Está en la página 1de 20

El Bicentenario de la provincia de Buenos

Aires. Identidades, pasados, territorios,


sociedades y culturas.

Módulo 3: La provincia de Buenos Aires en el


siglo XX

Introducción

Bienvenidas y bienvenidos. En las clases anteriores trabajamos cuestiones


vinculadas a los procesos de construcción identitarios (módulo 1) y algunos
procesos sociohistóricos atravesados por la provincia de Buenos Aires a lo largo
del siglo XIX (módulo).

En esta oportunidad, presentaremos algunos acontecimientos históricos del siglo


XX, destacando a ciertos líderes políticos que a través de sus gestiones le
imprimieron un sello distintivo a la historia provincial.

Objetivos de la clase

● Abordar la historicidad del espacio bonaerense en el siglo XX, definiendo


una posible periodización del pasado provincial.

● Analizar los rasgos más característicos de los gobiernos conservadores y


peronistas.

● Explicar algunos episodios del terrorismo estatal en la provincia de Buenos


Aires.

1
Contenidos de la clase

El módulo que a continuación presentamos aborda tres períodos significativos del


siglo XX en la provincia. En primer lugar, la experiencia de los gobiernos
conservadores desde principios de siglo a fines de la década de 1930; la impronta
de estos gobiernos se testimonia en las formas que adquieren los liderazgos
políticos locales y el modo en que se relacionan con los gobiernos provinciales. En
segundo lugar, abordamos la gobernación de Domingo Mercante y las obras y
acciones que desde el Estado provincial se impulsan en línea con las políticas
nacionales durante el primer peronismo. Para finalizar, analizamos el terrorismo
de estado y cómo se manifiesta a nivel provincial, deteniéndonos específicamente
en la llamada “noche de los lápices”.

1. La provincia conservadora

La política y lo político en el espacio bonaerense entre finales del


siglo XIX y las primeras décadas del XX

Las últimas dos décadas del siglo XIX y las primeras del siguiente comprenden un
período donde se originaron distintas fuerzas políticas como el Partido
Autonomista Nacional, la Unión Cívica Radical y el Partido Socialista, entre otros.
Sin embargo y más allá del protagonismo que asumieron en aquel contexto o la
trascendencia que alcanzan algunas incluso en nuestros días, lo cierto es que las
agrupaciones nacidas en aquel marco contaban con algunas características propias
de ese momento. Así y aun cuando muchas llevan la palabra “Partido” en sus
nombres, los estudios realizados desde la disciplina histórica parecen mostrar que
se trata de agrupaciones de notables poco o nada orgánicas. En general, el
personalismo fue la nota característica de este período, así como distintas formas
de coacción electoral que incluían violencia, voto venal y fraude.

2
La provincia de Buenos Aires no se alejó de este esquema general. El espacio
bonaerense permite dimensionar tanto la complejidad de la vida política en sus
aspectos formales (las elecciones, por ejemplo) como aquellos modos de hacer de
lo cotidiano lo político, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Mientras un
personaje como el dos veces gobernador Marcelino Ugarte, el arquetipo del
caudillo conservador, pareció montar una maquinaria electoral que prescindía de
rasgos eminentemente telúricos, en el interior provincial, los hombres fuertes de
cada municipio merced a relaciones clientelares, presiones y compra de votos
controlaron el padrón electoral local formando parte de una intrincada red que
incluía secciones electorales y alianzas regionales que les permitió a muchos de
ellos alcanzar cargos en las cámaras provinciales o nacionales. Es el caso de Pedro
Díaz Pumará en Benito Juárez, quien inició una dilatada trayectoria política en
1902 (en el contexto de una denuncia por acefalía municipal, al poco tiempo de
iniciada la primera gobernación de Ugarte) que le permitió a Don Pedro
transformarse en el líder indiscutido de su comunidad por más de tres décadas, y
desempeñarse como diputado provincial entre 1909 y 1912. En Zárate puede
observarse un derrotero similar, el de Luis Guerci, aunque allí también fue
importante la politización que alcanzaron las relaciones primarias, así como los
vínculos de esa familia con un conocido mediador de la época: Alberto Barceló de
Avellaneda.

