Está en la página 1de 253

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.
Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.
Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.
Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares;
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.
+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos
propósitos y seguro que podremos ayudarle.
+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.
+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de
autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com
-
|
----
-
|
-
--_
ru
eta
Lrm
B 3 BDR
№ !
№.
>№ >>> →
№D )
º № №s
.
Nºvan RNADOR
| }}}}}}}}}›› ‹‹.
» №
}
} ()
§ § 552 >> №.
ſae №.№.ſae },
ſsºs,
■> ■■
}
ſ!!!
№ №. !!
ſae, !<<№ D.
№ >>
|№
„ —• • •—•—• ••••••••• • • • • • • • • •:: - - - ~ ~ ~ ~ ~• • • • • • •- --- --------- • • •---- - - ------ – —~~~ º) ------ ---------- ----------- ---- - ~ ~ |
----+---+----
-
* a
-- -*- - - - -- -- - ------ - ---- ------------ - - ----- - ----------- «
TEATRO
DE

MANUELA SEGURA.

PRECEDID, C, D, UNJ Pº(QLC)GC),

LIIMA,
IMPRENTA DE LA JUVENTUD,
POR GUILLERMO GUERRERO.
1858,
----• • • • • •--
/º y 8477
S/ A / 7
/ ºS º
PRóLoco.

Aerº ºr -

Todo pueblo tiene una fisonomía especial que lo distingue de los


otros. Esta fisonomía la constituyen sus costumbres, las que para ser
fielmente presentadas en el Teatro requieren un serio y detenido estu
dio. El poeta cómico tiene que reunir á la delicadeza del sentimiento
y á las galas del buen versificador, la severidad del filósofo. No inven
ta, copia. La sociedad le subministra el cuadro y el hombre los colores.
Analiza una á una las fibras del pueblo en que vive, arranca la hipócri
ta careta que cubre á la humanidad y la enseña, palpitantes como en un
espejo, sus vicios y su egoísmo. Y el pueblo se corrije sonriendo por
que la reprension le ha sido dada sin acrimonia; porque no ha visto
exajerar pasiones y sentimientos que acaso le son incomprensibles; por
que no se ha estremecido ante escenas de crímenes y sangre, que pintan
al hombre mas depravado de lo que el mundo lo ha hecho. El pueblo
se moraliza con la comedia de costumbres porque en ella encuentra ca
ractéres que le son familiares y vé el ridículo de los malos hábitos que
sin fijar su atencion lo dominaban.
Bajo este punto de vista es altamente merecedor á la consideracion
de los hombres ilustrados el Señor D. Manuel A. Segura. Nacido en
Lima en 1805, se dedicó á la carrera de las armas siguiendo mas tarde
la de empleado de Hacienda, en la que ha obtenido la clase de Comisa
rio de Guerra. -

El cultivo de las bellas letras no es en el Perú una profesion sino


un entretenimiento. Desdichados de los que escriben para el Teatro
Toda la proteccion que se les dispensa está consignada en un reglamento
que en vez de alentar, desanima; que no ennoblece sino que degrada.
Mucha abnegacion, gran entusiasmo por contribuir á la formacion de un
Teatro nacional, necesita el 41233" con la volteriana vanidad y
IV PRóLogo.

exajeradas pretensiones de los cómicos y con el individualismo y los ca


prichos de las Empresas. El mas torpe histrion se cree autorizado, si el
autor no le señala un buen rol, para desacreditar la obra y al que tuvo
la desgracia de emplear sus ratos de ocio en escribirla, con el digno
fin de correjir ó deleitar á sus compatriotas, en vez de pasarlos entre los
desórdenes de un burdel ó de un garito. El estímulo no lo encuentra
aquí el escritor honrado ni en el Gobierno ni en el pueblo; lo halla en sí
propio;—lo espera en el porvenir. Triste esperanza! La ignorancia en
unos y la envidia en otros, han hecho del título de poeta una personifi
cacion del ridículo y así cuando oimos preguntar ¿Es usted poeta? tra
ducimos que se ha preguntado ¿Es usted tonto?.—Otra vez lo hemos
dicho y doloroso nos es repetirlo: solo hay estímulo para vender su con
ciencia y para el vicio.
En prueba de la ninguna proteccion que se concede al escritor dra
mático, procuraremos trazar en breves líneas la historia de nuestro Tea
tro desde la época de la independencia hasta la actualidad.
El respetable y distinguido literato D. Felipe Pardo y Aliaga, escri
bió varias obras (1829 á 1830) de relevante mérito, con las que lanzaba
una protesta en el rostro de los que creian que el ingenio de los perua
nos era incapaz de concebir y desenvolver dignamente un pensamiento.
Sus comedias de costumbres Don Leocadio y Frutos de la educacion, le
acarrearon críticas sangrientas y odiosidades ácia su persona, llegando
la preocupacion y la malicia hasta acusarlo de falta de nacionalismo
porque ponia en transparencia las miserias y debilidades sociales; por
que mostraba el vicio, señalando el remedio. El Señor Pardo, al verse
mal comprendido y peor recompensado, arrojó, y acaso para siempre,
su bien cortada pluma de poeta.
No es solo la de haber sido el fundador de muestro Teatro la cir
cunstancia que lo recomienda al respeto de los que tienen el amor de la
patria en el corazon y no en los labios. El Señor Pardo estableció ge
merosamente una escuela de declamacion en la que obtuvo no pocos
aventajados discípulos, que han sido con entusiasmo aplaudidos en la
escena —Complacémosnos en ver llegada esta ocasion de hacer cumpli
da justicia á los nobles sentimientos y elevadas dotes de ingenio de uno
de nuestros mas populares escritores, y tanto mas nos complace tribu
tarle el elogio de nuestra pobre pluma desde que, imposibilitado el Se
ñor Pardo por sus enfermedades para volverá ser Ministro, no pueden
atribuirse á adulacion estas líneas.
e. Desde 1839á 1845 y despues de diez años en que no se representaba
ninguna produccion nacional, Segura era el único que de vez en cuan
do alimentaba la escena; hasta que en 1848 empezó á presentarse una
juventud ávida de gloria y llena de fé en el porvenir. Arnaldo Márquez,
el mas sentimental de nuestros poetas, compuso la Bandera de Ayacu
cho, la Cartera de un Ministro y la Familia del Mendigo, piezas que,
aunque no pasan de ser meros ensayos, revelan la feliz fantasía de su
autor. Márquez cosechó solo desengaños y olvidó el Teatro.

-
PRóLoGo. V

El Prisionero en Bolivia y una admirable traduccion en verso de la


Marion Delorme de Victor Hugo, fueron los trabajos que en esos dias
de ilusion ofreció al público D. José Toribio Mansilla, quien por todo
premio halló el desden ó la indiferencia. Protestó no escribir mas co
medias consagrándose á otras tareas. -

Manuel Nicolas Corpancho hizo representar un drama caballeresco


titulado el Poeta Cruzado y mas tarde el Templario, obra del mismo
énero. La intriga y la envidia se cebaron en él y aseguramos que ha
perdido la esperanza de ver reformado el palenque escénico.
Tú tambien, Carlos Augusto Salaverry, mi noble amigo, empiezas á
sentirte desalentado. Los que gozaron con la representacion del Pesca
dor americano, de Arturo y del Bello ideal creian recompensar tus lar
gas noches de insomnio y de fatigas con el aplauso que sus manos no
podian resistirse á prodigarte, aplauso que era arrancado por la celes
tial armonía de tus versos. Pues bien, Carlos Augusto, escucha una
amarga verdad. Cuando escribiste el Hombre del siglo XX, ese gran
cuadro social tan lleno de sentimiento y poesía, en que se transparenta
toda la elevacion de tu alma, te calificaron de loco, porque no te com
prendieron, y te dirijian miradas de humillante compasion.
Luis Cisneros, autor del Pabellon Peruano y de Alfredo, ha alcan
zado lo que yo, que he escrito tres dramas y tres piezas de costumbres.
El aplauso de una noche y luego los insultos de la ignorancia y de la
envidia.
No dejarémos de hacer mencion de P. Narciso Aréstegui y D. Mel
chor J. Pastor, autores de la Venganza de un marido y la Fatalidad,
dramas escritos con verdadero talento.
Sin que pretendamos conceder que todas las obras que llevamos se
ñaladas y las de otros ingenios que no traemos á la memoria, son pro
ducciones perfectas, ellas demuestran por lo menos que con proteccion
y estímulo podria haberse sacado gran partido de esas jóvenes intelijen
cias. Jamas se ha designado un premio honroso para alentar á los que
se consagran á tareas literarias, ni pensado en formar una carrera para
el escritor dramático.
¡Ah! Lo olvidábamos... ¿Nos regalan un asiento en la platea? Si,...
Pues ¿á qué quejarnos? Estamos suficientemente recompensados. Esti
mulaos, jóvenes, y si quereis gozar de la misma gracia, escribid para el
Teatro que el premio bien vale la molestia de sacrificar la salud y el
reposo.
Cuando se dan los primeros pasos en el sendero de las bellas letras
el patriotismo se halla interesado en animar á los que se consagran
á tan delicada mision. No debe buscarse en sus ensayos aquella per
fectibilidad, hija solo de la práctica y de la esperiencia. Atienda el es
pectador á la buena intencion que ha guiado al poeta, exijiéndole solo
moralidad y destellos de talento.
Diariamente se ejecutan obras del repertorio extrangero desnudas de
interés y sin embargo nadie se lanza á criticarlas. Traen la recomen
VI PRóLoGo.
dacion de un nombre europeo y esto nos basta para declararlas magní
ficas sin tomarnos el trabajo de juzgarlas. Pero cuando se anuncia una
produccion nacional, concurre el público convertido en juez severo. No
hay induljencia para con el pobre autor. Las bellezas pasan desaperci
bidas y solo resaltan á los ojos del zoilo los defectos é incorrecciones.
Y despues.... allí está la imprenta. No escasearán artículos declarando,
majistralmente y sin apelacion, un estúpido al poeta y si se le honra
mucho reconociendo algo de bueno en su trabajo, queda el recurso de
afirmar que lo ha plajiado-¿De donde pregunta sorprendido—Del in
fierno.... de un tratadista aleman ó turco, responde el criticastro con
todo el aplomo que le proporciona su falta de pudor; y entre tanto el
infeliz escritor dramático tiene que ahogar en gérmen sus facultades y
romper su pluma; porque tal vez no le sobra energía para luchar contra
la calumnia, la ignorancia y el ridículo.
No es nuestro ánimo establecer que todo el público procede así. Por
fortuna existen muy honrosas exepciones, personas de elevada inteligen
cia y de verdadero amor al pais. Cuánto debe la juventud á los sanos
consejos de los Señores Paz-Soldan, Vijil, Carpio, Mariátegui, Novoa
(D. Ignacio) y algunos otros que han sabido constantemente alentarla en
sus tareas. Pero tambien es cierto que hay una mayoría que en todo juz
ga y lo critica todo, y para la cual son siempre detestables las produccio
nes de sus compatriotas. Para ella es una muestra de ilustracion encontrar
bueno solo lo que lleva el sello de extrangerismo.—A ella toca la hiel en
que mojamos nuestra pluma al trazar estas líneas.
Pero ya es tiempo de volverá ocuparnos del autor del presente vó
lumen. -

Segura habia nacido poeta y su génio no se arredró ante las preo


cupaciones y los obstáculos. Empezó escribiendo los dramas Amor y
política, Blasco Nuñes de Vela y la Espia, refundicion de una comedia
antigua. A pesar de la grata acojida que obtuvieron, no era este el gé
nero de literatura que estaba mas en armonía con su talento. Nuestro
autor tuvo el buen juicio necesario para comprenderlo así y compuso las
comedias de costumbres que forman esta coleccion y en las que sin du
da no tiene rival en la literatura americana. ¿Quién ha criticado con mas
acierto que él en la Saya y manto, la empleomania, esa carcoma de
nuestra sociedad? ¿Quién no ha conocido un fanático por las corridas de
toros, como el Don Sempronio tan graciosamente retratado en el Sar
gento Canuto? ¿Quién mejor que Segura en Ña Catita podrá pintar una
vieja enredadora é hipócrita? Cuando en la última escena del tercer ac
to separa del suelo dos ramas diciendo:
- - - - - - - - Aquí hay una cruz,
No la vayan á pisar.
encuentra el espectador el mas elocuente retrato de la inniunda beata
que comercia con el sentimiento religioso. Nadie me la pega, Un ju

-
PRóLoGo. VII

guete y el Resignado sobre todo, son obras que pintan muy á lo vivo
muestras costumbres políticas. Ellas tienen ademas tn mérito histórico
porque se ocupan de las contiendas civiles que fatalmente aflijen al Pe
rú. Segura pone con destreza la mano en la herida, pero sin crueldad;
y por ello en estas tres comedias es donde mas admiramos al poeta. La
moralidad política que de ellas se desprende, moralidad que proclama
la fusion de los partidos, hace un completo elojio de los sentimientos
patrióticos del autor.
Los argumentos de las comedias de Segura son siempre sencillos,
alimentándose el interés por lo bien sostenido de los caractéres, por la
naturalidad del diálogo, por el colorido local que hace imposible la fal
sificacion y particularmente por el inagotable raudal de chistes y agu
dezas que esparce en sus facilísimos versos.
Alguna vez se ha hecho al poeta de quien nos ocupamos la acusa
cion de emplear palabras poco cultas; pero los que esto observan no
tienen presente que cuando se pinta al pueblo debe pintársele tal cual
es. Si existe algo en la presente coleccion que ofenda al descontentadi
zo lector, culpa será del original no del retrato.
Mucho podriamos escribir acerca de un poeta con cuyas produc
ciones hemos pasado horas de entretenio solaz. Si el lector ha tenido
paciencia para acompañarnos hasta el fin de este mal perjeñado prólogo,
recomendámosle que examine las comedias que lo han motivado, ciertos
de que en la sociedad encontrará los tipos que tan habilmente ha sabi
do presentar D. Manuel Ascencio Segura.
Lima, Febrero 2 de 1858.

etanuel %ica de "Pana.

• 3-3 Se833, 49-séâ833-( *


TATR) \A()\A,
-3333-39-s:343

E, sºn tir su Aso,


C O MEDIA EN UN ACTO,
ES IPREX.A.D.A EN E, “PE.A.TPRO PR IX (3IPA), E, DIA, 12 DE SETIEMBRE DE 1839.

«3-333-33, es sig

P=RSCN.A.S.
-
D. SEMPRONIO. JUAN, ESCRIBANO.
SIJISMUNDO.
CANUTo. JACOBA.
PULD().
CAZOLETA. NicóASA «TA \".T •
ARMA:
CAMOTE,
La escena es en Lima.

ACTO UNICO. Que nada pueda una hacer


Con libertad! puede haber
Sala, en casa de D. Sempronio, pobremente amue Mayor martirio! estoy que ardo.
lada. NIC. ¿Pero, Jacoba, qué ha habido?
Cosas del viejo, sin duda....
Si es preciso estarse muda
ESCENA PRIMERA. Cuando él está divertido.
JAC. No Colasa, ese demonio
JACOBA y NICOLASA. pe Canuto, ese borrico
Que de cuanto yo practico
JACoBA. Jesus, niña, que calor! ¿ de dar fé y testimonio....
(Quitándose la saya) Es
La tarde ha hecho pasar
me endiablada.
el quemas JD
¡Qué saya tan ajustada!
No he visto cosa prestada Si estoy tan acalorada
Que buena sea. A y Señor! Que no puedo ni aun hablar!
Qué demonio, si te digo Pegado á mí como liga
Que he estado toda la tarde Se ha estado este majadero
Con mas rabia....! Dios me guarde Diciéndome que lo quiero
De semejante enemigo. Y se lo oculto; fatiga
Caramba, pues no es petardo Me ha dado de oirlo Colasa.
«)
-
2. EL SAR GENTO CANUTC).

¿Qué gritos, qué dicharachos! De mí sus ojos; votaba


¡Qué torcerse los mostachos El militar; y, perplejo,
¡Qué contonearse! que traza Nuestro padre no perdia
Tan estravagante. Necio! De vista á ningun torero,
Yo habia de hacerle caso, Relatando, con esmero,
Vaya al diablo el candidaso La diferencia que habia
Que le oiga tanto a defecio. De este tiempo al de Abascal,
NIC. Si yo hubiera estado allí Y poniendo por los cielos
No sufro sus necedades, A un tal Mo muchos pañuelos,
Y le digo claridades A Breña, y á Cantoral....
Que lo pongo como ají. ¡Ah! se me estaba olvidando
Buena soy yo. Contarte lo mas preciso.
JAC. Y que, ¿tu piensas ¿Sabes que ese hombre tan liso
Que se hubiera correjido? Con Pulido está rabiando
Si estos hombres son y han sido, Y que está con él zeloso?
Colasa, muy sinvergüenzas. En verdad, tiene razon,
Nic. No, nunca es malo, porque Porque le tengo pasion,
Son tales estos villanos, Y hago bien, que es muy buenmozo.
Que si una les dá las manos Yo esperaba á cada instante
Luego se toman el pié; Que alguna camorra armara.
Y mas al que no se estima Jesus, Dios mio, y que cara
No se le calla, Jacoba, Le ponia!
Por que juzga que una es boba NIC. Habrá tunante!
Y al instante se vá encima. Y dime ¿con qué derecho
JAC. De modo que segun veo Te toma zelos ese hombre?
Ya no puedo divertirme, Jesus, niña, hasta su nombre
Porque ha dado en perseguirme, Que aborrecible se me ha hecho!
Este hombre en todo paseo. JAc. Solo por que le dá gana.
Bien sabes que si yo salgo Nic. Cierto que es cosa de ver,
Solo es por ver á Pulido; Que á la fuerza ha de querer
Pobrecito qué aburrido Casarse contigo, hermana.
Estaba por decirme algo Estos tales militares
De sus amores. Don Juan Quieren ser como la espuma,
Tambien en el cuarto estuvo, Por que cargan una pluma
Y con los ojos anduvo Y tres ó cuatro alamares.
Buscándote con afan, JAc. A y niña mira, lo puso
Desde el instante que entró; Como un suelo; dijo que era
Y no viéndote, al descuido, Un mocito calavera;
Me dijo: «¿qué no ha venido Un pícaro volantuso;
La hermana de usted?» y yo, Y qué se yo.... tanta cosa,
Conociendo que al no verte Que, si todo fuera cierto,
¿ puso como enojado, Ya estaria el pobre muerto
Le dije: «en casa ha quedado Y metido en la carroza.
Con un catarro muy fuerte.» Nic. Pon, niña, pronto remedio:
Se serenó, y al instante Dile que en vano se cansa;
Se despidió cortésmente, Que pierda toda esperanza
Y quedamos solamente, Porque á títe causa tedio;
En el cuarto, yo, mi amante, Habla le claro; mas vale
El tal Canuto y el viejo. Que se descubra el pastel,
El uno no despegaba Y no que vaya al cuartel
A ("I'O UNICO.

Y que lo quieres propale; De esa diversion de godos.


Que ande tu honra por los suelos; Pues estoy fresco
Y al fin y al cabo, Pulido SEM. ¿Y Corujo,
- No quiera ser tan sufrido Que á la primera estocada
Y empieze á pedirte zelos. Hacia al toro ensalada?
Si lo que contigo pasa Vamos, parecia un brujo.
Jacoba, conmigo fuera, CAN. Pero hombre.... .. . .
Como el agua le dijera SEM. Y Beque! y Pizí!
Que no viniera á esta casa. CAN. Que Beque ni que canastos.
Gracias á Dios! nadie iguala ¿Quiere usted todos los fastos
A Juan ni lo rivaliza, Del Acho sacarme aquí?
Que si no, mas que de prisa, SEM. Y aquel negro de la pical
Lo mandára en hora mala. CAN. Canastos que vaya el negro,
JAC. ¿Cómo quieres que le enrostre Pizí y usted tambien suegro
Esas cosas? nuestro padre.... A pisar uvas á lca. -

NIC. El viejo por mas que ladre SEM. Caramba! hombre, y los despejos!
Se callará al fin y al postre. Y esos bailes! y esas cenas!
JAC. Lo haré como me lo dices. Canuto, cosas muy buenas
Nic. Si Jacobita, al momento; Hemos visto acá los viejos.
Y es preciso que el intento CAN. Voto á brios la paciencia
A Pulido luego avises Don Sempronio se me agota.
Por si tuviera el asunto SEM.. Vamos; una media bota
Algun fatal resultado; Pegaba ahora.
Pero no hay que dar cuidado, CAN. Qué demencia!.
Que acá en mis mientes barrunto Dígame usted por San Pablo,
Que todo saldrá muy bien; ¿Me caso ó no con Jacoba? -

Y si no, Jacoba, al fin SEM. ¿Pero hombre, quién te la roba?


Habrá la de San Quintin CAN. Canastos lleveme el diablo
Que te ayudaré tambien; Con la pachorra y la calma;
Pero creo que allí viene, ¿Y ese mocoso tunante....?
Con nuestro padre, Canuto: Si un paso me dá adelante
Dejar aquí á ese bruto Le voy á romper el alma;
Por ahora es lo que conviene, Lo agarro y ....
Que nuestro plan muy en breve SEM. Flema, Canuto,
Se pondrá en ejecucion, Sí, flema, y ten ancho pecho,
Cosa que de un torozon Que tú has de ocupar el lecho
El demonio se lo lleve. De Jacob a. -

CAN. ¿Y cómo un bruto


ESCENA SEGUN) A. Sin decir una palabra -

Me he de quedar entre tanto?


I). sEurnoso, CANUTO. Vive Dios que si levanto
El brazo, he de hacer que le abra
D. SEM. Canuto, si hubieras visto La bayoneta una brecha,
(Borracho.) Que le haga, sin ponderar,
A un Zapata! ¡á un Monteblanco Todo un rejimiento entrar
A un banderillero Franco! Por izquierda y por derecha.
Este si que era hombre listo. Mire usted, esta discordia
CAN. Vayan á un demonio todos, Proviene de su malicia.
Los toros, y toreadores, SEM. ¿Llegaron á tu noticia
Y tambien los defensores Los toros de la Concordia?
4 EL SARGENTO CANUTO.

CAN. (Cierto que tiene este maula CAN. Maldito


De mi suegro unos resuellos.) SEM. Quién ese dia trabaja
SEM. Hombre, Canuto! ¿y aquellos Si no hay en casa una seña
De San Francisco de Paula? En plata para ir, se empeña
CAN. Concluya usted de una vez, De la mujer una alhaja.
Suegro, con sus animales. Yo á lo menos....
SEM. ¿Ni los de las fiestas reales CAN. Voto á tantos
Que se dieron á Avilez? Diga usted, suegro, ¿hasta cuando
CAN. Vive Dios! que si me apura... Se ha de estar usted hablando
SEM. Caramba, y que tiempos esos De los toros, con mil santos?
Ahí se votaban los pesos Vamos á lo que interesa,
Como quien vota basura; Otoco la retirada,
Pero hoy, aun para buscar SEM. Canuto, no temas nada,
El necesario alimento, Yo lo digo.
Anda uno mas que un jumento, CAN. ¿Y ese pieza
Y no lo puede encontrar. Con esa cara de escarcha?
CAN. Vive Dios Mire usted, de un puntapié,
SEM. La ilustracion Don Sempronio, que le dé
Es de estos tiempos el oro. Le hago hacer la contramarcha.
Vamos, juguemos al toro, Ese, ese....
Ponte, chico, en posicion. SEM. Tente firme.
Soy el de la espada, embiste. CAN. Aunque forme un cuadro doble
¡Ah toro guapo, cochino! Con este brazo de roble
¿El suelo escarbas mohino? Le he de hacer venga á pedirme
Aquí está quien te resiste. Perdon de sus insolencias.
Mi pañuelo es la bandola, Solo así podrá aplacarme;
Embiste, que aquí te espero, Que venga aquí, á suplicarme,
¡Hola! ¿con qué eres matrero? Yá escuchar mis advertencias.
¿Con que meneas la cola? SEM. Cierto que es atrevimiento
CAN. Canastos basta de chanzas El del mocito zambomba!
SEM. ¿Que no embistes, picaron? CAN. Le he de aflojar una bomba
Pues morirás á rejon, Que le sirva de escarmiento.
Ya no tienes esperanzas. SEM. Toca acá esas cinco, yerno,
CAN. Quite usted.... Que por tal te tengo yá;
SEM. Es un malacuca Pronto el dia llegará
Este taimado animal: En que hemos de echar á un cuerno
Aguardate que el puñal A mas de dos pinganillas,
Te lo clavaré en la nuca. Tu con tus pulsos, y yo
CAN. Habráse visto borracho! Con la lengua que me dió
SEM. ¡Qué diversion tan señora Dios á las mil maravillas.
Me parece que veo ahora Pocas son cuantas hazañas
A tanto guapo muchacho, Me tienes ya referidas
t)ue eran del Acho el adorno, De tu brazo, si medidas
Y que despreciando muertes Se hallasen con las estrañas
Una hora sacaban suertes De mi lengua; sabe pues,
Seguidita al toro, en torno Que he encendido dos mil llamas,
De el. Dios sea bendito Y quitado cien mil famas
Por habernos conservado, Con esta lengua que ves;
Aunque tanto han criticado, Mas pasando á otra materia,
Esta diversion! ¿Has conseguido tu empeño?

- "e
ACTO UNICO. 5

¿Te muestra Jacoba ceño? SEM. Jesus Jesus!


¿Cuando la ves está séria? CAN. Una guardia
Áira que si dice no.... Pongase aquí con un cabo.
CAN. Aunque sea como piedra SEM. Este hombre me mata.
La dificultad no arredra (Huyendo.)
A un militar como yo. CAN. ¡Bravo!
Pondréle estrechado cerco; El frente acá, á retaguardia,
Cortaré las provisiones; Que marche un piquete luego
Veremos en conclusiones
Cual de los dos es mas terco.
¿ el cabo Pimentel;
A nadie se dé cuartel....
Escuche usted, Don Sempronio, SEM. Por la Vírgen
Yo soy viejo militar CAN. Sangre, y fuego
Y empezando á pelear SEM. ¡Ay, ay, ay!
No le temo ni al demonio.
CAN. Aquel soldao
Pues no faltaba mas, vaya!
Asustarme á quien! á mí Lleve bayoneta fija, -

Que tan grandes pruebas dí SEM. Pero hombre¿somos yo y mi hija


El castillo del Callao,
De valor en Socabaya
Ya lo he dicho; sitiaré Para que así á bayoneta....?
CAN. No señor; eso proviene
Por hambre esa fuerte plaza
Y usando de astuta traza De que ese mozo me tiene .
Trastornada la chaveta.
Mis baterias pondré,
De modo que á la enemiga Asi es, que cuando me acuerdo
Artillería desmonten, Que es el rival de mi amor,
Por vengar mi deshonor
Para que al asalto monten
Los infantes sin fatiga. Hasta los sentidos pierdo. -

¡Al asalto. Las escalas SEM. Yo para otra vez te advierto


(Tirando de la bayoneta.)
Te batas con mas cuidado,
De mano estén listas ya, Pues de un tajo mal tirado
Cegado el foso ya está.... Bien me puedes dejar tuerto.
Que estés tranquilo me alegro,
Que venga aquí un batallon Pues si sigue la ilusion,
Al tomar otro torreon
Con bayoneta calada....
SEM. Por Dios! Despachas, hombre, á tu suegro.
CAN. Descarga cerrada; CAN. Que hizo usted hazaña fina
Muchachos, á ese torreon. En detenerme concibo;
SEM. Hombre! No queda títere vivo
CAN. Silencio aquí un tajo.... Si me tomo la cortina.
Con mil diablos á la izquierda.... SEM. Casi-casi una estocada
Tambor, toca calacuerda, Me soplas en el ataque.
Todo el mundo venga abajo. ¿Sabes que eres lindo jaque
SEM. Pero hombre! ¿yo soy muralla? Para una primera espada? d

CAN. Volando, al paso de trote.... Mejor es que esas contiendas


Ningun0 se me alborote Las tengas en amoríos, -
Al desplegar la batalla. Y reserves tantos bríos
SEM. Mira....! Para cuando las emprendas. *.
CAN. Que echen la fagina. Canuto, vo y á mandar
Arriba, fuertes soldados, Para que des otra accion
Que el terror de los sitiados A la muchacha; atencion
Me está dando buena espina. Que te puede derrotar.
(5 EL SARGENTo cANUTo.
CAN. Muy bien pensado, á la obra. No hay que perder un minuto
SEM. Pon en práctica tus luces. Y estrecharla bien de cerca.
ESCENA TERCERA. EsCENA CUARTA.
CANUTO, JACOBA, NICOLASA, (AL PARo) y DICro,

CAN. Bien puede hacerse mil cruces, NIC. Háblale como una loca.
Tengo talento de sobra JAC. Nico, pero...
Para enredarla. Confuso Nic. ¡Qué manzana!
Me tiene este gran tunante. Háblale sin miedo, hermana,
De veras será su amante Cuanto te venga á la boca.
¿Mas, qué importa un volantuso? JAc. Señor Don Canuto.
¡Vaya vaya! un militar CAN. Aquí estaba dando
Que ya ha llegado á Sargento, Jacoba, y, cavando
No se debe a cobardar En tu ingratitud,
Por que un paisano mugriento Y en que yo disfruto
Se la quiera barajar. Solo tu desprecio,
Un militar tan sin tacha Y un mocoso necio
No recula, voto á brío! Tu solicitud.
Si ese amorcillo me empacha Cual real enemigo
Yo llamaré en desafío Mi pecho destrozas,
Al amante y la muchacha; Y fiera te gozas
Y de mi acero el rigor En tu proceder.
Ha de despacharlos cuernos ¿Un mozo mendigo,
A los profundos infiernos A un hombre prefieres?
A que allí sigan su amor. De tan mal gusto eres
¡Canastos desaire tanto Cual toda mujer.
No lo aguantára mi un negro, Yo que no respeto
La moza se me dá un canto; En una batalla,
Mas me dicen que el tal suegro La espesa metralla
Tiene plata que dá espanto. Que arroja el cañon
Si acaso el anzuelo traga ¿He de estar sujeto
Don Sempronio, nadie ha de ir A ser el despojo
A un viejo soldado en zaga, De un pérfido antojo
¡Ah, que es muy duro vivir }e tu corazon?
Como estoy yo á media paga! Pues sabe, tirana,
¡Que á esto me haya reducido Que mientras desdeñas
La ingratitud de mi tierra, Mi amor, y te empeñas
A quien tan bien he servido En burlarme así;
¿ la paz como en la guerra! Con furia inhumana
En fin, no hay nada perdido. Odio y abandono
Si alcanzo con mi pericia Señoras de tono
Atraparle á Don Sempromio Que rabian por mí.
Los talegos, la milicia Vamos, Jacobita, - -

Bien puedo dar al demonio Tú me amas, no hay duda;


Que es para mí una pigricia. Por eso se muda
Mas creo que alguien se acerca; Tu hermoso color,
Es la chica, á ella! Canuto, ¡Tu pecho palpita!
ACIO UNICO. 7
Diana! ¡qué victoria Que me vuelvo atrás.
Cubierto de gloria JAc. ¡Vaya que usted sueña:
Me tiene el amor, Para mi marido,
Yo soy un Sargento, Es usted, querido,
En el fuego loco, Muy muñeco, guá!
Y dentro de poco Un daca la seña;
Seré un oficial, Un simple, un mangajo;
Diez batallas cuento Un sucio estropajo
A cual mas sangrienta, Que hasta asco me dá.
Sin que entre en la cuenta CAN. Si yo me incomodo
La del Gramadal. Verás, Jacobita,
Mira, en Yanacocha Lo que es si se irrita
Con solo estas manos Un hombre cual yo.
Ochenta peruanos Y si de ese modo
Al cielo mandé. Y con tanta furia
Yo y el cabo Rocha Se apoda y se injuria
Heridos salimos; Solo por que amó.
Pero así seguimos Escucha; estoy hecho
Diez leguas á pié. A esas tus rabietas,
Lo que hice en Ananta Y son bayonetas
Jacoba, lo oculto, Que al desprecio doy.
Por que dificulto JAC. Jamás este pecho
No lo sepas tú. Será de Canuto.
Y en Pampas y en Huanta! CAN. Basta; no disputo:
¡Vaya es escusado....! Lo veremos hoy.
Yo soy el soldado
Mejor del Perú. ESCENA QUINTA,
JAc. Basta de simplezas,
Señor Don Canuto, DICHOS Y PU LIDo.
Que es usted muy bruto
Para enamorar. PUL. Buenas noches, Señorita.
Ponga esas finezas Señor Canuto...
Y su real persona, CAN. Yo digo,
En una rabona, ¿Qué se ofrece aquí, mi amigo?
Y no me haga hablar. JAC. Viene á hacerme una visita.
Yo tengo ofrecida PUL. ¿Yusted, señor militar,
Há tiempo mi mano, Es el dueño de esta casa?
Y á un hombre tan vano CAN. Canastos si se propasa
Como lo es usted, Usted, le habrá de pesar.
Jamas de mi vida No lo soy, alma maldita;
Podré hacer el dueño; Pero impido devanéos:
Vaya con sus chicoléos d
Y seré á su empeño
Como la pared. Al banco de ña Aguedita. -

CAN. Nada, nada avanza PUL. Yo entro en esta casa hace años,
Tu jémio iracundo; Y no ha habido quien me arroje
A pesar del mundo De ella.
Mi esposa serás, JAc. Y, cuando se le antoje,
Que no hay esperanza, Puede venir. - -

Juro por mi nombre, PUL. Sus engaños


Por que no soy hombre Pronto se descubrirán.
S EL SAR GENTO CANUIC).

CAN. Es usted un maricon, Amigo este pleito á solas;


Sinvergüenza y pechugon. Aquí tengo dos pistolas,
PUL. Sus insultos ya me están Cada uno tome la suya,
Sacando de mis casillas. -
Y vamos.
JAc. Que tal lizura! Se habrá.... JAc. Por Dios, Pulido
CAN. Si al instante no se vá CAN. Amigo, yo....
PUL. Fanfarron,
Le hago polvo las costillas.
JAC Ya no se puede aguantar Salgamos pues.
Tal desvergüenza ¿qué es esto? CAN. No peleo
U. es, usted, el que presto Con esa arma, por que veo
Se debe mandar mudar º me pasa a nacion
De aquí, gua pues no es buena La que llevo, y desairarla
Que por que usa usted casaca Seria si yo sufriese
Quiera con tanta alharaca Que alguno me acometiese
Disponer de casa ajena Sin poder desembainarla;
Con ella á todo atrevido
Como si....
CAN. Callate tú, Que me ofenda.... -

PUL. Me convengo;
Jacoba; lo dicho, dicho,
O sale de aquí este vicho, Pero oiga usted, le preverigo
O á cenar con Belcebú Que salgamos.
Sin remedio vá esta noche. CAN. Ofendido,
PUL. No es lo mismo ejecutar, Canastos he sido aquí;
Señor Sargento, que hablar Y vive Dios! que aquí, fijo,
Como usted á troche y moche. La satisfaccion exijo
CAN. Canastos á mí con esas! Que usted debe darme á mí:
Desenvaine usted.
Como que se va saliendo
La bayoneta, y diciendo JAC. ¡Señor!
Que lo reduzca á pavezas. Modérese usted.
CAN. Verás
Oiga usted, Señor Cerezo! Si se insulta así no mas
Digo á usted que se reporte,
Por que si nó, al primer corte A un hombre, que el Protector
Le voto al suelo el pescuezo. Sobre el campo de batalla
PUL. Esto ya es mucho sufrir; Hizo Sargento segundo;
Ya se verá usted muy bien, Y que en su pecho ante el mundo
Que tengo manos tambien Lleva mas de una medalla,
Y otras condecoraciones.
Para hacerle á usted sentir
Que impune nadie me ultraja. JAC. Pulido, te precipita
Tu
CAN. Pues Señor, concluido asunto, PUL.ceguedad.
Jacobita....
Cuentese usted por difunto
Déja me, mi bien; razones
Y haga que le den de baja.... Basten, Canuto, que es mengua
Reto á usted y hasta á su abuela.
* PU.. Acepto, Señor Canuto. Que dure mas nuestra queja.
CAN. Pues que se vista de luto Veremos si usted maneja
Esa arma como la lengua;
Ya toda su parentela. Este estoque es el que vibro
PUL. Escu che ;
usted esta casa
Es para mí de respe to. Con la mejor toledana,
CAN. Ya va afloj ando el sujet o. Toda palab ra es ya yana.
CAN. (Esta no estaba en mi libro,
Esa disculpa no pasa, Este mocito me admira
-

Amigo.
PUL.
- -

Que se concluya Es capaz de todo.) - -


ACTO UNICO.

3PUL. Amigo. SEM. A y niñas Jesus me asistal


CAN. Aguarde usted.... (Si prosigo ¿Dónde habré puesto la lista?
Insultándolo, me estira.) Se me habia de perder.
PUL. El tiempo se está pasando. CAN. Don Sempronio, este bribon
JAc. (Voy á hacer que venga jente, Por usted puede librarse;
Por que puede este insolente Pero como ha de quedarse
(Dirijiéndose á la puerta.) Sin darme satisfaccion?
Hacernos mal.) Maldita sea la tregua!
PUL. ¿Hasta cuando Escuche usted, mocosillo;
Piensa usted, Señor Canuto? Si lo agarro del fundillo
Fuera toda reflexion. Lo despacho hasta la Legua.
CAN. (Este me manda al panteon, PUL. Sí, delante de la jente
Si un poco mas le disputo.) Se come usted medio mundo;
Desde el gobierno del Rey, Es sin igual, sin segundo,
Amigo, esa arma es prohibida, Y el militar mas valiente;
Canastos y por mi vida Pero cuando no hay testigos,
Yo no quebranto la ley. Caramba! esa es otra cosa,
JAc. Señor.... corriendo...; Colasa Allí se acaba la prosa
PUL. Pelea uste ó vive Dios Y todos son sus amigos.
CAN. Hombre, despacio. (Que voz! CAN. Como que soy de usted yerno,
Este mocito me embazal Que esta casa lo ha librado
Cuando ménos me desarma....). A este mocito malvado
Se cansa usted por San Gil De vivir ya en el infierno.
Yo me bato con fusil Ya existiera solo en sombra,
Solamente, por que es mi arma. Si al matarlo mo temiera
Que la sangre que corriera
Le ensuciara á usted la alfombra.
EsceNA SEXTA. SEM. Si fué corta la cornada!
NICOLASA Y DICHOS. CAN. De coraje estoy temblando!
SEM. Canuto, ¿no estás hablando
Nic. ¿Qué hay Jacoba? Del cholo de la lanzada?
JAc. Jesus, niña! NIC. Que es mi hermana alguna zamba
Que Canuto casi mata Habrá creido, este espantajo.
A Pulido. ¡Válgame Dios! ¡no es trabajo
NIC. No maltrata Como está el tiempo! ¡caramba!
Su acero en ninguna riña. SEM. Cierto, ya no hay gutifarras;
Ni se bebe agua de berros;
ES CENA SEP "VA. Ni juegan toros de perros.
¡Ah tiempo, tiempo de marras!
DICHOS Y D. SEMPRONIO. CAN. Don Sempromio....
SEM. ¿Qué sucede?
SEM. ¿Qué ha habido? ¿murió Tirado? CAN. Pero, hombre, ¿no lo ve ustedº
CAN. Canastos no le he hecho un daño. Despues que le he hecho merced
REM. ¡Ah! ya esto y ¿aquel castaño De la vida, aun no me cede
Murió al fin desmondongado? El puesto este mo....
JAC. Señor esto es lo que pasa:, SEM. ¿Qué cosa?
Dar D. Canuto ha querido NIC. Habráse visto muñeco
De estocadas, á Pulido, Mas orgulloso y mas hueco!
SEM. Vacia estuvo la plaza. SEM. La porfiada he sí, graciosa.
CAN. Él bien puede agradecer.... CAN. Don Sempronio, de una vez
() EL SAR GENTO CANUTO.

Que se haga este casamiento, Ha de contraer matrimonio


Que si tarda mas rebiento. Mi hija con quien me parezca,
SEM. ¿Y quién se opone? ¿quien es Como me llamo Sempronio.
Ese atrevido, ese osado? Pues hombre ya estaba fresca,
JAC. Señor, no quiero marido.... Si con usted se casáral
SEM. No hay mas suplico ni pido Mejor la entregára á moros;
Yaténganse á lo mandado. Otra cosa no faltára
Canuto, un golpe de mano Que cuando fuera á los toros
Demos y fuera embolismo, Su marido regañára.
Corre, chico, y ahora mismo JAc. Si yo me caso, señor,
Conduce aquí un Escribano, Será con quien me acomode;
Cerraremos el contrato; Que me tenga mucho amor,
Te casarás, yo lo juro. Y que en nada me incomode.
CAN. Así suegro, duro, duro. SEM. Con quien yo quiera, al rigor.
Oiga usted; si no lo mato (Fuerte.)
Es por respeto á esas faldas. NIC. Y yo, señor, si me caso
Me voy, pronto volveré; Ha de ser con un buen mozo,
(Y por si acaso traeré Que sea de mi gustaso,
Quien me guarde las espaldas.) Y á quien pueda hacer dichoso.
SEM. Veremos si llega el caso.
EsCENA ocTAVA. JAc. De otro modo, aunque me maten.
SEM. Tú de Canuto serás,
DICHOS MENos D. C.ANUTO. Sinó mandaré que te aten
Como á loca, y no querrás,
PUL. Don Sempronio, yo juzgaba Bien lo sé, que te maltraten.
Que en esta casa podia Nic. Y yo... ay! Dios me perdone...!
Entrar como antes entraba, SEM. Y tú lo harás, bachillera,
Con franqueza, y no sabia Con quien yo te proporcione;
Que sin causa se insultaba Con un demonio, tronera,
A un hombre de bien en ella; Si á tu padre se le pone.
Pero veo, á la verdad, ¡Qué ¿no es mas que esclavizarse,
Que aquí todo se atropella, Que convino ó no convino,
Faltando á la urbanidad. Por que es preciso casarse
Si yo adoro á esta doncella Con un mozo sin destino,
Es con lícitos intentos; Que no haga mas que pasearse?
Ella paga mi cariño: ¿Y por que fué del agrado
Yo sabré mis juramentos Métase en casa un zoquete,
Sostener, que no soy niño Altivo, desvergonzado,
Que se le asusta con cuentos. Que siempre esté siete á siete
SEM. Sepa usted, caballerito, Con el bolsillo planchado?
Que si yo le he permitido, No, señor, no puede ser.
Aunque usted no toca pito, Necesario es que el marido,
Entrar á mi casa, ha sido Que bien quiera á su mujer,
Por que es hijo de Agapito, Disfrute un sueldo crecido
A quien debo mil finezas; Para darla de comer.
Pero nunca presumí, Y como hoy el caerse muerto
Que con su amor, sus bajezas, Trabajando no da mas
Y su loco frenesí Que cálculos sin concierto,
Nos rompiera las cabezas. Y siempre anda uno detras
Aunque la ira de usted crezca Del dinero y del acierto;
ACTO UNICO. 11
Y como ni aun ser empleado Se cumplen en el que viene;
En lo político vale, - Yusted, mocito ¿qué tiene
Por que en el sueldo pagado Que reprenderme? pobrete!
El año á dos meses sale; ¿Ni quién demonios lo mete
Yo creo haber acertado, En lo que no le conviene?
Cuando he podido encontrar
Un novio para cada una ESCENA NONA.
Que bien las ha de tratar,
Porque chicas, la fortuna DICHos, CANUTo y CAzoLETA.
Favorece al militar;
Todo otro es una polilla (Armado con fusil y cartuchera.)
Que debe dejarse atras; CAN. Parate aquí, Cazoleta,
Si Canuto á títe pilla, Firme, lo mismo que roca;
Como dicen, de un tris-tras, Y si alguno te provoca
Eres una pinganilla; Métele la bayoneta.
A tu destino, á tu gala SEM. Acabáras de llegar.
Te harán mas de un rendimiento; Hombre, que guapo muchacho!
Tú, chica, aunque eres tan mala, Creo que lo ví en el Acho
Si te toma otro Sargento, De centinela al entrar.
Pronto serás Generala. CAN. No suegro, es mi cuartelero
PUL. (Comido te veas de piojos. Que va á resguardar la casa
¡Qué malicia tan perfectal) De bribones.
SEM. No hay mas que cerrar los ojos, Sev. Tiene traza
Y cuando menos Prefecta. De ser diestro garrochero.
PUL. (No saldrás con tus antojos.) Cáspital invencion tan bella
Nic. No quiero generalato; Por Cristo que pide un trago.
Lo que gusto es un paisano Por beberlo me deshago,
Que me ame, me dé buen trato; Camote, trae la botella.
Que esté mano sobre mano, (Llamando.)
Y no muera como pato. CAN. Aguarde usted, Don Sempronio,
JAc. Aunque sea un desatino, Voy á darle la consigna;
Tambien me quiero casar, Este hombre no se persigna,
Con paisano, sin destino, Y es mas bravo que un demonio.
Que no lo hagan engordar JAc. Pulido válgame Dios!
Y morir, como cochino. ¿Qué es esto?
PUL. Si se unen con generales NIC. Jacoba, bulla.
Será por inclinacion, PUL. No temas, que con la suya
Que yo creo que no son, No se han de salir los dos.
Don Sempronio, irracionales; CAN. La vida aquí caro vendes;
(A Cazoleta.)
De otro modo, tribunales
Si alguien te atropella, fuego,
Tenemos, decidirán Y me llamas luego, luego; D
Ellos, si se casarán
Con su gusto ó el ageno,
Cazoleta, ya me entiendes.
O si forzarlas es bueno Nadie entra.
NIC. Gracioso intento,
Solo por el qué dirán. Tratar de un modo inhumano
SEM. Lo harán con el que me cuadre La casa de un ciudadano
Y que me parezca bien; Lo mismo que un campamento!
A mí me obligó tambien
Pero de que hay que admirarse
A casarme con su madre, Si lo tienen de costumbrel
Ahora treinta años, mi padre, (Sale Camote con una botella y se va.)
12 EL SARGENTO CANUTO,

SEM. Canuto, aquí está la lumbre, Yo querer á estos lagartos


Vamos, chico, á refrescarse. Veremos si se me toca.
CAN. Lo dicho. JAC. Colasa, por Dios, hermana
SEM. ¿Y el Escribano? No me abandones.
CAN. Ah! sí, mira.... Don Zenon NIC. Me rio....
(A Cazoleta.) Deja niña que confio
Vendrá con Don Pantaleon, Que no le ha de quedar gana
O tal vez con Don Mariano.
De volver aquí á este bruto:
Cazoleta, das las voces Pulido nos vengará
Cuando se divisen; alto, Y entonces conocerá
Te pones allí de un salto Quién es quien se pone el luto.
Y vas y los reconoces; -

SEM. Se acabó la gritería.


Y que entren; mucho cuidado; Aticemos la linterna.
Mira que si te descuidas, (Ltenando los vasos.)
No te bastan dos mil vidas
Para ser afusilado.
Brindo por que sea eterna,
Canuto, tu nombradía.
JAc. ¿Qué querrá hacer? CAN. Y yo, Don Sempromio, brindo;
CAN. Todavía
Por que á todo pinganilla
Está aquí este mocosuelo. Le pongan una golilla,
Vamos, largo. Para colgarlo de un guindo.
PUL. Por el suelo SEM. Brindo otra vez. En la fama
Te he de echar, por vida mía. Eres, yerno, y en valor
CAN. ¿Refunfuña usted? Volando, De mas pujanza y furor
Salga de aquí. Que un barroso de Bujama.
NIC. No saldrá, Brindo....
Señor Canuto, se irá CAN. Yo sigo, eso no:
Cuando guste. ¿Usted qué mando Por que todo ciudadano
Tiene en esta casa? Tome el fusil en la mano
SEM. Calla.
Para que lo mande yo.
PUL. Me voy. (Se cree muy seguro. SEM. Bien, chico. En tu lozanía
Yo lo meteré en apuro Y retorcido vigote,
De aqui á un rato, á este canalla.) Creo ver al monigote
Adios, señores. Junto con Doña María.
JAC. Colasa!
Brindo...,
NIC. No te aflijas niña guál CAN. Ahora yo....
¿Acaso se ha muerto ya? SEM. No Señor....
CAz. Haga alto ahí. ¿Este pasa? CAN. A mí me toca....
(A Canuto.)
CAN. Sí, dale su culatazo SEM. Yo sigo....
Y que vaya á refrescarse CAN. No lo permito; yo digo:
Al rio, ó bien á rascarse SEM. Brindo....
«A algun tunal. CAN. Yo.... por el honor
De todo mi regimiento.
ESC ENA DECIMA. Nic. ¡Qué borrachos
CAN. Jime, jime.
DICHOS, MENos PULIDO.
SEM. Ahora que me acuerdo ¿dime
Hasta cuándo eres Sargento?
CAN. Pronto seré Subteniente,
NIC. Simplonazo! Segun se me ha dicho hoy;
No me han de tapar la boca Escuche uste, y como soy
Aunque me hagan dos mil cuartos; Tan táctico y tan valiente,
ACTQ UNICO. 3
Y tengo de altas personas No son estas fantasias
El influjo, yo supongo De un militar de mi celo;
Que dentro de un mes me pongo ¿ que hasta en el cielo,
De Capitan las caponas. on Sempronio, hay jerarquias.
Si señor! y esto no es nada. SEM. Bien Canuto, y si no palo.
Cazoleta, dá la voz. De ese mismo modo opino.
(A Cazoleta.) CAN. Si no valen un comino
CAz. Centinela alerta! Ni para bueno ni malo.
CAN. En dos NIC. Vamonos, hermana.
Meses que pasen espero (A Jacoba.)
SEM. - Aguarda,
Ser un hombre sin igual.
SEM. Muy bien, yerno, de esa suerte Que ahora vas á dar la mano
A Canuto.
Ya estoy rabiando por verte CAN. El Escribano....
Vestido de General.
CAN. Canastos y aun no es carrera. Vive Cristo y como tarda.
SEM. Dale, Canuto, pues no. Jacoba, si mi constancia,
NIC. (Capitan conozco yo Mi cariño y mi ineza
No han rendido tu belleza....
Que ahora un mes Sacristan era.)
SEM. Mire yerno, antiguamente, Cazoleta vijilancia.
(A Cazoleta alto)
Ya se ve! ¡tiempos estraños Y si aun tu amor no disfruto,
Servia uno sesenta años Ese corazon de acero
Y aun no llegaba á Teniente. Lo rendiré á lo guerrero,
¿Crees que son ponderaciones? Como me llamo Canuto.
No Señor; conocí yo NIC. (Cierto que saca de quicio
A un Cadete que cargó - (A Jacoba.)
Cincuenta años los cordones. Ese modito de hablar!
CAN. Canastos con la tardanza! Si creerá que enamorar
SEM. Pero hoy, chico, ya se sabe, Es mandar el ejercicio.)
Como quien corre la llave JAC. Antes me matan por cierto
En tu carrera se avanza. Que consienta en ser su esposa.
CAN. Ya se ve, nuestros servicios CAN. Ese Escribano raposa
Nos hacen subir tan pronto; Creo que se ha caido muerto.
Que el Protector no es tan tonto CAz. ¿Quién vive?
Para dar premio á los vicios. CAN. ¿Què hay Cazoleta?
SEM. Tienes razon, bien pensado; CAz. Ahí vienen unos paisanos.
Entónces no habia batallas (A Canuto.)
Tampoco, ni con medallas CAN. Obsérvales bien las manos,
Se adornaba el buen soldado. Yve si uno trae muleta.
¡Cáspita! pero hoy mas sério CAz. Alto. Señor, es un cojo
(A Canuto.)
. Se hila y se sacan ventajas; Con otro.
Por quítame allá esas pajas, CAN. Diles que pasen.
Bala hay que canta misterio. (Veremos ahora lo que hacen.
GAN. Mire usted; cada galon a estás Canuto en remojo.)
Nos cuesta á nosotros, suegro,
Sudar lo mismo que un negro ESCENA ONCE.
Que trabaja en el galpon;
Y este exesivo trabajo DICHOS, JUAN y PULiDO.
Nos dá derecho, á mi ver, (Disfrazados.)
Canastos para tener
Siempre al paisano debajo, PUL. Buenas noches.
EL SARGENTO CANUTO.

SEM. Adelante. CAz. Traicion!


(Tiene este ganzo mal ojo.) CAN. Traicion!
CAN. (El debe ser pues es cojo.) PUL. Si habla usted mas, fanfarron,
PUL. (Valga la astucia de amante.) (A Canuto.)
CAN. Acerquese usted, mi amigo; Las furias se me desatan.
Y usted tambien; yo me alegro CAN. Pero oiga usted...
- (A Juan) PUL. Juan, el sable...
Que haya venido este, suegro, (A Juan.)
Para servir de testigo. SEM. Caramba que es fuerte empeño,
La voz, Cazoleta. Que quiera usted que ni el dueño
CAz. Alerta! (Recio.) - De la casa nada hable
¿"¿an..., se. CAN. Es un...
¿"º" Silencio
º porquecito
3 3si nó hito, al caso.
(A Cazoleta.)
(A Canuto.)
Canastos hácia un
la puerta.
A mi burlarme paisano! Le haré á usted que calle yo
Dandole un pistoletazo.
Un pícaro pinganilla! CAN. Caballero; yo he estimado
SEM. Colasa, acerca una silla
Para el Señor Escribano. A usted siempre y ...
PUL. Atrevido!
Vamos pronto, que ya es tarde
Y yo no estoy tan despacio. CAN. Y aun le he formado partido
Tómala, chico; á Palacio Para hacerlo Diputado;
No entra, hombre, ningun cobarde. ¿Por qué me trata usté así?
CAN. Pues á la carga. Señora,
Oiga usted ya va á cesar ESCENA DOCE.
El infinito
Del hombrepenar
que mas la adora. DICHOS, ESCRIBANO, TARIMA.

JAc. Déjeme usted que no quiero.


NIC. Si Señor, no es de su gusto, Esc. Esta es la casa, Tarima;
Y antes de hacer nada injusto Pon el tintero ahí encima:
Nos destrozarán primero. PUL. Mándese mudar de aquí:
(A Can uto)
SEM.eseEsoes sí,
Todo pico no
tiempo falta,
perdido. ¿ N.(A ver si aho s mas gente y.

Arrastrala, de aburrido, (A Pulido.)


Caramba! el pecho me salta. ¡Canastos que antes sabré
Te casarás, si Señor; Castigar á un insolente
Y esto es tan cierto y cabal, JUAN Entre usted, D. Sigismundo;
Como hoy el del Naranjal No te muevas de ahí petate.
Revolcó al rejoneador. (A Cazoleta.)
Pulido, á ese botarate
CAN. Venga.
JAC. No quiero.... ¡Ay Colasa! Despachalo al otro mundo.
Nic. Déjela usted. CAN. Por Dios, hombre caballero,
(A Canuto.) Con que yo que soy su amigo...
PUL. Fuera embozo. Mire usted, casi consigo
(Descubriendose) Que fuera usted mi primero.
Al que chiste lo destrozo. EsC. Que se vayan acercando
Silencio. Las partes; y tu, Tarima,
SEM. Quién en mi casa...! Ponte á escribir aquí encima,
CAz. Mi sargento que me matan Que este es el pane lucrando.
(Pulido le quita el fusil) CAN. Aquí esto y yo.
CAN. Al arma! (Acercandose.)
--------ee. "º:
Exzerzass gra asº-a
ACTO UNICO.

NIC. Dé usted fé A otra parte de sus mañas.


Que con el señor Pulido, Escucha tu, ¿y por qué agarras
Se casa mi hermana. A mi hija?
CAN. Pido... (A Pulido.)

PUL. Amigo, ¿aun no se vá usted? JAc. y Nic. Padre...


(Acercandose.)
(A Canuto.)
Ahora lo verá. PUL. y JUAN Señor...
(Idem.)
CAN. ¡No, no...! SEM. Diablos no soy templador,
Ya me marcho. (Separandolos)
NIc. Maricon! Ni toro de las mojarras
CAN. Cazoleta; Qué traicion! JAc. Señor, quiero ser feliz
Pronto la vengaré yo, Casándome con Pulido.
Buen Cazoleta marchemos. SEM. El Diablo te se ha metido
Insolentes, altaneros Dentro del cuerpo, infeliz!
(Saliendo.)
¿Con ese zampalimones
Con cincuenta granaderos Quieres casarte Jacoba?
Muy breve regresaremos, ¿Con ese Juan de la Coba
Y á bayoneta calada Que no tiene ni calzones?
Entraremos en la casa, PUL. Señor, usted se equivoca;
Y no dejaremos raza Yo tengo siete mil pesos
De esta familia endiablada.) De principal, y con esos
Y mi industria, que no es poca,
ESCENATRECE. La sostendré; mi difunto
Abuelo estas proporciones
DICHOS MENOS CANUTO Y CAZOLETA. Me dejó.
SEM. Tales razones
PUL. Secretario, vamos, prisa. Me hacen convencer al punto.
SEM. Pero que diablos es esto! Te casarás.
Mejor metamme en un cesto, NIC. Yo, señor,
O en una caballeriza; Quiero hacerlo con don Jnan.
Echenme paja y cebada SEM. Esta es otra! ¿no es afan
Porque calle y esté quedo, El de mi hija? ¿no es primor
Si ya en mi casa no puedo, Querer casarse de vicio,
Con mil diablos mandar nada. Solo porque al caso viene,
¿Qué quiere este caballero? Con un mozo que no tiene
Esc. Vengo á dar fé y testimonio Oficio ni beneficio?
Que la hija de don Sempronio... JUAN. Está usted mal informado
Tarima, acerca el tintero, Mireme usted; don Sempronio;
Va á casarse ó desposarse, Creo que en el matrimonio
Que es lo mismo para el caso, No será usté el engañado,
Pues que... SEM. ¿Quién eres, tu?
SEM. Pues, paso entre paso JUAN. Yo soy Juan. º

Puede usted de aquí largarse. SEM. ¿El hijo del boticario?


Esc. Deje usté hablar, pueses fama... JUAN. Si.
SEM. Vamos, sea usted lacónico, SEM. Pues señor, secretario,
Esc. Lo que el derecho canónico Las cosas concluidas se han;
In facies eclessiae llama. Pero hay un impedimento,
SEM. ¡Qué facies, ni qué patrañas! Ese sargento Canuto..,
¿Quién demonios será usté? JUAN. Ese, señor, es un bruto.
Vayase de aquí á dar fé (Válgane aquí el finjimiento.)
6 EL SARGENTO CANUTO.

Sabe usté, en cierta ocasion Por el cuerpo banda á banda;


Dijo de usted... Que le abra la paletilla;
SEMI, ¿Qué? Que despues lo desgarreten;
JUAN. No poco; Y ultimamente lo fleten
Que era usted un viejo loco, Difunto á la carretilla.
Y el capeador un bribon; -
Dale si los casaré!
Que era un salvaje aquel cholo... Si será, aunque lo he negado.
SEM. ¿Cual? JUAN. ¿Aun está usted obstinado?
JUAN. El que dá la lanzada. SEM. No, estoy resuelto, ya que
Y que se yo... Ese bribon de sargento
SEM. Bribonada! Me engañó con sus mostachos.
Aguardar al toro solo, Vaya, abrazense muchachos;
Es ser salvajel guapeza Vivan llenos de contento
Dijera el ignoranton. Unidos, en tal estado
Por Dios, que de indignacion En la calle y el retrete,
Ya me duele la cabeza. Como en el toro el jinete
JUAN, Que él habia de patear Cuando está bien ensillado.
Dijo al que hacia la lista; Nic. y JAc. Padre.
Y hasta del mismo asentista PUL. y JUAN Señor
Tuvo al fin que murmurar. SEM. Nada de eso;
SEM. Eso dijol habrá lisura! Hoy mismo os vais á casar,
¡Que tan deslengüado sea! Y que nadie vuelva á hablar
Permita Dios que lo vea De ese sargento camueso.
En el Acho de figura, Ya la cosa es acabada.
Y el toro le dé tal tanda Nic. Vamos, Jacoba, á dormir
Que lo mande á los infiernos, Que tenemos que reir
Y que le pase los cuernos Mucho de esta bufonada.

ge:s cas se
LA SAYA Y MART0.
-3¿3. Es 39 es 333 -

COMEDIA DE COSTUMBRES ENIRES ACTOS,

3:PRE33NA). A POR PRl 123. A VEZ El, 3 DE )JGla B32 DE 2,43.

e833-39 es 33

ºr.S.C.N.A.S.
D. JUAN. ¿? -

l. boNl Ato. "¿NA. -


D. MARIANo. CRIADo.
La escena es en Lima.—El Teatro representa una sala regularmente amuehlada.
La accion dura doce horas.

EsCENA I.
ACTo PRIMERO. DOÑA ROSA.
A cuanto obliga el amor
ES CEN A . Tan solo por darle gusto,
Voy á tener el disgusto ,
DoÑA RosA y JULIANA. De ir á ver al tal señor.
Segun lo que hemos hablado,
Ros. Dame la saya, Juliana, Hoy me debe de decir,
Pronto que voy á salir. Si podré ó no conseguir
JUL. ¿Yá donde piensa usted ir, Ver á este hombre colocado.
Señora, tan de mañana? Tres cuartos para las siete
Ros. Estraña curiosidad! Creo que acaban de dar;
Tal vez no lo pueda hablar dº
De todo imponerte quieres.
JUL. De nosotras las mujeres, Solo ya en su gabinete.
Esa es ya una propiedad,
Ros. ¿Vas, ó no vas por la saya? ES CENA l.
(Recio.) DOÑA ROSA Y JULIANA.
JUL. ¡Qué prisa! Ya voy, señora. Trayendo una saya)
Ros. ¡Qué mujer tan habladora! JUI. Aquí está la saya.
JUL. Jesus! y qué mala la ya! - (Ibandosela.)
4.
S LA SAYA Y MAN'I' O.

Ros. Venga. La Parroquia, ó Monserrate?


Tira, Juliana. ¿No fuera mas natural
(Poniéndosela.) lrse á encomendar á Dios
JUL. Ya está.
(Tirando.) A cualquiera de las dos?
Ros. ¿Y qué tal el cuerpo vá? O yo soy muy animal
JUL. No ha y en Lima quien lo tenga. O estos no son sus cuidados.
Ros. ¿Donde está el manto? Y para qué tanta prisa
JUL. Catayl Para ir diariamente á misa
( Dandole.) A los quintos apurados!
Ros. Diablo!Quién ha h echo este nudo? Caramba! y está la niña
JUL. ¡Qué se yo!
Ros. ¿Pero quién pudo
¿
puede aguantarla el diablo!
ihago alguna cosa, si hablo,
Tomarme este manto de hay? Al instante forma riña:
¡Ah! ya estoy: el otro dia Todo es entrar y salir;
Lo presté á una camarada. Todo es torcer el hocico;
JUL. Catay pues y á la alquilada Todo es un chichirimico;
Se le resondra y porfia. Por Dios, que esto no es vivir!
Ros. Desata aquí. Ya no quiero JN. Juliana.
Volver á prestar mis cosas. (Llamando de adentro.)
JUL. Ya voy señor,
¡Qué jentes tan desidiosas
En nada ponen esmero. Y de esas pocas conmigo,
JUL. Ya está el nudo desatado. Por que lo que digo digo,
(Dandole el manto.) Y los planto á lo mejor.
Ros. Daca.... Componmelo bien. Que me aspen, si este trajin
Con cuidado.... vé tambien, Que nos trae al estricote,
No vaya á estar arrugado. No proviene de un camote....
Estíralo por acá. Pero de esos de Lurin.
(Dandose vuelta.)
JUL. Valgame Dios! Qué pintura ESCENA. V.
Ros. ¿Me hace gruesa la cintura?
JUL. No, señora, bien está. D. MARIANO Y JULIANA.
Ros. Mira, cuando Juan despierte,
Si te pregunta por mí, MARº. Muchacha
Dile, Juliana, que fuí JUL. ¿Quién es?
A misa.... á la Buena-muerte. MARo. ¿Está
JUL. ¿Tan lejos? El Señor Don Juan en casa?
Ros. ¿Y por que nó? JUL. Si Señor.
JUL. En eso las dos mentimos, MARo. ¿Se podrá ver?
Ros. ¿Y por qué? JUL. No, señor, que aun está en cama.
JUL. Por que vivimos, JN. Juliana!
Señora, por Ya parió, - (Adentro.)
JUL. Ya voy.
JRos. Disparate MARo. Escucha.
(Deteniéndola.)
EsCENA IV. JUL. Déjeme usted que me llaman.
MARº. Aguarda....
JULIANA. JUL. Válgame Dios!
MAR. Y dime ¿á dónde está tu ama?
Disparate JUL. Mi ama! no ha nacido.
¿Y quién creermelo podrá, MARo. Oye:
Cuando un paso de aquí está ¿Ha salido?
ACTO PRIMER (). y
JUL: si... Caramba MARº. Pues señor, está muy bien,
Con el hombre! Si usted gusta molestarse,
MARo. ¿Y tardará? Puede el negocio efectuarse
JUL. Déjeme usted.... ¡Qué machaca. En menos de un santiamen.
JN. Y qué cosa es?
ESCENA. V. MARo. A eso voy.
Me esplicaré claramente:
D. JUAN Y DICHIOS. A quien mejor que á un pariente
Le he de decir como estoy.
JN. Bien podia haber estado JN. ¿Pero qué hay?
Gritándote hasta mañana. MARº. Yo necesito
¿Qué haces, mujer? Que usted me apoye, Don Juan,
JUL. Yo, señor, Para conseguir el pan.
Me iba, cuando usted llamaba, Pues.... así.... un empleito.
Para adentro y Don Mariano, JN. Hombre, yo! .
Que á este tiempo entraba en casa MARº. Usté es amigo
A buscar á usted.... Con el Ministro de Hacienda,
JN. Mi amigo, Y si usted me recomienda
¿Qué negocio de importancia Fijamente lo consigo.
Le ocurre á usted, tan temprano? Fuera de esto, el Protector
JUL. (El negocio es tu cuñada.) Lo aprecia á usted demasiado,
MARº. Efectivamente que es Y yo seré colocado
Bien importante la causa, Si empeña usted su favor;
Que me hace buscar á usted Estoy seguro, Don Juan,
Tan de mañana en su casa. Que si usted el hombro arrima
JN. Muchacha, márchate adentro. Hará, si le place, en Lima
Mira.... recoje esa cama Arzobispo á un sacristan.
Y aseame la vivienda. Si usted me hace esta merced
JUL. Bien, señor. Puedo entregarle este escrito.
t.
(Yendose.) (Dandole un papel.)
JN. Oye, muchacha: JN. Pues, señor, siento infinito
¿Rosita se levantó? No poder servir á usted.
JUL. Sí, señor. MARº. Es posible!
JN. ¿Y por donde anda? JN. Cabal, nó;
JUL. Fué á misa.
MARº. (Tal vez habrá ido Tenga usted por cosa cierta
Que estamos en guerra abierta
Donde el Ministro.) Há tiempo el Ministro y yo:
JN. Bien, marcha. Y si mi dicha futura
JUL. (Si el viejo va á misa ahora En él solo consistiera
Cae Doña Rosa en la trampa.) Por no verlo la perdiera.
Do á usted la verdad pura.
ESCENA VII. MARº... (Se erró el golpe por aquí.) ,
JN. Ni tampoco el Protector
D. JUAN y D. MARIANo. Me dispensa ese favor
Que me atribuyen á mí.
JN. Con que, señor Don Mariano, MARº. Siendo así, señor Don Juan,
Ya me puede usted decir Veremos otro resorte.
En que lo debo servir. JN. (Sí, nunca falta en la corte
MARº. Corriente, Don Juan. Quien proteja á un perillan.)
JN. Al grano. MARº. ¿Qué cosa?
y
2) LA SAYA Y MANTCy.

JN. Nada; decia Para atrapar un buen puesto.


Que si usted tiene servicios Serví á Orbegoso y me dió;
Logrará los beneficios Despues fuí Salaverrino;
Que apeteciére en el dia. Hoy seré Santacrucino;
MARº. Servicios á la verdad Y mañana.... ¡qué sé yo!
No los tengo; pero creo JN. (Horrible máxima!)
Que para obtener empleo MARº. A Dios.
No hay de ellos necesidad.
Mil tienen ménos que yo ESCENA. V.
Y están como unos papistas,
Recorra usted ambas listas D. JUAN.
Y verá si es cierto ó nó.
JN. Ya se vé....! Anda con mil de á caballo!
MARº. Y si los tuviera
Por vida mia que el hombre
Pocos empeños buscára. Me ha dejado estupefacto.
Por que yo los cacareára ¡Que tal modo de pensar!
Hasta que algo consiguiera. Pero que es lo que yo estraño
Y si así no me salía, Si en el dia casi todos
Mi amigo Don Juan, la cuenta, Caminamos á este paso.
Libre, muy libre es la imprenta: Y luego, á cada momento,
Cabales y escribiría; Nos llevamos esclamando
JN. ¿Pero la aptitud? Contra la suerte fatal -

MARº. Don Juan, Que á nuestra patria ha tocado.


Apto es quien tiene favor. Don Mariano, al menos tiene
JN. Por eso en el pais, señor, La exelencia de hablar claro,
Van las cosas como van:
No como otros que conozco
En fin, señor Don Mariano, Hipócritas consumados,
Si usted es Santacrucino
Que, con capa de civismo,
Le darán un buen destino, Para lograr sus conatos,
Ya sea tarde ó temprano. Son capaces de vender
MARº. (Este hombre es, segun reparo, Su opinion y patria al diablo.
Enemigo del gobierno.) En fin, mas vale callar,
JN. (Podias irte al infierno.) Por que si sigo no acabo;
MARº. (Voy á esplicárselo claro.) Vamos á misa que la hora
Escuche usted, no se mueva: Creo se me va pasando.
Para mí lo mismo es -

Muchacha, chica.
Que nos mande Don Andres, (Llamando.)
Basilio, ó Juan de la leva. JUL. Señor.
Respeto, amor manifiesto (Adentro.)
Al que me ofrece un destino;
Al que nó lo desopino EsCENA IX.
«Cuanto puedo y lo detesto.
La conveniencia es la voz D. JUAN Y JULIANA.
Que rije mi patriotismo.
JN. (Muchos piensan así mismo JN. Nunca oyes cuando te llamo.
En esta tierra de Dios.) JUL. ¿Qué manda usted?
MARº. ¿No digo bien? JN. Trae mi capa.
JN. Por supuesto; JUL. Jesus! Qué hombre tan cansado
Tiene usted buena conciencia. JN. Y el sombrero.
MARº. Lo que yo quisiera es ciencia JUL. Bien está,
ACTO PR MERO. 21
EsCENA X. Abancae? Toma esta capa.
(A Juliana.)
D. JUAN. BoN. Allí he nacido, y no es raro
Que lo estrañe.
Desde que vendí á Santiago JN. ¿Y como vá
No hallo quien me sirva á gusto. Del asunto que lo trajo
El demonio, son los criados, A usted á Lima? Supongo
Desidiosos, enredistas, Que ha sido bueno el despacho.
Murmuradores y ganzos. ¿No es así?
Eso sí muy diligentes BoN. Señor Don Juan,
Para cobrar el salario! Eso vá peor cada rato.
JN. Pues yo lo creia á usted
ESCENA XI. Há dias ya colocado.
BoN. Nada de eso.
D. JUAN y JULIANA. JN. Es de admirar,
(Con una capa.)
Mucho mas, Don Bonifacio,
Cuando el mismo Protector
JUL. Aquí está la capa. Estaba en ello empeñado.
JN. Mira, En in, lo siento infinito;
(Tomándola) Pero, amigo, mientras tanto,
Ten aquí mucho cuidado; Ya sabe usted que esta casa
Siempre es preciso decirte Y cuanto yo tengo y valgo,
Las cosas á cada rato. Está á su disposicion.
Pronto vuelvo. -
Yo no me olvido del trato
(Yendose.) Que usted y su padre me dieron
JUL. (Haya vejete Cuando estuve allá emigrado,
Mas fastidioso y mas cándido!) Y crea usted que les soy
Muy grato, D. Bonifacio;
ES CENA XH. Con que así mándeme usted
Como á uno de sus criados.
D. BONEFACIO Y DICHOS. No son estos cumplimientos
De estilo, Don Bonifacio,
BoN. ¡Amigo! Le hablo á usted con todas veras:
(A D. Juan al salir.) Ya sabe usted que soy franco,
JN. ¡Oh! muy bien venido Y no como otros, mi amigo,
Sea usted Don Bonifacio: Que vemos á cada paso,
Adelante. Que cara á cara nos dan
BoN. Yo presumo De fina amistad la mano,
Que he venido á molestarlo. Y por detras nos insultan
JN. Disparate! Aquí, mi amigo, O nos hacen un agravio.
Eso en usté es escusado. BoN. Mil gracias, amigo mio.
BoN. Pero usted iba á salir. JN. ¿Y qué motivo ha atrasado d

JN. Si, pero era por el barrio, La colocacion de usted?


A misa. BON. No lo sé.
BoN. Pues vaya usted. JN. No será estraño
JN. No precisa, ya no salgo. Que algunas enemistades.... -

A bien que no es dia de fiesta. BoN. Puede ser: usté está al cabo
Con que, amigo, ¿como vamos? De mis servicios Don Juan;
BoN. De salud, perfectamente. Sabe usted que hace siete años
JN. Me alegro. ¿Siempre estrañando Que en favor del Protector
--

2 LA SAYA Y MANTO.

Tenazmente he trabajade, Que digan mis allegados


Y que mi vida y hacienda Que mi desidia es la causa
He espuesto por elevarlo. De que no se me haga caso.
He ido muchísimas veces
Logrado al fin el objeto,
Sin pedir por mi trabajo A ver al tal Secretario,
Recompensas, sin desear, Y tanto he sacado de él
Creame usted, ser empleado, Como de su jefe ó su amo.
Permanecia tranquilo —Vuelva usted—Por ahora estoy
Al lado de un padre anciano, Estremamente o cupado....
— Ya le he hablado á Su Exelencia
Ocupado solamente
En sostenerlo y cuidarlo, Con empeño de su encargo....
Cuando recibí una carta —Tiene mucha prevencion
Del Protector, en que hablando, En favor de usted....—No es malo....
Sobre otras cosas, me instaba —El nombre de usted lo tiene
Que viniese aquí; hasta cuatro En su cartera apuntado.
Recibí, en muy corto tiempo, —Ya ve usted.... Yo bien quisiera....
Con este fin; sin embargo, —Mas todo no está en mi mano.—
Yo no pensaba bajar, Tales son las espresiones
Hasta que me instaron tanto Que me dice el Secretario,
Mis amigos, y aun mis padres, Y en frases cortadas siempre
Y volvíendo el rostro á un lado.
Que me resolví á efectuarlo,
Creyendo que no serian Amigo, y si al Protector
Sus ofrecimientos vanos. Ochenta ó cien cortesanos
Usted ha visto las cartas, No le dejan respirar
Por eso no le relato Ni un momento con descanso,
En casa de este señor
Las promesas, los cariños,
Los elojios estremados Creo que los hay doblados.
Con que en todas Su Exelencia Allí es el ver las mugeres
Me trata como un hermano. Muy puestas de tiros largos,
Sufriendo los manoseos
No obstante, ya hace diez meses
Que en esta ciudad me hallo De los que están aguardando
Y no he podido lograr, En la antesala con ellas,
No digo el ser colocado, A que salga el Secretario:
Pero ni aun hablarle á solas Allí el pasearse los hombres
Por mas diligencias que hago. A pasos descompasados,
IIe ido á verlo muchas veces, Estudiando las arengas
Y cuando mas he alcanzado Con que presumen ganarlo:
Que muy á secas me diga: Allí el estar sus servicios,
Pues, amigo ¿cómo vamos? Como locos, relatando
Y luego vuelve la espalda Y accionando con furor
Y se pone á hablar muy bajo Con los pies y con las manos;
6 on alguno de esos hombres Allí el ponerse de pié
Que, tal vez con fines malos, Si sale de adentro un criado,
Lo asedian continuamente Para preguntarle á un tiempo
De dia y noche en palacio. El humor que tiene el amo;
JN. ¿Y por qué no ha visto usted Allí, en fin, los rendimientos
Al Ministro.... al Secretario? Mas humillantes y bajos,
, BoN. Señor Don Juan, no he omitido Las lágrimas, los sollozos,
Creame usted ningun paso, Cuando sale el Secretario,
Porque no quiero tampoco El que arrugando las cejas
ACTO PRIMERO,

Pasa al instante de largo, Teniendo usted esta casa


Dejando á los pretendientes Se ha ido á vivir en un tambo.
Con el sermon estudiado. Ha ocurrido usté en sus cuitas
JN. De eso aquí verá usted mucho, Antes que á mí á los estraños,
Mi amigo Don Bonifacio. Y me ha ofendido usted mucho
BoN. Ya yo no tengo paciencia, Con esto, Don Bonifacio.
Señor Don Juan, para tanto; ¿Qué dirá el padre de usted
Y esto no es lo peor, amigo, Cuando sepa lo pasado?
Sino que yo muy confiado Dirá con razon que soy
. En que pasaria en Lima, A su amistad poco grato,
Cuando mas dos meses largos, Pues viendo á su hijo en conflictos,
No traje para vivir Pudiendo, no lo he auxiliado.
Sino lo muy necesario A y amigo, yo ya cuento
Y por supuesto me encuentro De cincuenta á sesenta años,
Como usted podrá pensarlo. Y nadie podrá tacharme
Mi padre ha un mes me libró, De picaro ni de ingrato!
Contra un tal Don Blas Navarro, Soy claro, digo verdades
Mil pesos, pero despues En su cara al mas pintado;
De haber dado muchos pasos Pero hay aquí sentimientos
Para hallar á este sujeto, De caballero y cristiano.
He sido al fin informado En fin, no hay nada perdido.
Que hace dos meses se fué Todo será remediado
Para el puerto de Huanchaco, Hoy mismo. Mi amigo, á casa
Y que no regresará Que traigan luego sus trastos.
Por lo menos en un año. Aquí será usted servido,
¿Qué tal, mi amigo Don Juan? Atendido y respetado,
Usted que está muy al cabo Don Bonifacio, cual yo.
Que yo á nadie necesito, Tendrá usted para sus gastos
Para vivir con regalo, Todo aquello que quisiere,
Diga usted ¿qué le parece Aunque sea por diez años,
La situacion en que me hallo? Que gracias á Dios no estoy
JN. Malísima, pero usted Como mi santo arrancado.
No ha sido en todo culpado; Si debe usted, luego, luego
En Abancae, como aquí, Que se chancelen sus cargos,
Cuando un hombre de alto rango Y no hay que venirme ahora
Le dá la mano, saluda, Por cortedad ocultándolos.
O le escribe á un ciudadano, BoN. Mil gracias, señor Don Juan.
Todos lo envidian y tienen JN. ¡Qué gracias ni qué canastos
Por el mas afortunado, No hay mas gracias sino hacer
Y le aconsejan y le instan Al instante lo que mando,
A que salga de su paso, . O de nó yo mismo iré
Sin recordar que el potente A traer los trastes del tambo
Cuando de un pobre hace caso Y me quejaré á su padre
Es en tanto necesita De que usted me ha desairado.
De su influjo y su trabajo, BoN. Permitame usted....
Y que despues no le importa JN. Mi amigo,
Que cargue con él el Diablo. Cuanto usted diga es en vano.
Pero de mi parte nunca Juliana.
Podré yo á usted perdonarlo: (Llamando.)
24 LA SAYA Y MANTO.

