos 300 niñ os
de visita esa noche.

Espontá neamente, empezaron a tirar decenas de paquetes de cigarrillos en la


plataforma, luego condones, luego papel para juntas, luego porros (y, aparentemente,
otras drogas), luego pastillas dietéticas y recetadas. ¡La pila era tan grande que llenó
una gran bolsa de basura del tamañ o de una cocina! Cuando el alguacil del condado,
que se encontraba en el santuario principal esa noche, escuchó lo que estaba
sucediendo en la capilla de los jó venes, lo acompañ aron para ver las cosas de primera
mano. ¿Su comentario? '¡Esto es lo que cambiará a Estados Unidos!' Varias semanas
después, su hija se salvó en uno de los servicios. ¡Si señ or!

Profundidad de la convicció n

Parece que todo está aumentando en intensidad: los niveles de alabanza, adoració n y
guerra, a veces estallando espontá neamente y continuando por largos períodos de
tiempo; el nú mero de almas que responden a los llamados al altar; la profundidad de
la convicció n. Es muy comú n ver a los pecadores arrepentidos y descarriados bajar la
cabeza cuando los miras, incluso cuando intentas animarlos con una sonrisa amable.
Está n demasiado avergonzados de sus pecados, hasta que saben que todos han sido
lavados.
En otras ocasiones, incluso después de mis sesiones de enseñ anza diurnas para líderes
y creyentes hambrientos, la presencia del Señ or ha sido tan pesada que la gente ha
tratado de llegar a sus autos, solo para colapsar sobre sus caras, sus espaldas o sus
espaldas. rodillas en la hierba afuera. ¡Es un espectá culo digno de ver!

En uno de esos días, el Espíritu comenzó a moverse en la línea afuera (ahora se


alinean a las 4 am, o incluso duermen en el estacionamiento por la noche para ser los
primeros en la línea), y la gente comenzó a caer el poder y el arrepentimiento del
pecado allí mismo, en el lugar pú blico, sin que nadie orara por ellos. ¡No puedes
contener el avivamiento en un edificio!

Una noche, tres jó venes negras se dirigieron al altar, todas temblando, y la adolescente
del medio fue literalmente abatida por sus amigos. Se adelantaba para salvarse y
estaba tan convencida que sus amigos tenían que apoyarla mientras intentaba
caminar, con los brazos sobre las otras chicas, como si se ayudara a un jugador de
fú tbol lesionado a mantenerse al margen. Esa es la manera de venir al Señ or:
completamente indefenso y dependiente.

Otra noche, al principio de su mensaje, Steve Hill tuvo una palabra para un joven
inconverso llamado Scott. El Señ or le reveló su condició n desesperada a Steve, por lo
que lo instó a que se pusiera bien esa noche. Al final del llamado al altar, al cual,
supimos má s tarde por el hermano de Scott, que no respondió , Steve tenía una palabra
para un militar que había resistido a Dios toda su vida. Le dijo que respondiera ahora.
En ese momento, un joven se acercó corriendo para entregar su vida al Señ or. Fue
Scott, el militar. ¡Hable de ser señ alado por el Señ or!

Hace unas semanas, dos lesbianas que habían estado viviendo juntas y consumiendo
drogas durante añ os se reconciliaron con Dios, poniendo fin a su relació n pecaminosa.
Sus testimonios bautismales la semana siguiente fueron gloriosos. Una de las mujeres
había estado casada anteriormente y había traído a su hijo a la casa con esta otra
mujer para que viviera con ellos. (Ella confesó esto con gran pesar en su bautismo.) La
noche en que fue salva, fue a su casa y le contó a su hijo lo que sucedió . Dijo: '¡Mis
oraciones han sido respondidas!'

Vidas transformadas

En este punto, es posible que se esté preguntando: 'Bueno, ¿qué pasa con todas estas
personas que son salvas? ¿Continú an con Dios? Sí lo son. Por supuesto, no puedo dar
cuenta de todos y cada uno, pero puedo dar cuenta de muchos. De hecho, ¡algunos de
ellos vendrá n a nuestra Escuela de Ministerio a partir del pró ximo mes!

Para darle un ejemplo, un hombre de Chicago llamado Mark fue alcohó lico durante
diecisiete añ os, con una terrible vida familiar como resultado. Fue dramá ticamente
salvado y entregado instantá neamente en su casa, viendo un informe del Club 700
sobre el avivamiento.

Eso fue en septiembre. Cuando lo vi en noviembre, se veía tan diferente. Estaba en


medio de un ayuno de 40 días; su matrimonio y su hogar se transformaron; su
hermano y su esposa se sintieron maravillosamente conmovidos; y él y su hermano
habían traído a su equipo de construcció n a Pensacola con ellos (son dueñ os de una
empresa de construcció n). ¡Toda la tripulació n se salvó ! Algunos de estos hombres
ahora son candidatos para asistir a nuestra escuela.