En el cotidiano de la vida política epocal, estos distintos comportamientos y


accionares estaban naturalizados. Desde la ​Revista Argentina de Ciencias Políticas
(una publicación que circuló entre 1910 y 1928) en variadas oportunidades y en
particular hasta 1912, se hizo referencia a la política bonaerense como un ejemplo
de lo que sucedía en la Argentina en general. Según los distintos colaboradores
que participaban de esa revista, los municipios de la provincia eran identificados
como células políticas donde podían encontrarse comportamientos fraudulentos
que luego se expandían y multiplicaban a lo largo y ancho del país. Sin embargo,
quizás las escenas más vívidas de aquellos años han quedado impresas en las
páginas de las distintas publicaciones periódicas ilustradas que circulaban en ese

3
período. La revista ​Caras y Caretas ​que apareció entre 1898 y 1939 presentó así
en sus portadas caricaturas políticas que nos permiten reflexionar acerca del
conocimiento que las personas tenían de la extensión de los accionares de la
llamada “política criolla” y cómo dichos accionares se naturalizaron en la época.

Observen las caricaturas de portada de ​Caras y Caretas. ​¿Qué


características tenían las elecciones en la provincia de Buenos Aires
según la revista? ¿Por qué creen que en tapa se publicaban estas
imágenes?

Rivas: Que digan ahora los republicanos El muñidor (​persona que gestiona
que no tenemos votantes de carne y activamente para concertar tratos, fraguar
hueso intrigas, etc.​): ¿Votaste por el candidato
Ugarte: ¡Ya lo creo, sobre todo, los de que te dije?
hueso! El votante: Sí señor, veintitrés veces.

4
Los años ´30: la experiencia de Fresco

El período abierto con la ley electoral de 1912 implicó una primera


democratización que al tiempo que incluyó, excluyó y en la cual es posible percibir
novedosas prácticas reinterpretadas en un contexto donde aún había claras
permanencias. Período que al mismo tiempo se cierra abruptamente con el primer
golpe de Estado en nuestro país ocurrido en 1930 y la consiguiente instalación de
una serie de gobiernos que recurrieron de nuevo y sistemáticamente, al fraude. La
conocida como “década infame” implicó entonces una vuelta al conservadurismo.

En nuestra provincia, los conservadores bonaerenses acallaron la voluntad popular


por medio de elecciones orquestadas, impidiendo el retorno radical. Sin embargo,
no debemos considerarlos como un grupo homogéneo. Los distintos estudios
históricos sobre sus comportamientos muestran las tensiones desatadas entre
caudillos, mediadores, profesionales políticos y quienes aspiraban a formar parte
de la clase dirigente aún dentro de la expresión conservadora provincial.

En este marco, puede dimensionarse la trayectoria de Manuel Fresco. Había


iniciado su recorrido político con el caudillo Barceló y las elecciones que lo llevaron
a la gobernación no estuvieron ajenas al fraude y la violencia. Rápidamente,
Fresco demostró su filofacismo y convicción autoritaria conjugadas en un proyecto
de renovación provincial que incluyó un extraordinario programa de obra pública,
el combate del analfabetismo y la deserción escolar en el campo educativo, así
como un acercamiento a los sectores trabajadores. Este mosaico abigarrado de
intereses, preocupaciones y modos de entender la política no fue del todo
comprendido por buena parte del conservadurismo.

5
Los y las invitamos a ver este documental sobre la obra de
Salamone encargada por el gobernador Fresco.

Disponible en
https://www.youtube.com/watch?v=N5CdGq_J8rQ

2. La provincia peronista

2. A. La Plata y su 17 de octubre

El 17 de octubre para muchos fue el “día que se inventó el peronismo” [Plotkin,


2012]. Trabajadores y trabajadoras poblaron la plaza y sus alrededores luego de
haber recorrido durante varias horas los kilómetros que separan la ciudad del
Gran Buenos Aires. Pero ya en los días previos, el clima estaba muy agitado en
zonas cercanas a La Plata. Berisso se estructuraba en torno a los dos grandes

6
frigoríficos que allí se habían establecido, Swift y Armour. En sus años como
Secretario de Trabajo y Previsión, Juan Domingo Perón fue reforzando lazos con
los trabajadores de la carne, quienes lograron conformar su propio sindicato. El
encarcelamiento de Perón a comienzos de octubre de 1945 llevó al máximo pico
de tensión la situación de los trabajadores en Berisso. Así, el día 17 desde muy
temprano se habían formado piquetes frente a los dos frigoríficos y la pequeña
fábrica textil. Al mediodía, numerosos manifestantes se habían reunido en el
Paseo del Bosque en La Plata, y aguardaban allí a más trabajadores de Berisso,
que iban llegando a pie, a caballo y algunos pocos, en automóviles y camiones.