ES CENA XIV. ESCENA XVII.

DICHIOS Y JULIANA. D. JUAN y D. BONIFACI0,

JUL. ¿Qué manda usted? JN. , , ¡Qué diablo!


JN. Haz desocupar el cuarto ¿En donde andará esta niña
De Rosita y que sus cosas Que se ha demorado tanto?
Las pasen al del traspatio, BoN. ¿Quién, señor?
Porque en él viene á habitar JN. Mi cuñadita,
El señor Don Bonifacio. Que nos está molestando:
JUL. Corriente Pues yo no la aguardo.
JN. Escucha. Que venga BoN. Creo ,
Aqui luego mi muchacho, Que la ví, sino me engaño,
Que lo tengo que mandar. No hace mucho.
JN. ¿A donde?
ES CENA XV. BoN. Si, me parece que fué entrando
A la casa del Ministro.
DICHOS, MENos JULIANA. JN. Del Ministro....!
BoN. (Se ha admirado.)
BoN. Ya que usted se empeña tanto, JN. ¿Del Ministro?
Mi amigo, en favorecerme. BoN. Si, señor.
Yo no puedo desairarlo; JN. Diga usted Don Bonifacio,
Puede usted hacer de mí ¿Está usted seguro de ello?
Lo que fuere de su agrado. BoN. Tal vez me haya equivocado.
JN. Se entiende; ahora hago las veces JN. ¿Y qué vestido llevaba?
Del señor don Pedro Pablo. BoN. Iba con saya y con manto.
JN. ¿Y el pañuelon?
ESCENA XV. Box. Me parece
Que era de vapor bordado.
Dicios, y es cRADo. JN. ¿Y los colores?
BON. La saya
JN. Mira, vé con el señor Negra:
Al Tambo.... ¿de qué? JN. ¿Qué mas?
(A don Bonilacio.) BoN. Y de raso,
BoN. De Huanuco. Y el pañuelo era punzó....
JN. De Huanuco, ¿oyes? Y mira Sí, punzó con caña y blanco.
Conduce aquí con cuidado JN. ¡Que tal es cierto: ella tiene
Lo que te mande. Ese vestido Canario!
CRI. Muy bien. Si lo llego á ayeriguar
- - (Yéndose.)
JN. Aguarda: he reflexionado Puede que le cueste caro.
BoN. ¿No me dirá usted, Don Juan,
Que fuera mucho mejor Por qué esto lo altera tanto?
• Que espere aquí este muchacho
JN. Si, lo diré, si señor;
Mientras nosotros, mi amigo,
Alguna cosa almorzamos. Repito á usted que soy franco,
BoN. Por mi parte.... Y que no ando con rodeos,
JN. No hay escusas. Cuando juzgo necesario
Espérate adentro un rato, Esplicarle mi sentir
(Al Criado.) Al hombre mas estirado.
José, que despues irás Sabrá usted que el tal Ministro
Donde te he dicho. Se llamó mi amigo antaño,
ACTO PRIMERO. 25

Y que por tal se me daba Con mi imprudencia; á saber :


Cuando andaba mendigando Lo que habia en este caso
Mi favor, y el de otros mil Me hubiera guardado mucho
Para verse colocado: De abrir sobre ello mis lábios,
Mas como es moda en el dia JN. Mal hecho. Por otra parte,
Ser adulon, sucio y bajo Una muger de su estado
Cuando es adversa la suerte, No puede sin esponerse
A mancillar su recato,
Y, cuando propicia, vano, Visitar á tales horas
Inconsecuente, atrevido, on
Desconocido y mal criado, A un personaje tan alto.
Tan luego como se vió Mucho mas, cuando hay en Lima
De elevado funcionario Infinidad de malvados
Trató de menospreciarme, Que de las cosas mas simples
Como si fuera su esclavo. Hacen juicios temerarios.
Tratándose cierto dia o ¿Ni qué puede ella tener,
Sobre fraudes al Erario Don Bonifacio, entre manos
Y sobre la conveniencia , ,,, ,, , , Con ese hombre? ¿Qué le falta
De nuestro reciente pacto, En esta casa? Há tres años
e me pidió mi opinion, Que enviudó, y aunque su esposo
Y yo la emití confiado le dejó ni un centavo,
En lo que sobre este asunto He sido para ella siempre
He leido en autores varios, Su padre, no su cuñado.
Y tuvo la desvergüenza, Pero en adelante juro
ºe decirme que era un bárbaro, Que será muy al contrario;
Porque no seguí la suya Si de mi honradez y canas
Cual lo hiciera su lacayo. . . . . Ha pensado hacer escarnio
Hay ciertos hombres, ni amigó, Se equivoca, porque yo
Que se juzgan grandes sabios, , , Sabré con tiempo evitarlo. r

Solo porque entran y salen Las mugeres tienen todas


De dia y noche en Palacio, Adentro del cuerpo el Diablo,
Y si un hombre no les vá
O porque en una oficina
Hacen mal un par de rasgos, De cuando en cuando á las manos,
Aunque ignoren cuantos son Lo mandan á San Andres
Los dias que tiene el año. El dia menos pensado!
Desde entonces he sabido Por verla otra vez casada
Que anda haciendo comentarios Sepa usted que darla algo,
De mi vida y opiniones, • Porque por mas que ellas digan,
Con el fin, segun mi cálculo, Desde quince á cuarenta años,
De que el Gobierno me infiera No hay una que no desee
Por su conducto algun daño. Un compañero en su tálamo,
ltosita sabe todo esto, Y que no revuelva el mundo
Y mas tambien que he jurado Por ver este fin logrado.
Yo.... d9

lajo de ningun pretesto Calle usted que ella viene;


No verlo nunca ni hablarlo. BoN.
(Mirando afuera.)
Este es el justo motivo
Por lo que he estrañado tanto Suplico á usted..., -

JN. Es en vano,
Que usted la haya visto entrar Le diré cuantas son cinco
En su casa, no hace rato. Como Juan Pedro me llamo.
BoN. Don Juan, yo siento infinito BoN. Pero,... Ya llega....
Haber á usted molestado (Deteniendolo.)
2
LA SAYA Y MANTO.

MAR. (L0 engañamos.)


IESCENAXVIII. JN. Yo me exalté, por supuesto,
Y al llegar usted juzgamos
DICHOS y DOÑA MARIA. Que era ella. He aquí la causa
De mi falta.
(Tapada de ojo con saya de listas.)
MAR. (La ha tragado.)
JN. Don Bonifacio, otro dia
JN. Señora,
Repare usted mas despacio
Yo jamas habia pensado A las muchachas, si nó
Que tuviese usted un manejo Se llevará iguales chascos
Tan indecente, tan bajo. Todos los dias y en Lima
¿Una viuda, una señora, Que con la saya y el manto,
Como usted va tan temprano Y ese tapadito de ojo
A casa de un....?
Engañan al mismo diablo!
MAR. Caballero!
(Destapandose.) Ya se vé....no es culpa suya....
Creo que usted se ha engañado. (A Maria)
Yo.... Poco perito. Es forano.
JN. Dispense usted, señora BoN. Yusted que no lo es, tambien
MAR. ¿Pero qué es esto? Se equivocó.
BON. ¡Qué chasco! JN. No es estraño.
JN. Ja, ja, ja, ja. Las señales....
BON. Señorita.... MAR. Me parece
JN. Ja, ja, ja, ja. Amigo, vamos, Que ví al señor no hace rato,
Que la cosa causa risa. No me acuerdo en donde.... creo
BoN. (Yo me alegro del engaño.) Que en la cuadra de los Gallos....
JN. Se equivocó usted, ¡Ah! no, no fué allí.
BoN. Sin duda. JN. Seria
JN. La casualidad alabo. Por el costado del Teatro?
MAR. Señores, hasta ahora yo MAR. Caball Yo entraba á una casa.
No se que motivo he dado, BoN. Si, señorita.
Para que se me reciba JN. Acabáramos.
De un modo tan poco urbano. Toma! usted se equivocó
JN. Perdone usted, señorita, Medio á medio.
Que no ha estado en nuestras manos BON. Está muy claro.
Lo que acaba de pasar; Pero amigo. ¿no ve usted
Nos hemos pegado un chasco. Que es un poquito mas bajo
BoN. Equivocacion. El cuerpo de mi cuñada,
JN. Cabal. Y mas grueso y ....?
Cualquiera sufre otro tanto. MAR. Don Juan, Vamos.
º.
MAR. Pero yo.... ¿Y Rosita donde está?
JN. Este es el asunto. JN. Salió á misa muy temprano,
AIe estaba el séñor contando, Pero no puede tardar.
Por casualidad que vió MAR. A y Jesus! He caminado
Entrar no hace mucho rato Tan lejos, solo por verla.
En casa de un caballero, JN. ¿Y por qué estamos parados?
Mi enemigo declarado, sientese usted, señorita;
A una amiguita de usted, ºMAR.
ha y sillas.
Voy de paso;
Cuyo honor á mi me es caro,
Con ese mismo vestido Me marcho,
Que usted lleva. JN. No puede ser
ACTO PRIMERO. 27
Vienes cada año no mas.
Tan pronto. Aguarde usted un rato
A Rosita. MAR. ¿Y tu? Estando buena y sana,
MAR. No, no puedo, Porque no te dá la gana,
A mi casa nunca Vas.
Que me estarán aguardando
En casa. Ros. No digas eso, mi vida;
JN. Aquí está Rosita; Que he estado tan constipada
Hél ahora si. Que la semana pasada
La pasé en cama metida.
ESCENA XIX. JN. Si las dejamos hablar
(A Don Bonifacio.)
DICHOS, DOÑA ROSA. No acabarán en dos años.
Ros. ¿Como te fué con los baños?
(Con saya verde.)
Nada me quieres contar.
JN. Me ha costado
MAR. Muy bien.
(A Doña Rosa.)
Ros. ¿Y viste á la Borda?
Infinito que tu amiga ¿Sanó de su enfermedad?
Te esperase. MAR. Está ya sin novedad,
Ros. ¡Qué milagro! Y como bola de gorda.
(Abrazando á Maria ) Ros. Qué tonelete tan bueno
¿De cuando acá Mariquita?, Su abuelita le mandó!
Al fin diste con la puerta! MAR. El mio se me rompió!
Ya yo te daba por muerta! Ros. ¿Qué lastima! ¿Y la Centeno?
MAR. Estoy muy viva, Rosita. J N. Hasta cuando?
Ros. Dame otro abrazo alma mia! MAR. No la Ví.
¿Qué es de tu vida? JN. Sabrás, Rosa, que el honor
MAR. Qué he estado Tenemos de que el señor
Retentada del costado, Se venga á vivir aquí.
Y casi con pulmonia. Ya sabes lo que debemos
Ros. ¿Y tu mamá como está? A su buen padre y á él,
MAR. Buena, niña. Y como amigo el mas fiel
IRos. ¿Y tus hermanas? Es justo que lo tratemos.
MAR. Mercedes con sus tercianas; Quiero que en mi casa sea
A Mica mejor le vá. Con todo esmero servido
Ros. Quítate la saya pues. Y que gustoso y querido
MAR. No, ya me voy. Como en la Su ya se vea.
ltos. Disparate! Nada tengo que encargarte,
Si has de tomar chocolate Porque tu sabrás el modo
En mi casa alguna vez: Como debas en un todo
Mira lo tengo muy rico; Con él, Rosita, portarte.
Es de aquí donde Lepiani, Ros. Mi voluntad es la tuya,
De ese que le gusta á Fani Y en este concepto espero
La muger de Federico. Que debe este caballero
MAR. No, niña, la hora se pasa Tenerla tambien por suya.
Y me aguardan á almorzar. Y de esta manera creo
Ros. Mandarémos avisar Poder demostrarte, Juan,
Que te quedas hoy en casa. El cariño y el afan
MAR. Tu siemprehas de hacer, Rosita Con que servirle deseo.
De mí cuanto se te antoja. BoN. Tanta honra, hermosa señora,
Ros. Anda ahi bribonaza, floja, Estoy cierto no merezco;
Despues que aquí de visita Sin embargo la agradezco,
28 LA SAYA Y MANTO).

JN. Mi amigo, dejémos ahora Esta señora, por Dios?


Tan dilatados cumplidos; Empezando á hablar las dos .
Confianza, Don Bonifacio, No tienen cuando concluir.
Y ya verá usted despacio Ya me aburro de esperarla,
Si somos reconocidos. ¿Y la tema en que ha dado ahora
BoN. (Cada dia me parece Que quiere que vaya á esta hora
Mas hermosa esta muger) A la plaza á acompañarla!
JN. Cuanto podamos hacer Y con el solaso que hace!
Por usted, tanto merece. Por cierto que es fuerte antojo!
Y una ha de ir tapada de ojo
EscENA XX. Si nó, no se satisface.
Aquí viene Don Mariano,
DICHOS Y JULIANA. - (Mirando acia dentro.)
Jul. Ya está el almuerzo en la mesa
JN. Vamos á almorzar, amigo. Me voy á tapar, á ver
BON Vamos. Si me puede conocer.
(Siéntase y tápase.)

EsCENA XXI. ESCENA II.


DoÑA RosA y DoÑA MARIA. D. MARIANo y JULIANA.
MAR. Ay niña!te diga MARº. Bien mio! dame esa mano.
Que si no nos damos priesa (Queriendo asiria)
Hay hoy los mundos aquí. ¿Como ha ido?
Ros. Y dime ¿me conoció? JUL. (Lo engañé )
MAR. Pues nó y se lo contó MARº. ¡Qué es esto! ¿no me respondes?
A Don Juan.
ROS. No ves, si así ¿De este modo correspondes
Al amor que te juré?
Se me puso. ¿Te tapas? haces muy bien
MAR. De manera, -

¿Querrás tal vez, fementida,


Rosita, que cuando entré Quitarme al punto la vida
Te digo que lo encontré Con tu inhumano desden?
Mas rabioso que una fiera. JUL. Ja, ja, ja, ja
ROS. Vamos adentro, que luego
Me contarás lo que ha habido. (Destapandose.)
MAR. A y niña que el lance ha sido MARº. (Juliana!)
Apretado. JUL. Ja, ja, ja, ja A y señor!
Ros. No lo niego; MARº(No hay mas que hacerle el amor,
Pero, Marica, entre tanto, ¿Te ries?
¿Qué bien los hemos burlado! JUL. De buena gana.
MAR. Muy vivas hemos andado! MARº. ¿Qué, no crees lo que te digo?
*Ros. Gracias á la saya y manto JUL. Como no
MARº. Pues, Julianita,
ACTO SEGUNDO, Entonces esa risita
No debes usar conmigo.
ESCEN A . JUL. Señor, usted se equivoca;
Veame usted, no es á mí.
JULIANA.
MARº. A tí es que te conocí
(Con saya y manto.) por el olor de la boca.
¿A qué hora querrá salir JUL, Abra usted bien esos qjos,
ACTO SEGUNDO. 29

Que soy mas gorda. MARº. (Esta es otral De repente.


MARº. ¿Que quien? viene tambien la Bosita.)
JUL. Si acaso no ve usted bien Con que dime.... -

Por que no se pone anteojos? JUL. Qué amolar!


MARo. Mira, ñata, ten por cierto MARº. ¿En qué quedamos?
JUI. Eri nada.
Que te quíero bien. -

JUL. ¡Que tall He dicho que no hay posada


MARo. Tu semblante anjelical Y dale á desencillar,
Me tiene ya casi muerto.
JUL. Ya saldrá quien usted ama.
- (Yendose.)
EsCENA III.
MARº. ¡Que me importal vales tú DICHOS.—MARIQUITA.
Mas que ella, mas que el Perú.
JUL. Me voy, creo que me llama. MAR. Vamos, Juliana, ... ¡Oh! amigo,
MARº. Detente. ¿Donde te vas? ¿Usted tambien por acá? .
(Deteniéndola.) MARº. Sí, Mariquita, hace poco
JUL. ¿De cuando acá tanto amor? Que acabo aquí de llegar,
MAR. Te lo pido por favor, Y le estaba preguntando
Oyeme un rato no mas. A Juliana por Don Juan.
-

JUL. Quehombres Jesus son capaces MAR. ¿Y qué es de esa buena vida?
De amará María Talegas. Hoy hace un dia cabal
MAR. Ven acá ¿por qué no llegas? Que no se le vé la cara,
JUL. Guál -
Don Mariano, por allá.
MARº. : Te ruego que me abraces. Ya se vé.... otras amistades
JUL. Oigá! Qué señor tan piezal Mas íntimas.... ¿no es verdad?
MARº. ¿Con qué no me crees? Le habrán impedido á usted
JUL. , - Yo, nó. Que nos vaya á visitar.
MARº. ¿Y por qué, si te amo yo MARº. Mariquita, afmiga mía,
Con la mas grande termeza? Un asunto de entidad -

JUL. ¿A mí? Usted no me envacuna. Me robó la dicha anoche


MARº. (Y por cierto que me agrada De ver á usted.
El filis de la alquilada.) MAR. Hasta mas
Mira, yo haré tu fortuna. De las nueve lo aguardamos
¿Te quieres salir de aquí? Con la mayor ansiedad,
Al punto te pondré casa Y usted ni un solo momento
En la calle. Pensaría en mí, quizá. ,
JUL. Esa no pasa. MARo. Que me diga usted tal cosa
MARº. ¿Y qué es lo que quieres? dí. Es lo que debo estrañar; -

JUL. Que usted me deje. ¿Usted que sabe muy bien


MARo. Bribonal Cuanta es mi felicidad,
¿Te burlas de mitormento? Si la hablo á nsted, si la miro
Pues pierdes con tal intento - El momento más fügaz,
Mucho para tu persona. Y que toda mi existencia
JUL. Que felicidad La quisiera consagrar
MARo. Lo dicho; - En adorarla, en servirla,
Ahí despues te pesará. Con toda mi voluntad,
JUL. Una lástima será Me culpa de esta manera?
MARº. Ya se vé,..., por un capricho,..., No Mariquita, no mas,
JUL. Ya sale Na Mariquita,..., Hagame usted mas justicia,
Mire usted que viene jente. Sea usted mas imparcial,
30 LA SAYA Y MANTFO.

Crea usted que soy muy fino, MARo. Precisamente;


Mu y consecuente y veraz; A las siete estoy allá.
Creamelo usted. MAR. No falte usted que tenemos.
MAR. ¡Oh sí, Muchas cosas que tratar.
Disculpas no faltarán: A Dios.
Siempre las tienen los hombres MARo. A Dios, vida mia.
MAR. Hasta la noche.
Muy prontas para engañar.
MARº. Yo no las uso, amiguita, MARo. Cabal.
Soy muy injenuo y formal. (Juliana, lo dicho, dicho.)
JUL. (Mucho de eso!) JUL. ¡Váyase usted á pasear!
MARo. Y con usted
Linda Marica, jamas; ESCENA IV.
No, nunca.
D. MARIANO.
JUL. (Y con tal ejemplo,
Quien á los hombres creerá!
Todos son así, ninguno Pues, señor, estoy lucido.
Dice jamas la verdad.) Segun lo que á mí me pasa,
MARº. ¿Y puede usted de mi afecto, Yo creo que en esta casa
Está el demonio metido.
Mariquita, dudar mas?
¿Desea usted otras pruebas Maldita equivocacion!
Si descubierta al fin es
Que las que le he dado ya? Hacen contra mí las tres
MAR. No, Don Mariano.
MARº. Mi amiga, Una confederacion.
Estoy contento Pero no hay que dar cuidado;
JUL. (¡Qué tal) Yo las llegaré á enredar,
Pues mucho sabe inventar
MAR. Pero no se pierda usted
Un hombre necesitado.
Tanto tiempo.
JUL. (Este es capaz La criada y la Mariquita
De enredar á cuantas hembras No me importan á mí un pito,
Hay en esta capital) La que yo mas necesito
MARo. ¿Yá donde vá mi amiguita? Es sin duda á la Rosita,
MAR. Voy un instante al portal. Y si logro del empleo
MARo. ¿A qué? Que solicito el despacho,
MAR. A comprar para Rosa La mandaré sin empacho
Unas medias y un collar, A ella tambien á paseo.
Que me ha dicho necesita ¿Si al Ministro habrá sacado
Esta noche. Por fin el sí esta mañana?
MARº. ¿Y tardarás? Para recelos no gana
MAR. Vuelvo dentro de dos horas Un hombre necesitado.
Don Mariano, cuando mas; Mucho valen unas faldas
Pero oiga usted debo irme Para hacer un pedimento!
Ante ellas el mas violento
E)e esta casa, á mas tardar
Antes de las oraciones, Nunca vuelve las espaldas
Y usted con seguridad Por eso ya es general
A las siete ó siete y media Que el que llega á pretender,
En la mia me hallará;
Mande á su linda mujer
Lo aguardo á usted. A entregar el memorial.
. MARo. Por supuesto! Ello es por cierto arriesgado
Como habia de faltar. ¿Pero mucho peor no fuera,
MAR. Cuidado! Que de miseria muriera
ACTo SEGUNDO. 3.
Un hombre necesitado? MARº. Valgame Dios
Un dengue á tiempo, una chanza, Como se conoce que ella
Un puchero, una risita No arde en el fuego que yo....
De una muchacha bonita, ¡Ah! Rosita.
¿Qué cosa es la que no alcanza? (Con viveza.)
Ros. Don Mariano.
Su tono grave el potente
Delante de ella abandona, MARº. ¿Tú estabas aquí mi amor?
Y se muestra á su persona ¡Ay! No puedes figurarte
Espresivo y complaciente; Lo que yo sufro.
Ros. Por Dios,
Su ruego no es desechado,
Es temible su desprecio, Amigo mio! otra vez
Y dá cuando quiere aprecio No me esponga usted mas, no:
A un hombre necesitado. Si me ama usted es preciso
Sexo encantador y hermoso Que mire mas por mi honor.
Con cuanto emprendes te sales! MARº. Y qué ha habido? Algun malvado
Mucho puedes, mucho vales Hiere tu reputacion?
Ante un Ministro orgulloso. Dímelo pronto, yo haré
Muchas veces los servicios, Que le pese. Vive Dios!
(Ajitado,)
La probidad y el honor, Ros. No es eso.
Nada son sin tu favor MARo. ¿Me han levantado
Y tus graciosos oficios; Algun testimonio?
Es verdad que has motivado ROS. No.
Mil males con tus desdenes, Nada de eso, Don Mariano.
Pero has hecho muchos bienes
Al hombre necesitado. MARº. ¿Alguna indisposicion?
Ros. No amigo, sino que fuí,
Tú á nadie das tratamiento, Como usted me lo mandó,
Ningun portero te ataja, Esta mañana á la casa
Ninguno un zape te encaja Del Ministro....
Sin que tú le soples ciento, MARº. ¿Y no salió?
El destierro, las prisiones, Si es un bruto, un descortés,
No se han hecho para tí, Un hombre vil y feroz.
Ni andas de aquí para allí Ros. Jesus, que génio! No es eso.
s. Por sospechas ni opiniones. MARº. ¿Pues qué hay? dímelo, por Dios.
Eres, en fin, el dechado
Ros. Que me vió entrar un amigo
De un ser libre en este suelo De mi cuñado.
Y el alivio y el consuelo MARo. Y lo habló
Del hombre necesitado.
Perversos! Te habrán tratado,
Pero aquí viene Rosita; Rosita, como un Neron.
A que buen tiempo salió Ros, No, amigo, porque yo á tiempo
Finjiré que no la he visto. Logré burlar á los dos; -

Mudé en la calle de saya, d


ESCENA. V. De manto y de pañuelon,
Y de este modo creyeron
D. MARIANO y DOÑA ROSA. Que habia sido un error.
Nuestra amiga Mariquita
MARº. Hace dos horas que estoy En un todo me ayudó.
(Paseándose.) MARº. Y que, Rosita, le has dicho
Aguardando aquí á Rosita.... (Ajitado.)
Ros. (De mi habla.) A esa mujer nuestro amor!
(Entrando,) ¿Qué has hecho?
32 LA SAYA Y MANTO.

ROS. No, Don Mariano, Ahora venia á decirte


¿Cree usted que tan tonta soy? Que yo un ciudadano soy
MARº. Así debe ser. No ves De carácter, patriotismo,
Que puede una indiscrecion Y amante de minacion,
Esponernos Y que no puedo servir
Ros. Por supuesto, A su perverso opresor, *

Así lo creo. -
A su alevoso asesino,
MARo. Y tu honor A su verdugo feroz. -, " " -

Quedára, por consiguiente, Ros. No grite usted. -

En manos de un vulgo atroz, MARº. Desvergüenza!


Que lo haria mil pedazos No faltaba mas, que yo ,
Sin la menor compasion. Fuera á servir á un gobierno
• Ahora que me acuerdo, dime llejítimo, invasor.... .
¿Viste al fin á ese señor? Ros. Don Mariano....!... , , , , , ,
ROS. Sí. MARº. Que no tiene o ;
MARº. ¿Y qué te dijo? contesta.... Ni palabra, ni opinion. . . . . . . . .
Alguna esperanza dió? -
Ros. Basta, basta....
Ros. Pues, me dijo.... MARº. - Cimentado
MARº. ¡Oh él es hombre Sobre una arena veloz, : , ;

De.crianza y de ilustracion, Y que de un momento á otro


Y no te habrá desairado. Tronará como un cañon. -

¿No es así, mi dulce amor? Sosténganlo en horabuena , , , , , ,


Ros. Empezó por las precisas. Tanto peruano traidor, , , ,
—Veremos...;...—¿Donde nació....? Que por un mísero empléó
-¿En Limal—Está bien.—No importa. O una cruz de la lejion , , , , , ,
—Yo le hablaré al Protector.... Se humillan en su presencia -

-Basta que usted se interese Sin el menor pundonor;


Para que me empeñe yo,...— Pero ya les pesará,
Y así, varias espresiones Llegará el momento a troz
De poca suposicion, En que paguen sus delitos,
De que usan en tales casos En un banco, si señor;
Estos señores de pró. Y yo he de ser el primero
MARº. Lo dije ese es un desaire Que clave en el corazon
Que te ha inferido el bribon. De estos canallas infames
Si es un inicuo, un tirano, El acero vengador.
Un déspota sin pudor, Ros. Hasta cuando, Don Mariano!
Un extrangero insolente, Que gènio ha dado á usted Dios;
Un consumado ladron. La menor cosa lo pone
Ros. Pero.... Como una ascua de carbon.
-

MARº. . No le durará Cálmese usted, por la Vírgen;


Si alza usted tanto la voz
Mucho su orgullo. Puede oirlo mi cuñado
Ca (Poniéndose inquieío.)
Ros. Por Dios Y habrá aquí los mundos hoy:
Oiga usted. Hable usted con mas sosiego.
MARº. Sí, ya no tarda MARº. ¡Qué! ¿no es justo mi furor?
De Chile la espedicion ¿Quieres, mujer, uo sienta
Que ha de convertir en polvo La ignominia y el baldon
Ese club usurpador; En que se encuentra sumida,
No me pesa, puedes creerlo, Nuestra patria infeliz hoy?
Que no me destine, no. ¿Quieres que,...
ACTO SEGUNDO, 5.5

RoS. Déjeme usted Como la que en él ha hecho


Que concluya de hablar yo: Su Exelencia el Protector
El Ministro me ha ofrecido Ros. Ya ha visto usted Don Mariano
Darle á usted sin dilacion Que, en cuanto he podido yó,
Un empleo lucrativo, He contribuido gustosa
Y aun creo que lo nombró; Para su colocacion.
Mas puesto que usted no tiene MARo. Para tí, Rosita, es todo:
Como lo ha dicho intencion Por tí sola, por tu amor, -

De admitirlo, es necesario Quisiera ser el Monarca


Avisárselo. ¿Sí, ó nó? De cuanto ilumina el sol,
MAR.º No quiero nada. Para poner á tus pies
ROs. Corriente, Mis glorias y mi esplendor.
Se lo diré así, señor. Todo es tuyo, lo repíto,
MARo. Pero.... No.... Escucha. ¿Ni qué podré tener yo
Ros. ¿Qué cosa? De que tu no seas dueño,
MARo. No le digas nada, no; Mandando en mi corazon?
Lo admitiré por tí sola, Mil veces te lo he ofrecido,
Por tí, no por ambicion, Y ahora palabra te doy
No quiero que nunca digas Que dentro de poco tiempo,
Que te he desairado yo. Cuando mas, de un mes ó dos,
Ros. Pero á usted no le adapta; Tan luego como reciba
Si no es de su inclinacion, De mi empleo una pension,
Sí.... Serás mi esposa, Rosita,
MARº. No, Rosita, he pensado Mi amante, mi único amor,
De otro modo, fué un fervor. Y viviremos tranquilos
A bien que todo, mi vida, En santa y dichosa union.
Ha pasado entre los dos.
Por otra parte, es preciso ESC CNA V.
Decirlo, aunque con dolor,
El protector es el único DICHOS, D. JUAN y D. BONIFAC10.
Que en América nació
Capaz de hacer la ventura JN. Me ha petado como digo
De esta opulenta nacion; La proposicion de usted;
De la paz que disfrutamos Será una nueva merced
Él es el dichoso autor, Que nos hace usted, mi amigo,
El refrenó la anarquía Por mí, concluida está yá; -

Que un tiempo nos devoró Lo demas allá con ella,


Y solo á muestra grandeza Que juzgo que esta es querella
Aspira su corazon. Que no e disgustará.
Ros. El Ministro.... Pero antes que usted concluya
MARº. ¡Oh! su Ministro Voy á ver á ese sujeto;
Es de honradez un crisol: No se saldrá lo prometo
El mérito siempre en él El Ministro con la suya:
Un padre amoroso halló, Haré que hable á Su Exelencia
Y es tan puro como un niño Sobre el negocio despacio,
Que ha tres dias que vió el sol. Y ya verá si en palacio
¡Ojalá que siempre hicieran Tengo ó no tengo influencia.
Tan acertada eleccion BoN. Usted haga, amigo mio,
Los que en adelante manden Cuanto crea que convenga,
Este pais que lo adoptó, Que ello buen éxito tenga
(3
3 , A SA Y A Y MANTO,

Es lo que yo desconfio. Si se ofrece, cualquier cosa;


JN. No hay que temer. Pronto vuelvo. Y yo seré muy dichosa
Don Mariano, ¿Cómo va? Si acaso puedo acertar
(Al salir.) En servir y en agradar
MARº. Muy bien, señor. A quien supo jeneroso,
En su destierro penoso,
ESC ENA VII. A Don Juan agazajar.
DONA ROSA, D. MARIANO Y D. BONIFACIO.
BoN. El deber de un hombre honrado
Es el de amparar, señora,
BON. (Aquí está: A un semejante que llora
Un destino infortunado.
A hablarla no me resuelvo.) Yo muy feliz me he juzgado
MARo. (¿Qué querrá aquí este señor?) Cuando dítal acojida -

Ros. El señor es, Don Mariano,


Un amigo de mi hermano. A Don Juan, que aunque á medida
BoN. Y de usted muy servidor.
No fué de mi aspiración,
Al menos mi obligacion
MARº. Tengo la honra de ofrecerme,
Caballero, á su servicio. Entonces miré cumplida.
BoN. Aprecio este beneficio
Ros. Yo estoy muy cierta, señor,
Que se digna usted hacerme, Que por muchó que aquí hagamos
Y me le ofrezco igualmente En nada recompensamos
Por amigo verdadero. Tanto cariño y favor.
Ros. Don Mariano es, caballero, BoN. ¿Qué recompensa mayor
Que estar al lado de usted?
De la familia pariente. (Ya estoy metido en la red.)
BoN. Mas motivos, señorita,
Para apreciarlo. Ros. Eso es, señor, un decir,
MARº. Lo estimo. BoN. (No sé por donde salir.
Ros. Mi marido fué su primo. Estoy como esa pared.)
MARº. Dispénseme usted, lèosita; Por tan pequeños servicios,
Como por mi dicha dí,
Tengo que hacer con urjencia; Me abruman, señora, aquí
Me marcho.
Con inmensos beneficios.
Ros. Como! ¿hasta cuando? Tan jenerosos oficios
¿No vuelve usted?
MARº. Acabando Muestran de un modo ostensible,
Aun al que es mas insensible,
De hacer esa dilijencia.
A l}ioS. Que el mortal que los prodiga
BON. A Dios. Dentro de su pecho abriga
ROS. Hasta luego. Una alma noble y sensible.
MARº. Hasta luego. (Hasta no ver Ros. Está usted tan lisonjero
Como un Limeño, mi amigo.
El despacho en mi poder
No puedo tener sosiego.) BoN. Lo que siento es lo que digo;
Señora, soy muy sincéro,
Ros. Así lo creo.
ESCENA VIII. BON. Y espero
Hacerle á usted conocer,
DOÑA ROSA y D. BONIFACIO.
Que para mí es el placer,
Rosita, mas excesivo....
ROS. Don Bonifacio. Ros. ¿Cuál?
BON. (¡Qué hermosa!) BoN. Vivir á donde vivo.
Ros. Usted debe en esta casa (Con amor.)
Pedir sin rubor ni tasa Ros, Mil gracias,
ACT () SEGUNDO. ) ,)

BoN. ¿No soy de creer? Ros. Que pronto has vuelto Marica
Ros. Sí, señor, ¿y por que no? Ml AR. Déjame, no estoy en mí.
(Ya sospecho lo que intenta.) Tengo los pies.... A y Jesus!
BoN. (Creo que ha caido en la cuenta.) Este maldito perfil
(Tocandose.)
Sí, amada Rosita, yo....
(No sé que decir.) Del zapato, me ha hecho, niña,
Ros. (Temió.) Una llaga por aquí;
BoN. Tengo formado un proyecto, Y eso que me están tan grandes....
Que si á tener llega efecto Ve.... se salen sin sentir.
(Mostrando los pies)
Seré el hombre mas feliz;
Pero soy tan infeliz.... Ros. ¿Compraste lo que te dije?
Ros. (Es un serrano perfecto.) MAR. Qué he de comprar, ay de mí!
BoN. (No me atrevo á declararme.) Si apenas pude llegar
Rosita, si usted quisiera, Cerca de San Agustin,
Ningun obstáculo hubiera. Y me he vuelto, por qut, Rosa,
Ros. Usted debe de mandarme Ya no pude resistir
En cuanto guste ocuparme, El dolor, ni dar un paso
Don Bonifacio. Por mas que lo pretendí;
BoN. (Bien vá.) Y con este resisterio
Rosita, un favor será Quin habia de seguir
Que jamas olvidaré. Al portal de Botoneros,
Ros. Cuanto en mis manos esté, A comprar en donde Ortiz
En el asunto se hará. -
Las medias. Estoy.... Dios mio!
BoN. ¿Usted me aprecia, Rosita? Me sentaré un rato aquí.
Ros. ¿Lo duda usted? ¡A y Jesus!
BoN. (Ya comprende.) Ros. Tienes, Marica,
Ros. Un amigo.... La cara como un carmin.
BON. (No me entiende.) MAR. Si el calor está terrible
Ros. Como usted no necesita Y que estamos en Abril! -

Preguntarlo. Por eso se muere en Lima


BoN. Señorita. ... Tanta jente sin sentir.
Ros. Dudar de nuestra amistad Y luego el tal empedrado
Mucha injusticia seria. Que parece un puerco espín.
BoN. (Voto va la suerte mia! Yo no sé, niña, en que piensa
¡Qué maldita cortedad!) La Policía de aquí.
Ros. Nosotros, á la verdad, Le he echado mas maldiciones
Un placer recibiremos Que hojas hay de perejil.
Si acaso en algo podemos Ros. Entra y quítate la saya.
Ayudar á usted. BoN. (Dios quiera que lo haga así.)
BoN. (No sé....) MAR. ¿Quién nos apura? si quieres,
Ros. Con que, diga usted en qué, Volveré, Rosa, á salir,
Que en el instante lo haremos. Dame unos zapatos tuyos
Porque"estos ya dieron fin.
ESCENA IX. Ros. Los mios no te están buenos.
MAR. Vamos, niña, eso es decir
DICIIOS, DoÑA MARIA Y JULIANA. Que no es tu pié tan pequeño
Que no me vengan á mí.
MAR, Ay, que calor Yo pues nunca me lo aprieto;
BoN. (Ya me vino No soy de esas.
La señora á interrumpir.) Ros, Y á,
36 LA SA YA Y MANTO.

MAR. Que sí! MAR. Sí, como no te conozco....


Pregunta al maestro Carrillo, ¡Qué me vendras tu á decir!
Verás que no sé mentir: ltos. Basta pues, Marica, basta.
El me calza; que te muestre MAr. ¿Con que no salgo? º

La medida que le dí. Ros. Nó.


Cabal MA R. En fin,
Ros. Un punto me llevas, Voy á quitarme la saya.
Que yo te lo he oido decir. Ros. Quítatela, niña, sí.
MAR. Me quieres no incomodar! MAR. Yá sacarme estos zapatos
Ros. Pero si lo has dicho así. Que no los puedo sufrir.
MAR. No me acuerdo: no hay tal cosa, - se va cojeando.)
Y si lo dije, mentí. BoN. (Gracias á Dios.)
JUL. (¡Qué simplonas!
Ros. No te incomodes por eso.
Jesus como está el esplin! No me engañarán á mí.)
Pues bien, serán tan pequeños
Como los de una perdiz, ESCENA X.
O tan airosos y lindos
Como los de un serafin. DOÑA ROSA y D. BONIFACIO.
MAR. Poco te importa que sean
Desde aquí hasta Guayaquil. Ros. Que dirá usted de estas cosas,
No me vengas con zumbitas. Don Bonifacio.
Ros. Amiga, esto es un decir; BON. Yo, nada.
Cualquier cosa se te sube Ros. Hemos sido muy odiosas,
En el instante al majin. Pero todo es bufonada.
Yo te habia de hacer zumba: BoN. Rosita, usted es á mis ojos
Vamos, no seas así, Tan hermosa, tan perfecta,
MAR. Pero ¿qué dirá el señor Cuando muestra sus enojos,
Que te oye? Como cuando amor la afecta.
Ros. Que va á decir, Odiosa usted para mí!
Que no es mas lo que ahora pasa ¡Ah! de ninguna manera;
Que disputa femenil. No estar cerca de usted sí,
MAR. Está bien, pues con los mios Terrible, odioso me fuera;
Volveré luego á salir. Y pronto espero, señora,
Ros. No salgas ya, no precisa, Demostrar, con mis acciones,
No te incomodes en fin; Que lo que digo á usted ahora
Hace mucho sol, es tarde, No son vanas espresiones.
Otro dia podras ir; Ros. (Ha visto usted que rodeos.)
Yo no quiero que te enfermes BoN. Y ojalá el cielo permita
Y me eches la culpa á mí. Que no sean mis deseos
MAR. Pero, niña. Burlados, nunca, Rosita.
Ros. No, no quiero; * Ros. A mí solo me compete
Marica, no has de salir. Desear, como buena amiga,
as medias no me hacen falta; Que cuanto usted se promete
Tengo otras buenas allí, A su gusto lo consiga,
Que me pueden todavía Y estoy muy cierta que Juan
Perfectamente suplir. Será tambien muy gustoso
MAR. Ya te encaprichaste: si eres De que usted cese en su afan,
Hija de vizcaino al fin. Y de que sea dichoso.
Ros. No hay tal cosa, Mariquita; BoN. Don Juan está ya enterado
Siempre piensas mal de mí. De cuanto voy exponiendo,
ACTO sNGUNDO,
37
Y aun ha sido de su agrado. Se fué derecho á Palacío,
Ros. (Finjiré que no le entiendo.) A hablar con el Protector.
BoN. Y si libre lo ejecuto, “Así vá todo decia,
El lo podrá á usted decir; Oyendome. Los servicios
Si lo consigo, reputo
Muy feliz mi porvenir.
No se premian en el dia
Y se entronizan los vicios.
Ros. Permita usted que le indique Se verá tal picardia!
Que no le entiendo, mi amigo, A veces el gobérnante
Así es preciso se esplique No tiene la culpa, amigo;
Con mas claridad conmigo. Tanto adulon intrigante
La reserva es escusada
En muestra fina amistad, Que tiene siempre consigo,
No nos oculte usted nada
Que ensalzan al ignorante,
Por ella, ó por cortedad. Porque ruega con bajeza,
BoN. Mil veces he pretendido Y al sabio y apto deprimen,
Hablar á usted con franqueza, Porque ni aun en la pobreza
Mas como hacerme ha querido En sus antesalas jimen,
Tan corto naturaleza, Ni les doblan la cabeza,
He tenido que sellar Son los que le hacen que dé,
Al intentarlo milábio,
Sin acierto, los destinos
Temiendole á usted causar Y que confiado en su fé
Cometa mil desatinos,
Algun disgusto ó agravio. Que nunca sabe ni vé.”
El respeto y el temor Tanto en fin sobre esto habló
A la muger que se adora,
Son de un verdadero amor Que no me puedo acordar,
Señales ciertas, señora; Y á la oracion me quedó
Sin falta de contestar.
Pero ya que usted me ordena BoN. Crea usted, Don Juan, que yo
Que me esplique sin temer,
Debo al punto obedecer, Solo aspiro á ser empleado
Ros. (Esta es declaracion plena.) Por no sufrir el desprecio,
BoN. Tranquilo, alegre vivia, Que, viendome desairado,
Antes de que á usted mirase, Puede inferirme algun necio,
Mas quiso el cielo que un dia Despues de lo que ha pasado;
Aquí sola la encontrase, No sé como hay quien consiga,
Y que usted.... Sin padecer sinsabores
Y sin una mano amiga,
ESCENA XI. Empleos, rentas y honores.
JN. Miente quien tal cosa digal
DICHOS, Y D. JUAN.
JN. Ya esto y de vuelta.
Si aquel que mas lo merece
Por útil y meritorio,
Ros. A buen tiempo vino Juan. Y que pide que parece,
JN. Se logró, mi amigo, el plan; Una alma del purgatorio,
La cosa está ya resuelta. Le niegan cuando se ofrece dº
Apenas salí de aquí Un miserable destino,
Encontré con el sugeto:
¿Al que no tiene favor
Le hablé, me dijo que sí, Se lo han de dar? desatino
Pero me encargó el secreto El creerlo será, señor,
Porque nos conviene así. Tragar ruedas de molino.
Le informé muy por menor Preciso es desengañarse,
De todo, Don Bonifacio, Nadie mama sin llorar,
Y al instante el buen señor
Y el que hoy logra colocarse
3. LA SAYA Y MANTO.

Tiene, amigo, que rogar, Para engañarte mejor.


Que pedir y que humillarse. Tu esposo, que esté en la gloria,
BoN. Como soy tan desconfiado, Nada te dejó en su muerte,
Nada espero todavia. Como es cosa bien notoria,
JN. No hay que temer, no hay cuidado, Y de un hombre de esta suerte
La cosa es hecha en el dia, Poco dura la memoria.
Así me lo ha asegurado. Mientras yo viva, es muy cierto,
Creo que tambien acá Que nada te ha de faltar;
Esté el negocio concluido. Pero despues que haya muerto
BoN. No, buen amigo, aun no está. Puede ser tu bienestar,
JN. Tutututu, que descuido. Rosita, bastante incierto.
Eso es ser muy lerdo ya, Con que dí, ¿qué te parece?
A la muger no le agrada Su proteccion y su nombre
Hombre cobarde, mi amigo, Don Bonifacio te ofrece,
Cuando se mira atacada Y yo creo que no es hombre
Le gusta que el enemigo Que á ninguna desmerece.
Le corte la retirada. Tampoco, por otra parte,
Habrá usted andado con dudas Su fortuna es tan escasa
Y floreos, ¿no es verdad? Que no pueda sustentarte.
Y ellas que son tan parludas! Bien conocida es la casa,
Amigo, en mi mocedad En Abancae, de Ricarte;
Yo hacia hablar á las mudas. Entre ganado lanar,
Vamos, ya que en chicoleos acuñó y cañaberales,
Usted el tiempo ha gastado, Puede en el dia contar
Yo le diré les deseos Con buena porcion de reales
Que usted me ha manifestado, Para poderla pasar.
Sin andarme con rodeos. Fuera de esto será empleado
BoN. Señor.... Mañana, ó tal vez hoy mismo,
JN. Escucha, Rosita, Segun se me ha asegurado,
Y no hagas la melindrosa; Pues su mucho patriotismo
El señor te solicita Debe ser recompensado.
Para su futura esposa. Con que, Rosa ¿qué contestas?
Ros. A mí! La ocasion la pintan calva,
JN. A tí. No te andes con muchas fiestas;
BoN. Pero permita Siempre no está como malva
Usted don Juan.... El hombre en cosas como estas.
JN. Por San Pablo! Ros. Aunque no fuí desgraciada
Déjeme usted acabar, En mi primer casamiento,
¿No escuchas, Rosa, lo que hablo? La verdad sea ahora hablada,
Es necesario evitar Con intencion no me siento,
Las tentaciones del diablo:" De volverá ser casada.
•Eres jóven todavia, ¿Qué es lo que me falta aquí?
Y estás espuesta en el mundo ¿En todo no me das gusto?
A quedarte para tia, ¿Por qué pretendes de mí
O á que venga un vagamundo, Que pase por el disgusto
De tantos que hay en el dia, De separarme de tí?
Para quienes el pudor. JN. Todo eso es pura etiqueta;
Y la honra son ya vejeces, No hay muger que no lo diga
A pintarte mucho amor Cuando el amor no le inquieta,
Con maneras muy corteses, Pero si acaso le hostiga,
ACTO SEGUN CO. z X:

No hay familia, ni chaveta. A usted jamas faltaria.


¡Hacer asco una muger BoN. Gracias Don Juan; señorita,
A contraer un matrimonio Mi intencion ha sido pura;
Esto fuera hacerme creer La repulsa no me irrita;
Que es bueno el mismo demonio, Me causará si, amargura,
O que uno ha vuelto á macer. Pero odio, nunca, Rosita.
Rós. Pero. hermano, esto me toma Ros. Yo agradezco á usted señor
A mi tambien tan de nuevo....) La honra que me quiere hacer.
JN. Pues, muger, no es una bro ma, BoN. Para mí fuera el honor,
Cierto es cuanto dicho llevo, Si llegara á suceder.
Sin que le falte una coma; JN. Rosa, piensalo mejor.
Tal vez otro pretendiente Vamos, amigo.
Te caliente las orejas.... BoN. Ya voy.
Ros. Estoy muy libre al presente. A Dios, Rosita.
JN. Esos son cuentos de Viejas. Ros. Él le guarde.
Ros. Quien dice otra cosa, miente. JN. No te arrepientas ya tarde
JN. Hé allí lo que es la muger; Del desaire que haces hoy.
Cuando á fundadas razones
No le es fácil responder, ESCENA XI.
Apela á las desasones
Para querer convencer. DOÑA ROSA.
Ros. Si, señor, pues ya se vé,
Si me culpas de un delito Qué intrincada situacion!
En que yo jamas pensé. Jesus! y qué compromisol
JN. Si en la disculpa entra el grito Y no hay remedio, es preciso
El delito cierto fué. Salvarlo sin dilacion
En fin ya estás enterada Dos novios! una friolera!
De todo y haz lo que quieras. ¿Y me pesa tener tantos?
Consultalo con tu almohada, ¿Cuántas se darian de santos
Mira que despues pudieras Por tener uno siquiera
Mostrarte apesadumbrada. Tales la suerte con que obran
BoN. Aunque mi pasion, confieso, En el mundo los mortales;
Toca casi en desvario, Unos abundan en males
En mí sería un exeso A otros los bienes les sobran.
Violentar el albedrio Por mi parte no es dudosa
De esta señora por eso. La eleccion, pues de antemano
Lejos de mí tal idea. Tengo dada á Don Mariano
Libre es, al que quiera elija Palabra de ser su esposa.
Y con él, dichoso sea: Mas es tan poco sufrido!
Ninguno á la fuerza exija ¡Tan vivo, tan fulminante!
Que le alumbre nupcial tea. Si así se porta de amante
Si á mi poco valimento ¿Qué será siendo marido?
No se atiende, Don Juan, ahora, Pero lo quiero, á pesar
No tendrè resentimiento, De sus peros y sus comas,
Que en eso no se desdora Así las mugeres somos!
Mi honor, ni mi nacimiento. Nos gusta tanto un lunar
JN. Ni quien tampoco tendria Y el pobre Don Bonifacio
Aquí tal avilantez! Que de tímido hace alarde....
Esta casa es solo mia, ¿No sabrá que hombre cobarde
Y nadie en ella pardiez! No logra entrar en Palacio?
40 LA SAYA Y MANTO.

¡Si parece un amancae! tratar con las muchachas,


¡Ay qué desmayo! qué modos! Nos sacará de este aprieto.
¿Serán de esta masa todos Lleguese usted por acá.
Los hombres en Abancae? Pues señor....
En fin, lo mejor será MARº. ¿Y qué hay de bueno?
Hablar á Juan con franqueza, JN. Aquí le estamos rogando
Que él tiene buena cabeza A esta Señora....
Y todo lo compondrá. MAR. (Mal va esto.)
-
JN. Que nos acompañe al teatro
Esta noche.
ACTO TERCERO. MAR. Si no puedo...
(Mírando a Don Mariano.)

ESCENA I.
JN. Pero está muy empeñada
En que por fuerza ha de hacernos
l7l desaire.
D. JUAN, D0ÑA ROSAY DOÑA MARIA. MAR. No, Don Juan,
Ros. No, amiga, ya no te vas No soy capaz de hacer eso;
Hasta mañana. Me quedaré.
Ml AR. ¡Que bueno JN. Muchas gracias.
¿Y qué dirán en mi casa? MAR. (Solo por usted me quedo)
Ros. No tengas cuidado de eso, MARº. (Malhaya su estampa!)
Que ya he mandado avisar Ros. Amiga,
Que no te aguarden. No sabes cuanto me alegro.
MAR. No puedo; Don Mariano irá tambien
Tengo mucho que coser. Con nosotros.
Ros. Mañana puedes hacerlo. JN. Por supuesto.
JN. Quedese usted, señorita, MAR. (El brazo á mí.)
Que yo tambien se lo ruego. (A D. Mariano.)
Ros. ¿No se ha de quedar? ¿Qué tiene MARo. Yo, señoras....
Una noche mas ó menos? Siento mucho....
Por la mañana temprano ROS. (Yo lo quiero.
Se irá. Irá usted.) -

MAR. Mira, niña, pero.... MARº. Tengo que hacer,


Ros. Qué pero ni qué manzanal No puedo, mucho lo siento.
Mariquita no hay remedio: JN. Todo se deja, mi amigo,
Esta noche vas conmigo Por un rato de recreo;
A la comedia. A mas de que yo presumo
JN. Yo espero, Que es deber en un Limeño
Que usted no desairará Concurrir á ver una obra
El convite que le hacemos: De un conciudadano nuestro.
He mandado tomar palco MARº. (Como diablos me sacudo!)
Tan solo con este objeto. MAR. Con que, ¿Don Mariano, irémos?
¡Hola! señor Don Mariano, JN. Irá, señora.
Llega usted muy á buen tiempo. MARº. No voy,
Yá obra hecha aquí, mucho menos.
ESCHENA II. Tengo que hacer, ya lo he dicho,
Y aunque no fuera por esto
DICHos. D. MARIANo. No iria; para dormir
MARº.(Aun no se ha ido este demonio) Me sobra, Don Juan, el tiempo.
JN. Usted que está mas esperto JN. ¿Qué dice usted?
ACTO T i RCERO. 4l
MARº. Si, señor Y la hambre, si señor, la hambre!
Mamarracho mas completo Por treinta ó cuarenta pesos
No se ha visto nunca en tablas. Que le dará al tal autor
JN. ¿Lo ha leido usted? Esa obra de los infiernos,
MARº. Nada de eso; Vá á poner en el ridículo
Pero un actor me lo ha dicho. Al pais de su nacimiento.
JN. ¿Un actor? dele saberlo. Pero á él le importa muy poco.
MARº. Toma! no lo ha de saber! Tan sin vergüenza es como eso.
Un actor no es un sugeto JN. Y diga usted, Don Mariano,
A quien, en esta materia, ¿Usted conoce al sugeto
Se le dá blanco por negro.
JN. Cabal; pero, Don Mariano,
º que habla?
* MARº. ¿Yo? No señor,
¿Qué le importa á usted todo eso? Ni me importa el conocerlo;
Ello será detestable, Pero uno que lo conoce,
Como anda ese actor diciendo, Me ha dicho que es un mozuelo,
Pero ahora no viene al caso. Que jamás ha visitado
Nosotros lo que queremos Una escuela ni un colegio,
Es que usted nos acompañe; Y que sabrá á duras penas
Si la obra no vale un bledo Las letras del alfabeto.
Mejor, usted y el actor Eso si, muy presumido
Habrán acertado en ello.
Y muy mordaz en sus versos...
MARo. Qué ta!! Qué me importa! amigo, Dos ó tres comedias mas
Me importa mucho: no quiero Se me ha dicho que ha compuesto.
Ir á quemarme la sangre, Pero qué composiciones!
Que harto maligna la tengo. Parto al fin de tal cerebro;
¡Qué me importa! me ha gustado Una reunion de absurdos
La pregunta Si, por cierto. Y de sátira á destiempo.
Tendré la calma que usted JN. ¡Qué tal señor don Mariano,
Para escuchar con sosiego ¿Con que dicen de él todo eso?
Que porque á ese mequetrefe, MAR. ¿Eso no mas? no señor:
A ese mozo, á ese muñeco Dicen tambien que en un tiempo
Del autor le dá la gana Rué militar, no sé donde.
De ensuciar cuatro ó seis pliegos J N. ¿Fué militar?
De papel, á todo Lima MARo. Si por cierto,
Lo llenen de vituperios. Y ya usted vé ¿qué sabrá
JN. ¿Y por qué? Un soldado de hacer versos,
MAR. Eso es muy claro
De comedias, ni de nada?
¿Qué dirán los extrangeros militar! que es lo mesmo,
Viendo ese embrollo maldito, Que si dijeranos ahora,
Sin plan, sin moral, sin juego? Un borrico ó un podenco;
Se burlarán de nosotros, ¿O se habrá creido tal vez
Y con razon, lo confieso. Que hacer un drama perfecto
A unos hombres ilustrados, Es lo mismo que mandar
A unos hombres que están hechos Un ejercicio de fuego,
A ver tantas obras sabias, O dar una media vuelta,
Chef d” auvres que dicen ellos, O llevar el cuerpo tieso?
Espetarles en sus barbas ¡Qué, no es mas que hacer comedias !
Disparates tan tremendos! Ros. Ven, Miariquita, sentemosnos,
Ya se vè. Si el ignorante MARº. Ya se vé, como él las hace
Tiene mucho atrevimiento! Las haria el mas zopenco,
-
42 LA SAYA Y MANTO.

Toma un retazo de Lope, Que usted llena de improperios


De Zamora, ó de Moreto, Y sé que es un hombre honrado,
Y otro de Comella, y otro Y que si no tiene injenio
De Monzin ó de Trigueros, Para hacer una obra digna
Y está el negocio concluido, De admiracion, á lo menos
Y se les saca á los necios Ama á su patria y procura
Que concurren las pesetas Su ilustracion y recreo.
Que es el principal objeto: Ojalá que lo imitaran
Pero la que él pille mia Tantos hombres de talento
Que me la claven consiento Como hay en esta ciudad
En la frente.... si señor, Y que con mayor acierto
Yo tales cosas no veo; Que el suyo, pues sé muy bien
Mejor me voy á un café Que confiesa no tenerlo,
Y paso la noche viendo Se dedicáran como él
Jugar al villar, que no Infatigables y austeros
Rabiando en el coliseo; A correjir las costumbres,
O si nó me voy al puente, Los abusos, los ecsesos,
Me divierto, y cojo el fresco. De que plagados se encuentra
¿Quién le ha dicho á ese pobre hombre Por desgracia nuestro suelo.
Que sabe hacer un cuarteto, Ojalá que hicieran ver
Ni esplicarse ni inventar? Con ello á los extrangeros,
¿Ni donde tiene talento Que aquí como en todas partes
Para dar justa espresion Existen hombres de genio
De caractéres y afectos Capaces en todo ramo
A las diversas personas De rivalizar con ellos!
Que pone sobre el proscenio? Si se rien de nosotros
Mi amigo, mal que nos pese, No podrán jamas hacerlo
Preciso es que confesemos Sin que de ingratos y ruines
Que no somos los peruanos Con justicia los tratemos.
Todavia para esto. Aquí los agasajamos
El gobierno deberia En cuanto está en nuestro esfuerzo;
Prohibir de un modo severo Aquí se les considera
La exhibicion de estas obras Mas tal vez que allá en sus pueblos,
Que degradan nuestro suelo, Y las inmensas riquezas
Y castigar al Censor Que produce nuestro suelo
Que su pase les ha puesto. Les dan para la vejez
Es vergüenza.... La abundancia y el sosiego.
JN. ¡Quite usted ahí Ya que el Gobierno no quiere
Hombre de Dios, que no puedo O no lo puede tan presto
Sin salir de mis casillas Por sus graves atenciones,
Escuchará usted mas tiempo. Recompensar los esfuerzos
Usted es el ignorante Del que espone denodado
Y muchos de su perjeño A merced del vulgo necio
Que por desgracia han nacido Sus escasas producciones,
En este dichoso suelo. Con el esclusivo objeto
Ustedes quienes lo insultan De correjir nuestros vicios
Con su vil comportamiento, Y ensalzar nuestros talentos,
Yustedes á los que debe Nos toca á sus compatriotas
Perseguir un buen gobierno. Estimularlo, quererlo,
Conozco mucho al autor Animarlo á que trabaje,
ACTO TERCERO. 43
Y alabar sino su acierto, Y los hombres como usted
Al menos su patriotismo Que juzgan sin entenderlo,
Y sus grandiosos deseos. Le quitan por todo Lima
Pero no señor; nos basta Antes de tiempo el pellejo,
Saber que un paisano nuestro Y le anuncian y desean
Ha hecho una obra, aunque no tenga. Un resultado funesto.
Nadie que ponerle un pero MARº. Pero Don Juan....
Para que sin compasion JN. Si critíca
La pongamos por los suelos, Hace su deber en eso
Aun sin leerla y sin saber Porque de un autor dramático
Cual es su asunto á lo menos. ¿ el principal objeto,
Eso sí, si ella está escrita Sin determinar personas,
En Lóndres, Francía ó Marruecos, Dar á los vicios de recio.
Aunque sea como muchas, Al que le venga, le venga,
Que he visto yo, un mal compendio Al que no, muy santo y bueno.
De inmoralidad y errores, MARº. Si.... pero....
La elevamos á los cielos JN.—¿Y se atreve usted
Tan solo porque el anuncio A insultar, hombre grosero,
Nos dijo en gruesos letreros: Por el autor solamente
Ejecutada en Paris A todos nuestros guerreros?
Con aplauso un año entero. Pues sepa usted, mal hablado,
Como si en Paris no mas Que en nuestra patria tenemos
Se supiera lo que es bueno. Militares muy instruidos
O lo hacemos porque digan Bajo todos los conceptos.
Que somos de gusto bello, Capaces de figurar
Hombres de suposicion En un teatro mas estenso
Y vastos conocimientos, Y dignos por todos modos
Cuando ignoramos quizá De admiracion y respeto
Como se conjuga un verbo. Sepa usted....pero es mejor,
Ros. (Hasta cuando....) Caballero, que callemos
JN. ¿La hambre lo hace Porque yo me exalto mucho
Escribir? hombre protervo! Cuando se vé con desprecio
Por hablar no sabe usted El suelo en que ví la luz
Como llenar de dicterios, Y la vieron mis abuelos.
A quien á usted ni á ninguno Señora, usted me dispense
El menor daño le ha hecho. si me he mostrado grosero
Bueno es el teatro de Lima Con semejante episodio. -

Para medrar escribiendo! Yo no he podido hacer menos


El que crea lo contrario Al oir al señor hablar,
Que lo haga y verá si es cierto. Con tan grande menos precio
Se gana; mas son disgustos Del pais en donde nació.
Que imponen trabas al jenio. MAR. Usted es, Don Juan, muy dueñº
El Censor por una parte De hacer lo que le parezca.
Le pone á la obra mil peros JN. Señora, yo lo agradezco.
Y mutila y no reemplaza MAR. No hay de qué,
Sus mas lucidos conceptos. JN. Se me ha pasado
Por otra, muchas personas, La hora, me voy, pronto vuelvo:
Que aquí nombrarlas no quiero, Anda alistándote, Rosa,
Contra el autor se conjuran Y que te halle á mi regreso,
Por adular ó por miedo Lista para irnos al teatro.
4. LA SA YA Y MANTO.
Ros. Muy bien. ¿Como podré salir de él?
JN. Este caballero, (Paseando.)
Irá si le dá la gana. Mariquita... Mariquita.
MARº. (Qué política!) Amiga ¿qué tiene usted?
JN. Hasta luego. MAR. Nada
(Incomoda.)
MARº. ¿Nada? Y por qué causa
ESCENA II.
No quiere usted responder?
DICHOS, MENos D. JUAN.
¿Habré en algo, vida mia,
Ofendido á usted tal vez?
MARº. No ha estado malo el sermon ¿Call a usted
La conci ....?
encia . Nada me acusa
Que el viejo nos ha espetado. MAR. Puede ser,
Ros. El jenio de usted ha dado, MARº . Crea me usted, Mariquita;
Don Mariano, la ocasion.
Pura , constante es mi fé,
MARº. Lo que he dicho es la verdad. Y por nada en este mundo
Ros. Mi amigo, bien puede ser; Podré violarla.
Mas tratar de escarnecer
MAR. Está bien.
Su propia patria... es ruindad. Se conoce
MARº. Con mil santos. Tambien tu MARº.
Pretendes darla de sabia? Estoy absorto!
¿O quieres que de una rabia ¿Qué ha habido? espliquese usted....
Me lleve aquí Belzebú? Ese modo, Mariquita,
Con que usted me trata es cruel.
Ros. Jesus tiene usté un humor MAR. ¿Aun se atreve U.á hablarme?
Que el demonio que lo aguante; MARº. Pero, amiga.
La menor cosa al instante
Lo llena á usted de furor.
MAR. Quite usted
Poco saca usted, mi amigo, MARº. Valgame Dios!
MAR. Don Mariano,
Con ponerse como fiera, Usted podia tener
Porque quiera ó que no quiera Ese manejo con otra,
Irá usted al teatro conmigo.
Verémos si usted me aprecia, Y no conmigo.
MARº. No sé,
Como siempre lo repite.
MARº. Yo no desairo el convite; Porque habla usted de ese modo.
Mas no voy, no sea usted necia. MAR. ¿Por qué? Aun pretende usted
Ros. Don Mariano, está corriente, El proseguir enredando
Dos mugeres á la vez?
No juzgaba á usted tan mal. ¿Presume usted que no he visto
MARº, Señora....
Ros. Un hombre formal Las señas que le ha hecho á usted
Rosita, ó que soy tan sorda
- (Bajo á Don Mariano.) Para no haber oido bien
Tan pronto no se desmiente. Las últimas espresiones
Me voy adentro un momento
A buscar un pañuelon,
Que dijo cuando se fué?
Vaya u ted que es un villano,
bien que ustedes no son Un picaro, un descortés.
Personas de cumplimiento. MARº. Aprensiones, Mariquita,
Aprensiones. Todo eso es
ESCHENA IV. Falso...falso....

D. MARIANO y DOÑA MARIA.


MARº. ¿Habrá usted creido
Que soy alguna muger
De monton? Pues, caballero,
MARº. ¡Qué compromiso del diablo! Mucho se equivoca usted... .
ACTO TERCERO. 45
Yo soy toda una señora, Que ocultaba su doblez.
Muy acostumbrada á ver Dios mio! Que infortunada
A muchos hombres de peso Es una pobre mujer
Humillados á mis pies. Es la mofa, es el juguete,
MARº. Pero, por Dios, Mariquita.... De tanto pícaro infiel. -

Todo es falso.... oigame usted. MARº. Eso es llore usted, sí, llore,
MAR. Yo no oigo nada. Por eso Máteme usted de una vez.
No se dejaba usted ver ¿Así paga usté el cariño
Tanto tiempo; y yo tan tonta Que siempre le profesé?
Que caia siempre en la red, ¿Con que cuando aquí he venido
Que un aleve me tendia Tan solo por verá usted,
Para engañarme mas bien. Me trata como un cristiano
MARº. Pero escuche usted. Lo hiciera con Lucifer?
MAR. No quiero. MAR. ¿Por verme á mí?
¿Qué podrá decirme usted? MARº, Sí, señor,
Mentiras, todo mentiras. Por ver á usted no mas fué.
No dijo usted que á las seis Hará media hora que estando
De la tarde iria á casa Hablando con un\francés,
A verme y por qué no fué? En la puerta de la fonda,
MARº. Mire usted.... De la madama de Noell,
MAR. Ya se vé; si era Supe que aun en esta casa,
Preciso venir á ver Mariquita, estaba usted;
A Doña Rosa primero. Y queriendo disfrutar
MARº. Ni lo he pensado. Del exesivo placer
MAR. Ya.... pues.... De acompañarla á la suya,
A gozarse en sus encantos, En venir me apresuré.
O mas bien en su insulsez, Esto es lo que hay, Mariquita.
Porque yo no sé que tiene MAR. ¿Y por quién lo supo usted?
De agradable esta mujer, MARº. Por un mozo...sí...un muchacho
MARº. ¿Hasta cuando, Mariquita? Que fué de aquí por café.
MAR. Ni cuerpo tiene, ni pies, Ya vé usted con que injusticia
Ni ojos, ni jénio, ni nada Me hace usted tragar la hiel
Que pueda causar placer. De su ingrata desconfianza,
Pero el gusto de los hombres De su furioso desden.
Es bien estraño, bien soez, ¿Aún desea usted mas pruebas 1 -
MARº. Ya he dado con la disculpa.) Mariquita, de mi fé?
MAR. En fin, usted puede hacer, Hable usted.
Caballero, lo que guste. MAR. Amigo mio.
Siga usted siéndole fiel, MA Rº. Diga usted.
Que yo lo único que siento, MAR. Está muy bien:
Señor Don Mariano, es Una sola, sí, una sola
Que he conocido muy tarde Deseo que usted me dé.
El mal proceder de usted. MARº. Cuantas usted apetezca;
¡Que incauta he sido que sonsa Diga usted pronto. ¿Cuál es?
¿Pero qué habia de hacer? A mi adorada Marica
Desgraciada. Con una alma Yo ¿qué negarle podré?
Tan sensible y sin revez, MAR. Pues siendo eso así, exij
Dí crédito á un fementido Que nos acompañe usted
Que con palabras de miel, A la comedia esta noche;
Me hizo tragar el veneno Que á mí su brazo me dé,
46 LA SAYA Y MANTO,

Y que no hable con Rosita MAR. En vano, porque en el día


En toda ella ni una vez: No hay hombre que tenga fé.
Que esté usted siempre á mi lado, MARº. Crea usted que no me importa
Dandole en eso á entender Esa mujer ni una nuez.
El dominio que yo tengo Mariquita ¿usted presume
Sobre el corazon de usted; Que yo habia de tener
Al regreso, por supuesto, Un gusto tan depravado?
Usted tambien me ha de traer. Muy mal me ha juzgado usted.
MARº. Mariquita, un imposible ¿Qué es lo que tiene de bueno,
Es el que me pide usted. Como usted dice muy bien?
MAR. Imposible Nada, nada, Mariquita;
MARº. Sí, imposible; Pero ni aquel no se qué
Si no tuviera que hacer Qne se encuentra en muchas feas,
Tanto.... Y que agrada sin querer.
MAR. Don Mariano, escusas. Ros. (La rabia me desespera!)
MARº. No son escusas, mi bien. MARº. Si la visito es por que es
Tengo que ver á un sugeto Mi parienta, pero nunca
Que me ha de dar un papel, Le he dicho un Jesus.
A las nueve de esta noche, Ros. (No sé
O cuando mas á las diez; Como me contengo.)
Pero un papel de importancia; MARo. Nada
Y si lo dejo de ver Que le pudiera hacer creer
Esta noche, como digo, Que la amo ni.... Disparate!
Mañana imposible me es, Si tan tonta, tan fea es.
Porque dicen que temprano A usted amo solamente,
Se embarca para Chiloé. Adoro, diré mas bien,
Si esto no hubiera, mi amiga, A tí toda mi alma ha tiempo,
Qué mayor dicha y placer Mi hechizo, que te entregué.
Para mí que estar al lado Dame tu mano, sí, dámela.
Toda la noche de usted, Toca aquí, Marica.... bien,
Apesar del mamarracho ¿No sientes como palpita
Que se empeña usted en ver, Mi corazon? por ti es,
Y que yo soportaría Por tí, por tu amor, ingrata!
Solo por amor de usted. MAR. A y Jesus! no apriete usted.
MAR. ¿Usted juzga, Don Mariano, Ros. (Ya no puedo aguantar mas.)
Hacerme tal cosa creer? MAR. Don Mariano, viene jente.
Pues sepa usted que no tengo,
Señor, tanta candidez. ESCENA. V.
La causa de esas escusas
Yo la conozco muy bien.... DICHOS Y DOÑA ROSA.
Todo es por no disgustar
(Da Rosa se asoma.) Ros. Prosiga usted, Don Mariano;
A Doña Rosa. Siga usted, no se moleste.
MARo. Pardiez! MARº. Rosita yó....
Que no es así, Mariquita. Ros. Mariquita,
MAR. No lo niegue usted, así es, No te turbes.
Se conoce, está muy claro, MARo. (Que lance este!)
Si señor, la quiere usted. MAR. No tengo por que turbarme:
MARº. No hay tal cosa. Si usted gusta, A nadie he dado la muerte.
Mi amiga, lo juraré, Ros. Es verdad; pero debias
-

ACTO TERCERO, 47

Advertir que es muy decente MAR. Pronto.... Juliana


Mi casa, para ultrajarla MARº. (¡Qué cohete!)
Con manejos tan aleves. MAR. Juliana Juliana!
MARº. Rosita, escúcheme usted,
Yo le diré.... ESCENA VI.
Ros. Usted puede
Quitarse de mi presencia, DICHOS Y JULIANA.
Si insultarme mas no quiere.
MARº. Mire usted, yo le decia JUL. ¿Qué hay,
A esta señorita.... Señora?
ROS. Breve. MAR. Al punto traeme
MARº. Un recado de un amigo Mi manto y mi saya.
Que me encargó le dijese JUL. (Aquí
Que la amaba y .... Ya ha habido algo.)
MAR. Calle usted, MARº. Anda, vete.
(A Juliana.)
Caballero, que no tiene MAR. Traeme, Juliana, la saya.
Que darle satisfacciones Ros. Traesela, pues.
A una mujer que no debe. MARo. Que se espere.
Ros. Suplico á usted, mi señora, Señoras, es necesario
Que se calle ó se modere.
MAR. No tengo por qué callar; Que seamos mas prudentes;
Eso usted hacerlo debe. Rosita, suplico á usted
Ros. ¿Yó? Por cuanto hay, que no se altere.
MAR. Sí, Rosita, tú, tú, MAR. ¿Qué tiene usted que rogarla?
Que por qué bastante tienes. MARº. Nada.... pero yo,...
MAR. Juliana,
¿O has creido que estás hablando ¿A qué aguardas? Eso traeme.
Con alguien que no lo entiende?
Con una sola palabra JUL. Voy pues. ¿Y cual traigo, niña,
La de listas, ó la verde?
Puede ser que te avergüence. MAR. La verde.
Ros. Es usted muy enredista. JUL. Está bien.
MAR. Y tú una niña inocente.
MARº. Señoras, basta por Dios;
Ruego á ustedes que esto cese. ESCNA VII.
Ros. Mala amiga!
MARº. Basta yá. DICHOS, MIENos JULIANA.
MAR. Nadie mas inconsecuente
Que tú. MAR. Mi amigo,
MARº. Pero, señoritas, Hable usted; si acaso tiene
¿Qué se dirá? Algo por que contemplarla
Ros. Usted tiene Dígalo usted claramente.
De todo la culpa, usted. Ros. Si lo quiere usted saber
MAR. Jesus! y como le duele. Tiene, sí, señora, tiene, d

Oiga!te parece mal Porque me ha dado palabra


Que á mí el señor me corteje? De ser mi esposo hace meses.
MARº. (El diablo tiró la manta.) MAR. Don Mariano.... ¿Calla usted?
MAR. Eso que te vá ni viene. MARo. Sí...yo...(El demonio me lleve!)
En fin, señor Don Mariano, MAR. Vaya usted en hora mala,
Sáqueme usted de aquí, breve. Hombre falso é indecente,
Vamos á casa. ¿De este modo á una señora
MARº. Pero.... Como yo se compromete?
l 8, I, A SA YA Y MANTO.

MARº. ¿Qué culpa tengo, señoras, ¡Qué es esto! ¿Qué se va usted?


