Está en la página 1de 9

PROPIEDADES MECÁNICAS DE LAS ROCAS

CLASIFICACIÓN GEOMECÁNICA DE LAS ROCAS

Conocemos como rocas a los agregados que forman parte de la litosfera que se pueden
presentar de distintas formas, cuyos orígenes son:

- Primero se formó una corteza con los materiales de las zonas mas profundas, los
cuales contenían fases sólidas, liquidas y gaseosas; estos son llamados magmas
que se solidifican al ascender. Dependiendo de la profundidad donde se
produzca la solidificación, se originan rocas volcánicas (en la superficie) y rocas
plutónicas (en las profundidades). El conjunto de estas rocas se denominan rocas
ígneas.
- Las rocas al quedar expuestas a la erosión, son alterados y transportados en por
las aguas superficiales hasta el mar o los lagos, los materiales depositados se van
compactando en los fondos marinos, originándose las rocas sedimentarias como
las areniscas o las rocas arcillosas.
- En ciertas zonas, al acumularse los sedimentos, se produce un hundimiento del
fondo marino, con el consiguiente aumento de presión y temperatura de los
mismos. Como consecuencia, los minerales, que en superficie están en equilibrio
pasan a ser inestables a medida que van ganando profundidad, produciéndose
recristalizaciones. Este proceso origina las rocas metamórficas, que están
caracterizadas por la orientación de los minerales, que les da con frecuencia un
aspecto foliado o esquistoso. Las rocas magmáticas pueden también verse
sometidas a un proceso similar. Las rocas más comunes dentro de este grupo son
los esquistos y los gneises.
- Conociendo las rocas según su origen, estas se dividen en tres grandes grupos de
rocas, las cuales son: Ígneas, sedimentarias y metamórficas. Sin embargo, desde
el punto de vista de su comportamiento mecánico es mejor agruparlas en los
cuatro grupos siguientes:

- Las rocas cristalinas. Consisten en cristales imbricados de silicatos, carbonatos,


sulfatos u otras sales. Los cristales están generalmente separados por micro fisuras, las
cuales se pueden encontrar también dentro de ellos mismos.

- Las rocas clásticas. Consisten en granos o conjuntos minerales de otras rocas unidos
mediante un cemento. Sus propiedades mecánicas dependen fundamentalmente de las
características de dicho cemento. Si éste es resistente y une rígidamente los granos, la
roca también lo es y se comporta de manera frágil. Por el contrario, si el cemento es
poco resistente la roca es friable.

- Las rocas de grano fino. los componentes fundamentales son el limo y la arcilla.
Estas partículas se encuentran más o menos cementadas según el proceso geológico,
sobre todo de compactación, que hayan sufrido. En las rocas sedimentarias las
propiedades mecánicas están también relacionadas con la porosidad y con el tamaño de
grano.

- Rocas orgánicas. Las principales son los carbones. Las antracitas y las hullas son, en
general, relativamente resistentes, pero suelen tener fisuras. Los lignitos son carbones
menos resistentes que los anteriores.

CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DE LAS ROCAS

Las rocas se pueden caracterizar mediante una serie de propiedades básicas, entre las
cuales las más comunes son: densidad, humedad, porosidad y grado de saturación

- Densidad

En función de cómo se encuentre la roca, se puede distinguir la densidad natural y la


densidad seca. La denominada densidad natural o húmeda es la relación entre la masa
de una muestra de roca en su estado natural, o sea, con un cierto contenido de humedad,
y el volumen que ocupa:

m
ρ=
v

- Humedad

La humedad de una muestra es la relación, expresada en porcentaje, entre la masa de


agua contenida en la roca que se evapora a 110° de temperatura y la masa de la muestra
seca:

mH
H= .100
ms

- Porosidad

La ecuación para hallar la porosidad es:


Vp
n= .100
V

En algunas rocas, como las areniscas, los poros se pueden ver a simple vista, en otras
sólo son visibles con el microscopio, como, por ejemplo, en los granitos; en este tipo de
rocas existe una red de microfisuras que produce una porosidad del orden del 1%.
Dichos poros y microfracturas están, en ciertos casos, interconectados y forman una red
que permite la circulación de fluidos, que ocasionalmente pueden ocupar todos los
huecos disponibles.

- Grado de saturación

El porcentaje de poros ocupado por el agua se denomina grado de saturación, y está


representado por la siguiente formula:

VH
Sr = .100
VP

LAS TENSIONES NATURALES

En el momento de realizar una excavación, lo que conocemos como macizo rocoso


habrá estado sometido a un estado tensional antes de haber realizado tal excavación. Por
lo tanto, una vez que hayamos realizado la excavación, el estado tensional inicial, más
las tensiones inducidas por el hueco, se conoce como el estado tensional.

Es, pues, evidente que es necesario un conocimiento del estado tensional natural para
realizar un análisis de tensiones en una excavación subterránea o a cielo abierto.

Tener este conocimiento sobre el estado tensional, nos permite responder muchas
interrogantes que puedan surgir dentro de una obra, como por ejemplo ¿De que efectos
tensionales se debe proteger la obra que se va a realizar?, ¿En qué dirección va a tender
a romperse la roca?, ¿Cuál sería la forma ideal del hueco minero?

Con la explicación brindada en clase, podemos decir que el estado tensional juega un
papel importante a la hora de analizar excavaciones a cielo abierto, túneles, pilares, etc.
Existen muchos casos en los que la relevancia del estado tensional es fundamental para
el diseño de los huecos en cuestión. Por ejemplo, en la siguiente imagen, se muestra un
ejemplo mostrado en clase del diseño del sostenimiento de una galería, que depende del
campo de tensiones en la zona donde se excave.