A lo largo del día 17, en La Plata se llevaban adelante manifestaciones de


trabajadores exigiendo la libertad de Perón. Caminaron por las calles céntricas y
algunos volcaron su descontento contra edificios identificados con la elite platense,
como el Jockey Club, algunas confiterías del centro, la casa del rector de la
Universidad y también apedrearon la fachada del diario ​El Día y las oficinas de ​La
Prensa y ​La Nación​. Al mismo tiempo, ante la casa de Gobierno algunos líderes
sindicales dieron discursos frente a numerosos manifestantes que allí se habían
agrupado.

Diario El Día de la Plata, 20 de octubre de 1945

7
Luego de la liberación de Perón y de su discurso desde el balcón de la Casa
Rosada en la noche del 17, la CGT declaró una huelga nacional para el día
siguiente, por lo que muchos trabajadores decidieron quedarse a dormir en la
ciudad de La Plata, mientras otros volvieron a Berisso y Ensenada para retornar al
otro día. El 18 volvieron a aglutinarse numerosos trabajadores que marcharon una
vez más por las calles céntricas de La Plata. Durante esos días de octubre, las
manifestaciones obreras se darían en distintos puntos del país, sobre todo en las
zonas industriales. Diversas ciudades de la provincia ocuparían un rol clave en
aquellos sucesos del 17 y 18. La Plata y sus alrededores fueron centro también de
movilizaciones que marcarían un punto de inflexión en la historia de la provincia y
del país.

2.B. “El corazón de Perón”. La gobernación de Domingo Mercante

Luego de los sucesos de octubre, el gobierno militar convocó a elecciones


nacionales para comienzos del año siguiente. El 24 de febrero la fórmula del
Partido Laborista Perón-Quijano se impuso por sobre la de Tamborini-Mosca de la
Unión Democrática.

En la provincia de Buenos Aires, fue elegido Domingo Mercante como gobernador,


militar de carrera y compañero de Perón. Los años de gobernación de Mercante
se dieron en sintonía con los años de la primera presidencia de Perón. Formaba
parte del círculo más íntimo del presidente, a tal punto que Perón lo calificaba
como “ejemplar gobernante peronista” y Eva Perón lo llamaba “el corazón de
Perón”.

La transformación que comenzaba a nivel nacional tendría su correlato en el


ámbito bonaerense. Los años del primer peronismo se caracterizaron por amplios
niveles de integración y democratización social. El Estado fue teniendo cada vez
más un rol central al ser quien ponía las reglas de juego, orientando sus

8
decisiones a favor del desarrollo industrial: proteccionismo de la industria nacional
a partir de incentivos y facilidades de acceso a los préstamos bancarios, pero
también altos aranceles para los productos de importación. Arturo Jauretche
estuvo al frente del Banco Provincia entre 1946 y 1950 como parte del equipo del
gobernador Mercante, sosteniendo a nivel provincial las medidas impulsadas a
nivel nacional. El Gran Buenos Aires fue beneficiario de esas decisiones, y las
industrias crecieron. En el interior de la provincia, también fueron desarrollándose
industrias muy pujantes en ciudades como Bahía Blanca, Tandil, Azul, Tres
Arroyos, Junín, San Nicolás y Mar del Plata.

El turismo social fue uno de los pilares de gobierno de Mercante, en sintonía con el
gobierno nacional. “Usted se paga el viaje, la provincia el hospedaje” era el lema
de la Dirección de Turismo y Parques. Las vacaciones pagas para los trabajadores
y trabajadoras en consonancia con las propuestas hoteleras de los sindicatos
confluyeron para habilitar la posibilidad de acceso a lugares que antes eran
privativos de una élite, como el caso de Mar del Plata, por ejemplo. El peronismo
se propuso que no hubiera barreras para que los asalariados, asalariadas y sus
familias pudieran acceder a estos lugares, así surgió el turismo obrero o turismo
social. La posibilidad de acceso a los automóviles y la política de obras públicas
para mejorar los caminos incidieron en la expansión del turismo bonaerense.