Si ustedes dos me apetecen? MAR. Sí señor,
Yo lo mas que puedo hacer JUL. (La hicimos buena.)
Es quererlas igualmente. JN. ¿Y por qué causa, señora?
¿No vamos á la comedia?
ESCEN A V . MAR. No, señor.
JN, Pero, Rosita,
DICHOS Y JULIANA. ¿Qué ha habido aquí?
JUL. (Una friolera!)
JUL. Aquí está todo. Ros. Nada. -

MAR. Bien, venga. JN. Vamos, habla claro


MARº. Ustedes no se incomoden, ¿Ha sido alguna etiqueta?
Que yo soy el mismo siempre. Ros. No, nada. Ella quiere irse.
JmL. ¡Qué pechugon es el hombre! Vaya muy enhora-buena.
Casi todos son como este. J N. ¡Pues buenos estamos ahora
MAR. Me voy. Usted, caballero, Nosotros para estas fiestas!
Con esta señora quédese. Ros. ¿Y qué quieres tu que yo haga?
Ros. No necesito ¿Que la ruegue? bueno fuera!
MAR. Ni yó, JN. ¿Y cuando traemos, señora,
Porque los tengo mil veces Unas noticias tan buenas
Mejores que él. Para usted, se quiere ir?
JUL. A y señora MARº. (Estoy en ascuas.)
Miren ustedes que viene JN. Por Dios,
Don Juan. Que estoy cierto que ha sido ella
MAR. (¡Qué diablo) La del influjo. Señora,
Las albricias algo cuestan.
ES CENA IX.. MAR. No le entiendo á usted. Me voy.
J N. Aguarde usted. De manera
- DICHOS D. JUAN y D. BONIFACIO. Que la proteccion de usted
Habia sido soberbia. -

JN. Mi amigo, MAR. No entiendo á usted le repito;


No hay mas que tener paciencia; Dejémonos de indiréctas,
Todos los dias suceden Que no he venido á esta casa
En Lima cosas como esta. Para sufrir desvergüenzas.
Mil hay aquí que á unas faldas JN. Cómo
Deben honores y rentas. MAR. Sí Señor.
Pero, en fin, el tiempo es largo JN. Señora,
Y dá, amigo, muchas vueltas. No hay motivo de molestia
BoN. No, mi amigo; basta ya ¡Oh! si el señor Don Mariano
De empleos y de simplezas. Supiera lo que debe á ella,
A mi sudor solamente Ya se hubiera apresurado
«Quiero deber la existencia. A hacerle á usted mil finezas.
JN. Muy bien hecho, y ojalá MAR. ¿A mí? -

Lo mismo muchos hicieran; JN. Sí, señora, á usted.


Y no que continuamente MARº. (Que entruchada será esta!)
Adulan, lloran y enredan JN. Su Señoría el Ministro
Para conseguir destinos, Que aprecia tanto á las bellas
Tal vez sin grave exijencia Y sobre todas á usted....
Con perjuicio de otros muchos MARº. Diablo!
De un mérito á toda prueba. JN. Ha querido dignarse.
ACTO T ERCERO. 49
De interponer, ... -
r - y - a
MAR. No me apures, niña, o
Ros. (Yo estoy muerta!). JUL. (Aprieta!) , , , , , , ,
JN. En favor de Don Mlariano o , MAR. Pues, señor, á su cuñada
Sus respetos y su influencia = -
Le toca la enhorabuena,
Con el Protector. . . ..., Yá ella debe Don Mariano
MARº. ... , (Respiro.) - Haber entrado en carrera.
JN. Para que se le conceda un destino JN. ¿A mi cuñada? , ,,
MARº. (A tiempo llegal) , , , .. MAR. Cabal.
JN. Todo por servir á usted , , , , Ros. Es un testimonio. *..., y
Que se empeñó que lo hiciera. JUL. , (Aprieta),
En fin se ha mandado yá MAR. , , , , Sí, Rosita, á tí, .. . .
Que el despacho se le estienda, Tu has sido, ¿por qué lo niegas? -

Y yo doy á usted, señora, JN. ¿Con qué eres tú"...?


Por ello la en hora buena, Ros. No hay tal cosa,
Aunque he sufrido un desaire Hermano; que tú lo creas
En esa misma propuesta. ,, , , MARº. Usted pued e equivocarse,
MAR. (Ya se llegó mi venganza,), Señora.
JN. ¿Con qué? , , , , , , , , MAR. Yo estoy muy cierta
MARº. (¡Oh! bendito seas.) De lo que digo, y daré
MA. Ella es, no hay duda.) Una convincente prueba.
JN. , , , , Usted vé , ,, , ,
Que yo no he hablado sin pruebas: JUL. (Qué apuros) , , , , , , -

MARº. (Mujer del diablo! ) -

¿Las tuve, ó nó? , , , , , , , , - MAR. Don Juan, diga usted, ¿se acuerda
MAR. Caballero, .
No es á mí, ni es á mi influencia, Con que saya vine aquí?
A quien debe este señor JN. Sí, señora.Es acasa esta»
La gracia que usted espresa; ar ¿Es esºta.
Otra ¿ a MAR. Pues en este vestido
Que goza con Su Es elencia ar a la r--- , , , , , , , ,

De mas influjo que yo. -


goya dada la prueba. , ,

Ros. (Haya mujer mas pe rversa!). N. Ya caigo: , , , ,


JN. ¿Qué dice usted? a A. No una vez sola,
MAR. Sí, señor, , , , Don Juan, sino mas de treinta, , ,
Y puede usted darle, á ella , Ha ido á casa del Ministro ,
s;

Las albricias del destino - - j.


Doña Rosa. . . . . . . . - ,

Que han dado á quien la corteja. Ros. Basta, fiera.


JUL. (Calla, demonio) MAR. Déjame hablar.
MAR. Y hacerle Ros. Pero tú.... ,
Todos los cargos que quiera JN. Silencio. Hableusted. ¿Yá qué eran
Por el desaire que áusted º Esas visitas? ... , ,
Le han hecho en la tal propuesta MAR. añia o ¿A qué?
JN. ¿Cómo es eso? ¿quién aquí?.... A pedir, y no para ella. ºe. .
Señora, usted se changea. JUL. (Que te a ele tall Eso había º
Ros. Pero que le hagas tu caso, JN. Con que iba....is es

MARo. (Se descubrió.) .... , rºd MAR, de a Así como suena, • ,


JUL. o (Santa Tecla!) Ros. Pero sí... º , º ": ,

MAR. Me hará y me oirá, si señor; JN. a Silencio, digo; nº ,


Yo le haré ver...;..-o, º p6 No en vano tuve sospechas. . . . . . . .
MARo. por g (Calla; necia. o MAR. Que hable, ¿qué dirá? mentiras.
Ros. Marica, mira que es tarde. . . . Eso sabe muy bien ella... s :,
5() LA SA YA Y MAN"I'O.

JN. Todo eso es demas, señora; BoN. Ya no hay remedio, Don Juan.
Vamos á lo que interesa. JN. Mi amigo, ¿quién le dijera,
Que en esta casa le habiar
De inferir á usted molestias? .
EsCENAX. BoN. Dejemos eso.
JN. Yusted....
Dichos y es criano. MARº. ¿Qué quería usted que h iciera?
El hombre debe buscar -

De algun modo una carrera.


CRI. Señor, aqueste billete JN. Pero la que usté ha buscado
Me ha dado un hombre en la puerta. Es deshonrosa y perversa;
JN. A ver. Creo que conozco, Es usted un hombre infame,
(Abre.) 2

Si no me engaño, esta letra. Enredista, sinvergüenza


(Lee.) Usted....
«Mi amigo....» - MARº. Yo, señor Don Juan,
Del Ministro es, no hay remedio Puedo ser cuanto usted quiera;
No puede ser cosa buena. Pero ya estoy colocado, - -

«U. está empeñado en desacreditar Gracias á mi dilijencia.


me por todas partes, y yo en mostrarle JUL, (Que lisura!)
que soy su amigo y que deseo servirlo. JN. En el momento
Su cuñada Doña Rosita me ha hablado Salga usted de aquí, tronera,
varias veces en nombre de U.» Antes que mande á mis criados
En mi nombre Dios eterno! Que le peguen una felpa.
¡Habrá mayor desvergüenza! MAR. Despacio! No incomodarse;
«Y en el suyo, en favor de un Don Me iré, tenga usted mas flema:
,
Mariano Tirapegui, su pariente, y tengo Ni me quedaré en su casa,
el gusto de avisar á U. que S.E. el Ni volveré nunca á ella.
Protector, á peticion mia, le ha confe Mire usted que soy un hombre
rido un destino que tiene 200 pesos de Tan manso como una oveja,
renta anual. Tendrá U. la bondad de Y aunque me peguen de palos
decirle, que cuando guste puede ocur Perdono al que me apalea,
rir por su despacho. Por que ante todo es la paz.
«Si puedo ser á U. útil en alguna otra Maldito el que no la aprecial
cosa, puede ocuparme con franqueza, En fin, adios, señorita.
como á su afectísimo óxa.»
Ya usted vé.... por mí no queda.
MARº. (Magnífico)
MAR. Ahora, Don Juan,
ESCENA XI.
¿Qué dice Usted?
JN. Quien creyera
Tal infamial Dichos ursos o mauso.
BON. (Pobre niña!)
JN. Jesus! Jesus! ¡qué vergüen za! BoN. Hombre indigno
El infierno son capaces JN. Si usted fuera
De anarquizarlo las hembras Mas pundonorosa, al punto
¡Pobres hombres! pobres hombres Dejara....
¡Cuan grande es vuestra miserial (A Rosa.)
-

¿De qué sirve que os rompais MAR. Ya mi presencia


Estudiando la cabeza, Estor va aquí, adios! ¡adios!
Si os engañan las mujeres Con que, Rosa, hasta la vuelta.
Como á unos niños de teta? JUL. (Sóplate esa y dí que ayunas.)
ACTO TERCERO, 51
ESCl CNA XII. . . Y se engaña el que pretenda
, , , Por ilícitos caminos , , ,
DICIIOs, MENos DONA MARIA. e Que se mancille ó se pierda.
He errado, es verdad, mas ¿quién
JN. Lo que me ha indignado mas, En este mundo no yerra?,
Y aun me llena de vergüenza, , , Mucho mas una mujer
Es que ella, Don Bonifacio, , , , , Frajil por naturaleza, , , , , , , ,
A quien usted tanto aprecia, , , , Yá quien ha negado el cielo , , , ,
A quien usted ofrecia Del hombre la resistencia. a
Su corazon tan de veras, BoN. Dice usted muy bien, Rosita,
Haya sido.... Perfectamente se espresa;
BON. Basta, basta; Usted ha sido engañada, , . . . . .
No hablemos de esa materia. Señora, de una manera
Ya todo pasó; tal vez , , , , , Que lo han sido, y lo son muchas .
No habrá procedido ella , Por mas prevision que tengan. , , , ,
Con siniestras intenciones. No ha perdido usted por esto e:
Discúlpela usted. , º ; Ni su honra ni su inocencia... , , , ,
JN. Perversal . . . . . Por mi parte, señorita, , , , , ,
Ya se vé, Don Bonifacio, , , , , Está usted pura, sin mengua, º
La culpa no la tiene ella; , Y el mismo cariño que antes,
De una mala educacion Mi corazon le profesa:
Son estas las consecuencias. Si usted se digna aceptarlo, ,
Por esto muchas mujeres, Mi dicha será completa. , , , , ,
No digo que todas ellas, Ros. ¿Cómo pagaré yo á usted
Son frájiles, presumidas, se Mi amigo, tantas finezas?
Hipócritas y veletas. Jamas las podré olvidar;
Por las exterioridades , , , , ... Migratitud será eterna.
Solo juzgan y se prendan, , , , , , Yo aprecio á usted, y á no ser , , ,
Desprecian al hombre honrado, Por lo que ha habido, tuviera
Que las ama y las respeta, Mucha honra en llevar el nombre o
Por que no se ajusta, el fraca De quien me dá tantas pruebas
O les habla con pureza, o a De amor, generósidad,
Y quieren á un bagamundo, º , , , , De constancia y de nobleza.
Sin honor y sin vergüenza, BoN. Rosita, repito á usted .
Por que les habla en idioma, Que está usted para mi ilesa. º
Que no entienden ni ellos ni ellas, No tema usted; si presume , , ,
O por que visten al uso Que yo feliz puedo hacerla,
De Paris, Lóndres ó Viena; Admita usted con confianza
De aquí nacen las rencillas Mi mano, y mi alma con ella.
En una familia mesma, . . . . Don Juau, si usted.... . . . .
De aquí la reputacion JN. Ah, mi amigo
De la mejor viene á tierra, Abráceme usted.... con fuerza
Y por último, se ven, ¡Qué corazon! ¡Qué honradez!
Espuestas á la vergüenza, o Aun existen en la tierra,
Sin honor... . . Hombres generosos. Si, e
Ros. Eso rió. Yo Los hay, no hay que darle vuelta;
Puedo haber sido lijera Rosita, hermana, ¿qué dices?
En dar crédito á un malvado Ros. Gustosa admito la oferta,
Por mi falta de esperiencia, y. espero que no tendrá
Pero mi honor, está intacto; De mí jamás una queja.
52 LA sAYA Y MANTo.
Bon, Yo sabré, hermosa Rosita, Se le dé cristiano amparo,
Dar á usted la recompensa, Es muy raro.
Poniendo todo conato Pero que el mejor empleo o
En admirarla, en quererla, " º "Se le regale á un Juan Lanas
Y en trabajar con ahinco Solo por que tiene hermanas r
Para que usted siempre tenga De lindo talle y aseo;
Una existencia agradable, "Que al rico aunque torpe y feo
Con honor y con decencia. "n Se le adule reverente; . . . ) f.
Esta será mi ambicion. Muy corriente. ,
Lejos de mí ya la idea Que con aquella atencion, º"
De solicitar destinos, Propia de hombre racional, º
Que menos dan que molestan; ir a Reciba el Ministerial ... ,
Bastante tiempo he perdido La mas justa peticion. º
Con semejantes simplezas; Que se preste á la razon s
Bastante me he abochornado Si se le hace algun reparo; º
Rogando de puerta en puerta, qud o Es muy raro. a
Y sufriendo el trato infcuo º Pero que á cada momento y 59
De muchos, que hoy no se acuerdan Exija con fiero encono, ; ... ,
Que ayer rogaban cual yo Y con sultánico tono
Porque están en la opulencia. El mas servil tratamiento;
Insensatos no conocen ". Que tenga este propio intento " º
De este tiempo las revueltas Aun el inmundo escribiente; a
Tengo servicios, es cierto, º Muy corriente. te
Y disposicion sincéra Que el que ha llegado al poder
De servir siempre á mi patria . Se muestre reconocido
Con probidad y entereza; Al hombre que lo ha servido
Pero ya que esto se juzga - Con su dinero y saber;
En el dia una quimera, Que para poderlo ver ºts
Ya que al hombre de aptitud no No les cueste á todos caro º i, o º
Y de honradez se desprecia, pio Es muy raro.
En adelante, Rosita, up Pero que colme de honores , , ,
Tu amistad tierna y sincéra, Y de oro á sus enemigos rºl.
Tus cuidados generosos, Y á sus mas fieles amigos ºp
Mis brazos y tu belleza, . . .. . De miseria y sinsabores; y º:ott
Será solo lo que forme Que viles aduladores o º '
Mi delicia verdadera. - Le hagan errar diariamente; o
JN. Contando siempre conmigo, Muy corriente. º
Don Bonifacio, en un todo ". BoN. El mundo siempre así fué, ,,
Para vivir de ese modo; Don Juan; mas vale callar.
Porque sepa usted, mi amigo, JN. Ojalá pudiera hablar
Que en el mundo á la aptitud, . . Con claridad cuanto sé
“Se le distinga y atienda, Dijera mi amigo tanto. ... º
Que trille el hombre la senda Tiene usted razon, callemos, e
Que conduce á la virtud, º zº No digan que nos valemos 3 a
Que á la debil senectud Ahora de la saga y Manto. .
- . . . . . .. ... e.

, ,, , , , , , , , ,, r, c, I
, , , o; yo , , ,
, o ;;
, , , , , " -- o: , , , l
c , , , , , ,,)

LA MOZA MALA,
-
-

..., ; 38:35-39sgº
.
o
º
, ,
-
, ,
o
-

o , ();
,, , a

* - -
-

,, , , , , , , , ,, , , , , , o irº, .
, , , , , y ... I a , , , , ,,

C EDIA ENUN ACT0, , o" -, o-o o


0º ... -, o ir a ... .... º e ºrº coio
ESTRENADA EL DIA 6 DE DICIEMBRE DE 1842.
i º a a o, la lit - , zo
º . . . . . . . . .. ... i, º a s; o, o 2 o 5
º "" a eseabase. lio r.
. ...; r: o , , , , ,
.. . . ..., o o ... , ,, , a .. . . .. .
, • ".
-

. . .. .
- -

===so:As a.
-

, .....
,, , , ,
. .
,, )
. .
º
I), TADE ().
N; , , ,,, , , : , ... Pa. IA... ,
ba.JUANTA. . . . ,. . , . , ,
D. MIGUEL. ,, , , PANCHITA. , , , , ,
D. JosE.- - -
,,
º * ,
, , ,, ,
, , , , , , * -
" ,, , ;, y * -

La escena es en Lima.-El Teatro representa una sala regularmente amueblada, , , ,


, , , , , , , , , to 2 arrº . . . .
, , , Jo ... ,
ACTO ÚNICO. PAN. (Maldita sea tu casta) goo, Y
, , , LUC Oporque no soy su madre
EsCENA I. o « Han de hacer lo que les cuadre? 2 (
... PAN. Basta pues, señora, basta.
DONALUCIA, PANCHITA Y JUANITA.
- -
e ¿, s,
LUC. Ya ví, sí, ya" ...ví,, vºsºtrº»
cochina
A rascura y Cuando la Zamba bailaste,
(Entrando.) Que la mano le apretaste
, i, A. A ese mozo de la esquina;
LUCIA. A dormir... no mas jarana. Y esa sandunga indecente ron a ot
PAN. Pero.... : Con que hacias las posturas, ...rir o
LUc. No hay pero que valga, Esas son muchas lisuras o o o» o
Y pobre de la que salga ó, Delante de tanta jente: in b.
De su cuarto hasta mañana. Si señor, mucho descoco e, g 2 ( n. ¿º
JUA. Pero, señora, no sé.... . . . . En una niña doncella. , , en ot in J..
LUc. Silencio! á dormir he dicho, Diablo si era una centella! roof
Porque si yo me encapricho, Mira, me faltó muy poco o roo , , , )
Sabe Dios lo mas que haré Para haberte hecho mil tiras., a p
PAN. (Esto es sufrir demasiado!). ¡Habráse visto mocosas rica tra
LUc. ¿Juzgan ustedes sin duda PAN. Pero, señora, esas cosas o:;:
Que soy ciega, sorda y muda? No vé usted que son mentiras. zo, Y
Pues mucho se han engañado. .. . . LUC. No tienes la culpa, no, xo y ,"
54. LA MozA MALA.
Mi hermano la tiene solo —“Señora, ¿como le vá?"—
Que es un viejo chocho, un bo lo, Qué tal señora será
Como se lo digo yo. La perra que lo parió.
¿Donde se ha visto, señor, Muñeco de mala traza.
Tamaña desenvoltura? Señora! no falta mas:
Bailar con tanta frescura Vieja será Barrabás,
Una doncella.... ¡què horror! Y la pila de la plaza.
¡Qué escándalo Picaronas! ¡Señora no estoy cadúca.
Adentro digo ¿qué esperan? Habráse visto insolente!
Tal libertad, cual si fueran Pues no me falta ni un diente,
Dueñas ya de sus persomas? Ni uso tampoco peluca,
¡Qué dirán los extrangeros Ni me doy mano de gato,
De nosotras! Se reirán!
Como muchas que conozco,
Y ellos que son así....tan.... Nies mi cuerpo así ... tan tosco,
Pues....tan finos, tan severos. Ni hay mal olor en mi olfato.
¡Y es esta la ilustracion Lo dicho! no há un mes cabal
Que se decanta en el dia! Que andaban por mí sin seso,
Ilustracion! picardia, Un Diputado á Congreso,
Indecencia, corrupcion. . Un Cura y un General.
JUA. Señora, son testimonios. Yo le diré en sus hocicos
LUc. Testimonios oigá! Calla, Los mundos á ese enredista;
Que no quiero oirte, canalla. Y pobre de él si me chista,
JUA. (Qué vida de los demonios!) Lo haré doscientos añicos.
LUc. Basta ya de refunfuños; Hombres hombres quien os cree
Entrad adentro al momento, Debe ser muy simplonaza:
No me falte el sufrimiento Perversa, maldita raza
Y las acabe á rasguños. Sin pundonor y sin fé,
JUA. Jesus, señor! Que bien hace aquella qué,
LUc. Y cuando hablo Finjiendo amor y termeza,
Y ejecuto soy tenaz. Os calienta la cabeza,
PAN. A y señor! yo soy capaz Y á la mejor ocasion
De salirme con el diablo. Os bota de un empujon º
A la calle.
EsCENA II.
EsCENA III.
LUCIA.
DoNLeos y DoÑA LUClA.
Pues fuera cosa divina
Que me quitára el cortejo! LEON. ¡Haya rareza!.
No se verá en ese espejo Muger, ¿estás endiablada? -

La muy sucia y muy cochina. ¿Que es lo que te ha sucedido


"Aun no se me cae la baba; Que tan de prisa has salido
Aun no me chupo los dedos; Del baile? responde.
¡A mí con tales enredos! LUC. Nada;
Otra cosa no faltaba. Déjeme usted.
¡Y qué contento estaba él! LEON. ¿Estás loca?
Ni em miraba siquiera: LUC. Si lo estoy ¿y qué hay con eso?
Me hubiera vuelto una fiera , Hago bien.
Y destrozádole infiel! LEoN. Pero camueso....!
Una vez no mas me habló: LUC. Calle usted, Don Leon, la boca,
º

AcTo UNIco. 55
LEoN. ¿Pero dejarnos así Viven á muestras costillas. . . . .
En lo mejor del jaleo? LEON. Cese ya tanto discante;
Si tu hallas siempre recreo Hazme, hermana, esta merced. , , ,
En martirizarme á mí. LUc. Ya se vé: como es usted
En una casa de amentes Un ente insignificante.
Debias estar, Lucia; LEoN. Llama á las muchachas, digo.
Desairar así á tu tial LUc. No irán....basta de disputas.
Dí, ¿son manejos decentes? Picaronas disolutas .
¿Y en dia de su cumple—años? LEoN. Calla. r, , , ,, ,
Vamos, has hecho muy mal. LUC. Lisuras conmigo! ...
LUc. ¿He hecho mal, don Leon? Los disfuerzos de las dos,...,
LEON. Cabal, No vió usted cuando bailaban? .
Y mas, delante de extraños. LEON. ¿QuéSehacian? º
Vaya, volvamos, que está eso LUC. zarandeaban y
De lo bueno lo mejor. cual péndola de relós,
Juana!....! Pancha... l ¿Y esto es bueno? Para usted.
LUc. No señor, Lo será. - o
Primero pierdo el pescueso LEON. ¿Y qué quisieran?
Que hacer ese disparate. ¿Que las pobres se estuvieran
LEON. Deja... Muchachas! Lo mismo que la pared? . . . .
LUC. Chiton. -
Luc. Calle usted, viejo tortuga, ...
Cierto que es usted, Don Leon, ¿Con que es bueno?
Un cándido de remate. LEON. Quien lo niega r

Usted no mas, mentecato, Mientras mas uno se apega


Tiene á estas niñas perdidas: Sale mas linda la fuga. . . . .
Usted, solo y decididas *. Luc. Mire usted que es fuerte empeño:
A echar al trapo el recato. Hágalo usted, ellas no. , , , ,
Es usted un elemento, LEoN. Por supuesto, porque yo
Un simplon, un papa-natas; Soy en esto muy limeño. , , , ,,
Un chiquillo que anda ágatas LUc. Que me lleve Lucifer: , , , ,
No es por cierto tan jumento. Si ellas vuelven á baular. ,
Si usted por su honor mirara LEON. Ya podias empezar , , , ,
Fuera otra cosa; mas no, Desde este momento á arder.
Todo aquí lo he de hacer yo Luc. Que bailen la contradanza,
Porque no salga á la cara. El ondú, la pieza inglesa, -

LEoN. Pero, demonio qué pasa? O así cualquiera otra pieza


¿Esa plática á qué viene? Séria, y digna de alabanza;
LUc. A que usted, Don Leon, no tiene Pero la tal moza-mala,
Calzones nunca en su casa. La zamba, el chirimoyero! ... , , ,
Como lo oye; no hay remedio, Antes me traspase el cuero :
Y si no fuera por mí De á treinta y seis una bala,
Todos tiráran aquí, Que permita á estas mozuelas
Don Leon, por la calle en medio. acer dengues y arremuecos,
Mas sepa usted que las tengo Por complacer á muñecos ...”
Muy vivas, señor Don Leon, Que aun no han mudado las muelas.
Aunque no es mi obligacion. LEON. Enséñales el minué, , , , , ,
LEon Yo á reñir aquí no vengo. El amable, el abuelito, .
LUc. Oiga! ¿le hace á U. cosquillas?. El rhin, el gallinacito, , , , , , ,
Pues, señor, es la verdad: La bretaña y el pasp é, . .
Aquí estan de caridad; La soberana, la randa, -

º
56 LA MOZA MALA,

El quema-monte, el charman.... LUC. Pues no hay remedio. . . . . .


LUC. Calle usted, só viejo truan.... LEON. Negado. , , -

LEON. Don Mateo y la alemanda. Extrangeros me dijiste


LUC. Dónde van esos tiritos, Juro que no habrá tal boda.
Yo bien sè, señor Don Leon. LUC. Se hará.
LEON. Pues ¿de tu tiempo no son LEON. Calla, que ya toda
Todos estos bailecitos?. " - la bilis me removiste. . . . .
LUC. No sé como usted se atreve Casarse con extrangeros , ,
A hablarme sobre este asunto. Mis pupilas eh tontera! , , ,, ,
LEoN. Y no te olvides del punto. Jamas, primero las diera , , ,,
LUc. ¿Uff....! ... . ... A dos cholos heladeros.
LEoN. Y de la agua de nieve Serán muy buenos, muy santos
LUc. Basta, Don Leon. , , , Estos señores, no niego,
LEON. Basta pues. . Mas no me gusta su juego.
LUc. No faltaba mas ahora LCc. Pues lo han de hacer voto á tantos:
LEON. Dispenseme usted, señora; LEON. He dicho que no, camorra! .
Me vuelvo al baile . . .. Porque quiero aunque me encoheten,
, yendose) Que sus hijos se desteten,
LUC. Esto es. Como yo, con mazamorra. .. . ..
Oiga usted. LUC. Que bruto es ustel. Jesus! ..
LEON. Hasta mañana. . . .. Ya no lo puedo aguantar.
ELUC. Oiga usted. LEOo, Cabales! y que en lugar
LEON. s. Despacha pronto. De coñac tomen champúz.
(Volviendo. LUc. Cuanto disparate escucho! .
LUC. Dios me libre de hombre tonto! (Tapandose los oidos.), ,
LBoN. Y á mí de una tarambana! LEON. Y que como sus abuelos.
¿Qué quiere usted? - Coman jalea y buñuelos, , , , , , ,
LUC. Lo que quiero, i . .. Y en vez de bisté anticueho.
Es que les demos marido No me peta á mí, querida, , , , , , ,
A estas niñas. . Quien diga á su hembra madama,
LEON. Concedido. . . . . . Sino, zambita, mi ama, o zo
LUC. Pero oiga usted, caballéro, Mi negra, mi alma, mi vida. ,, , ,
Esto ha de ser en el dia; ; LUC. Todos esos son abusos, , , , ,
Busquémoslos. 9... . . . Señor Don Leon. , , , ,
LEON. Haya afán! o LEON. . Si, muger, r - o
Ellas se los buscarán, Para vivir con placer
Señora Doña Lucia. Cada vicho con sus usos. , ( , ,,
Digo esto si ya cada una a o Aquí, entre nuestros paisanos, . . . .
No cuenta con cuatro ó. cinco. Ha y muchos hombres de bien; o,
En la muger todo su ahinco Cásense entre elios, y amén, , , , o ,
Es no quedarse á la luna Todo queda entre peruanos. a
¿Qué te parece, no es cierto? Así ciertas estarán , in , ,,, , º
LUC. ¡Qué lengua! , , , De no marchará Inglaterra, ...; si se
LEON. a Pues es muy obvio, Y que las cubra las tierra , , , , ,
4.
-s Como ellas encuentren novio...;... Donde sus padres están. 2, , , , , ,
Mas que sea manco y tuerto. y LUc. Yo no quiero que se casen , ,
Luc. Pues las han solicitado , Aquí, todos sonociosos, o
Dos extrangeros, y yo Mequetrefes, presuntuosos, Cº”.
Se las he ofrecido. Que la única cosa que hacen 2 , ,
LEON. NO. Es críticar á los viejos
ACTO UNICO. 57.
Y andar aplanando calles, Mi desgraciada existencia
Solo por lucir los talles Solo á llorar se limita.
Como simples dominguejos: Estoy tan desesperada,
Nunca quieren trabajar. Que si sigue este trabajo
LEON. ¿No trabajan? Me tiro del puente abajo -

LUC. Por supuesto. En la hora menos pensada. o


LEoN. Mucho dijera sobre esto, Mas no es posible sufrir, -

Pero mas vale callar. No digo yo, ni una santa;


LUc. Si yo me hubiera casado Tanta opresion quien la aguanta
Con Don Facundo Pescara, Mejor mil veces morir!
Otro gallo me cantara. Sacarnos con tal desvio
LRoN. ¿Con el pulpero del Prado? Del baile, ni sé por qué....
• LUC. Con el demonio estuviera El pobre de Don José
Llena de oro. Que habrá pensado. Dios mio!
LEON. Morondangal ¡Qué desgracia es ser muger!
¿Y perdistes esa ganga? Desde la cuna á la tumba
Pues fuiste una calavera. En nuestros oidos retumba
LUc. Y a me tiene usted cansada. Solo el jay! del padecer.
LEoN. Y usted a mí. PAN. Jesus! Quiebras corazones;
LUc. Animal! Niña, no hay que exasperarse,
LEON. Adios. Que todo ha de remediarse
LUC Se vá usted? Sin tantas lamentaciones:
LEON, Cabal. Mira, Miguel me ha ofrecido
LUC. Oiga usted. Sacarme pronto de aquí,
LEON. Yo no oigo nada. Que Pepe te saque á tí
Y está el negocio concluido.
ES CENA. V. . Y mientras que ante el altar
LUCIA.
Nos juran su amor ferviente,
En una casa decente
Se fué.... Las he de casar
Nos pueden depositar.
Aunque el demonio no quiera: JuA. Como!
No faltaba mas que fuera PAN. Porque si esto dura
Trapo aquí de muladar, No serás nunca dichosa;
Sin que ellas me hicieran caso Niña, yo veo la cosa
Y sin tener voz ni voto.
f)e muy mala catadura.
Les quitaré el alboroto ¿No sabes qué se me ha puesto?
A pesar del viejonazo. JuA. ¿Qué cosa? -

Jesus! tengo la cabeza PAN. Que la señora


Como un volcat! Ya se vé:
A tu Don Pepito adora,
Saldrán, me vá de incapié... Y que por eso es todo esto.
Sí, saldrán, y con presteza. JUA. No es posible.
¡Y que por estas indinas PAN. Pues así es.
Sufra tanto.... Ya lo h dicho; ¿No ves que cuando á él se allega
Ahora me vá de capric Ni un instante se despega
Lo verán las muy cochi Y que le pisa los pies?
¿No observas de cuando en cuando
EsCENA V.
JUANITA y PANCHITA.
º. Como al hablarle suspira,
a Como quien le dice: mira
JUA. No puedo, no mas, Panchita, Es por tí que estoy penando?
Ya me falta la paciencia; ¿No vez como arruga el ceño
9
58 - LA MOZA MALA.

Si Pepe está melancólico, JUA. Pero niña..,..!


Y como le dá hasta cólico PAN. Ya atendemos. (pues.
De gusto si está risueño? PAN. Muy bien...Corriente...Entren
Tan solo una alma de estopa JUA. ¿Qué haces Pancha?
No puede caer en el punto, PAN. Niña, deja.
Mas yo conozco este asunto Entren:... ¡Que rabie la vieja
Por encima de la ropa. JUA. Pero....
En fin, Miguel vá á venir PAN. Calla, niña.
A hablarme por la ventana, JUA. Esto es,
Y él puede decirte, Juana, Y luego que nos maltrate.
Si en esto Sé yo mentir. PAN. Para qué tanto aspaviento,
Y yo no se por qué tarda....
(Asomandose.)
A bien que en este convento
Durarémos poco....Tate!
Dijo que luego vendria.... Ya están aquí.
No parece todavia.... JUA. (Qué temblor!)
Sin duda las doce aguarda.
JUA. Válgame Dios, que tormento! PAN. Jesus, y que miedosa eres!
No son así las mugeres
¿Qué haré? Cuando las mueve el amor.
PAN. Una buena intencion,
Y en llegando la ocasion ESCENA VI.
Izar velas y buen viento.
JUA. ¿Pero esta señora, Pancha, DICHAS. D. MIGUEL Y D. JOSE.
Podrá hacer tal picardia?
PAN. Pues no, niña, si en el dia MIG. Panchita!
Gastan las viejas manga ancha. Jos. Juanita!
JUA. ¿Pero una muger honrada? PAN. Miguel
PAN. Qué honradez ni qué enemigo! JUA. ¡Don José
Si no hacemos lo que digo Jos. Ya yo no pensaba
Nos hará la masa aguada. Verte hoy mas, mi bien,
Y tras tanta desazon Cuanto lo sentía!
Y despues de tanto afán, JUA, Y yo Don José
Al cabo nos llevarán Jos. Deja que te abrace.
Solteras, Juana, al panteon. PAN. Pronta estoy, Miguel.
Parece que siento ruido.... (Hablan º D. Miguel con Da.
Panchita, y D. José con Da. Juanita.)
Verè si es él.... Allí está.
Jos. Estás mas hermosa
Nadie.... Durmiendo está ya.
(Se supone que le hablan desde la calle,) Que un ángel.
PAU. Así es.
Me alegro.... ¿Pepe ha venido?
¿Qué cosa....?Bien....Que te asomes MasJos. A y Juanital te amo
(A Juana.) que á la agua el pez;
JUA. ¿Y si nos pilla la tia? Mas que el ambicioso
PAN. Jesus, y qué cobardial Llegar al poder;
qAllá vá.... Llega, no embromes. Mas que á la morada
JUA. Muy mal... ¿YU...? Yo no sé... Celestial aquel
(Asomandose.) Que en santas vijilias
Está ciega de furor.... Llegó á la vejez.
No está en mi mano, señor, Por tí, dueño mio, ,
PAN. Muy miedosa es, Don José... Miro con desden
Bueno.... ¡Música tenemos! El oro, la plata,
No hay nadie mas en la sala.... La fama, el saber,
Que toquen....La moza mala Y el fausto y la pompa
ACTO UNICO. 59
Con que brilla un rey. PAN. Ya yo se lo he dicho
Tu eres mi consuelo, No ha rato tambien,
Mi gloria, mi bien; Y se lo repito
Estar á tu lado Delante de usted.
Solo es mi placer, La señora quiere
Y dulce la vida A tu Don José
Tan solo me es, Y por esta causa
Porque tu en el mundo No te puede ver.
Habitas tambien. Si tu le propones
Dime ¿qué motivo Casarte con él,
Ha podido haber La harán mil pedazos,
Para que te traten Antes que ceder
De modo tan cruel? A una rival suya
Sacarte del baile Su adorado bien.
Sin qué ni porqué, JUA. Yo mi honra la pongo
Cuando no habian dado, En manos de usted.
Juanita, las diez. MIG. Pues bueno, mañana
PAN. Ya yo se lo he dicho; Será, por mi fé,
Es lo que hay que hacer. El último dia
MIG. Juanita, Panchita Que aquí vivireis.
Habrá dicho á usted Mirad, por la noche
Lo que hemos tratado Despues de las diez,
Há ya mas de un mes. Cuando aquí ya todos.
Con qué no tenemos Dormidos estén,
Tiempo que perder: Os salis. Cuidado
José ha convenido, Si asi no lo haceis!
Resuelvase usted. º PAN. Y bien ¿donde vamos?
JUA. Pero.... MIC. Cuidado no os dé,
PAN. Siempre pero. Eso á nuestra cuenta
Quedate tu pues, Dejadlo correr.
Y aguanta á esa vieja En la puerta á esa hora
Que es peor que Luzbel. Nos encontrareis.
Jos. ¿No tienes, Juanita, PAN. Muy bien, otra cosa
Confianza en mi fé? Nos falta que hacer;
¿No te he prometido Que venga de dia
Tu marido ser? Aquí Don José;
¿Qué temes entonces? Que hable á la señora
Animo, mi bien; Y que le haga creer
Salte de esta casa, Que á ella solamente
Hazlo de una vez, Ha querido bien.
Y dentro de poco Así la endulzamos
Te reiteraré, Con sopas de miel
Ante un sacerdote, y doblegaremos
Serte siempre fiel. Su necia altivez.
Si así no lo hacemos, Luc. Juanita.... Muchachas
Dios lo sabe bien, (Adentro.)
Hay mil imposibles JuA. La señora
Aquí que vencer. Luc. ¿Quien
¿No es verdad, amigo? Anda por afuera?
MIG. Juanita, cierto es. J. A. Vamonos, no ves
6() LA MOZA MALA,

Que puede pillarnos. Oigamos.... Mi nombre oil


PAN. Aguarda; Miguel, El eco no me es extraño.
Mira, la señora ¿Si será él....? El es, sí....
Puede suceder Habla afuera.
Que salga á esta sala Yo soy....No, no me hace daño...
Para ver quien es; Entre usted.... Eso que importa.,...
Nosotras nos vamos, Que entre tambien...;(A y Dios mio!
Y si ustedes ven
De contento estoy absorta.)
Que alguno se asoma, Miren que hace mucho frió....
Ella debe ser. Entren pronto....Soy muy corta....
Entonces que canten, (Yachacaba yo á Juanita
Y dénle á entender El amor de Don José,
Que por ella sola ¡Qué sospecha tan maldita!
La música es. Y que mal que la traté,
Engañarla, si, Sin culpa, á la pobrecita.)
Que caiga en la red.
Adios.
MIG. Adios, mi alma. ESCENA IX.
JUA. Adios, Don José. LUCIA, D, MIGUEL, D. JOSE.
PAN. Mañana sin falta....
JUA. Pero.... Jos. Lucial
-PAN. ¡Qué otra vez! . MIG. Con mas dulzura.
Lo dicho, aguardadnos -
Bajo a José.
Despues de las diez. ".. a .
Jos. Mi bien, mi hechizo....
-- ? - = =MiG. Bien vá.
EsCENA VII. Jos. de usted figurarse
Cuanto auñelo, cuanto afan
D. MIGUEL Y D. J0SE.
Pongo siempre de mi parte
Por ver esa hermosa faz.
MiG. Amigo, prevente MIG. Dile de tú, que á las viejas
A hacer tu papel. Les sabe eso á mazapan.
Jos. No hay cuidado.
MIG. Vamos, LUC. Don José... Ah que vergüenza!
Pronto - ¿El señor es de confiar?
Jos. Vamos pues- º. Jos. Si, Lucia, él es mi amigo
Desde mi primera edad,
ESCENAVII.
Asi es que nada le oculto
En mis asuntos jamás.
MIG. Si incomodo....
LUCIA.
LUC. No, señor;
¿Quién anda aquí....?Nada siento. Quédese usted.
Sin duda fué una ilusion.
Jos. (Asco dá.)
e Jurára que no ha un momento MIG. (Jesus, que diablo tan feo!
Oi su voz.... Esta pasion.... Esto exita á castidad.)
Ay Dios mio! es un tormento. Jos. Señora....
Mire usted, que habia dejado MIG. ¡Qué dices hombre
Aquí la vela encendida. Jos. Lucia soy tan fatal
Si estoy loca.....! Estoy perdida! Que....si....
¡Valgame Dios....! ¿Qué ha sonado? LUc. Hable usted y no tema:
(Tocan.)
Música....! Si, no me engaño.... ¿Fatal dice usted? ¿qué mas?
(Se asoma ai oir cantar.) Jos, Pues.... decia.,...
ACTO UN CO. 61
MIG. ¡Habla demonio Es tan caprichosa. ¡Ah!
- Bajo áJosé. Al que no tiene quijadas
Jos. Si no me puedo esplicar.
A Miguel. A porfia le dá pan.
MIG (Pero hombre, no te llevára LUC. No se queje usted, mi amigo,
Ahora mismo Satanás!) Que por ahí no faltará
Señorita, si es muy corto: Alguna linda muchacha
Mire usted, es incapaz A quien haga usted penar.
De decirle á una muchacha MIG, No, señorita, ninguna;
Tienes buen modo de andar; Soy el hombre mas fatal.
Allí donde usted lo vé LUC. (Que joven tan espresivo!
Está ardiendo en un volcán Me agrada su ingenuidad.
Por usted, y ni el demonio, ¡Ah! si supieran los hombres
Crea usted, le sacará Que ese modito de hablar
Una palabra tan solo. Enamora á las mujeres
¡Qué si parece un patán Mas que un ingente caudal,
Y yo siempre le aconsejo No usarian con nosotras
Que se muestre mas sagaz. Otro lenguaje jamás.)
Pero qué, si es imposible. ¿Yusted que dice, mi amigo?
LUc. Me gusta esa cortedad; Qué calladito que está
Siempre de un amor sincéro Jos. Yo, señorita.
Fué esa segura señal. Mig. Primero
Pero, Don José, conmigo Lo harán mil tiras que hablar:
Tenga usted mas libertad, Mírelo usted, me parece
Ya sabe usted que lo aprecio, Un Ministro general.
No de ahora sino de atras. LUc. Oiga usted lo que le dicen,
Con qué.... pues.... Dón José ¿eso es verdad?
Jos. Si, señorita.... Jos. ¿No hablo pues? y
¿Y Don Leon á donde está? MiG. Doña Lucía,
LUc. No tenga usted miedo; ahora Escuche usted para acá. - - -

No nos puede molestar. Ya mudará de conducta; ... ..."


¿Usted cree que yo lo habria Voy un instante á comprar su
De comprometer jamás? Una bota de aguardiente, -

No está en casa, hasta mañana Y lo haremos hablar mas - -

Probable es que no vendrá. Que un papagallo. -


Jos. Pues, señor, yo creí.... LUC. Me peta;
MIG. (Maldito Magnífico está este plan;
Habrá hombre mas animal) Pero escuche usted, no vaya,
¡Ah! Lucia, si tuviera Que tal vez no le abran yá
Yo tanta felicidad La pulpería á estas horas.
Como este hombre, me juzgára Jos. (¿De qué diablos tratarán?)
El mas dichoso mortal. LUC. Yo tengo en mi cuarto uno 49
Si una mujer, como usted, Exelente, sin igual;
Tan instruida, tan sagaz, Voy por él en el momento.
Con ese rostro hechicero, MiG. Sí.... si.... en la trampa caerá.
Encantador, celestial, Por D. José.
Tan amable, me quisiera,
Mire usted, era capaz ESCENAX.
De salir tirando piedras
De gozo por el lugar. D. MIGUEL, y D. JOSE.
Pero ¡qué si la fortuna - -

MiG, Hombre, con mil de á caballo:


(; ; LA MO7. A MAL.A.

M IG. Yo, señor, - Por darles música fué.


Diré lo que hay. - La señora el ruido oyó,
LEON. insolente! Segun lo que yo colijo,
TAD. Deje usted que hable. A la ventana salió
LEON. ¡Que olor! Y que entráramos nos dijo;
Quitad de aquí ese aguardiente; Nos brindó con aguardiente,
Pronto. Hizo tocar y cantar,
LUC. Zamba de los diablos....! Creo que no era decente
(Cantando.) Su con vite desairar.
LEON. Jesus! Lo demas, señor Don Leon,
LUC. Hija de una.... Las consecuencias han sido;
LEON. Perra! º Pedimos á usted perdon
(Pronto.) De haberlo en esto ofendido,
¡Que deshonestos vocablos Y le rogamos nos una,
Si su cuerpo al diablo encierra. Dando fin á nuestro anhelo;
TAD. Don Leon, tenga usted mas cholla. Que esta es la única fortuna
LEON. Mire usted, la reventára. Que le pedimos al cielo.
Luc. Y nadie conoce á la olla TAD. Don Leon, no hay remedio ya,
Cantando. Lo ha querido así el destino;
Como la propia cuchara. Casarlos, sí, claro está.
LEON. Le diera á comer ortiga Yo abogo por mi sobrino.
Para que calle esta loca, LEON. Pero mi amigo....
O le tapára la boca JUA. Y PAN. Señor....
Con alquitran ó con liga. TAD. Acceder á su deseo.
TAD. Calma Don Leon. LEON. Doy mi palabra de honor
LEON. Bueno es esto! De hacerlo así, Don Tadeo.
¿Quiere usted que no me suba Como á hijas quiero á las dos;
Cuando estos hombres han puesto Desde chicas las he criado,
A mi hermana como una uva? Así es que le pido á Dios
MIG. Escuche usted. Bendiga su nuevo estado.
LUC. ¡Ay, Pepito...! Mañana se correrán
MiIG. Yo diré á usted la verdad, Las dilijencias precisas
Aquí no hay otro delito Y despues se casarán.
Que nuestro amor. Luc. Dejadme, muchachas lisas!
LEON. He! cuidad (Queriendo levantarse.)
A esa señora. LEON. Solo una cosa os suplico,
(A las niñas.) Por la Vírgen, criaturas, -

LUC. ¡Bien...! ¡Bien...! Que no me pongais en pico


Barato... Deja.... De ninguno estas locuras.
(A Panchita que se le acerca.) MIG. y Jos. Así, señor, lo ofrecemos.
LEON. qué ultraje TAD. Y los garantizo yo.
e PAN. Mójale, niña, la sien. JUA. Señora....
JUA. Desabróchale tú el traje. (Queriendo levantarla.)
(Hacen lo que se dice.) LEON. Allá lo veremos.
LEON. Prosiga usted, caballero, TAD. Vamos, todo se acabó
¿Conque á qué han venido aquí? Y lo peor es, como digo,
MIG. Pues, señor, seré lijero, Que de buena ó mala gana
LEON. Es lo que me agrada á mí. Hay que pasar ya, mi amigo,
MIG. Como ha tiempo que adoramos Una noche toledana;
A las pupilas de usted, Mas para abreviarla un poco
La causa por que aquí estamos Me ocurre una idea....
ACTO UNICO. 65
MIG. Y Jos. ¿Cual? LUc. Muchacha, no tengas susto.
TAD. Que se baile. TAD. y MIG. ¿La que no sabia? hel
LEON. ¿Está usted loco? JUA. Basta, no mas.
MIG. A la obra! ¡á la obra!. - MIG. Disparate
PAN. Caball - (Deteniéndola.)
TAD. ¿Y la música? Yo bailé dos. - º -

Jos. Allí está. TAD. Muy bien dicho.


TAD. Pues que toque. JUA. Pero....
MIG. Bueno! MIG: De eso no se trate.
PAN. Bueno A bailar.
MIG. Vamos, toquen. JUA. Ay, que capricho!
(A la música que preludia.) (Tocan y bailan.)
TAD. Voto vál PAN. Que cándida!
M, IG. Hasta acabar.
¿Por qué está usted tan sereno? (Alentándola para que concluya.)
LEoN. Todo el humor me ha quitado TAD. ¡Bravo
De estas niñas el percance. (Al concluir el baile.)
TAD. Mas todo se ha remediado; MIG. Y PAc. Que viva
Y como no ha habido avance.... LUc. Que vival
Vaya, Don Leon, buen humor, PAN. Y JUA. Ahora usted.
Todos somos de confianza, Ml IG. Sí.
Sentarse.... Vamos, señor! TAD. Yo bailar,
Empujando á todos para que se sienten...) De ciIncuenta para arriba!
Que dé principio la danza Bailen ustedes, que es propio,
Panchita con Don Miguel. Y hagan eses, y hagan zetas;
PAN. Y MIG. Como nol Pero en un viejo es impropio
MIG Mú¿"
(Baile y canto de Moza Mala.) -
El saltar y hacer piruetas.
Leos, En fin, ya dá ustedes gusto;
-

TAD. l3ra vo! Nos iremos á dormir. -

Otrol otro! ban d MIG. Señor Don Leon, es muy justo.


(Cuando acaban de bailar.) ir.
Jos. Sco é. - José, nos podemos ir. -

(Por D. Miguel) - -

PAN. Corriente. ESCENA XV.


TAD. Su humor alabo.
LUc. Otro cachetel D. TADEO.
TAD. Y Jos. Muy bien C . . .
(Cuando acaban de bailar se sientan Pan y Mig) Si esto tiene ó no moral,
TAD. SiAhora,
y
José
é
con Juanita. Si pasa en el mundo ó no, , , , ,,,
º si º "ºuse, No seré por cierto yo, , , , ,
PAN. Miren quíen Quien lo esplique bien ni mal.
LEoN. Sal, niña. Contémplelo cada cual, a l
"'AD. Una vueltecita.” ¿ pura mºneº ": e
A. Solo ¿
Mil por dará
á usted gusto
- to. Segun sea en
Que haya la esperiencia
su vida adquirido, aa .
JUA. Sívo no sé...;. " (¿ue por mí parte no pido , ,, ,
• r

* (bailando) º Mas que aplausos é indujencia.


y r , , , , ,)
o o pºr a o
º. o \,...: , , , , - -
: ; ; ; ; e
º - --- , - - - -
-

-». Exc33, 4, -833 - " ..


10
SSãº, sa), ºtrº #3...,
+5:3-gº-ré&

C0MEDIA EN CUATR0 ACT0S,

serº se siTAA El 30 A30ETO DE 1953 E. El TAIR0 3 y ARIEDAEE.

e8833-39-3ég

FIRSON.A.S.
ÑA CATITA. D. JESUS
Da. RUFINA. D. ALEJO
Da. JULIANA. D. MANUEL
MERCEDES. D. JUAN.
CRIADo.

La escena es en Lima, en casa de D. Jesus.-Sala decentemente amueblada con puertas


al fondo y laterales.

ACTO PRIMERO. Un par ó dos de botines,


Rejistrando figurines
De una en otra sastreria:
ESCENA I. Un baboso un dominguejo,
Cuyo trato nadie estima
D. JESUS Y DOÑA RUFINA. Y que sirve en todo Lima
De hazmereir y de gracejo.
JEsus. ¿Te se ha metido el demonio RUF. ¿No encontraron mas apodos
Dentro del cuerpo, mujer? Para hacértelo deforme?
No ves que no puede ser Pues los que han dado el informe
Feliz ese matrimonio? Mienten hasta por los codos,
«¿Con Don Alejo? ¡Qué he oido Les sobra pechuga, arrojo
RUF. Cabal; con él, sí, señor. Para hacer malo lo bueno;
JEs. ¿Un sempiterno hablador Ven la paja en ojo ageno
Le quieres dar por marido? Y no ven la viga en su ojo.
Un zanguango con mas dengues ¿Querrán para yerno tuyo
Que mocita currutaca, Un mozo zarrapastroso,
Mas hueco que una petaca Torpe, feo y andrajoso,
Y lleno de perendengues; Cara de zango con yuyo?
Un fátuo que rompe al dia No, señor: el tal Manongo
Acto PRIMERo. 67
No se casará con mi hija; Morir, sin saber de qué,
Vaya y llene su vasija Amárrate un tonto al pié.
Con agua de otro porongo. JES. El diablo son las mujeres!
JEs. Pero escucha mis razones, RUF. Pues lindo saine le ofrece
Mujer de todas mis culpas; Tu ternura paternal!
A ver si encuentras disculpas Ya se vé, no siente el mal
A estas justas reflexiones; Sino aquel que lo padece.
Sabes que Manongo es hijo Yo un marido le destino
De un hombre á quien aprecié, Que no habrá á quien no le guste,
Y con el cual milité Porque es un hombre de fuste,
En el batallon del Fijo. Muy ilustrado y muy fino.
Cuando fuimos con Pezuela JES. Y muy trucha entre los truchas.
Al Alto-Perú los dos, RUF. Y chíllese el que se chille,
A él debí, despues de Dios, Hará que la niña brille
La vida.... Y pinte mejor que muchas.
RUF. Dale la muela l JEs. ¿Te ha dado fiebre, Rufina?
Tan decantado servicio Vamos á ver, trae el pulso.
Con usura le pagaste. RUF. Como es usted tan insulso
JEs. Nunca hay servicio que baste No sale de la rutina.
A pagar tal beneficio. JEs. ¿Qué es lo que estás ahídiciendo?
Muy poco antes de su muerte, ¿Has perdido la chaveta?
Como sabes, me llamó, RUr. Yo no hablo de paporreta;
Y llorando me encargó Dios me entiende y yo me entiendo.
De ese muchacho la suerte. JES. ¿De cuando acá esa hinchazon?
Yo entonces le prometí Qué pronto has mudado pasta
Tratarlo como hijo mio, Pues, mira, toda tu casta
Y ¿he de mostrarle desvio Ha sido de asta y rejon.
Sin justo motivo? dí. Me acuerdo muy bien, Rufina,
RUF. ¿Acabó usted, Don Jesus? Que cuando te cortejaba,
JEs. Acabé, ¿no te contenta? Apenas aquí asomaba
RUF. Pues bien, haga usted de cuenta Corrias á la cocina.
Que no ha dicho chus ni mus. Y sí, al partir como cohete,
Mi hija no se ha de casar Algo á mi afan respondias,
Con un mozo estrafalario Con un discante salias
De cuyo trato ordinario O con un domingo siete.
Se tenga que avergonzar; ¿De dónde esos papelotes?
Ni con ningun homo-bono, "¿ usted que es cuanto cabe!
Que á su padre se parezca, esto dice quien no sabe
Que la empañe y la embrutezca. Ni siquiera hacer palotes.
JEs. Se verá tal desentono Ya se vé; tu sola no eres
RUF. ¿Qué es esto, pues? Hasta cuando? Quien tanto adefecio apura,
Salgamos de capa rota, De tu misma catadura
Ese mozo está en pelota, Hay en Lima mil mujeres.
Y es á mas, un burro andando. Yo conozco cierta dama,
Vaya á otra parte á hacer nido Que con este siglo irá,
Y no arme mas alboroto: Que dice que á su mamá,
No falta un zapato roto No la llamó nunca máma.
Nunca para un pié podrido. Y otra de aspecto cetrimo,
JEs. Que tarabilla! Que por mostrar gusto inglés,
RUF. Si quieres Diz que no sabe lo que es
68 ÑA CATITA.
Mazamorra de cochino. -
ALE. ¡Hola! Es Monsieur con Madama.
RUF. ¿Y á qué viene eso ahora? JEs. Soy capaz....!
JES. Nada.... RUF. Baja la voz.
RUF. ¿Pero á qué? ALE. A la órden....
JES. Yo sé mi cuento. (Saludando con afectacion.)
RUs. Venga ó no venga de intento RUF. ¡Oh, Don Alejo!
Larga usted una patochada. ¿Tanto bueno?
Hablador Para sacar ALE. Sans facon.
Las faltas de sus paisanas Por mí no hay que incomodarse.
Siempre tiene buenas ganas. RUF. Disparate! No, señor.
JEs. A nadie pienso agraviar. Usted está aquí en su casa.
Hará mal quien se indisponga. ALE. Mercí.
RUF. Como es usted papagallo! RUF. No hay de qué.
JEs. Si á alguna le viene el sayo JES. (Embrollon.)
¿Qué he de hacer? que se lo ponga. ALE. Y comment cava, Madama?
RUF. Sea ó no todo eso cierto RUF. Pues no lo he sabido hasta hoy;
En vano es que usted prosiga, ¿Con que vino usted el sábado?
Porque todo cuanto diga Yo salí....
Es predicar en desierto. ALE. No es eso, no,
Julieta se casará Digo, que como está usted?
Con Don Alejo. RUF. Ahí tirando con la toz.
Jes. Que escucho! ALE. Goma arábiga con ella,
Julietal O hipepa cuana sino.
RUF. La quiere mucho. Ahora hay muchos constipados.
JEs. Mas que nunca, no será. RUF. Irritada es lo que estoy.
¡Habrá una vieja mas verde ALE. Entonces soy de dictámen
Julieta, á su hija ha nombrado, Que tome usté el pansirop.
Cuando nunca se ha llamado «
Y cuidado mucho abrigo,
Sino Juliana Valverde. Que de una muerte precoz
Milagro que no le ha puesto Nadie está libre.
Piche, gorrion ó canario, RUF. Así lo hago.
Porque hoy dia el calendario ALE. Y hasta que no salga el sol
Es un potage indigesto. En cama.
Yo pondré remedio, sí. RUF. Precisamente.
Silencio que viene gente. ALE. Très-bien.
JES. (Y lo sufro yo!)
ESCENA II. ALE. La estacion está pluviosa;
Y el aire, y ese frescor
De las mañanas....
DICHOS, D. ALEJO. RUF. Así es.
ALE. ¿Yusted Monsieur...? huapeton?
ALE. Echemos antes el lente JES. Sí, señor.
Para ver quien anda aquí. ALE. Me alegro mucho,
•RUF. Don Alejo JEs. Gracias. -

JEs. (Sin vergüenza!) RUF. Prudencia por Dios.


RUF. Hágame usted el favor (Bajo á D. Jesus.)
De callarse. ALE. Usted va de promené,
JES. (Pillo)
(Bajo á D. Jesus ) Segun lo que viendo estoy.
RUF. Chito! Pero con capa.... ¿Quién usa
Ya ese ropaje español?
Tenga usted mas discrecion. Parece qué usted viviera
ACTO PRIMERO, 69
En los tiempos de Godoy. RUF. Favor
JES. Yo me visto como quiero. Que usted le hace.
RUF. Que respuesta! ¡Cuando no ALE. Nada de eso.
ALE. Póngase usted un Lord Rágland, Lo que es suyo, eso le doy,
Que es el trage comm'il faut; Mucho mas merece
Donde Rosack compré el mio, Rn F. Gracias.
Y pintado me salió. ALE. Esas le tocan á Dios.
Me costó caro, verdad; A quien parecersé tiene:
Pero es el que sirve hoy Su mamá es una flor
De modelo en todo Lima. Aromática y hermosa....
No es estrañol Tengo yo RUF. Usted me avergüenza.....
Un gusto tan esquisito.... (Con coqueteria.)
Y luego me ha dado Dios ALE. ¡Oh! no.
Un cuerpo tan.... ¿No es así?
(A Da. Rufina despues de mirarse.)
RUF. A sus ojos.... -

ALE. Todo el mundo


RUF. ¿Quién lo duda? Si señor. Hace igual observacion,
JES. (Habrá mayor mentecato) RUF. Los partos me han acabado;
Por no escucharlo me voy. Y este tiempo que es atroz.
Hasta luego, mi señora.
Caballero.... ¿Qué quiere usted? tanta guerra,
ALE. Servidor. Tanta peste. Ni se yo
Como tengo todavia
JES. (Ya te compondré yo el bulto.) Cara de jente ni....
ESCENA III. ALE. Stop
Que esa hermosa perspectiva
DOÑA RUFINA y D. ALEJO. Desmiente tal asercion.
RUF. ¡Qué Don Alejo!
ALE. Mala está la guisa hoy. ALE. stá usted
RUF. Déjeme usted don Alejo, De olor, color y sabor. -

Mientras mas viejo está peor. RUF. Yo me casé de trece años....


Se vá poniendo intratable. ALE. Se conoce.
De nada sirve que yo RUF. Y no llegó
-
Le predique á todas horas El quinceno sin que....
Para que mude de humor. ALE.
RUF. Pues.... ,
Ya....
Nada, imposible. Los hombres -

Mas duros son que una hoz ALE. Eso era de cajon.
. Y si se les mete el diablo ¿Y qué hace Mademoiselle?
Quien puede con ellos? RUF. No sé: estará al bastidor.
ALE. ¡Oh! Voy á llamarla.... Julieta
Me pongo yo algunos dias, ALE. Déjela usted: ya me voy.
Que casi insufrible soy. RUF. ¿Tan pronto?
RUF. ¡Qué ¿Padece usted de esplin? ALE. Tengo que hacer;
ALE. ¡Ah! Si parezco un breton; Pero volveré. -

Pero pronto se me pasa: RUF. A y señor!


Tomando un vaso de ponch, ¿Donde andará esta muchacha?
O una copa de coñac, Julieta....!
Como si tal cosa estoy. ALE. No hay precision.
Pero, variando de asunto, Déjela usted, no la llame,
¿Julieta está aquí ó salió? Mas luego tendré el honor
RUF. Por adentro anda esa loca, De presentarme.
ALE. ¿Siempre hechicera? RUF. Qué hechura!
ÑA CATITA.

Que las minas del Tirol.


ESCENA IV. RUF. Contesta. -

ALE. Dejela usted:


DoÑA RUFINA, DOÑA JULIANA y D. ALEJO. Harto dice su rubor.
Quien calla otorga.
JUL. Mamita, ¿Usted me llamó? RUF. ¡Ay, amigo
RUF. A buena hora te apareces Como esta niña no hay dos!
Te llamé, porque el señor Es uraña como un gato.
Ha preguntado por tí. ¡No sé á quien diablo salió
JUL. ¿Por mí? Y ya se hace indispensable
RUF. Qué contestacionl Desterrarle ese amargor;
Por tí: ¿por quien ha de ser? Usted que ha de ser su esposo
JUL. Como nadie me avisó. Está en esa obligacion.
RUF. Jesus! Nunca has de ser jente! Púlala usted, descortésela.
No sé como no te doy Repréndala usted, por Dios,
Un pellizco que te aturdo! Porque su padre....
¡Qué animal eres! ALE. Su padre,
JUL. Por Dios, Es del tiempo de Guirior.
Mamá.... Usa capa....!
RUF. Mamá...Sinverguenza. RUF. ¿Ni que entiende
JUL. (Carambal) De gusto ni ilustracion?
RUF. ¡Qué condicion! Es tan....pues....
ALE. Madame, ne vous fachéz pás; ALE. Un bonus vir.
Todo eso lo hace el pudor: RUF. Eso es; una alma de Dios.
Yo á su edad era lo mismo. ALE. Eh bien! queda á mi cuidado.
Mire usted: una ocasion Yo haré que lea á Rousseau,
Andaba tras una dama, A Volney, Pigunlt Lebrun
Como gorgojo en arroz; A Voltaire, Walter Scot,
Con el fin de que me diese A Eloiza y Abelardo,
Un rendéz-vous en su maison A Ovidio, al Baron de Humbolt
Y al verla, se me dormia Y á otros autores modernos
La mandíbula inferior. Que hablan sobre educacion.
RUF. Mira....el señor Don Alejo RUF. Muy bien. Y el canto, y el baile
Dice que te ama y .... Y otras cosas así.... .
ALE. - ¡Oh! ALE. ¡Oh!
En cuanto á eso, ni Orosman, Para eso me pinto solo.
Ni Orlando, ni Agamenon, No hay coreógrafo cual yo.
Ni todos los que han sentido A Bernardelli y su esposa,
El aguijon del amor, A Magin y á la Mulot,
Sufrieron el voraz fuego Les apuesto á hacer piruetas
En que arde mi corazon. Diez onzas contra un doblon.
• JUL.Agua que este hombre se quema) En el canto, oh! en el canto
ALE. Todo por ese arrebol. Es donde yo hago furor.
Sí, Julieta, mia Julietta, No lo digo con jactancia,
Mas brillante está usted hoy, Pero tengo yo una voz,
Que el lucero matutino Que Mirando la á mi lado
Antes de que salga el sol; No es mas que un gallo capon,
Mas seductora que Venus, Y Rossi Corsi no sabe
Mas robusta que Nembrod, Ni lo que es un si bemol.
Y de mas precio y valia El duo del Belisario
ACTO PRIMERO. 71
Será la primer leccion ALE. Antes de las dos.
Que le dé á Julieta. Luego... .. Yo di te memoria viva
Pero acá para internos Sempre, ó cara, serveró.
Atienda usté este trozito
Para que juzgue mejor. ESCENA. V.
¿Vedi tu questo pugnale?
- (Canta.) DOÑA RUFINA y DOÑA JULIANA,
Se ti fugge una parola;
¿ Vedi tu questa pistola, RU F. Una mina hemos hallado.
Caricata a doppia palle? Este hombre vale un Perú.
¿Que tal? Qué enorme es la diferencia
RUF. Bien, perfectamente. Que hay de él al otro gandul!
JUL. (Jesus que hombre tan simplon) La misma, ni mas ni menos
ALE. En seguida aprenderá Que de la leche al betun.
Aquella aria del doctor El uno hasta por los poros
Dulcamara ¿La ha oido usted? Derrama gracias y luz,
RUF. No me acuerdo ahora. Y el otro es mas animal
ALE. Pues voy
A darle una idea....
Que un borrico ó que un atun;
Pero con mi buen marido
RUF. ¡Qué.... l Hace un exelente albur.
ALE. Ei move y .... Fuera lástima por cierto
(Queriendo cantar.) Que semejante avestruz
Ru F. ¡Superior Cargara con una niña
ALE. Y paralitici.... Que apenas sabe la Q;
RUF. Basta. Pero que tiene, eso sí,
ALE. Siquiera este calderon Mucha trastienda y virtud,
RUF. Es suficiente, no mas. Y máxime cuando dicen
JUL. (Mejor entona un perol.) Que anda de continuo á flus,
ALE. En fin yo le enseñaré Y que no tiene otro oficio
Cuanta aria, cuanta cancion, Que el de cerero, ó tahur.
Cuanto duo y cuanto trio No hay miedo. No se saldrán
En el mundo se inventó. Con su gusto al bultuntun,
RUF. Muy feliz vá á ser Julieta Porque antes que yo consienta
Con tan sabio preceptor. Que mi hija cargue tal cruz,
ALE. Con tal madre y tal esposa A ella, á su padre y á mí
Nadie mas feliz que yo. Nos llevará Belzebú.
En fin, Madama, me marcho, JcL. (Ni me he casar tampoco
Tengo que verá un deudor, Con el otro zamplamplus.
Que me han dicho que se embarca A buen seguro; primero
Luego para Copiapó; Me encerrará un atahud.)
Pero despacho al instante.
RUF. Si hoy no es dia de vapor. ESCENA VI.
ALE Se vá en otro buque... Conque...
Divina Julieta, Adios. DOÑA RUFINA.
JUL. Adios caballero.
RUF. ¡Niña! Alzaria en todo Lima
ALE. Madama, tengo el honor.... El tal casorio un run run,
RUF. ¿Hasta luego? Que hasta en los papeles públicos
ALE Si, hasta luego. Iria de Norte á Sur.
RUF. ¿Lo aguardo? ¡Julieta.... Ya se marchó.
-

2 ÑA CATITA.

¡Qué rehilete Jesus RUF. Cada dia está mas terco:


Nadie mas que ese muñeco No hay que tocar otra tecla
La trae en esta inquietud. Sino matarlo ó dejarlo.
Conmigo está! ¡Cuando venga Ahora he tenido una gresca
¿ pondré de oro y azul Con él, pero para nada.
Julieta! Si de repente Si es mas duro que una peña!
Me vá á dar un patatuz CAT. Y quien lo vé
De lidiar con este diablo! RUF. Si, señor;
Quien lo paga es mi salud! Pero es mas malo que Jestas.
CAT. ¡Qué trabajo! ¡Cómo siento
ESCENAVE, Lo que ese hombre te atormenta!
Pero ya se compondrá.
DOÑA RUFINA, ÑA CATITA. (Con misterio.)
Hace poco que en la iglesia
CAT. Deo gracias. Ideaba cierto proyecto....
RUF. Ohl Na Catital RUF. ¿Sobre esta misma materia?
CAT. Déjame que vengo muerta. GAT. Y con el favor de Dios
¡Ay, Jesus! Nos ha de salir de perlas.
RUF. ¿Cómo está usted? A dentro te lo diré,
CAT. Con un dolor de cabeza Que ahora no está mi cabeza
Que no veo! Para nada. A y Ay....!
RUF. Habrá usté estado UF. ¿Qué es eso
Metida hasta ahora en la iglesia. Le ha dado á usted la jaqueca?
CAT. ¿Qué quieres, hijita, que haga? CAT. No es cosa, hijita. Estas beatas,
El Señor me dé paciencial Que son unas sinvergüenzas,
RUF. Pero si está usted así.... Son las que me han de quitar
CAT. Y con la boca muy seca, La vida. A y que jente esta!
Y el estómago en un hilo. ¿Creerás que se están las mas
RU F. Valgame Dios. Tambien llega Toda la mañana entera
Usted tan tarde. No importa. Al pié del confesonario,
Puede que haya en la alacena En consultitas secretas
Alguna cosa. Yo creo Con el padre, y con risitas"
Que guardó la cocinera Y otras dos mil morisquetas,
Un poco de caldo. Si: Sin dejar que una se llegue
Que lo calienten. Manuelal A descargar la conciencia?
CAT. Dios te lo pague, mamita. Que Dios las haga unas santas!
Pero escucha: mejor fuera Y mira, hija, si no fuera
Un poco de chocolate, Pecado hacer malos juicios
Porque hoy creo que son témporas, Y darle susto ála lengua,
Y el ayuno.... Yo diria que estas cosas
UF, Mandarémos No pueden ser nada buenas.
«A comprarlo.... ¡Qué tall Con que tu marido
CAT. No; no, deja. Tetrata como una negra?
Tomaré cualquiera cosa. ¿Qué desgracia! -

Te molestas.... RUF. Na Catita,


RUr. ¡Qué molestial Cada dia mas me pesa
CAT. ¿Y cómo vá por acá? haberme unido con él.
RUr. Siempre, ña Catita, en guerra. CAT. No hay mal que porbien mo venga.
CAT. ¿Con qué no hay forma que entre RUF. Yo sola tengo la culpa.
Tu marido por vereda? No faltó quien me advirtiera
. y
ACTO PRIMERO, Ǽ

El geniazo que tenia; CAT. Mas volviendo á tu marido.


Pero yo, niña inesperta, ¿Con qué es un maula completa?
6 erré el ojo y me casé RUF. Le digo á usted, ña Catita,
Con ese perro de presa. Que estoy pasando las penas
Bien merecido me está. Del infierno con ese hombre.
Bastante caro me cuesta Sabe Dios que si tuviera
La ansia de tener marido. n buen empeño le haria
CAT. ¿Por qué no haces la promesa, Dar algun destino afuera.
A fin de que se componga, CAT. Yo, mamita, nada valgo.
De ir en el año que entra, Soy un huanchaco en mi tierra:
Descalza, echando zahumerio, Si nó con dos mil amores
Hasta Santa Ana siquiera, Te haria esa diligencia.
Al Señor de los Milagros? Ño conozco en Lima mas
Puede ser que te conceda Que á Fray Juan Salamanqueja,
Este Señor lo que pides. A Fray Rufo, á una monjita
Vamos á ver; haz la prueba. De allá de las Nazarenas;
RUF. Ojalá que en eso solo Yá otras personas así,
Na Catita consistiera! Que, de la misma manera
CAT. Pero hablando de otra cosa. Que tu, me dan un bocado
¿No sabes que la Malena Y un trapo porque me aprecian.
Peleó ayer con su marido? ¡Soy tan pobre....! Ya lo ves....
La puso, hija, como nueva. Ni sé, ni sé, donde tenga
Serrano habia de ser Para hacerle unas motitas
Daba compasion el verla. A un pañuelito de seda
Tenia la cara, así....! Que le estoy ahora cosiendo
¡Tamaña! Al padre que me confiesa.
RUF. Qué desvergüenza! Si alguien me hiciera el favor
CAT. Pero ya se vé; si tiene De prestarme una peseta,
Tambien tan poca cautela. Una alma del purgatorio
Recibir, niña, visitas Sacára con su fineza.
Cuando el otro sale fuera, RUF. Tome usted. -

Sin poner, por lo que potest, CAT. Dios te haga santa


Uno que aguaite en la puerta. ¡Dios te dé su gloria eterna!
Pero ya, gracias á Dios, Quien tuviera la fortuna
Están como unas ovejas. De tu comadre Teresa,
Y agradezcánmelo á mí, Que se sacó la de á mil
Y á la buena moza aquella En baca con la chilena.
Que te he contado otras veces . RUF. ¿Qué me cuenta usté?
Que tiene tan ricas prendas, CAT. - Así dicen.
Sin que nadie sepa hasta ahora Y dime, sí así no fuera,
Como ni donde le vengan, ?De donde hubiera sacado
Que fuimos las que mediamos Para comprar ricas medias,
Para que en paz se pusieran.... Pañuelones de siete, onzas,
Pero, hija, por vida tuya, Dormilonas y pulseras,...
No sea que esto se sepa. Para ir á los Amancaes,
RUF. Como, ña Catita Al Callao, y á la comedia,
CAT. Ay, hija Cuando no ha tenido nunca
Yo no quiero que me metan Ni montepio ni renta?
En cuentos. Pobre de mí! Chocolate que no tiñe....
RUF. No soy, ña Catita, de esas. R F. Claro está.
11
74. NA CATITA.

CAT. ¡Y no nos venga Rur. Disimulaba.


Con que le dá la costura CAT A la fuerza.
Para esas y otras fachendas Eso tiene, Rufinita,
Porque, hija mia, por mucho Dejarle la rienda suelta.
Que pinten las costureras, RUF. ¿Pero qué haré, ña Catita?
Tirando aguja no mas CAT. Nada: á una niña doncella
Nadie sale de pobreza. Se le mete en cartabon,
Si no se ha sacado suerte Que quieras ó que no quieras.
Yo no se, pues, lo que sea; Sino tal vez llegue el dia
Al menos que un cambullon.... Que te embista y que te muerda.
Pero nó, ya se supiera. Dios no permita que á ti
RUF. Pues yo celebro infinito En la vida te suceda
Que tanta fortuna tenga, Lo que á una niña que habita
Con eso me pagará Enfrente de mi vivienda,
Veinte pesos que me adeuda. Que se ponen ella y su hija
CAT. Lo dicho: porque tambien Lo mismo que dos placeras.
Es demasiada llaneza Tan poco estás tan de sobra,
Echarse así con la carga, Para que así, por simplezas,
Con lo que nada le cuesta. - Desprecies el fortunon
Cóbrale, si. ¿Ya no están Que te se entra por las puertas.
Ustedes dos de reyerta? Don Alejo es un partido
RUF. Si, pero eso no se opone Que así no mas no se encuentra.
A que chancele sus deudas. ¡Cuántas, hija, se darian
CAT. Y siendo un pico tan corto! De santos con una piedra,
Mucha intemerata es esal Porque el cielo les mandase
Nada, que pague; y sinó Una mamada como estal º
A la Intendencia con ella. Los hombres hoy en el dia
Vamos á esto, ¿y Julianita No se casan tan á secas,
Que cara á estas cosas muestra? Pues como están á tres dobles
Por supuesto que se inclina Buscan solo conveniencia;
Al sugeto y .... A menos que un extrangero....
RUF. Ni lo piensa. ¡Estos, si, tienen pesetas!
Es muy caprichuda, mucho. Pero, hija, nuestros paisanos
Y como aquel otro pieza Con tanta vuelta y revuelta
Ha logrado embaucarla Han quedado casi todos -
Con sus esplantes y quejas, Como gallina culeca.
Está, niña, que parece RUF. Mirela usted; aquí viene.
Un gallito, la muy puerca. CAT. ¡Qué lástima que se pierda!
Ahora poco estuvo aquí
Don Alejo á hablar con ella, ESCENA VIII.
¡Y si la hubiera usted visto
¡Qué palabrotas tan secas, DICHAS, JULIANA.
Le contestó Casi casi
Me caigo de rabia muerta. Jt L. ¿Me llamaba usted, mamita?
Se me iban y se venian RUF. ¿Dónde te fuiste muchacha?
Los colores de vergüenza. Parece, mujer maldita,
Y él que es, como usted bien sabe, Que estuvieras con caracha.
De tanta delicadeza, No paras en parte alguna;
Y tan puntilloso. ... Y por Dios que me alegrara
CAT. Oiga! Que fuera de esa perruna,
ACTO PRIMERO. 75
Cosa que nunca sanara. RUF. ¡Qué tal pues! Cuanto sabia!
Lo has hecho de mil primores Si me ha dejado pasmada!
Contestando á Don Alejo! Qué demonio!
JUL. Si no me dijese amores CAT. Ave Maria!
No le mostrara entrecejo. RUF. Estás bien aconsejada!
CAT. Habla con menos descoco CAT. Mira, el amor es un niño
De un sugeto tan instruido, Que desagrada y fastidia
Que debe dentro de poco, Yá quien no se hace cariño
Hijita, ser tu marido. Cuando con él no se lidia;
JUL. ¿Mi marido? Pero que en fuerza del trato
RUF. Si señor! Se le toma tal pasion,
No empiezes á incomodarme Que parece lindo y ñato
JUL. A quien yo no tengo amor Lo que es feo y narigon.
No podré nunca ligarme. Así si ahora á Don Alejo
RUF. ¿No la oye usted? Si me está Lo ves con indiferencia,
Provocando esta insolente. Ya mudarás de consejo
JUL. Dispénseme usted mamá: Tratándolo con frecuencia.
Voy á hablarle francamente. RUF. Sobre todo, ña Catita,
Usted pretende casarme ¡Qué amor ni qué patarata!
Con un hombre que no estimo, CAT. Dice muy bien tu mamita,
Y porque de ello me eximo Es mucho cuento la plata.
Me trata con frenesí; Hasta la peña mas dura
Sin embargo, yo no puedo Se ablanda con el dan dan;
Manifestarme insensible Y como dice el refran,
A la existencia terrible Amor con hambre no dura.
Que diviso sobre mí. Tu novio la tiene pues;
El lazo del matrimonio Me consta, no son fachendas:
No dura dos ó tres dias; La mitad puesta á interes,
Deben tener simpatías, Con la otra dá sobre prendas.
Los que se estrechan con él; RUF. Y luego, niña, aquel corte
Si en uno y otro consorte Tan fino, tan caballero....
Recíproco amor no mora, Nadie diria en su porte
Será tener á toda hora Sino que es un extrangero.
En la garganta un cordel. CAT. A y, hija, y tiene una casa
Reflexione usted sobre esto; Con todo lo necesario!
Compadezcame, no sea Parece cuando uno pasa
Que despues cuando me vea Que está viendo un relicario.
Llorar el perdido bien, ¿Y caridad? ¿Mucho es eso
Aunque tarde, se arrepienta No lo digo por lisonja,
De sus iras maternales, Antenoche me dió un peso
Y mis angustias mortales Para una que entró de monja,
Sufra su pecho tambien. Y tambien en ocasiones
Aun es tiempo todavia: Me dá á mí su real ó dos,
Con sumision se lo pido. Por eso en mis oraciones
Con semejante marido Siempre lo encomiendo á Dios.
Yo no puedo ser feliz. JUL. Será cuanto hay: yo no trato,
No lo amo, mamá, no lo amo; Na Catita, de apocarle. -

Perdone usted que asi le hable: CAT. A la zuela del zapato


Casarme con él no es dable; Muchos quisieran llegarle.
Seria hacerme infeliz. Jul. Con todo, ese matrimonio
76 ÑA CATITA.