Es posible que haya escuchado el testimonio de Robert Lowell, el rico hombre de


negocios que se convirtió radicalmente cuando llegamos al avivamiento a principios
de 1996 para sacar a su esposa. Toda la familia se ha emocionado y, en el otoñ o, una
de sus hijas se casó con un musulmá n iraní, su prometido, que también se había
salvado en el avivamiento. Se casaron un sá bado por la tarde y estaban en la iglesia
esa noche. ¡Eso es avivamiento! ¿Por qué? Tenían tantos amigos y parientes
inconversos con ellos que no podían perder la oportunidad de llevarlos a la reunió n de
la noche. Al final del llamado al altar, la joven novia se dirigió a su amiga cercana de
toda la vida (y miembro de su fiesta nupcial) y le preguntó si quería entregar su vida a
Jesú s. Solo pude llorar cuando vi a los dos dirigirse al altar, disolviéndose en lá grimas
mientras se arrodillaban uno al lado del otro. ¡Qué regalo de bodas! Unas cuantas
semanas después, le pregunté a la novia qué pasó con sus amigos. Ella me dijo que
todos sus amigos inconversos en la fiesta nupcial (junto con una chica trá gicamente
descarriada) estaban bien con Dios esa semana, y todos estaban en llamas. ¿Que
puedes decir?

La urgencia de vida y muerte de la hora se nos ha subrayado cuando escuchamos que


los pecadores perdidos son salvos y luego mueren repentinamente uno o dos días
después. Y no hubo ninguna advertencia de que estuvieran enfermos o con mala salud.
Fueron salvos y luego se fueron. Esto ha sucedido varias veces ahora.

Aú n má s llamativo fue el caso de un hombre que estaba en la reunió n, sintió


convicció n y huyó de ella, terminando en la sala de billar jugando al billar con tres de
sus compañ eros de bebida. Pero la convicció n allí fue aú n má s intensa, por lo que dejó
a sus tres amigos y regresó a la iglesia, entregando su vida a Jesú s al final de la noche.
Fue justo a tiempo. Má s tarde se enteró de que, poco después de salir del saló n de
billar, los tres amigos se marcharon en su Chevy Corvette, que se desintegró casi por
completo momentos después después de un accidente de 100 millas por hora. Dos
murieron instantá neamente; el tercero gravemente herido. Este hombre habría estado
entre ellos si no hubiera respondido a la atracció n del Espíritu. ¡Fue literalmente
arrebatado del fuego!

Ha aumentado el interés por el avivamiento. En los ú ltimos meses, el Pentecostal


Evangel - la revista internacional de las Asambleas de Dios - dedicó 15 pá ginas al
avivamiento, el Dallas Morning News publicó una historia de primera plana sobre el
derramamiento en su edició n del domingo por la mañ ana (por cierto, fue el portada de
la secció n principal del perió dico, no la secció n de religió n), y Charisma Now emitió un
poderoso especial de televisió n sobre el avivamiento. Los líderes denominacionales de
la Iglesia de Dios, los bautistas del sur y los metodistas unidos (entre otros) se han
sentido maravillosamente conmovidos, y nuestra reciente conferencia de ministros
contó con la presencia de líderes de unas cuarenta naciones. Esto se suma a la gran
cantidad de líderes, que van desde 300 a 500, que asisten todas las semanas. Y lo
mejor de todo, ¡el fuego se está extendiendo!

El fuego se está extendiendo


Un bautista del sur testificó sobre un aumento dramá tico en el hambre espiritual en su
iglesia desde que asistió a las reuniones. Su hijo, el pastor de jó venes, vivía
comprometido y con dureza, hasta que Dios lo trató con severidad y lo cambió por
completo. De vuelta en la iglesia del pastor, después de una serie especial de
Las reuniones terminaron, los feligreses se presentaron en la iglesia de todos modos, a
pesar de que los servicios habían terminado. Tenían tanta hambre del Señ or que
subieron al edificio por un agujero en una ventana rota. ¡Y estos son los bautistas del
sur!

Amigos míos de Phoenix visitaron Pensacola y regresaron encendidos. El Espíritu


comenzó a moverse libremente en los servicios, el poder de Dios cayó en formas sin
precedentes para esa comunió n, la gente comenzó a arrepentirse, algunos de ellos
ayunaban y se reunían para la oració n de las 6 am, los jó venes se excitaron y
comenzaron a testificar a todos sus amigos, ganando algunos de ellos para el Señ or.
¡Tales historias son comunes ahora en todo el país!