La República de los niños. Un emblema de la política social del gobierno


de Mercante

En 1949, por decisión del gobernador Mercante se inició la construcción de un


parque temático, el primero de América. En 1951 fue inaugurado con la presencia
del presidente Juan Domingo Perón, el parque ​La República de los niños​, que
buscaba fortalecer la construcción de la ciudadanía en los niños y niñas, ya que el
parque reproducía a escala las instituciones del sistema democrático, se buscaba
que aprendieran a ejercer derechos y obligaciones, además del esparcimiento
creativo en un mundo creado para la infancia.

9
El gobierno de Domingo Mercante llegó a su fin en 1952. La gobernación
finalizaba, pero dejaba una marca en la provincia a partir de las obras públicas
que se realizaron durante sus años de gobierno, el crecimiento de las escuelas en
términos edilicios y de matrícula escolar, la creación de los Jardines de Infantes, el
incremento de centros de salud, la construcción de cientos de barrios obreros y la
promoción de la justicia social en sincronía con lo que se postulaba desde el
gobierno nacional.

10
3. La provincia y las dictaduras

Señores: Dejadme procurar que esta hora de emoción no sea


inútil. Yo quiero arriesgar también algo que cuesta mucho decir en
estos tiempos de paradoja libertaria y de fracasada, bien que
audaz ideología. ​Ha sonado otra vez, para bien del mundo, la
hora de la espada. ​Así como esta hizo lo único enteramente
logrado que tenemos hasta ahora, y es la independencia, hará el
orden necesario, implantará la jerarquía indispensable que la
democracia ha malogrado hasta hoy, fatalmente derivada, porque
esa es su consecuencia natural, hacia la demagogia o el
socialismo. (…) El sistema constitucional del siglo XIX está caduco.
El ejército es la última aristocracia, vale decir la última posibilidad
de organización jerárquica que nos resta entre la disolución
demagógica.

Ayacucho, Perú, 9 de diciembre de 1924

El encendido discurso del poeta e ideólogo nacionalista Leopoldo Lugones


preanuncia la era de los golpes de estado en Argentina y América Latina. La
ciudad de Ayacucho es el lugar en donde se libra la última batalla por la
independencia americana justo un siglo antes, el 9 de diciembre de 1824. En la
prosa llena de modismos de su tiempo y palabras hoy en desuso, se filtran
afirmaciones preocupantes como que lo único bueno que tiene Latinoamérica se lo
debe a los militares, que el sistema constitucional está caduco, planteando la
opción entre la organización jerárquica o la demagogia.

Entre los años 1930 y 1983 (primera y última dictadura), la provincia de Buenos
Aires fue gobernada por militares golpistas durante más de veinte años. Varios
gobernadores elegidos por el pueblo fueron obligados a renunciar luego de golpes
de Estado. Pero además, bajo gobiernos dictatoriales se perpetraron constantes
violaciones a los derechos humanos en nuestra provincia. Fueron militares (junto
a sus cómplices civiles) los que torturaron a los trabajadores en 1930, los que
fusilaron en José León Suárez en 1956, los que reprimieron a los y las estudiantes

11
universitarios de La Plata en 1966, los que detuvieron, torturaron y
desaparecieron a estudiantes, trabajadores y trabajadoras en 1976. Todos lo
hicieron en un contexto de privación de libertades y derechos que nos llevaron a
1
sostener, a partir de 1983, “Nunca Más” .

La dictadura militar y sus efectos, sus crímenes, el pedido de justicia, los


testimonios que aún hoy nos estremecen, forman parte de un campo de disputas
que siguen luchando por definir los sentidos de los sucesos trágicos del pasado
reciente. La provincia de Buenos Aires no fue ajena a ese pasado.

"Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus


colaboradores, después a sus simpatizantes, enseguida a aquellos que
permanecen indiferentes y, finalmente, mataremos a los tímidos".

La frase fue pronunciada por el general Ibérico Saint Jean, gobernador (de facto)
de la provincia de Buenos Aires entre 1976 y 1981 y permite comprender por qué
la provincia en general y la ciudad de La Plata en particular fueron castigadas por
las políticas represivas del gobierno de facto.
2
Desde 1976, se configura en la provincia de Buenos Aires un “Estado terrorista” .
A continuación, presentamos un mapa interactivo que posibilita dimensionar el
plan sistemático de represión llevado a cabo por las autoridades militares en
combinación con la Policía de la provincia y su temible jefe, el General Camps.