Pararia siempre en mal. Pues no lo puedo sufrir.


RUF. Te casarás, pesiatal, Antes me iria á un convento,
O te llevará el demonio! Sin el menor sentimiento,
Basta, en fin, de toma y daca. Si es posible, hasta morir.
O aquí vá á haber maravillas.
¡Tanta lisura la saca
A una ya de sus casillas! ACTO SEGUNDO.
Cuenta, pues, como le pones
Mala cara á Don Alejo,
Porque entonces no hay razones EsCENA I.
Sino que te despellejo.
Y cuidado, te repito, DOÑA JULIANA. MERCEDES.
Si admites mas cuchicheos
De ese picaro mocito MER. ¿Y para que señorita,
Que te anda haciendo rodeos. Darle de noche una cita
Dile que nunca jamas Cuando siempre viene aquí?
Me ponga los pies aquí. ¿No vé usted que eso sería
JUL. Pero mamita.... Exitar la habladuria?
RUF. No mas Yo al menos lo pienso así.
Piense burlarse de mí. Jt L. Mercedes, si tu pudieras.
Buena es la hija de mi madre! Penetrar aquí, me dieras
Que toda esperanza pierda. Sin trepidar la razon.
JUL. Veré á mi padre.... Verias cuanto padece,
RUF. Tu padre Cuanta lástima merece
Es aquí un cero á la izquierda. Este pobre corazon.
JUL. Señora.... Aqui arde, amiga, una llama
(Como suplicante.) Que penetra, que se inflama
RUF. ¿Calla te digo! Cada dia mas tenaz,
JUL. ¿Pero por qué....? Y estinguir no me es posible,
RUF. Yo lo mando. El poder irresistible
Y oye, ¡cuidado conmigo! De este fuego tan voraz.
JUL. (Jesus qué vida! Hasta cuandol) En vano á veces lo intento,
RUF. ¡Pues no faltaba otra cosal Porque es mayor mi tormento,
Vamos, ña Catita. Mas grande mi frenesí.
CAT. Vamos. ¿Mas como hacerlo podría,
RUF. Desvergüenza de mocosa Si el mismo afan y agonía
CAT. Jesus En qué tiempo estamos! Él tambien sufre por mí?
Mi madre lo sabe todo;
ESCENA IX. Y con rábia, y con mal modo
Me ha reprendido mi amor;
D0ÑA JULIANA. Porque pretende casarme,
Mas claro, sacrificarme
º Pues mi madre se equivoca. A un hombre á quien tengo horror.
Solo que me vuelva loca Me ha dicho que en este asunto
Consentiré en esa union. No cederá un solo punto,
No porque la ame y respete Pues dió su palabra ya:
Logrará que me sujete Y que si acaso me niego,
A tan dura condicion. Sin atender á mi ruego,
Aunque libre me encontrara Su maldicion me echará.
Nunca con él me casara, De mi situacion, Mercedes,
ACTO SEGUNDO.

Formarte una idea puedes Que no envidio en este mundo


Por lo que acabas de oir, Ni la grandeza de un rey.
Y lo peor es que el consuelo ¿Y tú no me amas, Juliana?
Sino se lo pido al cielo Jul. Manongo, ¿y tu no lo crees?
¿A quién lo voy á pedir? MAN. Entonces en una choza,
A donde vuelvo los ojos En un desierto seré
No encuentro mas que sonrojos Dichoso, estando á tu lado,
Por que no falto á mi fé. Y lo serás tú tambien.
Todos, todos me abandonan, Mi gloria será adorarte,
Todos contra mí se enconan, Mi gozo estar á tus pies,
¿Qué haré, Mercedes, qué haré? Y mis brazos suficientes
MER. ¿Porqué no habla ustéásu padre? Para tu apoyo y sosten.
JUL. ¿Y si apoyáse á mi madre? Pero te siento algo inquieta....
MER. Verdad, imposible no es, Jul. Escucha.... ¿Alguno nos vé...?
JUL. Por eso te he suplicado (Viendo por la sala.)
Que lleves ese recado. MAN. No, nadie. ¿Qué pasa? acaba:
*MER. Si usted se empeña, iré pues, Esplícate de una vez.
JUL. Anda, sí, que me precisa JUL. Me quieren casar.
Hablar con él. Date prisa, MAN. ¿Casarte?
No vaya á caer en la red. JUL. Como lo oyes.
Dile que venga sin falta, MAN. ¿Y con quién?
Que mi madre está que salta.... JUL. Con Don Alejo.
MER. Ya es inútil. Véalo usted. MAN. Imposible
J. L. Cierto.
ESCENA II. MAN. No lo puedo creer.
¿Quién te ha de querer tan mal?
DOÑA JULIANA, D. MANUEL Y MERCEDES. Alguna burla tal vez
Que quieren hacerte....
JUL. Dios mio! Si ahora mi madre... JUL. No:
MER. Aquí lo tiene usted pues, Te equivocas, verdad es.
Creo que yo estoy demas: No ha mucho que me lo ha dicho
La dejo sola con él. Aquí mi madre.
MAN. ¿Y por qué
ESCENA III. Te quieren forzar así....?
Eso es injusto, es cruel.
DOÑA JULIANA y D. MANUEL. ¿Y tú que dices, Juliana?
JUL. ¿Yo? que antes consentiré
MAN. ¿Qué es esto? ¿Por qué te asustas? En casarme, si es posible,
¿Te causo yo ese desden? Con el mismo Lucifer.
¿Qué tienes? MAN. ¿Pero tu madre, ...?
JUL. No tengo nada. JUL. - Ella misma.
MAN. ¿Habré podido tal vez Qye, y me dijo tambien
Ofenderte en algo? dilo. Que te intimara que nunca
No acierto en qué pueda ser. Pusieras aquí los pies.
JUL. En nada, amigo. Pensaba, MAN. ¿Pero qué motivo ha habido?
Lo que puede el interés. Si es cosa de enloquecer
MAN. El interés yo no tengo JUL. Sin duda que ese buen hombre
Otro que quererte bien. Le ha vuelto el mundo al revez,
Tu amor, Juliana, me basta, Y ha logrado deslumbrarla
Y tan feliz soy con él Con un brillo de oropel.
ÑA CATITA.
s
MAN. ¿Y tu padre....? ESCENA V.
JUL. No, mi padre
No me ha hablado mal ni bien D0ÑA JULIANA y D, MANUEL
De este asunto.
MAN. Ni lo hará: MAN. Y bien, Juliana,
Eso yo muy bien lo sé. ¿Qué dices ahora? ¿Lo ves?
Su palabra es muy sagrada ¡Que bondad! ¿No te lo dije?
Y mucha su sensatez, ¿Tienes aún por que temer?
Para que violente á su hija Te sobrecojes en vano.
JUL. Yo nada temo, Manuel.
Por un mezquino interés.
Cuando mi infelice padre, Si no me caso contigo,
Con nadie me casaré.
Que en gloria de Dios esté,
Se encontraba moribundo, En valde opondrá mí madre
Y acongojado á la vez, A mi eleccion su poder,
No por dejar esta vida Porque nunca logrará
lJe ilusiones y de hiel, Darme esposo á su merced.
Sino porque yo quedaba Yo la venero, la aprecio,
Mas no al estremo de hacer
Sin su amparo en la niñez, La desgracia de mi vida
En el lecho dé la muerte
Por mostrarle timidez.
Tu padre el único fué Si me equivoco, corriente....
Que enjugó su triste llanto
Con noble desinterés. Yo misma tendí la red,
Él cuidó de mi orfandad, Yá nadie podré quejarme
Él me dió segundo ser, Del mal que yo me busqué.
Y hasta ahora nunca ha faltado MAN. No, bien mio; no, jamás
Te podré yo ser infiel.
A la prometida fé. Ah! Si esa misma firmeza
Nuestro amor le es conocido
Por que lo ha visto nacer, Tuviera toda mujer,
Qué de escándalos se ahorráran,
Y yo creo que podemos Qué de lágrimas tambien!
Descubrirle.... Ven acá.... Dame un abrazo.
JUL. Calla, que él
Repíteme eso otra vez.
Llega. Ojalá oyera tu madre
MAN. Hablémosle, Juliana.
JUL. Ahora no.... Calla: despues. Tales protestas de fé
¡Oh! que ventural Otro abrazo.
ESCENA IV.
RUF. Qué tal! Mírelos usted.
(A ña Catita.)

DOÑA JULIANA, D. MANUEL y D. JESUS.


JUL. Mi madre viene!
Ml AN. ¡Qué importal
JES. Hola, muchachos! ¿Qué se hace? ESCENA VI.
MAN. Nada, señor.
JEs. ¡Ah! Manuel, DoÑA RUFINA, D. MANUEL, DoÑA JULIANA y
Necesito hablar contigo; NA CATITA.

No te vayas. Está bien.


MAN. Rg F. Pícaros. Por vida de....!
JEs. Voy un momento á mi cuarto MAN. ¡Señora....!
(La contiene.)
A buscar cierto papel Faltarme así!
RUF.
Que me precisa. Ya vuelvo.
¡Cuidado con irse, eh! Suelte usted!
MAN. No se violente.
MAN. No, señor. -
Acto sEGUNDo. 70

RUF. ¿Este mozon indecente Mándese mudar.


Que hace, señorita, aquí? MAN. No puedo.
¿No he dicho ya que no gusto Aquí, señora, me quedo
Que me pise estos umbrales? Aguardando á su marido.
Lo que quieren estos tales RUF. Mi marido está en la calle,
Es matarme de un disgusto. Sálgale usted al encuentro.
JUL. Mamita.... MAN. No, mi señora, está adentro,
Rt F. Mira, canalla! Y es forzoso que aquí me halle.
Si te agarro... Veras ahora.... RUF. Mire usted como se entona!
MAN. Deténgase usted, señora Por esta desvergonzada....
RUF. Quite usted CAT. No le hagas caso.
JUL. Pero sí.... RUF. La criada
RUF. Calla, Se me ha vuelto respondona.
¡Cochinal MAN. Pues no saldré, le prevengo.
CAT. Déjate de eso. RUF. El que de fuera vendrá
MAN. Oiga usted.... De casa nos echará.
RUF. Juan de la Cobal MAN. Yo tal intencion no tengo.
CAT. Vaya....!
RUF. Si tomo la escoba
ESCENA VIH. ,
No le dejo sano un hueso.
MAN. Yo á su hija de usted la quiero Dichos y D. ALEio.
No con mal fin.
RUF. Bribonazol
Le ha tendido usté ese lazo
ALE. (Esto anda en son de combate.)
Y la trae al retortero.
CAT. Ve quien viene.
RUF. ¡Hola, mi amigol
Ahora mismo.... Y o lo mando. Adelante. Aquí conmigo.
Váyase usted de mi casa. (Le dá un tiron á su hija y la pone á su lado.)
MAN. Señora, usted se propasa. ALE. ¿Interrumpo yo el debate?
RUF. Salga usted de aquí volando. RUF. ¡Qué no señor.
Usted no se ha de casar ALE. Si incomodo....
Con ella, no. RUF. Usted aquí á nadie inquieta.
MAN. ¿Y por qué no? ALE. Puede ser sesion secreta....
RUF. Porque ya he dispuesto yo RUF. No, señor, de ningun modo.
Son disturbios de familia
A quien se la puedo dar.
JUL. Contra mi gusto. Que nunca faltan.
RUF. Chiton ALE. Ya esto y.
JUL. Podrá usted matarme, sí, RUF. Vete tu adentro.
Pero disponer de mí, J L Ya voy.
Jamás sin mi aprobacion. Car. (Aquí va á haber miravillia)
MAN. Por Dios! Que si me molesta...
RUF. ¿Qué hará usted? ¿Me pegará? ESCENA VIII.
Eso no mas falta ya d9
Para coronar la fiesta. DoÑA RUFINA, ÑA CATITA, D. MANUEL Y
MAN. Señora; sé demasiado D. ALEJO.

Lo que se debe á una dama,


De otro modo.... RUF. Tengo que hablar con usted,
RUF. Esto se llama Si usted gusta que pasemos... .
Tras de cornudo apaleado. ALE. Como usted disponga.
RUF. Entremos.
MAN. Basta, señora.
RUF. ¡Atrevido! "ALE. Hágame usted la merced....
80 ÑA CATITA.

Con permiso, mom ami. Don Jesus es de esos hombres


(A Manuel al irse.) . A quienes Dios ha formado,
RUF. Bótelo usted.... que se vaya.
(Al oido de Ña Catita por D. Manuel) Como se dice, á machote;
MAN. (Esto ya pasa de raya.) Esto es, juiciosos y rectos,
CAT. El enemigo anda aquí. Aunque de alcances mediócres,
Y no entrará en picardias
ESCENA IX. Por cuanto existe en el orbe.
Ademas, nuestro cariño
D. MANUEL y ÑA CATITA. Hace tiempo que conoce,
Y aun me atre vo á asegurar
MIAN. Ya no puedo tolerar Que lo aprueba desde entonces,
Pero sea como fuese:
Tanto desaire en mi cara. . .
CAT. Nada, con la misma vara.... Si están sus padres conformes
MAN. Señora, no molestar En obligarla á casarse
CAT. Si lo tomas tan á pechos Con ese zampalimones,
Te volverás pronto loco. Ella y yo tambien estamos
MAN. Por Dios, que me falta poco...l En ser constantes acordes,
CAT. No hay que subirse á los techos. Y no habrá humano poder
MAN. Déjese usted de sermones, Que tuerza muestros amores.
Señora mia. Haya muela ¿A qué hora saldrá su padre....?
«r

CAT. Señora, será su abuela!


Mozonasos, flamasones ESCENA XI.
No se fueran al infierno D. MANUEL Y MERCEDES
MAN. Eso, señora, se saca....
CAT. Y dale con la matracal
viAN. Pero señora.... MER. Don Manuel
CAT. ¡Andel á un cuerno! MAN. Oigo mi nombre!
(Se entrà precipitadamente.) ¿Quién es? ¡Ah Mercedes, ¿qué hay?
MER. Hable usted bajo.
ESCENA X. MAN. Nadie oye.
Vamos, Mercedes, ¿qué ocurre?
D. MANUEL. MER. Pues, señor... Tengo un sorochel
No vaya á salir alguno....
Está muy claro. Su madre MAN. Acaba, con mil demontres.
Me quiere dar pasaporte, MER. Oiga usted.... dice la niña....
Para que esa pobre niña MAN. ¿Qué dice? Pronto. No embromes.
Admita por novio á un hombre, MER. Dice que de modo alguno
Que le ha hecho ver montes de oro Tenga usted provocaciones
Con simplezas y ficciones. Con Don Alejo, porque eso
Pero mucho se equivoca, Le causaria mayores
Porque yo no soy tan torpe Pesadumbres con su madre,
¿? abandonar el puesto Cuyo despecho es enorme,
in decir oste ni moste, Porque no puede lograr
Mucho menos cuando su hija Que ella ceda á sus razones.
A mi afecto corresponde. Dice, así mismo, la niña,
No obstante tengo un recelo Que vuelva usted á la noche,
Que el corazon me carcome. Y que no hable ahora á su padre
¿Si apoyará ó no su padre Ni un Jesus de sus amores,
Tan inicuas pretenciones? . . Porque seria esponerse

No puede ser Imposible A infructuosas desazones
ACTO SEGUNDO, 8.
Estando aquí Don Alejo. MER. A noramala.
Con que, adios; hasta la noche. CAT. Mal hecho.
Váyase pronto.... No sea Ese ha sido mucho golpe.
Que otra patazca se forme ¿Te ha hecho algun daño?
Entre la madre y el padre MER. Ninguno.
Yusted, y ese taragote. (Hipócrita!)
¡Vaya! Tenga usted paciencia. CAT. Pues entonces
Adios, y no se sofoque. Has pecado mortalmente.
MAN. Está bien; me marcharé. MER. (Lo que eso á tí te supone.)
No quiero mostrarme indócil CAT. Allá, en fin, tu alma y tu palma.
A sus deseos. MER. (Para quien no te conocel)
MER. Bien hecho. CAT. Mira, dice Rufinita
MAN. Obedezcámosla.... Que me hagas, y no te embromes,
MER. Al trote! Un poco de chocolate.
MAN, Pero oye, dile que luego, MER. Voy.
Estórbelo quien lo estorbe, CAT. Que son mas de las doce
Me declararé á su padre Y aun estoy sin almorzar,
En terminantes razones, MER. Bueno.
Y que no lo hago ahora mismo CAT. Si no hay, que lo compren.
Porque ella así lo dispone. MER. Muy bien.
MER. Así lo haré.... Pero váyase.... CAT. Y házmelo espesito.
MAN. No te olvides.... MER. Así se hará.
MER. Jesus que hombre CAT. Y mira ponle
MAN. No vaya á decir mañana Un granito de sal.
Que no obedezco sus órdenes. MER. Bien.
Adios. ¿Y qué mas?
MER. ¡Acabáras CAT. Nada mas. Corre.
(Creerá que me engaña á mí
EsCENA XII. Su fingido coram vobis?
¿Ujú...l Como no...! ¡Ya va!)
MERCEDES y ÑA CATITA. Mi ER. (Tan feal Miren que molde!
CAT. Bueno!
MER. (Na Catita! ¡Qué demontre!) EsCENA XIII.
ICAT. (Aquí Manongo con ella!
Tiene esto su ágilis mógilis.) ÑA CATITA.
Merceditas.
y MER. Mande usted. La almibar, á lo que veo,
CAT. ¿Qué hablabas con ese jóven? Se va subiendo de punto;
MER. Nada.... Le estaba diciendo O mejor dicho, el asunto
Que se fuese.... se está poniendo muy feo.
CAT. ¿Y por qué? Pobre Como en ese tiroteo
MER. Porque iba á barrer. No saque yo una avería....
CAT. ¡Ajá! Ave María l
MER. Y como se estaba inmóvil.... Pero tambien es locura
Y como yo no quisiera La de su padre, cabal;
Que me tengau por su cómplice.... Querer inferirle un mal
¿No lo cree usted? A esa pobre criatura,
CAT. Como nó. Con unir la á esa figural
MER. Tuve que mendarlo.... La cruz le hago. ¡Qué manía! ..
CAT, ¿A donde? . Ave María
12
32 ÑA CATITA.

Y si hace, al fin, el demonio Tomará primero arsénico


Que se salga con la suya, Que quebrantar sus propósitos.
Con caja y con chirisuya CAT. ¿Supongo que el fin es lícito?
Nos publica el matrimonio. ALE. Y romano y apostólico.
¡Qué chasco, por San Antonio, CAT. Porque si no los escrúpulos....
El de Su madre sería! ALE. Los tengo como un canónigo.
Ave María! (Se verá vieja mas cándida!)
Es verdad que no es patojo, CAT. No se meta usté á filósofo,
Tuerto, ni mudo el tal nene.... Porque en esta vida mísera,
Siempre es así quien no tiene Lo dijo San Juan Crisóstomo,
Donde se le pare un piojo. El que es impío y maléfico
Pues.... Y ella que tiene arrojo Es así....
De mostrarle simpatía ALE. Cómo antropófago.
Ave María CAT. ¿Qué dice usted?
El otro es un candelejo, ALE. Que mi espíritu
Sin duda, mas tiene monis, No es al matrimonio indómito.
Y vale mas que un Adonis CAT. Dios en premiar es espléndido,
Sin mas bienes que el pellejo. Pero en castigar lacónico.
Fuera de esto Don Alejo ALE. No necesito de estímulos.
No es tampoco de la cría.... CAT. Ya lo sé.
ALE. No soy estólido.
ESCENA XIV. CAT. El que no observa el decálogo
Es un hereje, un masónico.
ÑA CATITA y D. ALEJO, ALE. Vaya, déjese de antífonas:
Eso allá para los neófitos.
ALE. (Ave María! CAT. ¿Con que se niega la prójima?
Aquí ña Catita! Cáspital Si tiene impulsos diabólicos!
Desollando está algun prójimo.) Pero, pobrecita, es víctima
CAT. Hola! ¿Cómo va la brújula? De los manejos mas sórdidos.
ALE. Si sigue el viento tan próspero, Ya pondremos luego en práctica
Pronto echaremos el áncora. Cierto plan, que á ese fenómeno,
CAT. ¿De veras? Y á ese vejete energúmeno,
ALE. De un modo sólido Les ha de servir de tósigo.
Van las cosas á su término. ALE. ¿Cuál es? Diga usté.
CAT. El ataque ha sido sófero. CAT. Una cábula,
Segun lo ha espuesto la Sílfide... Que los va á dejar atónitos.
ALE. Está contra mí hecha un fósforo. ALE. En fin, ahorremos las sílabas
CAT. ¿Sí? Que nos hacémos monótonos;
ALE. Y como álcali vólatil. Entrégueme usted la tórtola
CAT. Sopla Y me hará su eterno acólito.
ALE. Y como éter vitriólico. Mas que sea con histérico,
« CAT. Lo que es no tener sindérisis. Llévela á casa en depósito.
ALE. O ser tonta, que es sinónimo. CAT. (Eso se quisiera el pícaro.)
CAT. Pobre muchacha! Vaya, no sea estrambótico.
ALE. Dá lástima. Admítala usted por cónyuge,
CAT. ¿Y su madre? Que el bocado no es de pórfido,
ALE. Es un cronómetro, Aunque sea por apéndice....
En cuanto á puntual. ALE. (Ni tampoco como prólogo.)
CAT. Y ríjida. CAT. (Válgame San Pedro Advíncula!
ALE. Y abstringente como un teólogo. ¡Ay! tengo el vientre como órgano)
ACTO SEGUNDO. 83
ALE. ¿Con qué, quedamos....? ISSCENA XVI.
CAT. Incrédulo!
ALE. Yusted,
CAT. Ya ustedque
sabe que soy pródigo. DoÑARUFINA. ÑA CATITA, D. ALEjo y
entiendo el intríngu- MERCEDES.

Déjeme, pues, con mi horóscopo. (lis: MER. Ña Catita, el chocolate.


CAT. Está usté en vísperas, RUF. ¡Qué ¿recien...?
CAT. Como un canuto
O yo soy muy mal pronóstico. Tengo las tripas. ¡Paciencia!
ALE. Eh bien. Soberbio! ¡Magnífico
CAT. Bailándome está el estómago. Y hoy que me obliga el ayuno
RUF. Vaya usted pues.
Que tardar para una jícara....) º CAT. Allá voy.
ALE. ¿Con que el epílogo es próximo
Mer.
CAT. ¿Tiene usted obstruido el tímpano CAT. Que se está enfriando.
Qué apuro!
¿No he dicho que sí? ¡Qué incómodo! v amos, pues. Con que adiosito.
ALE. Felicidades.
ESCENA XV. CAT. (Que yuyos!)
RUF. Pobre, señora!
DoÑA RUFINA, D. ALEJo y ÑA CATITA, (A D. Alejo.)
ALE. Buena alma.
RUF. (¿Si se habrá ido ya este mozo?) MER. (Lo mismo que la de un chuncho.)
¿Cómo, amigo....? CAT. Vamos, Merceditas.
ALE. Ese preludio MER. Vamos.
(Se queda á la entrada escuchando.)
Me indica que usted estraña
Tener al frente mi bulto; ES CENA. XVII.
Pero....
RUF. Permítame usted, D. ALEJo, DoÑA RUFINA y MERCEDEs.
Antes lo celebro.
ALE. Punto.
Dos palabras; voy allá; RUF. Y lo quieré á usted....
ALE. ¡Oh! mucho.
En un instante concluyo. RUF. Si usted la oyera esplicarse
Al pasar por esta pieza.... Sobre el enlace futuro....
RUF. Pero yo no le pregunto....
ALE. Oigá! ¡Qué tal!
ALE. Quise hacer á esta amiguita RUF. Sí, señor.
Un afectuoso saludo, Y le mete á ella unos puntos,
Y como viniese á cuento
En el transcurso del duo, Y toma tanto interés
El estado de alza y baja Como si eso fuera suyo.
En que se halla aquel asunto, MER. ¿Qué saldrá de este congreso?.
Me he embromado, departiendo Alguna ley del embudo.)
Con ella.... trece minutos.
(Viendo el reloj.) ESCENA XVIII.
RUF. Pues yo lo hacia á usted ya
Algo distante. D. ALEso y DoÑA RuFINA.
ALE. De juro.
RUF. Y salí á ver si se habia ALE. ¡Qué amistad!
Marchado de aquí ese tuno. RUF. Dígalo usted.
CAT. Hace rato que se fué. ALE. No hiciera tanto Mercurio.
RUF. Parece que fuera brujo, RUF. ¿Algun amigo....?
Porque venia resuelta ALE. Uña y carne,
A tener con él los mundos. Como se dice en el vulgo.
34 ÑA CATTA.

¡No he visto un hombre mas vivo! Se hará porque me hace gracia


Estudiamos los dos juntos y habrá en la casa funcion,
Topografia y mecánica, Que ha de meter mucho ruido,
Y, segun dicen, con fruto, Si mi dichoso marido
En una aula que tenia insiste en su oposicion.
Por allá.... por el Refugio,
Un tal Don Felia, Utroque, (1) ESCENA XX.
Muy conocido en el público.
RUF. ¿Don Felix Utroque? DOÑA RUFINA y D. JESUS .
ALE. Eso es.
Un español muy profundo. JEs. ¿Se fué Manongo?
RUF. Creo que lo he oido mentar. RUF. No sé.
ALE. Es probable, no lo dudo. JEs. Le dije que me aguardára.
No solo aquí tiene fama, RUF. Entonces la cosa es clara,
La tiene hasta entre los turcos; ¿Por qué no lo busca usté?
El que logra ser su amigo JEs. Ah! ¡Ya caigo!
Es en la tierra hasta brujo. RUF. Eso ha de ser.
RUF. Jesus! Me habré guardado á ese pieza
ALE. No exajero nada. En el bolsillo.
RUy. Así será, no murmuro. JEs. Ya empieza
ALE. Pero dispénseme usted, Jesucristo á padecer. -

Me retiro.... RUF. Ya empieza, sí, por supuesto,


RUF. Es un disgusto. Si es usted muy incapaz.
Para mí; pero si acaso JEs. ¿No tendremos nunca paz?
A usted le precisa.... Demonio ó mujer, ¿qué es esto?
ALE. Mucho. RUF. No grite usted. Mejor fuera,
Adios, pues. Señor Don Jesus Terrones,
RUF. Adios.... Cuidado! Que en lugar de esos calzones
No me lo sorprenda el cuco. Se pusiera mi pollera.
ALE. No hay miedo, ya he dicho á U. JEs. Ya tanto pleito me hostiga,
Que pondremos un buen buzo. Este es un infierno diario.
RUF. Merece usté un novenario :
EscENA XIX. Con un gato en la barriga.
¿No quiere usted que haya riña?
Pues no se haga usted el sueco,
DOÑA. RUFINA.
En tanto que ese muñeco
Se abraza con esa niña.
¡Qué hombronazo! Si es un pozo. Jes. Mujer, yo no he visto nada.
De elocuencia y de saber! Rer. ¿Nada? ¿Y cuando usted entró,
Y ayúdenmelo á querer A los dos no los halló
Que no es tampoco mal mozo. En conversacion tirada?
Tal vez tendrá algun defecto.... Jes. ¿Y hablan, acaso, á mansalva
¿En eso quien no conviene? Por la primera ocasion?
¿Mas que mortal no lo tiene? RUF. La ocasion hace al ladron:
Dios solamente es perfecto. La ocasion la pintan calva.
Seria mucha desgraeia JEs. Qué génio
Que esta boda no se hiciese; RUF. Y cuando se puede,
Pero pese á quien le pese Se evita con tiempo el daño.
Lo que no pasa en un año
(1) Inscripcion que llevan las onzas españolas. En un minuto sucede.
Acro si e UNDo. 85
Jes. Se habrá visto bachillera Llevará su sepan cuantos.
Si todo se lo habla sola. RUF. Ni una santa se vé libre
RUF. Y el diablo mete la cola De tu lengua viperina.
Cuando uno menos lo espera. , JEs. Para santas de esa espina
JEs. Hasta cuando. La mia es de buen calibre.
lèUF. Ha hecho usted mal RUF. Pues bien; ya que U. se empeña
En consentir tal desvío. En semejante consorcio,
Se ha vuelto usted, señor mio, Hoy mismo pido divorcio.
Un viejo muy inmoral. -JES. O se ha vuelto loca ó sueña
JEs. ¿Tambien moralizas tú? RUF. Hoy mismo, viejo importuno.
¡Habrá adefecio como estel Y los cuatro mil y pico
Como ha cundido la peste Que ha hecho usted chichirimico
En los pueblo del Perú - Me ha de entregar uno á uno.
RUF. Pero aun hay murmuradores, Jes. Dale con la cantaleta
Que han librado de su acecho. Cuando habia de faltar.
Jes. Del dicho al hecho hay gran trecho. Rur. O los jueces me harán dar
Obras, obras son amores. Hasta la última peseta.
En fin, te digo y repito, Muñeco desoletado, . .
Que todo lo que me cuentas, ¿Qué es lo que trajo usté aquí? -

Si acaso tu no lo inventas - ¿ usted gracias á mí - -

No merece tanto grito. Si está vestido y calzado.


RUF. Para usted, so mentecato, Jes? Mujer
Que está en la decrepitud, - RUF. No me grte usted
Y que no tiene aptitud Jes. No vencerá tu capricho,
Ni para alcanzar un plato. RUF. Despacio
JEs. Basta, Rufina, por Dios, JEs. Lo dicho dicho.
No me incomodes. RUF. No soy tapia mi pared
RUF. Matarlos.
RUF. Lo mejor será casarlos
Mañana mismo á los dos. ESCEN A XXI.
RUF. Casarlos! Mientras yo viva,
Eso no. - «.

JEs Pues será así. D. JESUS.


RUF. Haciendome cuartos, sí.
Jes. ¡Qué condicion tal altiva! Anda con dos mil demonios
RUF. Con que en esta inteligencia ¿Cuando saldrá una sancion
Vea usted muy bien lo que hace, l)eclarando en comision
Si no es que acaso le place A todos los matrimonios?
Que suba á mas la pendencia. Pero si son amovibles
JEs. Ya se vé; lo que tú anhelas Ya por la ley los empleados,
Es unirla á Don Alejo. - ¿Por qué solo á los casados
RUF. Que es un hombre de consejo. Se nos deja inamovibles?
JEs. Y un pillo de siete zuelas, ¿Por qué causa los maridos,
Que con embustes y embrollos Aun con pruebas relevantes,
Te ha volado la cabeza. No podemos ser cesantes,
¿Pero donde irá ese pieza? Ni siquiera indefinidos?
RUF. El no ha armado estos escollos. Ni en los tiempos coloniales
JEs. Yo limpiaré voto á tantos Tal injusticia hizo el rey!
Mi casa de toda rata, Si señor ante la ley
Y hasta esa hipócrita beata Hoy todos somos iguales.
$(; NA CA TITA.

Rur. lguales.... Oiga Si, Me dan antojos....


JES. (Loca! JES. Eh! ¡quite
Pues no ha estado allí escuchando!) RUF. Me voy... mejores...No quiero
Incomodarme.

ESCENA XXII.
ESCENA XXIII.
DOÑA RUFINA Y D. JESUS.
D. JESUS, DOÑA RUFINA, MERCEDES.
RUr. Siga usted filosofando,
Cue lo hace á pedir de boca. MER. Cuidado.
(Mercedes que habrá estado a uai
Iguales Debia de ser, tando sale cuando entra Da. Rufin a,
Mas los congresos y reyes quien tropieza con ella.)
Que son los que hacen las leyes, RUF. Qué ¿no ves?
No oyen nunca á la mujer.
Por eso á tan poco costo ESCENA XXIV.
Reparten en zafarrancho,
Para ustedes siempre lo ancho, D. JESUS. Y MERCEDES”
Para nosotras lo angosto,
JEs. ¡Qué sabe usted.... JES. ¿Quién te ha llamado?
RUF. Igualdá! MER. Vime á buscar el plumero.
¡Sí, Como nol JEs. ¿El plumero? ¡Hola....!
JES. Poca zumba. MER. Sí....
Rur. ¿Iguales...? ante la tumba! JES. Vete.
De otro modo.... Ja! ja, jal No es mal plumero el que buscas!
JEs. Hágame usted la merced Lo que haces tú son rebuscas
De retirarse á su cuarto. A ver quien mas bulla mete,
Mire usted que ya estoy harto Para ir de aquí allí despues
De la conducta de usted. Por toda la poblacion,
No pasa dia, ni una hora Dando una cuenta y razon
En que no arme usted quimera: De lo que es y lo que no es. - -

Parece que usté estuviera Vete, digo.


Hidrofóbica, señora. MER. Ya me voy.
Qué juicios tan insensatos
Ño harán los criados, por Dios,
Al vernos aquí á los dos ESCENA. XXV.
Siempre cual perros y gatos.
Entre usté á su cuarto, presto, D. JESUS.
Que le juro por mi nombre,
Que ó "yo dejo de ser hombre Vea usted lo que resulta
O muda usted de bisiesto. Cuando los dueños de casa
Rur."¡Qué tall Con lo que me viene No observan buena conducta.
Risa me dá
JES. ... ¡Quite ahí. Los hijos se hacen altivos:
Rer. Está usted muy sobre sí, Los sirvientes unos truchas,
Y la honra de la familia
Y yo no sé á qué se atiene. Anda como Dios la ayuda....
Yo me tomaré el desquite....
Jes. Hágame usted el favor Ya me olvidaba.... José
De irse á su cuarto. Tambien estará de escucha
RUF. ¡Ay, señor! Muchacho.
ACTO SEGUNDO.

ESCENA XXVI. Ya he visto al notario, al cura,


Y les hé impuesto de todo,
D. JESUS. CR a ADo.
Para que no haya disculpas,
CRI. ¿Mande usté? En caso que ellos les vayan
JES. Oye: Con engaños y con súplicas.
¿Donde diablos te sepultas? Sufrámos, pues, todavia
Tengo que mandarte.... Aguarda. Los desmanes de esa furia,
Que Dios ha puesto á mi lado
ESCENA XXVII. Para que espie mis culpas,
Así como á otros les dá
CRIADO. Sarma, tiña y calenturas,
Y otras lacras y dolamas
¿Qué será lo que le ocupa? Para que espien las suyas.
Tendrá tal vez entre manos Sufrámos, y mientras tanto
Alguna nueva disputa, Que hago aquí un acto de brujas,
En que le habrá su mujer Que nos anime el consuelo,
Mostrado cerca las uñas. Bastante tonto sin duda,
Esta casa es un infierno. De que en esta buena tierra
No cabe duda ninguna, Como mi mujer hay muchas.
Ya se vé, como sus amos -

No viven conformes nunca....


ACTO TERCERO.
lº SCENA XXVIII.

D. JESUS , CRIADo.
JES CENA I.
JES. Ve al correo y hecha esta carta.
D. JESUS.
CRI. ¿Ahora mismo?
JEs. ¡Qué pregunta!
Al instante. ¡Qué mujer. Si es una vibora!
C.I. Voy allá. Y vá á armar algun escándalo.
Por vida de....! Me dan impetus....
ESCENA XXIX. No es tan violenta la pólvora,
Ni hay un diablo mas sarcéstico!
D. JESUS. ¡Qué caracter tan satánico
Así son todas, idénticas,
A ver si contesta esta última. Y nosotros unos candidos.
Cinco ó seis le tengo escritas Se creen que no tiene mérito
Y ni el recibo me acusa. Si no nos ven como á zánganos.
Esto me dá algun cuidado, Y no hay medio: si benévolo
Porque él no es ningun farfulla. El hombre las trata y plácido
¿Si se habrá muerto? Quién sabel Dicen que es uno un cernícalo,
¡Estas fueran las diez de últimas! Un bonachon, un gaznápiro;
Sobre que no aguardo mas O que lo hace porque otro ánima
Que me remita esa suma Le muestra el rostro simpático,
Para mandar á freir monos ) que de bobilis bobilis
A mi dichosa conjunta, Vive en ilícito tráfico.
Y á todos los pillastrones Si á la inversa un hombre es íntegro,
Que le roban y la adulan. Le llaman déspota y áspero
Por acá no hay que temer: Y le soplan una pócima
88 ÑA CATITA.
Por el método mas diáfano; -

Sin poder echar el hálito,


Y si ha traido, aunque en hipótesis, Y hacer que no hubiera empírico
Al matrimonio metálico, Que le entreabriera los párpados.
Entonces uno es un trápala, ¡Ah, Rufina, cuan erróneos.
Un cuadrúpedo, un carángano. Te van á salir tus cálculos
Por cierto que el lance es poetico! Si á tu hija pretendes, frívola,
Es preciso ser un pánfilo Casarla con ese vándalo,
Para no mostrarse antípoda No me andaré con retóricas
De un proceder tan maniático. Lo mismo que un escolástico,
Sino que haré tal estrépito
ESCENA.II. Que me oirán hasta en el Tártaro.
Dices bien he sido un títere,
D. JESUS, ÑA CATITA. Un autómata y un bárbaro, -

Porque no te he untado enérjico.


CAT. (Ya refocilé el ventrículo, En los lomos un buen bálsamol
Voy á rezarle á San Lázaro,) Maldito el instante horrísono
JEs. Cuantos, como yo, las vísceras Que te conduje á mi tálamo
(Sin ver á ña Catita pero esta si Ojalá que ántes el vómito
repara en él y se queda oyéndolo.)
Las tendrá repletas de ácido, Me hubiera dejado estático
Y sufrirán como un tísico
Solo por tener poco ánimo! ESCENA IV.
Mas yo no soy tan estúpido,
Ni tengo la alma de cántaro, I). JESUS, D. MANUEL.
Para que una vieja ideática
Me vuelva loco ó misántropo. MAN. Señor....
CAT. Eso es, Don Jesus, verídico, JEs. ¿Me pone en ridículo....?
Porque un marido es el báculo Pues me tendrá terror pánico
De su casa.... . MAN. Permítame usted....
JES. (Vieja hipócrita!) JES. Imbéciles!
CAT Y de su tronco los vástagos, Verán que soy.... voto al chápiro....
Y los que forman su círculo
Deben oirle como oráculo. ESCENA. V.
JEs. Bueno estoy yo para algórgoras!
Dejeme usted con sus cánticos. D. MANUEL.
CAT. De otro inodo....
JES. Allá á los clérigos. Pues estoy fresco. ¿Qué es esto?
CAT. Respete usted el santo hábito. Don Jesus tambien me mira
JES Respételo usted, En su casa con mal gesto,
CAT. Herético, Y con desden manifiesto
Dios trastornará tus calculos Al verme entrar se retira.
Aunque me acometa un cólico ¿Entonces porqué ahora poco,
Caerás en la trampa, pájaro. Si es que ya no me equivoco
Mostró deseo de hablarme?
ESCENA III. ¿Seria para tratarme
Como no lo hiciera un loco?
» ºrsus. No hay remedio, su mujer
Lo ha obligado á proceder
Quien pudiera á esta sacrílega De otra manera conmigo.
Ponerle en la boca un caustico, ¿Y contra tanto enemigo
Que la dejara de súbito Qué defensa puedo hacer?
A ("), "R.C.R.O.,

. S. C , Nº, y . )e no dejarme en siete horas.


CAT. Por eso no te despego
* R.A.N.E., NA CA A. Ni un rato de mi memoria,
Y quisiera que me vieses
CAr. (Ya se fuó, gracias á bios,) Como una madre amorosa.
Ass. Qué situacio, tan penosa) Hábame, pues con confianza:
CAr. Polgátosos á rezar. ué tienes? ¿Qué te acongoja:
Aqui Manongol -
¿No respondes? -

MíAN. ista es otra.) MiAN (9ios eterno)


CAr. Qué haces aquí? Manongo, hijo No tengo nada, señora - -

MAN. Eso á usted nada e importa CAT. Catita me stro, hijitº


CAT. desus que cara. ¿Es posible, MíAN, Maldita sea la hora
Hijita que nunca me engas Que yo vine aquí -

Jué feo te pones jf CAT. ¿Y por qué?


Mas. No me agradan esas remas. A AN. Todo el mundo me ineomoda.
Car. A y lije! Cuando te mir? CAT. No ima y trabajo en esta vida.
El alma se me destroza, ue no tenga, hijo, su contra;
Porque eres vive retrato i'an solo para la maerte
De mi di una idepºsa, N, ha y vuelve-luegos ni histºrias.
La primera hija que tº ve. ¿Cuanto a puestas que adivino ...
Tu misma edad terriría ahora. ... E que al presente te agovia,
MAN. Voto al diablo! Yá que te dio y un reiei, , , , , ,
CAr. Entre sus ángeles Que al instante te mejoras?
La tiene Dios en su gloria, ¿No me oyes -

Rogando por mi que soy MAN. ¿Qué dice ustedº


'an mala y tan pecadora. Ar. ¿Yoº nada: sí te gonº i as...
Se me murió de diez meses MAN. Disperse usted si he p94io
De una terciani a boca Faltarle en alguna cosa, -

Complicada cos en pacho.... Porque mi lo que hablo sé


Al principio rº ué eosa, Segun me ajita la cólera.
Pero despues..., - CAT. El anor de uanita
MAN. (ilia y a vieja Es lo que á títe sofoca;
CAT. Dió en agra varse de urina Pero mira, te aconsejo
Que al nes caballe cautaron Que no te asustes corº sonii ºs,
El lauiadº en la parrºquia. ¿iu no te mueres por ella
jSi la hubieras celocido ¿Y ella no está como loca
Vida inia! ¡Tan preciosa Por tí? ¿Qué mas quieres? vs y a
jaba mil gustos el ver la i lo demas es tran pantoga. -

Gordita como una bela. MAN. ¿Y si inaure, Aailaba?


1 an mansita Y ya tenía ¿Y su madre que me púa,
Un dientecito en la boca; ue me desprecia, me isjiria,
A decia paja, º ama.... Y de su casa fe a roja?
Y nos conocia á todas, ¿Y su padre que yo Greia
Y hacia las viejecitas, Que era la aica persona ,
ya se sentaba sala. Que me tendia en el nuadº
MAN. Por dios, se me quiebre usted Una mano protectora,
Mas la cabeza, seisera. ue me trata conto a un negro
LAT. A y que otra fuera a suerte Y que huye de hablar nie á solas...”
Si viviera mi ideo sa CAn, (Me alegro de la noticia...).
As. (Esta vieja tiene trazas AA N. ¿No sori saotivos aitº e
A -º
s)() ÑA CATITA.

Para tomar mis pistolas ¿No me has entendido?


Y darme un tiro....? MAN. Sí.
CAT. Jesus CAT. No hay otra línea mas corta.
MAN. Ya la vida me es odiosa! MAN. Me peta. Muy buena idea!
CAT. Ave Maria purisima! CAT. Pues, hijo, manos á la obra;
Me dejas, Manongo, absorta. Y no des el golpe en vago,
¡Morirte sin confesion l Porque si lo das te embroman.
¡Qué tentacion tan diabólica! MAN. Entonces bueno será
¿Quieres que en el muladar Que lo mas pronto me ponga
Cual burro muerto te pongan, De acuerdo con ella...,
Para que los gallinazos CAT. Eso es.
Te destrocen y te coman? Andando se hacen las cosas.
¿Por Dios desecha esa idea MAN. Pues voy....
Pues tu madre no fué mora CAT. ¡Ah! no me acordaba.
Sino muy buena cristiana, MAN. ¿Qué decia usted?
Y muy linda y muy juiciosa. CAT. Que importa
Era mi hermana de espiritu, No dar paso todavia
Y me quiso como pocas. Hasta que yo dé la norma,
Matarse uno por su mano Porque hay cierto inconveniente
MAN. Peor es rebentar de cólera. Que no puedo decirte ahora.
CAT. ¿Quieres imitar á Judas? El plazo no será largo,
MAN. La muerte á mí no me asombra; Mañana, si te acomoda.
Es un sueño, nada mas, MAN. Muy bien.
CAT. Catay estas son las modas CAT. ¿Quedamos en eso?
Que nos traen los extrangeros MAN. Sí.
De Francia y de Californial CAT. Pues, hijito, un buen ánimo,
Deja, hijo, que ellos se maten Y á la calle con la posta.
Si la vida les atora; Si tu quieres le hablaré
Que les haga buen provecho; Esta noche á una señora,
Allá en fin se las compongan, Que conozco por Malambo,
Que el diablo se llevará Para que allí se recoja
Lo que en justicia le toca; Hasta que los case á ustedes
Pero á nosotros, Dios quiera El cura de la parroquia.
Que no nos ronque asi la olla. MAN. Yo la pondré, ña Catita,
Conque, oye: ¿hasta Don Jesus Donde se conserve su honra.
Se ha declarado en tu contra? CAT. Por eso no, que en la casa
No lo creo, Donde habita esa persona
MAN. Crealo usted. No hay entradas ni salidas;
No hace medio cuarto de hora Y ella es de edad, y virtuosa,
Que al irlo á hablar me ha dejado Y muy recojida....
Con la palabra en la boca. MAN. Estimo.
CAT. Miren qué tal. Si aquí todos CAT. La tendrás como en las monjas.
Te tienen, Manongo, cócora, Yo no te ofrezco mi casa,
Porque es, hijo, mucho cuento Porque como una ladrona
Que haya de por medio chórcholas. Estoy huyendo del dueño
Pero mira, en tu lugar, Que los arriendos me cobra.
Yo les haria una tosca. Mucho trabajo es ser pobre
MAN. ¿Pero de qué modo? Harán tres meses ahora
CAT. Fgúite.... Que no conozco un cuartilllo;
Que alze el vuelo la paloma. Y para ayuda de costas
ACTO TERCERO,

A un señor que me pagaba Como quien eres.


Mi cuartito de limosna, MAN. Quel no....!
Que estaba empleado en las cajas, CAT. Pobrecita mi Ildefonsa!
Ya sabes, ahí donde cobran, Si es su retrato....!
Le han levantado el cuenton MaN. Tra temos,
De que fué de la mazhorca, Na Catita, de otra cosa:
Y sin mas me lo han dejado CAT. Si, si, de tu Julianita.
Al pobre papando moscas. MAN. O de otros asuntos.
Yo no sé, pues, donde saque CAT. Toma!
Para que el tal no me ponga ¿Y qué tiene eso? Lo dicho:
Ante un juez. ¡Ay, qué vergüenza No solo te ama, te adora.
Fuera para mí tal cosa! Dios te ha de dar buena mano
Yo que jamas he tenido Para que la hagas dichosa.
En mi conducta una nota, Por cuanto ha y en este mundo
Sufrir qué....! Te dejes quitar tal joya:
MAN. No llore usted. Carga con ella, y no temas
CAT. Si se me aflojan las corvas A la jente murmurona....
Solo al pensarlo Dios mio! Cuatro dias hablarán,
MAN. Usted por muy poco se ahoga. Despues callarán la boca.
CAT. Me pondrán en carceletas, MAN. ¿Pero que van á decír?
O me hecharán una ronca.... CAT. Dirán cuanto se les ponga.
MAN. Calle usted. Sobre todo, las mujeres
CAT. ¡Ay, Pancho mio, Que somos muy envidiosas.
Si resucitáras ahora Tu no sabes cuanto imperio
Y vieras á tu mujer....! Tiene este vicio en nosotras!
MAN. Ea basta de zozobras, Si la envidia fuera tiña
Que todo se compondrá. Todas fueramos tiñosas.
CAT. Sea como Dios disponga! Sin embargo, no des paso
Así me habrá convenido! Hasta que yo....Alguno asoma
MAN.Vamos á esto ¿y cuanto importan Es ella....! (¿Y ahora qué se hace?
Los arriendos, ña Catita? Que se hablen, poco me importa;
CAT. Nada....una cosa muy corta; No faltará de aquí á luego
Doce reales cada mes. Como urdir otra tramoya.)
MAN. Vaya.... tome usted.... MAN. ¿Qué dice usted?
CAT. ¿Qué cosa? CAT. Encomendándote
MAN. Nada; tome usted.... Estoy, hija, á Santa Mónica.
CAT. No, no.
No vayas á creer ahora ESCENA VII.
Que lo he dicho por codearte....
MAN, Cómo....! No sea usted boba. D. MANUEL, ÑA CATITA Da, JULIANITA.
CAT. Una cosa es que reciba
Si me das una limosna.... JUL. (Que veo!)
Porque el pobre.... MAN. Juliana!
MAN. Por supuesto! JUL. (No.... Yo me retiro.)
CAT. No ha de ser soberbio; y otra.... MAN. ¿Qué es esto? Te inspiro
MAN. Tome usted. A ti odio tambien?
CAT. Ya que te empeñas.... No ha mucho que ufana
Pero que miro! ¡media onza! Aquí me decias,
Mi alma, tu habias de ser! Que no me verias
Dios te lo pague! Te portas Jamas con desden.
32 R A ( A º,

U.. No atino.... ¿que es este” Para hablarie francarnette


Aquí ña Catita?) Sobre muestro rmatrimonio,
CAT. A eércate, hijita, Y rogarle que cuanto antes
Que ya yo me vo y Nos hiciera venturosos.
Jesus que indijesto AA. N. Hubieran sido sin fruto
Pones el semblante! ilus suplicas y tris loros,
Pasa, hija, adela ate. Porque tu padre tambien
JUL. Ahora.... 5ien estoy. Vé tiestro arror con encon6.
CAF. Con que adios, pues, hijo, UL. ¿Qué me dices?
J. L. (Tenao sus intrigas.) Mi AN. No o dodes:
CAT. Cuenta no le digas Tengo pruebas.
Que yo formé el plan L. ¿Pero como”
u palabra exijo, MAN. No hace mucho que se puso
MAN. Muy bien. Al verme entrar como un toro,
CAT. No haya riña, Y sin dignarse escucharae
Ningun daño, niña Se marchó ciego frrioso,
Ya solos esta a. JUL.í rmadre lo ha convencido.
Y AN. Así tambien a supongo.
- E. A . u. Todos aquí se conjuran,
Amigo, eontra nosotros.
p. MAx'E, y R 3, LANA. MAN. Menos nuestro amor, Juliana
(ue sabrá vercero todo.
MAN. Cuanto está pasando aquí uén pudo en el universo
Me causa el mayor asombro. Contrariar nunca los votos
Qué rara transfornacion! ibe los que se aman de veras?
Y esto de uti morriento á otro. Mientras que en este propósito.
Quien lo había de pensar Ambos esternos colsailes,
Yo á lo menos. ué nos oport el enojo
UL. Di, Manongo, iye tus padres...”
¿Qué hablabas con a Catita? JU., ¡Ay, amigo
¿No sabes que es un aborto MAN. Basta de aves ifrtetuosos,
Del infierno esa mujer? Parsános pronto, Juliana,
MAN. Te confieso que hace poco Huyárnos de estos contornos,
pinaba como tu; A donde tres entregºnemos
Pero ahora, amiga, conozco A nuestre armor sin estorbos.
Que ña Catita es un ange JUL. Eso es imposible
Que Dios manda en mi socorro. y sx. Al que atra.
Sin ella mis desventuras No le amedrenar escollos.
Llegarían á su corno. JUL. Huir, no nunca.
JUL. fe engañasta vez. # AN, Está con tente.
MAN. No; tengo Pues entonces litiré solo;
« otivos muy poderosos Me alejaré de mi patria
Para no pensar así. A donde nunca tus ojos
J. L. No la conoces á fondo.... Míe vuelvan áver.... -
MAN. Pero hablémos de otro estinto, JUL. ¡Dios mio
ue juzgo mas perentorio. M.As. Y vagando como un leco
¿Qué buscas en esta sala? Terminaré mi existencia
No es á mí, segun supongo, En alguu clma remoto,
Jul. Salíá buscar á mi padre, Maldiciendo tu inconstancia,
ue crei hallarlo aquí solo, u ingratitud y abandono .
A C (y ER. CF. R. (). 3,3
JUL. Calla, por Dios. MAN. Adios.
MAN, Está bien. JUL. Don Alejo
Sé venturosa á tu modo.
Adios para siempre. ESC , N. A X.
JUL. Espera.
MAN. Ejéjame....
JUL. Escueha, Mamongo. D. MANUEL, DoÑA JULIANA y D. Al E9.
Pero por la Vírgen....l
MAN. Nada. MAN. (¡Qué demonio
Hoy mismo me marcho abordo. No sé como me contengo)
Quédate tu. - -
Con que no te olvides.
JUL. ; Amigo mio! JUL. Como
MAN. Me has hecho mal... Fe perdomo. ALE. (Los dos aquí en parlamento
JUL. Aguárdate.... Partiré.... Hola, mi amiguita....
Cálmate.... MAN. Adios.
MAN. ¿No me equivoco? ALE. Julieta.
JUL, No, Manongo, huiremos juntos. JUL. A dios.
Estoy ya resuelta á todo
MAN. Ah, Juliana idólo rnio, ES CENA X,
Mi delicia, mi tesoro,
Tú eres la única en el mundo
E). A LEO,
Que mitiga mis enojos
Pues bien; esta misma noche
Saldrás de este purgatorio. Les conozco el barovento.
Si me atrevo á dar un paso, El uno está á no dudaro,
Al parecer deshonroso, or la otra loco perdido,
Dios sabe que es porque se ha hecto Y ella que lo ha conocido
Necesario, obligatorio o que intenta es enredario.
Para poder efectuar Por eso á mí, si la ataco,
Nuestro anhelado consorcio. Se me frunce y reconcentra,
Ahora, permíterne, voy Pero conmigo se encuentra
Hasta la calle de Pozo Con la horma de su zapato.
A hablará una tia mia, Pues, señor, vaya de enredo:
Donde estarás en depósito Y ya que de eso se trata,
Hasta mañana ó pasado, Entre él, ella y yo y la beata,
Que ante el Podopoderoso Veremos quien alza el dedo.
"e dé de mi adoracion Qué importa que se me arguya
El último testimorio. Que obro como un vagamundo!
JUL. Pero o ye.... ¿Y quién no revuelve el mundo
MAN. Nada: á las siete Por salirse con la suya?
Que esté, amiga, todo pronto; ¿Quién es el que se descuida
Porque mañana quizá.... En ese teje-maneje? -

JUL. Parece que pasos oigo.... ¿Quién no enreda? ¿Quién no teje


Alguien viene.... Vete, vete, En la farsa de a vida?
Que no nos encuentren solos. La dama enreda al cortejo
MAN. ¿Con que á las siete....? Con el halago y el lloro,
JUL. Bien, bien, Y aparentando decoro
MA N. No te o vides.... Le va quitando el pellejo.
Jt L. Vete, pronto, Con ayes y con lisonjas,
No sea mi padre. . . . Que así vienen como van,
94 KA CATrITA.

A ella la enreda el galan ESCENA XI.


Como el latin á las monjas.
El cura á su feligrés D. ALEJo, DoÑA RUFINA y ÑA CATITA.
Lo enreda en nombre de Dios,
Y el ayudante á los dos, CAT. Nada, no lo pienses mucho.
Y el sacristan á los tres. RUF. Oh! mi amigo: casualmente
El mas serio negociante Le iba á mandar un recado.
Enreda con sus efectos, ALE. Pues aquí estoy. ¿Qué se ofrece?
Y con hinchados conceptos RUF. Ante todo, ¿sabe usted
El letrado al litigante. Si ha ido por la curia el duende?
El juez enreda á los presos, ALE. Creo que no: de allá vengo,
Y estos tambien á su vez Y no hay indicio el mas leve
Tratan de enredar al juez De que vaya. Sin embargo
Aun convictos y confesos. Mi emisario no se duerme,
El mozo enreda al anciano, Y de lo menor que ocurra
El hijo enreda á su padre, Dará parte incontinenti.
La doncellita á su madre, RUF. Muy bien. Vamos á otro asunto.
Y el gobierno al ciudadano. Tenemos un plan en ciernes.
A su jefe el militar ¿A que no adivina usted?
Lo enreda por ascender; ALE. ¿Yo...? Como.
El artista en su taller CAT. Es un cubilete.
No piensa mas que enredar. RUF. Una ñagaza.
CAT. Una mácula.
Los inquilinos mas lelos
ALE. Y de cálamo currente?
Enredan al propietario,
Y al mas recto funcionario CAT. Dale!
Lo enredan los quitapelos. RUF. ¿Sabe usted cual es?
En fin, todo vicho enreda ALE. ¿Como quiere usted que acierte?
Sea grande, sea chico, RUF. Mudarnos de aquí en el dia.
Sea pobre, sea rico; ALE. Bueno, muy bueno. Exelente!
Y ande y no pare la rueda, Me la entrega en mano propia.)
Que es cosa ya muy sabida RUF. ¿Conque á usted, qué le parece?
Que para sacar ventajas ALE. Bravo! bravísimo!
Nadie se duerme en las pajas CAT. Pues,
En la farsa de esta vida. Si es el mejor expediente.
RUF. José! ALE. (No sabe el diablo por diablo
ALE. ¡Voto va al demonio! Lo que por viejo.) Hace meses
Y se me estaba olvidando Que tengo idéntica idea;
Porque hablando francamente
Que ya me estará esperando Esta casa es muy vetusta
En la Bola de Oro Antonio!
Muy lóbrega y muy endeble.
La una y media. ¡Y no es posible RUF. Eso es lo de menos.
¿ yo falte á esa visita! ALE. Como!
i no me vé la Miquita CAT. Cierto, está muy indecente.
Se va á poner insufrible. ALE. ¡Ah! Si viera usted la mia!
RUF. Muchacho! Es una taza de leche.
ALE. Un solo momento
Hablaré con la mamá; ESCENA XII.
Despues me largo.... Aquí está. DOÑA RUFINA, D. ALEJO, ÑA CATITA Y JOSE.
Me adivinó el pensamiento.
Jos. Señora, ¿llamaba usted?
ACTO TERCERO. 9,

Rui F. ¡Qué resuello! Vaya si, eres CAT. Así es.


Apropósito, de gusto ALE. ¿Quiere usted que la empapele
Para enviarte por la muerte. Y la pinte?
Espérate ahí. Que trabajo RUr. Nada eso.
Es lidiar con esta gente! Pero ya el tiempo se pierde,
ALE. Perdida está la canalla. Vaya usted.
RUF. No hay freno que la sujete. ALE. Voy al instante.
ALE. Mis tres criados, no embargante, ¿Con qué cueste lo que cueste?
Son de viveza y caletre, Rur. En nada se pare usted.
Y si es necesario.... El negocio es que á las siete
RUF. Gracias. Estemos todas allá.
ALE. Haré que aquí se presenten. CAT. Sin que lo huela el vejete
RUF. No precisa. De tu marido.
ALE. Están instruidos ALE. Ya entiendo.
En multíciples quehaceres. (Magnífico, sorprendente)
RUF. ¿No serán del pais? RUr. Na Catita, dele usted
ALE. ¡Oh, no Las señas, por si se pierde.
Son del principado de Hese. CAT. Pues, Señor.
RUF. ¿De ese? ¡qué nombre tan raro! ALE. ¡Vamos!
ALE. Si usted gusta llámelo equis. CAT. Se agarra
R. F. Mas volviendo á nuestro plan, Derechito por el puente:
¿Sabe usted lo que se ofrece? Llega usté á la capillita,
Que usted tenga la bondad Y despues, como quien tuerce
De ir en el instante á verme A mano derecha, toma
Unas piezas que hay vacías Un callejon que hay enfrente;
Por allá por Mata-siete, Se pasa una tiendecita,
Y que me mande la llave Y luego.... ¿No me comprende?
Con este mozo. ALE. ¡Oh sí, como no!
ALE. Corriente. CAT. En la puerta
RUF. Oiga usted, nos interesa Hay papel.
Que esto se haga lo mas breve. ALE. Perfectamente.
A la noche duermo allá. RUF. ¿Ya sabe usted?
ALE. ¿A la noche? exactamente. ALE. Como el agua.
No se le dé á usted cuidado: Adios. Allons, mozalvete.
Nada que encargarme tiene. (Al criado.)
Sobre que me ha dado usted (¡Esta vieja es una alhaja!)
Cabalmente por mi fuerte! RUF. Ve con el señor.
Yo ejecuto esa maniobra Jos. Corriente.
Al año seis ú ocho veces; ALE. (¿Como estará la Miquita?
Y no vaya usted á creer Si no la veo se muere.)
Que lo hago como otras gentes, RUF. ¡Ah! Don Alejo oigausted,
Por cerrar con el dinero Si usted acaso pudiese d
Que importan los alquileres. Volver para acompañarnos.
Nada de eso, no señor. ALE. No hay ningun inconveniente.
Es porque hallo muy alegre CAT. Es que allá en Copacabana
Esto de andar revolviendo Hay distribucion los jueves,
Y desaliñando muebles, Y pudiera usted entrar.;..;
Y luego, como es prescripto ALE. Nada; lo dicho. A las siete
Por toda regla de higiene Estoy aquí. (Veré si antes -

Hacer ejercicio.... Puedo dar por allá un verde.)


34; S. A. A lº, .

on que abur. El asuntos de casados,


RUF. No alte usted. Me sobra con mis pecados
ALE. Como ue hartos son para perdernie,
RUF. Para que nos leve Pero, niña, qué sabieta
A su Julieta y á mí.... Le va á dará el marido
ALE. Por supuesto, de bracele. Cuando vea qué te las ido
-, - lejando la casa escieta -

Es (C},X. A X . RUr. Crea usted que ya no miro


Que llegue cuanto antes la hora,
DORA a JFNA y NA CATTA. No sea que en la detrora
- Esté que erremios e tiro.
CAT. Qué señor tan buea cristiano, C3 r. Con caba todo se alcanza;
ar político y cumplido!. Enconiéndºte a Sefar;
RUF. Pues es para mi marido y mira, ve al Provisor
E hombre mas cima bacano. Mañana sin mas tardaiza.
CAr. Qué tuíanal Es cuario cae! Exponie cuanio te pasa,
Rgr. Si es bruto cerao un roca le aque varoa es tan sábio
CAT. Pues á nosotras los toca Qie con solo abrir el lábio
Enseñar al que ha sabe. - Lo podrá coirio una a 358.
RUF. Le digo á usted, ña Catita, Pero, hijita, esto no exije
Que no puede haberme dado (¿de me mientes.
Consejo mas acertado. 3 UF. ¿Qué sacára? -

CAT. Yo hago cuanto puedo, hijita, CAr. Jesus, que aguaje tne echáya
Por tu bien. El padre que ne dirije
RCF. No hay otro medae. 3 le llevan algun ciento
CAT. Lo creo el mas racional. y él que es tai, escrupuiosº
RUr. A desesperado mal, pios haga un santo á tu esposo,
Desesperado remedio. Yá títe dé sufrimiento
CAr. Sino quiere molestarse t F. Así sea, ña Catita;
Que no se terga en sus trece Sufrimiento á mí me sobra.
RUF. Quien por su sisto padece CAT. Voy á encomendarle esta obra
Vaya al infierio á quejarse. A mi madre Santa tia.
Yo no sé lo que habiera hecho, Casualmente esto y aquí
Segun metºnia y a. - Haciéndoles, aovena,
CAT. Quien sabe le servirá RUF. julietal los me haga bena !
Esta leccion de provecho (Lainatadº.)
Poco hace que igua diagnóstico . CAT. Y me dé su gropia á mí.
Le indiqué á la de aquí junto, , A y, Dios mio, que purizada
Y sin discrepar un punto Alema dado aquí en la barriga
Se le cumplió mi pronóstico. RuF. ¿Qué tiene usted?
Su marido a buscó, , CAr. La fatiga.
Mii purisimitas e hiro, Ya se vé, no almorcé nada.
todo cuanto elia quise Jesus, que retorcijones!
Otro tanto le otorgó. RUF. Ya la cornida no tarda.
RUF. ¿Yusted juzga quo esta red (Tornemos antes que esto arda
Saldrá igual? Unas cuantas precautionas.)
CAT. El hombre poe, julieta ¿Qué estará aciendo
Y Dios, hijita, dispone Esta muchacha?
RUF. ¿Pero qué calcula usted? CAT. A y, si estoy
Car. o no quisiera reterme Auarta!
ACTO TERCERO. . 9.
RUF. Julietal Nos hemos de transformar.
JUL. Allá voy. Rur. Los hombres hoy en el día
RUF. Mire usted, si estaba oyendo. Muy corrompidos están,
Principalmente los mozos.
ESCENA XIV. CAT. No era así en mi tiempo, ¡ah!
RUF. Mucho mas en muestra tierra,
DOÑA RUFINA, ÑA CATITA y DOÑA JULIANA. Que hay cierta raza infernal
De mujeres, que parece
JUL. Mamita.... Que tuvieran piedra iman
RUF. Te haces que no oyes. Para hacerlos á su antojo
Llégate. Ir de aquí para acullá.
JUL. (¿Qué me querrá?) CAT. Pobres! ¡Dios las compadezca.
RUF. Mira, es preciso que todos Quien sabe por qué lo harán
Vivamos en paz y en haz, Necésitas caret legis;
Y de tu padre y la mia Esto es, la necesidad
Es esta la voluntad. Tiene la cara de hereje.
JUL. (Bien dijo Manongo.) JUL. (Ya conozco donde van.)
RUF. ¿No oyes? RUr. En fin, hija, es necesario
JUL. Estoy oyendo, mamá. Que no insistas mas en dar
RUF. Tu has dado en contradecir, Que sentir á tu familia.
Julieta, mi autoridad, Poco esfuerzo bastará
Suponiendo, segun sé, Para que se desvanezca
Que te quiero violentar; Eso amorcillo falaz
Pero mucho te equivocas. Que ese muñeco rotoso
Yo no te puedo hacer mal Te ha conseguido inspirar,
De ningun modo: tu dicha Y que haría tu desgracia
Es mi ambicion, es mi afan, Por toda una eternidad.
Y sobre ella doy y cabo JUL. ¡Oh! Nunca, señora, nunca
Dia y noche sin cesar. ¿Olvidarlo yo? jamás.
CAT. Mucho amor es el de madre, Rur. ¿Qué es lo que dices?
No hay en el mundo otro igual! CAT. Hijita,
RUF. Las mujeres no distinguen Dios no manda contestar - - -

El bien ni el mal á tu edad, A sus padres de ese modo.


Y una carita bonita Claro su precepto está—
Y dos ó tres gracias mas «Si honras á tu padre y madre
Las vuelven tan presumidas, Largo tiempo vivirás.»
Que hinchadas cual pavo real JUL. Eso es cierto, ña Catita.
Se les impresiona que es Ni Dios tampoco querrá
Todo el mundo Popayan, Que un alvedrio que él mismo
Y que eso solo les basta l)eja en plena libertad,
Para su felicidad. Por capricho ó que se yo
CAT. Todo aquí es perecedero, Se me pretenda forzar.
Dios es eterio no mas. RUF. Veala usted. Si yo creo
RuF. Sin pensar que un accidente, Que ha comido soliman.
El mas leve, el mas casual, CAT. Jesus! Mientras mas se vive
Puede de un momento á otro.... Mas se aprende y se oye mas.
CAT. Es decir en un tris-tras. ¡Qué mozas las de este tiempo
RUF. Convertir en un Ecce homo Tan alzadas l
La mas perfecta deidad. R UF. Si me da
CAT. De tierra somos, y en tierra Gana de hacerla pedazos
14
98 ÑA CATITA.

CAT. Por Dios, Rufinita, haz RUF. ¡Ay, ña Catita, mis culpas
Que se confiese esta niña. No mas me pudieron dar
RUF. ¡Soy la mujer mas fatal! Este demonio por hija!
CAT. Es un cargo de conciencia CAT. No te alijas. Dios querrá
Dejarla así.... á su nadar. Que todo se arregle hoy mismo
Si la juventud del dia Poniendo en obra aquel plan.
Condenada en vida está Si tu gustas le hablaré
Y nadie tiene la culpa A mi padre espiritual,
Sino esos libros no mas Y mañana tempranito
Que traen escritos en lengua, La llevaré á confesar.
¡Qué sé yo....l de por allá, RUF. Sí, ña Catita, mi vida,
Y que están todos repletos Haga usté esa caridad.
De heregía y de maldad. CAT. Aunque yo no sé si tenga
Y el gobierno que permite El pobrecito lugar,
Que entre en Lima asi no mas Porque está tan recargado....
Tanto pícaro judio Si, eso es, hija, un mare mag!
Sin hacerlos bautizar. Ya se ve, si es tan virtuoso,
¿Que bueno puede esperarse Tan prudente, tan sagaz!
De estos réprobos jamás? Si vieras tu, Julianita,
Y luego los tales gringos Las preciosuras que van
Tienen un modito tal A confesarse con él....
De matar pulgas, y un porte Eso es, hija, de alabar
Tan aquel y tan.... Pues, ya! A Dios.... Así como tu,
Que á veces, hija, hasta á mí Tan jovencitas y tan....
Ciertos impulsos me dan.... Bendito sea el señor!
Pero quita allá, demonio, Ay, hija, mucho malo hay
No me vengas á turbar! En Lima, pero tambien
RUF. Dice usted bien, ña Catita, Hay mucho bueno y cabal!
Así es, se confesará. Sino pobres de nosotros
Ya tu puedes ir haciendo Con tanta perversidad
El exámen general. JUL. (Vieja maldita)
CAT. Nuestra alma es antes que todo. RUF. Anda, indigna,
Sino le sucederá Que me las has de pagar
Lo que á Rosa, la sobrina Todas juntas Vete adentro,
De Don Cosme el capellan; Y no me salgas de allá
Que hace un mes que se salió Hasta que yo te lo mande.
Con un señor oficial Yo te compondré animal!
Dejando hecha un mar de lágrimas Vete á tu cuarto te digo
A toda su casa. JUL. (Poco falta que aguantar.)
RUF. Oigá
CAT. Eso sí, el sujeto es, hija, ESCENA XV.
Muy buen mozo, muy formal.
Si vieras como la tiene DOÑA RUFINA y ÑA CATITA.
Nada le da que desear.
¡Quéricos trastes le ha puesto RUF. No le digo á usted? Si es dura
¡Qué ropal Mil gustos da Lo mismo que un pedernal.
El verlos como se quieren. CAT. No, por Dios, mo cries cólera
Dios los tenga siempre en paz, Y te dé una enfermedad.
Que puede que con el tiempo Pues la hija de ña Ritita
Pasen á mas santidad. Malparió por cosa igual.
ACTO TERCERO.

RUF. Si no es casada -
RUF. ¿Apetece usted tomar
CAT. ¡Qué dices! Alguna cosa?
Pues, hijita, es la verdad. CAT. Un traguito
RUF. Como De aguardiente.
CAT. No te quepa duda: Rur. Bueno.
Lo sé como el be-á-ene-ban. CAT. ¡Ah!
- (Erupta.)
Me lo ha dicho la alquilada, ¡Que bien me dice mi padre,
Y una cholita ademas
Que le mató una gallina Yo no debo de ayunar!
RUF. ¿Pero por qué ayuna usted?
Y la peló en el corral. CAT. ¡Ay, hija! mientras nos dá
RUF. Pobre muchacha. Lo siento.
Su honor como quedará
Fuerzas el cielo es preciso
CAT. Y por un tris clava el pico Un poco de austeridad.
Por un lado el mismo mal RUF. Voy á mandar que le traigan
El aguardiente.
Y por el otro su madre CAT. Y un pan.
Que la queria matar, RuF. Mercedes
Casi casi dan con ella
CAT. Deja....
De Ansieta en el Pepinal. RUF. ¡Mercedes!
Pero ya está mejorcita. CAT. Que no lo traigan acá,
Se ha dicho en la vecindad
Que tomó encima de arroz Que lo pongan allá adentro.
RUF. Válgame Dios este mal
Chicha con guinda y agraz, Como la atormenta á usted
Y que le dió un aplopético CAT. No, pues, sino como está
Que la puso al espirar. Ahora en creciente la luna....
La infeliz criaturita
Yo se bien donde fué á dar. Y el tiempo que está fatal....
Y como estoy retentada....
Y que linda era la pobre!
Mujer....!
RUr. ¡Que inhumamidad ESCENA XVI.
¿La habrán votado á los Huérfanos?
CAT. Yo no sé.... Oye.... Esto va DOÑA RUFINA, ÑA CATITA y MERCEDES.
Con mucha reserva. Cuenta!
Porque en confianza no mas MER. ¿Qué manda usted?
Me lo contaron á mí. RUF. Ven acá.
RUF. Yusted me juzga capaz MER. ¿Qué cosa?
De venderla, ña Catita? RUF. Toma las llaves,
CAT. Yo sé que no lo has de hablar, Y saca al instante un pan
Por eso te lo he contado. De la alacena, y el frasco
Yo, hijita, soy incapaz Que con aguardiente está,
De quitarle á nadie el crédito! Y ponlo todo ahí encima.
Dios no lo permita Escucha.
RUF. Ya MER. (Que vieja tan....)
CAT. Ya ves, todas somos frájiles RUF. Es necesario que sepas
Y podemos tropezar. Que nos vamos á mudar. -

. Como estamos revestidas MER. Muy bien, señora, ¿y adonde?