EL ESTADO TENSIONAL NATURAL

El campo tensional es una magnitud tensorial. De esta forma, como se enseñó en clase,
para expresarlo de manera coherente habrá que dar bien el tensor completo, o bien tres
orientaciones y tres magnitudes (σ1, σ2 y σ3) correspondientes a las tensiones
principales

La imagen que se mostrara a continuación va a reflejar que las tensiones principales


tienen una cierta dirección y una cierta magnitud. Las direcciones de las tensiones
principales se pueden representar mediante la proyección estereográfica

Las tensiones naturales (o campo tensional natural) son las que existen en una
determinada zona de la corteza terrestre, previamente a que ésta haya sido sometida a la
realización de cualquier tipo de excavación.

El campo tensional en un punto de la corteza terrestre en un momento dado depende de


una serie de fuerzas de distinto origen y carácter a las que se ve sometido en ese
momento y se ha visto sometido a lo largo de toda su historia geológica el macizo
rocoso. Entre estas fuerzas las que tienen mayor significación son las gravitacionales.

- Tensiones verticales y horizontales como tensiones principales

En regiones de topografía suave se suele asumir que la tensión vertical y la horizontal


son componentes principales del tensor tensión. Sabemos que se han realizado algunos
estudios al respecto a partir de múltiples resultados de medidas en minas sudafricanas,
en distintas zonas del escudo canadiense y en otras zonas del mundo (China, Rusia,
Escandinavia, Australia). Casi todos estos estudios coinciden en indicar que en un
elevado porcentaje de los casos está proposición es razonablemente correcta, esto es la
tensión vertical es una de las principales o casi, observándose que si no en la dirección
vertical exactamente, al menos sí en su entorno (30o), se encuentra una de las tensiones
principales.

- Tensiones gravitacionales elásticas

Basándonos en lo aprendido en clase, sabemos que, en la teoría de la elasticidad, para


que no se expansione un elemento cúbico se debe cumplir lo siguiente:
1 1
ε x =ε y =0= [ σ x −v ( σ y +σ z ) ] = [ σ y −v ( σ x + σ z ) ]
E E

En la superficie de la corteza terrestre las tensiones siempre tienen en parte un origen


elástico, pero, además, existen una serie de factores o efectos que hacen que el campo
tensional natural real se separe del elástico.

- Efectos que separan el campo tensional natural del gravitacional elástico

Existen varios efectos que separan el campo tensional natural del elástico, que deben ser
tenidos en cuenta a la hora de realizar un modelo de comportamiento de una
excavación, entre los que destacan los que se presentan a continuación.

- Topografía
- Erosión
- Tensiones residuales
- Efecto de las inclusiones o diques
- Efecto de las discontinuidades
- Efectos de la tectónica
- Regla de Heim

MEDIDAS DEL CAMPO NATURAL DE TENSIONES. ANÁLISIS.

De toda la información vista anteriormente, podemos deducir que la estimación del


campo tensional resulta muy compleja, debido a ello algunos autores han venido
recopilando datos reales medidos “in situ” de los campos tensionales naturales de muy
diversas zonas del mundo

Entre las referencias más comunes destacadas en clase, está la recopilación de Hoek y
Brown (1980), cuyos resultados más significativos se muestran en las siguientes figuras.
En esta figura, se están representando los valores de la tensión vertical σ v medida en
diferentes lugares del mundo (Australia, Norteamérica, Canadá, Escandinavia, África)
en función de la profundidad a la que se realizaron las medidas. De dicha gráfica se
puede deducir que, en general, las tensiones verticales obtenidas en la mayor parte de
los casos contemplados coinciden (+ o - 20%) con la tensión correspondiente al peso de
los materiales suprayacentes en cada una de las zonas.

Atendiendo a estos resultados presentados en la Figura 7.8. y siendo el peso específico


medio de los materiales que forman parte de la corteza terrestre γ = 27 kN/m3, se puede
estimar de manera aproximada la tensión vertical como σ v (MPa) = 0,027 h (m).

Ahora en la presente figura, se puede apreciar una representación gráfica de los valores
del coeficiente k (relación de tensiones) frente a la profundidad, a partir de la
recopilación de datos realizada por Hoek y Brown (1980), que fueron expuestos en
clase. De esta grafica se puede deducir que la relación de tensiones tiende a ser baja
(0,5<k<1,5) a grandes profundidades, pudiendo aumentar de manera significativa a
profundidades menores (k>1,5), lo que se contradice con los postulados de la
elasticidad, ya que para valores del coeficiente de Poisson normales (0,1 < ν < 0,5), se
obtendrían valores de k entre 0,1 y 1, pero nunca superiores a este valor.

Con esto se puede demostrar que el campo tensional existente en los macizos rocosos en
la naturaleza no se puede considerar elástico a priori, por lo que será conveniente acudir
a otro tipo de hipótesis como las que se presentan en el siguiente apartado.

Formulación de Sheorey

Sheorey (1994) desarrolló un modelo de distribución de tensiones termo-elasto-estático


a escala terrestre, que tiene en cuenta la curvatura de la corteza y la variación de las
constantes elásticas, las densidades medias y los coeficientes de expansión térmica a
través del manto y la corteza.

A partir de este modelo obtuvo una ecuación sencilla en la que se observa la


dependencia de la tensión horizontal de las constantes elásticas de los materiales, que
sirve para realizar una estimación inicial de la relación de tensiones k; esta ecuación es
la siguiente:

1
(
k =0,25+7 E h 0,001+
h )
Donde Eh es el módulo elástico de Young del macizo rocoso suprayacente a la zona de
estimación en dirección horizontal y en unidades GPa y h es la profundidad de la misma
en metros. Finalmente, su representación gráfica está dada por:

También podría gustarte