1
Título del Informe Final de la Comisión Nacional de la Desaparición de Personas
(CONADEP) presentado ante el presidente Alfonsín en el año 1985.
2
La categoría la enuncia Eduardo Luis Duhalde en el libro “El Estado Terrorista Argentino”.
Abogado, militante, exiliado político, juez y ex Secretario de Derechos Humanos de la
Nación. Debemos a Duhalde el primer análisis sistemático que explica el modo en que
dicho Estado se estructura a través de su acción clandestina, sus apoyos civiles y
eclesiásticos, la metodología de la desaparición como instrumento de terror y el
aniquilamiento físico como política de disciplinamiento social.

12
Ramón Juan Alberto Camps fue el jefe de la policía y la cara visible del Estado
terrorista bonaerense. El mapa que presentamos fue producido por la Comisión
3
Provincial por la Memoria , y confirma el complejo mecanismo de represión
organizado por el gobierno militar en la provincia de Buenos Aires.

https://www.comisionporlamemoria.org/archivos/investigacion/mapas/la-bonaerense-durante-e
l-terrorismo-de-estado.jpg

Camps tuvo a su cargo 29 Centros Clandestinos de Detención (CCD) en


dependencias de la policía de la provincia de Buenos Aires. Conocidos como el
“Circuito Camps”, fueron coordinados desde el Comando de Operaciones Tácticas

3
La Comisión por la Memoria (CPM) es un organismo de la provincia de Buenos Aires,
público, autónomo y autárquico que promueve e implementa políticas públicas de memoria
y derechos humanos. Sus objetivos y líneas de trabajo expresan el compromiso con la
memoria del terrorismo de Estado y la promoción y defensa de los derechos humanos en
democracia. Desde su creación en el año 1999, desempeña una importante labor
educativa, destacándose el programa “Jóvenes y Memoria” y la producción de diversos
materiales pedagógicos para su utilización en las instituciones de los distintos niveles del
sistema educativo.

Recomendamos la visita al sitio web: ​http://www.comisionporlamemoria.org

13
de la Brigada de Investigaciones de La Plata, en manos del comisario Miguel
Etchecolatz (condenado por delitos de lesa humanidad).

Apenas iniciado el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, se decidió la detención


de Camps. Dos años después, fue condenado a 25 años de prisión con
degradación e inhabilitación absoluta y perpetua por ser responsable de 214
secuestros (47 de esas víctimas siguen desaparecidas), 120 casos de torturas, 32
asesinatos, 2 violaciones y un juicio en donde se investigaban los crímenes
cometidos durante la dictadura militar en la provincia de Buenos Aires, 2 abortos
provocados por torturas, 18 robos y 10 sustracciones de menores. Cuatro años
después de estar cumpliendo su condena, fue indultado por Carlos Saúl Menem.
Murió en libertad en 1994.

Entre los crímenes por los que fue condenado, se encuentra el del secuestro y
desaparición de jóvenes estudiantes secundarios en la ciudad de La Plata, en su
mayoría menores de entre 14 y 18 años. La policía bonaerense a cargo de Camps
fue la responsable del operativo llevado a cabo en la noche del 16 de septiembre
de 1976, recordado como “la noche de los lápices”.

La noche de los lápices. Historia y memoria bonaerense

En la madrugada del 16 septiembre, entre las 00,30 y las 5 horas, fueron


secuestrados Pablo Díaz, Gustavo Calotti, Patricia Miranda, Emilce Moler - quienes
sobrevivieron y recuperaron su libertad- y Claudia Falcone, María Clara Ciocchini,
Claudio de Acha, Daniel Racero, Horacio Ungaro, Francisco López Muntaner,
quienes aún hoy continúan desaparecidos. Todos eran estudiantes secundarios y
militantes de la UES (Unión de Estudiantes Secundarios). Son algunos de los 232
adolescentes desaparecidos por la dictadura.
Según el informe de la ​Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas
(CONADEP), ​“los adolescentes secuestrados habrían sido eliminados después de
padecer tormentos en distintos centros clandestinos de detención, entre los que se
encontraban: Arana, Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes, Jefatura de Policía de la