De esta mala carne.... ¡Ay! RUF. Eso despues lo sabrás.
RUF. ¿Qué le ha dado á usted? Por ahora lo que te importa
CAT. No es nada. Es que trates de arreglar
Jesus, que debilidad! Lo que haya por ahí tirado,
Estos ayunos me matan Por que todo lo demas,
(J) SA CATITA.
Lo haré yo con ña Catita. Ni me diga esto y el otro,
MER. Corriente. (Que tramarán!) Y aquello y demas allá....
RU F. Oye, Mercedes, cuidado RUF. ¿Pero quién dice tal cosa?
Como le vas á contar CAT. Porque, aunque parezca mal
Nada de lo que te he dicho Que lo diga; cierto pié
A la niña. .
Muy buen mozo, muy formal,
MER. Bien está. A donde quiera que vo y
RUF. Ah! Va como rabo detras;
MER. (Esta es otra) Pero yo.... Jesus me libre
l\UF. Ni al señor, De una tentacion casual
Porque si no, lo verás. No es tampoco porque sea
Yo de los tiempos de Amat,
ES CENA. XVII. Porque ¿creerás? no me acuerdo,
Quizá tu te acordarás,
DOÑA RUFINA y ÑA CATITA. Cuando entró la patria.
RUF. ¿Yo?
CAT... Me parece bien que tomes Muy poco....
Medidas, para ocultar CAT. Miren que tal
A tu hija y á tu marido RUF. Tengo una idea remota.
Que á mudarte de aquí vas; CAT. Pues creia....
Porque si llegan á olerlo.... RUF. Usted tendrá
RUF. No hay miedo, no lo sabrán. A la fecha, ña Catita,
CAT. Una mujer no se debe Sus cincuenta á mas tirar.
Dejar nunca gobernar CAT. No tengo sino noventa.
Por su marido ó sus hijos RUF. Pues bien, entonces serán
Como una negra bozal. Treinta y tantos, ¿no es así?
Nada, tenérselas tiesas CAT. No es sino un siglo cabal.
Y saberlos entablar. RUF. Pero.... -

Porque si vizlumbran ellos CAT. No le importa á nadie


En nosotras suavidad, Averiguarme la edad.
Se nos suben á las barbas Tengo la que represento....
Y despues trabajos hay. - La que se me antoja.... ¿estás?
¡Ay, hija! mis tres difuntos RUF. No se pique usted. Mi objeto
Fueron como un cordovan, No ha sido agraviarla.
Y eso que del uno al diablo CAT. Ajá!
No habia disparidad. Mudemos conversacion,
Pero con buena la habian No me quiero incomodar.
Pobres! ¡Descansen en paz RUF. (Como se hace la chiquita....
Conmigo se la llevaron Y ser mi abuela podrá!)
Con su pimienta y su sal. CAT. ¡Ay, Jesus, me vuelve el flato."
¿Por qué te parece á tí ¡Que maldita enfermedad!
¿Que no me he vuelto á casa r? Rur. Válgame Dios!
Por no lidiar con los hombres. CAT. ¡Que trabajo!
Porque hija, ¿quién es capaz (Se habrá visto tal por cual!
De aguantar sus malos modos Cincuenta años. Vieja es ella
Sin mandarlos á pasear? Que ya renguea al andar.)
¡Te digo que no los viera Rur. Ña Catita, mire usted....
Ni con la luz que da el gas! Mi marido....
No ha sido porque me falte CAT. Y viene acá.
Quien me haga algun ademan, RUF. Ya llega....
ACTO TERCERO. l() l
CAT. Disinmulémos ¿Qué es eso?
Que así conviene. (A ña Catita que se agacha al
suelo como para agarrár algu
ma cosa, y separa dos pajitas.)
ESCENA XVIII. MER. (¿Qué vá á agarrar?)
RUF. Qué se le ha caidoáusté ahí?
DOÑA RUFINA, ÑA CATITA Y D. JESUS. CAT. Es una cruz que hay aquí....
No la vayan á pisar. -

JES. (¡Qué par!) -

RUF. ¡Qué jesto pone


CAT. Silencio
ACTO CUARTO.
JES. (Hablando de mí estarán!)
(Atravesando el proscenio -

para su cuarto.)
Tan buena es una como otra! ESCENA I.
Son Pilatos y Caifás.)
RUF. Reparelo usted, va ardiendo.
DOÑA JULIANA. y MERCEDES.

ESCENA XIX.
JUL. Mucho me dan que pensar,
Mercedes, estas medidas,
D0ÑA RUFINA y ÑA CATITA. Y tomarlas á escondidas
RUF. Se le conoce en la cara.
Mucho mas que sospechar.
¿Mudanza tan repentina
¡Qué tal si él adivinára Ahora, Mercedes, á qué?
La que le estamos urdiendo! MER. Señorita, yo no sé;
CAT. ¿No nos saque, hija, ventaja? Cosas de Doña Rufina.
Para mí no se descuida.
Pero, acá para inter nos,
Tanta ida y tanta venida, ¿Sabe usted lo que barrunto?
No es, por cierto, á humo de paja. Que lo esencial del asunto
RUF. Deseche usté ese presajio Se dirije á ustedes dos.
Que es de miedo. Sobre todo á Don Manuel;
CAT. Ahi lo verás
Juzga mal y acertarás,
Porque, señorita, de hecho
Diera ella su ojo derecho
Dice, hija mia, un adajio. Por apartarla á usted de él.
RUF. Hay otro mas convincente Me voy, dice, de esta casa
Y aquí viene de pedrada, Sin darle á ninguno el santo:
Que dice, guerra avisada....
CAT. No obstante. Me buscan y mientras tanto
RUF. No mata jente. El tiempo malo se pasa.
Y el tiempo todo lo muda,
Como lo dice el refran;
ESCENA XX. Y se aferra en este plan,
Porque es así....testaruda. d)

DOÑA RUFINA, ÑA CATITA y MERCEDES. JUL. Con que ¿tanto te encargó


Que no me dijeras nada?
MER. Ya está eso. MER. Si, niña, y muy enfrascada;
RUF. Vamos adentro Mas de eso me rio yo.
CAT. Vamos, pues. Porque á decir lo que siento,
MER. (¡Qué traga-aldabas!). Ya me tiene hasta los ojos,
RuF. Mientras no rompa estas trabasY sus canseras y antojos
No puedo estar en mi centro. No sufro mas un momento.
4.
4.

02 ÑA CATITA.

JUL. ¿Como? ¿Qué dices, Mercedes? ES CENA II.


MER. Como usted lo oye: me fuera,
Aunque del hambre supiera D0ÑA JULIANA, MERCEDES, ÑA CATITA.
Que iba á arañar las paredes.
JUL. Escucha. ¿Salió mi padre? CAT. ¡Ay! Que sala tan oscura
MER, Si, señorita, hará una hora. ¿Por qué no encienden la vela?
JUL. Y di¿sabes lo que ahora Casi doy un tropezon!
Estará haciendo mi madre? MER. (¡Qué vieja tan fastidiosa )
MER. Anda en continuo trajin CAT. Habrá jente mas ociosa!
Con esa endiablada vieja Y ya ha dado la oracion.
Que la adula y la aconseja ¡Mercedes....! Mercedes!
Por sacarle el alpechin. MER. ¿Qué hay?
Y no será muy ajeno CAT. Te llama ña Rufinita.
Que entre tanto la maldita, MER. Ya voy. Adios, señorita
Se meta alguna cosita (Diablo! ¡cara de balay!)
Como por descuido al seno.
JUL. No te puedes figurar ESCENA III.
Lo intenso de mis dolores.
MER. ¡Ay, niñal con mil amores D0ÑA JULIANA y ÑA CATITA.
Lo quisiera remediar.
JUL. Mil gracias, Mercedes, vete CAT. Jesus! Aquí no hay gobierno!
MER. ?Se queda usted sola aquí? Qué jentes, qué jentes estas
JUL. Si, Mercedes. Todas las cosas mal puestas
MER. ¿Como así?
¡La comida por un cuerno!
JUL. ¿Habrán dado ya las siete? Y luego por medio pan,
MER. Ya no pueden tardar mucho. Y un plato de arroz mal hecho,
JUL. Vete, pues. Me harán padecer del pecho
MER. No, señorita....
Con las faenas que me dan.
JUL. A guardo aquí una visita. Cuan sucías, que ni aperciben
MER. ¿Una visita? ¿Qué escucho! El olor de la inmundicia!
Vea usted que ya no tarda A mi me diera ictericia
Doña Rufina en salir, De vivir como ellas viven.
Y la puede á usted reñir ¡Qué despilfarro de casa
Porque su órden no se guarda.
JUL. Que salga, poco me importa. ¡Oh, Julianita aquí estas?
Dentro de un rato quizá, JUL. (Dios mio la hora se pasa)
A otro, no á mi reñirá. CAT. ¿Qué haces, niña, por aquí?
ME. Me deja usted, niña, absorta! JUL. ¿Yo....? Nada....
JUL. Quiero ser franca contigo: CAT. ¿Nada?
Hoy de esta casa me salgo. JUL. (¡Ay, señor!)
MER. Bien hecho. Si sirvo de algo CAT. Siempre estás de mal humor.
“Puede usted contar conmigo. ¿Por qué eres conmigo asi?
Cosa mejor no la he visto; Yo otra cosa no deseo
Porque si una no se sale Mas que tu felicidad.
Que se le entregue mas vale JUL, Gracias.... (Qué fatalidad)
De una vez el alma á Cristo. CAT. Mis afectos....
Pero..... callel Aquí se cuela JUL. Ya.... Lo creo....
Na Catita.
JUL. Qué diablura. CAT. Nunca para ti se entibian.
Vaya, dime tus cuidados;
Los males comunicados
ACTO UUARTO, 103

Sino se quitan, se alivian. JUL. (Ya te podias marchar


Jt L. Y o no sufro ningun mal. De una vez, vieja maldita.)
CAT. A mi no me digas eso. CAT. Mira, pon á San Antonio
Dale á otro perro ese hueso: Metido en una botija,
Soy testigo presencial. ara que así no te aflija
Y á la verdad me dá pena Demorando el matrimonio.
Ver lo que se hace contigo. ¡Ah! Si acaso te se ofrece
Por eso, lo que yo digo, Alguna cosa.
Tanta madre se condena. JUL. (¡Qué aprieto)
JUL. (¿Hasta cuando no se irá?) CAT. Lo mismo digo al sugeto.
CAT. Tanta opresion quien la aguanta! JUL. Bien... (Ya está aquí me parece.)
No digo tu, ni una santa. CAT. Hablando del rey de Roma....
JUL. (¡Qué suerte la mia!)
CAT. Guál
¿Qué ese cuerpo no tiene alma? ESCENA IV.
Ya se vé como ella es vieja
Nadie le canta á la oreja. Da, JULIANITA, ÑA CATITA, D. MANUEL.
Lo dicho!
JUL. (¡Jesus, qué calma!) MAN. Juliana....
CAT. Pues yo no gasto aspavientos; JUL. Manongo....
La verdad, no soy de cobre,
Y no me falta aunque pobre, MAN. Vamos.
Quien beba por mí los vientos. CAT. ¿Como es eso?
JUL. (¡Qué impertinencia, Dios mio!) MAN. ¿Qué aguardamos?
CAT. Y si yo no recelara CAT. Pero oye....
Que me saliese á la cara.... MAN. No estoy de broma!
Por eso se clava el tio. CAT. Cáspita! ¿Qué botafuego
(Veamos qué desembucha.) ¿Qué siempre has de estar de riña?
¿No digo bien, Julianita? Mira que te espones, niña....
JUL.. Asi será, ña Catita. Tu mamita saldrá luego.
CAT. (Parece que no me escucha.) MAN. Vamos, pues, ¿qué nos detiene?
Oye, tu no me hagas caso ¿Vacilas?
Cuando hablo mis candideces, CAT. (¡Qué basilisco)
Porque lo hago muchas veces Por mi padre San Francisco
Solo por salir del paso. Miren ustedes que viene
Y mucho mas en presencia No te he dicho que mañana.
De tu madre ¿qué he de hacer? MAN. Mañana....! No puede ser.
Me empezaria á moler CAT. Vé que te vas á perder.
De otro modo la paciencia. Reflexiona....
¿No oyes, mi vida, lo que hablo? MAN. Anda, Juliana.
¡Qué buen gusto habias tenido! Mira que ya está en la puerta
El joven es.... Aguardándote mi tia.
JuL. (Siento ruido!) JUL. Aguarda....
CAT. Tan lindo como un retablo. MAN. ¡"or vida mia!
JUL. (¿Y no hay medio que se mueva) Jº. Tengo un miedo que estoy muerta.
CAT. Hace poco quise hablarlo, MAN. No temas nada.... Ven, ven....
Pero estaba de amarrarlo.... JUL. No sé qué recelo tengol
Yo creo que hay luna nueva. CAT;, (A ver si los entretengo.)
En fin.... me voy, Julianita, Si, Julianita haces bien.
No te quiero molestar.
04. ÑA cATITA.
ESCENA. V. CAT. Rezando.
JEs. ¿Donde está tu madre?
D. MANUEL, DOÑA JULIANA, ÑA CATITA JUL. Adentro.
Y MERCEDES, JEs. ¡Qué tal
CAT. (De esta no escapamos.)
MER. Por la Virgen, señorita! JEs. Doña Rufina.... ¡Señora!
Aquí viene la señora. Rufina!
CAT. (Alzemos la voz.) CAT. (Dios mio, sácanos
MER. ¿Ya es hora? Con bien.)
CAT. Vaya, adentro, Julianita JEs. Rufina....! ¡Demonio!
JUL. Por Dios, calle usted la boca.
MER. Carguémos con ella. Ar" º "A"

(Agarra á ña Catita por los brazos y la tira.) ES CENA VII, .


AT. ¿Qué haces? - -

- - (Se resiste) D. JESUS. DONA JULIANA NA CATITA. D. MA


MAN. Bien dicho.... NUEL, MERCEDES. y DoNARUFINA.
CAT. Hagámos las paces....
MER. Ande usted.... RUF. ¿A qué son esos gritos
(Tirándola.) ¿Qué ha y ahora....? ¿Pero qué veo
CAT. Te has vuelto loca?
Rufinita....! Ru.... Indigna! ¿Donde hay un palo?
MER Chiton! MAN. Señora!
Ro F. ¿Qué haces aquí?
(Tapandole la boca.)
CAT. ¿Donde me llevan ustedes? JEs. (Lo que yo debo es plantarlos
MER. Al infierno. De patitas en la calle.)
MAN. Anda, Mercedes. RUr. ¿Por qué no contestas, diablo?
CAT. Tengan de mí compasion. ¿Que haces aqui?
RUF. Julieta! JUL. Nada;
MAN. ¿Lo o yes? IRU F. ¿Como?
- JUL. Mi madre! ¿Y este bribon....?
Vamos. JES. Buen cuidado
MAN. Tápate. Tiene usted de su hija.
JUL. M anongo, RC F, Mira,
Mi honra en tu mano la pongo. ¿No te dije no hace un rato
Que para nada salieras.
ESCENA VI. Sinvergüenza, de tu cuarto.
JEs. Mejor le estaría á usted
D. MANUEÑA JULIANA . MERCEDES. No moverse de su lado,
CATITA D. JESUS. Asi no hubiera, hace poco,
Impedido yo su rapto.
JEs. Eh....! ¿Donde bueno? RUF. Como...?Quien...?Este canalla..?
JUL. Mi padre! ¿Y usted qué hacía?
CAT. (A y que tentacion!) CAT. Rezando.
9
¿Qué es esto? Jes. Ó ayudándolos.
¿Qué significa este escándalo? RUF. Lo dije.
MAN Señor.... Era de cajon, de claustro.
JEs. ¿Donde iban ustedes? Sino p odia por menos
JUL. Yo....señor....
Solo un simple, un mentecato
JES. Voto á los diablos. En fin, ¿qué mas quiere usted?
¡Qué atrevimiento ¿Qué mas quiere usted? Le han dado
MAN. Señor....
En la yema del deseo.
JEs, ¿Y usted qué hace aquí? JEs. Dejémosnos de sarcasmos.
ACT () CUA la "I' O. ().5
Rui F. Usted solo es el que tiene ¿Se ha metido en esta casa
La culpa de estos escándalos. Alguna legion de diablos?
Usted que le ha dado alas ¿Qué es esto? responda usted.
Para que vuele este pájaro; RUF. ¿Qué ha de ser? que me he can
Usted que no tiene meollo, De sufrir majaderias (sado
Ni vergüenza. Y que de usted me separo.
JES. ¡Vamos, vamos! Así cada uno podrá
Cierre usté el pico, señora. Hacer de su capa un sayo.
RUF. Usted, si señor. JEs. Dios eterno
JES. Canario RUF. Aguante usted.
Calle usted la boca digo. JES. Me dan unas ganas. ...
No se me atufen los cascos, MER. - (Malo!)
Y arreé á palos aquí JEs. ¡Ah, mujeres. La mejor
Con cuantos tenga á mi lado. Es el mismo pié del diablo.
MER. (Caramba) RUr. Y ustedes son unos ángeles!
JEs. Nadie me chiste, MER. (Si, con espuelas y cachos)
O como lo digo lo hago. JEs. Vamos, ¿qué aguardan ustedes?
CAT. (Padre mio San José, Fuera de aquí!
Protector de los casados) RUF. Carguen....
JEs. Yo sé lo que he hecho, señora, JES. Largo!
Y lo que haré voto á tantos Mandarse mudar, tunantes,
La paciencia tambien tiene O los voto á garrotazos.
Su término al fin y al cabo.
Oiga usted, caballerito; ESCENA IX.
Usted es un hombre ingrato
Que corresponde á mi afecto D. JESUS, DOÑARUFINA, D. MANUEL, JULIANA.
Como un vil, como un malvado, ÑA CATITA Y MERCEDES.
Y que no es merecedor
De mi amistad por lo tanto. Jes. ¡Qué barullo!
No cuente usted, pues, con ella RUF. Picaron
Ni para bueno mi malo. Jºs. ¿Qué dirán en todo el barrio!
Y usted.... RUF. Usted me estropea así
RUF. A las Recojidas Porque me vé sin amparo.
Hoy mismo á pelar zapallo. Como no tengo un pariente
JEs. Yá usted le privo desde ahora.. Que le pare á usted los machos,
(Salen tres mozos con muebles.) Hace usted cera y pabilo
Eh.... ¿donde van esos trastos? De mi....
JES. Eso es!
ESCENA VIII. RU F- Cuartudazot
D. JESUS. DoÑAIRUEINA, DoÑA JUL ?b A
CAT. (Hagámosnos invisibles,
CATITA, I5. MANUEL MÉRCEDES y RIADOS. Porque esto huele á quemado.)
RUF. Ya lo vé usted, ña Catita....
CRI. Anda, hombre. CAT. Yo, hija....
(A otro criado que vá por delante y se detiene.) RUF. Yavé usted el trato
JEs. Pararse ahí. Que me dá.
RUF. Sigan ustedes. CAT. Yo no me meto
JES. - Zamar ros! En asuntos de casados.
Alto he dicho! RuF. En mala hora me casé
CRI. Deja, pues. Con semejante abocastro.
JES, Señora, con dos mil santos, Dios sabe lo que me pesa!
15
306 NA CATITA.

JES. Y á mí tambien. Una modista francesa


CAT. (Malo, malo!) Nadie le pondria un pere.
RU F. Y mire usted.... Desengáñese usté....en Lima
CAT. Yo que sé.... No harán nunca nada bueno.
RUF. Muy bien me lo aconsejaron. Por eso es que á mí, madama,
CAT. (Voy á traer mi pañuelon Me visten solo extrangeros.
Para largarme á mi cuarto.) Hubí me hace las levitas....
RUF. Pero oiga usted, Don Alejo...
ESCENA X. ALE. Los chalecos Monsieur Prugue...
JES. Escuche usted, caballero....
DICHOS MENos ÑA CATITA. ALE. Las botas el Aleman;
Las camisas.... -

RUF. ¡Tan bruto! JEs. Vamos á esto.


JES. Yusted tan sábia. Aquí no se trata ahora
JUL. Pero, mamita... De camisas ni chalecos.
RUF. No en vano Se trata....
No lo puedo á usted ver. ALE. Sobre el peinado?
JES. Bueno. RUF. Pero, señor, sino es eso.
MAN. (Qué ganas de agriar los ánimos) ALE. Eh, bien; pues el de Julieta
RUF. Me tiene usté hasta los topes. Está tocante en estremo,
i o odio á usted mas que á los diablos. Sino fuera porque tiene....
MAN. Señora, por Dios.... Ah! consiste en el cabello.
R F. Muñeco! JES. Déjese usted de retratos
Le ha de costará usted caro. Yatiéndame, caballero.
JES. Ya lo verémos. ALE. ¿Retratos? ¡Oh! aquí no faltan
Fisonomistas muy diestros.
ESCENA XI. Y para mi los fotógrafos
Son el non plus del ingenio.
D. JESUS, DOÑA RUFINA, D. MANUEL, DOÑA Usted no sabrá, sin duda,
JULIANA, MERCEDES Y D. ALEJO. No lo sabrá, por supuesto
El arreglo, el mecanismo
ALE. Señores.... De este prodijioso invento.
RUF. A buen tiempo, Don Alejo. Pues escuche usted, se toma....
Venga usted. -
JES. Don Titere, ó Don Muñeco!
ALE. ¿De qué se trata? Digo á usted que no se trata
JUL. (Es verdad, llega á buen tiempo) De retratos ni embelecos,
ALE. ¿Se necesita mi voto Sino de que usté es un pillo,
Sobre algun vestido nuevo? Un bribon, un embustero
No, pues ese que usted lleva Que ha logrado alucinar
Le viene pintado al cuerpo. öon mil mentiras y enredos
Solo que el color es bajo, A esta mujer ignorante.
Y el monillo un poco estrecho. R UF. No me insulte usted
¿Y sabe usté en qué consiste? JES. Silencio!
RUF. Escúcheme usted.... RUF. Cuidado!
JEs. (Muñecol) JEs. Silencio digo.
ALE. En que lo han cortado al hilo Y perturbado el sosiego
En vez de cortarlo al sesgo. De mi casa....
RUF. Pero oiga usted.... ALE. Don Jesus!
MER. (Palangana!) JEs. Mas no será por mas tiempo.
ALE. Si ese traje lo hubiera hecho Vaya! tome usté el portante,
ACTO CUARTO. 07
Y lárguese luego luego: ALE. A ver!
RUF. No se irá. JES. Aguárdese usted.
JES. ¿No? MAN. Señor, deje usted....
RUF. No, señor. JEs. Cangrejo!
JES. Fuera antes que.... , MAN. Yusted váyase....
RUF. Lo veremos.
JEs. Y usted cállese, señora, ESCENA X.
No me violente.
RUF. No quiero. D. ALEJO, D. JESUS, DOÑARUFINA, DOÑA
JES. Aun soy marido de usted JULIANA, D. MANUEL, MERCEDES, cRIADo,
Y usaré de mis derechos.
RUF. ¿Y qué hará usted? CRI. Señor,
JEL. Basta, basta Afuera hay un caballero
Váyase usted, caballero. Que hablar con usted desea.
ALE. Sin duda usted se chancea. JES. Dile que estoy ocupado.
JEs. No señor; hablo muy sério. CRI. Pero, señor, me ha encargado
ALE. Entonces me insulta usted Que le diga á usted que lo vea
Como á un záfio, como á un negro. Ahora mismo que precisa.
JEs. Como usted guste. MER. (A buena hora.)
ALE. Cuidado! JEs. Que entre.
Porque, amigo, yo por menos CRI. Bien.
Le planto cuatro estocadas
Al de bigote mas crespo. ES (CEN A XIII.
JES. Pues bien....
MAN. Señor Don Jesus.... D JESUs, D. ALEJo, D. MANUEL, DoÑA
JEs. Yo no tengo á nadie miedo RUFINA. DONA JULIANA. MERCEDES.
ALE. Eh, bien! Entonces, las armas...
La hora....El puñal, el veneno, M. R. (Estoy con un comejen....!)
El florete, la pistola, ALE. (¿Quien será con tanta prisa?)
Todo es para mi lo mesmo. Jºs, (Voto al diablo!)
Pero le prevengo á usted JUL. (¿Quien será?)
Que en esta última poseo Jas. (¿Qué querrán ahora conmigo?)
Una destreza admirable.
Capaz soy de darle á un pelo ESCNA XIV.
A cien varas de distancia,
Y partirlo medio á medio: D. JEsUs, p. ALEJo, D. MANUEL, DoÑA
Ni Moran tira conmigo, RUFINA, DOÑA JULIANA, D. JUAN, MERCEDES
Y eso que ha sido mi maestro.
Con que vamos. JUAN. Señor don Jesus....
RUF. Por la virgen JES. ¡Oh, amigo!
Cálmese usted, Don Alejo. ¿Tanto bueno por acá?
ALE. No tengo nada, madama ¿Cuando ha sido la llegada? d

¡Oh no, nada....; Estoy sereno. JUAN. En este mismo momento.


Un par de pinchazos basta.... ALE. (¿No es este D. Juan Sarmiento?)
Despues....nos abrazaremos.... JUL. Yhe querido antes de nada
il honor.... - -

Entregará usté esta carta,


JEs. Escuche usted: Que al pasar por Ayacucho
Si no calla y se vá luego, Me lo encargó, pero mucho,
Lo agarro á usted del fundillo Nuestro amigo Don Luis Marta.
Y lo estrello contra el techo. JEs, Don Luis! Traiga usted.
()8 S. A. C.AT II A.

RUF. ¿Qué harán?) Tenia y a dado el sí


JEs. ¿Que veo Gracias á Dios. Para contraer nuevas nupcias,
ALE. ¿Qué tratarán ahi los dos? y la presunta del quid
RU r. No sé. Es nada menos que mi hija,
JES. Pase usted, Don Juan. Que es esa que vé usté allí,
JUAN. Mis señoras.... Y mi mujer la madrina.
RUF. Y JUL. Caballero. JUAN. ¿Qué dice usted?
JEs. (Al fin y al cabo Don Luis JES. Pero el fin
Se acordó que era mortal.) Era muy santo, Don Juan,
JUAN. Señores.... ¡Oh, qué feliz Muy piadoso....
Casualidad.... Don Alejo! JUAN. Eso es muy vil?
Mi amigo.... JEs. Disparate! ¿Quién dijo eso?
A LE." (¿Qué irá á decir?) RUF. (Qué mujer tan infeliz!)
JuAN. Me ha ahorrado usted el trabajo JEs. Quien frecuenta sacramentos
De buscarlo. Tengo aquí Se vá al cielo sin sentir
Una carta de su esposa.... Como está en gracia de Dios!
ToDos. De su esposa! Rur. Tan sonsa que lo creí)
JUAN. Que con mil JES. Ya usted vé: no tiene una alma
Encargos me la entregó Mas cándida un sera fin!
Cuando del Cuzco salí. ALE. Basta de pullas!
Sabe usted que se ha casado JUAN. (Canalla!)
La Petuca con Don Gil? Jes. Y basta de hablarme á mí
RUF. Como ¿El señor no es soltero? Sino sale usted al punto
JUAN. No, señora. Le hago ñiscas un cuadril.
ALE (C'est finí) ALE. Espero que usté en el campo
JEs. Pues no podia usted traernos Se sepa tambien batir....
Una nueva mas feliz. No digo mas: hasta luego.
RUF. ¿Es posible, Don Alejo? JEs. Vamos, lárguese de aquí.
Habrá usted sido tan ruin ATE. Madamas....
Para tratar de engañarnos....? JEs. ¡Largo!
A LE. ¿YU. lo cree....? Fué un desliz JUAN. (Tunante)
Ese que tuve en el Cuzco.... ALE, Nos veremos vis á vis.
Una contraccion.... En fin,
Un trato ilícito, un.... ESCENA XV.
JUAN. Don Alejo!
ALE. Si, un ardid.... D. JESUS, D. MANUEL, D. JUAN, DONARUFINA
RU F. Pero el señor.... DOÑA JULIANA, Y MERCEDES.
ALE. Cubiletes....
¿Qué
Se vé hombre
libre? en la edad juvenil JUAN. Tanta maldad no creyéra
Y.

JUAN. Don Alejo....!


sJEs.
yo no lo hubiera visto.
Mucho peor, amigo, fuera
MER. (Bribonazo) Si con tiempo no ando listo.
JUAN. ¿Como así? JUAN. Ese hombre es un calavera.
¿Puede usted en mi presencia Jrs. No tiene él la culpa, no,
Con tal descaro mentir? - Sino esta imbécil mujer
JES. ¿Y por qué no? El señor Que lo atrajo y lo aduló,
Es de conciencia matriz. Porque creyó que iba á ser,
JUAN. ¿Don Jesus, pero que ocurre? ¡Qué sé yo lo que creyó
JES. No es cosa! ¿qué ha de ocurrir? Y una vieja endemoniada,
Nadal sino que el señor Que con capa de virtud
ACTO CUARTO. 109
Nos ha hecho aquí una ensalada ¡Habráse visto estantigua!.
De la casa y la salud. Esto es lo que me faltaba!
MER. (Se le acabó la mamada.) JES. Silencio! ¡Ande usted á prisa
JFs. De esas, Don Juan, que hay en Li- CAT. ¡Váyase el muy indecente
No á cientos sino á millares, (ma, A donde no cause grima
Que finjiendo honra y estima ¿Yo para qué necesito,
Se tragarán los pilares Ni de usted ni su familia?
De la casa de mas cima; Judío. Descomulgado
Y que haciendo una oracion JUAN. Váyase usted, mi querida.
O rezando una novena, CAT. ¿Yá usted, quien le ha dado vela
Le quitan sin son ni ton En este entierro...? ¡Cochinas
A la famila mas buena Por eso está Lima así....
El reposo y la opinion. ¡Ya se vé, Dios la castiga!
Hirientes como un venablo, Por cuenta de ellas no mas
Que haciendo el mal van y vienen; De repente hay una ruina,
Y para abreviar lo que hablo, O con mas violencia que antes
De estas, mi amigo, que tienen Vuelve la fiebre amarilla
Los siete pelos del diablo. Escandalosas....:
RUF. (Ella no mas me ha perdido. JUAN. Señora,
No sé como la creí!) Basta de majaderías.
JEL. Infortunado el marido CAT. Quite que me da calort
A quien pasa lo que á mí! JUAN. No se esponga usted.
RUF. No sé que me ha sucedido. MER. (¡Qué lisa!)
CAT. Mejores habian de ser,
EsCENA XVI. No tan sucias, tan mezquinas.
JES. Vamos....!
CAT ¡Vaya usté á la porra!
D. JESUS, D. JUAN.D. MANUEL, DoÑA RUFINA,
DONA JULIANA, MERCEDES Y NA CATITA. Espantajo! ¡Sin camisar
Muñecon! ¡Matusalen
CAT. Pues.... Ya perdí el Jubileo.
Por estarme aquí metida. ESCENA XVI.
JES. Ahí la tiene usted, Don Juan.
Esa es la santita, la hidra. D. JESUS, D. JUAN, D. MANUEL, DOÑARUFINA,
CAT. Adios, pues, hija... Ya es tarde... DOÑA JULIANA Y MERCEDES.
Hasta mañana.
JUL. Maldita! JUAN. Qué mujer. Si es una arpía!
JES. Escuche usted, mi señora.... Jes. Cuanto fuera mi rubor
CAT. Mi señora! ¡Habrá manía! Si otro que usted, buen amigo,
¿Del Carmen, ó del Rosario? Presenciára mi dolor.
JES. Cuidado como en su vida JUAN. No haya etiquetas conmigo.
Vuelve usted, ni por candela, MAN. Permítame usted, señor.... e
Por aquestas cercanías, JEs. A un ladol Señora mía,
Pues si por su mala estrella Tome usted esa libranza
Así no lo verifica Que Don Luis Marta me envía,
Se espone usté á que le mande Cóbrese usted lo que alcanza,
Dar una buena palizal Y largo de aquí en el dia.
¡Vaya usté á enredar al diablo! Si usted pretende vivir
CAT. Usted será el enredista. Por su cuenta, yo tambien.
JEs. Salga usted de aquí RUF. (Dios mio que he de decir!)
CAT ¡Guál guá JUAN. Reflexiónelo usted bien,
() ÑA CATITA.
No tenga mas que sentir. No hay atajo sin trabajo.
JEs. Mucho he sufrido, Don Juan; JES. Es cierto, Don Juan, lo sé.
Pero desde hoy voto á aquel JUAN. Vaya: lléguese, señora;
(A Da. Rufina que llora.)
He de adoptar otro plan. Restablézcase la paz.
Si un hombre se hace de miel....
¿A qué esos llantos ahora?
Ya usted conoce el refran. RUF. Si no lloro soy capaz
JUAN. Como el dolor es reciente De reventar.
Y la herida no está sana, JES. En buena hora
Que usted padezca es corriente, Llegó usted, Don Juan, aquí
Mas diga usted, ¿qué se gana A desbaratar patrañas.
Con no mostrarse prudente? JUL. Mamita, yo sola fuí....
JEs. Que ha y a prudencia y reposo RUF. ¡Ay, hija de mis entrañas
En un marido es muy santo, - - (Abrazándola.)
Y ademas muy provechoso; ¿Qué hubiera sido de tí?
Pero tampoco no tanto JuAN. Se acabó.... Todo es concluido.
Que todo estremo es vicroso. cercarse....
JUAN. Es probable que jamas MAN. ¡Señor....!
Vuelva por aquí ese vándalo JUL. Padre
A molestarlo á usted mas; JEs. Bien: todo lo echo al olvido.
Así es peor cualquier escándalo Den un abrazo á su madre.
É inoficioso ademas. (A.D., Manuel y Juliana que abrazan
á Da. Rufina.)
JUL. Padre mio.... Y tu, abraza á tu marido.
JES. ¡Que se aleje (A Da. Rufina, con los brazos abiertos,
Puesto que así lo desea despues de que ella abraza á sus
hijos.)
¡Que se vaya, que me deje,
Que no hay miedo que la vea La mayor satisfaccion
Por mas que despues se queje. Es esta, amada Rufina,
JUAN. Nada, mi amigo, á otra cosa; Pues nace del corazon:
Todo eso es inútil ya... Toda otra cosa es pamplina,
Mire usté á su pobre esposa Un absurdo, una ilusion.
Desconfia en adelante
Cuan acongo jada está.
RUF. Vírgen de Chinquiquirá Del que ostenta beatitud
A esta infeliz compadecel Y de todo hombre pedante
JUAN. Don Jesus, yo me intereso. “Que nunca fué la virtud
Si algo mi amistad merece Ficciosa ni petulante.
No pensemos mas en eso. RUF. Siempre sumisa á tu lado
Jes. (Como soy que me enternece.) Haré que todos me vean.
RUF. (Ay señor! ¿Adonde iré JUAN. No hablar mas de lo pasado.
- -

Que no ande de arriba abajo?) MER. (Dios quiera que estas no sean
JUAN. Miamigo, ¿en qué piensa usted? Promesas de enamorado.)
e.

• - 333-3, a 3» a
EL REsicNADo.
es833-33-sº”.

cOMEDIA EN TRES ACTOs

A PR 333 Mº AOA 3 NAY y 03 l355 3 I T &A 80 y 3 A3I y AD 35.

«º 33 so-gº a 22.

Fºr, SC 7.3.S.
D. ATANACI(). HoMBRE 1. •
D. ADRIAN. HOMBRE 2. o
D. JOSE. HOMBRE 3. o
Da. JUANITA. HOMBRE 4. o
ROSA. CRIADo.
UN TENIENTE DE PoLICIA Pueblo, soldados y gendarms..

La escena es en Lima.-La accion dura 24 horas.—Sala baja, regularmente amueblada y con ven
tana á la calle. Tres puertas, una por la que se entra de afuera, otra que conduce á las vivienda sia
teriores y otra al lado de esta.

ACTO PRIMERC). La hija se muere de amor


Por un joven Castillista.
Vea usted que tales tres!
l, SCEN A
N
I. º,Y Don
¿" Adrian....! ¡Esa es grilla!

ROSA. Nos mandan á San Andres. -

sigresanº Yo no he visto igual barullo


En el tiempo que aqui estoy.
¡Que casa, señor, que casal De repente por quien soy!
Que venga el diablo y la entienda Tomo el trote y me escabullo.
Tan embrollada merienda Y mas—que—nunca despues D

Ni en Guinéa creo que pasa. Se vayan todos á pique,


¡Qué Ni hay cabeza ni pies, Y Castilla y Echenique
Ni quien á esto ponga un dique.... Nos manden á San Andres.
No Castilla
Nos mandany áño Echenique
San Andres. El uno se desgañita - r

Gruñendo y argumentando: -
El padre es Echeniquista La otra jimiendo y llorando
De los de marca una y or; Se frunce y se despepita;
16
14 EL RES G NADC),

El tiene esplin como ingles; ATA. Yo sé lo que hago.


A ella le da pesadilla.... Ros. Ya empieza la cantaleta.
No Echenique y ño Castilla
Nos mandan á San Andres. ESCENA II.

La niña se funda á veces, D. ATANACIO, D. ADRIAN y ROSA.


Y hace muy bien en quejarse,
Por Dios, que es triste quedarse - ATA. En vano con tanto afan
Sin novio por candideces
Porque al fin del entremes Procura usted persuadirme,
Este va á ser el despique. Cada dia estoy mas firme
No Castilla y ño Echenique
én mi opinion, Don Adrian.
Nos mandan á San Andres. Y si taparme la boca
Juzga usted con sus responsos, º
Vaya y predique á los sonsos
Caramba y que remoquetes! Que por acá se equivoca.
¡Y que taca y que barraca! Claro, mi amigo.
Pues es buena la matraca
ADR. ¡Despacio
De los dimes y diretes Oiga usted....
Ya uno rábia y da traspies;
ATA. Quiere decir....
Ya otro regaña, otro chilla....
No Echenique y ño Castilla ADR. Voy á esplicar mi sentir
Nos mandan á San Andres. Tal cual es, Don Atanacio.
ATA. ¿Pero usted qué es lo que quiere?
No Echenique por aquí: ¿Que yo mi causa abandone,
Ño Castilla por allá: Y que grite, y que pregone....?
Que si el uno manda así: ADR. Dice mal quien tal infiere.
Que si el otro mandó asá.... ¿Sabe usted lo que quisiera?
Y luego, por si es ó no es, Que en asunto tan formal
Todo es un pique y repique. Mas juicioso y racional
Ño Castilla y ño Echenique Que lo que es el vulgo fuera.
Nos mandan á san Andres. Que de un modo mas profundo,
Con calma y con tolerancia,
Por vida, que está mi tierra Pensara usté en la inconstancia
Para mandarse mudar! De las cosas de este mundo.
Ya no se puede aguantar Yo no quiero que usted sea
Tanta historia y tanta guerra. Revolucionario, no;
Y si dura mas de un mes Ni Dios permita que yo
La que por ahora nos pilla, Abrigue nunca esa idea.
No Echenique y ño Castilla Puede usted, si así le place,
e Nos mandan á San Andres. Ser lacayo de Echenique;
Mas no insulte ni se pique
Ya aquí no se vive á gusto; Porque otro lo mismo no hace.
Ni se come, ni se duerme; Quien no sabe tolerar
A pique que una se enferme, Las opiniones agenas;
O cuando menos de un susto Quien de su patria las penas
Le dé alguna pataleta.... No procura remediar;
ATA. Es inútil todo halago. Quien quiere para su hermamo
(Adentro.) Lo que para él no deseára,
ADR. Pero hombre No tiene sangre en la cara
ACTO PRIMIERO.

Y ni es hombre ni es cristiano. Resueltos á sucumbir


ATA. Señor Don Adrian....! Primero que consentir
ADR. ¡Paciencia! Que nos gobiernen traidores.
En nuestra actual situacion Esta es mi opinion tambien,
Mas debe obrar la razon Y yo no mudo opiniones
Que la propia conveniencia. Como quien muda calzones....
Todo el Perú levantado Eso hacen otros muy bien.
Desde Tumbes á Zepita: ADR. ¡Qué génio!
ATA. Ni mi fortuna
Abajo el Gobierno, grita,
Abajo el consolidado! La entregaré á revoltosos,
Y el pueblo sostiene el reto A pícaros ambiciosos
Transformándose en milicia, Sin garantía ninguna.
Con justicia, ó sin justicia, Cuando me hayan enterrado
Que yo en esto no me meto. Entonces.... ¿Quién es?
Librada, pues, la cuestion
Al éxito de un combate, ESCENA III.
Allá en el campo se trate DICHOS Y D. JOSE.
De sangre y de destruccion;
Mas nosotros mientras tanto
Tengamos paz en la casa, Jos. Yo soy
Sin que en ella demos basa ADR. (Voto al diablo!á que mala hora. )
Ni á la anarquia ni al llanto. Jos. Señores....
Y esto mismo que á usted digo ADR. (Que tentacion!).
Creyéndolo Echeniquista, Jos. Estoy á la órden de ustedes.
Se lo diré á un Castillista ATA. ¿Y á quién debo la honra yo
Si entra en plática conmigo. De esta visita? Oye tu, -

ATA. Entiendo, señor pariente, ¿Qué haces ahí?


El camino que usted toma, lkos. Ya me voy.
Y supongo que no es broma.
ADR. No, señor, es evidente. ESCENA IV.
ATA. Pues entonces, Don Adrian,
Entienda usted á su turno. D. ATANACIO, D. ADRIAN y D. JOSE .
Que jentes de otro coturno
A mi casa no entrarán. ATA. Con qué, diga usted ¿qué cosa?
ADR. Caprichos ¿Se ofrece algo?
ATA, ¿Qué hemos de hacer? Jos. Sí, señor.
ADR. Y terquedad! Usted me dispensará
ATA. Y torpeza! Si molesto su atencion,
¿No es esto? y mala cabeza? Tratándole de un asunto
ADR. Quien sabe; bien puede ser. En que así usted como yo
Ros. (No tengo mayor consuelo Estamos interesados:
Sino que ha de salir cola.) Si no he podido hasta hoy d

ADR. Pero señor.... Ocuparme....


ATA. ¡Dale bola! "ATA. Puede usted
Ros. Si no se le toca un pelo.) Volverse por donde entró.
ATA. Mire usted, tengo dos hijos Y en esto me hará un servicio,
Combatiendo contra el Bey Porque á la verdad mo estoy
Que pisotea la ley Para escuchar necedades
Y nos trae en revoltijos: En la presente ocasion.
Allí están, en Miraflores, ADR. Don Atanacio....! -
16 EL RIS G NAD, C,

ATA. Lo he dicho, De su familia y su honor,


Y no me retracto, no. A miserables venganzas
La puerta es esa.... Y á rencillas de monton.
ADR. ¿Qué es esto? Si usted juzga que Echenique
ATA. Está franca, y vive Dios! Es un grande hombre, al señor
Que si no sale al momento, Le parece lo contrario.
Me veré en la precision ¿Y por esto voto á brios
De valerme de otros medios Se han de embutir á lanzasos
Menos agradables. Uno al otro su opinion,
ADR. ¡Oh! Y ha durar hasta el juicio
Ya esas son majaderias.... Su odio mútuo y su rencor?
ATA. ¿Y las del señor que son? Qu idea podrá formarse
Jos. Señor mio, ese desaire Del Perú, válgame Dios,
Es insultante, es atroz; Si casi todos sus hijos
Y máxime cuando hiere Se parecen á estos dos)
En lo mas vivo mi honor; ATA. Yo abogo por el Gobierno;.
Sin embargo me es preciso El señor por un traidor;
Tolerarlo, en atencion Yo por el jefe lejítimo
A las canas que usted peina;. Que se ha dado la nacion;
Y ademas por que es autor El señor por un rebelde,
De los dias de Juanita, Por un caudillo feroz.
A cuya lícita union Que ha destrozado la Carta
Aspiro, y sobre lo cual Cuya obediencia juró.
He querido tratar hoy: Por un....
Pero como usté.... Jos. Jefe esclarecido,
ATA. Eso mismo Que nunca ha sido ladron,
Me pone en la obligacion Ni déspota, ni cobarde
De echará usted de mi casa Ni inmoral, mi seductor.
Como infame seductor. Por un jefe á quien los pueblos
Y puesto que ahora se ofrece, Tributan admiracion,
De un modo claro y veloz Proclamándolo intachable,
Le diré cuatro palabras Su padre y libertador.
Sobre el negocio en cuestion. Por un....
Sepa usted, pues, que primero. ADR. Señores, ¿qué es esto?
Deja de alumbrar el sol, Parece que ustedes dos
Que yo consienta que usted Han perdido la chabeta.
Sea mi yerno, eso no. ATA. Salga usted de aquí, bribon
Y no han de valer padrinos, Salga de aquí....
Ni me ha de ablandar sermon, ADR. Don José,
Porque en mi casa, mi amigo, Ceda usté, amigo; es mejor
Nadie manda sino yo. - Que evitemos el escándalo.
e ADR. Si algo de eso habla conmigo, Jos. Señor Don Adrian, me voy
Don Atanacio, mi voz Porque no se diga....
No la ahogan indirectas ADR. f....
Que deshonrosas no son. Sea prudente, por Dios.
Por tanto, repito á usted Jos. Don Adrian, de estos agravios
Con franqueza y sin temor, Yo no soy merecedor:
Que el encono de partido Mientras me dure la vida
Que abriga en su corazon No podré olvidarlos, mo.
Le hace posponer la dicha Y puede ser....
PRIMIERO.
ATA. Que ahora mismo Para él mas medio no habrá
Lo haga marchará un ponton, Que el ostracismo ó la muerte.
Si aviso á la policía. -

¿Y habrá paz, pregunto yo?


Jos. No seré el primero yo ¿Y habrá union y dicha as?
Que, en este tiempo, entre esbirros El cielo quiera que sí,
Se le lleva á una prision, Mas mucho temo que no.
Por causa de delatores,
Y de espías....
ADR. Basta. ¡Qué exaltacion, Dios eterno.
Jos. Adios. ¡Qué encarnizada pelea
Juro al cielo que he de darle De nuestros pleitos la tea
Muy en breve una leccion, La sopla todo el infierno!
Del modo como se venga Entre moros y cristianos
Habria mas tolerancia.
El hombre que tiene honor.
Qué valor, y qué constancia
ESCENA. V. Para matarse entre hermanos
¿Y habrá paz, pregunto yo?
D, ATANACIO Y D. ADRIAN. ¿Y habrá union y dicha así?
El cielo querrá que sí,
ATA. Insolente ya verás Mas mucho temo que no.
Dentro de poco quien soy.
ADR. Don Atanacio! ¡Qué obsecacion, qué egoismo
ATE. Canallas! El de todos los partidos!
Impávidos, sin pudor! ¿Y hombres de cinco sentidos
No tienen ellos la culpa. Llaman á esto patriotismo?
Si señor, y al moderado,
ESCENA VI. Y al que ama el comun reposo,
Lo apellidan revoltoso,
D. ADRIAN. Pansista ó consolidado. .
¿Y habrá paz, pregunto yo?
Jesus que revolucion! ¿Y habrá union y dicha así,
Todos se han vuelto aquí locos El cielo quiera que sí,
Segun se odian y se matan; Mas mucho temo que no.
A la razon no la acatan
Ni la escuchan sino pocos. " Yo, por mi parte, mi amigo
Y el que no abraze un partido En cada peruano veo,
En esta lucha sangrienta,
Tambien puede hacer la cuenta
Un hermano á quien deseo
Paz y ventura conmigo.
De que es un hombre perdido.
¿Y habrá paz, pregunto yo? Ojalá que la discordia
¿Y habrá union y dicha así? De nuestra patría cesara,
El cielo quiera que si;
Y que triunfante se alzara
La enseña de la concordia!
Mas mucho temo que no. Ojalá que como yo
Nunca, jamas los errores
Pensarán todos aquí
Podrán enmendarse aquí.
La paz floreciera así
Pero de otro modo no.
Hay furor, hay frenesí Juanita viene.... callemos.
Por aumentar los rencores.
Pobre muchacha
Del vencido así la suerte
Mísera, horrible será;
8 EL RESIGNADO.

ESCENAVII. Para él de grave importancia,


Cuando vino Don José:
D. ADRIAN Y JUANITA. A las primeras palabras
Que este pronunció, fué Troya:
JUAº. ¿Aquí estaba Tu padre encendido en rabia
Usted tio? No le dejó proseguir
ADR. Sí, hija mia. La relacion empezada;
JUAº. ¿Solo? Lo trató de seductor,
ADR. Si. De faccioso, de canalla.
JUAº. ¿Y en esta sala Y concluyó despidiendolo
No estuvo mi padre ahora? Para siempre de su casa.
ADA. Estuvo, mas no hace nada Yo me puse de por medio
Que se marchó para adentro. Para impedir que pasara
JUAa. No estrañe usted que le haga, La desazon adelante,
Tio mio, esta pregunta. Y logré con mis instancias
Que no nace de una varia Que saliese Don José;
Curiosidad: oiga usted Aunque en justa represalia
Y sabrá cual es la causa. Tambien le dijo á tu padre
No hace un momento que he visto Cuatro frescas en sus barbas.
Atravesar por la cuadra Esto es lo que ha sucedido.
A mi padre, y me parece JUAº. ¡Ay, tio, que desgraciada
Si mis ojos no me engañan, Me ha hecho el Cielo! .

Que ha tenido algun disgusto; ADR. Y yo no sé


Iba accionando con rabia, Que es lo que tu padre saca,
Y hablando como entredientes Granjeandose enemistades
Contra alguno que lo daña. Con sus gritos y amenazas.
Y como Rosa me ha dicho ¿No fuera mucho mejor
Que aquí Don José se hallaba Que ese influjo que decanta
Con ustedes.... Lo empleara en pró del que siente
ADR. Es muy cierto. Del gobierno las venganzas,
JUAº. Pero bien ¿qué es lo que pasa? Para que iguales oficios
¿Lo sabe usted? Se hicieran con él mañana?
ADR. Si, Juanita. Siga muy enhorabuena
JUAº. Hable usted ¿qué hay? En su opinion buena ó mala,
ADR. Humoradas, Pero pórtese como hombre
Pesadeces de tu padre Que estima su honra y su fama.
Que van pasando de raya; Pero, qué diablos, si todos
Y mas ahora que en política Tienen aquí mal de rabia,
Quiere darnos quince y falta, Y destrozarse unos á otros
Como si arreglar el mundo Es la cosa que mas ansian!
Fuera posible á trompadas. JUAº. Qué situacion es la mia,
sta jente de partido Tan luctuosa y tan amarga!
Parece que hiciera gala ADR. No sea yo mal pronóstico;
De faltar á los respetos Pero al fin tanta arrogancia
3. en la sociedad se guardan, Ha de venir á parar,
en términos mas espresos, Hija mia, en lo que paran
De tener poca crianza. Siempre esta clase de pleitos:
Hablábamos yo y tu padre En desengaños y en lágrimas.
Hace poco en esta sala JUANº. Bastantes, tio, he vertido;
Sobre un negocio que juzgo Muchas mis ojos derraman:
ACTO PRIMERO, S)

lMarto sufro, harto padezco Conozco tu bella índole,


Al contemplar mis desgracias. Tan apacible, tan mansa....
;Mejor no hubiera nacido! Vamos, animo, Juanita.
¿Y qué he hecho yo, virgen santa, Dentro de pocas semanas
Para que así me castigues! Tendrá efecto la eleccion
Yo á nadie he ofendido en nada, Que has hecho, y juzgo acertada.
A ninguno.... y sinembargo.... JUAº. No ignora usted, tio mio,
Con qué injusticia me tratan. Que ella mereció la gracia
ADR. No desesperes Juanita, De mi padre hasta hace poco
Ten un poco de mas calma. Que tuvo á bien contrariarla
JUAº. Fatal estrella la mia! Con el pretesto ostensible
lnfeliz..., Nadie me ampara....! De escaseces de la casa:
Sola, sin madre Dios mio Mas la causa verdadera
Ya el sufrimiento me falta. De esta súbita mudanza
ADR. ¡Vaya, vaya! ¿Y por qué lloras? No es otra, sino que cree
¿Acaso no hay esperanza Que en pró Don José trabaja
Ya para tí? ¡disparatel De la causa de Castilla,
Todo en este mundo cambia, Y como él es entusiasta
Todo se acaba Juanita: Partidario de Echenique,
Nada es dura dero, nada; A cuyo gobierno llama
Y lo que hoy está en las nubes Lejitimo y fraternal,
Se viene al suelo mañana. En nada, tio, repara
No pasarán muchos dias Cuando se intenta ofender
Sin que finalice el drama Al que es de opinion contraria.
Que se está representando ADR. Asi es, desgraciadamente
Entre Surquillo y la Palma, Para él y para su patria.
Y entonces sea quien fuere JUAa. Si Don José ha visitado
El que gane la batalla, Con frecuencia nuestra casa;
El caracter de tu padre Si ha hecho nacer en mi pecho
Cederá á las circunstancias. La inclinacion que á él me arrastra;
Tu mientras tanto, Juanita, Mi padre, solo mi padre
Mantente buena y honrada, Es de esto, tie, la causa,
Y vive en la inteligencia Porque siempre lo ha tratado
Que nadie hará tu desgracia, Con distincion y confianza.
Mientras exista tu tio Fuera de que él tiene prendas
En este valle de lágrimas. Dignas de ser apreciadas;
Conque así no hay que aflijirse. Se ha criado con mis hermanos,
Paciencia, Juanita. Han estudiado en una aula;
JUAº. Gracias. Y, por último, mi madre
Gracias, tio, solo usted De pariente lo trataba.
Me dá consuelo y me ensancha. ¿No es cierto, tio?
Solo usted, Dios se lo pague. AD R. Si, hijita. º

ADR. Callate, Juanita, calla.... Mucho lo quiso mi hermana,


Dejate de eso.... Y yo lo estimo tambien,
JUAº. Dios mio, Aunque ahora ha dado en la gracia
Tu que penetras en mi alma, De exaltarse....
Tu sabes cuanto agradezco JUAº. Si mi padre....
Tanto amor, fineza tanta! ADR. Tu padre....Mas calla, calla...,
ADR. Y yo tambien, hija mia, Siento pasos.... Allí viene.
Que desde tu tierna infancia
El, RIS ( NAI) ().

ES CEN A VIII. Pero su pecho se ajita


Temiendo el hacerte mal.
DICHOS y DON ATANACIO, Deja que pase el calor
Que á tu alma sofoca y fija,
ATA. ¡Qué ociosidad! Y entonces verás que á su hija
JUAº. (Dios nos valga!) Le vuelve todo su amor.
ATA. Siempre, niña, necesitas Sinembargo, si no espero
Que yo solo advierta todo. Que te haga á tíningun daño,
Está que parece un lodo No seria nada estraño
Ese cuarto donde habitas. Que á Don José....
Haz que lo limpie la criada, JuAº. Tio....pero... .
Que es otra floja estupenda; A DR. Si..., me parece preciso
Y, oye, tambien mi vivienda Prevenirle que se oculte.
Que me la pongan aseada. Quien sabe lo que resulte.
¡Qué lindo par se han juntado, JuAº. ¿Y quien le dará el aviso...?
La criada y la señora, ...! -
Espere usted....Rosa..., Rosa....
Pues, señor, es muy buena hora, ... Yo tengo en ella confianza.
(Bribon no te dé cuidado.... Rosa....Rosa.... ¡Qué tardanza!
Me tiene dando y cabando....
Ya lo verá si soy tonto) ES CENA X.
Voy á salir.... vuelvo pronto.
¡Ah! se me estaba olvidando. DICHOS Y ROSA.
Escuche usted señorita;
Si viene aquí Don José, Ros. ¿Qué hay, señorita? qué cosa?
Mando que le diga usté JUAº. Mira, amiga, vé volando....
Que su presencia me irrita, Busca á Don José en la fonda....
Y que si otra vez lo encuentro En su casa....Que se esconda....
En mi casa voto á aquel Dile que lo andan buscando....
Escucha bien, ni tu ni él Dile que....
Me salen vivos de adentro. Ros. ¿Si? bien está.
ADR. (Qué temerario!) JUAº. Corriendo..., sin dilacion!
Ros. Voy á traer mi pañuelon.
EsCENA IX. ADR. Muchacha, ven para acá.
juania, mejor pensado
JUANITA Y D. ADRIAN, Voy á hacerte una advertencia:
No me parece prudencia
JuAº, ¡Ay señor! Que haga Rosa ese mandado.
¡Qué infortunada es mi suerte! Quizá tu padre la vea,
La muerte, solo la muerte, Y la interrogue..., y la siga....
Pondrá fin á mi dolor! Y ella de miedo le diga...,
ADR. Volvemos á los ahogos. JUAa. ¡Imposible Nola crea
e JUAº. ¡Qué falta me hace mi madre Usted, tio,.., es muy segura,
ADR. Son del corazon de un padre Muy astuta. . . .
Esos leves desahogos. ADR. No, Juanita: .

El bien sabe que no puede Este encargo necesita


Ejecutar lo que ha dicho. Mucho sijilo y cordura.
Pero le vá de capricho Nunca puede una mujer
Aparentar que no cede. Acertar en estos casos:
runce el ceño, y muy formal No sabremos si habrá pasos
Te intima la órden, Juanita, Difíciles de Vencer. -
ACT o PRIMERo.
Ju Aº. Pero, por la virgen, tio! De los de aquellos del décimo.
¿Como dejarlo así espuesto? UA". Ven, losa ,
¿Habrá conciencia para esto? Ros. V9y para allá.
¿Qué hacer entonces? ¿Dios mio!. -

ADR. Cálmate...Yo mismo íré: ESCENA XII.


Creo forzos9 el hacerlo.... -

Sino seria perderlo.... R0SA.


JUAº. Si, tio, si, vaya usté,
No se demore.... No le han de valer sus gábulas
ADR, Ya voy. Porque ella se casará,
ltos, (Válgame Dios qué trabajo). Apesar de cuantos rábulas,
ADR. Pero quien diablos lo trajo) Sus compínches en política
JUAº. ¡Qué desazonada estoy Hagan de su amor la crítica,
¿No lo tumarán? l vez: Y en lejítimo consorcio,
A DR. Tal vez; No como padres gerónimos,
Mas te aseguro que no, Si no se opone un divorcio
Si logro encontrarlo yo. Vivirán los dos sinónimos,
uAº, Vaya usted, pues de una vºz:“Aunque al vejete ridículo º
Sálvelo usted.... se lo ruego.... Se le atragante el ventrículo
Hágalo usted por los dos.... creer
ADR. (Que se haga el gusto de Dios!) es Y se ponga como un álamº
Alza Juanita.... Hasta luego. ” Su menearse de su tálamo.
JUAº. Virgen de la Soledad Ojalá le diera un cólico. , . . . .

Se su apoyo y protectora, Que no alcanzara ni el vi ático


sº,
Y vuelve á mi alma Señora O quedára melancólico
La paz y tranquilidad Trónchado como un perlático;
(Queda pensativa.) O que se volviera ético
- Tomando tártaro émetico, ,
ESCENA XI. O apretándole el esófago
- - Lo echaran en un sarcófago!
JUANITA y RosA. Y en seguida un necrolójico
Ros. Suspiros, llantos y quejas, En tono lánguido y tétrico,
Son los sonidos armónicos -
Todo su árbol jenealójico
Que llegan á mis orejas, En un artículo métrico,
Que ya necesitan tónicos Lo soplara en un periódico,
Para que escuchen unánimes, De aquellos de precio médico,
Porque se hallan casi exánimes. Para que asi voto al chápirol
Quedara por mas gaznápiro,
¡Y can qué nuevo adefecio -

Ha salido este maniático! s. ,, ,


Jesus! que viejo tan necio ACTO SEGEN}O.
No en valde me es antipático,
Y me dá reuma y parálisis
Cuando hago de él el análisis. ESCENA I.
Allí lo estaba escuchando JUANITA.
A ese can, á ese energúmeno, ¡Qué inquietud, qué malestar
Que se me está figurando Atormenta el pecho mio!
De que es hasta catecúmeno, Y mi tio, mi buen tio
Y nigromántico, y pésimo, Acrecienta mi pesar.
17
22 EL RES GNA DO.

¿Por que no me ha hecho avisar Ros. Para usted.


Cual ha sido el resultado JUAº. ¿Quien te la ha dado?
De su oficioso cuidado....? Ros. Una mujer.
¿Por qué no habrá parecido....? JUAº. Infeliz!
¡Ay, señor! no habrá podido Quizá quiera una limosna.
Salvar á ese desdichado. , Ros. Yo no se; mas está allí
Pero, Dios mio! mi padre Aguardando la respuesta.
Que ha sido un hombre de juicio, JUAº. Ahora han dado en este ardid
¿Entregará al sacrificio Para exitar la piedad.
A un pariente de mi madre? Ros. Puede que no sea así.
No creo; tal vez le cuadre, JUAº. Toma.... Dile que perdone.
Para algun plan ulterior, Ros. Pero, señorita.... En fin....
Fingirse que es inferior Leala usted; ¿que se pierde?
A sus buenos sentimientos, JUAº. No esto y Rosa, para oir,
Y hacer esos aspavientos Lamentaciones, me basta
Para engañarnos mejor. Con mis pesares á mí.
Mas no hay cosa que convenza Ros. Pues si usted me dá permiso
Cuando ciegan las pasiones; La voy señorita á abrir,
Entonces se hacen acciones
Que soy mujer y curiosa....
Que despues causan vergüenza. ¡Santo cielo que leí!
Como predomine y venza JUAº. ¿Qué dice?
La opinion que guia al hombre, Ros. Niña Juanita,
No hay reparo que le asombre, Por San Francisco de Asis,
Pues si fuese necesario Tome usted.... lea.
Del modo mas voluntario JUAº. ¿Qué cosa?
Espondrá su fama y nombre. Ros. Lea usted.... ¡qué retintin!
Pero á las pobres mujeres No es por cierto un perdiosero
Que para odiar no nacimos, El que sabe así escribir.
Que el mal de todos sentimos JUAº. ¿Pero quién es?
Sin distinguir pareceres: Ros. Don José.
Nosotras, débiles seres, JUAº. ¡Qué dices.... Trae, trae aquí.
Sin ambicion ni esperanzas, Dame esa carta.... Veamos....!
Que entre ilusiones y chanzas ¿Qué dirá?
Nuestra vida ha de pasar, Ros. Miserafin
¿Por qué nos quieren mezclar Mi bien, mi hechizo, mi encanto
los hombres en sus venganzas? Y otras cositas así....
La incertidumbre me tiene JUAº. Parece que el corazon
En una cruel agonia.... Se me quisiera salir.
Y ya se ha pasado el dia.... Ros. Que nos repiten los hombres
¡Parece que alguno viene....! Hasta que una afloja el si;
Pero es Rosa.... Pero despues...Sin embargo,
Es preciso convenir
ESCENA II. Que con todas sus marañas,
Y todo su perejil,
JUANITA Y ROSA. No pueden ellas sin ellos
(Con una carta.) Un solo instante vivir,
Ni ellos sin ellas tampoco,
Ros. Señorita, Por mas que San Agustin
Esta carta.... Y otros padres nos prediquen
JUAº. ¿Para mí? Que esto se llama desliz....,
ACTO S.EGUND (), 125
Y pecado....,y.... ¡qué se yó....! De aquí para allá?
Cosas de padres, en fin. Pero en mi concepto
JUAº. Gracias á Dios! Rosa, corre: Mejor estuviera,
Contesta, dile que sí. Que permaneciera
Ros. Pero....! As como está.
JUAº. ¿A qué aguardan...?volando. De cualquiera modo
Ros. ¿Y á quien le voy á decir....? Pronto esto revienta,
¿Y qué cosa....? ¿Yo soy bruja....? Porque es muy violenta
¿Tengo acaso la nariz Nuestra situacion.
De sabueso,...? Y en vista de todo
JUAº. Dices bien; Lo que hay de por medio,
¡Me encuentro fuera de mí Triunfa, no hay remedio,
Si estoy loca....! Rosa, amiga, La revolucion.
Vé lo que escribe. Si gana el gobierno,
ROs. Ahora sí. Quizá arrepentido
“Mi adorada Juanita:—Me interesa Con el perseguido
muchísimo el hablar contigo esta noche Será liberal:
aunque sea un momento. Supongo que Que de lauro eterno
tu padre habrá salido como acostum-Así se corona
bra, y que no habrá obstáculo que se Quien vence y perdona
oponga á mis deseos: si hubiese alguno Al que es su rival.
será la mayor desgracia que pudiera Que nadie padezca
sobrevenirnos, porque en tal caso no Por yerros pasados,
podré comunicarte el proyecto que ten Y que recordados
go formado, y en el cual tal vez peligra No sean jamas.
rá mi existencia. Para que no se demo Dios se compadezca
re la contestacion ahórrate el trabajo De esta pobre tierra!
de darla por escrito, y mándame decir Que acabe la guerra,
sí ó nó nada mas. Tuyo hasta la Que no sufra mas!
muerte.» Que vuelva á mi casa
Ros. Perfectamente! ya entiendo. La calma perdída,
JUAº. Pero Rosa... ! Que en ella la vida
Ros. ¡La de á mil No sienta amargor
Nos sacamos....! Bueno, bueno, Que lo que ahora pasa
¿Quiere usted que diga sí Mi padre maldiga,
¿No es esto? Y alegre bendiga
JUAº. Si, amiga mia. Por fin muestro amor.
Ros. Pues voy á hacerlo en un tris.
JUAº. Oye, Rosa. ESCENA IV.
Ros? Señorita. DOÑA JUANA Y ROSA,
JUAa. Aguárdate un rato ahí
Hasta que venga. Ros. A y Jesus niña Juanita,
ROS. Ya estoy. ¡Qué figura tan estraña!
(Pues es bueno este trajin, JUAº. ¿No viene?
ESCENA III. ROS. Si señorita,
JUANITA,
Con una barba tamaña,
Que parece gastador.
¿Cual será el proyecto JUAº. ¿Pero donde está?
Que tiene formado? Ros. Catay!
¿Querrá ir emigrado ¡Ay, qué cara de señor!
2. EL fr Esc, NA Do.
ES CENA. V. SS.CCº. A V.

DICHOS, D. JOSE. D. JosE y JUANíTA.


Jos. Juanita....
Jos. Nunca es malo estar alerta;
ROS. ja, ja, ja jayl Sin embargo, me alegrára
Jos. ¿Como te vá? Que ahora tu padre viniese,
JUAº. Bien, y usted? Para que aquí cara á cara
Jos. Lo puedes ver, perseguido; Cuatro verdades me oyese.
Temiendo caer en la ret ¿Sabes que es su proceder
Que el gobierno me ha tendido. Hnícuo para conmigo?
Dicen que me han acusadó JuAº. Don José
De que soy conspirador; Jos. No hay que temér.
No desconozco al cuitado Tu padre no es mi enemigo.
A quien debo este favor. JUAº. ¡Ay, Don José nadie siente
Me hace un agravio gratuito, Tanto como yo estas cosas.
Se venga de un modo infame, Jos. Me ha ofendido injustamente
Ha cometido un delito Con palabras injuriosas.
Que no sé como lo llame. JUA. Algo me ha dicho mi tio
Se muy bien por qué motívo esa fatal entrevista;
Así contra mí se estrechá.... ero yo no desconfio
Mas no hay cuidado, estoy vivo
Y mi intencion la tengo hecha.
ºsteddelasucausa
enojo desista.
ignora
no
JUAº. Pero con seguridad Del mal humor que mantieñe:
Ha podido usté informarse? Don José, si se acalora
Jos. Me han hablado la verdad, Alguna disculpa tiene,
No pueden equivocarse. No todos son moderados,
Por conductos diferentes
i usan de buenas razones,
He tenido la noticia, Cuando se ven contrariados
Las señas son evidentes
En sus hechos y opiniones.
No hay engaño ni malicia. Dispénselo usted....
A mas ha estado á buscarme Jos. Juanita,
En casa la policia, Cuanto tu quierás haré:
Y si he logrado escaparme Olvidaré nuestra cuita,
No esto y libre todavia; Aun perdon le pedíré.
Y gracias que Don Adrian Me ha arrojado de esta sala
Luego el aviso me dió,
Sino consiguen su plan.
Como á un perro no hace rato;
Ha hecho incapié, ha hecho gala
Y dí, ¿tu padre salió? De su injusticia y maltrato.
JUAº. Hace poco. Mas nada de esto te asuste....
« Jos. ¿Y no vendrá? Es tu padre, lo respeto.
JUAº. Su costumbre es á las diez; Dueño es de hacer lo que guste:
No obstante bueno será Callaré, te lo prometo.
Que observes, por si tal vez.... JUAa. Yo no he temido jamas
Ros. Comprendo.... De usted por esto el desden.
JUAº. No vayas lejos;
Jos. Se acabó, no hablemos mas
Allí no mas, en la puerta. Sobre este asunto, mi bien.
Ros, (Buena hora es para consejos.) Pasemos á lo que irmporta,
Dame Juanita un abrazo....
Mli visita será corta....
ACTO SEGUNDO.

Despues tal vez un balazo.... No, Don José, no se mueva,


JUAº. ¡Que dice usted No se vaya usted de Lima:
Jos. Sí, juanita; Deseche usted, no dé ànza
Es mi suerte tan aciagá, A ese rencor que lo anima,
Que puede que esta visita Y que á mí no mas me alcanza:
Sea la última que te haga. A mí sola que reclamo
JUAº. Pero como....! Su apoyo y su proteccioli,
Jos. De aqui á un rató A mí, Don José, que lo amo
Me voy párá Miraflores, Con todo mi corazon.
Que allí de reunirme trató Si usted se ya y me abandona
Con nuestros libertadores.
Y con ellos al mezclarme
En mis conflictos actuales,
¿Donde hallaré una persona
Llevo, Juanita, la idea ue se duela de mis males?
De ayudarlos al desárme, ¿Tendrá usted valor bastante
De esta perversa ralea Para abandonarme as?
De inmorales oligarcas, ¿Y se llama usted mi amante?
Que con oro del Estado ¿Y es usted quien piensa en mí?
Han rellenado sus arcas, Pero ay! Don José, mi queja
Y tan frescos se han quedado. Ya lo conozco, es inútil.
De esta turba de mandones, Se marcha usted y me deja
Hijos del dolo y del crímen, Cuando me puede ser útil.
Que con sangre y proscripciones Pobré de mí! no, jamás,
A sus hermanos deprimen. Nunca me ha querido usté....
De esos que á la patria mia Yo merezco muchó mas....
Escarnecen y destrozan, Hace usted bien, Don José.
Y en su doliente agonia Jos. Juanita, mí bien, no llores;
Como caribes se gozan. Mira que tu tierno llantó -

De esos, en fin, que en el mundo Aumerita mis sin sabores.


Han presentado al peruano Bien lo sabe el cielo santo,
Cubierto de un lodó inmuñdo Juanita: mis juramentos
Y postrado ante un tiramó. Están peremnes aquí:
JuAº. ¡Que escucho! ¡Válgame Dios! Tuyos son mis pensamientos,
¿Usted ha perdido el juicio? Y á nadie amo sino á tí.
¿Quién lo violenta á ir en pos El recuerdo solamente
De tamaño sacrificio? De que vivo en tu memoria
Si fuera usted militar, Es mi placer mas ferviente,
Eso ya claro se ve; Es mi consuelo, mi gloria.
Pero quien lo ha de apoyar ¿Y que será cuando en lazos
De otro modo, Don José? Que la religion permita,
No lo habia á usted creido Pueda estrecharte en mis brazos
Partidario tan ardiente: Como mi esposa, Juanita?
Yo siempre lo he conocido ¿Dices que no te amo? ¡ah!
Docil, humano.... prudente. Que injusticia! ¡Que delirio
Jos. Pero dime ¿á quien no exalta ¿Tu sabes cuanto martirio
La injusticia y la crueldad? Ese recelo me dá?
Ya la paciencia me falta ¡Que no te amo si un instante
Para ver tanta maldad.... Te falta, amiga, mi amor,
JUAº. Calme usted ese furor Que me escupan al semblante
Que á su perdicion lo leva; Como á un hombre sin honor.
Se lo pido por mi amor: JUAº. ¿Pero se va usted?
26 EL RESIGNADO

Jos. Lo exije Está Lima de correr,


Mi personal interés. Y no volverá ella mas
Dejarte sola me aflije; Cuanta mentira circula!
Pero, mi amiga, lo ves. ¡Que noticiones se dan
¿De qué te puedo servir Cuanto chisme, cuanto enredo,
Cuando me han puesto incapaz Inventa aquí cada cual,
De verte, y aun de salir Por poner en ejercicio
Mostrando mi propia faz? Unos su lengua mordaz,
Por esto me he disfrazado Y otros por mover las masas
Con esta barba postiza Para matar y robar
Para hablarte, aunque de prisa Ya entran dos mil montoneros
Como ya te lo he anunciado Reunidos en Chancay,
JUAº. Pero, Don José, como esto, De Pativilca y Barranca,
No ha de durar.... Y de Supe y de Sayan.
Ya Castilla con sus tropas
ESCENA VII. Acampa en el Naranjal,
Y cuando salga la luna
DICHOS Y ROSA. Atacará la ciudad.
Ros. Que diablural Ya las fuerzas de Bermudez
Ahí viene. Se han situado aquí no mas,
JUAa. ¿Quién, Rosa? Y están tomando resuello
Ros. Presto.... Para seguir para acá.
Que es el señor. Ya baja por Pachacámac
JUAº. Esto apura! La division de Beltran,
¿Y qué haremos? Trayendo mil prisioneros
Ros. Yo no sé. Hechos en Lunahuamá.

JUA. ¡Ah...! ya estoy... en este cuarto. Ya se pronuncian las tropas


Ros. Vamos, pronto, Don José. Que vinieron de Huaraz,
JUAº. Entre usted, por Dios. Y Echenique entre dos fuegos
Jos. Yo parto. No tiene mas que espichar.
JUAº. No, no, entre usté. Ya Guarda está derrotado,
Ros. Prontito. Ya Pezet no come pan;
Ya á Flores lo tiene oculto
JUAº. Por la vírgen!
Jos. Te doy gusto. En su celda el Padre Gual,
Y ya, en fin, todo el ejército
ESCENA VIII. Se lo llevó Barra bas,
Sin que haya quedado un hombre
JUANITA Y ROSA. Que nos lo venga á contar.
Ros. Hemos caido en el garlito. Que barullo, Santo Dios!
JUAa. ¿Qué habrá sucedido, Rosa? No lo formarán igual
* Ros. Yo, niña, no lo adivino. Ni todos los diablos juntos
JUAº. Volver tan pronto.... Con su horrendo guirigay.
Ros. Esta es cosa, Sin embargo sus autores
Señorita, del destino. Con su fin no se saldrán,
Porque y a está prevenida
ESCENA IX. Con tiempo la autoridad,
Y ya recorren patrullas
DICHOS Y DON ATANACIO.
Por toda la capital,
ATA. Esto es una babilonia! Y serenos, y gendarmes,
Un laberinto infernal! Y piquetes, y demas
ACTO SEGUND ().

Que activos y vigilantes El ejército faccioso


Cuidan del órden legal. Hecho polvo quedará,
Los bribones.... Y entonces sin embarazos
JuAa. (¡Oh, Dios mio) Recobrarémos la paz,
ATA. Algo sacan, es verdad, Y el brillo de nuestras leyes
Porque nos dan unos sustos.... Opacado tiempo ha.
Cuando mas media hora habrá
Que estando allá en mi tertulia
Con toda tranquilidad, ... º
EsCENA XI.
Se levantó por la calle DICHOS Y ROSA.
De repente bulla tal
De tiros y .... que sé yo! Ros. Aquí está la llave.
Que al instante, en un tris-tras, ATA. Bueno.
No quedó una puerta abierta Anda.... cierra....
En toda la vecindad.
La tertulia, por supuesto, ESCENA XII.
Se dispersó aquí y allá,
Y cada hijo de su padre, D. ATANACIO Y JUANITA.
Por fuerza ó por voluntad,
Tuvo que tomar la ruta ATA. ¿Y Don Adrian?
Que le convenia mas. ¿No ha venido?
Yo me he venido á mi casa, JUAº. No, señor.
Y creo que no será ATA. Que Don Adrian
Desacertado, Juanita, JUAº. Me parece
Cerrar la puerta. Que vo y el alma á exhalar.)
JUAº. Bien.... ¿cuál? ATA. Es mi cuñado, á su modo,
ATA. La de la calle. Un pansista si los hay.
JUAº. Está bien. Eso sí, muy honradote,
(Que martirio) Y consecuente, y leal.
ATA. Anda tu allá, Mucho lo estimo, aunque á veces
Y trae la llave. Me hace saltar y brincar
ROs. Corriente. Predicándome sermones,
(Esto lo veo muy mal.) Cuya exelente moral
Seria muy provechosa
ESCENA X. Allá en los tiempos de Amat.
JUAº. (Que ansiedad!)
D. ATANACIO Y JUANITA, ATA. No tengas miedo,
Todo es bulla y nada mas. -

ATA. Nunca es malo precaverse Es muy cierto que al principio


De cualquier casualidad. Sorprende la novedad,
¿Qué tienes? Pero luego.... ¿Ya cerraste?
JUAº. ¿Yo? nada.... nada.
ATA. Te siento así.... -

JUAº. Es natural.... EsCENA XIII.