Un pastor de jó venes de habla hispana de Texas con un grupo de adolescentes con un


promedio de 8 a 10 niñ os regresó de Pensacola en llamas, y él y su esposa comenzaron
a predicar el arrepentimiento a su grupo. Seis semanas después, ¡estaban llevando a
120 niñ os a las reuniones! Y en muchas ciudades, donde la desunió n y la falta de
cooperació n habían sido la regla, los pastores ahora se está n reuniendo en nú meros
considerables para reuniones especiales de liderazgo, arrepintiéndose con muchas
lá grimas, confesando sus pecados y comprometiéndose a orar y llorar ... ¡clave!

Uno de mis antiguos alumnos, pastor asociado de una congregació n mesiá nica, les
mostró a los niñ os de la escuela congregacional el video de Whitney Lane, de ocho
añ os, compartiendo su carga por los perdidos, hasta que rompe a llorar. Invitó a los
niñ os que querían una carga similar a pasar al frente para orar y luego, para su
asombro, los niñ os má s pequeñ os (de 5 a 8 añ os especialmente) comenzaron a llorar,
sollozar y temblar, ¡durante cuarenta y cinco minutos! Algunos de ellos tuvieron
visiones del cielo, el infierno y Jesú s, algunos de ellos dramá ticos. Llegó a casa con una
bolsa de plá stico llena de los pañ uelos que estos pequeñ os habían empapado de
lá grimas. ¡Jesú s se mueve en la tierra!

Y aquí hay una ilustració n personal del amor de Dios. Un pastor filipino de Chicago
sintió que solo tenía que asistir a los servicios de avivamiento. Llegó a la iglesia a
través de Orlando el 10 de diciembre, solo para descubrir que está bamos en medio de
un receso hasta el 3 de enero. Estaba totalmente abatido y regresó al día siguiente con
la esperanza de que los servicios se reanudaran de alguna manera. Por supuesto que
no lo hicieron; pero el avivamiento mismo continú a. Luego recibió una invitació n
inesperada para hablar en Toms River, Nueva Jersey ese fin de semana. Fue allí donde
se enteró de que al día siguiente, el lunes pasado, hablaría en una reunió n especial de
ministros en, ¡lo adivinó ! - Toms River. Entonces, de Chicago a Orlando a Pensacola a
Orlando a Toms River, ¡se metió en el río! No puedes limitar la bondad de Dios.

Finalmente, debo mencionar que parece haber un aumento en las curaciones


poderosas en estos días, y esto también ocurre a menudo fuera de Pensacola. Un
pastor muy respetado en Wisconsin, un hombre cuya iglesia ha estado en medio de un
derramamiento desde que nos visitó en junio, me contó personalmente sobre la
curació n documentada de un bebé que nació ciego. Ella está bien hoy, después de
recibir la oració n de los líderes de esa iglesia. ¿No es Dios asombroso?
Cuando Dios comienza a moverse, todos encajan en su lugar: los hambrientos avanzan
y son saciados, los perdidos son atraídos y los descarriados atraídos a casa, los
obreros son levantados y expulsados, ¡y los críticos critican! ¿Qué má s podíamos
esperar?

En realidad, deberíamos sentir lá stima por aquellos que no pueden reconocer el fruto
glorioso de decenas de miles de vidas radicalmente cambiadas debido a una pequeñ a
sacudida (como si la presencia de Dios hiciera temblar montañ as y casas, ¡pero no a
las personas!) O caídas (como si fuera iló gico). o no bíblico que alguien sea vencido
por el poder de Dios). Rechazan el Espíritu porque no les gusta el estilo. Ten piedad de
sus almas y reza por aquellos a quienes engañ an. No queremos que nadie se quede
fuera.

Hace unos meses el Señ or me dijo que pronto será una vergü enza estar asociado con
los críticos. Día a día, la verdad de esa palabra se vuelve cada vez má s clara. Odiaría
encontrarme parado en el camino de un maremoto divino, agitando mi puñ o escéptico
y gritando: '¡Eso no es Dios!'

Por favor, escuche mi corazó n: estamos literalmente a punto de ver el fuego del
Espíritu arrasar escuelas pú blicas enteras, encender regiones enteras y sacudir
nuestra nació n de abajo hacia arriba. Jó venes y viejos se encontrará n con su Dios, y la
nació n muy bien podría transformarse. Por primera vez en mi vida, el avivamiento
real en todo Estados Unidos está al alcance. Presionemos sin compromiso hasta que
todo el país esté en llamas. Realmente es el momento. Como Steve Hill a menudo grita
en los llamados al altar, ¿qué está s esperando?
Reproducido del correo electró nico Awakening.

Volver al contenido

Reseñ as

Construyendo un mundo mejor por Dave Andrews.


