Está en la página 1de 2

La defensa francesa es una apertura de ajedrez que comienza con los

movimientos (en notación algebraica) 1.e4 e6. La continuación más común es


2.d4 d5.

La defensa francesa está encuadrada dentro de las aperturas semiabiertas.


Las negras luchan inmediatamente por el centro con sus peones en e6 y d5. La
francesa tiene ciertas similitudes con la defensa Caro-Kann, si bien el hecho de
que en esta última el alfil de c8 no haya sido bloqueado, les confiere
características muy diferentes. Nota: En el artículo en inglés, se pueden ver las
distintas variantes de esta defensa, más explicadas.

En conjunto, la defensa francesa es una muy buena apertura que ha sido


utilizada por numerosos grandes jugadores a lo largo de la historia. Entre sus
principales valedores podemos destacar a Mijail Botvinnik, Tigran Petrosian,
Víktor Korchnói, etc.

Planteamiento

La Defensa francesa (ECO C00-C19) era conocida en tiempos de Luis de


Lucena en el siglo XV, pero no comenzó a ser popular hasta los años 20 del
siglo XX, cuando se enriqueció con nuevas ideas estratégicas. No obstante su
nombre lo recibió en 1834 en un encuentro entre jugadores parisinos y
londinenses, a los que derrotaron gracias a esta variante. Presente entre los
grandes maestros y muchos aficionados es una de las defensas más populares
contra 1.e4

Con la Defensa francesa se alcanza rápidamente un equilibrio con el centro


cerrado que protege el enroque negro, y por lo tanto las negras se lanzan a un
ataque en el ala de dama con c5 y contra el peón de d4, donde van a terminar
apuntando la mayoría de las piezas negras; las cuales tienen un problema, el
desarrollo del alfil de casillas blancas, que queda encerrado en el ala de dama

1
sin casilla buena para colocarse; por ello tratarán de cambiarlo o de pasarlo al
ala de rey. Por su parte las blancas tratará proteger su punto más débil «d4» y
tratarán de lanzar un ataque en el ala de rey antes de que llegue el alfil blanco
de las negras. Este alfil no se debe capturar, aunque se pueda, si no es en
condiciones muy ventajosas. Mientras las blancas montan un ataque en el ala
de rey debe de vigilar lo que pasa en el ala de dama, y frenar el ataque si se
vuelve peligroso.

Cinco son las respuestas preferentes contra la Francesa: la variante del


cambio, la variante Nímzovitch, la variante Tarrasch —que frecuentemente
deriva en la línea principal—, y la Paulsen: la línea principal; dentro de la cual
está la variante Winawer, considerada la línea más fuerte.

Línea principal

1.e4 e6

2.d4