El recelo.... la zozobra.... DICHOS Y ROSA.
ATA. Tienes razon; pero ya
No durará mucho tiempo Ros. Sí, señor.
Esta vida antisocial. ATA. Muy bien está,
Quizá el dia de mañana, Así estaremos seguros,
O pasado á mas tardar, Dame la llave.
28 EL It ES & NADo.
Ros. Catay. ATA. Rosa....muchacha...:
ATA. Vamos ahora.... Ros. Allá vá.
Ros. No hay cuidado. JUAº. Anda, Rosa, anda por Dios,
ATA. (A ver como trabajar No venga aquí. -

Cierto artículo que tengo Ros. ¡Qué embromarl


En infusion.)
Ros. (Ya saldrá.)
ES CENA XV.
ATA. Me parece que el tintero
Está en este cuarto....
(Dirigiéndose al cuarto en donde está es D. JOSE y JUANITA.
condido l). José.)
JUAº. y Ros. ¡Ah!! JUAº. Don José, váyase usted
ATA. Pero no.... ahora recuerdo No nos espongámos mas.
(Volviéndose y dirigiéndose á la otra puer- A dios, pues.... Adios.
ta por donde entrará),
Que no esta aquí, sino alíá. Jos. Juanita,
Bien mio....no se que imán
ES C , , A XIV. Me retiene....
JUAº. No me olvide.
JUANITA Y R0SA, Jos. Olvidarte yo jamás,
Solo con la muerte.... Adios....
Res. No gana una para sustos. Qué ideal
JUAº. ¡Ay, Rosa! JUAº. (Dios de hondad!)
ROs. Me ha hecho rezar Jos. Oye; cuando alzes la vista
La magnífica, el trisagio, A la mansion celestial,
Siete credos.... Contempla que allí algun dia
JUAº. Pero.... Nos debemos encontrar
Ros. No hay Para nunca separarnos.... -

Cuidado. JUANº. ¡Ay! Don José, por piedad...


JUAº. Pero, mi amiga. Jos. En fin, pide á Dios Juanita,
Ros. Que muleta. Ya saldrá. Que á ti Dios te escuchará,
La puerta ha quedado abierta. ðue en los riesgos inminentes
JUAº. Mil gracias! Que pronto voy á arrostrar
Ros. Señor galan, Guarde mi vida que es tuya,
Puede usted salir si gusta. Tuya sola, ángel de paz,
JUAº. Rosa.... Rosa. Tuya....
Ros. Para a trasl JUAº. ¡Qué persiste usted....?
Lo que importa es que se vaya. Jos. En ir al campo a pelear
Si, Juanita, dentro una hara
ES CENA XV. Estaré sin falta allá,
Y entre el fragor del cembate
DICHos y B, J9SE. Y gritos de libertad,
Tu nombre, solo tu nombre
Jos. Por darte gusto no mas,
or complacerte, Juanita,
M lábios repetirán.
JUAº. Don José
He consentido.... Jos. Nada me digas,
Ros. Ya, ya; Porque nada avanzarás.
Vamos, pocos chicoleos; Me marcho, mi honor lo exije
Un abrazo, y á volar. y nuestra felicidad. -

ATA. Rosa! No hay mas tiempo, amiga mia....


ROs. Esta es otra Adios, pues; no hay que llorar.... ,
JUA. ¡Hasta cuando Un abrazo: no te afijas,
ACTO SEGUNDO, ¿9
Mis lábios repetirán. No, señorita, eso no:
JUAº. Don José El que se vá que se vaya:
Jos. Nada me digas, Nunca capitúló yo
Porque nada avanzarás. Con jente de mala laya:
Me marcho, mi honor lo exije Quien se murió se murió,
Y nuestra felicidad. A Y lo digo: al que se vá - - - -

No hay mas tiempo, amiga mia.... No hay mas que hacerle buen jesto;
Adios, pues; no hay que llorar.... Si él es fino volverá, -

Un abrazo....No te a fijas, Sinó á rey muerto rey puesto.


Que todo se compondrá. ¡Pues no faltaba mas Gua
Adios, a dios, vida mia. -
Pero usted niña no tiene
JUAº. ¡Qué destino tan fatal Porque tragar ese acíbar,
Que Don José se mantiene
ESCEN A XV . Dulce siempre como almíbar,
Y tanto vá como viene.
JUANTA Y ROSA: ¡Qué díablo me iba olvidando
Que dejé junta la puerta,
Ros. ¿Se fué? - Y por estarme charlando
JUAº. Si, Rosa, se fué: Se iba á quedar así abierta....
Sin piedad de mí se aleja... Y sabe Dios hasta cuando.
Quizá ya no lo veré; Voy á correr el cerrojo.... , ,
Pero si este mundo deja Pues, casi hago un disparate....!.
Yo pronto lo seguiré. Y el viejo que tiene antojo
Ros. Qué odioso presentimiento De tomar hoy chocolate. -

La acongoja, señorita! amos, vamos, no hay enojo.


Bote usté ese pensamiento, ¡Don Adrian....!
Que lo que ahora necesita
Es quietud y no tormento. E3C SNA XVIII.
JUAº. Rosa, muy fácil parece
Con el dolor conformarse Dicios y DON ADRIAN.
Cuando en el pecho no crece;
Mas siquiera con quejarse A DR. ¿Adonde bueno?
Se conforma el que padece. Ros. Salia á la puerta un rato.
Déjame pues desahogar ADR. No salgas.... Ven para acá.
Mi afljido corazon: Juanita ¿ y Don Atanasio?
Déjame, Rosa, llorar: JUAº. Está adentro. -
Si reprimes mi afliccion AD R. Me parece
Me vas, amiga, á matar. Que hay novedad en el barrío.
Ros. Caramba! ¿no es candidez JUAº. ¿Y por qué? -

Que se entregue usté á la pena AD s. Porque aquí cerca .


Por un hombre? ¿pues es buena! Hay soldados apostados.
Y yo que he perdido diez, JUAº. (A y cielos si lo habrán visto)
Míreme usted tan serena. ADR. Y sabes que estoy pensando,
JUAº. Rosa, no me hagas reir Que el golpe es en la otra casa,
Con tus simplezas. C) en esta.
Ros. Cabales. ROS. ¡Para los diablos!
¡Yo me habia de morir JUA". En casa! ¿y por qué?
Porque los tales por cuales AD R. Quien sabe,
Se fueran sin despedir Pero yo lo he maliciado,
A otra parte con sus reales Porque al pasar junto á ellos
18
4)
•) EL RESIGNADO

Me vieron de arriba abajo, TEN. Chito vamos empezando


Y oi que uno dijo: no es él. El rejistro. Señorita,
Ros. (De esta si que no escapamos 1) ¿Y la llave de ese cuarto?
JuAº. Tio, ¿no oye usted? Ros. Yo....La llave....no sé....
AD R. ¿Qué cosa? TEN. Entonces
Ros. Si, señorita, oigo pasos.... Se echará la puerta abajo.
A DR. Si.... si.... allí vienen. Ea, muchachos.
Ros. - Jesus! ADR. Señores,
¡Válganme todos los santos ¿Qué tropelia, que escándalo
Es este?
EsCENA XIX. TEN. Quite usté allá
ADR. Pero mire usté....
DICHos, UN TENIENTE DE PoLICIA, y CUA TEN. Amarrarlo!
TRO ó SEIS SOLDADOS. ADR. ¿ º mí?
JUAº. Y Ros. Pero, señor, él no lo hace..
TEN. Uno á cada puerta. Vivo TEN. Bien.... bien....
Y nadie salga. Cuidado!, JUAº. Y ROS. Oiga usted....
¿Donde está el dueño de casa? TEN. Dejarlo.
JUAº. ¿Se le ofrecia á usted algo? JUAº. Gracias. -

ADR. Caballero, lo valiente T, N. Que no salga ese hombre.


No quita lo cortesano. SoL. Atras l
Vé usted señoras aquí.... (A Don Atanasio que va á salir de su cuarto.)
ATA. ¿Qué es esto? ¿En mi casa
TEN. Dejémonos de premábulos.
Yo no he venido á gastar Por qué se me impide el paso?
Mi saliva en arrumacos, TEN. Que pase.
Sino á cumplir mi deber.
¿Lo ha entendido usted? mas claro, ESCENA XX.
Tengo que hacer un rejistro
En esta casa.... DICHOS Y D. ATANASIO.
Ros. ¿ \ qué santo?
TEN. Silencio Voy al momento ATA. ¡Qué es lo que veo!
A comenzar á efectuarlo. Digan ustedes canario!
ADR. ¿Y la órden? ¿Qué hacen aquí? ¿Quienes son?
TEN. La tengo. ¿Por donde diablos entraron?
ADR. A ver. ¿Qué es lo que quieren?
TEN. Es verbal. TEN. Silencio
ADR. Pues en tal caso No nos hable usted tan alto
No podrá usted.... Que no somos sordos.
TEN. ¿Como es eso? ATA. Pero....
AD . La casa de un ciudadano TEN. ¿Es usted Don Atanasio
Es un asilo invio, ble, De Robleda?
Y nadie sin un man dato "TA. Si, señor,
Por escrito.... Y Gainza, y Avendaño,...
TEN. ¡Qué vejeces TEN. Bien, bien señor de Robleda,
No parece usted peruano.... Pues yo es o y comisionado
Por último, puede usted Para sacar de aqui preso
Hacer esos alega tos A un tal Don José Tamayo.
Al gobierno.... ATA. Ese hombre no vive aquí.
ADR. Si, señor. TEN. Pero aquí se halla asilado.
¿Y por qué nó? los haré....? ATA. Eso es mentira.
ACTO PRIMERO, 131

TEN. Veremos. Como no se lleven algo,


Entonces no habrá embarazo Asi, como dijo el otro,
Para que rejistre. Al descuido y con cuidado...!
ATA. No. ADR. Qué hombres tan inconsecuentes!
TEN. Si usted permite..... Pero por fin tales actos
ATA. En el acto.... Le servirán de esperiencia,
No me opongo.... pase usted.... Para que sea mas cauto
¿Pero por qué parte entraron? Con la amistad engañosa
¿No mandé cerrar la puerta? De la jente de palacio.
TEN. Olal aqui hay gato encerrado.) Pero ¡qué ha de escarmentar!
n
ATA. Pase usted... Entren, rejistren... Será tambie como tantos
Si señor, cuarto por cuarto. Que vagan por esos mundos,
Vaya, empezemos por este Que aunque les tiren con barro
Ya verán su desengaño. A la cara los que mandan,
Siempre serviles y bajos
ESCENA XXI. No cesan de hacerles fiestas,
Y de verlos y adularlos,
¡Miserables! Tal conducta,
D.ADRIAN. JUANITA, ROSA Y DOS ó CUATRO
SOLDADOS QUE GUARDAN LAS PUERTAs.
No inspira otra cosa que asco.
ADR. ¿En qué vendrá esto á parar? JUAº.(¡Ay, Rosa, amiga, esta puerta..!)
Pues está gracioso el pago Ros. (Le diré que cerré en falso.)
Que le dan á este pobre hombre ADR. Sin duda que este rejistro
Por su lealtad y entusiasmo. Lo origina.... está muy claro,
Ahora lo que falta es, Un chisme.... alguna calumnia
o
Alzada á Don Atanasi
Que lo lleven maniatado
A la Intendencia, y que luego Con el único designio
Como quien embarca un fardo, De inferirle grave daño.
Me lo manden á Valencia, Triste, sensible es vivir
En medio de esos malvados
Ó al Chocó, ó á Valparaiso.
Qué mundo este y así el hombre Que hacen con la honra del projimo
Se ciega y engríe tanto. Un vil y perverso tráfico,
Sin tener temor á Dios
ESCENA XXII. Ni ningun respeto humano.
Y mucho mas doloroso
DICHOS, D. ATANASIO, TENIENTE Y soLDADos Que los mismos mandatarios,
TEN. No hay nadie. Estimúlen y fomenten
ATA. ¿Lo há visto usted? A esa caterva de zanganos,
Yo no abrigo perdularios Con premios y recompensas
En mi casa....Soy amigo Que gravan sobre el Erario.
Del gobierno.... y sin embargo Con semejante sistema
No están libres ni los santos;
Se me ultraja de este modo.
Por acá.... por acá. Porque para merecer
TEN. Vamos, El estipendio pactado
Mentirán esos bribones,
Adelante.
Y enredarán mas que el diablo.
ES CENA XXIII.
ESCENA XXIV.
D. ADRIAN, JUANITA, ROSA y DOS ó TRES DICHOS, D. ATANASIO, TENIENTE Y soLDADos
SOLDADOS.

Ros. Bueno vá esto! ATA. Ya estará usted satisfecho,


32 EL RESIGNADo,
Caballero: ha rejistrado
Hasta el último rincon Se ha sorprendido que ustedes
De mi casa; un solo rastro
Hayan venido buscando
A esta casa á una persona
No ha hallado usted, ni un indicio Que en ellas no se ha ocultado.
De lo que se me ha imputado.
Ha hecho usted mas todavia: ADR. Juanita, no te acalores.
Ha amenazado á mis criados.
En el tiempo que pasamos
No es estraño se cometan
Y les ha ofrecido premios Estos actos arbitrarios.
Para que acusen á su amo, y ojalá que en adelante
Y todo esto sin mas órden,
Sin mas nota ni mandato
No se practique otro tanto,
Que su dicho.... Está muy bien.
Pues nuestra patria parece
Condenada á estos escándalos
No me he opuesto á este atentado Mi conciencia está tranquila:
Con la fibra que debia Yo á nadie he perjudicado:
Como honrado ciudadano, Y el Gobierno no será
Porque no digan que estoy Tan injusto y temerario,
En relacion ó contacto
Que castigue á ningun hombre
Con los enemigos; pero Solo por informes falsos.
Yo entablaré mi reclamo, Podemos marchar, señores.
Y juro no descansar ATA. Deténgase usted; yo salgo
Hasta optar el desagravio. Garante por el señor....
TEN. Quéjese usted como guste, Respondo por él.... Lo afianzo....
A mí no me importa un rábano, TEN. ¿Y
G, á usted quién lo garantiza?
Soy mandado, y sobre todo ATA. Cuanto tengo y cuanto valgo;
El gobierno que está al cabo Mi palabra sobre todo.
De cuanto pasa, sabrá TEN. Por último, yo no me hallo
Quien es bueno y quien es malo. Con facultades...;... Marchemos.
Vamos, conduzean á ese hombre,
ATA. Alto, caballeros alto!
(Por D. Adrian.) Deténganse ustedes.
Y alerta no vuele el pájaro. TEN. Como!
ATA. ¿Qué va usted á hacer? Pues si se mete el diablo
TEN. Mi amigo, Me lo llevo a usted tambien.
Yo sé muy bien lo que hago. ATA. ¿A mí?
El señor es sospechoso, TEN. A usted.
Y debe ser presentado ATA. Bueno.... vamos.
Al Gobierno en el instante,
Quien oyendo sus descargos TEN. Quite ustedt
Dispondrá de su persona.
ATA. Pero el señor es mi hermano.... ESCENA XXV.
TEN. Y tambien tiene la culpa
De que el reo haya fugado. D. ATANACIO, DOÑA JUANITA y ROSA.
Aquientró antes que nosotros;
uando nos vió apuró el paso,
Y claro está que él ha sido ATA. Pillo! insolente
Quien dió el aviso.... Faltarme así...! ¿Por San Pablo,
ATA. Eso es falso. Que si lo dejan impune
JUAº. Dispénseme usted, señor, Me hago revolucionario
Usted está equivocado. Ya esto no puede aguantarse....
-

Trae mi sombrero, mi palo,


Mitio no nos ha dicho Me voy á donde el Prefecto
Ena palabra, al contrario A demandar á ese bárbaro,
ACTO SEGUNDO. 138
Y á que ponga en libertad ACTO TERCERo.
A Don Adrian. Ten cuidado
Con la puerta. Pronto vuelvo.
ESC ENA I.
ESCEN Á XXVI.
D. ATANAso.
DOÑA JUANA y ROSA. (Paseándose desasosegado.)

Yo no sé que desazon
Ros. Señorita, hablemos claro: Desde anoche esperimento....
Esto va á tener mal fin; Tiros...! cabal...! tiros son.
Estar aquí ya no puedo, (Suenan tiros de cañon á to lejos has
Pues si un dia mas me quedo ta el fin de la escena.)
Habrá la de San Quintin. Y hace rato que los siento
Que aguante el demonio al viejo De fusil y de cañon.... -

Si descubre estas maromas! Dios mio! y Van en aumento.


Y yo no estoy para bromas Pues, señor, ya la batalla
En que peligra el pellejo. Comprometida se halla.
A usted no hay miedo se atreva,
Que es su hija, por mas que ruja; ¿Y de qué la lo el destino
Pero á mí, niña, me puja Inclinará la balanza?
Y me pone como nueva. ¿De cuál? del de Don Rufino,
Conque antes que nos ensarte Fácilmente eso se alcanza.
Como á cuy en asador, Fuera mucho desatino
Largarnos será mejor Manifestar desconfianza,
Con la música á ótra parte: Con tropas tan aguerridas
JUAº. Como! ¿qué dices? ¿te vas Y entusiastas y lucidas.
Viéndome así adolorida?
No, Rosa, no, por tu vida En opinion de la jente
No me hables sobre eso mas. Que entiende de artillería,
Contempla mi posicion No hay otra en el continente
Tan dificil y angustiosa. Como la nuestra en el dia.
Por Dios, no me dejes, Rosa, Y numerosa y valiente .
Tenme, amiga, compasion Como es la caballería,
Ros. Basta; no mas, señorita. Viéndola en aire de carga,
Me estaré en la casa un siglo, ¿Quién al punto no se larga?
Aunque venga ese vestiglo
Y me ponga como humita. Los facciosos han perdido
Fuí en el Tabor de usted toda Ademas tres batallones
Y lo seré en el Calvario: Que Guarda les ha batido;
No le hace, que lo contrario Y no faltan opiniones , D
Esté en mi tierra de moda. Que si hubieran concurrido
JUAº. Desde hoy quiero que te nom A ese acto un par de escuadrones,
Mi buena amiga, pues lo eres. (bres Terminado habria la farsa
Ros. Muchas veces las mujeres De Castilla y su comparsa.
Valemos mas que los hombres.
La fortuna, no embargante,
Como caprichosa y ciega,
Muchas veces á un pedante
O á un medroso se doblega,
34 E. RES (; NAI) ().

Y al mérito relevanfe, JuAº. Se oyen tiros.


Y al valor sus dones niega, ATA. Es verdad,
Mostrando así lo irrisorrio Mas ya no son repetidos.
De este mundo transitorio. JUAa. A y Dios mio, ten piedad
De mis hermanos queridos!
Pero en esta vez preveo, ATA. Vamos, ¿qué necesidad
Que á pesar de la fortuna, Hay ahora de esos gemidos?
Se nos queda el corifeo JUAa. (Pobre Don José)
De la faccion á la luna.... ATA. Que diablo!
Aun no cesa el tiroteo...;. Yo tampoco sé lo que hablo.
¡Y sin noticia ninguna...! JUAº. (Que será de él)
ATA. (Infelices!
pues, señor, la verdad neta,
Esta situacion me inquieta. ¡Tan muchachos)
JUAa. Si habrá muerto.

Y añada usted á lo dicho ATA. ¡Cómo Juanita ¿qué dices?


Que á mi ínocente cuñado ¿Tú sabes algo de cierto?
JUAº. Yo.... no.
Lo tienen en entredicho,
ATA. No te martirices.
Por darle gusto á un malvado; Todo es todavía incierto.
Y que llevan á capricho Dios querrá que no suceda
El mantenero encerrado,
Sin que haya empeño que valga Nada que alarmarnos pueda.
Mas si doblasen los cuellos
Para conseguir que salga. Como buenos y leales,
Mi bendicion va con ellos....
De ir hoy al campo trataba ¡Que se ha de hacer, son mortales:
A hablar con el Presidente,
Para ver si le ordenaba JUAº. Perdon, señor, para aquellos
A este señor Intendente.... Que nos causan tantos males! .
ATA. Nada, Juana, de perdon.
Pero quien diablo pensaba Anatema
Que ocurriese este incidente...! JUAº. ¿No oye usted?
Batirse casi sin luz ATA. Sí.... esto y oyendo.
Cosa es de hacerse la cruz.
JUAº. Que bulla!
ATA. Alguno que pasa.
Pero mi hija viene aquí. JUAº. Asómese usted, corriendo....
(Viendo para adentro.)
Vea usted, en esa casa....
Allí va un lancero huyendo
ES CENA II. Sin morrion y sin coraza.
Mire usted.... esos soldados
D. ATANASIO Y JUANITA. Sin armas.... van derrotados.
ATA. Esto es hecho.... voy al punto
e ATA. Juanita, ¿ya levantada, Para que alguno me esplique....
Y tan de mañana? JUAº. No vaya usted....
JUAº. Sí.... ATA. Aquí junto.
ATA. ¿Tienes algo? JUAa. No se esponga usted. -

JUAa. No.... no....mada. ATA. y JUAº. ; Repique !!


¿No ha cido usted? ATA. Pero á quien diablo pregunto!
ATA. ¿Qué cosa? dí. Mluchacha....
Te veo como asustada. (Voces adentro.)

JUAº. Sí... sí... ¿Qué se estan batiendo? Muera Echenique!!


ATA. No se.... pero así lo entiendo. JUAº. No ve usted.... no salga, no....
ACTO TERCERO. 13.5

ESCIENA III. Peor es esta incertidumbre....


Que un fusilazo en la sien.
DICHOS Y ROSA. ADR. Pues bien: todo se ha perdido.
accion concluyó á las seis.
Ros. Que gritos De las fuerzas del Gobierno
ATA. Perdió... perdió...! Terrible ha sido el revez,
(Voces adentro.)
¡Viva el General Castillal!
Y los campos de la Palma
Rojos de sangre se ven.
Ros. ¿Qué hay, niña? Echenique se ha asilado
JUAº. Perdió el gobierno. A donde el Ministro ingles;
ATA. ¡Que vergüenza! ¡que mancilla Muchos jefes y oficiales
Ros. Pues se fué Chenique á un cuerno. Se han asilado tambien,
ATA. Esto confunde, esto humilla y por distintos caminos
JUAº. ¡Que desgracia, Dios eterno Se ven dispersos correr.
ATA. Y para esto tanto afan.... El pueblo con la noticia
Tanto gasto....! Marcha á la plaza en tropel;
JUAº. y ATA. Don Adrian: Desarma la guarnicion
Que cede sin incapié;
ES CENA IV. Dá libertad á los presos
Que Echenique hizo prender;
DICHOS Y D. ADRIAN. Destroza las oficinas
Sin que le quede un papel;
ATA. Señor Don Adrian, por Dios, Y armado con los fusiles
Díganos usted, ¿por qué es Que ha podido recojer,
Esa bulla? ¿ese alboroto....? Va recorriendo las calles
¿Qué novedad puede haber? Victoriando á este y aquel,
¿A qué son esas carreras? Y buscando Echeniquistas,
¿Esos tiros....? Hable usted.... Sabe el cielo para qué.
¿Se ha dado ya la batalla? Esto es lo que está pasando.
¿Quién es el vencido, quién? Dios quiera cuanto antes traer
¿O acaso los montoneros A las tropas vencedoras,
Han logrado sorprendor Porque sinó la embriaguez
La guarnicion de la plaza, En qué, como es natural,
Y se han tomado el cuartel....? La plebe se ha de poner,
¿Acaso un pronunciamiento....? Nos causará mil disgustos
Ahora, dígamos usted, Y mil desaires tambien.
¿Cómo se halla en libertad....” ATA. Hijos mios, hijos mios
¿Ha fugado usted tal vez....? Ros. Jesus, Jesus!
Responda usted, Don Adrian; JUAº. Don José
Háganos pronto ese bien: ADR. Don Atanasio, ¿qué es esto?
Mire usted que es horrorosa El hombre debe de ser
La inquietud en que nos ve. Superior á las desgracias
ADR. Don Atanasio, yo siento Que Dios descarga sobre él.
Tener que hacer un papel Nunca se muestra mas grande.
Muy poco satisfactorio Jamás con mas sensatez,
Para el corazon de usted; Que cuando en la adversidad
Mas ya que usted me lo pide.... Firme y sereno se vé.
Y que lo creo un deber.... El que obra de otra manera
ATA. Nada de ambajes, al grano. No es hombre sino mujer,
Despache usted de una vez. Que de esta mísera vida
36 EL FRSIGNAD 69.

Conoce poco el baiben. Y qué vanos, que orgullosos


ATA. Traidores nos han vencido; Con ese falso oropel,
Mas lo veremos despues. -
Que ante los ojos del débil
Ros. Calle usted, señor, la boca. No mas muestra brillantez!
¿Con hablar que saca usted? Pero el dia de la prueba....!
Ya esto no tiene remedio....
A ll corno son se ven,
Se perdió.... ¡Qué hemos de hacer Estúpidos y cobardes,
Dios lo ha querido.... paciencia.... Y sin vergüenza y sin fé.
El sabrá muy bien por qué. Ros. Si se atan bien los calzones
Si lo oyen á usté en la calle, Hubiera sido al revez; -

Puede, señor, suceder Ya estariamos con ellos:


Que se meta aquí esa jente Santo donde te pondré.)
Que ahora anda sin ley ni rey, TA. ¿Y al partido de estos piezas
Y ejercite con nosotros Se pega un hombre de bien,
Su frenética altivez.
Esponiendo su reposo,
Yo ¿para qué? tengo un miedo Y su vida, y su interes....?
Que no puedo estar de pié. \ialdito sea el instante
ATA. ¡Que entren. ..! Que hagan lo que En que yo en tal cosa entré,
¡Vengan, vengan de una vez (quieran! Creyendo encontrar honor
¡Que me maten.... Aquí esto y .... En donde no hay rastro de él....!
Mejor, así no verés ADR. (Ahora apostrofa á los suyos,
La traicion entronizada, Y con justicia á mi ver)
Ni abatida la horradez.
ATA. Qué desolada, que horrible,
Si no están hartos de sangre Se presenta mi vejez!
Tomen la mia tambien, JUAa. Si mi respeto señor,
Y la de todos.....
Ros. ¡Caramba! Si el amor que tengo á usted,
Si mis sumisos cuidados,
Menos la mia. Pueden endulzar la hiel
ATA. Peor es
ue amarga su corazon,
Vivir siempre en anarquia, En nada repararé
Sin garantia y sin ley. Como contribuya....
¡Pobre patria....! pobre patrial ATA. Juana!
Cuantos males van á caer ¿Eres tu....? tu habias de ser
Sobre aquellos de tus hijos ¿Pobrecita....!Siempre aquí...
Que te han servido con fé! Ven, hija mia.... ven, ven:
Cuanto atraso, cuanto opr obio Abraza á tu pobre padre,
Para tu nombre tambien Perdona mi insensatez.
ADR. Dejemos que se desahogue; Con el dolor me olvidaba
Muy natural, muy justo es, Que tu eres mi hija tambien,
Ya le pasará. Mi consuelo, mi esperanza,
JUAa. Señor. ...
A i amiga constante y fiel,
.T A. Quien lo hubiera dicho ayer Y que vivir me es preciso
Con tanta fuerza....! ¡Por vida, Para tu dicha y sosten.
Que el chasco ha sido cruell Si tus hermanos han muerto,
¿Para esto aspiran al mando, Que Dios su gloria les dé,
Para esto quieren poder Y que....pero, ¿por qué lloras....?
Estos hombres que no saben Aljime mas.... esto es.... -

Ni siquiera el a-b-c? Jos mio! ¡ah! ¿por qué causa


iY qué guapos, y que sabios, Me ves con tanto desden....?
Uuando no hay riesgo, se creen! Por piedad, mo me los quites
ACTo TERCERo. 137
En un dia á todos tres! Y haga su gusto despues....
AD s. Vamos hermano.... Juanita.... Ros. (No canta mas al pespunte
Basta de lágrimas... ¡Eh! Un padre de la Merced.
Parecen ustedes niños Dice muy bien: el que gana
Que ahora acaban de nacer. Hasta santo del cielo es;
Y para este desconsuelo, Y el que pierde es hasta feo,
¿Cual es el motivo, pues? Y hasta borracho tambien.)
¿Que han perecido los chicos? ADR. La alternativa del mundo,
¿Y quién los vió perecer? Don Atanasio, es la que....
¿No pueden haber salido, (Voees.)
Como otrós muchos con bien, ¡Viva Castilla!
(Otras.)
Y aparecerse aquí luego ¡Que viva
A contarnos el revez?
ADR. ¿Qué es eso?
¿Acaso en una batalla Ros. Vamos á ver.
Todos muertos se caen? (Voces.)
De mil disparos que se hacen Muera la mazhorca!
Tal vez no se aciertan diez. (Otras.)
Ros. (De otro modo se metiera ¡Muera l
A militar Lucifer) ADR. ¿A donde van?
Ros. Yo no sé.
ADR. Por otra parte, si ha visto
La suerte con esquivez AD R. ¡Qué dia tan memorable!
A las tropas del gobierno, ATA. Yo jamas lo olvidaré,
Culpa de nosotros no es. Ros. Qué dejente.. Y aquí vienen...
(Voces.)
De dos partidos que chocan ¡Qué viva el pueblo
Uno al fin ha de perder. Ros. Acá ven....
Esto le tocó á Echenique: (Voces.)
Compadezcámosnos de él. ¡Que viva....! ¡Viva....!
Yo por mi parte así lo hago, ADR. (¿Qué fuera,
Aunque no se oculta á usted Que imbuidos por la beodez....?)
Que en represalia podria UNA voz. Adelante..... ... Al que se
Tratarlo con rigidez. Fusilarlo. (oponga
Pero es peruano, y los suyos OTRAs No hay cuartel
Son de esta patria tambien, Ros. Aquientran, señor, aqui entran...!
Y el gozarse en sus conflictos Que ibios nos saque con bien!
Cuando caidos se les vé,
Y el insultar su memoria
No nos dá ni honra ni prez. (ENA Y .
Por lo que hace al vencedor,
Muy tonto debe de ser DICHOS Y HOMíBRES DEL PUEBLO.
Quien no sepa la conducta
Que se ha de observar con él. (Vestidos y armados de diversas maneras, y algu-º
l)e Adan hasta nuestros dias
nos con botella en mano.)
Es ya artículo de fé,
Que el vencido es un cobarde, (Voces.)
Un ignorante, un infiel, Vamos adentro, muchachos.
(Otras.)
Sin justicia, sin derecho, Adentro
Sin rectitud ni honradez;
(Voces.)
Y que el que triunfa, ese impone ¡Qué viva el pueblo
A su pláceme la ley. - - - (Otras.)
Con que, piense usted sobre esto Mueran los Echeniquistas!
19
133 El , R ESIGN ADO

V oees.) HoM. 1.º Vamos, que se pierde el


¡Mueran l ... (tiempo
ADR. Por Dios, caballeros ADR, ¿Donde van con esos trastes....?
¿Así se atropella....? Ros. (De susto me salta el cuerpo)
HOM. 1.º Calle HoM. 2.º Quítese porque lo mato!
Esa boca el mazhorquero! (Voces.)
(Apuntandole con el fusil.) Abajo los mazhorqueros!
Hoy. 2.o Dale un tiro. (Otras.)
Hoy. 3º. No lo mates, Mueran los ladrones
(Otras.)
Yo creo que es de los nuestros. Mueran!
OM. 4. o Sigamme. (Voces.)
(A otros que lo siguen á las piezas interiores.)
¡Viva la libertad
-
¡Qué viva! Otras.
(Otras.)
ES CENA VI.
(Voces.)
DCHOS MENos Los Pocos QUE HAN sALID o DE Mlueran los consolidados!
- LA ESCENA. (Otras.)
¡Mueran!
ATA. Pero, señores.... Hom. 1.- Ande usted, so viejo.
Esta es mi casa....
hiOM. 1.º Marcelo, ES CEN A VII.
Ayuda por ese lado.
(Tomando la punta de un sofá para cargarlo.)
DICHOS Y D. JOSE.
HoM. 2.º Levanta esta, mesa, Pedro,
HoM. 3. º Carguémos estas silletas....
AD R. Miren ustedes. Que entrará con espada en mano haciéndo retro
ceder á los que iban á salir, los que deja
HOM. 1.º Silencio! ran los muebles esparcidos. .
HoM. 2.º Diga usted viva Castilla!
(Poniendole el punto.)
ADR. Yo no tengo impedimento Jos. A tras! infame canalla....!
Para hacerlo.... ¡Viva! Si.... ¡Atras....! O viven los cielos....
HoM. 1 º Hacer fuego.
No ha mucho rato que el pueblo HoM. 2.º Si! ¡Que muera!
Me sacó de carceletas,
En donde me habia puesto Hio M. 3. º Echeniquista....!
El gobierno de Echenique.... Jos. Sargento,
(Voces.) Que avance esa tropa.
¡Que viva, que es de los nuestros
ADR. Pero señores.... ESCE NA IX.
Hio 1. 1.º Mi vida,
- (A Juanita.) DC HOS.
Venga un abrazo....
HoM. 2º. Y un beso. Y un piquete de tropa que se colocará cerrando
la entrada y descansando sobre las armas.
ES CENA. V.
los 1. (biablo!)
DICHOS Y Los QUE ENTRARON A LAS VIVIEN oM. 2.º Vámosos de aquí....
DAs INTERIORES QUE SACARÁN RoPA Y TRASTEs. U)s. i Eli quietos.
Al que se mueva, lo mando
HoM. 4ºAl negocio... Vamos... vamos.. Fus ar en el momento.
(Voces.)
Que llega la tropa.... presto. ¡Viva Castilla!
(Suena música marcial)
HoM. 2.° A otra parte.... antes que joS. Si, viva,
(lleguen... Pero nunca ese guerrero,
ACTO TERCERO. 139
Que acaba de restituir HoM. 2.º Nosotros somos valientes,
A la patria sus derechos, Como el que mas, caballero,
Consentirá que á su nombre Y no una vez sino muchas
Se hagan inicuos saqueos, Henos dado pruebas de ello.
Ni se persiga ni ultraje Nosotros.... .
A individuos indefensos. Jos. Ningun valiente
HoM. 1.9 Estos son Echeniquistas, . Se jacta nunca de serlo,
(Voces.) Ni escarnece á su enemigo
Mueran, que mueran Cuando lo mira en el suelo.
Jos. Primero Al contrario, lo levanta,
Dejarán todos ustedes En su afliccion le dá aliento,
En este sitio el pellejo. Y respeta su infortunio
Asesinos....! Sin honor....! Aunque en crímen esté envuelto.
Cobardes.... ¿Por qué no fueron Así se porta un valiente
A los campos de la Palma Guerreando con extrangeros
A mostrar ese ardimiento? En defensa de sus lares;
¿Por qué contra el despotismo Pero cuando son los pleitos
No alzaron la voz en tiempo, Entre hermanos y entre amigos
Peleando contra el tirano Por estra vios domésticos,
Cara á cara, cuerpo á cuerpo? Entonces el vencedor
Y no que despues del triunfo, Estrecha contra su pecho
Cuando han pasado los riesgos, Al compatriota vencido,
Cuando ninguno hace frente Lo apoya y le dá consuelo;
Al ejército del pueblo, No lo ofende en su amor propio,
A busando del estado Ni le recuerda sus yerros;
Ó, mejor dicho, del miedo, Y si de él ha recibido
De que estan sobrecojidos Personales faltamientos
Los del partido deshecho, Los olvida, y los perdona
Tomando á la libertad Con noble desprendimiento.
En esos lábios protervos, Entonces su corazon
Y maldiciendo del robo Siente un dolor verdadero
Nada mas que por pretesto, Por el triunfo y la derrota,
Se abandoran al pillaje Porque en uno ú otro estremo
Y á toda clase de exesos. Quien pierde es siempre la patria
HoM. 1.º Usted, señor militar, Y los que ganan sus émulos.
Agravia atrozmente al pueblo, El que vá por otra senda
A pellidando cobardes No es hombre, ni es caballero,
A los que lo componemos. Y no merece otra cosa
Jos. El pueblo no lo componen Sino el mas alto desprecio.
Cuatro estúpidos y mecios, AD R. Bravo, señor Don José!
En una ciudad que cuenta Vengan esos cinco.... ¡recio....!
Cien mil almas á lo menos. Apriete usté....! Asi me gusta....
¿Cobardes les dije á ustedes? iVivan esos sentimientos
Pues me ratifico en ello. No mas ren cor, no mas odios;
Al que levanta el puñal Si ser felices queremos.
Para herir á un indefenso Jos. Pueden ustedes marcharse,
Se le titula cobarde; Fraccion ínfima de un pueblo
Y con doble fundamento A quien maltratan é injurian
Cuando se junta en pandilla Con tan vil comportamiento.
Para cometer el hecho, Aprendan de esos soldados,
40 EL RESIGNADO.

Que desnudos y sin sueldo Sin embargo, me complace


Han ararstrado peligros Que mis pequeños esfuerzos
De que casi no hay ejemplo, Hayan podido salvar
Por restablecer la paz De un peligro casi cierto
Y la moral de los pueblos. A ustedes.... y á otras personas
Ellos han sido en la lucha Que con toda mi alma aprecio.
Valientes hasta el estremo,
Y despues de vencedores ES CENA XI.
Muestran extricto respeto,
A la vida y propiedades DICHOS Y UN CRIADo.
De los mismos que vencieron.
Marchense ustedes, les digo: CRI. Buen dia... ¿Don Atanasio
Ustedes no son limeños; De Robleda...?
No lo son, porque ninguno ADR. ¿Qué hay de bueno?
Tiene en Lima ese manejo. CRI. Esta carta.
Los hijos de esta ciudad ADR. A ver.... Aguarda.
Son humanos, son sinceros, Tome usted.
Son generosos, son francos, ATA. Cielos, que veol
Y estiman en mucho precio Es su letra.... ¿Qué dirá....?
Su buena reputacion, Tiemblo....
Para esponerla un momento Ros. (Que nuevo embeleco
A los severos reproches Será este....! ¡Cuando diablos
De la ilustracion del tiempo. Saldremos de estos enredos!)
Eal fuera....! Dele usted ATA. Bendito seas Dios mio!
Paso á esa jente, Sargento. JUAa. ¿Qué será?
HoM. 1º (Guardate bien, porque Jjuro...), ADR. Segun su aspecto
HoM. 2º. (Si... sí... ya lo pillaremos.) Nada malo me parece.
Ros. (La noticia será buena,
ESCENA X. Como pascua tiene el jesto.)
ATA. ¡Ah! Don José Don José...!
D.ATANASIO, D. ADRIAN, D. JOSE, DOÑA JUA- Y o tal pago no merezco....
NITA y ROSA. rmita usted que lo abrace....
Me ha quitado usted un peso
Ros. (Que pico tiene, caramba! del corazon....
Y que buenmozo, y que tieso! Don Adrian: tome usted.... presto,
Hasta á mí.... Dios me perdone! Lea usted.... Que sepan todos
Pecado es querer lo ajeno.) Lo que á este joven debemos.
Jos. D. Atanasio....
ATA. Agradezco, ADR. «Amado padre y señor:
Señor Don José, el servicio «Considerándolo á U. estrenmamente
Que usted acaba de hacernos, cuidadoso por nuestra existencia, des
Y no pierdo la esperanza.... pues de la derrota que ha sufrido nues
Jos. Nada de agradecimientos, tro ejército en la Palma, nos apresura
Don Atanasio. mos á poner en conocimiento de U. que
ADR. Mi amigo, nos hallamos sanos y salvos, merced á
Nunca esperé de usted menos. los heroicos esfuerzos de nuestro amigo
Jos. Señores, yo no he hecho mas y condiscípulo Don José Tamayo; que
Que ser puntual al precepto mos arrebató en el campo de batalla de
Que Dios nos ha impuesto á todos, las manos de una partida de soldados
De ayudarnos y querernos. enemigos que se disponian á sacrificar
ACTO TER CI Re).

nos á su furor, y que nos ha conducido. Es casarme con la hermosa


con toda seguridad hasta su misma ca-Que reina en mi corazon.
sa, en donde nos hallamos; porque sien-Ella está presente aquí.
do las opiniones de U. tan conocidas ha Conoce cuanto la adoro;
creido que en la nuestra estaríamos es-Usted me dará un tesoro,
puestos. Estamos perfectamente aten— Señor, pronunciando el «sí.»
didos y consolados, y lenos de gratitud ATA. No me sorprende el anuncio,
por el notable servicio que debemos á Vas su voluntad no sé:
nuestro inmejorable y leal amigo. Nos Si ella quiere, Don José,
repetimos de corazon &º.» Con mil gustos le pronuncio.
ADR. Vaya, ¿qué dices Juanita?
Perfectamente...! Muy bien JuAa. Estando mi padre llano,
Vale, Don José, mas esto Don José, esta es mi mano.
Que alcanzar una victoria (Con cortedad.)
En medio de sangre y fuego. Ros. Parabienes, señorita.
Gócese usted, buen amigo, (Con lisura.)
JUAº. Tuya es siempre mi amistad.
En el beneficio que ha hecho, Ros. Don José.
Restituyéndole á un padre Jos. Mil gracias, Rosa,
Dos hijos que creia muertos. Ros. Pues señor, está la cosa
JUAº. Yo por mi parte.... Completa y sin novedad.
Jos. Juanita.
ATA. Pues bien, con mis simpatías
JUAº. ¡Ay! espresarme no puedo.... Y la bendicion de Dios,
Hablen por mí, ion José, Serán felices los dos
Estas lágrimas que vierto. uatro de muy pocos dias.
CRI. ¿La respuesta?
ADR. Vete, y dí º.
Jos.
Padre....!
¡Señor....!
Que por allá iremos luego. ATA. ¡Hijos, mios
Cuanto siento lo pasado
# SCX y Xi. Pero ¿qué hombre se ha librado
De cometer estra vios?
DICHOS, MIENos EL CRIADO. Jos. Quien piensa....!
ATA. Desde hoy prescinde
ATA. No puedo olvidarme, no: De toda cuestion política,
El recuerdo me avergüenza, Y aun al sarcasmo y la crítica
Y es preciso que me venza Su misamente me rindo.
Este dia tambien yo. Puede usted, pues, libremente
Como á mortal enemigo Emitir sus opiniones,
Hace poco traté á usted, Que no serán mis razones
Hágame, pues, la merced Las que le salgan al frente.
De perdonarme, mi amigo. Jos. No señ r, respeto aun
Y si puedo consentir Las que usted pueda abrigar.
En algo que le interesa, ATA. Ya yo no debo pensar
Hábleme usted con franqueza Sino en la dicha comun.
Que lo deseo servir. Hoy suc ó mi partido
Jos. En tal confianza, señor, En los campos de la Palma,
Voy á espresar mi deseo, Para la pública calma
Y que he de alcanzarlo creo Dios así lo habrá querido.
Nada mas, que por favor. Su voluntad sea acatada;
Mi exclusiva aspiracion, Yo me RESugNo con ella.
Mi idea, la mas preciosa, Creo que sigo la huella
42 E, L RES GNA DO.

Que á usted, Don Adrian, le agrada. Mande pues á los peruanos


ADR. Sí, hermano, y lo felicito que alcanzó la victoria,
Por tan patriótica idea. Mas sea para honra y gloria
ATA. El que quiera que me crea: De todos nuestros hermanos.
Me REs1GNo, lo repito. Ros. Y que cargue Belzebú
ADR. A! si todos se entregáran Con el que quiera mas guerra!
A este mismo sacrificio, ADR. Haya paz en esta tierra!
Que señalado servicio Jos. Señores, ¡Viva el Perú!
A su patria le prestarán

-)- 3:823 - 332 - .


9.E EA PEA,
«¿332 G3 cºgº

C0MEDA EN D0S ACTOS,

R: P.R.: ADA , TAI ROYP27 ICIPAl l3 03 & l. Es º l355.

«838-39, 334.

Da, BLASA. D. HL ARI0.


PETITA. D. JUAN.
CHEPITA. D. PEDRO.
RlTA.

La escena es en Lima.—La accion dura 6 horas.-Sala regularmente amueblada con balcon y


puertas laterales.

ACTO PRIMERO. En tu cara te dijeran.


PET. Que tenga mal gusto ó no,
- A nadie le importa un pito;
ES CENA I. De gustos nada se ha escrito,
Al menos que sepa yo.
PETITA Y CHEPITA. Si muchas de cuerpos buenos,
Que andan muy huecas por Lima,
PET. Habráse visto tal muela! Con esta tapanca encima,
Un capricho de la la ya! No la dan por medio menos;
Pues yo me he de poner saya, Si así su gusto se paga,
Sobre el muerto y quien lo vela. Si esto por lindo lo toman, O
CHE. Calla, niña. Que con su pan se lo coman
PET. ¿A quién no espanta Y buen provecho les haga.
Este molde? Yo quiero lucir los bajos,
CHE. No seas buena! Y el talle.... -

PET. ¿Acaso soy yo chilena CIE. Mira, que viene.


Para andar con esta manta? Per. Guá, niña! ¿y eso qué tiene?
CHE. Si de ellas muchas te oyeran Que oiga.... tendrá dos trabajos.
Hablar con ese disgusto, ¿No hemos sido la irrision
Que era estragado tu gusto De todos en la Alameda?
Y, A ) Mi E. , A PEG, A.

Cng. ¿Pero tú crees que ella ceda? PET. (Na Justita es pertinaz.)
PEr. Si no cede habrá funcion. BLA. ¿Qué hacen ustedes aquí?
Mle he de poner saya y munto No, nada bueno será.
O reviento de coraje! PET. Estábamos conversando.
¡Y sobre que es ese traje BI. A. Sobre alguna iniquidad,
El que á Juan le gusta tanto! Porque las mozas de hoy dia
Un E. A propósito de Juan. Maldito si saben mas.
¿Qué habrá sido de él, Petta? CIIE. No es nada de eso, mamita.
PET. ¿Mucho estañas gu visita? i3LA. entonces por qué no van
No tengas pena, pe rán. A quitarse ese vestido?
CIE. Vendrán ero qué..! ¿Yo digo? Las ocho acaban de dar.
PET. Chepita, tu mo rme engañas. Como se pasan la 3 horas
No es á Juan á quien estra fias, Yo que creí estar acá
Sino á Don Pedro, su amigo. A la oracion! ¡Ya se vé!
CHE. ¡Que mentira, Santo Padre! Se enreda una en conversar....
PET. ¡Ay, Jesus, y que santita! Y luego ña Sencioncita,
Echame aquí la babita, Que es tan viva, tan locuaz,
Por esa gracia, mi madre. Empezando con sus cosas
CHE. Yo no sé que haya malicia No tiene cuando acabar.
En un dicho, una lisoja.... Tuve que dejarla, al fin,
PET. Te perdiste de ser moja; En la esquina del portal,
Harías linda novicia. Con la palabra en la boca.
Vaya, fuera circunloquios Conque, ¿de qué hablaban, ah?
Y basta de hiprocresía; Estaban aquí en congreso....
Yo te he visto el otro dia CHE. De tiada, mamita.
Con él en tiernos coloquios; BLA. y!
Y que te tomó la mano, Como me duele este callo.
Y que en ella estampó un beso. ¿De nada, el? ¿Y tú, caiman?
Dí, ¿te enojaste por eso? PET. ¿Sabe usted lo que deciamos?
¡Disparate! Como hermano.... Que usted to nos quiere dar
CHE. Es un falso testimonio El gusto que nos pongamos
PET. ¡Ay, que brava! No tne comas. Saya y manto.
A º

CHE. Son pesadas esas bromas. BLA. ¿Nada mas?


PET. Anda, cárdida, á un demonio Ci3. Yo, no....
¿Querras tambien que te crea PET. Y que no somos
Que no has visto jamas hombres, Be Cádiz, ni Gibraltar,
Y que te asustan sus nombres? Mi alemanas, ni francesas,
CHE. Yo no digo que así sea, Sino limeñas....
Pero.... ¡Petita, por bios, BLA. Ajá!
-

Calla, que llega maná. ¿Y no decian ustedes,


PET. Oye: lo mejor será Así, por casualidad,
&ue no riñámos las dos. ue es muchísima isura
Quererme á mí gobernar,
Y que si tomo un gorrote,
O un látigo de puntal,
PETITA, CREPTA y D0ÑA BLASA. Les he de sacar del cuerpo
Ese diabólico afa?
ELA. Valgatue Dios, que empedrado! Atíte digo, cochina,
¡Si no se puede aguantar! Porque esta otra no es capaz
¡Y yo que tengo los pies...! E}e sacar esos cuentones:
ACTO PRIMERO. 45
No es como tú, así.... tan.... Que ustedes mo esten fiñendo.
Tú, que eres el pié del diablo, BLA. Eso es; muéstrarrie los diertes,
Le imbuyes eso no mas. Porque riño á esta muñeca:
Conmigo no hay vuelta y medial Conmigo no hay zamiacueca.
Sayita y mantito! ¡Oigá! HIL. ¿Pero qué hay? Antecedentes.
Pues sepan que por mi gusto BLA. Que ha de haber...!
No se los pondrán jamas. HIL. Eactracta, eartracta.
Sobre todo, ya no se usan. BLA. Que quiere lucir el talle
Gracias á Dios pasó ya Con saya y manto en la calle.
Esa moda en demoniada. Hil,. Pues que se ponga por aeta.
Hoy hay mas moralidad. BLA. Salgan con manta ó basquiñas,
PET. Pero, señora.... No paso por otro exámen.
BLA. Silencio HIL. Yo reproduzco el dictámen,
Y á su cuarto cada cual. Que han emitido las niñas.
A mí no se me replica: BLA. ¿Y en qué te fundas?
Tengámos la fiesta en paz. HIL. Me fundo;
PET. No tengo mayor consuelo Primero, en que soy limeño,
Sino que me he de casar Y en que no hay, contra tu em peño,
Para salir de esta casa. Traje mas lindo en el mundo.
BLA. Ya te oigo, si; no lo harás, Segundo, pero esto sea
Hasta que venga tu padre Sin que le cause sonrojo,
De Huánuco, donde está. En que tapadita de ojo
Por el correo de Pasco, Ninguna mujer es fea.
Que llegó el jueves no más, BI.A. Enfajínalas, eso es,
Me dice de un modo espreso Sí, eso es lo que las pierde;
Que tal es su voluntad, Simplezas de un viejo verde
Y me añade que hasta Corpus Que debe ir á San Andres.
No vendrá á la capital.
PET. Hasta Corpus Ese aire de taco....! ¡Vaya!
BLA. Hasta Corpus. Me pronuncio por la saya;
PET. ¿Y que yo espere hasta allá? Una rúbrica y laus Deo.
Veremos! -
BLA. Calla la boca, animal,
BLA. Aquí los dias No hables aquí de ese modo.
Te son siglos, ¿no es verdad? HIL. No hay remedio. Y, sobre todo,
Pues hasta entonces no viene. Es un traje nacional.
Y ahora he mandado llamar BLA. Y tambien lleno de amaños,
A Don Juan, para decirle Que encubre mil picardías.
Lo que en el asunto hay, HIL. De aquellas que encubrirías
Y para que mientras tanto Ahora treinta ó cuarenta años.
No parezca por acá, PET. (Tómate esal) -

Que aunque nadie me la pega HIL. ¿No es así?


Bueno es evitar el mal. BLA. Despacio con esas bromas,
Porque si por ahí las tomas
ESCENA III. Te vas á acordar de mí.
HIL. Dispense usted, Doña Blasa,
DICHOS Y D. HILARIO. Yo no lo dije por tanto.
BLA. No se pondrán saya y manto
HIL. Que diablo siempre gruñendo. Mientras yo mande en mi casa.
¿Y qué es lo que ocurre ahora? Es muy indecente, mucho,
No pasa aquí un cuarto de hora Para ellas ese vestido.
20
| 4 NA l) i E. M. E I, A HPEGA.

HIL. Dices bien, es mas lucido HIL. Y yo estoy demas aquí.


Ese otro de cucurucho, Hasta luego. Habrá simplona!
Que usan ustedes hoy dia,
Que las hace semejantes ESCENA IV.
A esas pobres vergonzantes
Que andan por la Compañía; DOÑA BLASA, PETITA y CHEPITA.
Ese que las pone á todas
Tan cor cobadas, tan rengas.... BLA. No le diera un torozon!
BLA. Mira, Hilario, no me vengas....
¡Que charlar sin son ni ton
HIL. Por cierto que hay lindas modas! P, T. (Eso muy claro que entona.)
Bien dice un amigo mio, BLA. Vaya, que ya es tarde, ¿Van
Y no vayas á creer que es A mudarse ropa, ó no?
Un cualquiera, es un ingles. CHE. Vamos, niña.
BLA. ¿Y que dice ese judío? PET. Vamos.
HIL. Que desde que ha decaido BLA. Yo,
La saya en esta ciudad, Esperaré aquí á Don Juan.
Nuestra nacionalidad
Casi, casi se ha perdido.
Por último, te aconsejo ES CENA. V.
Que des á tus hijas gusto,
Porque esto, Blasa, es muy justo. DOÑA BLASA.
BLA. Antes les saco el pellejo.
HIL. Mira: ni una bala roja Jesus, si es un basilisco
Hace fuerza á las doncellas; Esta muchacha. Y lo peor
Es necesario con ellas Es, que como es la mayor
Un cierto tira y afloja.... Me saca á la otra al barrisco.
BLA. Nadie me la pega, no, Es indecible, á fé mia,
Con disfuerzos, torciditos, Lo que andan. Me tienen seca.
Con pisotones, dichitos.... Si de la Ceca á la Meca
No entiendo de trampas yo. Se la llevan noche y dial
No me ha hecho Dios tan intonsa Al teatro, jueves y martes,
Como usted cree, Don Hilario. A fuegos, á procesiones,
HIL. Esto es muy extraordinario. Al comercio, á las sesiones,
BLA. ¿Te ries? Y que sé yo á que otras partes!
HIL. ¡Vaya una sonsal Y yo ¿qué hacer? como al cabo
BLA. Bien hecho, riete pues. Son unas niñas doncellas,
HIL. Por supuesto que me rio. Tengo que andar detras de ellas,
PET. (Está de perlas mi tio. Como se dice, de rabo.
Ya lo véremos despues.) Feliz se puede llamar
HIL. Oye, Blasa, las muchachas, La mujer que no tiene hijos,
Tapadas ó descubiertas, Aunque Dios le dé cogijos,
*Siempre nos ganan en puertas. Que estos nunca han de faltar.
BLA. Las haría mil hilachas, Rita, muchacha. Que plomo!
Si lo llegára á saber. Para lisas y pesadas
HIL. Y lo sabras, si te empeñas. No hay como estas alquiladas.
Las mozas hablan por señas, ¡Qué si son de tomo y lomo.
Y se dejan entender. Y con la tal libertad
¿No lo, hiciste nunca así, Está esta jente que chilla...!
Allá en tus tiempos, hermana? Dios se lo pague á Castilla
BLA, Yo hago lo que me dá gana. Que ha puesto así la ciudad
ACIO PRIMIERO.

ESCEN A VI. Pero he tenido que hacerlo


En fuerza de los deberes
DOÑA BLASA y RITA. De madre.
JUAN, (¿Qué será esto?)
Rir. ¿Llamaba usted? BLA. ¿Supongo que este señor
BLA. Mujer, si. No embaraza y que podremos
Jesus, y que negligencial Delante de él?
Ya no hay. demonio, paciencia PED. No, por mí
Para tolerarte á tí. No hay que incomodarse.
RIT. Una gana! Yo no me hallo JUAN. ¿Quieto!
De otra manera á servir. El señor es un amigo
BLA. Cuando no me has de salir De mi confianza y aprecio,
Con una pata de gallo! Y puede usted, Doña Blasa,
A que estado ha llegado una! Hablar sin temor.
¡Qué lisural Vea usté.... BLA. Me alegro
Y sin qué ni para qué, De saberlo.
Ni causa una ni ninguna. PED. Muchas gracias.
RIT. Por supuesto JUAN. (¿En qué parará este cuento?)
BLA. Basta, basta; PED. Pero usted dispensará,
No estoy ahora para riñas. Señorita, si le observo
Dí que salgan á las niñas Que á veces en las familias
Cuando acaben. ¡Ay, si es de asta! Existen ciertos secretos,
RIT. (Creerá esta vieja feroz Que no se deben confiar
Que soy carne acomodada)
(Yéndose.)
A un estraño. Esto supuesto,
Tal vez la bondad de usted
BLA. No hay mas, me deja plantada Disimula....
Si le levanto la voz.
BLA. No, Don Pedro;
Como está el tiempo caramba!
Y si esto mas se alborota,
Puesto que aquí su amiguito
No ha encontrado impedimento
De repente nos azota Para que usted nos escuche,
Una negra ó una zamba.
Yo tampoco lo hallo; menos
Si lo que aquí se va á ver Cuando el asunto no es
Nunca en la vida se ha visto.... Para andarse con misterios.
Está cerca el Ante-cristo
PED. Siendo eso así....
No puede dejar de ser. BLA. Pues, señor,
¿Quién es? Yo, Don Juan, mucho lo siento,
Pero ya usted ve....
ESCENA VII. JUAN. Señora,
¿Qué es lo que ocurre? Acabemos.
DOÑA BLASA, D. JUAN y D. PEDRO. PED. (¿En donde estará Chepita?)
BLA. Pues, como digo, lo siento;
JUAN. Muy felices noches. Pero usted debe contar,
BLA. ¡Oh! Señor Don Juan. Me alegro Mi amigo, en cualquiera tiempo
De ver á usted. Esta casa como suya.
PED. Mi Señora.... JUAN. (Quién demonios entiende esto!)
BLA. Servir á usted caballero. PLA. Por que, como usted bien sabe,
Siéntense ustedes. Todos aquí lo queremos,
PED. Mil gracias, Y tendremos mucho gusto.
BLA. Pues, señor Don Juan, yo siento En que nos ocupe....
Haberlo á usted molestado, JUAN Bueno;
fS NADIE ME LA PEGA.

¿Pero qué es lo que ha y, señora, Su querer con el ajeno.


Que hasta ahora nada comprendo? Amémonos mutuamente;
PED. (Pues al buen entendedor Tolerémonos nuestros yeros;
Pocas palabras.) No mezclemos la política
BLA. ¡Que haremos! Con los negocios domésticos,
Póngase usté en mi lugar. Y el Perú será dichoso;
¿No es verdad, señor Don Pedro? Pero si a caso queremos
PED. Quien lo duda, señorita. Meterle á punta de lanza
(Tu misma me das los medios A otros nuestro pensamiento,
Para entenderme con tu hija.) La desgracia será el fruto
JUAN. Pero, señora, acabemos, De tan temerario empeño.
Que ya falta la paciencia BLA. Se ha ido usted por la tangente.
Para tantos aspavientos. ¿No es verdad, señor Don Pedro?
BLA. Despacio. Siéntese usted. PED. Concedido, señorita.
Voy á esplicarme en un credo. (No soy yo mal consejero.)
Pues, señor; habiendo dado JUAN. Por lo que hace á mi familia,
Cuenta á mi marido luego, A mi conducta y mis medios,
De que usted me habia pedido Todo el mundo me conoce,
A Petita en casamiento, Y sabe que no trampeo,
Me acaba de contestar Que no engaño, que no adulo,
Que nada se haga sobre esto Ni soy ningun pordiosero,
Hasta que él no venga á Lima; Ni víyo á espensas de nadie
Porque quiere, y segun creo Sino á merced de mi esfuerzo;
No carece de razon, Y que si mis buenos padres
Informarse bien primero Duques ni condes nacieron,
Del oficio que usted tiene, Fueron honrados, señora,
De su conducta y su génio, Que es el título mas bello.
De su prosapia y familia.... BLA. Jesus, y que rascarrabias!
PED. (No es cosa!) Muy justo es eso. No me coma usted por eso.
BLA. De si ha sido usted amigo Yo creo que no es delito,
De Echenique y su gobierno.... Don Juan, que nos informemnos,
JUAN. Pero por Cristol señora, Si vamos á emparentar
¿Qué tienen ahora de nuevo Con un truhan ó un mata perros.
ylis opiniones políticas JUAN. Si yo fuera, mi señora,
Con el enlace propuesto? En esta tierra extranjero,
BLA. Tienen que ver, si señor; Usté, y su señor marido,
Porque es partidario ciego Me admitirian por yerno,
Del actual órden de cosas Sin mas recomendacion
Mi marido, y ni por pienso Que tener blanco el pellejo,
Querrá meter en su casa Aunque hubiera en mi pais
A un hombre, á quien llame el pueblo Sido un safio, un bandolero.
*Consolidado, ladron, Pero como, por desgracia,
lnmoral mazhorquero. He nacido en este suelo,
JUAN. Porque será, como muchos, Antes de entregarme á su hija
Un intolerante, un necio, Se me ha de poner por pero,
Cada cual de su opinion Que allá cuando era chiquillo
Es, Doña Blasa, muy dueño, Correteaba por los techos,
Y, en no haciendo daño á nadie, O que jugaba al choclon
Ninguno tiene derecho Con otros de medio pelo,
Para forzarlo á arreglar () que en mangas de camisa,
ACTO PRIMERO, 14)
Y del sol al resisterio, A tomar una medida,
En la acequia de mi casa Que mañana algun perverso
Buscaba los fierros viejos. Pudiera glosar....
BLA. Siéntese usted, que aun me falta BLA. Don Juan,
La portada del correo. No se alija nsted por eso.
Dice, pues, que mientras tanto En punto á honra, todos saben
No se arreglen los conciertos, Que yo no me chupo el dedo.
Nos haga usted el favor Vaya, doblemos esa hoja.
De no venir mas á vernos, No hay quien tenga atrevimiento
Porque el honor de su casa Para faltarme en mi casa,
Debe conservarse ileso. Y para engañarme, menos.
Aqui tiene usté á Petita. Se equivoca el que lo cree.
No estoy en Belen.
PED. (Veremos.)
EsCENA VIII.
BLA. Yo sé bien donde me aprieta
D0ÑA BLASA, D. PEDRO, D. JUAN, PETITA, y El zapato, caballero.
CHEPITA,
A mí nadie me la pega;
No soy mujer de estos tiempos.
PEo. Señoritas PEn. (Muy bien... Estamos conformes)
CHE. Caballeros.... BLA. ¿No es cierto, señor Don Pedro?
PET. (Que colorado está Juanl) PED. Tiene usted mucha rázon,
BLA. Vamos, menos cumplimientos. Y mi amigo, segun creo, - -

Siéntense ustedes. opina del mismo modo; º


PED. (Que linda Pero, hora está algo molesto. s

Está la chica) Acalorado....


BLA. Esto mismo BLA. Hace mal,
Que acabo á usted de decir No hay motivo para ello.
Lo sabe ella; y así espero PED. Cabal. Nada mas sencillo.
Que no se infrinja el mandato Como mujer de talento,
De su padre; mucho menos Quiere usted poner á salvo
Cuando no cierra las puertas De críticas y de enredos,
Al consabido himenéo, Su honor, el de su marido
Y cuando el plazo que exije Y el de sus hijas. ¿No es esto?
Se ha de pasar como el viento. BLA. Parece que usté estuviera
¿No digo bien? Leyendo mis pensamientos.
PED. ¿Quién lo duda? Nimas ni menos, así es.
CHE. (Como me mira Don Pedrol) PED. Señorita, mny bien hecho;
(Le hace señas para que repare en una car En la
casa donde hay niñas
ta que quieré darle y que le muestra á
hurtadillas.) Todo
cnidado es pequeño.
JuAN. Corriente. ¿Es decir, señora, Una madre debe ser
Que volver aquí no debo? Un lince.
BLA, Así parece. BLA. Eso, por supuesto.
JUAN. Pero antes, PED. Porque si no, una visita....
Como un deber considero El descuido mas lijero....
El pedir á usted que diga, La mordacidad, la envidia,
Si ha notado en todo el tiempo Y qué sé yo que otros cuentosl
Que yo visito su casa Las esponen á perder
Falta alguna de respeto, Su decoro y su concepto.
Algun desman de mi parte, BLA. Bien dicho, perfectamente;
Que pueda haber dado mérito Esto es ser un hombre ingenuo.
() NA DE ME LA PEGA.

PED Pero, señora Blasita. ¿No es así Don, Pedro?


BLA.
Nosotros, ¿qué no sabrémos? PED. Señorita....
BLA. ¿No oye usted, señor Don Juan, JUAN. Boña Blasa,
Lo que dice aquí Don Pedro? Yo no esperé jamas esto;
JUAN. Si, señora. Y si lo hubiera sabido....
PED. (Ha comprendido.) ¡Vive Dios...! Pero callémos.
(Durante el diálogo ha metido BLA. Aprenda usted de su amigo,
la carta, dentro del sombrero.)
Tan reposado, tan serio,
BLA. Pues ha hablado el evangelio. Y no que parece usted
CHE. No lo ponga usté ahí, señor. Un fosforo, un botafuego.
(A D. Pedro que pone el sombre" JUAN. (Nos podémos ir.)
ro en el suelo.) PED. (Aguarda)
BLA. ¡Qué toma tu ese sombrero BLA. Sea usted Don Juan mas cuero
Y ponlo sobre la mesa. PED. Si, mi amigo, es necesario
PED. No.... Está bien.... Hacer como hombre un esfuerzo,
B.A. ¡Eh! ¿En el suelo? Prestandote al sacrificio
PED. Permita usted....
Que Doña Blasa te ha impuesto.
CHE. Deje usted.... Tu honor mismo asi lo exije,
(Conduce el sombrero á la mesa;
saca la carta y la guarda con Y el de la hermosa que presto
disimulo.) Te coronará de rosas
PED. (Ya caistes en el anzuelo.) En delicioso himeneo.
BLA. El asunto es algo duro, Mira, hombre, de la esperanza
Señor Don Juan, lo confieso; Vive el amor, no hay remedio,
¿Pero qué lo hemos de hacer? Y mas se enciende su llama
Mas sufren otros, Cuando encuentra impedimentos....
PED. Muy cierto. Mas claro la privacion
CHE. (Voy á leerla y contestarla.) Es causa del....
BLA. Hola! ¿Niña, adonde bueno? BLA. Por supuesto.
CHE. Voy á mi cuarto, mamita, PED. Asi mientras mas esperes,
Que se me ha descocido esto. Mientras mas sufra tu pecho,
(Tocandose la cintura del traje. Mas dulces serán los goces
El dia que llegue el premio
ESCENA IX. BLA. Eso es.
PED. Vamos, calma, amigo,
DOÑA BLASA, DOÑA PETITA, D. JUAN y D. No se han de morir tan presto;
PEDR0. De aqui á Corpus.... Disparate!
El tiempo vuela. A cabemos.
BLA. ¡Qué inocencia de muchachal Ya está.
Le aseguro á usted, Don Pedro,
Que porque esta fuera así ESCENA X.
«Diera yo lo que no tengo.
¡Qué candidez Si es un ángell DOÑA BLASA, PETITA, D. JUAN, D. PEDRO y
PED. (Patudo.) CHEPITA,
BLA. Pero volviendo
A lo que decia á usted; CHE. Ya he escrito mi carta.
La cosa es dura, es muy cierto, ¿Como diablos se la entrego...?
Pero los dias se pasan, (La muestra á D. Pedro á ocultas.)
Señor Don Juan, sin saberlo, ! Ah buena idea!)
Y como al fin se ha de hacer.... JUAN. Por fin....
JUAN. Gracias, Está muy bien, me convengo;
ACTO PR. lMER (). 5

Mas juro.... -
ES CEN A X.
PED. No jures, hombre,
Que quebrantas el precepto. D0ÑA BLASA, DOÑA CHEPITA, DoÑA PETITA
JUAN. (Yo sabré lo que he de hacer.) D. JUAN, D. PEDRO Y RITA,
Marchémos de aquí, Don Pedro.
PED. Cuando gustes. PET. (No te olvides.)
PET. Voy, mamita, RIT. (Como, niña!)
En un momentito adentro PED. ¿Nos irémos?
A traer una cosa.... PET. (Que no te oiga el otro.)
BLA. Bien, JUAN. Vanuos.
Anda, pues. PET, (Anda.)
RIT. (Bien cayó este peso.)
PED. En fin, señora Blasita,
ES CENA XI. Tengo el honor....
BLA. ¿Donde bueno?
D0ÑA BLASA, PETITA, D. JUAN y D. PEDRO RIT. Aquino mas, á la esquina.
BLA. Mira que hay que hacer.
BLA. Hecha un veneno RIT. Ya vuelvo.
Está tambien. ¡Qué muchacha
Si tiene el diablo en el cuerpo. ES CENA XII.
PED. ¡Qué quiere usted....
CHE ¡Ay! mamita, D0ÑA BLASA, PETITA, CHEPITA, D. JUAN y
Y qué bonito pañuelo D, PEDRO.
Mírelo usted.
(Pasando por delante, y tomando BLA. ¿Con qué ya se van ustedes?
un pañuelo que sacará D. Pedro PED. Con no poco sentimiento,
para limpiarse el rostro, y en el
cual indicará a Chepita que le De mi parte, pues me privo
ponga la carta.) De estar con usted mas tiempo.
BLA. Deja, niña! El trato de usted, Blasita,
Dispensela usted, Don Pedro, Es tan fino, tan ameno,
¿No le digo á usted? si es candida. Que las horas son instantes
Vamos, Chepita. A su lado.
PED. No.... Quel BLA. ¿Lisongero!
CHE. Pero mire usted que bueno! PED. Mi corazon y mi lengua
¡Qué color! ¿Está marcado? Estan acordes sobre esto;
Cualquiera da cuatro pesos Y Dios sabe, amiga mia,
BLA. Precioso está.... Es muy bonito, Que no miento ni exajero.
PED. Ahi lo tiene usté. BLA. Favor que usted me dispensa.
BLA. Agradezco. PED. Un indeleble recuerdo
Que se le vuelva á usted de oro. Deja en mi alma esta visita.
Vaya, dale su pañuelo. BLA.
PED. (iQué instruccion
Mientras y que talento)
viva admiraré D
CHE. Tome usted.
PED. (Dándole el pañuelo
Tomelo y adentro la carta.) El
usted.... La tino
prevision, el injenio,
y la vijilancia
CHE. Gracias. Que le ha dado á usted el cielo
PED. Pero.... º Para gobernar su casa,
CHE. No, señor. Y conservar puro, ileso
BLA. Guardelo, señor Don Pedro. El buen nombre de que goza
PED. (Cayó al tuzon.) En todo Lima.
BLA. Agradezco.
.52 NA Ly , M. E l, A PEG A.

PED.Juro á usted que me haré lenguas Blasita, me equivoqué.


En todas partes sobre esto. Naciste cuando Gamarra. -

. BLA. Esta casa, y cuanto valgo BLA. De todo hace usted chicharra.
Es de usted, señor Don Pedro. HIL, Perdon, hermana, pequé.
PED. Gracias. (Se le han convertido ¡l tema de las mujeres
En sustancía los requiebros.) De querer ser siempre niñas !
JUAN. Señora á los pies de usted. BLA. Tu mo mas buscas las riñas,
Adios. Tan groserazo como eres!
BLA. Salud, caballero. HIL. Serán tus hijas entonces
PED. (Vieja mas candelejona! Por quienes vienen.
Cree que la amo cuando menos.) BLA. Ya escarbas!
HIL. Como tienen buenas barbas,
Y como no son de gonces....
BLA. Ahora tomalas con ellas.
DoÑA BLASA, PETITA,CHEPITA y D. HILARio. Eso es, destroza, asesina.
De tu lengua viperina
HIL. Pues, señor....Servir á ustedes. No escapan ni las doncellas.
Escucha tú ¿y esos niños HIL. No es á jugar cascaritas
Reparten aqui cariños, Cuando mózos así, Blasa,
Se meten en una casa
recopilan mercedes?
A las hijas ó á la madre, Donde hay muchachas bonitas.
¿A quien le forman la rueda? Van á tocar cierta clave,
BLA. A mi! ¿Quien será el que pueda..? Y à mover ciertos trevejos
HIL. Puede que á alguno le cuadre. Con que á nosotros los viejos
B.A. Yo no soy de esas, te engañas. Nos dan derrepente un cabe,
Tales pullas me encocoram. Ah! cuando yo era muchacho....
HIL. Hay ojos que se enamorán, BLA. Por mas que el diablo discurra,
Como dicen, de legañas. Nadie me la pega.
BLA. Quiente oiga tan en razon HIL. (Burra!
Creerá que, ya de madura, Le pegaria un cocacho)
Tengo un pié en la sepultura,
Y otro en un pan de jabon. ES CENA XV.
HIL. Y no lo errará tal vez.
Tu naciste.... DoÑA BLASA, D, uitº,
Y RILA.
PETITA, CHEPITA
BLA. Antes que tu.
HIL. Era virrey del Perú, BL A. Has las camas. -

En esa epoca.... Avilez RIT. Bien está.


BLA. El demonio Eso es, cabal.
Soy un vejestorio, un traste ESCENA. XVI.
HIL. Vaya que ya te picaste.
e. B.A. Se habrá visto tal por cual! DoÑA BLASA,D. HILARio,PETITA y CHEPITA.
No tiene mas en la boca
A toda hora: vieja, vieja. BLA . No me conoces á mi.
Vieja, pero no pelleja. PET. (¿Le diste el recado?)
HIL. Blasa, ¿qué te has vuelto loca? (A Rita at irse.)
BLA. ¿Ni cuando te he dicho yo RIT. (Si.)
Que nací el año pasado? BLA. ¿Me la pegan, eh? Ya, ya.
Seré mujer de contado; Buenos ó malos halajas
Pero vieja... Esos que has visto salir
HIL. Se acabó. Podrán Hilario, decir
Acro PRIA FRo. 153
Si yo me duermo en las pajas. Es una nota, un oficio
No llevan mala receta. Que el sueldo nos elimina.
Hil. Que no te se duerma el diablol. A mi tambien en la edad
BLA. ¿A mí? Como no! Yo no hablo, De las locas ilusiones,
Mi amigo, de paporreta. Me hizo echar muchos borrones
HIL. Eso mismo digen muchos, Esta imperiosa deidad, , , ,
Como tu llenos de viento, ¿Y á qué hombre en su mocedad
Y yerran que es un contento, No se le mueve la bilis
Y ensartan mil despapuchqs. En presencia de una filis,
PET. (Aprieta con los reproches.) Cuando los que peinan canas
HIL. Nada es mas fácil que hablar. Por Manongas ó Marianas
BLA. No me quiero incomodar: Aun remueven el busilis?
Vamos, niñas, buenas noches. ... Una cuestion he tocado,
HIL. (La señora va que pela) Que en mi concepto es mejor
PET. (Cuando saldré de este infierno) Que se rompa el borrador
BLA. Hablador mas sempiterno En el que la he formulada,
No se hallará ni con vela. . .. Desde que al árbol vedado
Treparon Eva y Adan,
EsCENA XViI. Hombres y mujeres van , , , ,
Por un mismo caminito,
D. IIILARIo. Y unos y otros,... Pero chito!
Queden todos como están,
Pues! Que te acusen recibo.
De fehaciente la dá
Un documento que ya ,,
Debió obrar en el archivo;
Que me rompan sin motivo
De una trompada el testuz, ACTo SEGUNDO,
Y de la fecha á la cruz, -

Me pinten con carbon blando,


Si no se la están pegando ES CENA I.
Sus hijas á toda luz. -

Jactarse de que en la tierra RITA,


Nadie le hace una pegata,
Es cometer una errata, Hasta el gollete me tiene
A sabiendas que se yerra; La vieja del enemigo; - -

Es declararle la guerra Y cuenta que no me llene


A la razon, vive Dios -
Porque la agarro y le digo
Porque, acá para internos, Cuanto en ello se contiene.
¿Qué muger gorda ó enteca, ¡Qué se me da que despues
Cuando le dicen manteca, Haya aqui paro y barajo!
No contesta al punto, arroz? Con darle susto á los pies O

Y sino meta en su pecho No se me hará cuesta abajo


Cada projimo la mano, Plantarlas en dos por tres.
Y conteste liso y llano Casualmente ese italiano,
Si lo dicho no es un hecho. Que tiene tan buenn planta,
El amor segun derecho Y que no habla castellano,
Nada ve, nada examina; Me ruega como Ilma santa
Es un jefe de oficina Porque le sirva á la mano.
Recien entrado al servicio, Yña Nieves, ña Jesus,
21
5. NA Dl ME LA PEGA.