Albatros, Sydney, 1996
Revisado por la Dra.Dorothy Mathieson

Tenga en cuenta que este libro puede molestar a algunas personas de Renovació n.
Algunos pueden sospechar del título y preguntarse: '¿Vale la pena esforzarse en
construir un mundo mejor cuando está tan caído?' Luego está la ausencia de lenguaje
religioso en el libro: no se menciona el bautismo en el Espíritu o el avivamiento. Se
trata de construir una comunidad para superar divisiones crueles, ser inclusivo
incluso con sus enemigos, trabajar con los pobres como iguales dignos. Eso suena
bíblico.

La ventaja de este crítico es que ha sido profundamente conmovida por el autor, como
amiga cariñ osa, colega estimulante y escritora profética (Dave tiene otro libro:
¿Puedes oír los latidos del corazó n?). Detrá s de este libro hay un amor apasionado por
Jesú s, lo suficientemente fuerte para que él y Ange su esposa y la familia vivan con los
pobres en la India y Australia, lo suficientemente perturbador como para que él elija
empoderar a otros en lugar de aceptar posiciones poderosas má s acordes con su
habilidades superiores, transformando lo suficiente para que su vida esté abierta a la
intimidad y a los caprichos de las sucesivas oleadas de compañ eros de trabajo que no
siempre captan la amplitud de la visió n.

Dave desafía profundamente, en un lenguaje no carismá tico, una aplicació n limitada


de la transformació n del Espíritu Santo. Un enfoque privatista bendíceme, cú reme no
construye comunidades del reino. Dave nos llama a movernos má s allá de límites tan
estrechos. A través de historias de sus propias alegrías y tristezas, ofrece una
invitació n amorosa y poderosa a abrir nuestras vidas juntos a la infusió n desnuda del
Espíritu. Dave puede retorcerse ante un lenguaje como este, ya que está
comprometido a eliminar todas las barreras que impiden que muchos tipos diferentes
de personas se unan al movimiento por el amor, la esperanza y la justicia.

Lea este libro y haga que Dave y sus amigos realicen seminarios sobre desarrollo
comunitario. Má s que esto, hagamos lo que él hace y uná monos para crear
comunidades de esperanza. ¿No es esta la obra del Espíritu?

Sorprendido por el poder del espíritu (Zondervan, 1993)


Sorprendido por la Voz de Dios (Zondervan, 1996)
ambos por Jack Deere

Jack Deere combina una erudició n bíblica rigurosa con una visió n pastoral compasiva
en estos libros emblemá ticos sobre el lugar del Espíritu Santo en la vida y el
ministerio. Su doctorado en Teología, que incluye estudios en Alemania, su dominio de
los idiomas bíblicos y su experiencia como profesor asociado de Antiguo Testamento
en el evangélico y conservador Seminario Teoló gico de Dallas, lo capacitan bien para
examinar los problemas bíblicos involucrados.

Su experiencia como pastor, maestro y escritor, y su amplio ministerio como orador


de conferencias en todo el mundo, incluidos muchos añ os ministrando en
conferencias de Vineyard, le proporcionaron una amplitud y profundidad ú nicas en la
experiencia del ministerio. Estos libros combinan maravillosamente las dimensiones
esenciales de la verdad bíblica y la experiencia del ministerio.

Sorprendido por el poder del Espíritu aboga fuertemente por la gama completa de
todos los dones bíblicos del Espíritu en la iglesia de hoy, incluidos los controvertidos
como el hablar en lenguas, la curació n y la liberació n de los espíritus malignos.

Por ejemplo, el capítulo sobre los dones milagrosos proporciona estas razones para su
uso ahora de pasajes en 1 Corintios 12-14:
Dios dio dones espirituales para fortalecer la iglesia.
Dios nos manda a desear con entusiasmo los dones espirituales.
Dios nos manda que no prohibamos hablar en lenguas.
El apó stol Pablo valoró el don de lenguas.
Los dones espirituales son necesarios para la salud del cuerpo de Cristo.
Los dones espirituales no cesará n hasta que Cristo regrese.

El libro desafía los conceptos erró neos comunes sobre el Espíritu Santo, incluido el
racionalismo occidental y las ideologías falsas, así como la incredulidad y la
desobediencia.

De manera similar, Sorprendido por la Voz de Dios desafía las interpretaciones


inadecuadas de las Escrituras, la negació n de lo sobrenatural y la enorme brecha entre
el cristianismo como se revela en las Escrituras y como se ve en gran parte del
cristianismo occidental.

Explora có mo el Espíritu Santo habla a través de la Biblia, la experiencia, los medios


sobrenaturales y naturales. Los capítulos particularmente ú tiles examinan el potencial
y los peligros de las profecías, los sueñ os y las visiones, con una guía pastoral só lida
sobre su lugar en la iglesia hoy.

Jack Deere ha podido salvar la falsa divisió n entre las teologías carismá ticas y
anticarismá ticas, fundamentando su trabajo en la revelació n de Dios de sí mismo en
las Escrituras. Estos son libros excelentes para la lectura, la enseñ anza y la
predicació n personales. [GW]

Secretos del renacimiento argentino, por R Edward Miller


Ministerios de extensió n de Peniel, 1999.