14
Provincia de Buenos Aires y las Comisarías 5ª, 8ª y 9ª de La Plata y 3ª de Valentín
Alsina, en Lanús, y el Polígono de Tiro de la Jefatura de la Provincia de Buenos
Aires”. ​Como se puede observar, todos los sucesos trascurrieron en territorio
provincial.
Varias son las circunstancias que hacen de estos trágicos sucesos un símbolo de la
dictadura. En el año 1986, se publica un libro y se estrena una película con el
mismo título, “La noche de los lápices”. Estos acontecimientos más el testimonio
de víctimas y familiares en los juicios a las juntas militares dieron visibilidad a los
sucesos que rápidamente se convirtieron en un símbolo del horror de la dictadura,
y se puso en cuestión muchos de los supuestos sobre los que se sostenían las
miradas del pasado reciente. La historiadora Sandra Raggio explica los motivos
por los que el libro y la película resultan tan populares.

“Un intento de explicación debe buscarse a través del análisis de


los relatos del hecho en relación con el contexto político donde
fueron producidos y con los procesos de significación del pasado
dictatorial en curso. Estos relatos emergen compitiendo con otras
narrativas disponibles en ese momento: la “teoría de la guerra”
sostenida por los militares y la “teoría de los dos demonios” del
gobierno radical. Además de ofrecer dos perspectivas
ideológico-políticas de interpretar y juzgar el pasado, ambas
tuvieron un correlato jurídico-penal. La primera exculpaba de la
comisión de delitos a los ejecutores de la represión en tanto en
cumplimiento de su deber libraban una justa batalla “contra la
subversión”. La segunda responsabilizaba a los jefes de ambos
bandos, militares y guerrilleros, de la violencia desatada. En
ambas direcciones –penal y política – el relato de “la noche de los
lápices” tuvo una enorme capacidad para rebatirlas, pero no por
confrontar ideológicamente con ellas, sino por la casuística, por
las pruebas que aportó en el develamiento de lo sucedido. ¿Qué
“guerra justa” se libra contra adolescentes desarmados que sólo
peleaban por el boleto escolar? Y por otro lado, ¿de qué “dos
demonios” estamos hablando? Lo que esta historia revela es la
cara feroz de la violencia represiva frente a la extrema
vulnerabilidad de las víctimas (Raggio, s/f, p. 6)

15
Esta operación de reconstrucción del pasado no estuvo exenta de polémicas y
tensiones. Sin llegar a analizarlas en profundidad podemos señalar, por un lado,
que Emilce Moler, una de las víctimas de la trágica noche no figura en el libro de
Seoane y Ruiz Núñez ni en el film de Olivera. Por otra parte, tanto los
sobrevivientes como los familiares de las víctimas son críticos de la imagen de la
juventud que proyecta la película, inocentes y alejados del compromiso militante.

Para profundizar el análisis de los acontecimientos relatados sugerimos el


visionado del documental producido por la Comisión Provincial por la Memoria,
4
“Los Irrecuperables” , en donde se encuentran testimonios de los sobrevivientes y
elementos para comprender los sucesos a los que hacemos alusión. También en
dicho sitio encontrarán valiosos recursos para trabajar estos temas en el aula,
continuando con el compromiso con las políticas de memoria, verdad y justicia.

“Los Irrecuperables” enlaza tres historias de jóvenes


militantes de la década del 70, víctimas de secuestro,
cautiverio, cárcel y exilio.

https://www.comisionporlamemoria.org/project/la-noche-de-los-lapices-
guia-de-recursos-para-docentes/

4
El juicio a Miguel Osvaldo Etchecolatz, en el año 2006, enlaza tres historias de jóvenes
militantes de la década del 70, víctimas de secuestro, cautiverio, cárcel y exilio. Para los
dueños de la vida y de la muerte durante la dictadura, ellos eran los “irrecuperables”. La
lucha armada, los años de represión, la mirada de la sociedad cuando salieron de la cárcel,
y la mirada de las nuevas generaciones sobre aquella época, son algunos de los tópicos
que se tratan en la película.

16
A modo de conclusión

Llegamos al final de un recorrido, más allá de la continuidad del curso. Es el


recorrido por un pasado que cumple doscientos años o, mejor dicho, uno de los
tantos posibles recorridos. Elegimos pensar ese pasado diverso, conflictivo y
desafiante dividiéndolo entre el siglo XIX y el siglo XX. Seguramente quedarán
momentos y personajes en el tintero. Creemos que toda pretensión de historia
total colisiona con la multiplicidad de posibles modos de preguntarle al pasado
inquietudes que se definen desde el presente. En la coyuntura del Bicentenario,
compartimos algunos trazos y escenas de un proyecto que requiere de muchos
intentos y aportes a fin de acercarse a una versión consensuada del pasado
provincial, si es que eso es posible con cualquier versión de la historia.