Na Conce y ña Nicolasa, No hay hombre que piense mas


Sin decirme chus ni mus En una cita que yo;
Me admitirán en su casa, Mi flaco es el ser puntual.
Aunque les dé un patatus. Con las tripas en la mano,
Gracias á Dios, no me falta Y en aptitud de boquear
A donde ir, y no de oculto; Hubiera acudido á esta.
Esto es si acaso no salta Qué silencio hay por acá
En mi ayuda cierto bulto No se mueve ni una paja.
Que hoy hablé por la Acequia Alta. ¿Si mi ninfame saldrá
Y no es ni negro, ni zambo, Con aquí la puse? ¡Quél
Ni cholo, sino español Imposible No es capaz
Que lo conocí en un tambo.... El dulce imán de mis ojos
No sé si fué en el del Sol, De semejante maldad.
en otro, allá por Malambo. Si he de juzgar por su carta
¡Pegarmel Si, que lo crea. Me tiene un amor bestial,
¿Hacernme fieros tampoco. Y bajaria por ml
iVieja cara de bateal Al mismo seno de Abrahan.
Me parece un soplamoco; Tal vez estará despierta
Tan follonasa, tan fea Todavia su mamá
Ña Petita es otra cosa: Y le sacará las pulgas,
En nada parece su hija. O le leerá el Almanak,
No es tan simple, tan odiosa, Para que sepa á qué santo
Tan mezquina y tan botija, Se tiene que encomendar.
Sino franca y cariñosa. En fin, ya estamos aquí.
Por eso la sirvo á gusto Ahora venga Satanás,
En todo lo que me manda. Con sus espuelas, sus cachos,
No es de valde, cierto, ajusto.... Y hediendo á pez ó alquitran,
Y no sé que tiene que anda Y mándeme que me mueva,
La pobre con un disgusto.... Que no lo haré voto á tall
Ya se me estaba olvidando Hasta que los gallinazos
Que me encargó abrir la puerta. No comienzen á aletear.
Vamos, que estará aguardando Mas alto: hasta que la aurora
(Al balcon ) Muestre risueña su faz,
Don Juan. Centinela alertal Y hasta que los pajarillos,
¿No habrá venido? Eso, cuando? En concierto celestial,
No hay en la calle ni una alma. No acuerden á los mortales
Como este aire no me enferme, La obligacion en que esta In
haya aquí lo de la Palma...! De tributar alabanzas
Pero no, la vieja duerme Al Criador universal.
Y todo se encuentra en calma.
Magnifico! Apunta, Pedro,
Vamos, pues, que el trato es trato. Juega un siete con un as.
o Abrámosle áño Cañengas. Pero diantre.... Alguno viene.
Si se enreda el garabato, Veo cierta claridad
No se nada. Allá se avengan,
Y se acerca.... Ella ha de ser.
Como yo no pague el pato. Como lo dije.... Caball
ESCENA II. ¿Una mujer! ¿Y á que iria
La vida mia al zaguan?
D. PEDRO. salgo á su encuentro....Bien mio!
(Entra por el balcon.)
Ya hemos trepado la brecha.
A GTO SEGUNDO, 155
ESCENA III. RIT. Vávase ya.
PED. Ocúltame.... Un rato....
D. PEDRO Y RITA. RIT. Nunca.
¿En mi cuarto? ¡Qué dirán
PED. Ya estaba impaciente.... HIL. Rita!
PED. Vamos....
RIT. Ah!
RIT. Pero....
(Deja caer la vela.) PED. Pronto.
PED. Rita:
RIT. Ladrones RIt. Suelte.... ¡Qué tenacidad
PFD. Silencio Pro, ¡Nada! A tu cuarto; sinó,
A los dos nos pillarán.
Rit. Sereno RIT. Si no puedo....
PED. Quieres callar!
PED. Que viene....Entra,
No te asustes.
RIT. Por la virgen RIT. ¡Qué porfial
PED. Soy formal.
Vivo en pecado mortal.
No me mate usted. RIT. Por muestro amo...!
PED. Adentro, adentro...,
PED. Demonio
RIT. Protesto...:
Si soy yo.... (Entrando.)?
RIT No tengo mas PED. No hay que embromar!
Oue diez reales....Mis aretes, (Se ocultan.)
Mi cigarrera....A qui está.
PFD. Mírame bien.... ¿Tengo cara EsCENA IV.
De ladron?
(Enciende un fosforo.) D. HILARIO.
RIT. ¿Fs usted? ¡Ay!
Me ha dado un susto.... Envuelto en un capote y con una luz en la mano.
PED. ¿Y Chepita?
RIT. Dejeme usted resollar. Voto vál Quitarme el sueño!
Ped. ¿Y Chepita? ¿Quien diablo anda aquí? Quien llama?
RIT. Está durmiendo.
Por Dios, que es poco halagüeño
PED. Llámala. Dejar á esta hora la cama.
RIT Me sentirán.
Nadie
PED. Anda.... Ó pesadilla quizá....
HIL. ¿Quien está en la sala? ¿ó escaparia el ladron
RIt. Esta es otra! (De adentro.) Cuando grité: «quien vá allá?»
PED. ¿Donde vas? Quien sabe si alguien pasó
RIT. A mi cuarto salga usted.... Debajo de los balcones
HIL. Muchacha! Y por asustarnos dió
RIT. Váyase.... ¡Ah! Ese chillido: ladrones
Se vé luz.... ¡Por Dios! Yo buscando los 7 apatos
PED. Espérate, No pude al punto salir....
Ya estoy, serian los gatos
RIT. No me arranque.... entran siempre aquí á reñir.
PED. Voto á San...! Que
Llevame á tu cuarto. Cabales gatos han sidol
/Viendo la veía que soltó Rita.)
RIT. Como Mire usted la prueba aquí.
PED. No temas. No perderás Como estaba tan dormido,
El casamiento. Qne era jente concebí.
RIT. Jesus! Nada.... Un silencio profundo
PED. Camina.... Reina por ahora en la casa.
56 \ NAD1 E ME LA PEGA.

¡Qué cosas las de este mundo! PED. Nada...Ni el ruido menor.


Al instante todo pasa. JuAN. (Él es. ¿Qué hará aquí á estas
En fin, me vuelvo á acostar, PED. Como no me dé la toz (horas?)
Que este airecillo máldito Y me sientan....)
Me pudiera constipar. JUAN. Hola! amigo...
Aun estoy oyendo el grito PED. ¿Quien vá?
Que el sueño asi me ha espantado. JUAN. No te asustes. Yo.
Ya que me han hecho el mal tercio, PED. Juan! -

Mientras esté desvelado, JUAN. El mismo.


Veré qué dice el «Comercio.» PED. , , ¿Aquí qué buscas?
JUAN. ¿Y tú que haces, picaron?
EsCENAv. PED. ¿Yo que hago..? Soy el séreno
De este barrio. ¿Y tu?
D, PEDRo. JUAN. , - Yo soy
*
El teniente del distrito,
Se fué. Pues vuelvo átomar Que ha tocado á reunion.
Mi perdída posicion. - PED. Pues, hombre, si llegas antes
¿Si mi adorado tormento . Te la pones voto á brios!
Vendrá por último,.ó nó? Porque ha habido aquí ladrones.
Si no viene haré de cuenta JUAN. Tu eres, tunante, el ladron.
3. velando uñ muertó estoy, PED. Es mucha felicidad
en alguna timbirimba , La de Doña Blasa hoy,
Que sin fondo se quedó. Toda la alta policia
No me muevo, ya lo he dicho, Le guarda su habitacion.
Sin dar fin á está fúñción. " Ya puede roncar segura
¿Y susto
El la Rita?
que No fué flojo
se llevó . º r
Hasta que amanezca Dios.
JUAN. Y dime, ¿como has entrado?
Cuando de manos á boca PED. ¿Qué no lo malicias?
Me confirmó de ladron! JUAN. No.
Y para que me asilase PED. Como muchos en el mundo.
Cuanto trabajo costó! ¿Me entiendes? Por el balcon.
Temeria la maldita JUAN. Entonces en lo legal
Que me tentase Astarot, Te llevo una legua ó dos,
Y emprendiese un bombardeo Porque yo hago mis entradas....
Como el de Sebastopol. Ped. Sans complimence, sans fagon?
¡Simplona Piso mas alto. Por la puerta.... - -

Tan de mal gusto no soy. JUAN. Ló acertaste.


Yo no uso cuero de lobo, PED. Quiere decir que el amor
Cabritilla ni charol. Te da triunfos con la luna,
En tanto que con el sol
ES CENA VI. Te pone en fuga completa
La maternal precaucion.
D. PEDRO Y D. JUAN. Y con tan buenos recursos,
Cuando la vieja te habló,
JUAN. Aquí hay jente. ¿Por qué diablos te pusiste
PED. Y no parece: Tan altivo, tan feroz,
Me vá á tener de planton. Como un Ministro de Estado
Misilencio te responda, Dando audiencia á algun pelon?
JuAN. (Calle Creo que es la voz Pero escucha, amigo Juan,
De Pedro la que he escuchado.) ¿Quieres hacerme el favor
- ACTO 8 GUN DO. 157
JUAN. Bueno.... Pero hombre de Dios, Hil. (¡Otra vez se siente ruido)
¿Como has podido entenderte (Asomándose á una ventana.)
Con Chepa? CHE. Don Pedro, ¿y usted dulaba
PED. En un pé—ó-ére-por; De lo mucho que lo amaba?
Y en las barba de su madre, Hil. Esa habiamos tenido
Y en las tuyas. PED. Siempre es tímido un ainante,
JUAN. (Bruto y yo....) Siempre recela, Chepita.
¿Y cuándo? HIL. (Que tal niña La santita!)
PED. Mientras tu suegra CHE. Señor Don Pedro.
Dictaba tu proscripcion. HIL. (Tunante!)
JUAN. Eres el diablo en persona. PED. Y como tardabas tanto
PED. Pues tu no eres ningun Job, Vacilaba mi esperanza.
Amigo, en los cubiletes Casi, casi tu tardanza
Soy insigne, soy veloz Ocasiona aquí un quebranto.
Sobre que me llaman.... ¿Como? Si tan pronto no me escondo
¡Ah! Prestidigitador. -
En el cuarto de Rita....
pero retírate, chico, HIL. (¡Hola!)
Que siento cierto rumor.... PED. Se arma aquí una batahola...,
JUAN. Es que yo tambien aguardo, Y, amiga, punto redondo.
Y tengo mas graduación. Porque tu tio....
Pen. Pues no hay quehacetnos malter HIL. (Bribones!)
Mira, ehicó, mientras yo (cio. PED. Salió á esta sala.
Me marcho con mi pareja º - y
HIL. (Que tal)
Por ahí, por cualquier rincon, JUAN. (No has de hacerle ningun mal.)
Tu te quedas con la tuya HIL (Ellos fueron los ladrones.)
En el puesto. CHR. Don Pedro, le juro á usté
JUANº Se acabó: Que desde ¿ á esta casa....
Convenido. HIL. (Mala toz te siento, Blasal)
PED. Pues á un lado, CHE. Con usted simpaticé,
Y manos á la labor. ¿Yusted no lo ha maliciado?...
PED. ¿Y tu no has visto el afan
Con que siempre te he mirado?
ES CENA VII. JUAN (Y que en semejantes tratos
Esté en compañía suya.)
p. UAN, o Pebito y cherira, PED. Mi vida hace tiempo es tuya,
IL. (Estos dos fueron los gatos.)
PED. ¿Mis ojos no te decian
CHE. Don Pedro. Que ardía en llama voraz,
PED. Si, vida mia: Y que ella crecía mas,
Yo soy. Acércate á mí. Mientras mas ellos te veían?
¿No has notado mi inquietud, e
Al mirarme junto á tí
Estoy loco de alegría. Mi desazon, mi tristeza,
Mi amiga, cuanta ventura Y como iba con presteza
Disfruto en este momento! Decayendo mi salud?
Sí, soy feliz, porque cuento HIL. (Miren á la muca muca.)
Con tu amor y tu ternura. CHE. Sí, Don Pedro, estoy pagada.
Y tuve, ingrato, el valor HIL. (¡Ay, Blasa, que puñalada
e dudar de tu promesa? Te voy á dar en la nucal)
Me pesa, mi bien, me pesa, (Se quita de la ventana)
Soy un pérfido, un traidor, PED. Pero, hagámosnos atras, º
J58 NA I) E. M . LA PE6; A.

No sea que.... PET. ¿Y por qué no escribe usted


CHE. Poco á poco. A mi padre?
JUAN. ¿Acabarás de irte, loco?) JUAN, Hay otro asunto,
CHE. ¿Pero a donde? De magnitud, de interés,
PED. Aquí no mas. De que debemos tratar
JUAN. (Ahora entro de guardia yo, Con preferencia esta vez.
Y, por Dios, que no me peta PED. No temas nada, alina mia,
Que semejante chabeta Yo jamás te seré infiel.
Haya entrado en el compló. JUAN. No añádamos á la culpa
Mas no ha de llevar acabo Que nuestro tormento hoy es
Sus viles maquinaciones.) La de ayudará la pérdida
CHE. Don Pedro, esas intenciones, De una inocente mujer,
Como es de justicia, alabo. Engañada, seducida
Con palabritas de miel.
ESCENA VIII. De este paso solo pende
De tu casa la honra y prez.
DICHOS Y PETITA. PET. ¿Pero qué hay, por Dios, D. Juan?
JUAN. Escucha, te lo diré.
Don Pedro, ese amigo mio
PET. (Que miedo tengo)
JUAN. Alguien viene. Que conoces tu tambien....
PET. (Algo me va á suceder.... PET. Sí, Don Pedro....
JUAN. Chit! Despacio:
¿Si habrá venido, Don Juan....?
JuAN. Alguien se acerca... ¡Ah! Ella es. NoPED.
vayan á oirnos tal vez.
Dame un abrazo.
Petita, mucho has tardado.
CHE. Don Pedro,
¿Ha ocurrido algo, mi bien? Por Dios, modérese usted.
PET. No, nada. ¿Mucho tiempo hace, JUAN. Pues, Don Pedro es el aman,
Don Juan, que ha llegado usted? De tu hermana.
JUAN. Sí, ya hace rato. PET. Ya lo sé.
PET. Don Juan,
Creame usted; esta vez JUAN. Pero no sabes, Petita,
Su infamia, su avilantez,
He deseado mas que nunca
Que me viniera usté á ver. yA esa
los males que prepara
infeliz.
JUAN. Lo mismo me ha sucedido
PET. Hable usted.
A mí, Petita, tambien.
PED. Ante el Dios que nos escucha JUAN. Ahora mismo, en este sitio....
Juro amarte sin doblez.
(Pedro y Chepita conversan aparte. ESCENA IX.
PET. ¿Qué dice usted del capricho,
De la conducta cruel
Con que nos trata mi madre? DICHOS, D. HILARIO y DOÑA BLASA.
CHE. Hé aquí mi mano tambien.
JuAN. En cuanto á eso, amiga mia, BLA. Si no puede ser.
Ningun cuidado te dé, (A D. Hilario que entra con
Porque yo tengo tomadas una vela en la mano.)
Todas mis medidas bien, PET. Y CHE. Mi madre!
A fin de que nos casemos (Petita y D. Juan se hacen á un lado; Che
Sin falta en todo este mes. pita se esconde en el balcon y D. Pedro
Y te prometo, Petita, se oculta en el cuarto de Rita.)
Afé de Juan Villarroel, PED. (Yo me soplo aquí.) s
Que no quedarán burladas. JUAN. (Que chasco)
ACTO SEGUNDO, 53

ESCEN A X. ES ("ENA XI.

DICHOS MENos D. PEDRO Y CHEPITA. DICHOS D. PEDRO, CHEPITA Y RITA.

HIL. Si los he visto. Rit. Señor!


BLA. Imposible. PED. No grites.
Si fuera su hermana, vamos; RIT. Socorro!
Pero ella.... -

Aquí hay un hombrel


PET. ¡Válgame Dios! PED. Me largo.
BLA. Es incapaz. HuL. Eso no, caballerito,
HIL. No me engaño. Por acá.... Vamos andando,
Pronto lo vamos á ver. Y tú tambien.
Mlira: aquí están. RIT. (Me atrapó.)
BLA. Bribonazos PED. Esto concluye á capazos.
¿Qué escándalo es este? ¡Tate! HIL. Aquí te traigo á la santa,
¿No ve usted, señor hermano? Y tambien te traigo al diablo
PED. Doña Blasa.... Que tentaba su inocencia.
BLA. ¿Lo ve usted? BLA. Indignal
Quien habia de ser HIL. Blasa, despacio.
HIL. Diablo! No es hora de eso.
BLA. Si á mí nadie me la pega. BLA. Canalla!
Tan solo esta marimacho Como no tengo aquí un palo!
Puede hacer esto. ¡Y esta encubridora..., -

PET. Mamita... HIL. Tente.


BLA. Quita ahí Vamos, Hilario, No alces á nadie la mano.
Es preciso que no seas BLA. Le he de dar de cachetadas.
Tan malicioso, tan malo. RIT. ¿A mí? ¡Como es tis veamos.
Ya vez, no es ella. HIL. Quita de allí.
HIL. Mujer, (A Rita.)
¿Quieres callar con mil santos? RIT. ¡Que me peguel
Que sea ó no sea ella, Pobre de ella!
lo cierto es que te han chasqueado. HIL. No haya escándalo.
BLA. Quitarle el crédito asíl RIT. Déjela usted que me pegue.
No es ella como este diablo. HIL. Calla.
HIL. Si no puede ser, señor, RIT. Se habrá figurado
Yo los he visto bien claro. Que estamos en tiempo de antes.
Los he oido. Aquí han de estar. HIL. Vaya, márchate á tu cuarto.
Me emplumen si no los hallo. RIT. Vieja, boca de tortuga.
BLA. Veremos, caballerito, HIL. Anda....
Que responde usté, á los cargos (Empujándola.)
Que le haga ante el Intendente. Figura del Acho!
RIT.
JUAN. Que usted todo lo ha causado. BLA. Insolente!
CHE. Vírgen Santísimal RIT. ¡Cochambrosa
HIL. Nada. HIL. Vete. Y mañana temprano
JUAN. Yo no le niego mi mano. Busca madre que te envuelva.
Estoy pronto. PED. Me alegro.
HIL. Aquí: aquí estál RIT. ¡Como que saco
No lo dije. Mucho de aquí
JuAN. La pillaron. PED. ¿Me entregaste?
J 60 NA l) Ml II. LA PEGA.

Aguanta, pues. Poco falta. No perdamos


RIT. ¡Menos galgos El humor.
Habian de ser! BLA. Si yo lo hubiera -

BLA. ¡Atrevida! Poco antes adivinad9,


HIL. Vaya, no hay que hacerle caso. No lo contarias.
Anda.... Hil. ¡Que
lkIT \a Mica Zavala. Si yo soy un temerario....
HIL. Marchate, demonio, ó llamo Si ella no es capaz de nada...
Al sereo. -
BLA. Jesus, Jesus - - - -

RIT. ¡A mí amenazas! HIL. Si eres Argos....


BLA. No sé que me está pasando. Si á tí nadie te la pega...
No hay miedo! ¡Conmigo estás! BLA. Déjame, por Dios, Hilario.
RIT. Vieja de todos los diablos Me calientas la cabeza -

BLA. ¡Y que sufra que esta puerca Mucho mas con tus sarcasmos, :
Me ponga como estropajo , , , , De esta hecha me vuelvo loca!
RIT. Si me pone un dedo encima PED. (Pero haber caido en el lazo).
A mordiscones la acabo. BLA. Que dirán en todo Lima
Diantre! Con tripas y todo De lo que aquí está pasando? -

Me la comiera en tal caso. Mi honor va á estar por los suelos. . .


Dios mio! Yo que no he dado ,
ESCENA K II. Que decir ni de doncella,
Y menos en tantos años
Dichos, MENos RITA, Que soy casada, verme ahora
Metida en este pantáno! . . .
. BLA. Estas cochinas no mas Yo no sé á quien han salido . .
Me dan estos malos ratos. Estas antuerpías,
Mañana mismo á un convento: HIL. Es claro;
Ni un dia mas las aguanto, A tí, ¿á quién han de salir?
¡Quién habla de pensar Lo que hay es que con los años
Que andaban en estos pasos! Ya no te acuerdas,...,
A la mejor se la doy. BLA. s. Mentiras:
¡Ya se ve! Si era entre gallos Nunca he dado un pase falso. .

Y media noche este teje HII. Calla, no hables disparates. l

Y maneje de los diablos. En la edad de los halagos,


Estoy muerta de vergüenza! Todos, poco mas ó menos,
Picaronas. Sin recato Si no caemos tropezamos, , , , , ,
PET. Cásenos usted, mamita, BLA., Qué pensará mi marido :
Y seremos sus esclayos. Cuando sepa estos escándalos.
ELA. Sínvergüenza! ¡Ay Señor! No sé que hacer. " -
HIL. "Que barullo! HIL. Pues yo sí, Ea, muchachos, .
JUAN. Señora, nada avanzamos Cada cual con su pareja,
Gon insultos. Que yo os conjungo ipso facto. ... , y
BLA. ¿lnmoral BLA. ¿Pero qué dirá...?
JUAN. No lo soy cuando me caso. HIL. - Silencio
BLA. ¡Y esta gazmoña, esta hipócrita! El caso es extraordinario,
¡No sé como no la mato Y la salud de la casa -- - -

¡Miren que eara....! Es el supremo mandato. .


HIL. Es preciso Sentados estos principios,
Una paciencia de santo Y ademas considerándo, , , ,,, ,
Para oir esto. Que mujer
-
- - --
-
Primero: Que tu cacúmºn
-
-

- º
AcTo PR1 y ERO. 1(
Es obtuso y poco elástico, Esc:NA XI.
Esto es, que no tienes meollo
Para arreglar estos bártules. DICHOS MENos D. PEDRO.
Segundo: Que tu marido
No se halla aquí sino en Huánuco HIL. (De buena hemos escapado.)
Y de consiguiente inhabil CIIE. Ingrato! ¿Esta recompensa
Para mandar en el acto. Reservaba á mi cariño? - -

Por tanto: te destituyo Hil... buen antanurse es el riño


En esta casa del mando, PET. Que impávido y sinvergüenza!
Y lo tomo por mí cuenta, i. ¿Y tú por que estás llorosa?
Con los poderes mas amplios, ¿Por que has perdido un zanguango
Para evitar a anarquia Que iba á sumirte en el ango
Que sobre ella va asomatido, De una vida ignominiosa?
Y para que no la befen Antes, á Dios haz un voto
Las demas casas del barrio. Porque con bien te ha fibrado;
BLA. Escríbele antes siquiera. Mas, la leccion que te ha dado
HIL. Otro si: digo y declaro, No hay que echarla en saco roto.
Bajo juramento, etcetera, Si honradamento te portas,
Que al investirme del cargo Siendo muchacha y bonita,
No procedo de malivia, Tendras marido, Chepita,
Y que de todos inis actos Mejor que ese zampa tortas.
Baré razon á su tiempo Que mientras mas á deseo
A quien fuere necesario, Una mujer se reduce, -

Segun es uso y costumbre Mas se aprecia, y mas seduce


En estos y en otros casos. Y tambien huele á poleo,
Item: perdona el estilo, Segun lo dice el adajio
Y obedece lo que mando. Y segun lo digo yo,
BLA. Está bien, haz lo que quieras. Que el único no soy, no,
PED. Pues yo, señor Don Hilario, Que da como suyo un plagio.
Con el debido respeto Vaya, den un par de abrazos
Espongo á usted, que no me hallo A la señora.
En aptitud de admitir PET. Mamá.
(Llegando.)
La comision que me ha dado, JUAN. Doña Blasa....
Porque me faltan las fuerzas.... (Idem.)
Ya usted me entiende. B.A. ¡Que se hará!
JUAN. (Villano) Hill. Ahora, chicos, á mis brazos.
HIL. Entonces de este lugar En in, hermana, ya has visto
Lo destierro á usté en el acto, Como las pasiones ciegan,
Como indigno de mezclarse Y qué fácil se la pegan
Con hombres que son honrados, Al que cree que anda mas listo.
Hasta que en mejor acuerdo Solo á l)ios, lilasa, no engañan
Se resuelva lo contrario.
Quedando usted, caballero,
En este mundo los hombres;
Pero entre ellos, no te asombres,
Responsable sin embargo No viven si no se dañan.
A los daños y perjuicios El engaño y la falsía
Que pudiera haber causado. Son moneda muy corriente,
Vamos, tome usted el trote, Que circula entre la jente
Y no me haga hablar mas alto. Sin aspaviento en el dia.
PED, Obedezco. Hasta la vista. Y como la buena fé
Tan mal con esto se aviene,
«)
- w
C).
162 NADIE ME LA PEGA.
Aquel que mas vista tiene Por no aguantarla á usted mas.
Ese es el que menos ve. HIL. ¡Largo. ¿A qué aguardas?
RIT. Me voy.
ESCENA XIV. Vieja inicual ya verás.
Dentro de poco quien soy.
DICHOS Y RITA.

RIT. Me voy. Salgamos del parto ESCENA XV.


(Sale con un atado debajo del brazo.)
Cuanto mas antes. Señora, D. HILARIO, DOÑA BLASA, D. JUAN, PETITA
Ahí le queda á usted su cuarto. Y CHEPITA.
HIL. ¿Pero adonde vas á esta hora?
RIL. Adonde me dé la gana. HIL. No está mala la posdata.
HIL. ¿Aun prosigue la funcion? Esta es la última pegata
RIL. Mañana por la mañana Que nos ha hecho á tí y á mí.
Mandaré por mi colchon. Y pues se agabó la historia,
HIL. Pues lárgate de una vez, Aquí paz y despues gloria.
Hazte, demonio, invisible. "no". Blasa, de aquí.
BLA. Habráse visto altivez! BLA. Pero antes que nos vayamos,
RIT. Habrá vieja mas horrible Hilario, todos pidamos
BLA. Sal de aquí pronto, canalla. Por nuestras faltas perdon.
RIT. Si no tuviera donde ir, HIL. Es muy justo; y que no sea
Encima de la muralla Al que esta fábula vea
Ahora me fuera á dormir Infructuosa la leccion.

- - 333-49-ee$83-3-4
UN JUGUETE.
«¿333-33-séáés -

C0MEDIA EN TRES ACTOS,


-

RgPRSgyT A). A FOR PRlM ERA y 2 g ). A 24 03 MIR0 03 1858,

es e833-68, se8 -

Palº.S.O.N.A.S.
D. CIRIACO. Da. MATEA.
D. NAZAR10. JACINTA.
D. DIEGO. ISABEL.

La accion pasa en Lima del 24 al 26 de Abril de 1857.—El teatro representa una sala decentemente
amueblada, con puertas laterales que conducen á diversos aposentos.

ACTO PRIMERO. DIE. Dicen que el golpe era maestro


Y el plan muy bien meditado.
CIR. Que lo diga el resultado.
ESCENA I. DIE. Cuando el destino es siniestro...
CIR. Eh....! No me vengan á mí
D. CIRIACO Y D. DIEGO. Con destinos, ni simplezas.
Allí no ha habido cabezas.
CIR. Nada....! no me venga usted, DIE. No todos piensan así.
Don Diego, con paro medio.... CIR. Pues yo, mi amigo, repito
Lo hace mejor sin remedio Que no ha habido plan, ni nada;
Un lego de la Merced. Ha sido una chambonada,
DIE. Así como yo presumen Un barullo, cabalito!
Otros muchos.... DIE. ¿Y usted, que medios hubiera
CIR. Disparate! Adoptado, Don Ciriaco?
Para empeñar un combate CIR. Escúcheme usted. Yo ataco,
Se necesita cacúmen, Mi amigo, de esta manera.
Y tener valor de sobra, Me desembarco en Chorrillos,
Y ademas gran tino táctico. Vengo volando hasta aquí,
Y ser, mi amigo, muy práctico Y, mientras maniobro así,
Y muy ducho en la maniobra. Bombardeo los Castillos.
j64. UN JUGUETE.

En seguida mis guerrillas Yo debí seguir de frente


Las desplego en la Menacho, Mi vocacion primitiva,
En Juan Simon, en el Acho, y obrar como fuerza activa
En Guia y en Maravillas: No como fuerza paciente.
Tomo las portadas luego Yo no debí despreciar
Pongo en cada una un obuz, Por llantos ni por simplezas,
Y antes que aclare la luz Los empleos, las riquezas
Mando que rompan el fuego. N la fama militar.
En tanto que el bronce escupe DIE. Pero en cambio, el matrimonio.
Proyectiles y metralla, porciona otros placeres.
La infantería en batalla Cia. Reniego de las mujeres.
Avanza por Guadalupe, La mejor es un demonio.
Y un eseuadron de Dragones. sin ellas cuan aito puesto
Con tiradores á la anca, En mi patria habria alcanzado!
Desfila por la Barranca, Tal vez Ministro de Estado....
Al trote, desde Barbones; ¿No lo cree usted?
En este estado, concentro DIE. Por supuesto.
Mis fuerzas en Piñonate, CIR. Afortunado el mortal
Cambio de frente sobre Ate Que en libertad se conserva,
Y zas me soplo en el centro. Y sus potencias no enerva
Sin andarme, entonces, reacio. El yugo matrimonial.
Ni mover muchos registros, Feliz quien sin sobresalto
Les intimo á los Ministros De doméstica reyerta,
Que desocupen Palacio, Entra y sale por su puerta
El Consejo sorprendido Sin que nadie le diga alto!
No sabe qué resolver; DIE. Yo por ejemplo....
Echa al instante á correr CIR. Verdad;
Y héte el negocio concluido. -
Ni esa idea usted revoque,
DIE. Bravo...! Muy bien, Don Ciriaco Ni tenga mas rey ni Roque
Que extrategia! ¡Que pericia...! Que su propia voluntad.
CIR. Ay amigo, la milicia DIE. Por lo dicho, usted no estima
Ha sido siempre mi flaco. Que se case su hija pronto.
DIE. ¡Oh,...! Se conoce, CIR. Puede ser que haya algun tonto
CIR. No es broma 7. Que se eche ese fardo encima.
Yá no ser por mi mujer Y no lo digo porque ella
Yo hubiera llegado á ser Tenga un filis que no cuadre,
General como una loma. Porque es pintada á su madre
DIE. ¿Como es eso? Cuando era niña doncella;
CIR, De este modo; Sino porque es, á mi ver,
Porque cuando ella atizbaba La mayor de las locuras
Algun riesgo, me encerraba Ponerse un hombre ataduras .
En su cuarto á piedra y lodo. Que nunca puede romper.
DIE. Bien se ve que la señora DIE. Pues segun tengo entendido,
Es prudente y de talento, A demas de ser hermosa,
CIR. Nada de eso; es un jumento, Es Jacintita juiciosa
Una furia, una habladora, Y de alcances....
Y yo tambien soy un bruto CIR. Concedido.
Que conociendo ese vicho, La chica no es torpe, no,
En repeler su capricho Ni renga, ni sin nariz,
Me he mostrado irrosoluto. Pero es la causa motriz.
ACTO PRIMERO. l65

De que no figure yo. Te olvidas horas enteras;


Cobarde como ella misma, Y si encuentras un ocioso,
Si oye rebentar un cohete Que escuche tu cantaleta,
Bajo la cama se mete Te estarás dias y noches
Aunque se rompa la crisma. En ocupacion tan necia.
Y si por la calle acierta JAc. Pero mamá....
A pasar una patrulla. MAT. No me jales.
Echa á correr, hace bulla Yo con nadie tengo cuenta.
Y grita—cierren la puerta — CIR. ¿Pero á qué viene todo eso?
Cuando esto oye mi conjunta, Creo que á tí no te peta
Que sueña en revoluciones, Mi plan de ataque. Pues bueno
A pláticas y empellones Escucha el de la defensa.
Me aturde y me descoyunta; MAT. Yo no quiero saber nada.
Y aunque no puedo decir CIR. Al traerme el propio la nueva
Que me hace ya prisionero, De que se halla el enemigo
Pero me esconde el sombrero Con toda su tropa en tierra,
Y no me deja salir, Sin pérdida de momento
Mas ellas vienen..., Chiton! "Me marcho á la Magdalena;
No estoy para pleitos ahora. Embosco en el Balconcillo
Una columna ligera....
ES CENA I. MAT. Que sabes tu de eso? calla.
CAR Luego me corro á la izquierda,
DICHOS, DONA MATEA y D0ÑA JACINTA. Y colocando mis cuerpos
Entre Maranga y la Legua,
JAc. (¿Aquí Don Diego?) Espero que el enemigo....
DIE. Señora, ... MAT. Hombre, basta de simplezas.
JAc. (No penetro su intencion.) Que te importa átí que mande
MAT. ¿Usted bueno? Este ó el otro.... cualquiera,
DIE. A su Servicio. Ni que se roben el huano
¿Y usted, señorita? Ni que las leyes se tuerzan?
JAC. Buena, Tu no has de ser Presidente.
Gracias. CIR. Las leyes no me exoneran;
MAT. Alabo la calma! Y sobre todo, yo emito
Ciriaco, ¿tú no te acuerdas Mi opinion, en virtud de ellas.
Que hoy es dia de correo, Soy peruano...;
Y que están en tu carpeta MAT. Masquenunca.
Varias cartas inconclusas CR. Tengo la edad y la renta
Cuyo despacho interesa? Que se requieren.
CIR. Ajá! Cierto, voy allá, MAT. No le hace.
Con usted no ha y etiqueta. CiR. Si no cargo charreteras
DIE. ¡Qué....! No señor,... Es porque tu.... - 40
CIR. ¡Ah! quedamos MAT. Punto en boca
En que usted no desaprueba Calla y en nada te metas.
Mi plan, ¿no es así? Pues bien Quien mande no ha de faltar
Otro tengo acá en salmuera Como mejor le convenga;
De que despues hablaremos, Y tu, y otros como tu
MAT. ¿Por Dios, Ciriaco, ya empiezas? Que hablan porque tienen lengua,
En poniéndote á charlar En tanto que cuando hay riesgo
De política y de guerra Se ocultan bajo la mesa,
Hasta de que eres cristiano No son los que han de arreglar
f(3(; UN JUGUETE.

El Perú de otra manera. Y que el hombre que no gusta


CiR. No te enojes.... voy al punto Sentar plaza de un babieca,
A concluir esas esquelas. No se deja gobernar
Pero dime.... ¿Ustedes vienen, Por quien le debe obediencia,
Segun parece, de fuera? Ni se muestra indiferente
JAc. Fuimos un rato á la plaza Al bien ó al mal de su tierra,
A hacer una diligencia. Porque de lo uno ó de lo otro
CIR. Y qué se dice por ahí? Participa muy de cerca.
Se vá Vivanco ó se queda? MAT. Usted puede, señor mio,
Yo que él atacara á Freire Hacer lo que le parezca,
Por Arica y por Moquegua; Y deje que cada cual
Y, marchando incontinenti Haga tambien lo que quiera.
A situarme en la compuerta, Mañana, si á mi marido
Batiria á San Roman Lo soplan en carceletas,
Por la costa y por la sierra. O lo mandan á Getafes
MAT. Qué lástima que Vivanco Por llevarse de esas reglas,
A su lado no te tenga. A buen seguro que usted
CIR, Otro gallo le cantara No le ha de dar ni una seña,
Si tal cosa sucediera, Ni se ha de empeñar con nadie
Porque.... Para que á su casa vuelva.
MAT. ¿Volvémos de nuevo? Con poner la cara triste
CIR. Tu de todo te violentas Y no frecuentar mis puertas,
MAT. Pero señor.... Habrá usted hecho lo que hacen
CIR. Basta, basta, Otros muchos de mi tierra,
Nada digo. Hasta la vuelta. Que en el Tabor acompañan
Y del Calvario se alejan.
ES CENA III. DIE. Su posicion semejante
Me agravia sobre manera.
D. DIEGO, DOÑA MATEA, DOÑA JACINTA Mat. No ha sido esa mi intencion;
Hablo asi por esperiencia.
MAT. Los amigos me lo pierden, DIE. Mi amistad con Don Ciriaco
Ellos no mas le fomentan Es antigua y verdadera,
Esa cáfila de absurdos Y no le ha sido jamas
Que bullen en su cabeza, Ni gravosa ni molesta.
Y le administran lecciones No obstante, si usted, señora,
Que el muy simplon aprovecha, Juzga la cosa diversa -

Porque quien con lobos anda, Aunque muy á pesar,


Ya se sabe á ahullar se enseña. Estoy dispuesto á romperla.
DIE. Gracias, por lo que á mi toca. JAc. Pero, señor...
¿? bien la indirecta,
si como otras vertidas
MAT. Deja, niña;
Aquí á nadie se hace fuerza.
En el curso de esta escena, JAC. Usted dispense, Don Diego.
Y que, como usted ha visto Mi mamá siempre lo aprecia....
He sufrido con paciencia. Su mucho amor á papá
MAT. Yo no hago alusion á nadie, Le hace hablar de esa manera,
Al que le duele, se queja. Pero, Dios lo sabe bien,
DIE. Ahora permitame usted A poco rato le pesa.
Que le diga con franqueza, Ella, señor, no es capaz
Que á mi juicio las mujeres De hacer á nadie una ofensa.
No son voto en la materia, MAr. Asi es la verdad; yo nunca
ACTO PRIMERO. (57
Me entrometo en casa ajena. Tomas por el tal Don Diego.
DIE. Ni yo tampoco, señora. JAC. Yo mamá....
MAT. Ya usted ve q” no es prudencia, MAT. Tal vez te pinta
En los tiempos en que estamos, A ti tambien con sus cuentos.
Criticar al que gobierna, Cuenta con ello, Jacinta,
Mucho menos si quien lo hace Que esos son otros quiuientos.
No tiene plata ni influencia, Agradezca antes que yo
Porque por lo mas delgado No he estado, como otras veces
La soga siempre revienta. De mal humor, que si nó
DIE. Tiene usted razon, señora: Le chanto mil pesadeces;
Dispense usted mis molestias. Que bien merece este trato
MAT. No hay de qué Quien, sin conciencia ni tino,
DIE. Yo me retiro. introduce el desbarato
Ustedes me den licencia. En la casa del vecino.
MAT. Usted la tiene Ojalá que nunca me hable,
DIE, Señoras.... Ni aquí me ponga los pies;
JAc. Dios mio! qué cosas estas! Me hará un servicio notable:
DIE. Hasta la vista Hágalo bios por quien es!
MAT. Adios pues JAC. Cuando mi papá se informe
(Ni allá llegues, ni acá vuelvas.) De lo que ha pasado aquí
Puede que no se conforme.
ESCENA IV. M AT. Eso dejámelo á mi.
Que le plazca ó no le plazca
DOÑA MATEA y DOÑAJACINTA. Mii modo de proceder,
Por ahorrar una patazca,
JAc. Jesus con usted mamá. Tendrá luego que ceder;
Lo ha hecho usted salir corriendo: Y si alza tan alto el grito
Con razon se sentirá. Que la paciencia me aborda,
MAT. Puede que se vaya riendo Yo le haré ver muy prontito
JAC. Oh! no. Que no soy muda ni sorda.
MAT. Son muy descocados
Los hombres. ES CENA. V.
JAC. No de su esfera
MAT. Todos ellos son cortados
DICHAS y D. CIRIACo.
Por una misma tijera.
JAc. Para qué.....Sentiré mucho (Con una carta.)
Si se queja. Lo confieso.
MAT. Pues á mi me importa un pucho CIR. Ya están escritas las cartas,
Que forme de mí congreso. Esta me falta no mas.
Por semejante bicoca Y Don Diego?
No me ha de tener de reata; MAT. Ya se fué.
d9
Cada uno manda en su boca, CIR. (No esperarme, voto á tal!
Y el hablar no cuesta plata. En fin, paciencia, otro dia
Diga cuanto se le antoje, Le hablaré sobre mi plan
Tire reveces y tajos, Para terminar la guerra)
Si se enoja que se enoje, MAT. Vamos á esto, ¿qué es lo que hay?
Tendrá el pobre dos trabajos. CIR. Ah! venia á consultarte
JAc. Pero, ¿cual es el motivo Lo que se ha de contestar
Que origina este despego? A esta carta.
MAT. Oigá que interes tan vivo MAT. De quien es?
38 UN JU GUETE.

CIR. De Don Bernardo Roncal Ni la ha sido, ni será.


Que solicita.... y o no quiero quien me quite
MAT. Ya estoy. Sino quien me pueda dar,
Oye, Jacinta. Ni nunca tendré parientes
JAC. Mamá. De á cuartillo ni á mitad.
MAT. Vete un momento á tu cuarto CIR. El sistema que nos rije....
Que tenemos que arreglar MAT. Cuando habia de faltar!
Yo y tu padre cierto asunto.... CIR. () hablando mas claramente
Pero no, ven para acá, En nuestro pacto social
Que nada importa que escuches No se reconocen títulos,
Lo que vamos á tratar. Ni distinciones....
Antes mejor porque tu eres M AT. Ajá!
El objeto principal. Pues, entonces, casa á tu hija
JAC. (¿Qué será esto?) Con algun negro bozal.
MAT. Una síla C1 R. Eso no.
JAc. Tome usted otra papá M AT. Pero por qué?
MAT. Sentemonos. Pues señor.... Un negro es un hombre.
CIR. Con quie.... Cl R. Ya.
MAT. Dejame pensar.... Pero. ...
Pues bien; dile á Don Bernardo, MAT. No somos iguales....?
Despues del ceremonial CR. Ante la ley nada mas.
De etiqueta.... MAT. La ley, la ley. Con tu ley
CIR. Ya comprendo Me piensas aturullar,
MAT. Eso nunca está de mas; Pero á iní nítu, ni Itadíe
Que en cuanto á su peticíon Con dado falso me dá.
No se le puede acordar, Quien te oiga creerá sin duda
Porque hemos determinado Que eres hombre muy lega,
Otra cosa tiempos ha. lo eres, si.... de conveniencia,
CIR. Como.... ¿Le niegas á tu hija? Como son aquí los mas.
MAT. Pues no se la he de negar? C. R. Habladora l
CIR. A un hombre que tiene buque, MAT. ye -

Y que jíra un dineral? CIR. Qué cosa?


MAT. Pero su tio fué herrero, MAT. Un secreto.
Segun se dice, en Huaraz; CIR. Voto vá!
Y su abuela yo la he visto, MAT. El caballo desbocado
Negármelo no podrán, No necesita boza
Vendiendo aguardiente de ambar Cl R. Quita!
Y zahumerio en el portal. MAT. No es verso....
CIR. Qué tiene eso? De algun modo CIR. Ardilosa!
Habian de trabajar. MAT. Pero es la pura verdad.
MAT. Lo crees así? CIR. Cuenta que la ley impone
IR. Por supuesto Tambien castigo al mordaz.
Y eso mucha honra les dá. MAT. Has de pregonar la ley
MAT. Tu lo entiendes; tu discurres Tanto, que la has de gastar,
Mlejor que un Santo Tomas Añade la del embudo
CiR. No hay gerónimo de duda, Que es la que hoy en voga está.
Y esa laboriosidad C. R. Lo que yo veo es que tu
Ha dado por resultado Quisieras emparentar
Su buen modo de pasar Con un Conde, con un Duque
MAT. Pues no es esa mi opinion, O algun Baron Aleman;
ACTO PR lMERO. 69
Pero, hija mia, esa fruta" ESCENA VI.
Ya no se usa por acá.
MAT. Que gracioso Echa la baba. D0ÑA JUANITA,
Para reventarte estas.
¿Habrá yuyos? A tí el naipe Es muy gracioso, en verdad.
Por gracejo no te dá. Lo que está pasando aquí,
No contesto una palabra Sin ley y sin caridad -

A esa sátira sin sal, Todos disponen de mí


Porque tengo mis notivos Como de su propiedad.
Por ahora para callar. Y lo mejor es que yo
Luego que estemos á solas Tendré tal vez que ceder,
Te diré, de pe á pa, Sin decir un si ni un nó,
Cuales son mis intenciones Pues ni se que debo hacer
Sobre ese particular. . Ni hallo quien hable en mi pró.
CIR. Haz lo que te dé la gana, El único que quizá,
Y que me dejen en paz.... Me prestara proteccion
Ahí queda esa carta. Sentido sin duda está,
MAT. Como? Y, á mi juicio, con razon, -

Por las cosas de mamá. . . .


CIR. ¿Como? comiendo, cabal.
MAT. Qué es lo que dices? Si yo contara siquiera
Con un amigo.... Oigo toz.
CIR. Lo que oyes.
No la quiero contestar; ESCENA. V.I.
Hazlo tu, si te parece;
En vez de tinta echa agraz,
Que mi pluma no desaira DoÑa ACINTA, Isabel,
A un hombre como Roncal.
IsA. Que amigo, ni qué sonsera.
MAT. Con que no escribes? No hay mas amigo que Dios
CIR. Lo he dicho.
Y un peso en la faltriquera.
MAT. Pues yo digo que lo harás, JAC. Qué hacias allí?
Y en mi presencia. Camina. ISA. Parada,
CIR. No me empujes. - Oyendo lamentaciones,
MAT. . Se verá JAC. Chabela, no sabes nada ?
Quien puede mas tu ó yo. Estoy en mil aflicciones....
CIR. No grites. Soy mujer muy desgraciada
MAT. No he de gritar IsA. Y por qué?
JAc. Porque mamá
Cuando tu, ...
CIR. Basta, Matea, A Don Diego no soporta,
IsA. El amigo que no dá,
Escribiré. Voto á San Y el cuchillo que no corta....
Que yo no tenga calzones JAC. ¿Empiezas, Chabela, ya?
MAT. Anda que yo voy detras. Siempre estás de laumor de chanza,
CIR... Vamos, pues, (Así que así Y tienes un buen acopio
Le haré un servicio á, Roncal De refranes en privanza. - 4 - º

Con dejarlo sin mujer. , ISA. Yo sola, en Lima, no copio,


El que se llega á casar Señorita, á Sancho Panza.
Es mas burro que los que and 3 Il JAC. Qué genio!. Envidio tu suerte;
Con sus capachos de cal.) Nada en el mundo te mata,
Ni consigue entristecerte.
ISA. Y en no pidiendome plata
170 UN JUGUETE.

Cualquier pesar me devierte. ESCENA VII.


Vaya, vayal Bueno fuera
Que porque andan en el techo DICHAS Y D. CIRIACO.
Me privara ó me muriera.
Para mi la cola es pecho, CiR. Chavela!
Y el espinazo cadera. Isa. Qué hay?
JAC. Oyeme un rato; te ruego. CIR. Mi sombrero
Chabela, ¿qué me aconsejas? Y mi capa. Date prisa,
Y o estimo mucho á Don Diego, Que voy al punto á salir.
Y no me dejan sus quejas lSA. Voy al momento.
Un instante de sosiego.
lsA. O mas claro; está usted loca, ESCENA IX.
Muerta por él de pasion.
JAC. Decir eso no me toca D. cuIAco y DOÑA JACINTA.
lsA. Lo que está en el corazon
Sale volando á la boca. CiR. Jacinta!
Hagámos sino una apuesta; JAC. Papá!
A que no yerro en mis juicios? CIR. No ha vuelto Don Diego?
Calla usted? No me contesta? JJAC.No, papá.
JAC. Necesito tus servicios. CIR. Y dime, niña,
lsA. Yo soy materia dispuesta; Qué trae de nuevo el periódico?
Vamos, prontito, al asunto; JAc. No sé, papá,
Despache usted, señorita, CIR. Voto á cribas!
Y pasemos á otro punto. No me acordaba que tu
¿Hay recado, ó ha y cartita? No lees mas que novelitas,
JAc. Puede ser que todo junto. Y que no das palotada
ISA. Así, largue usted la prenda, En asuntos de política.
Adelante, y no embromar. En sabiendo las mujeres
Quien tiene tienda que atienda Si este ó el otro las guiña,
Y lo que se ha de empeñar, Si fulana tiene pecas
Señorita, que se venda. Y sutana mala vida,
Mire usted.....Con que Don Diego..... Poco les importa que ande
Picaron! Y que ojo tienel El mundo patas arriba.
Se conoce que no es ciego. Si leyeras el «Comercio,»
Y desde cuando no viene? Probablemente, sabrias
JAC. Tratarémos de eso luego. El plan que he formado yo
ISA. Bien está: quedo al corriente. Para extirpar la anarquia.
Chito! Guardémos cautela; No obstante, te haré un extracto
No sé qué ruido se siente.... De su base que es sencilla.
JAC.No tengas miedo, Chabela, Con que dé la Convencion
Es mi papá. Un decreto de amnistía,
ISA. Y qué no es jente? Reconociendo los grados
JAC. Pero él no malicia nada Y demas prerrogativas
Is.A. Ni Dios, niña, lo permita; De todos los que le niegan
Fuera linda bufonada! La obediencia en Arequipa,
Estas cosas, señorita, No queda uno por allá
Se hablan solo con la almohada. Que no la alabe y bendiga,
Y que no venga, corriendo,
A hacerle purisimitas.
De este modo solamente
ACTO PRIMERO. 171
Concluyen nuestras rencillas, No habla en esa algarabia
Y se eterniza la paz, Por mayor y por menor?
Y las leyes se entronizan, Pero esta cuestion es seria;
Y el órden se restablece Tratemos de otra materia
Sin que cueste una sangria, Que será mucho mejor. -

Y los peruanos se estrechan JAC. Tienes razon. Ahora dime,


Como una misma familia, ¿Tu crees que Don Diego estime
Y nuestro credito sube, Mis reflexiones ó no?
Y la comun alegria ISA. Yo casi nunca lo he hablado,
Se esparce de Sud á Norte Usted que lo habrá tratado
En menos de quince dias. Lo sabrá mejor que yo.
¿Qué te parece? JAC. Lo he tratado.... si....no niego
JAC. No se.... Pero en....su trato Don Diego,
CIR. No se....! Qué linda salida! Ha sido conmigo tan....
Tu y tu madre son un par ISA. Hable usted como Dios manda:
Que no admiten mejoria. ¿No ha hecho en forma su demanda
Lo que no deben saber El susodicho galan?
Eso saben y averiguan. JAc. Claramente no.
Vamos á ver. A que sabes ISA. Comprendo.
Si tiene el cura sobrinas JAc. Pero en sus ojos.... - -

Y si el vecino de en frente ISA. Ya entiendo,


Come carne ó come migas? No soy tan lerda, por Dios.
No se como diablos hay De manera, señorita,
Quien aspire á tener hijas, Que á la primer miradita
Para estar viendo estafermos Se amartelaron los dos.
A todas horas del dia. De todo lo espuesto saco....
Pero vuelve Don Ciriaco
ESCENA X. JAc. Y Don Diego está con él.
ls A. Ya entran.
DICHOS, ISABEL JAC. ¿Qué habrá sucedido?

IsA. Aquí está esto. ESCENA XII.


CIR. Trae acá.
Pues, señor, hasta otra vista. Dictas, p. ciruAco, y D. DIEGo.
Voy al correo, y, despues
De dejar estas misivas, CIR. Nada; algo nuevo ha ocurrido.
Daré por ahí una vuelta Descubra usted el pastel.
Para saber de noticias. DIE. Repito á usted, Don Ciriaco,
Que nada se.
ESCEN A XI. CIR. Disparatel
Pues lo contrario, Don Diego,
DOÑA JACINTA. ISABEL. Me revela ese semblante. d

JAC. Ves como me mira?


JAC. Si mi papá no está loco ISA. Ya.
Le falta Chabela, poco. CIR. Usted no podrá esplicarse
Solo se ocupa en trazar Sino á solas....
Planes de paz y de guerra, DIE. No, señor.... -

Como si hoy en nuestra tierra CIR. Muy bien hecho. Nunca es tarde
No hubiera mas de que hablar. Toda precaucion. Al punto
Hs A. Y que hombre, niña, en el dia Harémos que se esto se escampe.
I72 UN JUGUETE.

Jacinta, vete á tu cuarto. De mujer Jesus! Jesus?


JAC. Voy, papá. -
Si es una bestia salvaje.
CIR. Tu tambien lárgate. Don Diego, perdone usted;
JAc. Ocúltate y oye. Yo no tengo en esto parte.
ISA. Bien. DIE. Ya lo veo.
CIR. No se, amigo,
ESCENA XII. Como hay hombre que se case;
Usted no lo haga jamas.
D. CIRIACO y D. DIEGO. Mas vale, Don Diego, ahorcarse.
Vea usted su espejo en mi;
CIR. Ya no nos escucha nadie: Pero yo haré, voto á Sanes
Desembuche usted, Don Diego. Que no se alce aquí mas voz
DIE. Ya que usted me anima á que Que la mia en adelante.
Voy á hacerlo con franqueza. (hable IsA. (Boca dura y pies de lana)
CIR. Asi me gusta. Adelante. CIR. Ya no hay paciencia que bastel
DIE. Mas no será de noticias, DIE. Cálmese usted, Don Ciriaco;
Sino de otras novedades, No crea usted que yo trate
Sobre lo que ruego á usted De indisponer á su esposa,
Se fije sin molestarse. Con objeto de vengarme.
CIR. Alguna denuncia? No señor, no soy capaz
DIE. No. De manejo tan infame.
CIR. Como hoy un hombre no sabe Al principio, mi intención
Con quien habla.... Fué no hablar sobre este lance,
DIE. Pues no es eso. Niá usted mismo, una palabra;
CIR. Nuestra época es lamentable. Mas crei luego indispensable
l)IE. Es otro asunto, mi amigo. No hacerlo así, en razon
Oiga usted sin asustarse. A que tengo ahora que hablarle
Hace poco que aquí mismo, De un negocio personal
Y lo que siento, delante Que me interesa bastante.
De Jacintita.... CIR. De algun empleo?
IsA. (Qué dice...?) DIE. No es eso.
DIE. Me ha dicho mil necedades CIR. En tal caso, si algo valen
La esposa de usted. Mis servicios, estoy pronto
CR, Miesposa? Para lo que usted me mande.
DIE. Permítame usted que acabe, DIE. Gracias, señor Don Ciriaco;
Suponiendome que soy -
Yo no busco en qué ocuparme.
De cuanto usted dice y hace Mi pretencion se reduce,
El principal consejero Me esplicaré sin ambages,
Y el único responsable. A hacer á usted formalmente
CIR. Es posible? La propuesta de mi enlace
DIE. Si, señor; Con Jacintita....
«. No he añadido ni un adarme, CIR. Demontre!
Y he presentado un testigo, DIE, La cual no me hará el desaire
En mi concepto, intachable. De juzgar mis afecciones
DIE. Con que mi mujer...? De un modo desfavorable.
CIR. La misma.
Is.A. (Así, no andar por las ramas.)
CIR. Pero, hombre, si eso no cabe CIR. Qué es lo que oigo! U. casarse?
En cabeza humana. Se burla usted?
Duk. Asi es. BIE. No, señor,
CIR. Si, no lo dudo. ¡Qué diantre Yo no acostumbro burlarme
ACTO PRIMERO. l73
De personas, como usted. Pero usted, Don Diego, escríbale,
Hablo de veras. Que como dicen, mas vale
CIR. ¡Que diantre Pajaro en mano, que ciento
Esta es otra anomalía Revoloteando en los aires.
De mi pais. No hay que cansarse, D. E. Así lo haré. y

Aquí todo es al revez, CIR. Y que aproveche.


Sorprendente, inesplicable. ¡Ah! no vaya usté á olvidarse
DIE. ¿Qué respuesta me dá usted? De darle algun apuntito
¿Le place á usté ó no le place? De su alcurnia ó su linage,
CIR. No sé.... Pero en fin, Don Diego, Porque si usted no desciende,
Confieso que, como padre, Por su madre ó por su padre,
Me es honrosa la propuesta O bien de Nuño Rasura,
Y sumamente agradable; Del Cid ó del Rey Don Jaime,
Mas como amigo, no puedo De fijo lo manda á usted
Ser de ese mismo dictámen; Con la música á otra parte.
Así le aconsejo á usted DIE. ¿Con qué es así?
Que se esté como estaba antes, CIR. Tu-tu-tu!
Pues como dice el refran Verá usted por donde sale.
El buey solo bien se lame.... Ni la gorra de Pilatos
¿Yá usted quién diablos lo fuerza, Tiene un penacho mas grande.
Siendo libre, á esclavizarse? En fin, yo me voy, Don Diego;
Mi hija es mi hija, ya usted ve, Salí al correo enantes,
Le sobra juicio y donaire, Cuando encontré con usted....
Ninguno mejor que yo Conque.... mi amigo....
Ha de desear que se case; IsA. (Buen viaje.)
Pero ay amigo es mujer UIR. Usted se queda en su casa.
Y una mujer no es un angel. DIE. No, yo me voy.
Dé usted y cabe sobre esto CIR. Adelante.
Y le temblarán las carnes. Vamos pues.
Conque, refresquese usted. ISA. (Yo vo y tambien
No proceda sin exámen. ADIE.
darleLeá escribiré
la niña eláparte y - , ,
DIE. Ya lo tengo bien pensado; la señora....
Mi palabra es invariable. CIR. Y de paso por la calle,
CIR. Pues entonces, nada he dicho. yeremos si alguien nos cuenta
Usted sabrá lo que se hace. Las últimas novedades.
Cásese usted con la chica,
Se supone con su pláceme; ES CENA. XV.
Pero ante omnia, amigo mio,
Arréglese con su madre. DoÑAJACINTA : Is ABEL.
DE. Háblela usted.
CIR. Yo no estoy ISA. Venga usted pronto; que el goz9
Para quemarme la sangre. Reemplace ese m al humor.
DIE. ¿Le escribiré? Está usted, niña, mejor
CIR. Porque no? Que el diablo cuando era mozo.
Ella tiene allá sus planes.... JAc. ¿Pero qué hay? Dilo al momento:
DIE. ¿Sobre su hija? Nada te comprendo yo.
CiR. Que sé yo! IsA. Ya el sugeto declaró
Candideces de las madres. Su atrevido pensamiento.
Todas ellas creen casar JAC. Menos entiendo.
A sus hijas con magnates. ISA. Que tal
74. UN JUGUETE,

Pues bien, entonces diré Harto bien procede en esto


Que yo misma le escuché (Y muy mal pues que se casa.)
Su confesion general. MAT. ¿Qué refunfuñas?
JAc. ¿Pero como? ¿de qué modo? CIR. He dicho.
Habla mas claro, Chabela. MAT. Yo no acepto la libranza.
IsA. Está usted que se las pela Esa union no se hará nunca.
Porque se lo cuente todo. Mi hija no tiene, á Dios gracias,
JAc. Si me aburre tu tardanza! Ni de inga ni de mandinga,
IsA. La curiosidad se pena Ni está tan abarrajada
Y el curioso se condena. Para unirse con un hombre
JAC. Por Dios, basta ya de chanza. Que ayer no mas tuvo capa;
¿Te esplicas ó no? Y cuya sangre no está,
Is A. Eso es largo Como es notorio, muy clara.
Para referirlo aquí: CIR. Calla, Matea, por Dios;
Vamos adentro que allí No hables mas de eso, que cansas.
Diré lo dulce y lo amargo. Quien te oiga no podrá menos
Qne echarse á reir en tus barbas.
¡Hablar aquí de nobleza
Donde existen tantas razas!
Mira, si alzamos las lozas
De aquellos que en paz descansan,
ACTO SEGUNDO. Donde no se encuentren cerdas,
Se hallarán, sin duda, pasas.
MAT. Te repito que no tengo
ESCENA I. Ni de chola, ni de zamba;
Por todos cuatro costados
D. CIRIACO y DOÑA MATEA. Es muy noble mi prosapia.
CIR. ¡Que nobleza, ni que alforja
MAT. ¿Qué dices, pues, de tu amigo? Habráse visto matraca!
¿Qué te parece esta carta? Nuestras leyes desconocen
¿Has visto en toda tu vida Todas esas mojigangas.
Un cándido de la laya? Noble es aquí el hombre honrado,
Si hoy cualquiera pela-gatos Quien se porta mal, canalla.
Se cree un hombre de importancia. MAT. Dejémosnos de argumentos
Ya se ve, que hay que esperar Que á mí tu no me enmarañas.
Del hijo de ña Colaca! No se casarán. ¿Qué cosa?
¿Por qué si desea novia Era lo último. Pues vaya!
No la busca entre su casta? Bonito andaría el mundo
CIR. Pues ve, yo no encuentro mérito Si pudieran las muchachas
Para hacer tanta halaraca. Hacer de su capa un sayo,
ué te dice, en fin, Don Diego Cuando les diese la gana.
¿ pueda atribuirse á falta? Seria cada una un tigre,
Cada hombre un arrancha-capas:
El lenguaje moderado
Con que se espresa en su carta, Si ellas no tienen trastienda
Demuestra palpablemente Para andar como Dios manda,
Que es hombre de buena crianza; La esperiencia de las madres
Y que si aspira á casarse Debe suplir esta falta,
Con la mujer á quien ama, Evitándoles así
No quiere causar disgusto Pesadumbres y desgracias.
A la madre de su amada. No se casarán, repito;
ACTO SEGUNDO, l75
Y, en fin, para ahorrar palabras, MAT. Ella lo sabrá. Jacintal
Te diré que yo le tengo Niña!
Un marido á la muchacha, CIR. ¿Para qué la llamas?
Que no solo le con viene MAT. Quiero saber de su boca
Sino que tambien la iguala. enredos y tus tramas.
CiR. ¿Quién es? ¿Se podrá saber? Jacintal
MAT. Ese es mi secreto. JAC. Ya voy.
CIR. Calla! CIR. Por vida!
¿Con qué hay secreto? MAT. Jesus! que paciencia gastas
MAT. ¿Pues no? CIR. Pero, mujer....!
Estas cosas nunca se hablan, MAT. Ven acá.
Si no se tiene certeza -

De que han de ser realizadas;


Porque cuando se procede ESCENA II.
De una manera contraria
Se suelen sufrir mil chascos, DICHOS y DOÑA JACINTA.
Y muchas burlas pesadas.
CIR. Vamos, dí quien es.
MAT. Mas tarde. JAc. ¿Qué, mamá?
CIR. Tú toda te vuelves mañas, MAT. Dime, muchacha,
Y un misterio.... ¿Qué clase de relaciones
MAT. Así conviene. Tienes con Don Diego Abarca....?
Por ahora, Ciriaco, basta JAC. ¿Yo mamá....?
Reiterarte que el sugeto MAT. Porque tu padre....
No desmerece la alhaja, CIR. A mí no me metas....
Pues que yo no soy tan simple MAT. Calla!
Para dársela tan ainas. Porque tu padre me ha dicho
Jacinta tampoco sabe Que tu estás en consonancia
Nada de lo que se trata, Con ese sugeto....
Porque no habia resuelto, JAC. Yo!
Hasta hace poco, casarla; CIR. Pero, mujer, me levantas
Pero estoy cierta que al punto Un testimonio....
Que yo le diga que lo haga MAT. Responde.
l)ará su mano gustosa, JAc. Yo no, mamá. -

Sin decir una palabra; MAT. Bien, me basta.


Porque las hijas que son No queria saber mas;
Recogidas y cristianas Descanso, hija, en tu palabra.... .
Obedecen ciegamente Y mira, en lo sucesivo
Lo que sus padres les mandan. No le pongas buena cara,
CIR. Yo nunca consentiré Porque si lo haces así
En que se haga una alcaldada, Creerá ese hombre en musarañas.
Y menos cuando la niña - Retírate, hija. d9

Manifiesta repugnancia. JAC. Mamá,


MAT. ¿Como es eso? Oigame usted....
CIR. Si señor. MAT. Anda, anda;
MAT. Quiere decir que tu obrabas Yo quedo muy satisfecha
De convenio.... De que eres buena y honrada.
CIR. Yo no se. ¿Ya lo ves?
MAT. ¿No lo sabes? JAC. (Pues esto está
CIR. No sé nada. Mucho peor de lo que estaba.)
UN JUGUET. E. '.

IESCENA III. ISA. De ese mismo.


MAT. Pues si trata
D. CIRMACO y D0ÑA MATEA. De darte otra, no la admitas;
¿Lo entiendes?
MAT. Las noticias que tu das ISA. Quedo enterada,
Casi siempre salen falsas, MAT. Vamos, Ciriaco. , "
Y esto mismo le sucede . CIR. Te digo
Al que cuanto oye propala, Que no escribo una palabra.
Sin cerciorarse primero MAT, No seas senso. .
A fondo de lo que pasa. CIR. Matea,
Por último, señor mio, Tanto va el cántaro al agua....!
Concluyamos esta farsa. MAT. Bueno pues, camina.
Es preciso que en el dia CIa. Vamos;
Te dicte cuatro palabras, Pero esta vez voto á mi alma!.
Para decir á tu amigo No te saldrás con la tuya
Que no vuelva á las andadas, Is.A. (Otra cosa es con guitarra.)
CIR. ¿Qué escriba yo? MAT. Ah! Chabela; cuando venga
MAT. No te asustes,
Mi primo, dile que vaya -

Que yo firmaré la carta. A mi cuarto, que precisa.


Muñecos como Don Diego No te olvides.
No son los que á mí me espantan. ISA. No habrá falta.
CIR. Antes me corto la mano
Que cometer tal infamia. -

ESCENA. V.
MAT, Esos son cuentos. Chabela!
CIR, Eso no mas me faltaba.
ISABEL.
MAT. Hagámos las prevenciones
Al efecto necesarias,
Me parece que la epístola - .

Chabela! Le ha hecho en el alma tal fístola


IsA. ¿Qué manda usted? A la señora mamá,
Que no ha de haber farmacéutico,
EsCENA Iv. Ni tampoco terapéutico
Que pueda sanarla ya.
DICHOSig sauri. De valde serán artículos

MAT. Oye.
Y otros visajes ridículos
Porque nada ha de sacar.
lSA. (Conmigo te clavas.) Aunque se vuelva colérica.
MAT.. Si alguno viene á buscarnos Y maníatica é histérica
Dí que no estamos en casa. La niña se ha de casar.
ISA. Está bien.
MAT. ¡Ahl dime. Déjese pues de aires místicos
Y no nos venga con dísticos
IsA. ¿Qué?
Que ya de moda no están.
M AT. ¿Quién fué el que te dió esa carta A los que se annan sin cábulas,
Que me entregaste hace rato? No se les tuerce con fábulas
ISA. ¿Quién me dió esa carta? Del camino donde van.
MAT. Acaba.
Don Ciriaco es un estólido,
IsA. El criado de ese señor Pero le gusta lo sólido,
Que entra aquí. No obstante su fatuidad,
MAT. ¿Como se llama?
ISA. No me acuerdo,
Y va á ponerse qué plácido
-

Al ver como traga el ácido


MAT. ¿De Don Diego? Su idolatrada mitad.
--
ACTOSEGUNI) (). 17
ESC' N A VI. NAz. ¡Hola! hola! ¿Conque á tí
Tambien la musa te sopla?
D. NAZARIO é ISABEL. A ver, que dice esa copla.
Is A. Escuche usted, dice así:—.
NAz. Zamba, color de canela «Es un viejo decadente
Boquita de filigrana.... Mláquina descuadernada,
Isa. (Ya viene este palangana.) Incontinencia forzada,
NAz. ¿Qué haces por aquí, Chabela? Codicia sobresaliente,
IsA. ¿Conmigo es eso? Corporatura impotente,
NAz. Contigo. Teatro de enfermedades,
1s.A. Pensé que con utra. Centro de asquerosidades,
NAz. ¡Vaya! Un hospital de miserias,
No seas tan mala-laya, Fenómeno de lascerias
Picaronaza conmigo. Y archivo de necedades.» —
Yo sé que tu me comprendes.... (Chúpate esa )
IsA. Oigá! ¡mire usted que tal! NAz. La indirecta
NAz. Pero, de mal natural, No es muy turbia, que digamos,
Te haces sorda y no me entiendes. Pero, Chabelita, vainos,
IsA. Aprovéchese del dicho Esa alusion no es perfecta;
Y vuelváselo á su dueño. Porque en tal caso, a mi ver,
NAz. Si tu me frunces el ceño De molde aquí nos vendria
Solo es por puro capricho. Lo que otro poeta decia
¿Hasta cuando has de querer Con respecto á la mujer;
Mantenerme así en un potro? Que aunque del vulgo en sentir
sa. Me gusta el amor en otro Es cosa vieja y sabida,
Y en mí no lo puedo ver. Con tu permiso, mi vida,
NAz. Conque hay para todo el mundo, Te lo voy á repetir:—
Menos para mí, esperanza? «Toda mujer es ingrata,
ISA. Quien sabel la soga aleanza Aleve, falsa, orgullosa,
En el pozo mas profundo. Y es culebra ponzoñosa
NAz. Haya perverso prurito! Que con su veileno mata.
Que siempre para mi mengua, Cuando se muestra mas gra la
En la punta de la lengua, Está mas próxima al yerro,
Tengas, mi alma, algun dichito? Por cuya causa destierro
Mas, ya se ve.... no es estraño.... Sus finezas con rigor,
Eso te sirve de lastre. Y en las urjencias de amor
ISA. Así será. No es, mal sastre Vale mas querer á un perro.»—
Aquel que conoce el paño. 1SA. Mil gracias.
NAz. Si alguna vez me sucede NAz. Pero yo opino
Semejante vaciedad -
No como dice ese verso,
Será por casualidad, Sino de modo diverso
Pero tu lo haces a lrede. Sobre el sexo femenino.
ISA. A conjetura tan pésima Por eso es que me amartela,
No debiera replicar, Vida mia, ese primor,
Pero voy á contestar Y estoy por tu fino amor
Repitiendo á usté una décima; -
Hecho braza de candela:
La cual, señor Don Nazario, Por eso de cabo árabo
Si no estoy equivocada, Me has flechado, Cluabelito; - ,

Viene aquí como pedrada Por eso á tus pies, mamita,


En ojo de boticario, Tienes á tu triste esclave.
24
178 UN JUGUETE,

Is A. Quite usted Is A. Me cansa tanto a defecio.


NAz. Pero oye.... NAz. Ven acá.
ISA. Lejos lSA. No sea usted necio.
NAz. Déjate de cándideces. NAz. Anda ahí que conmigo estás!
IsA. Ya le he dicho á usted mil veces ISA. ¡Qué diablo!
Que no me gustan los viejos; NAz. . Ingrata, traidora.
Y si no tienen que dar IsA. Ya se me estaba olvidando;
Mucho menos, ni en pintura, Adentro lo está esperando,
Que al pobre y á la basura Con precision, la señora.
Los botan.... NAz Mentirosa.
NAz. Al muladar. IsA. No lo tome
¿No es así? A bufonada. -

ls A. La cosa es clara. NAz. ¡Ay! que tiesal


NAz. Estás como un caramelo, lsa. Mire usted que le interesa
Mira, no escupas al cielo Hablar con usted. No embrome.
Que puede caerte en la cara. NAz. ¿Y qué quiere?
Is.A. No haya miedo: yo tendré ISA. Que sé yo.
Cuidado de no escupir. NAz. Luego iré.
NAz. Ninguno puede decir lSA. Vaya usted pronto.
De esta agua no beberé. NAz. ¿Me amas?
lsA. ¿Ninguno? «ue desatino lSA. No sea usted tonto.
NAz. Y no lo tomes á chanza, NAz. ¿Pero por qué?
Porque la mucha confianza IsA. Porque no.
Dizque mató á Palomino. Naz. ¿Qué es porque no?
IsA. No le quita á usted todo eso, lSA. ¡Qué porfia!
Sea ó no sea verdad, Porque no me dá la gana.
Un solo año de su edad, NAz. Anda, que de aqul á mañana....
Ni le dá tampoco un peso. ls A. Mañana será otro dia.
NAz. Dale con el estribillo! NAz. Voy adentro.
ISA. Hasta mas ver.
Pues hija, no me atormenta,
Porque no llego á setenta, NAz. Me ha de vengar tu querido.
Ni debo á nadie un cuartillo; lsA. Donde novedad no ha habido,
O hablando segun los modos, ¿Que novedad puede haber?
Que usas, Chabela, conmigo,
Aun no me beso el ombligo ESCEN A VII.
Ni me manduco los codos.
No soy por cierto un Reynaldo ISABEL.
Que canta dulce á la oreja;
Pero oye, gallina vieja Pues tengo lindo cortejo!
Se sabe que hace buen caldo. ¿Se habrá visto nunca un viejo
Y en cuanto á lo pobreton, Tan impávido?
“Permite que te recuerde A donde voy me persigue,
Que hombre pobre y leña verde Y como rabo me sigue
Arden cuando hay ocasion. Este cándido.
IsA. Cuanto refran! ¡Qué tal pues Y a me tiene hasta los ojos,
Si á mi sola se me abocan Y me causa mil enojos
NAz. Mi madre, ¿á que puerta tocan Con su plática;
Que no responden, ¿quien es? Hasta que á mí se me meta,
Is.A. No estoy para usted. Y le haga una mangancta
NAz. ¿Te vas? Algo cáustica.
ACTo sEGUNDo. 793
De un pobreton vagamundo, Al mismo que la señora
Que vive ya en este mundo Aborrece mas que al diablo:
En hipótesis, Y digo mas, que la niña
¿Qué mujer habrá que pueda Está furiosa, rabiando
Dejar hacerse la rueda Porque no la casan pronto;
Y de bóbilis? y. que el señor Don Ciriaco
Si no fuera porque en casa Es un ente, un chicheñó
Se le hace su pasa-pasa o mejor dicho un gaznápiro,
Al fenómeno, Que, si su mujer lo manda,
Estaria ya sin zumo, Rebuznará como el asno.
Y tan ralo, como el humo Y por último, concluyo,
De un fósforo. Que yo, la que voy hablando,
Y para mí la primita Estoy al cabo de todo
No con buen fin lo habilita: Lo que pasa y ha pasado,
Y no es brújula, Y muy dispuesta á prestar,
Porque la tal mi señora Se supone en todo caso,
Todavía vive y mora Mis inútiles servicios
A la rústica. A la niña que está en autos,
Mas pongamos á esto punto, Y á su novio que es usted
Y volvamos al asunto Como consta á todo el barrio.
De la epístola; DE. Que hacinamiento....!
Que, á juzgar por su mal gesto, IsA. Mejor.
A la vieja me la ha puesto De este modo nos ahorramos
Como vívora. De preguntas y respuestas;
Pero.... ¿Quién vive? Y, como dice el adagio,
Lo que tarde se ha de hacer
ESCEN A VI. Vale mas que sea temprano.
DIE. Apenas creo, Chabela,
ISABEL Y D. DIEGO. Todo lo que me has contado.
IsA. Peor para usted.
BE. Muchacha, DIE. Ya lo veo.
¿Está en casa Don Ciriaco? ¿Y Jacintita está al cabo -

IsA.Si señor, y no señor. De todo eso?


DIE. No te comprendo; habla claro. ISA. Despacito;
ISA. Pues yo no tengo pepita, No hay que atropellarse tanto.
Ni soy tartamuda. Ya acabaré de sacar
DE. Vamos, Lo que existe aun en el saco,
¿Contestas ó no? Que yo no soy baul de nadie
IsA. Contesto, Para tenerlo guardado.
Y do y razon y declaro, Pues señor, la niña sabe,
Que Don Ciriaco y su esposa Me esplicaré sin preambulos, º
Están adentro en su cuarto, Que usted la tiene pedida
Y que la última me ha dicho Para esposa, á Don Ciriaco;
Que si alguien viene á buscarlos Que ha dado usted por escrito
Responda que se hallan fuera. Con su madre el mismo paso,
Y ahora, de mi parte, añado, Y que.... Mas veala usted,
Antes que usted lo pregunte, Por allí se está asomando.
Que de estos altos v bajos Lo mejor será que ustedes
Tiene la culpa un Don Diego, Hablen sobre esto, despacio.
Que anda á la niña rondando, Señorita.... señorita,
8() LN JUG UT",.