Secretos del avivamiento argentino es un relato personal del extraordinario


avivamiento en Argentina desde los añ os 1949 hasta 1968. Esta increíble historia
explica en detalle sobre el tremendo derramamiento del Espíritu de Dios sobre la
tierra de Argentina. Este es también un relato fá ctico de los antecedentes que
condujeron a uno de los mayores despertares espirituales en la historia de la Iglesia
cristiana.
El Dr. Ed Miller rastrea los difíciles comienzos del avivamiento en Argentina en
pequeñ as iglesias y grupos de oració n dispersos, el inusual derramamiento del
Espíritu de Dios en pequeñ as iglesias y misiones evangelísticas, lo que llevó a las
asombrosas cruzadas con Tommy Hicks en 1954 que llenaron los estadios má s
grandes de Estados Unidos. Argentina y provocó un crecimiento masivo de la iglesia
en la nació n. (204 pá ginas) [GW]

Volver al contenido

Diario de renovació n
10 Evangelismo

Diario de renovació n 10: Evangelismo

Foto de portada: Evangelismo en Kibera Slum, Nairobi, Kenia, Á frica Oriental, con un
milló n, el má s grande de Á frica.
Contenido

Diario de renovació n 10: Evangelismo

Editorial: Seréis mis testigos


1 Poder evangelismo, por John Wimber
2 Ministerio sobrenatural, John White y Julia Loren
3 Evangelismo de poder en las misiones, por Randy Clark
4 La asombrosa presencia de Dios, por Richard Heard
5 Evangelista Steve Hill, por Sharon Wissemann
6 Alcanzando el nú cleo del nú cleo, por Luis Bush
7 Evangelismo en Internet, por Rowland Croucher
8 Evangelios esenciales, por Charles Taylor
9 pioneros pentecostales / carismá ticos, por Daryl Brenton
Diez características de los avivamientos, por Richard Riss
Mi resumen
Reseñ as: Puntos de inflamació n de avivamientos y fuegos de avivamiento, por Geoff
Waugh
Recursos

Editorial

Ustedes será n mis testigos

El evangelismo puede ser una palabra impopular. Puede hacernos sentir culpables
porque parece que no lo hacemos muy bien, ¡sea lo que sea! Eso está cambiando. Al
igual que en la iglesia primitiva, cada vez má s personas está n cotilleando el evangelio,
orando por sus amigos y viendo a Dios cambiar a las personas.
'Evangelismo' no es en realidad un término bíblico, aunque 'evangelista' se menciona
tres veces: Hechos 21: 8 - Felipe el evangelista; Efesios 4:11 - algunos son
evangelistas; 2 Timoteo 4: 5 - haz la obra de un evangelista. Por otra parte, 'llamado al
altar', 'tomar una decisió n' e 'invitar a Jesú s a tu corazó n' tampoco son términos
bíblicos, por ú tiles que sean.

Jesú s llamó a la gente a seguirlo; negarse a sí mismo; arrepentirse y creer. Sus


seguidores fueron y son sus testigos (Hechos 1: 8). Proclamamos, anunciamos,
contamos, predicamos, cotilleamos, compartimos, demostramos y vivimos las buenas
nuevas. Nunca he olvidado el desafío que lanzó un orador en un mitin juvenil cuando
habló sobre la evangelizació n. É l dijo: 'Cá llate, hasta que no puedas'. Tal vez eso no fue
cortés, pero fue un gran golpe. A menudo ponemos cargas sobre las personas y
tratamos de convencerlas de nuestras creencias. ¿Qué hay de orar tanto al Señ or que
un fuego arda en nosotros y ya no podamos quedarnos callados?

Mejor aú n, nosotros también podemos hacer evangelismo a la manera de Jesú s, a la


manera de Pedro, a la manera de Pablo, y como lo hacen innumerables millones ahora
en el mundo: descubriendo el poder transformador del Espíritu de Dios para que solo
quieras hablar sobre ello, orar por ello. y ver a Dios tocar a las personas con su gracia
y poder. Los colaboradores de este nú mero del Renewal Journal adoptan ese enfoque
de la evangelizació n.

Cuando John Wimber murió en noviembre de 1997, dejó un gran legado. Inspiró a
cientos de miles a tomar la Biblia en serio y 'hacer las cosas', incluido el evangelismo
de poder. The Renewal Journal a menudo ha publicado artículos de John Wimber y
otros a quienes influyó . El primer artículo de esta edició n del Journal es un resumen
de sus primeras declaraciones sobre el evangelismo de poder de su famoso curso
MC510 en Fuller Theological Seminary. John White asistió a ese curso en 1984 (al
igual que este editor) y cuenta en una entrevista con Julia Loren có mo afectó su vida y
ministerio.