Hasta la próxima clase.

Foro de debate

Mientras nos preparamos para trabajar aspectos referidos a la


enseñanza en el próximo módulo, los invitamos a realizar un
balance del recorrido que realizamos por la historia de la
provincia.

El curso propone una reflexión sobre lo local intentando


establecer conexiones con la historia provincial. ¿Qué elementos
de los trabajados en la clase están presentes en sus pueblos y
ciudades? ¿A través de qué instituciones y actores políticos y
sociales se manifiesta el orden provincial?

Nos leemos en el foro.

17
Referencias

Béjar, María Dolores (2005) ​El régimen fraudulento. La política en


la provincia de Buenos Aires, 1930-1943. ​Buenos Aires: Siglo XXI.

CONADEP (2016) ​Nunca más. Informe de la Comisión Nacional de


la Desaparición de Personas​. Buenos Aires. EUDEBA.

Gómez, Silvana A. Clientelismo y poder político en los inicios del


siglo XX. Tensiones, disputas e intercambios entre lo micro y lo
macro: Benito Juárez y la provincia de Buenos Aires. Tesis
doctoral. Universidad Nacional de La Plata. 2016.

Halperín Dongui, T. (2005) ​Vida y muerte de la república


verdadera (1910-1930)​. Buenos Aires. Ariel.

Hora, Roy (2013) “La política bonaerense: del orden oligárquico al


imperio del fraude” en Palacio, Juan Manuel (2013) (Direct de
tomo) ​Historia de la provincia de Buenos Aires. Tomo 4. De la
federalización de Buenos Aires al advenimiento del peronismo
(1880-1943). B​ uenos Aires. UNIPE-EDHASA.

James, Daniel (1987) “17 y 18 de octubre de 1945: el peronismo,


la protesta de masas y la clase obrera argentina” ​Desarrollo
Económico,​ v. 27, N°107 (octubre-diciembre)

Míguez, Eduardo; Spinelli, María Estela. “La sociedad bonaerense,


1943-2001”. En Barreneche, Osvaldo (dir.) (2014) ​Historia de la
provincia de Buenos Aires​. T 5. Buenos Aires. UNIPE.

Panella, Claudio. “Política bonaerense y gestiones gubernativas,


1943-2001”. En Barreneche, Osvaldo (dir.) (2014) ​Historia de la
provincia de Buenos Aires.​ T 5. Buenos Aires. UNIPE.

Plotkin, Mariano (2012) ​El día que se inventó el peronismo. La


construcción del 17 de octubre.​ Buenos Aires. Sudamericana.

Raggio, S. (coord.) (S/F) ​La noche de los lápices. Historia y


memoria.​ Dossier de la Comisión Provincial por la memoria. La
Plata.

18
Reitano, Emir (2005) ​Manuel Fresco. Entre la renovación y el
fraude. ​La Plata. Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires.
Rosanvallon, Pierre. Por una historia conceptual de lo político.
2003. FCE.

Imágenes

Mayol (1903) “Elecciones de verdad”. En: ​Caras y Caretas, n


​ º 266.

Mayol (1903) “Elecciones en la provincia”. En: ​Caras y Caretas, ​nº


238.

Fotografía de entrada del Cementerio de Laprida (sin autor ni


fecha conocidos).

Videos

Canal Encuentro (2018), Arquitectos. Maestros del espacio:


Francisco Salamone (capítulo completo)

Disponible en ​https://www.youtube.com/watch?v=N5CdGq_J8rQ

Comisión Provincial por la Memoria (2006), ​Los Irrecuperables.

Disponible en
https://www.comisionporlamemoria.org/project/la-noche-de-los-la
pices-guia-de-recursos-para-docentes/

19
Licencia Creative Commons

Autor(es): Equipo de la Dirección de Formación Docente


Permanente. Dirección Provincial de Educación Superior, DGCyE.
Provincia de Buenos Aires (2020)

Esta obra está bajo una licencia Creative Commons


​Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0

20