Salga usted. No ve en este casamienfo


JAC. No, yo no salgo. Un acto que lo desdora;
IsA. Venga usted acá. Pero sé que la señora
JAC. No voy. No tiene igual pensamiento.
Is A. Venga usted.... Vamos andando; Y como él ha hecho propósito
No se haga usted de las monjas. De no hacer nunca otra cosa
Que lo que quiera su esposa,
ES CENA IX. Aunque sea un despropósito,
Quiero, Jacintita, yo
picuos, JACINTA. Que usted sin temor me diga
Si alguna causa la obliga
JAC. Chabela.... . Tambien á decir que no;
ISA. Yo sé lo que hago. Y hagalo usté en el concepto
Al espía lo fusilam. Que á desairarme no tiende,
JAc. ¡Ay! ¡que compromiso! Pues la por
repulsa no ofende
ISA. Al grano. Siendo falta de afecto.
Aquí está, señor Don Diego. Responda usted, se lo ruego,
Señorita, hasta otro rato. Sin cortedad, con franqueza.
JAc. Chabela.... Hágame usté esa fineza.
Is A. Ya entiendo, niña. JAc. Yo lo aprecio á usted, Don Diege.
Que aguaite, ¿no? No hay cuidado. DIE. No lo dudo, será así:
Pero hábleme usted mas claro,
ES CENA X. Contésteme sin reparo,
¿Será usted mi esposa?
D. DIEGO Y DOÑA JACINTA. JAC. Sí.
DIE. Y mi amor será tan puro,
DE. Jacintita, es escusado Tan constante, tan activo,
Que yo quiera mostrar calma, Que no tendrá usté un motivo
Cuando el gozo está en el alma, De arrepentirse, lorjuro.
Por tenerla á usté á mi lado. JAg. Estimo esa deferencia
Ni puedo, en la confusion Con que usted me honra, Don Diego.
En que ahora se halla mi mente, Die. Usted me vuelve el sosiego,
Espresar debidamente Prestándome su aquiescencia.
Tan grata satisfaccion. Ahora, bella Jacintita,
Tenga usted pues la bondad, Para completar mi instancia,
Puesto que es docil y afable, No exijo mas que constancia,
De permitirme que le hable Que mas no se n cesita;
Con sencilla claridad. Así ninguno podrá
JAc. Muy bien, Don Diego, hableusted. Cortar la union de los dos;
DIE. Breve será mi relato. Tan solo al poder de Dios
¿ usted un rato, Le es dado tal cosa ya.
a que me hace esa merced.
Usted está al cabo ya ESCENA X.
De cuanto he dicho poco hace,
Relativo á nuestro enlace, DICHOS, D. CIRIACO.
Aquí mismo á su papá.
Este, que es hombre en el todo CiR. ¡Oh! Don Diego...! Casualmente
De juicio y buenas razones, Lo iba á buscar.
No obstante que hay opiniones JAC. (Quedescuído!
Que lo juzgan de otro modo, - DE. Pues yo tambien he venido
*

ACTC) SEGUNDO, S
En busca de u ted. Si me ha dado la nombrada,
CIR. Corriente. Chabela, en este momento.
JAc. (Dios miol) D.E. Pero hablemos de otr r cosa
CIR. Con que llegó CIR. ¿Hay algo mas? No,
. señor; ,
l)IE. •

Don Ramon ayer á Huacho?


Que diablo! Si es un muchacho Quiero saber el humor
En lo activo! Asi soy yo, Con que recibió su esposa....
Tan pronto aquí como allá, CIR. Ah! ya estoy.
Hoy en mar, mañana en tierra; DIE. Usted dispense
Esto si es hacer la guerra. Que lo interrumpa.
Con que, amigo, ¿como vá? JAC. (Y yo, ¿qué hago?)
DIE. Muy bien. CiR. Hemos dado el golpe en vago;
CIR. Ahora de un sopapo Nadie, amigo, la convence.
Se nos encaja aquí, en Lima; DIE. Será posible
Ya lo tendremos encima (CIR- Caba!.
Me gusta el viejo por guapo, Pero mejor. Qué demonio!
Y que lo es no cabe duda. El lazo del matrimonio
Diantre Ni teme á la muerte, Mas que lazo es un dogal.
Por eso siempre la suerte Con que no ser majadero,
En sus empresas lo ayuda. Lo demas es un capricho.
¡Qué se me dá que en su porte No ha y mas, Don Diego...lo dicho,
Sea fino ó sea rudo! Permanezca usted soltero.
Para mi, cosido ó crudo, JAC. (Que consejos!).
No he de ir á hacerle la corte. CIR. Para qué
Eso allá á los palaciegos, Ese estar dando y cabando....
Que les gusta la papilla, Hombre se me iba olvidando,
Pero cuando algo se pilla Esta carta es para usted.
Se sufren tambien reniegos DIE. A ver, dispensen ustedes.
JAC. (A donde irá esto á parar.) JAc. (Pues hago aquí un gran papel)
CIR. Pero sabe usted, mi amigo, CIR Escucha.
No trae las tropas consigo; '1 E. (Esta es letra de el
Las tuvo al fin que dejar. CIR. Cuanto vá que tu concedes....?
Si fué un gran disparaton Ya se vé, que sabes tu
El llevarlas hasta Piura, De eso, ni que te interesa!
Yo desembarco en Sechura Si hace Vivanco esa presa
O me quedo en Morropon; Se apodera del Perú.
De ahí me retiro á Chiclayo, Yo que él mando el Apurima,
Por Olmos ó por Motupe, Y me saco á Don Ramon.
Paro un dia en Guadalupe Ha perdido la ocasion
Y me embarco en Pacasmayo: De entrar sin un tiro en Lirna.
Luego ácia Casma navego, Hay casos en que el derecho,
Doy fondo, tomo la posta, No se respeta en la guerra....
Y ordeno que por la costa Tuvo miedo á la Inglaterra
Me sigan las tropas luego; Esta es la verdad del hecho.
De ahí.... DIE. Don Ciriaco, y usted sabe
DIE. Don Ciriaco.... Lo que esta carta contiene?
CIR. No es cuento. CIR. Pues ni me acuerdo. Y que tiene?
JAc. (Qué mi papál) DIE. Esta letra....?
DIE, Señor, ... - CIR. Bien, acabe,
CIR. Nada, DIE. Y ha tenido usted valor
-
S2 -UN JU6 UETE.

De escribir, Don Ciriaco, esto, Si es que los puede vencer;


Y mancillar sin pretesto, Usted lo debe entender,
l)e esta manera mi honor. Pues que mima á las mujeres.
CiR. Hombre! No tal. Buen gusto! Yo las detesto;
DE. (Miserable!) A todas la cruz les hago.
CIR. Firmo yo acaso este escrito? Ya le darán á usté el pago,
Si existe aquí algun delito Vea á mi como me han puesto.
Mi mujer es responsable. JAC. (Mi mamá!)
La ley á nadie autoriza
Para culpar al plumario, ESCENA XII.
Quien responde de contrario
DICHOS y DOÑA MATEA.
Es solo el que garantiza.
DE. Pero es muy villano aquello
De ofrecer su brazo ó monubre MAT. Es muy sencillo.
Para difamar á otro hombre, Ahora lo verás
CIR. Con maña
Sin que ha ya razon para ello.
Ni ha y suficiente castigo, Porque hay moros en campaña
Señor Don Ciriaco, en suma, NAz. (¡Adios... se abrazó el castillo
Para el que presta su pluma MAT. (Los tres amigos Jacinta,
En ofensa de un amigo. Qué haces aquí tu? no me oyes?
CiR. Usted, Don Diego, se enoja JAc. Nada, mamá. -

MAT. Como nada?


Sin fundamento legal,
Voy á probar que no hay mal:... Que es nada? Vamos, responde.
CIR. Vaya, doblemos esa hoja, Pero ya caigo, tu padre
Y oiga usted para que vea Que es tan amigo del órden,
Te ha hecho salir....
El fango donde se mete,
Y cuanto lo compromete CIR. No me busques;
Su mujer Doña Matea. Déjame con mil demontres !
- —Muy Señor mio:—Si U. me Bueno estoy yo para fiestas!
hiciera el favor de no volver á moles MAT. Jesus, hombre, que me comes!
tarme con sus impertinencias, se lo Pues, señor, no hay mas que hacer;
agradeceria infinito. Mi hija está com Porque tu no te incomodes,
prometida, y aunque no lo estuviera Permitiré que esta niña
no se casaria jamás con un hombre cu Tire tajos y mandobles,
yo nacimiento no es igual al suyo. U. Y entre y salga cuando quiera
debe entenderme, por eso no me esplico A conversar con los hombres.
mas detenidamente. De U. &. D.E. Si habla usted por mi, señora,
Ahora, señor Don Ciriaco, No acierta en sus presunciones,
Le diré á usted á mi vez, Porque no he venido aqui
Que en tener mucha honradez Con el fin que usted supone,
Sino á ver á Don Ciriaco
4 onsiste tambien mi flaco;
Y que siendo poseedor Con un objeto mas noble.
Del corazon de esta niña, MAT Así será, caballero;
Debo mirar esta riña Yo estaré viendo visiones;
Como un asunto de honor. Mas no estoy tan dementada
CIR. Pero hombre, me opongo acaso, Para que cualquier pegoste,
A que usted se una con ella? Dentro de mi casa misma,
Dirima usted su querella Me ande trayendo al remolque.
Con la que ha dado este paso. Por último, señor mio,
Venza usted sus pareceres, Dejemos estas cuestiones,
ACTO SEGUND (3. S3
Y hablémos de otro negocio A pesar de sus reproches,
Que aquí mas prisa nos corre. Sino una señora digna "
Supongo que mi marido.... De todas mis atenciones.
CIR. Y da le! -

NAz. (Este mozo es tantas muelas


M AT. Segun mis órdenes, MAT. Pues yo jamas tendré roce
Le habrá dado á usted.... Con cierta clase de jente,
IDIE. Una carta? De cuya familia y nombre
Si, señora. Solo se tiene noticia
\} AT. Pues entonces, En Malambo ó en Barbones.
Ya usted debe conocer DIE. Señora, ya es demasiado;
Cuales son mis intenciones. Ruego á usted que se reporte.
NAz. (El gallo es de ápico) MAT. Pues hágame el gusto de irse.
MAT. Y yo CIR. Matea
No lo creo á usted tan torpe, (Isabel se asoma.)
Que no sepa lo que debe ISA. (Esto marcha al trote)
Hacer, en su caso, un hombre. JAc. Que es esto, mamá, por Dios?
Que no tiene todavia MAT. Yo no recibo lecciones
La vergüenza en los talones. De alma viviente en mi casa.
NAz. (Estas son del Padre Cobos) NAz. Matita, no te incomodes.
M AT. (Y se calla como un postel) MAT. A mi nadie me gobierna.
JAc. (, ué mi mamá, por la virgen!) CIR. Pero, mujer, no des voces,
CiR. (Es peor que un gato del monte Que no estamos en la pampa,
DIE. Señora, usted se ha propuesto. Ni es el señor ningun zote,
Sin motivos que la abonen, Para que no se le guarden -

Que en cada palabra suya Ciertas consideraciones. º

Vea yo un desaire enorme. MIAT. Si no me quiere escuchar


Usted se hace reprensible, Que se largue, que no estorbe.
Por conducta tan innoble; DIE. No será mucho, señora,
E imitando á otras mujeres El tiempo que aquí demore,
Cuya educacion es pobre, . Porque deseo evitar
Mientras mas se le tolera Que prosiga este desorden.
Mas insufrible se pone. Pero antes de que me marche
MAT. Usted me insulta! Es fuerza que usted no ignore
DIE. Señora, Que ya nada alcanzará
No son insultos, razones. Con gritos, ni esclamaciones,
MAT. Pero.... Porque es bastante dificil
DIE. Permitame usted. Que impunemente se violen -

Voy á terminar. Los sagrados compromisos


CIR. (Buen golpe!) Que unen nuestros corazones. -

DIE. La moderacion, señora, MAT. Como De quien habla usted?


Tambien límites conoce, De mi hija? d9
Y yo sintiera infinito l)R. No se acalore
Que con semejante porte Usted señora. -

Me hiciese usted traspasarlos MAT. Eso es falso


Violentando mis acciones. Is.A. (Esto va à todo galope)
CIR. (Pues yo de muy buena gana, DIE. Yo no miento.
Le apretaria el gañote.) MAT. Con que es cierto?
DIE. Repito, que lo sintiera, Niña, ven acá, no lo oyes?
Porque tengo obligaciones, DIE. Déjela usted. -

Para no ver en usted MAT. Ven acá,


i Sí N. JU (; (H. T.

Dime, muchacha, de donde Sin mas consideraciones


Nos sale ahorar este señor Señores, pasarlo bien
Con semejar es cuentones? Señora, estoy á sus ordenes.
Qué compromisos son esos? MAT. Vaya usted con Dios.
Alza la cara.... Responde. NAz. (Buen viaje)
Pero yo soy una cándida, MAT. (Permita Dios que se atore)
En darle crédito á este hombre! JAc, (Mas que me maten, jamas
Si todo es mentira! Me casaré con este hombre.)
IsA. (Sacre)
MAT. Si señor, son invenciones, ESCEN A XI.
Cubiletes, espantajos
Para obligarme á que afloje. DICHOS, MENos D. DIEG0.
Pero si, buena soy yo
Para andarme con recortes! CR. (Que mamada es ser casado)
ISA. (Como se hacel) MAT. Maldito chisgarabis,
MAT. Señor mio, Como queria engañarmel
Otra tecla mejor toque, JAc. (Ay! Dios que será de mi!)
Porque las que usa, estan ya CIR. (Es capellania lega
Tan gastadas, que se rompen. Que nos dura hasta morir.)
Aqui, no hay mas compromisos, M AT. Que colerico se puso!
Y sépalo quien lo ignore, Yo nunca lo he visto asi;
Que los que he contraido yo, Estaba feo, horroroso,
Previo aviso á mi consorte, Lo mismo que un puerco espin.
Para casar á esta niña NAz. Sabes que me pareció,
Con Don Nazario Mirones. Cuando se iba por allí?
ToDos. Con Bon Nazario! Un toro dando corcobos,
lSA. (Jesus!) Al salir por el toril.
NAz. Y pregunto yo, señores, CI . Si fuera yo otro, ahora habria
Soy acaso una alma en pena Aquí la de San Quintin.)
Para que ustedes se azoren? MAT. Oye, Jacinta.
Me caso, como se casan, JAC. Mamá
A su vez, todos los hombres. MAT. Llega, parece que á ti
Y al que mal le pareciere Y á tu padre les ha entrado
Que la postura mejore. A un propio tiempo el esplin.
Is.A. (Que tal viejo de los diablos!) CiR. (Y lo peor es que no se
CR. Este consorcio se opone Si ha llegado ó no á de venir
A la razon.... El Presidente, ni nada)
MAT. Tu eres, quien MAT. Que te parece el ardid
A cuanto yo hago te opones Coin que intentaba manchar
Cir. Y no se hará. Tu honor ese figurin?
M AT. Si se hará Is.A. (Me tiene picada el viejo)
*CIR. Veremos. -

JAc. Soy mujer muy infelia!)


M.A.L. No me provoques, NAz. Matita, permitéme, hija,
Ciriaco! Cuidado pues! Que me precisa salir
CuR. Callo, porque no alborotes. Uu instante aquí no mas;
NAz. Vaya, que envidia! No pueden Despacho, y vuelvo en un tris.
Ver una gala en un pobre. Mle necesitas para algo?
DIE. (Aqui es inutil hablar; MAT. No, nada. Daremos fin
Y, antes de que esto se empeore, A nuestro arreglo mañana.
Obremos activamente, Ahora tengo que escribir,
A ( "" ( ) S U N ) (). lS.5
Y cuando a cabe lnablaremos. is A. Esta no estaba en mi libro.
NAz. Cuando gustes. M AT. Si él fuera como son otros
ISA. (Viejo ruin!) Nos hubiera puesto un pleito,
NAz. Conque, hasta luego. Y armado una del demonio;
MAT. Hasta luego Mas si mañana ó pasado
sA. (Yo no me muevo de aqui Contrae otro matrimonio,
Hasta no verle el concho á esto) Qué sabemos si lo inducen
ÑAz. (Donde andará mi perdiz?) y que descubra el embrollo,
Y si nos deja por puertas
..S.C.N. A N. V. En un cerrar y abrir de ojos.
ISA. (Mle alegro de la noticia.)
D. CIRIACO, DOÑA MATEA y DONAJACINTA. Cla. Acaba, Matea, pronto.
MA . Por otra parte esta niñá
C. R. (Ya se fué ese mentecato.... No va descalza tampoco;
Vamos á capear al toro.) Su madrina le dejó
Matea.... Miil pesos en onzas de oro,
MAT. ¿Ya recordaste? Y con esto y algun pico,
CIR. Va mos, hablemos sin odio, Que le añadámos nosotros,
Sin gritos, ni prevenciones.... Puede tomar en arriendo
MAr. Pero á qué viene ese exordio? Alguna chacra su esposo,
CIR. Dime la verdad, Mlatea; O si esto no le conviene,
La verdad antes que todo. Entrar en otro negocio.
¿Estás en tu juicio ó no? Tales son los fundamentos
MAT. Tu sí creo que estas loco. Del empeño que yo tomo
UIR. Pues bien, si estas buena y sana, Para que se case mi hija
le lo cual tengo gran gozo, Con el hombre que propongó.
¿Por qué pretendes casar "Ahora es precisó que ustedes
A tu hija con ese zorro, Me presten su firme apoyo,
Pobreton, viejo y bellaco....? Sin olvidarse del riesgó -

MIAT. Deja términos impropios, Que ambos corren de otro modo;


Y concluye tu pregunta. Porque me hallo decidida
CIR. Pues bueno, si tienes meollo, Hasta à entablar un divorcio,
¿Por qué quieres que se case El caso que alguno intente
Tu hija con ese fenómeno? Oponerse á este acomodo.
MAT. Jacinta, acercate y oye, CIR. Pues entablalo ahora mismo,
Que esto tios conviene á todos. Que yo te niego mi voto.
Me canso de estar parada, Ya te lo he dicho mil veces...
Sentémonos pues un poco. Yo no apruebo un matrimonió
Atiende, Ciriaco, ese hombre, En que se obliga á la tiovia
A quien pintas á tu modo, A dar el sí á soplatinocos
No está arrastrando los pies, MAT.esto
Para Buen ejemplosolo.
te pintas das á tu hija e
Ni anda comido de piojos.
Como sobrino tercero CII. Yo no autorizo violencias
Del con de de Pinta—M!omos, A que la ley pone coto,
De quien yo tambien soy deuda, Ni entro en especulaciones
Aunque en grado mas reinoto, Que deshonran hasta á un moro.
Tiene un derecho imitiegable SA. (Quien lo oye! Más todo es planta
A mis bienes, aunque pocos, Y ni pizca de cogollo.)
De lo cual te consta á li M AT. Si yo te fuera á hacer caso,
Que hay feliacientes testimotios, De rabia tomara un tósigo,
25
ael
86 t'N J ( (, ( "" ),

Pero conmigo te estañas JA C. Calinese usted.


Porque te conozco á fondo. {1 R. Cuado diablos,
El que no viva contigo Saldré de este purgatorio?
Y te oiga charlar de todo, Y Don Diego que se atufa
Con esa prosopopeya, Porque no se casa Tonto!
Ese garbo y ese tono, Bueno le pondrán el cuerpo;
Te creerá sin duda alguna Ya verá lo que es sabroso.
Un hombre de tomo y lomo, Entra en tu a posento, niña;
Cuando no eres otra cosa Me voy.... Jesus! qué bochorno!
Que un palangana de á folio; Necesito un aire libre,
Pero conmigoto estañas, Porque estoy aquí que me ahogo.
Porque te conozco á fondo.
Asi como tu son muchos; E3 CENA XVi.
Por encima un promontorio,
Y por deabajo hojarasca JACINTA.
Que se deshace de un soplo;
Sin embargo no escasean El descuido de Chabela
De gajes, ni de auditorio, No mas causa estos trastornos.
Porque en mi tierra los cándidos ISA. (Bien hecho; echeme la culpa,
Son los que hacen mas negocio; Que la ausente aguanta todo.)
Pero conmigo se estañan,
Porque los conozco á fondo.
En fin, déjalo, Ciriaco;
Y o por mi cuenta lo torno;
Vete á charlar de politica,
Que aquí ya sirves de estorbo. ACTO TERCERO,
Anda, hijo.
CIR. Esto y en mi casa.
MAT. Jesus! y que malos modos! i º Cl, N. A I.
Pues me iré yo.
CIR. Anda al diablo! - DOÑA JACINTA. ISABEL.
MAT. Ave Marial A y y que ojos
CIR. Aqui mando yo. JAC. Jesus, Chabela, me hostiga
Ml AT. De veras? Ya tanta risa.
CI . Si, señor. ISA. A y me muero.
MAT. No seas sonso. JAC. Vaya, un humor majadero!
CIR. Mira, si torno un garrote....! ISA. A y que dolor de barriga!
MAT. No por Dios. Si está furioso! JAC. Hazme, Chabela, el favor
Ve, niña, agarra á tu padre, De no hacer tanto aspaviento.
Que creo se ha vuelto loco. ISA. Si me rio mas, reviento.
JAc. (Válgame Dios que señora) No puedo.... Jesus señor!
& R. Ahora lo veras demonio! JAC. Basta pues de desentonos.
JAC. Conténgase usted, papá. sA. Que apellido tan bonito!
Demelo usted por escrito....
Es C , N. A XV. ¡Mirones de Pinta-Alonos!
JAc. No me hagas mas zumba, vete.
D. CIRIACO y DONA JACINTA. ISA. Vaya uti matrimonio lindo!
Ochenta tiene Don Guindo
CiR. Que agradezca.... Y la novia diez y siele.
ISA. (Anda, baboso) JAC. Tu has causado esas escenas
ACTO TERCERO.

Que te poner tan festiva, Que otro vaya y lo recoja?


Tu descuido es quien motiva JAC. Esto es mucho propasarse.
Mis angustias y mis penas. Chabela, callas ó no?
Pero yo tengo la culpa º lsA. Pero, se lo juro yo,
Que me fuí á confiar de ti on ella no ha de casarse.
Sabiendo que eres así. JAc. Mujer ¿has perdido el seso?
Is A. Vea usted lo que me inculpa! ISA. Tampoco á mi me apercolla,
Y si yo hubiera avisado Que no soy arroz de la olla,
Que salia la señora, Que se lo comen con queso.
¿No estariamos ahora JAc. Vete, mira que me exaltas.
Aun sin haber principiado? IsA. Ni su rabia me hace mella,
Ya no hay remedio.... Adelante! Eso se queda para ella
No me haga usted pucheritos. Que se ha vuelto suple—faltas.
Vamos! á volar macuitos! JAC. Sal de aquí pronto, te digo!
Y riase usted y cante. Is.A. Ja, Ja, ja, jal la engañé.
La tomo á usted por mi cuenta, JAC. Otra vez?
Alégrese, no sea santa. sA. Perdone usté,
Que espanta su mal quien canta No se incomo de conmigo.
Y el que llora lo acrecienta. JAC. Qué bufonadas son estas?
Si con aspecto tan feo Fastidia tanto discante:
Se ha presentado el enlace, Con manejo semejante,
Ya nos dará el desenlace Poco juicio manifiestas.
En la yema del deseo. ISA. Dice usted mucha verdad;
Voy pues á tender la red Mi razon no está en su quicio,
Que dé fin á mi trabajo, Pero si me falta el juicio,
Y, aunque eche la casa abajo Mle sobra la volunta d.
En nada se meta usted; No es, niña, una chanzoneta
Mlas, si su ausilio me peta, Lo que acabo de decir;
No me lo niegue usted nunca, A usted no le he de mentir;
Pues si queda la obra trunca Es la verdad pura y neta.
Se la lleva á usted pateta. JAc, Qué don Nazario...?
Tambien me vá á mí de punto sA. Cabales.
Que esto truene, señorita, JAC. A ti Chabela?
Pues tengo cierta espuelita IsA. Lo dicho.
Que me mueve en este asunto. JAc. Qué impavidez! .

Conque niña, fuera enconos lSA. Y que vicho!.


Y escuche lo principal: Por qué no irá á los portales?
¿Sabe usted que es mi rival Pues si, piña, ese simplon
La Señora Pinta—Monos? Ha tiempo que me corteja.
JAC. Aun mas burla? Te propones JAC. Qué dices? -

Hacer de mi tu gracejo? ls A. Y no me deja D

ISA. Pues si me arrancha el cortejo Ni resollar, el bribon.


La señora de Mirones. JAC. No sean tus travesuras?
JAC. Ve que no tengo el humor ISA. Aun despues de lo pasado,
Para tus chanzas, Chabela. Allí cerca me ha parado
ISA. No crea usted que me duela Y me ha dicho mil lisuras.
Gue ese hombre le haga el amor. Yo que tengo acá mi plan
El zapato que se arroja Para impedir cierta cosa,
Por rotoso al muladar, \le le he injido celosa,
¿Qué pena puede causar Y lo ha crcido el perillan;
188 UN JUGUETE.

Asi es que está ño Mirones Yo le aseguro al peruétario


Tan dulce como un merengie, Que ha de dar tal cataplum,
Y todo se vuelve un dengue Que siempre que lo recuerde
l'or darme satisfacciones. De susto se haga la cruz.
En fin estamos de cita, a llega.... Donde hallo un verso....?
Para vernos aqui luego; De molde! Viva el Perú!
Usted será de Don Diego, -
Ahí está... demos principio.
No hay cuidado, señorita. Lágrimas al canto y zus
Ahora vá ya se á su cuarto,
Que necesito estar sola, ESC º N. A .
Deje usted rodar la bola;
SABEL Y DONNAZARIO.
Pronto saldremos del parto.
JAc. Chabela, no sea....
ISA. Nada. NAz. (Qué hará la vidita mia....?
Retirese usted de aqui No me ha sentido....Que llora?)
Que le importa mas que ámi. ISA. A y señor!
Vea usted y oiga callada. NAz. (Oigamos....)
JAc. Que loca eres! ISA. (Simple)
ISA. Vamos, presto; NAz. (Que habrá sucedido?)
A su cuarto, señorita, ISA. (Ahora!)
Que se aproxima la cita. Ejerce tirano
JAC. Que resultas tendrá esto! n mí tus rigores,
Y de tus favores
ESCENA II. Haz a otra gozar.
Sáciate inhumano
ISABEL. En la suerte mia,
Pues, señor, á la agua patos! Que el cielo algun dia
O me lleva Belzebú, Me habrá de vengar.
O yo le hago pedir pita NAz. (Creo que es con la pared
A este viejo zamplamplus, Con quien el diálogo entabla.)
Que á toda la casa entera IsA. A y Dios
Nos la trae al bultuntun. NAz. (Quien vive queriendo,
¿Por qué en vez de enamorar, Hasta con las piedras habla.)
Como lo hiciera un mambrú, ISA. Ingrato! en tu pecho
Jamas has sentido
A dos muchachas dengosas, El dulce la tido
Y fuertes como un obuz,
No estará rogando á Dios Que causa el amor,
Por eso me has hecho
Que le dé vida y salud,
Puesto que se halla tan cerca El mal que ahora lloro;
Del último patatuz? No obstante te adoro,
«Ya se lo dirán de misas Perfido, traidor!
Dentro de poco al gandul. NAz. (Querer y no ser querido
Pero creo que él se acerca, Es mucho dolor, mamita.)
Porque se siente un run run.... IsA. A y de mil
Chabela, ya estas en baile, NAz. (Como se queja!)
Si te vence este avestruz Is.A. (Candelejon!)
Ya puedes quemar tus libros NAz. (Pobrecita!)
Y echarte en un atahud. IsA. Dime ¿no te ocuerdas,
Pero no, que disparate Cruel, de aquel instante,
Nadie vence, estando á fus: Que á mis pies amante.
A C" ( ) T ER ("ERO, 8).
Ye exijias el si? NAz. Mi vida....
Nazario, recuerdas Is A. No lo vayan á usté á ver.
Que me prometias \lce usted.
Que nunca querrias NAz. Dame la mano.
A otra sino á mi? ¡Vayase usted pues:
NAz. (Mli vida, si tu me quieres, No vaya á venir la niña.
Ese llanto es sin razon, NAz. Que venga. Que me ha de hacer?
Porque estás correspondida.) Tu eres mia y yo soy tu yo,
lsA. (Ya va haciendo operacion.) Y San se acabó.
Falso! No tratabas ISA. Pues bien.
Mas que de engañarme, Usted será responsable
Para abandonarme -
De lo que haya aqui despues.
Por otra mujer. Ay! señor, qué compromiso!
Sin pena me dabas NAz. Nada tienes que temer.
Asi á los desvelos, Aqui esto y yo.
Y á todos los celos lSA. Por la Virgen!
Que causa el querer. No siente usted pasos....?
NAz. (Bien mio, de no ser tu, NAz. Qué!
Otra ninguna será.) Si no es nadie.
IsA. (Aqui entra lo rico) IsA. Ay! Don Nazario
NAz. (Mi alma! NAz. Ya es mucha tu timidez.
Y qué preciosa que estál) IsA. Váyase usted no me esponga.
Is A. Oh! nunca de aquella, NAz. Mira, de aquí no saldré
Que vá á ser tu esposa, Hasta que no me repitas,
Una hora dichosa Con tu boquita de iniel,
Podrás conseguir. Eso que hablabas á solas,
Verás solo en ella Enenantes cuando entré.
Una alma insensible, Is.A. Usted lo ha oido?
Que tu suerte horrible NAz. - -

Todito.
Te haga maldecir. Picarona! (Cayó el pez.)
Sin hallar en tanto ISA. Dios mio!
Consuelo el mas leve, NAz. Por qué te asustas?
"Te he de ver, aleve, Quien diantres lo vá á saber?
Rogando á la infiel; Mi pecho, hija, es un sepulcro,
Y yo mientras tanto, Y mi boca una pared.
Sola y abatida, ISA. Que bruta soy!
Pasaré mi vida Naz. ¡Vaya, vaya!
Llorando por él. Ni cuando delito fué
NAz. (Me dá lastima. - Que una mujer quiera á un hombre,
ISA. (En qué piensa?) Y este la quiera tambien?
Mi existencia es muy amarga! Pero vamos á esto, mi alma,
NAz. (No aguanto mas, yo me apego. Si tu me tenias ley, -

Quien dijo miedo? A la carga.) ¿Por qué causa me has tratado


Hermosisima deidad, Siempre con tanto desden?
Mi ángel, mi ídolo. ISA. Hable usté otra cosa.
ISA. Quien es? NAz. Vaya,
NAz. Yo, mi madre. Responde.
IsA. Don Nazario, IsA. Déjeme usted
Por Dios, levántese usted NAz. No me amas?
Váyase de aqui.... Is.A. Ay! Don Nazario!
) ( , JU ó EE.

NAz. Danie pues ese placer. Que todo lo que ellos tiene,
sA. Se vá ustéá casar conmigo? Es, Don Nazario, de usted.
NAz. Y qué sabemos! NAz. Documentos!
IsA. Asi es. ISA. Los he visto;
NAz. De esas cosas en el mundo Y escritos en buen papel.
A todas horas Se ven. Por ellos consta que un conde....
SA. Pero á usted lo han amarrado No me acuerdo ahora de qué;
De Pinta.... una cosa asi.
De las manos y los pies.
NAz. Amarrado! NAz. De Pinta—Monos?
Is.A. Por supuesto, IsA. Eso es.
Y sin poderse mover. Dejó sus bienes,
NAz. Lo dices por la Jacinta? NAz. Son ellos!
No es así, ñata. ISA. A un tal.... -

l S.A. Tal vez. NAz. ¿Don José Manuel?


& Az. Que sonsa eres! Is A. Cabales.
sa. Don Nazario, NAz. (No, no me engaña)
Cásese usted, hace bien, Ladronasos!
Mire usted que es el bocado Is A. Qué tal pues?
Para presentarlo á un rey, NAz. Chabelita, esos papeles
Está ya frio, es verdad, Los robaron del poder
Pero caliéntelo usted. De mi padre, y no han podido
NAz. Zumbática! Ser vistos ni oidos despues.
ls A. Otome encima De esa hecha quedé arruinado....
Un par de tasas de té. IsA. Jesus! y que mala fé!
NAz. Ya estás celosa. yo que usted mañana mismo
ISA. Quien? yo? Los arrastraba ante un juez.
NAz. Mi abuela. NAz. Y las pruebas?
sA. Que candidez! ISA. Yo las saco,
Yo celosa? No tuviera Mas que estén a donde estén.
El demonio mas que hacer. NAz. Que es lo que escucho?
Lo quiero á usted... no lo niego, Is A. Tan cierto,
Por eso me arde tambien Como dos y una son tres.
Que quieran echarle lazo, NAz Y cuando?
Cual se hace con una res, Is A. En esta semana.
Por quedarse con los bienes, NAz. Acércate, linda, ven;
Que pertenecn á usted. Deja que te dé un abrazo
NAz. Que es lo que hablas? Por ese buen proceder.
sA. Si, señor. Pero qué tienes....?
Es mucha desfachatez! ISA. Yo, nada.
Porque no van á Guascata NAz. Pero ese llanto por que es?
roban á tutiplen. IsA. Sea usted feliz....
NAz. Esplícate.... NAz. Sin ti,
is A. Si es preciso, Yo jamas lo puedo ser.
Pronta estoy, lo juraré. IsA Y la niña....? -

Lo quieren á usted robar NAz. No me vengas


Entre marido y mujer: Ahora con esa vejez.
Los he pillado, tratando Las palabras son palabras
Sobre esto mas de una vez. Que el viento lleva en tropel.
Ademas ha y documentos sA. Asi son todos los hombres.
Que dan bien à conocer, Pobre de la que los cree!).
- , ("'O "' E, R (", R.O.,

NAz. Asegurenósla.) Mira, Nos vendrá esta vieja ahora?


Tan no te hablo con doblez,
Que tengo hecha la intencion S C , N. A ,.
De que seas mi mujer.
IsA. Las palabras son palabras; D0ÑA MATEA, é ISABEL.
¿Asi no lo ha dicho usted?
NAz. Entonces.... bien, Chabelita, MAT. Chabela! -

¿Quieres que te de un papel SA. Que manda usted?


Que haga muestro compromiso M AT. Dime, no ha vuelto el señor?
Respetable ante la le y? ISA. Creo que no.
ls A. Como usted guste. M AT. Y Don Nazario?
NAz. Al instante
ls A. Hace un instante que eutró.
lo vo y á mi cuarto á hacer. M AT. Y la niña?
(No me dá los documentos, ls A. No la he visto.
Sino le meto interes.) (Habrá vieja!)
Ah! no te vayas mi vida, M AT. Qué horas son?
Espérame aqui. ls A. No se.
1SA. Muy bien. MAT. Nada sabes tu.
NAz. (Nada se pierde con esto; Is A. Como no tengo reloj.
Un papel es un papel. M AT. Pero sí tienes lisura
isA. (Veremos por fin y postre Para alzarme el dia pasoia.
Quien es quien engaña á quien.) sx. Y o que he dicho pues?
M AT. No, nada.
º{ x:A W. Is A. Arma usted tanto faroll
M AT. Y es necesario que "sepas
ISABEL.
Cue yo como tu no soy,
Para que á cada palabra
Ay! que mentir tan parejo! Me salgas con una coz.
Si me he visto siete á siete ISA. (Que gana de buscar pleito,
Si dura mas el sainete, Y remolerme el humor!)
Conoce la trampa el viejo. M AT. Pues es buena!
Se necesita pechuga ISA. Pero que he hecho?
Y ademas gran desparpajo, M AT. ¿Crees que te he criado yo
Para mentir á destajo
Para que cual gato bravo
Sin dejar ninguna arruga. Me arañes á tu sabor,
Yo no puedo usar careta Cuando de hablarte ó mandarte
Con amigo ni enemigo, Tenga alguna precision?
Lo que siento es lo que digo Is A. (Jue muela)
Salga pato ó gallareta. MAr. Pues te equivocas;
Sinembargo, es necesario Si me cuestas mi sudor
Seguir finjiéndome záfia No es para verte la cara, D
Hasta que me pida álafia Que no eres tan linda, no,
Este viejo perdulario; Sino para que me siryas
Pues en mi caso aconseja Con toda aquella atencion,
La prudencia no aflojar, Que siempre debe guardar
Que esto no puede tardar El criadoá su señor.
En tronar como harpa vieja.... sA (Porque han de tener las viejas
Ay! que diablo! La señora....! Siempre el genio regañon?)
Esta es la de no te muevas.
MAT. Tu eres una pobretona
A qué tiempo! Con que nuevas Y yo de comer te doy:
tº N jtº, ''.
1 ; ..)2
Si hubiera muerto....! Jesus
La soberbia y la pobreza
Nunca hacen migas las dos, Ya nos hallaramos hoy
Y el pobre cuando es altivo, Envueltos en la anarquia
No halla en nadie proteccion. Mas espantosa y feroz.
Te has vuelto muy habladora. Su vida se ha hecho precisa
Para el órden interior.
Is.A. (L largo de esto es lo peor.) M AT. Mira, hombre, hace muchos años
M AT. Y ademas una atalaya
De lo que es y lo qué no, Que oigo esa misma cancion,
Para ir de aquí para allí Y nosotros, erre que erre,
Hablando sin son ni ton. Sienpre con el mismo humor,
Is A Usted me saca unos cuentos! Al pie del harpa y cajeando
MAT. No son cuentos, no señor. Sin variar nunca de son
Apostara á que ya has dado CR. Ah! que lengua! Eso es decir
A todos cuenta y razon Que esto está in statu quo?
De que se van á casar
Ml AT. Qué se yo si estas estatuas
Son de yeso ó son de col!
La niña y mi primo.... Yo no entiendo tus latines.
ISA. (¡Adios!)
CIR Y yo mas que bruto soy
ESCEN.A V I. Que me pongo á hablar á estatuas
De semejante cuestion.
DICHAS, D. CIRIACO. Mie voy adentro.
MAT, Oye. -

CIR. (Pues señor, está ya visto; CIR. Qué hay?


No hay remedio, se acabó; MAT. No soy sorda.
A este hombre no le abre brecha CIR. Esta es mi voz.
Ni un cañon de á treinta y dos) Despacha.
Ml AT. Te necesito
¿No saben ustedes nada?
CI a. Ya vuelvo:
Casi muere Don llamon; -

Es un milagro patente M AT. En mi cuarto estoy.


El modo como salvó. CIR. (Negar que esto va en progreso,
El golpe ha sido terrible. Es una injusticía a troz,
MAT. é IsA. Ha habido revolucion...? Es andar en cuatro patas,
CR. Nada de eso; su caballo, Es no ver la luz del sol.)
Viniendo acá, lo tiró,
Y estuvo mas de dos horas ESCEN A V .
Sin señal de animacion.
DOÑA MATEA y DOÑA ISABEL.
Is A. Vaya!
CIR. Pero no hay cuidado.
Llegó á su casa mejor.
MAT. No hay tu tia! Este hombre está
MAT. Hasta crei que era otra cosa. Completamente perdido.
* CIR. Y qué es poco el noticion? En vez de gastar su tiempo
M AT. Ciriaco, dejate de eso En cosas de útil servicio,
Que no importa un caracol. Lo pasa aplanando calles
C1s. Como que no importa! De oleton y de busqúillo.
IsA. (Dale) Pues sepase usted que es vida
CIR. So y acaso de canton? de estos hombres políticos....!
A ti si que no te importa Mas y o me estoy olvidando
Que nos lleve el diablo ó no. Del fin que traje á este sitio:
Pues la salud de la patria Mira, Chabela, anda a dentro,
Ha estado en su salvacion. Y dí que venga á mi primo.
A CTO TER C º s Cy. 93
ls A. Voy al punto. ESCEN A IX.
AIAT. No te tardes.
Is.A. (Ahora lo atrapo de fijo.) isABEL.
MAT. (Yo no mas lo he de hacer todo:
De valde tengo marido.) El viejo se halla en conflictos.
Is.A. (Malaya sea! Aquí viene.) Por pillar los documentos,
Bailára los panalivios.
Ahora, no se como diablos ,

EsCENA VIII. Se desenvuelva este ovillo. -

Otro al puesto... Aprieta manco!


Y ahora Chabela....? Magnífico!
picuas y o Nazamio. Buen pensamiento....!
NAz. Ya estamos de vuelta. ES ( CN. A ..
IsA. (Chito
Ahi está la vieja) ISABEL, D. DIEGo.
NAz. (Cáspital)
MAT. (Vamos, á buen tiempo vino.) DI. Chabela.
NAz. (Aquí traigo eso.). lsA. Por nuestro amo, mas bajito,
ISA. , (Silencio.) Que oye la señora....
NAz. (Estos son casos fortuitos) DIE. - Bueno.
MAT. Gracias á Dios que pareces Pero dime....
Sin duda has dado al olvido IsA. Lo que digo
Que tenemos que acabar Es, que usted no puede estar
Esos arreglos hoy mismo. Ni un minuto en este sitio.
NAz. Esos arreglos....! Ah... si Ocúltese usted. - -
Yame acuerdo.... Y no han concluido...? DIE. Pero oye.
MAT. Como! sin ti....? -IsA. La niña me ha prevenido
NAz, , , ¿Que tiene eso? Que luego que usted llegase,
M AT. No, hijo, yo juego muy limpio. La llamára. ..." -
NAz. Pues bien.... - Dn. ¿Eso te ha dicho? -
MAT. Vamos pues. . IsA. Si, que le precisa mucho
NAz. guarda... Hablar
DE. con usted. Lo mismo
-

Y -
Permíteme, hija, un ratito.
Is.A. (No me atiende) Deseo yo.
MAT. Ve, nos falta IsA. Pues entonces º
La partida de bautismo. Venga.... -
NAz. Falta? Pues la vo y á traer. DIE. ¿Qué haces?
MAT. No es la tuya, hombre. ISA. Calladito.
NAz. - -

No has dicho...? Venga usted....aqui en mi cuarto,


M AT. Es la suya. , , Estése usted escondido, ¿D
IsA Vaya usted. Hasta que avise á la niña.
NAz. Pues si es la suya, al avio; DIE. Repara....
Andemos, Miatita. * lSA, Vamos prontito,
\ AT. Vamos. Que creo que viene jente.
NAz. Espérame, Entre usted. -

S.A. Por sabido. DE. Solo por ella


MAr. Anda, Nazario. Consiento en tal sacrificio.
NAz. Ya vuelvo. Anda avisale. .
IsA. Ya voy.
26
194 U N JU GUET I.
ESCENA XI. Con darse por entendido
Hasta que yo dé la voz.
ISABEL, NAz. Dale! ¡Que bueno es el niño
Para no ser malicioso!
Inocente pajarito IsA. Si, se conoce.
Que teniendo libre el vuelo, NAz. Lo dicho.
Por tu gusto estás cautivo, Vaya, me voy. Un abrazo.
¿Cuando dejarás tu jaula? IsA. Déjeme usted.
Ni yo misma lo adivino. Nvz. No ha y arbitrio.
En fin, vamos procurando Te pillé.
Salir de este la berinto: ISA. No sea usted loco!
Hasta hora ningun obstáculo NAz. Venga otro....
Se ha interpuesto en mi camino; lSA Jesus
Todo vá á pedir de boca, CiR. (Qué miro!)
Pero, como el otro dijo, IsA. Impertinentel
Hasta el fin nadie es dichoso, NAz. Adios pues.
Y al concluir está el peligro. ls A. Basta ya.
NAz. Consuelo mio;
ESCENA XII. Mi corazon....
Cla. Bravo! bravo!
1SABEL Y DON NAZAR10.
ls A. y NAz. Ay! Don Ciriaco
NAz. Me le escapé....Chabelita. ESCENA XIII.
IsA. Don Nazariol
NAz. Dulce hechizo.
DICHos. D. CIRIAco.
lsA. Qué valor l
NAz. Si no me ha visto. CIR. Bravísimo -

No hay miedo, IsA. (Ya prendió el cohete de soga)


IsA. Yo estoy temblando. CIR. No hay que asustarse, mi amigo;
NAz. Conque...Aquítengo ese escrito. Eso es muy republicano.
ISA. Qué escrito..., ..? Naz. No crea usted....
NAz. Aquel que te dije. CI . Nada, primo.
IsA. Ah.... si.... Igualdad, fraternidad,
NAz Tómalo. Son las ideas del siglo.
lsA. (Ya es mio!) Mi mujer, probablemente,
NAz. Pero oye, va con el trato Se pondrá como un arisco,
De que si no.... Porque ella está todavia
ISA. Convenido.
En tiempo del rey Pepino;
NAz. Así reza. Pero, Don Nazario, yo
lsA. Está muy bien. Que profeso otros principios,
Váyase pues. Creo lo mas natural
• NAz. Dame aviso Que en este mundo maldito
Luego. Se mezcle una perra chusca
IsA. Se cae de su peso. Con algun sabuezo fino.
Eso no se habla. Los pillo NAz. Oigame usted...
Y se los entrego. CIR. Y aunque fueran
NAZ. Empuña. Un crímen tales cariños,
IsA. Váyase usté. Yo no le daria á usted,
NAz. Un abracito.... Don Nazario, otro castigo
IsA. Luego...Vayase...Ah...!Cuidado Sino casarlo con ella,
A GTO TERCER (2. 1s5
Porque esto en mi pobre juicio, Confieso á usted mi flaqueza.
Sería peor que mandarlo Quien está libre?
Por diez años á un presidio. NAz. (Habladora!)
Pero ahí viene mi mujer. MAT. Qué descaro, santo cielo!
HSA. (Aquí comienza lo rico.) NAz. (Lo echó á perder.)
CIR. Prepararse. Is A. - Qué me pasal
NAz. (Carambola!) MAT. Alza, demonio, del suelo;
Is.A. (Ella lo verá conmigo.) Vete al punto de mi casa.
- Is A. Por Dios...Ay...!
ESCENA XIV. MAT. Desvergonzada!
- Pero, Nazario... -

DICHOS y DOÑA MATEA. NAz. , Está loca.


MAT. Vete, ó de una cachetada
MAr. Qué tienes hoy? Qué te ha dado? Te tapo, sucia, la boca. -

Que estás, primo, inconocible? Is A. Don Nazario usted consiente...?


Apenas habias entrado NAz. Eso no, nadie le pega.
Cuando te hiciste invisible MAt. Nazario
NAz. Salí....pues.... como tenia.... NAz. Ella está inocente.
MAT. Qué, estás enfermo? CIR. (Ya tu turno á ti te llega.)
NAz. Yo, no, MAT. Con jente de buen pelaje
MAT. Me parece.... Andas en tratos... me alegro.
NAz. Yo volvia, IsA. Caramba! Ya tanto ultraje
Cuando Chabela.... No lo tolera ni un negro. -

ISA. Quien? yo? Calle usted mo me haga hablar


M AT. Y tu tambien, porque estás, Y le pese. -

Asi, con los ojos bajos? MAT. Como es eso?


De cuando acá? Is.A. Será de nunca acabar
IsA. Usted no mas Si yo aflojo la sin hueso:
Me ha puesto en estos trabajos, Cuando me ven de buen ojo
MAT. Qué te ha hecho por qué lloras? Soy mansa como una llama,
Responde. . . Pero tambien si me enojo
IsA. Pobre de mi! Suelo ser de llaca mama.
NAz. (Calla por Dios que lo empeoras.) CIR. Qué lenguecital
MAT. Ciriaco, que ha habido aqui? NAz. No mas.
NAz. (No llores.) Is A. Pues dejaré que me coman.
MAT. Habla. MAT. Si es el mismo Barrabás!
ISA. (Hice mal.) IsA. A donde las dan las toman.
MAT. Tu lo has de saber tal vez. MAT. Con una barra de grillos
CIR. La cosa mas natural; le bajara esa arrogancia.
No es nada, una candidez. Is A. De valde son pastelillos
MAT. Pero que hay? Cuando no dejan ganancia. D

CIR. Están amándose. M AT. Al fin canalla. -

IsA. Dios mio! IsA. Quien sabe,


MAT. Ah lengua mala Como andarémos las dos!
CIR. Yo los he visto abrazándose, CR. (Ahí le duele)
Al entrar en esta sala. MAT. Es cuanto cabe!
MAT. No lo creo. ... NAz. Basta, Chabela, por Dios.
Cl R. Habrá simpleza! IsA. Déjela usted que se engria.
MAT. Y es á esta....? NAz. Pero hasta cuando?
IsA. - - Perdon, señora; ls A. - Acabóse.
96 UN JUGUETF,

Bien puede ser que algun dia MAT. Jesus la mato; ven, hombre
Conmigo le den las doce. (valga; NAz. Quien entiende este barullo?
MAT. No has de encontrar quien te Is A. (Por el santo de mi nombre
Te he de ver sufriendo el mal. Que yo misma me aturullo!)
Ciriaco, manda que salga CIR. Jacinta...!
De casa esta tal por cual. MAT. Hoy si que le pego.
IsA. No solo del tecum son C. R. Muchachal
Las que á los festejos van, NAz. Nadie responde.
Tambien las que usan manton * « ". V”
Buenos golpes que se dan. ESCEN A, XV.
¿sºlo unº estaca..? Dichos y Dos Diego,
(Conteniendola.) 1 -

MAT. Pordioseral. - DIE. Señores... . v.


- MAT. Como!
Is A. Ya no se acuerda la vaca C on Diegó
Que en un tiempo fué termera. UIR. º...,
«... MIAT. Pero ella donde se esconde?
-
M AT. Solo tu puedes sufrir
Esa boca de escorpion. - 7. º vº º,
CIR. Matea, no hay que partir E - CCN A XVI.
Con tan poca reflexion.
DICHOS, AIENos D0ÑA MATEA
MAT. Pero hombre, no tíenes manos?
Bota de aquí á esa atrevida.
CIR. Despacio, somos peruanos... NAz. Vé que nos van á perder
- - - Esos impetus violentos.
¿
Nos ¿
IsA. Silencio, no hay que temer,
l Y ºe. YoV Az, Bu los documentos,
tengo llell O. -

MAT. Calla, borrico. NAz, Bueno, buel


NAz. Si, si. "... º "v. - - -

ISA. Mejor que me pongan silla. ¿SC , NA XVi.


CIR. Vaya, no ser rencorosas -

Dejarse de esos esplantes.


- - -º
- D. CIRIAco,
-
º¿ ¿¿Eº
. D. NAZARIO, D
Olvido... Queden las cosas
Lo mismo que estaban antes. MAT. Aquí no está.
NAz. Apoyo yo ese proyecto. Diga usted donde se fué?
Is.A. Catay lo que la disfuerza! DE Señora...
MAT. Eso jamás tendrá efecto. M AT. No escapará;
CIR. Pues emplearémos la fuerza. Donde esté, la sacaré.
ISA. La fuerza? si, ya se vé; -

Ella todo lo concilia. ES, C , N. A XVill.


Pero señor, oiga usté
Principie por su familia. DICHOs, MENos DoÑA MATEA.
CIR. Silencio, que ya estoy harto
De oirte esa lengua de lija. CiR. Qué escándalo qué asonada!
Isa. Mi lengua...? vaya á mi cuarto Isa. Confianza.)
Y que lo desmienta su hija. DIE Yo estoy absorto. -

CIR. y MAr. Ali hija CIR. Mire usted!,


IsA. Le toca el indulto. IsA. (No diga nada.)
CIR. Qué pronuncias, voto á Sanes NAz. (Como se hace el niño el corto)
Isa. Ahí está con cierto bulto Is A. Sufrimiento y los matamos
Formando no sé que planes. CR. Confieso que no lo crei. l.
ACTO TERCERO, 197
DIE. Pero, Don Ciriaco, vamos, DE. . Ese es un secreto
¿De qué se me acusa á mí? Que yo no revelaré.
Juzgar no mas no debemos MIAT. De modo que, segun veo,
Por meras su posiciones. Mi casa se ha convertido
CIR. La cara, amigo, nos vemos; En «Hotel del Universo.»
Pero no los corazones. Oye, ¿tú no me dijiste....?
lsA. Si lo dije, no me acuerdo.
Escr NA XIX. JAC. (Chabela!)
ISA. (Oiga usted y calle.)
DICHos, DoÑA MATEA y DoÑA JACINTA. CIR. Puede ser que sea cierto
Lo que dicen uno y otro.
JAc. ¿Pero qué es esto? mamá, MAT. Así es, pero yo mas creo
¿Usted ha perdido seso? Que, si tuvieras calzones
MAT. Camina aquí, sinvergüenza, Nos guardáran mas respeto.
Hoy vas á ver lo que es bueno: CIR. Cada vez me afirmo mas
Ven acá, dime ¿qué hacias En que conviene un arreglo,
Encerrada con Don Diego? Que echando un velo al pasado
JAc. ¿Quién? ¿yo, mamá? -, Restaure el órden interno. -
MAT. No, mi madre. MAT. No piensas en otra cosa.
¿Qué hacias? dilo al momento. No se quejarán tus maestros.
Die. Señora, yo he estado solo. Tanto han de querer ustedes
Is.A. (Así me gusta, bien hecho.) Que nosotros olvidemos, - -
MAT. A mi ustedes no me vienen Que nos hemos de olvidar -

Con argucias ni con cuentos: Que somos de carne y hueso.


O me lo confiesan todo En fin, si es tan necesario "s

O aquí hay una del infierno. Que haya olvido, olvidaremos,


CiR. (Pues, señor, que me fusilen Pero con la condicion
Si yo comprendo este enredo.) De que ha de casarse hoy mesmo
MAT. ¿Conque hablas ó nó? Don Nazario con Jacinta.
JAC. Mamá, CIR. Conforme, si ella quiere....
No sé nada. ls A. Eso
MAT. Vamos, presto. Será lo que tase un sastre.
JAC. Si yo no he visto al señor, Si ella quiere, yo no quiero.
Ni he Sabido de su encierro. CIR. ¿Y quien es el que te ha dado
MAT. ¿No lo has visto? A tívela en este entierro? *

DIE. No, señora; IsA. ¿Sabe usted quien, señor mio?


Dice la verdad en eso, El que hace el papel de muerto.
Ni me ha visto, mi ha tenido NAz. (Se vino la casa abajo.)
Parte en mi entrada allí dentro. CIR. Pues, hombre, estabamos frescos
De ello está tan inocente ISA. Sobre todo, es necesario
Como un ángel en el cielo. Que hablemos ya sin rodeos, D
NAz. No lo confiesa. Sepan ustedes que mas
IsA. . Así lo hace Que el señor es mi cortejo,
Quien precia de caballero. Que él me pertenece a mi
MAT. ¿Conque tu no lo sabias? Como yo le pertenezco, *.

Pues es lindo el embeleco! Y que


Que se tampoco es tan
le vean los calvo
sesos. s
Te has figurado quizá
Que me estoy chupando el dedo....? MAT. Indigno
Y entonces ¿como se hallaba CR. No le hagas caso.
Este hombre....? Dre. (Esto encierra algun misterio
s UN JU G ( f , f E.

CIR Que la lleven á Saíta Ana MAT. Negro blanco


Que está loca, sin remedio. NAz. ¿Y tú quién eres?
IsA. ¿Loca...? no. Mas locos son MAT. Deshonra de mis abuelos!
Los que creyéndonos ciegos, NAz. ¿Tus abuelos? ¡Como estás!
Tratan de hacer á ojos vistos Conocí mucho áño Pedro.
Catamita con lo agemo. MAT. Infame
MAT. ¿Qué dice? NVZ. Pues hija, ese
ISA. Que ustedes quieren Era tu abuelo materno
Que el señor sea su yerno, MAT. Deslenguado!
No movidos de piedad, -
NAz. El dia que quieras
Que nunca se la tuvieron, Te lo pruebo.
Sino por apamullarle DIE. ¡Qué perverso!
Sus fincas y su dinero. NAz. Tu madre fué ña Rosario,
M AT. Que escucho! Cierto, está loca. Criada de mi tio Alejo,
Die. (Esto varía de aspecto.) De quien tuvo dos retoños.
MAT. Que se la lleven de aquí El uno murió pequeño,
Is A. Lo probaré. Y el otro.... Di, ¿qué apellido
NAz. Sí, señor, Llevas tú, que no recuerdo?
Tenemos los documentos. CIR. Todo eso no viene al caso.
¿Hasta cuando? como, pues? MAT. (Jesus! ¡que bochorno tengo)
MAT. ¿Y tú tambien? NAz. Quien tiene rabo de paja
NAz. Por supuesto, Huye, Matea, del fuego.
Ya no quiero callar mas: Is A. (La cuña para ser buena
Mis bienes no son mostrencos Ha de ser del palo mesmo.)
Para que hagas tú, ni nadie, NAz. Quien se pone ádar, se es pone
Alto padrino con ellos. A que se le dé mas recio;
A flojen lo que no es suyo Y el que dice lo que quiere
O al punto les meto pleito. Oye....
JAc. Chabela, ¿qué has hecho? MAT. Anda vete al infierno
ISA. Chito CIR. Todo eso, señor pariente,
Poco falta. Lo miro yo con desprecio.
CIR. Y este necio Mi mujer no necesita
Va á ser marido de tu hija? Para merecer mi afecto,
NAz. Que se ease con un cuerno. No obstante que casi nunca
Yo no sufro ancas de nadie, Estamos los dos de acuerdo,
Nime agradan espalderos. Tener la sangre rojiza
CIR. Insolente! Ni de color ceniciento.
DIE. Señor mio, Con su honradez basta y sobra.
Trate usted con mas respeto Y tú, ya irás conociendo
A estas señoras, ó yo Las ventajas que resultan
haré que rnude de génio. De vivir bajo un gobierno
SA. Eso es! Háganle monton Democrático, en que....
Para pegarle. MAT. Quita
CIR. Silencio! Que me fastidian tus cuentos.
Don Nazario, salga usted CIR. Mas me fastidian á mí
De mi casa. Los tontos y dominguejos,
MAT. (No lo acierto.) Que aun sueñan en nuestra tierra
Is.A. Vámosnos de aquí. Con fueros y privilegios.
MAT. Ordinario! D.E. (Este hombre es un loco manso
NAz. Calla, porque te avergüenz9. Que habla á veces como cuerdo.)
A ('' () TEnr CERO, 1939
Isa. Vámosnos ya, Don Nazario. Es decir desde algun tiempo,
NAz. Espérate un rato. Me anda haciendo cucamonas,
ISA. (Andemos, Seguramente creyendo
Si quiere usted que le entregue Que estoy de mas en el mundo
Hoy mismo esos documentos.) Para armarme con mastuerzos.
NAz. Sí, si, vamos, Chabelita. NAz. ¡Que bufona... vaya, si eres....
MAT. Ah! ¡que demonio CIR. (Lo estoy viendo y no lo creo.)
UIR. Estoy lelo! MAT. (Que juguete tan pesado
IsA. Volvamos un momentito, Ojalá se quede en estol)
Que he dejado en el tintero ls A. Perdóneme usted, señora,
Cierta cosa, que es preciso Si he cometido algun yerro.
Que lo sepan todos ellos. Mi intencion no ha sido nunca
\ enga usted. Faltarle á usted al respeto,
NAz. Vamos allá. Sino mostrarle á las claras -

JAc. (El fin de esto no lo acierto.) Lo que este hombre estaba haciendo.
DIE. Vuelven.... MAT, Alza, muchacha.... ¡Que cosas!,
ISA. Permítanme ustedes NAz. (So y capaz de caerme muerto)
Dos palabras. CIR. Pero dinos, ¿como entró
CIR. ¿Qué hay de nuevo? En tu vivienda Don Diego?
IsA. Decir á ustedes, por último, ISA. Yo le hice ocultarse allí,
Que no soy lo que parezco, Fingiendo estar de convenio
Pues aunque me saca un hombre Con la niña.
Este hombre es hombre soltero, DIE. (¡Qué diablillo!)
Y ademas me tiene dada MAT. Oye, ¿y esos documentos....?
Palabra de casamiento. ISA. No me acordaba, aquí están,
Responda usted. ¿No es verdad? NAz. Esos papeles me tocan;
NAz. Sí, se la he dado, es muy cierto. No hay aquí mas heredero
(Falta no mas que la cumpla.) Del Conde que yo.
IsA. ¿Lo oye usted, señor Don Diego? MAT. (Respirol)
¿Y usted, señor Don Ciriaco? Toma, lee:
¿Y ustedes....? CIR. Vengan.... ¡Que veol
MAT. ¡Que atrevimiento! «Consta por esta que doy palabra de
lsA. Pues ahora suplico á todos casamiento á Isabel Matienzo, y que me
Que oigan de una vez el resto. casaré con ella cuando me entregue unos
Han de saberse.... ¿Lo digo? documentos que retiene en su poder su
NAz. Desembucha, hija, sin miedo. patrona Doña Matea, y por los cuales
ISA. Que es usted un pillastron, se viene en conocimiento que soy el le
Y un grandísimo embustero. gítimo heredero del Conde de Pinta
Todos. Que dice -
Monos. Lima, &º.
ISA. Y lo corroboro NAz. Eso nada significa.
Y afirmo con mi pescuezo. Los otros son los que quiero:
NAz. ¡Vaya! ¡vaya! Tu me has dicho que los tienes.
ISA. A mas declaro IsA. Simplonazo Candelejo
Que todo lo dicho y hecho Las apariencias engañan,
No ha sido mas que un juguete. No lo creia á usted tan lerdo.
ToDos. UN JUGUETE....! ¡Qué sé yo de esos papeles,
DIE. ¿Como es eso? Ni cual es su paradero
IsA. UN JUGUETE, lo repito, He oido contar esa historia,
Para burlar á este viejo Y me vino muy á pelo
Que antes y despues del parto, Para hacerle á usted tragar
200 UN JU GUETE,

La píldora.... Quien sabe qué habrá ocurrido!


NAz. Bueno, bueno En fin, despues se sabrá.
Is A. Al que se duerme lo cambian, Conque vamos, por acá
Yá bribon, bribon y medio. ¿Se sanciona ó no el olvido?
NAz. Está bien; mañana mismo DIE. Si tal cosa se decide
En un juzgado, veremos Será previa mi protesta,
Si los das ó no los das, Porque tengo una propuesta
Y si soy ó no su dueño. Que no quiero que se olvide.
Ganzos ! CIR. ¿lnsiste usted?
ISA. (El cochino es libre.) DIE. Si, señor.
NAz. Ladrones CIR. Entonces eso es contigo.
IsA. (Algun consuelo MAT. "(¿Qué fuera que el enemigo...?)
Le ha de quedar al que pierde.) Haz lo que sea mejor.
MAT. La puerta está franca.
NAz. Entiendo. , ,, , ,, , , ,
A dios. ES CEN A XX ... , ,
sa. Anda mula y piérdete.
MAT. (Lo peor de estº sºrº el Pºº). Doña Jacinta, p. ciniaco, D. Diego
- é ISABEL. -

ESCENA
ES CEN A XX.
X CIR. Pues bien, ya que usted ha dado
-

- la maldita manía
Los MISMos, Mesos D. NAZARIo. De entrar en la cofradía,
, Dese usted por asentado.
CIR. ¿Y qué haremos, si en un juicio DIE. (Siempre sus estravagancias.)
Nos mete ese temerario? CIR. (Yo lo hacia mas sesudo.
DIE. Si fuese el fallo contrario Vaya un hombre caprichudo;
Yo resarciré el perjuicio. No le arriesgo las ganancias.)
MAT. Y dime, ¿tu no malicias IsA. ¿Aun dura, niña, el esplin?
Si tendrá, algun documento? Permita usted que lo indague. -

CIR. Mira, lo único que siento JAc. No hay deuda que no se pague.
Es no saber de noticias. Is A. Ni amor que no tenga fin.
-

* , º --". -

- . A

6. .. , , , ,

ugrº-a-re 33, -
- , , , , , , : , ... ,
, º r

- e
ILa A- IET SIEP I C.A--

---e.

COMIEDA EN TRES A(T(}S,

33 83 º 3 SS S. T0 º 8 º SIR & RA 73% 3 a l. A $ 2, 3 . . J. J. & N 3 & y$ 34 %.

-3, 3a-, º 4:3.

º aai RSONAS
=w -

EL ALCALIDE. SOLDAD0 1. º EspAÑoL.


EI. REGIDOR. - SOLDADO 2. o -

AGUILERA, S.ARGENTo ESPANo L. SOLDADO 3.o - -

FERNANDO, IDEM IDEM. SOLDADO 4. o - -

UN JEFE PATRIoTA. SOLDADO 5. o -

MAR1A. 80.0Anos DE LA PATRIA.


PETUCA. SOLDADOS esPAÑoles y PAIs Axos.

- La escena pasa en Ocros, pueblo del Departamento de Ayacucho, el 10 de Diciembre de 1824.—Du


ra 16 horas.

ACTO) PRIMERC). ESCENA II.

Patio de una casa de la sierra, con puertas late- PETUCA Y EL REGIDOR.


rales, sillas ó bancos de madera. - -

- REG. ¡Petuca!
PE L. ¿Quién llama?
ESCENA I. REG. Yo, Petuca. - -

PET. ¿Y qué hay conmigo?


-PETUCA. REG. Oye: ¿ha venido el Alcalde?
PET. No ha venido.
Tan harta estoy de este pueblo REG. Jesucristo!
Y de todos sus vecinos, ¡Que pachorra gasta!
Que me parece que aquí PET. ¿Hay algo?
Estoy viviendo hace un siglo. REG. Y me habia prometido
Diera un ojo de la cara Avisarme en el instante....
Por poder volverme hoy mismo ¡Vaya! Si es lo que yo digo;
A Huamanga. Pero que, Empezando con sus miedos....
Si es cosa del enemigo! PET. Vamos, ¿y qué ha sucedido?
Mientras lo deseo mas, REG. Nada.... No es cosa....
Menos puedo conseguirlo, PET. No es cosa!
Por que,... - ¿Y está usted así? Dios mio!
27
202 I. A l SPI A.

Si habrá alguna novedad! Para echar mas libremente


REG. Aquí viene. Señor.... , El guante á nuestros bolsillos.
¿Y si les viene refuerzo
EsCENA III. Despues de haberlos prendido?
Ni para tacos nos dejan.
PETUCA, REGIDOR y ALCALDE. ¡Buenos son los tales niños!
ALC. Pues, hombre, esa reflexion
ALC. Chito Me convence. No había visto,
No alces la voz, por la Vírgen. Bajo ese aspecto el negocio.
PET. ¿Pero qué hay? Lo que es discurrir con juicio!
A LC. Somos perdidos. PET. ¿Por eso se asusta usted?
REG. ¿Perdidos? ALC. ¿Yo? no tal, recapacito.
PET. ¿Pero por qué? A mí nadie me aventaja
ALC. Aquí están ya los malditos. En ardor y en patriotismo;
PET. ¿Quienes? Pero no es bueno esponerse
REG. ¿Los godos? Asino mas, por caprichos....
ALC. Chitonl i Y una autoridad! ¡Demontres
No vayan, por Dios, á oirnos. Y, acá inter mos, mis amigos,
Ante todo es necesario
PET. ¿Y qué asunto los traerá
Otra vez por estos sitios? Conservar el individuo,
ALC. Esta es una retirada. Que la vida es muy amable,
REG. Y PET. Retirada! Segun dicen que lo dijo
ALC. Cabalitos! No sé que santo ó que autor,
Retirada, si señor. Pero ello es que alguien lo ha dicho.
REG. ¿Pero ustéd como lo ha olido? PET. Que guapo es usted
ALC. Porque yo tengo un olfato ALC. Pues, digo;
Para esto muy esquisito. Para que guarde la patria
Tratándose de ir atras, Su natural equilibrió,
¿Quién las apuesta conmigo? ¿Es forzoso que yo tenga
Uomo que hace muchos años Un brazo hecho mil añicos,
Que no tengo otro ejercicio! O una pata de caoba,
REG. Pues bien, al que se retira, De cocobolo ó manglillo?
Segun un refran antiguo, No señor: en haz y en paz
Se le pone puente de oro Será mejor, mis amigos,
Y que siga su camino. Que aprovechemos la leña
ALc. Como ¿te atreves á darme Para abrigarnos del frio,
Un consejo tan nocivo? Y no para que nos pongan
A un hombre de mi calaña Con ella un miembro postizo.
A un Alcalde del partido Pet. (Habrá hombre mas flojonazo)
Que sabe su obligacion! Pues mire usted, ahora mismo
¿ es, no habiendo peligro.) y oy á sublevar al pueblo
EG. ¿Pero usted que piensa hacer? Contra ellos y usted á gritos....
ALC. A marrarlos á toditos, ALc. Detente Ven para acá.
Si es cierto que van de fuga. (Esta vieja es un vestiglo.)
¿Qué te parece? A veriguemos primero
PET. Bien dicho. Cuantos son y á que han venido.
R.E.G. Yo opino de otra manera. Rec. El Alcalde dice bien
ALC. A ver como opinas, dilo. menos antes avisos,
REG. Yo creo que esos bribones No sea que por lijeros
Esa voz han difundido, Caigamos en el garlito.
AcTo PRIMERe. 203

Pero, por ahora, es mi voto . Que la engañe. Y oiga usted


Que nos demos á partido Con ese génio pacífico,
Mostrándoles buen semblante Que parece que no quiebra
Hasta tiempo mas propicio. Un plato, sale de quicio
PET. Buen semblante Santo Dios! Cuando le hablan de los godos:
Primero me arrojo al rio. Se pone hecha un basilizco.
Buena cara á esos canallas REG. Nunca olvida sus desgracias.
Disolutos atrevidos, ALC. Cualquiera haría lo mismo.
Que han dado en ponerme apodos REG. Y con razon, porque en Reyes
Y averiguarme el bautismo. Fueron estos forajidos
Haré todo lo contrario Los que su casa saquearon,
Como tres y dos son cinco. Y la quemaron....
Si al menos se comportáran PET. Preciso.
Como los Talaverinos! Y como murió su madre
¡Oh, que señores aquellos De esa hecha....
Tan joviales, tan políticos ALC. O de tabardillo,
Entonces, cuando me hablaban Porque sobre ese incidente
Era con mucho cariño; Nada se supo de fijo.
Y me echaban unos ojos REG. No habrá visto usted el parte:
Tan dulces, tan espresivos.... Claro está, yo lo he leido.
Pues, ya se ve, no gastaban Los godos, dice, que fueron
Tanta prosa y despotismo. Autores de ese hecho inícuo.
ALC. Si con la revolucion ALC. No hay tal, fueron los patriotas;
Está el mundo pervertido. Yo lo sé de positivo,
PET. Y tambien con la heregía Y en seguida propalaron
Se han vuelto todos judíos, ()ue los godos habian sido.
Malcriados y .... El echarse unos á otros
REG. Vamos á esto; La culpa de sus delitos,
Señor Alcalde, es preciso Diz que se llama en la guerra
Que en vez de estarnos aquí Estratagema, artificio:
Charlando por veinticinco, Pero sea como fuere.
Concertemos algun plan Lo real y muy efectivo -

Que nos saque á buen camino. Es que cada uno á su turno


Uno he discurrido. Nos saca, mi amigo, el quilo.
ALC. Veamos; PET. Pues, señor, por esa causa
Tal vez será un desatino. Está la pobre.... ¡Quedito
REG, Pues, señor, la que nos puede Me parece que ella viene.
Sacar de este laberinto
Es María.... ESCENA IV.
PET. ¡Mi sobrina! d
REG. La misma. ALCALDE, REGIDOR, PETUCA Y MARIA.
ALC. Yo no adivino....
REG. Ella hará la diligencia MAR. Ladronazos! Asesinos
Con presteza y con sigilo, REG. ¿Por qué gritas? ¿Qué sucede?
Porque tiene mas alcances MAR. Me la han de pagar los pícaros.
Que todo junto el cabildo. Alc. ¿Han fusilado ya á alguno?
PET. Por supuesto que los tiene, Pet. ¿Algun cupo han exigido?
Y a demas cierto modito MAR. No es eso; sino que he estado
Para introducirse. ¡Ya! Mirándolos de hito en hito
Muy lince ha de ser el niño En la plaza, porque así
2() J, A PS º A.

Los odio mas. -


Ella es sagaz y ladina,
PET- Muy bien dicho: Tiene ingenio y atractivos....
Esto si que es ser patriota; ALC. Ya entiendo. No me parece
Y no como otros.... Malo el plan.
MAR. Indignos R G. Pues al avío.
Y piensen como estaré, No tardarán en llegar
Habiendo yo misma oido Los jefes, segun has dicho,
Que alojan aquí dos jefes. Y puedes ponerte á la obra.
ALC. Y REG. Dos jefes! PET. Eso no, porque ahora mismo
P.T. Buena la hicimos! Voy á decir que se alojen
MAR. Dos Generales. En otra parte.
ALC. No es cosa MAR. En cabildo.
Per. Yo con godos REG. No, señor; vengan aquí
MAR. ¡Y servirlos Para asegurar el tiro.
ALC. Nos fusilan. Ademas que no querrán
REG . ¿Por qué causa? Alojarse en otro sitio,
¿Acaso hemos resistido? Siendo esta la mejor casa
ALC. Huyamos del pueblo. Que se encuentra en el partido.
REG. ¿A dónde? ALC. Que vengan. Qué hemos de hacer?
Nada. Mostrarse tranquilos. Y que dé ese plan principio.
ALC. Reflexionen, por nuestro amol Tú puedes yendo y viniendo
MAR. Reflexionar! ¿Quién tal dijo? Cojerles al punto el hilo.
Cuando se muestran los godos, Una miradita tierna....
El que tiene patriotismo Una pregunta.... un suspiro....
Toma un fusil, corre al campo Unas cuantas palabritas....
Y vence ó muere en el sitio. En fin, desplega el piquito,
ALC. Eso es; y para el que muere Que estoy cierto....
Será un gusto haber vencido. REG. Sí, María,
PET. Voto va, si fuera yo hombre! Espíalos de continuo,
ALC. Fueras un lindo hombrecito. Y de lo menor que ocurra
PET. Al menos si ustedes fueran Danos al instante aviso.
A nosotras parecidos.... MAR: Espía yo!
ALC. ¿A tí? Dios no lo permita. PET. ¿Y qué tiene eso?
REG. Por último, mis amigos, Todo es hija permitido
Estamos perdiendo el tiempo. Cuando de salvar se trata
¿Se hallan ó no decididos A la patria del peligro.
A dar un golpe mortal REG. Acuérdate de tu madre,
Hoy mismo á los enemigos? Y que vengarla es preciso.
PET. Y MAR. Sí, señor. PET. Recuerda lo que con ella
REG. Pues descubramos Hicieron esos judíos.
$i es su número excesivo, MAR. Basta. Pobre madre mia!
Si están ó mo derrotados, A todo me determino.
Si van de fuga.... ALC. Así me gusta. Y despues
ALC. Por Cristo! Que los háyamos vencido
¿Y cómo se ha de saber? Serás, María, Alcaldesa
REG. Ese es el plan consabido. En premio de sus servicios.
Observando sus acciones, MAR. No merezco tanto honor.
Sus movimientos, sus dichos.... Un Alcalde mi marido!
Y en esto es en lo que va -
Jesus!
Esta muchacha á servirnos, ALC. ¿Qué tiene de estraño!
\

ACTO fºtt lM l: R.O. 2U5


En matrimonio legítimo Nos vendrán á relevar.
Se han unido muchos reyes ALC. (Ya estamos oliendo á pólvora
Con muchachas de trapillo, Por delante y por detras.)
Solo porque se han prendado AGU. Por lo que toca á mi jente,
-

De su garbo y sus hechizos.... Creo que la autoridad


PET. Allí parece que vienen. Le dispondrá alojamiento,
ALC. (Me han entrado calofrios) Y un buen rancho.
REG. Animo. Hagámos de tripas A LC. Bien está.
Corazon. Lo dicho, dicho. Vamos, señor Regidor,
Ya se acercan. Buen humor, Puede usted hechar á andar
Y darles el mejor vino. Para disponerlo todo.
REG. Voy corriendo.
ESCENA V.
ES CENA. V.
DICHos. NARIA, AGUILERA, FERNAND0.
teur. AGUILERA, FERNANDO, PETUCA
FER. Dios guarde á la buena jente: Y MARIA,
AGU. Camaradas, ¿como vá?
ALC. y REG. Señores... ALC. El general
AGU. No hay que asustarse, Tambien tomará un bocado,
Que somos jente de paz. Ello tal vez no será
FER. Las visitas de un soldado Como para la persona;
Son azarosas, verdad; Pero sobra voluntad.
Pero todo está en hacerse AGU. Estímo, señor Alcalde.
Con su trato. Ven acá. FER. Si, amigo, no vendrá mal:
MAR. Deje usted. Pero que no se molesten. -

AGU. ¿Y aquí, quien es Cosa lijera no mas:


El Alcalde del lugar? Un gaspacho, ó un azado,
ALC. Un servidor de vuecencia.... Cualquier friolera, si la hay;
De usia.... mi general. Aunque sean higos chumbos
AGU. Me alegro. Pues es preciso Que eso abunda en el lugar.
Que se apronten sin tardar AGU. Si nó nos haremos cruces,
Tres mil quinientas raciones Que á eso estamos hechos ya.
De carne, papas y pan FER. Si hubiese un poco dé pisco....
Para la fuerza que viene. ALC. Como no, mi general.
ALC. Está bien, mi general. Ve tu pronto á la cocina,
AGU. Que no haya falta. Y arregla todo eso allá.
ALC. Corriente. MAR. Con el permiso de ustedes.
AGU. Y ya no puede tardar. FER. Aguarda. ¿Donde te vas?
REG. ¿Todo el ejército? Quedate aquí, salerosa,
AGU. No. Que ese cuerpo angelical
Es la vanguardia no mas. No debe en una cocina
ALC. Dispense usia. ¿Y qué tiempo Ocupar sitio jamás;
La tropa aquí pasará? Ni menos soplar candela
FER. No será mucho, á fé mia. Esa boca de coral.
AGU, ¿Qué sabes tú? voto á tal! MAR. ¡Qué lisonjero es usted
No podré citar la fecha, FER. Tu mereces un altar,
Mas de un me