Richard Heard, pastor principal del Taberná culo Cristiano en Houston informa sobre
un fuerte impacto del Espíritu de Dios en su iglesia, y Sharon Wissemann resume la
importancia del ministerio del evangelista Steve Hill en Pensacola, que ahora ha
tocado a cientos de iglesias y miles de personas alrededor. el mundo.

El evangelista Louis Bush dirige la atenció n al evangelismo en las naciones de la


Ventana 10/40, y Rowland Croucher sugiere formas de aprovechar las oportunidades
que ofrece Internet para evangelizar al mundo.
Charles Taylor identifica los elementos esenciales del mensaje del evangelio. Daryl
Brenton resume la importancia de 20 pioneros pentecostales y carismá ticos que han
sido poderosos evangelistas y líderes, y Richard Riss ofrece un resumen completo de
las características del avivamiento.

Jesú s describió su tipo de evangelizació n en su ú ltima promesa en la tierra: “Recibirá s


poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ti y será s mis testigos… hasta los confines
de la tierra” (Hechos 1: 8).

La barriada má s grande de Á frica

La foto de portada de este libro muestra un pequeñ o ejemplo de evangelismo en


Kibera, un barrio pobre de má s de un milló n de personas en Nairobi, Kenia, el barrio
pobre má s grande de Á frica. Tony Alaka (evangelista de jó venes) y Nico Ioane (pastor,
con carga) cuentan las buenas nuevas en Kibera, donde Francis y Lindah comenzaron
dos iglesias (verhttp://bit.ly/qzsc6l).

Conocí a Francis Nyameche, un joven evangelista de Kenia que había llevado a unos
6.000 a Cristo, cuando llegó para estudiar para obtener su licenciatura en Ministerio
en Brisbane, donde se graduó en 2000. Desde entonces lo he visitado en Kenia varias
veces.
Su padre, Samson Nyameche, fundó la Iglesia Believers Fellowship en Kisumu, Kenia,
con 2000 asistentes, y estableció má s de 30 iglesias. Dirige un orfanato para 50 niñ os
en la granja de su familia.

Frank tuvo una visió n de Jesú s cuando tenía cinco añ os, y fue poderosamente lleno del
Espíritu cuando era adolescente. Se convirtió en pastor de jó venes en la iglesia de su
padre y habló en los mercados locales donde miles fueron salvos y llenos del Espíritu.
Frank evangelizó en muchos lugares de Á frica.

Con el apoyo de su esposa Linda, Frank comenzó la iglesia de la Misió n de Creyentes


de Nairobi en los suburbios de Kibera, donde vive un milló n de personas, apiñ adas en
pequeñ as casas de adobe con techos de hierro oxidado. He tenido el privilegio de
enseñ ar a líderes y hablar en reuniones allí. A pesar de la pobreza y el malestar
político, sus iglesias continú an creciendo de manera constante.
Antes de que la iglesia de los barrios marginales de Kibera se mudara a su cobertizo
de hierro corrugado, se reunieron en un saló n comunitario. Enseñ é a los líderes allí y
hablé en su servicio dominical con unas 30 personas. Les dimos pan de verdad en
comunió n, no solo cubos simbó licos. El Espíritu me llevó a dar la barra de pan
completa que teníamos.

"¿Puedo llevar algo a casa para mi familia?" preguntó un joven. Esa es una pregunta
difícil de responder frente a 30 personas hambrientas.

“Puedes llevarte un poco de tu propio pan de comunió n a casa si quieres”, le respondí.

Luego, todos tomaron un gran puñ ado de pan de comunió n y la mayoría se metió un
poco en el bolsillo para llevá rselo a casa má s tarde. Compartimos vasos reales de jugo
de uva en vasos de plá stico, agradeciendo al Señ or por su cuerpo y la sangre que nos
dio.

Después de mi regreso a Australia escuché que el pan aparentemente se multiplicó , ya


que los que se llevaron un poco a casa tenían suficiente para comer a sus familias,
incluso dos semanas después.

Mis vislumbres de avivamiento en Kenia con Francis en los barrios bajos, con sus
padres en el orfanato y pastores y líderes enseñ antes de má s de 30 de sus iglesias, me
recordaron que Dios usa las cosas débiles de este mundo para confundir a los
poderosos. Las personas con recursos limitados o nulos todavía ven que el Reino de
Dios llega poderosamente entre ellos.

A veces, ese poderoso evangelismo tiene un alcance global, como las cruzadas de
Reinhard Bonnke en Á frica e internacionalmente. Su ministerio, Cristo para todas las
naciones, llega a millones. El evangelismo a pequeñ a y gran escala ahora estalla en
toda la tierra.
Barrios de tugurios de Kibera, Nairobi, Kenia

CfaN, 400.000 en Ogbomosho, Nigeria

CfaN, 630.000 en Mubi, Migeria

Volver al contenido

1 Evangelismo de poder

John Wimber
El pastor John Wimber, fundador y director internacional de la
Asociació n de Iglesias del Viñ edo, fue un conferencista internacional, escritor de
canciones de adoració n inspirador, autor de best-sellers y líder espiritual de las
congregaciones del viñ edo. También fue conocido como una voz fundamental en el
á mbito de la formació n y la renovació n espiritual.

John Wimber expresó y demostró para cientos de miles de nosotros una fuerte
comprensió n bíblica del evangelismo en el poder del Espíritu como una parte esencial
e integral del Reino de Dios, que ahora irrumpe en los reinos de este mundo, pero aú n
no se ha consumado. a la venida del Rey.

Estos comentarios editados se seleccionan de las notas de clase pioneras de John


Wimber de 1983-84 en el curso popular y controvertido 'MC510' en Fuller Theological
Seminary sobre señ ales y maravillas y crecimiento de la iglesia. Ese curso proporcionó
material que John Wimber y Kevin Springer luego adaptaron para sus libros má s
vendidos, Power Evangelism y Power Healing.

_____________________________________________________

El evangelismo es la proclamació n del Reino de Dios


en la plenitud de sus bendiciones y promesas
_____________________________________________________
La evangelizació n es la proclamació n del Reino de Dios en la plenitud de sus
bendiciones y promesas, que también se ha llamado "salvació n".

Jesú s hizo má s que predicar el Reino. Demostró su realidad con 'señ ales del Reino',
evidencia pú blica de que había llegado el Reino del que hablaba. Creemos que las
señ ales también deben validar nuestra evangelizació n.

Dado que 'la razó n por la que apareció el Hijo de Dios fue para destruir la obra del
diablo' (1 Juan 3: 8), inevitablemente chocó con el príncipe de las tinieblas. Las señ ales
del Reino eran evidencias de que el diablo se retiraba ante el avance del Rey. Como
dijo Jesú s, una vez que el hombre fuerte ha sido dominado por el má s fuerte, se le
pueden quitar sus posesiones (Mateo 12:29; Lucas 11:22).

Signos del Reino

Las señ ales del Reino reflejan esto. Los enumeramos aproximadamente en el orden en
que aparecieron, aunque esto no es necesariamente por orden de importancia.

1. La primera señ al del Reino fue, y sigue siendo, Jesú s mismo en medio de su pueblo
(Lucas 17:21; Mateo 18:20), cuya presencia trae alegría, paz y un sentido de
celebració n (Juan 5: 11; 16:33; Marcos 2: 18-20).

2. El segundo es la predicació n del evangelio. No había ningú n evangelio del Reino que
proclamar hasta que llegó Cristo. Sin embargo, ahora que ha venido, la Buena Nueva
del Reino debe predicarse a todos, especialmente a los pobres (Lucas 4: 18-19; 7:22).
La predicació n del Reino dirige a las personas hacia el Reino mismo.

3. La tercera señ al del Reino es el exorcismo. Los poderes malignos son expulsados.
Nos negamos a desmitificar las enseñ anzas de Jesú s y sus apó stoles sobre los
demonios. Aunque los 'principados y potestades' pueden hacer referencia a ideologías
y estructuras demoníacas, creemos que ciertamente son inteligencias perversas y
personales bajo el mando del diablo. La posesió n e influencia demoníacas es una
condició n real y terrible. La liberació n só lo es posible en un encuentro de poder en el
que se invoca y prevalece el nombre de Jesú s.
4. La cuarta señ al del Reino fue la curació n y los milagros de la naturaleza: hacer que
los ciegos vean, los sordos oigan, los cojos anden, los enfermos estén sanos, resucitar
al decano (Lucas 7:22), calmar la tormenta y multiplicar la panes y pescados. Todos
estamos de acuerdo en que estos no solo eran señ ales que apuntaban a la realidad de
la llegada del Reino, sino también anticipaciones del Reino final del que todas las
enfermedades, el hambre, el desorden y la muerte será n desterrados para siempre.
También estamos de acuerdo en que Dios todavía es libre y poderoso y realiza
milagros hoy, especialmente en situaciones fronterizas donde el Reino avanza hacia
territorio controlado por el enemigo. Algunos de nosotros pensamos que deberíamos
esperar milagros tan comú nmente como en el ministerio de Jesú s y sus apó stoles (p.
Ej., Juan 14:12), mientras que otros llaman la atenció n sobre los textos que describen
estos milagros como autenticando su ministerio ú nico (p. Ej. Hebreos 2: 3-4; 2
Corintios 12:12).

5. Un quinto signo del Reino es el milagro de la conversió n y el nuevo nacimiento.


Siempre que la gente 'se vuelve de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y
verdadero' (1 Tesalonicenses 1: 9,10), se ha producido un encuentro de poder en el
que se ha producido el hechizo de los ídolos, ya sean tradicionales modernos, y de los
espíritus. roto. El poder de Dios para la salvació n se muestra en el evangelio
(Romanos 1:16), y se dice que los conversos que han sido rescatados de las tinieblas a
la luz y del poder de Sataná s a Dios (Hechos 26:18) han 'probado ... poderes del siglo
venidero '(Hebreos 6: 5).

6. Un sexto signo del Reino es el pueblo del Reino en quien se manifiesta ese conjunto
de cualidades semejantes a las de Cristo que Pablo llamó "el fruto del Espíritu".
Porque el don del Espíritu es la bendició n suprema del Reino de Dios. Donde él
gobierna, el amor, el gozo, la paz y la justicia gobiernan con él (Gá latas 5: 22-23;
Romanos 14:17). Ademá s, el amor surge en las buenas obras. Por tanto, si el evangelio
es Buenas Nuevas del Reino, las buenas obras son las señ ales del Reino. Buenas
noticias y buenas obras, evangelizació n y responsabilidad social, una vez má s se ven
indisolublemente unidos.

7. La séptima señ al del Reino, sugerimos, es el sufrimiento. Era necesario que el Rey
sufriera para entrar en su gloria. De hecho, sufrió por nosotros, dejá ndonos un
ejemplo que debemos seguir en sus pasos (1 Pedro 2:21). Sufrir por causa de la
justicia o por nuestro testimonio de Jesú s, y soportar ese sufrimiento con valentía, es
una señ al clara para todos los espectadores de que hemos recibido la salvació n o el
Reino de Dios (Filipenses 1: 28-29; cf.2 Tesalonicenses 1: 5).

Principios del reino


El evangelismo implica la proclamació n y demostració n del reino de Dios, el Reino de
Dios en la tierra. El ministerio de Jesú s en señ ales y prodigios se basó en su relació n
con el Espíritu Santo que es creativo, imaginativo e inventivo. Por lo tanto, no
debemos tratar de reducir el ministerio de Jesú s a un grupo de técnicas o fó rmulas
simplistas con el propó sito de desarrollar un ministerio de curació n.

El Reino de Dios trae el reino de Dios a toda la vida, completando todas las cosas. La
curació n demuestra el reino de Dios. Los siguientes puntos son algunos principios
clave para la obra de sanació n de Jesú s.

1. Jesú s comenzó a sanar después de su bautismo y unció n por el Espíritu Santo


(Lucas 3:21, 22; 4: 1-19).

2. Jesú s libró de toda enfermedad a todos los que acudían a él (Mateo 8:16; 15: 30-31;
17: 14-21; Marcos 7: 31-37; Juan 11: 43-44).

3. Los escritores de los Evangelios señ alan con frecuencia que las obras de curació n
de Jesú s fueron motivadas por la compasió n y la piedad por los enfermos (Mateo 9:36;
14:14; 20:34).

4. Jesú s parecía ser má s capaz de sanar en presencia de fe en él y en su poder para


sanar (Mateo 8: 5-13; 9: 2, 27-31; Marcos 5: 24-43; 9: 14- 29; Lucas 4: 23-28).

5. Jesú s a veces sanaba cuando solo él creía, pero estaba claramente limitado por una
atmó sfera de incredulidad (fe negativa) (Marcos 6: 1-6; 8:22; Lucas 4: 23-28).

6. Jesú s parece haber sanado en todo momento, pero mientras fluía con el Espíritu,
aparentemente estaba consciente de los momentos en que el Espíritu estaba
especialmente listo para moverse con poder (por ejemplo, 'poder del Señ or presente
para sanar' - Lucas 5: 17).

7. Jesú s siempre estuvo dispuesto a sanar a los que acudían a él con fe (Mateo 8: 1-4,
5-13; Marcos 7: 24-30).
8. Con frecuencia, el Señ or sanaba a muchas personas, una tras otra, en grandes
reuniones o reuniones (Mateo 3: 23-25; 14: 13-14; 15: 30-31).

9. Jesú s no hizo milagros para aquellos que solo querían probarlo o ser entretenidos
(por ejemplo, los escribas y fariseos, Mateo 12: 38-42).

10. La resistencia por cualquier motivo a la curació n de los necesitados entristeció a


Jesú s (Marcos 3: 1-6; Lucas 13: 10-17).

11. Nuestro Señ or usó muchos patrones y métodos en la curació n (Mateo 8: 15-13; 14:
34-36; Marcos 7: 31-37; 8: 22-26; Lucas 5: 12-26; 6: 6-10 ; 7: 11-17; 8: 42-48; Juan 9:
1-41; 11: 41-42).

12. Jesú s cu